Вы находитесь на странице: 1из 52

EL ARTE

DE ENSEÑAR

CURSO PARA
MAESTROS
CRISTIANOS
2
EL ARTE
DE ENSEÑAR
CURSO PARA MAESTROS CRISTIANOS

Por C.H. BENSON

3
4
Contenido

Capítulo
I Tu, Maestro
El encargo de Cristo
El ejemplo de Cristo
La vida del maestro
Conocimientos del maestro
Preguntas posibles –Exploración adicional

II Propósitos y métodos de la enseñanza


Propósitos del maestro
Alcanzar los objetivos
Preguntas posibles –Exploración adicional

III Enseñanza creativa


Qué es la enseñanza creativa
Aplicación de la creatividad
Cualidades del maestro creativo
Desarrollo de la creatividad
Estimular la creatividad en los alumnos
La creatividad y la Palabra eterna
Preguntas posibles –Exploración adicional

IV Auxiliares para el maestro


Auxiliares para la impresión
Auxiliares para la expresión
Preguntas posibles –Exploración adicional

V Recoger materiales para la lección


Fuentes de material
Selección de material
Acumular material
5
Preguntas posibles –Exploración adicional
VI Organizar la lección
Cómo organizar el material
Pasos para organizar el material
Preguntas posibles –Exploración adicional

VII Ilustraciones eficaces


Valor
Variedad
Ilustraciones con vida
Preguntas posibles –Exploración adicional

VIII Las preguntas


Por que hacer preguntas
Preparación de las preguntas
Sugerencias útiles
Preguntas posibles –Exploración adicional

IX Enseñando la lección
Antes de la hora de clase
El punto de contacto
Desarrollo de la lección
La conclusión
Preguntas posibles –Exploración adicional

X La buena disciplina
Establecer una norma
El ejemplo del Maestro
El orden en el alumno
Preguntas posibles –exploración adicional

XI Aplicar lo aprendido
Aplicación de la Palabra de Dios
Aplicación al maestro
6
Aplicación al alumno
Preguntas posibles –Exploración adicional

XII Evaluar lo aprendido


La repetición
El examen
Exámenes bíblicos
Examen de conducta
Actitud y elección
Preguntas posibles –Exploración adicional
Nota informativa

7
8
Capítulo 1

Tú, maestro
La buena enseñanza comienza con el maestro.
Las herramientas y técnicas son importantes y gran parte
del presente texto se dedica a familiarizar al maestro con lo
mejor en unas y otras. Pero el maestro mismo es la clave
respecto a la eficacia en el empleo de las mismas.
La tarea del maestro está llena de magníficas oportunidades
para ayudar al prójimo, pero cada oportunidad conlleva
también la responsabilidad en cuanto a una vida en proceso de
modelación. Tratándose del maestro cristiano, esto tiene que
ver con valores eternos, y la vida cristiana del maestro mismo se
convierte en parte esencial del proceso de la enseñanza.
Por tanto, parece adecuado comenzar el texto con el centro
del proceso de la enseñanza: El maestro mismo. Por
consiguiente, en este capítulo introductorio se hallarán
orientaciones prácticas que todo maestro cristiano haría bien
en meditar. Algunas se presentan como principios que han de
estudiarse. Otras como preguntas que deben meditarse con
oración. Finalmente, hay recomendaciones que pueden ponerse
en práctica inmediatamente.

EL ENCARGO DE CRISTO
El maestro hallará el encargo y las metas en lo que Cristo
dijo: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones...
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado..."
(Mt. 28:19,20).

9
El encargo de enseñar es directo y sencillo: Id y enseñad.
Incluye el hacer discípulos y gira en torno a las enseñanzas de
Cristo.
La meta educativa de que los enseñados "guarden todas las
cosas", conlleva la idea de obediencia: poner en práctica lo
aprendido. Es más que el simple escuchar, y pide más que el
mero saber o aprender ciertas verdades. El maestro "enseña se
procura de los frutos" en la vida de sus discípulos. Cristo
ciertamente hizo más que impartir conocimientos. Su
enseñanza transformaba las actividades de aquellos a quienes
enseñaba.
También en esto tiene el maestro el modelo establecido por
su Señor. El ministerio docente es una santa vocación. Tiene el
mismo fundamento bíblico que la predicación. En la
presentación del evangelio, la predicación destaca la
proclamación; la enseñanza subraya el impartimiento. Ambas
han sido instituidas por Dios.
Cristo fue maestro; Maestro de maestros. Tenía algo que
enseñar. Deseaba enseñar. Enseñaba con entusiasmo y
autoridad. Tenía corazón de maestro. Ha inspirado a los
cristianos de todas las generaciones a "enseñar también a otros".

EL EJEMPLO DE CRISTO
He aquí un aspecto en que el maestro cristiano se diferencia
notablemente del secular. El maestro secular por lo común
depende por entero de sus propios recursos, su sistema escolar
y la vida que el hogar pueda brindarle para impresionar a los
estudiantes con la verdad. El cambio de conducta normalmente
se considera fruto del condicionamiento o de una adecuada
combinación de variables sicológicas.
El maestro cristiano dispone de un poder adicional que
procede directamente del Señor resucitado que dijo: "Toda
potestad me es dada en los cielos y en la tierra. Por tanto, id, y
10
haced discípulos... y he aquí yo estoy con vosotros todos los
días, hasta el fin del mundo" (Mt. 28:18b-20). El poder de la
enseñanza cristiana es el poder del propio Cristo, y nosotros
tenemos ese poder manifestado en el ejemplo que él nos dio en
su ministerio docente.

La enseñanza de Cristo tenía el vigor del propósito


El propósito de Cristo era comunicar la verdad revelada. El
reconocía su vocación y en diversas ocasiones habló de sí como
Aquél cuya enseñanza no procedía de sí mismo. Su Padre le
había encomendado un ministerio. En él no había vacilación ni
temor; no le arredraban las responsabilidades que como
maestro le correspondían. El poder que poseía se manifestaba
también en su mensaje pleno de autoridad, por cuanto era la
verdad procedente de Dios mismo.

La enseñanza de Cristo poseía carácter distintivo


Cristo enseñaba como enviado de Dios.

ENSEÑABA CON CLARIDAD


No cabía dejar de comprender la enseñanza de nuestro
Señor Se valía de parábolas e ilustraciones prácticas para
presentar claramente su mensaje.

ENSEÑABA CON AUTORIDAD


El Nuevo Testamento indica que Cristo enseñaba "como
quien tiene autoridad". Los enviados por los sacerdotes para
prender a Cristo regresaron para informar "que jamás alguno
habló como éste". Hablaba como representante de Dios.

ENSEÑABA VARIADAMENTE
Una de las características de la enseñanza de Cristo que
alarmó mucho a los rabíes judaicos fue su abandono del
tradicional sistema de conferencias en la sinagoga. Nuestro
11
Señor se valía de casi toda clase imaginable de técnica de
enseñanza para facilitar el proceso de comunicación. Tenía un
dominio absoluto en el arte de mantener el interés.

La enseñanza de Cristo tenía resultados discernibles


El ministerio de Cristo producía vidas transformadas.
Estudiemos minuciosamente el llamamiento de los discípulos
como aparece ce en Marcos 1:16-39. Es una ilustración gráfica
de cómo Cristo se allegaba a las personas y las convertía en
discípulos.

Los HALLÓ
Eran hombres corrientes en su quehacer corriente, pero él
fue adonde estaban para transformarles la vida.

Los LLAMÓ
No se limitó a dejarlos que permanecieran pasivos o lo
siguieran, según se les antojaba, sino que deliberadamente
dominó la atención de ellos diciéndoles: "Venid en pos de mí, y
haré que seáis pescadores de hombres".

LES ENSEÑÓ
Pasaron tres años junto a él observando constantemente los
milagros, escuchando las enseñanzas y recibiendo consejo
personal.

LES DIO EL EJEMPLO


El ministerio de ellos habría de ser copia del de Cristo.
Observándole pudieron advertir las marcas de la calidad que
habría de caracterizar la obra de ellos.

LES ENVIÓ
No retuvo a sus discípulos, sino que aún estando en este
mundo, continuamente los empleaba en ministrar al prójimo.
12
Ninguna escuela dominical es un fin en sí misma, sino un medio
para el crecimiento de los creyentes y la formación de obreros
que ejecuten la obra de Cristo.
En el contexto cristiano, enseñar es comunicar la Palabra
viviente, Cristo; su fuente es la palabra escrita, la Biblia; el
medio es la palabra hablada del maestro. Incluye un sentido de
don y de llamamiento. Su eficaz realización exige
adiestramiento y plena preparación.

LA VIDA DEL MAESTRO


Todo maestro de escuela dominical que desee ser
instrumento en manos de Dios debe encarar tres importantes
preguntas: Mi vida, ¿exalta a Dios? Mi mensaje, ¿es
Cristocéntrico? Mi enseñanza, ¿tiene el poder del Espíritu? El
maestro que pueda dar un "sí" a cada una de ellas, dará un
aporte positivo al ministerio docente de la iglesia. "Pues nuestro
evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino
también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre,
como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de
vosotros" (1 Ts. 1:5). En este pasaje Pablo establece tres
importantes principios: (1) lo que el maestro hace, es decir, su
vida como ejemplo, tiene suma importancia; (2) aquéllo que
enseña, es decir, el evangelio, es vital; y (3) la forma en que
enseña, es decir, debe realizarse en el poder del Espíritu.

El ejemplo del maestro


El ejemplo del maestro o contradice o destaca lo que ensena.
La actitud del maestro y lo que improvisadamente dice y hace
impresiona vigorosamente a sus alumnos. Esto puede llamarse
enseñanza incidental", pero tiene suma importancia.
El maestro puede subrayar la importancia de la Palabra de
Dios, pero si enseña empleando únicamente su folleto
trimestral, contradice lo que enseña. Puede enseñar que la
13
ofrenda es un acto de adoración, pero si la recoge
apresuradamente para comenzar pronto la lección, anula lo
enseñado. El maestro puede hablar de amor, pero si es grosero
con los otros maestros y dirigentes, o con su familia, no puede
obtener buenos resultados.
Todos somos influidos por la vida y conversación de quienes
nos rodean. Y todos influimos en quienes tienen relación con
nosotros. La importancia que para el maestro cristiano tiene
esto es evidente. Suele enseñar tanto con su vida como con sus
lecciones, y hay multitudes que recordarán al maestro mucho
después de olvidar sus lecciones. El ejemplo del maestro es
parte vital del proceso de enseñanza.

La experiencia cristiana del maestro


Puesto que la enseñanza es una relación personal que
implica la íntima asociación de instructor y discípulo, el
maestro debe conocer realmente a Jesucristo como Señor y
Salvador. Mucho dependerá del entusiasmo del maestro hacia
su tarea, y ese entusiasmo estará en relación directa con su fe
personal.

FE EN DIOS
El "maestro cristiano" sin duda cree en Dios, pero, ¿hasta
dónde llega su fe? ¿Posee una fe activa y vital en el Señor
Jesucristo? ¿Tiene una fe triunfante y emprendedora? No basta
que el maestro tenga fe; su fe en Dios debe ser una fe activa.

FE EN LA BIBLIA
Vez tras vez dijo Jesús: "Escrito está". El sabía que "los
santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el
Espíritu Santo" (2 P. 1:21). Los buenos predicadores,
evangelistas y maestros cristianos obtienen sus convicciones
mediante una inquebrantable fe en la palabra de Dios escrita y
mediante la lealtad a la misma. No podrían tener entusiasta
14
seguridad si no creyeran que la Biblia es la Palabra de Dios. Dios
ha escrito al hombre: "Toda la Escritura es inspirada por Dios",
y el portento y maravilla de ese mensaje debería conmover el
corazón de cada maestro.

FE EN LA LABOR DOCENTE
¿Por qué enseña usted? ¿Para agradar al pastor? ¿Porque lo
eligieron? ¿Porque es su deber? Si eso es todo, poco será su
entusiasmo por su tarea. Pero si Dios lo ha llamado a enseñar,
creerá que este ministerio establecido por Dios tiene suprema
importancia. Si Dios lo ha apartado a usted para esta especial
tarea, él realizará el propósito que tiene para usted. Estar
consciente de esto suministra motivación dinámica y asegura el
triunfo bendito.

LOS CONOCIMIENTOS DEL MAESTRO


Todo maestro debe reconocer la importante labor que le
corresponde y debe procurar tener las cualidades para
desempeñar su puesto. Quienes aprecian la tarea del maestro
comprenderán también la necesidad de la preparación.
La hora de clase resulta siempre demasiado breve. Debe
sacarse el máximo provecho de cada minuto. Solamente el
maestro prepara-do puede aprovechar al máximo estos
preciosos momentos. Por ello, todo maestro necesita
preparación adecuada. Esto incluye consideración y
comprensión de lo siguiente:

La Biblia — Mensaje Cristocéntrico


Ningún maestro puede enseñar eficazmente la Biblia si no
tiene un dominio útil de los 66 libros. Para enseñar inteligente y
prácticamente, el instructor debe estar familiarizado con todos,
especialmente en cuanto se refiere a Cristo.

15
En su enseñanza, Pablo se refería frecuentemente a Cristo
como ejemplo a seguir. No se conformaba con formular
principios. Pre-sentaba ejemplos reales de la vida de Cristo para
estimular la vida cristiana.
Para enseñar el amor, decía: "Andad en amor, como también
Cristo nos amó y se entregó a sí mismo..." (Ef. 5:2). Ilustraba la
abnegación (Ro. 15:2,3). Aclaraba el sentido de la humildad (Fil.
2:5).

Conocimiento amplio de temas relacionados


Además de conocer la Biblia, el maestro debe familiarizarse
con los temas relativos a ella.

GEOGRAFÍA
Los alumnos necesitan conocer la geografía de las tierras
bíblicas, El interés aumenta cuando logran identificar y ver
montañas, ríos y pueblos. Pero antes de poder enseñar al
alumno estos hechos, el maestro debe conocerlos.

HISTORIA
De gran ayuda para los alumnos será que el maestro esté
versado en los acontecimientos y personajes de la historia
mundial paralelos a la narración bíblica. El maestro hábil logra
aguzar el apetito de sus alumnos y abrir nuevos campos de
conocimiento e interés. Muestra a los discípulos cómo la
historia y la geografía bíblicas concuerdan con los temas
seculares.
Los maestros deben familiarizarse con el trasfondo histórico
de los sitios de Palestina que fueron inmortalizados por las
pisadas del Señor Jesucristo.

VIDA Y COSTUMBRES DE LOS TIEMPOS BÍBLICOS


La vida y costumbres de los antiguos se diferencian mucho
de las actuales. Conocer los hábitos, costumbres, ceremonias y
16
actitudes de los tiempos bíblicos ayudará al maestro a "dar vida"
a sus lecciones. Esto enriquecerá la presentación de cada
lección.

Los alumnos
El maestro debe conocer a los alumnos en general, y a los
suyos en particular. Sólo así podrá penetrar en sus vidas.
Al tratar de comprender a sus alumnos, el maestro debe ser
sensible a las necesidades de la clase. Algunos problemas
disciplinarios pueden surgir de la falta de habilidad en el
maestro. Otros problemas, especialmente el exceso de
desasosiego o la indiferencia, pueden provenir de condiciones
hogareñas deficientes.
El maestro, por consiguiente, aprovecha toda oportunidad
para comprender las necesidades y antecedentes de sus
discípulos. Un curso como el titulado Conozcamos al alumno
puede suministrar un buen conocimiento básico de las
características de las diversas edades. Sobre ese amplio
conocimiento el maestro logra, con sus esfuerzos, conocer a los
alumnos individualmente mediante registros significativos,
contactos en clase planeados, y visitación a los hogares.
Comprender los problemas familiares básicos ayuda al
maestro a afrontar su tarea valientemente en vez de darse por
vencido.

Técnicas de enseñanza
Los libros de texto, manuales y ayudas visuales son
utilísimos, pero jamás pueden sustituir al maestro preparado.
Cierto pastor de renombre, una vez observó que le había
ayudado un excepcional grupo de maestros consagrados. Ellos
tenían amplios conocimientos del contenido de la Biblia, y
muchos habían tomado cursos bíblicos. Pero su dedicación y
conocimiento de la Biblia por esenciales que fuera para la buena
enseñanza, necesitaban el tercer ingrediente de cómo enseñar.
17
El pastor descubrió que todavía necesitaban las técnicas de
enseñanza que les capacitaran para ganar y retener el interés de
sus alumnos. Organización y administración de la escuela
dominical
El equipo físico adecuado es de gran ayuda para la buena
enseñanza Pero los maestros necesitan también saber sobre la
administración de la escuela dominical y su relación general
con el programa total de la iglesia. Este conocimiento (véase La
escuela dominical en acción) es esencial no sólo para los
superintendentes de la escuela dominical, sino para todos los
maestros, dirigentes y obreros. La interrelación de todos los
obreros es de vital importancia.

RESPONSABILIDAD DEL MAESTRO


Los procedimientos sistemáticos de preparación enriquecen
toda la experiencia del que enseña. La observancia de los tres
pasos siguientes aumentará la eficacia de la preparación y
enseñanza del maestro.

Manténgase entrenado para su tarea


El atleta debe ejercitarse regularmente. El músico debe
practicar diariamente. Asimismo, al maestro le será placentero
su trabajo si está físicamente apto, mentalmente alerta y
espiritualmente vivo.

FÍSICAMENTE APTO
La labor docente puede recibir gran realce mediante cuerpos
vibrantes y saludables llenos de energía y entusiasmo. El
propósito de Cristo es "que tengan vida, y que la tengan en
abundancia" (Jn. 10:10). Eso incluye la aptitud física y requiere
someter nuestros cuerpos (véase Ro. 12:1,2) a la disciplina
constante.

18
MENTALMENTE ALERTA
La mente despierta es esencial para triunfar en la enseñanza.
Los alumnos de hoy día suelen aprender a razonar lógicamente.
Cualquier razonamiento superficial en la escuela dominical les
desilusionaría. El maestro debe pensar inteligentemente y
analizar con cuidado. Debe leer mucho. Logra presentar mejor
el mensaje del evangelio el maestro que se ha formado buenos
hábitos de lectura y estudio.

ESPIRITUALMENTE VIVO
No basta estudiar la Biblia. Ha de haber aplicación personal.
La fidelidad del maestro a sus devociones diarias le capacitará
para presentar vigorosamente la instrucción. La continua
comunión con Dios garantizará el dominio propio tan esencial
para el maestro de escuela dominical.

Dedicar horas definidas al estudio


Ciertas horas deben apartarse cada semana para preparar la
lección. Ese tiempo debe observarse cuidadosamente sin
permitir que nada se interponga. La enseñanza es tan
importante que su preparación no debe relegarse a los ratos
sobrantes después que todo lo demás haya recibido atención.

Tener un programa de estudios definido


Mucho más se alcanzará si el maestro establece un plan de
estudios definido y claramente bosquejado. Cada edad necesita
una diferente presentación de la verdad. La preparación para
estas variaciones, exige del maestro un sistema en su
preparación así como en su presentación de la enseñanza.
Además, un plan de procedimiento ordenado hará posible
realizar mucho más en un período determinado.

19
Tener un programa de visitación definido
El maestro dedicado sabe que su ministerio no termina con la
hora de clase. Las ovejas que tiene bajo su responsabilidad han
de buscarse cuando falten y debe ayudárseles cuando están en
dificultad. En realidad, el maestro está plenamente preparado
para enseñar a sus alumnos únicamente cuando sabe algo del
ambiente y vida hogareña de ellos.

Nota
Cada capítulo tiene secciones de preguntas posibles para
repaso y exploración adicional. Las preguntas permiten un
repaso general y pueden responderse mediante el contenido del
texto. La sección de exploración incluye preguntas de discusión
y proyectos para guiar al alumno en la aplicación del capítulo a
cuestiones relacio-nadas con él o más específicas.

Preguntas posibles para repaso


1. ¿Qué importantes principios didácticos pueden observarse
en el encargo que Cristo nos dio?
2. ¿Qué podemos aprender de Pablo respecto a principios
didácticos básicos?
3. ¿Cómo enseña un maestro mediante su vida?
4. ¿Qué principios para el éxito en el arte de vender son im-
portantes también en el testimonio y la enseñanza cristiana?
5. Discutir tres objetos de fe personal que llevan a la enseñanza
eficaz.
6. ¿Por qué es necesario el adiestramiento para cada maestro de
escuela dominical?
7. Mencione por lo menos cinco ramas importantes en que el
maestro debe tener conocimientos.
8. Mencione tres temas relacionados con la Biblia, que el
maestro debe conocer.

20
9. ¿Qué debe hacer el maestro para asegurar la continua y
eficaz preparación de las lecciones?
10. ¿En qué tres modos debe mantenerse entrenado para su
tarea?

Exploración adicional
1. Resuma en un párrafo uno de los siguientes temas:
a. ¿Qué es un maestro?
b. ¿Cuál es el propósito de la enseñanza cristiana?
c. ¿Por qué quiere alguien ser maestro de escuela
dominical?
2. Piense en un maestro que le haya impresionado y haya
influido mucho en usted. Anote las cualidades que le
admiraba. Trate de determinar el valor comparativo de cada
cualidad.
3. Haga un inventarío de sus propias cualidades para enseñar.
Escriba la necesidad específica que usted espera satisfacer
mediante el estudio de este curso.

21
Capítulo 2

Propósitos y métodos de la enseñanza


¿Por qué está enseñando usted? ¿Cuál es el propósito de la
rutina semanal del maestro de escuela dominical? ¿Para qué
todas estas preparaciones de lecciones, planeamiento de
proyectos, reuniones de apertura, ofrendas, registros, horas de
clase? ¿Por qué? Porque la Biblia enseña que debemos estar
"amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre con
toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a
todo hombre'' (Col. 1:28).

PROPÓSITOS DEL MAESTRO


A todo maestro cristiano deben moverlo e impulsarlo
propósitos claros y definidos. ¿En qué consisten esos objetivos
primordiales? La principal responsabilidad del maestro es
transmitir la Palabra de Dios para que todo alumno pueda ser
transformado por la gracia de Dios.

Guiar a los alumnos para que reciban y confiesen a


Jesucristo
El maestro cristiano debe reconocer y conocer su
responsabilidad para guiar a cada alumno a confiar en Cristo y
aceptarlo como Salvador personal. El maestro debe explicar el
camino de salvación tal como se revela en la Palabra de Dios.
Debe orar por cada alumno y procurar llevarlo a una fe clara y
bíblica en Cristo. Esas decisiones pueden producirse
espontáneamente como culminación de la enseñanza
cuidadosa. Jamás debe el maestro valerse de métodos

22
artificiales de presión, especialmente tratándose de niños
pequeños.
Aceptar a Cristo como Salvador es únicamente el primer
paso. El maestro cristiano procurará también guiar a sus
discípulos a un continuo crecimiento en la vida cristiana.

Presentar el eterno propósito de Dios


La más abundante vida cristiana es el tema del maestro
cristiano. "Cosas que ojo no vio, ni oído oyó. ni han subido en
corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para tos que
le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu;
porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios"
(1 Co. 2:9,10). La Biblia asegura que la grandeza de Dios es
inescrutable (Sal. 145:3). Privilegio del maestro cristiano es
mostrar el bondadoso y glorioso propósito de Dios para sus
hijos y explicar la duradera felicidad propia de cada hijo de
Dios.

Dirigir y guiar a cada alumno para cumplir la voluntad de


Dios en su vida
Dios tiene un plan para cada creyente. Su Palabra da
instrucciones para conocer su voluntad. El maestro debe
obedecer el divino mandato, "apacienta mis corderos" (Jn.
21:15). Los recién convertidos deben "crecer en la gracia y en el
conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo". El
carácter cristiano procede de conocer la palabra de Dios,
obedecer su voluntad, y continuamente reconocer a Jesucristo
por Señor. Esto exige diaria comunión con Dios mediante la
oración. El maestro instruye a sus alumnos en estas realidades
del crecimiento cristiano.

ADORACIÓN
La adoración es la experiencia cristiana de la realidad y
proximidad de Dios. Es comunión con él. Parte de la tarea del
23
maestro es cultivar la vida devocional de sus alumnos mediante
la hora de clase y los servicios de la iglesia. Debe instruírseles en
cuanto al significado de la reverencia, gratitud, amor y fe. Esto
debe incluir los cantos, historias y relaciones mejor adaptados a
la edad y experiencia de los alumnos.
Esta educación requiere que a la escuela dominical se le dé la
oportunidad de adorar como medio de expresión. La Palabra de
Dios tiene vital relación con esa instrucción que de ella surge.
En toda la Biblia abundan expresiones que suministran formas
aceptables de devoción.

VIDA CRISTIANA CONSECUENTE


La vida de nuestros alumnos revela una medida de nuestro
éxito o fracaso como maestros. La nueva vida en Cristo debe
producir esfuerzos para honrar a Cristo en la vida diaria. Una
guía esencial para ello es la paciente y dedicada enseñanza de la
Palabra de Dios. Por consiguiente, corresponde al maestro ligar
en la vida diaria de los alumnos las verdades que enseña, para
ayudarles a ser "hacedores de la Palabra, y no tan solamente
oidores" (Stg. 1:22). Los creyentes que además de profesar la
verdad la poseen, serán transformados.
La instrucción cristiana estimula el carácter cristiano. Si los
alumnos no se forman hábitos de atención, interés y cortesía,
inevitablemente se forjarán hábitos de distracción, descuido y
grosería. Aunque los alumnos no pasen con el maestro más que
un breve período cada semana, pueden recibir impresiones y
formarse hábitos que les resultarán bendición en toda la vida.

SERVICIO
Servir al Señor es una muestra de crecimiento espiritual. El
maestro listo sugerirá oportunidades para esas actividades en el
hogar, la escuela y la iglesia.
La escuela dominical suministra gran cantidad de
oportunidades para servir en las amplias actividades de la
24
iglesia. Se necesitan dirigentes, maestros y auxiliares. Muchas
escuelas dominicales hoy día emplean docenas de
colaboradores en forma regular, además de un número variable
para tareas especiales. Estas oportunidades se multiplican
cuando la iglesia organiza escuelas dominicales filiales, escuelas
bíblicas de vacaciones o clubes bíblicos en el vecindario.

Enseñar a los alumnos a valerse por sí mismos de la Palabra


de Dios
Una de las grandes fallas en las iglesias de hoy día es que
entre el pueblo de Dios hay muchos que no saben usar la
Palabra de Dios. Es corriente que los maestros no hayan
enseñado a sus discípulos como ponerse en manos del Espíritu
Santo y alimentarse espiritualmente con las Escrituras.

Enseñar al alumno a investigar


La tarea del maestro tiene que ver con hacer del alumno un
investigador independiente del tema. No toca al maestro
resolverle los problemas al alumno, sino enseñarle a resolverlos
a la luz de la Palabra de Dios. El hecho de que estemos ligados
con la verdad de Dios no significa que estemos forzados al
empleo de determina, dos métodos trasmisivos para comunicar
dicha verdad. La verdad significará mucho más para el alumno
cuando se le guíe para que la descubra por sí mismo en vez de
que el maestro sencillamente le informe acerca de ella.

Enseñar al alumno a resolver sus problemas


En cierto sentido, el maestro cristiano es a la vez
comunicador de técnica y de contenido. Si cuanto el alumno
sabe al abandonar la clase es la cantidad de conocimientos que
el maestro ha logrado trasmitir de su mente a la del estudiante,
no se ha aprovechado al máximo el tiempo que pasaron juntos.
Cuando el alumno agota el conocimiento transmitido o topa
con algún problema que no pare, ce encajar en el molde de lo
25
aprendido, no le queda más que buscar al maestro o a otra
persona en procura de soluciones. El maestro debe preocuparse
por enseñar al alumno no solamente lo que él haya aprendido,
sino la forma en que lo ha aprendido.

Enseñar al alumno para que enseñe a otros


El proceso de enseñanza de la solución de problemas debe
iniciar en el alumno el principio de liderazgo y la madurez
cristiana que lo capacitará no sólo para ayudarse, sino también
para ayudar a otros en su crecimiento cristiano. Pablo lo
presenta claramente en sus palabras al joven Timoteo (véase 2
Ti. 2:2).
El desarrollo de principios sanos de enseñanza se encuentra
al comienzo del proceso de aprendizaje del maestro. Si fallamos
en esto, nos debilitamos en nuestra selección de métodos,
elección de materiales, y eficaz ejecución del proceso de
enseñanza. Por otra parte, el reconocimiento y práctica de este
principio suministra buena base para la eficaz comunicación.

ALCANZAR LOS OBJETIVOS


Planee lo que va a realizar y luego realice lo planeado. El
establecimiento y reconocimiento de propósitos en la
enseñanza es únicamente la mitad de la batalla. Los propósitos
y objetivos deben realizarse. Diversos procedimientos pueden
necesitarse para lograr los diversos propósitos y objetivos. No
puede enseñarse a todos los alumnos mediante igual método. El
maestro debe valerse de todo método, procedimiento y punto
de contacto que haga posible el éxito de la enseñanza.

Narración
La narración de historias es el método favorito para enseñar
en el kindergarten, a los primarios (7-8 años) y primarios
superiores (9-10 años). Grandes porciones de la Biblia son
26
narrativas y pueden reproducirse muy bien en forma de
historia. Jesús fue un narrador sin par. Nadie ha superado sus
historias como modelos en la presentación gráfica mediante la
acción y la palabra hablada.
¿Qué constituye una buena historia? Debe ser interesante,
dramática, plena de acción y fiel a la vida.

INTERESANTE
La Biblia, como conjunto, es una historia emocionante y
fascinadora; gran parte de ella puede convertirse en interesante
narración. Probablemente no haya mejor método didáctico para
captar y retener la atención. Ello es así porque el interés se
despierta desde el comienzo.

DRAMÁTICA
En las historias bíblicas hay conflicto, drama y suspenso, las
características que constituyen una historia dramática. Al
repetir estas historias pueden abundar los verbos y
economizarse los adjetivos. Las oraciones deben ser breves; el
lenguaje, sencillo. Mediante la mirada, el gesto y la expresión
facial el maestro refleja la verdad, obteniendo inmediata entrada
por la vía visual.

PLENA DE ACCIÓN
Una buena historia está "llena de acción". "Estar llena de
acción" no significa estar "llena de palabras". A menudo la
acción se intensifica restringiendo las palabras. Las historias
que Jesús narraba eran de hechos. No perdía tiempo en
describir a sus personajes, sino que cada uno de éstos era
claramente retratado por sus actos. La historia del Buen
Samaritano demuestra este principio (véase Lc. 10:30-37).

27
FIEL A LA VIDA
Lo imposible rara vez nos emociona tanto como lo que
pertenece al campo de lo realizable por cada niño y niña. Los
cuentos de hadas pueden desarrollar la imaginación del alumno,
pero la historia real domina más el interés. Se halla dentro del
reino de lo realizable. El elemento verdad es lo que caracteriza
las historias bíblicas y las hace superiores a todas las demás.

Reproducción oral o participación inmediata de la clase


El desarrollo intelectual requiere algo más que escuchar. Si
sólo se les llena de historias los alumnos no crecerán
mentalmente El alumno debe tener participación activa para
que haya asimilación y reproducción. La educación es en
realidad un proceso extractor y por ello la participación de la
clase mediante la reproducción oral puede tener ventajas reales.
Prepararse para la reproducción oral estimula en el alumno
el desarrollo de la iniciativa. Lo capacita para llegar a la clase
algo familiarizado con el tema. Le da al maestro oportunidad
para evaluar el conocimiento que el alumno tenga de la verdad y
para descubrir los razonamientos errados en que haya
incurrido, A menudo ayuda al alumno a aclarar sus ideas el
expresarse oralmente en clase. Cuando un estudiante se
muestra intelectualmente perezoso, el maestro tiene
oportunidad para incitarlo a participar activamente.
No hay reproducción oral buena si únicamente se sigue una
rutina. Insistir en que el alumno se limite a expresarse con
palabras de su libro de texto, le embota la originalidad y no
logra ejercitar otra actividad que la de la memoria.
El método de reproducción oral tiene tres partes principales:
la tarea, la preparación del alumno, y la participación real en
clase.

28
LA TAREA
Para que las tareas produzcan buena .reproducción oral,
deben recordarse las siguientes condiciones: —Planear las
tareas "con mucha anticipación. -Cerciorarse de que los
alumnos comprenden las tareas. —Encargar únicamente el
estudio de material de valor evidente.

PREPARACIÓN DEL ALUMNO


Lo aburrido o interesante de las tareas depende en gran
parte de la motivación que el maestro provoque. Despertar el
interés y hacer que el alumno comprenda los beneficios de su
trabajo son factores clave. Las tareas que se hallan al alcance de
las habilidades individuales y del tiempo disponible son las que
con más frecuencia se cumplen. Debe cultivarse el interés
cooperativo de los padres para que los alumnos reciban
estímulo en la realización de su trabajo para el hogar.

PARTICIPACIÓN REAL EN CLASE


Debe dedicarse tiempo para que la clase contribuya al
desarrollo de la lección con base en las tareas. Debe dividirse
juiciosamente el tiempo para que haya amplia participación.
Todo aporte debe relacionarse con el énfasis general de la
lección. El unir cuidosamente el trabajo de diversos alumnos
enriquece la parte de cada cual. La presentación de lo que los
alumnos bien prepara-dos hayan descubierto beneficia a todos.

Discusión
El método de discusión produce la reacción de los alumnos
al requerir interpretar la lección. Eso evita que los alumnos se
limiten a recoger conocimientos sin asimilarlos. Ayuda al
continuo desarrollo, a la gradual construcción de la lección y
estimula el espíritu de investigación y el interés personal. No
hay método mejor para lograr la expresión o aplicación
individual de lo apren-dido. Este método puede ampliarse para
29
incluir formas de trabajo como la mesa redonda y otras
actividades de grupo.
Iniciada la discusión, es necesario dirigirla por el rumbo de
la lección. La discusión se desarrollará conforme los alumnos y
el maestro reaccionen y se influyan unos a otros debidamente
guiados. Algunos alumnos pueden manifestar gran interés en
puntos insignificantes. Los que hablan demasiado tenderán a
monopolizar el tiempo, sin dar oportunidad a los reticentes y
retraídos, que necesitan experiencia en expresarse. A pesar de
esos problemas, la discusión o conferencia es uno de los más
útiles procedimientos de enseñanza. Estimula la actividad de
expresión y lleva a los alumnos a formar sus propios juicios, en
vez de aceptar pasivamente o de rechazar sin meditación el
mensaje de la lección.

Proyecto
El método de proyecto puede emplearse eficazmente en la
educación cristiana. Un proyecto es esencialmente una
actividad con propósito que el alumno planea porque le
interesa. Recopila datos respecto al mismo y lo lleva a la
consumación.
El proyecto debe tener valor didáctico tanto como
aplicación práctica. Por lo común se comienza en la hora de
clase, pero puede completarse durante la semana en el hogar.
El método de proyectos da al alumno oportunidad de
aprender haciendo. La cooperación, la tolerancia de las
opiniones ajenas, la iniciativa, responsabilidad, atención y juicio
se desarrollan. El método de proyectos vigoriza el carácter y da
oportunidad para adquirir y desarrollar destreza.
El proyecto de investigación ayuda a hacer de alumno un
buscador independiente. El maestro señala a cada alumno una
parte de la lección para que investigue por su cuenta. Durante
el período de clase, los alumnos presentan sus informes. Estos
se comentan, evalúan y organizan bajo la dirección del maestro.
30
Este método es especialmente eficaz para los adolescentes y
adultos. El saber presentar informes aumenta el valor de la
investigación.

LOS INFORMES DEBEN SER BREVES


Pida a los alumnos que participen brevemente para que haya
tiempo de resumir lo descubierto.

LOS INFORMES DEBEN ESTAR CORRELACIONADOS


Se despertará la curiosidad y se mantendrá el interés si los
informes tienen mutuas relaciones. El maestro puede lograr
esto señalando tareas adecuadas y distribuyéndolas con miras
al mayor provecho.

Conferencia
Desde hace tiempo vienen los maestros empleando el
método de conferencia. Esto permite enseñar a clases
numerosas y permite seguir fielmente la presentación planeada
por el maestro. Suele ser un discurso ininterrumpido y
coherente, que llega a una conclusión predeterminada.
Economiza tiempo y esfuerzo, ya que no se pierde tiempo en
llegar al grano o en esperar la respuesta de algunos lerdos. No
hay peligro de extraviarse por sugerencias inesperadas de la
clase. El método de conferencia permite desarrollar la lección
serena, fácil, directa y sistemáticamente.
Pero todas estas ventajas se pierden si la clase no sigue al
maestro y piensa con él. Algunos alumnos no piensan en la
lección durante la conferencia y no hacen nada respecto a ella
después de terminada. El crecimiento mental, espiritual y físico
se produce mediante la actividad y ésta sólo puede asegurarse
cuando el alumno contribuye al desarrollo de la lección.
Este método exige concienzuda preparación, puesto que la
eficacia de la conferencia depende del cuidadoso empleo del
material, ilustraciones y pruebas demostrativas. Durante la
31
presentación de la conferencia el maestro debe evitar los
rodeos. Tiene que variar de modo, hablar claramente,
expresarse en el lenguaje de los alumnos, guiar la mente de los
alumnos al descubrimiento de la solución de los problemas,
introducir buenas ilustraciones y ejemplos, valerse de vez en
cuando de algún chiste, y estar atento a la reacción de los
oyentes para adaptar a ella su conferencia. De permitírselo el
tamaño de la clase y la situación docente, debe salpicar la
conferencia con reacciones, comentarios, preguntas y
discusiones de los alumnos. Esto aumentará el interés y el
estímulo y logrará el propósito del maestro.

Preguntas posibles para repaso


1. ¿Por qué son los propósitos esenciales para la enseñanza?
2. ¿Cuál debe ser el triple propósito del dirigente y maestro de
la iglesia?
3. ¿Cuál es la principal responsabilidad del maestro de escuela
dominical?
4. ¿Por que es la narración un método eficaz de enseñanza?
5. Discútanse los más importantes principios de la
buena narración.
6. Anótense los principios básicos de la reproducción oral.
7. Contrástense las ventajas y desventajas del método de
discusión.
8. ¿Cuáles son los valores del método de proyectos?
9. ¿Cuáles son las ventajas del método de conferencia?
10. ¿Qué cuidado hay que tener para el buen empleo del método
de conferencia?

32
Exploración adicional
1. Examínense folletos trimestrales de escuela dominical para
diversas edades y obsérvese qué propósitos tienen.
2. Visite una escuela dominical en hora de clase. Averigüe
anticipadamente los propósitos de la lección. Durante el
desarrollo, observe los métodos y procedimientos del
maestro para alcanzar esos propósitos.
3. Si actualmente enseña, anote los cambios específicos que
desea se produzcan en la vida de sus alumnos. De modo
breve y específico traslade esta lista a los propósitos que
debe tener presente al enseñar.

33
Capítulo 3

Enseñanza creativa
Creatividad es una palabra muy popular entre los
educadores. El concepto de novedad y frescura que conlleva
siempre ha sido básico para la buena enseñanza. La creatividad
debe ser la viva experiencia del maestro cuya vida ha sido
tocada por el Salvador y está dirigida por el Espíritu de Dios.
Los efectos de la creatividad deben observarse al preparar y
presentar la lección si se quiere que la palpitación de la vida
actual se apodere de nuestro pensamiento.

QUE ES LA ENSEÑANZA CREATIVA


Respuesta a un gran llamado
Pocas oportunidades en cualquier campo de la vida son más
grandes que el ser maestro. Esta gran obra adquiere mayor
grandeza contemplada como educación cristiana. Las metas del
evangelismo, el crecimiento cristiano, el adiestramiento para
servir y la conducta semejante a la de Cristo exigen
constantemente nuevo análisis y respuesta. Una respuesta
creativa a este llamamiento puede incluir nuevos
procedimientos en la formulación de planes nuevas formas de
provocar el interés de cada estudiante mejor organización del
material de enseñanza, o mayor variedad en los métodos
didácticos.

Constante desarrollo de ideas


La creatividad podría definirse como una cualidad que lleva
al maestro a desarrollar ideas origínales e imaginativas para
enseñar. En realidad, las ideas verbalizadas o visualizadas al
34
presentar la lección pueden ser tan dinámicas y significativas
como las que se expresan en la obra de los pintores y los
músicos. El maestro que aporta a la enseñanza visión y métodos
frescos, es en realidad un artista creador.

Empleo de la imaginación
En la educación cristiana suele asociarse la imaginación con
la narración de historias. Pero la imaginación dedicada tiene
sitio en todas las ramas de la enseñanza. Por ejemplo, el maestro
que ante los primarios pueda visualizar el aula como el foso de
los leones en la historia de Daniel, o como el foro romano para
una discusión en la clase de jóvenes, añade una dimensión
creativa a su enseñanza. Figurarse al apóstol Pablo escribiendo
la carta a los Filipenses en una cárcel romana, amplía la
perspectiva en el estudio de esa carta. Fundada en hechos
bíblicos, la imaginación aporta interés y vida a la lección
bíblica.
Puede que algunos consideren fuera de su alcance el empleo
de la imaginación. Pero abundan las ideas sobre la posibilidad
de desarrollar la imaginación creadora.

APLICACIÓN DE LA CREATIVIDAD
La creatividad se mantiene como concepto abstracto hasta
que se aplica al procedimiento en clase. Las siguientes son
sugerencias sobre principios de aplicación.

Creatividad en el método
La creatividad en el método tiene muchas aplicaciones pero
significa primordialmente variedad. El maestro creativo no se
dejará caer en lo estereotipado en su metodología al enseñar.
Variará de métodos. Combinará métodos. Producirá formas de
comunicación nunca antes presentadas ante su clase, y
mediante la lectura, la conferencia y el experimento se esforzará
por mantener fresca y vigorosa la presentación de sus lecciones.
35
Creatividad en el ambiente del aula
Las características físicas del aula brindan oportunidades
concretas para la creatividad. Por ejemplo, el empleo de
círculos, semicírculos, pequeños grupos, o quizá prescindir por
completo de escritorio y sillas en algunos departamentos de
niños, puede introducir una nueva sensación de creatividad a
todo el ambiente del aula. Hasta podría transformar por
completo la actitud de los alumnos de esa aula respecto a la
hora de clase. De modo similar, el empleo de cuadros, boletines
murales, y pintura nueva en las paredes brinda esenciales
oportunidades creativas.

Creatividad en las tareas


Casi nadie negará la utilidad de que el alumno se prepare
para la clase mediante alguna forma de estudio fuera del aula.
Pero tratándose de la actividad de la iglesia, el gran problema
está en cómo despertar el interés de dicho estudio externo. Esta
es una oportunidad para el maestro creativo. Este no se
satisface con ordenar pasivamente que "lean el capítulo", sino
que intentará provocar la voluntad y el deseo.

CUALIDADES DEL MAESTRO CREATIVO


No todos los individuos tienen el mismo grado de
creatividad, aunque casi todo el mundo tiene capacidad al
respecto. Aunque puede haber íntima relación entre la elevada
creatividad y la inteligencia superior, la inteligencia no es
necesariamente el principal ingrediente en la creatividad. Esta
posee varias cualidades comunes:

Entusiasmo
No debe confundirse el entusiasmo con el ruido o la simple
actividad física. La creatividad significa en el maestro cristiano
primero que todo, relación dinámica con Dios y su palabra. De

36
aquí procede el entusiasmo por su enseñanza y un contagioso
interés en las cosas de Dios.

Amplitud de ideas
La persona muy creativa tiene la mente abierta a la
experiencia. No interpreta cada afirmación y acto de sus
alumnos por conclusiones preconcebidas. Tiene benévola
disposición hacia las fallas temporales de otros en su búsqueda
de la correcta aplicación de las enseñanzas de Dios. Busca
nuevas soluciones a viejos problemas. Relaciona los antiguos
principios con los nuevos problemas en forma nueva y con
nuevo énfasis. Aplica la sabiduría del pasado a las
interrogaciones del futuro mediante la disposición de escuchar
al prójimo y ayudarlo a que por sí mismo descubra las
respuestas que busca.

Sensibilidad
La persona creativa, pintor, músico o maestro, es sensible a
su ambiente. Observa los sonidos, colores, personas y el diario
acontecer que lo rodea. También ésta es una habilidad
cultivable por él maestro que desee mejorar sus potencias
creadoras.

Crecimiento personal
El proceso de crecimiento es continuo para el creyente, así
como lo es el proceso de aprendizaje para el maestro. Nunca
llega el maestro cristiano a saber cuanto necesita saber respecto
a la Palabra de Dios o al proceso de enseñanza. Nunca llega a
saber cuanto debe saberse sobre sus alumnos. El maestro
dedicado crece constantemente en sus habilidades, y su
potencial creativo crece junto con él.

37
DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD
El maestro debe con regularidad dedicar su mente a
prácticas que estimulen la creatividad. Consideremos algunos
de estos ejercicios:

Formarse un buen programa de lectura


Puede aumentarse la creatividad mediante el vocabulario y
mediante patrones que la lectura eficaz forma. La buena lectura
abarca métodos y contenido. Subrayar, tomar notas y otros
métodos de conservar lo leído multiplican la eficacia de la
lectura. En cuanto a contenido, elija libros estimulantes sobre la
enseñanza y manténgase al día con materiales útiles en revistas
cristianas.

Aplicar técnicas de solución de problemas


La persona creativa procura hallar formas de encarar y
resolver problemas: El buen procedimiento en la solución de
problemas suele incluir aislar el problema, sugerir soluciones,
evaluar las soluciones, elegir la mejor solución y ponerla en
práctica experimentalmente.

Procedimiento del "torbellino de ideas"


La cantidad a menudo suministra la base de la calidad.
Trabajando individualmente o junto con otros al formar listas
de todas las ideas que, espontánea e inmediatamente, se tienen
respecto a un tema particular, se ejercitan las capacidades
mentales. Después, al hurgar entre las numerosas ideas
propuestas sobre una cuestión determinada, se tiene un más
amplio campo de trabajo que mediante el estudio casual.

Practicar el Juicio diferido


Diferir el juicio sobre una idea hasta después de haberla
discutido crea un clima saludable para la producción de ideas.
El maestro que desee ser creador es el que escucha las ideas
38
sean cuales fueren su propia inclinación o reacciones iníciales.
Jamás se niega a pensar, arguyendo que sus ideas no valen la
pena o no dan resultado. Al final, desde luego, el valor de las
ideas ha de determinarse, pero primero hay que expresarlas.

ESTIMULAR LA CREATIVIDAD EN LOS ALUMNOS


El maestro sensible a las posibilidades creadoras por lo
común procura desarrollar la creatividad en sus alumnos. Desea
estimular las ideas imaginativas y originales y hacer que en
definitiva sus alumnos sean capaces de resolver sus problemas
mediante la correcta aplicación de las normas de la Palabra de
Dios. Varias cualidades deben caracterizar la situación de
enseñanza para que esa creatividad logre desarrollarse en los
alumnos.

Empatía en el maestro
Procure ver las cosas desde el punto de vista del alumno. El
maestro que desee ayudar a que sus alumnos crezcan debe
conocer algunos de los problemas y dificultades que el alumno
tiene en su hogar, así como comprender algo de las
características propias de la edad con la cual trabaja.

Variedad en la situación de enseñanza


Como ya se ha indicado, la variedad es una de las
características observables en la enseñanza creativa. Él maestro
que desee poner en acción a sus alumnos no puede limitarse a
trasmitir las mismas notas o emplear el mismo método semana
tras semana. Tiene que haber cambio, tiene que haber frescura
en la clase.

Tolerancia en la clase
El crecimiento de la creatividad en el alumno se estimula
mediante una atmósfera de clase en que equivocarse no sea
vergonzoso. El maestro que sabe su oficio procura orientar al
39
alumno hacia el pensar corregido en vez de truncar
abruptamente cualquier discusión que no sea del todo correcta.
Ese proceso cooperativo de aprendizaje, en que el maestro no
domina ni desalienta la actividad de la clase, desarrolla el
interés y la iniciativa de los estudiantes.

Evaluación por el alumno


Los alumnos deben aprender a someter a prueba las ideas y
establecer valores genuinos. Esto abarca aspectos como la
correcta perspectiva sobre presiones ejercidas por grupos
humanos del mismo nivel, y comprender la aplicación de las
Escrituras a las situaciones de la vida. A su tiempo, el alumno
debe establecer su propio molde de vida y tomar decisiones
independientes. El maes¬tro lo orienta hacia eso mediante la
enseñanza creativa que intro¬duce situaciones vitales genuinas
y guía al alumno a sanas solucio¬nes bíblicas que él descubre
por sí mismo. En este proceso el maestro se convierte en apoyo
del alumno mediante su amistad y consejo, procurando el uso
de todos los materiales pertinentes.

LA CREATIVIDAD Y LA PALABRA ETERNA


Existe una gran diferencia entre la ideología educativa de la
cristiandad evangélica y la del mundo. Es decisivo, por ejemplo,
si la verdad es absoluta o si es en gran parte relativa. ¿Ha
hablado Dios con autoridad respecto a ciertos problemas, o
cada generación determina por sí misma la verdad?
Para el maestro cristiano, la creatividad jamás puede rebasar
los límites de la revelada verdad de Dios, pues el
acontecimiento más significativo de la historia es que Dios ha
hablado y se le ha revelado al hombre. La creatividad sin
orientación puede hacer que los valores humanos suplanten a
los valores divinos. De modo que si bien el maestro cristiano
desea ser creativo, mantiene su creatividad entre los límites de
40
la Palabra de Dios y de la dirección que el Espíritu Santo da a su
intelecto y a sus capacidades imaginativas.

Preguntas posibles para repaso


1. ¿Qué relación hay entre creatividad y enseñanza?
2. ¿Cuáles son las cualidades del maestro creativo?
3. ¿Cómo puede el maestro desarrollar su propia creatividad?
4. ¿Cómo puede el maestro desarrollar la creatividad en sus
alumnos?

Exploración adicional
1. Repasar las cualidades del maestro creativo tal como se dan
en este capítulo y evaluar las que usted posea.
2. Dada una específica situación de enseñanza (su propia clase
o una que usted observe), escriba por lo menos una
sugerencia de mejoramiento creativo sobre métodos,
disposición del aula, tareas o participación activa de los
alumnos.
3. Estudie Juan 4 y anote lo que usted considere que
representa un enfoque creativo. Haga lo mismo con otros
ejemplos de enseñanza del Nuevo Testamento.

41
Capítulo 4

Auxiliares del maestro


Son medios para mejorar la instrucción. Combinan la puerta
visual con la del oído para crear una impresión. Se los ha
definido como artificios que ayudan al instructor para que
transmita al alumno hechos, destrezas, actitudes,
conocimientos, comprensión y apreciación. Los materiales
auxiliares del maestro no son un fin en sí: una muleta para
malos maestros.

AUXILIARES PARA LA IMPRESIÓN


Debe hacerse una clara distinción entre los auxiliares para la
impresión y los destinados a la expresión. La impresión está
relacionada con la ley del proceso de enseñanza. Abarca cuanto
el maestro hace para estimular la actividad mental en el
alumno.

Manual del maestro


Puesto que el propósito primordial del maestro cristiano es
influir en la vida del alumno mediante la enseñanza de la
Palabra de Dios, deben considerarse los medios auxiliares que
ahonden la impresión. Tanto los maestros que hayan realizado
estudios pedagógicos como los que carezcan de esa
preparación, descubrirán que el manual del maestro es una
ayuda valiosa si se sabe emplear.

ÚSELO CON LA BIBLIA


Al preparar la lección el maestro debe leer primero el texto
bíblico de la lección y los pasajes bíblicos relacionados con ella,
y después pasar al manual trimestral. Los buenos maestros
42
emplean el manual, pero no limitan su instrucción al contenido
del mismo. Las publicaciones evangélicas para la escuela
dominical suelen contener material de referencia bíblica que le
amplía al maestro su base de comprensión.

ÚSELO PARA LOS ALUMNOS


El maestro debe destacar la Biblia y no el manual ante sus
alumnos. El manual no debe jamás interponerse entre el
maestro v el alumno. Más importante aún es que no se
interponga entre los alumnos y la Biblia. Debe centrarse la
atención en la Biblia: el verdadero libro de texto.
Ministrar a los alumnos significa satisfacer sus más
profundas necesidades. El manual puede ayudar a que el
maestro comprenda a sus alumnos y le muestra cómo puede la
Biblia aplicarse a los problemas de la vida presente.

ÚSELO FUERA DE CLASE


El maestro bien preparado no necesita usar su manual
durante la hora de clase. Al enseñar directamente de la Biblia,
hará que sus alumnos tengan presente la fuente inspirada de
instrucción para el cristiano. Su mismo actitud hacia el Libro es
el más vigoroso medio de comunicación no verbal.

Ayudas audiovisuales
Ayuda visual es todo medio que pueda verse pero no oírse.
Ayuda audiovisual es todo medio de instrucción que pueda
verse y oírse. Los alumnos que no logren captar la verdad
mediante el oído quizá la capten mediante la vista.
Existe una amplia selección de ayudas audiovisuales. Los
maestros que las emplean han informado aumento del interés,
atención más constante y reacción más entusiasta. Como dijo
cierto maestro: "Jamás se muestran confusos cuando se les
presentan cuadros".

43
Las ayudas audiovisuales Suelen dividirse en dos categorías:
Las que necesitan proyector, como las transparencias. Las que
no necesitan esa clase de equipo. Las primeras cinco que
anotamos a continuación no requieren proyector.

OBJETOS
Los objetos atraen a todo el mundo. Objetos pequeños como
una moneda, piedra o papel pueden emplearse en cualquier
momento. Un rollo de pergamino, por ejemplo, se presentará
ante la vista la forma en que originalmente se escribió el
Antiguo Testamento. Un cepo hecho como trabajo manual
presentará vívidamente la dolorosa tortura de pablo y Silas en
la cárcel (Hechos 16:24).
Cierta maestra, al enseñar el ungimiento de Jesús por María
en Betania (Jn. 12:1-8), llevó a la clase un frasco de perfume y 1e
hecho unas gotas a su pañuelo hasta que toda el aula se llenó de
aroma. Otro maestro, al tratar de la higuera de Marcos 11, llevó a
la clase un higo de verdad.
Estos son materiales auxiliares valiosos y eficaces. Le dan al
alumno experiencia viva con aquello de que se trata. Además de
valerse de palabras descriptivas, todo maestro puede hallar
materiales auxiliares en las cosas comunes que lo rodean. La
imaginación santificada proporcionará un sinnúmero de
lecciones experimentales.

MAPAS
Los mapas ayudan a los alumnos a familiarizarse con la
topografía y los sitios de las tierras y ciudades bíblicas. Debe
acudirse a los mapas con frecuencia. Son preferibles los de
enrollar, pues ocupan menos espacio y duran más.

CUADROS
Un buen cuadro vale más que mil palabras.

44
Es tan fácil conseguir cuadros que los maestros deben
emplearlos ampliamente. Pero, si no se planea cuidadosamente,
los cuadros pueden convertirse en un fin en sí mismos.
El maestro cristiano debe mantener un archivo de buenos
cuadros, reunidos de diversas fuentes. Pueden usarse varios
cuadros para presentar una narración de la vida de Cristo desde
su nacimiento hasta la resurrección. Dar demasiada atención a
los detalles de un cuadro hará que los alumnos recuerden esto
más que la lección.

PIZARRÓN
El pizarrón se reconoce ampliamente como eficaz medio de
enseñanza. Toda aula de escuela dominical debe tener uno. Su
gran utilidad consiste en aclarar la instrucción mediante
diagramas, bosquejos y dibujos que se van completando paso a
paso. Aun los movimientos del maestro al escribir ayudan a
mantener la atención.
No se necesita que el maestro sea dibujante profesional para
valerse bien del pizarrón. Una línea corta, unos cuantos
monigotes hechos de rayas, un círculo o un cuadrado servirán
para representar gente, ciudades o sucesos. Palabras nuevas y
difíciles, nombres de personas, fechas importantes, todo esto
puede escritor». El bosquejo o resumen puede anotarse. Evite el
exceso de detalles.

En cuanto al pizarrón tenga presente estos cinco puntos:


No estorbe la vista,
Escriba legible, pero rápidamente.
Hágase a un lado de lo escrito tanto como pueda.
Hable al escribir, pero no le hable al pizarrón.
Use diagramas y gráficos siempre que sea posible.

FRANELOGRÁFO

45
El franelógrafo tiene múltiples usos. Se ha empleado
muchísimo en la escuela dominical, la escuela bíblica de
vacaciones, en el evangelismo del niño y las clases diarias.
Capta la atención desde el comienzo y conforme aparecen
nuevos factores, mantiene el interés. Al terminar la lección, la
clase puede repetir la historia, colocando las figuras sobre el
franelógrafo. Esto combina las facultades de oír, ver, y hacer.
Tres elementos fundamentales deben dominarse para el
buen empleo del franelógrafo:

DESTREZA
El hábil manejo del franelógrafo conquista la atención. Esto
requiere práctica. El maestro debe conocer la historia y
practicar su narración usando el franelógrafo. Cada cosa
"tiene" que estar lista antes de la hora de clase. Las figuras
deben arreglarse en el orden, en que van a emplearse.
Mantenga las manos tan libres como pueda. Haga que la
historia avance con rapidez. Hable mientras trabaja, pero
mantenga "el contacto visual" con la clase.

SUSPENSO
La curiosidad es un factor importante. Despierte la atención
del alumno con la forma de colocar las figuras en el
franelógrafo. Mantenga a la clase en suspenso. Sostenga la
atención hasta haber dicho la última palabra y haber
colocado la última figura. Antes de comenzar a hablar, no
coloque ningún material, excepto el telón de fondo,
desarrolle la escena con-forme va narrando la historia y
detenga la escena final hasta el último momento posible.

MOVIMIENTO
Si el maestro camina de un lado a otro conforme cuenta la
historia con el franelógrafo, su movimiento ayudará a
mantener la atención. Todos los movimientos o gestos
46
atraen la atención, y aunque algunos pueden parecer
innecesarios, le dan vida a la instrucción.

AYUDAS VISUALES PROYECTABLES


Hace años David Livíngstone se valía de una linterna mágica
para atraerse interés y amistades entre los africanos. Los
proyectores de transparencias y de video son mucho mejores
que la linterna de Livíngstone. La proyección de películas o
videos o diapositivas se emplean mucho en la educación
cristiana. La combinación de audio, y video, sin duda puede ser
un excelente recurso para poder transmitir conocimientos. Sin
embargo no debe suplir la enseñanza del maestro.

AUXILIARES PARA LA EXPRESIÓN


La expresión tiene que ver con la ley del proceso de
aprendizaje y requiere que el alumno reproduzca la lección que
está aprendiendo; que medite en sus diversos aspectos y
aplicaciones hasta poder expresarla con sus propias palabras.
La manera en que estas actividades de expresión se emplean es
importante con miras al verdadero aprendizaje. Las actividades
expresivas suministran medios para evaluar el verdadero
aprendizaje. Las palabras de Cristo, "por sus frutos los
conoceréis" (Mt. 7:16), bien podrían interpretarse para incluir
las actividades del alumno cuando se le da oportunidad para la
expresión.
Para que las actividades de expresión sean eficaces, el
maestro debe proveer aquéllas que hagan pensar, razonar,
analizar, evaluar y resumir cuidadosamente. Esta activa
participación de la mente, el corazón y la voluntad impulsa a
los alumnos a ser "hacedores de la Palabra" (Stg. 1:22).
Las actividades expresivas no suplantan a la buena
enseñanza: son buena enseñanza. Son eficacísimas porque
suplementan la personalidad y destreza del instructor, y
ayudan al estudiante en la asimilación y la aplicación.
47
Importancia
Las ayudas audiovisuales pueden contribuir a penetrar en ^
mente del alumno y estimularla. Pero aun si está bien
informado y es capaz de retener lo aprendido, las ayudas
audiovisuales no aseguran de por sí una respuesta. Las ayudas
para la expresión son importantes para:

AHONDAR LA IMPRESIÓN
"El niño pequeño probablemente olvide lo que oye; puede
que olvide lo que ha visto; pero no olvidará lo que ha hecho".
Conforme se expresa, el alumno reimpresiona su mente y
aprende la enseñanza por otro canal sensorial; no sólo por la
vista y el oído, sino por su mano. Los alumnos aprenden
haciendo. El alumno que estudia piano recibe ciertas
impresiones cuando el maestro ejecuta ante él una lección
musical, pero no comienza a aprender sino cuando practica por
sí mismo. Sin práctica, no puede haber verdadero aprendizaje.

SACAR PROVECHO DE LA ENERGÍA


La mejor solución para los problemas disciplinarios es
mantener atareado al discípulo activo. Su ilimitada energía y
perenne actividad deben utilizarse. El maestro listo canaliza esa
actividad y energía. La dirige y controla sin tratar de ahogarla.
Los intentos de reprimirla pueden producir consecuencias
desastrosas.

PENETRAR EN LA PERSONALIDAD
Nuestra meta es desarrollar el carácter cristiano y adiestrar
en la vida cristiana. Esto no es básicamente obra de la
instrucción que el maestro imparte; es la respuesta o reacción
del alumno. Pero el maestro mismo se constituye en la mejor
ayuda visual. Los alumnos ven en la vida de él el ideal que
pueden alcanzar. Inconscientemente imitan el carácter noble y
hacen suyo algo más valioso que cualquiera instrucción. Para
48
penetrar en la personalidad, las ayudas expresivas tienen que
lograr algo más que mantener atareados a los alumnos
inquietos. Las actividades han de tener valor positivo en el
forjamiento de la vida.

El manual del alumno


El manual del alumno es una importante ayuda para la
expresión. Representa la reacción del alumno ante la
instrucción y señala el ritmo para la misma. Este manual es sólo
un medio para lograr un fin, y no un fin en sí. El maestro cuya
principal preocupación es que su clase mantenga libros limpios
y ordenados echa a perder su propósito final, por más que la
limpieza y el orden sean importantes.
Ninguna serie de lecciones está completa sin manuales para
los alumnos. La verdad es que pueden ser tan importantes como
el manual del maestro. Lo más conveniente es que los alumnos
estudien su manual y hagan sus tareas en el hogar. Sobre esta
base el maestro puede edificar una superestructura educativa.
Algunos maestros no dan cuidadosa atención a estos
importantísimos manuales. Puede que los distribuyan con
desgano, limitándose a una casual sugerencia de que los
estudien en el hogar. El buen maestro solicita la cooperación
del hogar, la iglesia, la escuela, sin lo cual la preparación será
mínima o nula.
En ciertas circunstancias, parte de la hora de clase debe
emplearse en estudio dirigido; el trabajo escrito que el libro
contiene puede hacerse en esta hora. Muchos maestros usan
este método con magníficos resultados.
Exceptuando los de kindergarten, los libros de los alumnos
deben incluir:

49
ALGO PARA ESCRIBIR
Puede haber espacios para llenar, oraciones que completar.
El escribir ayuda al alumno a que anote lo aprendido y le da
oportunidad para reaccionar personalmente ante la instrucción.

ALGO QUE INVESTIGAR


El alumno a quien se pide indagar en busca de la respuesta,
probablemente recordará lo aprendido. Su actividad hará
impresión en su personalidad y le desarrollará la iniciativa para
descubrir la verdad.

ALGO QUE DIBUJAR


La lección recibirá refuerzo si el alumno dibuja un mapa,
diagrama, gráfico o cuadro. No es necesario que esos dibujos
sean artísticamente correctos o completos.

Trabajo manual
Se ha dicho que ―el niño recuerda el 10% de lo que oye, el
50% de lo que ve, el 70% de lo que dice y el 90% de lo que hace‖.
Lo que el alumno descubre, escribe, dibuja o construye se le
grabará indeleblemente. Pero lo más probable es que recuerde
mejor lo que construye.
La hora de escuela dominical es demasiado breve para
trabajo adicional en artes manuales. Hay maestros que piensan
que la expresión manual sólo es para "mantener atareados" a los
alumnos, pero se ha demostrado que los alumnos no derrochan
su tiempo si el trabajo está relacionado con la instrucción. El
trabajo manual puede emplearse también durante las
actividades preparatorias, o sean las realizadas antes del inicio
formal de las clases.

MATERIALES
Hay muchos materiales baratos aprovechables para trabajos
manuales. Estos incluyen papel, cartón, plásticos y yeso. Una
50
aldea de tiempos bíblicos puede construirse con sólo papel,
tela, y madera.

PROYECTOS
El maestro con iniciativa puede valerse de proyectos que se
relacionen con una lección o con una serie de lecciones.
La clase aprenderá más construyendo un modelo del
tabernáculo que leyendo cien veces las instrucciones del Éxodo.
La construcción de un mapa en relieve de Palestina, enseñará
más acerca de las montañas y valles que la lectura sobre ello o
que una conferencia especial sobre geografía bíblica.

Preguntas posibles para repaso


1. Defina qué es un procedimiento auxiliar del maestro.
2. Describa maneras para aprovechar el manual del maestro, 3.
Defina qué son ayudas audiovisuales.
4. Indique el valor de las ayudas audiovisuales para comunicar
la verdad.
5. Dé ejemplos de cómo los objetos pueden dar vida a la lección
bíblica.
6. Anote varias sugerencias para el eficaz empleo del pizarrón.
7. Discuta tres principios fundamentales para el empleo del
franelógrafo.
8. ¿Cuáles son los valores de un buen manual del alumno?
9. Dé razones para emplear el trabajo manual como ayuda
expresiva en la enseñanza.

Exploración adicional
1. Trace la diferencia entre ayudas didácticas para la impresión
y para la expresión. Durante la semana, visite una clase y
determine la proporción de tiempo de clase dedicado a unas
y otras. Si usted enseña, haga que alguien observe cómo
distribuye usted el tiempo. Discuta la eficacia de esta
proporción y sugiera cambios que podrían mejorarla.
51
2. Averigüe qué hay disponible en su librería evangélica, en
catálogos de editoriales y recursos de su vecindario en
cuanto a ayudas didácticas para un grupo de edad
determinada y relativa a la impresión y a la expresión. Anote
los auxiliares aplicables a un programa de enseñanza
inmediato, intermedio, o de largo alcance. Este puede ser un
proyecto individual o de grupo. Los datos pueden anotarse,
clasificarse y ponerse a disposición de todo el personal
docente de la iglesia.
3. En revistas y periódicos, recorte ideas para trabajos
manuales. Archívelas según las edades con las cuales pueden
usarse. Sugiera formas en que pueden usarse como auxiliares
de la instrucción.
4. Lea de principio a fin uno de los evangelios y haga un
diagrama o bosquejo de los diversos métodos que Jesús
empleó como maestro.

52