You are on page 1of 8

I.

HABILIDADES MOTORAS

Las habilidades motoras se refieren a la capacidad para controlar coordinadamente las


diferentes partes del cuerpo. Los niños entre 3 y 6 años realizan grandes avances en
estas actividades.

De acuerdo con Santrock (2002) durante la niñez temprana el desarrollo motor del niño
se vuelve mucho más coordinado y menos torpe. Los niños adquieren un gran control
sobre sus cuerpos, pueden sentarse y poner atención durante periodos más largos. Sin
embargo las clases deben ser activas y orientadas a la actividad. A través de la niñez los
varones tienden a ser mejores en las habilidades motrices gruesas, y las niñas tienden a
ser mejores en las habilidades motoras finas.

1. Habilidades Motoras Gruesas

Se refieren a las destrezas físicas que involucran la participación de los músculos


grandes que les permiten realizar actividades como saltar, correr, brincar, mantener el
equilibrio, trepar, etc.

El desarrollo de tales habilidades en los niños preescolares depende de su dotación


genética y de sus oportunidades para aprenderlas y practicarlas, por lo que si a un niño
se le priva de tales oportunidades es poco probable que destaque en los deportes o en
algunas expresiones artísticas como el dibujo, la pintura y la danza debido a que las
habilidades motoras son la base de dichas actividades (Papalia, 2005).

De acuerdo con Arango (2003) a medida que avanza el desarrollo físico del niño, su
capacidad de respuesta motora se amplia igualmente, determinada tanto por su
maduración física como por la oportunidad que le hemos dado de practicar actividades
como correr, saltar, caminar, trepar, etc. Los pasos se hacen más largos, más derechos y
más rápidos. Esto quiere decir que el niño va haciendo, mediante progresos continuos,
más complejos y ágiles en sus movimientos.
El desarrollo motor ocurre por las leyes céfalo-caudal y próximo-distal, las cuales
explican la forma como sucede. Este desarrollo se puede dividir en dos categorías
generales: motricidad gruesa y motricidad fina.
Arango (2003) señala que algunas de las destrezas motoras gruesas que los niños logran
en la niñez temprana son:

Habilidades motoras Habilidades motoras Habilidades motoras


gruesas a los 3 años gruesas a los 4 años gruesas a los 5 años
Alterna los pies al subir y
Lanza y atrapa la pelota Tira la pelota, la hace
bajar las gradas. con las dos manos. rebotar y la atrapa.
Da saltos muy cortos Domina formas básicas de En su marcha hacia
sobre un pie. movimiento como correr, adelante y hacia atrás
trotar, rodar, reptar, y combina la coordinación de
trepar. talón-punta.
Mantiene el equilibrio Camina en dirección recta. Baja las gradas alternando
unos instantes. los pies.
Salta desde una altura Perfecciona el pedaleo. Salta en un mismo pie
aproximada de 20 cm. cinco veces seguidas.
Se balancea sobre un pie, Sigue el ritmo de la música Salta alternando cada pie.
sin apoyo durante 5 con movimientos del
segundos. cuerpo.
2. Habilidades Motoras Finas

Desarrollar esta habilidad implica el perfeccionamiento del movimiento, control mas


preciso, coordinación entre la percepción y los movimientos que se ejecutan como por
ejemplo dibujar, recortar y ensartar (Ahumada, 1994).

Las habilidades motoras finas involucran la coordinación ojo-mano y músculos


pequeños, los cuales permiten movimientos como abotonar una camisa, dibujar, hacer
un collar con cuentas, etc.

A continuación se muestran algunas habilidades motoras finas que los niños


preescolares logran desarrollan en la niñez temprana (Arango, 2003)

Habilidades motoras Habilidades motoras Habilidades motoras


finas a los 3 años finas a los 4 años finas a los 5 años
Construye un puente con Traza líneas horizontales, Arma rompecabezas de
cubos de madera. verticales, onduladas, hasta 20 piezas
quebradas y en espiral.
Utiliza tijeras. Durante el Perfecciona sus trazos Utiliza la pinza motora
siguiente año perfecciona circulares y dibuja una para coger un lápiz.
esta destreza. cruz.
Dibuja un monigote Empleas técnicas como el Hace la figura humana
incluyendo de 3 o 4 partes rasgado. incluyendo al menos 8
del cuerpo. partes del cuerpo
Perfecciona su capacidad Atornilla objetos con rosca. Cose con aguja gruesa de
de limitar sus punta roma
movimientos finos.
Perfecciona el trazo de un Imita el trazo de Utiliza tijeras con gran
circulo. encuadrado después de ver destreza y recorta círculos.
a un adulto hacerlo.

De acuerdo con Yuste (2002), las siguientes actividades son válidas para mejorar la
motricidad fina de los preescolares:

Utilización de plastilina para realizar cualquier tipo de figuras. Además del sentido de
la proporción en un espacio de tres dimensiones, ejercita mucho su tacto y
movimientos finos de los dedos.
Utilización de tijeras: recortado. Se pueden hacer muchísimas actividades
combinándolas con otras de complementación como por ejemplo de
rompecabezas.
Ejercicios de pegado
Ejercicios de doblado de papel. Pueden hacer algunas pequeñas figuras, además
también estarán ejercitando su orientación espacial, al manejar la realidad en tres
dimensiones.
Ejercicios de caligrafía, pidiendo sobre todo calidad, nunca cantidad.
Ejercicios de dibujo, pintura, rellenado de figuras.

En la medida en que los niños desarrollan ambos tipos de habilidades motoras y


combina las que ya poseen con las que están adquiriendo para producir capacidades mas
complejas desarrollan los sistemas de acción, los cuales implican las combinaciones
cada vez mas complejas de habilidades que permiten un rango mas amplio o mas
precisos de movimientos y mayos control del ambiente (Papalia, 2005).

Además según Condemarin (1998), la realización del comportamiento motor, por el


hecho de estar relacionado con la vida psíquica, implica tres dimensiones, cada una de
las cuales puede ser fuente de perturbaciones en su desarrollo. Estas dimensiones son la
afectiva emocional, la cognitiva y la motriz propiamente dicha. Por lo tanto un
programa de desarrollo de la psicomotricidad debe ser elaborado considerando las tres
dimensiones anteriormente descritas de acuerdo al esquema siguiente:

• Dimensión Motriz
 Coordinación dinámica global y equilibrio
 Relajación
 Disociación del movimiento
 Eficiencia motriz
• Dimensión Cognitiva
 Esquema corporal
 Estructuración espacial
 Estructuración temporal
• Dimensión Afectiva
 Esta dimensión, si bien no esta delimitada, constituye una constante que el
educador debe tener siempre presente dado su carácter integrativo.

3. Desarrollo Artístico

El desarrollo de las habilidades motrices en los pequeños les permite dibujar con mas
control y habilidad. El arte provee una percepción conceptual considerable al mundo de
los niños. Hay que observar en que se fijan los niños, como perciben el espacio y la
distancia y como experimentan las formas y patrones. Los maestros pueden propiciar un
contexto positivo para la expresión artística que provea a los niños de un espacio de
trabajo donde no tengan que preocuparse acerca de ensuciar o dañar las cosas (Santrock,
2002)

Papalia (2005) refiere que el dibujo de los preescolares es una destreza motora fina que
se desarrolla alrededor de los dos años a través del garabato en líneas verticales y en zig
zag.
A los tres años dibujan formas tales como círculos, cruces, aspas, cuadrados,
rectángulos, triángulos, etc.
Para los cuatro años comienzan a las formas en diseños más complejos, es decir la etapa
de diseños. Y entre los cuatro y los cinco años aparece la etapa pictórica en la que
realiza dibujos de objetos reales.

Estos cambios en los dibujos de los niños parecen reflejar la maduración de las
funciones del cerebro así como de los músculos.
El cambio de las etapas de forma y de diseño abstracto a la etapa pictórica marca un
cambio importante en el propósito de dibujos de los niños, el cual refleja el desarrollo
cognoscitivo en la habilidad de representación. No obstante la mayor precisión en el
dibujo en la etapa pictórica, alentada por los adultos, puede obtenerse a costa de energía
y libertad presentes en las etapas anteriores.

4. Preferencia Manual y Lateralidad


La preferencia manual consiste en la tendencia a usar una mano en lugar de otra,
generalmente es evidente a los tres años. Debido a que el hemisferio izquierdo del
cerebro, que controla el lado derecho del cuerpo, usualmente es el dominante, la
mayoría de la gente es diestra. En las personas cuyos cerebros son mas simétricos, el
hemisferio derecho tiende a dominar, haciéndolos zurdos (Papalia, 2005).

La respuesta a la causa de la preferencia manual es controvertida, ya que mientras


algunos autores indican que la causa es genética, otros señalan que es adquirida. Sin
embargo, de acuerdo con Clark, (1970; citado por Papalia, 2005) una nueva teoría
propone la existencia de un único gen para la preferencia por la mano derecha. De
acuerdo con esta teoría las personas que heredan este gen de uno o ambos padres son
diestros, quienes no heredan el gen tienen 50% de probabilidades de ser diestra y 50%
de ser zurdos o ambidiestros.

El término lateralidad se refiere a la preferencia de utilización de una de las partes


simétricas del cuerpo humano, mano, ojo, oído y pie. El proceso por el cual se
desarrolla recibe el nombre de lateralización y, al igual que la dominancia manual,
también depende de la dominancia hemisférica.

Es común que los niños entre los cinco y seis años presenten una plena lateralización de
su cuerpo. Se recomienda respetar su naturaleza, por lo que se tiene que dejar al niño
que mantenga su elección de lateralidad.

Si un niño de cinco años no tiene todavía definida su dominancia lateral, especialmente,


la referente a la mano, es necesario reconducir la misma hacia el lado o mano con la que
el sujeto se muestre más hábil y/o preciso.

Por otro lado existe un detalle importante respecto al desarrollo de estas habilidades
motoras y su relación con el aprendizaje lectoescritor. De acuerdo con Cuetos (2009),
durante muchos años basados en conceptos erróneos de “madurez” se han propuesto una
serie de variables consideradas determinantes en el aprendizaje de la lectura y la
escritura en el sentido de que si el niño no las adquiría tendría problemas con esas
destrezas (lateralidad, esquema corporal, orientación espacial, etc). Estas habilidades
son simplemente variables que se correlacionan con la escritura mas no son requisitos
para aprender a escribir. La mejor evidencia de esta afirmación es que haya niños sin
una clara lateralización o que no han adquirido el concepto de esquema corporal que
escriben sin dificultad mientras que otros niños que poseen estas destrezas no consiguen
aprender a escribir. Además si hay un requisito claro para la escritura (entre otros), en el
sentido de que si el niño no lo ha adquirido tendrá dificultades para aprender a escribir,
éste es el de segmentación fonológica. Porque ¿Cómo va a poder el niño asignar
grafemas a los fonemas si no es capaz de distinguir los sonidos de la letras?

Además siguiendo a Cuetos (2010), se sabe con certeza que la dificultad del aprendizaje
lector es una incapacidad lingüística más que motriz. En consecuencia todos los
ejercicios de psicomotricidad, esquema corporal, lateralidad, etc. Tan utilizados
tradicionalmente, aun teniendo indudable valor en el desarrollo psicomotor del niño, no
ayudan a resolver los problemas de lectura.

II. SALUD, LESIONES Y MUERTES ACCIDENTALES

La niñez temprana durante muchos años seria ser una época muy vulnerable en la vida,
pero ahora es mucho más segura. La amplia difusión de las vacunas han reducido
considerablemente muchas de las principales enfermedades de la niñez (tales como la
sarampión, la tos ferina y la tuberculosis) en los países industrializados. Una situación
similar sucede en las zonas urbanas del Perú, sin embargo en las zonas marginales y en
los pueblos alejados de las ciudades estas enfermedades continúan causando miles de
muertes.

La salud del niño también se promueve desde los colegios, aunque de una forma
muchas veces relegada. Lamentablemente en muchas instituciones educativas se da muy
poca importancia a la calidad de las clases de educación física, a si los ejercicios son
apropiados para los niños o si la alimentación es apropiada. Es importante recordar que
los niños que llegan hambrientos a la escuela y no hacen ejercicios con regularidad no
atienden eficientemente y están menos motivados para estudiar que sus compañeros
saludables (Santrock, 2002).

El programa de salud escolar heart smart (corazón inteligente), es una estrategia de


intervención para mejorar la salud de los estudiantes. Este programa incluye a los
maestros quienes son los modelos a seguir, ellos son conducidos por un equipo
interdisciplinario de especialistas que incluyen médicos, nutricionistas y educadores
físicos. El profesor hacer practicar actividades aeróbicas a sus alumnos que incluyen
trotar, caminata, saltar cuerda, carrera de circuito, danza aeróbica y juegos. Las clases
comienzan y terminan con cinco minutos de caminata y estiramiento. Los tutores
explican a los estudiantes que deben comer alimentos sanos. La cantidad y el tipo de
alimentos son monitoreados por el tutor. El equipo multidisciplinario identifica y trabaja
con los padres y sus niños quienes presentan un alto riesgo de presión sanguínea alta y
sobrepeso (Santrock, 2002).

1. La Alimentación

Un déficit alimenticio puede provocar menores defensas por lo que las probabilidades
de contraer alguna enfermedad son mayores. Una dieta balanceada ayuda a combatir las
enfermedades así como producir mielina de manera óptima.

Además un déficit alimenticio puede provocar problemas de atención o lentitud general


en el aprendizaje debido a una escasa mielinización originada por falta de nutrientes.
Según Santrock (2002) el crecimiento del cerebro se debe en parte a la mielinización.,
un proceso en el que muchas células del cerebro y del sistema nervioso se recubren de
una capa de células grasas. Esto aumenta la rapidez con que las células llevan la
información a través del sistema nervioso. La mielinización de las áreas del cerebro que
son importantes para la atención no está completa sino hasta que el niño termina el nivel
inicial. Las implicaciones que esto tiene para la enseñanza es que los niños tendrán
mayor dificultad para enfocar su atención y mantenerla por un periodo largo en los años
de la niñez temprana, pero su atención mejorara conforme avancen a través de los años.

2. Enfermedades Menores

Las enfermedades menores como la tos, los resfriados, los dolores estomacales y las
secreciones nasales son comunes a esta edad y por general duran unos cuantos días y
rara vez necesitan de la asistencia médica.
Los resfriados y los problemas respiratorios que contraen los niños entre los tres y los
cinco años ayudan a construir la inmunidad natural.

3. Lesiones y Muertes Accidentales


Según Schwebel y plumart (1999; citado por Papalia 2005) el temperamento puede
hacer que algunos niños sean proclives a las lesiones. Los niños más extrovertidos, con
menor control inhibitorio, tienden a subestimar sus habilidades físicas y sufrir mas
lesiones que requieren tratamiento médico.

Un dato a considerar siguiendo a Scholer, Mitchel y Ray (1997; citado por Papalia,
2005) los niños cuyos cuidadores principales son jóvenes, poco educados y agobiados,
presenta una mayor probabilidad de morir por lesiones antes de los cinco años.

4. Influencias Ambientales

De acuerdo con Papalia (2005), algunos niños tienen mas enfermedades o lesiones que
otros, estos males estarían relacionados con la genética y también, como lo pronosticaría
la teoría de Bronfenbrenner, el hogar, las instituciones que cuidan al niño, el vecindario
y la sociedad desempeñan papeles importantes.

La exposición al cigarrillo: El tabaquismo de los padres es una causa de muerte y


enfermedad que se puede evitar. La exposición pasiva incrementa el riesgo de contraer
neumonía, bronquitis, otitis, quemaduras, asma y conducir al cáncer en la edad adulta.

La exposición al plomo y metales pesados: los niños pueden llevar plomo al torrente
sanguíneo al consumir agua o alimentos contaminados, al llevarse a la boca los dedos
contaminados o inhalar polvo en hogares o escuelas que tengan pinturas con base de
plomo El envenenamiento con este agente tóxico puede producir problemas
neurológicos y conductuales graves.

Los adultos pueden reducir la exposición al plomo mediante las siguientes actividades
lavado de manos antes de las comidas y de la hora de ir a la cama, manteniendo las uñas
recortadas y limpias, proporcionando una dieta balanceada, eliminando con cuidado
cáscaras de pintura y colocando barreras para mantener alejados a los niños de las áreas
que contienen plomo.

Afortunadamente en nuestro país se ha cambiado el uso del combustible del parque


automotor, se ha pasado de la utilización de la gasolina con plomo al gasohol además de
las pinturas con base de plomo a otras no tóxicas.

Por otro lado el “boom” de la minería en el Perú, además de traer progreso a algunas
regiones del país, también ha traído una mayor probabilidad de contaminación por
metales pesados, los cuales de llegar a la sangre de los niños pueden provocar efectos
tanto o mas dañinos que el envenenamiento por plomo.
REFERENCIAS

Ahumada, M., Montenegro, A. y Ahumada, G. (1994). Jugando aprendemos 4. México:


Trillas.
Arango, M., Infante, E. y López, M. (2003). Estimulación temprana. México: Grupo
Dimas. Tercera edición.
Condemarin, M., Chadwick, M. y Milicic, N. (1998). Madurez escolar. Santiago:
Andrés Bello. Novena edición.
Cuetos, F. (2009). Psicología de la escritura. Madrid: Wolters Kluwer. Octava edición.
Cuetos, F. (2010). Psicología de la lectura. Madrid: Wolters Kluwer. Octava edición.
Papalia, E., Wendkos, O. y Duskin, R. (2005). Desarrollo humano. México: McGraw
Hill. Novena edición.
Papalia, E., Wendkos, O. y Duskin, R. (2002). Psicología del desarrollo. México:
McGraw Hill. Octava edición.
Santrock, J. (2002). Psicología de la educación. México: McGraw Hill.
Yuste, C. y Sánchez, J. (2002). Progesint 14 motricidad manual. Madrid: CEPE.
APORTE CRÍTICO

Se debe prestar una mayor importancia al desarrollo de la motricidad del niño en las
instituciones educativas, en el sentido de que es muy importante para el desarrollo de su
psicomotricidad. Sin embargo no se debe asociarlo con las dificultades que puede
presentar un niño en al aprendizaje lector y escritor, porque como se explicó líneas
arriba, el entrenamiento en habilidades motrices no repercute en la lectura del niño.

Es necesario monitorear la alimentación en las instituciones educativas, ya que muchos


de los productos que consumen los alumnos no proporcionan los nutrientes necesarios
para una óptima mielinización de las células nerviosas cuyas consecuencias se reflejan
en el aprendizaje de los niños.

Los padres de familia que trabajan en minería y en ferreterías y, los que viven en
casonas antiguas deberían considerar la posibilidad de estar contaminando con plomo o
algún otro agente patógeno a sus familiares, y tomar en cuenta algunas de las
recomendaciones que se hacen en el presente trabajo.

CONCLUSIONES

INTRODUCCIÓN

El estudio del Desarrollo físico de la niñez temprana nos lleva a describir algunas
características de esta etapa, asumiendo y reconociendo que el conocimiento de las
mismas, nos compromete a asumir tareas que ayuden a la crianza de la primera infancia.

Por este motivo que el presente documento esta redactado con una visión positiva del
infante desde la cual se reconoce que la capacidad motriz del niño es muy importante
durante esta etapa, porque es un componente fundamental en los sentidos de
competencia para enfrentar el ambiente.

En el presente estudio se analiza el desarrollo físico, los patrones de reposo y vigilia, las
habilidades motoras gruesas y finas así como la salud en los niños de la infancia
temprana.