Вы находитесь на странице: 1из 4

Impuesto de Sociedades: alta de declaración y datos iniciales

En primer lugar, tenemos que disponer del software instalado en nuestro ordenador (Programa
de ayuda para el Modelo 200) y disponer de la cuenta de pérdidas y ganancias, balances y
estados de cambio en el patrimonio neto confeccionados.

En la primera página de la declaración vamos a colocar los datos que definen nuestra propia
empresa. Se dividen en varios bloques de la siguiente manera: * Tipo de entidad, para el caso
de UTEs, entidades exentas, sociedades de inversión variable, cooperativas protegidas... En el
caso de pymes, lo normal es que estas casillas se queden en blanco * Regímenes aplicables, en
donde destaca la casilla para entidades de reducida dimensión, así como las posibilidades de
selección para el caso de sociedades con tributación mixta, dígase estatal y foral o bien
establecidas en Canarias. * Otros caracteres, en donde las opciones del art 4107 de la LIS se
refieren a entidades con integración de rentas del extranjero y el art 51.2b a la identificación de
socios de UTEs o agrupaciones de interés económico. De este apartado tenemos que tener en
cuenta la casilla para entidades inactivas durante el ejercicio y la casilla para aquellos casos en
donde la base imponible sea negativa o cero * Del resto de apartados, es raro que se apliquen a
las pymes. * Periodo impositivo, en donde colocaremos la fecha de comienzo del mismo,
normalmente el 01/01/20XX salvo que nuestra sociedad sea el primer ejercicio que comienza su
actividad. * Estado de cuentas. En este apartado tendremos que colocar qué tipo de modelos
hemos presentado, normal, abreviado o Pymes.

Estas casillas van a condicionar el resto del programa puesto que ocultarán o mostrarán aquellos
campos que debemos incluir información.
Impuesto de Sociedades: CNAE y personal asalariado medio

La página 1 del modelo 200 se rellena fácilmente dado que se piden datos identificativos y
poco más. Como el enunciado no te los facilita, deberás recrearlos tú mismo.

Los apartados que podemos tener más problemas para rellenar son los apartados que nos
piden el CNAE de la sociedad y el personal asalariado medio del ejercicio. El personal
asalariado será un dato que podrás recrear tú mismo.

El término CNAE equivale al Código Nacional de Actividades Económicas de la empresa. La


clasificación y nuestro código de CNAE corresponderá con aquel en donde desempeñemos la
actividad principal de la empresa.

Para consultar la descripción de cada código numérico, pulsaremos en el icono que tiene
colocado al lado y en la ventana emergente que obtenemos podremos seleccionar nuestra
actividad.

El resto de datos que se deben cumplimentar hasta llegar a las páginas dedicadas a los Estados
Contables deberás recrearlos tú mismo.
Impuesto de Sociedades: balance y cuenta de pérdidas y ganancias
En estas páginas, vamos a proceder a trasladar el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias
de la contabilidad de la empresa a 31/12.

La primera particularidad que aparece en todas estas páginas son las iniciales N, A y P para cada
una de las partidas solicitadas. Estas iniciales corresponden con el tipo de depósito de cuentas
que hemos confeccionado en la empresa.

N: Depósito de cuentas normal.

A: Depósito de cuentas abreviado.

P: Depósito de cuentas para pymes.

Debemos trasladar cada partida del Balances y de la Cuenta de Pérdidas y Ganancias a su casilla
correspondiente, teniendo en cuenta que los gastos deberán trasladarse con signo negativo.

Si nos fijamos en la captura de la pantalla, tenemos cuadros en donde sí podemos introducir


datos, que están en blanco y cuadros que están en gris, bien porque sean de autocálculo al
encontrarse anidados y con margen a la derecha, bien porque nuestro tipo de depósito de
cuentas no exija ese grado de detalle (dependerá de la opción elegida al inicio).

Impuesto de Sociedades: liquidación del impuesto

En este apartado deben incluirse los ajustes a realizar sobre el resultado contable. El primer
ajuste que se lleva a cabo es aumentar o disminuir el mismo en la cuantía de la cuota del
impuesto de sociedades que tengamos contabilizada. Recordemos que este ajuste se lleva a
cabo porque la propia cuota del impuesto no es gasto deducible.
Una vez realizado este primer ajuste, procedemos a corregir mediante aumentos o
disminuciones al resultado contable las correcciones que se llevan a cabo para obtener la base
imponible. Destacan en estas correcciones las diferencias entre la amortización contable y fiscal,
deducciones fiscalmente deducibles y no deducibles, correcciones por deterioro de valor,
aplicación de los valores normales de mercado, provisiones por insolvencias... En definitiva,
estos artículos del impuesto son de lectura y comprensión obligatoria, dado que se minora o se
corrige al alza la base imponible de una manera sustancial.