Вы находитесь на странице: 1из 7

EXPEDIENTE: N° 03-045-C

ESCRITO N°: 02
SUMILLA : LO QUE SE INDICA

SEÑOR PRESIDENTE DE LA SALA ITINERANTE DE MOQUEGUA E ILO:

PESQUERA BALSAMAR S.A.C., en el proceso seguido contra Wiese


Sudameris Leasing S.A. y Otros, sobre Nulidad de Cláusula y otros, ante Usted
respetuosamente decimos:

I. PRETENSION IMPUGNATORIA:

Que, habiendo sido notificados con la resolución de vista expedida por


su colegiado con fecha 24 de Febrero de los corrientes por la cual se
revoca la resolución número 41 dictada por la Juez del Primer Juzgado
de Ilo en el cuaderno cautelar con fecha 07 de noviembre del 2002; en la
primera oportunidad que tenemos para hacerlo, en atención a lo
prescrito por el primer párrafo del artículo 176° del Código Procesal Civil,
deducimos la NULIDAD de la resolución de vista antes acotada,
esperando que esta Sala, ante el grosero error incurrido, proceda a dejar
sin efecto la resolución recurrida, y, absolviendo nuevamente el grado de
la apelación propuesta por Wiese Sudameris Leasing S.A. (En adelante
WSL) contra la resolución número 41 dictada por la Juez del Primer
Juzgado de Ilo en el cuaderno cautelar con fecha 07 de noviembre del
2002 número cuatro de fecha dieciocho de febrero del presente año,
resuelva su confirmatoria; medio impugnatorio que se sustenta en las
consideraciones que seguidamente pasamos a exponer:

II. FUNDAMENTOS DE HECHO Y DE DERECHO:

1. Nos parece realmente increíble como este colegiado puede incurrir en


un error de tamaña magnitud como el que es materia de denuncia con el
presente escrito, cuando en teoría los vocales que lo conforman son
abogados preparados que representan al gremio jurídico de las
Ciudades de Moquegua e Ilo, y que realmente, con decisiones de esta
índole, deben sentirse totalmente y absolutamente defraudados y hasta
avergonzados, dado que no hay que olvidar que es perfectamente
factible sentir una vergüenza ajena por quienes cometen actos
irregulares en el ejercicio de funciones tan sagradas y nobles como de
hecho lo es administrar justicia a nombre de La Nación.

2. Pero, lo cierto es que la decisión exteriorizada por este colegiado al


dictar la resolución de fecha 24 de Febrero de los corrientes, objeto de la
presente nulidad, no tiene nada de noble, ni de justa, ni se condice al
mérito de lo actuado, y lo peor, y quizás lo más grave, no se ajusta ni se
apiada a lo decidido por esta misma Sala al dictar la resolución de vista
de fecha 1° de Julio del 2002 en cuanto declara infundado el recurso de
queja de derecho propuesto por WSL contra la resolución que declaró
inadmisible el recurso de apelación contra la resolución de fecha 05 de
Marzo del 2002 que concede medidas cautelares a nuestro favor 1,
generando todo esto que la responsabilidad funcional y penal incurrida
por los vocales que integran este colegiado 2, adquiera una connotación
especial que sin lugar a dudas desembocará en su destitución.

3. Ahora bien, resulta lógico y necesario señalar cual es la irregularidad,


por decir lo menos, que sustenta el presente pedido de nulidad a efectos
que los vocales que pudiesen haber sido sorprendidos por la vocal
ponente, tengan la posibilidad de meditar acerca de la real obligación
que por Ley les corresponde, y que no se limita a firmar una resolución
sin siquiera revisar que la misma se ajuste a derecho y al mérito de lo
actuado.

4. Se observa del tercer y cuarto considerandos de la resolución materia de


nulidad, que este colegiado manifiesta lo siguiente:

1
Providencia cautelar ésta que, al ser declarado infundado el recurso de queja referido, quedó
consentida.
2
En especial de los vocales Alegre V. y Araoz A. quienes intervinieron tanto en la resolución
que declara infundada la queja de derecho propuesta por WSL y en la resolución cuya nulidad
perseguimos con el presente acto procesal.
“TERCERO: Que, si bien es cierto de fojas treintinueve a cuarenticuatro corre
la resolución número uno, de fecha cinco de marzo del año del dos mil dos, que
admite a trámite la medida cautelar solicitada por Pesquera Balsamar S.A.C.,
así como la resolución número dos de fecha nueve de setiembre del dos mil dos,
por la que éste colegiado resuelve confirmar la resolución número veinticinco
de fecha cinco de junio del dos mil dos, que dispone la posesión directa e
inmediata así como la administración de la referida embarcación se mantenga a
favor de Pesquera Balsamar S.A.C., También es verdad que por resolución de
fecha siete de febrero del dos mil tres, en ésta instancia se ha declarado la
improcedencia de la medida cautelar solicitada por Pesquera Balsamar
S.A.C. por no advertirse la verosimilitud del derecho invocado”. (Atención
señores vocales a los párrafos sombreados y subrayados puesto que en
éstos se verifica la comisión por vuestra parte de ilícitos administrativos y
penales que a la fecha ya son de conocimiento de los órganos
competentes).

“CUARTO: Que, existiendo un pronunciamiento judicial que señala la


improcedencia de la medida cautelar solicitada por Pesquera Balsamar S.A.C.
de fojas sesentitrés y sesenticuatro, deviene en improcedente también el pedido
formulado por Pesquera Balsamar S.A.C. de fojas sesentitrés y sesenticuatro
para que se oficie vía fax y conducto regular a la...”. (Atención señores
vocales a los párrafos sombreados y subrayados puesto que en éstos se
verifica la comisión por vuestra parte de ilícitos administrativos y penales
que a la fecha ya son de conocimiento de los órganos competentes).

5. Claro, no sabemos de donde saca el colegiado que la resolución de


fecha 05 de Marzo del 2002 dictada por la Juez del Primer Juzgado
Mixto de Ilo por la cual nos conceden diversas medidas cautelares ha
sido revocada; puesto que, contrariamente, dicha resolución a la fecha
se encuentra consentida, dado que las impugnaciones propuestas por
las demandadas Fima S.A. (En adelante FIMA) y WSL fueron
desamparadas oportunamente mediante resoluciones firmes. Así se
observa que la nulidad deducida por la FIMA contra la providencia
cautelar fue declarada improcedente en definitiva mediante resolución de
fecha 14 de Junio del 2002, mientras que la apelación propuesta por
WSL fue declarada inadmisible por la A quo mediante resolución de
fecha 14 de Junio del 2002 quedando firme ésta al declararse infundado,
por este mismo colegiado, el recurso de queja propuesto por la citada
parte procesal.

6. En tal medida, no logramos comprender bajo que criterios es que la Sala


concibe y es de la convicción que la providencia cautelar concedida a
nuestro favor mediante resolución de fecha 05 de Marzo del 2002 ha
sido revocada por Ustedes, siendo incuestionable que tal afirmación
responde o bien a un defectuoso análisis de actuados o bien a un
proceder doloso e ilegal, pero, en uno u otro caso, tal comportar no
puede tolerarse ni permitirse, razón por la cual nuestra empresa viene
ejerciendo las acciones legales pertinentes a fin que se investigue
vuestro desempeño funcional.

7. En este contexto, fuera de las responsabilidades funcionales a las que


se hagan merecedores por su actitud y desempeño funcional, lo cierto e
inobjetable es que la resolución de vista expedida por este colegiado con
fecha 24 de Febrero de los corrientes objeto de nulidad, no se sujeta ni
se ajusta al mérito de lo actuado ni a derecho, incurriendo en causal de
nulidad expresamente sancionada por el artículos 122° incisos 3° y 4°
del Cuerpo Formal, razón por la cual, en atención a lo prescrito por los
artículos 171°, 176° in fine y 177° del acotado cuerpo adjetivo,
corresponde declarar la nulidad de la providencia impugnada y disponer
la inmediata reposición del proceso al estado que corresponda, y;
renovando el acto procesal viciado, absolviendo el grado de la resolución
apelada por WSL, disponer la confirmatoria de la misma por sus propios
fundamentos, o por los que ustedes consideren pertinentes.

8. Cabe y corresponde aclarar, que la resolución de fecha 07 de Febrero de


los corrientes a la que hace referencia esta Sala en el tercer
considerando de la recurrida, revoca la apelada y declara improcedente
la medida cautelar concedida a favor de Juan Manuel Beltrán Magán en
representación de Alberto Liendo Pizarro, Milagros María Liendo Prado,
Hotel Karina S.C.R.L., Pesquera Olimpia del Sur S.A. y Varadero Perú
S.A.C. (litisconsortes necesarios), medida cautelar que es totalmente
distinta y ajena a la concedida a nuestro favor que, reiteramos, a la fecha
se encuentra consentida, razón por la cual, mal puede el colegiado
partir de la existencia de un hecho falso a fin de sustentar una
decisión tan ilegal y arbitraria como la contenida en la resolución
materia de nulidad.

9. Finalizando, deben conocer ustedes, que toda resolución judicial a


efectos que pueda reputarse válida y producir y desplegar efectos
jurídicos al mundo externo, debe reunir con determinados presupuestos
esenciales. Dentro de estos presupuestos encontramos al razonamiento
lógico que debe exteriorizar toda resolución judicial respetando las
reglas del buen pensar y de la lógica formal. En tal medida, es que se
exige que toda decisión contenga un silogismo correcto el cual debe
apoyarse en una premisa mayor (que es la norma legal aplicable al
caso) y en una premisa menor (que son los hechos acreditados y que
ineludiblemente deben ser ciertos y verdaderos), luego de lo cual,
subsumiendo los segundos (hechos) al primero (norma legal), se llega al
fallo o solución del problema.

En el presente caso, si la premisa menor o fáctica es producto de una


valoración errada, equivocada, arbitraria y parcializada del material
probatorio, no cabe duda que no podrá materializarse el silogismo
judicial conforme lo manda la Constitución y las Leyes, en la medida que
no puede llegarse a conclusión válida (decisión judicial), en tanto ésta no
se funde en los hechos reales que rodean y forman parte del proceso; es
por ello, que ante la irregularidad anotada (crear artificiosamente una
revocatoria de medida cautelar inexistente), el colegiado no tiene otra
salida que anular la resolución recurrida y proceder con arreglo a ley.

III. INTERES PARA PEDIR LA NULIDAD:


El acto procesal viciado nos perjudica en la medida que se está
posibilitando que se nos prive de la posesión directa e inmediata y de la
administración de la embarcación pesquera Alberto I, todo como
consecuencia de partir esta Sala de hechos exprofesamente falseados
con la finalidad de favorecer a la contraria, sin valorar que con un
proceder de esta naturaleza no sólo se perjudica a nuestra empresa,
sino además a los cientos de trabajadores que dependen y laboran en
Pesquera Balsamar S.A.C..

La defensa que no hemos podido ejercitar como consecuencia del acto


procesal viciado está configurado por la imposibilidad de acceder al
derecho a la doble instancia reconocido expresamente por el inciso 6°
del artículo 139° de la Carta Fundamental, dado que, se ha revocado por
un órgano colegiado una providencia cautelar no apelada
oportunamente, no pudiendo nuestra empresa proponer recurso de
casación en tanto el máximo Tribunal ya tiene un criterio uniforme en el
sentido que no procede admitir recursos de casación en temas
cautelares.

Asimismo, acreditamos interés propio y específico en la proposición de


la presente nulidad, puesto que es nuestra empresa la directa y
exclusiva afectada en que se posibilite la privación del derecho de
posesión y administración de la embarcación pesquera anotada
anteriormente.

POR TANTO:

Tenga Ud. presente los


argumentos expuestos, y, atendiendo a lo notorio del vicio insubsanable
denunciado, sírvase declarar fundada la nulidad deducida conforme se
peticiona.

ANEXO:
2-A. Arancel judicial por concepto de nulidad de acto procesal.

Lima, 28 de Febrero del 2003.