You are on page 1of 2

Metrónomo

Un metrónomo a cuerda

El metrónomo (del griego μέτρον métron ‘medida’ y νόμος nómos ‘ley, norma’) es un aparato
utilizado para indicar tiempo o pulso de las composiciones musicales. Produce regularmente una
señal, visual o acústica, que permite a un músico mantener un pulso constante al ejecutar una
obra musical.

Índice

1 Historia

2 Pulsos por minuto

3 Referencias

3.1 Bibliografía

3.2 Enlaces externos

Historia

Metrónomo de oscilaciones mudas de Étienne Loulié.

[[Archivo:Seiko DM-20 20060910.jpg|thumb|Metrónomo moderno en patentado en 1816 por el


mecánico austriaco Johann Nepomuk Mälzel.

como velocidad de referencia el pulso medio humano (unas 80 pulsaciones por minuto).

Beethoven, tan meticuloso y exigente con sus obras, fue el primer compositor que empleó las
indicaciones metronómicas. Sin embargo, otros compositores siguieron apostando por una
interpretación musical más libre y expresiva, alejada de la precisión mecánica del metrónomo.

De acuerdo con el historiador medieval Lynn White, el inventor andalusí Abbas Ibn Firnas (810–
887), hizo el primer intento de crear «una especie de metrónomo».1 Galileo Galilei fue el primero
que estudió y descubrió conceptos que conciernen al péndulo a finales del XVI y principio del XVII.

Partiendo del principio de que un hilo lastrado se balancea con movimientos aproximadamente
isócronos (su duración no depende de la amplitud del movimiento), y después destacando que las
oscilaciones dependen de la longitud del hilo (más corto = más rápido; más largo = más lento), en
1696, Étienne Loulié (ca.1637-1702) desarrolló el primer metrónomo graduado, de una altura de
dos metros, y de batidas mudas.2 Durante unos segundos, el vaivén de un peso atado a un hilo de
una longitud definida va siempre a la misma velocidad. Para tomar el pulso con precisión en estos
dispositivos visuales, hay que percatarse del momento exacto en que el hilo está en la vertical, y
no en las amplitudes máximas a la izquierda y derecha, que por definición son variables, en
constante disminución. Este péndulo mecánico y ajustable no producía ningún sonido y no incluía
un mecanismo de escape con el que mantener el péndulo en movimiento.3

El cronómetro musical mecánico ahora familiar fue inventado por Dietrich Nikolaus Winkel en
Amsterdam en 1814. A través de prácticas cuestionables un compatriota suyo,4 Johann Maelzel
copió e incorporó las ideas de Winkel, añadiendo una escala, llamándolo metrónomo y comenzó a
fabricarlo bajo su propio nombre en 1816: "Maelzel's Metronome." El texto original de la patente
de Maelzel en Inglaterra (1815) puede ser descargado.5 Inicialmente, los metrónomos consistían
en un péndulo con una polea que se podía regular para marcar un tiempo más lento o más rápido
según la velocidad requerida.

La creación de este dispositivo nació de la necesidad de contar con un instrumento que pudiera
definir con precisión la velocidad de ejecución de una pieza musical. Antes de su invención, era
habitual que los compositores usaran como velocidad de referencia el pulso medio humano, que
en estado de reposo equivale aproximadamente a 60 pulsaciones por minuto. El primer
compositor notable que estableció en sus composiciones indicaciones métricas fue en 1817 el
alemán Ludwig van Beethoven,6 en la época clasicista. Curiosamente el mismo Beethoven, ya en
el Romanticismo, dijo que para la nueva música, más libre y llena de elementos que alteraban el
tempo, el metrónomo era una abominación.

Pulsos por minuto

Para definir la velocidad a la cual debe ser ejecutada una pieza musical, se establece el tiempo de
duración de una figura. Si quien escribe la composición desea que el tempo sea de una negra por
segundo, escribirá en la parte superior de la partitura de la obra la indicación "negra = 60",
indicando así el número de negras que deben sonar en un minuto. Esto servirá para ajustar el
dispositivo a este valor.

La mayoría de los estudiantes de música, en la actualidad, usa un metrónomo para la práctica, con
el fin de respetar un tempo estándar. Antiguamente, para establecer los tempos en una
composición se usaban palabras en italiano como "allegro", "vivace", "andante" o "presto", pero
esta práctica se ha abandonado en favor de valores más precisos para el tempo de ejecución.

La siguiente tabla establece los diferentes ajustes aproximados del metrónomo según las
indicaciones del tempo en idioma italiano.