Вы находитесь на странице: 1из 6

Themenschwerpunkt Tema monográfico

Perspectivas actuales de la lengua y la literatura alemanas


en los estudios interculturales
El desafío de la interculturalidad:
fundamentos teóricos en literatura y comunicación1
VICTOR BORRERO / JAVIER MARTOS
Universidad de Sevilla

e unos años hasta

D
ahora, el problema de
la inmigración ocu-
pa inexorablemente
un lugar destacado en
el horizonte de pre-
ocupaciones del ciu-
dadano europeo. Pa-
rece que éste es el
sentido de que el de-
bate político, social
y cultural se haya cen-
trado en la última dé-
cada en la definición
de la naturaleza y los
límites de una cultura identitaria «guía»
(Leitkultur) cobrando un protagonismo cre-
ciente hasta convertirse en Alemania en
palabro (Unwort) del año del año 2000.
Desde su formulación por Tibi en el año
1998, la opinión pública ha asistido con
asiduidad a prédicas políticas defensoras
de un pacto de mínimos por la conviven-
cia entre culturas, presidido por una lin-
gua franca común a todas las culturas co-
habitantes. La propuesta es fruto del con-
vencimiento de que la guettización de los
espacios culturales minoritarios conduce
irremediablemente a la conflictividad so-
cial y al empobrecimiento cultural, como
así hacen visible con severidad los resul-
tados del informe PISA de 2003. También
lo es del miedo y la incertidumbre gene-
Ilustración: Óscar VO

rados por la sismología identitaria en una


sociedad que ve alterarse drásticamente en
un corto espacio de tiempo la representa-
tividad de su sistema tradicional de valo-
res, de su cultura y de su lengua.
No es de extrañar, pues, que en Alemania hayan sido los de- último de la llamada Germanística intercultural, cumplieron un
partamentos de lengua alemana para extranjeros los encargados papel primordial a través del estudio y la extensión de las meto-
de dar solidez disciplinar e impulso a la reflexión sobre las rela- dologías docentes para la enseñanza del alemán como lengua de
ciones entre culturas en contacto, llamadas en los últimos tiem- extranjeros. Conocedores sin duda del valor que tuviera décadas
pos relaciones interculturales tanto en la literatura como en la lin- atrás el debate multicultural norteamericano en los primeros años
güística y comunicación. Las aportaciones de los filólogos Imgard del siglo XX y las ideas nacidas al albur del cultural pluralism de
Ackermann, Harald Weinrich, y Alois Wierlacher, fundador este John Dewey de los años cuarenta, la escena intelectual alemana

14 Magazin
Contrastes / Kontraste

[
En el sentido de Blioumi, el modelo de intercultu-
ralidad se aplicaría delimitando un segmento de
la producción literaria, una minoría discrimina-
da positivamente formada por un elenco de auto-
res con una aportación sociológica determinada,
de izquierdas incorpora de este modo el tér- ción literaria queda así patente en ellas.
mino Multi-Kulti una vez es palpable en temas, estilo y topografía de origen propios. Sin embargo, esta forma de «sociologiza-
buena parte de los aspectos de la vida que ción de la literatura» (Stratthaus, 2005)
Alemania es ya, a diferencia de la Europa trae consigo un efecto secundario: la pro-
de los años cuarenta, un país receptor y moción del aspecto espacialista del mul-
destinatario final de la inmigración, un Ein-
wanderungsland, pese a la negación con-
tumaz de este hecho del lado de las auto-

Literatura intercultural
[
ridades gubernamentales. El ánimo de la introducción del térmi-
no Multikultur no es otro, pues, que el de crear un espacio iden-
titario plural para dar acogida a las nuevas culturas minoritarias
asentadas en Alemania a partir de la oleada de inmigración invi-
tada que, en contra de las previsiones iniciales, no retorna, de ori-
gen preponderantemente turco e italiano.

En la particularidad del desarrollo literario, los primeros colo-


nos del multiculturalismo ponen énfasis en la defensa de la lite-
ratura de extranjeros escrita en lengua alemana, ese espacio sim-
bólico de convivencia, poniendo sucesivamente nombres a lo des-
conocido, al desconcierto, a la desorientación. En ese espacio
identitario común, la lengua juega un rol capital. De ahí que el
propio Weinrich denominara como Literatur der Betroffenheit,
ticulturalismo, el de la consideración del
canon de autores hijos de la inmigración
como un segmento aparte, abonando así
la Bereicherungsthese o la doctrina del Nebeneinander, próxi-
mas a una ghettización o aislamiento estanco de los nuevos es-
pacios culturales que perpetúa las diferencias por medio del se-
paratismo ético (Teraoka, 1996: 554) de los Ethnoblasen o de
los Bindestrich-Deutsche (Zaimoglu, 1997).
La superación de este momento crisis viene de la mano de las
propuestas teóricas próximas a la definición de la intercultura-
lidad literaria desde mediados de los años noventa. La literatu-
ra intercultural es un espacio sin espacios, desterritorializado,
que pone su acento en el camino antes que en el destino y que
concibe el cambio como esencia de las relaciones culturales. La
legión de nuevos teóricos de la interculturalidad literaria, como
Carmine Chiellino (Universidad de Augsburg), Mustafa Al-Slai-
man (Universidad de Mainz) o Aglaia Blioumi (Universidad de
Atenas) reflejan en sus escritos y en la condición de parte de sus
a inspiración de los autores extranjeros Franco Biondi y Rafik autores un nuevo estadio en la consideración de la inmigración
Shami, a aquella forma de confesión literaria que inauguraba en en Alemania y, consecuentemente, en el signo de los estudios so-
lengua alemana la cosmovisión del Gastarbeiter en su confron- bre contacto cultural.
tación vivencial con los conflictos de clase y con los desarreglos La consolidación de los grupos de inmigración de segunda ge-
y malentendidos culturales de aquella experiencia traumática. neración o con Migrationshintergrund genera una nueva identi-
Era aquella literatura promovida por colectivos de artistas inmi- dad, la expresada literariamente por los Nichtdeutsche, die
grantes como «PoliKunst» o «Buchstäblich». Deutsch schreiben (J.A. Oliver) o por la Literatur mit doppelter
La protección del valor de excepcionalidad de todo lo escrito Staatsbürgerschaft (Blioumi) que reclama una nueva perspectiva
por autores foráneos se fue extendiendo en el transcurso de esos que incluya en igualdad de condiciones esta doble identidad in-
años ochenta y noventa con marbetes como Ausländerliteratur tercultural. Frente a la monoculturalidad imperante -también la-
(Ackermann), Emigrantenliteratur (Biondi), Migrantenliteratur tente en el multiculturalismo del melting pot- emerge una nueva
(Schierlob), Letteratura de-centrata (Sanna), Literatur in der Frem- forma de biculturalidad que presupone esta condición en sus dis-
de (Chiellino), Eine nicht nur deutsche Literatur (Weinrich) o Li- tintas dimensiones: en la condición del autor, de la literatura y
teratur nationaler Minderheiten (Reeg), alusivas a la situación de la crítica de doble nacionalidad. La nacionalidad única implí-
social de la persona del sujeto creador antes que a las condicio- cita en los modelos de categorización monoculturales es de este
nes estéticas de la obra. modo superada en favor de un nuevo modelo supranacional que
El ánimo integrador implícito en la protección de la situación deja atrás la reducción étnica nacida de la dialéctica entre ma-
minoritaria del escritor inmigrante en estas primeras denomina- yorías y minorías culturales (Blioumi, 2003: 248).
ciones permite rastrear en ellas, como una suerte de huella den- En el sentido de Blioumi, el modelo de interculturalidad se
drocronológica, la evolución de este pensamiento en estos años aplicaría delimitando un segmento de la producción literaria, una
iniciales. El esfuerzo por hacer visible ante la sociedad una rea- minoría discriminada positivamente formada por un elenco de
lidad nueva a través de su verbalización en forma de denomina- autores con una aportación sociológica determinada, temas, es-

septiembre 2008 15
Themenschwerpunkt Tema monográfico
tilo y topografía de origen propios. Un modelo espacialista, en circunstancia de su expresión, intentando escrutar las posibili-
cualquier caso, que no perturba la dinámica de canonización li- dades de explicación de por qué cambian los significados y las
teraria y que, fijando sus límites de admisión en la tercera gene- atribuciones de esas diferencias. De este modo se erige en una
ración de inmigrantes, perpetúa una forma distinta de monocul- herramienta útil y actual para describir las identidades litera-
turalidad (Chiellino, 2000. 62). rias y las relaciones de poder.
No han faltado voces en estos años que han clamado con- El progreso de la noción de interculturalidad describe, en de-
tra esta oportunidad perdida de salvar las pesadas y camaleó- finitiva, un recorrido paralelo al propio de la migración en la eu-
nicas barreras impuestas por el colonialismo cultural, fagoci- ropa globalizada. Un proceso que registra distintas etapas en las
tador, universalista y eurocentrista, que aprovecha los eufemis- que se definen el tempo y los modos, a la vez que la descripción
mos aplicados a nuevos territorios marginales, ya sean de lite- de su correspondiente expresión literaria da cuenta de una ob-
ratura del emigrante, del asilado o del repatriado, para dispo- servación cada vez más matizada de distintas fórmulas de con-
nerles un espacio reservado en las categorizaciones críticas e tacto cultural: de una multiculturalidad aculturalista a una trans-
histórico literarias. Primero Adelson (1991), luego Teraoka (1996) culturalidad que contempla en su enfoque sistemas permeables,
y recientemente Köstlin (2000) y Stratthaus (2006) han insis- al tiempo que es sensible a la expresión de distintas y cambian-
tido en esta idea, que revela la incapacidad de esta visión de la tes cosmovisiones vivenciales en contacto.
interculturalidad para imprimir a los estudios literarios un ca-
rácter más dinámico y transversal; y la posibilidad de enten- Comunicación intercultural2
derla como categoría abierta y un modo de mirar antes que co- Hablar de interculturalidad en el campo de la comunicación
mo una lista alternativa y cerrada de autores, como un modo significa sobre todo abordar el terreno de la comunicación in-
de existir antes que como una oposición irresoluble entre ori- tercultural muy debatido en los últimos años. Con este concep-
gen y destino (Köstlin, 2000: 377). to se entienden fundamentalmente aquellas situaciones en las
Es justamente esta nueva coordenada introducida por esta crí- que dos individuos procedentes de un contexto cultural dife-
tica la que parece dar vivacidad a las últimas aportaciones sobre rente se comunican mediante la lengua o expresiones no ver-
literatura intercultural. En ella, la disociación de la cultura del bales. Gracias en gran medida a la facilidad de las comunica-
espacio y del territorio, la comprensión de la migración como un ciones interpersonales y geográficas entre los diferentes países
fenómeno histórico y natural, la aceptación del pasado cultural y culturas, al intercambio económico y a los movimientos mi-
del recién llegado y de la necesaria tensión generada con su nue- gratorios, y debido a los problemas en los procesos de comu-
vo presente, acerca una definición de la literatura intercultural a nicación derivados de éstos, ha surgido la necesidad de estu-
lo que el teólogo Raimon Pannikar propusiera bajo el término diar un «nuevo mundo» con una perspectiva interdisciplinar y
interfecundación cultural, de acuerdo con la cual en la mirada a práctica; interdisciplinar porque resulta muy útil combinar va-
la diversidad de culturas prima la consideración de cada una de rias disciplinas como la lingüística, la psicología, las ciencias
ellas como realidades inconmensurables. económicas, la pedagogía, la antropología y la Kulturwissens-
Esta última apreciación pone a la interculturalidad en relación chaft, y esta nueva óptica se convierte de esta manera en una
directa con una forma de entender el contacto cultural sensible especie de soft skill, una habilidad que afecta a varias dis-
a la permeabilidad entre los distintos sistemas, y en concreto, con ciplinas de las que al mismo tiempo es independiente
la noción de transculturalidad inaugurada por el etnógrafo cu- (Erll/Gymnich 2007: 7); y práctica porque está estre-
bano Fernando Ortiz en los años cuarenta, refundada por Ho- chamente relacionada con términos como competen-
mi K. Bhabha en los años noventa y desarrollada en Alemania cias y habilidades interculturales o mediación in-
por Wolfgang Welsch (2000). La aportación en torno a esta no- tercultural, que a su vez parecen establecer vín-
ción en los últimos años ha sido prolífica, y supera la visión uni- culos más directos con problemas diarios de in-
cista para explicar, en su lugar, el contacto cultural como una re- tegración o de (in) comprensión entre diferen-
lación total, alineando junto al parámetro de la lengua y la na- tes realidades culturales. Basta en este senti-
ción, el de la experiencia cultural de los individuos en materia do echar un vistazo a los títulos de las obras
de raza, género, o clase. Este enfoque que hace de la disciplina publicadas que incluyen el término intercul-
un observatorio cultural, permite detectar los esquemas cultura- turalidad. Algunos de ellos rayan la fronte-
listas que laten tras la descripción de fenómenos, explorando una ra de los manuales de utilidad social que no
rica gama de categorías de análisis. se podrían calificar precisamente como te-
La transculturalidad mantiene parentesco semántico con otros óricos o científicos.3
términos afines como mestizaje, sincretismo, criollización o hi- Tampoco los centros universitarios se han
bridismo. Justamente el hibridismo ocupa un lugar central en escapado del campo de estudio de la co-
esta teoría, estudiado años atrás por teóricos como Breinig municación intercultural. En Alemania no
(2000), Lösch (2002), Mill, Allolio-Näcke, Kalscheuer y Man- son pocas las universidades que ofertan
zeschke (2005), así como, más recientemente, por McPherson títulos de máster en Comunicación Inter-
(2007), Schrader-Kniffki y Sandten (2007) y Saal (2007). De- cultural bajo este nombre o similar
finido por Bhabha como el lugar de la diferencia exento de je- (Erll/Gymnich 2007: 164-167). En el sis-
rarquía, permite analizar la diferencia cultural –la transdiferen- tema universitario español sin embargo
cia– antes que como un juicio previo, como el resultado de la se puede detectar una casi absoluta au-

16 Magazin
Perspectivas actuales de la lengua y la literatura
alemanas en los estudios interculturales Contrastes / Kontraste
sencia de investigación en este campo. ra, sino incluso de la misma (Grein/Weigand 2007, Erll/Gymnich
Sin embargo, antes de la mencionada explosión mediática 2007, Heringer 2004 entre otros).
de este nuevo término, surgido principalmente de las relacio- En la actualidad los modelos teóricos más relevantes basados
nes económicas entre pueblos de diferentes culturas, se han re- en el proceso comunicativo se preguntan básicamente por la na-
alizado estudios teóricos que han abordado aspectos generales turaleza y los momentos de la comunicación intercultural den-
sobre el concepto de cultura por un lado, y elementos especí- tro y fuera del discurso. En los siguientes tres modelos5 se obser-
ficos sobre aspectos de tipo lingüístico por otro, en ambos ca- va una aportación principalmente desde perspectivas integrado-
sos procedentes de Estados Unidos. Quizás los primeros han ras, aunque con métodos diferentes (Rodrigo 1999: 164).
tenido mayor repercusión, y de manera especial los estudios de La Teoría de la Reducción de la Ansiedad y de la Incertidum-
Edward Hall (1951, 1966, 1976), que se pueden encuadrar den- bre, desarrollada por Gudykunst (1983) y aún sin acabar, pues
tro de la sociología, la antropología y la psicología, con el ob- como afirma el propio autor, se encuentra en constante evolución,
jeto de describir conceptos como la proxémica, policromía o pone el acento sobre aspectos relacionados con el proceso comu-
comunicación intercultural, aportado por él mismo en 1959. nicativo, tanto verbales, –qué información se transmite–, como
Hall intenta superar algunos de los problemas interculturales no verbales, –qué tipo de gestos o circunstancias acompañan y
entre los diferentes países mediante la observación y el análi- rodean al contenido semántico, es decir, cómo y en qué condi-
sis (como por ejemplo el concepto de esfera privada en diferen- ciones se transmite el mensaje–. Gudykunst explica el proceso
tes culturas). Esta tendencia a resolver problemas prácticos vie- comunicativo a partir de conceptos como stranger (el individuo
ne dada básicamente por las circunstancias propiciadas por el que representa lo desconocido y el causante de mecanismos de
final de la Segunda Guerra ansiedad e incertidumbre), an-
Mundial y especialmente con xiety (respuesta emocional a lo

[ ]
la fundación de organismos in- desconocido) o uncertainty (no
ternacionales como la ONU se puede predecir la conducta
con el objetivo de velar entre El progreso de la noción de interculturali- del forastero). La toma de con-
otras cuestiones por la defen- ciencia de estas circunstancias
sa de la diversidad cultural. dad describe, en definitiva, un recorrido pa- y de las expectativas de los ha-
Entre los segundos tipos de blantes de diferente cultura con-
estudios más específicos -más ralelo al propio de la migración en la Eu- tribuye a la superación de los
concretamente en el campo de problemas que pueden surgir
la lingüística- hay que resaltar ropa globalizada. de una situación comunicativa
sin duda los primeros estudios intercultural. Se trata sin duda
contrastivos de los años 20 y de un modelo teórico comple-
30, pero fundamentalmente los jo que involucra más bien las
trabajos realizados por Robert competencias afectivas que las
Lado (1957) en su obra teóri- cognitivas y pragmático-comu-
ca sobre la lingüística contras- nicativas.
Ilustración: Óscar Vo

tiva Linguistics across cultures con un enfoque fundamentalmen- Desde una perspectiva más global enfoca el problema de la
te lingüístico en el que llega a la conclusión de que expresar di- comunicación intercultural la Teoría de la Construcción de la
ferentes realidades en diferentes lenguas requiere una confronta- Tercera Cultura. L. Casmir (1993), apoyándose en la Escuela de
ción más amplia de lo que a priori ofrece la lingüística del mo- Palo Alto –entre los que se encuentra P. Watzlawick– afronta la
mento. La lengua no es un conjunto cerrado, comunicación interpersonal e intercultural más bien como un
sino una habilidad constantemente en evo- punto de encuentro, donde «no se trata de vencer, sino de con-
lución influenciada por el entorno, que vencer» (Rodrigo 1999: 207). La tercera cultura, fruto del «ro-
repercute no sólo en cuestiones de ce» entre dos culturas diferentes representa un lugar de encuen-
semántica y pragmática, sino tam- tro donde resolver los procesos comunicativos conflictivos; es
bién en cuestiones como la ense- una especie de subcultura que reconoce la diversidad de las cul-
ñanza de segundas lenguas. No turas en contacto con un carácter analítico.
obstante, siempre se le ha achacado Al contrario que Casmir, y más bien cercana a la Teoría de la
la ausencia de un modelo teórico.4 Gestión de la Ansiedad, Kim propone (1995) la Teoría de la
También hay que mencionar obras de Adaptación Transcultural como modelo para la comunicación
carácter introductorio que parten des- intercultural. Las bases se hunden en el esfuerzo de integración
de una base lingüística, especialmen- que debe hacer el individuo forastero en la cultura de destino.
te del análisis del discurso, ámbito que Ello supone dos fases para el forastero, una primera de decultu-
permite confrontar y abordar aspec- ración, en la que olvida algunas de las costumbres de la cultura
tos como estrategias de comprensión, nativa, y al mismo tiempo una fase de aculturación, que conlle-
modelos de comunicación o malenten- va el aprendizaje de hábitos de la cultura de acogida.
didos bajo un prisma discursivo no só- En definitiva, todas estas teorías están basadas en el empiris-
lo entre individuos de diferente cultu- mo y en este sentido recogen algunas de las formas reales de la

septiembre 2008 17
Perspectivas actuales de la lengua y la literatura
Themenschwerpunkt alemanas en los estudios interculturales

comunicación intercultural sobre todo en la experiencia perso- que hoy ya un 10% de la población procede de realidades y cul-
nal. Con seguridad permiten reflexionar de una forma u otra so- turas diferentes y en consecuencia aumenta la necesidad no só-
bre realidades más complejas. Este tipo de enfoques resultan im- lo de integrar elementos heterogéneos, sino de comprender des-
prescindibles en los estudios universitarios no sólo en Alemania, de la cercanía de la convivencia experiencias y bagajes cultura-
sino también en España, especialmente considerando el hecho de les que hasta hace poco tiempo parecían infinitamente lejanos ■

Bibliografía
Adelson, L. A. (1991) «Migrantenliteratur oder Hall, E. T. (1966): The hidden Dimension, Gar- Schrader-Kniffki, M.; Sandten, C. (2007): «Ein-
deutsche Literatur? TORKANs Tufan: Brief den City, NJ: Anchor Books/Doubleday. leitung: Transkulturelle Diskurse und trans-
an einen islamischen Bruder», en: Lutzeler, Hall, E. T. (1976): Beyond Culture, Garden Ci- kulturelle Ausdrucksformen», en: Sandten,
P.M. (ed.), Spätmoderne und Postmoderne. ty, NJ: Anchor Books/Doubleday. C.; Schrader-Kniffki; Starck, K. Transkultu-
Beiträge zur deutschsprachigen Gegenwarts- Herbrand, F. (2002): Fit für fremde Kulturen. relle Begegnungen, Trier: Wissenschaftlicher
literatur, Frankfurt am Main: Fischer, 67-81. Interkulturelles Training für Führungskräf- Verlag Trier, 1-14.
Bhabha, Homi K. (2000): Die Verortung der te, Bern: Haupt. Stratthaus, B. (2006) Was heißt «interkulturel-
Kultur, Tübingen: Stauffenburg. Original: Heringer, H.J. (2004): Interkulturelle Kommu- le Literatur»? [tesis doctoral], 21.2.05, Uni-
(1994): The Location of Culture, London: nikation, Tübingen: Francke. versität Duisburg-Essen, 1-264.
Routledge. Kahle, Christiane (2005): «Interview mit Feri- Teraoka, A. A. (1996): «Deutsche Kultur, Mul-
Blioumi, A. (2001): «Gegen Kulturdifferenzen? dun Zaimoglu: ‘Der Islam ist eine Modewel- tikultur: Für eine Germanistik im multikul-
Der Begriff des ‚Universalbildes’ als analyti- le’», [en línea] [consulta: octubre de 2007], turellen Sinn», Zeitschrift für Germanistik,
sche Kategorie für die Literaturwissenschaft», disponible en: http://www.tagesschau.de/in- VI, 3, 545-560.
Neohelicon, 28, 89-99. land/meldung203352.html. Tibi, B. (1998) Europa ohne Identität? Die Kri-
Blioumi, A. (2003): «Amerikanischer Multikul- Kim, Y. Y. (1995): «Cross-Cultural Adaptati- se der multikulturellen Gesellschaft. Múnich:
turalismus und deutsche Interkulturalität. on. An Integrative Theory», en Wisemann, Bertelsmann, 1-379.
Zur Rezeption der Migrationsliteratur in den R. L. (ed.), Interculltural Communication Theo- Weinrich, H. (1984): «Gastarbeiterliteratur in
USA und in Deutschland», Neohelicon, 30, ry, London: Sage, 170-193. der Bundesrepublik Deutschland», Zeitschrift
243-249. Klappenbach, D. (2006): Mediative Kommuni- für Literaturwissenschaft und Linguistik,
Blioumi, A. (2004): «Kulturaustausch, Interkul- kation, Paderborn: Junfermann. 14/56, 12-22.
turalität und Interdisziplinarität. Beispiele Köstlin, K. (2000): «Kulturen im Prozeß der Mi- Welsch, W. (2000): «Transkulturalität. Zwi-
aus der deutschsprachigen Migrationslitera- gration und die Kultur der Migrationen», en: schen Globalisiserung und Partikularisie-
tur», Neohelicon, 31, 43-59. Chiellino, C. (ed.), Interkulturelle Literatur rung}, en: Alois Wierlacher et. al. Jahrbuch
Blioumi, A. (2006): «Migrationsliteratur oder in Deutschland. Ein Handbuch, Stuttgart: Metz- Deutsch als Fremdsprache. Intercultural Ger-
das Monster von Loch-Ness», en: Blioumi, ler, 365-387. man Studies, 26, 327-351.
A. Transkulturelle Metamorphosen. Deutsch- Kumbier, D. / Schulz von Thun, F. (2006): In-
sprachige Migrationsliteratur im Ausland am terkulturelle Kommunikation: Methoden, Notas
Beispiel Griechenland. Würzburg: Königs- Modelle, Beispiele, Hambug: Rowohlt.
hausen & Neumann, 26-29. Lado, R. (1957): Linguistics across cultures, Mi- 1 El presente artículo se compone de dos par-
Casmir, F. L. (1993): «Third-Culture Buildings: chigan: University of Michigan Press. tes diferenciadas. La primera parte, de la que
A Paradigm Shift for International and In- Losche, H. (2005): Interkulturelle Kommuni- es autor Víctor Manuel Borrero Zapata y que
tercultural Communication», en: Deetz, S.A. kation. Sammlung praktischer Spiele und aborda la literatura intercultural, se inscribe
Communication Yearbook/16, London: Sa- Übungen, Augsburg: Ziel. en el Proyecto I+D+I «Literatura e identidad
ge, 407-428. Mayer, C-H. (2006): Trainingshandbuch Inter- cultural. La interpretación del pasado en la
Chiellino, C. (2000) (ed.): Interkulturelle Lite- kulturelle Mediation und Konfliktlösung. Di- narrativa alemana a partir de 1945» (P.N.
ratur in Deutschland. Ein Handbuch, Stutt- daktische Materialien zum Kompetenzer- 2006; HUM2006-03572) financiado por el
gart: Metzler, 1-535. werb, Münster: Waxmann. Ministerio de Educación y Ciencia, y recoge
Chiellino, C. (2000): «Einleitung: Eine Litera- Mc Pherson, A. (2007): «Trans-Formationen: parte de la información elaborada en el capí-
tur des Konsenses und der Autonomie - Für Aufgaben und Grenzen transkultureller Ana- tulo «Canon e identidad cultural» que se pu-
eine Topographie der Stimmen», en: Chielli- lyse-Ansätze», en: Sandten, C.; Schrader- blicará próximamente dentro de la monogra-
no, C. (ed.), Interkulturelle Literatur in Kniffki; Starck, K. Transkulturelle Begegnun- fía Literatura e identidad cultural. La inter-
Deutschland. Ein Handbuch, Stuttgart: Metz- gen, Trier: Wissenschaftlicher Verlag Trier, pretación del pasado en la narrativa alema-
ler, 51-63. 17-34. na a partir de 1945, en el marco del mismo
Chiellino, C. (2000): «Interkulturalität und Li- Pigem, J. (2001): «Interculturalidad, pluralismo proyecto. La segunda parte ha sido elabora-
teraturwissenschaft», en: Chiellino, C. (ed.), radical y armonía invisible», Ilu, Revista de da por Javier Martos Ramos y trata la comu-
Interkulturelle Literatur in Deutschland. Ein Ciencias de las Religiones, anejo 6 [Homenaje nicación intercultural.
Handbuch, Stuttgart: Metzler, 387-399. a Raimon Pannikar: Sam_dh_nam], 117-131. 2 Quisiera agradecer a Leonarda Trapassi por
Erll, A./Gymnich, M.(2007): Interkulturelle Kom- Raddatz, F. (1994): «In mir zwei Welten», en los comentarios acerca de las teorías de la co-
petenzen. Erfolgreich kommunizieren zwi- Die Zeit, 26, 45-46. municación intercultural.
schen den Kulturen, Stuttgart: Klett. Rein, K. (1983): Einführung in die kontrastive 3 En el campo de la investigación intercultural
Grein, M. / Weigand, E. (2007): Dialog and Linguistik, Darmstadt: Wissenschaftliche alemana,se encuentran Losche (2005), Her-
Culture, Amsterdam: John Benjamin. Buchgesellschaft. brand (2002), Kumbier (2006), Mayer (2006)
Gudykunst, W.B. (1983): Intercultural Commu- Rodrigo, M. (1999): Comunicación intercultu- o Klappenbach (2006) entre muchos otros.
nication Theory. Current perspectives, Lon- ral, Barcelona: Anthropos. 4 La cuestión es cómo se expresa una acción
don: Sage. Saal, B. (2007): «Kultur in Bewegung. Zur Be- en una lengua y no cómo se traduce, lo que
Gudykunst, W.B. (2005): Theorizing about In- grifflichkeit von Transkulturalität», en: Mae, en opinión de Coseriu confería gran fragili-
tercultural Communication, Thousand Oaks, M.; Saal, B. (eds.), Transkulturelle Gender- dad teórica al contraste de lenguas (Rein 1983).
CA: Sage. forschung. Ein Studienbuch zum Verhältnis 5 Gudykunst (2005) habla de seis tipos de teo-
Hall, E. T. (1951): The silent language, Garden von Kultur und Geschlecht, Wiesbaden: VS rías, pero las tres que se describen son las más
City, NJ: Anchor Books/Doubleday. Verlag für Sozialwissenschaften, 21-36. relevantes para el proceso comunicativo.

18 Magazin
Eine Reise zum Mittelpunkt...

Mittelpunkt B2 jetzt auch


in Teilbänden erhältlich

Mittelpunkt C1 komplett ab
Sommer, die Teilbände ab
Herbst 2008 im Handel

...müssen Sie nicht unternehmen.


Wir schicken Ihnen einfach ein Probeexemplar zu.

Difusión, Centro de Investigación


y Publicaciones de Idiomas, S.L.
c/ Trafalgar, 10, entlo. 1ª 08010 Barcelona
Tel.: (+34) 93 268 03 00
Fax: (+34) 93 310 33 40
www.difusion.com

E-Mail an daf@difusion.com
Mehr Informationen unter www.difusion.com