Вы находитесь на странице: 1из 3

HORA SANTA

“BENDITO ALABADO Y ADORADO SEA JESUS EN EL SANTISIMO


SACRAMENTO DEL ALTAR”.

En este instante te invito que dispongas tu corazón, a que te olvides un


momento de todas esas cosas que te puedan desconcentrar, a que te sintonices
un momento con Dios, porque es Dios quien habla hoy a través de mí su siervo.
En mucho silencio siéntate y acomódate bien en tu puesto, luego coloca tu
mano derecha sobre tu rodilla derecha y tu mano izquierda sobre tu rodilla
izquierda, no tengas tus pies en cuncliya mantenlos firmes, puestos en tierra,
endereza tu tronco y sentirás alivio en tu espalda, cierra tus ojos e inclina tu
rostro postrado en aptitud de adoración. Ahora déjate llevar por el Espíritu
Santo y sentirás a Jesús hablándote en esta noche.
Momento de melodía (Canto)
En esta noche donde Jesús Sacramentado te ha invitado a venir aquí y tú has
escuchado su voz y has aceptado, por que el estar aquí ha sido una
coincidencia, ha sido porque Jesús te conoce y conoce todas tus necesidades,
todos tus sufrimientos, todas tus debilidades y él quiere que entregues en sus
manos todo eso que te hace daño.
Oremos en esta noche por ese ser querido que ha partido al cielo, por que muy
a pesar de que se siente ese vacío tan grande en el alma, tenemos la certeza de
que de algún lugar nos ven y nos ayudan, entreguemos en manos de Jesús la
vida de los niños, de los Jóvenes, de las mujeres y hombres que aún no lo
conocen pero que el con su misericordia infinita sabrá entrar poco a poco en
sus corazones, ponemos en manos del Señor a los ancianos, a los enfermos de
nuestra comunidad para que el Señor realice su obra en ellos y sea en ellos su
médico de cabecera, de confianza, que sea el que le regale las fortalezas y
fuerzas en esta noche. (Menciona todos los enfermos de nuestra comunidad).
Eclesiastés Capitulo 4 Versículo 17
Eclesiastés Capitulo 5 Versículo 1 – 6
“Vigila tus pasos cuando vayas a la casa de Dios, porque la obediencia es más
aceptable que los sacrificios de los necios, que obran mal sin darse cuenta”.
“Cuando presentes un asunto a Dios, no te apresures, ni con los labios ni con el
pensamiento. Dios está en el cielo y tú en la tierra; sean tus palabras contadas.
En lo que soñamos asoman nuestras preocupaciones, en las muchas palabras
se escucha al necio. Una vez hecha una promesa a Dios, no tardes en cumplirlas,
no le agrada los necios, lo prometido cúmplelo. Mejor no hacer promesas que
hacerlas y no cumplirlas. No dejes que tu boca te haga culpable de pecado ni
digas después al mensajero que fue por inadvertencia; pues Dios se irritara al
oírte y hará fracasar tus empresas. Muchas preocupaciones traen pesadillas,
muchas palabras traen falsas ilusiones, tú respeta a Dios.
REFLEXION
Señor Dios de amor y de misericordia infinita, te alabamos y te glorificamos
desde la nada de nuestra existencia, creemos en ti y confió totalmente en ti,
queremos que te quedes con nosotros todos los días, que ilumines nuestro
pensamiento cada vez que hablo con alguien, que me regales las palabras
necesarias para ayudar y no para complicar, regálame la escucha para oír lo
acertado y no hablar cosas que no han dicho, que cuando te hable Señor mío lo
haga con el corazón abierto para poder cumplir lo que prometo delante de ti,
no quiero ser como los necios que prometen y prometen y no cumplen, yo
quiero cumplirte por que te amo mi Señor y te tengo presente todos los días de
mi vida. No dejes que mi boca se culpe con pecado Señor.
Bendito seas Dios, padre nuestro que caminas siempre a nuestro lado
instruyéndonos con tu palabra, aquella que formo la creación entera, que hablo
por medio de los profetas a tu pueblo, deja que esta noche tu me toques con
tu palabra y me transformes en un ser diferente al que vino a visitarte por
primera vez, abro mi corazón en este momento Señor para experimentar tu
gran poder.
Bendito seas Señor Rey de Gloria y majestad infinita, quiero darte gracias por
todas las cosas lindas que me has regalado en este pasar de año, por mi familia,
mis padres, mi esposa, mi esposo, mis hijos, mis amigos, que seas tú Señor
guiándonos y ayudándonos día a día. Consérvame en tu amor, como se
conservan los más grandes tesoros.
Señor mío Jesucristo, que por el amor que tienes a las personas, estas de noche
y de día en este sacramento todo lleno de piedad y de amor, esperando,
llamando y recibiendo a todos cuanto vienen a visitarte, yo creo que estas
presente en el Santísimo sacramento del altar. Te adoro desde el abismo de mi
nada y te doy gracias por todos los favores que me has hecho, especialmente
por haberme dado en este sacramento tú mismo ser; por haberme concedido
como abogada a tu santísima Madre, la Virgen María por haberme llamado a
Visitarte en este lugar santo. Adoro tu amadísimo corazón y deseo adorarlo
siempre.
Tan solo una mirada me basto, para dejarme enamorado mi Señor, Jesús
eucaristía yo te ofrezco el alma mía en esta noche Señor, no entiendo cómo
pudiste hacer, has encerrado la grandeza de tu ser en este santísimo
sacramento del altar. Estas allí mi señor y lo creo, porque confió en ti y te
bendigo día a día, porque eres mi milagro de amor.
Estoy en tus manos mi buen Dios, sostenme, no me dejes caer, quédate a mi
lado porque sé que me tienes en tus manos.