Вы находитесь на странице: 1из 3

CARGAS ACCIDENTALES

Estructuras Continuas

Paulina Antonia Recio Puga

Frida Marthen Velázquez


24 / marzo / 2018
CARGAS ACCIDENTALES

Son las que no se deben al funcionamiento normal de la edificación y que pueden alcanzar intensidades
significativas sólo durante lapsos breves.

Pertenecen a esta categoría: las acciones sísmicas; los efectos del viento; las cargas de granizo; los
efectos de explosiones, incendios y otros fenómenos que pueden presentarse en casos extraordinarios.

CONSIDERACIONES PARA EL ANÁLISIS

Para su análisis se tomará como base las disposiciones del Reglamento de Construcción de la Ciudad
de México, así como sus Normas Técnicas Complementarias.

SISMO

Pesos y cargas que considerar para la determinación de las solicitudes por sismo. Clasificación de los
edificios según el destino y el tipo estructural. Vinculación en planta de los distintos elementos
resistentes. Ductilidad de la estructura. Influencia del terreno en la importancia de a las cargas por
sismo.

VIENTO

Son cargas dinámicas aproximadas al usar cargas estáticas equivalentes. Este procedimiento cuasi-
estático puede ser utilizado por la mayoría de las edificaciones, en algunos casos específicos se necesita
un análisis modal. La presión ejercida por el viento es directamente proporcional al cuadrado de la
velocidad y requiere ser calculada en las áreas expuestas de la estructura.

La velocidad del viento puede variar, pero la edificación adopta una posición deformada a causa de la
velocidad constante y vibra por esta posición gracias a las turbulencias. Dichas cargas dependen del
sitio o ubicación donde se encuentre la estructura, la posición, altura y el área que se encuentre
expuesta, las cuales se manifiestan como succiones y presiones.

INCENDIO

En las zonas de tránsito de vehículos destinados a los servicios de protección contra incendios, se
considerará una acción de 20 kN/m2 dispuestos en una superficie de 3 m de ancho por 8 m de largo,
en cualquiera de las posiciones de una banda de 5 m de ancho, y las zonas de maniobra, por donde se
prevea y se señalice el paso de este tipo de vehículos.
CARGAS DE NIEVE, LLUVIA, GRANIZO Y HIELO

En regiones donde estas acciones no son muy significativas, su efecto suele incorporarse al de cargas
vivas que se modifican para tomarlas en cuenta.

 Nieve
Se deposita sobre los techos tiene un peso menor de lo que podría pensarse. En regiones de
climas no extremosos es difícil que la carga por este efecto sea superior a la carga viva.

La diferencia entre la carga que se debe considerar sobre el techo y la básica en el terreno se
debe al efecto del viento que puede reducir la acumulación de nieve en algunas partes y
aumentarla en otras.

 Lluvia
Puede producir cargas importantes en techos planos cuando hay un mal funcionamiento de los
desagües. El fenómeno puede tener consecuencias catastróficas en techos. El valor de la carga
viva produce de flexiones de cierta importancia que hacen que se incremente la cantidad de
agua que puede acumularse y por tanto la magnitud de la carga y la deflexión. Este fenómeno
progresivo ha causado el colapso de algunos techos.

La carga de lluvia puede llegar a ser mayor que la carga viva especificada, de manera que
conviene diseñar cada porción del techo para la carga producida por toda el agua que puede
acumularse si las bajadas pluviales llegan a taparse.

 Granizo
Al depositarse sobre los techos produce un efecto similar al de la nieve. Aunque las cantidades
de precipitación de granizo rara vez suelen ser apreciables, el fenómeno presenta aspectos más
desfavorables que el de la nieve, ya que el granizo puede deslizarse más fácilmente hacia los
valles de techos con pendientes grandes formando acumulaciones que representan cargas
apreciables.

 Hielo
Puede formarse en las superficies de las estructuras expuestas a climas extremosos, produce
una carga adicional que llega a ser significativa prácticamente sólo en el diseño de cables de
líneas de transmisión o de estructuras atirantadas. La carga de hielo se especifica como un
espesor adherido a la superficie de la estructura expuesta.

Es controvertido el punto si la acción del hielo debe considerarse simultánea con la acción del
viento de diseño. Se ha comprobado que la formación de hielo no ocurre para las condiciones
atmosféricas que dan lugar a las velocidades máximas de viento; por tanto, parece más racional
no superponer los dos efectos.

Похожие интересы