Вы находитесь на странице: 1из 10

¿QUÉ ES LA LATERALIDAD?

La lateralidad es la preferencia que muestran las personas por un lado del


cuerpo frente al otro.
Para hablar de lateralidad debemos hacer referencia al eje que divide el cuerpo
en dos hemicuerpos iguales. En virtud de ello distinguimos la izquierda y la
derecha.
La lateralidad es, por tanto, una función compleja que se deriva de la
organización binaria de nuestro sistema nervioso y, de hecho, gran parte de
nuestro cuerpo se articula de forma doble. Así, tenemos dos ojos, dos oídos,
dos pulmones, dos riñones….aunque esto último no tiene nada que ver con la
lateralidad. De igual forma, el cerebro queda dividido en dos mitades con un
funcionamiento lateral diferenciado, aunque ambos hemisferios intervengan en
mayor o menor medida en todas las funciones complejas. Además ambos
hemisferios quedan separados por el cuerpo calloso, estructura que se encarga
de trasferir la información de un hemisferio a otro.

Neurológicamente las vías nerviosas que enervan cada uno de los lados del
cuerpo, ya sean sensitivas (oído, ojo) o motoras (pie, mano), permanecen
separadas, pero algunas de las fibras nerviosas que las componen se
entrecruzan y viajan al hemisferio opuesto.

Anatómicamente nuestro cuerpo posee una simetría bilateral, pero la


lateralidad ha de ser aprendida.
Fuente: www.mundoaspie.es

La lateralidad corporal permite la organización de las referencias espaciales,


orientando al propio cuerpo en el espacio y a los objetos con respecto al propio
cuerpo. Facilita por tanto los procesos de integración perceptiva y la
construcción del esquema corporal.

¿CÓMO SE DESARROLLA LA LATERALIDAD?


El desarrollo de la lateralidad se organiza en varias fases:

ETAPAS PRELATERALES:

1. Monolateralización (desde el nacimiento hasta los 6 meses): No existe


relación entre una lado y otro del cuerpo. Los menores de un año no
poseen aún lateralidad.
2. Duolateralización (6 meses a 1 año): Se produce un funcionamiento
simétrico y simultáneo de los dos lados del cuerpo.

ETAPAS LATERALES: Se empiezan a producir preferencias, pero aún no


podemos hablar de dominancia establecida.

1. Fase de indiferenciación (0 - 2 años): el niño descubre que tiene dos


manos que le pertenecen y que le sirven para manipular e interaccionar
con el entorno.
2. Fase de alternancia (2-4 años): El niño utiliza las dos manos
indistintamente para realizar las tareas cotidianas.
3. Fase de automatización (4-7 años). Se establece una preferencia
instrumental.

La consolidación de la lateralidad se debe dar alrededor de los 4 o 5 años,


periodo que se puede alargar hasta los 6-7. En este periodo, nunca debemos
forzar la elección del niño, ya que podríamos provocar una lateralidad
contrariada o una elección forzada sin estar aún preparado para ello.

SÍNTOMAS DE DIFICULTADES EN EL
ESTABLECIMIENTO DE LA LATERALIDAD
Alrededor de los 6 años debemos tener en cuenta una serie de signos de alerta
de que se pueden estar dando dificultades en el establecimiento de la
lateralidad que, no son exclusivos de esta condición, y estos son:

EN EL ÁMBITO ESCOLAR:

 Dificultades importantes de organización del espacio en el plano,


produciéndose errores de confusión entre derecha e izquierda (aspecto
que se debe reforzar especialmente a estas edades)

 Presencia de frecuentes inversiones o rotaciones gráficas o muchas


dificultades para realizar los trazos básicos de las letras, errores
frecuentes en la copia, trazo débil o discontinuo.

 Muy buena comprensión audioverbal pero presencia de muchas


dificultades en la adquisición del código escrito o en aquellas actividades
en las que la coordinación visomanual resulta clave, como por ejemplo el
dibujo, el recortado, juego con pelota, etc.

 Importantes dificultades en la orientación espacial, ya sea sobre el plano


o bien general. Asimismo la presencia de dificultades relevantes en
relación a la orientación temporal también nos podrían indicar problemas
de tipo lateral.

 Confusiones entre decenas y unidades.

 Confusiones en los conceptos de suma, resta, multiplicación y división.

 Preferencia de tareas verbales frente a tareas escritas.

 Dificultad para distinguir izquierda y derecha.

 Dificultades en desarrollo de su esquema corporal

 Torpeza motriz.

DE TIPO PSICOLÓGICO:

 Dificultad para permanecer atento e hiperactividad


 Desmotivación.
 Baja autoestima.

TIPOS DE LATERALIDAD
1. Diestro puro: predominio de ojo, mano, pie y oído derecho para todas las
actividades.
2. Zurdo definido: predominio de ojo, mano, pie y oído izquierdo para todas
las actividades.
3. Ambidiestro: es aquel individuo que posee la misma habilidad con un
lado del cuerpo que con el otro.

VARIANTES DE LA LATERALIDAD NORMAL


LATERALIDAD CONTRARIADA: zurdos o diestros que, por imitación u
"obligación" utilizan la otra mano o pie.

LATERALIDAD INDEFINIDA: un individuo usa, unas veces un lado del cuerpo


y otras veces el otro, o duda en su elección.

LATERALIDAD CRUZADA: cuando predomina para un miembro del cuerpo el


lado derecho y para otro miembro el lado izquierdo. Por ejemplo, mano derecha
y ojo izquierdo.

Según esta simple definición de lateralidad cruzada


¿cómo procesarían para escribir las personas con
lateralidad homogénea y cómo lo harían las
personas con lateralidad cruzada?

El diestro puro recibe la información visual a través del ojo derecho, procesa la
información en el hemisferio izquierdo, y a nivel motor, escribe con la mano derecha.
En el caso del zurdo puro, recibe la información visual a través del ojo izquierdo,
procesa la información en el hemisferio izquierdo, y escribe con la mano izquierda.
El diestro de mano y zurdo de ojo, recibe la información por el ojo izquierdo, procesa la
información en el hemisferio derecho, al ser diestro la activación motora se genera en el
hemisferio izquierdo, para finalmente escribir con la mano derecha

El zurdo de mano y diestro de ojo, recibe la información por el ojo derecho, procesa la
información en el hemisferio izquierdo, al ser zurdo la activación motora se genera en el
hemisferio derecho, para finalmente escribir con la mano izquierda

La gran pregunta aquí para valorar la relevancia


que tiene esto es: para escribir, leer o las
matemáticas ¿usamos información de un ojo o
de los dos? Pues parece que la cosa no es tan
fácil y simple como parecía en los gráficos de
arriba...ojalá fuera tan fácil...

Atendiendo a la vía óptica, los nervios oculares se cruzan en una estructura


llamada quiasma óptico, pero ese cruce no es completo, de tal manera que de
cada ojo aproximadamente dos terceras partes de las fibras van al hemisferio
del mismo lado y solo una tercera parte cruzan al hemisferio opuesto. En el
caso del oído ocurre algo similar, es decir, el cruce de fibras nerviosas tampoco
es completo, de tal manera que, el 60% de las fibras cruzan al otro hemisferio y
el 40% se quedan en el hemisferio del mismo lado. Para ver bien, nuestros
ojos han de moverse de forma coordinada, y lo que permite, entre otras cosas,
que se coordinen son las fijaciones, así, cuando queremos ver algo con detalle,
la mácula (zona de mayor definición de la retina) de uno de nuestros ojos se
centra en ese objeto, y milésimas de segundo después lo hace el otro
ojo. Cuando las imágenes de ambos ojos llegan al cerebro "compiten" entre si
para fusionarse, dominar o anular una de ellas. De esta manera, para poder
captar los detalles de la imagen ambos ojos tienen que aportar información. Por
si esto fuera poco, hay especialistas que indican que hay que distinguir entre
dominancia ocular motora (el ojo por el que miramos por un catalejo) y
sensorial (que es el ojo que aporta más información sobre el estímulo que
estamos viendo en una situación concreta). Y esta última no es constante, si no
que es variable y dinámica, por lo que para unas cosas será un ojo el
dominante y para otras será el otro. Por otro lado, no hay que olvidar que el ojo
que el niño elige para mirar por un agujero puede ser su "preferido" pero no
tiene por qué ser el dominante. Y es por esta razón que el concepto de
lateralidad cruzada es muy discutido y hasta cuestionado, tal y como lo
entendemos en el ámbito psicopedagógico en particular y en la literatura
científica en general. De hecho hay quien advierte que no tiene nada que ver la
dominancia ocular con si el sujeto es zurdo o diestro.

De todo esto se desprende que es de poca utilidad para la lectura o la escritura


saber con qué ojo mira el niño por el catalejo o pruebas similares, dado que en
este caso, no estamos permitiendo la visión binocular, que es la que entra en
juego cuando leemos y escribimos.

POSIBILIDADES DE INTERVENCIÓN
Es importante realizar un buen diagnóstico previo, puesto que la modalidad de
intervención va a depender de este. El objetivo fundamental de evaluar la
lateralidad del niño es prever dificultades futuras, adaptando el aprendizaje a su
ritmo normal y entrenando con más cuidado las áreas en las que presente
mayor dificultad y, si es con la ayuda de un psicomotricista, mejor que mejor.

En el caso de que exista lateralidad contrariada: Tenemos dos alternativas:

 Realizar un cambio de mano: esta opción rara vez ha de recomendarse


a partir de los 9 años dado que, se trata de un proceso arriesgado, muy
largo y complicado para el niño y, ante el que no se debe insistir si este
"no quiere" o no se siente cómodo, para evitar consecuencias
emocionales derivadas de esta situación.
 Yo me inclino más por potenciar al máximo la lateralidad de la mano que
ya usa: trabajando aspectos como el tono muscular, la direccionalidad,
la coordinación dinámica general, la coordinación visomotora, la
orientación espacial y la motricidad fina.

Si estamos ante un caso de lateralidad indefinida: tampoco es conveniente


forzar la lateralización en este caso, dado que, nos podríamos "equivocar"
potenciando el lado que, quizá no es el dominante. Ante esta tesitura, la mejor
opción parece que pasa por potenciar y estimular todas las fases del desarrollo
psicomotor, para que, de forma natural, termine por adquirir una dominancia
lateral. En estos casos, es muy probable que haya también retraso en aspectos
psicomotrices previos.
Si al realizar la evaluación psicopedagógica, decidimos administrar al
niño una prueba de lateralidad, y al aplicarla observamos que las
preferencias del menor no coinciden, no son homogéneas (supuesta
lateralidad cruzada):

El primer paso es recomendar a la familia la visita a un especialista de la salud


visual, a fin de que pueda descartar que, el hecho de que no coincidan la
preferencia manual y la preferencia ocular, no se deba a un problema en el
supuesto ojo "no preferente". Los problemas visuales que pueden provocar que
se de esta circunstancia podrían ser:

 Ambliopia (ojo vago): la visión de uno de los dos ojos disminuye porque
el ojo y el cerebro no están trabajando juntos de forma correcta. El ojo
ambliope estaría bien (en principio) pero, por alguna razón que afecta al
desarrollo de la visión normal o al uso de los dos ojos, el cerebro está
favoreciendo al otro ojo. La causa de la ambliopía debe determinarla un
oftalmólogo.
 Estrabismo: se trata de una condición en la que los músculos oculares
no trabajan juntos de forma alineada y, en consecuencia, uno de ellos se
desvía.
 Anisometropías: es la diferencia de graduación, de un ojo respecto al
otro, cuando el individuo padece algún defecto refractivo, ya sea miopía,
hipermetropía u astigmatismo. Por ejemplo, puede tener 3 dioptrías en
un ojo y 6 en otro y, si esa graduación no está corregida, el niño verá
con un ojo mejor que con el otro.
 Otras patologías oculares que provocan pérdida de la agudeza visual,
manifestándose de manera más acusada en un ojo que en el otro.
 En mi opinión se debe consultar al oftalmólogo para que descarte
patologías o enfermedades oculares que pudieran explicar los síntomas
visuales, y luego, si la condición lo requiere, visitar al optometrista,
especialista en terapia visual.

Hay que advertir al lector que si se confirma la existencia de algún problema


visual, NO ESTAMOS ENTONCES ANTE UN CASO DE LATERALIDAD
CRUZADA, puesto que, ha ocurrido algo, independiente al proceso de
lateralización, que lo ha provocado.
En este caso, el niño deberá acudir a un especialista de la salud visual para
tratar su condición, ya sea optometrista, oftalmólogo o ambos, dependiendo del
tipo de problema. Pero no se estará haciendo un tratamiento de la lateralidad
cruzada, sino que, lo que se hará será tratar el problema visual. Tener esto
claro es muy importante, para que no nos llevemos a engaños.
En caso de que se diera la circunstancia de que el problema visual tuviera
difícil solución, el trabajo iría encaminado a enseñar al niño estrategias
compensatorias.

En caso de descartarse problemas visuales y el niño tiene una lateralidad


cruzada como tal, lo que haremos será, igual que en el caso anterior, enseñarle
estrategias que permitan compensar las dificultades derivadas de su condición
(si las hubiere, porque no todos los niños con lateralidad cruzada tienen
problemas) para adaptarse a ella lo mejor posible. Los aspectos susceptibles
de verse afectados serían, la orientación en el espacio, la orientación en el
plano, la coordinación motriz en general, la coordinación oculo-manual en
particular, el esquema corporal, la motricidad fina....que, como ya hemos
explicado anteriormente, se pueden ver reflejados también en la lecto-escritura
y otros aprendizajes como el cálculo.

- Existen otras alternativas de tratamiento, mucho más controvertidas y sin


demasiado respaldo científico, que abogan por el cambio de preferencia ocular
o manual, para que ambas preferencias (ojo-mano) vayan a la par.
j
INFLUENCIA DE LA LATERALIDAD CRUZADA EN LOS
APRENDIZAJES
En este sentido, las principales controversias son:

 Hay profesionales que consideran que una mala lateralización o una


lateralidad no homogénea va a provocar dificultades de aprendizaje de
distinta índole. Por el contrario, otros no consideran esta condición como
determinante.

 También hay controversia entre los especialistas de la salud visual sobre


si, realmente existe una dominancia ocular para tareas de visión próxima
como tareas escolares, lectura, escritura…etc. Incluso, se cuestiona si
la preferencia de un ojo sobre el otro a la hora de mirar por un agujero o
tarea similar (donde se rompe la binocularidad), determina los
aprendizajes para tareas de visión próxima, en las que la visión es
binocular. Además, yo lanzo una pregunta ¿es lo mismo preferencia que
dominancia, aunque puedan estar condicionadas?, para mí no.

 Por otro lado, hay un debate sobre si, con las terapias basadas en el
establecimiento homogéneo de la lateralidad, se consigue mejoría en el
rendimiento académico posterior de aquellos niños que presentan
dificultades. A lo que hay que añadir las advertencias de algunos
especialistas sobre algunos efectos contraproducentes que pueden
aparecer derivadas de su aplicación.

Yo, particularmente, me posiciono en el grupo de aquellos especialistas que


consideran que la lateralidad cruzada, en sí misma, no tiene por qué ser un
problema. En mi experiencia profesional he visto como hay niños con
lateralidad cruzada que no tienen ningún problema en los aprendizajes, niños
que no tienen lateralidad cruzada y sí tienen problemas en los aprendizajes, y
por último, niños que tienen lateralidad cruzada y dificultades de
aprendizaje. Considero la lateralidad cruzada como una variante de la
normalidad, que puede y debe ser considerada como, un factor de riesgo
añadido a otros, a tener en cuenta en el diagnóstico y abordaje de ciertas
dificultades de aprendizaje. Por otro lado, si viéramos que a un niño se le
obliga a escribir con su mano no dominante, nos llevaríamos las manos a la
cabeza, y ¿por qué cuando algunos "terapeutas" alternativos nos proponen un
cambio de dominancia ocular no?, a mi personalmente me chirría.

Y...¿QUÉ DICEN LAS INVESTIGACIONES?

 Aunque hay estudios empíricos que apuntan a los problemas de


lateralidad como un factor de riesgo para la aparición de dificultades de
aprendizaje, no se ha podido establecer una relación causa-efecto entre
lateralidad cruzada y dificultades de aprendizaje.

 No se ha podido demostrar que, en casos de lateralidad cruzada, el


establecimiento de una lateralidad homogénea tenga efectos positivos
directos sobre en el rendimiento académico posterior.

Bibliografía de artículos que resumen conclusiones respecto al tema de la


investigación:

 Lateralidad cruzada: http://ocularis.es/blog/lateralidad-cruzada/


 El mito de la
lateralidad: https://educaciontdah.wordpress.com/2013/10/10/el-mito-de-
la-lateralidad/
 Dominancia ocular y su influencia en el rendimiento
académico: https://docs.google.com/file/d/0B5IWTMH7HazMU0xwQm
ptZzF1Tlk/edit
 Relación entre lateralidad y aprendizajes
escolares: http://repositori.udl.cat/bitstream/handle/10459.1/46410/0
15510.pdf?sequence=
 Lateralidad cruzada. Falso trastorno. http://www.topdoctors.es/articulos-
medicos/lateralidad-cruzada-falso-trastorno
 http://europa.sim.ucm.es/compludoc/AA?articuloId=26352
 Lateralidad cruzada, ¿verdadero enemigo? http://elneuropediatra.es/lateralidad-
cruzada-verdadero-enemigo/ // http://elneuropediatra.es/la-segunda-parte-la-
lateralidad-cruzada/

ACTIVIDADES PARA TRABAJAR LA LATERALIDAD


CRUZADA
Algunos enlaces donde aparecen ejercicios e ideas para trabajar la lateralidad:

http://www.supernanny-barcelona.com/trabajar-la-lateralidad-terrassa-
barcelona/
https://sites.google.com/site/neepsicomotricidad/actividades-
psicomotrices/lateralidad
http://www.gobiernodecanarias.org/educacion/3/WebC/lujose/LATERCRU.ht
m

Fuentes consultadas para realizar esta entrada:


http://www.efdeportes.com/efd108/la-lateralidad-en-la-etapa-infantil.htm
http://www.psicodiagnosis.es/areaclinica/trastornosenelambitoescolar/queeslalateralidad
cruzada/
http://www.enfoqueseducativos.es/enfoques/enfoques_28.pdf#page=14
http://es.slideshare.net/myriamroldan/lateralidad-15015158?related=2
http://dislexiainvestigacioneintervencion.blogspot.com.es/2014/11/lateralidad-
cruzada.html