Вы находитесь на странице: 1из 4

SENTENCIA

JUEZ PONENTE: Dr. Pablo Cordero Diaz JUICIO N°. 081–2010 “TRIBUNAL DISTRITAL DE LO
CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO No. TRES: Cuenca, 17 de enero del 2011.- Las 11H22.- Vistos:
MIRIAN ERIKA CORDERO TORRES, comparece ante este Tribunal impugnando el acto
administrativo expedido mediante acción de personal por el cual el Señor Alcalde de
Guachapala, el 8 de diciembre de 2009, resolvió suprimir el puesto de Promotora Cultural –
Bibliotecaria y la eliminación de la correspondiente partida presupuestaria, a consecuencia de
lo cual a la compareciente le cesa en sus funciones, en el cargo. Agrega que en el acto se dispone
a la Dirección Financiera el pago de la indemnización que corresponda. Señala que en la
resolución se establece como sustento el Art. 65 de la Ley Orgánica de Servicio Civil y Carrera
Administrativa y los artículos 131, 132, 134 y 135 del Reglamento a la citada Ley. Hace referencia
y cita el Art. 226 de la Constitución; y destaca que el Art. 69 de la Ley Orgánica de Régimen
Municipal, no prevé entre las facultades del Alcalde, las de suprimir partidas y que esta acción a
todas luces es ilegítima y viola el derecho a la estabilidad consagrada en el Art. 229 de la
Constitución. Señala también que en el evento de que tuviere derecho a la suspensión la
autoridad, no existen los fundamentos para la supresión, por cuanto el informe en el que se
basa, carece de todo fundamento real, que la biblioteca y el cargo que cumplía si tienen actividad
para su perfecto funcionamiento y no como en forma irreal establece el informe del Dr. Edgar
Bermeo. Con los antecedentes señalados, pretende la ilegalidad de la acción de personal, la
ilegitimidad e ilegalidad de la resolución y el pago de las remuneraciones no percibidas, con sus
respectivos intereses. Aclara que pidió un informe en el que se expliquen los motivos con los
cuales se suprimió la partida y que tuvo inconvenientes, por lo que solicito dicho informe por la
vía judicial.- Aceptada a trámite la demanda, se dispone la citación a la parte accionada. A fojas
187 de los autos, comparecen los personeros municipales y en primer lugar hacen un
cuestionamiento a la pretensión procesal de la actora y dicen que carece de fundamento de
hecho y de derecho. Hacen cita del Art. 65 de la Ley Orgánica de Servicio Civil y Carrera
Administrativa, así como de los preceptos reglamentarios pertinentes, para destacar que en
todas las entidades que no son parte de la Función Ejecutiva, para la supresión de puestos, se
requiere el informe de la respectiva unidad de recursos humanos, siempre que se cuente con
los fondos para el pago y agregan que la supresión de puestos, es potestad de la autoridad
nominadora. Se formula la interrogante, relacionada, con que si acaso la autoridad nominadora
en los Municipios no es el Alcalde?, para señalar que no se puede decir que no es potestad o
facultad del Alcalde, suprimir puestos. Agrega que la actora no cumplía las funciones para las
cuales fue nombrada, por lo que debido al requerimiento de racionalizar y optimizar los recursos
humanos, se procedió a suprimir el puesto de Promotora Cultural Bibliotecaria. Con los
antecedentes señalados propone las siguientes excepciones: 1. Negativa pura y simple de los
fundamentos de hecho y de derecho; 2. Falta de derecho de la actora; 3. Ilegitimidad e
improcedencia de la acción; 4. Señalan que no se allanan con nulidad procesal. Adjuntan el
expediente administrativo en ciento sesenta y un fojas.- A petición de parte se recibió la causa
a prueba y en esta etapa procesal se actuaron las solicitadas por las partes, que serán materia
de análisis en el desarrollo de esta resolución.- Encontrándose la causa en esta de resolución,
para el efecto se hacen las siguientes consideraciones: PRIMERA.- La competencia de este
Tribunal se sustenta en lo previsto en el Art. 173 de la Constitución de la República, en lo previsto
en el Art. 217 del Código Orgánico de la Función Judicial, numeral uno, así como en lo previsto
en el Art. 38 de la Ley de Modernización del Estado, por lo que se encuentra asegurada la
competencia de este Tribunal.- SEGUNDA.- Es prioritario determinar si en el causa se ha
producido nulidad procesal, como viene alegando la Ilustre Municipalidad de Guachapala y al
efecto se determina: Que no ha solicitado la parte actora, contar con la Procuraduría General
del Estado, lo cual según prevención del Art. 6 de la Ley Orgánica de la Procuraduría General del
Estado, ocasionaría la nulidad de la causa, <”La omisión de este requisito, acarreará la nulidad
del proceso o del procedimiento”>, sin embargo cabe destacarse que el Art. 7 de la misma Ley
invocada, determina: “ Las entidades y organismos del Sector Público e instituciones autónomas
del Estado, con personería jurídica, comparecerán por intermedio de sus representantes legales
o procuradores judiciales. En el caso en estudio es evidente que las Municipalidades son
entidades autónomas, , como vienen alegando sus personeros en la contestación a la demanda.-
A fin de determinar si esta situación provoca la nulidad, es pertinente, destacar: Que el Art. 23
del Código Orgánico de la Función Judicial, determina: “La desestimación por vicios de forma
únicamente podrá producirse cuando los mismos hayan ocasionado nulidad insanable o
provocado indefensión en el proceso.”. Sostener válidamente que la entidad del sector público,
en la presente causa, ha quedado en indefensión, sería desconocer todo el derecho a la defensa
que lo ha ejercido a cabalidad, a lo largo del proceso, por lo que se determina que no existe una
afectación de nulidad, que pueda ser de la connonatición para declarar la nulidad alegada, pues
no hay nulidad insanable ni indefensión, tanto más que a partir de la providencia de fecha, 26
de mayo de 2010, se ha notificado a la Procuraduría, entidad de control, que no ha realizado
objeción alguna.- De no tratarse de una entidad autónoma descentralizada, si hubiese
provocado la nulidad alegada. Por lo expuesto, al desestimarse la alegación de nulidad, y como
en la tramitación de la causa, se han observado las solemnidades legales, se declara la validez
de la causa. TERCERA.- La excepción de negativa pura y simple de los fundamentos de hecho y
de derecho de la demanda, según el Art. 213 del Código de Procedimiento Civil, no tiene otra
trascendencia que la de trasladar la carga de la prueba a la contraparte, siendo necesario
destacar que incluso en la contestación a la demanda, la Ilustre Municipalidad de Guachapala,
no discute la expedición del acto impugnado y más bien resalta su legitimidad y solvencia, por
lo que se descarta la excepción de negativa.- CUARTA.- En torno a la excepción de falta de
derecho de la actora, se hacen las siguientes consideraciones: 1. El derecho a acceder a los
órganos judiciales, para la tutela imparcial y expedita de los derechos e intereses, es una garantía
constitucional, como lo establece el Art. 75 de la Carta Política; 2. A fin de determinar si existe
el derecho de la actora, para cuestionar validamente el acto materia de estudio en esta causa,
es preciso señalar, que no esta en discusión, que las entidades descentralizadas autónomas,
tienen la facultad de suprimir puestos, conforme a lo previsto en el Art. 65 de la Ley Orgánica de
Servicio Civil y Carrera Administrativa, con informe de la Unidad de Recursos Humanos, en
cuanto establece: “ La supresión de puestos procederá por razones técnicas o económicas y
funcionales en los organismos y dependencias de la función ejecutiva, se realizará previo estudio
y dictamen de la Secretaría Nacional Técnica de Desarrollo de Recursos Humanos y
Remuneraciones del Sector Público; y en las instituciones o entidades que no sean parte de dicha
función con el informe de la respectiva unidad de recursos humanos, en ambos casos siempre
que se cuente con fondos disponibles para el pago de la correspondiente indemnización y se
produzca dicho pago al servidor removido. ”.Esta situación evidencia que la autoridad si actúo
autorizada por la Ley, para iniciar el procedimiento.- QUINTA.- En cuanto a la excepción de
improcedencia de la acción, se hace el siguiente análisis: Una acción es improcedente, cuando
no cumple con los requisitos de admisibilidad. Esta alegación se descarta, por cuanto la
demanda, al cumplir con las exigencias legales, ha sido aceptada a trámite por el Señor Juez de
sustanciación.- SEXTA.- La excepción relacionada con la ilegitimidad de la acción, merece el
siguiente estudio. La Constitución garantiza el derecho a la estabilidad y dispone que sea la Ley,
la que regule entre otros aspectos lo relativo a ésta garantía < estabilidad >. El Art. 25 de la Ley
Orgánica de Servicio Civil y Carrera Administrativa, establece el derecho a los servidores, de
gozar de estabilidad en su puesto, luego del período de prueba, salvo lo dispuesto en esta Ley.
Entre una de esas excepciones, se encuentra previsto, en el Art. 48 de la misma Ley, la supresión
de puestos, siendo oportuno destacar que esta figura es pertinente, bajo el marco jurídico
determinado en el Art. 65 de la LOSCCA y este precepto determina las razones y señala las
siguientes: técnicas o económicas y funcionales. Es ineludible destacar que la supresión de
puestos, contenida en el Título V, capítulo II de la Ley tantas veces citada, se encuentra
concebida, dentro de la Planificación de Recursos Humanos, como el conjunto de normas,
técnicas y procedimientos orientados a determinar la situación histórica, actual y proyectada de
los recursos humanos, a fin de garantizar la cantidad y calidad de este recurso, en función de la
Estructura Administrativa correspondiente. < Art. 61 >, lo que significa que este es un
procedimiento, reglado y que debe ser analizado en relación con la estructura administrativa de
la entidad. De ahí que, el Art. 123 del Reglamento a la LOSCCA, establece como efectos de la
planificación, las recomendaciones sobre los diferentes procesos, como la reestructuración
institucional, traslados, cambio, traspasos, creación y/o supresión de puestos, que la institución
deba ejecutar para optimizar recursos y orientarse a la consecución de sus metas, objetivos y
planificación estratégica. Lo dicho pone en evidencia que la actuación de la administración para
la supresión de puestos, no puede, ni debe obedecer a situaciones coyunturales, aisladas y
menos predeterminadas, como se desprende del oficio 130 AMG, de 16 de noviembre de 2009,
en el que el Señor Alcalde Raúl Delgado Orellana, preestablece la supresión de la partida
presupuestaria de la Señora Promotora Cultural y Bibliotecaria de la entidad Lcda. Erika Cordero.
(fojas 26 de los autos). En este contexto, es importante destacar que es garantía constitucional
de todo procedimiento, el previsto en el Art. 76, numeral siete: “El derecho de las personas a la
defensa incluirá las siguientes garantías, literal: a) “Nadie podrá ser privado del derecho a la
defensa en ninguna etapa o grado del procedimiento.”. En el caso de la supresión, resulta que
es de elemental, derecho que se le permita a la persona, defender, el mantenimiento de la
partida y por consecuencia de su puesto de trabajo, situación que no ha sido observada, en el
procedimiento iniciado por el Señor Alcalde. SEPTIMA.- Determinado como se encuentra que la
supresión de puestos, es un conjunto de normas, técnicas y procedimientos, que no se cumplió
conforme a la normativa determinada en la Ley Orgánica de Servicio Civil y Carrera
Administrativa, así como en su Reglamento. Que en el procedimiento no se le permitió el
derecho a la defensa, de su situación jurídica, es evidente, que se afecta el derecho a la
estabilidad de todo servidor público, se le priva de contar con un ingreso que le permita el
sustento de la actora y su familia y se le deja en la desocupación, lo que determina que el acto
que se impugna, no es legítimo, por ser contrario al ordenamiento jurídico, situación que hace
impugnable, validamente tanto la acción de personal, como la resolución, pues, contraviene lo
prescrito tanto en los cuerpos legales, citados, como lo señalado en el Art. 59 de la Ley de la
Jurisdicción Contencioso Administrativa, en el literal b), consecuentemente hace procedente la
demanda.- Por lo expuesto el Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo No. Tres,
“ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DEL PUEBLO SOBERANO DEL ECUADOR Y POR
AUTORIDAD DE LA CONSTITUCIÓN Y LAS LEYES DE LA REPÚBLICA”, ACEPTA LA DEMANDA,
DECLARA LA NULIDAD DE LA RESOLUCION, POR CONTRAVENIR NORMAS DEL DEBIDO PROCESO
Y CONSECUENTEMENTE DISPONE QUE SE LE REINTEGRE A SU PUESTO DE TRABAJO, EN LAS
MISMAS CONDICIONES EN LAS QUE SE ENCONTRABA, A LA FECHA DE SU CESACIÓN, SE LE PAGUE
LAS REMUNERACIONES DEJADAS DE PERCIBIR.- EN VIRTUD DE QUE SE LE HA PAGADO LOS
VALORES CORRESPONDIENTE A LA SUPRESION, SE DISPONE QUE LOS MISMOS SEAN
RESTITUIDOS, POR LA ACTORA, DEBIENDO PRACTICARSE LA LIQUIDACION CORRESPONDIENTE,
PARA DETERMINAR LA DIFERENCIA ENTRE LO DEJADO DE PERCIBIR POR REMUNERACIÓN Y LO
PAGADO. LA DIFERENCIA SERÁ PAGADA, EN EL TÉRMINO DE TREINTA DÍAS Y LA RESTITUCION AL
CARGO, EN EL TÉRMINO DE CINCO DIAS.- Sin costas, por cuanto no encuentra que se haya
litigado con conducta reprochable. Notifíquese.-