Вы находитесь на странице: 1из 11

ENSAYOS

El camino de Max Planck hacia los cuantos de energía

Carlos D. Galles
Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura
Universidad Nacional de Rosario
Avda. Pellegrini 250. 2000 Rosario Argentina
galles@fceia.unr.edu.ar

El presente artículo transcribe una conferencia dictada por el Prof. Carlos Galles en la reunión organiza-
da por la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires, Academia Nacional de Ciencias Exactas, Fí-
sicas y Naturales, Universidad Favaloro, con motivo de la conmemoración de los 100 años de la presen-
tación que hiciera el Prof. Dr. Max Planck sobre la Teoría de los Cuantos. Diciembre 1900-2000. Anali-
za las circunstancias históricas del surgimiento de la física cuántica entre fines del siglo XIX y principios
del siglo XX y comenta brevemente cómo la teoría de los cuantos se abrió camino en los ambientes aca-
démicos en Argentina. (Noviembre 17 de 2000).

Las partículas, los campos y el éter de un sistema cerrado disminuya en el futuro.


En esa época de grandes unificaciones se
El sentimiento de los físicos era claramente había generado una teoría completa que lo-
de autosatisfacción respecto a su ciencia cuan- graba englobar los fenómenos de la electrici-
do terminaba el siglo XIX. En un famoso dis- dad y del magnetismo. Y no sólo eso, las ideas
curso Lord Kelvin, uno de los fundadores de de Faraday y de Maxwell permitían extender
la moderna Termodinámica, con aportes esen- ese dominio hasta abarcar los fenómenos lu-
ciales al Electromagnetismo, señalaba que el minosos.
camino próximo que debían emprender los fí- Estas tres teorías, la Mecánica, la Termodi-
sicos residía sobretodo en abundantes y mejo- námica y el Electromagnetismo, daban una
res mediciones pues las bases teóricas ya esta- gran seguridad a los físicos y, a su vez, engen-
ban echadas y no se vislumbraban modifica- draban la sensación de que la tarea a enfren-
ciones de importancia y quizás ya nunca más tar tendría poco de creativa, remitiéndose a
las habría. una laboriosidad acumulativa de la cual surgi-
La Mecánica Newtoniana había demostra- ría la linealidad del progreso ininterrumpido.
do con creces su aptitud para resolver las difi- A partir de 1895 el descubrimiento de nue-
cultades que se le planteasen y había llegado a vos fenómenos experimentales tales como los
su hora de mayor gloria cuando Leverrier y Rayos X y la Radioactividad comenzaron a
Adams descubrieron en sus escritorios por sacudir la certeza de los fundamentos y sobre
mero cálculo al planeta Neptuno. Los fenóme- todo la confianza en los modelos mecánicos y
nos ligados al calor habían dado por resulta- en las ideas energetistas, ciudadela del positi-
do, gracias a las investigaciones de Carnot, vismo. Por otra parte la falta de una dirección
Joule Meyer, Kelvin, Joule y Clausius entre temporal en las ecuaciones de la mecánica, en
otros, una ciencia eminentemente abstracta, la oposición a la segunda ley de la termodinámi-
Termodinámica, basada en dos principios in- ca, que fija una flecha del tiempo, también fue
quebrantables: el que postula la conservación motivo de desazón.
de la energía y el que prohíbe que la entropía Existía un programa que marchaba viento

Revista de Enseñanza de la Física. Vol. 17, Nº 1, 2004


64 CARLOS D. GALLES

en popa y era el del electromagnetismo, que


consideraba perturbaciones que se propaga-
ban en un medio ideal denominado éter. To-
mando la idea de las cargas eléctricas y aso-
ciándolas a las ecuaciones de Maxwell el ho-
landés Hendrik Lorentz creo una teoría mixta
que permitió alcanzar una serie de sucesos ta-
les como la explicación del efecto Zeeman y la
conductividad de los metales. A este respecto
recordemos que hacia 1896 los experimentos
de Thompson permitieron asegurar la existen-
cia de una partícula de carga negativa: el elec-
trón.
Las grandes invenciones, por otra parte,
mostraban que el ideal baconiano de dominio
del hombre sobre la Naturaleza se iba cum-
pliendo inexorablemente. Las nuevas formas
de energía eran domesticadas, mayores veloci- Max Planck
dades eran alcanzadas, la producción de bie-
nes se había multiplicado. excesivamente puntilloso en la lectura de sus
apuntes lograba alcanzar altos límites de abu-
rrimiento en sus oyentes, el otro, poco intere-
Vida de Max Planck sado en preparar sus clases, era un tanto con-
fuso en sus explicaciones y aún en sus cálculos
Max Planck nació en Kiel el 23 de Abril de en el pizarrón. La vocación de Planck fue de-
1858 y su larga vida se prolongó hasta el 4 de cidida por la lectura cuidadosa de la obra de
Octubre de 1947. Hizo sus primeras letras en Clausius Mechanische Wärmetheorie, sobre la
esa ciudad hasta que la familia se trasladó a base de la cual preparó su tesis doctoral sobre
Munich donde se graduó en 1874. Ya por en- la Segunda Ley de la Termodinámica, presen-
tonces era reconocido por sus muchos talen- tada el 28 de Julio de 1879 ante la Universi-
tos, habiendo mostrado su capacidad para la dad de Munich. En esta tesis ponía especial
música, la filología y las matemáticas. Final- énfasis en el hecho que la entropía nunca dis-
mente se decidió por estas últimas, comenzan- minuye en un sistema termodinámico cerrado,
do sus estudios en la Universidad de Munich, destacándose su tratamiento del concepto re-
donde pronto se vio atraído por los temas de lativo a los procesos irreversibles. En su opi-
Física, a pesar de que algunos de sus profeso- nión las ideas expresadas en esa ocasión no tuvie-
res trataron de persuadirlo de que ya nada ron la menor repercusión: probablemente Helm-
quedaba por hacer en ese campo. La enseñan- holtz ni siquiera leyó sus trabajos, Kirchhoff se
za era predominantemente experimental y se pronunció en total oposición, Clausius evadió
cree que fue entonces que Planck hizo sus úni- todo contacto con el novel autor. Luego
cas prácticas de laboratorio. Se lo considera el Planck prosiguió una carrera académica siem-
primer físico teórico en el sentido moderno de pre ascendente, recibió en 1880 su venia le-
la palabra, sobre lo cual habría mucho para gendi en Munich y casi simultáneamente su
reflexionar. El propio Planck dice que era un diploma de habilitación. Luego pasó a ser
físico sui generis, lo cual no hizo fáciles sus profesor extraordinario en la Universidad de
primeros años como profesor. Kiel en 1885, cargo obtenido en parte gracias
Luego prosiguió sus estudios en la Universi- a los buenos contactos de su padre, según el
dad de Berlín, donde fue alumno de Kirchhoff propio Planck narra candorosamente en su
y de Helmholtz; ambos relevantes físicos re- autobiografía.
sultaron para Planck pésimos docentes, uno En forma paulatina, Planck se fue transfor-
EL CAMINO DE MAX PLANCK HACIA LOS CUANTOS DE ENERGIA 65

mando en un experto en Termodinámica y su hábitos de trabajo apresurados, lo cual condu-


fama quedó confirmada al ganar en 1887 el ce sólo a la confusión.”
premio en una competición de la Universidad Este párrafo creemos que resume mucho de
de Göttingen por su ensayo acerca del Princi- la esencia del pensamiento de Planck respecto
pio de Energía (“Das Princip der Erhaltung de la investigación científica; algo parecido al
der Energie”), donde lo aplica hasta cubrir la lema del físico y epistemólogo inglés Herschel:
teoría de las soluciones diluidas y los fenóme- Hechos e Ideas. Un método que le dio muy
nos termoeléctricos. Por esos años mantuvo buen resultado evidentemente en sus estudios
una polémica con la escuela energetista, que sobre la radiación del cuerpo negro donde su-
sólo se vería resuelta por los trabajos de po colocarse cercano a los físicos experimenta-
Boltzmann, los cuales si bien partían de prin- les y enterarse de los resultados casi a medida
cipios estadísticos de los cuales entonces que iban siendo obtenidos, conservando su
Planck estaba muy alejado, llegaban a las propia libertad para la creación de teoremas,
mismas conclusiones. para proyectarse en el vuelo de la imaginación.
En 1888 fue nombrado Profesor Asistente Entre sus numerosas amistades científicas
de la Universidad de Berlín, como sucesor de se contaban los físicos experimentales del Phy-
Kirchhoff, y director del Instituto de Física sikalische-Technische Reichsanstalt (Instituto
Teórica, creado entonces especialmente para Físico Técnico Alemán): Otto Lummer, E.
él. Ya en 1892 era Profesor Ordinario y conti- Pringsheim y Ferdinand Kurlbaum, las cuales
nuaría siéndolo hasta 1926. En 1894 fue ele- serían instrumentales, dispénsenme el barba-
gido para integrar la Königlich-Preussische rismo, cuando los estudios sobre el cuerpo ne-
Akademie der Wissenschaften (Academia pru- gro al que nos referiremos en breve.
siana de Ciencias) en Berlín, lo cual implicaba En 1897 publicó su Vorlesungen uber
entonces la culminación de la carrera científi- Thermodynamik (Tratado de Termodinámica),
ca, al menos en los aspectos más formales, de el cual fue utilizado durante tres décadas co-
un científico del Imperio Alemán. mo texto de presentación de esa rama de la Fí-
Comenzada la década de los años 90 la fa- sica. Por otra parte, luego de los trabajos de
ma de físico teórico de Planck ya estaba con- Einstein en 1905, Planck fue uno de los prime-
sagrada gracias a sus trabajos en Termodiná- ros partidarios de la Teoría de la Relatividad.
mica. A la muerte de Gustav Hertz, en 1894, Continuó por muchos años produciendo tra-
es a él a quien la Sociedad de Física de Berlín bajos de primera calidad y sobre todo se cons-
pide le rinda tributo en una conferencia refi- tituyó en una especie de árbitro y consultor en
riéndose a la vida, investigaciones y personali- cuestiones científicas, sobre todo por medio de
dad del insigne descubridor de las ondas elec- una copiosa correspondencia y su interven-
tromagnéticas. Es interesante ver como descri- ción como editor de revistas y organizador de
be la actitud de Hertz en su trato con otros in- congresos.
vestigadores. Tuvo una actitud digna con el arribo del
“En cuestiones científicas el no prestaba nazismo. Su conciencia del deber le impuso
importancia a quien las afirmaba; para Hertz concurrir a una audiencia delante de Hitler
sólo los hechos y los principios importaban, y para hacerle notar el fuerte golpe que signifi-
ellos podían provenir de cualquier fuente con- caba para la ciencia alemana el inicio de las
cebible. El siempre mostraba la misma amabi- persecuciones políticas y raciales de 1933.
lidad objetiva con respecto al más académico La vida no le ahorró sinsabores, en la Gran
comentario, y para el más ingenuo, siempre Guerra perdió a su primogénito. Su segundo
que fuesen sinceramente expresados. Sólo po- hijo pereció a manos de la Gestapo tras el fa-
día ser cáustico e intolerante cuando estaba en llido complot para terminar con el régimen
presencia de una forma de encarar la investi- nazi en 1944.
gación que es desdichadamente común en Max Planck falleció en Gottinga en 1947.
nuestros días. Es decir programas de investi- En las palabras de James Franck, la muerte le
gación basados en la conveniencia personal y llegó como una suerte de redención.

Revista de Enseñanza de la Física. Vol. 17, Nº 1, 2004


66 CARLOS D. GALLES

El problema del cuerpo negro pecioso de la compresión adiabática de la ra-


diación contenida en un cilindro con un pistón
En 1800 Sir William Herschel había com- espejado, y haciendo uso asimismo de la dis-
probado que en el espectro del Sol figuraban tribución de velocidades moleculares de Max-
otros rayos que no eran visibles a simple vista, well, obtuvo una fórmula válida para las altas
cayendo en la región más allá del rojo. Desde frecuencias.
esa primera comprobación, hecha simplemen- Recién en 1895 Lummer y Wien se sirvie-
te colocando un termómetro en la zona donde ron experimentalmente de un espacio cerrado
la luz arriba luego de atravesar un prisma, se con una pequeña abertura, lo cual había sido
sucedieron los estudios. En 1847 Fizeau y definido por Kirchhoff como la representación
Foucault en Francia comprobaron que esta ra- más apropiada para un cuerpo negro, estu-
diación infrarroja se comportaba en forma si- diando el flujo de radiación para las diferentes
milar a la luz visible en lo que respecta a los temperaturas. En un principio Lummer y
fenómenos de interferencia. Pringsheim tomaron recipientes para la radia-
El cuerpo negro perfecto fue definido por ción de forma esférica o cúbica, a los cuales
Kirchoff como aquel que absorbe toda la ra- colocaban en un baño maría de líquidos en es-
diación que recibe. Tal cuerpo, colocado den- tado de ebullición para fijar uniformemente la
tro de una cavidad a temperatura constante, temperatura de las paredes. Luego se pasó a
alcanzaría el equilibrio con la radiación exis- trabajar con electricidad, calentándose un ci-
tente. El físico norteamericano S. Langley lindro de platino por el paso de la corriente. El
(1834-1906) dio comienzo en 1886 a una sis- cilindro recubría un cilindro interior de mate-
temática serie de mediciones de la radiación rial refractario y era rodeado exteriormente
recibida del Sol, determinando de esa forma por otro semejante. La temperatura del cilin-
que la temperatura superficial del astro es de dro interior era medida por una termocupla y
5680 K. Para estas mediciones se valió de un se estudiaba la intensidad de la radiación emi-
nuevo instrumento de medición, el bolómetro, tida por una pequeña abertura practicada en
inventado por él mismo. la pared del mismo.
Por medio de razonamientos puramente
termodinámicos Kirchhoff demostró, en un
famoso teorema presentado en 1859, que la Planck y el cuerpo negro
razón entre el poder emisivo de un cuerpo y el
poder absorbente está dado por una función Fue entonces, hacia 1896, que Planck co-
de la frecuencia de la radiación y la tempera- menzó a dedicar todos sus esfuerzos a la reso-
tura absoluta, independiente de la composi- lución de este enigma. Como vemos en sus da-
ción del cuerpo. Es una propiedad absoluta tos biográficos nada hacía prever que este pro-
válida para estos fenómenos y esa función es fesor prusiano estuviese al origen de una revo-
justamente la que da la intensidad de la radia- lución científica; su actitud fue claramente en
ción emitida por un cuerpo negro. la línea del bien fundamentado formalismo
Era entonces de importancia estudiar la teórico de la termodinámica, esta vez aplicado
forma de esta función en el laboratorio. Tarea al campo electromagnético. La idea central de
que demandó no poco tiempo: por una parte Planck fue la de colocar en la cavidad donde
era necesario obtener una buena aproxima- estaba encerrada la radiación un oscilador de
ción real al cuerpo negro y por otra diseñar Hertz, vale decir, un sistema capaz de absor-
los métodos experimentales para medir su ra- ber y emitir radiación de acuerdo a las leyes
diación. del electromagnetismo. De esta forma si se co-
Primeramente se logró por parte de Stefan locara un cierto número de osciladores dentro
una expresión que da la energía total emitida de la cavidad estos intercambiarían energía
por el cuerpo negro como una función de la entre ellos y con las paredes circundantes has-
potencia cuarta de la temperatura absoluta. ta alcanzar el estado de equilibrio termodiná-
Más tarde Wien, con un análisis un tanto es- mico. Su metódica labor lo condujo en 1899
EL CAMINO DE MAX PLANCK HACIA LOS CUANTOS DE ENERGIA 67

a la Ley de Wien, con una demostración tan con algo tan minúsculo como 10-33 cm impidió
rigurosa que en la literatura de la época a ve- que, tres décadas después, estas ideas fueran
ces hasta se le añadía su nombre. comprendidas por alguien tan destacado como
En la deducción teórica de Planck jugó un Heisenberg. Recién hacia 1957 las unidades
rol crucial el atribuir al oscilador una entropía naturales volvieron a la consideración de los fí-
S, la cual está relacionada con la energía U, sicos y así son moneda corriente hoy en día.
por la fórmula: El día 7 de Octubre de 1900, recibió en su
casa la visita de Rubens, quien le comunicó los
últimos resultados experimentales que mos-
traban una gran diferencia para longitudes de
onda mayores a los 40 micrones. Además es
Por integración, y usando la definición, posible que le haya informado sobre la nueva
ley, válida para grandes longitudes de onda,
postulada por Rayleigh en un trabajo publica-
se obtiene la Ley de Wien. do en Junio de 1900. Planck comprendió que
En Mayo de 1899, tras definir la entropía podía ajustar los nuevos valores con una nue-
del resonador, Planck ya había determinado el va expresión que además tuviese como casos
valor de la que luego sería la famosa constan- límite las leyes de Wien y de Rayleigh. Ese
te que lleva su nombre. Fue entonces cuando
sugirió que su nueva constante h (séanos per-
mitido por claridad utilizar la nomenclatura
usual disculpándonos el anacronismo), unida
a la velocidad de la luz c y a la constante de
gravitación universal G, permitía formar un
“sistema natural de unidades de medida” ap-
tas para “retener su significación para todos
los tiempos y todas las culturas, aún extrate-
rrestres y extrahumanas”:

Longitud:
Figura 2. Prueba experimental de la ley de
vale decir del orden de 10-33 cm
radiación de Planck. Datos obtenidos por Rubens
y Michel. Comparación de las variaciones de la
Masa: ley de Wien y la ley de Rayleigh-Jean con las de la
ley de Planck.
vale decir del orden de 10-5 gr
mismo día determinó la fórmula que pasaría a
Tiempo: ser tan famosa. Para hacer una deducción con-
vincente le bastó con hacer una ligera modifi-
vale decir del orden de 10-43 seg
cación a la expresión anterior para la deriva-
En esta forma Planck satisfacía plenamente da segunda de la entropía del resonador res-
su anhelo de absoluto y exhibía la capacidad pecto a la energía:
humana para interpretar y leer en el mundo
objetivo. Nótese además la confianza de
Planck en su recientemente hallada constante,
a la cual pone en pie de igualdad con G y c,
constantes ya tradicionales y cargadas de pro- El marco teórico conduce directamente a la
sapia. No es de sorprender que este proyecto Ley de Planck de la radiación, como pronto
de Planck no fuera comprendido en su época. pasó a ser conocida. La presentación de la fór-
La dificultad de vincular el diámetro del átomo mula con sus dos nuevas constantes fue hecha

Revista de Enseñanza de la Física. Vol. 17, Nº 1, 2004


68 CARLOS D. GALLES

descubierta por una intuición afortunada, no


podría esperarse que tuviera sino una impor-
tancia formal. Por ello desde el día mismo en
que formulé esta ley me dediqué a intentar do-
tarla de un auténtico significado físico”.
Esta prístina enunciación de propósitos
condujo el 14 de Diciembre de 1900 a lo que
Lakatos llama el nacimiento del programa re-
duccionista de Planck. La fórmula empírica de
Planck, la de aquel Octubre, corresponde en la
nomenclatura del filósofo húngaro a una hi-
pótesis ad hoc del tipo 3, vale decir una hipó-
tesis auxiliar que tiene mayor contenido empí-
rico que las predecesoras y que además está al
menos parcialmente corroborada empírica-
mente. Planck en una clara actitud conserva-
dora ocupó los siguientes diez años de su vida
en intentar una incorporación a la teoría clá-
sica de la nueva situación empírica. En su idea
original la radiación era emitida y absorbida
por cuantos, luego propuso una teoría en que
sólo la emisión estaba cuantificada.
Para lograr su cometido Planck debió ba-
sarse en una teoría tal como la de Ludwig
Primera página del artículo de Max Planck
Annalen der Physik, IV, 4, 553, (1901) en el que Boltzmann, que hasta hacía pocos años había
por primera vez presenta la constante h que señala considerado inadecuada dado el uso predomi-
el nacimiento de la física cuántica, luego nante de métodos estadísticos en el estudio de
universalmente conocida como la constante de los sistemas termodinámicos. Esa teoría impli-
Planck o cuanto de acción. ca una adhesión al atomismo y la interpreta-
ción de los fenómenos térmicos como el resul-
por Planck en la reunión de la Sociedad Ale- tado de la agitación de los componentes de la
mana de Física en Berlín el 19 de Octubre de materia, una idea que viene desde al menos los
1900. Al día siguiente Rubens le comunicó a trabajos de Bernoulli, y que implican reducir
Planck que había pasado la noche comparan- la ley del crecimiento de la entropía a una me-
do la ecuación con los datos experimentales ra ley de probabilidades, lo cual era en un
habiendo obtenido un acuerdo sumamente sa- principio inaceptable para Planck.
tisfactorio en todos los casos. Planck consideró entonces las posibles
La deducción contenía todavía un elemento energías de los osciladores y siguiendo el mé-
claramente ad hoc como es la expresión ante- todo de Boltzmann las distribuyó en casilleros
rior de la entropía del oscilador, para el cual con determinadas energías, calculando el nú-
no hay una clara explicación, ni siquiera me- mero de complexiones para cada intervalo de
tafórica. La necesidad imperiosa de basar la energía. En el método original luego se proce-
deducción sólo en principios básicos condujo día a tender el intervalo de energía a cero.
a Planck a vivir lo que llamó “las semanas de Para calcular la energía de cada grupo de
más tenaz trabajo de mi vida”. En su Autobio- resonadores Planck introdujo un número fini-
grafía dio una clara descripción de la situación to de elementos de igual energía:
epistemológica en la que se encontraba:
ε=hν
“Incluso si se da por supuesta la más abso-
luta y exacta validez de la fórmula de radia- Es decir cada oscilador no puede tomar una
ción, si sólo tuviera la categoría de una ley energía arbitraria sino que ésta debe ser igual
EL CAMINO DE MAX PLANCK HACIA LOS CUANTOS DE ENERGIA 69

a un múltiplo de esas cantidades de energía que reunión que nos congrega han elegido una fe-
han pasado a denominarse cuantos de energía. cha para la celebración casi equidistante entre
Luego contando el número de formas dis- las dos últimas, cuando hace un siglo Planck
tintas en que se puede formar cada nivel de estaba sumido en la ardua tarea que le daría
energía con la fórmula: fama perdurable.
Se pudiera pensar que Planck estaba in-
fluenciado, como la mayor parte de sus cole-
gas alemanes, por principios kantianos, pero
en lo que hace a los principios de la Termodi-
alcanzó nuevamente la expresión que da la námica su actitud era completamente pragmá-
densidad de energía en función de la tempera- tica, estaba dispuesto a desecharlos si se com-
tura y de la frecuencia de la radiación: probaba empíricamente su inaceptabilidad
(esto puede verse en su libro de 1887). Pero
desde un punto de vista psicológico no era un
hombre inclinado a alejarse del estado de de-
recho, no olvidemos que su padre ejercía esa
cátedra en la Universidad, asegurado por los
principios, y que había demostrado su utilidad
en innumerables ocasiones para iniciar una
aventura. Era lo que el físico italiano Segre lla-
mó, en su exquisito libro dedicado a la histo-
ria de la física moderna, “un revolucionario
contra voglia”, es decir “un revolucionario a
pesar suyo”.

Los primeros años de la teoría cuántica

¿Cuál fue la reacción de la comunidad cien-


tífica ante la teoría propuesta por Planck? In-
dudablemente en este caso se comprobó la
idea de Lakatos que describe cómo la raciona-
lidad se abre camino mucho más lentamente
de lo que solemos creer.
En principio sólo se vio en ella la fórmula
que salvaba las circunstancias experimentales.
Por otra parte la medición de la constante k de
Imagen 4: Galles 4 curvas de radiación Boltzmann permitía la determinación del nú-
mero de Avogadro con mayor precisión que lo
La teoría fue presentada el 14 de Diciembre que se había logrado anteriormente y de esta
de 1900 en una nueva comunicación ante los forma una medición de la carga e del electrón.
miembros de la Sociedad Alemana de Física. Todos logros de enorme modernidad, el valor
Ese día puede considerarse como el de naci- obtenido por Planck para e sólo fue mejorado
miento de la teoría de los cuantos. una década después por las célebres medicio-
Recapitulando, la constante h fue presen- nes de Millikan.
tada por Planck en Mayo de 1899, la fórmula La primera monografía que se ocupó de la
para la densidad de energía del cuerpo negro nueva teoría fue el manual del físico experi-
el 19 de Octubre de 1900, y la primera utiliza- mental Heinrich Kayser (1853-1940), “Hand-
ción teórica de las ideas cuánticas el 14 de Di- buch der Spectroscopie” (1902), quien tras
ciembre siguiente. Los organizadores de esta presentar la fórmula indicaba que la misma

Revista de Enseñanza de la Física. Vol. 17, Nº 1, 2004


70 CARLOS D. GALLES

podía deducirse teóricamente, aunque sin dar dora que se vio reforzada por el ingenio cien-
ningún indicio sobre la cuantificación, y que tífico de Jeans, ingenio esta vez aplicado a una
las constantes tenían un significado físico. Este posición que con el tiempo sería considerada
tratamiento de la fórmula de Planck fue gene- retrógrada, mas, ¿quién podía saberlo enton-
ral en los textos de la primera década del siglo. ces? Poderosas razones habían indicado a los
Otro ejemplo lo tenemos en Cwholson, físicos del siglo XIX que debía existir un me-
quien en su tratado de 1904 considera cinco dio elástico para sostén de las ondas electro-
fórmulas diferentes para la radiación del cuer- magnéticas. La idea de Jeans fue la de suponer
po negro, las de Wien, Thiessen, Rayleigh, que parte de la energía presente en la cavidad
Lummer y Planck, señalando que la de Planck que conforma el cuerpo negro se intercambia
era sin dudas la más ajustada a las mediciones, muy lentamente con ese éter y que por lo tan-
pero sin hacer referencia a la idea de cuantos to la teoría termodinámica del equilibrio no
de energía. Esto es una constante común a to- puede ser aplicada pues ese equilibrio para to-
dos los textos de la época que tratan sobre la do lo contenido en la cavidad no se ha alcan-
radiación del cuerpo negro, donde a lo sumo zado, lo cual está señalado por la falta de
son mencionadas las constantes h y k y su ca- acuerdo entre los resultados experimentales y
rácter de universal. la Ley de Rayleigh Jeans. Singular y un tanto
Los experimentos de Lummer y Pringsheim absurda como pueda parecer esta teoría para
no fueron definidamente una experiencia cru- quien la aprecia cien años después, cabe insis-
cial. En primer lugar no había dos teorías ri- tir, tuvo su período de aceptación.
vales en el momento histórico en que fueron Actualmente tenemos tendencia a creer que
realizados y si bien una nueva teoría estaba en una vez explicado el efecto fotoeléctrico, el fe-
ciernes a partir de Diciembre de 1900 sólo fue nómeno de la radiación del cuerpo negro y el
logrando adeptos a través de un largo proceso comportamiento de los calores específicos a
de captación. baja temperatura, la teoría de los cuantos ya
En su magnífico estudio sobre el cuerpo ne- habría tenido general beneplácito. Pero este
gro Thomas Khun ha presentado algunos cua- no fue verdaderamente el caso. Lakatos nos
dros estadísticos sobre las publicaciones rela- recuerda que en la reunión de 1913 de la British
cionadas con los trabajos de Planck; entre Association for the Advancement of Science,
1900 y 1905 son muy pocos los trabajos que donde estaban presentes las figuras más rele-
tratan sobre el tema, luego de ese año se nota vantes de la física inglesa, como Jeans, Rayleigh,
un incremento en el interés por los cuantos, Thomson, Rutherford, Bragg, Poynting, y re-
pero sólo a partir de 1910 se superaría la cuo- presentantes de la física continental, Lorentz,
ta de diez autores por año preocupados por la Pringsheim y un joven Niels Bohr, las conclu-
naciente teoría. siones mostraban una cuidadosa actitud de
Este cambio a partir de 1905 fue debido sin prudencia frente a la nueva teoría, argumen-
dudas al artículo en el que Albert Einstein pre- tándose “que los recursos de la teoría ordina-
sentó sus ideas sobre la cuantificación del ria no han sido agotados”, llegándose a esgri-
campo electromagnético, de lo que se sirvió mir la posibilidad de que la fórmula de Planck
para explicar el fenómeno fotoeléctrico. Lue- no fuese “sino una fórmula empírica”.
go el propio Einstein aplicaría las nuevas ideas Con el transcurso de los años la balanza se
cuánticas para dar cuenta de la disminución fue inclinando a favor de los nuevos concep-
de los calores específicos al reducirse la tempe- tos. En el discurso de presentación del Premio
ratura, un resultado muy de acuerdo con el Nobel en 1918, se señalaba ya con plena segu-
Teorema de Nernst (la Tercera Ley de la Ter- ridad el carácter innovador del descubrimien-
modinámica), enunciado dentro de un forma- to de Planck y su status de teoría reconocida
lismo totalmente clásico, lo cual dio un fuerte por la comunidad científica:
apoyo a la teoría cuántica. “La teoría de la radiación de Planck es, en
Pero el fuerte grupo de los científicos ya verdad, la base más significativa de la moder-
consagrados mostraba una actitud conserva- na investigación en física, y parece que pasará
EL CAMINO DE MAX PLANCK HACIA LOS CUANTOS DE ENERGIA 71

un largo tiempo antes de que sean agotados mentales con los Rayos X. ¿Hubiese podido
los tesoros que fueron obtenidos por el genio suceder algo similar con las primeras teorías
de Planck. La teoría cuántica, originalmente cuánticas? Indudablemente no, pues mientras
conectada con la radiación del cuerpo negro, que las primeras experiencias con Rayos X só-
ha ahora demostrado su validez para otros lo necesitaban una manipulación relativamen-
campos y relaciones de la Naturaleza, y la te sencilla con instrumental presente en todos
constante numérica que lleva su nombre, es un los laboratorios de la época, la teoría del cuer-
factor de proporcionalidad que describe una po negro demandaba en su parte instrumental
propiedad generalizada, pero hasta el presen- un celo verdaderamente profesional, técnicas
te no conocida, de la materia”. nuevas, y en la parte conceptual el uso de teo-
Hasta el año en que Planck fue premiado la rías innovadoras y abstractas.
teoría cuántica se había aplicado a los calores La nueva temática de los cuantos fue pre-
específicos de las substancias, la Ley de Stokes sentada en el ámbito porteño por Camilo Me-
de los fenómenos de la fosforescencia y la yer, un inmigrante francés, compañero de es-
fluorescencia, el efecto fotoeléctrico, la teoría tudios de Poincaré, que llegó a Buenos Aires a
del átomo de Bohr y las experiencias que se fines del siglo pasado, dedicándose a la ense-
derivan. Luego vendrían el efecto Compton, el ñanza secundaria y universitaria. Por la colec-
Raman, la concepción dualística de de Broglie ción de programas del “Curso libre de físico-
y finalmente la Mecánica Cuántica de Heisen- matemática” sabemos que el curso trató en los
berg, Born, Jordan, Dirac y Schrödinger con seis años que duró los siguientes temas: elec-
sus aplicaciones sin número que por supuesto tricidad y magnetismo, mecánica de Lagrange,
prosiguen en la actualidad. la teoría de Maxwell-Hertz, capilaridad, ópti-
ca ondulatoria y la teoría del electrón de
Lorentz. En el año 1914 el curso incluyó la
La recepción de los cuanta en la Argentina presentación del principio de relatividad y las
nociones de masa longitudinal y transversal.
Lo mejor del conocimiento en física a prin- El de 1916, por fin, fue dedicado al estudio de
cipios de siglo estaba en nuestro país radicado la teoría de los “quanta”, incluyendo las nue-
en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y vas ideas de Sommerfeld, la aplicación a los
Naturales de la Universidad de Buenos Aires. calores específicos por parte de Einstein, que
Los profesores estaban en condiciones de en- ya había sido tratada en las conferencias de
tender y asimilar muchos de los nuevos descu- Nernst en el Instituto de Física de La Plata en
brimientos en el campo de la física, así sucedió 1914, y la hipótesis de los magnetones de
por ejemplo en lo que hace a aspectos experi- Weiss.

Revista de Enseñanza de la Física. Vol. 17, Nº 1, 2004


72 CARLOS D. GALLES

Señalemos que los cambios de principios de publicó entre 1914 y 1931 una revista de alta
siglo encontraron a Meyer ya en su madurez, calidad científica, prolija diagramación y rigu-
y que por su formación y carácter representa- rosa periodicidad. Sólo podían publicar en la
ba mucho más a un estudioso conservador del revista los científicos que formasen parte del
siglo XIX que a un visionario audaz dispuesto personal de la Facultad de Ciencias Fisicoma-
a aceptar la riesgosa aventura conceptual im- temáticas de la Universidad Nacional de La
plicada por las nuevas teorías. Por otra parte Plata y quienes hubieran hecho sus investiga-
recordemos que la relatividad y la teoría de los ciones utilizando elementos de dicha Facultad,
cuantos sólo fueron cabalmente aceptadas pa- vale decir científicos visitantes. Una revisión
sada la primer década del siglo XX. del índice general muestra que los artículos
Su interpretación de la teoría de Planck, pertenecen a muy pocos autores, sobresalien-
conjuntamente con las ideas de Einstein, do Richard Gans quien entre 1914 y 1925
Nernst, Debye sobre los calores específicos aparece firmando 32 artículos que tratan prin-
(pero cabe advertir sin mención del efecto fo- cipalmente sobre óptica y electromagnetismo.
toeléctrico) fue publicada en el año 1915, en En lo que hace a nuestro tema es de destacar
cuatro entregas para los Anales de la Sociedad la investigación publicada en 1919 por Ri-
Científica Argentina. chard Gans y Pereyra Miguez sobre los efectos
En una primera parte es presentada la teo- de luz de baja intensidad. Como era de estilo
ría de la radiación y el teorema de equiparti- también se publicó la versión en alemán del
ción de la energía, elaborándose estos concep- mismo texto en Zeitschrift der Physik. Este
tos en la línea de ideas de Lord Rayleigh y trabajo de Gans recibió fuerte atención en Eu-
Jeans. La segunda parte es dedicada a la teo- ropa y fue citado por Niels Bohr hacia media-
ría de Planck en su versión de 1911. Meyer dos de la década de los años 20, cuando dis-
enuncia estas teorías en una forma un tanto cutía la posibilidad de la no-conservación de
alejada; en realidad para él la etapa cuántica la energía en el efecto Compton.
tenía que ser forzosamente transitoria, pues Cuando aparecieron hacia 1925 los prime-
más tarde debía encontrarse “detrás del dis- ros trabajos de Mecánica Cuántica, Ramón
continuo aparente que hasta ahora nos parece Loyarte, director del Instituto, tuvo una reac-
irreducible, este continuo amado y familiar al ción rápida y publicó en 1927 un artículo en
cual no podríamos renunciar sin mucho pe- Contribuciones sobre los nuevos desarrollos
sar”. Esta revisión de la teoría de los cuantos teóricos en mecánica matricial. Luego publica-
fue la primera obra a ellos dedicada y escrita ría un texto titulado “La nueva mecánica on-
en la Argentina; como ya hemos dicho los ar- dulatoria”. Anteriormente había publicado en
tículos fueron reunidos al año siguiente en un forma de libro las notas de un curso dado en
solo volumen. Mencionamos en una ocasión La Plata entre 1920 y 1921 con el título “La
la figura de Meyer al Ing. José Babini, quien hipótesis de los quantas en la teoría estadísti-
fue alumno de la carrera de Ingeniería en la ca de la materia y en la teoría de la radiación”.
misma época en que Meyer era docente, quien Enrique Gaviola, en 1929, recientemente
nos aseguró que estas clases estaban práctica- doctorado en Berlín y trabajando en Estados
mente desiertas. Unidos en el laboratorio de Richard Wood,
Las investigaciones en Física sólo comenza- publicó en Nature un artículo donde presenta-
ron en nuestro país al ser fundado el Instituto ba una experiencia sobre transiciones entre ni-
de Física de la Universidad Nacional de La veles atómicos que permitía discernir entre di-
Plata, siendo su primer director Emil Bose. El versas interpretaciones de la función de onda.
instituto recibió en 1914 la visita de Walter Ese mismo año y en la misma revista inglesa se
Nernst, cuyas conferencias hicieron mención refiere en otro artículo a la posibilidad de des-
de las nuevas teorías cuánticas para los calo- cripciones espacio-temporales de las experien-
res específicos. cias atómicas en el cuadro de la mecánica
Con el nombre de “Contribuciones al Estu- cuántica. Retomó esta discusión, ya siendo
dio de las Ciencias Físicas y Matemáticas” se profesor en La Plata, en un artículo publicado
EL CAMINO DE MAX PLANCK HACIA LOS CUANTOS DE ENERGIA 73

en Contribuciones y en 1931 dio forma final a marían José Balseiro, Augusto Battig, Cecilia
sus ideas sobre la interpretación de la nueva fí- Mossin Kotin, Damián Canals Frau y otros.
sica en un texto en el que analiza una larga se- En 1950 Juan José Giambiaggi presentaría su
rie de experimentos en busca del significado tesis de doctorado, bajo la dirección de Alber-
de los nuevos conceptos cuánticos. to González Domínguez, para seguir luego
Tanto en Buenos Aires como en La Plata se una carrera de gran relieve en el desarrollo de
enseñaban los principios básicos de la Mecá- la teoría cuántica de campos . Una nueva ge-
nica Cuántica, pero no había un curso com- neración de físicos hacía de las funciones de
pleto y actualizado sobre la nueva temática, la onda, los operadores, los conmutadores, los
cual permanecía un tanto ajena a los estudian- largos cálculos de aproximaciones, y todo el
tes. Esta situación comenzaría a cambiar ha- resto de la parafernalia de las nuevas teorías
cia 1943 con la llegada de Guido Beck, cuya cuánticas, herramientas de trabajo cotidianas.
presencia y empuje modernizaría los estudios A partir de 1956 la materia Mecánica Cuánti-
de Física en nuestro país. Así, en 1944, Mario ca ya figuraba como materia independiente en
Bunge, uno de sus primeros discípulos, publi- los planes de estudio de los doctorados en Fí-
caba en la revista estadounidense Physical Re- sica de Buenos Aires y de La Plata, ese año el
view un breve artículo sobre nuevas represen- Dr. Mario Bunge fue el profesor de la asigna-
taciones de las fuerzas nucleares. Pronto se su- tura en ambas universidades.

Referencias

Born, M. (1989). Atomic Physics. Dover Publications.


Chwolson, O.D. (1906). Traité de Physique. Paris: Librairie Scientifique A. Hermann.
de Broglie, L. (1965). La Física nueva y los cuantos. Buenos Aires: Editorial Losada.
Galles, C. (1999). La recepción de la Mecánica Cuántica en la Argentina. Saber y Tiempo, 8, pp. 101.
Gorelik, G. (1995). How Planck Discovered Quantum Gravity Scale. The emergence of Modern Physics.
Hermann, A. (1970). Frügeschichte de Quanten-theorie (1899-1913). Physik Verlag, Mosbach/Baden.
Hertz H. (1994). Heinrich Rudolf Hertz (1857-1894). A collection of Articles and Addresses. Edited by Joseph F.
Mulligan, Garland Publishing.
Kangro, H. (1976). History of Planck’s Radiation Law. Taylor and Francis.
Kuhn, T. S. (1978). Black-Body Theory and the Quantum Discontinuity. 1894-1912, Clarendon Press.
Lakatos, I. (1998). La metodología de los programas de investigación científica. Alianza Universidad.
Lecourt, D. (1999). Dictionnaire d’histoire et philosophie des sciences. Dirección PUF.
Merz, J. T. (1903). A History of European Thought in the Nineteenth Century, Vol. II. William Blackwood and Sons.
Planck, M. (1899). Ueber irreversible Strahlungsvorgaenge. Fuenfte Mitteilung. Koeniglich Preuss. Akad. Der
Wisseschaften, Berlin, Sitzungsberichte, S.440-480.
Planck, M. (1960). The Origin and Development of the Quantum Theory. A survey of Physical Theory. Dover
Publications.
Reiche, F. (1922). Teoría de los Quanta, su origen y desarrollo. Madrid: Calpe. Traducción Dr. Julio Palacios.
Rosenfeld, L. (1936). La première phase de l’évolution de la théorie des quanta. OSIRIS, 2, pp.149-196.
Segré, M. (1976). Personaggi e Scoperte nella física contemporánea. Edizione Scientifiche Mondadori.

Revista de Enseñanza de la Física. Vol. 17, Nº 1, 2004