Вы находитесь на странице: 1из 7

Cecilia Orellana Zimbrón.

Profesora: Lic. Magaly Ramírez.


Desarrollo Psicológico.

TEORÍA DEL APEGO DE JOHN BOWLBY Y MARY AINSWORTH

El apego es una vinculación afectiva, emocional y psicológica, desarrollada por los


niños a raíz de la interacción que presenta su madre con él, así como las personas
más cercanas, como sería el caso del padre o los abuelos. Esta interacción puede
provocar una conducta determinada por parte del niño en presencia de su madre;
puede tener un "apego" seguro, si su madre suele responder a sus necesidades,
inseguro si no lo suele hacer o ambivalente si menudo recibe mensajes
contradictorios (ahora se le presta atención, ahora no) por parte de su madre.

Los primeros planteamientos aparecieron a finales de los años 50. John Bowlby
elaboró una muy buena teoría en el marco de la etiología, dejando atrás los
planteamientos teóricos psicoanalíticos que afirmaban que el vínculo entre madre e
hijo era una cuestión de interés surgida de la necesidad de conseguir alimento que
sólo la madre le podía proporcionar.

En 1969, Bowlby planteó que la conducta instintiva no tiene una pauta fija de
comportamiento, más bien es un plan programado con corrección de objetivos en
función de la retroalimentación, que se adapta modificándose a las condiciones
ambientales.

Los sistemas de comportamiento que conforman la teoría del apego son:


Conductas de apego
Para mantener proximidad y contacto con figuras de "apego" (sonrisas, llantos)
Se activa a mayor distancia a la figura de "apego"
Sistema de exploración
Estrecha relación con el anterior punto
Activación conducta de "apego" disminuye la exploración con el entorno
Sistema de miedo a los extraños

1
Cecilia Orellana Zimbrón.
Profesora: Lic. Magaly Ramírez.
Desarrollo Psicológico.

Relacionado con los anteriores


Disminución conductas exploratorias y aumento conductas de "apego"

Sistema afiliatívo
En contradicción con "miedo a los extraños"
Interés por mantener proximidad e interactuar con otros sujetos
A raíz de unas observaciones que llevó a cabo en Uganda, Mary Ainsworth encontró
una información muy interesante sobre las diferencias de interacción entre madre e
hijo, la influencia en la formación del "apego" y la importancia de la sensibilidad en
la formación del "apego".
Describió tres patrones de apego:
Niños de "apego" seguro (lloran poco y están contentos cuando está la madre)
Niños de "apego" inseguro (suelen llorar incluso en brazos de la madre)
Niños que parecían no mostrar apego ni conductas diferenciales con la madre
Ainsworth también diseñó una situación experimental llamada "la Situación del
Extraño", un proceso de laboratorio que implica estudiar al niño en su interacción
con la madre y con un adulto (extraño) en un entorno no familiar. En el siguiente
cuadro se pueden observar los principales resultados que obtuvo.

Tipos de apego
En presencia de la madre
En ausencia de la madre
Retorno de la mare

Seguro
Exploran activamente el entorno
Conducta exploratoria disminuye

2
Cecilia Orellana Zimbrón.
Profesora: Lic. Magaly Ramírez.
Desarrollo Psicológico.

Se muestren afectados
Se alegran de ver a su madre
Se acerca a ella buscando contacte físico
Continúa conducta exploratoria

Inseguro- evitativo
No la miran para comprobar su presencia
La ignoran
No parecen afectados
No busquen acercarse ni contacte físico
Inseguro- ambivalente
Exploración baja o nula del entorno
No se alejan de la madre
Muy preocupados por la ausencia de la mare
Casi no exploren
Pasan un mal rato
Se muestran ambivalentes, vacilan
Se irritan, muestran resistencia al contacte, acercamiento y conductas
de mantenimiento de contacte

El modelo representacional de la relación del "apego" es una representación mental


de sí mismo y de las relaciones con los demás que servirá al sujeto para percibir e
interpretar las acciones e intenciones de los demás y para dirigir su conducta.
Diferentes experiencias llevarán a distintas representaciones mentales y aunque
estas se podría decir que podrían ser infinitas se cree que la relación del cuidador
de buscar la proximidad con el niño es determinante y que las respuestas del
cuidador se pueden clasificar en tres tipos:
Mostrarse sensible cuando el niño nos llama y permitir el acceso
Mostrarse insensible e impedir el acceso
Atender y permitir el acceso al niño de forma imprevisible y poco coherente
También se puede construir el modelo sin interacción, lo importante será la falta de
respuesta del cuidador

3
Cecilia Orellana Zimbrón.
Profesora: Lic. Magaly Ramírez.
Desarrollo Psicológico.

El modelo atencional será muy importante en las relaciones sociales del sujeto.
Aquellos que tienen una mejor historia de "apego" tendrán mejores relaciones
personales y confiarán más en su pareja.

El test Adult Attachment Inventory fue diseñado por George, Kaplan y Main y sirve
para evaluar el modelo interno activo de las personas adultas. Trata de evaluar la
interpretación y elaboración que hacen de sus experiencias de apego que recuerdan
de su infancia. Hay tres tipos de modelos internos:

Padres seguros o autónomos


Coherentes con su valoración de sus experiencias infantiles, tanto si son buenas
como malas.
Correspondería al tipo de "apego" seguro.
Son padres sensibles y cariñosos con sus hijos
Clasificados como seguros en la situación del extraño.
2. Padres preocupados
Expresan mucha emoción al recordar experiencias infantiles e ira hacia los padres.
Incoherentes, no muestran una imagen consistente
Con sus hijos son padres confusos y caóticos, pocos responsivos e interfieren en la
conducta exploratíva del niño
Hijos considerados inseguros-ambivalentes
3. Padres rechazados
No le dan importancia a sus relaciones infantiles.
Idealizan los padres sin poder contar experiencias en concreto, recuerdan con poca
emoción, fríamente
Comportamiento con los hijos considerado como inseguro-evitativo, frío y
rechazando
Algunos estudios han propuesto una cuarta categoría:
4
Cecilia Orellana Zimbrón.
Profesora: Lic. Magaly Ramírez.
Desarrollo Psicológico.

Padres no resueltos
Equivalencia del "apego" inseguro desorganizado / desorientado
Tienen características de los grupos anteriores

No se muestras muy razonables al interpretar experiencias de pérdidas y traumas


Respecto la transmisión generacional del tipo de apego entre padres e hijos, varias
investigaciones han constatado que la capacidad predictiva que las
representaciones maternas tienen sobre el tipo de "apego" que establecen con sus
hijos es del 80% aproximadamente. Estos datos ponen de relieve que existe una
relación de la transmisión intergeneracional del tipo de "apego" que tiene lugar a
través de los modelos internos activos construidos durante la infancia. En algunos
casos la transmisión se ha podido apreciar a lo largo de tres generaciones,
transmisión que parece más clara en el caso de las madres que en el de los padres.
Aunque la transmisión es frecuente no es inevitable, se puede cambiar por ciertos
eventos.

La teoría de la Monotropía*, afirma que el niño se vincula especialmente con una


persona concreta (que suele ser la madre) y que no es conveniente que los niños
los críen varias personas. No obstante, no existen datos empíricos a favor de esta
hipótesis. Kotelchuck diseñó una situación de laboratorio que parecía confirmar la
teoría del Mono tropismo, pero cuando su mismo procedimiento se utilizó con niños
de otras culturas, las preferencias que mostraban a la prueba de Kotelchuck,
desaparecían. La preferencia que a veces demuestran los niños respecto a sus
madres puede tener que ver al mayor tiempo que pasan estas con ellos en la
mayoría de las culturas. Los niños pueden establecer vínculos afectivos con
diferentes personas, es más, esta situación podría ser muy conveniente para el niño.

Hay una clara concordancia entre el tipo de "apego" que el niño establece con
ambos progenitores. Cuando el niño muestra "apego" seguro en la Situación del

5
Cecilia Orellana Zimbrón.
Profesora: Lic. Magaly Ramírez.
Desarrollo Psicológico.

extraño con la madre, es muy probable que también se pueda clasificar de la misma
manera con el padre. Posiblemente esto ocurra porque la Situación del Extraño
evalúa el modelo interno activo que el niño ha elaborado a partir de su interacción
con la madre o con la figura principal de apego, generalizando a otras figuras
cercanas. De esta manera se puede encontrar una gran concordancia entre el tipo
de "apego" manifestado por el niño hacia distintas personas. Otras explicaciones
podrían ser que se puede esperar una gran semejanza en los estilos interactivos
que padre y madre mantienen con el niño o que si el temperamento resulta
determinante, se puede esperar que el niño establezca tipo de "apego" semejantes
hacia distintas figuras.

El temperamento está relacionado con el apego. Algunos rasgos del niño pueden
influir en el tipo de interacción adulto-niño y en la seguridad del "apego", en función
de la personalidad y circunstancias del adulto. Un rasgo determinado del niño puede
provocar respuestas diferentes en personas con diversas características de
personalidad. Aunque el temperamento difícil del niño es determinante para la
formación de un vínculo afectivo inseguro, sí limita las posibilidades de que se
desarrolle un "apego" seguro.

Hay estudios que han encontrado relación entre el "apego" y Day-care. Algunos
dicen que los niños que no son cuidados sólo por sus madres tenían más
posibilidades de mostrar "apegos" inseguros. Otros estudios apuntaban la
posibilidad de que el problema sea las tensiones familiares que estas situaciones,
de cuidados alternativas, provocan, las que pueden desencadenar la inseguridad
en el vínculo creado y no el hecho de ser cuidado por otras personas. Otros autores,
como Belsky, afirman que no son relevantes estos estudios ya que hay muchos
estudios que se han hecho y no han sido publicados porque no se ha encontrado
relación entre las variables observadas. Así que no hay ninguna teoría definitiva o
que se pueda dar totalmente por válida, ya que todas dicen cosas muy diversas y
no se tiene en cuenta las que no tienen resultados destacables porque no son
publicadas. La verdad es que lo más probable y lógico sea que cuando más contacto
tenga un niño con la madre, seguramente tendrá una mejor conducta de apego
seguro, ya que se sentirá más querido y protegido, siempre, claro, que la madre le
transmita las señales de sentimientos y atención que llevan a desarrollar este tipo
de apego. Pero es muy probable que el hecho de tener otros cuidadores, ya sean

6
Cecilia Orellana Zimbrón.
Profesora: Lic. Magaly Ramírez.
Desarrollo Psicológico.

Familiares (tíos, abuelos... etc.) o niñeras contratadas, haga que ese niño en el
futuro se sepa relacionarse mejor con otras personas al tener una mayor interacción
con personas que no son familiares inmediatos.

La teoría del "apego" tenía una supuesta validez universal debido a las su base
biológica basada en un modelo teórico, más que práctico. Aunque las prácticas de
crianza nos parezcan correctas desde el punto de vista cultural no tienen por qué
ser compatibles con otras culturas. Estudios en varios países y culturas han hecho
cuestionar la validez universal de la Situación del Extraño. A raíz de estos estudios
sabemos que cambia mucho esta situación dependiendo de la cultura donde se
aplique y se pueden obtener resultados y porcentajes muy diferentes de conductas
de apego en situaciones similares debido a los diferentes métodos de crianza de
cada cultura. De todos modos no hay datos suficientes para poder decir que la

Relación entre el tipo de "apego" mostrado en la Situación del extraño y el posterior


ajuste del niño sea independiente de factores culturales.

*(Monotropía: Apego múltiple)

Referencias
Delgado, A. O., & Oliva Delgado, A. (2004). Estado actual de la teoría del apego.
Revista de Psiquiatría y Psicología del Niño y del Adolescente, 4(1), 65-81.