Вы находитесь на странице: 1из 101

(Sorpresas, Emboscadas é Impedimentas)

APÉNDICE

A L REGLAMENTO T Á C T I C O DE INFANTERÍA
.. -0 — Y AL DE CAMPAÑA—
'PRONTUARIO

DEL OFICIAL EN OPERACIONES


PRESENTADO

A L EXCMO. SR. MINISTRO DE LA GUERRA


POR

VIRGILIO CABANELLAS
CORONEL R E T I R A D O

CA R T A G E N A . — 1 8 9 5 .
IMl*. D E J , R E Q U E N A , A i RE 1 5 .
LÍI T i r a EH mi
ÁFRICA Y FILIPINAS
Y

EN TODO PAÍS CUBIERTO Y ACCIDENTADO


(Sorpresas, Emboscadas é Impedimentas)
APÉNDICE

A L REGLAMENTO T Á C T I C O DE INFANTERÍA
- Y AL DE CAMPAÑA—
PRONTUARIO

DEL OFICIAL EN OPERACIONES


PRESENTADO

A L EXCMO. SR. MINISTRO DE LA GUERRA


POE

VIRGILIO CABANELLAS

CORONEL RETIRADO

CARTAGENA. —1895.
I5IP. DE J . REQUENA, AIRE 15.
ES P R O P I E D A D
Excmo. Sr:

H a y verdades que si en la paz no se


atienden en la guerra se lloran; y sensible
es, que ejércitos de pronto preparados á
combatir en apartados hemisferios, ya en
los bosques de América ó contra los sec-
tarios de la Media luna, no lleven á la ma-
no un sucinto manual ó vade-mecum, que
descorriendo el velo de lo desconocido,
guíe sus pasos en el albor de la primer
jornada, donde el suelo y el cielo hacen
estériles los más fecundos textos del arte
militar.
4
Así, pues, y aunque humilde y deficien-
te sea este prontuario, como apéndice al
reglamento táctico y al de campaña, ¿po-
dría suplir al menos mientras no vean la
luz más útiles doctrinas en prez de aque-
llos que luchan como buenos en los cam-
pos de Cuba?
Escrito á vuela pluma con la fe más san-
ta que nobleza inspira, se trasporta nues-
tra mente á aquel teatro de vandálicas es-
cenas, que si hoy se cierra, mañana podrá
abrirse, donde si hay caudillos esforzados
y preclaros, y jefes avezados á aquella
anormal guerra que conocen de tiempo ya
lejano, de la que sólo se han escrito pági-
nas de sangre, hay noveles guerreros y
h a y pedazos del alma... no llevados por la
suerte sino por amor patrio, que van allí
sin una idea ligera de lo que es luchar en
aquel mundo... ¡de León y de Castilla!..

No basta que unos sepan para que apren-


o
dan otros, si no dan á la estampa lo que
tantos ignoran, y si los que escriben, aun-
que no infalibles ni acaso acertados no
fuesen atendidos por falta de valimiento,
autoridad ó nombre, ¡qué sería del ejérci-
to, al que tantos combaten, si no tuviera
al frente un general que vele por su honor
y por su gloria!
Y por otra parte, de táctica tratando,
cuando estalla una guerra: de asunto pues,
tan vasto, complejo y escabroso por siem-
pre encomendado, no por muy cortos pla-
zos, á las más elevadas eminencias, por-
que de ello depende el porvenir de las
naciones y la suerte del ejército... ¡cuánto
habrá torturado su ya débil cerebro el
valetudinario autor de este incorrecto li-
bro y de otros muy recientes, ya en ma-
nos de V. E., sobre el mismo objeto, en
tan escaso tiempo! ¡Qué punible atrevi-
miento y cuántos serán sus errores, cuan-
do la pensión de placa de San Hermenegil-
do, patente fiel de la postrera etapa en la
azarosa vida del soldado, lo declara incom-
petente, y casi lo da de baja en este mise-
rable valle de tantas a m a r g u r a s ! . . 1 . . . .
¡Ah señor! Parca es la ofrenda como
pobre el trabajo; pero... dignaos aceptarlo,
por si una sola de estas desvalidas páginas
fuese en bien del ejército, que al grito de
¡viva España! corre á salvar á Cuba

Exento. Sr.

B . L . M . de V . E .
PRÓLOGO

L a s i m p e d i m e n t a s y las subsistencias,
fueron s i e m p r e el desvelo de los gene-
r a l e s y el escollo de los ejércitos en gue-
r r a s i r r e g u l a r e s y en suelos a c c i d e n t a -
dos, c o m o a c u s a n las c a m p a ñ a s ele Áfri-
ca, de Cuba y de Sto. D o m i n g o , y mien-
t r a s la I n f a n t e r í a n o lleve en sí m i s m a
subsistencia p r o p i a p a r a un t i e m p o
m a r c a d o - en b u e n a s condiciones—mu-
cho m á s en A m é r i c a — y m i e n t r a s c o m o
un b u q u e á r e m o l q u e s u b o r d i n e su ac-
ción y m o v i m i e n t o s al c o n v o y q u e la ali-
m e n t e , las v i c t o r i a s s e r á n c a r a s . El éxi-
to de las c a m p a ñ a s , t a r d í o y l a m e n t a -
ble, y el m o r r a l de lienzo á la i n t e m p e -
r i e . . . ¡su m a y o r e n e m i g o ! Y p o r o t r o
l a d o , al h a b l a r de la táctica, en g u e r r a s
de s o r p r e s a s y e m b o s c a d a s . . . ¿basta el
R e g l a m e n t o de i n f a n t e r í a á r e s o l v e r
8
p r o b l e m a s q u e en críticos m o m e n t o s se
p r e s e n t a n á c a d a p a s o en suelos tan
t r a i d o r e s y enfermizos c o m o i m p r a c t i -
cables?. . . C i e r t a m e n t e que no. La caza
de fieras n o está escrita en aquellos
q u e n o dau ni idea r e m o t a de las l u c h a s
contra moros ó insurgentes, y mucho
m e n o s en paises c o m o África y América,
d o n d e n o r i g e n las leyes de la g u e r r a ,
ni el d e r e c h o de gentes, ni n a d a r a c i o -
n a l , ni n a d a h u m a n o . P o r eso allí todo
es excepcional y de índole i m p r e v i s t a
en los t e x t o s del a r t e .
Así lo c o m p r e n d i ó la p r e v i s o r a F r a n -
cia desde cpw c o m e n z ó las g u e r r a s en
la A r g e l i a , y t r a t á n d o s e , pues, de per-
s e g u i r g a v i l l a s de b a n d i d o s , q u e o t r a
cosa n o es lo q u e sucede en Cuba, y de
c o l u m n a s no m u y n u m e r o s a s , p e r o que,
i n d e p e n d i e n t e s , se h a n de s e p a r a r p o r
m á s ó m e n o s t i e m p o del c u e r p o de q u e
p r o c e d e n , c l a r o e s t á q u e los q u e p o r
vez p r i m e r a v a y a n á esas c a m p a ñ a s —
q u e son la m a y o r p a r t e de los jefes y
oficiales—han de h a l l a r dificultades n o
t o c a d a s en las a s i g n a t u r a s de las a;'a-
9
demias, c o n c r e t a s al c a r á c t e r i n t e r n a -
cional de las g u e r r a s r e g u l a r o s c o n t r a
ejércitos r e g l a d o s p o r p r e c e p t o s t á c t i c o -
legales; fundados en las l e y e s r a c i o n a -
les, en las ciencias m i s m a s , y en los
i n m u t a b l e s p r i n c i p i o s del d e r e c h o posi-
tivo, lo q u e exige p o r el p r o n t o ea la r e -
belde An tilla un s e n c i l l o m a n u a l ó c u e r p o
de d o c t r i n a , q u e deje al oficial novel
c o r r e r el velo de lo desconocido a n t e s
de p i s a r a q u e l t e a t r o de la g u e r r a y le
p r e p a r e ¿ c o m a n d a r su t r o p a a r t e la
i d i o s i n c r a s i a y la índole especial de
a q u e l l a i n g r a t a lucha, q u e p o b r e y des-
lucida, no deja b r i l l a r n u n c a el m é r i t o
d e l t á c t i c o n i el n o m b r e del valiente, (ue
s u c u m b e al m a c h e t e ó á la epidemia en
las t r a i d o r a s s o m b r a s del v e n e n o s o bas-
q u e , d o n d e ni la p a t r i a c o n t e m p l a su
b r a v u r a , ni la paz y c a r i d a d r e c o g e n m
postrer suspiro

R e u n i r s e m u c h o s p a r a a t a c a r á poce ¡
es la táctica del filibusterismo, lo qu-
d e m u e s t r a la necesidad de caminai
c o n s t a n t e m e n t e r e p l e g a d o s , sin p r o l o n -

g a r el fondo en c u a n t o sea posible,
s i e m p r e en o r d e n p r e v e n i d o á r e s p o n -
d e r con todo el m á x i m o de fuego en to-
d a s direcciones, en el a c t o m i s m o de un
i m p r e v i s t o a t a q u e p o r fuerzas superio-
res, ó en un desfiladero ó espacio peli-
g r o s o . Hé aquí el p r o b l e m a de la gue-
r r a en Cuba. Batir sin ser latidos, l i b e r t a d
de acción en t o d a s c i r c u n s t a n c i a s , mo-
vilidad y subsistencia p r o p i a el m a y o r
t i e m p o posible; firmeza en la defensiva
y rapidez en la ofensiva sin g a s t a r es-
t é r i l m e n t e ias fuerzas ni las m u n i c i o -
nes. C o n d u c i r las c o l u m n a s á la voz, lo
m á s r e c o n c e n t r a d a s m i e n t r a s así se
pueda, y suponiendo ó simulando una
s o r p r e s a ó un a t a q u e á c a d a r a t o , l l e v a r
p r e v i s t o en . la m e n t e los jefes de a q u é -
llas c u a n t o o c u r r i r pudiese, p r e g u n t á n -
dose de c u á n d o en c u á n d o , e n t r e o t r a s
cosas, p o r ejemplo, ¿qué d e b e r á h a c e r
u n a c o l u m n a con d i s t a n c i a s e s t r e c h a s
(1) al s e n t i r s e h e r i d a p o r uno ó a m b o s
flancos desde los lindes de un bosque

(1) P a r a no p r o l o n g a r el fondo.
11
c u a n t i ó l o s l l a n q u e a d o r e s se r e p l e g a n ,
si no son copados?
P o b r e de ella si t r a t a de m o v e r s e , y
s e g u r a m e n t e no h a b r á dos que al leer
esto r e s p o n d a n lo mismo, ni r e s u e l v a n
el caso de idéntico m o d o . T o d o s d i r á n
q u e r o m p a n el luego las cabezas de sec-
ción ó de l a s c o m p a ñ í a s , ó que se forme
el sólido con frente á todos l a d o s . Así
p a s ó en E r a ú l y en o t r a s p a r t e s — q u e
pocos lo h a n c o n t a d o — p o r q u e es m u y
teórico y m u y poético c r e e r q u e u n a
columna, así a t a c a d a , p e r m a n e c e r á pa-
siva y silenciosa defendida sólo p o r
u n o s c u a n t o s s o l d a d o s q u e encabezan
l a s secciones ¿y á q u é decir y a m á s ?
L a s p á g i n a s q u e siguen s e r á n m á s ex-
p r e s i v a s , y si ellas no bastasen, o t r a s
más competentes serán más acertadas.
i. A
PARTÍ;

APÉNDICE

AL mmtm DE W P H S I

COLUMNAS EN OPERACIONES
INFANTERIA
PREVENCIONES GENERALES
Un militar podrá ser
cien veces batido; pero
ni u n a s o l a . . . deberá ser
sorprendido.
(NAPOLEÓN.)

INFANTERÍA

ARTÍCULO 1.° El oficial que en las cam-


pañas de África y América se inspire única-
mente en los preceptos de los reglamentos
tácticos, y textos académicos al frente del
enemigo, no manejará su tropa con éxito glo-
rioso en muchas ocasiones en que ha de pro-
ceder y maniobrar en terrenos de suyo im-
practicables, cubiertos y enredosos, contra
lt)
los naturales de aquellos hemisferios, aveza-
dos por hábito y costumbre, por tradición y
raza á la traición y á la sorpresa y á eludir
el encuentro siempre que les conviene, para
aprovecharse del menor descuido al paso del
soldado por los lindes del bosque ó lugares
peligrosos. Así que, su temple de alma, su
genio militar y su ardileza en guerras se-
mejantes, serán más eficaces que las ciencias
bélicas.
A R T . 2 . ° Bajo el supuesto de que los in-
surrectos saben perfectamente la salida y di-
rección de las columnas desde que salen de
poblado, ¡os jefes de las mismas las conside-
rarán siempre acechadas, principalmente en
las marchas, en las que la peor disposición
será no tomar ninguna en los lances dudosos,
y en los que las vacilaciones serán siempre
precursoras de inmediata derrota.
ART. 3.° La ausencia del peligro no au-
torizará nunca la falta de precaución, tenien-
do muy presente todo el que mande tropa,
que ya la muerte no perdona la impericia, ni
mueren como héroes los batidos como torpes.
ART. 4 . " Tomada una resolución en crí-
ticos momentos, ya no hay que vacilar ni so-
17
meter la acción d el mand o á la opinión d e
los d emás, que obed ecerán á tod a costa bajo
pena d el último rigor.
Акт. 5.° No se atacará d e frente lo que
pueda envolverse, siend o el objeto preferente
al acometer al enemigo, d esbord ar sus flancos
ó romper el centro.
ART. 6 . ° Siend o los elementos tácticos el
hombre, las armas y el terreno, se ha d e aten­
der primero á la aptitud d e aquél y á mante­
ner sus fuerzas y su espíritu, á conservar
aquéllas en el mejor estad o, y á conocer el
campo y sus inmed iaciones, no confiand o en
las pistas, que no siempre son ciertas, porque
las hay fingid as, ni menos en los guías, que
pueden ser traid ores.
ART. 7.° Eespecto, pues, d e aquéllas, ras­
tros ó indicaciones d e la huella enemiga— que
bien se falsifican caminand o d e espald as un
trecho á tal objeto—no hay, pues, que aluci­
narse, porque los insurrectos, como los mo­
riscos— que en esto son muy strategos—d es­
orientan fácilmente á las columnas, d esvane­
ciendo aquéllas corriénd ose á veces sobre sus
mismos flancos para amenazarlas, ó tomando
18
un rodeo los de á caballo para colocarse á
retaguardia y sorprenderlas mejor.
ART. 8.° Los árboles elevados, y mejor
las palmeras, servirán de atalayas á falta de
otros aparatos que tenemos presentados, des-
de los que, de noche, se descubrirá, por el
resplandor de las hogueras, la existencia del
parage enemigo, siendo indicaciones más se-
guras las bandadas de auras (1) revoloteando
sobre un mismo punto, al que aquéllas des-
cienden cuando está solitario, á devorar los
despojos de las reses y animales muertos y
los desperdicios de las vituallas en los cam-
pamentos.
A R T . 9.° Las hierbas ó las plantas más
ó menos aplastadas ó tronchadas, acusarán
si están pisadas por pie desnudo ó pie calza-
do, porque el negro no lleva ninguno - la
impresión del casco ó herrage de caballo—
que no usan los de los insurrectos. Los escre-
mentos mismos, los cortes de machete en las
ramas de los árboles, la clase de legumbres ó
viandas derramadas por el suelo (2), las coli-
( 1 ) N e g r u z c a s a v e s del tamaño del p a v o .
( 2 ) El i n s u r r e c t o no lleva arroz ni habichuelas,
ni m e n o s g a l l e t a , arrojando por donde pasa el b a g a -
zo de la caña y despojos de frutas.
19
Has de cigarro que los bambises lían en hoja -

de yagua, los trozos de papel escrito, los


efectos de vestuario encontrados al paso, co-
mo hebillas, botones, correas, fiambreras ó
marmitas, latas de conservas, etc., etc., todo
ello, más ó menos exacto, revelará no siempre
el tránsito del enemigo ó de las tropas, y aun
el paso de aquéllas según el frente que acre-
dite la línea de pisadas si en columnas ó á la
desfilada, ó en pelotón sin formación correcta;
las rodadas de las carretas—que no usan los
insurrectos—la clase de fogatas, las cápsu-
las de los proyectiles, y más que otros indi-
cios, la forma ó la impresión de la pisada en
los terrenos blandos será el mejor guía de un
jefe de columna, teniendo muy presente que
las hierbas y las plantas vuelven á su ser á
los tres ó cuatro días de haber sido pisadas
por un pie desnudo, cuyos dedos se notan fá-
cilmente en suelos arcillosos, observaciones
que constituyen en conjunto, todo el secreto de
la guerra en Cuba. Saber buscar al adversario,
ocurriendo lo propio en el suelo africano co-
mo en todo país de enemigos dispersos que
viven y caminan sin impedimentas á salto de
mata, espiando á las columnas para sorpren-
20
derlas al menor descuido, lo que impone ma-
niobrar con gran cuidado en guerras de esta
índole, y no decimos nada de guerrillas mon-
tadas (1), porque sabido es que aun cuando
por un lado son inconvenientes—propensas al
desorden—por otro favorecen las operaciones
y el trasporte de heridos, enfermos y raciones.
ART. 1 0 . ° No es militar ni táctico el que
mueve un soldado sin objeto previsto, ni hay
nada más expuesto que variar de formación
en caso de sorpresa ni aun para ocupar posi-
ción más ventajosa. Lo primero es demostrar
que se está prevenido, y parar el golpe antes
de recibirlo.
ART. 1 1 . ° A un ataque repentino de fuer-
za desconocida, no hay más que replegarse
á la carrera, dar frente á todos lados y res-
ponder con fuego, no dudando que la actitud
serena, firme y silenciosa de una infantería,
es tan imponente cual la carga misma que se
ordena ó se evita según mejor convenga para
no caer en lazos que tienda el enemigo, — que

(1) N a d a d e m u e s t r a t a n t o la i r r e g u l a r i d a d de la
guerra en Cuba como la necesidad de montar una
p a r t e de la infantería en caballos de requisición.
21
es máxima de guerra no hacer aquello á que
aquél nos provoque.
ART. 1 2 . ° Toda tropa en campaña—don-
de no se espere el cañón enemigo—se hallará
siempre lo más reconcentrada que posible fue-
ra y en la mano de su comandante, llevando
en las marchas el mayor frente y menor fondo
que se pueda—impedimenta al centro— evi-
tando la formación de hileras con sensibles
claros y filas abiertas, por ser peligroso el
fondo prolongado y más difícil conservar el
orden y guardar silencio.
Los soldados llevarán la bayoneta puesta
y las armas cargadas, sobre el hombro, ó al
costado derecho, y jamás colgadas ni culatas
arriba—ó á la bandolera—para disparar sin
pérdida de tiempo, yendo siempre las clases
y oficiales en sus puestos tácticos.
ART. 1 3 . ° Si la fuerza es numerosa y el
terreno lo permite, marchará en columnas
con distancias estrechas, separadas unas de
otras para no confundirse en caso de embos-
cada ó ataque inopinado.
ART. 1 4 . Guando la necesidad obligue
0

á atravesar el bosque ó la manigua espesa,


se verificará con gran cautela por ser este el
22
problema de lagueira en Cuba como en Áfri-
ca y en todo país cubierto, donde el enemigo
subsiste por costumbre y se alimenta de su
mismo suelo, practicando el paso—procesio-
nalmente - siempre muy despacio, por líneas
de hileras más ó menos paralelas a posibles
distancias, guiadas por oficiales en cabeza y
cola, haciendo alto al encontrar á aquél ó al
recibir su fuego, en cuyo momento pondrán ro-
dilla en tierra las dos primeras hileras de de-
recha é izquierda (1) con frente al adversario
para no fusilarse y facilitar el fuego á los de
retaguardia, formándose así un cuadro á es-
perar resolución más acertada, sin compro-
meterse en las persecuciones con pequeñas
fuerzas, si se ignora la calidad y cantidad de
los contrarios, únicas operaciones expuestas
y difíciles en aquellas selvas laberínticas é
interminables, como fáciles serán todas en los
potreros ó sabanas ( 2 j donde el insurrecto
elude los combates.
ART. 1 5 . ° En los pasos de los ríos y co-
rrientes de aguas, se practicará lo dicho en

(1) Frente ó retaguardia.


(2) Terrenos descubiertos.
23
los textos d e acad emia, siend o conveniente,
después d e pasarlos, continuar marchand o á
no ser posible mud arse d e ropa, para evitar
las fiebres con los enfriamientos á la acción
del aire, precursoras d e seguras bajas.
Акт. 16.° Los flanqueos, vanguard ia y
retaguardia conservarán la comunicación con
sus columnas respectivas, ya á la voz ó por
señales convenid as, y solo en raro caso d ebe­
rán extremarse las d istancias que marcarán
los jefes d e las mismas.
A R T . 1 7 . ° Siempre que los flanquead ores
ó las avanzad as, guardias ó patrullas, d escu­
bran al enemigo—no med iand o ord en en con­
trario—harán una d escarga, replegánd ose á
la carrera por d erecha é izquierd a al grueso
de sus columnas, sin gritos ni algarad a, en
cuyos movimientos se ejercitarán las tropas
muy frecuentemente, haciénd olas entend er
que d e la concentración y el ord en d imanará
la fuerza; por lo que se evitarán los rezaga­
dos haciend o altos á menud o y llevando en el
bagage sus armas y su equipo. Se acortará la
marcha, cuid and o especialmente d e no bajar
las cuestas ó pendientes sensibles hasta que
la cola haya rebasad o las cumbres ó mesetas,
24
observando en tod o cuanto se previene en el
reglamento sobre higiene en Cuba, mand ad o
observar por Eeal ord en d e 11 d e Agosto d e
1870 y otras d isposiciones.
Акт. 18.° Antes d e salir d e los acanto­
namientos, se pasará revista d e calzado, equi­
pos y morrales para que éstos contengan lo
preciso, no llevand o sold ad os enfermos ni
animales cojos ó mal herrad os, perros ni ca­
ballos que relinchen, para no d ificultar las
operaciones ni d escubrir la situación d e las
columnas, orientánd ose d e noche por la es­
trella polar á falta d e una brújula d e bolsillo
que d eberá llevar el oficial en campaña, seña­
lando el tránsito cuand o se haya d e volver
por el mismo camino, cosa no prud ente á no
ser muy precisa, haciend o al efecto cortes en
los árboles ú otras marcas d isimulad as que
no pued an conocer los insurrectos, prácticos
como nad ie en estos proced imientos.
ART. 19.° Cuand o al frente d el camino ó
trocha se encuentre al enemigo parapetado en
obstáculo ó trinchera que no pued a flan­
quearse, no hay más que hacer una d escarga
y tomarla á la bayoneta sin perd er momento,
teniendo muy en cuenta que en casos seme­
25
jantes el vínico ataque resolvente será el pri-
mero, y que los demás serán cada ve?, más
débiles con peores resultados.
ART. 20.° Toda infantería en campaña
rasa, ya en vivac ó en posiciones, ó en situa-
ción cualquiera~y aun hasta dormida—se ha-
llará dispuesta la ofensiva y defensiva en su
propio terreno á la menor alarma, y á des-
arrollar el máximo de sus fuegos inmediata-
mente en todas direcciones, con el mayor
orden, como se explicará más adelante.
A R T . 21.° En sitios peligrosos se dormi-
rá en columna con las filas abiertas ante los
pabellones (1), quedando en pie un oficial y
una hilera per sección ó compañía, que se
relevarán de tiempo en tiempo, para que á la
voz de arriba y firmes no se azore el soldado,
que al despertar aturdido encuentra ya for-
mada la cabeza de aquélla con su oficial al
frente. Precaución de gran efecto contra enca-
misadas ó sorpresas nocturnas, muy frecuen-
tes en África —Argelia—que pueden ocurrir
en Cuba, y que burlará ciertamente todo in-
tento enemigo, cuando al replegarse los ex-

(1) O en cuadro.
2fi
ploradores, escuchas ó avanzadas, recibe
aquél de frente una lluvia de plomo, por más
que cuando sabe que no va á encontrar
reclutas, basta sólo el nombre del batallón
para tenerlo á raya. En la guerra todo se
trasluce, y el número de un regimiento es á
veces la mejor vanguardia y el mejor flanqueo.
Tal es en ella la influencia moral del soldado
instruido, cuyo espíritu le hace ser tan fuerte
como la punta de su bayoneta.
A R T . 22.° El fuego sin ver objeto—á no
ser que se ordene como desemboscada— es de
quintos asustadizos. Es poner de relieve el
miedo ó la indisciplina, que conoce el adver-
sario como conoce el caballo alginete medro-
so. Las balas huyen de los valientes, y tirar
al aire con punterías altas, á lo que propende
el bisoño, es la cualidad más distintiva de
los malos soldados. Observación constante
que liarán á la tropa los señores oficiales.
A R T . 23.° La "duda ó la ignorancia, la
vacilación ó la impericia, como las ilusiones
ópticas que á mucho exponen en aquellas re-
giones, son tan irremediables delante del ene-
migo, como la falta de valoró la torpeza.
Los más heroicos hechos de armas que re-
27
gislra la historia fueron d ebid os á la sereni­
dad y sangre fría y á las d isposiciones acer­
tadas.
Ант. 24.° Si una columna fuese d e pron­
to atacad a por su frente ó espald a, ya por
caballería ófii::rzis consid erables, no hay más
que hacerse cargo d e que á frentes iguales,
iguales resistencias; pero de todos mod os hará
alto, y poniend o rod illa en tierra la primera
sección ó compañía romperá el fuego, como
la que le sigue, que cerrará sobre la misma,
para preparar la carga si así conviniera, ó
tomar d isposición más acertad a, pues aunque
el arte mod erno aconseja tomar posición y
cubrirse en los cercanos accid entes d el terre­
no, d ejamos á la consid eración d el lector la
siguiente nota: (1).
(1) P o c o s p a í s e s com o Cuba, donde no e s c a s e a n
los árboles, ofrecen al soldado el que p u e d a c u b r i r s e
como hace el e n e m i g o . P e r o por lo m ism o que a q u e l
suelo es tan dado á s o r p r e s a s , no puede adm itirse
c o m o r e g l a absoluta que en el acto de nn ataque se
cambie do p u e s t o en busca de o t r o m ejor, lo que,
irrealizable con t r o p a s bisoñas aun en los simula­
cros, s e r í a allí las m ás v e c e s c o n t r a p r o d u c e n t e i no
haber t i e m p o b a s t a n t e á e s c o g e r posición las unida­
des t á c t i c a s . B a t i í s e á s a l t o s con la furia del león y
28
ART. 25.° Si la acometida fuese por la
espalda, se operará del mismo modo, dando
frente á retaguardia la mitad de la fuerza,
y si por los flancos variarán á derecha ó iz-
quierda—formando martillo—la primera de

la a s t u c i a del t i g r e , y a t r a s d i una p i e d r a como de


una m a t a , e.tc, e t c . , y o t r a s ardilezas de francesa
escu ela, que m e j o r e n t i e n d e n los moros v e c i n o s , es
de g r a n e f e c t o para quien lo imagina y p a r a quien
lo e s c r i b e , p o r q u e s ó l o de e s a s g u e r r a s s e r i a s y d u -
rablos brotan e s o s h o m b r e s , de e x t i n g u i d o tipo en
las a c t u a l e s filas. A q u e l l o s g u e r r i l l e r o s de nuestra
g u e r r a civil, y n u e s t r a independencia, que diezma-
ban las m a s a s y hacían callar los cañones matando
los a r t i l l e r o s . E n Cuba todo es excepcional, y los
huíanos mismos, con t o d o su g r a n p r e s t i g i o , s e r í a n
s i n duda a l g u n a m u e b l e s e m b a r a z o s o s . A s í que tanto
en África como en A m é r i c a , no h a y que a v e n t u r a r s e .
L a g u e r r a , que es un d e s o r d e n o r d e n a d o , pero no
un ordenado d e s o r d e n , debe h a c e r s e con s o l d a d o s y no
con r e c l u t a s ; y c u a n t o m e n o s v a l g a el e n e m i g o m e -
nos v a l d r á n las v i c t o r i a s y m á s caras s e r á n las de-
r r o t a s ; p u e s como y a indicamos, la t á c t i c a enemiga
en a q u e l l o s t e r r e n o s , no es o t r a que l l e v a r las c o -
lumnas ó las e m b o s c a d a s y hace) las p a s a r por don-
de les c o n v i e n e á los filibusteros para fusilarlas por
loa flancos ó por r e t a g u a r d i a , lo que demanda cier-
t a m e n t e á los j e f e s que las m a n d e n — d o r m i r poco-
p e n s a r m u c h o . , , y no fiarse do nadie.
29
vanguardia y última de retaguardia (1), apo-
yando tras ellas las demás, para que la ac-
ción del fuego sea más eficaz y rápida. Casos
que aunque no sucedan se han de hallar pre-
vistos y muy ensayados, por el gran efecto
moral y material y por la confianza que ins-
piran en las tropas estas preventivas y apa-
ratosas actitudes.
ART. 2 6 . ° Cuando el jefe d é l a columna
no se hallase presente en caso necesario, los
propios oficiales mandarán dar frente á to-
dos lados.
ART. 2 7 . ° Si al reconocer al enemigo lleva
la columna fuerza suficiente, se le acomete
desde luego al arma blanca por distintas di-
recciones después de una descarga—sin pre-
cipitarse - no siguiendo á aquél á muy veloz
carrera ni á muy larga distancia—para no
perder fuerzas —ni caer en lazos que tuviera
dispuestos. Se harán frecuentes altos y rápi-
dos repliegues, se ordenan los escalones por
si hay que retroceder, y se procede con caute-
la suma en la persecución como en las reti-
radas, no olvidando en ningún caso que el

(1) D a n d o a n t e s media v u e l t a .
30
orden y el silencio de las tropas veteranas
impone más que todo á enemigos que nada
valen en suelos despejados, donde serán bati-
dos siempre que se presenten.
ART. 28.° El ataque en guerrilla será en
fila continua, sin dispersar soldados en las
persecuciones—no muy exageradas—yendo
siempre en las alas sargentos ú oficiales.
ART. 29.° Lo expuesto en estas instruc-
ciones es sólo para casos en que pequeñas
fuerzas operen contra mayores, que es el ca-
rácter de la guerra en Cuba, donde bastarán
dos batallones para atravesar la isla en todas
direcciones si llevan subsistencia propia el
tiempo necesario.
A R T . 30.° Cuando una escasa fuerza ha-
ya de pernoctar al raso en sitio peligroso, no
lo hará en el punto en que se halle al cerrar
la noche, para desorientar al enemigo, que
debe ignorar su situación; eligiendo de ante-
mano el más á propósito, que se fortifica si es
posible; guardando mucho silencio, sin fumar
ni hacer hogueras, ó encendiendo alguna muy
á retaguardia, si la necesidad lo exigiese, to-
mando varias disposiciones preventivas, como
colocar delante del punto más amenazado al-
31
gimas cuerdas horizontales por medio de es-
tacas, pendiente de aquéllas algún cencerro
improvisado con latas, fiambreras y piedras
ú otros objetos que produzcan ruido al enre-
darse en tales artimañas alguna patrulla ene-
miga, previniendo de este modo sus intentos,
que casi siempre quedaráu fustrados.
ART. 31.° Alguna vez puede emplearse un
sencillo aparato de precaución y aviso, como ha-
cen los franceses, que consiste en colocar sobre
los puntos amenazados algunos fusiles carga-
dos y preparados, apuntados al lado enemigo,
bien amarrados á estacas ó árboles; de modo
que pasando horizontalmente una cuerda por
el gatillo, se verifique el disparo al menor
movimiento ó esfuerzo sobre la cuerda, siem-
pre que en ella tropiece al andar ó caer al-
guna persona, que produzca la alarma de-
seada; aunque tales procedimientos no clan
siempre el resultado que se espera, y los ani-
males sueltos, al caer en tales redes, pueden
ser causa de las más ridiculas demostracio-
nes; por lo cual no se colocarán las cuerdas
á menos de un metro de altura, para que los
perros ó reses pasen por debajo.
• ART. 32. También se emplean centinelas
u
32
artificiales, formados con una manta ó capote,
colocando en un tronco ó estaca un sombrero
en su extremo, de modo que parezca un solda-
do en la obscuridad, sobre cuyo objeto liará
quizá el enemigo algún disparo, descubriendo
así su situación ó intento.
ART. 33.° En. tan críticas situaciones, no
se desbridan los caballos ni se levantan gru-
pas, quitando únicamente los bocados á la mi-
tad de aquéllos para que coman alternativa-
mente (1), haciendo lo propio con el ganado de
la artillería, colocando las piezas en los pun-
tos más á propósito.
A R T . 34.° La infantería hará por parejas
el servicio avanzado y de observación ó es-
cuchas, pecho atierra de noche, y elevados y
ocultos durante el día.
A R T . 35.° Los tiros de los carros sólo se
desengancharán cuando se esté en completa
seguridad.
ART. 36.° Si la vanguardia ha de trazar

(1) Los bocados á !o S e g u n d o s e r í a n m u y útiles


en e s t a s o c a s i o n e s , pues que d o b l á n d o s e las camas
por medio de un mecanismo g i r a t o r i o , pueden comer
IQS caballos sin necesidad de d e s b r i d a r l o s .
33
el campamento del cuerpo principal (1), se
adelantará un oficial con algunos ginetes, y
peones á la grupa, siempre que sea posible,
para ganar tiempo, eligiendo un punto favo-
rable, y que haya agua próxima para estable-
cer el vivac, que convendrá sea en forma de
cuadro; colocando los peones en la forma si-
guiente: uno, que indique el punto del jefe
de la columna; y otro que marque la derecha
de la primera cara, cuya dirección será la
que haya de seguirse, plantando otros en los
ángulos restantes que determinen los lados
del rectángulo,
ART. 37.° La caballería formará la cara
menos expuesta; siendo inconveniente ponerla
al centro, ya por el espacio que ocupa al hacer
sus ranchos y dar pienso, como porque los
soldados tropiezan en las estacas ó cadenas,
y los caballos sueltos galopan por encima de
los hombres dormidos, produciendo alarmas
que los oficiales han de evitar, vigilando que
aquéllos queden bien amarrados.
A R T . 38.° Si la columna conduce un con-
voy que fuese atacado, nada acreditará tanto

(1) O el s u y o .
34
al que la mande como salvarlo, y más si es
de carretas y su fondo prolongado, siendo
punto importante al emprender la marcha
dar sebo á las ruedas, reconocer el ganado,
atalages y material correspondiente, cui-
dando de llevar agua mientras se pueda, para
»no perder tiempo en que beba la tropa, sin
separarse los soldados en busca de aquélla,
llevando también cuerdas, mazos ó herra-
mientas que puedan adquirirse, en previsión
de averías é incidentes de marcha que no
suelen ser pocos en trayectos largos, no omi-
tiendo llevar leznas, hilo fuerte, agujas, cha-
betas y útiles necesarios que puedan adqui-
rirse.
ART. 39.° Ni los conductores ni individuo
alguno irán nunca montados, á no encontrar-
se enfermos.
ART. 40.° Tanto los carruajes como las
acémilas se numerarán correctamente para
evolucionar cuando se mande, evitando en
cuanto se pueda marchar á la desfilada, ya
doblando el fondo ó formando en columna, á
cuyo fin irá un soldado delante de cada ca-
rruaje, obligando á viva fuerza á los conduc-
tores á ejecutar las órdenes ó toques de
ВГ>
cometa, sin pretexto alguno, con el mayor
silencio, siend o regla general prevenir el re­
pliegue—ya preconcebid o —al conocer la hos­
tilidad d el enemigo, en cuyo caso, pud iend o
formar cuad ro con los tiros al centro, el mis­
mo parquo servirá d e red ucto, siend o muy
peligroso acelerar la marcha á los aires vio­
lentos, propensos al d esord en, precursor
siempre d e inmed iata d errota cuand o el ene­
migo las persigue á caballo, y aún más tod a­
vía al bajar las pend ientes, no habiend o otro
recurso al sentirse atacad os en la línea d e
marcha, que d isparar al paso al flanco ame­
nazado, hacer alto y cubrirse con los carrua­
jes, ó formar columnas d e rápid o ataque, si
hay fuerzas para ello, red uciénd ose por esto
las imped imentas, según en ramo á parte d e­
jamos consignad o, lo que evitará principal­
mente—en cuanto á las raciones cond ucid as
á lomo —las mochilas­sacos que tenemos pro­
puestas.
Акт. 41.° En el d esesperad o caso d e no
poder salvar un convoy, se d estroza ó se d e­
rrumba ó se le pega fuego, escapand o con e I
ganado á lugar más seguro previa la resisten ­
cia que el honor exige y manda la ord enanza.
36
ART. 42.° Cuando las columnas operen
combinadamente se comunicarán á la corne-
ta por un cuadro sinóptico, ó telégrafo de to-
ques convencionales, como las extremas van-
guardias con las suyas respectivas, situadas
en alturas (1) convenientemente, precediendo
siempre con respuesta un punto de atención.
Por ejemplo:
Fagina—no hay enemigo.
1 . parte de orden -enemigo.
a

Centro, derecha ó izquierda—que está al


frente, á la derecha ó á la izquierda.
Puntos de atención - kilómetros á que se
encuentra.
Tropa—infantería.
Generala—caballería.
Tropa y generala—ambas armas.
Retirada—que se retira.
Misa—que está fortificado ó en posición
ventajosa.
Alto—que está á pie firme ó se detiene.
Marcha, centro y derecha é izquierda—la
dirección en que avanza.

(1) Atalaya volante.


37
Redoblado ó á la carrera—velocidad del
movimiento.
Punto agudo—por cada cien hombres que
se calculen,
Asamblea—menos de cien hombres.
Los toques de atención desde las columnas,
que ocultarán su situación siempre que pue-
dan, indicarán que se repitan los de la avan-
zada por no haberlos comprendido.
A R T . 43.° Lo demás que corresponde al
servicio de campaña, vanguardias, descubier-
tas, puestos, patrullas, exploraciones, reco-
nocimientos, combate , vivaques y atrinche-
9

ramientos, lo hallará el oficial instruido en


los textos reseñados en la cubierta de este
libro, si no ha pertenecido á la Academia de
Toledo, donde habrá visto la Antilla Cubana
en los mapas geográficos.
2. A
PARTE

APÉNDICE

i LB INSTRUCCIÓN DE BRTHLLDN
DE SEIS Ó CUATRO COMPAÑÍAS
PREVENCIONES GENERALES
Las piornas del s o l d a -
do y el ojo del oficial, son
el compás y la r e g l a , en
la táctica i r r e g u l a r .

INFANTERÍA

L. Aunque los batallones tengan cuatro


íl

ó cinco compañías, son á ellos aplicables las


reglas contenidas en este prontuario, si un
impeditivo y sistemático espíritu de oposición
y resistencia permite interpretar la esencia
de su contenido, supliendo algún olvido ó in-
advertencia del autor la conciencia militar y
buena fe de los que la practiquen, juzguen ó
examinen sin pasión alguna, pues sabido
42
e.s que toda táctica tiene impugnadores, aun
la del mismo Déker, y que no condena una
obra la etimología de una palabra, mucho
menos tratándose de guerras contra insur-
gentes, donde el arte de combatir, más que
en ninguna otra, ha de estar al alcance del
cabo de escuadra.
2 . Lo dicho en el siguiente apéndice pa-
a

ra batallones de seis compañías, puede prac-


ticarse por secciones subdividiendo aquéllos
en tres columnas cada uno á semejanza de la
táctica de línea, podiendo maniobrar también
con las compañías en cuatro filas cuando así
lo exijan las condiciones del terreno para
ocupar menos frente.
3.
a
Una compañía aislada podrá operar
bajo los mismos principios que el batallón en-
tero, según de las siguientes reglas se deduce
al alcance del que sepa táctica.
4.
a
Siempre que un batallón maniobre por
secciones, ya en su propio terreno ó marchan-
do en columna en orden prevenido, se dividi-
rá en tres partes ó columnas separadas, man-
dadas cada una por un jefe ó el capitán más
antiguo, en su defecto, cual si fuesen peque-
ños batallones, en cuyo caso se conservará
43
en aquéllas la distancia táctica de un bata-
llón á otro, lo que facilitará indudablemente
las operaciones de combate ó marcha, recha-
zando mejor toda sorpresa ó ataque, sin que
la derrota ó el desorden de una columna se
propague á las demás anteiícometidas ó des-
cargas desde los lindes de un bosque ó terreno
cubierto ó inaccesible. Esto es: que el orden
táctico que proponemos, consiste en que ope-
ren siempre tres fuerzas combinadas, desde
el simple pelotón dividido en tres grupos,
hasta el batallón, brigada ó división, para
que existan siempre vanguardia, centro y reta-
guardia, en el orden profundo, y centro y alas
en el orden en línea, toda vez que no hay
táctica aplicada sin que jueguen en ella tres
fuerzas combinadas, bajo cuyos principios
toda tropa maniobrará por iguales medios,
sea cual fuere su magnitud ó fuerza, de tal
modo, que en el desorden ordenado de un
combate puedan aplicarse las reglas del arte,
en el que todo ha de ser relativo, desde la
unidad á las fracciones, en el orden ó siste-
ma ofensivo y defensivo, según continuamos;
44

ORDEN OFENSIVO

MARCHA EN LÍNEA

—Columnas múltiples desde la formación


en línea.
—Columnas de combate, aisladas ó combi-
nadas.
—Escalones dobles ó sea la cufia ó trián-
gulo de combinación de columnas parciales.
— Columnas parciales formadas simultá-
neamente sobre los flancos, desde la total en
su propio terreno.
—Columnas parciales y simultáneas sobre
los flancos, desde la formación de á dos ó de á
cuatro (1) por hileras.
—Cargas á la bayoneta.
—Persecución.

(1) Llamada á d e s a p a r e c e r . . . m á s tarde,, por e m -


barazosa.
4f>

ORDEN D E F E N S I V O .

EN LÍNEA, Á PIE FIRME.

Despliegues, de las columnas parciales.


Columnas resistentes.
Escalones descendentes, ó en retirada.
La cuña invertida.
Fuegos de flanco, en marcha, ó á pie fir-
me, á la desfilada por hileras de á cuatro.
Fuegos de flanco de las columnas con dis-
tancias estrechas, cuando éstas no puedan
variar su frente por efecto de sorpresa, falta
de tiempo, obstáculos, ó estrechura tal, que
el radio de la evolución ó fondo de la colum-
na, sea mayor que el ancho dál camino, sien-
do por lo tanto imposible ó peligroso su des-
pliegue, ó cambio de frente para verificarlo.
Fuegos de flanco en columnas, marchando
á la desfilada.
Fuego en posiciones.
Paso de las columnas por entre los bos-
ques, y desfiladeros peligrosos.
40

DISPOSICIONES D E COMBATE.

Aplicación del orden Ofensivo.

MARCHA E N L Í N E A .

Una línea de batalla, civyo frente sea ma-


yor de dos compañías, no deberá atacar á la
bayoneta, si el espacio cpie lia de recorrer ex-
cede de 250 metros, á no ser que marche re-
sueltamente, y por buen terreno sobre una
posición ó batería débil, que no esté soste-
nida por infantería ó caballería; pues en
caso contrario, formará en columnas par-
ciales.
A todo ataque, precede un período de fue-
go, y si éste no conquista puestos, ni desaloja
tropas, aterra, y causa bajas si es bien diri-
gido; preparando el ataque al arma blanca.
El efecto físico ó material del ataque, es
el fuego.
El efecto moral, y decisivo ó resolvente, es
la, bayoneta.
47
Los nuevos fuegos, exigen á las columnas
de ataque el menor fondo posible, que no ex-
cederá de tres compañías; lo cual permitirá á
éstas, desarrollar los suyos, como se dirá más
adelante.

Estando en linea,
formar al frente, las columnas parciales.

T R O P A Y T R E S PUNTOS, (i)

Suponiendo el batallón de seis compañías,


se mandará:
Batallón—En tres columnas, al frente, á
tal distancia.
MAR.
A la segunda voz, cada uno de los jefes
por orden de antigüedad, se colocan al fren-
te de las compañías de base, 1. y 3 . de la a a

derecha y 2. de la izquierda, (2) para diri-


a

(1) Al anunciar cada m o v i m i e n t o , s e e x p r e s a r á el


toque correspondiente
(2) Siempre que se fraccione el b a t a l l ó n , for-
mando columnas parciales, los jefe? respectivos se
48
gir el movimiento á retaguardia de las mis-
mas, que por regla general, sirven de base,
en tales evoluciones.
Los capitanes de las expresadas mandarán
firmes, ó rectificarán la alineación por la de-
recha si fuese necesario; y los de las com-
pañías que resulten á la izquierda, mandarán,
de á cuatro derecha DERÉ, haciéndolas desca-
bezar á retaguardia
A la voz de MAR, romperán la marcha las
compañías que han girado, y conducidas por
sus capitanes, ocuparán su puesto en el fondo
de las columnas, con arreglo á lo prevenido
en el reglamento, para estos casos.
La bandera y su escolta, se colocan ocho
pasos á retaguardia del centro, y detrás la
música y bandas, también en columna, á igual
distancia.
Las columnas se llaman 1. , 2 . y 3 . es-a a a

tando en línea; ó alas derecha, izquierda y


centro, cuando operen combinadamente. Y

d i r i g e n sobre la base á la primera voz, para tomar


el mando de aquéllas, y dirigir la e v o l u c i ó n .
A falta de j e f e s , el capitán más antiguo década
columna, tomará el mundo de ella.
49
vanguardia, centro y retaguardia por su or-
den relativo, si se hallan en columna total.
El despliegue en línea, se ejecuta conforme
al reglamento de táctica vigente, aclarando
los intervalos si no hubiese los necesarios,
lo que se consigue moviendo las columnas
por los flancos, á la voz de sus jefes respec-
tivos.
Si se quieren formar las columnas de dos
compañías, se prevendrá en la primera voz,
ejecutándose del mismo modo, no siendo con-
veniente admitir tales variantes, para evitar
complicaciones, toda vez que' el objeto es im-
provisar tres columnas, susceptibles de fuer-
za y actividad.
Esta rápida evolución, cuya actitud ofen-
siva permite operar combinada y decisiva-
mente, salvará á un batallón que no tuviese
tiempo de formar el cuadro, cuando un ataque
inesperado y resuelto de la caballería ó de
superior infantería le obligue á una defensa
activa, al pasar de aquella débil formación á
otra más resistente y sólida, en la que pueda
desarrollar sus fuegos en todas direcciones;
ya formando pequeños cuadros, ó escalonando
las columnas, que se flanquean y protegen
50
fácilmente, sin que la derrota de alguna se
propague a l a s demás, pues en el primer caso
b ien pueden resistir á los ginetes que carguen
por el frente, retaguardia ó flancos, haciendo
doble derecha la última compañía de cada
columna girando á derecha ó izquierda las
hileras necesarias (1), puesto que la resisten-
cia es siempre relativa entre los frentes del
que ataca y del que defiende, y la rapidez del
fuego muy superior á cuantas ventajas pue-
dan suponerse á la caballería, impotente con-
tra masas volcánicas, de las cuales sólo debe
esperar la muerte.—Maüsser.
Este sistema de fraccionamiento, tan favo-
recido por las nuevas armas como invulnera-
ble á los efectos del cañón, reúne todas las
garantías de orden, prontitud, seguridad y
buen éxito, ya para defenderse como para
atacar, marchar, campar y subsistir por al-
gún tiempo en orden de combate, aumentando
los medios de resistencia á la vez que la
atención del enemigo presentándole mayor
número de columnas combinadas; pudiendo
sustraerlas ú ocultarlas fácilmente, libiándo-

(1) F r o n t e á todos lados


51
las de los efectos del fusil, y lanzándolas
detrás de las guerrillas á favor de los acci-
dentes del terreno; las cuales, prfr su flexibi-
lidad y resistencia, serán convenientes en
los grandes reconocimientos, máxime cuando
puedan desarrollar y cruzar sus fuegos sin
necesidad de desplegarse, cargando á la ba-
yoneta en su misma actitud defensiva, siendo
tan instantánea su formación, que bastará co-
locar cada compañía detrás de su inmediata
por la derecha desde la línea de batalla.

Combinación de las fuerzas, y aplicación de las


columnas parciales, cuñas y escalones.

Tres columnas, (de dos ó tres compañías,)


más ó menos distantes entre sí, mandadas
por sus propios jefes, y habituadas á comba-
tir combinadamente, son susceptibles de
grandes resultados, y mucho más, si cuentan
con el auxilio de las otras armas, en cuyo ca-
so constituyen una fuerza, capaz de cualquier
empresa importante.
52

EXPLICACIÓN.

Estando el batallón en línea de columnas,


marchar al frente en escalones dobles, sobre
la del centro.

GOLPES, CENTRO Y M A R C H A .

Si hallándose en la formación expresada,


se quieren formar al frente, la cuña, ó dobles
escalones, para marchar sobre el punto de
ataque, sin exponer toda la fuerza reunida, á
los efectos del cañón, ó del fusil enemigo, se
mandará:
Batallón—Be frente, en dobles escalones
sobre el centro, á tal distancia, (ó de com-
bate.)
MAR.
A la segunda voz, los comandantes de las
alas, ó columnas extremas, rectifican la ali-
neación; la derecha por la izquierda, y vice-
versa, previniendo después, que se manten-
gan firmes.
53
A la voz de MAR, rompe la marcha la co-
lumna del centro, dando el primer jefe la da
guía á la derecha, y colocándose á su cabeza,
se dirige al ataque seguido de las columnas
extremas, que rompen el movimiento á la dis-
tancia prevenida, de cuya operación, resul •
tara formada la cuña ofensiva (1).
El vértice ó columna de vanguardia con
sus guerrillas, inicia el combate, intentando
atacar acaso el punto más fuerte para enga-
ñar al enemigo, mientras uno de los flancos
lo hace resueltamente sobre otro más débil ó
ventajoso, en cuyo caso las tres columnas se
apoyan y protegen, cargando todas al nudo
del combate, sin que el desorden de alguna se
comunique á las demás.
Esto es, en pequeño, el bosquejo de un ata-
que combinado.
Mas si al intentarlo somos fuertemente re-
chachados por fuerzas superiores, que desbor-

(1) En el espacio comprendido e n t r e las colum-


n a s , marcha la caballería, b a g a g e ó artillería, c u y a
aplicación diremos al tratar de la g u e r r a de p o s i -
ciones.
Cada jefe l l e v a r á un a y u d a n t e ú oficial, un corne-
ta y un o r d e n a n z a , á s u s ó r d e n e s .
54
dañó arrollan la vanguardia, ésta retrocede
por su línea de retirada (por el centro de las
otras dos columnas) protegida por suguerrilla
tomando posición á retaguardia, y haciendo
alio las de los flancos ó alas, se inicia la re-
tirada por escalones sencillos y alternados
de derecha á izquierda ó viceversa, siguiendo
el movimiento retrógrado el ala izquierda,
después la derecha, y así sucesivamente, á
no ser que el terreno ofrezca ventajas utiliza-
bles que aconsejen tomar posiciones defensi-
vas; bien entendido, que los escalones ó co-
lumnas resistentes harán fuego en tal forma-
ción, poniendo rodilla en tierra las compañías
de vanguardia y desarrollando el fuego en
cuatro filas, como en la defensa de los cua-
dros, los cuales se formarán si atacase la
caballería.
Si estando en la formación dicha, ó sea la
cuña, conviene dar frente á la derecha, la
columna de este flanco, protegida por su gue-
rrilla, lo hará como previene el reglamento;
formando en este caso el vértice ó vanguardia
mientras las otras lo ejecutan, dando doble
derecha la del flanco izquierdo (que ahora re-
sulta derecho), y pasando á su puesto por los
55
medios tácticos vigentes, así como el vértice
ó cabeza primitiva que vendrá á convertirse
en ala izquierda.
Por el flanco izquierdo se maniobra inver-
samente, pudiendo adoptarse el orden oblicuo
si conviniese. (Véase táctica de línea)
Si estando el vértice ó cabeza á vanguar-
dia, se quiere invertir el orden á retaguar-
dia, las tres columnas hacen doble derecha,
permaneciendo firme después el ala derecha.
El ala izquierda hace medio izquierda, y
marcha por la diagonal á formar la nueva
cabeza.
La antes vanguardia hace medio derecha,
marchando por la oblicua al punto en que se
hallaba el ala izquierda, antes de la ma-
niobra.
También se ejecutará el movimiento per-
maneciendo firmes ambas alas, después de
hacer doble derecha; pasando á retaguardia
la columna de cabeza, cuya operación será
más dilatada.
P a r a formar los escalones, no hay más que
avanzar ó retirar un ala, situándola conve-
nientemente.
Tanto la cuña como los escalones, (aplica-
56
bles á un batallón ó medio,) se podrán formar
desde la línea de batalla, indicando antes la
columna parcial (ó compañía) que haya de
servir de base.
Si la columna total sé quiere convertir en
cuña ó escalones, servirá de base la de van-
guardia, saliendo por los flancos las de reta-
guardia, conducidas por sus comandantes.
El orden de escalones directos ó indirectos
y las distancias entre los mismos, serán con-
vencionales según los casos.
Los escalones se llaman directos, cuando
por su frente ó retaguardia tienen espacio
para el despliegue; é indirectos, cuando su-
cede lo contrario.
Las cuñas como los escalones directos ó in-
directos, podrán formarse con mayor número
de columnas, ya parciales ó totales en gran-
de escala, inspirándose en los principios de
nuestra excelente táctica de línea, ya que no
es otro nuestro objeto, que aplicar su meca-
nismo á los movimientos de guerra, rela-
tivos á un batallón ó columna, en países acci-
dentados.
ó7

Etlando en escalones dobles, forma) una sola


1

columna.

LLAMADA, TROPA, CENTRO


(derecha ó izquierda.)

Se mandará:
"Batallón —En una columna, sobre la de la
izquierda, (derecha ó centro.)
La base permanece firme.
Dirigido el movimiento por los comandan-
tes, la más cercana á la base entra primero
en el fondo de la total, verificándolo la otra
por la línea más corta.
En estos casos se sitúan banderines sobre
el flanco directivo, para que sirvan de punto
de apoyo, y marquen la situación de cada co-
lumna.
Fácilmente se comprende el desembarazo,
invulnerabilidad é independencia, con que se
manejan las fuerzas así dispuestas, ya en el
orden de marcha, como al desplegar las líneas
de batalla simples o nrxtas, en todas clirec-
•5«
ciones; aclarand o los intervalos, cuyas con­
siguientes maniobras, no es muy posible ce­
ñir en campaña, á d eterminad as reglas d e
detalle, en momentos tales, en que se opera
en armonía con las circunstancias y el te­
rreno, d ond e únicamente los jefes pod rán
apreciar lo que convenga á su situación, ca­
so y objeto.

Estando el batallón en una sola columna, for­


mar al frente en línea de columnas par­
ciales.

T R O P A Y FAGINA.

En este caso se mand ará:


Batallón ­ Al frente, en línea de columnas,
á tantos pasos.
Segunda, por la d erecha.
MAE.
A la tercera voz, los comand antes respec­
tivos mand arán á las suyas, de á cuatro dere­
cha, (ó izquierda), гжкк, y rompiend o la mar­
cha á la d e МАК, las cond ucirán con arreglo
á lo que previene la táctica, para los medios
batallones, 3' despliegues por compañías, ha-
ciéndolo la columna inmediata á la base por
la derecha, y por la izquierda la de retaguar-
dia, siempre que nada se prevenga.
Esta maniobra, se empleará para facilitar
fuegos y ocupar mayor espacio, evitando los
convergentes del enemigo, á cuyo efecto, se
aclaran los intervalos ó las distancias entre
las compañías, se oculta alguna columna en-
tre los pliegues del terreno, ó se echan todas
á tierra si fuese necesario.
Si se quiere desplegar en línea, se manda
tomar distancias, aclarando los intervalos
por ambos flancos, ó por uno solo, no olvi-
dando que los fuegos de la artillería sobre las
diagonales de las columnas, son los más temi-
bles, por lo que se evitará la enfilada de las
piezas enemigas, en tal sentido.
Estando en línea de columnas, formar
en una sola.
TROPA Y T R O P A . CENTRO,
(derecha ó izquierda.)
Se mandará:
Batallón - En una columna, á retaguardia
60
(le la primera, (la del centro, ó la tercera.)
Los comandantes, liarán ejecutar el movi-
miento por los medios tácticos.
Si la base fuese la derecha, entrarán por
el orden sucesivo las parciales, haciéndolo
primero la de la derecha, si el repliegue fue-
se sobre el centro, y viceversa, si fuese sobre
la izquierda.
Esta maniobra, tendrá lugar al paso de un
estrecho camino, ó desfiladero.
En este caso se llevan las distancias ce-
rradas (de maniobra) para no hacer peligroso
el fondo, cuya prolongación impide operar
con prontitud y acierto, no disminuyendo el
frente por secciones, y haciéndolo en cuatro
filas, en caso necesario, ó desfilando por hile-
ras de á cuatro ó de á dos, cuya práctica se
observará por regla general cuando se opere
cerca del enemigo, por las razones que se ex-
pondrán más adelante.
Toda columna en marcha, debe ocupar el
menos fondo posible (1) para manejarla fácil-
mente en todos los terrenos, desfiladeros y
pasos expuestos, donde se opera con dificultad

(1) Si lo p e r m i t e el t e r r e n o y el cañón e n e m i g o .
01
ó riesgo; siendo mayor el peligro cuanto ma-
.yor sea la extensión que ocupe, y cuanto más
"'distante del punto amenazado se halle el jefe
que ha de graduarlo.
Si registramos la historia de los descala-
bros y sorpresas, en todas las campañas ve-
remos casi siempre las causas en los flancos
indefensos de las columnas, atacadas al paso
de los sitios peligrosos, ó en las faltas de pre-
caución.
El momento más débil de la infantería es
aquel en que varía de formación, mucho más
en el acto de una sorpresa ó en situaciones
críticas que exigen prontas disposiciones.
Los flancos de las columnas son sus partes
débiles, porque la dificultad del despliegue
les impide utilizar sus fuegos, viéndose obli-
gadas á variar de frente para ejecutarlo; cu-
yas evoluciones, serían más que peligrosas
en momentos dados, ó muy cerca del enemi-
go; pudiendo suceder frecuentemente, que el
ancho del camino, trocha, ó limitado espacio,
fuese menor que el radio de la evolución, ó
sea el fondo de aquéllas.
Todo debe preverse, dispuestos siempre á
desarrollar los fuegos en todas direcciones,
02
evitándolas sorpresas; pues como dice Napo-
león: un militar podrá ser Latido mil veces,
pero nunca deberá ser sorprendido.
Supongamos, pues, una columna cerrada,
ó de maniobra, que á pie firme ó marchando
por un desfiladero, paso estrecho, (ó en cual-
quier parte), es sorprendida ó atacada re-
sueltamente por un flanco, (1) ú ofendida
por el fuego enemigo ó á favor de la oscu-
ridad de la noche, ó de los accidentes del
terreno.
Supongamos también que la anchura del
camino ó espacio limitado, sea igual ó poco
mayor que su frente, y resultará:
1.° Que no puede cambiar de frente, por
ser éste casi igual al del terreno, y por lo
tanto, mucho menor que el radio de acción,
necesario al desarrollo de la evolución, (ó sea
el fondo de la columna.)
2.° Que las subdivisiones ó compañías,
no pueden variar para formar la batalla, poi-
que no tienen espacio para ello.
3." Que siendo el ataque por un flanco,

(]) Se consideran arrollados los ñ a n q n e a d o r e s .


por fuerzas s u p e r i o r e s .
63
haya en el opuesto un cercano obstáculo, río,
barranco, etc., que impida la ejecución de la
maniobra.
4 . ° Que la falta de terreno y de tiempo en
tales casos, no aconsejau dejar las tropas en
la inacción, expuestas al fuego enemigo ó á
una embestida brusca, que desconcierte todo
medio de ataque ó resistencia.
5.
c
Que tampoco es posible desplegar en
batalla por retaguardia de la cabeza, ó vice-
versa, porque además de faltar tiempo y es-
pacio, para desenvolver tan prolongada ma-
niobra, solo se desarrollaría el fuego lenta y
progresivamente, exponiéndose á ser batidos
antes de concluir un movimiento peligroso,
en este posible caso, en el que á toda costa
conviene resistir fuertemente, ó tomar la
ofensiva sobre el propio terreno, p i r a escar-
mentar al enemigo; siendo absurdo suponer,
que una ó dos compañías desplieguen en gue-
rrilla, por que además del tiempo necesario á
efectuarlo, y de no tener acaso campo para
ello, no sería una formación resistente, ni
menos contra la caballería, en ciertos casos,
ó superior infantería que atacase el flanco.
Solo queda el recurso de formar el cuadro ó
i>4
sólido, resultando las dificultades siguientes:
Ser aquel muy vulnerable á los fue-
gos del cañón, y hoy á los de la infantería
por su mayor intensidad.
2. Difícil su formación, no marchando
a

constantemente ordenadas las fracciones y á


distancias convenientes.
3 . Muy embarazoso para su movilidad,
a

en. cierta clase de terrenos.


4.
a
Que sólo podría utilizar la cuarta
parte de sus fuegos, dejando tres caras en la
inacción al presentar una sola al enemigo.
5.
a
Que difícilmente contendría en su hue-
co la impedimenta que le acompañase.
6.
a
Que la acción del cuadro es entera-
mente pasiva, sin que éste pueda fácilmente
tomar la ofensiva, y menos en direcciones
eventuales.
7. Que no puede subsistir mucho tiempo
a

sin que la moral del soldado se, afecte nota-


blemente, cuando sabe que no puede acometer
al enemigo, resistiéndolo en tan pasiva for-
mación.
8.
A
Que el sólido es aún de peores condi-
ciones defensivas, y muy propenso al des-
orden ,
65
Ahora bien: consideremos un batallón de
seis ú ocho compañías que atraviesa un des-
filadero en columna con distancias estrechas,
siendo atacado por el flanco derecho ú ofendido
por el fuego de las posiciones inmediatas so-
bre dicho flanco, ó del linde de un bosque,
etcétera.
Tan luego como su jefe se aperciba del
peligro, ó considere necesaria la ofensiva ó
defensiva, hará tocar:

ALTO, TROPA, DERECHA, y FUEGO.

O mandará:
En tres columnas por la derecha. For com-
pañías, fuego.
La maniobra se ejecutará simultáneamente
(1) del modo siguiente:
Si la columna fuese con medias distancias,
el capitán de la primera de vanguardia man-
dará de frente, MAE, é inmediatamente va-
riación derecha, dando la voz ejecutiva tan

(1) A n t e s de doce s e g u n d o s habrán roto el fuego


todas las compañías, cuando la p r á c t i c a h a y a facili-
tado los m o v i m i e n t o s y s e ejecuten ai paso l i g e r o .
66
luego haya avanzado cuatro ó seis pasos (1),
y seguidamente la de alio: y alineación dere-
cha, la que ejecutarán prontamente los solda-
dos, según vayan haciendo la variación y en-
trando en la nueva línea.
Dada la voz de firmes, les hará poner rodi-
lla en tierra y romper el fuego del mismo mo-
do, que la cara de un cuadro. (2)
El déla 3 . de retaguardia doble derecha,
a

variación izquierda, un -paso al frente, el guía


{izquierdo,) y alineación izquierda, rompien-
do el fuego, en la misma forma que la 1. de a

v anguardia.
La 2 . de vanguardia, marchará hasta la
a

altura del costado derecho de la primera, y


haciendo variación derecha á las voces de su
capitán, cerrará á un paso de distancia sobre
la de vanguardia, rompiendo el fuego inme-
diatamente. (3)
(1) A v e c e s no s e r á necosario ganar t e r r e n o al
frente, lo cual s e hará para d e s p e j a r el espacio a l a s
compañías del c e n t r o .
(2) Los flanqneadores s e retiran con presteza
al punto más c o n v e n i e n t e , para despejar el n u e v o
frente, y p r o t e g e r con sus f u e g o s los de la columna.
(3) El g u í a derecho hace alto en el momento de
haber girado, y estableciéndolo c o n v e n i e n t e m e n t e el
<J7
La 2 . de retaguardia hará doble derecha,
a

y ejecutando sobre la 3 . igual movimiento a

que la 2 . de vanguardia.
a

Las dos compañías del centro ( 3 . de van- a

guardia y 1 . de vanguardia,) ejecutarán aná-


a

logos movimientos acomodándose al terreno ó


espacio comprendido entre las columnas ex-
tremas, y rompiendo también el fuego, que-
darán formadas simultánea é instantánea-
mente las tres columnas parciales, ó resis-
tentes, ó sea una batalla doble, resultante de
ordenados movimientos. (1)
Si las distancias de las columnas fuesen de
maniobra(2), se procederá igualmente, con la
diferencia de que la 1. de vanguardia y úl-
a

tima de retaguardia ganarán mayor espacio


capitán s e r v i r á de base á la alineación, á cuyo efscto
no se hará la variación h a s t a que el costado derecho
h a y a rebasado un p a s o .
Cuando la tropa e s t é acostumbrada al m o v i m i e n t o ,
las compañías que quedan á v a n g u a r d i a ponen rodi-
lla en tierra s u c e s i v a m e n t e , á medida que las hileras
t e r m i n a n la variación, rompiendo el f u e g o .
(1) La fila e x t e r i o r de las compañías que hacen
doble d e r e c h a para r o m p e r el f u e g o , p a s a r á á r e t a -
g u a r d i a , sin e s p e r a r voz a l g u n a , en t a l e s c a s o s .
(2) E n t i é n d a n s e diez p a s o s por distancias de ma-
niobra, s e i s de columna c e r r a d a y dos de c o m b a t e ,
por más que con las distancias del actual r e g l a m e n t o
s e o p e r a r á del mism modo.
68
al romper el movimiento (1), dando al efecto
ocho pasos al frente la 1 . y los mismos la a

última, después que ésta haga doble derecha;


de lo que resultará un espacio de 66 pasos,
suficiente á formar en él las compañías del
centro.
Si la columna fuese cerrada (2), las compa-
ñías extremas ganarán avín más espacio,
hasta dejar terreno á las centrales, que ha-
ciendo paso atrás promedian la distancia pron-
tamente.
Si las distancias fuesen enteras, la evolu- 1

ción será más rápida y se mandará:

TROPA, DERECHA Y FUEGO.

En tres columnas.
Cabezas, variación derecha, (ó izquierda.)
MAR.
Por compañías, fuego.
Se ejecutará por los mismos medios, te-

(1) E s t e caso ocurrirá pocas v e c e s , pues s i e m -


pre r e s u l t a r á en el c e n t r o el espacio necesario para
la 3 . a
de v a n g u a r d i a y 1 . a
de r e t a g u a r d i a .
(2) Las distancias de marcha no s e r á n m e n o r e s
de diez p a s o s .
69
nienclo cuidado de que al v a n a r l a s 1. y 3 .
a a

de vanguardia y 2 de retaguardia, den un


a

paso al frente sus guías derecho:"-, con objeto


de despejar el terreno á las compañías si-
guientes, que variarán al llegar á su altura,
como en los casos anteriores; pero si las co-
lumnas se formasen de tres compañías, harán
las terceras de á cuatro izquierda, cabeza va-
riación derecha, para tomar el nuevo frente.
En esta disposición se toma la ofensiva,
formando la cuña sobre la columna del centro
que romperá la marcha al toque de centro y
ataque, pasando instantáneamente de la si-
tuación más débil y pasiva, á la más fuerte
y activa, sin que el desorden, la duda y las
vacilaciones, puedan impedirlo; pues conocido
el movimiento por la tropa será tan rápido y
ordenado, como seguro su resultado, cuando
la práctica facilite los medios de ejecutarlo.
Los expresados movimientos se ejecutarán
del mismo modo, aunque las compañías mar-
chen ó estén en cuatro filas, en cuyo caso
después de hacer alto y variación derecha ó
izquierda, desdoblan por el costado opuesto
á aquélla, procurando los capitanes que se
aliñen siempre un poco á vanguardia, tanto
70
para despejar el terreno á las de retaguar-
dia, como para dejar á la espalda algún es-
pacio á la caballería, artillería ó bagajes.
Estas disposiciones tendrán constante apli-
cación en la guerra, tanto en África como
en la isla de Cuba, cuando al paso por las tro-
chas ó entre los bosques sean atacados ú
ofendidos los flancos, así como al paso pol-
las playas ó ríos, cuando el enemigo se halle
en el opuesto margen, no obstante que serán
también aplicables en todos casos y terrenos
en que se quiera pasar del orden defensivo al
ofensivo.
Por el flanco izquierdo, se opera inversa-
mente.
Tales maniobras se ejecutarán al paso li-
gero .
Cuando ambos flancos fuesen atacados si-
multáneamente, se mandará alto:
Por compañías, á derecha éisquierda, fuego.
O bien se tocará alto, derecha é izquierda
y fuego.
Los capitanes del medio batallón de van-
guardia, mandarán:
El de la 1 . compañía, variación derecha.
a

El de la 2. , variación izquierda.
a
71
El de la 3. , variación derecha.
a

Los de las tres compañías de retaguardia,


doble derecha.
El de la 1. , variación izquierda.
a

El de la 2 . , variación derecha.
a

El de la 3 . , variación izquierda.
a

Las piezas colocadas en los intervalos de


las columnas, ó en las posiciones inmediatas
que ofrezca el terreno, harán muy eficaz la
resistencia ó el ataque, especialmente si pue-
den enfilar los flancos del enemigo ó las dia-
gonales de sus columnas.
Estando en línea de columnas, sobre el flanco
de un desfiladero, continuar la marcha.

MARCHA Y DERECHA (ó izquierda.)

Suponiendo que las compañías han hecho


doble derecha, y dado frente al interior del
desfiladero, se mandará:
Batallón—En columna, (ó de á cuatro de-
recha ó izquierda) por la derecha, (ó izquier-
da), marcha progresiva por compañías.
MAE.
A esta voz, rompe la marcha la compañía
extrema que resulte á vanguardia, siguiendo
72
las demás, tomando al paso ligero las dis-
tancias, que se prevendrán en la primera voz
ó bien se mandará:
Por compañías, variación derecha, (ó iz-
quierda) de frente á tal distancia, MAR, rom-
piendo el movimiento la 1. de vanguardia,
a

y sucesivamente las demás.


Si la columna se compone de más batallo-
nes, solo ejecutarán las maniobras antedichas,
aquellos cuyos flancos, fuesen atacados.

Marchando de á dos ó de á cuatro á la desti-


lada, formar simidtáneamente las columnas
parciales, por el flanco derecho (ó izquierdo.)

TROPA Y DERECHA (ó izquierda.)

Suponiendo el movimiento a l a derecha, se


mandará:
En tres columnas por la derecha, guías á
la derecha.
MAR.
Los capitanes de las compañías 1. y 3 . a a

de vanguardia y 2 . de retaguardia, man-


a

darán:
Derecha, MAK.
73
Guía á la derecha.
Las compañías indicadas darán frente y
seguirán marchando.
Los capitanes de la 2. de vanguardia y a

1 . y 3 . de retaguardia, se pararán para ver


a a

desfilar las suyas; dando oportunamente las


mismas voces, con lo cual quedarán forma-
das instantáneamente las tres columnas sobre
la marcha (1.)
Para verificar el movimiento á pie firme,
se mandará:
En tres columnas por la derecha, MAB.
Los capitanes de las compañías de base,
antes designada, mandarán derecha, DERÉ,
y descabezando á retaguardia las inmediatas,
marcharán á ocupar sus puestos á la distan-
cia de maniobra, siempre que otra cosa no se
prevenga por el jefe principal (2).
(1) Si «¡1 batallón se compone de cinco compañías
s e formará de una la última columna en t a l e s c a s o s .
(2) Cuando s e for/nen las columnas p a r c i a l e s , t o -
marán las compañías las distancias de combate, e x -
c e p t o en los casos en q u e s o mande hacer f u e g o , que
las s e g u n d a s cobrarán á un p a s o sobre las primeras
al ponet e s t a s rodilla en t i e r r a .
E n t i é n d a s e por distancíela de combate, ocho p a s o s
de g u í a á g u i a .
74
APLICACIÓN
DEL SISTEMA D E F E N S I V O .

Marchando á la desfilada, fuego por ambos


flancos.
ALTO, FUEGO Y DERECHA, (ó izquierda.)
Se mandará:
Batallón—Al/o: por derecha é izquierda,
fuego.
A esta voz giran á derecha é izquierda
dos nías de cada lado del camino, colocándose
el capitán de cada compañía, á retaguardia
del que era flanco izquierdo de la suya, y el
teniente más antiguo, en el opuesto, mandan-
do ambos dar algunos pasos al frente para
dejar espacio á retaguardia, que permita el
paso á los jefes y ayudantes que recorren la
línea, ó bien sirva de abrigo á la impedimen-
ta ó artilleiía que en estos opere, disparan-
do granadas, colocándose entre los claros ó
extremos de la línea.
Este fuego pasajero tendrá lugar entre los
bosques, desfiladeros ó terreno muy cubierto,
que no permita evolucionar, 6 que el ene-
migo solo intente molestar el paso, con lejano
tiroteo.
<1)
Línea de columnas, atacada por itno ó ambos
flancos, teniendo cubierta la retaguardia, ó
protegida por un obstáculo inaccesible al
enemigo.
FUEGO Y DERECHA, (ó izquierda.)

Suponiendo el ataque por la derecha, se


mandará:
Fuego por la derecha, (ó por la izquierda.)
A esta voz, el ala amenazada hace doble
derecha, mandando enseguida el capitán:
Cabeza, variación izquierda.
Al nuevo frente, en columna por la derecha.
MAR.
Cuj a evolución ejecuta, como se previene
T

en la instrucción de batallón, haciendo lo pro-


pio la columna del flanco opuesto en igua'
caso. Pero si hubiese espacio al frente, no se
dará doble derecha.
Si hallándose en línea de columnas, fuesen
atacados sus flancos exteriores ó extremos, y
se quiere resistir ó circunscribir la defensa
al mismo terreno, para desarrollar los fue-
gos, bastará que las compañías de retaguar-
dia de las columnas extremas, hagan doble
derecha y variación derecha é izquierda, for-
76
mando martillo; resultando un semícuadro,
ó perímetro de fuego tal, que dentro de
él, pueda jugar la artillería por los claros, y
salvarse el bagaje ó convoy; quedando siem-
pre dispuesta la 2 . compañía de la columna
a

del centro, para acudir al punto más peli-


groso .

Cabeza ó cola de una columna sorprendida, ó


atacada por caballería, ó infantería, en un
paso estrecho ó desfiladero.

En el primer caso y suponiendo sus flan-


cos cubiertos ó apoyados en obstáculos inac-
cesibles, se mandará alto y fuego en columna,
á cuya voz, cerrándola 2 . compañía sobre
a

la 1 . de vanguardia, tomarán ambas la acti-


a

tud de una cara del cuadro y poniendo rodi-


lla en tierra, la de cabeza, romperán el fuego
á la voz del capitán más antiguo, si el jefe
no se hallase presente en tal momento.
Las demás compañías permanecerán firmes,
tomando posiciones si el terreno lo permite;
ó bien formarán martillo al costado más débil,
no omitiendo desplegar algunas parejas ó
secciones, que puedan fusilar de flanco á los
77
ginetes, si Iris condiciones locales lo acon-
sejan.
Si el ataque fuese intentado por otra infan-
tería en los mismos términos, sin tiempo de
tomar mejores disposiciones, se darán las
mismas voces; rompiendo el fuego en cuatro
filas, las dos compañías de vanguardia; mien-
tras las otras forman sobre los flancos las
columnas parciales, ó toman mejor posición,
cubriendo alguna la retaguardia.
Si el ataque fuese por la espalda, se pro-
cede en la misma forma que por el frente,
maniobrando después según convenga; y si
cabeza y cola fuesen acometidas, se procede
relativamente, haciendo doble derecha la mi-
tad de la fuerza, formando el cuadro, ó dan-
do frente á todos lados si fuese de noche, ó
no estuviesen los flancos completamente se-
guros ó apoyados.
Columna débilmente atacada por un flanco,
en un camino ó desfiladero.
Si el fuego de la guerrilla ó flanqueadores,
no fuese suficiente á responder al del enemi-
go que intentase de lejos molestar el paso de
la columna, se hará alto: mandando variar y
78
romper el fuego á las compañías extremas, (1)
que formarán martillo sobre el flanco ataca-
do, mientras la guerrilla replegándose por el
centro, toma posición más ventajosa, cuya
pronta disposición siempre es más ordenada
que un cuadro, conveniente sólo en la llanu-
ra contra masas de ginetes, no obstante que
las formaciones antedichas, bastan á conte-
ner el más impetuoso arrojo de un arma, cuya
importancia guerrera ha sucumbido ante el
fusil moderno.

Frente ó retaguardia de una columna, ataca-


da por artillería é infantería en un desfi-
ladero.
D E R E C H A É IZQUIERDA Y REDOBLADO.

Suponiendo el ataque de frente, se man-


dará:
Batallón—Por compañías, á desfilar por
los flancos.
MAR.
A esta voz, el capitán de la 1. de van- a

guardia, mandará: de á cuatro derecha, cabeza


(1) Haciendo doble derecha la última de r e t a -
guardia.
79
variación izquierda, MAE, haciéndolo inver-
samente la segunda; y así sucesiva y alter-
nativamente, formando calle y continuándose
la marcha ó haciendo alto, y fuego oblicuo;
cuya rápida maniobra evitará por lo pronto
la enfilada de las piezas; debiendo tener p l í -
sente, que las tres primeras compañías han
de acelerar el paso para despejar el terreno
á las demás.
Si el ataque fuese por retaguardia, se
practicará la maniobra inversamente.
En tan desesperado raso, no hay más que
lanzarse á la carrera sobre las piezas (1),
tratando de acometer de flanco á las fuerzas
que las protejan.
Si una columna fuese repentinamente ata-
cada por todos lados, formará el cuadro ó el
sólido, si no tuviese tiempo de adoptar for-
mación más ventajosa.
La irreflexión, la duda y las vacilaciones,
son el más temible enemigo que puede pre-
sentarse; y tomada una resolución, hay que
llevarla á cabo decididamente, sin que la más
ligera observación de algún subordinado in-
fluya en lo más mínimo, para que dada una
(1) O sobi'6 la t r i n c h e r a ó barricada.
80
orden qi'ede sin efecto en aquellos instantes
en que la acción del mando es más necesaria.
Estando en línea de columnas, marchar sobre
losfla\¿,js, en orden prevenido, para el ata-
que ó defensa de aquéllos.
DERECHA (ó izquierda) Y MARCHA.

Si por la derecha, se mandará:


Batallón—Be á cuatro derecha, (ó izquier-
da.)
Be frente.
MAR.
Guía á la derecha (ó á la izquierda.)
A la segunda voz mandan los capitanes
de á cuatro derecha, MAR, rompiendo la mar-
cha á la voz del jefe; conservando las distan-
cias las columnas de retaguardia.
En esta disposición se atraviesan bosques,
desfiladeros ó sitios peligrosos, haciendo alto
ó dando frente instantáneamente al flanco
que fuese atacado, y aun á ambos; en cuyo
caso cada columna lo verifica opuestamente;
bien entendido, que marche á vanguardia una
sección de tiradores que exploren el frente y
sostengan la cabeza mientras se adoptan di;;-
81
posiciones ó varía su frente la columna de
vanguardia si fuese preciso.
Tan sencilla marcha no ofrecerá complica-
ción alguna, evitando evoluciones en caso de
un ataque, pronto prevenido, pues . la gue-
r r a el ganar tiempo es ganarlo todo.
Si se dispone de artillería ó caballería,
marchará en los intervalos de las columnas,
siempre ~ue se crea prudente.

CUADEOS

Cuando éstos se hayan de formar por las


columnas de dos compañías, se hará lo que
previene la táctica para los de compañía, ó
sea frente á todos lados. Mas si aquéllas se
componen de tres, la central de cada colum-
na doblará el fondo, variando á derecha é
izquierda, mientras la última de retaguardia
(la 3. ) forma la cuarta cara, promediando
a

la distancia.
En toda evolución ofensiva ó defensiva, la
fila exterior, que resulta á vanguardia, pasa
á retaguardia al oir la primera voz ó toque
indicativo de todo movimiento.
La fuerza de los cuerpos diezmada en las
82
campañas, hará variar á cada paso los fren-
tes de las compañías, y columnas, resultando
nulas las distancias preceptivas.
Los intervalos se alteran por las exigen-
cias locales, la falta de clases, impide los
guías, las líneas de batalla, distan mucho de
su perfección doctrinal, las filas se confun-
den, la numeración de hilera varía ó se olvi-
da fácilmente por los claros que resultan, y
todo pierde, en fin, algo de la forma orgáni-
ca, de los simulacros en los campos de ins-
trucción.
El tino del oficial, suple los defectos, co-
rrige las alteraciones, enmienda la numera-
ción de las hileras, aprecia las distancias,
aprovecha los objetos ó puntos fijos en el te-
rreno, para marcar las direcciones, ó apoyar
las líneas, los escalones ó los cuadros; gra-
dúa las alzas, ordena el fuego; cubre los cla-
ros; remedia los incidentes peligrosos, impi-
diendo sus efectos; calcula el tiempo de la
duración de las maniobras regulares ó irre-
gulares, el acceso de las pendientes para los
carruages y diferentes armas, el alcance de
la artillería, la velocidad de los ginetes, la
fuerza de las masas ó columnas, ya por la
83
visión de los objetos, como por su frente,
fondo y distancias al paso por un punto dado,
y tiempo que tardan en pasarlo; distingue
las armas á larga distancia, escoge las posi-
ciones y puntos tácticos; interpreta las seña-
les ó toques telegráficos y de corneta, y mul-
tiplicando, en fin, su acción en todas partes,
inspira al soldado la confianza y el entusias-
mo precursor de la victoria.
Los ayudantes, que son el resorte princi-
pal, y el alma de las operaciones y las ma-
niobras, tendrán en cuenta los pasos que
ocupan sus batallones, ya desplegados como
en otra forma, y sus inmediatos por derecha
é izquierda, pues que no teniendo todos igual
fuerza, han de graduar y apreciar el terreno
necesario para los despliegues y formaciones,
en el que previamente se establecen los peo-
nes, líneas ó puntos de apoyo, á cuyo efecto
se comunicarán unos y otros estas importan-
tes noticias, evitando así alguna confusión,
desorden y pérdida de tiempo.

CONCLUSIÓN.
Al tratar de la guerra en África y Améri-
84
ca, no bastaría elevarse á la altura del arte
para dominarla en todos sus detalles, sin re-
currir á su concreto estudio, que más árido y
profundo de lo que parece á primera vista,
exige ciertas dotes al oficial, cuyo valor ó in-
teligencia no serían á veces suficientes á
arrancar la victoria en la maleza del es-
peso bosque en que se albergue un enemigo
diestro en los ardides, aunque pequeño y dé-
bil, como el pertinaz mosquito que se escapa
entre las manos; lo que supone que el oficial
sepa que necesita más astucia que ciencia,
para poner enjuego los resortes de su ingenio,
sin que un momento de impremeditado obrar,
bajo la impresión del entusiasmo en el albor
de la carrera, le haga pagar á mucho precio
alguna falta de previsión irreparable.
En un suelo accidentado, cubierto y mon-
tuoso, nada hay estable; á cada paso se cam-
bia ó suspende un proyecto concebido, cada
piedra es un parapeto, y más importa conocer
el terreno que al enemigo.
El desalojar ó hacer huir á un enemigo,
que á veces se finge batido, podría ser quizá
más peligroso que la inacción misma, en
ciertas ocasiones, y aún peor si se le deja li-
So
bre el paso para que se rehaga y utilice los
recursos de otra mejor posición, ó se revuelva
acaso contra el que duerme sobre los laure-
les de un ilusorio triunfo. Así que, aunque el
enemigo nos provoque ó nos presente acciones
en esta clase de guerra, no por ello deberá
aceptarse el combate como regla general, aun-
que parezca ventajoso, para no caer en la
red, coadyuvando á sus proyect' s al tender
un lazo, pues no siempre que se toma una
dirección se encuentra la salida; y aun cuan-
do en alas de la fortuna veamos que nos cede
los pasos que creemos importantes, no nos
dejemos seducir, y pensemos antes: si nos
atrae á un terreno ventajoso, apoyado por el
grueso de sus fuerzas (1).
Las faltas pequeñas, son muy grandes en
estas campañas, donde hay que evitar un mal
paso á toda costa, no dudando que los mov^
mientos de las columnas sólo dan resultado,
cuando obran combinadamente ó bajo el efi-
caz auxilio de un buen espionaje y guías de
confianza.
(1) Lo c o n v e n i e n t e es no atacar cuando el e n e -
migo lo p r o v o q u e , porque es señal de emboscada,
haciéndolo en tal caso en direcciones o p u e s t a s .
SG
La escabrosidad del terreno y sus acciden-
tes desfavorables, no servirán jamás de pre-
texto al jefe de una tropa para disculpar su
conducta si fuese derrotado por sorpresa ó
inesperado ataque.
Una buena infantería tiene en sí misma
grandes medios de ataque ó resistencia, sin
que las condiciones del terreno anulen por
completo su acción ofensiva ó defensiva, ni
menos la sometan á deponer las armas, ni á
desbandarse, á no ser que fuerzas muy supe-
riores le impidan utilizar de todo punto sus
infinitos recursos, tanto más en países cubier-
tos y quebrados, no debiendo jamás ser arro-
llada por la caballería filibustera (1) aunque
cargase á fondo, si conserva la unión y re-
sistencia como una roca en medio de las olas,
aunque aquélla fuese numerosa,
Una columna bien mandada, cuyos jefes
sepan aprovechar su instrucción maniobrera,
será muy difícilmente batida, y menos acu-
chillada por fuerzas irregulares, que en gran
número intenten acometerla en los desfilade-
ros ó caminos peligrosos.

(1) Ni ninguna otra.


87
Al recorrer la historia de los descalabros
é incidentes desgraciados de todas las campa-
ñas y en todos los ejércitos, ó al referir los
episodios y peripecias de las guerras, lee-
mos ú oímos, por ejemplo: que tal regimien-
to ó batallón fue derrotado en tal punto por-
que acometido por sus flancos no pudo manio-
brar; otras veces se dice que iba en columna
y que en el momento de sentir una descarga
por la derecha no pudieron contener á los
soldados, que saliendo de las filas se precipi-
taron á la bayoneta sobre el enemigo, y que
hubo rasgos heroicos; que los oficiales rivali-
zaron en valor; que el jefe mandó tocar llama-
da, y que por último consiguió formar un cua-
dro, cuya severa actitud, logró imponer al ad-
versario de tal modo, que abandonó el campo
de batalla, con sensibles pérdidas por ambas
partes; que el terreno era impracticable, las
pendientes muy sensibles, y formidables las
posiciones, etc. etc., cuyos contratiempos, difi-
cultades y peligros, no justificarán jamás el
desorden, la impericia, ni la falta de criterio
para precaver, apreciar y obrar, cual corres-
ponde en todas situaciones, con conocimiento
de causa y con la inteligencia y tacto profe-
88
sional que exige el mando; pues de lo contra-
rio, el valor y la bizarría serían tan estériles
como ineficaces los esfuerzos llevados á cabo
sin reflexión y tino, pasados ciertos momen-
tos en que nada puede esperarse de la confu-
sión y desorden á que propende el soldado
cuando no está instruido, carece de confianza
en sus jefes ó no impera dentro de las filas
la más severa disciplina. . . . . .

N O T A . — L o s s e ñ o r e s j e f e s de batallón ó de colum-
na, e s t i m a n d o como fe de e r r a t a s t o d a omisión ú
olvidos de d e t a l l e — p o r la p r e c i p i t a c i ó n con que se
ha e s c r i t o e s t e l i b r o — s u p l i r á n con noble patriotis-
mo y militar c r i t e r i o c u a l q u i e r p e q u e ñ a duda de i n -
significante influencia en la p r á c t i c a de las e v o l u c i o -
nes r e s p e c t o á p a s o s , v o c e s , etc., i n t e r p r e t a n d o «1
v e r d a d e r o objeto de e s t e p r o n t u a r i o , que no es otro
que facilitar los m o v i m i e n t o s de ataque y defensa
d e l a n t e del e n e m i g o en críticos m o m e n t o s , donde na-
da s u p o n e un p a s o ó d i s t a n c i a más ó m e n o s , ni á na-
da conduce entablar enojosas d i s c u s i o n e s , á las que
s e p r e s t a toda obra de táctica, siendo e s t é r i l soste-
nerlas si la esencia ó el contenido de e s t a clase de
trabajos es útil al e j é r c i t o .
A s í lo s u p l i c a el a u t o r .