Вы находитесь на странице: 1из 16

Nuevos Modos de Gestión Escolar:

Segundo de Maestría
Arenas Quiroz.- Este trabajo es un ensayo sobre la
variedad de factores que definen posibilidades e imponen
limitaciones a quienes se desempeñan en cargos de gestión
directiva, las ideas analíticas e interpretaciones que se
presentan se relacionan directamente con la institución
escolar y su gestión, se basan en trabajos elaborados
durante dos años de cursado del Postítulo en Gestión
institucional sobre la escuela, se exponen algunos casos en
donde se ponen en juego problemáticas comunes de la
escuela rural. El interés se centra en el análisis de lo que
sucede en el espacio escolar relacionado a las actividades
que involucran características que definen la política de la
institución; quien o quienes toman las decisiones, que
canales de comunicación se utilizan, cual es el nivel de
participación de cada uno, disputas de poder, conflictos,
estilos y modos de conducción. Pero por sobre todo, lo que
tiene que ver con las escuelas rurales creadas en el año 2000
como escuelas intermedias en el marco de la Ley Federal de
Educación incluyendo los cambios acaecidos desde la
creación de la nueva Ley Nacional de Educación en la cual, la
escuela rural, se menciona como una modalidad más. Se
trata de hacer un esbozo de algunos conceptos básicos
relacionados a la organización escolar partiendo de la
realidad actual del contexto educativo teniendo en cuenta las

1
diferencias entre Gestión educativa y Gestión escolar. ¿Qué
se entiende por gestión? Su concepto, Gestión educativa y
Gestión escolar; ¿en qué inciden los modelos de gestión
educativa en la gestión escolar?
En éste escenario ¿Qué funciones se espera que asuma el
director? Para llevar a cabo las tareas y funciones del director
se debe contar, como dice Sandra Nicastro, ¿con un bagaje
técnico instrumental, con una sólida formación teórica y una
larga trayectoria educativa? ¿Cómo respondemos desde la
conducción a las políticas de gestión educativas que se
quieren implementar? ¿Cuál es el perfil del directivo en el
marco de la nueva Ley Nacional de Educación? El tema es
complejo, es lo que se pretende exponer, no permite
respuestas únicas o exclusivas, éste escrito intenta ser un
punto de partida. Es necesario un abordaje que posibilite la
construcción de subjetividades centrada en la propia
institución escolar que permita la reflexión sobre las prácticas
democráticas de gobierno y dentro de ellas la función
directiva que involucra diferentes dimensiones que se
traducen en las prácticas cotidianas y en el Proyecto
Educativo Institucional. En el siguiente:
Desarrollo
a) El contexto educativo actual: ¿Qué papel juega el
concepto de Gestión en al ámbito educativo? ¿De dónde
surge ese concepto tan utilizado actualmente?
b) El concepto de Gestión alude a gestar, en el sentido de
invención que supone producir singularidad, formas
inéditas de operar con lo real, que habiliten nuevos
modos de habitar una situación y constituirnos como
sujetos.
c) El concepto de gestión hace referencia a la trama en la
que se articulan los factores que inciden en la
conducción de una institución.

2
d) El tratamiento de este concepto implica el abordaje de
problemas de índole administrativa, organizacionales, de
planificación, etc.

Ávila Juárez.- Muchos autores hablan de la gestión, entre


ellos Víctor García Hoz y Rogelio proponen para los
directivos cuatro funciones para la organización y gobierno de
la escuela: la toma de decisiones; la comunicación y
participación; la planificación; y la evaluación y control La
Gestión ligado a lo pedagógico supone abrir, cuestionar,
problematizar acciones y miradas en los que se constituye la
dirección pedagógica de las escuelas. Surge la idea de
creación/gestación de posibilidades. Los educadores también
hacemos política en el sentido de crear condiciones para
producir igualdad. Pero aparece también otra concepción de
carácter tecnicista de Gestión. “El desafío de la gestión es
prever el futuro, formular un planeamiento estratégico para el
cambio, anticiparse a los problemas promoviendo una
respuesta proactiva, entendiendo por proactiva aquella
respuesta (decisiones o acciones) que se adelanta a los
posibles problemas Se procura, así, una superación de
modelos clásicos en que las respuestas surgen como
reacciones ante los conflictos. Dicho concepto, tal como se lo
utiliza actualmente, proviene del mundo de la empresa y
atañe a la gerencia. La gestión se define como la ejecución y
el monitoreo de los mecanismos, las acciones y las medidas
necesarios para la consecución de los objetivos de una
institución. La gestión, por consiguiente, implica un fuerte
compromiso de sus actores con la institución y también con
los valores y principios de eficacia y eficiencia de las acciones
ejecutadas. Desde este marco conceptual se entiende que la
conducción de toda institución supone aplicar técnicas de
gestión para el desarrollo de sus acciones y el alcance de sus
objetivos. La gestión educativa involucra las acciones y

3
decisiones provenientes de las autoridades políticas y
administrativas que influyen en el desarrollo de las
instituciones educativas de una sociedad en particular. El
ámbito de operación de dichas decisiones puede ser el
conjunto del sistema educativo de un municipio, un partido o
un departamento, una provincia, un estado o una nación.
Generalmente, las medidas incluidas en la gestión educativa
se articulan con otras políticas públicas implementadas por el
gobierno o autoridad política, como parte de un proyecto
político mayor. Las medidas relativas a la gestión escolar
corresponden al ámbito institucional e involucran objetivos y
acciones o directivas consecuentes con dichos objetivos, que
apuntan a lograr una influencia directa sobre una institución
particular de cualquier tipo. Se trata, en suma, de un nivel de
gestión que abarca la institución escolar singular y su
comunidad educativa de referencia. Pero, ninguna gestión
escolar se da aislada de una gestión educativa. ¿Qué se
significar con esto? Que toda medida de gestión supone un
componente político. Cuando el ámbito de aplicación es la
institución escolar, el interés de la acción es obtener
determinados resultados pedagógicos a través de lo que
suele entenderse por actividad educativa escolar, llevada a
cabo por cada comunidad educativa particular. Por este
motivo -tal como señala Inés Aguerrondo - todos los
miembros de la institución escolar implementamos
diariamente decisiones de política educativa cuando
organizamos equipos de trabajo en el aula y en la institución,
cuando tomamos medidas administrativas y de gestión del
establecimiento, cuando definimos los mecanismos de
inscripción de los estudiantes, las modalidades de evaluación
de sus aprendizajes, etc. Por lo tanto “El término gestión,
tiene en el ámbito educativo, un fuerte contenido político el
modelo y estilo de gestión escolar que se adopte y predomine
en una institución, estará ligado al modelo social que los

4
sujetos, implícita o explícitamente asumen esto es, el
modelo de Gestión educativa predominante.

Cárdenas Verdiguel.- La gestión institucional implica


impulsar la conducción de la institución escolar hacia
determinadas metas a partir de una planificación educativa,
para lo que resultan necesarios saberes, habilidades y
experiencias respecto del medio sobre el que se pretende
operar, así como sobre las prácticas y mecanismos utilizados
por los sujetos implicados en las tareas educativas. En el
contexto educativo actual el concepto de Gestión es
concebido como criterio político para el manejo y gobierno del
sistema educativo que se extiende a los establecimientos
educativos Desde éstas concepciones, la idea de gestión se
plantea con un carácter instrumental, desde una racionalidad
utilitaria, se basa en el “hacer” sin considerar a los sujetos
educativos ni los contextos específicos. Como sostiene Justa
Ezpeleta en “Reforma educativa y prácticas escolares”, el
nuevo modelo de reforma educativa está marcado por un
fuerte sesgo economicista que se oculta tras la máscara de la
descentralización, participación social y mayor autonomía de
las escuelas en pos de una “educación de calidad” cuando en
realidad de lo que se trata es de priorizar las necesidades
financieras sobre las educativas y acentuar a la vez el control
burocrático. La escuela aparece como elemento activo en la
productividad del sistema, al hablar de su “gestión” supone
aceptar la diversidad de situaciones que, previstas o no en la
normativa debe atender de forma inmediata, ya que, la
estructura del sistema cumple la función de facilitador
desplazando hacia el contexto escolar una multiplicidad de
funciones en nombre de la apertura a la sociedad. La gestión
institucional resulta ser el elemento articulador para la
inclusión de la escuela en la dimensión política del sistema,
transformándola a la vez en objeto de políticas específicas.
Los problemas educativos no dependen del buen o mal

5
funcionamiento escolar, de si una escuela está mejor
equipada que otra, o en todo caso por la imagen de alto o
bajo rendimiento. Pero la pregunta es ¿Cómo enfrentar los
problemas educativos desde la multiplicidad de sentidos que
acontecen en una institución?
A ésta pregunta surge una inmediata respuesta. Desde las
políticas educativas no se piensa en las escuelas como
entidades activas, productoras y productivas sino como
centros receptores, entonces desde ésta perspectiva quienes
conducimos instituciones educativas debemos responder a la
política de Gestión implementada desde el poder resolviendo
como se pueda los problemas, quedando la enseñanza
librada a la resolución de cada uno. Los cambios producidos:
la función social de la escuela y su relación con la función
directiva, algunas categorías de análisis sobre características
de la escuela:Escuela Provincial de Nivel Medio “José Sixto
Álvarez”, creada como escuela intermedia en el año 2000.
Anteriormente funcionaba solamente la Escuela nº 59, con el
mismo nombre pero de nivel EGB 1 y 2. Actores: Directivo
(único), Docentes, Alumnos, Personal no docente (1
administrativo, 1 Ordenanza, Padres) Es una escuela rural,
de nivel medio, una modalidad recientemente creada en
donde asisten chicos que anteriormente estaban excluidos
del sistema, provienen de una zona dispersa, recorren
grandes distancias para llegar a ella, hay un permanente
recambio de profesores ya que por la distancia cuando
adjudican horas en la ciudad se van; tiene servicio de
transporte para el traslado de los alumnos, cuenta con un
solo preceptor para 100 alumnos, un personal administrativo
asignado hace muy poco y un directivo único. La EGB 3
incluye el 7º, 8º y 9º año para la finalización de la Educación
General Básica, lo que antes llamábamos escuela primaria.
Para que un alumno completara sus estudios primarios debía
tener el 9º año aprobado. El surgimiento de ésta modalidad
de EGB 3 en zonas rurales fue una manera más de imponer

6
un modelo, una ideología dominante ya que fueron creadas
en base a la necesidad de dar cumplimiento a un proyecto
político sin importar la falta de un adecuado análisis para su
implementación en lo que hace a relevamiento de lugares de
creación de acuerdo a una real demanda, infraestructura
adecuada, recursos suficientes etc. Brindar escolaridad a las
zonas rurales, sí, era necesario, pero también lo era un
estudio profundo de las condiciones sociales, económicas,
políticas y culturales relacionadas a aquellos que se
beneficiarían con las mismas.

Cruz Zavala.- ¿Qué oportunidades podrán tener los jóvenes


y adolescentes de las zonas rurales al culminar sus estudios
primarios si no existía el Polimodal o secundario como se
llamó luego? Para ello se crea en el 2002 la extensión del
Bachiller y posteriormente el Polimodal en respuesta a las
necesidades de mercado más que de la misma comunidad y
en el marco de La Ley Federal de Educación. Había que
preparar a los alumnos en una modalidad que les permitiera
continuar en las estancias, haciendas o campos en los que
sus padres trabajan como peones con la diferencia de un
certificado que acreditara la educación secundaria pero que
en definitiva terminarían realizando el mismo trabajo que sus
padres. Cuando surgen las escuelas rurales surge con ellas
la posibilidad de acceder a un cargo directivo aún sin estar
acreditado para ello ya que, ante la falta de docentes, no
variaría tanto de la función docente, de acuerdo al PEI
(Proyecto educativo institucional) con las dimensiones del
mismo, habiendo pasado tres directivos por la escuela antes
que yo, supuse que el PEI serviría de guía pero, a cinco años
de haber sido creada la escuela no había Proyecto
institucional, el cuerpo directivo solo dirigía y los docentes y
personal no docente cumplía las medidas directivas. Aquí no
era así, era como si en éstas instituciones no importaba si
había PEI, o no, debían funcionar igual, las becas se

7
cobraban, el comedor funcionaba, el transporte, así sea por
10 alumnos circulaba todos los días. la elaboración del
proyecto, el ámbito social; en la comunidad rural las prácticas
que avalan el discurso instalado tiene que ver con el
asistencialismo, ir a la escuela significa ser transportado o
cobrar la beca de transporte y auto transportarse, comer en el
comedor escolar y facilitarle la mayor cantidad posible de
materiales de estudio, estaba normalizada la idea de que se
deben hacer consideraciones con los alumnos de la zona
porque tienen más necesidades que otros. ¿En qué consistía
entonces la función del directivo? En gestionar todo, becas,
transportes, comedor, y, si alguna de estas cuestiones se
complica la culpa es del director quien “no sabe gestionar”. ¿y
lo que implica la dimensión pedagógico-didáctica? No es
prioridad en una comunidad en la cual siempre se ha
transmitido el discurso de que “la escuela, o sea el estado,
tiene la obligación ”El imaginario social, la cultura institucional
creada demanda a la dirección un excesivo compromiso y
responsabilidad hasta la “obligación” del director de buscar
casa por casa los alumnos que debían inscribirse para 7º año.
Es cierto que, para poder abordar las demandas de la
comunidad se requiere un profundo conocimiento y
comprensión del contexto social e incluso identificación con el
mismo pero aquí los sentidos y la función de la escuela se
extralimitaban de lo normal. (Cuando se expresa normal se
hace referencia a que es necesario el abordaje de las
demandas expresadas por la comunidad y también la
búsqueda de respuestas efectivas). Según Teresa Bardisa
Ruiz en “La Dirección escolar: conflictos y resistencias”, la
gestión de una política educativa a nivel micro implica no solo
una intervención de carácter técnico sino también,
pedagógico y cultural. Y en eso acuerdo ya que lo importante
es poder incorporar a la cultura escolar las demandas y
exigencias tendiendo a mejorar la calidad educativa e
involucrando a todos los actores sociales.

8
López Bárcenas.- En la realidad, ser directivo impone a
quien ejerce el cargo una excesiva responsabilidad desde
todos los ámbitos. En otras palabras se desplazan
competencias que deberían ser compartidas, hacia los
directivos. Todo lo que sucede en la institución escolar, en
última instancia siempre es responsabilidad del director, esté
presente o no en ella. En los casos de ser Directivo único, sin
un secretario o un vice-director que acompañe es más grave
aún ya que nada pasa ni puede pasar en la escuela sin que
antes pase por la dirección. Es como si nadie quiere hacerse
cargo de nada. Pero a la hora de reclamar otras cuestiones
como cambios de horarios, que es lo más común, cambios de
días, etc., cada profesor hace valer su trayectoria, su
experiencia, su antigüedad en la institución, cosa que no
aparece cuando hay que compartir responsabilidades.
Sucede con los padres o miembros de la comunidad a
quienes se les da participación desde las políticas de gestión
educativa a nivel macro, como en el caso de la nueva Ley
Nacional de Educación en el cual se trabajaron documentos
con la sociedad en general creando de ésta manera la ilusión
de participación en políticas educativas en lo que respecta a
las dimensiones pedagógicas cuando en realidad las
decisiones ya están tomadas Sobre Gestión escolar: tramas
pedagógicas que aportaron a mi experiencia Las instituciones
educativas constituyen una compleja trama de imaginarios
que dan vida a lo que sucede en ellas. Son espacios de lucha
y de contradicciones en los que se entreteje el poder, el
deseo , las normas, los ritos, los mitos, los contenidos,
espacios, tiempos, etc., pero por sobre todas las cosas son
espacio en y donde se construyen subjetividades. En un
trabajo realizado sobre recopilación de imágenes y datos de
situaciones escolares de otros tiempos y actuales de la
escuela rural mencionada se obtuvieron los siguientes relatos
de docentes y no docentes relacionados a la institución:

9
Relato 1: El docente observa varias fotos que se exponen,
selecciona una en la que un docente dicta clases sentado en
un banquito sobre una silla rota. Haciendo referencia a ello
expone “es notable como a pesar de las malas condiciones
de trabajo los docentes ponemos ganas y mucha voluntad.
En ese aula funcionaba, antes de la implementación de la
intermedia, un taller donde había máquinas y herramientas,
tornos, sierras, cepillos de acero, tenazas etc., con la
creación de la EGB 3 hubo que ceder el aula y quien sabe
adónde fueron a parar esas cosas. ¡cuántas cosas que había
allí! Y a fin de año se exponían trabajos realizados por
alumnos durante todo el año. Lástima que todo eso se
terminó con lo de EGB 3...”
Relato 2: Docente que selecciona dos de las imágenes
expuestas, una que muestra el frente de la escuela y otra
donde una docente se encuentra ordenando la biblioteca.
Expresa lo siguiente: “Es lamentable la falta de personal y el
poco espacio con que contamos, en ésta biblioteca hay
mucho material y la profesora colabora en el cuidado y
mantenimiento, de lo contrario no tendríamos nada.

Martínez Castellanos.- Pertenece a nivel medio pero al


compartir el espacio con la primaria si se pierde algo nadie se
hace cargo [... ] Se ve muy deteriorada la escuela, da como
mala impresión, los alumnos del turno tarde vienen mucho
antes de su horario y deambulan por la escuela, y así también
aparecen los problemas, los mas grande no se fijan en los
chiquitos. Es como que falta organización, habría que
respetar los horarios de cada turno pero los directivos no
dicen nada.”
Relato 3: Personal no docente señala la imagen de los chicos
del nivel primario en el patio de la escuela y expresa: “Lo
chiquitos del nivel primario llegan mucho antes de su horario
y pasean por toda la escuela, entran a las aulas antes de que
toque la campana y a la hora de comer se instalan en el

10
comedor alrededor de las mesas y complican el
funcionamiento del comedor [...] pero es difícil decirles que se
retiren o que esperen afuera hasta que sea su turno”
Con el objeto de reconstruir memorias institucionales, el
trabajo realizado permitió conocer e identificar problemáticas,
situaciones conflictivas y tensiones que se viven a diario en la
escuela. Pero se reconoce una de las cuestiones más
importantes que ha afectado y es que el proceso de
desinversión educativa vivido en los últimos años ha
producido una pobreza no solo material sino también
simbólica de lo escolar. Es decir, pobreza de ideas, de
creatividad, proyectos, discusiones. Por un lado todo el
mundo declara ocuparse de la educación pero es como si
algo pasa cuando se transita el camino. Muchos de los
docentes y personal de la institución a quienes se les pidió
que observaran fotos e imágenes no quisieron opinar, como
si no les interesara, o como que no querían comprometerse al
identificar alguna de las situaciones presentadas. Por
ejemplo, parafraseando a Esther Díaz, el imaginario social es
el resultado de las relaciones y prácticas sociales pero
muchas veces las representaciones que tenemos sobre
gestión institucional no siempre nos ubica en comprender que
gestión institucional es gestión colectiva y más aún, tener
claro quiénes son los sujetos de la gestión. Es cierto que la
normativa es solo parte de lo instituido y muchas veces
cuando lo instituido no se puede cuestionar, impugnar, se
solidifica y no permite los cambios. A veces las resistencias a
instituir nuevas propuestas, que puede no estar en la
normativa y plasmarse en cuestiones de gestión de la
organización, tanto como la norma, juega en quienes las
aplican y cómo las aplican. Actualmente han llegado aportes
a las escuelas rurales para implementar proyectos escolares
que refuercen la dimensión pedagógica, todos al mismo
tiempo y todos deben ser presentados y rendidos antes de los
sesenta días, lo que es imposible si en realidad quiere

11
hacerse un trabajo serio apuntando a quienes necesitan tales
aportes para la retención, permanencia y egreso de la
escuela secundaria, toda institución constituye una trama en
la que se tejen una red de relaciones entre los distintos
actores involucrados, es por ello que se debe tender a
potenciar y promover el esfuerzo de todos, redefiniendo roles,
tareas, derechos, obligaciones que posibiliten dar respuestas
a las demandas institucionales.

Moreno Mendoza.- Ahora bien, entra aquí en juego otra


cuestión. ¿Gestiona solo el directivo? Antes se mencionó la
importancia de tener claro que gestión institucional es gestión
colectiva y quienes son los sujetos de la gestión. Al hacer
referencia a las prácticas áulicas, el trabajo cotidiano,
plantear un proyecto institucional en el marco de un proyecto
político amplio, el concepto de Gestión incluye a todos los
protagonistas que intervienen e interactúan con propósitos de
reformar, cambiar, el orden establecido, de participar. La
dirección escolar, es solo un aspecto de lo que hasta aquí he
definido como Gestión. Cuando se hace referencia a la
gestión escolar la intención es mostrar que todos
gestionamos, la cabeza visible es la del director pero en
Gestión educativa todos somos responsables de acuerdo al
grado de compromiso, el grado de apertura y transparencia,
en cómo se gesta el modo de asumir lo público, por lo que,
apuntar a la transformación implica analizar la compleja trama
de grupos y relaciones. La gestión educativa se presenta
compleja, está en el centro de tres campos de actividades
articulados: el político, que genera el marco para el servicio;
el administrativo, que procura las condiciones para la
prestación del servicio y el profesional que efectúa el servicio.
Para gestionar, es necesario construir un saber específico
que incluya elementos para comprender qué pasa hoy en el
nivel institucional, e incluir una dimensión pedagógico-
didáctica dentro del campo institucional. Actualmente la

12
escuela ha debido asumir la responsabilidad contraída por el
estado, pues frente a la sociedad la escuela representa el
estado y ante el corrimiento del mismo de dar cumplimiento a
lo que quedó establecido en el contrato fundacional, es a ésta
institución, escuela, a la cual se demanda y se exige cada
vez, más funciones que las que debe cumplir, y aquí se
imprime lo que se llama “gestión institucional, gestión
escolar”. ¿Se mide entonces una Gestión por las acciones
realizadas, por los logros obtenidos? ¿Cómo se aprende a
gestionar? ¿Capacitación, experiencia, formación
profesional?

Muñoz Arce.- En el contexto educativo, hablar hoy de gestión


escolar da lugar a disputas de poder, debates sobre los
procesos que involucran dichas disputas, parece ser que
todos sabemos de lo que hablamos cuando de educación se
trata, sobre el rol de la escuela, y en el centro, se coloca la
gestión escolar Entonces, no se mide una gestión por los
resultados obtenidos sino por crear las condiciones
necesarias para “incluir” realmente a aquellos excluidos.
Retomando el planteo con respecto a la creación de escuelas
secundarias en las zonas rurales ¿Qué oportunidades podrán
tener los jóvenes y adolescentes de las zonas rurales al
culminar sus estudios secundarios? En éste caso cuando se
habla de crear condiciones, a quien conduce, quienes
conducimos, conjuntamente con el equipo docente, se debe
ser ingeniosos y apostar al trabajo colectivo desde la gestión
institucional. Para ello se necesita experiencia, formación ¿y
sentido común? Aquí se hace referencia específicamente a la
función directiva, es muy importante en ella utilizar el buen
sentido, aquel que dice cómo actuar en determinadas
situaciones, que permite ejercer la función de coordinadores,
guía, brindar espacios de participación y de construcción del
sentido de pertenencia. Pero no basta con el buen sentido, un
directivo debe saber y conocer la normativa, debe tener

13
manejo de lo que se puede llamar los contenidos referidos a
la función que desempeña, como la toma de decisiones, la
participación, el control, la autonomía y la comunicación.
Sosteniendo la hipótesis sobre cómo se ha desplazado a
segundo plano Entonces, no se mide una gestión por los
resultados obtenidos sino por crear las condiciones
necesarias para “incluir” realmente a aquellos excluidos.
Retomando el planteo con respecto a la creación de escuelas
secundarias en las zonas rurales ¿Qué oportunidades podrán
tener los jóvenes y adolescentes de las zonas rurales al
culminar sus estudios secundarios? En éste caso cuando
hablo de crear condiciones, me refiero a que quien conduce,
quienes conducimos, conjuntamente con el equipo docente,
debemos ser ingeniosos y apostar al trabajo colectivo desde
la gestión institucional. Para ello se necesita experiencia,
formación y sentido común, aquí se hace referencia
específicamente a la función directiva, es muy importante en
ella utilizar el buen sentido, aquel que nos dice cómo actuar
en determinadas situaciones, que permite ejercer la función
de coordinadores, guía, brindar espacios de participación y de
construcción del sentido de pertenencia. Pero no basta con el
buen sentido, un directivo debe saber y conocer la normativa,
debe tener manejo de lo que podríamos llamar los contenidos
referidos a la función que desempeña, como la toma de
decisiones, la participación, el control, la autonomía y la
comunicación. Sosteniendo la hipótesis sobre cómo se ha
desplazado a segundo plano lo educativo, se considera que
no solo se ha marginado a los actores educativos sino
también se ha estancado la construcción de un conocimiento
respecto a las instituciones educativas y sus prácticas. En
éste escenario los directivos se debe cumplir un rol
importante, el de mediadores articulando las respuestas de la
institución educativa a las demandas sociales, políticas,
económicas que la atraviesan; siendo el vínculo entre el
adentro y el afuera de la escuela. Además, como directivos,

14
actuar como bisagra entre los requerimientos que se hacen
desde el poder político, el cual trata de implementar un
modelo educativo, y las demandas de quienes están adentro
de las instituciones que intentan también construir un modelo
educativo propio, siendo este el espacio de lo instituyente. Lo
instituyente son las fuerzas que niegan lo instituido (normas,
reglas, etc.) y luchan por cambiarlo (L. Fernández, 1998).

Valera Juárez-. Para llevar a cabo las tareas y funciones los


directivos debemos contar, sobre todo, con espacios de
reflexión colectiva, con dispositivos de análisis para evaluar y
promover conciencia de las situaciones individuales e
institucionales complejas, pero también con sentido común o
mejor dicho con “buen sentido”. Por lo tanto, se puede definir
la función directiva teniendo en cuenta por un lado lo
específico a su tarea de dirigir y por otro al aspecto humano
que tiene que ver con lograr la integración. Lo que lleva a
tensiones y expectativas contradictorias que exigen
respuestas y las diferentes formas de dar respuesta, definen
los estilos de liderazgo. Entendiendo por estilo como una
forma de realización social, un modo de comprender y aplicar
la autoridad de la dirección. Se trata de una realización
individual pero que requiere de acciones conjuntas Es
necesario entonces redefinir el rol directivo en el marco de las
transformaciones y cambios sociales, curriculares y
profesionales. Se debe asumir el mismo desde una
concepción de organizaciones escolares dinámicas y
vinculadas a los intereses de la comunidad. Ésta visión debe
ser planteada como exigencia de una nueva dirección desde:
una dimensión social, que implica abordar demandas
expresadas por la comunidad y la búsqueda de respuestas
efectivas; una dimensión curricular en la cual el rol del
director es de agente de cambio curricular tanto del prescripto
como del local e institucional a través del cual la escuela debe
recuperar su verdadero valor de transmisora de

15
conocimientos, agente de cambio; una dimensión profesional
en la cual se acentúa la importancia de la organización
profesional y no burocrática utilizando los componentes
claves que son la consulta, la comunicación, la coordinación y
la coherencia. Hoy, en la función directiva, se debe hacer
frente a nuevas demandas requeridas por la comunidad, el
contexto social y los propios docentes, con respuestas
innovadoras y no con las mismas que han sido elaboradas o
construidas con otros supuestos en diferentes momentos
históricos. Esto es posible a través de las rupturas
epistemológicas, pedagógicas y didácticas, interpelando
continuamente desde la función de intérprete, que incluye la
actividad de comprender, buscar sentido frente al planteo del
otro; interpretar en el sentido de identificar, encontrar indicios
para definir una lógica de intervención y, explicar que significa
poder fundamentar teóricamente esa intervención Pero sobre
todo y como expresa Beltrán Llavador”...el perfil de la nueva
dirección debería responder a las siguientes características:
ostentar liderazgo académico; tener habilidades de relación
interpersonal que le permitan mostrarse sensible a las
demandas expresadas por padres, alumnos, docentes y
grupos de la comunidad articulando respuestas efectivas y
contar con suficiente autonomía institucional para realizar
reestructuraciones organizativas necesarias, en definitiva es
una cuestión de revisión de políticas educativas que
impliquen una seria reestructuración del sistema vigente, de
lo contrario como directivo puede tender al cambio pero
siempre estará trabada por la tradicional forma de
organización del sistema y su estructura consolidada.

16