Вы находитесь на странице: 1из 21

CONCEPTO DE GEOQUÍMICA

Geoquímica es una de las ciencias geológicas que se desarrolló especial-mente a partir de la


química, la geología y mineralogía. Nació con los estudios sobre composición química de los
materiales de la corteza terrestre iniciados a principios del siglo XIX por G. Bischof, R.W.
Bunsen, E. de Beaumont, J. Roth y otros, pero sus fines y metodología quedaron definidas
en las primeras décadas del Siglo XX. Etimológicamente la geoquímica es la ciencia que
estudia la química de los materiales que se encuentran en la Tierra (Geo, `Tierra'; chimios,
'química'. Química de la Tierra).
F.W. Clarke, químico norteamericano, fundador de la geoquímica clásica y autor del tratado
Data of Geochemistry publicado en 1908 y actualizado hasta 1924, se basó en una enorme
cantidad de investigaciones analíticas realizadas en los laboratorios del Servicio Geológico
de EE.UU., que constituye una fuente importante de información, en el cual define a la
Geoquímica: «como el estudio de los cambios producidos en los sistemas químicos natu-
rales, representados éstos por las rocas». En esta definición no se distingue esencialmente de
la Petrología o para ser más específico de la química petrológica y mineralógica.
Sólo a partir de los trabajos de W.J. Vernadsky y A.E. Fersman mineralogistas-geoquímicos
rusos, éste último definió el objeto y finalidad de la geoquímica, como el «estudio de la
historia de los elementos químicos y átomos en condiciones de la corteza terrestre y cosmos,
en el pasado y en el presente, bajo diferentes condiciones termodinámicas y fisicoquímicas
natu-rales».
Basados en esta definición de la geoquímica, en líneas generales esta abarca los siguientes
objetivos:
a) Estudia la distribución cuantitativa de los elementos químicos en la corteza terrestre, su
disposición y concentración local.
b) Estudia las combinaciones de los diversos elementos en la corteza terrestre y su
distribución en el espacio y en el tiempo por acción de los agentes o procesos químicos. c)
Estudia la migración de los elementos y sus leyes determinadas por las diferentes condiciones
termodinámicas del medio ambiente.
d) Estudia el comportamiento de los elementos químicos en el interior de la corteza terrestre,
en forma de compuestos particularmente con cristales.
Víctor M. Goldschmidt, mineralogista-geoquírnico suizo, en sus obras Geochemische
Verteihmgsgesetze oler Elemente (1923-1937), y Grundlagen der-Quamitativen
Geochemische (1933-1935), señala tres tareas fundamentales de la geoquímica:
a) Determinación de las relaciones cuantitativas de los elementos y átomos en las esferas
geoquímicas de la Tierra.
b) Explicación de la distribución de los elementos en las esferas geoquímicas de la Tierra,
es decir, en los minerales y las rocas ve la litosfera y en los productos naturales de toda clase.
c) Descubrir las leyes que rigen las relaciones cuantitativas y la distribución de los elementos.
Según Goldschmidt, la geoquímica se puede definir como la «Medición de la abundancia
relativa y absoluta de los elementos de las distintas partes de la Tierra, con el objeto de
descubrir los principios que gobiernan su distribución y migración por todo el ciclo
geológico».
Hay muchas definiciones de geoquímica, pero la de Goldschmidt realza dos aspectos:
a) La distribución de los elementos en la Tierra (descriptivo), y
b) Los principios que gobiernan su distribución (interpretación).
En esencia esta definición explora el ciclo de los elementos en la naturaleza, basada en las
propiedades de sus átomos o iones, también considera la abundancia y distribución de los
isótopos, la abundancia y estabilidad del nú-cleo atómico.
Actualmente tres hechos importantes han permitido intensificar las investigaciones
geoquímicas; nos referimos a la aparición de nuevos métodos e instrumentos de análisis
químico elemental y su aplicación intensiva en la búsqueda de depósitos minerales e
hidrocarburos (prospección o exploración Geoquímica) y por último en su aplicación para la
obtención de parámetros geoquímicos en lo que respecta al medio ambiente.
De esta manera, la geoquímica como ciencia, parte del elemento químico, alcanza al mineral,
progresa de los minerales a las rocas, luego de las rocas a las provincias petrográficas y, más
allá, a las geosferas.
LA GEOQUÍMICA Y LAS RAMAS DE LA CIENCIA La geoquímica isa el conocimiento
y la metodología de trabajo de muchas ramas de estudio (fig. 1.1); y por otro lado, estimula
a dichas ramas con sus propios resultados.
DIVISIÓN DE LA GEOQUÍMICA
La geoquímica puede ser dividida de acuerdo a dos Puntos de vista:
1. El aspecto geológico de investigación
Litogeoquímica. Comprende la geoquímica de la corteza sólida de la Tierra,
que abarca, en términos generales, el estudio de la composición elemental y sus
relaciones con las rocas, suelos y sedimentos.
a) Geoquímica de las rocas = Petroquímica.
b) Geoquímica de los suelos = Pedogeoquímical
c) Geoquímica de los sedimentos inconsolidado.
d) Geoquímica de loS elementos principales y trazas de los minerales = Química-
mineral.
Hidrogeoquímica. Estudia la composición elementál y compuestos quí-micos
de las aguas superficiales y subterráneas incluyendo aguas termales.
Biogeoquímica. Estudia la geoquímica de la materia viviente incluyendo sus
productos fósiles (geoquímica orgánica)
Atmogeoquímica. Estudia la geoquímica de gases especialmente los de la
atmósfera y de los gases que acompañan a depósitos minerales y petrolíferos.
Cosmogeoquímica. Estudia la química de la material extraterrestre,
especialmente de los meteoritos, rocas lunares, planetas y la composición elemen-tal
de la luz emitida por los astros del universo.
La geoquímica puede también ser considerada una rama de la
cosmogeoquímica.
2. El aspecto de su aplicación
a) Prospección geoquímica. Es el uso de las leyes geoquímicas generales y regionales
en la prospección geológica especialmente en la exploración de depósitos minerales y de
hiclro4rburos.
b) Geoquímica ambiental. Determina la distribución, concentración y migración de
los metales en cualquier medio geológico, suelos, agua y aire y su impacto' sobre la vida
humana, animal y plantas además de su correlación Con la incidencia de enfermedades en
una región determinada.
c) Geoquímica de isótopos. Es una extensión de la geoquímica a los isótopos. La detección
e interpretación de las variaciones naturales en la distribución de isótopos «geología de
isótopos» (incluyendo radiogeología), que puede ser entendida como la directa aplicación del
conocimiento geoquímico de isótopos a problemas geológicos. Campos especiales:
radiogeoquímica (geoquímica de elementos radioactivos e isótopos y la determinación física
de edades por me-dio de isótopos estables e inestables).
d) Geoquímica física. Es el uso de las leyes fisicoquímicas para la clarificación de las leyes
que rigen la distribución geoquímica, especialmente por la determinación experimental del
equilibrio entre las fases minerales y las soluciones (geoquímica experimental).
e) Geoquímica de elementos traza. Es la determinación de las leyes de la distribución de
los elementos traza en los minerales y en las rocas, para la clarificación de la cristaloquímica,
problemas genéticos y para la utilización práctica de estos elementos.
f) Geoquímica regional. Es la determinación de las particularidades geoquímicas de
unidades geológicas regionales, especialmente de valores promedio o «Clarke» regionales de
provincias geoquímicas, petroquímicas y metalogénicas.
g) Geoquímica histórica. Es la determinación de la dependencia de las leyes geoquímicas y
los factores en la historia geológica de la Tierra.

Capítulo II CRISTALOQUIMICA
La cristaloquímica o química de los minerales es la ciencia que relaciona la composición
química, la estructura interna y las propiedades físicas en las sustancias cristalinas. Se volvió
una rama independiente de las ciencias en 1926, cuando fueron determinadas suficientes
estructuras de los minerales y Goldschmidt pudo formular los principios generales y
fundamentales de la estructura cristalográfica de componentes inorgánicos simples.
Los minerales son sustancias cristalinas en las que los átomos de los elementos químicos
que las componen están ubicados en los nudos de la red tridimensional en orden lógico y se
mantienen en posición de equilibrio por las fuerzas de atracción y repulsión mutua, las que
están condicionadas por las cargas del núcleo, la composición electrónica de los átomos, los
cuales son características únicas para cada uno de los diferentes elementos químicos.
La unidad básica de la geoquímica y de todas las estructuras de los cristales son los
elementos, ya sea bajo la forma de átomos o, con más frecuencia.' bajo la forma de partículas
cargadas de electricidad o iones. Los iones y átomos contienen cierta cantidad de energía, la
cual cambia cuando experimentan una transformación física o química; debido a ello, pierden
esa energía para dar sistemas más estables. Los conceptos geoquímicos tienen gran
significado cuando indican las: relaciones entre átomos, iones y redes cristalinas; tales
relaciones pertenecen al campo de la Química, pero debido a su importancia se 3•evisarán
los principales conceptos. Goldschmidt fue uno de los primeros en comprender la
importancia de la estructura cristalina para explicar la distribución de los elementos en la
corteza terrestre.
TABLA PERIÓDICA DE LOS ELEMENTOS
La ordenación de los 104 elementos conocidos, enmarcados en grupos de comportamiento
físico y químico similar, se denomina Tabla o Sistema Periódico de los elementos.
Los elementos en la Tabla Periódica están ordenados según el incremento del número
atómico (Z); debido a ello refleja mejor la repetición periódica de las propiedades físicas y
químicas de los elementos. En otras palabras, la carga del núcleo, que está reflejada en el
número atómico, y el número de electrones en un átomo neutral son los que determinan el
orden en el cual ocurren los elementos.
La Tabla está organizada en 16 columnas verticales llamados Grupos o Familias, indicados
por números romanos, y por conveniencia algunos de estos grupos tienen nombres especiales.
Los elementos del grupo IA se denominan metales alcalinos; los del grupo IIA, metales
alcalinotérreos; los del grupo VIIA, se conocen como halógenos; los del grupo VIIIA son los
gases nobles. Los elementos del grupo IB al VIIIB reciben el nombre del elemento que
encabeza a la familia; estos números en romanos son iguales al número de electrones
contenidos en su capa más externa.
Las filas horizontales en número de siete son conocidas como Períodos y están designados
con números arábigos (1,2,..7). Las dos grandes filas debajo del cuerpo principal de la tabla
son conocidas como Seria Lantánida o Tierras Raras (Z= 58 al 71) y la Serie Actinida (Z=
90 al 103), estos elementos pertenecen al cuerpo de la tabla pero están debajo simplemente
para conservar espacio. La mayoría de los elementos ocurren naturalmente; sin embargo, los
elementos con número atómico 43 (Tc), 61 (Pm) y del 93 al 103 (Np. Lr) son conocidos
solamente a partir de la síntesis.
En esta distribución pueden diferenciarse tres clases de elementos:
Elementos principales o representativos. Ocupan los grupos A y presentan propiedades
definidas e invariables.
Elementos de transición. Se caracterizan por presentar valencia electroquímica variable y
que se sitúan en los grupos B.
Elementos de transición interna. Son aquellos a los que no se ha asignado lugar alguno en la
tabla, si bien se les considera incluidos en las posiciones correspondientes a Z = 59,
lantánidos, y Z = 89, actínidos.
En la tabla periódica, la mayoría de los elementos se pueden clasificar en tres categorías:
metales, no metales y metaloides. Los metales tienen carga positiva porque ceden electrones
y son buenos conductores de la electricidad, tienen lustre metálico, puntos de fusión altos,
ductibilidad y maleabilidad; otros ubicados en la derecha son no metales; son negativos
porque ganan electrones y pobres conductores de la electricidad, no poseen lustré metálico,
y como sólidos son quebradizos. Los metaloides que presentan propiedades intermedias entre
los metales y no metales
EL ÁTOMO Y SU ESTRUCTURA ATÓMICA

El átomo es la subdivisión más pequeña de la materia que retiene las características del elemento
que puede intervenir en una combinación química. Consiste de un núcleo masivo, denso y muy
pequeño, compuesto de protones y neutrones, cargado positivamente de más o menos lo-. mm de
diámetro rodeado por una región poblada de electrones que, cuando todos están presentes, dan
neutralidad electrostática al átomo.

Las propiedades físicas de los átomos no quedan definidas de forma exacta por sus masas
atómicas, debido a que existen átomos que presentan un mismo número de protones, pero difieren
en su número de neutrones, por lo que sus propiedades físicas son variables, dada su diferencia de
masa. A estos grupos de elementos que ocupan la misma posición en el sistema periódico se les
denomina isótopos. Los estudios sobre la estructura atómica de, los elementos han puesto de
manifiesto que de los 104 elementos conocidos, tan sólo 21 de ellos son puros; así, pues, la mayor
parte de los elementos que integran la tabla periódica están formados por una mezcla de isótopos.

Partículas atómicas

La carga negativa del átomo está constituida por partículas a las que se denomina electrones (e-)
cuya magnitud de carga tiene un valor -de 1,6018x10-19 culombios. La masa y el radio del electrón
fueron deducidos por su relación e/m y sus respectivos valores son m = 9,1073510-'-$ g y r =
1,8783x1043 cm. La carga positiva la constituye el protón (p*); su carga presenta el mismo valor que
la del electrón con signo contrario y su masa es equivalente a 1837 veces la de la partícula negativa.
La partícula con carga nula o cero y masa igual a la del protón tiene la denominación de neutrón
(n°). Sí bien estas tres partículas se consideran los componentes fundamentales de la estructura
atómica, después del descubrimiento del neutrón se han detectado otras muchas partículas
elementales que han sido clasificadas en función de su masa:

 Los leptones. Son los componentes atómicos más ligeros y entre ellos se encuentran
incluidos el electrón, el neutrino (v), de carga neutra y masa igual a la del electrón, el
positrón (e+) de carga positiva y masa electrónica, el mesón m o muón (m) de carga
electrónica positiva o negativa y masa 209 veces mayor que la del electrón y las
correspondientes partículas.

 Los mesones. Son las partículas atómicas de masa media y entre ellos se encuentra el
mesón 𝜋 o pión (𝜋), de carga variable y masa 270 veces mayor que la del electrón; el mesón
k o kaón, de masa equivalente a 495 e- y carga variable; el fotón, partícula carente de masa
asociada a las ondas electromagnéticas y sus respectivas antipartículas.

 Los bariones. Son las partículas elementales de más peso; en este grupo se incluyen los
nucleones, protones y neutrones.
Número atómico

Es el número de protones que integran el núcleo de sin átomo y coincide. Debido a la necesaria
compensación de carga, con el número de electrones. Se representa por Z y corresponde al número
de cada uno de los elementos en la Tabla Periódica. Los átomos de un mismo elemento pero con
diferente número de neutrones son llamados isótopos.

Número másico

El número músico, representado por A, es el guarismo que corresponde a la suma del número de
protones Z y el de neutrones N del núcleo atómico de cada uno de los elementos

A = Z + N La suma de protones y neutrones coinciden aproximadamente con la masa molecular.

Masa atómica

La masa atómica, a la que algunos autores denominan peso atómico. Es el número de veces que el
átomo de un determinado elemento contiene en peso la doceava parte del isótopo 12 del átomo
de carbono. Este valor, designado con una, unidad de masa atómica, se ha deducido
experimentalmente y equivale a 1,66x10. Gramos. Por consiguiente, la masa absoluta de cualquier
elemento se determinará multiplicando su número másico por la uma, si bien es frecuente hallar su
valor en tablas.

Masa molecular

La masa molecular M, también denominada peso molecular, se define como el número de veces
que la molécula de un cuerpo contiene la fracción doceava

en peso del isótopo:12 del átomo de carbono. Se determina mediante la suma de tos pesos atómicos
de los componentes del cuerpo. Por ejemplo, la masa de la molécula de la anhidrita CaSO4:

M = Ca (40) + S (32) + O (16x4) = 126

Estructura electrónica de los elementos

Los hechos permiten afirmar:

1) que los átomos contienen un número de electrones igual al número de protones;

2) que los átomos de diferentes elementos. Poseen diferente número de electrones;

3) que los electrones están en constante movimiento sin perder energía, es decir, ocupan niveles de
energía determinada:

4) qué los electrones pueden saltar de unos niveles a otros absorbiendo o emitiendo energía; y

5) que para un mismo nivel de energía existen subniveles.

Niveles de energía y número cuántico

El estudio del espectro de átomos de los diversos elementos indica que el electrón puede ocupar
diversos niveles de energía. Estos niveles son representados por la letra n y tienen valores que van
desde cero (estado fundamental) hasta el infinito. Pero los valores más comunes son: 1;2;3;4;5;6 y
un poco menos comunes 7;8;9 y 10. N se conoce corno el número cuántico principal y según la
notación espectral, equivale a las rayas gruesas del espectro; además cada una de las líneas gruesas
sé compone de líneas más finas, lo cual indica que dentro de un mismo nivel, los electrones pueden
ocupar subniveles. Estas líneas son de cuatro ti-pos: sharp, principal, difusa y fundamental y se
representan con las letras s, p, d. f.

El número de subniveles dentro del nivel cuántico principal es igual a su número cuántico principal
y el orden en que aparecen los subniveles en un nivel principal dado es ns, np, nd. nf; yendo del
núcleo hacia fuera. Los subniveles constituyen el número cuántico secundario L, cuyos valores van
desde cero hasta n-1. L se conoce como el número cuántico momento angular.

Orbitales

Si se somete un haz de átomos a la influencia de un fuerte campo magnético, se aprecia el


desdoblamiento de las líneas de los subniveles en líneas muy cercanas; este fenómeno indica la
existencia de uno o más subestados dentro de cada, subnivel electrónico. Estos subestados se
llaman orbitales. Un orbital es una región del espacio donde existe la probabilidad de hallar un
electrón, en términos de probabilidad. El número de orbitales en un subnivel está dado por un tercer
número cuántico, llamado número, cuántico magnético, que se representa por la letra m y cuyos
valores van desde celo hasta ±I. Pauli propuso el principio de exclusión y según el Cual el número
máximo de electrones que puede existir en un orbital es de dos.

Radio atómico y jónico

Como se ha mencionado, el átomo es la unidad básica en toda estructura cristalina y se lo puede


considerar como formado por una esfera cuyo radio efectivo es del orden de 1 Angstrom (1 A =10-
s cm) que se puede medir con precisión y que depende no solamente de la naturaleza del elemento
sino también de su estado de ionización y de su enlace interatómico.

El radio atómico se puede definir Como la mitad de la distancia entre los centros de dos átomos de
un mismo elemento. El radio iónico es definido coma la distancia entre los centros de un catión y
un anión. Por ejemplo, el radio del átomo de sodio metálico es de 1,86 A, pero el radio del ion de
sodio en la halita (sal común) es de 0,97Á. /2

El radio de un ion no es constante y varia con la carga, puesto que depende de su estructura
atómica; asimismo está en relación con la posición que ocupa el elemento en la Tabla Periódica.

Las reglas siguientes tienen carácter general:

1. En los elementos del mismo grupo de la Tabla Periódica, el radio iónico aumenta a medida que
aumenta el número atómico de los elementos; por ejemplo, en el caso de los elementos alcalinos
térreos:

Este incremento es natural, pues dichos elementos aumentan el número de orbitales electrónicos
alrededor del núcleo, y por lo tanto aumenta el radio iónico, existiendo una excepción referida a
este punto con los iones trivalentes de las tierras raras o lantánidos, en los cuales el radio
disminuye con el aumento del número atómico desde 1,14 para el La). hasta 0,85 para el Lu)., lo
que se ha denominado «contracción lantánida».

2. En los iones positivos de la misma estructura electrónica, el radio iónico disminuye al aumentar
la carga. por ejemplo, los elementos del tercer período:

Esta disminución se debe a que cuando dichos elementos pierden electrones, los núcleos ejercen
una mayor atracción sobre los electrones restantes, disminuyendo por consiguiente el radio
iónico.

3. En los elementos que presentan diversas valencias, es decir, que forman iones con distintas
cargas, al ion de mayor carga corresponde un radio más pequeño, por ejemplo. En el caso del
manganeso y cloro:

El radio de los elementos más comunes se da en la Tabla 2.4 y en la Fig. 2.1, en donde se muestra
la relación entre el radio iónico y la carga iónica. Observándose que a los elementos que tienen
mayor carga iónica negativa les corresponde mayor radio iónico que sus iones positivos, y a mayor
carga iónica positiva tendrán radio iónico más pequeño. Además. Se observa en el grupo de
elementos de carga +3, las Tierras Raras tienen mayor radio que los demás.
Energía de ionización

• Llamada también Potencial de Ionización, se define como la energía mínima (en Kj/rnol) que se
requiere para quitar un electrón de un átomo en estado gaseoso. En otras palabras, la energía de
ionización es la cantidad de enereja en kilojoules que se necesita para quitar un mol de electrones
de un mol-de átomos en estado gaseoso. En esta definición se especifica el estado gaseoso de los
átomos, porque en este estado no está influenciado por los átomos vecinos. por lo tanto no
existen fuerzas intermoleculares. El proceso de ionización puede simbolizarse así: X (g1- 11 X.(g)+
e. Donde PI es el potencial de ionización que es la energía mínima necesaria para que A átomo de
X en su fase gaseosa pierda un electrón. Esta magnitud se. suele expresar en etectrón-voltio El
potencial de ionización generalmente aumenta a través de un período y disminuye al descender
en un grupo, tiende a variar la forma exactamente opuesta al radio atómico y esto no es
coincidencia, cuanto más cerca del núcleo están los electrones. más energía se necesita para
desprenderlos (Tabla 2.2). A través de un período los radios atómicos disminuyen y los potenciales
de ionización aumentan, cuando descendemos en un grupo, el radio atómico aumenta y
disminuye,e1 potencial de ionización. No obstante, el potencial de ionización varía en forma
paralela al carácter no metálico de los elementos. A medida que aumenta el potencial de
ionización (se necesita más energía para perder un electrón), los elementos se hacen más
metaloides en su comportamiento químico. En la Tabla 2.2 los elementos más metálicos del grupo
IA, el Kb (37) y Cs (55) tienen potenciales bajos de ionización. Los metaloide, 0(8), Cl (19) y F(9)..
poseen potenciales altos de ionizacion.

Afinidad electrónica

Otra propiedad de los átomos que influye en su comportamiento químico, es su capacidad para
aceptar uno o más electrones; Isla propiedad se llama afinidad electrónica, la cual es el cambio de
energía que ocurre cuando un átomo, en estado gaseoso, acepta un electrón para formar un
anión. La ecuación es:

X(g)+ e -> X-(g)

El signo de la afinidad electrónica es contrario al que se utiliza para la energía de ionización. Una
energía de ionización positiva significa que se debe suministrar energía para quitar el electrón. Por
otra parte, un valor positivo para la afinidad electrónica significa que cuando se agrega un electrón
a un átomo se liben, energía.

Electronegatividad

La electronegatividad es la capacidad de un átomo para atraer hacia sí los electrones de un enlace


químico. Los elementos con electronegatividad alta tienen más tendencia para atraer electrones
que los elementos de electronegatividad baja que, como es de esperar, se relaciona con la afinidad
electrónica y la energía de ionización.

La electronegatividad aumenta, de izquierda a derecha, a través de un período de la Tabla


Periódica, coincidiendo con el carácter metálico de los elementos. En cada grupo, la
electronegatividad disminuye al aumentar el número atómico y el carácter metálico. Los
elementos más electronegativos-halógenos, oxígeno, nitrógeno y azufre, se ubican en el lado
superior derecho y los elementos menos electronegativos (los alcalinos y alcalinotérreos) se
agrupan en el lado inferior izquierdo.

Los átomos de los elementos con grandes diferencias de electronegatividad tienden a formar
enlaces iónicos, como los que existen en el NaCI y CaO, porque el átomo del elemento menos
electronegativo cede sus electrones al átomo del elemento más electronegativo., un enlace iónico
generalmente une a un átomo de un elemento metal con un átomo de un elemento no metálico.
Los átomos de elementos con electronegatividad similares tienden a formar entre ellos enlaces
covalentes polares porque el desplazamiento de la densidad electrónica es pequeño. En la mayoría
de los enlaces covalentes participan átomos de elementos no metálicos. Los metales de transicion
no siguen esta tendencia.

Los conceptos de electronegatividad y afinidad electrónica están relacionados pero son diferentes.
Ambas propiedades indican la tendencia de un átomo a atraer electrones. Sin embargo, la afinidad
electrónica se refiere a la

Atracción de un átomo aislado por un electrón adicional, mientras que la


electronegatividad significa- la habilidad de un átomo (unido con otro átomo en un
enlace químico) para atraer los electrones compartidos. Además, la afinidad
electrónica es una cantidad que se puede medir experimentalmente, mientras que la
electronegatividad es un número estimado que no se puede medir.
Número de coordinación
Se denomina número de coordinación a la cantidad de átomos o iones de signo
opuesto que se disponen a la distancia más próxima del ion central. Esta disposición
se describe con figuras geométricas, cuyos vértices son los centros de los átomos de
coordinación; estas figuras se denominan poliedros de coordinación (Fig. 2.2).
En una estructura cristalina cada ion tiende a rodearse de iones con cargas opuestas
y el número de ellos que se pueden agrupar alrededor del ion central depende de la
relación entre los radios de ambos (Tabla. 2.3).
El tamaño y la estructura electrónica de los átomos determinan el carácter de su
disposición espacial mutua dentro de la estructura cristalina de los minerales, es decir,
la coordinación.
La coordinación de los átomos en la estructura de los minerales se determina también
por el tipo de enlace químico, que es el estado electrónico-energético, que a su vez
también depende de la estructura electrónica de los átomos que interaccionan y la
distancia entre ellos.
La coordinación numérica de los cationes presentes es uno de los factores en el control
de las futuras estructuras de los componentes iónicos. Pauling en 1829 estableció un
número de principios que podrían aplicarse a componentes iónicos.
Tabla 2.3 Número y configuración de coordinación
Relación de Radios de Número de coordinación Configuración de Coordinación
Cationes/Aniones Rc/ Ra
0,155-0,255 3 Vértice de un triángulo equilátero
0,225-0,414 4 Vértice de un tetraedro
0,414-0,732 6 Vértice de un octaedro
0,732-1,0 8 Vértice de un cubo
Mayor de 1,0 12 Empaquetamiento compacto

Pag. 17

Poliedros de coordinación según enlace iónico y covalente.


ENLACE IÓNICO

Fig. 2.2 Tipos de poliedros de coordinación según enlace iónico y covalente.

TIPOS DE ENLACE
Al estudiar la constitución de la materia se observa que toda ella está compuesta por
agrupaciones de átomos: los agregados de átomos iguales que constituyen las
sustancias elementales o elementos químicos y los agregados de átomos diferentes,
que son los compuestos químicos. La unión de átomos, moléculas o iones, constituye
el llamado enlace químico.
La configuración electrónica externa de los átomos, conocida como configuración de
valencia, desempeña un papel determinante en los diferentes mecanismos de enlace,
puesto que el enlace está relacionado con la distribución de los electrones en las capas
externas de los átomos. Cuatro tipos de enlaces son comúnmente reconocidos (Fig.
2.3). Los iones de cargas opuestas pueden ligarse entre sí por las fuerzas
electrostáticas de sus cargas para formar el
Pag. 18

Enlace iónico: Si por el contrario, se comparten electrones de valencia de átomos diferentes,


recibe el nombre de enlace covalente. El enlace metálico se caracteriza por la formación de
una nube electrónica móvil en un área de carga positiva formada por el desprendimiento de
los propios electrones. Finalmente. Puede haber ligaduras débiles entre átomos por efecto de
la polarización del enlace de Van der Waals.
Es necesario definir: catión es un átomo que ha perdido uno o más electrones de su órbita
externa y adquiere así una carga positiva. Un anión es un átomo que ha ganado un electrón y
por lo tanto adquiere carga negativa.
Cuando un catión se une a un anión, la fuerza de atracción se mide por la relación 𝑒1 . 𝑒1/ 𝑟 2
(Fuerza de Coulomb), lo que se define así: «entre un par de iones de cargas opuestas existe
una fuerza de atracción electrostática directa-mente proporcional al producto de sus cargas e
inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre sus centros». Donde 𝑒1 .y 𝑒1/
son las cargas de los iones y r la distancía interiónica. Si la carga del catión es, por ejemplo,
tres veces la del anión, aquel podrá acomodar tres aniones alrededor de sí hasta compensar
su carga.
1. Enlace iónico o electrostático
El enlace iónico es la atracción entre iones con signo eléctrico opuesto que se verifica
mediante la transferencia parcial o completa de los electrones de valencia de un ion a otro,
siendo dichas partículas de diferente electronegatividad. El átomo de electronegatividad baja
cede uno o varios electrones al de electronegatividad alta y de esta forma se constituyen los
iones de cada uno de los elementos que quedan unidos entre si debido a las fuerzas de
atracción electrostática. Las esferas fónicas son prácticamente tangentes entre sí, y este
enlace se encuentra entre aniones y cationes cuyas electronegatividades son muy diferentes
(la electronegatividad es, por definición, la medida de la tendencia del átomo a ganar
electrones) y ocurre frecuentemente sobre el 80% de todos los minerales, entre ellos. CINa,
CIK, ClAg, etc.
Los compuestos con enlaces iónicos se caracterizan por su baja conductibilidad eléctrica y
calor en estado sólido y so alta conductibilidad en estado de fusión y de solución; por su
punto de fusión y ebullición elevadas; por su fácil solubilidad en disolventes polares, como
el agua, para producir soluciones conductoras que contienen Iones libres.
2. Enlace metálico
Este enlace se da solamente en los átomos de elementos electropositivos y es responsable de
la cohesión de los metales y sus aleaciones. En los metales,

Pag.19

Su estructura consta de átomos cercanamente estrechos cuyos electrones ex-ternos forman


un orbital compuesto o nube de electrones que envuelve todos los núcleos atómicos cargados
positivamente con sus electrones internos. La atracción entre los iones positivos y la nube de
electrones negativamente car-gados constituyen el enlace metálico.
Los metales tienen usualmente estructuras simples en las cuales los átomos están
cercanamente agrupados dando cohesión lo que da como resultado compuestos de alta
densidad. Además, los átomos de los metales al no tener suficientes electrones de valencia
para el número de átomos que rodea a cada uno de ellos (número de coordinación, 8 y 12) no
pueden unirse en enlace covalente.
Los elementos metálicos presentan bajos potenciales de ionización, por lo que pueden ceder
electrones con facilidad y, de esta forma dar lugar a la producción de cationes, y además
poseen orbitales de valencia vacíos que favorecen la movilidad de las cargas negativas
Los orbitales permiten a los electrones pasar de sin átomo a otro, dando lugar a lo que se
conoce como nube electrónica de un metal, lo cual explica la conductibilidad eléctrica,
térmica y demás propiedades exclusivas de los metales, como el brillo o lustre, ductilidad,
maleabilidad.
3. Enlace covalente
En la unión covalente llamada también enlace bipolar, los átomos no están ionizados sino
que comparten electrones —dos por ligadura — que giran en un orbital común haciendo a
éste enlace el más fuerte de todos los enlaces químicos.
El enlace homopolar puro es considerado importante en la química orgánica y sólo de leve
importancia en mineralogía.
Esta ligadura es la que une, por ejemplo, a las moléculas diatómicas de los gases (N2, O2,
H2). En el hidrógeno, cada átomo aporta un electrón otra formar un par que ocupa un orbital,
si bien girando con spin opuesto (anti paralelo).
La coparticipación de electrones sirve para unir no solo a átomos de un mismo elemento, sino
que numerosas moléculas combinadas son también covalentes: HCI, NH3, CH4, etc.
Las sustancias formadas por enlace covalente son mes, líquidos o sólidos caracterizados por
presentar bajos puntos de fusión y ebullición debido a la escasa intensidad de las fuerzas
intermoleculares. Suelen ser además insolubles en disolventes no polares y solubles en
disolventes polares. Debido a que no forman iones en disolución, no son buenos conductores
de la electricidad tanto en el estado sólido como en solución. El enlace covalente es
característico de la unión entre elementos no metálicos.
El enlace covalente posee gran energía y es dificil romper los cristales t'orinados por moléculas unidas
internamente por covulencia, son extraordi llanamente duros e insolubles como d diamante, el carburo
de silicio y otros. Otros por lo general unidos por covalent. la pero a su vez con cualquier otro tipo de
enlace l'Hl (enlace mixto) son por lo general, blandos y a menudo Nohibles dehid la dehilidad de su
Ultima ligadura, ejemplos .1011 el te...ialgai \ ala

4. Unidades de Van der Waals:


Este enlace, conocido por su debilidad corno enlace de ciunpo residual, es ,11( anti'ado en los cristales de
elementos inertes, tija moléculas neutras y uni-dades etiti,.:turales sin carga mediante débiles cargas residuales de
su superti-el tipo mas Jehil de los enlaces químicos. Muk. !reas grupos moleculares cuyos átomos están unidos
entre si por lerk ia carecen de cargas o de electrones de valencia libre, pero sin embar-!Yo pueden ligarse entre si
por medio de fuerzas «secundarias», éstas provienen de la distribución asimétrica de los electrones de la capa
externa. Los electrones al girar en sus órbitas entran en resonancia con los electro-nes de un grupo molecular
contiguo (correlación de cargas) y se establecen do' dipolos contrapuestos. La energía de estos dipolos, que
constituyen el -en lace de Van der Waals», es cien veces más débil que un enlace covalente y los otros enlaces.
Este enlace se encuentra sólo en compuestos orgánicos y gases, hallándose pocas veces en los minerales; cuando
se halla en ellos, define generalmente una zona de exfoliación fácil y de poca dureza un ejemplo, es el grafito, for-
mado por hojas de átomos de carbono unidos por enlaces covalentes, hojas Mere se unen entre sí por fuerzas de
Van der Waals, y es responsable de la extrema suavidad y del excelente clivaje basal de este mineral. Los ejemplos
eológicamente importantes incluyen el argón producido por el isótopo radioactivo I(' en la estructura de la
ortoclasa y la incorporación del agua, helio y argón en las estructuras del berilio.
Esta ligadura también une las moléculas As4S4 en el rejalgar, en los ani-llos de S en el azufre ortorrómbico y los
silicatos laminares, tales como el g talco y k pirofilita y cuyas láminas unitarias se adosan por sus capas de
hidrógeno.
5. Enlace de hidrógeno:
Un caso particular de polaridad que origina una fuerza de enlace, se produ-ce cuando el hidroogenion entra en
covalencia con el oxígeno o con el azufre.

Cristaloquimica el grupo OH-, que juega papel importante en los silicatos, al quedar los electro-nes de valencia
desplazados en dirección del oxígeno, el protón H se convierte en un polo positivo débil, capaz de atraer los
electrones no intercambiables de un átomo de oxígeno vecino. Este enlace permite, por ejemplo, la unión de
unidades laminares de caolinita en que se adosan capas de OH- o capas de oxígeno.
6. Enlaces mixtos:
Los cristales donde intervienen un tipo único de ligaduras se denominan homodésniicos (halita, diamante).
Heterodésmicos son los que tienen más de un tipo de ligadura, esto ocurre en los carbonatos, sulfatos, donde los
cationes C y S se unen en covalencia al oxígeno para formar un grupo molecular (aniones CO32-, SO42-) que se
ligan iónicamente a otro catión (Ca', Na., etc.). El enlace mixto es aquel en el que interviene la covalencia y la
carga electrostática en proporciones similares. La unión Si-0, en los silicatos, es por ejemplo, un enlace mixto. Las
estructuras de los minerales con un tipo de enlace químico de los áto-mos se denominan homodésmicos o
isodésmicos, y si en los minerales se rea-lizan varios tipos de enlaces interátomicos se llama /zeterodésznicos o
culisodésmicos."

ESTRUCTURA DÉ LOS SILICATOS:


Los silicatos consisten en grupos de silicio y oxígeno de varias órdenes en los cuales el silicio ¡está siempre
rodeado por cuatro oxígenos en las esquinas de un tetraedro. Toda la variedad de estructuras cristalinas de los
minerales puede reducirse a cinco tipos que difieren por el carácter de la disposición de los átomos.
Grupos tetraédricos independientes:
En este tipo los tetraedros Si-0 se presentan como entidades separadas, la composición resultante es SiO, y un
mineral típico es la forsterita Mg2Si0,, los silicatos de estaldivisión se Claman Nesosilicatos . Se caracterizan por
tener iguales distancias'¿ntre los átomos. Para las estructuras de este tipo, en los minerales con enlaée químico
metálico o iónico, es característico el empaque más compacto quedan los metales (oro nativo), o aniones, por
ejemplo, de oxígeno en la hemátita o bien en cationes de calcio en la fluorita.
2. Grupos tetraédricos enlazados:
a) En este .tipo los tetraedros Si-0 se unen por medio de un oxígeno compartido por cada dos tetraedros, y la
composición resultante es Si3O5, un mineral típico es la ackermanita Ca,MgSi3O7 y tales sus-tancias se han
denominado Sorosilicatos.
b) Si se undn más de dos tetraedros, pueden formar un anillo cerrado dando composiciones Sin°, como es el caso
del berilo Be3AI,Si„0„; esta familia se conoce como ciclosilicatos. Se caracterizan por dife-rentes distancias
interatómicas, en dichas estructuras, los radicales aniónicoS complejos o las moléculas cerradas se parecen a unas
«is- • las». Las distancias interatómicas dentro de los límites de dichas islas sonl menores y la resistencia del enlace
químico es considera-blemente mayor que en la parte restante de la estructura.
Ejemplos: Tetraédrico aislado (SiO4)' Olivino (Mg,Fe), (Si0,) • • Topacio (OH,Fe), AI, (SiO,) Triangular aislada
(CO3)2- Calcita Ca (CO,) dolomita CaMg (CO,)

3. Estructuras de cadena

Están formadas por radicales infinitos unidimensionales que constan de poliedros de coordinación
enlazados linealmente. LOs silicatos de esta división se denominan Inosilicatos de cadena simple e
inosilicatos de cadena do- bles. Existen dos modificaciones de esta estructura:

a) cadenas sencillas en las cuales la relación Si:O es 1:3.r característico de los


piroxenos.

cadena simple: enstatita MgSi07

b) cadenas dobles en las cuales los tetraedros alternan en dos cadenas sencillas
paralelas que se unen en cruz y eri donde la relación Si:O es 4:11, característico de los
anfíboles:

cadena doble: antofilita Mg7 (S ip„)(oH),

4. Estructuras hojosas

Tres oxígenos de cada tetraedro son compartidos con tetraedro, adyacentes para formar extensas
hojas planas. Este enlace da !a proporción 511:0 de 2:5 que es la unidad fundamental de las micas
y arcillas. --
Esta división se llama filosilicatos ejemplo es la moscovita KA1(AlSi0,0)(OH)7.

Difieren por el hecho de que las distancias interatómicas dentro de una capa (plano) son menores
que las distancias interatómieas entre las capas (plano) y consecuentemente los átomos de una
misma capa están enlazados más sólidamente que en los átomos de la otra capa. Tal estructura la
tienen el grafito C, el talco Mg3(Si4010)(OH), y la brucita Mg(OH),

5. Estructuras de armazón

Cada uno de los tetraedros SiO, comparte todos lus vértices con otros tetraedros, dando una red
sólida tridimensional en la cal la proporción Si:O es 1:2, que es la unidad fundamental del cuarzo
SiO„ álbita Na(Si,A10s). En . los silicatos de este tipo el silicio está parcialmente sustituido por el
aluminio, de modo que la composición es (Si3A1)0,,..la sustitucióti de A13' en vez de Si'-exige la
adición de iones positivos con el fin de establecer la neutro lidad el¿c[rica. Esta división se
denomina tectosilkvitos.

PROPIEDADES DE LOS TIPOS DE ESTRUCTURA

La carga de valencia en la unidad silicato, !a cual determina c) número y carga de los otros iones
que pueden entrar en la estructura, sera fácilmente calculada, si se sabe que el silicio tiene una
carga positiva de (41 y cada oxíge-no una carga negativa de (2-). Así la carga de un grupo: 0. SiO,
(4x1) + 4(-2) = -4 Or Si3O, (4x2) + 7(-2) = -6 dir SiO3 (4x1) + 3(-2) = -2 10° sip„ (4x4) + 1 l(-2)= -6

40. (4x2) + 5(-2) = -2

SiO, (4x1) + 2(-2) = O 0.10

Por ejemplo, para formar la anortita (CaAl,Sips) 4110 (4x2) + 8(-2)= -8 por lo que se requiere de 2
moléculas de Al" y una (1) molécula de Ca'-', para que la carga eléctrica sea cero. El caso del
feldespato potásico u ortosa (KA1SiA). Si O8 (4x3) + 8)-2)= -4 por lo que se requiere de una (1)
molécula de Al' y una (1) de para que la carga eléctrica sea cero. 4111

ISOMORFISMO el' El término isomorfismo se aplica al fenómeno de existir sustancias con


composiciones químicas análogas que poseen estructuras cristalinas estre-chamente relacionadas
y que gozan de las propiedades siguientes: pertene-cen al mismo sistema cristalino, cristalizan
simultáneamente y poseen pro- • piedades químicas y físicas comparables. En efecto, existen unos
cuerpos • isomorfos que pueden tener todas las composiciones intermedias entre los dos
constituyentes A y B; se trata de fases cristalinas únicas, homogéneas • (de allí el nombre de
soluciones sólidas), que en relación a los constituyen-tes puros muestran propiedades que varían
de una manera continua de un componente a otro y pueden formar cristales mixtos, o es decir,
que cristali-zan simultáneamente.

Hoy se utiliza ampliamente la noción de elementos isomorfos o compo-nentes que forman


mezclas isomorfas o soluciones sólidas. Los términos mar-ginales de las mezclas isomorfas forman
las series isomorfas. En función del grado de miscibilidad en las series isomorfas se distin-guen:
a) Isomorfismo Ilimitado o Perfecto: MnFe WO, MnWO, FeWO, wolframita hubnerita ferberita b)
Isomorfismo Limitado o Imperfecto: ortoclasa K(Si5AlO8) y la anortita Ca(Si,A1,08) zinc y hierro en
la esfalerita (Fe) ZnS

POLIMORFISMO El fenómeno de cristalización de la materia de una misma composición en forma


de cristales con diferentes sistemas cristalográficos fue descubierto en el siglo XIX y se le llamó
polimorfismo y los pasos de una forma cristalina a otra se llaman transformaciones polimorfas o
transiciones. El polimorfismo de los minerales significa la variedad de su estructura cris-talina
siendo la misma composición química, a estos minerales se denominan modificaciones polimorfas,
estas últimas pueden diferir por el número de co-ordinación. Ejemplos de modificación polimorfa
de la composición AI,SiO, para los iones Al3+ el NC = 6 (disteno), 6 y 5 (andalucita) y 6 y 4
(sillimanita). La sílice en cuarzo alfa, beta, cristobalita y triditnita, etc.

26

CaCO3

Calcita Aragonita

romboédrico ortorrómbico

Diamante Grafito

cúbico hexagonal

FeS2

Pinta Marcasita

cúbico ortorrómbico

Si02

Cuarzo Tridimita Cristobalita

rornboédrico triclínico tetragonai

Las transformaciones polimorfas pueden ser de dos tipos: a) Reversibles (Enantiotropas): cuarzo
alfa cuarzo beta (573 °C)

b) Irreversiples.(Monótropas): aragonit4 --> calcita (340 °C) PSEUI)OMORFISMO La existencia dé


un mineral con la forma cristalina externa de otra especie mineral se llama pleudonio,fismo. Si el
cristal de un mineral dado se altera de forma que la estru4tura interna o la composición química
cambia, pero la for-ma externa prevalece, se dice que se ha formado una pseudomorfosis, del
grie-go «falsa formas. Por ejemplo, la pirita FeS2, puede convertirse en limonita, Fe0(01-1),.H 20,
pero conserva su aspecto externo de la pirita. La pseudomorfOsis se define normalmente de
acuerdo con la manera según la cual se formaron:

a) Sustitución. En este tipo de pseudomorfosis se da una renovación parcial del material original y
simultáneamente un reemplazamien-to del Mismo por otro, sin reacción química entre ambos. El
ejem-plo es 14 sustitución de la sílice de las fibras de la madera de un árbol haSta formar una
madera petrificada. 1) Incrustación. En la formación de este tipo de pseudomorfosis se deposita
una costra de un mineral sobre los cristales de otro. Un ejemplo común es el cuarzo incrustando
cubos de fluorita. c) Alteración. En este tipo de pseudomorfosis ha existido solamente una adición
parcial de material nuevo, o una renovación parcial del material primario. La transformación de
anhidrita CaS0„ a yeso CaS0,2:FLO y el cambio de galena PbS en anglesita PbSO4, son ejemplos de
alteración pseudomorfa.

ISOTII'OS Se llaman minerales isotipos a los minerales que teniendo la misma estruc-tura pero
contienen iones lo suficientemente diferentes para que no puedan,. reemplazarse unos por otros
en un mismo edificio cristalino; es el caso, por ejemplo, de la monticellita Ca2(SiO4) y de los
perídotos ferromagnesianos (Fe,Mg),(SiO4) La Tabla 2.4 muestra el número atómico (Z), radio
atómico y radio fónico, la electi °negad vidad y el número de coordinación de los elementos
químicos, y la Tabla 2.5 muestra la configuración electrónica de los elementos indicando sus
niveles de energía (capas), los subniveles de energía (s,p,d,f), y el número de electrones de las
órbitas más externas que nos indican la valencia de los elementos.

Capítulo III

GEOUNICA BE IBS REMENIBB

CARÁCTER GEOQUÍMICO En el transcurso del avance de la geoquímica se han presentado diversas


agrupaciones geoquímicas de los elementos por varios autores, entre ellos Washington,
Goldschmidt, Rankama-Sahama, Szadeczky-Kardoss (Tabla 3.2). En 1923, Víctor Goldschmidt
sugirió detalles de la analogía de la composi-ción de la Tierra y el promedio composicional de los
meteoritos. Postuló que las tres fases de los meteoritos, hierro nativo, sulfuros y silicatos, también
representan las tres zonas de la Tierra: la capa externa de silicatos (corteza) una capa de óxido-
sulfuro (manto) y un núcleo de hierro, estando actualmente excluido la capa de óxido-sulfuros por
estudios geofísicos. Los análisis químicos de las tres fases de los meteoritos por Goldschmidt
confirmaron su predicción sobre la asociación de los metales preciosos (Au, Pt) con la fase de
hierro. También sugirió que la distribución de los elementos en la Tierra es similar a la de los
meteoritos. Un desarrollo similar de las tres fases fue reconocido en la fusión de menas en las
grandes fundiciones, cuyos productos metalúrgicos son: metal, matte (sulfuros) y escoria
(silicatos).

CLASIFICACIÓN DE GOLDSCHMIDT Goldschmidt (1937) revisó la información de la distribución de


los ele-mentos químicos en los materiales naturales y de aquellos preparados artificialmente;
reconoció las asociaciones elementales de acuerdo a la clase de materiales y formuló su concepto
de la afinidad de los elementos químicos para las fases.fundamentales que comprende la Tierra
(Tabla 3.1). De acuerdo al conocimiento de la estructura extranuclear de los átomos, y a la manera
en el cual un elemento actúa en un ambiente fisicoquímico deter-minado, depende de su
capacidad para formar enlaces más fuertes en lo posi-ble, y así está relacionado directamente al
número de electrones y su configu-Clasificación Geoquímica de los Elevemos

ración alrededor del núcleo atómico. Debido a esto, los elementos químicos en la clasificación
basada•en la afinidad para las fases fundamentales que compo-nen la Tierra se presentan muy
regularmente en grupos o subgrupos, y sus relaciones extranucleares están bien definidas. Esta
clasificación de Goldschmidt es sólo cualitativa y ev puede ser usada para explicar muchos de los
detalles de la ocurrencia y distribución de los elementos en la corteza terrestre. La validez general
de esta clasificación se debe a la similitud en la configuración electrónica de los varios grupos de
elementos.

a) Los elementos siderófilos son aquellos que tienen afinidad al hierro • y cuyos electrones
exteriores (valencia) bajo ciertas condiciones químicas no están disponibles para combinarse con
otros elemen-tos, porque su estructura electrónica, en su nivel más externo, no está
completamente rellenada, de tal manera que la carga positiva en el núcleo puede ejercer una
fuerte atracción sobre los electrones exteriores. Así ellos tienden a ocurrir en el estado nativo,
formando enlaces metálicos. Además se presentan sin combinar debido a su alto potencial de
ionización (mayor de 7eV). Estos elementos tien-den a concentrarse en el núcleo semestre
(siderosfera), por lo tanto tienen escasa afinidad con el O y S. Por ejemplo, en el caso de los
elementos siderófilos; Fe-Ni-Co; Ru-Rh-Pd; Re-Os-Ir y Pt tienen orbitales ni» que no están llenados
con electrones debajo de su orbital exterior. Así los elementos de cada subgrupo citados tienen
propiedades químicas cristalográficas muy semejantes y los tres subgrupos tienen notablemente
tendencias si-milares en lo que respecta a las reacciones fisicoquímicas. b) Los elementos
calcófilos son aquellos que tienen afinidad con el azufre y cuyos electrones están más disponibles,
así tienden a for-mar iones y estos elementos tienden a formar lazos covalentes con el azufre. Los
electrones de valencia están fuera de una capa de 18 electrones. Tienen potencial de ionización
(7,5-10,5 eV) en prome-dio más alto que los siderófilos, y su comportamiento es diferente por su
capacidad a polarizar el átomo de azufre, lo cual favorece la unión covalente entre ellos. Estos
elementos están enriquecidos en el manto terrestre (calcosfera). De la misma manera, algunos
ele-mentos calcófilos pueden agruparse o subagruparse por sus confi-guraciones electrónicas y sus
correspondientes tendencias para for-mar enlaces polares o covalentes tales corno S-Se-Te; Cu-Zn-
Cd, As-Sb-Bi; Ag-Hg. c) Los elementos litófilos son aquellos que tienen afinidad al oxígeno y cuyos
electrones están más disponibles para formar iones, tiendenClasificación Geoquímica de los
Elementos

a formar enlaces jónicos con el oxígeno, como en los numerosos si licatcis. En general tienen sud
electrones de valencia fuera de una capa de ocho (8) electrones. Tienen bajo potencial de
ionización (3,6eV), lo cual les permite entrar fácilmente en combinación. Es-tos elementos son los
mayores componentes de la corteza terrestre (I itosfela). Finalmente se puede considerar varios
elementos litófilos que sopp subagrupados dentro de elementos que tienen sus propias
slibafiriidades tal es el caso para el Li-Na-K-Rb-Cs; Be-Mg-Ca-Sr-Bm TiiZr-Hf-Th; B-Al-Ga y las Tierras
Raras, debido a su similar estructura electrónica extranuclear, todos ellos preferentemente for-
man enlaces jónicos.

d) Los elefientos atmófilos son los elementos que conforman la atmós-fera, principalmente los
gases inertes o nobles afines al aire que se presentan en estado I ibrelno combinado) debido a que
su capa más externa está rellenada con 8 electrones. Involucra a otros elementos como O, N, H,
etc. e) Los elementos biófilos literalmente son los elementos afines a la vida, 'lbs cuales están
concentrados en los organismos vivos (B iosfra). Algunos de lbs elementos parecen pertenecer a
más de un grupo y Goldschmidt sugirió que esta propiedad podría depender de la abundancia de
Fe. S, O. Por ejemplo, citando está disponible un exceso de Fe como en los nieteori tos, el Ni y Co
son siderófilos (fase hierro), mientras el Cr es calcófilo y va a la fase sulfuro. En la corteza, el hierro
no es tan abundante en relación con el Al, O y S; en este caso, el Ni y Co son calcófilos y se
combinan con el azufre. mientras que el Cr es litófilo y se combina con el oxígeno. El manga-neso
es tanto I itótilo como calcófi lo. Esta tendencia para formar grupos de dos o tres elementos
químicos (o más) es un factot de suma importancia en la prospección geoquímica y la geología
económica.

CLASIFICACIÓN DE SZADESCZKY-KARDOSS La clasificación geoquímica de los elementos ha sido


modificada entre otras por este autor (1W,la 3.1), el cual distingue nueve familias de elementos: 1.
Siderófilos. Elementos que tienen la capa electrónica externa in-completa, con cationes
abundantes en las fases metálicas de los meteontos. 2. Su/focákófi/os. Elementos de radio iónico
grande, se combinan mediadte enlaces covalentes o metálicos y son frecuentes en las fa-
Clasificación Geoquímica de los Elementos

ses sulfuradas de los meteoritos, en las rdcas básicas y en las solu-ciones hidrotermales.

3. Oxicalcófilos.-Elementos de radio iónico mediano, cuya combina-ción con el oxígeno es


relativamente cornán. Son más abundantes en la litosfera que los elementos del grupo 2. 4.
Litófilos. Elementos de valencia invariable y bajo potencial de ionización 'Cuando este último es
alto (por ejemplo, silicio) forman con el oxígeno, aniones complejos de muy bajo potencial que
cris-talizan combinados con los cationes de la misma familia. Los cationes de potencial intermedio
(Mg, Ca) son más frecuentes en las rocas básicas, en tanto que los cationes de potencial más bajo
y los capa-ces de formar aniones complejos son frecuentes en las rocas ácidas y alcalinas. 5.
Pegmatófilos. Elementos de valencia variable y energía de ionización elevada, tienen gran
movilidad de allí que ocurren con frecuencia en las pegmatitas. 6. Elementos de transición.
Elementos que tienen su penúltimo nivel de energía en proceso de saturación; son abundantes en
las rocas básicas, donde remplazan con facilidad al Fe y al Mg. 7. Sedimentófilos. Elementos de
potencial de ionización muy eleva-dos formando aniones que se combinan y forman compuestos
solu-bles que cristalizan a baja temperatura, como poseen en parte valencia variable, son
compatibles con varias fases. 8. Atmófilos. Elementos químicamente indiferentes que constituyen
la atmósfera.

9. Biófilos. Elementos esenciales para el metabolismo celular El carácter geoquímico de un


elemento depende mayormente de la estruc-tura electrónica de sus átomos, lo que está
estrechamente relacionado con la posición de los elementos en el sistema periódico. Los
diferentes iones de un elemento pueden poseer un diferente carácter geoquímico. De acuerdo a
Szadeczky-Kardoss (1952), el carácter geoquímico atribuido a cualquier ele-mento podría ser
asignado a su ion más abundante y estable. Las relaciones son obvias, de un lado, entre el tamaño
de un ion y su carga, y de otro lado, la habilidad del ion para coordinar correctamente y mantener
el balance eléctrico en una estructura mineral. Estos conceptos relacionados al tamaño y la carga
de un ion ha sido usado para derivar las reglas generales concernientes a los t'actores que
influencian la distribución de los elementos durante la cristaliza-ción de un magma y durante la
formación de algunos sedimentos químicos y bioquímicos. En el caso de búsqueda de yacimientos
minerales por geoquímica, los geoquímicos, muy frecuentemente, inician un programa por análisis
de sus muestras, para un elemento pathlinder o indicador, en vez de analizar por el elemento o
elementos principales. Es de importancia notar ciertos ejemplos de indicadores aquí, tal como el
Mo en la búsqueda de pórfidos de cobre; el As ende los Elementos la búsqueda de vetas de oro, el
Se en la búsqueda de depósitos con sulfuros - epigenéticos y el Hg en la búsqueda de menas
complejas de Pb, Zn y Ag. Con respecto a la geología económica, es bien conocido que hay algunos
depósitos que no pueden ser explotados económicamente por un elemento principal, pero
cuando se descubre productos secundarios, los depósitos pueden llegar a ser económicamente
explotables. Estos productos secundarios pueden no ser ele-mentos que tienen la misma afinidad
fundamental para una fase como el ele-mento principal.

Capítulo IV

6ilsiti19E111 Y ABUNDANCIA DE 108 REMEMOS EN ft CHE Y 1,A BERRA

El. COSMOS La materia extraterrestre (sólida, líquida y gaseosa) puede ser agrupada en materia
estelar, materia interestelar y materia del sistema solar, siendo esta última de mayor interés
debido a que asumimos, con toda probabilidad, que la materia entera (estrellas, planetas, materia
de cometas y meteoritos, atmósfera 2aseosa del sol y de los planetas) tiene un origen común. El
conocimiento de la composición química de la materia cósmica, especial-mente de nuestro
sistema solar, es de gran importancia para resolver muchos problemas, en particular para delinear
las conclusiones sobre el desarrollo e interrelaciones entre el sistema solar, el origen y desarrollo
de la materia terres-tre.

La composición química de la materia extraterrestre es estudiada principal-mente por tres vías


que constituyen las fuentes principales de información para estimar la abundancia relativa de
elementos químicos en el Cosmos: a) el aná-lisis espectrográfico de la luz emitida por las estrellas,
y en particular por la luz solar; b) unido al estudio químico de los meteoritos; y c) al examen de las
rocas lunares. La primera estimación fue realizada por Goldschmidt (1937) y actualmente la más
aceptada se le debe a Suess y Urey (1956). En la Tabla 4.1 se muestra la abundancia de materia
cósmica (Suess y Urey) y la materia solar (Goles, 1969), en amba, los valores indican el número de
átomos de un elemento en relación de 1t) átomos de silicio, convención necesaria para que los
valores se. comparables. Los datos obtenidos son compatibles con la creencia de que el Universo
es químicamente uniforme, por consiguiente éste, se compone de los mismos ele-mentos a pesar
de las variaciones locales. En general, las cifras de la abundan-cia relativa determinadas en
diferentes regiones del Universo parecen estarO Cosmos 7 , bastante de acuerdo, las pocas
diferencias observadas se explican mayormen-te podas condiciones físicas de las regiones

Por la abundancia relativa de los diferentes elementos químicos respecto a los números atómicos
de dichos elementos en la materia cósmica, se advierten ciertas irregularidades cuando se analizan
los datos en la Fig. 4.1, los cuales se pueden resumir en: 1. La abundancia de un elemento en el
Cosmos decrece considerable-mente con el incremento del número atómico hasta alrededor de Z
= 40 (circonio).

Похожие интересы