Вы находитесь на странице: 1из 3

Héctor Noé Gutiérrez Fuentes

Universidad Nacional Autónoma de México


Facultad de Estudios Superiores Acatlán
Filosofía, Octavo Semestre
55-49-22-58-01
Aporiasdelpensar-asesorias@outlook.com
Seudónimo: Héctor Gutiérrez
Descripción del Blog: La idea de escribir en un blog parte de una reflexión filosófica acerca

de la importancia de la reflexión y la escritura de los caminos encontrados en ella. Al pensar

iluminamos ciertos aspectos del mundo, partimos de nuestra experiencia y con la reflexión

nos comprendemos y comprendemos de un mejor modo nuestro mundo. Sin embargo,

muchas veces las reflexiones no se hacen concretas si no se las ensaya, pues se pierden en la

infinitud del tiempo. Al ensayarlas, es decir, al escribirlas, queda plasmado un camino para

el pensamiento, y al tiempo que el escritor se hace consciente de su pensamiento, el lector

encuentra una nueva vía para enfrentar una duda o un problema.

Así, la escritura de las reflexiones ilumina con mayor intensidad los caminos que podemos

recorrer. Una vez plasmado cierto camino, volver sobre él se hará más sencillo, y nos podría

iluminar muchos nuevos senderos. Dado lo anterior, el blog que propongo tiene el propósito

de ser un blog de ensayos, donde en cada entrada se aborde un tema de interés filosófico,

pero no abordado desde la pura academia o argumentos de los libros, sino que se buscará que

en la medida de lo posible la experiencia concreta abra la posibilidad de la reflexión. Por ello,

aunque el blog es de interés filosófico, podría tocar tanto temas actuales como algunos de los

problemas fundamentales de la filosofía. Así, el ensayo y el pensamiento podrían tomar un

camino libre y una presentación asequible, pero no por ello resulta un ejercicio carente de

importancia y seriedad. Al contrario, podría establecer un vínculo entre lector y escritor si el

escritor hace asequibles sus reflexiones, las cuales se realizan con la seriedad y dedicación

que merecen. Adjunto Entrada muestra:


Héctor Noé Gutiérrez Fuentes
Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Estudios Superiores Acatlán
Filosofía, Octavo Semestre
55-49-22-58-01
Aporiasdelpensar-asesorias@outlook.com
Seudónimo: Héctor Gutiérrez

¿Por qué no te sientas a mi lado?

Cuando estamos en algún lugar público, lo que por lo general sucede es que nos
encontramos solos. Ello sucede a pesar de estar rodeados de muchas personas. ¿Por
qué nos pasa eso en los lugares públicos? No me refiero a que no distingamos entre
la esfera de lo público y de lo privado, más bien llamo la atención al hecho de que
aun estando en un espacio público, no nos sentimos interpelados por el otro en
ningún sentido, salvo que sea obligatorio preguntar algo. Cuando tomamos un
asiento en el transporte, o incluso si hacemos una fila para algún trámite, nos
sentamos dos lugares más allá de donde esté el último. Y sólo es posible comenzar
a entablar conversación cuando necesito saber algo, cuando tengo que preguntar
algo. Si no es por obligación, porque las circunstancias nos obliguen a ello,
entonces no habría conversación entre los desconocidos en los lugares públicos.
Incluso en el transporte público, el no saber con exactitud la ruta, es el pretexto
para entablar conversación. Sin embargo, incluso ese acercamiento es muy
insípido.

Es posible que podamos explicar lo anterior por dos vías. La primera sería que ello
es así porque así es nuestro panorama político, es decir, apático. La segunda sería
que ello es reflejo del tipo de personalidad y educación de nuestro pueblo. Quizá
ambas se encuentren relacionadas, pero lo que notamos de manera inmediata, es
que de hecho así sucede. Cuando intentamos pensar los problemas políticos en
nuestro país, resulta sumamente curioso que preguntar por las causas se vuelve un
ejercicio inútil, pues descubrir las causas de nuestra situación es tan turbio como
Héctor Noé Gutiérrez Fuentes
Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Estudios Superiores Acatlán
Filosofía, Octavo Semestre
55-49-22-58-01
Aporiasdelpensar-asesorias@outlook.com
Seudónimo: Héctor Gutiérrez

los ríos que corren por nuestras ciudades. De hecho, lograr claridad con respecto a
cierto problema se vuelve casi imposible. El preguntar filosófico de menos llega a
aporías, alcanza a vislumbrar algo; el preguntar por lo político en nuestra situación,
no alcanza a vislumbrar nada. Ello no es un problema que tenga relación con el
tipo de preguntas que se realizan, sino con lo oscuro y malvado de la política de
nuestro país, por no decir, de nuestro mundo. Aun así, el preguntar por lo político
sigue exigiendo un espíritu fuerte, pues quien se atreve a buscar y clarificar el
panorama, debe persistir para no caer en la apatía política. De este modo, la apatía
parece descubrirse como una implicación de nuestra práctica política, pues es tan
grande y complejo el sistema, que preguntar por las causas se hace cansado y
tedioso, logrando que el débil se rinda muy pronto. Si no persistimos en el
preguntar, muy pronto nos habremos rendido.

Por otro lado, si crecemos en este tipo de panorama político, lo que obtenemos es
una educación, si ello de hecho lo es, donde se enseña que sólo el más fuerte puede
ser feliz. Es bien conocido que en México se vive la ley del más fuerte, aquél que
no hace tranza no avanza. Avanzar, ir hacia delante: eso significa ir por sobre los
demás. Los otros se vuelven un obstáculo que saltar. Recuerdo que en Zaratustra
el bufón salta sobre el funámbulo, y lo mata. Así, el mexicano salta sobre su
paisano con el mismo deseo. No parece haber razón para que ambos caminen por
la cuerda. Ni parece haber razón para sentarnos al lado de alguien. Cuando nuestro
panorama político es así, parece que no queda de otra más que oír hablar de
soberanía nacional, de fronteras y política, y parpadear; seguir así hasta que la
gélida amenaza del bufón caiga sobre el intelectual, sobre el que pregunta y quiere
saber, sobre el que quiere ser mejor; sin embargo, la pregunta que debemos
hacernos es: ¿puede el bufón saltar sobre Zaratustra?

Похожие интересы