Вы находитесь на странице: 1из 1

Programa de Diplomado de Introducción al Teatro

Prof. José Luis Recinos


Montaje I

¿QUE ES DIRIGIR? (Segunda Parte)


Ampliando la definición de Bertold Brecht que fue dada antes, con otros elementos que aparecen en su
propia obra teorica, se propone esta otra definición del acto de dirigir en teatro:

Dirigir es “contar una historia interesante, en forma de acción dramática, lo mas claramente posible a un
publico determinado”.

Vamos por partes:

Primero, “Contar una historia interesante”. No cabe duda que la historia que contemos ha de ser
interesante. Si no lo es, bien podemos ahorrarnos el hecho de contarla.

Segundo “en forma de acción dramática”. Es decir, representada. Si hacemos un cuento, no estamos
dirigiendo teatro. Si escribimos e inclusive, si leemos en voz alta una novela, no estamos dirigiendo teatro.
Ni en un poema, ni en un ensayo, ni en un poema sinfónico, estamos haciendo teatro aunque contemos una
historia y sea interesante. Para que sea teatro, tiene que ser contada en forma dramática.

Tercero, “lo mas claramente posible”. Una representación teatral es recibida por el publico una vez. Aun en
el caso de que regresemos al teatro para ver, de nuevo, la misma obra, siempre se tratara de dos funciones
diferentes, de dos hechos diferentes. Es necesario la claridad para comunicar la historia que contemos. El
espectador: no puede, como el lector, releer un párrafo oscuro de difícil compresión. Lo que paso, paso y
ha de ser entendido claramente por el espectador.

Cuarto: “a un publico determinado”. No todas las historias son interesantes para todos los públicos. Dicho
en una forma mas precisa, no todas las historias tienen el mismo grado de interés para todos los públicos.
Una historia muy interesante para un publico de estudiantes de secundaria puede tener un interés bastante
menor para un publico de agricultores. Una historia muy interesante para una orden de sacerdotes puede
no serlo para un equipo de biólogos. Una historia interesante para un pueblo que construyen en la paz
puede no ser tan interesante para un pueblo que este empeñado en una guerra de liberación.

Este concepto nos lleva a considerar la necesidad de jerarquizar las diferentes historia, que tenemos a mano
y que podríamos contar, para elegir aquella que es mas necesaria, o mas útil, en un momento dado.

Aquí empieza el trabajo del director. Ha de intervenir activamente en esa jerarquización y en esa elección.
Y ha de hacerlo siempre , partiendo del publico concreto al cual se va a dirigir.

Lo primero es el análisis del publico. Solo conociendo al publico que va a oírnos, es que podemos contarle
una historia que le interese y que le sea útil.

Vale la pena aclarar que esta utilidad no debe verse estrechamente. Es útil una historia que enseña a ver un
aspecto de la realidad con mas precisión y lucidez. Pero también es útil una historia que divierta a un
publico y le haga pasar un buen rato.

Lo importante es no perder nunca de vista que ese publico es concreto y que la historia debe ser
interesante y útil para el. Siempre tendremos que estarnos preguntando: ¿A quiénes me voy a dirigir? ¿En
qué momento me voy a dirigir a ellos? ¿Hay razones validas para contarles esta historia?

Tocamos aquí el terreno de la fundamentación y el terreno de la dramaturgia.