Вы находитесь на странице: 1из 33

Unidad temática III. Ejercicios correctores. Método Frenkel. Mecanoterapia.

Objetivos:

Explicar los ejercicios de William y Charriere, destacando sus objetivos, principios y las
medidas higiénicos-sanitarias, así como describir el esquema de tratamiento, enfatizando
en la bascularización, flexibilización y fortalecimiento muscular.

Caracterizar los ejercicios correctores para deformidades angulares de columna vertebral


y de miembros inferiores, destacando la técnica de aplicación.

Ejecutar los ejercicios de William y Charriere, así como los correctores de las
deformidades angulares de miembros inferiores.

Caracterizar el método Frenkel como tratamiento kinésico para la coordinación de los


movimientos.

Ejecutar los ejercicios de Frenkel como actividad kinésica en los trastornos de la


coordinación.

Explicar la técnica de aplicación de los implementos mecánicos en el ejercicio físico.

Describir e identificar los distintos tipos de implementos mecánicos, destacando sus


características, efectos e indicaciones.

Aplicar los implementos mecánicos en los diferentes ejercicios.

Contenido:

Ejercicios de William y Charriere. Objetivos. Principios. Esquema de tratamiento. Medidas


higiénico sanitarias. Ejercicios correctores para deformidades angulares de columna vertebral
y de miembros inferiores. Objetivos.
Método Frenkel. Principios del método. Objetivos. Ejercicios de Frenkel.
Mecanoterapia: Concepto. Movilizaciones antigravitacionales: (Concepto) Jaula de Rocher.
Definición. Efectos y usos de poleas, pesos, rueda de hombro, prono supinador, bicicleta
terapéutica, flexo-extensor de tobillo, escalera digital, banco de cuadriceps y remo, mesa
universal, tracción cervical y lumbar.

Desarrollo del tema:

Los ejercicios de Williams y de Charriere, son técnicas de tratamiento rehabilitador para la


columna vertebral, pero es necesario establecer una gran diferencia entre ellos. Los de
Williams están dirigidos únicamente a tratar las afecciones lumbares de la columna vertebral,
mientras que la técnica de Charriere tiene como objetivo fundamental atender a todos los
problemas dolorosos de las diversas regiones de la columna vertebral.

1
En el tratamiento con la técnica de Williams, son tres los objetivos que se manifiestan, el
primero es la flexibilización de la región lumbar, el segundo objetivo es el fortalecimiento de
esta región empleando técnicas fortalecedoras, tanto para los músculos lumbares, como para
los glúteos y abdominales, tratando de alcanzar el equilibrio entre estos grupos musculares
para evitar el desequilibrio pélvico que es la causa principal de los dolores lumbares. El tercer
objetivo consiste en la práctica de ejercicios correctores, estos ejercicios pretenden modificar
la acción muscular para mejorar la estabilidad pélvica así como alcanzar una rectificación de
la lordosis lumbar con el fin de evitar una lordosis pronunciada que provocaría desequilibrios
mecánicos, inestabilidad en toda la región lumbar debido a la compresión de los nervios por
la presencia de procesos artrósicos o cualquier otro proceso degenerativo que pudiera ocurrir
en esta región.

En algunos casos estos ejercicios son ampliados para brindar atención a la región dorsal,
con el objetivo de flexibilizarla para contribuir a la relación biomecánica de la columna
vertebral, favoreciendo la elasticidad en los ligamentos.

Los ejercicios detallados en la técnica de Charriere, son extremadamente complejos y muy


difíciles de dominar totalmente porque no están dirigidos exclusivamente a la región lumbar,
sino que estos ejercicios incluyen en el procedimiento técnico, la atención a todas las
regiones de la columna vertebral. Estos procedimientos técnicos incluso tienen y establecen
diferencias en la propia región lumbar, considerando la misma en dos porciones diferentes,
aunque desde el punto de vista biomecánico se encuentran estrechamente ligadas. Este
autor establece diferencias de procedimientos para el tratamiento de la lumbalgia alta y la
baja, así como para la dorsal y también realiza una serie de ejercicios bien dirigidos a la
región cervical.

En la técnica de Charriere se pueden distinguir cuatro objetivos fundamentales, el primero es


al igual que en la técnica de Williams, la flexibilización, el segundo objetivo es el
fortalecimiento, el tercero los ejercicios correctores y el cuarto, los ejercicios de reeducación
postural.

En ambas técnicas estos objetivos son los generales, puesto que en cada caso, tanto
Williams como Charriere tienen objetivos específicos en el proceder.

Para explicar su técnica, Charriere desarrolló algunos principios que a su vez, sirven como
base para el método de tratamiento. Estos principios son la sustentación teórica del proceder
terapéutico y los mismos se enmarcan en 3 consideraciones fundamentales:

PRINCIPIOS DIRECTORES DEL TRATAMIENTO EN LAS ALGIAS VERTEBRALES.

1. Liberar las articulaciones dolorosas por enderezamiento de la curva vertebral de la región,


localizando selectivamente el nivel del dolor.

2. Estando esta región inmovilizada en posición antiálgica, reforzar todos los medios de
unión que permiten fijar la reeducación postural: Musculación estática en el sentido antiálgico
a este nivel.

2
3. Completar la reeducación postural y cinética general a manera profiláctica, por la
corrección de defectos suprayacentes y subyacentes, si hay lugar a ello, y por la
rehabilitación cinética.

Como medidas higiénicos-sanitarias se pueden señalar aquellas que corresponden a los


cuidados de la vida diaria, es decir, los señalamientos que contribuyen a evitar la repetición
de las crisis dolorosas al ejecutar las medidas dirigidas a: como cargar objetos, cómo
mantener la postura correcta, los cuidados al realizar la rotación del tronco, al sentarse y
otros.
LUMBALGIAS BAJAS

Esquema de la Primera Sesión.


Fines: Conocer al paciente.
Brindarle las indicaciones para evitar las posturas y los gestos dolorosos.
Enseñarle la corrección local, insistiendo sobre las posiciones de reposo no dolorosas.

Plan Esquemático de la Sesión. 1. Conocimiento del enfermo.

a) Historia clínica; órdenes del médico llevada sobre la hoja de tratamiento.


b) Tomar todas las medidas útiles. En particular: talla; peso; medidas ortopédicas; trastornos
sensitivos y motores si los hay.
c) Hacer el balance actual de los dolores.

¿El enfermo sufre, sobre todo acostado, de pie, sentado, al levantarse, antes o después de
levantarse, por la tarde, cuando se fatiga, en determinadas posiciones?
¿Hay gestos dolorosos o momentos dolorosos en ciertos gestos? ¿Particularmente al
sentarse? ¿Al acostarse? ¿Al levantarse? ¿Al volverse? ¿Al inclinarse hacia delante?
(Anotar, si es necesario, la distancia de los dedos al suelo.) ¿Al inclinarse lateralmente?

2. En función de los datos, enseñar la corrección local tipo, e indicar las correcciones
posturales habituales.

a) Reeducación postural, ejercicio No. 1. Decúbito dorsal con los miembros inferiores
flexionados, los pies elevados y apoyados contra una pared; situación correcta de la
pelvis.

Hacer que el enfermo conozca las contracciones musculares y los movimientos de los puntos
óseos de referencia.

Partiendo de esta corrección, enseñar enseguida la posición del sueño, sobre todo si el
enfermo sufre por la noche.
b) Flexibilización No. 1: flexionar las rodillas sobre el pecho con las manos partiendo de la
posición corregida precedente.

Hacer reconocer el contacto de la región lumbar sobre el suelo (y no la elevación). Hacer


sentir la elongación de las masas lumbares.

Partiendo de este ejercicio, enseñar al enfermo a acostarse y a levantarse sin dolor.


c) Reeducación postural de pie contra la pared (ejercicio No. 3).
3
2. Hacer entender bien al enfermo que estos ejercicios y posiciones tienen su fundamento en
la posición no dolorosa de la región lumbar y su mantenimiento durante toda la duración de
los movimientos que son así indoloros.
a) Pedirle que piense en ello sin cesar.
b) Darle todos los consejos de prudencia.
c) Hacer repetir los tres ejercicios aprendidos; aportar todas las correcciones en sus
menores detalles; pedirle que repita en casa lo que ha comprendido y sentido correctamente.

Esquema de la Segunda Sesión

Es la repetición de la primera. El paciente debe “recitar su lección” con exactitud; reaprender


todos los puntos y detalles olvidados o descuidados.
En función de la fatiga (curvaturas locales o no), de su memoria cinestésica, introducir, si es
necesario, el o los primeros ejercicios abdominales.
No cargar de ejercicios las sesiones de comienzo. El enfermo debe concentrar toda su
atención sobre sus correcciones posturales.

PROGRESIÓN-TIPO.
Primera Parte.

Seis a diez sesiones, al ritmo de tres por semana.


Fines: aliviar los dolores por la Reeducación Postural.
Flexibilizar si es necesario; comenzar la musculación.
Consejos previos:
1. Desde las primeras sesiones, dar todas las indicaciones para evitar las posiciones y los
gestos dolorosos.
2. Con el aprendizaje de las correcciones locales, según el caso, dar todas las indicaciones
sobre:
Las posiciones de sueño y de reposo.
Las posiciones sentada y de pie habituales.
Saber acostarse, sentarse, levantarse, y otros.

3. Convencer al enfermo de la necesidad de la sesión diaria de los ejercicios y de la práctica


continua de los consejos que se le brindan.
Al comienzo de cada sesión, verificar la ejecución correcta de todos estos puntos.

Reeducación Postural: situación correcta de la pelvis en diferentes posiciones.

EJERCICIOS TIPOS

Basculación de la pelvis.

1. Decúbito dorsal:
a). Pies contra la pared (desde la primera sesión).
b). Progresivamente, los pies descienden hasta el suelo.

2. De pie contra una pared (un ángulo de la pared, un poste).

4
3. De pie libremente (el conocimiento de la corrección en esta posición marca el final de la
primera fase del tratamiento.)

EJERCICIOS COMPLEMENTARIOS SEGÚN EL CASO: BASCULACIÓN DE LA PELVIS.


En posición cuadrupédica.
A vientre plano en el borde de una mesa
En suspensión facial en la espaldera o en la escalera inclinada (poner una gran cuña
ventral).
En semi-suspensión dorsal.

Flexibilizaciones. Estiramientos. Siempre en el sentido de la hipercorrección postural.


Los ejercicios en suspensión precedentes pueden ser también considerados como
estiramientos antiálgicos.
1. Decúbito dorsal, pies en la pared: flexión de los muslos sobre el tronco con las manos.
2. De rodillas, sentado: Deslizar las manos en el suelo para estiramiento lumbar.

EJERCICIOS COMPLEMENTARIOS SEGÚN EL CASO. Decúbito dorsal, pies en la pared,


flexión de los miembros inferiores extendidos sobre el tronco por tracción de los brazos.
Sentado en posición de cortador, flexión hacia delante del tronco recto.
Musculación: Comenzar por los ejercicios abdominales.
No comenzar los ejercicios por las masas comunes, sino en el caso de que no haya dolor
lumbar.

Decúbito dorsal, pies contra la pared, flexión de las rodillas sobre el tórax (vigilar al comienzo
y al retorno que no hay formación lordótica).
Ejercicios complementarios si es posible.

CERVICALGIAS BAJAS.
Primera sesión
Fines.
Conocer al sujeto.
Enseñarle la corrección local insistiendo sobre las posiciones no dolorosas.

I. CONOCIMIENTO DEL SUJETO:


a) Historia Clínica: Tomar nota de las indicaciones.
Hacerle relatar su historia.
Antecedentes: ¿Ha tenido usted crisis precedentes?
-Fecha de la más antigua.
-¿Ha tenido usted otros dolores vertebrales (dorsales, lumbares)?
-¿Qué ha hecho usted para tratar sus diferentes crisis precedentes?
Esta crisis: ¿Comienzo (causa)?.
-¿Dónde le duele a usted?
-¿Cuándo sufre usted?
-¿Cómo sufre usted?
b) Examen del sujeto: Mensuración general y trazados ortopédicos. Anotar los trastornos
sensitivos y motores. Buscar los puntos dolorosos, los movimientos dolorosos.

II. LA SESIÓN DE GIMNASIA.

5
Para poder localizar el trabajo en la región cervical, se necesita bloquear el resto de la
columna en posición corregida.
Hecho esto, enseñar la corrección postural local para situar al sujeto en posición no dolorosa.
a) Ejercicios Posturales Locales (dos). 1. Puesta en corrección previa a toda localización
cervical: fijación lumbar y dorsal.
Posición Inicial.- Decúbito dorsal, pies en la pared, brazos a lo largo del cuerpo.
Movimiento. Basculación de la pelvis para aplanar la región lumbar.
Ejecución: 5 ó 6 veces en forma de ejercicio (normal-basculada).
Mantenimiento de la posición (se mantendrá durante todos los ejercicios en decúbito).
2. Corrección no dolorosa de la columna cervical: Extensión axial del cuello, cabeza en
doble mentón.
Posición Inicial.- como precedentemente, más pelvis basculada
Movimiento. Extensión de la nuca, doble mentón.
Ejecución: Hacer sentir la elongación de la nuca extendiéndose hasta la región dorsal alta y
elevación del tórax.
Asociar la respiración.
b) Flexibilizaciones (una).
Posición Inicial.- Como para el ejercicio 2, pelvis basculada, más cabeza en doble mentón.
Movimiento. Rotación de la cabeza a la derecha, rodando el occipital sobre el suelo con
uno o dos tiempos de resorte en posición límite, después ídem a la izquierda.
Ejecución: Rodar bien, manteniendo el mentón contra el cuello, intentar sobrepasar la
clavícula si no es doloroso.
Señalar las limitaciones (anotarlas si hay lugar a ello) y los dolores que les acompañen.
c) Ejercicios Posturales Enderezados (que preparan para las correcciones de las posturas
habituales).
Posición Inicial.- Sentado contra la pared, pelvis, región lumbar y dorso, aplanados, piernas
en gancho, manos en las rodillas.
Movimiento. Extensión axial cervical, doble mentón.
Ejecución: Las mismas notas que para el ejercicio en decúbito.
c) Repetición de los cuatro ejercicios para controlar y dar consejos. Bien comprendidos
los cuatro ejercicios, verificarlos “como si estuviera sólo en su casa” y en el curso de la
repetición dar todos los consejos.

III. CONSEJOS.
a) Repetir todos los días en su casa (mañana y tarde, si es posible, todos los ejercicios
aprendidos).
b) Acostarse sin almohada ni cabecera: si no se puede dormir plano, poner una almohada
bajo el colchón, que realizará así un plano inclinado continuo sobre el que instalará la cabeza
en doble mentón (si es necesario, cojín bajo las rodillas)
c) Evitar: las posiciones inclinadas hacia delante mantenidas durante largo tiempo (escribir,
hacer punto, coser; incluso en algunos sujetos las posiciones habituales).
Mirar hacia arriba.
Avanzar el mentón hacia delante o al volver la cabeza (si es necesario, volverse en bloque).
d) Saber reposar. Sentado: butaca con cabecera; acostado; cabeza plana ligeramente
elevada sobre un plano continuo.

IV. PARA TERMINAR, HACER:


a) Movilizaciones suaves. Sujeto en decúbito dorsal sobre una mesa, cabeza en doble
mentón contra el vientre del terapeuta.
6
Tracciones en el eje o en ligera flexión hacia delante, combinada con rotaciones. Buscar una
completa relajación.

b) Pequeño masaje local. En la misma posición. Rozamiento superficial yendo desde la


base del cuello hacia la nuca a lo largo de los canales, a continuación presiones deslizadas
cada vez más profundas. Presiones vibratorias sobre puntos dolorosos y terminar luego por
deslizamientos superficiales y relajación.
Las abreviaturas empleadas se traducen de la siguiente forma: P.I. (posición Inicial) Mvt
(movimiento).
Tanto los ejercicios de Williams, como los de Charriere, pueden ser utilizados en
combinación con diferentes agentes físicos, los que serán seleccionados por el Especialista
en Terapia o Medicina Física.
En el presente capítulo, hemos descrito dos primeras sesiones de los ejercicios de Charriere
en las dos regiones tipo, la lumbar baja y la cervical baja, cumpliendo lo previsto en el
programa de esta asignatura, pero los alumnos deberán realizar el trabajo en estas técnicas,
a través del programa de Educación en el Trabajo.
A continuación, describiremos los ejercicios básicos dentro de la técnica de Williams, mas
debemos señalar que en las áreas prácticas generalmente el método que se emplea, es una
combinación de ambos procedimientos técnicos.

EJERCICIOS DE WILLIAMS.

1. Acostado boca arriba, realizar contracciones de glúteos y abdomen.


2. Acostado boca arriba, realizar contracciones de glúteos y abdomen llevando los
brazos atrás.
3. Acostado boca arriba, brazos a los lados del cuerpo, llevar un brazo arriba y atrás
estirándolo fuerte, alternando el movimiento.
4. Acostado boca arriba, brazo derecho atrás y punteo fuerte abajo del pie izquierdo,
alternando el movimiento.
5. Acostado boca arriba, estirar los dos brazos con ambos pies al unísono.
6. Acostado boca arriba, llevar una rodilla, con ayuda de las manos, y tratar de llevarla al
pecho, alternando el movimiento.
7. El mismo ejercicio pero con ambas piernas.
8. Acostado boca arriba levantar los brazos del colchón y llevar una rodilla a la frente
flexionando la cabeza, alternando el movimiento.
9. Acostado boca arriba, entrelazar las manos en la nuca y tratar de llevar el codo a la
rodilla contraria, alternando el movimiento.
10. Acostado boca arriba, brazos cruzados en el pecho, hacer como si fuera a sentarse.
11. Acostado boca arriba, brazos a los lados del cuerpo, girar las caderas a los lados con
el mismo impulso, con las piernas flexionadas.
12. Acostado boca abajo, con la frente apoyada en el colchón, llevar los brazos al frente,
estirar un brazo primero y después otro.
13. Acostado boca abajo, sujetándole los pies al paciente, estirar los brazos llevándolos
arriba despegando el tronco, sostener la posición y regresar.
14. Acostado boca abajo, con los brazos estirados al frente, llevarlos arriba, atrás y
delante nuevamente.

7
15. Acostado boca abajo, estirar los brazos, llevarlos debajo de la barbilla y nuevamente
hacia delante.
16. Acostado boca abajo, estirar un brazo, llevarlo hacia fuera y seguirlo con la vista, con
el otro brazo con la mano en la cintura.
17. Acostado boca abajo, llevar los brazos a la nuca y elevar el tronco con los codos
levantados.
18. Bicicleta.

EJERCICIOS CORRECTORES PARA DEFORMIDADES DE LA COLUMNA VERTEBRAL


Y DE MIEMBROS INFERIORES.

Uno de los problemas que más preocupa a las personas, son las deformidades de la
columna vertebral, porque las mismas inciden en su presencia y porte personal. Las
deformidades de la columna vertebral son responsables de los trastornos posturales que si
bien afectan la presencia, también originan otros trastornos, que pueden convertirse en
verdaderos daños funcionales.

Cuando nos enfrentamos a la inclinación lateral del raquis, es decir, a una escoliosis, no sólo
debemos pensar en la deformidad, sino también en los posibles efectos biofisiológicos que la
misma puede conllevar.
Es por ello que cuando nos encontramos ante un paciente con esta deficiencia, tenemos que
ser muy claros y sensibles ante la misma, para realizar un buen examen físico inicial que nos
demuestre todos los problemas a los que debemos brindar solución
Entre ellos podemos encontrar, desequilibrio de la musculatura, acortamiento de algunos
músculos mientras otros se encuentran elongados o básicamente debilitados, asimetrías y
desde el punto de vista funcional, un disbalance entre los músculos largos y los cortos, lo que
puede conducir a trastornos respiratorios, lo que será objeto de nuestra preocupación, pues
no lograremos una recuperación correcta si no resolvemos en el posible tratamiento a
ejecutar, aquellos problemas que forman parte de todo el daño funcional, con esto queremos
hacer énfasis en que no sólo se puede pensar en realizar los ejercicios flexibilizadores,
correctores y otros sin atender a cualquier otra deficiencia funcional que se pueda detectar
en el transcurso del examen físico inicial, por lo que ha de ser necesaria la rigurosidad al
examinar a un paciente que se presente en el departamento de fisioterapia con una
desviación del raquis.

Objetivos del Tratamiento.


El objetivo general del programa de ejercicios consiste en utilizar los principios cinesiológicos
para corregir cualquier defecto de la alineación corporal que afecta la función o pueda
conducir a una determinada incapacidad.

Objetivos Específicos.

1. Desarrollar el sentido cinestésico de buena alineación.


2. Relajar la musculatura de uso innecesario para permitir una movilización eficaz,
coordinada y uniforme.
3. Aumentar suficientemente la fuerza muscular para obtener y mantener una buena
alineación y función.

8
4. Conseguir una flexibilidad dentro de los límites normales según las posibilidades de
cambio del individuo.

Métodos: El paciente y su instructor disponen de tres métodos para lograr los objetivos
fijados.

1. Ejercicios para desarrollar el sentido cinestésico, la coordinación y la fuerza.


2. Métodos de relajación para la tensión muscular anormal.
3. Técnicas de movilización para corregir la distribución disminuida de la movilidad.

Los ejercicios de movilización general procuran combinar dichos tres elementos. Por
ejemplo, el hacer círculos con la cabeza y los hombros, a la vez que requiere contracción
muscular, ayuda a relajar los músculos que se oponen a cada fase del movimiento; al mismo
tiempo contribuye a recobrar los límites normales de movilidad que podrían encontrarse
disminuidos como consecuencia de enfermedades, traumatismos o malos hábitos posturales.

Requieren consideración especial el alivio del dolor y las tensiones (de cualquier causa) que
necesitan relajación.

Dolor: Con frecuencia el factor limitante del ejercicio está constituido por el dolor. Esto se
aplica sobre todo al paciente geriátrico. Es difícil precisar el grado en que el dolor debe
considerarse como contraindicación, para el ejercicio, ya que ello depende del nivel personal
de temor y tensión, así como al problema específico para el que se ha prescrito el programa
de ejercicios.

Relajación: A algunos sujetos puede resultarles más difícil adquirir la capacidad de relajarse
que hacer los ejercicios. La atención a los siguientes aspectos del programa de ejercicios
puede contribuir a que el paciente se relaje.

En primer lugar, es de suma importancia la relajación después de cada ejercicio, lo mismo


que entre diferentes grupos de ejercicios sobre todo si el sujeto presenta cierto grado de
tensión muscular en la región del cuerpo tratada.

En segundo lugar, la relajación consciente juega un papel primordial, por lo que el terapeuta
podrá aplicar cualquiera de las técnicas conocidas para el entrenamiento del paciente.

Existen muchas técnicas para el tratamiento de la escoliosis, en nuestro país se utiliza la que
tiene como procedimientos básicos los ejercicios flexibilizadores, fortalecedores, correctores
y respiratorios. No obstante, tenemos autores de técnicas que emplean otros procedimientos
y métodos que resultan también interesantes desde el punto de vista terapéutico.

EJERCICIOS CORRECTORES PARA LA ESCOLIOSIS.

9
1. Paciente decúbito supino (boca arriba), brazos a los lados del cuerpo, llevar un brazo
atrás y después el otro.
2. Paciente decúbito supino (boca arriba), brazos a los lados del cuerpo, llevar los dos
brazos atrás al mismo tiempo.
3. Paciente decúbito supino (boca arriba), brazos a los lados del cuerpo, puntear un pie
primero y el otro después.
4. Paciente decúbito supino (boca arriba), brazos a los lados del cuerpo, puntear los dos
pies al mismo tiempo.
5. Paciente decúbito supino (boca arriba), brazos a los lados del cuerpo, llevar un brazo
atrás y puntear con el pie contrario alternando el movimiento.
6. Paciente decúbito supino (boca arriba), brazos a los lados del cuerpo, llevar los dos
brazos atrás y puntear los dos pies al mismo tiempo.
7. Paciente decúbito prono (boca abajo), con la frente y las manos apoyadas en el
colchón; estirar una mano al frente primero y otra después.
8. Paciente decúbito prono (boca abajo), con la frente y las manos apoyadas en el
colchón; estirar las dos manos al frente al mismo tiempo.
9. Paciente decúbito prono (boca abajo), con la frente y las manos apoyadas en el
colchón; levantar el tronco manteniendo los brazos al frente.
10. Paciente decúbito prono (boca abajo), con la frente y las manos apoyadas en el
colchón; levantar el tronco, llevar las manos a la barbilla, regresar al frente y
descansar.
11. Paciente decúbito prono (boca abajo), con la frente y las manos apoyadas en el
colchón; extender el tronco, llevar las manos a la nuca, regresar al frente y descansar.
12. Paciente decúbito prono (boca abajo), con la frente y las manos apoyadas en el
colchón; llevar los brazos atrás y regresar.
13. Paciente sentado (Posición Buda), con la espalda pegada a la pared, manos en la
cintura, elevar un hombro primero y otro después.
14. Paciente sentado (Posición Buda), con la espalda pegada a la pared, manos en la
cintura, elevar los dos hombros al mismo tiempo.
15. Paciente sentado (Posición Buda), con la espalda pegada a la pared, manos en la
cintura, flexionar el brazo derecho hasta lo máximo y después el otro.
16. Paciente sentado (Posición Buda), con la espalda pegada a la pared, manos en la
cintura, flexionar ambos brazos estirándolos al máximo.
17. Paciente sentado (Posición Buda), con la espalda despegada de la pared, manos en
la cintura, llevar los codos hacia atrás y sacar el pecho hacia delante.
18. Paciente sentado(Posición Buda), con la espalda despegada de la pared, manos en la
cintura, manos entrecruzadas en la nuca, tratar de hacer tocar los codos al frente y
después llevarlos atrás sacando el pecho.
19. Paciente en la espaldera, frente al técnico, colgarse por un tiempo y soltarse.
20. Paciente en la espaldera, frente al técnico, colgarse elevando las piernas al frente
tratando de hacer una L.
21. Paciente en la espaldera, frente al técnico, colgarse, abrir las piernas, cerrarlas y
soltarse de las espalderas.
22. Paciente en la espaldera, de espaldas al técnico, colgarse y echar los pies hacia atrás.
23. Paciente de pie con los brazos en la cintura, caminar en la punta de los pies.
24. Paciente de pie con los brazos en la cintura, caminar recto.

10
DEFORMIDADES DE LA RODILLA.

OBJETIVOS
Genus Valgum, Genus Varum y Genus Recurvatum.

Estos objetivos dependen de la edad del paciente y de las posibilidades de reductibilidad de


la deformidad.

1. Corregir la deformidad mediante la realización de ejercicios pasivos forzados y activos


asistidos de los miembros inferiores.
2. Fortalecimiento de toda la musculatura de los miembros inferiores.
3. Evitar la progresión de la deformidad mediante una pauta de tratamiento para el hogar.
4. En cada deformidad fortalecer el grupo muscular mas afectado.

DEFORMIDADES DEL PIE.

Una de las estructuras que tiene gran importancia en el ser humano, es el pie, precisamente
porque este segmento corporal recibe una gran carga, en él se deposita todo el peso del
cuerpo y de sus deficiencias, se pueden producir infinidad de trastornos en la biomecánica
del cuerpo e incluso, con las nuevas teoría sobre la reflexología, se puede inferir que
pudieran presentarse trastorno en diferentes órganos de los sistemas funcionales que
conforman la unidad biopsicosocial conocida como hombre.
En las deformidades del pie, podemos considerar dos aspectos esenciales, las mismas
pueden ser primarias o como consecuencia de otras afecciones o lesiones, lo que las haría
de carácter secundarias.

Objetivos de los ejercicios para las deformidades del pie.

1. Fortalecer la musculatura de los miembros inferiores.


2. Corregir las deformidades mediante ejercicios pasivos y activos.
3. Evitar las deformidades mediante una pauta de tratamiento para el hogar.
4. Realizar ejercicios de estiramiento muscular.

EJERCICIOS DE FRENKEL
H.S. Frenkel, preconizó la consecución de la regulación voluntaria del movimiento
mediante el uso de cualquier parte del mecanismo sensorial que haya permanecido
intacto, particularmente la vista, la audición y el tacto, para compensar la pérdida de la
sensación cinestésica. El proceso de aprendizaje de este método alternativo de regulación
es semejante al requerido para aprender cualquier nuevo ejercicio; sus principios
esenciales son:

¾ Concentración de la atención.
¾ Precisión.
¾ Repetición.

11
OBJETIVO FINAL:

Lograr la regulación del movimiento, de forma que el paciente sea capaz de realizarlo y
que adquiera confianza en la práctica de aquellas actividades que son esenciales para su
independencia en la vida diaria.

La forma más usual del tratamiento son los ejercicios de Frenkel o una combinación de
estos ejercicios con movimientos activos libres. Todos los ejercicios deben realizarse en
forma lenta y rítmica. En los casos en que no están afectados los brazos, mientras que las
piernas son atáxicas, pueden realizarse los movimientos para los brazos y los ejercicios de
Frenkel para las piernas. Deben incluirse en el tratamiento ejercicios del tronco y de
respiración. No se requieren ejercicios potentes, ya que no existe pérdida de la potencia
muscular. Si la hipotonía muscular es acentuada, debe usarse algún tipo de sujeción para
proteger las articulaciones de los miembros inferiores durante la carga del paciente,
especialmente en las rodillas, en las cuales la hiper-extensión puede ser muy acentuada.
EJERCICIOS DE FRENKEL.
Consisten en una serie de ejercicios cuidadosamente planeados que pretende hacer emplear
al paciente lo que se conserva de su sentido muscular con el objetivo de evitar su
disminución progresiva e incluso conseguir una mejoría. Frenkel consideraba que, a pesar de
estar afectada la vía sensitiva, el paciente tabético puede aprender a realizar completo de lo
que persiste en su sentido muscular por medio de la repetición constante. En realidad, este
principio se demuestra en los casos en que sobreviene precozmente la atrofia óptica, y en las
cuales la ataxia se desarrolla en forma lenta e incompleta ya que el individuo ciego se ve
obligado a depender de su sentido muscular y articular, y lo utiliza en su máxima capacidad.
Sin embargo, si el sentido muscular es prácticamente inexistente en la época en que el
paciente acude al tratamiento, el objeto de los ejercicios consiste en enseñarle a reemplazar
su sentido perdido por el sentido de la visión. El tratamiento debe empezar lo más pronto
posible. Si el paciente se halla en la fase pre-atáxica, debe realizar los movimientos más
complejos posibles. En las fases tardías los ejercicios deben empezar con movimientos muy
simples y deben progresar gradualmente hasta los más complicados. Sea cual fuese la fase
en la que halla el paciente, deben observarse ciertas reglas.
Reglas para realizar los ejercicios de Frenkel.
1. Las Instrucciones deben realizarse con voz monótona y uniforme y los ejercicios en
forma numerada.
2. Cada ejercicio o grupo de ejercicios deben ser exhibidos por el paciente, es decir, que
debe ser capaz de realizarlo en forma correcta antes de permitirle pasar a un ejercicio
más difícil. Debe lograr una precisión de prácticas, pero los ejercicios deben ser
suficientemente variados para evitar el aburrimiento.
3. No deben realizarse ejercicios que supongan un intenso trabajo muscular. La
progresión se realiza por complejidad, pero no por potencia.
4. Los movimientos de amplitud completa son más fáciles que loas de corta amplitud y,
por consiguiente, deben realizarse los primeros antes que los últimos, pero ningún
movimiento debe sobrepasar su límite normal, ya que la hipotonía de los músculos y la

12
laxitud de los ligamentos puede predisponer a la luxación o al comienzo de la
articulación de Charcot.
5. Los movimientos deben realizarse, al principio, más bien en forma rápida y después
más lentamente; esta última modalidad es más difícil ya que exige una mayor
regulación.
6. El paciente debe realizar al principio los movimientos con los ojos abiertos y después
con los ojos cerrados.
7. Cada paciente debe ser atendido individualmente y no debe dejarse sin atención en el
caso de que se caiga o se lesione.
8. Es conveniente intercalar pausas de reposo entre los ejercicios; después de
determinados minutos de trabajo debe realizarse igual número de reposo.
9. En el planeamiento de cualquier esquema de tratamiento, es conveniente tomar en
consideración el estado general del paciente y su actitud mental, el estado de sus
músculos y todas las posibles combinaciones, tales como las articulaciones de
Charcot. Es conveniente llevar un cuidadoso registro del trabajo realizado por el
paciente y de su progreso día a día.
TÉCNICA:

1. El paciente debe vestirse adecuadamente de forma que pueda ver sus propios
miembros al realizar los ejercicios.
2. Antes de realizar los ejercicios se le debe dar una explicación clara y una
demostración de los mismos.
3. El paciente debe prestar atención a la práctica del ejercicio para que el movimiento
sea suave y adecuado.
4. La rapidez del movimiento ha de ser dictada por el fisioterapeuta por medio de
numeración rítmica, por movimiento de sus manos o por el uso de una música
adecuada.
5. La amplitud de los movimientos deberá indicarse a través de una señal o mancha en
la que se deberá colocar el pie o la mano.
6. El ejercicio deberá repetirse muchas veces, hasta lograr que sea ejecutado de forma
fácil y perfecta, cuando se haya alcanzado esto, el ejercicio deberá ser sustituido por
otro más difícil.
7. Como al comenzar los ejercicios, estos resultan muy fatigosos, se deben permitir
frecuentes períodos de reposo. El paciente tiene muy poca capacidad para reconocer
la fatiga, pero ésta se indica generalmente por una disminución en la calidad del
movimiento o por un aumento en la velocidad del pulso.

Progresión:

La progresión se realiza alternando la rapidez, amplitud y complejidad del ejercicio. Los


movimientos relativamente rápidos requieren una menor regulación que los movimientos
lentos. Con la continuidad de los ejercicios, se podrán introducir variaciones en cuanto a la
rapidez de los movimientos consecutivos, así como la interrupción al iniciarlos y
detenerlos. Los movimientos fundamentales de gran amplitud, donde trabajan las grandes

13
articulaciones, serán sustituidos gradualmente por los movimientos de las articulaciones
pequeñas, con una amplitud más limitada y una alteración más frecuente de la dirección.
Posteriormente se realizan movimientos simples para formas las acciones específicas que
se requieren en el uso y regulación de un determinado grupo de articulaciones y de más
de un miembro, por ejemplo la deambulación.

Según al grado de incapacidad, los ejercicios de reeducación comienzan en la posición de


decúbito supino, con la cabeza erecta y los miembros firmemente apoyados, progresando
después a los ejercicios en posición sentado y finalmente a la bipedestación.

Los ejercicios se realizan en decúbito, en posición sedente o en bipedestación.


Ejercicios en decúbito supino:
Se coloca al paciente en cama sobre una superficie lisa, en la cual pueda mover fácilmente
sus pies. Su cabeza debe estar lo suficientemente elevada para que pueda observar sus
pies. Los ejercicios en este grupo empiezan con movimientos simples, que gradualmente se
hacen más difíciles y complicados.
El primer grupo de ejercicios es el siguiente [mover separadamente cada pierna; mover las
piernas alternando una con otra]:
1. Flexión de una pierna en la cadera y en la rodilla, manteniendo el pie sobre la cama;
extensión.
2. Flexión como anteriormente: abducción, aducción; extensión.
3. Flexión como anteriormente, pero solamente la mitad de la excursión; extensión.
4. Flexión como anteriormente [mitad de la excursión]: abducción, aducción; extensión.
5. Flexión [parada voluntaria realizada por el paciente durante la flexión]; extensión.
6. Como en 5, pero parada por orden del fisioterapeuta.
Los ejercicios se realizan lentamente tres o cuatro veces, usando alternativamente cada
pierna. El pie debe mantenerse en flexión dorsal, ya que de esta forma no se distiende el
grupo tibial anterior hipotónico. El fisioterapeuta debe contar en cada movimiento.
En la fase final se mueven ambas piernas juntas.
Ejercicios para las piernas en decúbito Supino:

a) Decúbito supino (cabeza erecta); abducción y aducción de la cadera. La pierna se


halla completamente apoyada en todo el curso del ejercicio sobre la superficie lisa
de la mesa o la tabla de reeducación.
b) Decúbito Supino (cabeza erecta); flexión y extensión de la cadera y la rodilla. El
talón debe permanecer apoyado durante todo el curso del ejercicio y se desliza
sobre la mesa a la posición indicada por el fisioterapeuta.
c) Decúbito Supino (cabeza supino); elevación de la pierna hasta una señal
determinada. La señal debe hacerse en la propia mesa o en el otro pie, o colocar el
talón sobre la palma de la mano del fisioterapeuta.
d) Decúbito Supino (cabeza erecta); flexión, extensión, abducción y aducción de la
cadera y de la rodilla. Las piernas pueden trabajar alternativamente o en oposición

14
entre sí. Durante el curso del movimiento, pueden intercalarse detenciones e
iniciaciones para aumentar la regulación necesaria para practicar cualquiera de
estos ejercicios.
Ejemplo de ejercicios más difíciles en decúbito supino:
1. Flexión de una pierna en la cadera y en la rodilla, con el talón elevado unos
centímetros de la tabla; extensión.
2. Talón de una pierna colocado sobre la rótula de la otra pierna.
3. Como anteriormente, con detención voluntaria.
4. Como anteriormente, con detención ordenada.
5. Se coloca el talón en la parte media de la otra tibia, se levanta y se coloca al lado de la
pierna; extensión.
6. Talón colocado sobre la otra rodilla; extender la pierna hasta que el talón alcance el
punto medio de la tibia; colocado sobre la tibia; extender a nivel del tobillo; colocado
sobre el tobillo; extensión completa.
7. Talón colocado sobre la rodilla; el talón se desliza a lo largo de la tibia hasta el tobillo;
extensión.
8. Como anteriormente, pero el talón se desplaza del tobillo a la rodilla; extensión.
9. Flexión y extensión de ambas piernas, con los talones fuera de la cama.
10. Como anteriormente, con detenciones.
11. Se flexiona una pierna [por ejemplo la izquierda]; pierna izquierda en abducción y
pierna derecha flexionada simultáneamente; pierna izquierda en aducción y pierna
derecha en extendida; pierna izquierda extendida [repetir con las piernas invertidas].
12. Pierna izquierda flexionada, pierna derecha en abducción y flexión [todo ello al mismo
tiempo]; pierna derecha en aducción; ambas piernas extendidas sin que los talones
toquen la cama hasta el final del movimiento.
13. El fisioterapeuta aplica su dedo en varios puntos de la pierna; el paciente coloca el
otro talón sobre su dedo.
14. Como anteriormente, pero a medida que el paciente, el fisioterapeuta lo mueve y
paciente intenta seguir su curso.
15. Se coloca el talón derecho sobre la rodilla del otro miembro que está extensión; con el
talón derecho en esta posición, se flexiona y extiende la pierna izquierda.
16. Se coloca el talón derecho sobre la rodilla izquierda y se desliza a lo largo de la tibia
hasta el tobillo izquierda y desliza a lo largo hasta el tobillo; a medida que se desliza
hacia abajo, se flexiona la pierna izquierda; a medida que se coloca detrás de la
rodilla, se extiende la pierna izquierda.
Estos son solamente unos cuantos ejemplos de una serie de casi 100 ejercicios. Quien tenga
la oportunidad de tratar pacientes tabéticos, debe consultar toda la lista de ejercicios en el
libro de Frenkel (*). Los ejercicios de Frenkel pueden parecer anticuados, pero conservan
todavía su efectividad y no han sido mejorados. Es posible inventar otros ejercicios similares
y adaptarlos a los movimientos, por ejemplo para ayudar al paciente a vestirse por sí solo
fácilmente.

15
Ejercicios en posición sedente (sentado).
Estos ejercicios no son necesariamente progresiones a partir de los ejercicios de decúbito;
son considerablemente más fáciles que algunos de los ejercicios expuestos anteriormente.
Los descritos por Frenkel consisten en levantarse de una banqueta o silla y sentarse
nuevamente. El paciente ha obligado literalmente la forma de practicar estos movimientos
"corrientes", que ha perdido la "fórmula" para ello. El movimiento de levantarse, por
consiguiente, se divide en sus partes componentes y operador cuenta hasta tres. En la parte
1, el paciente aplica sus rodillas detrás de la silla. En 2, inclina su tronco hacia delante. En 3,
se levanta extendiendo caderas y rodillas. Se sienta nuevamente e invierte el proceso
anterior.
Estos ejercicios pueden realizarse al principio en posición agarrada, con el paciente sentado
junto a la barra. Más tarde se levanta sin ayuda. Más tarde aún lo intenta con los ojos
cerrados.
En posición sedente pueden realizarse otros ejercicios:
1. El paciente puede intentar levantar sus rodillas y coloca su pie apoyado. Este ejercicio
se realiza en tres movimientos: 1) flexión de la cadera; 2) extensión de la rodilla; 3)
descenso del pie. Coloca entonces el pie sobre el suelo.
2. Puede intentar tocar puntos señalados en el suelo con su pie [Frenkel explica este tipo
de ejercicio en decúbito, pero se requiere un aparato para esta posición].
Ejercicios para las Piernas en Posición Sentado:

a) Sentado: extensión de la pierna hasta la posición indicada por una señal en el


suelo.
b) Sentado: Extensión y elevación alternas de la pierna hasta colocar el talón y el
dedo gordo en una señal determinada.
c) Sentado a horcajadas y flexionado hacia delante; ponerse en pie y sentarse
nuevamente. Los pies se dirigen hacia atrás y el tronco se dirige hacia delante por
las caderas para aumentar el centro de gravedad sobre la base. Entonces el
paciente extiende las piernas, intentando enderezarse con la ayuda de sus manos,
que se agarran en barras u otros aparatos adecuados.

Ejercicios en bipedestación.
Están destinados a conseguir la reeducación de la marcha. Deben realizarse en un espacio
lo más amplio posible y preferiblemente con líneas marcadas como se observan en las
figuras 1 y 2.
1. Deambulación lateral: El paciente, acompañado por el fisioterapeuta [que debe estar
preparado para sostenerlo si es necesario], empieza por la deambulación lateral. De esta
forma es más fácil porque, excepto por el paso largo, no tiene que levantarse sobre los
dedos de un pie, lo que produce una disminución de su base. Puede empezar realizando
medios pasos, que son más fáciles, alternativamente a la derecha y a la izquierda, y el
fisioterapeuta cuenta tres para cada paso, por ejemplo, para el medio paso a la derecha (1)
coloca el pie derecho sobre el suelo separado medio paso, (2) transmite su peso del pie
izquierdo al derecho, (3) levanta su pie izquierdo al lado del derecho. Practica entonces
cuartos de paso, luego pasos largos y finalmente combina las tres longitudes en un solo

16
ejercicio, por ejemplo: a) tres cuartos de paso a la derecha - uno - dos - tres; b) un cuarto
de paso a la izquierda - uno - dos - tres; c) medio paso a la derecha - uno - dos - tres; d)
paso completo a la izquierda - uno - dos - tres. Los pasos más largos son más difíciles,
porque los dedos se han colocado al principio sobre el suelo. El talón se levanta y la base
de paciente es, por consiguiente más pequeña.
2. Deambulación hacia adelante: pasos completos, medios pasos y cuartos de pasos, hacia
delante, empezando con cada pie alternativamente, contando tres como antes. Así, al
empezar con el pie derecho: a) coloca el pie derecho hacia delante y el talón sobre el suelo.
b) Transmite el peso a su pie, elevando el talón del pie izquierdo. C) Coloca el pie izquierdo
al lado del pie derecho.

3. Deambulación hacia atrás, en forma semejante.


4. Deambulación con el talón y los dedos.
5. Deambulación sobre las huellas señaladas en el suelo [figura 2].
6. Giro alrededor, También sobre huellas pintadas en el suelo [figura 3] y practicando en tres
movimientos, por ejemplo, giro a la derecha: a) el paciente gira sobre el talón derecho, b)
levanta el talón izquierdo y gira sobre los dedos de este pie; c) coloca el pie izquierdo al lado
del derecho.
Esto puede realizarse cuatro veces, ejecutando el giro completo y entonces repitiendo a la
izquierda.
7. Deambulación en cuesta y bajada de escaleras: El paciente lo realiza al principio
subiendo uno a uno cada peldaño. Más tarde realiza la subida como lo haría una persona
normal. b) Al comienzo, el ejercicio lo realiza con soporte y más tarde sin ayuda.

17
8. Finalmente, se le enseña a deambular usando los brazos al propio tiempo, llevando
paquetes, sorteando obstáculos, etc.

Cuando se afectan los brazos [eventualidad más rara], los ejercicios se realizan en forma
semejante, prestando una particular atención a los finos movimientos de las manos y de los
dedos, enseñando al paciente a colocar los dedos en agujeros practicados en una tabla,
introducir clavijas o tachuelas en agujeros, tomando objetos pequeños como agujas o cerillas
y disponiéndolas en montones, etc. Debe practicar también dibujos con lápiz, tinta, etc.
En la fase paralítica, solamente pueden realizarse movimientos muy simples, pero son
importantes los ejercicios de respiración si se ordena tratamiento en esta fase. Es
conveniente evitar las escaras de decúbito.
Ejercicios para las Piernas en Bipedestación:

a) De pie con un paso adelante; transmisión del peso de un pie al otro.


b) De pie con paso adelante; deambulación colocando los pies sobre señales
marcadas en el suelo. Puede ser necesario algún apoyo, pero el paciente debe
verse sus pies.
c) De pie; deambulación colocando los pies sobre las señales. Puede variarse la
longitud del paso según la posibilidad del paciente.
d) De pie; girar sobre sí mismo. Los pacientes hallan dificultad en este ejercicio, por lo
que debe ayudárseles con señales sobre el suelo.
e) De pie; deambulación y cambios de dirección para salvar obstáculos. Es de gran
valor el trabajo en grupo a medida que mejora la regulación, aprende el paciente a
concentrarse en sus propios esfuerzos sin distraerse con los de otros individuos.
En la deambulación adquiere confianza y se acostumbra a mover al compás de los
otros compañeros, alterar la dirección y detenerse si lo desea para evitar tropezar
con los demás. La capacidad de subir escaleras y saltar un obstáculo es de gran
valor para una mayor independencia del paciente.

18
Ejercicios para los Brazos:

a) Sentado (uno de los brazos apoyado sobre la mesa o un cabestrillo; flexión o


extensión del hombro para colocar la mano en una señal determinada.
b) Sentado; extensión del brazo para intentar introducirlo en un pequeño aro.
c) Sentado; coger objetos y colocarlos sobre señales determinadas. Las actividades
de diversión, tales como doblar ropa, construir castillos y casas de juguetes, dibujar
en una pizarra, el uso del cuchillo y del tenedor, abrochar botones y peinarse, son
muy útiles como ejercicios para estos pacientes.

Ejercicios para Promover el Movimiento y el Ritmo:

Todos los ejercicios deben repetirse continuamente con una numeración rítmica o con
música adecuada.
a) Sentado; flexión y aducción de la cadera (cruzar un muslo sobre el otro), invertir el
movimiento y repetirlo varias veces.
b) Semi-decúbito; abdución de una pierna para llevar la rodilla al borde de la mesa,
seguida de la flexión de la rodilla para colocar el pie en el suelo,, invertir el
movimiento y repetirlo varias veces.
c) Sentado; abalanzarse hacia delante y cargar el peso sobre los pies (como si
quisiera levantarse y sentarse nuevamente).
d) De pie; oscilación del brazo hacia delante y atrás (con un compañero manteniendo
dos bastones).
e) De pie; oscilación del brazo hacia delante y atrás (con un compañero manteniendo
dos bastones).
f) De pie o andando; coger y lanzar una pelota.

MECANOTERAPIA

Es un tipo de terapia que se aplica mediante la utilización de aparatos mecánicos que


faciliten la acción músculo-esquelética de forma repetitiva.

MOVILIZACIONES ANTIGRAVITACIONALES: Parte de la cinesiterapia activa donde se


facilita la ejecución de un gesto o movimiento por parte del paciente en todo el recorrido
articular o bien en alguna parte de ese movimiento. El paciente sigue realizando de forma
activa y voluntaria el movimiento pero no tiene fuerza para realizarlo completamente en
contra de la gravedad y por ello facilitamos de forma externa tanto manual como
instrumentalmente la realización del movimiento de forma completa. En la clasificación de
Daniels el paciente como mucho llegaría a un grado 2 ó 2+. Dentro de la cinesiterapia son
técnicas que se realizan en fases iniciales y antes de la activa libre. Sólo se lleva a cabo en
pacientes con grave deterioro muscular por periodos de inmovilizaciones prolongadas.

19
Factores a tener en cuenta:

-Esta cinesiterapia no tiene que ser substitutiva, el fisioterapeuta debe ayudar al paciente
sólo momentos en los que no pueda luchar contra la gravedad intentando que el paciente
trabaje al máximo de sus posibilidades. Si no cumplimos esto la cinesiterapia activa asistida
se convierte en una cinesiterapia pasiva puesto que el paciente se relaja y termina realizando
todo movimiento el fisioterapeuta.
- La función en este tipo de cinesiterapia es desgravitar el segmento inmovilizado por el
paciente y para ello sujetamos el segmento para quitarle peso.
-Para lograr todo esto se necesita la cooperación total del paciente y para ello debemos
explicar previamente la técnica que se va a realizar.
Tipos de cinesiterapia activa asistida: hay dos tipos o formas en función de lo que
utilicemos para asistir el movimiento del paciente:
A.) Manual: es el propio fisioterapeuta con alguna parte de su cuerpo el que va a asistir el
movimiento del paciente bien en todo el recorrido articular o en parte del recorrido. El
fisioterapeuta busca desgravitar el miembro que se va a movilizar. Este tipo de
cinesiterapia activa asistida permite el control absoluto por parte del fisioterapeuta de lo
que hace el paciente con lo que la precisión es mayor.
B.)Mecánica o instrumental: Nos vamos a ayudar de una serie de instrumentos o
mecanismos para asistir a la movilización del segmento del cuerpo del paciente. El
fisioterapéuta controla que todo funcione bien pero no interviene manualmente. Hay varias
formas de conseguir la cinesiterapia activa asistida de tipo mecánica:

-PLANOS DE DESLIZAMIENTO: superficies lisas paralelas al suelo donde el paciente apoya


el segmento a movilizar realizando movimiento a ras del plano.

-HIDROCINESITERAPIA ASISTIDA: utilización de una serie de factores físicos y


propiedades del agua a la hora de asistir los movimientos. Utilizaremos dos factores físicos:
flotación y empuje del agua para la movilización del segmento corporal.

-MECANOTERAPIA ASISTIDA: se engloba cualquier tipo de instrumento para asistir el


movimiento. Para muchos autores la suspensionterapia es una parte de la mecanoterapia
asistida.

• Suspensionterapia: es una forma de cinesiterapia activa asistida que consiste en


hacer flotar o suspender una extremidad o segmento corporal en el espacio ayudándonos de
un sistema de sostén. Nos valemos de sistemas de suspensiones para obtener una
desgravitación de un segmento corporal. Para realizar este tipo de técnica el paciente ha de
estar relajado y cómodo. Estas posiciones pueden ser o bien en decúbito lateral o supino o
en sedestación. El hecho usar una posición u otra va a depender de que el movimiento del
paciente al que queramos asistir se realice siempre en un plano paralelo al suelo respetando
los planos y ejes del movimiento y sin producir desviaciones mecánicas de las articulaciones.
Se realiza en jaulas de Rocher.

20
Jaula de Rocher: está formada por cuatro planos en cuyo interior colocamos una camilla
donde se pone al paciente. También tenemos que contar con una serie de instrumentos
para hacer las suspensiones:

• Muelles o resortes.

• Ganchos en S y mosquetones: sirven para enganchar los extremos de la


suspensión tanto a la jaula como al paciente.

• Cuerdas o eslingas: vienen acompañadas de unos pequeños instrumentos de


madera llamados tensores que sirven para ajustar la longitud de la suspensión.

• Hamacas o cinchas: rodean el segmento corporal que se va a suspender. En


algunos casos reciben nombres especiales por ser específicas. Ejemplo: taloneras,
etc.

• Poleas y pesas: no pertenecen a la cinesiterapia activa asistida y no se usan en


suspensiones se usan en la poleoterapia. Pertenece a la cinesiterapia activa resistida.

*Ver Jaula de Rocher en galería de imágenes.

TIPOS DE SUSPENSIONES:

Todos estos grupos de suspensiones tienen un punto de la suspensión que se lleva a la


propia jaula el cual lo vamos a denominar punto de anclaje mientras que el extremo que va al
cuerpo del paciente lo llamamos punto de agarre. Hay cuatro grupos principales:

A.) Suspensiones pendulares: en todas las suspensiones pendulares como normalmente


se utilizan para trabajar el movimiento de la articulación de la cadera o del hombro esto
hace que casi siempre exista una articulación intermedia suspendida en el aire y sin que
nadie la sujete. Si alguna vez el paciente recibe dolores en las articulaciones intermedias
como consecuencia del efecto del peso de la gravedad en esta zona del cuerpo estarían
contraindicadas las suspensiones pendulares.

-SIMPLE O CONCÉNTRICA:

Está junto con la distal son las más usadas.

*PUNTO DE ANCLAJE: a nivel del techo de la jaula. Es vertical a la articulación distal de la


extremidad suspendida.
*PUNTO DE AGARRE: va a la misma articulación distal de la extremidad suspendida.
Con este tipo de suspensiones la trayectoria descrita por la extremidad suspendida es
curvilínea. El desplazamiento no es excesivamente amplio. Requieren muy poco esfuerzo
para el paciente. Es un movimiento que se ayuda mucho de la inercia. Con un grado dos es
suficiente para poder desarrollar este tipo de suspensiones.

-DISTALES:

21
*PUNTO DE ANCLAJE: se encuentra en el techo de la jaula siguiendo la prolongación distal
de la extremidad suspendida.
*PUNTO DE AGARRE: la articulación distal de la extremidad.
Este tipo de suspensiones da lugar a trayectorias curvilíneas más cerradas y de menor
amplitud. Cuanto más alejado se coloque el punto de anclaje la amplitud que recorrerá el
segmento suspendido será menor. Este tipo de suspensiones producen una ligera
descompresión de las superficies articulares con lo cual se deben realizar en patologías
donde nos convenga producir esa descompresión articular.

*PUNTO DE ANCLAJE: en el mismo plano a la articulación distal de la extremidad


suspendida. En ningún momento recaerá verticalmente a la articulación distal de la
extremidad suspendida, siempre estará lateralizado hacia uno de los lados de esa
extremidad.
*PUNTO DE AGARRE: en la articulación distal de la extremidad suspendida.
Normalmente en este tipo de suspensiones se va a favorecer el movimiento de la extremidad
suspendida en dirección a donde se encuentra el punto de anclaje y lo dificultamos hacia la
posición de partida o de inicio. La trayectoria descrita es también de tipo circular parecida a la
de las suspensiones pendulares simples o concéntricas.

B.) Suspensiones axiales: son las más importantes y las más utilizadas. Hay tres grupos:

-CONCÉNTRICAS O SIMPLES:

Es la más utilizada dentro de la fisioterapia. Este tipo de suspensiones son las que suelen
acompañar a los distintos tipos de poleoterapia. Se utilizan porque dan lugar a un
movimiento muy puro donde siempre se va a respetar el plano paralelo al suelo. Van a dar
lugar a un mayor desplazamiento que cualquier otro tipo de suspensión.

*PUNTO DE ANCLAJE: en el techo de la jaula y perpendicular a la articulación que es inicio


del movimiento de la extremidad suspendida.
*PUNTO DE AGARRE: articulación distal de la extremidad suspendida pero partiendo de
donde coloquemos el punto de anclaje.
En esta suspensión se puede evitar que haya algún tipo de movimiento en articulaciones
intermedias y de esta forma si vemos que hay algún tipo de dolencia suele llevar un segundo
sistema de suspensión. Utilizará el mismo punto de anclaje mientras que el punto de agarre
iría a la articulación intermedia sin variar que el movimiento sea paralelo al suelo. Esto se
puede utilizar en el resto de suspensiones a partir de aquí.

-LATERALES O EXCÉNTRICAS:

Es parecida en cuanto al concepto a las pendulares de centrada pero más usadas. Este tipo
de suspensiones van a dar lugar a movimientos en la extremidad suspendida en un plano
oblicuo. Más oblicuo será el movimiento cuanto más excéntrica sea el punto de anclaje de
siendo siempre en el mismo plano de la articulación del inicio de movimiento.

*PUNTO DE ANCLAJE: dentro del mismo plano de la articulación que crea o es inicio del
movimiento pero no recae verticalmente porque sería entonces concéntrica sino que estará
descentrada hacia cualquier lado.
22
*PUNTO DE AGARRE: articulación distal del segmento suspendido (también en las
intermedias se puede colocar si trabajamos con extremidades con articulaciones intermedias
y queremos que no se muevan).
Este tipo de sistema se utiliza también para favorecer la acción de determinados grupos
musculares pero perjudicamos la acción de su antagonista. De esta forma favorecemos los
grupos musculares que trabajan en la dirección a la excentricidad y lo dificultaremos a los
que realicen la vuelta a la posición de inicio. Los músculos que van a la posición de inicio
tienen que tener por lo menos un grado tres.

-PROXIMALES: son las menos utilizadas.

*PUNTO DE ANCLAJE: se encuentra en la prolongación proximal de la extremidad


suspendida o a movilizar.
*PUNTO DE AGARRE: en la articulación distal de la extremidad suspendida.
Si se quiere también se puede colocar un doble sistema de suspensiones hacia la
articulación intermedia si la hay.
Los movimientos son de menor amplitud que el resto de suspensiones axiales y tienen una
trayectoria de tipo circular. Este tipo de suspensiones en patologías donde haya cualquier
tipo de degeneración articular no se deben utilizar porque aumenta la comprensión articular.

C.) Suspensiones indiferentes: todas aquellas suspensiones que no cumplan ningún


tipo de regla, es decir, que ni el punto de agarre ni anclaje están determinados. Dependen de
la imaginación del fisioterapeuta. La única norma que deben respetar es el no producir
alteraciones mecánicas a nivel de la fisiología de cada articulación.

D.) Suspensiones elásticas o con muelles: se la conoce también como resorte-terapia o


spring-terapia ya que es en América donde más se usan estas técnicas. Existen gran
variedad de muelles ya que consiste en cambiar la cuerda o eslinga por un muelle o resorte.
Encontramos muelles donde varían el tamaño, la elasticidad, o el grosor.

-TIPOS:

¾ Ejercicios de suspensiones axiales con resorte.


¾ Ejercicios de suspensiones pendulares con resorte.
¾ Ejercicios de contra-resorte: con este tipo de muelles también podemos realizar
ejercicios que no pertenecen a la cinesiterapia activa asistida. Pertenece a la
cinesiterapia activa resistida los ejercicios que consisten en realizar contracciones
musculares en contra de muelles totalmente inelástico.

-MOVIMIENTOS: no se realizan en planos de movimientos ya que van acompañados de


pequeñas oscilaciones de mayor o menor tamaño, eso es debido a que va a ver un efecto
de flotación (movimiento ondulatorio es mayor cuanto más elásticos sean los muelles).

-APLICACIONES:

*Para obtener un efecto general de relajación muscular.


*Gran sensación de libertad.

*UTILIZACIÓN DE POLEAS Y PESAS:


23
Para la realización de movimientos contra resistencia, dentro de una jaula de Rocher. Todo
sistema de poleas y de pesas está dividido en tres partes:
+1ª PARTE: un medio de fijación (cinchas o hamacas como tobilleras, brazales) colocado
directamente sobre el segmento a movilizar.
+2ª PARTE: cuerda o eslinga que sirve para unir la parte del cuerpo con la resistencia
vencer, ayudado siempre por un sistema de poleas.
+3ª PARTE: resistencia peso.

Lo más normal es que casi todas las técnicas de poleoterapia se acompañen de una
suspensión, y en este caso que sea una suspensión axial concéntrica ya que dejan hacer un
movimiento con mayor amplitud articular. El hecho de que se acompañen con esto es para
desgravitar el segmento o extremidad con el que vamos a trabajar, y así, trabajar analítica o
específicamente con los grupos musculares que queremos potenciar. Normalmente cuando
son con movimientos de cadera u hombro (articulaciones proximales), es seguro que vamos
a colocar un sistema de suspensiones (axial concéntrica), mientras que cuando trabajemos
con una articulación intermedia (codo, rodilla) no ocurre lo mismo.

El hecho de colocar una suspensión o no dependerá del fisioterapeuta (no es del todo
obligatorio). En general la poleoterapia es una serie de técnicas características para
músculos con grado 4 ó 4+ y es importante que las poleas y cuerdas se encuentren en el
mejor estado de conservación posible. Si están deterioradas dejan de ser objetivas y ofrecen
más resistencia al paciente.

*POLEAS: rueda acanalada en su circunferencia que gira alrededor de un eje fijo, gracias a
la acción de una cuerda que a su vez se desliza por estos canales. En función de donde se
coloque la polea existen dos poleas diferentes:

+FIJAS: se utilizan en la mayoría de los sistemas de poleoterapia, ancladas directamente al


techo y paredes de la jaula. No cambian la magnitud de la resistencia que colocamos. Su
función es cambiar la dirección con la aplicación de la fuerza dentro de este sistema de
poleas.

1.) Sobre la resistencia: se llama ventaja mecánica, el esfuerzo del paciente es menor.

24
2.) Sobre el segmento corporal: se llama desventaja mecánica, el paciente realiza el doble de
esfuerzo

25
PRINCIPIOS DE MONTAJE DE LOS CIRCUITOS DE POLEAS:

Normalmente todas las poleas son siempre fijas al no ser que se especifique ya
que la mayor parte van a ir siempre colocadas sobre alguna parte de la jaula de
Rocher. El número de poleas que vamos a usar varía en función del
fisioterapeuta, de la parte del cuerpo sobre la cual vamos a colocar el sistema
de poleoterapia y de la longitud del circuito. Es difícil ver un sistema con más
de tres poleas fijas, lo más normal es 1 ó 2 ó 3. La colocación de las poleas es
sobre todo muy importante en la primera polea del sistema y ésta polea se
llama polea de tracción que es la más cercana al cuerpo del paciente. De la
colocación de esta polea va a depender la colocación del resto poleas.

Esta polea debe cumplir la siguiente regla: "La polea de tracción debe estar
dentro del mismo plano del movimiento que vamos a trabajar" como el
movimiento tiene que ser paralelo al suelo la polea de tracción suele estar
sobre alguna de las tres paredes de la jaula. El resto de poleas fijas en un
sistema recibe el nombre de poleas de transmisión. La colocación de estas
poleas no requiere tanta importancia.

+POLEA DE TRACCIÓN: se muestran en la mayor parte de los libros dos tipos


de posicionamiento según la parte del movimiento que se quiera trabajar.

1º) Polea de tracción perpendicular al brazo de palanca: al inicio del


movimiento. Esta forma la vamos a utilizar siempre que queramos poner mayor
resistencia al inicio del movimiento.
Ejemplo: Colson Î Abducción de 0º a 90º Î a los 90º el MR sería máximo.
En este tipo de ejemplos la resistencia va disminuyendo conforme se va
realizando movimiento para ser casi nula al final de este.

2º) Polea de tracción perpendicular a la bisectriz del ángulo que recorremos: la


bisectriz es la mitad del ángulo recorrido. La máxima resistencia la encuentra el
paciente justamente cuando pasa por la mitad del movimiento. En este tipo de
sistemas en la primera parte del movimiento suele haber menor resistencia, en
la bisectriz son resistencias mayores y al final es otra vez menor.

En muchas ocasiones se achaca a este tipo de colocaciones que ninguno de


los dos sistemas anteriores ofrece gran resistencia al movimiento en sus
últimos grados sobre todo cuando la polea de tracción es perpendicular al
brazo de palanca al inicio del movimiento. En ocasiones se colocan sistemas
mixtos donde se usan a la vez dos sistemas de poleoterapia, una perpendicular
al brazo de palanca al inicio del movimiento y otro perpendicular al brazo de
palanca al final del movimiento con ello se busca que la resistencia a lo largo
de todo el recorrido articular no tenga grandes variaciones pero no se usa por
su complejidad.

26
+POLEAS DE TRANSMISIÓN: tienen menor importancia su colocación.
Tenemos que intentar que la primera polea de transmisión o la segunda polea
fija esté colocada de tal forma que la cuerda al pasar por la polea tracción
forma un ángulo recto. La última polea de transmisión o última polea fija del
sistema de poleoterapia debe ir colocada siempre al techo de la jaula de
Rocher para así poder colocar el peso sin que se produzca ningún roce con las
paredes de la jaula.

*PRINCIPIOS DE POLEOTERAPIA:
1º) Si no conocemos el paciente es necesario hacer un previo balance articular
y muscular para observar la fuerza exacta que tiene ese músculo para así
colocar el sistema de poleoterapia más adecuado.

2º) La polea de tracción siempre debe estar dentro del plano del movimiento
que vamos a trabajar.

3º) Es fundamental hacer una fijación de los segmentos corporales que se


encuentren proximales a la articulación que vamos a trabajar.

4º) El cabo de enganche del circuito de poleas sobre paciente deberá ir


siempre hacia la parte distal del segmento que vamos a trabajar y no al
extremo distal de la extremidad donde vamos a trabajar. Cuando nos referimos

27
a segmento que vamos a trabajar nos a referimos al segmento donde se
encuentra la inserción del músculo que vamos a trabajar. Se debe cumplir esta
regla siempre que se pueda y se va a usar para evitar alteraciones mecánicas
en articulaciones intermedias (cuando trabajemos en codo y hombro). De esta
forma trabajamos de forma más analítica y más específica. Si el fisioterapeuta
opina que el paciente en sus articulaciones intermedias no tiene ningún tipo de
alteración se puede colocar en la parte distal de la extremidad.

5º) La resistencia ha de estar colocada a nivel del techo de tal forma que sea
visible para paciente. Este punto sólo vale como estímulo positivo para el
paciente.

TRACCIONES ARTICULARES: son muy importantes por la frecuencia de su


utilización. Consisten en la realización de esfuerzos de tracción sobre los
segmentos articulares con el objetivo de buscar la disminución de las presiones
articulares de tipo compresivo, pero respetando siempre la fisiología de esa
articulación. Se utiliza en todas las articulaciones, sobre todo en las de
miembro superior e inferior y también en las articulaciones intervertebrales.

• Efectos: dependen de la fuerza con la que realicemos la técnica y de la


laxitud o estado de tensión de los elementos capsulo-ligamentosos. Así
tenemos 2 efectos diferentes:

- Descompresión articular: disminución de las presiones de tipo


compresivo. Para conseguir este efecto no se necesitan grandes
esfuerzos por parte del fisioterapeuta, sino de tipo medio.
- Decoaptación articular: no solo se produce una descompresión sino
también una separación física y real de los segmentos articulares. Se
requieren mayores esfuerzos. Es la misma técnica que la anterior pero
de mayor fuerza.

Tipos de tracciones según el eje de tracción:

-Siguen el eje longitudinal o diafisiario del hueso: son la mayoría de las


tracciones que realizamos.
-Siguen el cuello anatómico óseo (solo en gleno-humeral y coxo-
femoral).
La diferencia entre ambas es la colocación, de las tomas y las contra-tomas. En
las longitudinales la contra-toma se coloca en el hueso o segmento proximal y
la toma en el segmento distal.
En las que siguen el cuello anatómico óseo tanto la contra-toma como la toma
se colocan a nivel del segmento distal ya que la fijación del tronco la realiza el
propio peso del cuerpo del paciente.

28
• Objetivos e indicaciones de las tracciones articulares:

1.) Descompresión o decoaptación articular, este es el objetivo más


perseguido. Para obtener este efecto la articulación con la que vamos a
trabajar se tiene que colocar previamente en una posición donde los elementos
capsulo-ligamentosos estén lo más relajados posible. Esto sucede en
semiflexión o en posiciones intermedias y no en flexión o extensión máximas
(no en posiciones extremas).

2.) Poner en tensión las estructuras capsulo-ligamentosas (que son estructuras


semielásticas que con la inmovilización se vuelven rígidas). Para llevar a cabo
esta acción la articulación se tiene que colocar previamente en la posición
donde las estructuras capsulo-ligamentosas se encuentren en mayor tensión
(se coloca la articulación en posiciones extremas, casi siempre en extensión).
Una vez tensas, tiramos o traccionamos.

3.) Favorecer la nutrición o trofismo de la articulación. El hecho de que se


produzca compresión o descompresión en una articulación favorece la nutrición
sobre todo del cartílago articular.

4.) Disminución del dolor articular por compresión articular (ciáticas).

5.) Favorecer la realización de técnicas de movilización pasiva realizadas


posteriormente. El aumento de la compresión intra-articular da lugar a una
disminución de los movimientos normales. Al realizar las tracciones
favorecemos la elasticidad capsulo-ligamentosa y descomprime las
articulaciones. Se mejora la realización de las movilizaciones analíticas
específicas y éstas favorecen las movilizaciones analíticas simples. Es como
un ciclo.

• Principios generales:

1.) Respeto del no dolor.

2.) No intercalar articulaciones intermedias. Hacer técnicas de tipo analítico. Si


las técnicas se realizan de forma manual por el propio fisioterapeuta son todas
de tipo analítico, pero si se realiza de forma instrumental serán de tipo global.

3.) Correcta colocación de la toma y la contra-toma (toma = agarre; contra-toma


= contra-agarre). La contra-toma tiene una labor de fijación y condiciona la
calidad de la toma. Si el segmento es voluminoso podemos utilizar cinchas. La
toma es importante que se realice sobre relieves anatómicos óseos concretos.
No se deben realizar nunca sobre partes blandas muy vascularizadas o con

29
importantes componentes nerviosos para evitar trastornos circulatorios o del
propio nervio.

4.) Previamente a la realización de la tracción hay que conocer el objetivo real


de esa tracción (descompresión, decoaptación, aumento de la laxitud
ligamentosa, etc.) porque de ello depende la colocación de la articulación.

5.) Dosificación de la técnica: la fuerza que se requiere es bastante grande en


general, pero depende del tipo de articulación a traccionar (muñeca, hombro,
etc.). el inicio y el final de la tracción se deben realizar lentamente para no
provocar ningún tipo de alteración mecánica. En cuanto al tiempo de
realización de estas técnicas tienen una fase de mantenimiento superior, sobre
todo cuando se realiza de forma manual y mucho mayor cuando se utilizan
medios instrumentales.

• Clasificación de las tracciones según el medio que utilice para


realizarse: hay 2 formas:

-Tracciones manuales: se realizan por el propio fisioterapeuta, se utilizan


más en articulaciones pequeñas o de tamaño medio, ya que en general son
tracciones bastante fatigosas para el fisioterapeuta puesto que se tienen que
mantener durante determinado tiempo. Son más precisas que las
instrumentales porque son controladas por el propio fisioterapeuta.

-Tracciones instrumentales: nos ayudamos de algún aparato o instrumento


para llevarlas a cabo. No hay acción directa por parte del fisioterapeuta. Los
aparatos son de 2 tipos: mecánicos o electromecánicos.

*ELECTROMECÁNICOS:
¾ Mesa de elongación vertebral: tracciones lumbares.
¾ De tracciones cervicales.

Lo bueno es que permiten hacer tracciones continuas o intermitentes.

*MECÁNICOS: se realizan con sistemas de poleas y pesas donde el propio


peso hace la tracción. Aquí solo obtenemos tracciones continuas.

1.- Tracciones continúas mediante sistemas de poleas y pesas:


A.- Tracciones cervicales mecánicas.
B.- Tracciones lumbares mecánicas (casi no se utilizan).

2.- Dedil japonés: tracciones interfalángicas.


3.- Tracciones continúas para miembro inferior asociadas a sistemas de
suspensionterapia. Éstos se realizan en la jaula de Rocher.

4.- Tracciones muelles y resortes dentro de la jaula de Rocher).

30
5.- Aplicaciones de cargas directas a nivel de los miembros superiores.
• Tracciones vertebrales: normalmente se hacen para la zona cervical o
lumbar porque la dorsal ofrece muy pocas lesiones. Se realizan o bien
manualmente por parte del propio fisioterapeuta, siendo éstas más
normales en la zona cervical, o también instrumentalmente con aparatos
electromecánicos o aparatos mecánicos.

1.) Aparatos electromecánicos:

A.- Tracciones lumbares se usa la mesa de elongación vertebral.

B.- Tracciones cervicales se usan aparatos electromecánicos de tipo

cervical.

2.) Aparatos mecánicos: todos por medio de poleas y pesas. Actualmente


solo se utilizan para tracciones cervicales.
Los mecánicos funcionan por medio de pesas y sistemas de poleas. Hoy en día
solo existen los que se utilizan para la tracción cervical. Los electromecánicos
permiten tracciones continuas o intermitentes siendo más usados para
tracciones intermedias mientras que las tracciones mecánicas sirven solo para
tracciones continuas.

-Tracciones cervicales: lo más importante es la posición en la que


coloquemos al paciente. Se realiza siempre con el paciente en sedestación.

Debe cumplir una serie de normas:


1.) Paciente con el cuerpo recto y mirando siempre al frente.
2.) Los 2 pies apoyados totalmente en el suelo.
3.) Prohibido hablar.
4.) La cuerda, dependiendo de con qué angulación llegue a la cabeza del
paciente moviliza unas vértebras u otras. Si llega vertical a la cabeza
traccionamos la zona cervical alta. Si queremos traccionar la zona cervical baja
debe recaer con una angulación de unos 20-25º hacia delante.

5.) El elemento que sirve para sujetar la tracción al mentón y a la zona occipital
se llama mentonera, que debe estar siempre perfectamente colocada y de
forma simétrica en ambos lados.
6.) Los pesos dependen del tipo de tracción que coloquemos, continua o
intermitente. En las continuas utilizamos pesos de 5 Kg., pudiendo llegar a los
10 Kg. En las intermitentes se pueden aguantar más peso porque hay tiempos
de reposo, la media es de 10 Kg. llegando incluso hasta 15-20 Kg. Estos datos
dependen de la edad, sexo y patología del paciente.

31
-Tracciones lumbares:

Se hacen de forma intermitente siempre. El paciente se coloca en sedestación


con caderas y rodillas flexionadas 90º pero en reposo. Se colocan 2 cinchas,
una de sujeción a nivel pélvico tirando hacia abajo, y otra también de sujeción
en la zona costal baja tirando hacia arriba. Es muy importante que estén bien
colocadas y que no resbalen. Los pesos van hasta la mitad del peso corporal
de ese paciente aunque no se llega casi nunca a estos pesos sino menos.
En las tracciones cervicales y lumbares se utilizan técnicas en periodos de 10
sesiones y una duración de 10-15 minutos por sesión. Siempre comenzaremos
las primeras sesiones con menos pesos y aumentamos el peso según
avanzamos en las sesiones y siempre y cuando no se produzca ninguna
contraindicación.

-Indicaciones de las tracciones vertebrales:


*Cuando haya compresiones o alteraciones discales (hernia discal).
*Compresión de las raíces nerviosas periféricas (ciáticas).
*Espasmos musculares o contracciones musculares pero que no se encuentren
en una fase aguda sino crónica. Siempre empezar con poco peso y ver cómo
reacciona ese músculo a la colocación de tracciones.

-Contraindicaciones:
*Alteraciones musculares en fase muy aguda porque normalmente ese
músculo tiende a defenderse en contra de ese estiramiento.
*Mareos o vértigos a la colocación de tracciones.

RUEDA DE HOMBRO: Es una rueda de alrededor de un metro de diámetro,


con una empuñadura para hacerla girar libremente o venciendo una
resistencia, que se coloca central o periféricamente. En ella se realiza la
circunducción de hombro, lo que fortalece los músculos y mejora la movilidad
articular.

BICICLETA CINETICA: Para ejercicios de miembros inferiores, con resistencias


añadidas que se van graduando convenientemente. Las más modernas se
conocen como bicicleta ergométrica, porque miden otros parámetros.

PEDAL CINETICO: Para ejercicios de tobillo.

MESA DE MANO: En la que hay variados mecanismos para realizar ejercicios


convenientes de cada movimiento especial de la mano.

ESPALDERAS: En forma de escalera vertical, de travesaños cilíndricos de


madera que se utiliza preferentemente para ejercicios de músculos vertebrales.

EMPUÑADURAS O PRONOSUPINADOR: El mismo sirve para realizar


ejercicios de prono-supinación del antebrazo.

32
BANCO DE CUADRICEPS: Aparato para fortalecer el músculo cuadriceps.
Cuando se sitúa al paciente en decúbito prono permite trabajar sobre los
grupos musculares que realizan la flexión de rodilla. Para utilizar este equipo, el
paciente debe haber obtenido una nota muscular superior a 3. Está
contraindicado en la espasticidad y la incoordinación.

ESCALERA DIGITAL: Indicada para aumentar amplitud articular en hombro


cuando existe dolor en la articulación asociado a bursitis, tendinitis contusiones
etc.

33