Вы находитесь на странице: 1из 295

UNlVERSIDAD DE COSTA RICA

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES


ESCUELA DE P S I C O L O G ~

MANUAL COGNJTlVO CONDUCTUAL EMOCIONAL

DIRIGIDO A MUJERES SOBREVIVIENTES

DE VIOLENCIA DOM~STICA

Tesis para optar al grado de Licenciatura en Psicologia

Elaborado por:

ROSIBEL MONTERO RAM~REZ


Manual cognitivo conductual emocional ding ., ., ..,-"es sobrevivientes
de violencia doméstica.

[Tesis aprobada por los miembros del tribunal examinador:]

Marquez Cueva
examinador

Ronald Ramírez Henderson, PhD.


Director de la tesis

Dra. Gioconda Batres Méndez


Lectora de la tesis

6 / h s c . Manuel Solano Beauregard


Lector de la tesis

~ e ~ r e s e n t a nde
t t la Decanatura de Ciencias Sociales
Dedicatoria

A Dios, que día a día nos regala la oportunidad de ser mejores.


A cada una de las mujeres que se esfuerzan por salir adelante cada día.
A m i papá y mi mamá, quienes han sido ejemplo de amor/ esfuerzo y respeto.
A m i tía Marta, quien me enseííó que es posible salir de la tormenta y buscar días de sol, fuiste y
serás inspiración para este trabajo y para muchas mujeres.
A m i familia, tías, tíos, hemanas, hermanos y amigasi porque me han ayudado a ser la persona
que hoy soy.
A Marvin y Sebastián, mis dos amores, mis amigos y compañe~os.
Agradecimientos

Mil gracias y que Dios retribuya:

A cada una de las mujeres que participaron en esta investigación y que compartieron sus

experiencias, enseñanzas y sueños con la ilusión de poder ayudar a muchas otras personas

que estén pasando por situaciones similares. Gracias, espero que el manual les sea

provechoso y se encuentre al nivel de s u s aportes tan valiosos.

Al profesor Ronald Ramírez por ser mi mano derecha en esta investigación, gracias por

todos los aportes tan valiosos y el apoyo brindado.

Al profesor Manuel Solano por creer en este proyecto y, con sus conocimientos y aportes,

contribuir a que se hiciera realidad.

A la Dra. Cioconda Batres por su valiosa colaboración en e s a investigación y formar parte

en este equipo pese a sus múltiples compromisos.

A las y los profesionales que participaron en la investigación, por compartir sus

conocimientos, y por el apoyo estratégico y moral brindado.

A todas las personas que me apoyaron y motivaron a seguir adelante con este proyecto, sus

palabras muchas veces me ayudaron a seguir caminando a pesar de los obstáculos.


Montero Ramírez, Rosibel (2006). Manual cognitivo conductual emocional dirigido a muieres
sobxvivientes de violeilcia doméstica. Tesis para optar al grado de Licenciatura en Psicología.
Universidad de Costa Rica.

RESUMEN
El problema de la violencia al interior de las familias costarricenses alcanza magnitudes iiiuy
elevadas; y las personas que lo sufien experimentan consecueiicias enormemente devastadoras.
Tomando en cuenta que hasta el momento no existen en nuestro país procedimientos claros para
tratar las secuelas de las personas sobrevivientes de violencia doméstica. el objetivo principal de esta
investigación es elaborar un manual de autoayuda para mujeres sobrevivientes de violencia tomando
con10 base los planteamientos del Modelo cognitivo conductual eniocioiial y la perspectiva de
género, para lograr en estas personas un fortaleciiniento o empoderaniiento que evite el volver a
entrar en relaciones violentas.
Esta investigación se llevó a cabo a través de cuatro etapas principales:
a) Revisión bibliográfica: se buscó iilaterial teórico acerca del tenia de \;ioleiicia
doméstica. atención de sobrevivientes y teniáticas relacionadas que fueran de utilidad en
la elaboración del manual.
b) Estudio de campo: esta etapa se subdivide en tres fases: en la priniera se reali~aron
entrevistas a profesionales que han trabajado en esta probleiiiática desde las áreas de
Psicología, Trabajo Social. Psiquiatría y Derecho. En la segunda fase se entrevistaron a
tres mujeres sobrevivientes. mediante la técnica de la entrevista semiestructurada. En la
tercer fase. se realizaron tres talleres con un grupo de 9 mujeres sobrevivientes para
definir las necesidades, y por ende. los tenias a cubrir en el manual.
C) Elaboración del manual: se eligieron las temáticas y la ttianera de abordar las
necesidades de las mujeres, definidas en las etapas anteriores.
d) Validación social: se aplicó el manual a las mujeres sobrevivientes y se les solicitó que
conipletaran una guía de retroalimentación.
Las participantes reconoce11 el aprendizaje de género como uno de los eleiiientos principales
de esta problemática. y lo reconocen como uno de los aspectos que iiitluía en el hecho de que
permanecieran dentro de una relación de pareja que las dañaba.
Se hace presente en estas mujeres la necesidad de aprender habilidades nuevas y reforzar las
que poseen para continuar con los procesos de reconstrucción de sus vidas. Estas necesidades se
refieren tanto a aspectos generales comunicación y resolución de probleinas. como a componentes de
sus características y viviencias personales, como con: el manejo de las eniociones. la dependencia.
la inseguridad y las creencias derrotistas: áreas que fueron tomadas como base para la elaboración
del nianual.
Según la validación llevada a cabo. el manual cumple con las expectativas de la población a
la que va dirigido. rnu
INDICE

INTRODUCCION ....................................................................................................................4
CAPITULO 11: MARCO TEORICO .......................................................................................8
2 . 1 ANTECEDENTES ................................................................................................................ 8
2.1.1 Investigaciones realizahs en otras disciplinas: ....................................................... 10
2.1.2 Investigaciones desde la Psicologia:........................................................................ 16
2.1.3 Investigaciones internacionales:.............................................................................. 24
2 . 2 VIOI.ENCIA D O I ~ S T I C A
.................................................................................................. 26
2.2. I Ihtos Epidemiológicos ............................................................................................ 30
2 . 2. 2 Mitos y realiddes acerca de la violencia doméslica .............................................. 34
2. 2. 3 Violencia Conyugaly su dinámica ......................................................................... 36
2. 2. 4 Cara~teristica~~ de los hombres que actúan con violencia....................................... 38
2. 2. 5 Caracteri.sticas de la mujer agredida en situaciones de violencia y abuso............. 41
2. 2. 6 El Síndrome de b Mzrjer Agredida ........................................................................ 4 4
2. 2. 7. Los determinantes biológicos de las emociones.................................................... 4 5
2 . 3 MODELO COGNITIVO-CONDUCTUAL-EMOCIONAL ............................................................50
2.3.1 Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC') ........................................................ 52
2.3.2 La b7iolencia desde el Modelo Cognitivo Conduct~nalEmocional .............................. 54

3 . 1 PROBLEW....................................................................................................................... 59
3 . 2 OBJETIVO GENERAL ........................................................................................................ 59
3 . 3 OBJE'I'IVOS ESPECIFICOS ................................................................................................. 60

4 . 1 TIPODE ESTUDIO ............................................................................................................. 61


4 . 2 ES'I'KATEC~IASUTILIZADAS ............................................................................................... 62
4 . 3 PROCEDIMIENTO ............................................................................................................. 62
4.3. 1 Etapa 1: Revisión bibliográfica............................................................................... 62
4. 3. 2 Etapa 11: Estudio de campo................................................................................... 6 3
4. 3. 3 Etapa 111: Elaboración del manual....................................................................... 66
4. 3. 4 Etapa IV: Validación .social ................................................................................ 6 7
4.4 PROTGCCI~N DE LAS PARTICIPANTES .............................................................................. 68

5.1 ENTREVISTAS A EXPER'TOS ..........................................................................................69


5.2 ENTREVISTAS A MIJJERES SOBREVIVIENTES ................................................................ 73
5.3 TALI.ERES .................................................................................................................. 76
5.4 MANUAL COGNITIVO CONDUCTUAL EMOCIONAL DIRIGIDO A MU.TERES SOBREVIVIENTES
DE VIOLENCIA DOMkST1~A...................................................................................................... 79
5.5 VALIDACIONSOCIAL.................................................................................................230

CAPITULO VTT:CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES ......................................239


B I B L I O G R A F ~UTILIZADA ............................................................................................242
ANEXOS ...............................................................................................................................251
ANEXO 1: SISTEMA NACIONAL PARA LA A T E N C I ~ NY PREVENCI~N................ 252
ANEXO 2: GUIA DE ENTREVISTA A EXPERTOS .......................................................254
ANEXO 3 : GUIA DE ENTREVISTA A MUJERES SOBREVIVIENTES ......................... 255
ANEXO 4: GUIA DE ENTREVISTA A FAMILIARES .................................................... 257
ANEXO 5 : CONSENTIMIENTO lNFORMAD0 .............................................................. 258
ANEXO 6: CONSENTIMIENTO INSTITUCIONAL ........................................................259
ANEXO 7: TALLERES ..................................................................................................... 260
ANEXO 8 : SINTESIS DE ENTREVISTAS : MUJERES SOBREVIVIENTES ...................263
ANEXO 9: STNTESIS DE ENTREVISTAS: EXPERTOS .................................................... 272
ANEXO 10: MEMORIA DE LOS TALLERES....................................................................281
ANEXO 1 1 : GUIA DE RETROALIMENTACI~N..............................................................288
GLOSARIO ................................................................................................................................290

INDICE DE TABLAS

Tabb 1: L. lamadas a b Linea 800.300.3000 ................................................................................ 30


Tabla 2: Total de personas atendidas en la delegación de la mujer durante el año 2000..........31
Tabla 3: Mujeres que no reportaron el incidente (2003)............................................................ 33
'Iábla 4: Mujeres que no reportaron el incidente por razón para no denunciar........................ 34

Grafito 1: Aplicacibn de leyes (Fuerza Pública)........................................................................ 32


Gráfico 2: El ciclo de la violencia.............................................................................................. 38
Grá3co 3: El Sistema Linzbico.................................................................................................... 46
Grbfiico 4: Ciclo de procesamiento cognitivo............................................................................. 51
LNTRODUCCION

La violencia contra las mujeres se manifiesta de distintas formas: la violencia fisica,

sexual, psicológica, emocional y patrimonial, al interior de la familia. En el ámbito de la

comunidad mediante las violaciones, el abuso sexual extrafamiliar, el hostigamiento en el trabajo

e instituciones educativas. La trata de mujeres y la prostitución forzada. La violencia fisica,

sexual y psicológica perpetrada o tolerada por los estados (Batres, 1995; Claramunt, 200 1;

INAMU, 2003 b).

El impacto de la violencia alcanza ámbitos diversos, tal como lo anota un documento del

Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU, 2003 b: 3):

El impacto de la violencia sobre la calidad de vida de las personas es profundo y

comprende no solamente el daño físico, sino también el emocional y psicológico. Los

costos económicos y sociales de la violencia, tanto a nivel individual como estatales son

altos. Además, el impacto negativo sobre la calidad de vida de las mujeres se hace

evidente por medio de las adicciones, los suicidios, los frecuentes internamientos en las

unidades psiquiátricas, las enfermedades recurrentes, las dificultades en el desempeño

académico y laboral, la falta de satisfacción personal, entre otros.

Es debido a la incidencia social y personal, la gravedad de este problema, su extensión y

su crecimiento y alcances, que es de gran importancia desarrollar cada vez más estos temas y

encontrar soluciones adecuadas al mismo.

Trabajar el tema de la violencia doméstica representa un aporte más a la lucha contra

esta problemática que se presenta en la cotidianidad de nuestra sociedad; y que ha traído graves
consecuencias para las personas que se encuentran inmersas. Además de lo planteado, un reporte

del Ministerio de Salud (2001) nos afirma:

La violencia hacia la mujer es el crimen encubierto más numeroso del mundo. Esta

dramática afirmación realizada por las Naciones Unidas en 1980, pretendía llamar la

atención sobre una dolorosa situación que afecta a millones de seres humanos en el

mundo entero; paradójicamente, aquello que se silencia, aquello que permanece oculto

socialmente, no significa que sea un hecho difícil de percibir. La violencia contra las

mujeres, especialmente la que ocurre en el hogar, es una práctica que se ha legitimizado

durante siglos, se ha "naturalizado". Muchos son los factores que han incidido para

mantener el silencio sobre la situación de la violencia en el hogar la necesidad de

resguardar la privacidad de la familia, diferencias culturales, temores o simplemente el

dolor de hablar (pag. 1).

Esa misma entidad ratifica que en Costa Rica existen registros parciales sobre diferentes

manifestaciones de la violencia intrafamiliar, en donde se determina un número de femicidios

(mujeres asesinadas por violencia doméstica y sexual) de dos mensuales durante la década de los

90 (183 entre 1990 y 1999), lo que supera a las muertes por Sida (70 en el mismo período) y

similar a la mortalidad materna (con un total de183 casos reportados) (Ministerio de Salud,

200 1).

Sólo en San José, entre enero y julio del 2005, los efectivos de la Fuerza Pública

acudieron 2 272 veces a atender problemas de violencia doméstica; determinándose que las

infracciones a la "Ley contra la violencia doméstica" ocupa el segundo lugar en los asuntos que

han visto desde el 2000 (La Nación, 2005, 1 1 de setiembre).

Por otra parte, considerando la magnitud del problema, se han implementado programas

tendientes a la prevención y atención directa de las personas que sufren por esta situación; como
lo son la creación de Oficinas Municipales de la Mujer que trabajan a lo largo del país, con el
objetivo de brindar una mayor cobertura ante la problemática.

Los crecientes avances en materia de derechos humanos. han venido fomentando estudios

que se han hecho respecto a este tema, como es el caso de las investigaciones realizadas por

Calvin, Cole, Lewis, Vargas, Verley y Weir (1995), Iglesias y Vázquez (1996), Batres y

Claramunt (1995), Claramunt (2001); gran parte de los mismos giran en la línea de la descripción

de las características o elementos que conforman el problema, con el fin de conocerlo mejor y se

logren implementar soluciones al mismo.

Investigadores como Ramírez, 1. (1997), Jacobson y Gottman (1998), Marín (2000), el

Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) y el Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas

para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente (ILANUD), han planteado

investigaciones tendientes a la búsqueda directa de elementos que conformen puntos estratégicos

para detener y prevenir el problema en la población.

En lo que respecta a investigaciones que busquen la construcción de una superación

integral por parte de mujeres que han sido maltratadas en relaciones de pareja donde ha existido

la violencia, y que han podido salir de ella (aspecto que marca el objetivo esencial de este

proyecto), ha sido trabajado por Batres (1997, 1998) y González (2001), entre otros.

Por otra parte, se utiliza la palabra víctima para definir a las personas que sufren las

consecuencias más graves de esta problemática. No obstante, este término lleva consigo un

sentido de pasividad y de espera de salvación permanente, aspectos que en muchos sentidos

limitan el proceso de crecimiento y desarrollo personal, el cual requiere tomas de decisión con

base en intereses propios y el hacer valer los derechos individuales. Es tomando en cuenta esto

que considero pertinente denominar a estas mujeres como \sobrevivientes, ya que, siguiendo a
--
Batres (1998), se trata de personas que han experimentado situaciones que las han dañado

profundamente y ellas han logrado resistir y desarrollar una gran fuerza de vida.

Esta investigación pretende dejar de lado los estigmas que se han ido construyendo a lo

largo de la historia en nuestra sociedad (Batres, 1997), para brindar herramientas que logren el

fortalecimiento personal integral del individuo; convirtiéndose en un medio que permita reducir

el riesgo de caer nuevamente en situaciones de impotencia ante la violencia doméstica, logrando

así evitar volver entrar al ciclo de la violencia una vez que ya se ha salido éste.

El manual que se elabora en esta investigación, es un instrumento que busca favorecer el

fortalecimiento psicológico de mujeres que han sido agredidas por sus parejas, y que, por ende,

permita disminuir el riesgo de reincidencia en situaciones de violencia doméstica; el cual se

encuentra muy ligado a la repetición constante del ciclo de la violencia. En cuanto a su valor

investigativo, se puede apreciar que la importancia de lograr la elaboración de este manual radica

en que, hasta el momento, no existen procedimientos claros y debidamente estructurados que

permitan conocer, comprender y evitar la reincidencia en situaciones de violencia; de ahí el

interés por proponerlos.


En este capítulo se definen los conceptos generales sobre los cuales se sustenta la

presente investigación, y que vienen a conformar el punto de partida de este estudio, apoyando el

planteamiento del manual.

Se encuentra dividido en tres apartados principales; en el primero se realiza un recorrido

acerca de las investigaciones concernientes al tema y que estudian elementos de interés

asociados a este estudio. En el segundo apartado se hace una descripción de la problemática de

la violencia doméstica desde la perspectiva de género. Por último, en el tercer apartado, se

realiza una breve explicación de los elementos que determinan una intervención de tipo

Cognitivo-Conductual-Emocional.

2. 1 Antecedentes

En este apartado se presenta un extracto del trabajo investigativo que se ha venido dando

en las últimas décadas en materia de violencia doméstica, básicamente lo que se refiere a la

violencia conyugal en contra de la mujer. Cabe recalcar que en su mayoría los estudios

realizados en este tema, tienen como objetivo primordial la prevención o atención inmediata de

la problemática. Son pocos los que giran en el estudio de sobrevivientes en torno a la búsqueda

de su propia emancipación.

Como punto de partida es importante hacer una breve reseña de lo que hoy es el Instituto

Nacional de las Mujeres (INAMU), cuya trayectoria de estudio en la temática de género y lucha
legislativa, ha marcado un importante proceso de desinvisibilización en el tema de violencia

doméstica.

Este instituto tuvo su inicio en el año de 1974, en el antiguo Ministerio de Cultura,

Juventud y Deportes como la Oficina de Programas para la Mujer y la Familia, creada con el fin

de coordinar las acciones relativas a la celebración de la Primer Conferencia Mundial de la

Mujer a celebrarse en México en 1975. Esta oficina fue creciendo y fortaleciéndose, hasta que

en el año de 1986 se convierte en el Centro Mujer y Familia; el cual estaba encargado de regir las

políticas nacionales a favor de las mujeres. Al determinarse limitaciones en esta entidad,

básicamente por estar adscrito a un ministerio, en 1998 la asamblea aprueba su transformación

en el Instituto Nacional de las Mujeres, mediante la Ley de la República No 7801, convirtiéndose

en una institución autónoma y descentralizada, y elevándose su rango político-administrativo

(TNAMLJ, 2003 a).

El trabajo que realiza actualmente esta institución en el área de violencia en contra de la

mujer tiene los siguientes fines:

Promover el abordaje de la violencia de género, su detección, atención y prevención,

así como la transformación de los patrones socio-culturales que la originan y perpetúan,

como un problema de derechos humanos y condición indispensable para avanzar hacia la

equidad de género.

Velar por la aplicabilidad de los instrumentos jurídicos internacionales suscritos por

el Estado costarricense y la legislación nacional relativa a la violencia contra la mujer.

Coordinar acciones y servicios con las instituciones del sector público, organizaciones

privadas y no gubernamentales alrededor del problema de la violencia de género.


Establecer los mecanismos estratégicos para la consolidación del Sistema Nacional

para la Atención y Prevención de la Violencia Intrafamiliar como política de Estado

(INAMU, 2003 a, pág. 8).

El programa de acción que se implementa actualmente para hacer frente a la problemática

de la violencia intrafamiliar se describe en el anexo 1.

Por otra parte, se han realizado investigaciones a nivel nacional, que buscan la creación

de bases de conocimiento acerca de la temática y de las características propias que presenta en

nuestro país, con miras a su eventual prevención y tratamiento. Aquí se toman en cuenta los que

se acercan más a los intereses de este estudio.

2.1.1 Investigaciones realizadas en otras disciplinas:

En el año de 1995; Calvin, Cole, Lewis, Vargas, Verley y Weir; realizaron un seminario

de graduación para optar al grado de Licenciatura en Trabajo Social, denominado "Perfil de la

Mujer Víctima de Violencia Doméstica en las Relaciones de Pareja", cuyo fin era determinar las

características sociales, económicas y culturales de la mujer limonense que es agredida en

situaciones de violencia doméstica con su pareja. La recolección de los datos se realizó mediante

la técnica de grupos focales; y el objetivo principal era dar a conocer el problema en la región,

para que las instituciones que se encontraran encargadas de los programas y proyectos dirigidos a

la atención del mismo, lograran canalizar los servicios de acuerdo a las particularidades de la

zona y las necesidades de la mujer limonense.

A partir del estudio, se reconocen las características de la población estudiada:

a) la mayoría vive en unión libre,

b) se encuentra en una edad entre los 30 y menos de 40 años,

c ) presentan baja escolaridad,


d) durante su infancia presenciaron o fueron víctimas de agresión
e) consideran que la agresión se puede resolver por medio de la religión, que su

compañero es el jefe de hogar y que aprende a ser agresor mediante las escenas

de maltrato que presenció en su hogar durante la niñez

f) en el momento en que son agredidas toman actitudes como llorar, defenderse,

esconderse, pedir ayuda o salir corriendo

g) se denota un predominio de denuncias del grupo étnico mestizo-latino, seguidas por las

afro-limonenses y luego las indígenas

h) se reconoce la convivencia con la pareja, ya sea por unión libre o matrimonio, como un

factor de riesgo en la violencia.

Un año más tarde, en 1996, Iglesias y Vázquez, para optar al Post-grado en Medicina

Familiar y Comunitaria, definen los "Conceptos y Mitos que Perpetúan la Violencia Doméstica

en la Comunidad de Fecosa del Carmen de Cartago y de la Comunidad de El Carmen de

Coronado". En esta investigación se retoman las teorías conocidas sobre violencia doméstica y

se realiza un estudio cualitativo, realizando entrevistas biográficas a mujeres en procesos de

violencia doméstica y se analizan los conceptos que tienen sobre el tema, para así lograr buscar

acercamientos a la explicación de la perpetuación del fenómeno en la sociedad.

Durante la intervención se atendieron 20 personas que viven situaciones de violencia

doméstica, el 95% mujeres y el 5% hombres, con edades que van desde los 4 hasta los 78 años,

de los cuales el 10% corresponde a menores. Se obtiene que en todas las personas entrevistadas

existen mitos que ayudan a perpetuar la violencia doméstica, y la mujer que más mitos presentó

es la que ha sido más agredida. Se rescata la importancia de que el equipo médico conozca a

fondo el problema de la violencia, visto como un problema de salud pública que hay que

combatir.
En el 2001 Solórzano presenta una "Evaluación Participativa de la Intervención Grupa1 y
Comunal con Mujeres Sobrevivientes de Violencia en su Relación de Pareja". Esta investigación

fue llevada a cabo mediante una residencia práctica en el Servicio de Trabajo Social del Hospital

Max Peralta, de julio a noviembre de 1999, utilizando el modelo interactivo de evaluación como

principal estrategia, el cual se trata de un modelo cualitativo que permite conocer las vivencias,

preocupaciones y percepciones de las personas involucradas. Esta evaluación se llevó a cabo

con un grupo de apoyo de mujeres sobrevivientes de violencia conformado por 12 mujeres que

iniciaron en junio de 1999. Algunos elementos que se rescatan de esta evaluación, y que

representan puntos importantes a tomar en cuenta en el presente estudio, son los siguientes:

a) Se demostró que las mujeres agredidas requieren de una estrategia metodológica basada

en la asistencia, el acompañamiento, la información y un proceso terapéutico género-

sensitivos; y las fases de atención deben partir de las necesidades e intereses de las

usuarias, ya que son las expertas en su propio proceso de recuperación.

b) Esta metodología las hace sentirse apoyadas y les devuelve la confianza en las demás

personas, pues el tipo de violencia vivido las hace sentirse traicionadas y engañadas.

c) La violencia repetida lesiona la calidad de vida de la mujer que la recibe, manifestándose

en problemas de autoestima, estado de temor permanente, ansiedad, culpa y vergüenza.

d) El proceso de intervención debe resaltar las resistencias desarrolladas por ellas para

enfrentar la violencia y buscar ayuda.

e) Las mujeres consideran que las intervenciones grupa1 y comunal que se les brinda, toman

en cuenta las necesidades de género, ya que van más allá de tratar la agresión que recibe,

pues son escuchadas, informadas y capacitadas para la toma de decisiones.

f ) Las mujeres que son violentadas por su pareja requieren de un proceso de

empoderamiento que adquieren con el taller socio-educativo, en el que conocen sus


derechos y se inforrnan de temas relacionados con la problemática, para pasar al proceso

del grupo de apoyo.

g) A través de la experiencia grupal y comunal las mujeres comprenden que cualquier forma

de violencia es una violación a lo derechos humanos.

Un año después, Chaves y Mora (2002) desarrollan iin "Grupo terapéutico de apoyo

dirigido a mu.jeres sobrevivientes de violencia intrafamiliar", con el fin de fonientar entre las

mujeres el reconocimiento de sus capacidades, para modificar y resolver situaciones de la vida

cotidiana. Esta irivestigación consistió en una práctica dirigida para optar por el grado de

Licenci;itura en Enfermería con énfasis en saliid mental y psiquiatría, llevada a cabo en la Clínica

Dr, Ricardo Jiménez Núñez de Goicoechea, con una población constituida por 16 mujeres con

edades entre los 19 y los 70 años.

Este trabajo se desarrolló desde la perspectiva fenomenológica, haciendo énfasis en las

experiencias subjetivas de las personas, y el modelo de intervención género sensitivo. Se llevó a

cabo en cuatro etapas: preparación (se realizó una pasantía en la Delegación de la Mujer para

preparar a las facilitadoras en el tema), elaboración de las estrategias para el proceso grupal (se

desarrolló un grupo focal para la elección de los temas a ser tratados en el proceso terapéutico),

desarroll~odel proceso grupal (de diez sesiones, un día por semana) y por último se realizó un

análisis y evaliiación del proceso grupal (mediante una evaluación participativa permanente y un

grupo tb(:al).

Los temas seleccionados para tratarse en el proceso terapéutico fueron:

a) socialización de género

b) construcción de la identidad

c) ,violencia intrafamiliar: tipos de violencia, características, mitos y consecuencias fisicas

y psicológicas
d) autoestima y toma de decisiones

e) culpa vrs estrategias de enfrentamiento ante las situaciones de violencia y de la vida

cotidiana.

Las participantes reconocen que estas sesiones les brindaron la oportunidad de reflexionar

sobre su situación, reflejando una mejor comprensión de la problemática y sus manifestaciones;

además se identificaron los diferentes tipos de violencia y la repercusión que éstos tienen sobre

sus vidas. De gran importancia fue el reconocimiento de estrategias para atacar el problema, con

las que se busca obtener mayor control sobre sus propias vidas, exigir respeto y valoración tanto

de sus hijos como de sus compañeros, y a utilizar mejor los recursos que poseen, además de

darse valor como humanas.

Se logró reconocer la culpa como un factor determinante para que las mujeres actúen en

beneficio de los demás; y este reconocimiento hizo posible que las miembras del grupo sintieran

mayor libertad para poner en práctica las estrategias de enfrentamiento necesarias para cambiar

su situación de violencia.

Posteriormente, Quesada y Robles (2003) estudian, desde el Trabajo Social, la incidencia

de los "Factores de resiliencia de las mujeres sobrevivientes de violencia conyugal", con el

objetivo de analizar la incidencia de estos factores en las estrategias utilizadas por estas mujeres.

Se realizaron observaciones y entrevistas en profundidad a un grupo de 9 mujeres sobrevivientes

que forman parte de un grupo de autoayuda del Departamento de Trabajo Social y Psicología del

Poder Judicial del Distrito Central de San José.

Estas investigadoras identifican tres momentos principales del proceso por medio del cual

las mujeres lograron romper con el ciclo de la violencia y mantenerse fuera del mismo, los cuales

son dinámicos, dialécticos, transversales y no necesariamente siguen un orden lineal; estos

momentos son:
a) El momento de impacto: es el momento en la relación de pareja cuando se presentan por
primera vez las manifestaciones de violencia; y se caracteriza por la desigualdad en las

relaciones de poder, dándose un abuso de este por parte del cónyuge.

b) El momento de transición: la mujer lleva a cabo un proceso de análisis de su situación de

vida, de la condición de violencia en la que se desenvuelve y de las características propias

que pueden perpetuar o quebrantar el ciclo de la violencia. Este momento es de gran

importancia para iniciar con el rompimiento del ciclo de violencia, ya que se deconstruyen

y reconstruyen muchas ideas, mitos, valores, creencias y pensamientos, realizándose un

cambio cognitivo en cada mujer que la lleva a una modificación en la forma de percibir y

entender la propia vida y del modo de interactuar con los demás, en especial con el

agresor; donde las mujeres además comienzan a utilizar nuevas estrategias para hacerle

frente a la situación.

c) Momento de consolidación: la mujer se haya en una posición personal que le permite

romper con el ciclo de la violencia y consolidarse fuera de la relación de maltrato. La

mujer logra replantear su vivencia, valora y utiliza recursos internos y externos,

provocando un cambio significativo en la relación con su pareja.

Se identifican tres tipos de estrategias que varían en los diferentes momentos: las

estrategias en las que la mujer no confronta al agresor, en las que lo confronta con agresión fisica

o psicológica y en las que confronta pero sin utilizar la agresión, siendo estas últimas las que dan

un resultado más positivo en cuanto al rompimiento del ciclo.

Los factores de resiliencia identificados pueden ser de tipo externo (apoyo de familiares u

otros, edad de hijos(as), existencia de respaldo institucional y legal, acceso a la información,

contar con ingresos propios) e interno (espiritualidad o fe, alta autoestima, autonomía, cambio

cognoscitivo y desmitificación, capacidad de introspección y análisis, deseo de superar la


situación, incorporar nuevas formas de para resolver conflictos, y adecuado manejo de
sentimientos), los cuales no se presentan necesariamente en forma constante en el proceso.

Además existe una influencia significativa de estos factores de resiliencia ante las estrategias de

las mujeres para enfrentar la violencia y sobrevivir a ella.

2.1.2 Investigaciones desde la Psicología:

En el año 1996, Fernández lleva a cabo un "Análisis psicosocial del ciclo de agresión

contra la mujer dentro del vínculo dela relación conyugal", cuyo interés fundamental era indagar

los ciclos de agresión y sus efectos en la mujer. Este estudio se realiza con mujeres del sector

popular del Distrito de Barranca (Puntarenas), donde se entrevistó a profundidad a 3 mujeres: la

primera asesinó a su esposo, la segunda logró abandonarlo y la tercera aun se mantenía en la

relaciQn de pareja; las cuales fueron seleccionadas del Grupo de Mujeres Organizadas de

Barranca.

Se evidencia que las tres mujeres entrevistadas desde su niñez, así como en distintas

relaciones de pareja y experiencias, han sido maltratadas, humilladas, vejadas y torturadas; ha

vivido carentes de relaciones afectivas adecuadas y de relaciones de apoyo; además tueron

agredidas emocional y fisicamente, incestuadas desde pequeñas por las personas más cercanas

(padres, abuelos, tíos, vecinos...). un factor común en las entrevistas es "la carencia de apoyo

familiar, de comunicación afectiva que las fortaleciera en su autoestima y su seguridad"

(Fernández, 1996: 15l), existiendo por el contrario intimidación y coerción para que continuaran

con su papel de esposas y madres, pese al conocimiento del peligro de muerte que corrían estas

mujeres.

Sus relaciones violentas lesionaron el vínculo de pareja, minaron la salud fisica y

emocional de la mujer y su familia, lo cual se hizo evidente al manifestarse el Síndrome de la


Mujer Agredida y el de Impotencia Aprendida, desarrollándose signos y síntomas característicos,

tales como: ansiedad, irritabilidad, depresiones, baja autoestima, inseguridad, sentimientos de

inferioridad, trastornos del sueño y reacciones psicosomáticas.

Algunas similitudes en el desarrollo y evolución de sus experiencias de pareja

identificadas son:

a) Relaciones caracterizadas por comunicación violenta, expresada a través de conductas

intensamente agresivas

b) Reacciones agresivas que ocasionaron daños físicos, emocionales y sexuales como

forma de ejercer control

c) Se identificaron claramente las tres fases del ciclo de la agresión en todas las

relaciones de pareja

d) Dos de ellas presentaron una actitud sumisa, pasiva y temerosa como forma de evitar

el maltrato, no enfrentando al agresor y tratando de minimizar algunas de sus

experiencias más destructivas

e) Se da un proceso de deterioro continuo y desgastante, debido a la dependencia

económica y psicológica, la manipulación del ofensor y el aislamiento personal y

social

f) Fueron privadas de total autonomía para poder desarrollarse como seres humanos

g) No se logró detectar dentro del vínculo proyectos de vida conjuntos

h) Pese a la magnitud de los conflictos, el dolor y la carencia afectiva, prevalece en ellas

la capacidad de soñar, y mantienen la esperanza de tiempos de prosperidad y deseos

de libertad

i) Sus compañeros aprendieron que la violencia es el instrumento para conservar el

poder; además son personas con baja autoestima, muy tradicionales, creen en la
supremacía masculina y en el estereotipo del rol sexual masculino, por lo general
culpan a los demás de sus acciones, son patológicamente celosos, responden de forma

severa a la tensión nerviosa, utilizan el acto sexual como una agresión para aumentar

su autoestima

j) Ellas desarrollan un gran sentimiento de culpa de no obtener resultados positivos de

sus relaciones de pareja, se responsabilizan y creen merecer en cierta medida la

agresión de que son objeto

k) Perdieron integridad, autoestima y el poder de autodeterminarse y autoafirmarse

1) Conservaron deseos de luchar por su superación y sueños de felicidad y de libertad.

Ramírez, 1. (1997) se une a los estudios de la violencia doméstica desde la perspectiva de

la mujer, en este caso se focaliza en la propia visualización por parte de la mujer agredida en su

tesis "Violencia doméstica, la mujer agredida: la problemática desde su punto de vista"; donde se

pretende enfocar socialmente la problemática y así buscar opciones para atender sus efectos. El

estudio se trabaja desde la perspectiva de género, con entrevistas a profundidad y un taller como

medios para la recolección de la información; haciéndose un recorrido por aspectos como

socialización dentro de la familia de las mujeres y de los hogares formados en la actualidad, la

relación de noviazgo y de pareja, la socialización masculina desde el discurso de las mujeres y la

historia de violencia. Se realizaron las entrevistas a 6 mujeres que recibían atención en el

Programa Mujer y Violencia de Género del Ministerio de Justicia, y el taller se realiza con 4 de

ellas (las otras 2 no pudieron asistir).

Dentro de los hallazgos se tiene que las mujeres participantes del estudio han sido

agredidas por su pareja desde el noviazgo o inicio del matrimonio, y continuaron con la relación

por presión familiar, por los hijos o por no tener a dónde ir. Tanto ellas como sus parejas

provienen de hogares con patrones de socialización dirigidos a la reproducción de roles


socialinente designados. La comunicación en la pareja está mediada por todas las formas de
violencia, cualquier motivo la desencadena y el agresor deposita la culpa en la mujer; además

logra que pierda la confianza en sí misma, se sienta desvalorizada e impotente, actitudes que

provocan una actitud sumisa y dependiente hacia otras personas. Las características principales

que presentan estas mujeres son: autoestima baja, recursos de autoprotección y autovaloración

dañados, sentimientos de impotencia e indefensión. La agresión no cesa, sólo se pueden

disminuir las agresiones, la relación no puede recuperarse pues la comunicación es prácticamente

nula. Las razones por las que las mujeres no dejan un hogar violento son múltiples, conlleva

todo un trabajo de preparación y los recursos pueden ser muy pocos; y en este proceso los hijos

representan una herramienta que les permite salir, se hace el sacrificio de dejar al compañero por

los hijos. Como alternativas de intervención se reconocen:

a) Importancia del apoyo de una(s) persona(s) que les ayude a salir.

b) Centrarse en la persona: su crecimiento personal.

c) Tener en cuenta el Síndrome de la mujer agredida y la Teoría del ciclo de la violencia,

que coinciden con lo observado y descrito por las mismas mujeres.

Este estudio determina que deben considerarse como áreas importantes a ser tratadas:

a) historia de agresión y ciclo de violencia

b) autoestima

c) desmitificación

d) sentimientos de indefensión (seguridad y protección)

e) proyectos, planes y metas dirigidos a ellas

f) establecimiento de límites y nuevas formas de comunicación y relación (implica

reconocimiento del problema)

g) establecimiento de "plan de seguridad" para quien permanezca con su pareja


h) información sobre instituciones, refugios y legislación.
Otra perspectiva desde la que se ha estudiado y trabajado la violencia doméstica tiene que

ver con la Intervención en Crisis, lo cual ha sido un elemento muy valioso en la atención de la

problemática. Basándose en esta perspectiva, en 1998, Centeno y González, desde el área de

Psicología, realizan una "Evaluación de la Intervención que Realiza la Guardia Civil en

Situaciones de Crisis por Violencia Doméstica". Se trata de un estudio exploratorio que busca

determinar el papel que desempeña la Guardia Civil del área metropolitana en este tipo de

intervención, y las percepciones que presenta la misma al realizar esta intervención, para

establecer las necesidades de capacitación en esta área y poder formular las bases para un curso

de intervención en violencia doméstica.

A partir de esta investigación se concluye que la Guardia Civil no posee los conocimientos

suficientes para un correcto desempeño en la intervención en crisis ocasionadas por violencia

doméstica, pues:

a) carece de entrenamiento con respecto a la atención de la problemática

b) no brinda información

c) se focaliza en rastros de agresión fisica

d) desconoce los contenidos de la Ley contra la Violencia Doméstica

e) utiliza terminología errónea

f) formación basada en ejercicio de la profesión en la calle y su historia personal

g) actúa con recelo para evitar responsabilidades legales ante denuncias como allanamiento

de vivienda y abuso de autoridad

Clon base en estos datos, se presenta una propuesta de capacitación basada en educación y

sensibilización con el problema y capacitación en el papel que debe tomar la policía en la

atención y asesoramiento.
Bajo esta misma línea de trabajo, el Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la

Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente (ILANUD, 2003) ha presentado un

Programa Regional de Capacitación contra la Violencia Doméstica, el cual es dirigido por la Dra.

Batres. Este programa incluye proyectos de capacitación en el problema de la violencia

doméstica a academias de policía en Centroamérica y actualmente se están realizando en algunos

países de América del sur (Paraguay y Uruguay). En Costa Rica ésta capacitación se efectuó en

la Academia Nacional de Policía del Ministerio de Seguridad Pública en el año 1995, dándose

cursos de actualización periódicos; y a partir del 2002 se incorporó al plan de formación policial

(La Nación, 2005, 1 1 de setiembre).

Otro estudio que trabaja sobre el marco de la intervención en crisis es el realizado por Marin

(2000). el cual se trata de una práctica dirigida para optar por la Licenciatura en Psicología

denominada "Intervención en Crisis Individual y Grupa1 sobre la Problemática de Violencia a

Mujeres Agredidas que Acuden a Consulta en la Clínica de Aserrí de Enero a Junio del 20007', a

partir de la que se obtienen conclusiones importantes:

a) Las mujeres intervenidas presentan desesperanza aprendida.

b) En la infancia se presentaron con frecuencia patrones de socialización donde se imponen

estereotipos sexuales.

c) Las mujeres se separan de su pareja después de muchos años de abuso continuo, lo que

indica un mayor daño en la autoestima; no tienen el control de su vida, ni toman decisiones

por sí mismas, y viven para otros.

d) A partir de la intervención sólo se logra el fortalecimiento de la autoestima y la expresión de

sentimientos.

e) La intervención en crisis resulta el enfoque apropiado para trabajar con estas mujeres para el

empoderamiento en la toma de decisiones inmediatas.


t) l,a modalidad de terapia grupa] breve, trabajada por temáticas, permite que tomen
conciencia de su situación y asuman el control de sus vidas.

En el 2001, González realiza un giro importante en cuanto al abordaje de la temática de

violencia doméstica desde la Psicología se refiere; ya que logra investigar el fenómeno desde una

perspectiva antes no trabajada en esta área, el Modelo de la Resiliencia; en su tesis "El proceso

de resignificación de la experiencia en casos de violencia conyugal contra la mujer: un estudio

desde el modelo de la resiliencia". En este estudio se aplicó la entrevista a profundidad en tres

casos de mujeres que habían vivido experiencias de violencia conyugal, sobrevivido a ella y

transformado su vida a partir de la construcción de un nuevo sentido. A partir de este estudio se

evidencia en estas personas un proceso de resignificación que se da a partir de una experiencia de

choque, que provoca un proceso de autocuestionamiento de sí misma, el mundo y el fiituro, lo

que les lleva a un proceso de reestructuración cognitiva que les permite tener mayor control

sobre sus emociones y acciones, y construir un proyecto de vida positivo y libre de violencia.

Por otra parte, Vega (2002) lleva a cabo una "Evaluación de grupos de apoyo para

mujeres maltratadas: propuesta de un diseño evaluativo de impacto", en el cual se plantea una

propuesta de diseño evaluativo de estos grupos, como otra forma de intervención para la Gestión

de Conocimiento tanto del grupo de apoyo como de las usuarias del mismo. La información fue

recolectada mediante: entrevistas a informantes claves y facilitadoras de grupo de apoyo,

revisión de datos contenidos en organizaciones o instituciones, obse~aciónde los grupos de

apoyo, entrevistas a participantes de los grupos y una reunión de expertas de validación.

Se tomaron en cuenta las características de la agresión recibida, los factores que

vulnerabilizan a la mujer que está enfrentando una situación abusiva, las fortalezas y factores

resilientes de la mujer; esto con el fin de establecer los criterios de éxito del grupo de apoyo para

las usuarias, y se hace con base a tres ejes: a) criterios de éxito para evaluar el impacto de la
intervención de primer orden, b) criterios de éxito para evaluar el impacto del desenvolvimiento
del grupo y c) criterios evaluativos y de monitoreo organizacional relacionados con el impacto.

Por su parte, Batres (2003) elaboró un manual de tratamiento para hombres que ejercen

violencia hacia su pareja, el cual se basa en la premisa de que "la violencia masculina es el

resultado del aprendizaje social de la masculinidad hegemónica" (pág. 10). Este trabajo

representa un aporte valioso para combatir esta problemática, ya que se centra en la

rehabilitación del ofensor; siendo además una estrategia que no había sido previamente

desarrollada en nuestro país. Este manual propone el trabajo con hombres utilizando el marco

teórico género-sensitivo y se encuentra organizado en siete fases distribuidas en 19 sesiones; se

presenta una modalidad grupal, aclarándose que de igual forma puede ser utilizado en terapia

individual.

Se puede concluir a partir de este recorrido teórico, que en nuestro país se han realizado

avances a nivel investigativo y en el abordaje de la violencia conyugal, principalmente en lo

referido a la atención de personas que viven en situaciones de violencia. No obstante, se denota

una escasez de criterios estructurados que giren en la recuperación de sobrevivientes, que se

enfoquen en elementos que puedan aplicarse con éxito para una posterior atención.

En forma general, las investigaciones realizadas a nivel nacional han hecho importantes

avances en cuanto al conocimiento y comprensión de la problemática, sentando bases muy

sólidas para la implementación de programas de tratamiento en todos los niveles; se determina el

problema de la violencia conyugal como una situación que presenta un deterioro importante a

nivel fisico, psicológico, emocional y social en las personas que lo vivencian, y que por las

particularidades de su manifestación, el escaso conocimiento general y la conformación social, se

ha rodeado de mitos que, unidos a las consecuencias personales, conllevan a una perpetuación e

invisibilización del mismo.


2.1.3 Znvestigaciones internacionales:
En el ámbito internacional cobra gran relevancia el trabajo que Lenore Walker ha

realizado para explicar el problema de la violencia y de las mujeres que han sido agredidas. En

este apartado tomo en cuenta una guía de intervención con el Síndrome de la Mujer Agredida

propuesto por esta autora (Walker, 1984); en la cual se divide la intervención en tres fases

principales que son:

a) Crisis: en esta fase se toman en cuenta dos objetivos principales, el aumento de la

seguridad personal de la mujer agredida y de sus hijos, y obtener estabilidad psicológica;

siendo de gran importancia buscar que se detengan los actos violentos y prevenir mayores

daños.

b) Toma de decisiones: en esta fase el objetivo principal es lograr que la mujer tome la

decisión si continúa o se aleja de la relación, tomando en cuenta que es una

determinación personal que ella realiza.

c) Reestructurar: es la fase final de la intervención y se realiza cuando la mujer se encuentre

libre de violencia. Tiene como objetivos: reducir los efectos traumáticos de la

victimización, compensar los déficit de la invalidez aprendida y desarrollar respuestas

más adaptativas al estrés.

En esta tercer fase se mencionan los siguientes propósitos:

a) aumentar la competencia comportamental y autoeficacia

b) entrenamiento en asertividad

c) manejo de la ira

d) reducir los síntomas de ansiedad

e) incrementar el apoyo social

f) disminuir la depresión
g) de ser necesario, reducir el abuso de drogas y alcohol
h) facilitar la independencia económica

i) examinar y reestructurar las expectativas y normas del rol sexual.

Por otra parte, Jacobson y Gottman, publican en 1998, una investigación titulada

"Cuando los Hombres golpean a las Mujeres: nuevos insights para detener las relaciones

abusivas", realizado en Estados Unidos, el cual consiste en el estudio de 201 parejas elegidas a

conveniencia, las cuales se encontraban conformadas por agresores severos, donde la esposa

reportara la ocurrencia de episodios violentos durante los últimos 6 meses. El estudio se realizó

dentro de un laboratorio, donde se observaban directamente las discusiones de la pareja y se

realizaba un registro y análisis de la excitación fisiológica y emocional de ambos miembros; 2

años después se lleva a cabo una segunda evaluación de las parejas.

La finalidad de este estudio es determinar los factores que se encuentran involucrados en

la transmisión de las relaciones abusivas y la manera como la violencia doméstica cambia a

través del tiempo. La riqueza de este estudio se debe a elementos como: el modelo desde el cual

se estudia; los procedimientos, que le dan mayor confiabilidad y validez a los resultados, ya que

se basa en hechos que son observados directamente por los investigadores, y no se limitan a el

recuerdo o las percepciones de las personas participantes. Además, se obtiene como resultado la

caracterización de dos clases diferentes de agresores: los Cobras y los Pit Bulls, definidos de esta

manera según las características que presentan con respecto a la forma de agredir. Con base en

esta conclusión, los autores establecen criterios importantes que pueden ayudar a las mujeres en

su proceso de rompimiento o abandono de una relación de abuso, el cual se ha determinado

como un momento muy difícil, que conlleva preparación y apoyo para que la persona agredida lo

pueda llevar con éxito; determinan de importancia la implementación de planes de emergencia y

la utilización de recursos legales; además se describen posibles inconvenientes que se puedan


presentar una vez que se termina con la relación, como son el factor económico y el reajuste a la
vida.

Con la finalidad de ir conociendo y comprendiendo un poco más las características

propias de la problemática estudiada, el siguiente apartado está dirigido a la definición y

caracterización de la Violencia Doméstica.

2. 2 Violencia Doméstica

Se le conoce también con el nombre de Violencia Intrafamiliar, y es definida por la "Ley

contra la Violencia Doméstica" (aprobada en 1996), como:

Acción u omisión, directa o indirecta, ejercida contra un pariente por consanguinidad,

afinidad o adopción hasta el tercer grado inclusive, por vinculo jurídico o de hecho o por

una relación de guarda, tutela o curatela y que produzca como consecuencia, el

menoscabo de su integridad fisica, sexual, psicológica o patrimonial. El vínculo por

afinidad subsistirá aun cuando haya finalizado la relación que lo originó. (Art. 2, inciso a)

Sus manifestaciones pueden incluir (Batres y Claramunt, 1995; Quirós, 1997 y Claramunt,

2001):

a) Abuso fisico: Es cualquier acción que desencadena un daño fisico interno o externo,

o que puede llevar a la muerte, además incluye acciones que ponen en peligro la

integridad física de la otra persona.

b) Abuso sexual: Comprende cualquier conducta sexual, directa o indirecta, que se

realice en contra de la voluntad de la otra persona o cuando ella no está en

condiciones de consentir. Incluye el hostigamiento, exhibicionismo, ataque sexual,

tocamientos, obligar a ver pornografia, entre otros.


c) Abuso psicolóaico: Conocido también como maltrato o abuso emocional, incluye
conductas o acciones que tienen como propósito denigrar, controlar y bloquear la

autonomía de otro ser humano. Algunas formas en que se manifiesta son:

aislamiento, celos excesivos, burla, amenazas, sobre-posesividad, control económico,

acoso, control del pensamiento, entre otras.

d) Negligencia y carencia emocional: Se trata de todo comportamiento de descuido,

desatención y abandono, cuando la persona no puede valerse por sí misma. Incluye el

no proveer las necesidades básicas de sobrevivencia, como son la alimentación,

vestido y vivienda. La carencia emocional que implica descuido afectivo, falta de

contacto físico y caricias, la falta de interés y de comunicación también forman parte

de la negligencia.

Además de todas las conductas que tengan como propósito la degradación, el control o la

coacción.

De esta manera se entiende el concepto de violencia doméstica o intrafamiliar como un

acto u omisión que se dirige hacia el detrimento o quebranto de la integridad de la persona y por

tanto el irrespeto de sus derechos como ser humano. Tiene como característica principal, el

hecho de que se presenta en un contexto donde media el contacto íntimo entre las personas

involucradas; aspecto que diferencia a la violencia doméstica de otros tipos de maltrato

(Claramunt, 200 1).

Definida de esta manera, la violencia doméstica implica la existencia de agresión dentro

de relaciones en las que no necesariamente medie el vínculo por consanguinidad, sino también

dentro de relaciones en las que se cumpla con las funciones de cuido y protección.

Un elemento fundamental de la dinámica de la violencia doméstica, es el hecho de que

ocurre principalmente cuando hay relaciones desiguales de poder o asimétricas; en donde la


persona afectada es concebida por el otro como un objeto de pertenencia, no como un ser
humano con derechos propios; dándose un abuso del poder y la autoridad sobre quienes se

encuentran en posición de subordinación y obediencia (Claramunt, 200 1).

Socialmente se ha entrenado a los hombres para que usen la violencia como un método de

control, y para mantener cierto grado de autoridad, principalmente sobre su compañera (Jacobson

y Gottman, 1998).

Esta forma de estructuración social es un proceso que se ha formado a través de su propia

historia, legitimándose la inferioridad femenina en la sociedad, y se han llegado a considerar

realidades aspectos tales como: que la dominación masculina es un fenómeno natural, universal e

inmodificable; que Dios creó a la mujer en una posición de subordinación; que las diferencias

biológicas determinan diferencias sociales; que la maternidad es el primer objetivo en la vida de

la mujer; y que la subordinación femenina se debe a las características físicas de los hombres

(Batres, 1997).

La premisa fundamental de esta estructura patriarcal, según Salas y Campos (2002), está

determinada por considerar lo masculino "como la fuente de valoración social y del poder, como

la fuente que legitima y da un lugar en las estructuras de poder y dominación, y lo femenino es

considerado como significado de no poder y de devaluación social" (p. 38).

Es importante aclarar que la violencia doméstica viene a representar una manifestación

más del poder y el control del hombre hacia la mujer, pregonado por la sociedad tal y como ha

sido estructurada.

La familia, como institución social, presenta los supuestos implícitos de valores y

creencias patriarcales que se manejan en la sociedad, los cuales sostienen que la diferencia

biológica entre los sexos es igual a diferencia femenina y superioridad masculina (Batres, 1995).
Sin embargo, Batres (1995) considera que la aceptación social de la violencia no puede

causar por sí misma la violencia doméstica, pero sí contribuye a que ésta ocurra y sea tolerada,

ya que:

En la familia hay una jerarquía de poder basada en el sexo, edad y distribución de

recursos materiales y personales. Por lo general, la persona que tiene estos recursos y

atributos es el hombre adulto. La posición de poder de los hombres como jefes de familia

ha sido legitimada por el esquema de la familia patriarcal y todas las instituciones

sociales han apoyado y reconocido este poder (p. 15).

Esta organización se sustenta en la diferenciación biológica, considerando que las

mujeres, partiendo de sus capacidades reproductivas, están destinadas a ejercer funciones

maternales, más allá de la procreación, y que las mujeres y las niñas pertenecen a padres y

esposos, otorgándosele a éstos el deber de disciplinarlas o explotarlas sexualmente (Batres,

1995).

Los factores que se consideran como fuente principal de riesgo o que predisponen a la

agresión son (Arias y O'Leary, 1988; Claramunt, 2001):

- Ser testigo(a) o haber presenciado el maltrato entre los padres.

- Haber sido agredido(a) durante la infancia o adolescencia.


- Estilos de personalidad agresiva.

- El estrés.

- El uso de alcohol u otras drogas.


- El intercambio negativo con la pareja.

Sin embargo, pese a tener en cuenta estos factores, no existe una caracterización que

distinga las personas en relaciones abusivas, de aquellas que se encuentren en relaciones no-

abusivas (Arias y O'Leary, 1988).


A continuación se presentan algunos datos que nos reflejan el estado del problema a nivel

nacional.

2.2.1 Datos Epidemiolbgicos

Como ya se ha mencionado anteriormente, el género femenino viene a ser uno de los

grupos que se muestran más vulnerables ante la problemática de la violencia doméstica.

Como muestra de esto se tienen los datos porcentuales brindados por la Línea 800-300-

3000 (INAMU, 2003 b), la cual comenzó a funcionar el 8 de setiembre de 1997; desde esa fecha

hasta el 30 de junio del 2000 había recibido un total de llamadas de 30 985; durante el año 1999

recibió un total de 12,304 llamadas, de las cuales 97% fueron para solicitar apoyo para mujeres.

De estas, un 7% fueron solicitando ayuda para menores de 18 años, 7% para mayores de 50 años:

TABLA 1
LLAMADAS A LA L~NEA800-300-3000
(Consolidado estadístico año 1999)

Llamadas según sexo de la persona agredida


Sexo Porcentaje
Mujer 97%
Hombre 2%
No hay datos 1%

Tomado de INAMU. 2003b

Por otra parte, se tienen además los informes obtenidos por el Instituto Nacional de las

Mujeres (INAMU), a partir de reportes tanto nacionales como internacionales:

La Oficina de Estadísticas de Canadá realizó una investigación a nivel nacional en 1993,

la cual reveló que la mitad de todas las mujeres canadienses habían experimentado para entonces

al menos un incidente de violencia fisica o sexual y un 60% h e víctima de más de un ataque de


este tipo. Además se mostró que las mujeres tienen mayor riesgo de ser víctimas de violencia por
parte de personas conocidas. De las mujeres víctimas de agresión sexual, el 69% lo fue de parte

de hombres conocidos: novios, parejas, amigos, familiares o vecinos. (Ontario Women

Directorate, citado por INAMU, 2003b)

La Asociación Americana de Psicología (citado por INAMU, 2003b) afirma que, en los

Estados Unidos, aproximadamente una de cada tres mujeres adultas son víctimas de al menos un

ataque de violencia física por parte de su pareja durante su vida adulta. También afirma que en

1993, cerca de 1300 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o por sus exparejas.

Un estudio realizado en el país por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo

(Ramellini, citado por KNAMU, 2003b), evidencia que las denuncias por violencia intrafamiliar

han aumentado de manera significativa. Además durante 1998 el Poder Judicial tramitó en todo

el país casi 21.000 solicitudes de medidas de protección de la Ley contra la Violencia Doméstica,

a diferencia de 1997 cuando estas solicitudes ascendieron a 15. 336.

En el siguiente cuadro se presentan algunos datos acerca de la atención en la Delegación

de la Mujer; como se puede apreciar, de los casos atendidos, la mitad corresponde a casos

nuevos, lo que indica que la otra parte es la que corresponde a personas que se encuentran

inmersas en el ciclo de la violencia o han reincidido en éste:

TABLA 2
TOTAL DE PERSONAS ATENDIDAS EN LA
DELEGACIÓN DE LA MUJER DURANTE EL ANO 2000
(personas atendidas al 31 de mayo)

Casos Enero Febrero Mano Abñt Mayo Total


Atendidos 405 370 371 322 439 1907
Nuevos 176 155 169 145 188 833
Tomado de INAMU. 2003b
Durante el año 2005, solo en San José, entre los meses de enero y julio se atendieron

2.272 llamadas por problemas de violencia intrafamiliar, mientras que en Guanacaste se

respondieron a 1.732 llamadas de auxilio; lo que posiciona a las infracciones a la "Ley contra la

violencia doméstica"en el segundo lugar en los asuntos que ha visto la Policia, después de los

casos por tráfico de drogas; graficandose Ia aplicación de las leyes de la siguiente manera (La

Nación, 2005, 11 de setiembre):

Sin embargo, se debe tomar en cuenta que estas cifras mostradas corresponden

únicamente a 10s casos de violencia reportados a las autoridades, y que la ocurrencia real de

episodios violentos al interior de las familias es mucho mayor; ya que, segiin la "Encuesta

nacional de violencia contra las mujeres" llevada a cabo en nuestro país entre los meses de julio

y agosto del 2003 por e1 Centro de Investigación en Estudios de la Mujer (CIEM) de la

Universidad de Costa Rica y el Centre for Women's Studies and Feminist Research de la
Universidad de Western Ontario (Canadá); se determinó que la mayoría de los actos de violencia
contra las mujeres no son reportados o registrados:

TABLA 3:
MUJERES QUE REPORTARON EL INCIDENTE (2003)

Reporte a la policía o Víctimas de compañeros


autoridades judiciales

Tomado de: Sagot y Guzmhn, 2004

S e ~ ú nesta encuesta, el 58 % de las mujeres ha sufrido violencia física o sexual; de las

cuales en más del 60 % de los casos la violencia fue perpetrada por la pareja o expareja; y si se

toma en cuenta que en Costa Rica habitan 1.312.955 mujeres mayores de 15 años (Sagot y

Guzmán, 20041, se puede indicar que en nuestro pais aproximadamente unas 456.908 mujeres ha

sufrido o sufre violencia por parte de su compailero sentimental.

Las razones por las cuales las mujeres que sufren de violencia no la denuncian son

muchas, pero la necesidad de mantener el asunto en el ámbito privado y de manejarlo

discretamente parece ser la principal; otras de las razones mencionadas son el miedo al agresor,

el no considerar como seria la situación que les ocurrió y la percepción de que las autoridades no

harían nada, estos datos se muestran a continuación:


TABLA 4:
Mujeres que no reportaron el incidente por razón para no denunciar

Razón de no denuncia 1 Víctimas de compañeros 1


I
1

Lo manejó ella misma / lo consideró un asunto familiar 40,7 %


No lo consideró lo suficientemente serio I 18,6 %
I
Pensó que las autoridades no harían nada

I
1

Pensó que las autoridades no podían hacer nada 1,3 %


1

Miedo al agresor / miedo a las represalias 11.4 %

1
1

Vergüenza, pena 5,l %


I
1

No quería que nadie lo supiera 4,7 %

I
I

No quería que lo detuvieran 1.7 %


Pcnsó que no le creerían
I 0.4 %
I
Lo reportó a otra persona
Otra I
I
7.2 % I
1
Tomado de: Sagot y Guzmán. 2004

Según las investigadoras, "esto nos habla de la gran soledad con que viven la violencia un

porcentaje importante de las mujeres costarricenses" (Sagot y Guzmán, 2004: 5).

Todas estas manifestaciones de la violencia doméstica tienen grandes implicaciones

personales y sociales, las cuales se mencionan a continuación.

3 2. 2 Mitos y realidades acerca de la violencia doméstica

En torno al tema de la violencia doméstica, la misma sociedad ha creado a través del

tiempo una serie de mitos, los cuales han contribuido a la perpetuación, minimización y hasta la

negación del problema; como una manera de ocultar un problema que cada día se hace más

visible y que, además, nos concierne a todos.


Varios son los autores que citan, describen y refutan estos mitos (Iglesias y Vázquez,
1996; Quiros, 1997; Jacobson y Gottman, 1998; Gonzalez, 2001; Claramunt, 200 1: Batres.

2002a; entre otros); y a continuación se presenta un extracto de los mismos:

a) El sirrdrome de la personu agredida afecta sdlo a un pequeño porcentaje de la población:

se ha visto que es un problema que afecta una parte importante de la población.

b) La mujer busca o merece el maltrato: la verdad es que nada justifica la violencia.; este

mito exime al agresor del control sobre sus propias acciones, cuando ninguna persona

tiene derecho de usar la violencia contra otra.

c) Las personas agredidas son masoquistas: se considera populannente que si la persona se

mantiene en el lugar donde ocurre el acto, es porque le gusta y creen merecerlo, lo cual

no es cierto.

d) Las personas agredihs están locas: los factores que inciden en el mantenimiento de

relaciones de este tipo tienen que ver más con elementos culturales y el aprendizaje social

de los mismos.

e) Es un problema que se & enf m i l i m pobres o en condición econbmica baja: en realidad

se trata de un problema que afecta a todas las clases sociales; sin embargo, tiende a

ocultarse más en clases altas por una cuestión de estatus.

f) Lm personas agredidas no tienen educacihnformaly no poseen ewriencia laboral: al

igual que con el mito anterior, se conoce que el problema de la violencia doméstica es

independiente de la clase social a la que se pertenezca.

g) Las creencia religimus evitan agresiones: se trata de un problema que se da

independientemente de las creencias.

h) Los agresores son violentm en t& ~ a r srelaciones: en realidad la mayoría de los

agresores no son violentos en otros aspectos de sus vidas.


i ) /,o.s LI~I'L).YOI.P.S .soir .srtjefos .ft.crc~lstrc/o.v
.y cLu.ecctr de t ~ *ti~rli~do:
I.C~C'III:SO.S / I ~ I I . L I o t ? j j ' ~ t ) / ( e/

existen agresores que ganan menos que sus cónyuges, pero también existen aquellos que

son económicamente solventes v con puestos de trabajo relevantes.

j ) /,a itlgc.sí~rde crlcoho/ J' dt.ogc~.ssotr lcr carl.scl tlel con?j~or/trn~ietrto


i~ioletrío:esto puede

incrementar el riesgo de la severidad de los ataques, pero no es la causa de la agresión, ya

que el agresor lo es con o sin ingesta.

k) 1 1I e t e t j o o t ~ d t ~ ? i r I ? o1 : con ayild a

profesional los niveles de agresión pueden disminuir, pero no necesariamente se extingue

por completo.

1) I'i/ con~j)o/~/~rn?iet~fo
i~iotc~tlfo
cs il?tj)rl/.si\wy fro se j)rleui. c~otrlt.o/c~t.:
se ha visto que los

agresores seleccionan conscientemente a su pareja como blanco de ataque, y la rnayoría

planea los incidentes de violencia antes de llegar a su casa.

m) /,o.\ rtifio.~
itccc.sift~tt
cr .srr j)trdi.c>,Lrrltrcirle ¿/ .secr iqio/etrfo:se ha demostrado que los niños

que viven en situaciones de violencia, tienen mayor riesco de sufrir maltrato, presentan

inás problemas emocionales, de conducta y en la escuela, que los que viven en anibientes

sin violencia.

Estos mitos nos muestran el gran desconocimiento popular sobre esta problemática. Se

ha deterrriinado mediante investigaciones que esta clase de violencia tiene inanifestaciones y

caracteristicas especíticas, las cuales se rescatan en el sizuiente apartado.

2. 2. 3 1 iolc.trclcr ('ot!)~r~gcr/j~
srl d~titítn~ctr

La violencia conyugal contra la mujer es definida por Quirós ( 1997) como cualqiiier acto

u uinisión, así como los repetidos abusos físicos, psicológicos, sexuales y/o patriinoniales
llevados a cabo por la persona con la cual se mantiene una relación erótica, que resulte en la

privac:ión de los derechos y libertades, e intertiera con su máximo desarrollo y libertad de elegir.

Según Walker (1990), la violencia conyugal obedece a un patrón cíclico basado en la

hipótesis de tensión-reducción, con etapas que se presentan en forma consecutiva y repetida a lo

largo de la relación, y tienen un comportamiento en espiral crecie~ite.

Las etapas o fases que la componen son tres:

tq Ar~mc~trfo
de ltr fetl.siótt: es un período de construcción de tensión, en el cual la niujer

tiene un rnínimo control de la frecuencia y severidad de los eventos de abuso. Presentan

incidentes de agresión menores y que aumenta progresivamente en la persona que

arremete.

I C I ~ I I L I OLlt' ~ ~ i o I e ~ t ceni t ~esta


/)) I.LI C ~ . Y ~ / O . S Io~ I i~rcidettt~~ : fase se da una descarga de las

tensiones que se venían acumulando en la fase anterior, llegándose a un estado de

inevitabilidad; es la etapa más corta, pero la que causa el dano tísico más grave

L,) 1i.egt1(1
trmoro.scr o,f¿l.sc.de crrre/)etr/it~~ie~~fo:
el agresor se comporta de manera cariñosa

y amable, buscando el perdón de su pareja; muestra arrepentimiento y promete no

volverlo a hacer. En muchas relaciones ocurre solamente un período de no- tensión, o

alivio de la tensión (sin que se de necesariamente la reconciliación o tregua), el cual

también sirve como reforzador.

En el siguiente gráfico se muestra la dinámica de las fases que componen el ciclo de la

violencia, en el cual además Batres y Claramunt (1995) agregaron una fase más el

distanciamiento, donde ocurre el periodo de no- tensión mencionado anteriormente


GRÁFICO2:
El Ciclo de la Violenciii

Acz~n~~~I~~c~1ot7

(inicio dcl ciclo)

M'alker (1990) manifiesta que "la mujer agredida puede no percibir este ciclo y puede

responder al amor v a la violencia como sucesos independientes en la relación" (p 6-7), adenias,

es principalmente a partir de la tercer etapa, que la persona agredida mantiene la esperanza de un

cambio en el comportamiento de su pareja y de que la violencia no se repita

N o existe un perfíl especifico, al igual que con las mu-jeres que son agredidas, del tiombre

que ejerce violencia hacia su pareja; ya que son conductas que pueden manifestar- personas de

todas las clases sociales, situación socioeconómica, y preparación académica. N o obstante, el

aspecto comúri que se presenta es que todos ellos presentan conductas que se basar1 en el poder y

el control hacia su pareja, mediante diversos mecanismos de manipulación de las personas, y s ~ i

manifestación es diferente en cada sujeto (Arias y 0-Leary, 1988; Bancroft, 1992; Jacobson y

Gottman, 1998; Batres y Recinos, 2002; Salas y Campos, 2002; Batres, 2003).
Se ha determinado que es a partir del aprendizaje social del género, que se construye la

concepción de "el ser varón" como sinónimo de "ser importante"; segun Salas y Canipos (2002),

esta posición trae una doble consecuencia: la autocornplacencia por la posición que se ocupa, y

por otra parte, la preocupación por mantenerse en ella, la cual lo obliga y empuja a la

demostración constante.

Estos autores consideran que, en este sentido, la masculinidad implica la negación de

componentes afectivos y el interés por lo intimo, y fomenta lo que sirva para convertirse en un

sujeto socialmente exitoso, donde "ser suave" estorba; por- lo tanto, "la cultura masculina

transmite o enseña al joven a ser agresivo, competitivo e insensible" (Salas y Campos, 2002: 25),

ya que de lo contrario puede ser estigmatizado como femenino.

Bancroft (I 992) determina que las bases de la conducta abusiva son tres:

a) El control: el abusador piensa que tiene derecho de controlar a su paresla; y si no tiene

el control, cree tener el derecho de usar violencia o intimidación para ganarlo.

b) Satisfacción de necesidades: cree tener derecho a esperar que los miembros de su

familia satisfagan todas sus necesidades, y cuando no recibe este cuidado, se siente

justifícado para imponer un castigo físico o einocional.

C) Objetización: no considera a su pareja como un ser- humano, sino como una persona

inferior, corno un objeto de su pertenencia; elemento que le facilita el uso de la

violencia.

El principio que une estas actitudes es la posesión, pues el abusador piensa que una mujer

que está en una relación con él es algo que le pertenece y se cree con el derecho a hacer lo que

corisidere necesario con esa posesión; además considera que "el hombre abusivo es un producto

de dos cosas. La primera es la subordinación de la mujer, la actitud de que las mujeres existen
para :servir- y satisfacer a los hombres. La segunda, es la veneracióti general a la dorninación"

(Bancroft, 1992: 56).

Arias y O'Leary (1988) recopilaron resultados de varias investigaciones y encontraron

que los hombres que presentan un riesgo mayor de comportarse agresivamente con su pare-la

presentan estilos agresivos, impulsivos y defensivos en general; además reportan una mayor

ocurrencia de eventos estresantes y los experimentan de manera riiás negativa, se caracterizan

por una gama de estilos no asertivos específicos de pareja, baja autoestima, depresión e historias

persoriales de exposición a la agresión fisica entre padres.

Por su parte, Jacobson y Gottman (1998) realizan una distinción acerca de dos tipos de

agresor, definidos a partir de su estudio sobre parejas con intercambios violentos. Los tipos de

agresor encontrados son los Pit Bulls y los Cobras:

a) Los Pit Bulls. son más dados a comportarse violentamente sólo con los miernbi-os de su

familia, especialmente con la esposa. De niños es probable que presenciaran el abuso

fisico de sus madres por parte de sus padres y aprendieron que esa es una forma aceptable

de tratar a las mujeres. Son más dependientes de sus esposas ernocionalmente, temen el

abandono y presentan ataques de celos al punto de privar de una vida independiente a sus

parejas

b) Los Cobras: golpean a sus esposas y abusan emocionalniente de ellas, para impedir su

interferencia en la gratificación inmediata de sus necesidades. Aunque puedan decir que

están arrepentidos por la agresión, por lo general no son sinceros. No tierien la capacidad

de tomar una verdadera relación con los otros, sus parejas son sólo una forma de obtener

gratificación. Se suelen tornan más violentos cuando su pareja les denianda más, no

temen el abandono, y se rehusan a ser controlados. Sus familias de origen por lo general

han sido caóticas y han sido abusados de pequeños.


Algunas diferencias que presentan estas dos categorías de agresor, se pueden resumir de

la siguiente manera:

a) Los Pit Bulls demandan a la vez que se retiran: demandan constantemente cambios en

sus parejas, a la vez que evitan satisfacer las demandas de éstas; y presentan una

necesidad excesiva de aprobación, gratificación y de contacto insaciable.

b) Las esposas de los Pit Bulls parecen estar más enojadas y menos temerosas: esto

porque el miedo se encuentra relacionado con la severidad de la agresibn; y al ser los

Cobras más violentos, sus parejas están más temerosas de ellos.

c) Los Pit Bulls aumentan su excitación fisiológica cuando se comportan agresivamente,

mientras que en los Cobras se disminuye; demostrando que en estos últimos la agresión

es más calculada.

d) A diferencia de los Cobras, los Pit Bulls rara vez son violentos fuera del matrimonio.

Las personas que ejercen violencia hacia otros también vivencian una serie de daños y

secuelas en su crecimiento personal, ya que "...en su afán de sentirse poderosas, y en control de

otras personas, desconocen el significado de ser i~iiembrosde una familia o de ser parte de una

pareja, a menudo su destino es la cárcel" (Claramunt, 2001 : 9).

2. 7. 3 C I , SILImujer
( ' L I I ~ L I L ' I ~ I ~ ~ . S / ~ Cde de i7io/e~rcitr
ngt.c.u'idlr e11.sirr~tr~~iotre.s j; tr/m.so

En un estudio realizado por Calvin y otras ( 199í), el cual se basa en una caracterización

de la mujer limonense agredida en situaciones de violencia doméstica, se obtuvieron datos

importzintes acerca de las secuelas de este tipo de agresión:

a) Las formas más frecuentes de agresión las representan las palabras y los golpes (abuso

verbal y fisico), que las afectan. ya que los constantes insultos, amenazas, humillaciones y
golpes "hacen que la mujer se sienta como alguien que no vale, y que debe de depender de
compañero, provocando de esa manera una baja autoestima que no le permite salir de esa

condición de agredida" (Calvin y otras, 1995: 9 1-92).

b) Se produce en las mujeres agredidas daño físico, emocional, sexual y moral. En el estudio el

42% de las entrevistadas afirman que lloran cuando son agredidas, al sentirse impotentes

ante la violencia y al ver que no pueden superar su problema; el 299.6 se defierideri del modo

que les sea posible, aún cuando esto puede generar una reacción más agresiva de su

compañero o esposo, pero aseguran que muchas veces cuando asumen esta reacción son

nienos agredidas, esto indica que la persona no acepta su condición de agredida y busca una

manera de terminar o minimizar esta situación.

C) L.a mujer que ha vivido situaciones de violencia, y a paitir de las caracteristicas propias del

ciclo sufrido, muchas veces se resigna, no porque acepte la agresión, sino porque no

encuentran otra opción, ya que c,onsideran que sólo de ese rnodo podrán evitar que su

compañero la maltrate constantemente, o mantienen la esperanza de que en algún momento

el pueda cambiar SLI comportamiento.

Sin embargo, pese a que las condiciones étnicas, culturales y socioeconóniicas

representen factores que tienden a vulnerabilizar más a unas personas frente a otras, es conocido

que la violencia intrafamiliar, al ser básicamente un problema generado por la construcción de

carac:teristicas genéricas basadas en la subordinación femenina y el poder masculino, se trata de

un pi-obleina que se presenta en todos los niveles socioeconómicos; tal como lo define Walker

( I99:l) "son mujeres pobres, mujeres ricas, mujeres que trabajan, mujeres que han recibido una

educación formal, mu-ieres que trabajan en el hogar, o sea cualquier tipo de mujer" (p. 14).
Las consecuencias difieren segíin el tipo de abuso recibido, la severidad y la frecuencia
con que ocurre. Así mismo, puede presentar secuelas fisicas que van desde los golpes leves hasta

la propia muerte. También se debe considerar efectos psicológicos como (Claramunt, 200 1 : 8):

a . Sentimientos de miedo, tristeza y vergüenza

b. Sentimientos de culpa

c. Dificultades para confiar en otras personas

d. Baja autoestima

e. Dificultades para relacionarse con los demás

f Dificultades para autoprotegerse. Aquí pueden incluirse las ideas y los

intentos suicidas

g. Dificultad para establecer relaciones íntimas, incluyendo la sexualidad

h. Pérdida del sentido de autoeficacia.

Por su parte, Walker ( 1992) considera que en las mujeres que han sido agredidas han sido

impaciadas negativamente cinco áreas principales, y que es importante manejarlas en terapia.

Estas Hreas son:

a. iCltlt~~/~r~ltrcitit~:
son controladas por el medio que las rodea

b. l)i.soc.itrcitit7: separación entre mente y cuerpo.

c. I:Irc)jo: la ira hacia la injusticia que le sucede.

d. Jtr/it?lid~ru':la búsqueda de relaciones con otras personas que sean más sanas.

e. ('onl/dtrcet~cirr:ella se muestra complaciente con todos y todas porque cree

que si no lo es, no la van a querer y la van a dejar.


Es el nombre que se da a los cambios psicológicos que pueden ocurrir después de haber

estado expuesta al abuso. Se trata de una reacción normal a eventos anormales, en los cuales se

ve amenazada la integridad de la persona.

Según Walker ( 1 988, citada por Batres, 1995) la conformación de este síndrome se define

a partir de cinco criterios clínicamente evaluados:

a. La presencia de un estrés traumático identificable.

b. La experimentación repetida de eventos traumáticos pasados.

c. La negación de las emociones.

d. Respuesta de exitación aumentada. Lln estado de hipervigilancia en relación

con nuevas señales de violencia

e. Minimización o negación de la violencia, disociación, depresión.

El abuso marital puede considerarse un evento traumático, ya qiie se presenta en

condiciones de cautiverio, es decir, en condiciones en que las víctimas son impotentes ante la

violericia, dándose un sentimiento de impotencia al reconocerse a merced de alguien más

poderoso que una (Batres, 2 0 0 2 ~ ) .

Los eventos traumáticos abruman las adaptaciones humanas ordinarias a la vida, y

confrontan al ser humano con los extremos de la in~potenciay el terror, evocando respuestas de

catástrofe; y la posibilidad de daño se ve aumentada cuando los hechos traumaticos incluyen

violación fisica o heridas, exposición a violencia extrema o la visión de una muerte grotesca

(Herrnan, 1992).

Todos estos procesos se encuentran mediados por elementos fisiológicos que toman parte

en las reacciones emocionales, los cuales se describen a continuación


Las einociones pueden definirse como: "reacciones psicofisiológicas complejas y

organizadas, que consisten en evaluaciones cognitivas, impulsos de acción y patrones de

reacciljn somáticas, estos tres componentes operan como una unidad y no como respuestas

separadas" (Folkman v Lazarus, 1991, citado por Martins, 2006: 8). La reacciones y la

expresión subjetiva son diversas en cada sujeto, y depende en gran medida de la meirioria de

experiencias previas (lo que le da particularidad) y que le dan al estimulo una significación

especifica (López, 1979).

Se entiende por sentimiento el estado afectivo que acompaña a una experiencia, por

ejemplo, el amor, el odio, la alegría; y por emoción, Lina experiencia psicológica con intenso

contenido afectivo que se da con-j~intanientecon ciertas manifestaciones orgánicas complejas,

tales coino cambios respiratorios, aceleración del piilso, entre otros. Ambos conceptos están

estrechamente relacionados y es costuinbre discutirlos simultáneamente (Elizondo, 2004).

Las estructuras fisiológicas implicadas en las emociones, se encuentran en el sistema

límbico del cerebro, el cual incluye estructuras coino: la amígdala, el tálamo, el hipotálamo, la

hipófjsis, el hipocampo, el área septal (compuesta por el fornix, cuerpo calloso y fibras de

asociación), la corteza orbitofrontal y la circunvolución del cíngiilo; los cuales se representan a

continuación (Psicoactiva, 2004):


GRÁFICO3:
El Sistema Limbico

Circurivolucibn del cingulo

Cuerpo csilosa 1 ,
F6riiix
., 1-- Ta ..no

- Hipocaiiipo

Este concepto surge a partir de la Teoría de Papez sobre la integración de la emoción, en

la que se "propone un circuito a traves del cual se relacionan el hipocampo, la circunvolucion del

cíngulo (o sea, la corteza medial) y el hipotalamo, como base para integrar la emoción" (López,

1979: 597).

Se conoce que el sistema limbico controla, junto a la corteza cerebral, la sed, el apetito, el

sueño y la vigilia, la temorregulación, la conducta sexual, la agresión, el miedo y la docilidad, la

conñanza, permite d "rescate" de recuerdos, la representacion del entorno y la ubicación

espacial; además se ha determinado que ejerce control sobre las características afectivas y el
1710dode relacionarnos con los deniás; de ahí que se pueda decir que contribuye a la preservación

de la especie y a la supervivencia personal. La amígdala es la estructura encargada

principalmente del aprendizaje y el recuerdo del cerebro y se considera que es el depósito de la

memoria emocional (Mesa, 2004).

Por su parte, las cmocioncs cumplen un papcl importante cn el proceso dc afrontamiento

al estrés, ya que pueden facilitar o interferir con el mismo, y éste a su vez puede afectar la

reacciOn emocional (Martiris, 2006).

Los cambios continuos en nuestra vida nos generan estrés, que es la forma natural que

posee el organismo para adaptarnos a nuestro entorno. Este sistema de activación nos permite

reaccionar ante los peligros en busca de sobrevivencia y nos aycida a alcanzar nuestros objetivos

cuando se presenta la necesidad de cambio. El estrés es experimentado desde tres elementos

básicos (McKay, Davis y Fanning, 1988; Gil' Adi, 200 1 ), los cuales son:

a. El medio ambiente o contexto social: como pueden ser las constantes exigencias

de ajuste al medio, el desarrollo y los cambios en el entorno y las situaciones.

b. El cuerpo o las respuestas y cambios fisiológicos: tales corno los cambios

producidos por la edad en las diferentes etapas del desarrollo humano, los ciclos

menstruales, las enfermedades, entre otros.

c Los pensamientos y las percepciones: se trata del modo como interpretarnos

nuestras experiencias.

Estos cambios en la excitación, en la atención, en la percepción, y en la ernocióri, son

reacciones normales y adaptativas; y movilizari a la persona a actuar en fori~iaenérgica para

poder hacer frente a la situación (Herman, 1992).


Según la teoría transaccional del estrés propuesta por Lazarus (citado por Mat-tins, 3006),
se presenta una interdependencia entre las cogniciones, las emociones y los comportamientos,

donde se destacan dos procesos que interactúan entre sí: la evaluación y el c.o,uirlg.

El primer proceso incluye una evaluación primaria mediante la cual se determina la

importancia que el acontecimiento representa para el bienestar personal, y una evaluación

secundaria en la que la persona valora su capacidad para lidiar con la situación. Esta evaluación

es influenciada por patrones cognitivos de la persona (como valores y creencias) y los recursos

personales para lidiar con las situaciones; también tienen influencia las variables del medio como

naturaleza del peligro, duración, existencia y calidad de recursos de apoyo social; estos

elementos a su vez facilitan el proceso de copir~g(Folkman y Lazarus, citado por Martins, 2006).

El copirrg se refiere al proceso de lidiar con las exigencias internas y10 externas que

excedlrn los recursos de la persona. Este proceso incluye pensamientos y conductas que la

persona utiliza para lidiar con las exigencias de interacción individuo-medio que tienen

relevancia para su bienestar (Folkman y Lazarus, citado por Martins, 2006).

La evaluación y el coj~irlginfluyen también en la respuesta emocional, lo mismo que ésta

puede influir en ambos procesos La actividad cognitiva modifica el significado subjetivo de la

situación para el bienestar del individuo, y las acciones transforman la relación persona-medio

(Martins, 2006).

Sin embargo, cuando las acciones ante los eventos no tienen resultado y no es posible

salir o hacer frente a la situación, el sistema humano de auto-defensa de desorganiza y coiifbride,

produciendo cambios duraderos y profundos en la excitación tísiológica, en la enioción, en el

conocimiento y en la memoria. El sistema nervioso se niantiene en un estado de alerta constante

ante el peligro, conocido como hiperexcitación, el cual provoca respuestas exageradas de

sobres;dto, ansiedad generalizada y de temores específicos (Herman, 1992).


Los estados de estrés crónico llegan a provocar una disminución de los niveles de

endorfinas lo que lleva al individuo a una mayor inestabilidad emocional v lo expone al

desarrollo de adicciones (Elizondo, 2004).

[!nido a esto, se produce una codificación anormal del momento traumático en la

memoria, el cual lleva un predominio de las imágenes y la sensación corporal; rasgos que pueden

estas asociados a los estados de gran excitación del sistema nervioso simpático; manifestándose

en recuerdos recurrentes o intrusivos que irrumperi espontáneamente en la conciencia en la fornia

de sensaciones e imágenes (Herman, 1992).

Todos estos elementos nos ayudan a comprender un poco más los procesos a los que se

enfrentan diariamente las personas sobrevivientes de violencia intrafaniiliar; no obstante es

importante contextualizarlo en el modelo desde el cual se abarca esta investigación: el Modelo

Cocnitivo- Cond~ictual-Emocional.

2.3 h'lodelo Cognitivo-Conductual-Emocional

Este modelo se deriva de la Terapia Conductual, obedeciendo a un enfoque enipirico que

ha sido enriquecido por diferentes científicos del comportamiento (Mora y Quesada, 2003)

Según Ramírez (200?), este tipo de intervención presenta su constitución formal durante

la década de 1950, gracias a los aportes de investigadores como Skinner, Solomon y Lindsey

(1953) LYolpe ( 1958) y Eysenck (finales de los 50) Posteriormente, se han ido desarrollando y

consolidando técnicas y procedimientos, los cuales ha sido validados empíricamente, hasta llegar

a conformar la metodología conductual

Este modelo se basa en el supuesto teórico de que las conductas y los efectos que tienen

en un individuo, están determinados en gran medida por el modo que tiene la persona de
estructurar- el nilindo Las cogniciones que presenta, se basan en actit~ides o supuestos

(esquemas) que el sujeto desarrolla a partir de experiencias anteriores (Beck, 2000).

Los principios básicos de este modelo se resumen de la siguiente manera (Kimrn y

Masters, 1974, citado por Mora y Quesada, 2003: 9):

a) Se centra en la conducta.

b) Asume que las conductas son en gran medida producto del aprendizaje.

c) Se considera que los principios psicológicos del aprendizaje, pueden ser

extremadamente efectivos en la rnodificacióti de las conductas.

d) Se propoiie una especificación clara de los objetivos del tratamiento.

e) Hay una adaptación del tratamiento a las necesidades del cliente.

t) Se concentra en el aquí y el ahora.

3 ) Supone que las técnicas utilizadas han sido sometidas a validación empírica y

previamente han demostrado efectividad.

Se considera que las conductas, en su mayoria, son producto del aprendizaje, por lo tanto

este modelo está basado en los principales tipos de aprendizaje y la alteración de la conducta; los

cuales son: condiicta respondiente y conducta operante.

a) Conducta respondiente: Son respuestas retlejas provocadas por estíin~~los


como: ruido,

luz, choque, olor. Son de carácter involuntario y automático, y que están fuera del

control de la persona (Mora y Quesada, 2003).

b) Conducta operante: la conducta es controlada por las consecuencias. Corresponde a un

acto deliberado que se lleva a cabo para obtener lo que se desea, de esta manera "la

conducta opera sobre el medio para producir consecuencias " (Skinner, 1977: 94)
C) Aprendizale socia_l: consiste en la adquisición de conductas mediante la imitación de

modelos sociales, lo cual se instaura principalmente a través de la observación de

dichos modelos (Bandura y Walters, 1 974).

La terapia cognitivo conductual emocional es definida por Ramírez (2003) corno:

Sistema terapéutico que interviene a nivel contextual en el ser humano al buscar la

modificación sistemática de los tres sistemas interactivos de respuesta (cognitivo,

conductual y emocional) por medio de la utilización de procedimientos empíricamente

validados, con el propósito de instrumentar en la persona las habilidades necesarias para

ejercer efectivamente su autocontrol y así, potenciar su desarrollo (pág 6).

La noción de intervención a nivel contextual determina el reconocimiento del sujeto corno

individuo con características propias, su relación con otras personas, como miembro de un

sistema familiar, el cual a su vez forma parte de una comunidad que forma parte de un contexto

mundial. Esta visión permite reconocer la complejidad del ser humano de una manera más

integral, pues toma en cuenta los diversos elementos que median en la manera de actuar de una

persona.

Por su parte, Epstein, Schlesinyer y Dryden (1988) consideran que las emociones y

conductas de cada individuo se encuentran mediadas por cogniciones especificas; y que el Ilesar

a cornprender estas cogniciones nos permite identificar los factores que estimulan y mantienen

los patrones emocionales y conductuales disfuncionales.

2.3.1 1 ~ I . L ~ I lI &O ~ i o t i ~l l+l ~ ~ o / i \( ~' Or~ I L ~ I I C / I I L(1~ l?l;(7

Fue introd~icida en 1956 por Albert Ellis, inicialmente con el nombre de "Terapia

Racional", luego es reemplazado por el de "Terapia Racional-Emotiva" (TRE) y finalmente, a

partir de 1994, es denominada "Terapia Racional Einotiva Conductual (TREC)" (Obst, 2003)
Ellis ( 1999 ) resunle su teoría eri el modelo "ABC", donde
"A" ("Activating Event") representa el aconteciniiento o la experiencia activadora, o

adversidad. Puede tratarse de un acontecimiento externo o un suceso interno (pensariiiento,

imagen, fantasia, conducta, sensacion, emocion, etc )

"B" ("Belief System") representa al sistema de creencias, estas son clasificadas en dos

grandes grupos creencias racionales (RB) y creencias irracionales (IB)

"C'("Consequence") representa la consecuencia o reaccion ante "A" Estas consecuencias

pueden ser de tipo emotivo (emoclorre.\), cognitivo (jxrrwrn~~t~tr/o\)


o conductual (LICL'IO~I~\)

Las consecuencias pueden ser saludables y útiles, o por el contrario destructivas; las

mismas dependen de la opción que la persona decida seguir (tanto si se da cuenta como si

no), y según la gama de posibilidades que tenga presente

Actualriiente, las relaciones se consideran más complejas que en el esquema original del

ABC, pues se determina que todos los elen~entosson relacionados e interactuantes

La calificación de racional o irracional que se le otorga a los pensamientos y creencias

propuesta por Ellis se centra en las corisecuencias, las cuales pueden ser acordes o contrarias a

los ot)jeti\ios de las personas De este modo se considera que "Aceptando que las personas

tienden a dirigirse hacia sus metas, lo racional en la teoría de la RET es "lo que ayuda a la gente

a alcanzar sus metas y propósitos basicos, en tanto que "irracional" es lo que se los

impide7'(Dryden,1984, citado por Obst, 3003 1 )

Según Ellis ( 1 999),las creencias irracionales que la gente mantiene y que ayudan a crear

sentimientos y acciones que sabotean las posibilidades de afrontamiento de las situaciories

adversas (A) suelen consistir en tres afirmaciones absolutistas básicas.

l . Debo absolutamente tener éxito en nlis acciones y relaciones


2. Las otras personas deben absolutamente tratarme con corisideracitin, justicia,
respeto y amabilidad

3. las condiciones bajo las que vivo deben ser absolutamente confortables,

placenteras y valiosas

Los eventos cotidianos activan el sistema de creencias individual, éste fbrma el contenido

del pensamiento, el cual es comprendido en pensamientos automáticos; y éstos por su parte,

generan emociones y conductas que son consistentes con ellos; y éstas emociones y conductas a

su vez son estí~nulosque sirven con los eventos cotidianos para que inicie otro ciclo de

procesamiento cognitivo (Epstein, Schlesinger y Dryden, 1988) Esta interrelación puede

graficarse de la siguiente manera:

GRÁFICO 4:
Ciclo de procesamiento cognitivo

Creencias
Evento (pensamientos automáticos)

Conductas ++ Emociones

La intervención desde este modelo tiene la misma base de los diferentes modelos

cognitivos, y se trata de un procedimiento "activo, directivo, estrcicturado y de tienipo liniitado

que se utiliza para tratar distintas alteraciones psiquiátricas" (Beck, Rush, Shaw y Einery, 1983,

La finalidad de la intervención desde esta perspectiva, va en el sentido de identificar y

modificar las concepciones distorsionadas y las falsas creencias o esquemas que subyacen a estas

cogniciones. A partir de la intervención el paciente aprende a resolver problen~asy situaciones


que nriteriornicnte había considerado insuperables, a ti-avés de la reevaluación y i~iodificaciónde
sus pensamientos.

Se trata de un modelo basado en el aprendizaje, y uno de sus componentes niás poderosos

es el hecho de que el paciente conlienza a incorporar muchas de las técnicas que emplea el

terapeuta.

A continuación se realiza una breve descripción de cómo se explica la violencia desde

este modelo

3.3.3I,LI IIoIet~ci(~ ( ' ~ I I C J I I C I I I L II~n~oc~iot~tll


Lje.sUt' el Modc)lo ('ogtlifil~) I

De acuerdo con las investigaciones acerca de la agresión, segiin la postura del aprendizaje

social (Bandura, 19731, las personas no nacen con repertorios de conducta agresiva, sino que son

aprendidos, ya sea por observación de los modelos agresivos o por la experiencia directa; además

"las intluencias del modelamiento pasado alcanzan algún grado de permanencia cuando pueden

representarse a manera de imágenes, palabras o cualquier otra forma simbólica" (pág. 3 12). Este

punto contrasta con la concepción de que la agresión es una tendencia innata, y que necesita

descargas periódicas para evitar mayores explosiones destructivas. Por el contrario, se considera

que el realizar conductas agresivas tiende a producir el incremento de los niveles de agresión y

violericia, y se determina que la concepción de que la agresión es innata, representa una creencia

que sirve para absolver a la pareja de su responsabilidad por permitir que ocurra el abuso.

Las tres fuentes principales de conducta agresiva son (Bandura, 1973):

a. 1 , ~ l . sI ~ I ~ ~ I I L ~ ~ I,fi~tnilini.e.v:
L'ILI.~ la fuente preeminente de la agresión es la modelada y

reforzada por los miembros de la familia, ya sea deliberada o inadvertidamente.

Prueba de que "la violencia familiar engendra estilos violentos de conducta se halla

en las semejanzas que se dan en las prácticas de abuso para con los niños a través de
varias generaciones" (pág. -31-3). Es en el contexto de las prácticas disciplinarias y
de los métodos de dominación donde los niños reciben los e-jen~plosmás vívidos de

cómo influir en la conducta de los demás, tendiendo a valerse de tácticas agresivas

semejantes para controlar la conducta de sus compañeros.

b. S f s . ~ i b / 1 1 1 .el: medio en que reside una persona y con el cual

tiene contactos; pues se ha determinado que las tasas más elevadas de conducta

agresiva se encuentran en medios en donde la abundan modelos agresivos y donde

se considera la agresividad como un atributo valioso. Además las instancias que

convierten a personas en combatientes diestros y orgullosos, como los

establecimientos militares.

c. IIl ~node/cw~ierr/o
.Simhci/ico: se ha comprobado que los patrones de respuesta

transmitidos, ya sea gráfica o verbalmente, "pueden ser aprendidos por observación

casi tan bien como los presentados a través de demostración social" (pág. 3 15).

Esta forma de modelamiento simbólico es la proporcionada por los niedios de

comcinicación masiva, principalmente la televisihn por su predoiiiinio y por lo

vívidamente que retrata los acontecimientos, y tiene una influencia notable en le

moldeo y propagación de la agresión colectiva.

Cabe recalcar el hecho de que en el aprendizaje social de la agresión en la vida diaria

influyen conjuntamente el modelamiento y el reforzamiento; pues el uso de las conductas

agresivas aprendidas se encuentra relacionado a las consecuencias desencadenantes, y el

reforzamiento que la persona obtenga, ya sea en beneficios materiales, sociales y de estatus o

para mitigar las condiciones adversas. Este reforzaniiento opera tanto si se da de manera directa

como prevista, igualmente si es recompensada en modelos observados (Bandura, 1973).


Jacobson y Margolin (1979) consideran que la utilización de conductas violentas lleva a
iin aprendiza-je de que la violencia "es un mecanismo poderoso para lograr que la pareja

consienta'' (pág. 3 13). Por su parte, la persona sobre la que se ejerce la violencia, reconoce

también que la agresión es método efectivo para controlar la conducta del otro, y puede

corresponder con conductas similares. Una vez que ambos miembros de la pareja realizan este

tipo de conductas, el conflicto puede ir aumentando en intensidad.

Un punto importante a favor de estas parejas, seria cuando aprenden a evitar o disipar los

primeros estados del enojo, y así evitar la escalada hacia interacciones conflictivas.

Además, se considera que existen estimulos que desencadenan conductas abusivas, y

respuestas que mantienen dichas conductas; la identificación de estos patrones puede ayudar a

incrementar el control sobre la violencia.

A modo de resumen se puede afirmar que, básicamente, el Modelo Cognitivo-Conductual-

Emoc;ional define la violencia como una conducta o serie de conductas aprendidas, y que por lo

tanto existe la posibilidad de que sean modificadas. Sin embargo, se considera que como

alternativa para resolver conflictos interpersonales resulta absolutamente inapropiada e

inaceptable por las consecuencias que trae consigo (Jacobson y Gottman, 1998).

Se determina, a partir de los planteamientos del modelo, que la agresión o la violencia, como

toda conducta, lleva un patrón de interacción entre estimulos o eventos-pensan~ientos-

eniociones- conductas- consecuencias, los cuales se encuentran interrelacioriados de manera tal

que se van retroalimentando cada vez que se presenta. Así que entre más se utilicen conductas

agresivas para obtener determinados beneficios, y estas conductas resulten eficaces para lograr el

propósito, mayor será la probabilidad de su utilización futura por parte del sujeto. Por esta razón

se trata de una situación que si se manifiesta y no se controla adecuadamente puede ir


aumí:ntando paulatinamente. Además, se afirma que todos los agr-esor-es n o son igualcs, esto
debido al tipo de patrón de conducta aprendido.

Por su parte, la persona que es agredida, también adquiere a partir de esta misma dinámica de

aprendizaje, patrones conductuales, cognitivos y emocionales que predisponen a la ocurrencia de

eventos agresivos, ya que el observar a la madre siendo agredida por el esposo puede

desencadenar o predisponer a la persona a ser a su vez agredida por su pareja en su propio

matrimonio; ya que se da un proceso de modelaniiento similar que el caso de la persona que

arremete (Bandura, 1977; citado por Arias y O'Leary, 1988).

Unido a esto se debe tener en cuenta que "al predecir la ocurrencia de la agresión debiera

atenderse más a las condiciones que predisponen que a los individuos predispuestos'' (Bandura,

1973 3 13)., ya que la realización de la conducta se encuentra determinada también por- las

condiciones del medio que le favorezcan.

De igual modo, una vez que la persona agredida se enfrenta a la situación intentando detener

las condiciones aversivas, utilizando su repertorio de respuestas y buscando nuevas; al resultarle

este ineficaz, se puede conservar las condiciones sumisas (Bandura, 1973) y llegar a estados de

desesperanza aprendida, pues se produce en la persona la pérdida de la habilidad para predecir el

resultado de sus acciones, y "cuando las golpizas se repiten una y otra vez, se pierde la

inotivación para reaccionar" (Claramunt, 2001 : 12 1 ). En algunas ocasiones puede responder a

la agresión con un contrataque con el fin de liberarse de esta clase de trato, pues "aunqiie sólo

transii.oriamente, la acción coercitiva, cuando no es demasiado arriesgada, es la forma más

directa y rápida de mitigar las condiciones adversas" (Bandura, 1973: -332).

Lrn aspecto esperanzador que proporciona este modelo es que, al considerar que las conductas

se insrauran por aprendizaje, y que cualquier conducta puede ser aprendida o desaprendida, esto

incluye también a los patrones cognitivos, conductuales y emocionales que comprenden


habilidades que permita11 hacer frente a situaciones de violencia, a reparai- los dafios causados
por éstas y al afrontamiento exitoso de las nuevas experiencias.

Al ser la agresión una conducta controlada por sus consecuencias, son las circunstancias

sociales las que determinarán en gran parte si se pondrán en práctica o no; y, por tanto, "los

modos agresivos de responder, como otras formas de conducta social, pueden ser inducidos,

eliminados y restablecidos con sólo alterar los efectos que producen" (Bandura, 1973: 3 3 1).
C A P ~ T I J L 111
O
PROBLEMA Y OBJETIVOS

3.1 Problema

Se ha determinado que hasta el momento no han sido definidos en nuestro país

procedimientos claros que permitan conocer, comprender y evitar la reincidencia en sitiiaciones

de violencia; de ahí el interés por que logren representarse a través de esta investigación

Por otra parte, la realización del presente trabajo tiene como finalidad primordial lograr-

convertirse en un instrumento que permita reducir la reincidencia en situaciones de violencia

domestica, al brindar a la mujer sobreviviente las herramientas necesarias desde la perspectiva

conductual que le permitan evitar volver entrar al ciclo de la violencia una vez que ya se tia

salido éste; a partir de la búsqueda de un cambio positivo en su persona para lograr el

mantenimiento de la actitud de superación personal.

Con base en esto es que se plantea la interro,irante:

(;('t~ci/e.s
.sott 1el.s c~.sfru/egic~.s
j,,/ ) / . o c e ~ i i n ~ i c ~c~o~
g /~o?. is~ / ~ ~ o - c o t ~ c / t ~ c ~ / t ~ ~ r / - en~~nl ~í .o~c i o

~flcerce.~
cjrle dehe i t ~ c / ~ ~~I iI tIn~erí~l(cr/
* c/il.igido LI mrlje/.e.v.sob~~ei~ii~ie~r/e.s
c/c c.,io/c~~tc.icr
c/on~L;.s/ic.~r

[ICU.L[ ec.'i/cn./cr /.eit?ci&~lcicret?.si/~~ciciot~e.s


de i~iolc~t~cicr."

3. 2 Objetivo general:

Elaborar un manual de autoayuda para mujeres sobrevivientes de violencia doméstica de

acuerdo con el Modelo Cognitivo-Conductual-Emocional y la perspectiva de género para

evitar la reincidencia en situaciones de violencia doméstica.


3. 3 Objetivos específicos:

l. Recopilar y sistematizar información sobre tratamiento de sobrevivientes de violencia

doméstica, propuesta por diferentes autores, principalmente los que trabajan bajo la

perspectiva cognitivo-conductual-emocional y de género.

2. Determinar los contenidos temáticos teórico-conceptuales correspondientes a los

niveles cognitivo, conductual y emocional, que debe incluir el Manual Dirigido a

Mujeres Sobrevivientes de Violencia Doméstica.

2. Describir los procedimientos y las estrategias cognitivas, conductuales y emocionales

desde la perspectiva de género que eviten la reincidencia en violencia doméstica.


4.1 Tipo de estudio:

Esta investigación se dividió por etapas, las cuales se describen más adelante. Se puede

enmarcar dentro de iin estudio de tipo bibliográfico; sin embargo, cada una de las etapas

presentaron características propias que hacen que no se pueda definir la investigación total

dentro de un tipo especifico de estudio:

.4) La primera parte que contempla la Etapa 1 del trabajo, se puede definir como teórica o

bibliográfica, ya que se basa en la búsqueda y revisión de bibliogratía acerca del tema.

B) Las Etapas 11, 111 y 1V del estudio, comprendieron características exploratorias; ya que

se basaron en el análisis de las características que influyen en la reincidencia en

mujeres sobrevivientes de violencia doméstica, junto con las que la evitan, a través del

trabajo de campo. A partir de dicho análisis, se pudo llevar a cabo la elaboraci0n de un

manual que lograra traducir éstos elementos en técnicas que permitan obtener los

resultados esperados. Dankhe (1986) considera que este tipo de estudios "determinan

tendencias, identifican relaciones potenciales entre variables y establecen el "tono" de

investigaciones posteriores más rigurosas" (citado por Hernández, Fernández y

Bantista, 199 I : 59).


4.2 Estrategias iitilizadas:

Las estrategias que se utilizaron para el proceso de recolección de los datos fueron:

Revisión bibliográfica: se trató de la biisqiieda de material bibliográfico que contuviera

elementos que pudieran ser utilizados en la elaboración del manual.

Entrevistas semiestructuradas: se utilizaron para obtener información con respecto a las

características cognitivo- conductual- emocional de las mujeres sobrevivientes desde su

propio criterio y desde la experiencia del trabajo de expertos(as) en esta área.

Taller- se utilizó básicamente en lo concerniente al trabajo grupa1 con las mujeres, debido

a que permitió la recolección de una mayor cantidad de datos que partieron de diversas

personas, sin llegar a una inversión mayor de tiempo.

A continuación se detallan los pasos que se siguieron en el proceso investigativo para la

elaboración del manual

4.3. / li/tpcr 1: l~e~~i.sidn


hihliog~z~f~flccr

Consistió en iina búsclueda y revisión exhaustiva de material teórico acerca del tema de

violencia doméstica, a través de los distintos medios disponibles.

1. Las principales bibliotecas del país, como son: Biblioteca Nacional; Bibliotecas Carlos

Monge, Luis Demetrio Tinoco, Eugenio Tortós y de Salud pertenecientes a la Universidad

de Costa Rica; Centro de Documentación del lnstituto Nacional de las MLI-¡eres

(INAMU), Centro de Documentación de la Universidad Nacional, Biblioteca del


I lospital Nacional Psiquiátrico, Centro de Documentación del Instituto Latirioainericario
de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente

(ILANUD) y del Centro de Investigación en Estudios de la Mujer (CIEM).

2. Red de internet

Criterios de inclusión del material bibliográfico:


--

l . Documentos que se basaran en el modelo teórico cognitivo-conductiial-emocional y

modificación de conducta.

2. Documentos que explican la teoría de género.

3. Documentos relacionados con el tema, que no sean de corte cognitivo-conductual-

emocional, pero que aporten conceptos o estrategias importantes para la elaboración del

manual. Estos deben ser consistentes con el modelo cognitivo- conductiial-emocional y

la teoría de yénero.

4. Se tomó en cuenta la bibliografia que comprende el período de tiempo desde 1990 hasta

el presente, y clásicos.

4. 3. 2 / < / l l / l ~11:
l 1~.~/1/d/O
de LllD?/)O

En esta etapa correspondió el trabajo investigativo con expertos que traba-jan con la

problemática y mujeres que fueran sobrevivientes de violencia conyugal Se dividio a su vez en

tres fases

1fil.s~~
I: (Tot~.si~//cl
í~ L ,u/~e~'/o.s:

El trabajo estaba dirigido a la recolección de información y estrategias de abordaje a

partir del criterio de expertos en la temática, para lo que se dispusieron los siguientes pasos:
I Contactar- dos eupertos(as) de cada una de las áreas de: Psicología, Tr-abajo Social,
Psiquiatría y Derecho; que estuviera relacionado o relacionada con el tema en cuestión y

que conociera el Modelo cognitivo -- conductual - emocional.

2 Se realizaron las entrevistas correspondientes (ver anexo I ).

3. Transcripción de las entrevistas.

4. Se sintetizó la información obtenida a partir de una categorización definida según los

datos obtenidos, y tomando en cuenta la guía de entrevista

Criterios de inclusión de los profesionales:

Profesionales que contaran con una trayectoria de al menos 2 años en el trabajo de la

problemática de la violencia doméstica desde el modelo cognitivo- conductual- einociorial.

/q¿~.sc>11: 1;.c[bc[jo I I I L~ ~~
H ~ I \ ~ I ~COI] o b I ~ D~I U
~ /I~([ :j t ~

El trabajo en esta fase se dirigió a la identificación de las características y necesidades

propias de la población a la cual se destina el manual, para lograr esto:

l . Se contactaron las mujeres para las entrevistas a través de la Oficina de la Mujer en

Alajuela.

2. Se realizaron entrevistas individuales a tres tilujeres sobrevivientes (ver anexo 2), donde

cada una fuera representante de un grupo diferente de violencia ticica, según la

clasificación realizada por Jacobson y Gottnlan ( 1998):

- Leve: si su pare-ja les propició agresiones como empu-jone o cachetadas.

- Severa. si se presentaron patadas o golpes a puño cerrado.

- Letalmente peligrosa: implica golpizas fuertes, amenazas con armas de h e g o o

cuchillos.
. Como tercer paso se tenía propuesto realizar una entrevista a iin miembro significativo de

la familia nuclear de cada una de las personas entrevistadas en el paso anterior (ver anexo

3 ) , sin embargo este procedimiento no se logró concretar debido a que en uno de los

casos la participante no contactó a la investicadora con el familiar, y en los otros dos

casos las participantes no reconocían algún familiar significativo en la familia, nias bien

la persona a la que podían recurrir se trataba de la madre, la cual fue en ambos casos la

principal fiiente de agresiones durante la infancia y adolescencia, seyún la información

suministrada por ellas mismas durante la entrevista.

4. Transcripción de las entrevistas.

5. Se sintetizó la información obtenida a partir de una categorización detinida según los

datos obtenidos, y tomando en cuenta las guias de eiitrevista.

Criterios de inclusión i_y exclusión de las mujeres participantes:

Inclusión:

1 . Mu-jere que hubieran vivido situaciones de violencia fisica con su pare-ja por al menos

seis meses.

2. Que tuvieran más de 3 meses de haber salido de esa relación.

Exclusión:

l. Mujeres que se encontrara en ese momento viviendo en situaciones de violencia doméstica,

ya sea con la misma pare-ja o con una nueva.

2. Mujeres que se encontraran recibiendo tratamiento psicológico.

I ' L I . 111:
~ 1~ Z I / ? L I / O ~ Y I I ~C OLÍ I Ipoh1~1~1ót1
~ meltr:

1 Se pretendía contactar las participantes mediante una convocatoria y selección de

las niismas a través de la Oficina de la Mujer en Alajuela, sin embargo, esto no


fue posible debido a las características de la población que utiliza este ser-vicio, ya
que la mayor parte de las usuarias corresponde a mu-jere que se encuentran

inmersas en el ciclo de la violencia y que requieren atención en primer orden.

Posteriorniente se logró convocar a un grupo de 10 mujeres sobrevivientes a

través de la Oficina de la Mujer en Heredia, sin embargo, a la cita se presentó

solamente una participante. Por último, se logró contactar un grupo de autoayuda

de mujeres sobrevivientes de la clínica del seguro social, con el cual se trabajó.

2. Se realizaron tres talleres para la definición de los conceptos que requería abarcar

el manual, con el fin de ampliar la información. Cada taller tuvo una duración de

2 horas y sus temas tenían continuidad (ver anexo 6).

3. Se sintetizó la información obtenida a partir de una categorización que se definió

según los datos obtenidos.

4. 3. 3 lJ/q)cr 111: liltrhoi.crcii,l del tunrn~al

Se determina la manera en que se pueden abordar las necesidades de las n1~1-jeres

definidas en la etapa anterior.

1. Se realizó un análisis cualitativo de la información obtenida en la Etapa 11, para

determinar las características y necesidades de las participantes.

2. A partir de la revisión bibliográfica (Etapa I), las características y necesidades

determinadas y el criterio de expertos (Etapa 11) se eligieron las estrategias más

adecuadas para el trabajo requerido con la población.

3 Se elaboró el manual, integrando la información seleccionada en forma teórica y práctica.

4. Se solicito una revisión del mismo por parte del comité asesor.
4.3. 4 P,?~IL[l!? l2didhci(jt1 .soci~~/
La validación social, que en términos generales implica la satisfacción del cliente ante el

tratamiento al cual ha sido sometido, en esta investigación representa un papel pr-otagónico; ya

que el fin era elaborar un manual que pudiera ser utilizado exitosamente por este tipo de

población.

Esta validez implicó tres elementos (Fuqua y Schwde, 1986, citados por León y Vargas,

1995):

a. El establecimiento de metas socialmente significativas: para lo cual estaban dirigidos los

talleres, a partir de los que se buscaba una mejor definición de las necesidades específicas

de los sujetos de investigación.

b. Escoger los procedimientos adecuados: en este punto tuvo un papel relevante la guía de

los profesionales y una adecuada revisión bibliográfica, junto al conociniiento de las

características de la población, para poder establecer uri balance entre el procedimiento

más conveniente y su forma de aplicación en las personas.

c. Evaluación de los efectos sociales de la intervención: la retroalimentación por parte de

las personas participantes y sesiones de seguimiento.

Como se describe anteriormente, los aspectos a) y b) se tomaron en cuenta durante todo

el proceso de elaboracitin del manual. Para completar la validación se requería el criterio

evaluativo de la población hacia la que va dirigido el manual (criterio c) de la validez), para lo

cual se siguieron los siguientes pasos:

l. Se aplicó el manual a las mujeres participantes de la Etapa 11.

2. Como cierre del proceso de aplicación, se solicitó a las participantes que completaran una

guía de retroalimentación del manual (la cual es contemplada dentro de la estructura del

riiisrno), para determinar los elenlentos que requerían corrección.


.3 Se realizaron las correcciones necesarias al manual para conforn~arel documento final.

4. Se propuso una convocatoria de las mujeres participantes a un mes de aplicado el rnaiiual,

con la finalidad de dar seguimiento y determinar si se continúan utilizando las

herramientas proporcionadas.

4.4 Protección de las participantes

Debido a las características propias de esta investigación y de las personas participantes

en ella, es de gran importancia especificar una serie de medidas de protección de la integridad de

las mismas, las cuales se describen a continuación:

1. La participación en esta investigación es voluntaria: nadie está obligado a participar o

permanecer en la misma si no lo deseara.

2. Se respeta el anonimato en todo momento: no se publicará información personal o

identificación de las participantes.

3. Antes de su participación, se firmó un consenti~nientoinformado, en el cual se describe la

investigación y se exponen estas medidas de protección (ver anexo 5 ) .

4. La información obtenida es de uso exclusivo a fines investigativos, por lo tanto se hace un

inanejo confidencial de la misma.

5 . En caso de que se presentaran dificultades personales fuera del alcance investigativo, se

procedería a referirle a u n profesional competente; brindando contención emocional en un

primer momento. de ser necesario. Es importante recalcar que con estos tines se ~~tilizó
el

apoyo de la Oficina de la Mujer en la que se realiza la investigación.


CAPITULO v
RESULTADOS

5.1 Entrevistas a expertos

Loslas eupertoslas comprendieron cuatro disciplinas diferentes Psicologia, Traba-10 social,

Psiquiatria y leyes, con el fin de tener puntos de vista diversos y enriquecidos acerca del tema

(ver anexo 9)

Respecto al surgimiento y perpetuación del problema de violencia domestica, todoslas

loslas expertoslas entrevistados coinciden en que se trata de un problema que se presenta a partir

de cómo ha sido estructurada la cultura patriarcal desde tiempos inmeniorables, otorgandosele

mayores privilegios a los varones y una posicion subordinada a la mujer, y que se manifiestan en

roles o patrones que son aprendidos desde la infancia por medio del modelo que dan los padres,

la sociedad, las instituciones, los modelos, los pactos, las reglas y condiciones impuestas

Se dan además explicaciones complementarias en cuanto a la razón por la que las personas

se mantienen dentro de la situación problemática, pues se afirma que las mujeres asumen

firmeniente los roles inculcados, la conducta de agresion se ha moldeado por aprendizaje de los

padres, y esto, unido a la baja autoestima, la culpa instaurada socialmei-ite (por la pareja, el

incumplimiento de los roles) y el refuerzo social para que se de el cumplimiento de este papel en

que la mujer viva en función de los otros, representan aspectos que contribuyen a que la iiiujer

quede "atrapada en el ciclo de la violencia" y le sea difícil reconocerlo y salir del mismo, y se

identifican como elementos que favorecen el que la mujer recaiga Lina y otra vez en este ciclo
Por otra parte, los patrones de conducta que se consideran promotores de cambios efectivos

en las mujeres sobrevivientes son los tendientes a un reconocimiento o conciencia de sí misnias y

de la situación en la que se encuentran, tomando en cuenta sus derechos como seres humanos y

sus necesidades y gustos personales; además de las conductas que les permiten ejercer el control

de sus vidas como el manejo de límites y el poder cubrirse sus necesidades materiales médiante

el trabajo remunerado, y las demás actividades que las haga sentirse valiosas y realizadas.

Las conductas que sabotean o no favorecen el crecimiento y einpoderarnierito de las

mujeres sobrevivientes, según loslas expertoslas consultados, son: mantenerse en el rol de

género o la posición de sumisión y legitimar- el dominio y supremacía de los demás respecto de

ellas; el contacto con el agresor y dejarse envolver nuevamente por su manipulación o chanta-jeq

invisibilizar, negar o naturalizar el problema de violencia; paralizarse ante los temores y la

sensación de impotencia.

Todoslas loslas entrevistadoslas coinciden en que las mujeres sobrevivientes acuden con

una gran cantidad de cogniciones negativas y n-iuy pocas positivas, debido a la situaciones que

han tenido que enfrentar, y como producto de su autoestima tan deteriorada por los malos tratos

y la impotencia vivida. Pese a esto, se logran reconocer algunas cogniciones positivas que les

ayudan a seguir adelante:

4 El reconocimiento de los derechos como personas

Tener coriciencia del daño que causa la violencia y que tienen derecho a vivir sin ella

Reconocer que son personas valiosas con aspectos positivos

Darse cuenta de sus capacidades y habilidades, y que puede hacer las cosas por si mismas

J Descubrir cosas bonitas en sus vidas por las cuales continuar (deseos, proyectos, t'elicidad.

hijos, esperanzas futuras)


Por otra parte, entr-e la gran cantidad de cogniciones negativas o que las limitan en su

empoderamiento, losías expertoslas han identificado las siguientes:

C. Todos los mitos arraigados acerca del rol de género: mujer sumisa, para servicio y cuido

constatite de los demás, saturada de deberes y sin derechos, entre otros.

Dejar de verse sus deseos, opiniones, necesidades

e' Creer que no hay otra cosa más allá de la violencia o los mandatos
G Creencias de que no son valiosas y no poseen habilidades o capacidades para surgir, dado

por la baja autoestima: no sirvo, no puedo, no importo

5 Considerarse merecedoras de lo que están recibiendo, o verlo corno "una cruz que deben

cargar"

Envolverse en los argumentos del agresor y los encargos familiares y sociales de "la

familia unida a costa de todo"

C La creencia de que necesitan de un hombre a su lado para ser alguien

La esperanza de cambio en su pareja

La mayor parte de losías entrevistadosías considera el eno-jo como una emoción que se

debe tener ni~iypresente al trabajar con estas niujeres, ya que es Lin sentimiento que se presenta

rnucho en ellas y el cuál no todas han podido expresar abiertamente. Además se recalca el hecho

de que esta emoción puede presentarse tanto de forrna exteriorizada o manifiesta, como de

manera oculta a través de depresiones u otros síntomas; debido precisamente a la necesidad de

ocultai-lo que tuvieron durante su relación o por aprendizaje en vivencias anteriores.

Otras emociones que se deben tornar en cuenta, pues pueden liinitar a las personas eii su

empoderamiento son: el miedo y el dolor de sus vivencias; unidos a: la impotencia, la

desesperanza, la culpa, la tristeza, la frustración, la inseguridad (debido por peligros tisicos

reales y amenazas), inseguridad en sus capacidades personales y la lástima al agresor.


No obstante, los aspectos que permiten logros en las terapias seria11 los siguientes: la
empatía, la gratificación con las pequeñas conquistas y la sensación de sei- capaz y ser útil,

sentirse valiosas, la tranquilidad y la alegría, la ilusión que dan los sueños, los deseos y los

proyectos de un futuro mejor, la esperanza, la solidaridad y el saber que no están solas y que

pueden contar con gente que las comprende y las apoya.

Por su parte, dos de las expertas consideran conveniente el cuidar los extremos en las

emociones, considerando qiie lo ideal es buscar un equilibrio sano de las rnismas.

En cuanto al abordaje terapéutico, se utiliza en forma general la perspectiva y conciencia

de género, tomando en cuenta gran cantidad de estrategias que se han aplicado tanto en fbrma

grupa1 como individual, entre las cuales se resalta la importancia de reforzar y entrenar en esta

población una actitud o visión positiva de sí mismas principalmente, haciéndoles ver su valor y

capacidades, identificar y validar sus sentiniientos, desculpabilizar y desmititícar, fortalecer su

autoestima, que conozcan sus derechos y comiencen a poner limites, y brindarles apoyo

'Todoslas consideran que han obtenido resultados positivos con la utilización de estas

estrategias y que las mujeres son impactadas de una u otra forma. Sin embargo, se les han

presentado problemas en su implementación, tales como: la deserción. las limitaciones en

espacio y recursos, el asistir con niñoslas a las sesiones, las diferencias en la capacidad de

entendimiento, el interés de las mujeres hacia el grupo o hacia el trabajo, maridos que intentan

bloquear los procesos, y los mitos creados hacia este tipo de intervenciones. Cabe recalcar que

estos inconvenientes, en su mayoría, tienen que ver niás con aspectos externos a la terapia, que

con elementos que correspondan al modelo, al cual califican de eficaz en esta intervención.

Coino último punto, la mayoría de loslas entrevistadoslas consideran que el momento ideal

para comenzar el trabajo estas mujeres es el momento de la crisis o el evento desencadenante que

las anima a buscar ayuda, pues se trata de un momento personal en que se encuentran más
1-eceptivas, además de que permite evitar más consecuencias futuras. Sin einbar-go, se i-econoce
que no todas responden igual ni necesariamente en el momento de la intervención, cada persona

realiza los cambios cuando se encuentra preparada.

5.2 Entrevistas a mujeres sobrevivientes

Se eligieron para las entrevistas a mujeres sobrevivientes que tuvieran al menos tres

meses de separadas de su pareja, y las entrevistadas contaban entre 4 y 5 meses de separadas;

difiriendo en el estado civil en que se encontraban al momento de la entrevista, pues una era

viuda, la otra separada y la tercera ya se encontraba divorciada; además del grado de escolaridad,

pues una completó la primaria, otra la secundaria y la otra llegó a la universidad pero no logró

completarla (ver anexo 8).

Tenían 47, 28 y 44 años de edad respectivamente, las tres amas de casa y una de ellas es

recepcionista medio tiempo, todas tenían hijoslas (4, 5 y 3 respectivamente); correspondiendo

cada una a un nivel de violencia definido previamente, tomando los criterios de Jacobson y

Gottrnan ( 1998): leve (entrevistada # l ) , severa (entrevistada #2) y letalmente peligrosa

(entrevistada #3)

Respecto a la historia de violencia vivida en la niñez y la adolescencia, la entrevistada # 1

refiere que en la relación de sus padres no se presentaba agresión, y considera que era "muy

chineada"; Sin embargo, recuerda que su madre solía decirle que era la más buena pero la más

feíta, un factor que se reconoce, inclusive por la propia entrevistada, como un desencadenante de

autoestima baja. Las otras dos mujeres reportan violencia conyugal en su hogar de origen, y

mucha violencia fisica y humillaciones por parte de la madre hacia ellas; además les fue

manifestado un gran rechazo por parte de uno o ambos padres por el hecho de haber nacido
rn~ijery no hombre, il~culcándosede esta manera una creencia de supremacia y sobrevalor-ación
del hombre respecto de la mujer; lo que se refuerza con acciones como las limitaciones que les

ponían ante el estudio y el tener que atender a los demás miembros de la familia; además de la

utilización de frases como: "la mujer se hizo para la casa, para el hombre y para tener hiljos".

Además de esto, cada una de las entrevistadas y sus parejas vivieron, en diferente crado,

episodios de violencia en sus hogares de origen (excepto la entrevistada #1, pero su pareja sí lo

vivió), lo que da pie a un aprendizaje de estos patrones de comportamiento y predispone a las

personas a reproducirlos posteriormente en sus propias relaciones de pareja (Bandura, 1973).

Ninguna de las entrevistadas reporta haber vivido violencia con parejas anteriores, y por

el contrario se refieren a éstos como personas que fueron muy amables y cariñosas con ellas y en

algunos casos y ocasiones se han cuestionado si hubieran tenido una mejor vida si los hubiesen

elegido con10 esposos.

Respecto a la violencia vivida con su pareja, se logran distinguir en las tres entrevistas

ciclos de violencia que aumentan en su frecuencia, pero principalmente en su intensidad,

colocando a estas mujeres en un riesgo cada vez mayor de sufrir daños y consecuencias fisicas.

En las tres entrevistas se hace referencia a un frecuente uso por parte de sus parejas de la

violencia psicológica, la cual se da casi de manera constante durante la relación, y es corisider-ada

por las tres mujeres como una forma de maltrato que las deteriora mucho conio personas, al

punto que terminaron creyendo ser como su pareja las llegó a definir: "Dentro de todo eso había

el menosprecio de tratarlo a uno como de tonta, estúpida, tú eres esto, eres lo otro . . . todo ese tipo

de groserías que lo van haciendo a uno sentirse que lo es'' (entrevistada # 1 ). Ellas consideran que

este tipo de violencia fue el que más las limitó y bajó su autoestima.

Con respecto a la manera como se percibían durante ese periodo de su vida, una de ellas

alude haberse sentido usada, un objeto de su pareja:


era la sirvienta, la mamá que cuida, valla y lleve a los hijos en el carro, llévelos a fiestas,
aporte dinero para que mis hijos pudieran salir, tenga relaciones con el hombre cuando él

quiera; así me sentía, un objeto, un objeto nada más (entrevistada # 1 ).

Las otras dos entrevistadas se veían como personas sin valor ni derechos, viviendo y

creyendo que el objetivo de sus vidas era tolerar cualquier injusticia y servir a los otros, y

llegaron a considerar verdaderas las definiciones ofensivas que les hacían: "ine sentía así como

tan insignificante, me sentía tan poquita cosa" (entrevistada #2).

Además, se consideraban solas, desprotegidas, sin tener a quién recurrir; dos de las

entrevistadas reconocen cierta preocupación por lo que los demás fueran a pensar o a opinar de

ellas, y esto contribuía a que se mantuviera una relación enfermiza, por el hecho de guardar las

apariencias.

Las tres coinciden en que ninguna terminó la relación de pareja después del evento más

grave de violencia, sino que se convirtió en un evento más del ciclo de violencia y continuando

la relación después del período de reconciliación. El desencadenante que se presentó para que

salieran definitivamente de esa relación fue diferente para cada una de ellas: la entrevistada # I

sacó a su esposo de la casa después de que éste maltratara a uno de sus hijos; la entrevistada #2

se separó de su esposo después de que éste intentó inyectarle un líquido para dormir animales, lo

que desencadenó una discusión muy fuerte donde tuvo que intervenir la policia y ella estuvo a

punto de que le quitaran la custodia de sus hijos; y la tercer entrevistada lo denunció después que

él pasó con la querida en su camión e intentó echarle encima el carro.

En la actualidad las tres participantes dicen haber realizado cambios en su manera de

actuar y de ver las cosas, reconocen mayor libertad en sus acciones, se consideran en un período

de cambios, de reorganización personal, presentan cuestionamiento de patrones cognitivos y

conductuales propios y de sus exparejas. Se han comenzado a valorar más como personas y a
disting~iirlas cosas que pueden ser capaces de hacer, comenzando a ver-se corno personas con
derechos, no sólo con obligaciones En esta etapa de sus vidas comienzan a poner limites,

principalmente a las personas que las han violentado, y en muchos casos les da una sensación de

poder y control de sus vidas

5.3 Talleres

Se realizaron tres talleres en los que se exploraban las principales características cognitivas,

conductuales y emocionales de las mujeres sobrevivientes ante la violencia conyugal vivida y las

consecuencias actuales de la misma (ver anexo 10).

En el primer taller, las mujeres sobrevivientes definieron desde su perspectiva los patrones

de socialización de género, a partir de los cuales se lograr determinar las características que han

contribuido a perpetuar la violencia doméstica.

Ellas consideran que los varones nacen con privilegios y la vida a su favor, pues reciben

herencias y estudios, en cambio las mujeres deben quedarse en la casa para hacer los oficios

domésticos y cuidar de los demás: primero de los padres y hermanos, y posteriormente de los

hijos.

Además recalcan diferencias genéricas muy marcadas que les instauraban en los disciirsos

de crianza, en las que la mujer siempre se encuentra en desventaja, ya que los hombres pueden

ser poderosos, llegar tarde a casa, cometer adulterio, ser crueles, canallas, prepotentes y tener

libertinaje a través de los vicios (alcohol y mujeres), consideran que "los hombres fueron criados

para mandar, sin prejuicios, con libertad y derecho a todo"; en cambio las mujeres deben ser

sumisas, recatadas, y siempre servirle al esposo; siendo además constantemente evaluada su

conducta por la sociedad, lo que las condiciona a estar pendientes de los juicios sociales hacia
sus conductas, pensamientos y reacciones emocionales, bajo la advertencia espresa de "que no
andes en boca de todo mundo"; es posible que sea este aprendizaje el que se manitieste

posteriormente en un locus de control externo, al crecer con una amenaza constante de las

críticas de los demás y del "qué dirán".

Este control se define a partir de los prototipos o estereotipos diseñados socialmente, donde

se define el "deber ser" de la mujer: llegar virgen al matrimonio, sumisa, recatada, delicada,

dama y negar la sensualidad. Tomándose esto como referencia se hace una marcada división

entre las buenas mujeres y las malas mujeres, siendo estas últimas las mujeres sensuales y

llamativas, o las que no se ajustan a las descripciones anteriores.

Ellas consideran que todo este aprendizaje llega a manifestarse después en sus relaciones

de pareja en que "lo convierten a uno en títeres", atando y quitando las libertades, las reprimen

de tal manera que no se les permite pensar, opinai- o decidir, llegándose a perder hasta la

identidad, pues se le conoce por ser "la esposa de...", no por sus propios méritos, y se da en ellas

una constante búsqueda de la aprobación de los demás.

Pese a esto, se llega al acuerdo de que los mandatos que se les eriseñaron de niñas son

buenas enseñanzas, dan valores y las hace ser buenas personas, y lo que se da es un choque

porque, según ellas, a ellos es a quienes no los crían bien con buenos valores, v esto viene a

generar un desequilibrio en las relaciones de pareja.

En el segundo taller se logran identificar las características cognitivas, conductuales y

emocionales de la vivencia de la violencia conyugal desde el punto de vista de la mujer

sobreviviente, las cuales se describen a continuación:

Estas mujeres afirman que el maltrato conyugal "es el peor de los medios que la humanidad

encontró para resolver los problemas ( . . . ) es injustificable, ruin, detestable", convirtiéndose eri iin

estado de terminación para la pare-ja y para los hijos, y no se logra llegar a ningún acuerdo, pues
el uso de la violencia genera a su vez más violencia, lesionando la dignidad y autoestirna de las
personas. Se considera además que se les ha anulado corno personasLLde
una manera que llega a

ser un mequetrefe", sin tomarlas en cuenta ni valorizai-las, "no vale una como persona, como ser

humano, no puede escoger ni lo que se come". Junto a esto, reconocen el daño a la autoestinia,

al culpárseles por todo lo que pasaba, al comparárseles con otras: "que si algo le pasaba yo tenia

la culpa, de que él tenia razón, pues me hizo sentir tonta y sin valores y sin derechos".

Con respecto a las reacciones conductuales, todas reconocen que pasó mucho tiempo antes

de fueran concientes de la situación por la que estaban pasando y buscara ayuda para salir de

eso, y "la mujer lo enfrenta cuando se quita la venda y puede ver". .Además reconocen que al

tener sus vidas llenas de violencia, se devuelve lo mismo contra las demás personas y contra si

mismas, produciéndose a sí mismas daño tanto fisico como emocional: "se agrede uno mismo,

como por ejemplo golpeando su parte de dolor también".

En cuanto a las emociones experimentadas en torno a la violencia, se presenta una

necesidad general de querer olvidar lo ocurrido, un "deseo de borrar todo, olvidarlo, dejarlo

atrás, pero es como una huella, una cicatriz que no se logra borrar", pues todos sus recuerdos

respecto del tema están cargados de mucho dolor, se recuerda además el miedo en el que

vivieron "se vive con el miedo, miedo a que se fuera, ano poder, al qué dirán"; y ellas consideran

que es importante poder aprender a recordar sin dolor: "la herida no sana, no va a desaparecer,

uno tiene que aprender a vivir con eso".

En el tercer taller se determinan las fortalezas encontradas a través de las características

que han favorecido su desarrollo personal y empoderamiento, y se exploran las necesidades o

aspectos que les falta por mejorar; los resultados se describen a continuación.

Las mujeres que participaron en los talleres se encuentran en un momento muy importantes

de sus vidas, ya que se encuentran en un redescubrir de sus características positivas, sus


habilidades y capacidades, las cuales les fueron anuladas, mininiizadas o menospreciadas por
mucho tiempo, por lo que no habían tenido la oportunidad de sacarlas a flote, apreciarlas y

desarrollarlas a su gusto, y este es el momento en que comienzan a hacerlo.

Entre las características positivas que se reconocieron se encuentran aspectos tanto externos

como internos. Al exterior se reconoce el apoyo recibido por los grupos a los que han asistido, el

área de trabajo social y las demás personas que con su apoyo contribuyeron a encontrar la

fortaleza para seguir adelante y salir de la relación violenta. Hacia lo interno se logran visualizar

las caracteristicas personales que las llenan de orgullo y las hacen sentirse valiosas: la

inteligencia, la perseverancia, el empeño. la valentia, la honradez, el orden y la amabilidad,

sencillez, generosidad, ser amistosa y sociable, la h~imildad,el gusto por ayudar a los demás, la

solidaridad, la alegría, el positivismo y no dejarse vencer.

Se distinguen también aspectos personales por me-jorar entre los que se encuentran la

asertividad, la inseguridad y los miedos, la negatividad, la impulsividad, aspectos del carácter, la

dependencia de otros; además de querer estudiar y mejorar la ley contra la violencia.

Considero importante rescatar el hecho de que todas lograron reconocer, dentro de sus

fortalezas internas, las capacidades y estrategias que consideraban necesarias para lograr mejorar

estos aspectos.

5.4 Mariual cogriitivo conductual emociorial dirigido a mujeres sobrevivierites de violericia

doméstica

A continuación se adjunta el manual elaborado a partir de la presente investigación


Elaborado por:

Equipo asesor:

Ronald Ramíre Henderson PhD. (Director)

Dra. Gioconda &tres Méndez (Lectora)

Msc. Manuel Solano Beauregard (Lector)


pigiria
l N T R O D U C . C . ION ............................................................................................................................. 84
Algunas medidas generales de autocuidado ...............................................................................86

C.APITU LO 1: M O D E L O cOCN 1TIVO cOr\JDUCTU. AL E M O C I O N A L ..................... 89


Objetivos...........................................................................................................................................90
1. Qué es el Modelo Cognitivo Conductual Emocional y para qué me puede
servir?.......................................................................................................................................... 91
2 . Las conductas. los pensamientos. las emociones y la forma en que se
relacionan .....................................................................................................................................9 4
3 . En resumen.................................................................................................................................. 9 7
4 . Qué aprendí en este capítulo?...............................................................................................98
Bibliografía utilizada....................................................................................................................... 99
Anexos ...............................................................................................................................................100

C-APITU LOII: H.ABILID.4 D E S GEN ERALES PARA S E C U IR C R E C I E N D O ...............101


Objetivos...........................................................................................................................................102
1. La relajación............................................................................................................................... 103
Instrucciones generales para realizar la relajación.................................................. 104
. . . .,
2 . Ejercicios de relajacion.......................................................................................................... 105
. .
a. Respiracion....................................................................................................................105
b . Relajación progresiva de Jacobson ......................................................................... 108
Relajación abreviada .................................................................................................... 110
. .
c. Relajacion autógena ......................................................................................................111
d. Visualización..................................................................................................................112
3 . Habilidades de comunicación.................................................................................................. 114
a. Asertividad: ¿qué es?................................................................................................ 114
¿En qué se diferencia esta conducta de otras maneras de
comportarnos?........................................................................................................ 115
¿Cómo puedo aprender a comportarme en forma asertiva?........................ 116
b . Escucha activa.............................................................................................................. 120
c . Aprendiendo a decir no............................................................................................... 121
d . Cómo aprender a controlarme cuando grito o no dejo hablar a los
demás?...........................................................................................................................124
e . Aprendiendo a controlar mi timidez ....................................................................... 125
4 . Solución de problemas .............................................................................................................129
a. Defina el problema...................................................................................................... 129
b . Búsqueda de alternativas ........................................................................................... 130
c. Valore las consecuencias............................................................................................ 131
d. Elija la mejor alternativa........................................................................................... 133
e. Planear la estrategia...................................................................................................133
f . Póngala en práctica y evalúe los resultados .......................................................... 134
5. En resumen .................................................................................................................................134
6 . Qué aprendí en este capítulo................................................................................................. 136
7. Para reflexionar ........................................................................................................................ 136
Bibliografía utilizada......................................................................................................................137
Anexos ............................................................................................................................................... 138

c. IN IcIO DEL C A M B l O ......................................................................................144


4 P I T U LO I I I :
Objetivos........................................................................................................................................... 145
1. Más allá de la violencia ............................................................................................................146
a. ¿Se aprende la violencia? ......................................................................................... 146
b . El ciclo de la violencia ................................................................................................. 147
c. Los mitos que rodean la violencia ............................................................................. 149
d . ¿Por qué se actúa así?.................................................................................................151
2 . El duelo ........................................................................................................................................ 152
a. ¿Qué es?....................................................................................................................... 152
. .
b . Reconocimiento de emociones................................................................................... 156
c. Lo ideal vrs lo real ....................................................................................................... 159
3 . El perdón.....................................................................................................................................160
Ejercicio"dejando atrás" ................................................................................................... 161
4. En resumen................................................................................................................................. 163
5. Qué aprendí en este capítulo?...............................................................................................164
6 . Para reflexionar ........................................................................................................................ 164
Bibliografía utilizada...................................................................................................................... 165
Anexos ...............................................................................................................................................167

MIENTOPERSON. A L..............................................................
C.~APITULOIV: FORTALECI. 176
Objetivos........................................................................................................................................... 177
. . . . .
1. Aceptacion y apropiacion del cuerpo.................................................................................... 178
a. Pensamientos y creencias acerca de mi cuerpo .................................................... 178
b. Creencias vrs realidad................................................................................................ 181
c. Perdón al cuerpo .......................................................................................................... 184
2 . Autoestima .................................................................................................................................186
a. ¿Qué es la autoestima?.............................................................................................. 186
b . Elementos que la componen....................................................................................... 186
c. El locus de control ....................................................................................................... 190
,,,
3 . Trabajar para alcanzar los suenos........................................................................................ 192
. .
a. Los objetivos personales............................................................................................ 192
,,,
b . ¿Cómo trabajar por los suenos?............................................................................... 193
4 . En resumen................................................................................................................................. 194
5 . Qué aprendí en este capítulo? ............................................................................................... 198
6 . Para reflexionar ........................................................................................................................ 198
Bibliografía utilizada...................................................................................................................... 199
Anexos ...............................................................................................................................................200

LOV: FORTALECIMIENTO
C-AP~TU SOCAAL........................................... 204
FAMILIARY
Objetivos..........................................................................................................................................205
. . . . ..
1. Educacion y comunicacion con los hijos...............................................................................206
a. Comunicación asertiva y escucha activa con los hijos........................................206
b. Formas no violentas de educar ................................................................................ 209
.
.
c . Poniendo limites ........................................................................................................... 210
2 . Una nueva pareja...................................................................................................................... 211
a. Encontrándose a sí misma y conociendo al o t r o ...................................................211
b . El miedo y la culpa.......................................................................................................214
..
c. Limites y reglas claras...............................................................................................215
d . Algunos indicadores de alerta ..................................................................................216
3 . Redes de apoyo......................................................................................................................... 217
a. ¿Qué son y para qué sirven?.................................................................................... 217
b . ¿Dónde se encuentran?.............................................................................................217
c. Reconociendo quiénes me apoyan y son de confianza .........................................218
d. Chequeo personal de apoyo.......................................................................................218
4 . En resumen ................................................................................................................................ 219
5. Qué aprendí en este capítulo?.............................................................................................. 220
6 . Para reflexionar ....................................................................................................................... 220
Bibliografía utilizada......................................................................................................................221
Anexos ...............................................................................................................................................
222

REFLEXION F FINAL ...........................................................................................................................


226
GUÍADE RETROALIMENTACI~N DEL MANUAL..................................................................... 228
iSoy mcijer!
iy clcié m a s d;i!
Mis rn~liiostinceri
florecer j ,izri~iries.
y r ~ i ivieiitre
podría ser tierra tecciiiil;i
1' ;1171~1iiecercle c i i i deseo.
Tcrigo s~ieiios ...
D e estrell'ls y cometas;
jciiito 1
' 11' s s'l[axi;is
bordo mis ,~iilielos.
/ S o y mcijer!
¿ y q c ~ é~11~1s d'l?
Pcieclo levaiit,lr
ir-npoiieiite ciri castillo
o ciesrr~iirini derredor
eii L I ~ suspiro.
I

S é qLie iin todo e s tcíciI


por eso.. .
Soy riicijer
par^ iiiteiit'~r[o.

Jeriory C r u z

Para poder dar el paso a terminar con una relación donde media violencia se ha

requerido de mucha valentía, fuerza interior, y sobre todo de haber meditado mucho

para llegar a esa decisión tan importante; pues a pesar de que se t r a t a de algo positivo

y beneficioso para mí, no deja de ser una decisión bastante difícil de tomar, ya que hay

mucho amor que se ha invertido y no se quiere perder. Hubo muchas ilusiones y

esperanzas de que las cosas llegasen a mejorar, existen sueños construidos, y miles de

pequeñas y grandes cosas en común.

Además, se encuentra con la incertidumbre de si: se pueda encontrar un futuro

mejor, si se podrá seguir adelante sola con las responsabilidades, si seré yo capaz, si

podré hacerme indiferente ante las habladurías de las vecinas, si lograré algún día dejar

atrás el dolor, el miedo, el enojo, las heridas del alma...


Es pensando en estas y muchas otras preguntas y necesidades que se presenta este
manual, el cual pretende ser una contribución para poder afrontar mejor este proceso

por el que se encuentran muchas mujeres sobrevivientes de violencia con su pareja.

Este documento es el resultado de un Proyecto de Tesis para optar al Grado de

Licenciatura en Psicología de la Universidad de Costa Rica; el cual consistió en una

investigación que exploró los comportamientos, los pensamientos y las emociones de

mujeres sobrevivientes de violencia. Además, se evaluaron los recursos personales que

poseen para seguir adelante; determinándose las características que favorecen el

desarrollo de sus capacidades, así como los que obstaculizan este proceso.

Esta investigación se real izó desde la perspect ¡va teórica y metodológica conocida

como Cognitiva Conductual Emocional, desde la cual se encuentra guiado también el

manual. Esta perspectiva estudia el ser humano desde sus acciones, pensamientos y

emociones, y ofrece estrategias prácticas y efectivas para promover que éstas áreas

sean más constructivas y eficaces para su desarrollo, ya que se considera a las personas

capaces de aprender a cambiar cuando se tiene el deseo real de cambio y se les ofrece

la guía necesaria (Mora y Solano, 2000).

Tomando en cuenta estas características, en este manual se presentan temas de

importancia a lo largo de sus capítulos y sugerencias para realizar cambios positivos

ante los mismos; y se encuentran planteados de manera t a l que pueda ser utilizado tanto

por facilitadoras de grupos y terapeutas, como por las propias mujeres sobrevivientes.

Es importante recalcar que por la forma como se encuentra estructurado el manual y

el abordaje de los temas, es recomendado principalmente para mujeres que de alguna

manera hayan terminado su relación violenta. En caso de que se encuentre iniciando el

rompimiento de este ciclo; por las características de este tipo de relación, le

recomiendo que primero lea con atención los apartados de: algunas medidas generales

de autocuidado, más allá de la violencia y redes de apoyo; todos presentes en este

manual, y t r a t e de buscar una guía profesional o instituciones especializadas para


ayudarle en su situación, y una vez que se establezca la seguridad personal, pueda

trabajar las demás áreas.

Espero que este material le resulte de gran utilidad y que pueda sacarle el mayor

provecho y disfrutar cada una de sus páginas y de los descubrimientos que le generen.

A l g u n a s medidas generales d e autocuidado

Debido a que este manual aborda el tema de la violencia doméstica, y ésta última

consiste en una relación donde se daña a las personas, es importante tomar en cuenta

algunas medidas para reforzar la seguridad física de mi persona y de los que quiero.

Primero, es importante que valore la seguridad del entorno en el que usted se

encuentra; para eso puede guiarse con las siguientes preguntas (tomadas de Batres, 2003):

¿Se encuentra su pareja viviendo con usted?¿Es esto lo que usted desea?
z~ Si él vive fuera del hogar, ¿cuánto contacto, incluyendo visitas y llamadas telefónicas,
tiene y/o quiere tener usted con su pareja?

¿Él respeta eso? Si no es así, ¿cómo la está presionado o molestando para que esto

cambie?
JI ¿Cuáles son los planes actuales sobre su relación?

¿Está él, de alguna manera, abusando de las visitas o manipulando a los/as hijos/as?

Por ejemplo, utilizándoles para tener acceso a usted, sacándoles información sobre

usted, haciendo que le tengan lástima o poniéndoles en su contra, no avisándole de las

visitas con suficiente tiempo o no siendo consistente con las visitas?

¿Ha tenido que acudir a alguna autoridad para que le ayude económicamente?
u ¿Tiene su compañero armas? ¿De qué tipo?

¿Ha usado esas armas o herramientas peligrosas para asustarla o dañarla?

¿Ha amenazado con suicidarse?

¿Ha dañado o destruido cualquier objeto suyo?

¿Ha tirado o dañado cosas en frente suyo?


¿La critica o la insulta?
m ¿La ha culpado a usted por su violencia?
U ¿Ha sido él violento hacia l o d a s niños/as?

E ¿Ha sospechado usted alguna vez que él abusa sexualmente de SUS hijos/as?

n ¿Él consume alcohol o algún tipo de droga? ¿Qué tan seguido?

Si contestó que sí a una o más de las preguntas anteriores es importante que tome

las medidas de autocuidado adecuadas; para empezar es mejor elaborar un plan de

seguridad personal, para esto tenga presente lo siguiente:

Si recientemente ha sido amenazada de alguna manera por su pareja o expareja, no

lo tome a la ligera, existe la posibilidad de que en su enojo cumpla lo que dice. Ante

esto acuda a alguna de los lugares citados anteriormente, y cuando salga t r a t e de

andar acompañada por alguien.

Es preferible que no acepte invitaciones de su pareja o expareja a versen o salir "a

solas" o hablar "en privado"; y en la medida de lo posible no le permita entrar a su

casa cuando usted se encuentre sola o únicamente con los niños; pues estos son los

momentos que las personas con problemas de agresión aprovechan para maltratar a

sus excompañeras, por eso es mejor que tenga precaución y si requiere hablar con

él lo haga por teléfono o en presencia de alguien de su entera confianza.

ii. En su casa tenga a mano el teléfono y los números de emergencia, e identifique las

principales salidas en casos de emergencia (puertas, ventanas sin verja) y elija una

r u t a rápida a donde algún vecino o vecina de confianza que la pueda socorrer.

ii. Tenga presente las redes de apoyo de que dispone usted (apartado 3 del capit. 5).
i=, Haga una lista de las instituciones a las que pudiera acudir en caso de emergencia,

como son: la policía (puede ser en la misma delegación o a través del 911), ellos

están en la obligación de brindarle la ayuda que usted necesite en estos casos, no

dude en pedirla; las Oficinas Municipales de la Mujer (OFIMU) que cuentan con

profesionales especializados en la problemática (psicólogas y trabajadoras sociales)

y ofrecen una guía práctica y confidencial, y además la pueden contactar con otros
recursos que requiera; los Juzgados Contravencionales de Violencia Doméstica y la

Delegación de la Mujer. Además en algunas comunidades existen comités

organizados para oyudar en estos casos, puede averiguarse en las iglesias o los

EBAIS.

Aquí lo que se pretende no es infundirle temor; simplemente que usted tenga presente

estas medidas generales para velar por su seguridad y la de SUS hijos e hijas.
CAPlTULO 1:

MODELO C O C N 1TlVO CONDUCTUAL EMOClONAL

N o te r i i i d ~ s
Aiiiiqi~etodos 10s~T'IC~ISOS coliCurr;1ii 1' ti! ref~igio
Aciiiqiie todns 1'1s desi l cisioiies se eiis.-irteii eri tci pórtico
4iiiiclcie estés Ilovieiiclo por deiitro y por tcier;i
4ciriq~ieiio visluinbres c i i i por qiié o ciii,-i r,lzóii para seguir
i e criiioa parezc,i hciridirse y aciiiqcie I;i c,iiioa s e 11iiiid~1
A ~ i r i q ~1;1
4uiiqiie el ;im;iiiecer t'irile eri llegar
Aciiiqcie tetigas priiebas cíe qcie el rii7~ors e tiigó iietiiiitiv,~iiieiitede tiis ojos
4i11iqiiepierdcis el combatc
A L I I I ~ri,idie
L I ~s e accierde 'le ti y de tii C ó l g o t , ~
4cirique el sileiicio y I;i soleii;icl re ~ i n ~ i e b l e i i
4ciriqc~ete revieiites, te est;illes y te desplomes
4 ~ i r i q ~te
i e Iiay,iii tr,~icioii,-iiiosiii iiiiig~~ii'i
inisericorilia
N o te riiid;is ... por f;ivor ... N o te r i i i ~ i ~ ~ s

Eduardo C n r c í a
Este primer capítulo es para brindarle una base que le facilite un mayor conocimiento
de sí misma y de la manera como usted observa y enfrenta la vida, y las situaciones que

experimenta y experimentó; además, este entendimiento le permite adueñarse mejor de las

actividades presentes a lo largo del manual y sacarle el mayor provecho en este período de

cambios en el que usted se encuentra.

En este capítulo se encuentra descrito de manera general lo elementos más

importantes del Modelo Cognitivo Conductual Emocional, el cual es una forma de entender al

ser humano, y a p a r t i r del cual se han desarrollado técnicas de intervención que llevan la

finalidad de mejorar la calidad de vida y el desarrollo integral de las personas.

Objetivo general

Al finalizar el capítulo usted será capaz de reconocer y diferenciar sus conductas,

pensamientos y emociones, y la interacción que existe entre ellos.

Objetivos específicos

a. Conocer los aspectos generales del Modelo Cognitivo Conductual Emocional y su

importancia en los procesos de cambio personal.

b. Aprender a reconocer las conductas, los pensamientos y las emociones propias.

c. Reconocer las conductas, pensamientos y emociones que limitan mis cambios

positivos para comenzar a modificarlas; y fomentar aquellas que los favorecen.


1. Qué es el modelo cognitivo conductual emocional y para qué me puede servir?
Las personas diariamente nos enfrentamos a situaciones de la vida que nos provocan

emociones diversas, nos afloran pensamientos y además respondemos ante ellas de muchas

maneras; y aunque a veces creemos que todo esto se encuentra fuera de nuestro control, la

verdad es que en nosotros mismos existe la capacidad de tomar control de las situaciones y

de nuestras reacciones a las mismas.

¿Cómo puedo hacerlo? Para lograrlo es importante que conozca cómo suceden estos

procesos a través de la explicación del Modelo cognitivo conductual emocional, y a p a r t i r de

ahí pueda comenzar a distinguirlos en usted misma.

El Modelo Cognitivo Conductual Emocional constituye una forma de intervención en la

que se considera que las personas se encuentran influenciadas en alguna medida por los

siguientes elementos:

Aspectos físicos
o biológicos
Ambiente físico y social
(incluye las situaciones
de la vida)

Cogniciones
/

Además se considera que las personas tenemos t r e s formas básicas de expresarnos:

a) Lo Coqnitivo: se t r a t a de los pensamientos, conformados por ideas que se dice a


sí misma o situaciones que imagina, además la forma como vemos, entendemos y

explicamos lo que nos pasa; las creencias y valores; las expectativas (lo que
esperamos o deseamos de las situaciones o de las personas) y las atribuciones

(las opiniones o características que otorgo a las situaciones o personas).


En la parte cognitiva usted podrá reconocer las relaciones violentas como actos

inhumanos que no deberían existir (creencia), considerándose una persono

merecedora de cosas buenas y fe1 ices (atribucion), puede esperar llevar una vida

tranquila de ahora en adelante (expectativa)

b) La conducta: es la manera como actúo o me comporto: como es hablar, caminar,

comer, escuchar, cantar, trabajar, descansar, leer, mirar, callar, entre muchas

otras. Un ejemplo seria el asistir a los grupos de apoyo, el contar mis


experiencias y mis sueños y el escuc har las experiencias de las demás asistentes.

c) Lo E m o c i d : como la palabra lo dice, corresponde a las emociones o

sentimientos, como el enojo, la alegria, la tristeza, el odio, el amor, la


tranquilidad. Por ejemplo, la porte emocional es la sensación de alivio y

tranquilidad que usted experimenta al dar por terminada la relación en que fue

violentada.
Par otra parte, se considera que las canductas y demds r e s p w a s de las personas son
en su mayoría aprendidas, no son traidas de nacimiento: y por lo tanto, pueden ser

cambiadas, transformadas, modificadas y enr iquecidas con habi lidades nuevas (Bandura,

1973; Caballo, Aparicio y Cantena, 1995: Ramirex, 2003).


Además, presta gran atencidn a los procesos cognitivos o de pensamiento humanos,

como son el c8mo percibimos, reconocemos, atendemos, razonamos, valoramos y juzgamos.

Igualmente, a la manera como la gente da sentido a sus experiencias y transforma su

ambiente en información que puede utilizar para actuar ante el medio y modificarlo

(Cabal lo, Apar icio y Cantena, 1995); reconociendo la capacidad de las personas para realizar

cambios positivos en si misma y todo lo que le rodea.

Por lo tanto, el aprender a conocer mis pensamientos, emociones y formas de

comportarme, y la manera como estos son afectados por el medio ambiente en que

interactuamos, me permite conocer más acerca de mi misma, y tener un mejor manejo de

todos estos procesos y de las situaciones.

Por ejemplo, al terminar con una relacibn donde ha mediado violencia, la mujer

sobreviviente puede presiar atenci6n a lo siguiente para facilitar sus cambios positivos:

O El medio: que seria el lugar, tomar en cuenta los cambios que debe realixar en su
casa o si debe trasladarse de domicil ¡o: ademhs las personas que la rodean, cuál es la

importancia que tienen para ella y el apoyo que le brindan.

Ct &as reacciones cognitivas: creer que la violencia son actos que no deben tolerarse
(creencias y valores), esperar un futuro que traiga más cosas bonitas y mayor

felicidad en la vida que continth (expectativas) y saber que como ser humano usted

es merecedora de esas cosas bonitas y f elices (atribuciones).

0 &as reacciones a nivel emocional: sentir por un lado temor e incertidumbre de lo que
le espera, y por el otro la tranquilidad y el alivio de no seguir siendo agredida más.
O &as respuestas a nivel conductuai: puede ser buscar trabajo remunerado para vivir
más tranquila económicamente.
3 Las conSecuericias de estas reacciones: comenzar a apreciar más las bendiciones

diarias, involucrarst en actividades que sean de provecho para usted.

0 Tomando en cuenta estos aspectos de la situación se p u d e tener una visihn más


completa de la situación, lo que u su vez puede permitirle encontrar más fhcilmente

las posibles soluciones a los inconvenientes en el momento en que se presenten.


Para comprender un poco más c6mo interactiian estos elementos, precte atención al

siguiente apartado.

2. Las conductas, los pensamientos, las emociones y la forma en que se relacionan


Ante un evento o situaci8n, tenemos reacciones a nivel cognitivo analizando la

situación y seleccionando las posibles respuestas y consecuencias. Surgen emociones como

consecuencia de la situación y de la interpretación que le doy, adembs se experimentan

reacciones físicas que general mente corresponden al sent ¡miento, como puede ser

sudoración, hormigueo, palpitaciones, ruborización, entre otras. A partir de estos

procesos, elijo comportarme de alguna manera. Todo esto sucede de forma casi
nctanthnea, interactuando entre si e influyendo a los demás, como se representa a

continuación (modificado de Beck, J.,2000):

Creencias
(Pensamientos
Automáticos)

Conductas Emociones '3


Cada una de estas respuestas influye sobre la otra, de manera que, si se piensa de
forma negativa, tiende a sentirse mal y a actuar disfuncionalmente. Cuando se siente

ansiosa, tiende a utilizar pmsamientoc negativos y a actuar de forma compulsiva 1


evitativa. Cuando se actúa compulsivammte, se tiende a pensar y a sentir negativamente ...

(E llis, 1999).
A las expresiones o eventos que imagina la persona ante una situación especifica se I t

conoce como p s o m i e n t u s automáticos (Beck, J., 2000), y pueden ser divididos en (Ellis

1999):
- Racium/es cuando llevan a reaccionar con conductas y sentimientos
saludables y funcionales. Por ejemplo, ante una cituacibn

complicada la persona puede pensar: "es dificil, pero voy a


esforzarme por superarlo"

- I r r a c i o n o / e ~ llevan a reaccionar con conductas dicf uncionales t

y destructivas. Por ejemplo: "es demasiado difícil, nunca lo


lograr&"

Como ya se mencionó, estos pensamientos tienen influencia en lo que siento y cómo

actúo ante las situaciones; por lo tanto, el aprender a reconocer estos pensamientos y

lograr un manejo adecuado de los mismos, permite afrontar las situaciones de manera m&

positiva, y usted tiene la capacidad de Iqrarlo.

Para comenzar a reconocer estos pensamientos, realice el siguiente ejercicio

(Modificado de Beck, J., 2000):

I I
Cuando advierta que cu estado de hnimo ha cambiado y se siente muy triste, enojada

o ailgust iada, pregúntese:

¿ Q dpnsd en ese momentu.7


De esta manera usted puede comenzar a reconocer los pensamientos automáticos,
hacerlos en cierta forma concientes.

Además, para poder ser más conciente de su forma de reaccionar ante las situaciones y

adquirir un mayor control, puede llenar el Registro diario de pensamientos automáticos

como se explica a continuación (modificado de Beck, Rush, Shaw y Emery, 1983):

..-'' Piense en una situación reciente que la haya hecho sentir triste, enojada o angustiada;

t r a t e de recordarlo tal y como pasó, el día y el lugar donde estaba, lo que sucedió y

cómo sucedió, y lo escribe en el registro.

.V* T r a t e de distinguir cuál o cuáles fueron las emociones que sintió (tristeza, enojo, ira,

odio, angustia) y las anota.


%?
.*'' Después pregúntese: qué pensé en ese momento, y escríbalo todo; y si fueron

situaciones o eventos que imaginó, descríbalos también. .0


Luego t r a t e de recordar lo que usted hizo, las conductas o acciones.

.J' Por último, anote lo que sucedió después de sus reacciones.

Este es un ejemplo de cómo se llena el registro:

Registro diario de pensamientos automáticos

Fecha y Situación Pensamientos


Emoción Respuesta Consecuencia
lugar (descríbala automáticos (conducta, (lo que pasó
brevemente) (descríbalos lo que usted después)
detal ladamente) hace)
Martes en Me encuentro Angustia Tengo el recuerdo Dejo de Me pongo más
la tarde. sola en la casa, Miedo de un momento en hacer lo que nerviosa y
y me da una Temor que mi pareja me estaba continúo
angustia y un Impotencia maltrató. haciendo y pensando
miedo y no sé Me preocupa que me siento cosas
1 porqué. 1 / él 1
pueda ingresar asustada 1
desagradables 1
después sigo nuevamente a la frente a la y mi trabajo
nerviosa y no casa y hacerme puerta. se quedó sin
puedo daño a mi o a mis hacer.
1 continuar con hijos.
mis Me gustaría poder
actividades. borrar todo eso.
Ahora llene su propio registro, según la explicación anterior:
Registro diario de pensamientos automáticos
- --
Fecha y Situación Emoción Pensamientos Respuesta Consecuencia
lugar (descríbala automáticos (conducta, lo (lo que pasó
brevemente) (descríbalos que usted después)
detalladamente) hace)

Realice este ejercicio las veces que sea necesario para que usted aprenda a distinguir

estas t r e s formas de reacción, hasta que se le haga algo cotidiano. Así usted podrá

aprender a reconocerlas en forma casi inmediata, lo que le va a permitir conocer más

acerca de usted y la manera como enfrenta las situaciones diarias, ayudándole a distinguir

mejor qué es exactamente lo que no está funcionando como usted espera y poder

mejorarlo. Continúe leyendo, y en los siguientes capítulos encontrará algunas técnicas para

ayudarle a lograrlo.

3. En resumen

Los seres humanos tenemos t r e s formas básicas de expresarnos: las conductas, lo

cognitivo y las emociones.

/ , l
,
Y
',
"1

'":' Las conductas son las acciones o comportamientos que se realizan, como
caminar, reír, comunicarnos, trabajar, descansar, entre otros.
QY cognitivo se refiere a las creencias, valores, expectativas, atribuciones y
situaciones que imagina.

v Lo emocional tiene que ver con los sentimientos, como la alegría, enojo, tristeza.
4 Cada una de estas respuestas influye sobre la otra, ya sea en forma negativa o

positiva, ante las situaciones de la vida; y al ser aspectos en su mayoría aprendidos,

cada uno de nosotros tenemos la capacidad de aprender a manejarlas a nuestro

beneficio, por lo tanto el aprender a reconocer estas reacciones me permite modificar

las que me obstaculizan y promover las que me desencadenan aspectos positivos y

construct ivos.

4. ¿Qué aprendí en este capítulo?

Es importante que, antes de continuar, repase algunos aspectos importantes vistos en

este capítulo. Para esto, conteste las siguientes preguntas ahora que terminó la lectura del

mismo; puede escribir las respuestas o simplemente repasarlas en su memoria. Además

puede revisar el resumen anterior para ampliar o verificar su respuesta, y comprobar lo que

aprendió.

a. ¿Cuáles son las t r e s formas básicas de respuesta de los seres humanos?

b. ¿Qué son las conductas?

c. ¿Qué son las cogniciones?

d. ¿Qué son los pensamientos automáticos?

e. ¿Cómo puedo reconocer los pensamientos automáticos?

f. Ejemplos de emociones pueden ser:


Bibliografía utilizada

Para ampliar la información o los contenidos de este capítulo, puede consultar los siguientes libros:

Bandura, A. (1973). Análisis del aprendizaje social de la agresión. En: Bandura, A. y Ribes, E.
(1977). Modificación de conducta: análisis de la aqresión y la delincuencia. México, D. F.:
Editorial Trillas.

Beck, A,; Rush, J.; Shaw, B. y Emery, G. (1983). Terapia coqnitiva de la depresión. 5" ed. Bilbao,
España: Editorial Desclee de Brouwer.

Beck, J. (2000). Terapia coqnitiva: conceptos básicos y profundización. lo ed. Barcelona, España:
Editorial Gedisa.

Caballo, V. ; Aparicio, C. y Catena, A. (1995). "Fundamentos conceptuales del modelo conductual en


sicopatología y terapia". En: Caballo, V.; Buela-Casal, G. y Carrobles, J . (dirs.). Manual de
psicopatoloqía y trastornos psiquiátricos: fundamentos conceptuales. trastornos por ansiedad,
afectivos y psicóticos. Vol. 1. 9" ed. Madrid, España: S X X I de España Editores.

Ellis, A. (1999). Una terapia breve más profunda y duradera: enfoque de la terapia racional
emotiva. Barcelona, España: Editorial Paidós.

Epstein, N,; Schlesinger, S. y Dryden, W. (1988). Coqnitive- behavioral therapy with families. N.Y.,
U. S. A,: Brunner/Mazel.

Mora, A. y Solano, 1. (2000). Manual de autoayuda coqnitivo, conductual y emocional para la


transición de la vida laboral Y la .iubilación. Tesis para optar al grado de Licenciatura en
Psicología. Universidad de Costa Rica.

Mora, G. y Quesada, K. (2003). Manual de orientación diriqido a padres de familia en e l mane.10 de


límites en el hoqar con sus hi.ios e hi.ias, de edades entre O y 10 años. Tesis para optar por el
grado de Licenciatura en Psicología. Universidad de Costa Rica.

Ramírez, R. (2003). "Perspectiva contemporánea de la modificación de conducta, modelos


emergentes". Ponencia en: X I I I Simposio costarricense de psicobioloqía y 1 Simposio
costarricense de análisis conductual aplicado. Universidad de Costa Rica. San José, Costa Rica.
CAP~TULO11:

ALGUNAS HABILIDADES GENERALES PARA SECU LR

CREClENDO

Porque permanecer,
aunque las horas ardan eii la iioche,
es corigelarse y cristalizarse,
y quedar atrapado eii L I T inolde.
~

I<haliI C i b r a n
Cada día trae la oportunidad para aprender e intentar cosas nuevas, que sean positivas
y beneficiosas para una, especialmente en este proceso de cambios y de redescubrimiento
de sí misma en el que usted se encuentra; es por eso que en este capítulo se describen

varias técnicas que, si las practica y las pone en práctica diariamente, pueden contribuir a

mejorar su capacidad de comunicarse adecuadamente y manejar las situaciones en forma

más tranquila.

Las técnicas que se abarcan son la relajación, la asertividad y la solución de

problemas; las cuales tienen la característica de que se pueden aplicar a casi todos los

eventos o situaciones a los que se enfrentan las personas diariamente

Objetivo general

Fomentar mis habilidades para manejar del estrés, comunicarme con las demás

personas y la resolver los problemas, mediante el aprendizaje de técnicas prácticas y

útiles.

Objetivos específicos

a. Conocer acerca de la relajación y la importancia de utilizarla en mi vida diaria.

b. Practicar y aprender diversos métodos de relajación.

c. Conocer y aprender la forma asertiva de comunicación, para experimentar sus

beneficios.

d. Aprender un nuevo método para buscarle solución a los problemas.


Se trata de una técnica que nos ayuda a despejar nuestra mente y tomar los eventos
diarios con mayor claridad y aprender a tener mayor control sobre nuestras reacciones

corporales, cognitivas, conductuales y emocionales; permitiéndonos además mejorar

nuestra salud al lograr un balance en nuestro cuerpo.

Todo esto se logra gracias a que la relajacien es una sensacien contraria a las

sensaciones que provoca el estrés, como son: angustia, preocupaci6n, desesperación.

Los cambios continuos en nuestra vida nos generan estres, que es la forma natural del
organismo para adaptarnos a nuestro entorno (McKay, bavis y Fanning, 1988; y GiltAdi,
2001). Este sistema de activación nos permite reaccionar ante los peligros en busca de

sobrevivencia y nos ayuda a alcanzar nuestros objet iws cuando se presenta la necesidad de

cambio. A este proceso se le conoce como estrés positivo o eustress, y puede ser

provocado por (McKay, Oavis y Fanning, 1988; y Gil'Adi, 2001):

1. El medio ambiente o el contexto social: como pueden ser las constantes exigencias

en las labores diarias (hogar, trabajo, estudio), y los cambios del entorno. a
2. El cuerpo o las respuestas y cambios físicos: tales como los cambios producidos
por la edad en las diferentes etapas del desarrollo humano, o cambios más rápidos

y pequeños como los ciclos menstruales, las enfermedades, entre otros. Y/4D &
3. Los pensamientos y las valoracioms: se t m t a del modo como interpretamos
nuestras experiencias.
-
El e s t r i s puede ser provocado tanto por un solo evento que se interprete como

amenazante, lo que se conoce como estrEs agudo; como por una repetición de pequeiios
eventos angust iantcs, llamado estrés crhnico.

La constante exposición a eventos estresantes que se presenta generalmente cuando

se lleva un ritmo de vida muy acelerado, muchas preocupaciones de tipo económico o

familiar, o el presenciar situaciones ritsgosas, pueda provocar el t s t r k s negativo o

distress, el cual se manifiesta en lo que se conoce como el Síndrome del Estrbs, y se t r a t a


de un ciclo en que cada uno de los elementos participantes (pensamientos, emociones,

reacciones corporales y conductas) activa al o t r o de manera negativa, aumentando la

activación general cada vez, a esto se le llama w t r o a l i w n t a c i 6 n negativa (McKay, Oavis y

Fanning, 1988). Este ciclo puede Ilegar a aumentar los niveles de excitación o alteracibn del

organismo de manera casi constante, lo que puede llegar a producir daños en la salud física

y mental de la persona.

Para romper con este ciclo es necesario r a l i x a r cambios en alguno de los aspectos

implicados: los pensamientos, las respuestas corporales, conductualas y emocionales o

alterar la situaci8n estresante (McKay, bavis y Fanning, 1988).


Ciclo del estks

Respuesta
Activación pensamientos negativos
(conducta)

negativas

La importancia de Id relqaci6n es que fomenta él rompimiento


del ciclo del esfrhs o la tensibn, pues aprender a relajarse le
permite a l o persona tener un mayor control de la ansiedad, de
sus reacciones físicas ante .las situaciones est resawes y de
/1 sus pensamientos y emociones, lo que ayuda a un mejor manejo 1\

Instrucciones qenerales para realizar la rela-¡ación.

Antes de realizar cualquiera de las actividades, tome en cuenta lo siguiente:

*e
: Elija un momento del día en que no sea interrumpida y pueda disponer de un buen

rato para usted, para que pueda realizar el ejercicio completo sin distracciones,

asi le ser6 mús provechoso. Usualmente, las primeras veces se puede durar una

hora aproximadamente realizando los ejercicios, ya que se están aprendiendo.

8 Sin embargo, con la práctica se logra realizarlo en menor tiempo cada vez.
4 Ou~queun lugar de la casa en donde se s i a t a tranquila, con una temperatura que
le resulte confortable (que no haga ni mucho frio, ni mucho calor), que tenga una

iluminacibn tenue, y que el ruido de la calle o los vecinos no llegue tanto.

*: Utilice ropa &moda y quitsse los zapatos y los objetos que le aprieten o puedan

incomodarle, como el reloj, cadenas o anteojos. e


+:S Recudste* boca arriba sobre la cama o una cobija extendida sobre el

suelo; o sentada en un sill6n d o una silla (que no sea muy dura), con la espalda

y las nalgas apoyadas en el respaldar, como se muestra a continuación:

Lo importante en estos ejercicios es buscar la comodidad.

En el siguiente apartado se presentan varios tipos de relajaci6n que le pueden ser


útiles para lograr modificar positivamente el ciclo del esirés; intente realizar todas para

que pueda elegir al final la o las que más le resulten efectivas y las pueda seguir utilizando

periódicamente.
2. Ejercicios de relujacidn
A continuación se presentan una serie de ejercicios que le permiten alcanzar el estado
de relajaci6n. U ~ e puede
d practicarlos todos y elegir el que sea de su agrado, o irlos

turnando.

a. Respiración.
Este ejercicio ayuda a relajar, al realizar en forma controlada la entrada y salida de

aire del cuerpo.

Tome en cuenta las recomendaciones anteriores, y una vez ubicada, coloque ambas

manos sobre ni abdomen para controlar el movimiento, pero sin h a m r presión sobre el
cuerpo. tome aire lentamente por la nariz, de manera que el aire empuje su abdomen hacia

fuera, mientras siente cómo suben sus manos.

Deje salir el aire lentamente por su boca, a la vez que imagina que la tensión va

abandonando su cuerpo, sienta cómo sus manos bajan. S<


Trate de repetir el ejercicio unas 10 veces, cada vez más lentamente; repose un rato

tratando simplemente de disfrutar la sensaci8n suave y placentera del ejercicio, después

se levanta lentamente.

Esta respiración puede combinarse o realizarse junto con otras técnicas de relajación.
b. Relaiación proqresiva de Jacobson

Esta técnica consiste en el reconocimiento y control de la tensión- relajación de los

músculos, y nos permite aprender a relajar los músculos a voluntad.

Las instrucciones que se detallan a continuación puede gravarlas y escucharlas cada

vez que realice el ejercicio , memorizarlas o pedirle a alguien que se las lea (McKay,
Davis y Fanning, 1988):

Colóquese según las indicaciones mencionadas anteriormente. Una vez que esté

cómoda; apriete el puño derecho tan f u e r t e como pueda, note la tensión de su puño, su

mano y su antebrazo. Ahora relájese. N o t e la relajación en su mano y aprecie el contraste

con la tensión. Repita esto una vez más con el mismo puño. Después repita el

procedimiento dos veces con el puño izquierdo. Ahora realícelo con los dos puños a la vez,

dos veces.

A continuación doble los codos y tense los "ratones" (como haciendo "la fuerte",

sacando músculo), después relájelo y note la diferencia. Repítalo dos veces.

N o t e las sensaciones de pesadez, calor u hormigueo en los brazos. Son normales.

Mientras se relaja t r a t e de decirse a sí misma: "alejo la tensión ... me siento calmada y

descansada... relajo los músculos" una y o t r a vez. Este reforzamiento mental facilitará en

gran medida la relajación física.

Después arrugue la frente tan fuerte como pueda, sintiendo la tensión. Relájese y

afloje los músculos. Frunza el ceño y note la tensión que produce. Suéltelo y permita que la

ceja recupere su forma.


-
8 suavemente cerrados y confortables.

$
-
u
-
*
-

Cierre los ojos y apriete los pirpados fuerte. Relqje sus ojos hasta que estdn

Ahora apriete los labios. Relájelos hasta que estén ligeramente separados. Note la

diferencia entre tensión y relajación. Apriete la lengua contra el cielo de la boca. )


i

<
i

Reltijese. Disfrute de la relajación de la frente, cuero cabelludo, ojos, mandíbula, lengua y 5


!
labios. g<
<
4

#
Empuje la cabeza contra la cama o el raprildar y aprecie la tensión en el cuello.
i
1
Mientras tensa, hágalo girar suawmuite a la derecha, después a la izquierda. Note el
1
cambio de localización de la tensión. Relaje la cabeza hasta que est¿ confortablemente

{irecostada. Presione la barbilla contra el pecho. Sienta la tensión en la garganta y la nuca


i1
estirada. Retájese, colocando la cabeza en una posición confortable. Permita que la

relajación la envuelva. Encoja los hombros hacia arriba tanto como pueda (como haciendo

"que me importa"). Dijelos caer y sienta la relajación en el cuello y los hombros.

Aspire y llene los pulmones de aire; manténgalos así y note la tensión. Ahora deje 1
11 salir el aire, dejando su pecho relajado y suelto, permitiendo que el aire silbe al salir. :

Continúe respirando lenta y pausadamente varias veces, sintiendo como sale la tensión
'

1 fuera del cuerpo con cada respiración. Despuks apriete el estómago y manténgalo así.
'

<
f Note la tensión, después relájese.

1
1 : ; ];,
!

espalda vientre cintura


la tensión de la parte baja de la espalda. A hora relájese tan profundamente como pueda.
Apriete las nalgas y las piernas presionando los talones entre sí tanto como pueda.

Relájese y note la diferencia. Estire la punta de los pies para tensar las pantorrillas

(ratones). Observe la tensión, despks reltijelas. Oirija la punta de los opies hacia la cara,
poniendo la tensión en las espinillas. Sienta la tensihn, despuks relhjese. Sienta lo pesadas

y relajadas que están sus piernas.

Una vez que se haya familiarizado con esta ttcnica, puede comenzar a hacerla en

forma abreviada como se explica a continuación.

Tense cada grupo de mlisculos mientras cuenta despacio hasta cinco, y despuks
relájelos mientras cuenta hasta diez:

1. Tense los puños y brazos, como sacando los "ratones": relájese.


2. Arrugue todos los músculos de la cara como una nuez, y haga girar su cabeza en
círculo para aflojar el cuello: relájese.

3. Realice dos respiraciones profundas: mantenga el aire unos instantes y después


déjelo salir lentamente mientras se relqla.
. Tense las piernas dos veces, una con la punta de los dedos de los pies estirados, y la
otra con la punta de los dedos de los pies hacia la cara; relhjese.

ntre los ejercicios, realice respiraciones lentas, mientras se repite a sí misma palabras

omo: "relhjate... cdlmate..."


c. Relaiación authena
Una vez instalada según las indicaciones vistas anteriormente, siga las siguientes

instrucciones (Lobo y Salazar, 1994):

Primero escuche y reconozca cualquier ruido fuera de la habitación, dése cuenta de

cómo siente su cuerpo, la posición en la que se encuentra, los puntos de contacto entre su

cuerpo y el sill8n o el suelo, los puntos de contacto de la cabexa, la espalda, los brazos, las

piernas. Ahora concéntrese en su respiración, a medida que inhala su abdomen se eleva y

cuando exhala el abdomen baja suavemente, de forma que la exhalaci6n es un poco más

larga que la inhalación.

Ahora concintrese en su brazo y mano derechos y comience a decirse a usted misma:

siento mi mano derecha pesada (esto se repite tres veces), mi mano derecha es pesada y

c61ida (tres veces), siento mi mano y brazo derechos pesados (tres veces), siento una

oleada tibia invadiendo mi mano y brazos derechos (tres veces). Concéntrese en las
sensaciones que experimenta.
Ahora visualice su mano y brazo derecho en un sitio cdlido dándoles el sol,

mire como los rayos del sol descienden y tocan su mano y brazo derecho ...como li%w
los calienta suavemente. Imagínese que e*6 tumbada sobre arena tibia, sienta u
el contacto de su mano y brazo derecho sobre la arena o introducidos en agua tibia.

Diga: mi mano y brazo derecho se vuelven muy cálidos y pesados. Respire profunda y

lentamente, a cada espiración lenta y larga déjese llevar un poco más mandando un mensaje

de calor y relqjación hacia la mano y brazo derecho.

Se repite este mismo ejercicio para:

- Mano y brazo izquierdo

- Pierna y pie derecho


- Pierna y pie izquierdo, volviendo despuis sobre todas las extremidades y

pasando al abdomen.

Posteriormente se dirá:
Mi respiración es lenta y rqular (tres veces).
Mi mente est6 tranquila y en paz (tres veces).
Tengo conf íanza en poder resolver los problemas cotidianos (tres veces).
Toda mi tensí8n y estrks en mi cuerpo se va disipando a cada larga y suave

espiración (tres veces).


Soy una persona valiosa (tres veces).
- La esencia de la relajación estará conmigo (tres veces).

Poco a poco, puedo empezar a volver a la habitación. Voy sintiendo mi cuerpo sobre el

sill6n o suelo. Cuando esté preparada puede empezar a mover sus dedos y poco

a poco ir abriendo sus ojos.

d. Visuati zación

Busque una posición cómoda de acuerdo a las indicaciones dadas anteriormente y

realice lo siguiente (McKay, bavis y Fanning, 1988; y Gii'Adi, 2001):

Respire profundamente tres veces. bése cuenta si puede sentir con cada inhalación

que todo su cuerpo recibe una energía cálida, que llega a cada parte de su cuerpo. Con cada

respiración hay una descarga de tensiones, como si coleccionara todas las tensiones y tos

exhalará con el aire. Así que con cada respiración se siente más confortable, relajada y

segura. bese cuenta de las sensaciones de su cuerpo y, cualquier pensamiento negativo, sin

lucharlo, lo exhala con su respiración.

Visualice su cuerpo y la tensión que se encuentra en cada parte de i t , piense en una

imagen que represente esa tensión, como un vendaje metálico alrededor del cuerpo, carbón

ardiendo en las partes tensas o un objeto muy pesado sobre la espalda.


Ahora imagine el simbolo particular de relajamiento de la tensión: la cinta de metal
va a ser una corona de suaves plumas, el carbón ardiendo se torna maravillosamente fresco

o el objeto sobre la espalda se convierte en esponja liviana. Visuali ce ahora la sensación de

relajación que comienza a experimentar su cuerpo, como si una ola de cúlida relajación se

propaga por todo su cuerpo.

Imqinese ahora una escalera que conduce a un lugar maravillosamente placentero.

I m q i n e que alarga la mano, cójase de la barandilla y sitiese en el primer peldaño;

descienda de la escalera y aprecie el sendero que hoy frente a usted. Sigalo hasta un lugar

qradable, donde se sienta segura y tranquila, como un lago sin olas, o un bosque con un

viento suave y acariciador; permita que ese lugar sea real para usted, mire hacia su

alrededor, disfrute de SUS colores, sus sonidos, olores ugradables, f ami liarícese con todo

ese entorno hermoso y tranquilizante. Piense en las manos y los pies, y note la ropa que

lleva puesta. Note c8mo se siente en ese lugar especial, y relbjese todavía más.

Visualicese en este lugar seguro y reconfortante donde siempre podrb regresar, a

veces sblo pensando en ese lugar. Respire profundamente con cada inhalacibn,
agradeciendo este momento confortable y de paz, celebrando la vida, y exhalando.
sint iéndose segura y protegida, sintikndose Ilemi de energía y tranqui lidad.

Cuando esté lista para regresar de este lugar especial, imugínese volviendo a la

escalera. Alargue la mano, cójase de la barandilla y suba. Poco a poco mueva sus dedos, sus

brazos, piernas y el resto del cuerpo, abra sus ojos lentamente, mirando hacia los lados y
dando un pequeño estiramiento.

3. Habilidades de comunicación

Una manera de comenxar a ejercer control sobre mis comportamientos y el medio que

me rodea, es aprendiendo a comunicarme adecuadamente con las demás personas, con el fin
de ir desarrollando la capacidad de expresar mis opiniones, deseos y decisiones, de manera

que haga valer mis derechos y respetando a los otros.

Algumic estrategias efectivas para lograrlo son el uso de la comunicación asertiva o


asertividad, el aprender a escuchar, a decir no, dejar hablar a los otros y aprender a

controlar la timidez.

a Acertividad: ¿q& esa

La comunicacidn asertiva es la habilidad de expresar mis sentimientos, deseos, y


opiniones, actuando a favor de mis mejores intereses y derechos, respetando a ia vez los

sentimientos, deseos, opiniones y derechos de los demás (Gil' Adi, 2001).

Por lo tanto, la asertividad lleva por un lado el respeto hacia uno mismo al expresar

necesidades propias y defender los derechos, y por otro, el respeto hacia los derechos y

las necesidades de otras personas (Smith, 1980; Caballo, 1993 y Gif' Adi, 2001).
A l comunicarnos de manera asertiva, podemos ademtís hacer valer los derechos
humanos básicos, los cuales son de gran importancia pues nos dan cuenta de lo valiosos que
somos todos por el simple hecho de haber nacido y de ser humanos, y el hacerlos valer nos

brinda dignidad y respeto propios y hacia las demás personas. Estos son mencionados en el

anexo 2.1 de este capítulo.

¿En qué $e difwmch &a c&c+a de otras munems de compr tamos?


Muchas veces las personas no se comportan de manera asert iva por diversas razones,

como son el confundir la conducta asertiva con agresividad, o la pasividad con la cortesia, la

consideración o el ayudar: porque fallan en reconocer los derechos personales o temen

herir o disgustar a los otros (Gil' Adí, 2001).

Nos comportamos en forma pasiva cuando (Caballo, 1993):

e no logramos expresar abiertamente sentimientos, pensamientos,


y opiniones
lo hacemos en forma autoderrotista, con disculpas o expresiones como:

"quizá", "supongo", "te importaría mucho","no crees que";

reduciéndose así la probabilidad de ser entendida y respetada

3 posponemos nuestros deseos y metas, accediendo a los de los demás, sin importar cómo

nos sintamos al respecto

preferimos evitar las situaciones

Por otro lado, nos comportamos agresivamente cuando llevamos a cabo la defensa de

los derechos personales y la expresihn de tos pensamientos, sentimientos y opiniones en

forma impositiva y transgrediendo los derechos de las otras personas (Caballo, 1993).
Las femias típicas en que se manifiesta este tipo de conducta son: pelear, acusar,

amenazar y, generalmente, pisotear a la gente sin importar sus sentimientos (Gil' Adi,
2001).
~'Cdrno
puedo aprender a comportarme en formo aser ti va.?

Este ejercicio puede ayudarle a aprender a comportarse de manera asertiva en su

vida diaria (Gil' Adi, 2001):


1. Identifique cuál de las formas de comunicación anteriores utiliza usted
generalmente. Para esto, puede llevar un registro, tome nota diariamente de sus

reacciones, tal como se muestra a continuaci6n:

Registro de conductas

la f ¡la del bus. haciendo f ila detrás de ella.


1 1
No me atendían en la Me acerqué a una de las muchachas Asertiva.1
[tienda. 1
y le dije: "matiende, por
.-
favor". . -
- >
1
Ahora registre su manera de comportarse, tal como sucede:

Registro de conductas
2. Escoja una situación particular en la que tuvo problemas en actuar asertivamente y

esto le hizo sentir mal; y descríbala como se muestra:

Registro de conductas y pensamientos


T

' Situación Personas Lugar y Conductas Cómo me Pensamientos Objetivos


involucradas hora (qué hice) sentí? (miedo a (lo que
actuar desea)
asertivamente)
Una Esa persona La No le dije Enojada y Si le digo algo Que no

persona se y yo. parada nada, y desconcertad o me va a se me

me coló en de bus, continué a tratar mal y colen en

la fila del t r e s de haciendo me va a doler. la fila.

bus. la fila detrás Los que se den


tarde. de ella. cuenta se van a

burlar de mí y

me va a dar

mucha

vergüenza.
---

I n t e n t e llenarlo usted:

Registro de conductas y pensamientos


Situación Personas Lugar Conductas Cómo me Pensamientos objetivos ~

involucradas y hora (qué hice) sentí? (miedo a (lo que


actuar desea)
asertivamente)
Es posible que en el futuro, se presente una situación similar; y usted puede

prepararse para comportarse en forma asertiva. Para esto, escriba un plan para

manejar la escena problema asertivamente. Tome en cuenta lo siguiente:

i. Considere los derechos, necesidades, objetivos y sentimientos acerca de la

situación.

1'Ejemplo: Era justo que la otra persona hiciera fila como todos los demás, ya

que no tenía ningún impedimento físico; yo llegué primero y tenía derecho a pasar

antes y buscar un asiento. Todo esto me hizo sentir muy enojada. Me gustaría

que las otras personas respetaran mi lugar en la fila, así como yo también lo

respeto.

.Y€scriba los suyos:

ii. Si se t r a t a de una situación con una persona conocida, decida el lugar y la hora

convenientes para que ambas personas discutan el problema.


,..
1 ,Ejemplo: En la sala de la casa, cuando los niños no estén o ya se hayan dormido,

y esa persona no esté viendo algo que le guste por televisión.

Y ~ ó n d ye cuándo podría hacerlo usted?:

iii. Defina la situación problema lo más específico posible.


... l
1 1Ejemplo: A mi hijo no le gusta ayudarme en las tareas del hogar, y mas bien me

pasa desordenando la casa.

./SU problema:
¡v. Describa los sentimientos de manera que la o t r a persona pueda comprender lo

importante que es el asunto para usted. Para esto recuerde:

- Cuando hablo, t r a t e de aclarar y diferenciar entre sus 0piniones5-S~sus


M

sent i m i e n t o s v
...
1 ;Ejemplo: "me he sentido muy angustiada con esta s i t u a c i ó o , me preocupa

que las cosas se pongan cada vez peor P


- Use los "mensajes Yo", que conectan los sentimientos personales con

comportamientos específicos de la o t r a persona.


...
l/Ejemplo: "yo me siento herida cuando usted no toma en cuenta mis

opiniones".
e..

- Exprese su petición en una o dos oraciones fáciles de entender. 1Ejemplo:


1

"me gustaría que me ayudara más en la casa, recogiendo la ropa sucia o

lavando los platos"


- Reforzar (motivar) a la o t r a persona para que acceda a la petición.
...)

Ejemplo:
11 "con su ayuda yo me sentiría menos cansada y estaría de

mejor humor"

:f~hora explique sus sentimientos, opiniones y deseos ante la situación,

tomando en cuenta los consejos anteriores:

v. Ensaye el lenguaje corporal asertivo de la siguiente manera:

- Colóquese de pie frente a un espejo, tratando de mantener su cuerpo en

una posición recta (pero no rígida o tensa)

- Mírese a los ojos, y t r a t e de mantenerse así mientras hace lo siguiente


- Oigase en voz alta lo que escribió en la página

anterior, tratando de escucharse; y repítalo

hasta que logre hacerlo manteniendo el mismo

tono de voz (sin murmurar ni tampoco gritar),

que su voz se escuche clara, audible y firme.


- Puede además utilizar gestos y
expresiones faciales para hacer infasis, no

tiene que permanecer rígida.

vi. Piense q u i le gustaría que hiciera la otra -


persona:

Recuerde que para llegar a un acuerdo aceptable con los otros se deben tomar en

cuenta los derechos e intereses de ambos: por eso ahora piense a qué acuerdo

podría llegarse en su situación, respetando las opiniones de ambas personas:

B.
4. Practíquelo frente al espejo hasta que se sienta confortable. Posteriormente

practíquelo con una persona de su plena confianza.

Gran parte de aprender a comunicarnos adecuadamente, requiere de aprender a

escuchar a las otras personas, pues nos permite entendernos mejor al conocer las opiniones

de los demás.

Para comenzar a escuchar activamente, siga los siguientes pasos (Gil' Adí, 2001):

5 Prephrese, reconozca si est6 dispuesta a escuchar a la otra

persona o dispone de tiempo en ese momento, si no, mejor

déjelo para cuando esté lista o tenga tiempo.


a Cuando la otra persona se encuentre hablando, t r a t e de prestarle toda su

atención, escuchando su opinión, sentimientos y deseos. Si no eFtá segura de


haber entendido algo, pregúnteselo a la persona o pídale más informaci6n.

5 Una manera de hacerle saber a la otra persona que usted escuchó y comprendió
su punto, puede ser resumiendo en pocas palabras la idea que le presentaron.

Además, hágale saber a la persona que usted reconoce los sentimientos que ella

está experimentando ante la situaci8n en que se encuentra;; y si lo desea, y la

relación lo amerito, puede compartir sus propios sent imientos y episodios

similares que haya vivido, una vez que haya dejado de hablar.

a Para finalizar, intenten encontrar lo positivo de la situación, la enseñanza

beneficiosa que se puede sacar de la misma; o si se t r a t a de una discusi8n, llegar

a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

a Puede practicar todo esto con irno persona de SU conf ianxa hasta que se sienta

cómoda y natural al hacerlo, y que se vuelva una parte de usted.

c. Aprendiendo a decir no.

Muchas veces sucede que con tal de no herir a las otras personas o por temor a que

se resientan, se asiente en muchas peticiones a pesar de que ce t r a t e de actividades que no

nos agradan, no queriamos realizar o nos sobrecarga de actividades.


Ademús, al ser mujer en esta sociedad se nos impone el deber de satisfacer las
necesidades qenas, y se nos niega nuestras propias necesidades (Batres, 1998: 52); es
mucha veces por esta razón que se nos hace especialmente dificil negarnos, pues quedamos

expuestos a la manipulación de los otros y la culpa nuestra si nos negamos a ellos, además

de los sentimientos de frustración, irritación o ansiedad al entrar en conflicto ante lo que

se nos pide y lo que d&eamos, y terminamos diciendo sí cuando en realidad queremos decir

no (Smith, 1980).

Lcrs siguientes son algunas tbcnicas que se recomiendan, junto a la conducta asertiva,

para decir no ante las peticiones que no queremos aceptar (Smith, 1980):

Disco rayado:

4 Esta tdcnica nos permite perseverancia, para no ceder con demasiada facilidad.
Consiste en repetir cuantas veces sea necesario nuestra voluntad, por ejemplo: " no gracias,
no estoy interesada", sin dar mayor explicación, sin contestar preguntas y sin hacer caso
de lo que digan para infundir sentimientos de culpa, y tratando de hacerlo una y o t r a vez
sin enojarnos, irritarnos ni levantando la voz. A

&para realizarla, primero practique la frase frente a un espejo varias veces,

tratando de mantener siempre la misma calma y tono de voz. Después húguio mientras
escucha los comerciales en radio o televisión, repitiendo la frase una y o t r a vez con cada

o f e r t a del comercial. Por Último, puede pedirle a alguien de confianza que le ayude a
practicarlo o f recidndole cosas.
,:*,
Banco de niebla:

4 Esta ticnica sirve principalmente para enfrentar las criticas sin molestarse, sin culpa
o sin crear conflictos.
Consiste en no negar una crítica, pues se crea o inicia una guerra de razón, y no

contraatacar con otras criticas.

- \ S e puede convenir con el otro en la verdad, siendo honestos y reconociendo la parte

cierta de la crítica; por ejemplo: 'tiene razón, no maneje bien la situación"

-Convenir m principio, que es reconocer la verdad general de lo que se dice; por ejemplo:

"si, algunas veces suelo distraerme"

.iO convenir en la posibilidad de que las cosas sean como el o t r o dice; por ejemplo: "sí,
pos¡blemente haya un error en lo que yo escribí"

H ~ h o r piense
a en algún episodio en que recibió una critica injusta por parte de o t r a

persona, puede escribirlo o simplemente recrearlo en la imaginación, tratando de recordar

la manera como usted respondió y las emociones que le generá. Luego piense una manera
asertiva de responder a esta critica, utilizando una o varias de las técnicas anteriores y

dígasela en su imaginacián. iCámo se siente ahora?

Si lo considera necesario, puede practicarla varias veces frente al espejo y después


con alguien de su confianza.

rome en cuenta que, pese a que usted concuerde con todo lo leido anteriormente,
se puede llegar a caer en la manipulación o la culpa de los otros, pues se t r a t a de
un aprendizaje de mucho tiempo, que generalmente está muy arraigado: pero no
se desanime, hay caídas, pero poco a poco se puede ir aprendiendo a hacer wler
sus derechos y su voluntad
Al principio puede ser difícil, pero recuerde que el secreto está en la
persistencia.
ES bueno aprender a comunicarnos adecuadamente y expresarnos asertivamente, pues

nos permite hacer valer nuestros derechos y opiniones; sin embargo, en este intento

podemos caer en los excesos como son g r i t a r e interrumpir o no dejar hablar cuando otras

personas están hablando, lo cual limita la adecuada comunicación, por eso es importante

aprender a corregirlo.

d. Cómo aprender a controlarme cuando q r i t o o no dejo hablar a los demás?

Para comenzar a corregir estos dos inconvenientes en la comunicación, primero

requiere identificar en qué situaciones, lugares o circunstancias lo realiza con mayor

frecuencia.

&para hacerlo, esté atenta a los momentos en que levanta su voz o interrumpe a los

otros en las conversaciones; puede llenar un registro diario durante una semana, como el

que se muestra a continuación:

Registro diario @rit3s)

implicadas que
elevo la
voz
7
# veces Consecuencias

Jueves en Mi hijo mayor no Mi hijo y yo. Enojo y Él continúa 1


sin
la tarde, quiere estudiar frustración hacerme caso, y cada (
en la sala
de la casa

Sábado en
la mañana,
para el examen
de mañana.

Me encontré un Mis
desorden
t r e s Tristeza y
de hijos y yo. enojo
1
vez que yo levanto la

Todos terminamos
enojados y llorando,
/
voz él me la levanta a
mí.

1
cocina. Y trastos Y me limpian mal la11
cuartos. suciedad en la 1
cocina y de mala gana,
--- cocina 1 y yo sigo enojada. 1
Una vez completada la semana, es posible detector los aspectos que coinciden cada
vez que se presenta la conducta; así en el ejemplo anterior puedo distinguir:

(11En qué lugares grito más? Dentro de la casa.

...
11 En qué situaciones grito más? Cuando pido a los hijos que realicen alguna labor.

...
11 Con qué personas grito más? Con mis hijos.

1: Con qué emociones presento más la conducta de gritar? Cuando me enojo.

...
.ii Esta conducta me t r a e consecuencias positivas o negativas? Negativas.

S ~ h o r inténtelo
a usted:

Registro diario (gritos)

En qué lugares g r i t o más?


En que situaciones grito más?

Con qué personas grito más?

Con qué emociones presento más la conducta de gritar?

. Esta conducta me t r a e consecuencias positivas o negativas?

Registro diario (interrumpir o no d e j a r hablar)


I

Lugar y Situación Personas Emociones # veces Consecuencias


fecha implicadas que
interrumpo

,J' En qué lugares interrumpo más?

.& En qué situaciones interrumpo más?

,/ A cuáles personas no dejo hablar?


/ Can qué emociones interrumpo m&?

Esta conducta me trae consecuencias positivas o negativas?

Ahora imagínese una de los situaciones que anotó en los registros anteriores, tratando

Cuando en su imaginación esté por emitir la conducta, detenga el impulso 9 , respire

hondo y tome el control de la misma, ya sea manteniendo el tono de voz o simplemente

espere a que la otra persona termine de hablar concentrhndose en lo que dice, hasta que

llegue su turno; ademhs tome en cuenta siempre los principios de la comunicación asertiva y

la escucha activa.

-1~ua1 que como se hizo en el apartado anterior, practique este ejercicio en

forma imaginaria varias veces ha% qm se sienta cómoda: despds pueda practicarlo con

alguna persona de confianza. Quiz6 al principio tenga mayor dificultad para irlo dominando,

pero poco a poco y con paciencia ya lo lograr6.

e. Aprendiendo s c o , n t ~ l a mi
r timidez

Si usted es de las personas que presenta dificultades para entablar conversaciones


efectivas con otras personas, para hacer consultas o preguntas, o las técnicas anteriores

no te han resultado suficientes a la hora de hacer valer sus opiniones, pues al intentarlo se
pane muy ansiosa: puede realizar el siguiente entrenamiento para aprender a controlar la
timidez y manejar la ansiedad en esas situaciones:

4' Elija el método de relajación de su gusto.


A 6 Escriba una lista de las situaciones en que se relaciona con otras personas y que la

hacen sentirse ansiosa. Trate de describir la situación de la manera más concreta.

i' Déle un valor de 10 a la situación que más ansiosa la hace sentir, y después valore las

demás hasta llegar a 1, que es la que menos ansiedad le produce.

k ~ $ c Realice la relajación, y después t r a t e de imaginar la escena que menos ansiedad le

produce, intente hacerlo lo más vivencia1 posible, observando detalles como sonidos,

colores, formas. Permítase reconocer la ansiedad que experimenta.

Cuando vea la escena con claridad en su mente, manténgala por un momento

reconociendo la ansiedad, deja de imaginar la escena y se relaja nuevamente. Se

repite hasta no sentir ansiedad al imaginar la escena.

O s e repiten los puntos y con cada una de las escenas de la lista hasta finalizar

con la de mayor ansiedad. El proceso se realiza las veces que sea necesario.

t Una vez que haya aprendido a controlar la ansiedad de manera imaginaria, puede

comenzar a practicar las situaciones de la lista con alguna persona de su confianza,

hasta que sienta una notable disminución de la ansiedad. Luego, practíquelo en vivo.

A continuación se desarrolla una técnica que, junto con la adecuada comunicación,

complementa el afrontamiento efectivo de las situaciones problemáticas: la solución de

problemas.
4. Solución de problemas

A continuación se presenta una técnica que sirve para aprender a buscar soluciones a

los problemas que creemos sin salida. Siga las instrucciones que se presentan y verá cómo

comienza a encontrar alternativas positivas a las situaciones problemáticas (McKay, Davis y

Fanning, 1988):

a. Defina el problema

lZ$ Describa claramente lo situación que le rescilio problerntticu, donde determine;

Quién está implicado?

y Qué sucede o deja de suceder que le molesta o preocupa?

Dónde suele suceder?

A Cuándo sucede?

E3 Cuál es la secuencia de conductas y emociones que parece seguir (descripción


específica de la situación)?

? Por qué cree usted que sucede?

*Qué piensa usted cuando esto sucede?

V Qué siente?
3 Qué hace?
Al igual que en el ejercicio anterior, con esta información usted puede conocer mejor

el problema y determinar cuál es la parte que afecta más, para poder darle un mejor

manejo.
...
lj Un ejemplo puede ser el querer visitar a una amiga pero no poder acomodarse en el

tiempo y los quehaceres para hacerlo.

b. Búsqueda de alternativas

Déje que lleguen a su mente todas las alternativas que se le ocurran, a manera de una

lluvia de ideas - , y escríbalas todas, por más absurdas que le puedan parecer algunas;

entre mas anote, tendrá una mayor diversidad para elegir.

Una vez que tenga la lista, seleccione las 3 que le parezcan mejor, preferiblemente

que sean diferentes o contrarias entre sí.

OA veces se obtiene una buena alternativa combinando 2 en una.


.--I
11 Continuando con el ejemplo de la visita a casa de la amiga, las alternativas pueden ser:

hacerlo una tarde mientras los niños se encuentran en la escuela, en la mañana después que

hago el oficio, ir el fin de semana.


c. V r e las con~ecuenciu~

Para cada estrategia elegida, anote todas las consecuencias positivas y negat ¡vas que
podría traer, después se revise cada una de ellas y elija las que tienen

mayor probabilidad de que sucedan.

A cada una de estas consecuencias se le da una calif icaci6n de la

siguiente manera:

- Si afecto básicamente o usted: 2 ptos.


Si afecta básicamente a otros: 1p.

- Si se presenta a largo plazo: 2 ptoa


Si se presenta a corto plazo: 1 pto.

Se suman los puntos de cada estrategia para ver si las consecuencias positivas

superan a las negativas.

por ejemplo la valoración de la estrategia: en la mañana despub del oficio, seria así:

ValomciÓn de la estrategia A

Estrategia: En la manami después que hago el oficio

Consecuencias pos¡tivcis Puntuación


A. No llueve
I I I a los niños de la escuela I I
t B. Puedo quedarme a almorzar
I I B. Tal vez me atrase con
2+1 el oficio 1 *+l 1

6 Ahora valore sus propias estrategias:


Estruteuia 1
1 Estrategia:
--
Puntuación
A

C G

I Total: Total:

1 Estrategia:
Estrategia 3
Estrategia:

Consecuench s p s it ivas Pmtuación Consecuencias q g t i v a s 1f h t w c i ó n


A A

0 B

C C

.--
Total: Total :
I I
d. Elija la m - i o r alternativa
Tomando en cuenta la valoración hecha anteriormente, elija la o las estrategias que

tenga mayores consecuencias positivas para usted.

e. Planear la estratwia.
Una vez elegida la mejor estrategia, escriba uno d

por uno los pasos que requiere la realización de la

misma, muy detal ladamnte.

m Por ejemplo, si la estrategia elegida es visitar la

amiga el fin de semana, los pasos podrían ser:

1. elegir el día y la hora adecuada


2. llamarla para concertar la cita con ella y verificar que va a estar
3. buscar una persona de confianza que se haga cargo de los niños mientras esté
fuera
d Plantee su estrategia:

f. P6nsala en práct ica y evalúe los resultados

A hora póngalo en práctica siguiendo los pasos propuestos.

Cámo le resultó lo planeado? Se soluctod el problema? Si asi fue,

felicítese y valore el logro. Si no lo lográ, elija una nueva estrategia

(puede ser de las que descartó), y repita el planeumiento de la estrategia.

5. En resumen
La relajación es un método para obtener urio regulúción o equilibrio de nuestro

r cuerpo, a d w w nuestros pensamientos y armonizar


organismo; nos permite d e s c m ~ el
las emociones. Su u t i l izaci6n nos puede servir para facilitar estos procesos y aprender

a controlar las manifestaciones del estrés negativo.

Síndrome del Estrés: ciclo en el que pensamientos, sentimientos, acciones y

reacciones físicas se act ¡van mutuamente en forma negat iva, aumentando los niveles de

activación general, llegando a producir daños en la salud física y mental de la persona.


bkiinius formus de cornunic~rnos
Coi 'a Conducta asertiva Conducta agresiva

Los sent irnientos, opiniones Es una forma de Se quebrantan los derechos

o deseos propios no se comunicarme haciendo valer de las demás personas, al


I
expresan
abierta o firme,
de manera y respetar mis derechos, intentar
lo que opiniones y emociones, sin propios.
hacer valer los
l
1
puede Ilevar a que no sean t ranqlredir los de los 1
valorados o respetados.. demás

+ La escucha activa: requiere de algunos elementos básicos como son el estar

preparada y prestar atenciSn para escuchar realmente a la persona, mostrarle a la

persona que comprendi6 resumiendo la idea y valorando sus sentimientos.

Para decir no ante las peticiones que no queremos aceptar, se recomienda junto a la

conducta asertiva, algunas técnicas:


Disco ruyuda consiste en repetir cuantas veces sea necesario nuestra voluntad, sin
contestar preguntas y sin hacer caso de lo que digan para infundir sentimientos de

culpa.
+ Banco de niebla: consiste en no negar una critica, pues se crea o ¡nicia una guerra de

raz8n, y no contraatacar con otras criticas.

+ La soluci6n de problemas es una técnica que sirve para aprender a buscar soluciones

a los problemas que creemos sin salida; los pasos a seguir son: definir claramente la

situacihn que le resulta problemática, dejar que lleguen a su mente todas las

alternativas que se le ocurran y seleccionar las tres que le parezcan mejor, anotar a

cada estrategia elegida todas las consecuencias positivas y negativas que podría traer,

elegir la mejor estrategia y escribir uno por uno los pasos que requiere la realización ¿e

la misma, después se pone en práctica y evaluación de los resultados.


6. Qué aprendí en este capítulo

Compruebe cuánto ha aprendido contestando las siguientes preguntas y compare sus

respuestas con el resumen anterior:

a. ¿Cuál es la importancia de la relajación?

b. ¿Qué tipo de estrés me limita y provoca que se desencadenen enfermedades?

c. ¿Qué es la conducta asertiva?

d. ¿En qué se diferencia de otras formas de conducta?


e. ¿Cómo se realiza la escucha activa?

7. Para reflexionar

En este capítulo se han presentado varias técnicas para que usted pueda ir

adquiriendo o reforzando sus habilidades, y esto va generando cambios en las conductas,

los pensamientos y las emociones personales. Por esta razón, a continuación se presentan

una serie de preguntas para que usted pueda ir reconociendo y valorando cómo se van dando

estos cambios. Puede contestarlas por escrito o en su mente.

i. ¿Cómo influyen mis pensamientos y creencias en la manera de comportarme con

las demás personas?

ii. ¿Qué aprendí acerca de mí misma con la lectura de este capítulo?

111. ¿Qué sentí al leer este capítulo?

1 . ¿Qué pensé al leer este capítulo?

v. ¿Qué cambios positivos realicé y cómo me siento con ellos?


vi. ¿Qué aspectos me quedan por mejorar?

bii. ¿Qué elementos de este capítulo pueden facilitarme el cambio?

...
viii. ¿Cómo lo haría?

Bibliografía utilizada

Para ampliar la información o los contenidos de este capítulo, puede consultar los siguientes libros:

Batres, G. (1998). Tratamiento qrupal: adultas y adolescentes sobrevivientes de incesto y abuso


sexual. Manual para terapeutas. 2" ed. San José, Costa Rica: ILANUD, Programa Regional de
-
Capacitación contra la Violencia Doméstica.

Beck, A.; Rush, J.; Shaw, B. y Emery, G. (1983). Terapia coqnitiva de la depresión. 5" ed. Bilbao,
España: Editorial besclee de Brouwer.

Caballo, V. (1993). Manual de evaluación y entrenamiento de las habilidades sociales. lo ed. México:
Siglo Veintiuno.

El Psicólogo en la r e d (2003). Técnicas de entrenamiento en asertividad. En red: www.


ciudadf utura.com

Gil'Adí, D. (2001). Inteliqencia emocional en práctica: manual para el éxito personal y


orqanizacional. Caracas, Venezuela: McGraw-Hill Interamercana.

Lobo, K. y Salazar, M. (1994). Entrenamiento en la técnica de inoculación del estrés para modificar
autoestima. Unidad de Posgrado en Psicología Clínica. Universidad de Costa Rica.

McKay, M.; Davis, M. y Fanning, P. (1988). Técnicas para el tratamiento del estrés. 3" ed. México:
Ediciones Roca.

Smith, M. (1980). Cuando diqo no, me siento culpable. 6" ed. Barcelona, España: Ediciones
Grijalbo.
DERECHOS H UWANOS BÁSICOS
u m m m ~ x ' ~ '
,"
1
i. El derecho a rnaiiteiier rci digriidad y respeto de forrii,~Il;lbili~los'~
o asertiva iiiclciso SLI 1'1 otr,l

persoiia s e sierite Iiericlaj mientras rio violes [os derechos humarios b6sicos 'le los clem'ís.

2. El derecho a ser tratado cori respeto y digiiid,ld.

. E[ derecllo n rechazar periciories siri terier que seiitirse cc~lpableo egoísta.

4. El clereclio a experimeii tar y expresar t c ~ spropios seii tiiiiieii tos.

5. El derecho a cleterierre y peiisar aiites de ;ictLi,lr.

6. El ciereclio a c,-imbiclrde opiriióri.

7. ' pedir lo qcie quieres ici,íiidose ccieiita d e ílcie 1. otra persori'i tieiie el derecho ;
El dereclio 1 i decir

qcie rioi.

8. El clerecho a Iiacer rneiios d e lo que humarinmerite eres capaz de Ii,-tcer.

g. El dereclio ,-i ser iiidepeiidieiite.

ia. El derecho a decidir qué liacer cori tci propio ccierpo, tiempo y propied,~d.

JJ. El dereclio ,I pedir iriformacióii.

J 2. El derectlo a cometer errores -y ser resporisable 'le ellos.

13. El dereclio a seiitirte a gcisto coiitigo misr~io.

14.El dereclio 1
' teiier tcis propias riecesiciades y que esas riecesici~~des
seaii tari importaiites como

1'1s riecesidades cle los d e m i s . A d e m i s , teiiernos el derecho de pedir ,110 exigir) a los dern,ís

qcie resporidari a iiuestras iiecesidacíes y de decidir si satisfaceinos 1 ~ 1iecesici~1-icles


s d e los

clem,ls.

i 5 E 1 derecho n teiier opiiiioiies y expresarlas.


I _ *,'' , , ,,
16. El derecho a decidir si satisfaces las expect'-itiv<lsde otras persori'ls o si t e cornport'is siguieiido

t c i s iiitereses -sieriipre que rio violes los derectios de los ciem'is.

17 El y aclararlo, eri casos Iíniire eri


derectio a hablar sobre el problema cori la persoria i~ivolucrad~l

que los derectios iio est'íri del todo cl'1ro.s.

I 8 El derecllo ,i obtener aq~iellopor lo que p,lg.is.

19. El derectio a escoger rio comportarte d e niaiiern c-isertivc-i


o socialinerite lic~bilicios,~.

20. El ~ierectio,-i terier derechos y defeiiderlos.

21. El derectio a ser escucliacio y a ser tomado eri serio.

22. El dereclio cst,ir solo ciiaiiclo así lo escojas.

23. El derectio a hacer c~ialquiercosa rnieritras rio violes los derechos cle al~ciriaotra persoria.

Tomado de Caballo, 1993


Anexo 2.2
Registro de conductas
PGación Cómo actué o reaccioné Clasificación (asertiva,
(conductas) pasiva o agresiva)
i

i
Anexo 2.3
Registro de conductas y pensamientos
Situación Personas Lugar Conductas Cómo me Pensamientos 0bjetivor
involucradas y hora (qué hice) sentí? (miedo a (lo que
actuar desea)
asertivamente)

I
Anexo 2.4
Registro diario (gritos)
Anexo 2.5
Registro diario (interrumpir o no dejar hablar)
.
i
1
Consecuencias positivas

1
Puntuación

Total:
Anexo 2.6
Valoración de las estrategias

,
Consecuencias negativas
A

Total:
Puntuación

--
LO 1L 1:
CAP~TU

1N 1CLO D E L CAMBIO

S e me perdieron las lágrimas ...


La última vez que las vi toinabari el sol eri el desierto de Omári ...
Las vi refrescar las heridas de un soldado muerto eri guerra ajena.
Se confundían con los ojos lombricientos de Somalia
y los clítoris mutilados de las niñas africanas.
Las vi desgastarse poco a poco
mieritras bajabari la montaña
y c ~ i a n d ollegar011al río,
inurierori de sequedad.

Magally Rubí Durán


Cuando hemos pasado por experiencias desagradables y dolorosas, muchas veces

resulta difícil hablar de ello, pues lo que se quiere es dejarlo atrás, olvidarlo y no volver a

saber nada del asunto, y querer pensar que eso nunca pasó, para t r a t a r de borrarlo.

Sin embargo, llega un momento en que nos damos cuenta que no se puede lograr tan

fácilmente, que las experiencias nos marcan de alguna forma y que lo mejor es aprender de

ellas, sacar lo bueno que me quedó, y asimilarla como una experiencia más de la vida, que me

da más sabiduría y fortaleza.

Teniendo presente esto, en este capítulo se presenta una breve explicación del

problema de la agresión en la pareja, permitiendo entender un poco más los elementos que

interfieren en esta situación, y a p a r t i r de esto se proponen alternativas para comenzar a

sanar las heridas y las consecuencias que dejó en mi persona.

Objetivo general

Lograr ver con ojos y mente nueva los hechos y las circunstancias que conforman la

violencia para dar pie a la sanación de la herida.

Objetivos específicos

a. Estudiar una explicación al problema de la violencia y los elementos que la han

mantenido por generaciones.

b. Iniciar la sanación de las heridas emocionales repasando mi proceso de pérdida.

c. Reconocer el valor del perdón y aprender una forma de integrarlo a mi vida.


1. M6s alltí de la violencia
En este apartado se expone una breve explicación de la violencia y los aspectos

implicados, con la finalidad de que podamos conocer y comprender mejor este problema

social.

Antes de comenzar, conteste lo siguiente: ¿considera usted que la agresión y la

violencia son características aprendidas o que la persona nace con ellas?

a. ¿Se aprende la violencia?

Los actos de violencia son conductas que al igual que la mayoría pueden ser

aprendidas, desarrolladas, perfeccionadas y también modificadas (Bandura, 1973). A

continuación se explica brevemente cómo se da este proceso.

Desde que somos bebés, comenzamos a aprender a comportarnos, a interactuar y

relacionarnos con las demás personas. Además, en este proceso, se nos muestran maneras

distintas de cómo comportarnos según seamos hombre o mujer. las maneras

de comportarse de nuestros padres y personas allegadas, lo que vemos y

escuchamos, y los otros nos dan o nos ponen para comportarnos. Es a

este proceso al que se le conoce como Y , pues aprendemos

a través de las demás personas a establecer relación con la sociedad o el conjunto de

personas que nos rodean (Bandura y Walters, 1974).


...
1
1 Un ejemplo de esto sería cuando un bebé está aprendiendo a hablar, donde la persona

repite al niño las palabras y lo motiva a repetirlas; y una vez que lo logre, le ayudará a

perfeccionar su lenguaje felicitándolo cuando lo haga bien o corrigiéndole cuando no lo diga

como ella espera, lo que se le conoce como

En el reforzamiento tienen gran importancia las consecuencias que siguen a las

conductas (Bandura, 1973; Bandura y Walters, 1974); ya que, si se presentan consecuencias


recompensantes en alguna forma, como producto de la conducta emitida, será más probable
que en el futuro la vuelva a realizar para obtener los mismos resultados. Mas si las

consecuencias son negativas o poco satisfactorias, es menos probable que realice la

conducta.

De forma similar, los mecanismos de aprendizaje social de la conducta abusiva en las

relaciones familiares o donde media un contacto íntimo, se encuentra determinada por la

unión de: sentimientos de frustración, la observación de modelos agresivos que son

recompensados por su conducta (por ejemplo el padre que lastima a la madre y obtiene lo

que pide por ello) y la justificación de la agresión en determinadas circunstancias

(Claramunt, 1997).

De esta manera, las personas que desde su infancia presencian episodios violentos

entre sus padres (quienes son a su vez las figuras a seguir y de gran importancia afectiva),

aprenden esta conducta como una más a imitar, especialmente si se observa que la agresión

resulta eficaz para determinados propósitos (ejercer control sobre los demás o recibir

beneficios). Así, en el futuro y bajo condiciones que le favorezcan, es muy probable que la

persona realice la conducta (Bandura, 1973).

Es a través de estos procesos que se aprende también a exhibir, tolerar o inhibir la

conducta violenta, según de parte de quién provenga y hacia quién va dirigida y las

circunstancias que median en ella; ya que por lo general, la sociedad promueve en los

varones la exhibición de dichas conductas y en las mujeres ocultarlas (Claramunt, 1997).

En el caso de la violencia doméstica o intrafamiliar, al presentarse conductas

agresivas entre personas que generalmente viven bajo el mismo techo, suelen darse en

forma repetitiva, haciéndose un ciclo de agresión, el cual se describe a continuación.

b. El ciclo de la violencia

La violencia doméstica se manifiesta en un patrón repetitivo, en el que se distinguen 4

etapas o fases (Walker, 1990; Batres y Claramunt, 1995):


.. Au~eniode la te~si'aír la tensión va creciendo, se presentan incidentes de agresión

menores y va aumentando progresivamente. lb


2. Explosiún o incidente agudo de vioIencia se da la descarga de las tensiones
acumuladas en la fase anterior, llegando a un estado de inevitabilidad. ES la más

corta, pero la que causa el daño físico más grave. %a


3. Distanciamiento: es un período de no-tensión o alivio de la tensión, sin que
necesariamente se de la reconcil¡ación. e
4. Tregua amorosa o fase de arrepentirnienfa el agresor se comporta de manera

cariñosa y amable, buscando el perdón de su pareja, mostrando arrepentimiento y

bajo la promesa de M, volverlo a hacer.

Su dinámica se representa en el siguiente gráfico (modificado de Batres y Claramunt,

1995, p.111):
El Ciclo de la Violencia

Acumulación
de tension
(inicio del ciclo)
Reconciliación y

Este ciclo va aumentando tanto en la frecuencia con que suceden los eventos, como en

la gravedad de los daños provocados, al punto que se puede llegar a presentar únicamente
las t r e s primeras fases, sin pasar por la reconciliaci6n.

los muectras de amor como sucesos aislados o independientes de la vida de pareja, y se


En torno ul temo de lu violencia domksticu, fu misma sociedad ha creado a traves del
tiempo una serie de mitos, los cuales han contribuido a la perpetuación, minimización y

hasta la negación; como una manera de ocultar este problema.

c. Mitos y realidades acerca d e l a violencia

Varios son los autores que citan, describen y desmienten estos mitos (Iglesias y

Vázquez, 1996: Quirós, 1997: Gonzblcz, 2001; Claramunt, 2001; Batrcs, 2002: entre
otros); y a continuación se presenta un extracto de los mismos:

NITO REALIDAD
l

El síndrome de la persona agredida Se ha visto que es un problema que afecta una


d
afecta sólo a un pequefío porcentaje de parte importante de la población
la poblacibn
Es un problema que se da en familias
d En realidad se trata de un problema que afecta a
todas las clases sociales; sin embargo, tiende a
pobres o en condición económica baja
ocultarse más en clases altas por una cuestión de
estatus
Las personas agredidas no tienen -A Al igual que con el mito anterior, se conoce que
kf
educación formal y no poseen el problema de la violencia doméstica es
experiencia laboral independiente de la clase social a la que se
pertenezca
La mujer busca o merece el maltrato
a Lamitoverdad es que nada justifica la violencia, este
exime al agresor del control sobre sus
propias acciones, cuando ninguna persona tiene
derecho de usar la violencia contra otra.
Ea mujer tiene la culpa por el maltrato Cada quien es el responsable por sus propios
9
recibido actos, no de los actos de los demb, es uno quien
opta por realizar o no determinada conducta.
masoquistas, están locas o les gusta ser relaciones de este tipo tienen que ver más con
golpeadas elementos culturales, las personas que viven
estas situaciones sufren con cada maltrato
Las creencias religiosas evitan Se trata de un problema que se da
agresiones independientemente de las creencias
Los agresores son violentos en todas La mayoría de los agresores no son violentos en
sus relaciones otros aspectos de sus vidas (trabajo, amigos,
vecinos)
Los agresores son sujetos fracasados y Existen agresores que ganan menos que sus
r3
carecen de recursos para enfrentar el cbnyuges, pero tambikn existen aquellos que son
mundo econbmicamente solventes y con puestos de
trabajo relevantes
Una relacibn de agresibn prolongada
puede cambiar para mejorar
+ Con ayuda profesional los niveles de agresiiin
pueden disminuir, pero no necesariamente se
extingue por completo. Tiene mucho que ver el
compromiso real de cambio del agresor.
El comportamiento violento es Se ha visto que los agresores seleccionan
c3
impulsivo conscientemente a su pareja como blanco de
ataque, y la mayoría planea los incidentes de
violencia antes de llegar a su casa
La ingesta de alcohol y drogas son la , 1
Esto puede incrementar el riesgo de la severidad
causa del comportamiento violento de los ataques, pero no es la causa de la agresión;
ya que el agresor 10 es con o sin ingesta
Los niños necesitan a su padre, aunque Se ha demostrado que los niños que viven en
r3
el sea violento situaciones de violencia, tienen mayor riesgo de
sufrir maltrato, presentan más problemas
emocionales, de conducta y en la escuela, que los
que viven en ambientes sin violencia
La persona que ejerce violencia hacia su pareja lo que intenta es buscar el poder y

control de las situaciones y las conductas de la pareja (Bancroft, 1992; Batres y Recinos,

2002; Salas y Campos, 2002; Batres, 2003).

Esto se une a los aspectos aprendidos en el proceso de socialización, como es la

creencia errada de que los demás miembros de la familia deben satisfacer las necesidades

del hombre, y el no cumplimiento de esta tarea justifica la imposición de un castigo; junto

a la idea de que su pareja es un objeto que le pertenece (Bancroft, 1992).

Además, la utilización de conductas violentas lleva al aprendizaje de que la violencia es

un mecanismo para lograr que la o t r a persona consienta las peticiones (Jacobson y

Margolin, 1979).

Por su parte, la persona que experimenta el maltrato por parte de su pareja, va

perdiendo la motivación para reaccionar al ver que las golpizas se repiten una y o t r a vez, y

comienzan a creer que no hay nada eficaz que puedan hacer para evitar el maltrato,

presentándose además el temor a sufrir mayor violencia si se abandona a la pareja o si se

toman otras medidas de seguridad (Claramunt, 2001). A esta pérdida de motivación para

actuar se le conoce como , pues la persona llega a considerar que

no puede esperar algo diferente, ya que las conductas de su repertorio no le han resultado

efectivas y comienza a desistir de más esfuerzos, especialmente si se llegan a aceptar los

mandatos erróneos de la sociedad que les indican cosas como: "es la cruz que se debe

cargar", "el matrimonio es para toda la vida y pese a todo", "el amor todo lo debe

soportar" ... aprendiendo así a dar amor a una persona que algunas veces responde

cariñosamente a ese amor, pero otras veces lo que hace es maltratar.


A manera de síntesis, es conveniente indicar que las conductas violentas son maneras
injustificables, inaceptables e intolerables que muchas personas utilizan para ejercer

el control sobre otras, actuando de manera conciente y manipuladora; ante esta

situación, la persona agredida muchas veces se siente indefensa y cree no tener

opciories eficaces para hacerle frente, abrumándose con los mensajes negativos que

recibe tanto de su pareja como de la sociedad en general; estos elementos hacen que

el problema continúe presentándose.

25 Una vez leída esta sección, ¿considera que ha cambiado en algo su manera de ver y

entender la violencia?

En los siguientes apartados se presentan algunas propuestas que pueden servirle para

comenzar a cambiar todo este aprendizaje, afrontando la vida de forma más positiva y que

permita dejar atrás el daño que nos ha quedado de estas vivencias anteriores.

2. Elduelo

a. Que es?

Es u1-1proceso normal de elaboración de una pérdida, en el cual se busca la adaptación

y armonía tanto al interior como al exterior de mi propio ser ante la nueva realidad.
Elaborar el duelo significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida de lo

que no está, valorar su importancia y afrontar el sufrimiento y la frustración que t r a e su

ausencia (Hucay, 2004).

Este proceso lo recorremos tanto cuando nos enfrentamos a la pérdida física de un

ser querido que muere, como cuando acabamos con una relación 9<, nos separamos
geográficamente de alguien 'd o concluimos un curso donde obtuvimos amistades y

Ifl->
, qt,
conocimiento . -' Y

Durante el proceso de duelo se atraviesa por varias etapas (Kübler-Ross, 1969, cit.

por Craig, 1997):

Nesación: la persona rechaza o se rehúsa a la pérdida y busca otras respuestas, se

pasa por mucha confusión, cuestionamiento e incredulidad.

Ira:se encuentra frustrado porque no se realizarán sus planes y sueños, porque las

cosas no son como uno quisiera; hay enojo con todos y con todo.

Reqateo: se buscan formas para intentar que las cosas vuelvan a ser como estaban.

Depresión: se entra a un estado de desesperanza y tristeza por la pérdida y todo lo

que se va con ello: los sueños, el tiempo y el amor invertido ...

Aceptación: se da un reconocimiento de la pérdida y aceptación de la misma, y de las

cosas que quedaron y las que se fueron, y se abren las puertas a lo nuevo que vendrá.

El siguiente t e x t o puede ayudarle a comprender mejor la manera como se presentan

estas etapas:
1 '")'O había prornetzdo cuzdar mi cc~trdicta,y
con mz hngua, y ynrterh freno a mzs /a6zos
rzil pecar
I
I'nc hacln c / m u f o
no fecm nada , 1'1 szquzera liabfaba dé /o bueno'
~pcromz d<>l;>r
160 en airrnentq ,r/rorarorz rnr ardza
en e/27~c/io'(Pe11sar1d7C I I e/(;? ~ ¿ t ~ f u esej (er~ce~zdm
~ htrtto
de mz, y dzje entonces cc711~ ~ o z f u e r t c
(negación)
"(3aTá t u (wrayo a h como
~ di pill;7ma,
( o/anil erltoncesy podna descansar f .'c>fand~
me zrui
"
niuy h j o ~ rne
, q u e d a m a c7trren e / d é ~ w r i o

harme saber quefrtt tcndri y cuanto twmpo


"\SL>I~C?P;
( c y u (r('zt ,yuurosatjL'7 cual1 6re(e~e717tnr ( , d a J "
"%L,/ coraion me sarta en eípecho, e í t e m r dé 10 nlucrtc
ha caldi>so6w mz .Me ha entrad;, UII t e n r ~ espatlto~cl.
r
dé mwdo'"
, ~ J I O ) I ten~b/a~~dO

",MI coraion se af/ltje mas y rnab,


hbrame de m u artgudtiacír,
.Mzra mrs tnstcrasy trabajos. y perd7na mzs pecadi~s "

(culpa)
"-Mwmalda&s nzc tzericn abrumad?, son urra ca~iju

, f 'iy a cotfesar mzs pecados,


pues me íihrtart dc zt~quletud"'
':Serio?;oporzte a /os que se c~potreria m?;.
ataca a h s que me atacar2 "
l
"Los que me rodéan hoantatt /cr cabeza
ilue cazgatz sobre e/hs carbones encettdld~~s,
que Cos echen ~ 1 pozos,
2

de dOrzdé rzo sabatl mas "

"Que desaparezcan, como eíagua que se escurre;


que se seqlretz, como /as hzerba de/camlno;
que se Jeshaganz, como e/caraco/cn su buba,
,como eínztio abortado que I I I ~ I I C U( w /¿/Irzi"

(regateo)
R tz, .$etio~.chmo, a tz, .\etion; s u p h ~ o
?qué se garza con que yo muera,
cort que sea / h ( ad7 a/sepu/c~o/
;ZCpolc~orro puede aíabarte nz hablar de t u j 2 e í i i a d f "

(depresión)
"%$eñou,
,liasta cuandh me o/tzdartzs/
F h t a cuando te escond;.ras Je n1r2
líasta cuarrdo mr alnta y rnr corarorz
habran dé s u f n r y estar trates tod7 eCdta)'
'-?Ir [ d a se acaba conlo e/liumo,
mr corazotz esta decazdo ,
, I I Z autr JL>SCOS teryo di connct '
La p d s e me pega a íos huesos de tatrto gemzt
duenno E n crr d
e par2 como cenzza,
Ztz mz beblda se me=c/an nzrs lugnmas
,MLS duzs pasatz como una sombra
'.\etiou, esri~cliarnz oraczon,
l ,tro te q u e h s caf/ad;~ante mrs /atjnnzasl"
I
(aceptación)

I "i9ías ahora), guarda sihncu) ante ef.Setior;


espera corz pacwncm a que é f te a y u h
l
2'0 te zrntcs por e/que trli¿nfa ett /;7 o d a

(Vqa eferrojo, abandotra effuror "

'"Y6 tenmfe, a pesar k~que &ría


que era grarzde m1 af/lccton "

/.L)e nucc o) rnt corazott esta a b r e ,


catttare y darc grirrras a/,\ctiot "

Estas etapas son las reacciones comunes, pero no todas las personas pasan por todas

ellas, ni en ese orden necesariamente.

Una forma de reconocer este proceso en mi propia vivencia y promover un manejo

saludable del mismo es iniciando con el reconocimiento de mis emociones dentro del mismo.

b. Reconocimiento de emociones

Las emociones no nos hacen ni buenas ni malas personas, simplemente son una parte

más de nosotros (Batres, 1998), lo importante es aprender a reconocerlas, conocer nuestra

forma de expresarlas y aprender a hacerlo de la manera más adecuada.

El siguiente ejercicio puede ayudarle a comprender mejor sus emociones y manejarlas


adecuadamente:

d Realice una pequeña relajación. Después piense en alguna pérdida que usted haya

vivido. Identifique los sentimientos que experimenta y experimentó V ; anótelos en su

registro como se muestra a continuación. Después, destaque subrayando o coloreando las


emociones que se presentaron con mayor intensidad. Posteriormente pregúntese: ¿qué
pensé en ese momento?
83 Y anote todos pensamientos automáticos relacionados con el

evento. Por último, anote de qué forma reaccionó usted o cómo manejó esta situación.
..
1 Guíese con el siguiente ejemplo:

--- -----. --
Reconociendo
-- mis emociones
- p.--
- --

/lK&nto mociones I Pensamientos automáticos 1 Reacción ( c o n d i c r f l


/I ~nci desilusión Tristeza 1 1 No me lo esperaba. / Lo fui a buscar varias 1 1

amorosa. Enojo Tanto que lo quería, tantas veces para


jl Resentimiento atenciones y cariño que le reclamando.
Decepción brindé, para que al final él no
lo valorara.
~l
l I 1 Nunca voy a encontrar 1 l
l 1 1 alguien que me quiera de 1 1:
1 1 1 verdad, todos juegan con los 1 1
?
ii =-,._-- _1 1 personas y los sentimientos. 1
- -
A
- -- -- -.
--. 11
.f hora hágalo usted:

¿Logró reconocer cuáles emociones sintió?, ¿cuáles de estás sintió con mayor

intensidad que las otras?

Recuerde que las emociones son una parte más de nosotros, y el aprender a

reconocerlas nos ayuda a entendernos mejor y aprender a reaccionar de modo más

constructivo.
Respecto a su forma de reaccionar, valore lo siguiente:

: Y ~ u epositiva u oportuna esta reacción?

.*/* Qué beneficios obtuve con esto?

.yy Me ayudó a mejorar la situación?

hora piense: ¿cuál sería una manera más adecuada de reaccionar, sin tener que negar u
ocultar la emoción, según lo visto en los capítulos anteriores?

Después puede practicar esta nueva alternativa en su imaginación, hasta que se sienta

cómoda y segura; posteriormente puede practicarla con una persona de su confianza.

'"Es importante que además del reconocimiento y aceptación de las emociones, se pueda

observar la situación tal cual se dio, determinando los elementos que ha podido o no tener

al alcance:

.#'Qué fue exactamente lo que perdió?

.y Qué ganó o le quedó?

- 7 ~ u parte
é dio de usted y por qué?

- --

: Y ~ u éparte no dio y por qué?


Hay que tener presente en todas las .5¡tuaciones, que no Se encuentra a nuestro alcance: es

con el conocimiento de mí misma que puedo darme cuenta de cuáles son mis capacidades y

cuál es el límite real que tengo frente a las cosas, pues todo tiene su razón de ser y no todo

está en mis manos, no todo sucede por mí.

En el siguiente ejercicio se trabaja más este aspecto dentro de las relaciones

afectivas.

c. Lo ideal vrs. lo real

Al inicio, cuando nos unimos a alguien o iniciamos una relación, creamos expectativas

de las cualidades que deseamos de la persona y de las cosas que anhelamos compartir con

ella y recibir de ella, a esto se le conoce como el ideal; en tanto que las características y

conductas que la persona posee y emite usualmente, es lo que se conoce como lo real.

Algunas veces sucede que en un duelo por rompimiento, ante el dolor que sentimos,

llegamos a confundir la pérdida de las cosas que teníamos y de las que queríamos, pues

dejar atrás un sueño, una meta, un proyecto, duele y se une al dolor de la pérdida real de la

relación que se tenía.

\ /'l
/ Realice una relajación de su agrado, una vez relajada, piense en la relación

que la esté teniendo con algún grado de incomodidad, o que haya terminado y escriba lo

siguiente:

( L o que siempre quiso y soñó


l!
1 Lo que obtuvo en la relación 11
U ~ vez
M c~cluídala lista, compure los aspectos de la izquierda can los de k ckrechu,
y marcando con distintos colores (puede marcar varias con el mismo color y una misma idea
con varios colores), determine:
- cu6lcs de citos coinciden?

jgt- cutíles ron positivo$ o la bcwfician a usted?


- cuáiles le perjudican?

- cuáles son cupaus de darle?


- cu6les son de importancia para usted?

3. El perdón

Para hablarte acerca de lo que significa perdonar a una persona, voy a darte a

continuación uno frase que considero lo resume en una forma muy bella:

Perdonar es prsonar, no amar. Perdonar es soltar el resentimiento, pero no por eso

terigo que amar a esa persona. Tampoco t e y o que decirle, si no quiero. Tiene que ver
más con uno mismo, es de adentro, es un sent imicnto que se suelta (Blesa, 1999: 73).

Quiz6 t e pueda resultar dificil hasta considerar la ideo de perdonar a personas que de
una u otra forma t e han herido, t e han quitado o negado partes importantes de ti y de t u

vida, que t e han quitado felicidad, Sin embargo, muchas veces es importante que, para
empezar de nuevo el viaje de tu vida, hagas un cambio de maletas:
A
regala las que traigas y que te pesan tanto, saca las cosas m

valiosas que t r a i a ~en ellas para que las pongas en tus nuevas muletas y dejes atrás
lo demhs,
Perdonar no quiere decir que tengas que volver o. entregarle tus afectos y tu
confianza a esa persono que t e dañó de alguna forma; simplemente perdonar significa sacar
el regentimiento de t u alma y dejarlo atrás para que puedas continuar, para que t ú te
puedas sentir libre.

El siguiente ejercicio puede ayudarte en este proceso.

E iercicio 'De iando atrás"

Te propongo un ejercicio: toma una hoja de papel y dividela en 3 columnas, piensa en

las personas que t e maltrataron, t e hicieron sentir mal o consideras que no t e apoyaron

cuando ocupaste su ayuda, y por b s que guardas a l g h resentimiento, en la primera columna

de la hoja escribe ni nombre o una letra, dejando varios reglones entre cada nombre. Con

cada uno de esos nombres haz lo siguiente: en la segunda columna escribe la razón por la

que t e encuentras resentida (puede ser en resumen o detallando si lo consideras necesario),

haz una pausa, respira 3 veces profundamente; despuhs de esto en la tercer columna anota

algo que t e gustaria decirle a esa persona de cómo t e hizo sentir sus acciones y de cómo

necesitabas que actuara contigo.

En una nueva hoja, divídala en dos columnas, en la primera escriba todas las ventajas

de guardar rencor por esas personas; en la otra escriba todas las desventajas de continuar

resentida. Repase ambas columnas y determine si vale la pena o no continuar alimentando el

resentimiento, o si es mejor dejar atrás.

Para final izar, puedes real izar el siguiente ejercicio (Blesa, 1999): escribir 10

afirmaciones de perdón durante 7 días de la siguiente manera: "yo ... perdono a ...
definitiwmente y soy feliz".
Es importante que tomes en cuenta que curar las heridas toma tiempo, un tiempo que
es diferente en cada persona y en cada situación: por lo tanto, no t e apresures, no t e

obligues a sentir o dejar de sentir cosas que no quieres o no estas lista: tómate t u tiempo.

Además, no esperes cambios en otras personas, busca mejor cambios positivos en ti misma,

porque los demás no siempre cambian porque t ú se los pidas, asi que no t e juegues el

chance, dedícate a cambiar tú, ya que se ha comprobado que el cambio en la conducta

personal si genera necesariamente cambios en la conducta de los demás, esto según los

principios conductuales que se mencionan en el capitulo anterior.

Para completar el ejercicio anterior, la siguiente actividad t e puede ayudar a ir

dejando atrás el rencor:


1 Escribe una carta a la persona (o personas) que t e han agredido, donde se

exprese todo el enojo que t e hizo sentir, las conductas suyas que t e hicieron

sentir mal, las cosas que esperaste de él y que nunca hizo. Si le parece puede

leerla en voz alta o a una perana de su total confianza.

2 C6mo se siente ahora?... Muchas veces el reconocer nuestros sentimientos y

permitirnos expresarlos en una manera adecuada y segura nos ayuda a

sentirnos mejor. Después de esto, anote las razones por las cuales seria

positivo para mi perdonar a esa persona.

3 Ahora escribe una carta a la niña que llevas por dentro, y que fue herida,

piditndolt perdón por el maltrato y por lo que se pudo hacer y no se hizo, y

donde se le prometa dar de ahora en adelante un mayor respeto, cuidado y

amor. Que esta carta se convierta en un compromiso consigo misma para

cuidarse, protegerse y buscar cosas positivas para si.


En el siguiente capítulo se explora más profundamente el fortalecimiento personal,

para promover los cambios positivos personales y aprender a reaccionar mejor ante las

situaciones adversas.

4. En resumen

La violencia intraf ami liar corresponde, generalmente, a conductas aprendidas en la

infancia y adolescencia a t r a k s de los procesos de socialización.

Estas conductas se incorporan principalmente mediante la observación, la imitación y

el ref or zamiento al obtener las consecuencias deseadas.


+ La violencia doméstica se manif iesta en forma cíclica, y va aumentando tanto en
frecuencia como en intensidad de las agresiones. Se distinguen 4 fases:

Aummfo de /u fasi& se presentan incidentes de agresión menores y la tensión

cwmenta progresivamente.
+ Exp/osión o incidente agudo aé violencia se produce la descarga de las tensiones

acumuladas; es la fase más corta pero la que produce el mayor daño.


+ Distanciumiento: periodo de no-tensión.

+ Tiquu amorosa o airepf,iniento: el agresor se comporta de manera cariñosa,

pide disculpas por lo ocurrido y promete no volverlo a hacer.


+ Los mitos que rodean el tema de la violencia doméstica han contribuido a que este

problema se continúe presentando.

+ Las conductas violentas son maneras ihupropiudusque muchas personas utilizan para
controlar a O ~ M S actuando de manera conciente v maniauladora.

4 La persona agredida llega a creer que no tiene opciones eficaces para hacerle

frente, abrumándose con los mensajes negativos que recibe tanto de su pareja como de

la sociedad en general.
E/ Duelo es un proceso normal de preparación personal para aceptar y adaptarse
ante una pérdida.
4 Du&e el proceso de duelo, usualmente se pasa por las siguientes etapas: negución,
ira, regateo, depresión, y adaptación.

5. Qub aprendí en este capitulo?

Una vez terminado el capitulo, revi% sus conocimientos:


a. ¿Es la violencia una conducta aprendido? ¿Cómo se aprende?

b. ¿Cuáles son las fases del Ciclo de la Violencia?


c. LQuk es el duelo?

d. ¿Cuáles son las etapas del proceso de duelo?

6. Para reflexionar

Es momento de valorar sus principales reacciones ante este capítulo:

i. iC6mo influyen mis vivencias, y las emociones y pensamientos que guardo de


ellas, ante la forma como me veo y actúo?

ii. ¿Qué aprendí acerca de mi misma con la lectura de este capitulo?

iii. ¿Qui senti al leer este capitulo?

iv. iQu8 pens; al leer este capitulo?

¿Qu6 cambios positivos real icd y cómo me siento con el los?

vi. iQuk aspectos me quedan por mejorar?

vii. ¿Qué elementos de este capítulo pueden facil itarme el cambio?


\ 111 ¿Cómo lo haría?

Bibliografía utilizada

Para ampliar la información o los contenidos de este capítulo, puede consultar la siguientes libros:

Bancroft, L. (1992). El abordaje contemporáneo de los ofensores físicos contra las mujeres: un r e t o
para los profesionales de salud mental y la administración de justicia. En: Batres, 6 .
(comp.) Compendio de conferencias nacionales. San José, Costa Rica: I L A N U D , Proyecto
d e Capacitación Permanente en e l Tema d e Violencia boméstica.

Bandura, A. (1973). Análisis del aprendizaje social de la agresión. En: Bandura, A. y Ribes, E.
(1977). Modificación de conducta: análisis de la aqresión y la delincuencia. México, D. F.:
Editorial Trillas.

Banduro, A. y Walters, R. (1974). Aprendiza.je social y desarrollo de la personalidad. Madrid,


España: Alianza Editorial.

Batres, G. (1997). Del ultra.ie a la esperanza: tratamiento d e las secuelas del incesto. Programa
Regional de Capacitación contra la Violencia Doméstica. 2" ed. San José, Costa Rica:
ILANUD.

Batres, G. (1998). Tratamiento qrupal: adultas y adolescentes sobrevivientes d e incesto y abuso


sexual. Manual para terapeutas. 2" ed. San José, Costa Rica: I L A N U U , Programa Regional de
Capacitación contra la Violencia Uoméstica.

Batres, G. (2002). Comprendiendo la violencia contra las mujeres. En: Batres, G.; Recinos, S. y
Dumani, 1 . Violencia de qénero, derechos humanos e intervención policial. San José, Costa
Rica: I L A N U D .

Batres, G. (2003). Hombres que e.iercen violencia hacia su pare.ia: manual de tratamiento diriqido a
terapeutas. San José, Costa Rica: I L A N U U .

Batres, G. y Claramunt, M . (1995). "La violencia contra la mujer en la familia costarricense". En:
Batres, G. y Portugués, F. (comp.) (1997). Manual de lecturas para cursos sobre violencia
doméstica de las academias de policía. San José, Costa Rica: I L A N U D , Programa Regional d e
Capacitación contra la Violencia Doméstica.

Batres, G. y Recinos, S. (2002). Conversatorio sobre tratamiento d e ofensores sexuales. En:


Campos, A. y Salas, J . M. (comp.). Masculinidades en Centroamérica. I n s t i t u t o WEM. San José,
Costa Rica: Lara Segura Editores.

Blesa, A. (1999). Una cuestión d e cara-le: un camino diferente hacia la autorrealización personal. 1"
ed. Buenos Aires, Argentina: Editorial del Nuevo Extremo.
Brenes, M. (s.f.). Ley contra la violencia doméstica: procedimiento

Bucay, J . (2004). El camino de las Iáqrimas. 6" reimp. México: Editorial Océano.

Capacchione, L. (1991). Recobrando t u niño interior. New York: Simon & Schuster.

Chanto, J. (2003). Resumen de la Ley 7 6 5 4 : Ley de Pensiones Alimenticias. Resumen elaborado para
e l Módulo de Psicología y Violencia boméstica. Universidad d e Costa Rica. T I semestre, 2003.

Claramunt, M . (2001). Casitas quebradas: e l problema de la violencia doméstica en Costa Rica. 6"
reimp. San José, Costa Rica: EUNED.

Costa Rica. (2003) Leyes y decretos. Ley contra la violencia doméstica. 4" ed. San José, Costa
Rica: EDITEC Editores.

Craig, G. (1997). Desarrollo psicolóqico. 7" ed. Juárez, México: Prentice Hall Hispanoamericana.

González, K. (2001). El proceso de resiqnif icación de la experiencia en casos d e violencia conyuqal


contra la mu.ier: un estudio desde e l modelo de la Resiliencia. Tesis para optar por el grado de
Licenciatura en Psicología. Universidad d e Costa Rica.

Iglesias, P. y Vázquez, M . (1996). Conceptos y mitos que perpetúan la violencia doméstica en la


comunidad de Fecosa del Carmen de Cartaqo y d e la comunidad de El Carmen de Coronado.
Trabajo Final de Graduación para optar al t í t u l o d e Especialista en Medicina Familiar y
Comunitaria. Universidad de Costa Rica.

Jacobson, N . S. y Margolin, G. (1979). M a r i t a l Therapy: strateqies based on social learninq and


behavior exchanqe principles. 5" printing. Brunner/Mazel. N. Y., U.S.A.

Quirós, E. (1997). "... y no viví feliz para siempre". En: Colección de metodoloqías no 7: sentir,
pensar y enfrentar la violencia intrafamiliar. Vol. 1. San José, Costa Rica: Centro Nacional para
e l Desarrollo d e la M u j e r y la Familia.

Ramírez, 1 . T. (1997). Violencia doméstica, la mujer aqredida: la problemática desde su punto de


vista. Tesis para optar por e l grado d e Licenciatura en Psicología. Universidad de Costa Rica.

Salas, J . M . y Campos, A. (2002). Aspectos teórico conceptuales de la masculinidad: r e t o s en e l


siglo X X I . En: Campos y Salas (comp.). Masculinidades en Centroamérica. I n s t i t u t o WEM. San
José, Costa Rica: Lara Segura Editores.

Walker, L. (1990). "Psicología y violencia contra la mujer". En: Curso violencia contra la mu.ier y los
m. Fundación Ser y Crecer. L I T Congreso Médico Nacional.
Anexo 3.1
Reconociendo mis emociones
Anexo 3.2

a. Resumen de la Ley Contra la Violencia Doméstica (Ley No 7586)


Definiciones ( A r t . 2):

Violencia doméstica: acción u omisión, directa o indirecta, ejercida contra un

pariente y que produzca como consecuencia el menoscabo de su integridad física, sexual,

psicológica y patrimonial. El parentesco puede ser por consanguinidad, afinidad o adopción,

y se dado por un vínculo jurídico o de hecho, o por una relación de guarda, tutela o curatela.
Violencia psicológica: acción u omisión destinada a degradar o controlar las acciones,

comportamientos, creencias y decisiones de otras personas; por medio de intimidación,

manipulación, amenaza (directa o indirecta), humillación o aislamiento.

Violencia física: acción u omisión que arriesga o daña la integridad corporal de una

persona.

Violencia sexual: acción que obliga a una persona a mantener contacto sexualizado

(físico o verbal), o a participar en otras interacciones sexuales mediante el uso de fuerza,

intimidación, coerción, chantaje, soborno, manipulación, amenaza o cualquier otro

mecanismo que anule o limite la voluntad personal.

Violencia patrimonial: acción u omisión que implica daño, pérdida, transformación,

sustracción, destrucción, retención o distracción de objetos, instrumentos de trabajo,

documentos personales, bienes, valores, derechos o recursos económicos destinados a

satisfacer las necesidades de las personas.

Medidas de protección ( A r t . 3):

i. Ordenar al presunto agresor que salga inmediatamente del domicilio común. Si

se resiste, se utilizará la Fuerza Pública.

ii. Fijarle, a la persona agredida, un domicilio diferente del común, que la proteja de

futuras agresiones.
...
III. Ordenar el allanamiento de la morada cuando se arriesgue gravemente la

integridad física, sexual, patrimonial o psicológicas de cualquiera de SUS

habitantes.

Prohibir que se introduzcan o mantengan armas en la casa, cuando se utilicen

para intimidar, amenazar o causar daño a alguna de las personas.

Decomisar las armas que posea el presunto agresor.

Suspenderle provisionalmente, al presunto agresor, la guarda, crianza y

educación de sus hijos e hijas menores de edad.

vii. Ordenar al presunto agresor que no interfiera en el ejercicio de la guarda,

crianza y educación de sus hijos e hijas.

Suspenderle al presunto agresor el derecho de visitar a sus hijos e hijas, en caso

de agresión sexual contra menores de edad.

ix. Cuando la víctima sea menor de edad, discapacitada o mayor de sesenta años, que

no pueda valerse por sí misma; la autoridad judicial confiará la guarda protectora

a quien considere idóneo para esa función, si se encuentra a cargo del presunto

agresor.

X. Prohibir, al presunto agresor, que perturbe o intimide a cualquier integrante del

grupo familiar.

xi. Prohibirle acceso del presunto agresor al domicilio (permanente o temporal) de la

persona agredida y a su lugar de trabajo o estudio.

xii. Fijar una obligación alimentaria provisional de conformidad con la Ley de

Pensiones Alimenticias.
.. .
XIII. Disponer el embargo preventivo de los bienes del presunto agresor, por un plazo

no mayor de 3 meses; para respaldar la obligación alimentaria a favor de la

persona agredida y los dependientes que correspondan.

xiv Levantar un inventario de los bienes muebles existentes en el núcleo

habitacional, en particular el menaje de casa u otros que le sirvan como medio de

trabajo a la persona agredida.


xv. Otorgar el uso exclusivo, por un plazo determinado, del menaje de la casa a la
persona agredida.

xvi. Ordenar, al presunto agresor, que se abstenga de interferir en el uso y disfrute

de los instrumentos de trabajo de la persona agredida.

.xvii. Ordenar, al presunto agresor, la reparación en dinero efectivo de los daños

ocasionados a la persona agredida, o a los bienes que le sean indispensables para

continuar con su vida normal. Se incluyen gastos de traslado, reparaciones a la

propiedad, alojamiento y gastos médicos.

;<vi¡¡. Emitir una orden de protección y auxilio policial, dirigida a la autoridad de

Seguridad Pública de su vecindario. La víctima portará copia de esta orden para

que pueda acudir a la autoridad más cercana en caso de amenaza de agresión

fuera de su domicilio.

El incumplimiento de una o varias de estas medidas puede testimoniar piezas a la

agencia fiscal correspondiente, para que se siga el juzgamiento por el delito de

desobediencia a la autoridad.

Las medidas de protección no podrán durar menos de un mes ni más de seis. Sin

embar~go,al vencer el plazo y a solicitud, se podrá ordenar prorrogarlo una sola vez, por

igual período. ( A r t . 4)

Solicitantes legítimos ( A r t 7):

Los mayores de doce años afectados por una situación de violencia doméstica.

Cuando se t r a t e de menores de doce años o de personas con discapacidad física

o mental, la medida deberá ser solicitada por su representante legal, el

Patronato Nacional de la Infancia, una autoridad de policía o un mayor de edad.

Las instituciones públicas o privadas que lleven a cabo programas de protección

de los derechos humanos y la familia, cuando la persona agredida lo solicite, se

encuentre grave o presente alguna discapacidad que le impida solicitar la

protección o tener conciencia de la agresión que se le inflige.


m LOS mayores de edad, cuando la persona agredida esté imposibilitada para
solicitarlas por encontrarse grave como producto de una situación de violencia

doméstica.

Requisitos d e l a solicitud ( A r t . 9):

El nombre, los apellidos, las calidades y el vecindario de la persona agredida y la

persona agresora, si los conoce.


m'
Los hechos en que se funda.

Las pruebas, si existen, en las que fundamenta los hechos expuestos en la

solicitud. La f a l t a de indicación de pruebas no impedirá que la autoridad judicial

dé curso a la solicitud.

Las medidas de protección solicitadas.

El señalamiento de la casa o el lugar para recibir notificaciones.


C i o l i c i W se reali
de manera verbal

familia o la-

~ o d iicado
f de : Brenes (s.f .).
Anexo 3.4
a. Resumen de la Ley de Pensiones Alimenticias (Tomado de Chanto, 2003)

Qué regula esta ley?


* Regula lo concerniente a la prestación alimentaria derivada de las relaciones

familiares, así como el procedimiento para aplicarla e interpretarla ( A r t . 1).

* Prestación alimen taria: todo lo que provea

siistento, habitación, vestido, asistencia médica, educación, diversión, transporte y

otros, conforme a las posibilidades económicas, y el capital que le pertenezca o posea

quien ha de darlos. Se toma en cuenta las necesidades y el nivel de vida acostumbrado

por el beneficiario, para su normal desarrollo físico y psíquico, así como sus bienes

(/\rt.164).

* La prestación alimentaria comprenderá también la educación, instrucción o

ccipacitación para el trabajo de los alimentarios menores de edad o discapacitados ( A r t .

160 bis).

A quienes protege?
* Esta ley cubre tanto al ex cónyuge, como a los hijos o personas discapacitadas, pues en

la sentencia que declare el divorcio, el tribunal podrá conceder al cónyuge declarado

inocente una pensión alimentaria a cargo del culpable (Art. 5 7 Código de familia).

* Los cónyuges podrán demandar alimentos para sí y sus hijos comunes, aunque

encuentren separados, así como para sus hijos extramatrimoniales ( A r t . 170).

Cuándo no aplica esta ley?

No existirá obligación de proporcionar alimentos en las siguientes situaciones ( A r t .

173):
* Cuando el deudor no pueda suministrarlos sin desatender sus necesidades alimentarias

o sin faltar a la misma obligación de alimentos para con otras personas que, respecto de

él, tengan título preferente.


* Cuando quien los recibe deje de necesitarlos.
* En caso de injuria, falta o daños graves del alimentario contra el alimentante, excepto

entre padres e hijos.


+ Cuando el cónyuge haya incurrido en abandono voluntario y malicioso del hogar o se

compruebe que comete o cometió adulterio.


+ Cuando los alimentarios hayan alcanzado su mayoría de edad, salvo que no hayan

terminado los estudios para adquirir una profesión u oficio, mientras no sobrepasen los

2 5 años de edad y obtengan buenos rendimientos con una carga académica razonable.
+ Entre ex cónyuges, cuando el beneficiario contraiga nuevas nupcias o establezca una

colnvivencia de hecho.

* Cuando el demandante haya incumplido los deberes alimentarios respecto a su

demandado, si legalmente debió haber cumplido con t a l obligación.

b. Procedimiento qeneral

Tendrán facultad para demandar alimentos a favor de menores de edad declarados o no

en estaido de abandono y de personas mayores discapacitadas, sus representantes legales

cuando tengan a su cargo a esas personas, y en su defecto, sus simples guardadores, quienes

puedan probar t a l circunstancia por los medios a su alcance, junto con la demanda ( A r t . 10).

Los demandantes deberán cumplir con los siguientes requisitos en su demanda, gestión

que poclrá ser verbal o escrita ( A r t . 12):


* Nombre, apellidos y calidades del gestionante y del presunto obligado.
+
Nombre y apellidos de los beneficiarios.
+ Monto que la parte demandante pretende para cada uno de los beneficiarios.
+
Mención de posibilidades económicas de los obligados alimentarios y necesidades

de los beneficiarios.
* Pruebas que fundamentan los hechos de la demanda. (En un plazo no mayor de 30

días) (Art. 38).


+ Señalamiento del lugar para atender notificaciones (Art. 17).
Si lia demanda no reúne todos los requisitos mencionados anteriormente, la persona

tendrá un plazo de 5 días para arreglarla (Art. 19). Si deja transcurrir un mes sin cumplir

esto, su (gestión se tendrá por desestimada ( A r t . 49).

Demanda en la Demanda formal Comparecencia de Notificación


alcaldía de pensiones conciliación
alimentarias
r"\ c3
5 días para reu? 8 días para que la Arreglo del monto, Rige
re.quisitos conteste el si se considera obligación
demandado equitativo y alimentaria
proporcional
Si no los cumple, al Resolución con
mes se desestima. carácter sentencia,
sin apelación

El deudor alimentario depositará el monto de la pensión, por mensualidad adelantada, en

cuotas quincenales o mensuales en la moneda nacional a la orden del acreedor alimentario, en

la cuenta corriente de la autoridad respectiva (Art. 28).

Estas cuotas serán exigibles por la vía del arresto, lo mismo que la cuota del aguinaldo y

el pago de los tractos acordados ( A r t . 165). El arresto no se dará cuando el deudor sea

menor de 15 o mayor de 7 1 años (Art.24).

El arresto no podrá mantenerse por más de 6 meses, y se revocará si el deudor

alimentario cancela al deuda. Se suspenderá la obligación alimentaria, mientras dure la

detención, excepto que durante la reclusión se comprueba que el demandado cuenta con

ingresos o posee bienes suficientes para hacer frente a la obligación. La detención no

condonará la deuda (Art.25).


CAP~TULOIV:

FORTALEClMlEJ\ITOPERSONAL

7LI cLlerpo de mujer


110 es friita muerta,
110 es [')'111 seco

remojado e11 lágriinas.


TLIcuerpo iio es acera
que se escupe.
T u talle iio es bcis
en el que todos,
c i r i [~iaje se rcgala~i.
TLIcilerpo n ~ ~ l j e r ,
ti15 piernas,
tL1S 111a110s/
son coluiiinas de vida,
~ r a i ito,
i argaiiiasa,
sen~illay inariari,~,
v de esa verd;id n d i c
i i i el hoiiibrc que corta

los alelíes de LIS ojos

Valeria Varas
En este capítulo se profundiza más el fortalecimiento personal, a través del trabajo con

los pensamientos, las conductas y las emociones que tengo respecto de mí misma; buscando

establecer prácticas cada día más saludables y positivas que me permitan un mayor

empoderamiento.

Este trabajo se encuentra dirigido a lograr un conocimiento más profundo y realista de

mi persona, el reconocimiento de mis cualidades positivas y mis habilidades o capacidades;

para lograr así promover una autoestima sana que permita el desarrollo personal.

Objetivo general

Este capítulo pretende que usted se conozca más a sí misma y se favorezca un

fortalecimiento cognitivo, conductual y emocional respecto a su persona.

Objetivos específicos

a. Reconocer el cuerpo como una parte más de sí misma, y aprender a valorarlo cada día

más.

b. Aprender más acerca de la autoestima y promover el aumento de mi propia


autoestima.

c. Impulsar las conductas que afecten positivamente mi desarrollo mediante la

realización de metas personales.


1. Aceptación y apropiación del cuerpo
Como ya lo he comentado en capítulos anteriores, existe una estrecha relación entre

nuestra mente, nuestros sentimientos y nuestro cuerpo, pues son partes unidas de un solo

ser. Esta sección de trabajo intenta ahondar un poco en la forma como pensamos y sentimos

respecto a nuestro cuerpo, ya que es importante porque nos conduce a comportarnos de

cierta manera con esta parte que nos permite vivir. Por ejemplo, cuando nos dice que

nuestras piernas no son bonitas, nos da por ocultarlas quizá con ropas incómodas o no

apropiadas al clima.

Muchas veces se nos ha enseñado a hacernos indiferentes ante el verdadero valor y

respeto que merece nuestro cuerpo, y hasta el hecho de que me pertenece únicamente a mí,

por lo tanto yo debo ser la persona que más lo conozca, lo cuide y esté atenta a sus

necesidades y a su respeto.

En la sociedad en la que vivimos se nos ha enseñado a ser para otros, aspecto que se

manifiesta principalmente en nuestro cuerpo, donde se llega la punto en que se superponen

las elecciones y deseos de los otros antes que los nuestros, y muchas veces continuamos

realizando tareas o labores para agradar a otras personas, pese a sentirnos cansadas o

agotadas. Es un buen momento para que evalúe cuál es su actitud hacia su propio cuerpo, y

realizar cambios positivos en la misma, dándose la oportunidad de conocerlo y aprender a

escucharlo, amarlo y respetarlo como se merece, porque es parte suya. Inténtelo, nunca es

tarde.

a. Pensamientos y creencias acerca de mi cuerpo

Posiblemente haya vivido muchas situaciones en las que su cuerpo ha sido maltratado

con comentarios ofensivos, con agresiones físicas, con agotamiento excesivo, o por realizar

tareas que no quería hacer; pero esta es la oportunidad de intentar sanar todo eso y volverse

a adueñar de él.
Para comenxar seria bueno hacer un pequeño repaso de las creencias y pensamientos
que tenga acerca de su cuerpo; esta actividad la puede realizar mentalmente, o escribirlo en
una hoja de papel.

i. Dibuje la figura suya, tal como usted cree que se ve, puede usar colores y

todos los detalles que quiera agregarle para parecer mrís real. O si lo prefiere

puede uti 1izar formas y colores para darle signif icados especiales; por ejemplo

pintar de amarillo o rojo las que más le gustan, de morado lo que suele ocultar,

de anaranjado las partes más llamativas o bonitas, y así sucesivamente.

1
I rm , g
ii. Una ver terminado el dibujo, escriba a cada parte cómo cree que es, lo que

'
piensa de esa parte y cuánto le gusta y disgusta y por qud. Trate de realizar

el ejercicio completo con cada una de las partes del cuerpo: cara, ojos, boca,
1

orejas, nariz, cabe1lo, cuel lo, brazos, manos, busto, estómqo, ombligo,

espalda, piernas, pies, glúteos (nalgas), caderas y Órganos genitales.

. . - .- -
--
--
.-. .
111.
- -- -- --- - ----- --- -- - - - - - -- - - - - - --- 1

Ahora tómese un tiempo para leer nuevamente lo que escribió acerca de usted 1
misma. Pregúntese lo siguiente:

- Cuáles son las partes a las que le asigna opiniones más positivas?

Enciérrelas en un círculo.
- Cuáles son las partes a las que le asigna opiniones más negativas? 1
Márquelas con una X.
l
i - Cuente los círculos y las X y determine si hay más creencias positivas o
1
negativas.
- Los comentarios que anotó llevan mucha crítica?
- Acaso estas opiniones han sido dadas alguna vez por o t r a persona, quizá su 1
pareja, sus padres, hermanos o hermanas, o algún o t r o familiar o amistad?
- De dónde cree que proviene esta forma de pensar sobre usted?

Muchas veces las creencias o pensamientos que tenemos acerca de nosotras o nuestros

propios cuerpos son producto de un aprendizaje de las opiniones que fueron dadas por

personas importantes en nuestra vida durante diferentes períodos (Heiman y LoPiccolo,

1989).

Además, muchas mujeres que han vivido algún tipo de maltrato con su pareja comienzan

a tener pensamientos hacia sí misma que no concuerdan necesariamente con lo que realmente

son; esto debido a que su pareja, con el afán controlar sus acciones a su favor, insulta o lanza

opiniones que no son, e inclusive utiliza el maltrato físico; y esta constante repetición de

ofensas y golpes hace creer a la persona que esas opiniones son reales, y se llega a crear una

idea errada de sí misma (Batres, 1997; Claramunt, 2001).

Esta situación t r a e más consecuencias desfavorables si se ha vivido durante la infancia

o la adolescencia situaciones de maltrato verbal o físico por parte de los padres o

cuidadores, y tiene un mayor daño si se sufrió agresión sexual. Todas estas vivencias
pasadas tienen influencia en lo que usted piense acerca de sí misma (Heiman y LoPiccolo,

1989).

Sucede muchas veces que cada experiencia se convierte en un ciclo donde cada

creencia refuerza a o t r a (Heiman y LoPiccolo, 1989); de esta manera, la repetición constante

de ofensas pos parte de personas significativas, va fortificando las creencias irracionales

que aprendimos en nuestra infancia. Por ejemplo, si de niña t e decían que no eras bonita y

creciste escuchando eso, después en la adolescencia t e lo dijo algún novio o amigo, y más

tarde t e lo repite t u pareja, se llega a un punto en que se termina por creer firmemente e

que esa opinión es real, sin siquiera ponerlo en duda.

La gente suele decir cosas que no siempre son ciertas, todo con la intención de herir y

lograr cosas a su favor, haciendo daño a los demás. Por el momento sería bueno que

comenzara a poner en duda todas las creencias que haya descubierto en la actividad anterior;

anímese a hacerlo, no tiene nada que perder por eso, mas sí tiene mucho que ganar: usted

misma.

b. Creencias vrs. realidad

Intentemos poner a prueba todas estas ideas, vamos a ir una por una comprobando

cuales son ciertas y cuales no lo son - le aseguro que se va a sorprender a descubrir cuántas

cosas son falsas -.

Para este ejercicio requiere de un espejo que sea preferiblemente de cuerpo completo,

y de una habitación y una hora del día en que pueda esta tranquila y sin interrupciones. Puede

realizarlo en una sola sesión o dividirlo en varias si le resulta cansado.


m
: Inicie haciendo una pequeña relajacibn, la que mds la agrade o le resulte efectiva.

Despks ubíquese frente d espejo y, tom8ndae el tiempo que necesite, mire detal ladamenta

uno por uno cada uno de los espacios de su cuerpo, principalmente aquellos en los que hubo

anotado pensamientos negativos durante el ejercicio anterior. Vaya despacio, uno por uno,

tratando de no comenzar la siguiente parte del cuerpo sin haber terminado con la anterior.

Obs~rvelosbien en el espejo, tratando de imaginar que se t r a t a de una prsona que

recién conoce y a la que debe evaluar si los calif icatiwis que se le dieron son ciertos o no,

t r a t e de ser neutral o imparcial, no se deje llevar por las ideas que ha cargado toda su vida, y

por favor no critique lo que ve, ya que es parte suyo y ala naturaleza le costó mucho hacerla;

simplemente dediquese a corroborar o descartar los pensamientos que descubrió

anteriormente. Puede realizarlo tomando la lista del ejercicio anterior, puede escribir por

qué son verdaderos o por quk son falsos, dando argumentos redes que respalden la opinión.

Ademús puede utilizar un registro de pensamientos automáticos (puede servir el del apartado

de locus de control).

Es posible que con este ejercicio usted se haya dado cuenta que posee m8s virtudes de

las que creía tener, y que muchas de las ideas que tenia acerca de usted misma no son del

todo ciertas.

Si no fue asi, si continúa considerando que todas (o la mayoría de) sus creencias son
reales, es posible que se t r a t e de ideas muy fuertemente arraigadas o que fueron usadas

durante mucho tiempo p r personas muy importantes afect ivamente para usted; pero esto no

debe ser motivo de d e s h o , todo lo contrario, la invito a que reflexione más hondo sobre
estas 2 actividades y saque sus propias conclusiones, y que le sirvan de motivación para

continuar su proceso de conocimiento de sí misma y de crecimiento personal.

1I Reflexión p e ~ s o h a l I/
r

1, Qué cohocí huevo acetca d e mí misma?

11. Qué tanto me gustó lo que descubtí?

iii, Que tahto me disgustó lo que descubtí?

¡V. M e siento difetehte eh la maheta eh que me veo a mí misma?

v, 5; hubo cambios eh la fotma como me veo, éstos fueton hacia aspectos positivos o

hegafivos?

vi, M e ctifiq~é'mucho a m; misma dutahte los ejeí-cicios? Que tanto cteo eh esas ch'ficas?

vii. Recordé ct;licas que me han hecho okas petsohas? Qué tanto cteo en ellas?

viii, Existen aspectos míos que quisieta modidcat? Lo quieto hacet pot m; o pot que me lo ha

solicitado ofia petsoha?

ix. Escí-ibo todos los posibles beheficios que obtehdtía con e l cambio, y todos los posibles

petjuicios que obtehdtía con el cambio, y luego los compato,

Benef;'cios: Pet-juicios:
Si obtuviera más i s t d c i o s y decidjeta que es mejot tealirat el mmbio; la posibilidad de

haceflo es feal o Pepuefitia pfocedimienfos dafiihos o que no pod~iacosfeat o llevaf a cabo?

xi. Si el cambio es posible, cómo lo logfafía? Puede elabotat uh pfogtama dohde se ihcluya
día, hora, acliddad y lugar dohde x realice.
L.

Es importante tomar en cuenta que si se decide realizar algún cambio, ¿ste corresponda
a actividades sanas que no perjudiquen la salud o integridad personal.

Algunos ejemplos de actividades positivas son: real izar ejercicio físico

adecuado a la resistencia, capacidades y ritmo de vida, la alimentación


poff p sana y nutritiva que incluya todos los grupos alimenticios, uso de

cremas humectantes, arreglarse los pies, vestirse linda, entre 7 7

otras.

Algunas actividades negativas son: dietas rigurosas que eliminen grupos importantes

de alimento! uso de sustancias o act ividades que dafían al cuerpo, entre otros.

Es importante que retome los aspectos positivos de usted misma y disfrute de ellos, no

vale la pena dedicar t iempo a los aspectos nqativos que no le gustan y que no pueda cambiar.

J c. Perdón 4 cuerpp . ,
. t J r ,..,
Las <ictividades que realizó en el apartado antkribr Ié'liirieron reconhcer muchas cosas
<

-,ace;a de ií misma y de su reldtión con su propio cuerpo: y es muy probable que si ha vivido

episodios de maltratado encuen* partes de su cuerpo herjdas, maltratadas, insultadas o


,'. = -
resentibe; y es impoctante que comience a sanarlas.
.. Tenga presente d&más, que las heridas
. >
más'gtkndds muchas veces d h los internas, l&$&
W+ gravan en la mente' y el corazón, no
1
misma, y puede sentir
Trcrte de no luc
- .::
i .-+ ;.- , ,:
.
c a W R el fra$d%-31 cuer
&E""'
Po&;- 5 i lo de#$-quede
-=
A
., - - .-
,:- -* ,
, -,f '
u-=,- *A

-3w. 6
c i a una amiga
c o m ~ ~ ~ & - . e x p e r i e n con

de conf w --
diy q~ h d, .-' f ~ ' & @ ~ n&spto+irr- vivencius.,2f!$' i.:k-t'.:-, .-
:p*;:-,+-
-v.-
4; 5
.
- -<b]t K* rh*q ::.F.
d.'
4 ,
.
:,
t.
=
-
.,Y "
- -+*'"" ,;
'.
I
-,
*.,.:

2. Autoestima

Mucho se hablo acerca de la autoestima y de las consecuencias maravillosas que se le

atribuyen a las personas que lo p o s e a , pero qué signif icu realmente la autoestima?

a. Qué es la autoest ima?


l a autoestima tiene dos cornpomtcs principales que se relaciomn entre si (Branden,

1995): la eficacia personal, que es la conf ianxo hacia mis capacidades paro enfrentarme a los
desafíos de la vida; y el respeto a uno mismo, lo que significa considerarse merecedor de la
felicidad. Por tanto, tener una alta autoestimo es sentirse conf iaciumente apto para la vida
(competente)y merecedor de felicidad y de las cosas bumas.

b. Elementos aue la componen


La autoestima es un proceso activo que se cooStruye O aprende b4sicwnente a partir de
nuestras conductas y pensamientos, y se pude promover a partir de seis prácticas generale

o "pilums" (Branden, 19951, los cuales son:

1. La práktica de vivir cmicientemtmt~ "significa intentar ser conciente de todo lo


que t i m e que ver con nuestras acciones, prop6sitos, valores y metas -al máxima de

nuestras capacidades, sem cuales seun &tus- y comportarnos de acuerdo con lo

que vemos y conocemos" (p. 891, además signifia vivir siendo


responsable hacia la realidad, en al sentido de que se reconoce lo
La pdctitfa de la re~onsabiIidadde sí mismo: tiene que ver con el asumir la
responsabilidad de mis actos y del logro de mis metas, reconociendo que soy yo

quien debe trabajar por lo que quiero y necesito.

Ejercicio: En las noches antes de acostarse, o en las mañanas al levantarse, t r a t e

de meditar o escribir frases que completen las siguientes:

*: Vivir de manera responsable significa para mi...

*3 Si aporto 5% más de responsabilidad a mis actividades de hoy,..


*3 Si aporto 5% más de responsabilidad a esta situación que me preocupa...
+ Puedo aportar un 5% m8s de responsabilidad a esta situación si pienso...

*: Puedo aportar un 5% más de responsabilidad a esta situación si actúo...

4. La prúcficu de /u uufoufirmución: es el respeto a mis desas, necesidades y valores,


buscando su adecuada expresión en mi entorno (esta práctica ha sido trabajada en

el mtrenamíento de la asert ividad).

5, L4 pmkfica de vivir con propúsiio: significa no sentarse a


d

esperar o desear que las cosas sucedan a favor o que se

soluciones solas, sino que tiene que ver con trabajar

activamente para lograr los objetivos que me he propuesto en 1


cualquier aspecto de mi vida (ésta práctica se trabaja mds profundamente en el

siguiente apartado).

6 . Lo prórtini úe /o i n t q r i d a d p ~ o m kconsiste en integrar los ideales, convicciones,


normas y creencias a las conductas. Tiene que ver con aclararnos en cuanto a lo que

aceptamos o no, lo que consideramos apropiado o no, delimitando o marcando

nuestros propios limites para poder hacer lo mismo hacia los demás.

Ejercicio: En las noches antes de acoearse, o en las rnaknas al levantarse, t r a t e

de meditar o escribir frases que completen las siguientes:


*3 Vivir de manera integral significa para mí...
*> Si aporto 5% más de integridad a mis actividades de hoy,..
*: Si aporto 5% más de integridad a esta situacibn que me preocupa...
*E* Puedo aportar un 5% más de integridad a esta situaci6n si pienso ...
a3 Puedo aportar un 5% más de integridad a esta situación si actúo...

Ademhs de estos elementos, en los procesos de promoción de la outoectima, interviene

en gran medida el factor social, que manejamos a través del locus de control, el cual se

explica a continuacibn.
c. El locus de control
El locus de control se refiere a la capacidad de control que creo tener frente a mi
vida y las cosas que me suceden: se divide en:

e:* Locus¿econfro/exferno: supredominanciahace creeralaspersonasquetienen

poco o ningiin control sobre los eventos que afectan su vida, y no ven relación

entre el esfuerzo real izado y los resultados obtenidos, atri buyindole los kxitos y

fracasos a la suerte, las circunstancias o a la ayuda de otros (Gil' Adi, 2001).

*3 Locus de contm/ interno: se logra ver la relación entre el esfuerzo y los

resultados, reconociendo el apoyo recibido de otros, pero también los méritos

propios (G~II~ d í 2001).


, 1
Por lo tanto, las personas que poseen un locus de control más interno tienden a valorar

m& su esfuerzo y los logros obtenidos, lo que les ayuda a reforzar su autoestima: reconocen

cuando no dieron lo mejor de si, por lo que dan la oportunidad de mejorar; y un aspecto muy

importante es que no se dejan influenciar tanto por las opiniones de otras personas, lo que
les ayuda a evitar las culpas y no aceptar las criti cas destructivus.

Para desarrollar un locus de control más interno, se puede trabajar el entrenamiento en

pensamientos positivos, detectando y modificando los pensamientos automáticos de la


siguiente manera (McKay, Davis y Fanning, 1988 y Gil' Adí, 2001):

i. Reconozca los pensamientos automáticos: para esto piense en una situaci6n que le

esté preocupando y anote las emociones y los pensamientos implicados, y

clasifíquelos seglin refieran aspectos externos o internos:


Clasificación de los pensamientos automáticos
-

Emoción Pensamientos clasifica=

-- - --

ii. Evalúe los pensamientos: tomándolos como posibilidades que necesitan ser probadas

y determine las evidencias que verifiquen las creencias. y


iii. Busque otras posibles explicaciones a la situación (explicaciones alternativas) cuando

se percibe como negativa y úselas para r e t a r y descartar los pensamientos.

Evaluación de los pensamientos automáticos


-- -
.

Situación Pensamientos Emociones Evidencias Explicaciones Conclusión ~mociónl

1. alternas final

--
iv. A que conclusión llega?, ya se habrá dado cuenta de que muchas veces las
situaciones tienen más explicaciones de las que pensamos al inicio, cómo se siente

ahora?

Espero que este ejercicio le haya ayudado a reconocer y poner a prueba sus creencias,

y verificar de esta manera si son de tipo racional o irracional, y cómo cambian las emociones y

la forma de reaccionar a p a r t i r de dicha evaluación.

En el siguiente apartado se trabaja sobre las conductas, profundizando en la práctica

de vivir con propósito mediante la realización de los objetivos personales.

3. Trabajar para alcanzar los sueños


Todos tenemos sueños, metas o proyectos, pueden ser cosas grandes o pequeñas que

nos motivan y nos hace sentir realizadas, productivas y bien con nosotras mismas, reforzando

positivamente el concepto nuestro.

Muchas veces no llegamos a concretar estos deseos por alguna razón, y esto nos

desmotiva a continuar, nos baja el ánimo y las energías, además de que nos refuerza formas

negativas de vernos.

Por estas razones es importante el trabajar por que se realicen las metas, se t r a t a de

un elemento externo que al modificarse influye de manera positiva en la autoestima, y que

también incide muchas veces en nuestra calidad de vida.

a. Los ob.ietivos personales

Las metas, proyectos y objetivos pueden clasificarse de la siguiente manera:

*: Corto plazo: son las que pueden llegar a cumplirse u obtenerse en pocos días.
...
1 Ejemplo: reacomodar una habitación de la casa iq
O
+
: Mediano plazo: su realización requiere de varios meses de trabajo. 1 Ejemplo:

rebajar de peso siguiendo un plan de ejercicios. 'y


*3 Largo plazo: se logran transcurrido un tiempo mayor (generalmente más de un

año), y casi siempre requiere lograr varias metas a corto plazo primero para poder

lograrlo. 1 Ejemplo: sacar un título.


/

1
"7
4-
t4 - '

Ahora tómese un tiempo para pensar en los sueños, deseos y proyectos suyos, y

anótelos en una hoja. Después clasifíquelos de acuerdo a las características anteriores.

rz:$i-+
- -- - -
- - -

,.- .T
--- -
;: ;.!
- - = =-._ _ __= ~--_-y-_ - --_==--._-__

&5-d!;1n~r>ic;sr_
_==-
.
- ==== ===-=- T.-

i.nrg;> p l c 3 ~ r :
_ _ = -_ _ -~ - _ _==-
=

-.=-
M
---
-E
---=
---------
----U--
--

Ahora puedo comenzar a trabajar para conseguirlos.

b. Cómo traba-lar por los sueños?

Los elementos claves que se requieren son la persistencia y el reevaluar los

Aensamientos automáticos negativos que muchas veces no limitan.


(? Pregúntese: ¿qué pienso cuando me propongo poner en marcha un proyecto personal?

Yo:: todos los pensamientos en el siguiente registro, junto con las emociones que le

provoca.. Después realice una pequeña relajación.


Una ver relqlada, anote las explicaciones alternas a estos pensamientos, y determine si

cambian sus emociones.

siente y lo que hace, influy4ndose mutuamente ya sea para limitar o


motivar ante lo que realizo o pretendo realizar; asi es que en usted estú

la opci8n de motivarse a si misma repit i&ndose pensamientos pos¡t ivos


X ~ h o r trabajemos
a sobre las conductas de la siguiente manera:

i. Elija uno de los objetivos a corto plazo de la lista y en un papel describa en forma

específica y detallada los pasos que requiere para lograr el objetivo.

1 Ejemplo: Pasos para confeccionar una manualidad:

1. Hacer la lista de los materiales

2. Conseguir el dinero

3. Comprar los materiales en la pasamanería

4. Alistar los moldes que necesite

5. Sacar las piezas

6. Pegar las piezas

7. Dejar secar

8. Decorar

ii. Ahora póngalo en práctica paso por paso hasta concluirlo.

¿Lo logró?¿Qué siente al lograrlo? Seguramente se siente orgullosa de sí misma.

Si no se concretó, piense: ¿qué fue lo que lo impidió? ¿puse mi máximo esfuerzo para

lograrlo? ¿me dejé llevar por algún temor o pensamiento negativo?


Lo importante siempre es tener paciencia y seguir intentando, no se de por vencida

fácilmente, usted puede lograr las metas que se proponga, simplemente sea perseverante.

Trate de continuar con los proyectos de la lista, tratando de terminar los de corto plazo

primero. No comience un nuevo proyecto sin haber concluido el anterior, debe ir poco a poco

y creyendo en usted.

Para realizar los objetivos a más largo plazo se realiza un procedimiento similar: se escriben

primero los objetivos a corto plazo que lo componen y a cada uno se le especifican los pasos.

1 Ejemplo: Aprender inglés:

1. Adecuar el presupuesto

- determinar cómo se va a financiar

- establecer los gastos prioritarios de la casa

- elegir la cantidad de dinero a ahorrar y destinar al estudio


2. Elegir la institución

- buscar en anuncios o periódicos los lugares donde dan los cursos

- si lo requiere, visite algunos y consulte acerca de costos, pagos, beneficios y


calidad

- elija el que se adapte a su presupuesto y asegure su aprendizaje

- matricúlese

3. Elaborar un horario de estudio

Es importante ir paso a paso, poco a poco, todo es un proceso y requiere su tiempo, no

desespere ni intente que todo se dé al instante. Busque objetivos que sean realizables, que

se puedan adecuar a su realidad y posibilidades.


4. f n resumen
A las mujeres se nos ha enseñado a ser para otros, llegando muchas veces al punto en

que se dejan de lado las elecciones y deseos nuestros y realizamos tareas o labores para

agradar a otras personas, pese a sentirnos cansadas o agotadas.

Muchas veces las creencias o pensamientos que tenemos acerca de nosotras o

nuestros propios cuerpos son producto de un aprendizaje de las opiniones que fueron

dadas por personas importantes en nuestra vida durante diferentes períodos.

Coda experiencia se convierte en un ciclo o una cadena de reforzamiento de las

creencias, donde la repetición constante de ofensas por parte de personas significativas,

va fortificando las creencias irracionales que aprendimos en nuestra infancia. Ante esto,

es importante que retome los aspectos positivos de usted misma y disfrute de ellos.

Tener una alta autoestima es sentirse confiadamente apto para la vida (competente) y

merecedor de felicidad y de las cosas buenas.

La autoestima es un proceso activo que se construye o aprende básicamente a p a r t i r

de nuestras conductas y pensamientos, y se puede promover mediante seis prácticas

generales:

La práctica de vivir conscientemente: significa intentar ser conciente de todo lo que

tiene que ver con nuestras acciones, propósitos, valores y metas; y comportarnos de

acuerdo con esto.

La práctica de la aceptación de si' mismo: supone el reconocimiento de nuestros

pensamientos, sentimientos, deseos y conductas, experimentándolos, sin negarlos.

La práctica de la responsabilidad de si' mismo: tiene que ver con el asumir la

responsabilidad de mis actos y del logro de mis metas.

La práctica de la autoafirmación: es el respeto a mis deseos, necesidades y valores,

buscando su adecuada expresión en mi entorno.

La práctica de vivir con propósito: significa trabajar activamente para lograr los

objetivos que me he propuesto en cualquier aspecto de mi vida.


La practica de la integridad persona/ consiste en integrar los ideales, convicciones,
normas y creencias a las conductas.

El locus de control: es la capacidad de control que creo tener frente a mi vida y las

cosas que me suceden. Se divide en dos:

Locus de controlexterno: las personas creen que tienen poco o ningún control sobre

los eventos que afectan su vida, y no ven relación entre el esfuerzo realizado y los

resultados obtenidos.

Locus de control interno: se logra ver la relación entre el esfuerzo y los resultados,

reconociendo el apoyo recibido de otros, pero también los méritos propios.

5. Qué aprendí en este capitulo?

Compruebe sus conocimientos con las siguientes preguntas:

a. La autoestima y las creencias acerca de mí misma pueden ser aprendidas?

b. Qué es la autoestima?

c. Con cuáles prácticas puedo promover una sana autoestima?

d. Cuáles son las dos formas de locus de control?

6. Para reflexionar

Este capítulo intenta a que usted conozca más acerca de sí misma, y a que aprenda a

valorar más sus capacidades y utilizarlas en su beneficio; ahora piense en lo siguiente:

1. ¿De qué manera influye lo que pienso y creo de mí ante la forma como me veo y

actúo?

ii. ¿Qué aprendí acerca de mí misma con la lectura de este capítulo?

iii. ¿Qué sentí al leer este capítulo?


it ¿Que pensé al leer este capítulo?

\ ¿Qué cambios positivos realicé y cómo me siento con ellos?

1i ¿Qué aspectos me quedan por mejorar?

\ ii. ¿Qué elementos de este capítulo pueden facilitarme el cambio?

\ iii. ¿Cómo lo haría?

Bibliografía utilizada

Para ampliar la información o los contenidos de este capítulo, puede consultar los siguientes libros:

Batres, G. (1997). Del ultra.ie a la esperanza: tratamiento de las secuelas del incesto. Programa
Regional d e Capacitación contra la Violencia Doméstica. 2" ed. San José, Costa Rica:
ILANUD.

Branden (1995). Los seis pilares de la autoestima. 4" ed. Barcelona, España: Editorial Paidós.

Claramunt, M . (2001). Casitas quebradas: el problema de la violencia doméstica en Costa Rica. 6"
reimp. San José, Costa Rica: EUNED.

GiI'Adí, D. (2001). Inteliqencia emocional en práctica: manual para el é x i t o personal y orqanizacional.


Carcicas, Venezuela: McGraw-Hill Interamercana.

Heiman, J. y LoPiccolo, J . (1990). Para alcanzar e l orqasmo: un proqrama de crecimiento sexual y


personal para la mu.ier. México, D. F.: Editorial Grijalbo.

McKay, M.; Davis, M . y Fanning, P. (1988). Técnicas para e l tratamiento del estrés. 3" ed. México:
Ediciones Roca.

Rico, W (1999). ¿Amar o depender? Cómo superar el apeqo afectivo y hacer del amor una experiencia
plena y saludable. Bogotá, Colombia: Grupo Editorial Norma.
Anexo 4.1

Clasificación de los pensamientos automáticos


CAP~TULO V:

FORTALEClMlErJTO FAMILLAR Y SOCIAL

Subí 1' lo alto de los iiioiites,


cori 1' piel abierta
y cl sliiia sbicrta,
eti bcisca del ini la-iyro y la presencia
eri inedio de la zarza ardieiite.
C;iibí, scibí ...
biisqué y busqi~é
iiias la zarz'l ardieiite rio ~ p ~ ~ r c s i ó .
Fui a los teiiiplos y a los tcinplos
iuido de Iciz v es peratiza,
r i i eri los óxidos de 1'1 retórica
ni eri la inística vencida de los ritos
vi 1~ 1 ~ 1 ~ .
Uis bajé sedieiito 1' Ilarios,
,I los c,mipos tiostiles de labrariza
vi el sudor y la s;iricgre del ~ ~ l m p e s i r i o
arraiicar coii alma el susteiito y los pcrfuines
cilidos del a l i i i ~de 1' tierra
de la seinilla, 1' espiga, la flor, cl fruto
el ~iiil~cgro
el librc albedrío de gorrióti,
psra bes,~rtodss las flores,
la datiza de 1'1s abejas en 1'1 flor de los i i ~ a ~ i z a r i o s
el castillo de las hormigas, la caiiiiiiata del g~isatio,
la msriposa y el irbol ...
y eii el éxtasis scipreiiio del silencio
escciclié el c ~ r i t odel p'íjaro v la Ilcivici...
y vi ,i Dios.

Edwiii O r o z c o
ES importante que dentro del trabajo en el desarrollo y fortalecimiento personal, se

tome en cuenta el ambiente que rodea y en que se desenvuelve la persona, pues es ahí

dondt: puede poner a prueba sus habilidades.

Además, se puede poco a poco ir modificando este ambiente, de manera que pueda

transformar en un medio que ayude a promover la realización y el crecimiento personal.

Objetivo general

Adquirir las herramientas necesarias para el fortalecimiento de las relaciones

familiares y del entorno.

Objei-ivos específicos

a. Aprender a aplicar los principios de la comunicación asertiva a la educación y

comunicación con los hijos.

b. Redescubrir y ampliar mis posibilidades ante una nueva relación de pareja.

c. Aprender a reconocer las fuentes de apoyo a las cuales puedo recurrir ante alguna

eventualidad.
1. Educación y comunicación con los hijos
Como vimos anteriormente, la mayoría de las conductas son aprendidas, incluyendo las

formas de comunicarnos y de expresar nuestros deseos y emociones; y se aprende

básicamente a través de la observación y la imitación.

E.1 adoptar formas adecuadas de comunicación y corrección con sus hijos e hijas,
permite su crecimiento, el desarrollo de una autoestima sana, fomenta la apertura de los

canales de comunicación para resolver futuros conflictos y brinda la satisfacción de una

interacción eficaz y el enriquecimiento de la relación con ellos.

a. Comunicación asertiva Y escucha activa con los hi.ios

Tenga presente que la comunicación se puede presentar de dos maneras (Valladares,

1999):
*: Verbak es el intercambio de palabras.

03 Gestual o corporak son los gestos como la expresión de la cara y las posturas o

movimientos del cuerpo. Puede conocer mejor esta forma de comunicación si se

mira en un espejo mientras habla con alguna persona por teléfono.


Tome en cuenta esto a la hora de comunicarse, e intente llevar un registro diario de
las formas como usted se comunica con sus hijos(as):

--.---
I'---z-
Registro diario de formas de comunicación

7
- -- -- --
l.o~.íncr\h'o I ¿~~.htrlc~

i
Fecha Situación Formas \

Verbales
Cejas Boca Manos Cuerpo

1l
I
Para lograr una buena comunicación es importante (Valladares, 1999):

I. Escucharlos con la atención y la importancia que se merecen, para esto se

debe: dejar por el momento de lado los sentimientos y pensamientos propios

para atenderlos, mirarle a los ojos y no interrumpirle.

ii. Tratarlos con respeto, inclusive sus sentimientos de enojo, rabia u odio; que

tenga la libertad de expresar clara y abiertamente las cosas.

...
111. Utilizar un lenguaje que sea fácilmente comprensible para la edad del niño(a).

¡v. Demostrar aceptación mediante posturas tranquilas, muestras de ternura,

expresiones sinceras que lo manifiesten y el no censurar o juzgar.


IPuede practicar la utilización de estas técnicas mediante el siguiente ejercicio:

Recuerde alguna conversación o discusión que haya tenido con algún hijo o hija, en la que

usted no se haya sentido cómoda o que considere no manejó de la mejor manera, y

determine:

t. (Cómo se sintió?

*: Qué aspectos de la conversación le provocaron esos sentimientos?

0:. Ese sentimiento tenía que ver con su hijo(a) propiamente o con la conducta de

éste((])?

*:o Qué dijo usted y cómo lo dijo?

e:+ Cuáles fueron los gestos y movimientos que más utilizó?

e:* Qué resultados obtuvo?

Ahora escriba una forma más adecuada de expresar sus emociones y reaccionar

hacia su hijo(a). Practíquela en su imaginación, como si fuera una telenovela que usted

puede dirigir. Si nota que se comienza a poner tensa, pare y respire profunda y

pausadamente para relajarse, después continúe.

Tal como se ha hecho en ejercicios anteriores, puede practicarlo con una persona

de corifianza una vez que se sienta cómoda.


A continuacih ahondaremos m8s sobre el uso de maneras asertivas para educar a
ios(as> hijos(as).
b. Formas no violentas de educar

Resulta difícil pensar que una madre sienta enojo hacia sus hijos(as), pero es algo muy

común y normal cuando vemos que su conducta no es la más apropiada a la situación o lugar,
cuando se comportan agresiva o impulsivamente. llegando muchas veces a atentar contra su

integridad fisica; por ejemplo cuando no hacen caso y cruzan la calle en carrera y sin

f i j a r se.

Ante estas situaciones muchas veces llegamos a reaccionar dejándonos llevar por ese

enojo, y corregimos a los niños(as) poniendo castigos muy severos o poco acordes con la

conducta y luego nos terminamos sintiendo mal por ello.

Además tendemos a utilixar los métodos que aprendimos quizá en nuestra infancia,

aunque nos hicieran sentir mal a nosotros en su momento, pero creemos que es lo

conveniente o simplemente es que no encontramos más opciones.

Para educar sin que medie violencia, tome en cuenta 3 principios básicos que deben

gobernar su conducta:
* --
Tómese un respiro mientras reconoce sus emociones ante los actos de su hi.iolal. Y

de esta manera puede ser capaz de comunicarle en forma asertiva

las emociones que le produjo su conducta. @Ejemplo: me sentí muy

enojada y avergonxada cuando botaste el café de mi amiga.

* Siempre utilizar los principios de comunicación asert ¡va.


El reforzamiento funciona m6s que el castigo; por lo tanto, valore y felicite cuando

realicen algo bueno o se comporten en forma adecuada; y por el contrario, si realizan

acciones inapropiadas, elimine los privilegios y aclare el por qué.

Ei Ejemplo: no dejarle mirar televisión o negarle el permiso a un paseo.


,
"i Recuerde sacar espacios durante el día para dedicarle tiempo a

sus hijos(as), puede ser compartiendo un programa, jugar juntos,


1 darse una vuelta en el parque, o sentarse a conversar mientras comen
una galleta: siempre procurando que na sea después de que se huyan "portado malH,para que
no continúen demandando su atención de manera inadecuada.

Además es importante que distiriga entre los sentimientos hacia su hijo(a) y los que le

produce la conducta inadecuada de éste, son dos fuentes diferentes, y es importante

también que se lo haga saber a k I o ella.

Procure evitar lo siguiente (Valladares, 1999):

X Mensajes que transmitan amenaza o culpa, FJej.: vas a ver como t e va a ir más

tarde
X Mensujes que transmitan critica o juicios, o que enrotulen al niño(a), Elej.: eres

un(a) malcriado(a), cochino(a), desobediente


X Mensajes que cortan la comunicaci6n entre padres e hijos, @ej.: cbllate, no t e

quiero oír más


X Mensajes que transmitan Órdenes, advertencias e instrucciones, @ej.: váyase para

su cuarto
X Mensajes que transmitan soborno, falsas promesas o mentiras, aej.: si t e portas

bien t e vamos a llevar a pasear

Trate de hablar siempre con la verdad, ya que transmite seguridad, confianza y

credulidad en usted: y da pie para que su hijo(a) aprenda a ser honesto(a) con sus actos y
con usted.

También es mejor explicar claramente el por q u i de las cosas, la razón por la que la

conducta no debe realizarse o de las medidas que se ponen, como se explica a continuaci8n.

c. Poniendo limites

Estos son algunos consejos de utilidad a la hora de poner limites o reglas a sus hijos e

hijas:

4:;:::::i::-+::::::::~::::::::::::.:::

E Las reglas o limitas se deben conversar y negociar con los(as) hijos(as)


8' beben habiarse aserf ivamente, con amor y explicar claramente el por qué, pues
así serh más sencillo entenderlo.
Las explicaciones se realizan con el lenguaje apropiado a la edad.

E Las reglas deben ser firmes, no variables; ya que el estar constantemente

varihndolas demuestra inestabilidad y muestra que con un poco de presión o


berrinche se cambia de parecer.

Puede poner en prhctica estas recomendaciones utilizando tomo ejemplo el ejercicio

realizado en el apartado de comunicación osert iva y escucha activa con los hijos.

2. Una nueva pareja

Después de haber pasado por vivencias dolorosas y haberse levantado nuevamente y

surgido de las cenizas, se encuentra nuevamente la motivaci8n para rehacer la vida,

comenzar de nuevo: y muchas veces esto lleva consigo el conocer otras personas y pensar

en la posibilidad de entablar una nueva relaci8n afectiva.

Esta situaci8n puede generar en nosotras grandes temores y expectativas (que


pueden ser positivas o negativas); por lo que este apartado está dedicado a permitirse

descubrir lo que espera de una nueva relación y cómo manejar las situaciones

adecuadamente y en beneficio suyo.

a. Encontrándose a si misma y conociendo al otro

Piense y escriba las cualidades que espera de la pareja (todas las cual idades deseables

y positivas):

m
O

m
Ahora piense y escribo los c~mcteristicasque no toleraría en la pareja:

m
r
Esta lista que usted escribió son sus valores ante las relaciones da pareja, y se t r a t a
de aspectos que usted puede pedir y hacer vuler, tomondo en cwnta los Derechos
Asert iws.
Si está iniciando una relación, o desea conocer mejor a su pareja y asegurarse de que

cumple con las curacteristicas que usted espera, lo mejor es tornarse un tiempo para
realmente observar el comportamiento de eso persom (Lucho mejor si se reoliza sin

anunciarlo), se ve en las pequeñas conductas diarias.

Registro & conductas m j a )


Cómo t e permite ser con tus
amistades

Cbmo es con sus propias


amistades

C6mo es con t u familia


quiere salir con sus arnigos(as)

Es importante que estudie bien esta lista y determine si los aspectos positivos

superan a los negativos, para eso tome en cuenta la forma como usted se siente ante sus
comportamientos y la lista de valores que escribi6 en el ejercicio anterior.

Estos ejercicios le pueden ayudar a reconocer un potencial agresor: sin embargo, no

corresponden a un esquema definitiw, por lo que es importante que se mantenga abierta a

sus dudas y emociones, y tome las medidas que crea convenientes para su bienestar y

felicidad.

b. El miedo y la culpa

Suele suceder que al iniciar o reiniciar una relación sentimental con alguien surjan
temores y muchas veces hasta culpa por querer rehacer la vida; en ocasiones esto tiene

mucha influencia de tos mitos vistos anteriormente y de muchos más que se encuentran en

el pensar diario de las personas que nos rodean.


Para poder reevaluar esto, un ejercicio que puede ayudar es el siguiente:

Realice una relajación de su agrado, y despugs pregúntese:

LQud viene a mi mente al penscul en rehacer mi vlda?


--
Pensamientos Emociones Riesgos reales Riesgos Conclusión
.
irreales --

Puede realixar umis respiraciones rdajantes antes de anotar los riesgos, y asi buscar

las respuestas más verídicas. El fin de este ejercicio es que usted pueda elegir sus

opciones de vida con base en sus sueños e intereses, y no se limite por temores o

prejuicios infundados; pero también que pueda estar atenta a reconocer la presencia

de riesgos reales, y tomar las medidas pertinentes.

En los apartados siguientes se presentan algunas indicaciones que pueden serle de

utíl idad.

c. Limites y r w l a s claras

Tal y como se vio en la relación con los hijos, en una relación de pareja o sentimental

tambikn es importante tener los limites o las reglas claras; de esta manera se puede estar

mús atenta al respeto de los derechos personales y las señales de alerta ante una persono

irrespetuosa.
Revisa la lista de los aspactas que no toleraría en uno parejo y los derechas asertivos
vistos anteriormente. Para aclarar los limites con una pareja, con las amistades o los

compañeros(as) de t rabajo, se puede hacer tomando en cuenta los consejos del apartado de

Poniendo limites, pues los principios son los mismos.

d. Alqunos indicadores de alerta


Esta lista no es de7initiva, y no se pretende encasillar o dar un

perfil de un potencial ugresor, pues esto no es necesariamente

posible, ya que hay muchos elementos implicados: sin embargo, puede

servir para estar más prevenida:

1. Si te ofende o dice cosas feas o malas de ti y de tu cuerpo.


ii. Si te maltrata o juega concho contigo físicamente.
iii. Si te obliga, chanwea o manipula para que realices acciones que no quieres, tanto
en lo cotidiano como en lo sexual.
iv. Si se enoja cuando te cortas el cabello o usas cierto tipo de ropa o maquillaje.
v. Si te dice cdmo debes cortarte el cabello, vestirte o maquillarte.
vi. Si no toma en cuenta tus opiniones, o se molesta con ellas.
vii. Si se burla de tus reacciones emocionales o no le importan.
viii. Si te rechaza cuando le das rnuearas de afecta, o si t e las exige aunque no estes de
humor.
ix. Si critica y no le gusta relacionarse con tus amistades.
x. Si te prohíbe tener amistades, salir o relacionarte con ellas.
xi. Si se burla de ti o te critica con sus amistades.
xii. Si critica y no le gusta relacionarse con tu familia.
xiii. Si te prohíbe relacionarte con tu familia.
xiv- Si habla o se expresa mal o irrespetuosamente de otras mujeres.
xv. Si te trata de maneras diferentes cuando estan a solas que cuando estan
acompañados.

En el siguiente apartado se realiza una exploracihn sobre las redes de apoyo

personales, las cuales san un medio valioso que tengo para mi autocuidado.

3. Redes de a p y o
Seguramente has oído en algún momento acerca de las redes de apoyo, pero sabes

cómo identificarlas?. En este apartado se profundiza un poco más en las características y

en la biisqueda de las redes de apoyo personales.

a. Qud son y para qu6 sirven?


Se t r a t a de lugares y personas a quienes puedo acudir en caso de que se presenten

emergencias o cuando me siento mal, triste y requiero de alguien que me acompañe, apoye y

brinde la guia adecuada para salir de la situaci8n.

Ayudan a comprender que no estoy sola y o tener un apoyo para levantarme, ayuda

para solucionar los inconvenientes que se presentan.

b. D8nde se encuentran?

En la familia, en las amigas y amigos, en las vecinas y vecinos, en muchas instituciones

y en agrupaciones comunitarias.
c. Reconociendo uuiines me uDoyun y son de conf ianxa
Las personas que apoyan son quienes:

tt Escuchan y comprenden lo que me sucede


ff No juzgan, ni señalan, ni critican mi conducta o mis vivencias

ff Dan buenos consejos sin imponer sus opiniones

tt Muestran respeto
# No cuentan a otras personas mis problemas o conf idencias

U Generalmente ayudan a solucionar los problemas de manera adecuada

Por el contrario, las persona que no son fuente de apoyo:

% Suelen criticar las conductas de las personas

X Juzgan y señalan a las demús personas

x Hablan m6s de lo que escuchan


S Imponen a otros lo que deben hacer

)I Cuentan las confidencias y secretos


X Muchas veces hacen más grandes los problemas

Puedes agregar m6s caracteristicas a estas listas, seglin t u experiencia.

d. Chequeo personal de apoyo

R ~ o m a n d oen cuenta las características anteriores, has una lista de las personas

que son fuente de apoyo para t i :


; Familia: padres, Amigos(as) Vecinos(as) Grupos de Instituciones 1
1 hermanos(as), a u t m v d a en la con las que

l tíos(ns),
Primos(as)
comunidad cuento

En resumen

4 Adoptar formas adecuadas de comunicaci6n y correccibn con sus hijos e hijas,


permite su crecimiento, el desarrollo de una autoestima sana, fomenta la apertura

de los canales de comunicaci6n para resolver futuros conflictos y brinda la

satisfaccidn de una interaccihn eficaz y el enriquecimiento de la relacibn con ellos.

+ Cumunicaci& verbak esel intercambio de palabras.

4 Cumunlcacidh gesfual o corporui son los gestos como la expresi6n de la cara y las
posturas o movimientos del cuerpo.
Para lograr una buena comunicaci6n con sus hijos(as) es importante: escucharlos
' con la atención y la importancia que se merecen; tratarlos con Aspeto (inclusive

sus sentimientos de enojo, rabia u odio); utilizar un lenguaje que sea fhcilmente

comprensible para la edad del niño(a); y demostrar aceptacion.

+ Para educar tome en cuenta 3 principios básicos: t6mese un respiro mientras

reconoce sus emociones ante los actos de su hijo(a); utilice siempre los principios

de comunicación asert iva; y recuerde valorar y felicitar cuando real icen algo bueno

o se comporten en forma adecuada, y por el contrario, si reulizan acciones

inapropiadas, elimine los privilegios y aclare el por que.


Procure evitar los mensajes que transmitan: amenaza o culpa, crítica o juicios, que

cortan la comunicación, que transmitan órdenes, advertencias, instrucciones y

soborno, falsas promesas o mentiras.

Redes de apoyo: se t r a t a de lugares y personas a quienes puedo acudir en caso de

que se presenten emergencias o cuando me siento mal, t r i s t e y requiero de alguien

que me acompañe, apoye y brinde la guía adecuada para salir de la situación.

Las redes de apoyo ayudan a comprender que no estoy sola y brindan un apoyo para

levantarme, ayudando a solucionar los inconvenientes que se presentan.

Las puedo encontrar en la familia, en las amigas y amigos, en las vecinas y vecinos,

en muchas instituciones y en agrupaciones comunitarias.

5 . Qué aprendí en este capítulo?

Repase sus conocimientos con las siguientes preguntas:

a. Cuáles son las dos formas básicas de comunicación?

b. Cuáles son los t r e s principios para educar sin violencia?

c. Qué son las redes de apoyo y para qué sirven?

d. Dónde puedo encontrar mi propia r e d de apoyo?

6. Para reflexionar

Una vez finalizado el capítulo, reconozca sus propias reacciones ante lo que leyó:

I ¿Cómo influyen mis pensamientos y emociones ante la forma como me

relaciono con mis hijos y mi entorno?

ii. ¿Qué aprendí acerca de mí misma con la lectura de este capítulo?

...
111. ¿Qué sentí al leer este capítulo?
I\ ¿Qué pensé al leer este capítulo?

1 ¿Qué cambios positivos realicé y cómo me siento con ellos?

\ I ¿Qué aspectos me quedan por mejorar?

\ 11 ¿Qué elementos de este capítulo pueden facilitarme el cambio?

\ 111 ¿Cómo lo haría?

Bibliografía utilizada

Para ampliar la información o los contenidos de este capítulo, puede consultar los siguientes libros:

Batres, G. (1998). Tratamiento qrupal: adultas y adolescentes sobrevivientes de incesto y abuso


sexual. Manual para terapeutas. 2" ed. San José, Costa Rica: I L A N U D , Programa Regional de
Capacitación contra la Violencia Doméstica.

Caballo, V. (1993). Manual de evaluación y entrenamiento de las habilidades sociales. 1" ed. México:
Siglo Veintiuno.

McKay, M.; Davis, M . y Fanning, P. (1988). Técnicas para el tratamiento del estrés. 3" ed. México:
Ediciones Roca.

Mora, G. y Quesada, K. (2003). Manual de orientación diriqido a padres de familia en e l manejo de


límites en el hoqar con sus hi.ios e hi.ias, de edades e n t r e O y 10 años. Tesis para optar por e l
grado de Licenciatura en Psicología. Universidad de Costa Rica.

Riso, W. (1999). ¿Amar o depender? Cómo superar e l apeqo afectivo y hacer del amor una
experiencia plena y saludable. Bogotá, Colombia: Grupo Editorial Norma.

Smith, M . (1980). Cuando diqo no, me siento culpable. 6" ed. Barcelona, España: Ediciones
Grijalbo.

Valladares, B. (1999). Guía de orientación a padres en técnicas d e comunicación con sus hi.ios. 6"
reimp. San José, Costa Rica: Editorial de la Universidad de Costa Rica.
Anexo 5.1
Anexo 5.2

Conducta por observar

Las cosas que dice de ti y de


t u cuerpo

Cómo t r a t a a t u cuerpo

Cómo se comporta en la
intimidad sexual

Cómo t e permite ser con t u


cuerpo (corte de pelo,
vestirse, maquillarse,
ejercitarse, etc.)

Cómo reacciona ante tus


opiniones (principalmente si
son diferentes a las suyas)

Cómo reacciona ante tus


manifestaciones de afecto

Cómo reacciona ante tus


emociones (enojo, tristeza,
ira, alegría)
Cómo les habla a sus
amigos(as) de tí

Cómo es con tus amistades

Cómo t e permite ser con tus


amistades

Cómo es con sus propias


amistades

Cómo es con t u familia

Cómo t e permite ser con t u


famillia

Cómo reacciona cuando quieres


salir con tus amigos(as)

Cómo reacciona cuando él


quiere salir con sus amigos(as) I

I l
la manera cómo te trata
cuando están con otros que
, cuando están a solas

Cómo se expresa de otras


mujeres
l

-- - - - - - - - - -- --

Anexo 5.3

l(cYk.5 de t1/)01 O
-- - --. -- -
- - --
- - -- - --

Familia: padres, Amigos(as) Vecinos(as) Grupos de Instituciones


hermanos(as), autoayuda en la con las que
comunidad cuento

- --
'Tal como lo mencioné al inicio, la elaboración de este manual fue inspirada por todas

las mujeres decididas y valientes que un día resolvieron poner fin a los tratos injustos que

recibieron de la persona que alguna vez prometió quererlas y respetarlas, y que han

buscado rehacer su vida en los márgenes del respeto, el amor y la búsqueda de días felices.

Espero que cada una de las personas que haya leído, estudiado y practicado lo que se

encuentra en las páginas de este documento, hayan podido encontrarle utilidad al aplicarlo

en su vida diaria; logrando además conocer, reconocer y promover aspectos positivos de sí

misma que le permitan conseguir todo aquello que se propongan.

Llna y inil veces m e quemó la Inquisición y aprendí a iiscer de las ceriizas.

M e encerraron eri LIII Iiaréii y encerrada no dejé de reír.

M e pusieron Lin cinturóri de castidad y adquirí las 'irtes de ~ i i cerrajero.


i

Cargué fardos de leiia y iiie Iiicc fuerte.

M e pusierori velos en la cara y aprendí a iiiirar sin ser vista.

M e despertaron los niños a medianoche y aprendí ,i inanteiienne eri vigilia.

N o me enviaron a la uiiiversidad y aprendí a pcrisar por iiii c~iciita.

Transporté cántaros de agua y supe inanteiier el equilibrio.

M e exrirparon el clítoris y aprendí a gozar cori todo el cLierpo.

Pasé días bordarido y tejiendo y inis marios aprendieron

a ser 1115s exactas qcic 1'1s de LIII cir~ijano.

Segué trigo y coseché inaíz, pero me qiiit,iroii la coii~ida

y coi1 hambre aprendí 2 vivir.

M e sacrificaron a los dioses y a los lionibres v volví 1


' vivir.
M e golpc,lrori y perdí los dicritcs y ,lpreridí'~1' uivir.
V e asesinaroii y iiie u l t r ~ j ~ ~ ryovolví
ii a vivir.

M e quitarori J iiiis hijos y eri el IIaii~ovolví 1


' IJ vida.
C'on tarita fort,~lez;iaciiinul~da,

con t J n t a s li~bilidadesy d e s t r c z ~ apreridid,~~,


s

iilujer, si lo iiiteritas,

puedes vol\ler el in~iridoJ I re\/és.

T a t i a n a Lobo
Me agradaría mucho conocer t u opinión acerca de este manual; por lo que presento a

continuación una guía de preguntas para conocer cuán efectivo resultó y poder mejorar sus

aspectos débiles:

J. Qué esperaba usted de este manual cuando lo comenzó a leer?

r. En qué aspectos considera que el manual cumplió lo que usted esperaba?

3. En qué aspectos el manual no cumplió lo que usted esperaba?

4. Fue fácil o difícil comprenderlo? Qué partes y por qué?

5. Le pareció aburrido? Por qué sí? Por qué no?

6. Le pareció cansado? Por qué sí? Por qué no?


7 . Cuál o cuáles actividades le gustaron más y por qué?

8. Cuál o cuales actividades no le gustaron y por qué?

9. En qué aspectos le ayudó a mejorar su vida?

1 0 . Existen aspectos importantes de su fortalecimiento emocional que no fueran

contemplados por el manual? Cuáles son esos aspectos?

i 1. En forma general, ¿qué le pareció el manual?

i 2. Cómo mejoraría usted el manual?

i3. Le recomendaría a alguna amiga su lectura?

MUCHAS GRACIAS
Para llevar a cabo el criterio de evaluación de los efectos sociales par-a determinar la

valide;! scicial (Fuqua y Sch~vde,1986, citados por L.eón y Vargas, 1995), se contactó el grupo de

mu.jeres sobrevivientes, de las cuales se presentaron seis en total. Se le hizo entrega del i~ianuala

cada una de las participantes, solicitando que se lo leyeran en sus casas e intentaran realizar

algunas de las acti\:idades descritas en su interior, completando posteriormente la guía de

retroalirnentación (ver anexo 1 1 ); y ésta guía la entregaron cinco de las participantes, ya que una

no se presentó el día propuesto para su entrega.

[,as opiniones qiie presentaron las ni~ijeresparticipantes después de haber leído el manual

se describen a continuación-

La mayoría de ellas (tres) menciona que, antes de leer el manual, esperaban que este

fuera una herramienta para ayudar a las personas que han siifrido violencia, otra

manifiesta qiie tenía mucha inquietud y la última considera cliie n o esperaba más y

que para ella es perfecto.

Consideran que el tiianual cuinplió lo que esperaban en cuanto a que les resultó

sencillo, claro y ficil de entender, además dos de ellas lo consideran de ayuda y

refleja lo que las mujeres sobrevivientes de violencia necesitan.

Ninguna presenta algún elemento en el c~ialno cumpliera las expectativas.

Todas lo consideraron un documento que resulta fácil de conlpreiidei-.

Ninguna de las participantes consideró que el manual f~ieraaburrido o cansado de

leer; por el contrario, manifestaron que les resultaba entretenido. interesante,

agradable y ameno.
En cuanto a las actividades que iiiás les gustaron se enc~ietitran los ejercicios de

relajación, de autoestirna. el del espejo y el trabajo sobre asertividad y api-eridiendo a

decir no. ademas de los cuadros de registro.

No hacen mención de actividades que no les gustaran.

Consideran que este manual les ayudó a me-lora sus vidas en cuanto a que "me hace

reaccionar y recapacitar, enfrentar mis temores y dudas y salir adelante", "a verine

niis cualidades y que soy una persona muy importante en la vida que merezco respeto

hacia mi persona", "que hoy hago más qjercicios". "al leerlo repaso temas abordados

con mujeres víctimas, me ayuda como facilitadora", "en que los procesos doloi-osos

deben ser superados y esto nos hace sentir muy bien. y transmitirlo taiiibien a otras

mujeres para que ellas también lo logren".

Todas consideran que se abarcan los aspectos iiiás importantes de su foitaleciniiento

emocional. Sin embargo, se menciona que se puede retoniar un poco iiiás lo que

concierne al plan de vida personal.

En forma general, el manual les pareció: "excelente", "muy importante porque es

muy abierto aún para las niujeres con poco estudio y poca preparación (ama de

casa)", "todo el manual me pareció riiuy bueno", "es un manual que se entiende bien.

tiene qjemplos muy claros y abarca ni~ichosaspectos sobre la violencia dot-iiestica que

son los que necesitan las mujeres para salir adelante".

La mayoría de las mi~~jeres


(cuatro), considera que el nianual está bien así y que no le

cainbiarian o rnejorarian nada en él, y solo una de ellas corisideró que se le podían

cambiar los colores por otros más fuertes a las palabras destacadas en el teuto.

Todas le reconiendarían la lectura del tnanual a alg~inaamiga o coriocida.


Según la información obtenida en las entrevistas, se demuestra que la violencia doiiiéstica y

más específicamente la violencia conyugal, forman parte de un problema que se ha venido

construvendo en nuestra cultura, a partir del aprendizaje social de las normas que establecen lo

que un hoinbre y una mu-jei-deben sei- y hacer (Batres, 2002 b), lo que se conoce como roles de

género

Estos roles son identificados por las mujeres a lo largo de sus vidas, y los cuales fiiei-on

aprendidos pi-incipalmente durante su infancia y adolescencia, edades que son fundainent,~1l es eii

la formación de las personas, donde se aprenden las Iiabilidades necesarias para adaptarse, los

significados sociales y valores, los derechos y obligaciones y el desarrollo de la identidad

personal (Ratres, 1997). Estas mujeres confirman que se trata de un aprendizaje que se ha

naturalizado, y que las han hecho vulnerables a las iiianipiilaciones y maltratos vividos

liosterioi-mente, reconociéndose además la culpa instaurada socialmente a través del control

social del "que dirán".

.Además, las participantes hacen referencia a que provenían de hogares donde ellas

mismas fueron objeto de violencia tanto tisica como etnociorial. recibido principalmente poi-

pai-te de la madre como una forma de desahogo de su propia vivencia de violencia conyugal;

siendo muchas veces castigadas o menospreciadas por el hecho de haber nacido hembra y no

varón. Este, aspecto posiblemente ocasionó la adcluisición de patrones de conducta v

pensamiento inapropiados (de tipo auto-derrotantes), que se inanifiestaii en una baja aiitoestima y

iiiarcó su posterior papel dentro de sus relaciones de pareja Y familia, pues se les enseñó durante

su infancia y adolescencia que las demas personas eran supei-iores a ellas eri algún aspecto, y que
ellas conio i?iujer.es se encoiitrabari en la obligación de posponei- sus suenos, oportiinidades y

decisiones ante las de los deniás, pr-incipalr~ientesi se tratara de u n hombre Esto es además

confirt~iadopor ellas mismas, ya que durante la entrevista todas opinaron que fue la baja

autoestirna traída desde pequeñas el elemento que las llevó a tolerai- las diversas f'orinas de abuso

por parte de su pareja.

Es importante rescatar el hecho de que la rnu-ier que refirió no haber sido testigo o víctirria

de violencia fisica en s ~ familia


i de origen (entrevistada k i l ) , fiie la qiie toleró menos el abuso,

inarcó más los límites con su pareja y la agresión fisica llegó únicamente al estado leve, aspecto

que nos viene a reriiarcar la influencia que tiene la predisposición dada por el apreridizaje de

estos patrones durante edades tempranas.

Refieren no haber vivido episodios violentos con parejas anteriores; sin embargo, se debe

tonlar en cuenta el hecho de que todas iniciaron riiuy jóvenes su relación de noviazgo cori el que

tiie luego su esposo (antes de alcanzar la mayoría de edad), lo que p~idolimitarles de conocer

otras posibles parejas


. y. relaciones.

Respecto al maltrato vivido con su pareja, eri los relatos de las tres niujeres entrevistadas

se presentar] ciclos de violencia donde los actos van eti aumento en la freciiencia de los

episodios, pero principalmente en la severidad o gravedad del acto violento, lo que miiestra u n

peligro que va cada vez en aumento y coincide con los estudios sobre el tema (Arias y 0'1-ea]-y,

1988; Walker, 1990; Batres y Clarainurit, 1995: Calvin v otras, 1995: Claramunt, 200 1 ; Batres,

2002; Solórzaiio, 200 1 ).

Acerca de las secuelas de la violencia, se niencioria que las iniijeres que se ericueritr-an

inmersas en esta sitiiación o están salieiido de ella, presentan muchas ideas auto-derrotantes que

las hace nias vulnerables a los maltratos y otras situaciones adversas de la vida; estas creericias

adeiriás han sido reforzadas casi constantemente por la(s)per-sona(s) que las agreden, haciéndolo
p~'incipalrncritcrriediarite el uso de la violencia psicológica j1 eiiiociorial, es poi- esta razcii~que

ellas riiisrnas definen este tipo de maltrato como el más nefasto y el que les prodi!jo rnayores

dalios, pues segun explican ellas mismas: -'Par-a mí fue una situación terrible. Fue violencia

einocional y psicológica, fiie la peor porque los golpes alguna vez sanan"

f:'osiblemente, este elemento, junto con el niiedo a sufrir daños niavores, fue el que rnás

intluyl5 en el Iiecho de que se mantuvieran por tanto tiempo sufriendo los actos violentos de su

pareja; pues viene a ser un refuerzo mas a la desesperanza aprendida

Tanto expertos como sobrevivierites reconocen la importancia de tener plena conciencia de

este probleriia, como u n elemento que promueve el cambio positivo de la persona y la busqueda

de ayuda oportuna; pero las propias mil-jeres sobre\:ivientes admiten que pasa riiucho tiempo o

miichos maltratos antes que logren ser concientes de que viven esta situacion y puedan hacer

algo al respecto.

Se puede observar que las conductas y cognicinnes qiie les permite salir de su sitiiaciOn de

violencia y continuar los procesos de empoderarnietito, son las que tienen corno base la

conciencia de género, donde se reconocen como seres humanos que 110 hati siclo valor-cidas corno

tales, ya sea por sus parejas, familias de origen o sociedad en general Es cuando logr-a11

reconocer en sil vivencia personal a la violencia como una violación a sus der-echos, y cuando

dejan de verla corio una condición "nor-inal" o "natural"de los hombres hacia las iiiujer-es, cuando

logi-ari dar los rnavores pasos hacia el empoderaniientn. Todo esto unido a la conciencia de ser

personas completas. no complemento o posesión de sus parejas, que cuentan con capacidades

propias para su desarrollo y el cumplimiento de sus sueños, metas, proyectos.

En general, la vivencia de la violencia cony~igalse identifica como una herida, que a pesar

del tiempo que tienen de haberla dejado atrás, les produce un profundo dolor-; razón por la cual

inuchas veces ititentan dejar atrás esta vivencia negándola o no queriendo hablar de ella, sir1
eiiibar-go se trata de uii suf-iiniento que ai~iicargan con ellas, y es de gran ii~iportariciaque se

tome en cuenta para coinenzar a superarlo en tbrina concreta; de ahí la importancia que le dan

los expertos a las emociones en sus terapias.

Todo este dolor se manitiesta en la actit~iddefensiva que adoptan respecto del teina, en el

sentido de tratar de negarlo no queriendo hablar de eso, querer dejarlo atrás "tapadito", auriclue se

trate de experiencias que duelen y buscan la manera de ser sanadas; pi-ueba de esto es el heclio de

que a la primera convocatoria a los talleres que se realizó solarnerite asistio una persona, pese a

que la mayoría habían confirmado su asistencia por teléfono y expresaron abiertamente la

necesidad de llevar una intervención que les ayudara a empoder-arsemás.

Oti-a sec~ielaimportante que se hace manitíesta son las conductas de aislamiento, ya que las

entrevistadas no lograron identificar un miembro de sus faiiiilias que f~ierade confianza y apoyo

para ellas que pudiera participar de las entrevistas, aunque se debe tomar eii cuenta tariibién que

una de ellas es inmigrante y las otras dos provieiieii de familias afectadas también por esta

probleinática, donde las relaciones se encueiitraii rnu); dañadas; esto unido al posible temor de

involucr,ar a sus fariiiliares. No obstante, les era más sencillo reconocei- las fuentes de apoyo que

tenían al exterior de sus faniilias, corno amistades y miembros o facilitadoras de grupos de

apoyo

E.s iinportarite, que junto con las conductas y las cogniciones, se toinen en cuenta también

las emociones, va que éstas son de gran importancia en una intervención cognitivo coiiductual

emocional, pues las emociones negativas intensas "son muy doloi-osas y pueden sei-

disfuricionales cuando interfieren con la capacidad para pensar con clai-idad, resolver pi-obleinas,

actiiai- de manera eficaz v lograr satisfacción" (Beck, J . . 2000: 125), de ahí la necesidad

constante de identiticarlas, reconocerlas y buscar la manera de que interfiera11 en forriia positiva

para la persona, no que la limite.


Por su parte, la situacibn de violencia se llegó a convertir- en algo "rioi-inal" a lo cual se
llegan a habituar, y tal corno lo expresan ellas mismas. "yo siempre había vivido en un círculo de

violencia y era norrnal para mí; yo no lograba ver más allá de la violencia porque eso esa lo que

siempre habia tenido" (entrevistada # 2 ) . Es así cotrio se produce una habit~iacióna la agresibn,

pues se da la repetición de un patrón aprendido previamente, volviéndose algo cotidiano, donde

adeiiiás se refuerzan los estereotipos instaurados en su infancia y se piel-de la inotivacion para

actuar en contra de esta sitiiacion.

Estos elementos evidencian el deterioro en la autoestima de estas ~LI-iei-es,


a pai-tir de los

diversos tipos de violencia sufi-idos, presentándose iin reforzamiento de las creencias irracioriales

que tenían acerca de si mismas; y nos indica uno de los elementos en los que se basa gran parte

de sus procesos cognitivos y por ende la eleccibn de sus conductas, y es qiie han aprendido a lo

lar-so de scis vidas a condiicii-se a partir de los otros, por lo que sus acciones v pensairiientos se

basan en este principio, lo que las adhirió a una relación, aunque esta fuera \.iolenta. unido a la

esperanza de las promesas y gestos agradables presentadas durante la fase de i-econciliaci6ii.

Ninguna de las mujeres entrevistadas terminó la relación despiiés del episodio de

violencia mas grave; esto nos muestra que lo que impulsa a las mujeres a tertiiinat- con las

relaciones violentas no son necesariamente la gravedad de las situaciones, ni se debe a eventos o

aylidas especíticas, sino que se trata de un proceso más personal de cada iina de ellas, ciiando se

sienten capaces de afrontar las situaciones que se les presentan. No obstante, todas refieren el

amor a sus hijos coiiio la mayor fortaleza que encontrat-on para acabai- la i-elación abusiva y

mantenerse tirme en su decisión

Sin embargo, su amor por los hijos llega a convertirse en un elei~ientoaiiibivaleiite, ya

que por un lado las motiva a salir de la situación de violencia y les genera el valor y la fortaleza

que necesitan, pero por otra parte, declaran haber mantenido niucho tiempo una I-elaci(51icon su
parc.la quc rcsulta destnictiva precisamente poi- sus hijos, pues ~onsiderabarique era iiieioi-
mantenerse al lado de una pare-¡a asi para que los niños tuvieran un padre en el hogar, o porque

no se consideraban capaces de salir adelante con esa responsabilidad solas: "por ellos vivía la

farsa de mostrar un matriinonio bonito y e.jemplar" (entrevistada #1).

Su actual vivencia como sobrevivientes la consideran un momento en sus vidas en que se

encuentran en un constante proceso de canibio, y es que están adaptándose a sil iiueva realidad,

dejando atrás los sueños construidos, las ilusiones y los ideales, comienzan a ver la vida con una

mayor conciencia de su realidad, con heridas aun palpables por sanar. y construyendo sueños y

esperanzas nuevas. Se trata de un momento para construir, para rehacer, para aprender

habilidades nuevas y para aprender a tener ilusiones otra vez.

I?sto hace de este momento un periodo iinportante para realizar- cambios positivos en sus

\idas, en la i-i~aneracomo la enfrentan, como la perciben y entienden, y como todo esto lo

utilicen para sil bienestar fisico, psicológico y emocional. Sin ernbaryo. por lo general se

encuentran aprendiendo estilos de afrontamiento que se están poniendo a prueba diaria~iiente,por

lo tanto se presenta la posibilidad de que se de una extinción de la niisma si no se obtienen los

resultados que se esperan y no se recibe el reforzainiento adecuado Esto lo convierte en un

momento vulnerable, pues puede dar pie a una desesperanza mayor a la que se tenia antes. poi- lo

tanto es un aspecto que se debe tratar con precaución

Respecto a la validación social del manual, se tomaron en cuenta los discui-sos y las

opiniones de las propias mujeres sobrevivientes, junto a la experiencia profesional de personas

que trabajan con esta población, para la elección de las estrategias te0ricas y nietodológicas que

conforma11 el misino, intentando de esta manera la elaboración de un niaiiiial que tomara en

cuenta las necesidades directas de fortalecimiento psicológico y emocional de dichas mujeres


La evaluacioti que posteriortrietite se llevo a cabo, mostró resultados bastante positivos, ya

clue en general. fue considerado por las mujeres sobrevi\ientes como 1111 documento valioso, de

fácil lectura v coniprension, y consideran que esto lo hace accesible a gran parte de la población.

Ellas coiisideran que el documento cumple con sus expectativas, reflejando lo que las mujeres

sobrevivientes de violencia necesitan, les permite reflexionar sobre sus vivencias y sacar sus

cualidades y valor conio personas, y a superar el dolor.


CAP~TIJLO
VII:
CONC1,IJSIONES Y RECOMENDACIONES

De la investigación realizada se lograron obtener las siguientes conclusiories:

& Se reconoce la violencia doméstica como una manera inapropiada y destructiva que

~itilizanalgunas personas para ejercer el control sobre los demás.

& Se corrobora el origen cultural de esta problemática, a través del testiinonio de las personas
que encarne propia Iiari vivido, sufrido y sobrevivido a esta situación, ya que se reconocen

las diversas pautas de aprendizaje de los modelos primarios tanto en las cond~ictascomo en

las cogniciones.

& Se logra determinar, además, la influencia en el contexto social de estas nii~leresante la


tolerancia a los actos violentos infringidos en su contra, dándose principalmente por medio

de mensajes estereotipados y cargados de mitos, son pocas las personas que las inotivaron

:isalir de la situación en la que se encontraban

& Durante el proceso de investigación se hizo manifiesto un temor a involucrar sus familiares

en estos procesos, presentándose a través de conductas de aislatiiiento, pues 110 lograron

identificar en sus familias un mieiiibro de confianza y apoyo que pudiera asistir a una

entrevista; además, en algunos de los casos, la familia de procedencia tenía también una

historia de violencia, y las relaciones se encontraban iiiuy deterioradas.

& En situaciones de violencia, se requiere tanto del apoyo externo, como de poder lo~rar-un

re-aprendizaje y adcl~iiriruna conciencia de la situación por la que está pasando y de las

iiiagnitudes y características de la misma, para comenzar a ver las cosas de una manera

~násob-jetiva y realista, logrando reconocer la capacidad v propósito de canibic de sus

parejas, la cual en la mayoría de los casos es muy reducida.


& Se r-ecorioce la riecesidad de estas mujeres de api.eiider habilidades nlievas o 1-efoi-zarlas
que poseen para continuar con los pi-ocesos de reconsti-iicción de siis vidas. Estas

necesidades se refieren tanto a aspectos generales de coinunicaci6n y r-esoluci0n de los

probleiiias. como a elementos más propios de sus caracteristicas personales, tales coino: el

manejo de las eniociones, la dependencia, la inseguridad y las creencias específicas que

llevan a conductas derrotistas. Todos estos elei~ientospermitieron dai- pie a la estructiira

posterior del manual

& Considero que fue necesario el poder internarse en las vivencias, pensamientos y

emociones de estas mujei-es para lograr uria comprensión de esta espei-iencia y sus

secuelas, que permitiera la elaboración de un manual que pudiera serles de utilidad en estos

pi-ocesos actiiales de cainbio; fiie necesario ver la profundidad de las her-idas para poder

buscar la manera de contribuir- a su curación.

& Se diseñó u n manual que intenta contrarrestar los efectos negativos que hari dejado las

acciones violentas de los agresores en estas miijeres, tomando en cuenta las necesidades

planteadas por ellas niisnias; para poder- utilizarlo conio una lier-r-aimienta que permita

conocer, comprender y evitar la reincidencia en situaciones de violencia.

Según la validación llevada a cabo, este documento logra cumplir con las expectativas

tanto de la investigadora como de la población a la que \ a dir-igida. Sin embargo, se espera

dar seguimiento a estas lnu.jeres para corroborar su efectividad a mediano y largo plazo.

Por otra parte, algunas recomendaciones que podr-ía pr-oponer par-a la r-ealización de ti-aba-jco

afines a este son las siguientes:

& Es importante que al realizar trabajos con personas sobrevivientes de cualquier experiencia

trauriiiitica, se maneje denti-o de u11 marco de contención, pues niuchas veces las sec~ielas
,son mayores que las previstas; por- esta razciri es mejor- terier a disposicióil ~ i nespacio o
institiición que colabore en la atención de las situaciones que se encuentren fiiera del

alcance del(a) investigador(a), o al que pueda ser- referido para un seguiniietito de ser

necesario.

& Al trabajar con mujer-es sobrevivientes de violencia doniestica, se debe toinai- en ciietita

adeniás que inuchas de ellas (si no una inayoria) han ~,ividouna infancia car~adade

inaltratos no sólo fisicos o emocionales por parte de sus cuidadores, sitio que además

pueden arrastrar vivencias de abuso sexiial por- parte de alguri niierilbr-o de su faiiiilia, por-

lo que es importante tener un conocimiento básico en el tema, para poder toinar las

medidas que sean necesarias en su abordaje.

& Uno de lo elementos que inás limito la realización de esta investigación tuvo que ver- con la

población nieta, ya qiie se presentaron bastantes dificultades para sil localización o

captación, unido a las resistencias o temores que presentan a la hora de abordar. aspectos

tan traumaticos y dolorosos de sus vidas; por- lo que se debe tener- presente a la hora de

trabajar con estas personas.

& Recoiniendo a las personas que trabajan estos temas lleven a su vez medidas de

autocuidado, pues se ve de cerca las vivencias dolorosas y tr-auniáticas que sufi-ier-on estas

personas y se está inuy de cerca con el dolor, el sufrimiento y el miedo constante de sus

relatos; y es iinportante para el (la) investigador (a) o terapeuta poder eiiipatizar con esto,

rnas que esto no se conviertan en iiii elemento que se le integre y obstr-iiya los pr-ocesos

tanto profesionales como personales.


A s l y O'Learv, D. ( 1988). Coynitive-behavioral treatinent of physical aggi-ession in

marriaye. En: Epstein, N : Schlesinger, S. y Dryden, W. C~qtiitive: Beha~lic>ralthetapy

with families. Bi-unnei-/ Mazel. N. Y . , U. S. .A.

Bancroft. ,1 ( 1092) El abordaje contemporaneo de los ofensoi-es tisicos contr-a las iiiujeres un

reto para los profesionales de salud mental y la adininistracion de j~isticia Fn Batres,

G (conip ) Conipendio de conferencias nacionales San Jose, Costa Rica ILANLID,

I'rovecto de Capacitacion Permaiiente en el Tenia de Violencia Doniestica

Bandura, A. ( 1973). Analisis del aprendizaje social de la agresióii. En: Bandura, .4. y Ribes. E.

(1977). &íobficación de conducta: análisis de la a ~ r e s i ó ny~la deliiic~~en.&. México.

D F.: Editorial Trillas.

Baiidura, A y Walter-S, R. ( 1974). Aprendizade social y desarrollo de la per-soiialidad. Madrid,

Espaiia. Alianza Editorial.

Batres, C;. ( 1 995). El problema del abuso y de la agresión a las in~i-jei-esdesde la pei-spectiva de

-género En. Batres, 6. v Portiigués, F. (comp ) ( 1997). Man~1a1de l e c t ~ m spara cui-sos

sobre violencia doméstica de las academias de policía.. Prograina Regional de

Capacitacióri contra la Violencia Doiiiéstica. San José, Costa Rica. ILANUD.


Batres, 6. ( 1997). Del ultra-ie a la esper-aliza: ti-atan~ie~~to
de las secuelas del lnicesto. I'i-o, ('rama

Regional de Capacitación contra la Violencia Doméstica. 2" ed. San José, Costa Rica:

II,ANLrD.

Batres, G ( 1 998) 'Tratamiento grupa1 adultas y adolescentes sobrebivientes de incesto Y a b ~ i s ~

sexual Programa Regional de Capacitacion contra la \'iolencia Doi~iestica 2" ed


-- San

Jose, Costa Rica ILANUD

Batres, G. (2002 a). Comprendiendo la violencia conti-a las iiiujeres En: Batres, C . ; Recinos, S.

y Dumani, 1 lliolencia d e género, derechos Iiuiiianos e inter\,ención policial. Págs.: 90

- 94 San José. Costa Rica: ILANUD.

Batres, G (2002 b) Construcción de la identidad masculina en agresores En Bati-es, G .


Recinos, S y Diimani, 1 L'iolencia de genero, derechos hi~manos e intei-veiicior~

pclicial Pags 23 - 28 San Jose, Costa Rica ILANLID

Batres, G (2002 c ) Las secuelas psicologicas en iii~l~jeres


agredidas el cauti\ erio Eii Batres,

G , Recinos, S y Diimani, 1 V u n c i a de genero, derechos humanos e intervencion

policial Pags 95 - 100 San Jose, Costa Rica ILANLID

Batres, G (200-3) Hombres que &-cen violencia liacia su pareja iiianual de tratainiem

dirigido a terapeutas San José, Costa Rica IL.ANI!D


Batres, G. y Claramunt, C. (1995) La violeiicia corltra la ii~ujer-en la fainilia costai-ricerise. En:
Batres, C; y Portugiiés, F. (comp.) (1997). Manual de 1-tlir-as para cursos sobre

violencia domksti~ade las academias de policía, I'rograina Regional de Capacitación

contra la Violencia Doméstica. San José, Costa Rica: II,ANIID.

Batres, G. y Recinos, S. (2002). Conversatorio sobre tratamiento de ofensores sexiiales. En.

Campos, .4. y Salas, J . M. (comp.) Masculinidadesen Centroamerica Instit~itoWEM

San José, Costa Rica: Lara Segura Editores.

Beck, A. 'T.,Kush, '4. J.; Slia~v,B. F. y Emery, G. (1983). Terapia coxnitiva de ladepresión. 5"

ed. España- Desclee de Brouwer

Beck, J . (2000). Terapia co nitiva: conceptos básic,os v p r o f u n d i z a ~ m 1 " ed. Barcelona,


España Editorial Gedisa

Calvin, 1.; C'ole, M ; Lewis, S . , Vargas, G . ; Ver-ley, C. y Weir, R. (Ií~O5).rerfilde la

víctima
-- -
- de-violencia
--
-
doniéstica en lasrelaciones de pareja: imesti~diodel can'bn central

de Limón. Memoria del Seminario de Graduación para optar al grado de L.icenciadas en

Trabajo Social. Llnicersidad de Costa Rica.

Centeno, L. y González, E . ( 1998). Evaluación de la intervenci~!~~qiie


realiza la Gbardia Civil en

$t~jac.ones de^ crisis por violericia doméstica: ..unmodelo basado..en la primera ay-ba
psicologica Tesis para optar al grado de Licenciatura en Psicologia Llniver-sidad de
Costa Rica

C'haves. V y Mora, E. (2002). Grupo terapéutico de apoyo dirigido a mu~ei-essobrevivientes de

violencia intrafamiliar.
-- Práctica dirigida de graduación para optar por el grado de

Licenciatura en Enfermería con énfasis en Salud Mental y Psicluiatría. Universidad de

Costa Rica.

C'laram~int,M C (2001) Casitas quebradas el problema de la violencia domestica en Costa

Rica Sexta reiiiip de la 1 ed San José, Costa Rica ECINED

Costa Rica Leyes y decretos Ley conti-a la violencia doi-iiestica Ley no 7586 1996

Elizondo, J (2004). La neur-obiología de las eiiiociones. (En red). Disponible en:

Ellis, A ( 1999) Una terapia breke más p-ofiinda 1 duradera enfocjue teórico de la terapia

racional emotivo-conduct~ial Barcelona, España Paidós

Epstein, N ; Schlesinger, S y Dryden, W. ( 1988). Cognitive- Behavioral therapy wiitli Fnnliks.

N . Y., Lr. S . .A: Brunner / Mazel.


Ferriaiider, M (1996) A n u s psicosocial del ciclo de agesiori contra la i ~ u j e ideiitro del
cinculo de la relacion c o n v u d 'Tesis para optar al grado de Licenciatura en

I'sicologia Unicersidad de Costa Rica

Ciil'Adí, 1) (2001). lgteligencia emocionalen práctica. maual para el éxito pel-soiial y

organizacional. Caracas, Venezuela. Mc(;raw-Hill Interainercana.

González, K . (200 1 ) . El proceso de resi nitícación de la experiencia e11 casos de violencia

conyyal B n t r a la mujer. un__ estudio desde el m & I d e la Resiliencia. Tesis para

optar por el grado de Licenciat~iraen Psicología. Llniversidad de Costa Rica.

Her-man, J ( 1902) Desordenes traumaticos terror En Claramunt, M C (comp ) Antologia

intervencion psicolo~ricaen violencia d o m e s h 11 ciclo 2003

Hernandez, S , Ferriandez, C y Baritista, L (199 1 ) Metodologia de la investigacioii hlexico

Mc G~aw-Hill

Iglesias, 1' y Vázquez, M . ( 1996). Coiice~tosy mitos que perpetúan la violencia doiiiéstica en la

comunidad de Fecosa del Carmen de Cartago y d e la c,oniutiidad de _Cl_Carmgn_de

Coronado. Trabajo Final de Graduación para optar al título de Especialista en

Medicina Familiar y Comunitaria. Universidad de Costa Rica.

ILANUD (2003) Programa regional de capacitación contra la violencia doinestica. (En red).

Disponible en: \v~i\li.ilanud.o~-.cr/violenciadoinestica


INAMI! (200-3 a) bstituto m i o n a l de las hlujer-e (kn red) Llispoiiible en

INAMLr (2003 b) Violencia de eiiero (En red) Disponible en

Jacobson, N S y Gottinan, J M (1998) W e n nien batter uoi~len ne~bi r i s i g l i t s . ~endinz

abusice
- - relationships
- -- Siinon Pr Schuster N Y , Ir S A

Jacobson, N . S. y Mar-goliii, G. (1979). Mar-ital Therapy: strategies based oymcial lear-riiri: aiid

behavior
-. - .. 5" printing. Br-iinner!Mazel. N Y., I1.S .4.
excha~~eprinciples.

La Nación (2005, 1 1 de iiiayo) Sucesos, p l4A.

La NaciOn (2005, 1 1 de setiernbre) El País, págs. 4A y 5A

León, M . y Vargas, T. (1995). El concepto de validez en la investigación conductual. Eii:

.4gkación
- - de unpaquete c k t k n i c a s conductuales, para la reducción de la conducta

tímida en niños y niñas, por medio de la participac~iónde padres, niadres y niaestras

como inediador-es. (pp. 37- 42). Tesis para optai- por- el grado de Licenciatur-a en

Psicología. [-!niversidad de Costa Rica

López, L,. ( 1079). Anatomía funcional del &tenia nervio=. 1 O edición. México. Liniusa
Marin, f . (2000). fn[erve~~cióri
en crisis i r l d i v i u y g - ~ l p a lsobre la probIe1~1aticade violencia a
I ~ I a~redidas
S que acuden a consulta eri la Clínica de Aserri d e enero a juniode!

2 0 0 . Práctica Dirigida de GI-aduacióri par-a optar- el grado de Licenciada eri Psicologia.

(!niversidad de Costa Rica.

Martins, M . (2006). Factores de risco psicossociais para a saúde inenttl. (En red). Disponible
en. www.esenf\~iseu.
pt/ficheiros/artigos/factores risco. pdf

McKay, M . ; Davis, M . y Fanning, P. (1988). Técnicas para el tratar~iientodel est1-e.. 3" ed.

México: Ediciones Roca.

Wesa. P (2004) Cognición y emocib. (En red) Disponible en

Mii~isteriode Salud (200 1 ). Capitulo 1 : Acciones estrategicas rectoras eii .yiolencia intrafarniliar

se~uii rii-el de gestión (En red). Disponible en-

blor-a. Ci. y Quesada, K. (2003) Manual dgorientación dirigido-a padres defamilia eri elina~iejo

de límites en e1 hogar con sus liiiios e hijas de edades entre 0 y 10 afigs Tesis para optar

por- el grado de Licenciatura en Psicologia. Uriiversidad de Costa Rica.

Obst Canier-iiii, J . (2003). Albert Ellis: La Terapia Ra-o~ial Eriioti\a Cgnductual. (En red).

Disponible en.
249

Psicoactiiia (2004) Atlas del cerebro sistema Iiiribico (En red) Dispunible eri

Quesada, N . y Robles, M. (200-3). Factor-es de resiliencia d e las iiiujeres sobrevivientes de

violencia conyugal Trabajo final de graduación para optar por- el grado de Licenciatura

en Trabajo Social. Universidad de Costa Rica.

Quirós, E. ( 1997). .. y no viví feliz para siempre". En: Colección de-_!-etodolosías 17:
sentir, pen3ar y enfrentar la violencia intrafamiliar Vol. 1 San José, Costa Rica:

Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y la Familia

Ramirez, 1 ( 1997) Violencia donrestica, la rnujei- agredida- la pi-oblematica des& su punto de

ckta Teqis para optar por el grado de Licenciat~ira en Pcicologia lini\ersidad de

Costa Rica

Rainirez, R. (2003). Perspectiva contemporánea de la riiodificación de coiiducta, modelos

emergentes. Ponencia en: Xlll Simposio costarriceiisg d~epsicobiolo~ía


y--ISiip-o-oi-g

costarricense d e análisis conductual aplicado. Universidad de Costa Rica. San José,


-
p
..
.
-

Costa Rica.

Salas, J . h l . y Campos, A . (2002). Aspectos teórico coi~ceptualesde la iriasculinidad: retos en el

siglo XX1. E.n: Campos y Salas (comp.) Masculinidades en Centroamérica. Institiito

WEM. San José, Costa Rica: L,ara Segura Editores


Sagol, M y Guznian, L (2004) Encuesta nacional de violencia contra las 1111~eresSari Jose,
Costa Rica CIEM-UCR y Centre for Woinen's Stiidies and Feminist Reseai-ch de la

IJniversidad de Western Ontario

Solórzano, M . (200 1 ). _ljuación participativa de la intervención grupa1 y conlunaJ con mujeres

sobrevivientes deviolencia en su relación de pare&. Inforii-ie de sistematización de la

residencia práctica presentada para optar por el títiilo de Magistra en Traba-¡( Social con

énfasis en Gerencia Socia. Universidad de Costa Rica.

Skinner. B.F. ( 1977) c-iencia y cond-ta humana. 3" edición. Barcelona, España: Editorial

Fontanella.

Walkei-, L. ( 1984). E b í n d r o n i e de la i~iuieragredid^. New York: Spririger- Publishing

Coinpany

Walher-, L (1990) Psicologia y violencia contra r~iiijeres I'onencia en L,II Concreso ~iiedico

nacional San José, Costa Rica Funcrecer

Wallcer, L ( 9 ) Estrategias de intervencion para mujeres victiinas de agresion fisica u n reto

a los sistemas de salud y justicia pena! En Batres, G (conip ) Compendio de

conferencias nacionales
--- San José, Costa Rica ILANL'D, Proyecto de capacitacion

permanente en el tema de violencia doméstica


Ot?lct i \ os
iiisiiiiicioii;ili/:icióii de 1;)s políiicas de aiciicióii ! prc\ ciicióii dc 1:) iolciici;~iiiri-;iliiiiiili:ir;i irti\ Cs de I;i
crc:icióii por Ic! de iiri Sisiciii;~N:icioiiel p:ini 1;) Atciicióii ! la Prc\.ciicióii dc Iii Violciici:~liilr:il~iriiili;ir.
* AiiipliriciOii ! di\cssilicacioii de los ser-\icios de aiciicióii :i las persoii:is afcci:id:is por I:i \ iolciicia
iiitr¿if¿iiilili~ir
f~orlaleciiiiiciiiode I;i Icgislncióii ! de los iiicc:iiiisiiios de prolcccióii ! pcn;ili/acióii de Ins siiiiacioiics de
\ iolciici;i iii1r:if:iiiiiliar.
f~ort:ilcciiiiiciiiodc los procesos de :itliiiiiiistr:icióii dc jiis(ici;i p:ir:i i;is pcr-soii;is :ifcci:id:is por I;i 1 iolciici:~
iiiir:il;iiiiilinr.
Dcs:irrollo de iiii psograiiizi coiitiiiiio de seiisibili/acióii ! cdiicacióii ¿i 1:) pob1:icióii
Iiicorpor:icióii del sector cdiic:iti\.o foriii;il cii las nccioiics del sisiciii;~p:ir:i :ii;ic;ir dcsdc 1:)s r;iíccs las
coiidicioiics qric foiiiciii:iii ! pcrpciii;iii la \ iolciici:~de géiicro
Aiciición ! :iccióii cfccti\ n ! cspcdit¿i cii siiii;icioiics de \ íolciici:~íiiirnl;iiiiili:ir por p:iric de los ciicrpos de
polici;1
Acceso clecii\o :i rcciirsos dc npo!o ( \ i \ iciidn. siibsidios. bccis. cdiicncioii) p:ir:i 1:)s pcssoii;is nkci:idas
por 121 \ iolciici;~iiiir:ifiiiiiilinr
f.'ori:ilcccr > :iiirpli¿ir el progrniiia dc iiiicr:iprciidi/:!lc sobre \ iolciici;~iiitr;if:iiiiiIias p;ii-a liiiicioii:irios/:is.
org;iiii/:icioiics. c ~ c .
Scn icios cii \ iolcncia iiiiraf~iiiiili~ir

l Sei-\ icios (le Atcncií)n Dircctii:

L:I Dclc~;icióii
- dc la Miiicr. Es iiiin iiisi;iiici:t dc aiciicióii cspccinli/nd¿i eii siiii¿icioiics dc \ iolciicia doiidc I:is
I
iiiiijercs ;iSccl;id;is piicdcii coiisiiliar coi1 Abogad;is. Psicólogos !Tr¿ibai¿idor:isSoci;ilcs qiic Ics hriiid:iii el npo!o !
1:) oriciii¿icióii iicccs;irias par21 ciifrciii;ir sii siliiacióii

La
--. I.iiic¿i S 0 0 - . 3 0 0 - i 0 0 0 .
-
cl Silciicio. Es iiii¿i l í i i a i iclcfóiiici opcr:id:i por i i i i griipo dc \ oliiiii:iri¿is !
ROIIIP¿IIIIOS
opci;idor;ts c;ip:icit:idas. cii la qiic se briiid:~;tpo!o 21 I;ts personas qiic \.i\cii siiii:icioiics de \ iolciici:~! se 1;)s
orieiiln Ii:rcia o1r;is iiis1aiici;is dc :itciicióii. Adciii5s sc rcsiicl\ cii si1ii;icioiics dc ciiicrgciici;~L:i Il;iiiiad;i es griiiiiii:i
! iio es iicccs;irio qiic 1:) pcrsoii;i qiic Ilaiiia sc idciitifi(1iic.

Los o l b ~ ~ ~ p ! r a ~ i i j;igrgrcdidas.
-- -
crcs Soii rcciirsos dc ciiicrgciici;~pnni iiii!jcrcs cii!ii \.¡di1 o iiitcgrid:id Sisic;i sc
ciiciiciitriiii ;IIIICII;I/;I~:IS ! que iio ciiciiiaii coi1 otros rccursos. E\isicii dos :ilbcrgiics. cii Cart:igo ! Liiiióii. cii los
cii;ilcs 1:)s iiiiijcrcs ;igredid:is coi1 siis Iii~osc Iiiias pucdcii ciicoii1r;ir rcfiigio ! ;ipo!o cliic les posibiliicii 1;)
coiistriiccióii dc riiia \ ida siti \ iolciicia. Cada iiiio dc estos olbcrgiics iici~cc;ipacidad par;i nlqjnr n 10 ó 12 iiii!icrcs
coii siis Iii-los c ligas.
Asesoría !acoiiip:iii:iiiiiciiio Icgal cii procesos jridici:ilcs. cii dclilos por Sciiiiciclio

Se ociipaii de I;i ;iplic:icióii ;i iii\cl loc:il de 1;)s polí1ic;is píiblic;is cii iiialcri;~dc \ iolciici;i de gCiicro. Esl;is redes
csiaii iiiicgrad:is por rcprcsciii;iiitcs dc las iiisiit~icioiicsgiibcriiaiiicii~alcs(Miiiistcrio de S:iliid Piiblica. C:!i:i
Cosl¿irricciiuc de Scgiiro Soci:il. Miiiistcrio dc Ediicncióii Píiblic;~.Miiiislcrio de Scgiirid:id I'íiblic:~. P;iiron;iio
N;tcioii:il de I;i 1iif:iiicia. Iiisiiiriio Misto de A!iid:i Social. Iiistiiiiio N:icioii:il de \prciidi/:!ic). csi;ii:ilcs (Poder
Jiidicial. Uiii\crsidades). loc¿ilcs (iiiiiiiicipalid:idcs) ,! coiiiiiiialcs (ONG. :isociacioiics locales de desarrollo.
griipos org:iiii/;idos de iiii!jcrcs. Eiilrc siis objcli\os csl:i cl dcs;irrollo dc pl;iiies p:ir:i I:i pre\ ciicióii ! I:i :iiciicióii
de I;i \ iolciicin iiiir:if:iiiiil;ir
Eii cl iiioiiiciito :iciii:il sc ciiciii:~coi1 17 rcdcs fiiiicioii:indo eii dircrciilcs Iiig:ircs del p:iis. Cioicocclic:i ! Mora\ i;i.
Haiillo. Al;~jliclii:i. Al;!iiicla. Circci:~. Saii R:iiiióii. Saii C'arlos. Cnrlago. Hci-edi:i. Colo Brtis. Jic:ir:il. 1,iiiióii.
Libcria. Ab:iiig:ircs. Piiii(iircii¿is. PCrc/ Zcledóii \ Golliio.
MÓDULO 1 : l'trt-tr .\.c~1111r,i,p c , i i . \ t r ~ . c./ p r o h l c t r l t r rlc, Irr i ~ ~ o l c ~ ~ il ic ~. ~/ t<~rc ~ / ~ r ~ r r ~ l ~ ~ r i -
El liso ! ;ibiiso qiic 1i:icciiios dc iiiicsiros podci-cs
Elcrciciido iiii poder qiic S:icililc el biciics~ar.cl bicii-\ i \ ir-.
La \ iolciicia coiitr;~1:is iiiñ;is. iiiíios. iiii!jcrcs. ;idolcscciitcs ! ;idiilios iiia! ores: Idciiíific;iiido el problciii:~.
L;i diiiiiiiiic;~dc I:i \ iolciicia iiiir:if:iiiiilbir.
Aii:ili/:irido ;ilgiiii¿iscoiidicioiics socinlcs qiic Icgiiiiii:iii ! rcprodiiceii I:i iolciici;~cii las I;iiiiilias: (El p;ilri;irc;ido.
1:) coiistriiccióri de I:is idciiiidades fciiicrii~ias! iiiasciiliii;is
El iiiip:icío de la iolciici;~iirtr:ifiiiiiili:ir cii 1;) \ida de 121spcrsoiins

MÓDULO 2 : Para ciifrciitiir 121 \ iolciici;~


Elciiiciiros para 1;i dclcccióii
[2:i4 ;~cliliides~ I I C
:iccrc:iti o :iIc.j;i~i;I l;is persoii:is :ifccindas
La iii~cr\~ciicioii cii crisis
Rcgislro ! rcfcrciici:~' tr;ibqi:iiiclo cii iiiio red iiiicriiislilucion¿iI

~ I ~ D U 3. L O
Eslrntcgi:is p;ir;i 1:i proiiiocióii de iiii;i id;) siii \ ioleiici:~cii las f:iiiiili:is
Los dcrcclios dc los Iiiiiii;iiios ! de las 1iiiiii:iii:is
L.:] coiiiiiiiic~icióii:iscrli\.a
Lii rcsoliicióii de coiiílicios
Pnrlicip:icióii ! org;iiii/acióii coiiiiiiiilnria

MÓDI!I.O 4. Es1r;ilcgi;is clc iiiicr\ciicióii


Modelos de iiilci-\ciicióii
Iiilcn ciicióii iiidi~idii;il
liitcr\ ciicióii griip:il
liiccr\eiicióii p:ini nbiiso scxiial
liilcr\ ciición para abtiso físico
E\ ;tlii;icióii dc los ser\ icios

1 Sc ir:ib;ila coi1 iiicíodologin p;irlicip;iii\;i. qiic pl;iiiico qiic cii los proce5os de iiiici:iprciidi/;ilc p;irlicipali\ or 1
iiii:i \
1 ciici:ilcs sc ;irliciil:iii cii foiiii;i iii1cgr;il lrcs gi:iiidcs iiioiiieiiios 1 ) ptiriir de In priiciicii. 2 ) la Icori/:icioii 7 ) la 1
\ 11

Uii;i \ e / qiic se cl;iboró csíc iiiodelo pcd;igógico ! iiictodol¿>gico liic i;irca liiiidaiiiciii:il escribir iiii;i scric dc
iiiócliilos did;ícticos. así coiiio iiii loiiio de Iccl~irnscoiiiplciiiciii:iri;is qiic I;icilil¿ira a I:is tiifcrciilcs pcrsoii;is
p:irlicip;iiiícs rcforL;ir siis coiiociiiiiciitos ! sobre lodo rcprodiicir I;i cspcriciici;i cii siis iiistitiicioiics (ob.jeli\ o
cciitr;il de los procesos dc iiitcraprciidi/:!p).
ANEXO 2

l . !Icerca de la reincidencia:

;,('¿uno explica usted la reincidencia en las rn~~jeres


sot~re\rivientesde violencia doiiiestica'?

2. Cal-acteristicas de las mujeres sobrevivientes:

2 1 ,Cuales considera que son los patrones de conducta que resultan etkctibos o

fortalecedores inás comunes en este grupo de inujeres'?

2.2 ¿Cuáles considera que son los patrones de conducta cliie no resultan efectivos más

coiiiunes en este 31-upode mujeres'?

3 3 ,Ciiáles considera qiie son los patrones de pensamiento inás comunes en este grupo de

mujeres'?

2.4 ,Cuiles considera que soii las elnociones más iiiiportantes de toinar eii clierita en este

Lrrupo de mujeres?
L

3 . Técnicas - Tratamientos - Estrategias (no aplica a los profesionales en leyes):

3 1 ,C'uales son las técnicas de iiiodificacion cognitivo-conductual-emocional que utiliza

para tratar la probleniática de la violencia doinéstica" ¿,Qué res~iltadosobtiene con la

aplicación de estas técnicas? ¿Qué problenias de iinplementación de estas técnicas ha

encontrado'.'

3 2 ;Cual considera qiie es el momento idóneo para trabajar la evitación de la

reiricidencia en mujeres sobrevivientes de violencia?


ANEXO 3

I Datos generales

Edad
Estado civil
Núniero de hijos
Religión
Escolaridad
Ocupacion

2. Historia de violencia:
Patrones de conducta.
o Durante su infancia y adolescerlcia qué aprendio acerca de ser rnu-leer'?
o Alguna \-ez vivió algún tipo de ~iolencia eti la tiiiiez, la adolescencia o en
relacioiies anteriores'?
o Cómo lo resolvió y qué fue lo que le permitió seguir adelante''
Pensan~ientosy emociones experimentadas en ese periodo:
- Qué significaba para usted lo que ocurría?
o Oué pensaba de sí misilla?
o Qué pensaba de las demás personasa?
(J Qué sentía ,,
(1 Qué esperaba del futuro?

3 Historia de ii-ialtt-atocon SLI pareja

Ciclo de violencia
Primer evento
o Evento mas frecuente
o Evento I I I ~ grave
S
Evento más reciente
o Frecuencia con que sucedían los episodios
(3 Violencia emocional
(2 Violencia patrimonial
o Violencia sexual
(1 Período de reconciliación
Qué le permitió salir adelante?
Qué hizo que pudiera sobrevivir y superar la situaci(>n'?
Pensarnientos y eniociones experimentadas en ese per-iodo:
o Qué significaba para usted lo que ociiri-ia?
(1, Que pensaba de si niisma?
o Que pensaba de las demás personas?
o Qué sentía?
c Qué esperaba del futuro?

4. Vida actual
Patroiies de conducta.
o Qué carnbios ha realizado en su vida?
o Cómo ha estado resolviendo las situaciones3
o Ha sido efectivo (si, no, porqué)?
Area de pensamietitos y eniociones:
o Qué piensa de sí niisma?
ij Qué piensa de las demás personas?
1) Qué espera del futuro'?
o Cómo se siente con respecto a sí inisma?
Qué aspectos modificaría de sí inisma, eii que sentido y c611iolo lograría'?
I Datos generales
Edad
Seyo
IXscolar-idad
OcupaciOn
Parentesco que tiene con la persona

2 . Acerca de la concepción familial- de violencia


tiistoria de violencia faniiliai-
Como se explica a nivel familiar la agresión
Cuáles son consideradas las causas de la violencia
, S e justifica su LISO". ¿en que situaciones?

3 Conseciiencias de la agresion en la familia


Cual es la dinarriica familiar a partir de esta concepcion de violencia
Cómo ha afectado la historia de violencia presentada por este miembro de la familia

4. .4cei-ca de la persona agredida


General
n Cómo considera que ha euperinientado el proceso de \-iolencia
o Cuáles considera que son las características que la i~iantiic-ier-on
en este ciclo
CI Que percepción actual tiene de ella
Relaciones interpersonales:
o Que tipo de relación mantiene con los miembros de su familia
v Conoce algunas amistades suyas
S Que tipo de relacion ~nantienecon estas pei-sonas
3 Cómo considera siis relaciones con personas externas al grupo taniiliar
.4specto emocional:
(2 En general, cuál es su percepción de la condiciijn emocional de la persona
(7 SUestado de ánimo es triste o apático. o por el contrario se niuestr-a alegre.
ANEXO S

CONSENTIMIENTO INFORMADO

Coii el ííii de obiciicr su coiisciitiiiiiciito eii 1;) pariicip;icioii de Iii presciitc iii\csiig;icióii. rc:ili/nd:i por
Rosibcl Moiiicro R;iinírc/. csttidi:intc dc la Uiii\,crsidad de Costn Rica. ! qiic ticiic coiiio fiiinlidnd 1ii elnboracióii de
tiii iii;iiiii:rl dc ;iiiioa!iidii p;ir;i iiiiilcrcs sobre\ i \ iciiics de \ iolciici;~doiiicstici: sc Ic solicii;~Iccr :ilciii:iiiiciiic 1:is
sigiiicntes disposiciones:
L;i p;irticip:icióii cii csi;i in\csiigacióii es de foriiia \.oliiiii;iria. por lo qiic qiicd;i :i sil ciitcro criicrio 1:)
dccisióii clc toiiiar p;irtc cii ella o no. Adcinhs. cii el inoiiiciiio qiic los ! las participniitcs siciii;iii la iicccsidad
dc rctir:irsc de la iii\.cstig:icióii. piicdcii rc:ili/arlo siii iicccsid;id de dar c\plicncióii dc sil disi~iiiciaiiiiciiio!
si11qiic se prcsciiicii coiisccuciicins ricg;iti\ os p¿irn sil pcrsoiia.
L;i ~i;iiiiríilc/;i del csliidio ! 1;is estr;itegi;is dc obtciicióii de iiiforiiiacióii iio rcprcsciitn peligros físicos para
los o I:is p;irticip;iiiics.
Aiioiiiiii;ito: sc gor:iiiti/n la iio di\ tilgacióii de los ! las p;irticip;iiiics de cstii iii\~csiig;icióii.
Espccificid:id cii 1:i tciii<itic;i.iio scrri ii;ibai;ido iiiiigíiii :ispccto qiic ir;isciciitl¿ici iciii:r dc \ iolciici:~doiiiL:sticii
! los clciiiciiios qiic se le rclacioiicii

Es iiiiporianic rcc:ilc;ir qiic diiraiiic cst;i iii\cstig;icioii se 1i;ibl;ir;i acerca de e\ ciiios pcrsoiialcs qiie 1i:iii sido
iiiiicli¿is \.cccs dolorosos. por lo que sc podría11 re\.¡\ ir ciiiocioncs tales coiiio tristc/¿i. ciiqjo. tciiiorcs. ciiirc
otros: cstos scniii abordados cii el iiioiiiciito. o si cs iicccsorio. sc Ic referir6 a nlgiiii profcsioiiol calificado
p;ira el tr;icaiiiieiito dc la sitriacióii ciiicrgida.
Dc~oliicióii:iiii;i e/ rc;ili/;ido el docririiciito fiii;il. sc proccdcr:~21 rciili~iirriri;i de\ oliicióii dc los rcsiilí;idos
obtciiidos cii Iii iin cst i~;icioii
Mi firiii¿icii este dociiiiiciiio iio ticric iiiiigiiiio coiiscciiciicin Icgal
Eii c:iso dc tciicr iilgiiii;l diidli o coiistilt;i respecto ii I;i iii\cstigiicióii. piicdc ;icl;ir;ir-l;i dircciiiiiiciilc coi1 1ii
iii\ estigndorn. o ti los sigiiiciites tclcfoiios
Rosibcl Moiitcro R (iii\.cstig;idorn): 704- 10-65
Dr. Roiiald R a i n í r c ~H . (siipcn isor): 207-55-0 1
Dcsptiés de Iiiibcr leído ! ciitciidido lo cxpiiesto cii este coiisciitiiiiiciiio. esto! dispiicsta(o) a foriiiiir piirtc
de cstri iii\.cstigncióii.
ANEXO 6

CO'ISEN'TIMIENTO INSTI'TlICIONAL

Fecha.

Oficina Miiiiicipnl de In h4ii~cr


Miinicipnlidnd de Alqiicln

Estamos de nciicrdo cii qiic. la in~cstigncioii de E\itncioii de In Rcincidcnciri cn hliilcrcs


Sobre\ i\icntcs de Violencia Domcsticn. realizada por la Bach Rosibcl Moiitcro Rnmirc~.cstiidiniitc del
grado de licciiciatiiin de In Lliii\crsidad de Costa Rica. scn Ilc\ada a cabo dcnti-o de iiiicstiris iiistnlnciotics
Pnrn In icnlizncion de dicha iii\cstigncion. briiidnrcmos la n\iida de tipo iiintcrinl o cstrntcgico qiic
cstc dciitro de iiiicstras posibilidades
Llnn \CL realizado el documento tjnal rccibircmos una dc\oliicion de los rcsultndos obtenidos cii
la iii\ cstignciori. para nuestra I cfcrciicia \ npo? o inctodologico. sicmpi c cuaiido respetemos los
dcrcclios de la autora

Noinbre y firma del (la) representante


ANEXO 7

TALLERES

Taller # 1 : Socializacióri.

O b j e t i o inicial definir los patrones de socializacion de genero desde la perspectica de la miijer


sobre\ ¡biente

actividad descr-ipción dui-ación materiales


pr-esentación Se realiza una presentación personal min.
y una breve descripción de los
talleres y su finalidad.
Telaraña Las participantes forman un círculo, 20 min. Ovillo de lana
se le entrega el ovillo a una, la cual
debe presentarse, toma la punta v lo
lanza a otra persona. El
procedimiento se repite hasta que
todas quedan enlazadas en una
especie de telaraiia. Después se va
devolviendo el ovillo a la que se lo
lanzb.
I'rabajo en Se dividen en dos grupo" y se les 20 iiiin. 1-lqjas blancas
grupos pide a las participantes que dialoguen y lápices
acerca de lo que se les enseñó acel-ca
de lo que es ser tiombre o mujer (un
género cada grupo).
Plenaria A partir de la actividad anterior, cada 10 min. Pliegos de
grupo define una forma de Planeamiento papel, pilots,
presentación de lo disciitido en el r-evistas
grupo, pueden utilizar dramatización, 20 min.
aficlies, papelógrafos, etc. presentaciones
L,luvia de ideas Las participantes van identificarido 30 riiin. Pliegos de
las diversas formas en que moldea la Discusión papel y pilots.
personalidad a partir de los patrones griipal
de socialización
15 min.
síntesis
Tiempo total 2 lloras

Obietivo terminal identificar las características cosniti\so- conductual- emocional constniidas a


partir de los pi-ocesos de socialización, que perpetí~anla violencia domestica
'T'aller # 2: Violericia conyugal
Ob-ietivo iiiicial describir los elementos y reacciones cogniticas, conductuales y emocionales
~ 1 ~ 1 eericuei~trari
se involucradas en las situaciones de violer~ciaconyugal

actividad descripción duracihn


Recibimiento Breve explicación del trabajo por 5 niin
realizar.
Lluvia de ideas En forma individual las 20 min. Escritura Pliego de papel,
por tarjetas participantes escriben en en papelitos y pilot, papelitos,
papelitos sus creencias acerca del recolección. lapices,
maltrato en la pare-ja y sus ca-¡a (buzon),
reacciones ante el mismo. Los 20 min. Lectui-a cinta adhesi~ra
papelitos se recogen eri u n buzón v discusión de
y se van colocando en un los papelitos
papelografc).
Trabajo grupal [,as participantes se reúneii en 20 min Pliegos de
cículo y comentan acerca de las Discusión grupal papel, pilots,
reacciones ante la violencia revistas
conyugal, se divide cada iina de 2 niin.
las siguientes perspectivas: el Pi-esentaciones.
agresor, la per-sona agredida, la
familia y la sociedad. Al finalizar
se expone al resto del grupo lo
discutido.
Circulo de Colocadas en circulo, las -30 inin.
ernociones participantes dialoga acerca de
los sentimientos y pensamientos
personales reconocidos durante el
taller
Tieiiipo total 2 hoi-as

Objetivo terminal identificar las cai-actei-isticas cognitivo- conductual- emocional de la cicencia


de la violencia conyugal desde la perspectiva de la mujer sobrevivieiite
'T'aller # 3: Fortalezas y riecesidndes
Objetivo inicial. identificar las características cognitivo- conductual- emocional que favorecen
el desarrollo personal
actividad descripcion duración materiales
Recibimiento Breve explicación del traba.10 por 5 min.
realizar.
Síntesis Se realiza una síntesis por parte de 30 mili. Papelogi-afos,
la facilitadora acerca de la carteles y'
produccion de los tres talleres afiches que se
realizados. hayan
producido
Árbol En forina individual las 40 inin. Trabajo Arbol de
participantes escriben en las ho-las individual cartulina,
del árbol las características papelitos de ti-es
personales que consideran les 40 min. Lectura colores
ayudaron a salir de su situación de y discusión diferentes con
violencia, las que les han permitido srupal. forma de hoja.
un desarrollo personal v los lapices y cinta
aspectos que necesitan ine-101-ao adhesiva
cambiai- Cada participante coloca
sus ho-las en el árbol, después se
leen y se discuten en tbrma general.
Cierre Se retoman los aspectos 15 rnin. Material
importantes y motivadores de la producido en la
pr-oduccion grupal. actividad
Descripción general de los tines del anterior
rnaterial producido, retornando el
encuadre realizado en el taller # I
Tiempo total 2 horas

Descriwón general: identificar fortalezas y necesidades de las participantes que puedan


determinar una línea de intervención
ANEXO 8

SINTESIS D E ENTREVISTAS

Mujeres Sobrevivieiites

CIJADRO 1
1
Datos Geiierales
I
I

Entrevistad Edad I ~ s t a d ocivil ~ s c o l a r i d a d ocupación ¡N' h i j o s l a s l ~ i ~de


o violencia
1
I l I l I
l

28 separada
(4 meses) ~r~maria
1

1
Universidad
Letalmente peligrosa
L-- i
Historia de violencia
Patrones de conducta

Vivencia Vivencia 1 Violencia conductas Formas de


violencia en violencia en 1 en parejas aprendidas resolución
niñez adolescencia 1 anteriores I

La madre les No refiere haber 1 No refiere Refiere que en


pegaba para haber vivido
v ~ v i d oviolencia en la relación de normales los
corregirlos. esta época. violencia sus padres no comportamientos
con parejas se presentaba de sus padres.
1 anteriores agresión.
La madre If La madre la No refiere El padre
contó que e rechazaba y haber vivido tomaba mucho hice para salir de
padre los dejc agredía 1
violencia Y era todo eso".
por el hecho de constantemente. /
con parejas mujeriego. Sus conductas se
que ella fuera ella asegura que ( anteriores La madre dirigían a llamar la
mujer y no varón. era Por también era atención.
Sufrió abuso desquitarse de la infiel a su TUVO relaciones ,
sexual por parte agresión recibida. pareja. con muchos
de una tía a los 6 Sentía una falta de El padre hombres.
años. cariño muy agredía a la Se cubrió con " u n a ,
grande.
I madre en forma
verbal y física.
coraza" y se "hacía
la que no estaba
pasando nada". 1
Lloraba mucho y se
refugiaba en la
esperanza de
encontrar una vida
mejor cuando
creciera.
La madre le Tuvo que No refiere La madre Le contaba todo a
pegaba mucho y costearse el último 1 haber vivido humillaba su padre.
le decía que año de colegio y la 1 violericia mucho al Aprendió
mejor se hubiera universidad. con parejas padre. tolerancia
muerto y en su Le correspondía anteriores. padre.
lugar hubiera mayor obligación Cuando la echaron
nacido su gemelo en los oficios de la casa se fue a
I
de agua que era domésticos. vivir donde unos
varón. La madre la conocidos en
Cuando ella perseguía y la Quepos, que la
protestaba por vigilaba. además trataban bien.
algo, le la humillaba 1 1
administraban mucho. 1
valium. La echó de la casa 1
Después de las porque creía que
visitas al estaba
psiquiatra la embarazada.
madre le pegaba
cuando ella
contaba sobre
los maltratos.
..~
-- --
Entrevistada C UADRO 3
l
~
I
1 Ii\tori'i i ~ c\ I O I C I I L I ~ I
P e n s a m ~ e n t o sy emociones
Significado d e la Sobre sí m i s m a Sobre l o s o t r o s sentimientos Esperanzas a f u t u r o
1
I
situación
No puedo decir que tengo Baja autoestima Considera normales y pequeñas las discusiones Felicidad y Vivir bien ir a trabajar a
un patron de violencia en Su madre le decia que de sus padres tranquilidad Estados Unidos
la casa era la mas buena pero la
Considera que vivio una mas feita de ahi m e
infancia bonita creia con ese concepto
l
de que yo era fea I
En la adolescencia no se
consideraba valiosa por
el hecho de no ser
virgen

2 Yo deseaba como que Se preguntaba


Se creia fea
que La mujer se hizo para los otros para la casa Mucho odio y Siempre decia
!
eso parara como que eso vine a hacer yo aqui7 para el hombre y para tener hijos resentimiento cuando este grande yo /
no existiera Tuvo deseos de quitarse Respecto de la tia le decian que estaba loca y voy a trabajar m e voy a
No le encontraba la vida ella adopto esa explicacion de que esta loca y ir voy a estudiar
explicacion de por que el por eso hace esas cosas (abuso) siempre soñaba en ser 1
l maltrato y por el hecho de medico siempre soñe
l que se diera mas con ella en ser mama porque
No consideraba que esa yo decia cuando yo
1
situacion fuera normal sea mama yo no voy a
ser igual que mi mama
yo no le voy a hacer a
mis hijos lo que a mi
m e estan haciendo ( )

:
1
soñaba en aquel futuro
bonito con un esposo
bonito una familia I

1
bonita
1
3 No aceptaba lo que le Me enseñaron a que yo Siempre estaban sobre ella Todo el mundo m e Tristeza Esperaba que le

[
sucedia lo consideraba no tenia derecho a prometia y no me daba nada pero yo si tenia que Impotencia cumplieran las
injusto sin embargo tenia exigir yo no tenia
que callar y conformarse derecho a estrenar yo Asegura que su madre no la aceptaba por no
Yo aprendi de mi papa a no tenia derecho a haber nacido varon
tolerar isoñar solo mis dos Yo aprendi que los demas siempre estaban

~ -- - --
hermanas

--- -- --
sobre m i
Tengo que estar con las personas que quiero
bien o mal pero
--
tengoque estar-, -- _I
l
- --- p
.
7-
CIJADRO1 I
Maltrato con pareja
l
1 Ciclo de violencia
1 I
1
l l
I
,
I
!
Intrevistada Primer evento Evento más frecuente !Evento más grave Evento más reciente frecuencia ~
Cachetadas. golpes p o r i ~ agolpeó en la cara con la L O S episodios físicos eran1
Le dio "pellizcones" y los brazos. imario que tenía
le hizo groserías e n ~ g r e s i o n e s verbales y p r ~ t e s i s . Sus hijos
1 la calle.

t patrimoniales.
Gritos. echarle en cara/
cosas.
Recién juntados IaiTomaba y se
maltrataba pegándole totalmente
y ofendiéndola, lo
jtodo. -- -.

de su intentando

que los llevó a d e las manos. después la tiró


2 separarse. Violencia sexual.

~
p.--p.

Mucha negligencia con i


sus embarazos y sus
enfermedades.
"Me pescoceaba, aiLa amarró con un cable y
veces m e encerraba enlamenazó con
un cuarto y las~electrocutarla.
chiquitas por u n a / ~ la
e golpiza que le dio fue
Discutieron. él se fue. ella
me pegaba (...)
De novios le pegaba, él veía que tiempos buenos, yo
la ofendía y lalestaba fea, diciendo que todos
3 humillaba.
--
Ibotada" los días y a cada
1 1 CUADRO 5 1
Maltrato coi1 pareja
Ciclo de violencia
l I l I l 1
1 l 1
Entrevis- biolencia Período de; Fortalezas
tada Violencia psicoldgica patrimonial Violencia sexual reconciliación Reacción ante la violencia encontradas
Donó las propiedadesi
Él decía que ella lo provocaba a uno

! Desgarrarle la ropa para que no dejándolos h~kma:nOi!


se la pusiera situación económical
Remarcaba lo que les daba y lo desagradable
Y O era, yo era la que'
Cuando él se enojaba propiciaba otra vez el mi
que le costaba mantenerlos La limitaba duraba 2 ó 3 mesesamor perdóname, yo era Apartarse, irse El amor a los hijos,
La culpaba de los económicamente, le sin tocarla "yo creo la que volvía a entablar un Amenazarlo con mandarlo a laImmporellos vivía la
comportamientos de los hijos daba para lo básico que eso también es diálogo, yo era la que cárcel farsa de mostrar un
"Dentro de todo eso había el luz, agua pero ella,agresión, verdad, pedía perdón, pero éICon el episodio más recientematrimonio bonito y
menosprecio de tratarlo a uno debía situación ella puso la denuncia y lo ejemplar".
como de tonta, estúpida, tú eres maneras sacaron de la casa "El ver a los hijos
esto, eres lo otro . todo ese tipo conseguir presentaba Ella estaba dispuesta a grandes y ver que de'
de groserías que lo van haciendo~vestimenta el plano divorciarse de é l pero murió a alguna u otra manera
1 a uno sentirse que lo es" sus hijas los días de salir de la casa íbamos a salir"
Pese n los
eiiibar:i/os de
:ilto riesgo. él i
Echar en cara cosas coiislaiilciiiciile
Gritaba, insultaba y ofendía qiicría leiicr
Esconder cosas, las cuales rclacioiics
luego le introducía en la vagina
~cxii:ilcc: i i i c l ~ i s o
"yo diario tenia que estar
revisando dentro de mi vagina Ilcgó a ;ibiisar de
que no tuviera nada yo tenía c d r 1 ISe daban las promesas
! que andar botando o einb;irn~odc :ilio de cambio, y el reflejo del8"Yo para ese tiempo trabajaba Los hijos
escondiendo todo lo que yo mas riesgo mismo en sus conductas en la en la cruz roja, entonces El apoyo los
ó menos veía que el podía "Metía dentro de m i La hacía regresar con él yo prefería irme para allá consejos y las
utilizar

Decir que a ella le

i
L*_- sella jfuturo j
1 1 CUADRO 5 (continuación) 1
1 Maltrato con ~ a r e i a i
Ciclo de violencia 1
I I i
l
v
l

I i
l
Entrevis- iolencia Período del IFortalezas
l
1 tada Violencia ~ s i c o l ó a i c a ~atrimonial v i o l e n c i a sexual reconciliación !Reacción ante la violencia lencontradas
! Jlncumpiió promesas 1 ¡1 / ' A veces m e regalaba1 ¡ ¡
Se dejaba manipular por su/ Iropa bonita y me decia

'
1
madre y muchas veces llevaba cosas bonitas a m i me
maltrato hacia ella Echarle en cara lo^ gustaba tener relaciones,
Insultos como cochinada de que le daba
mujer, ni para a cama s i v e a acusaba
usted esta gorda fea en cambio~robarledinero cuando1
de^ c o n el a veces era muylSe orinaba en la noche de la Si yo algo nunca he/
jcariñoso no me ofendia angustia o del miedo
me enseñaba c o s a s ~ ~ u e d a r scallada
e
perdido es la fe yo]
/creo que por eso1
la otra es joven y bonita le faltaba ,Cuando tenian nuevas luna vez se defendio con un estoy viva
hijueputa mantenida Ella le tenia dar todo/relaciones el le decia Le pedia que volvieran la puñal amenazandolo con Sus hijas
sinverguenza el dinero que ganaba que la otra era mejorinvitaba a salir le decia matarlo si la golpeaba mas Lo que le dio el valor
Los fines de semana el se iba y el lo usaba para irque ella ique la queria y la Yo trataba de que el estuviera para poner la/

2 lcasa
para donde la querida y ladondelaquerida
dejaba a ella encerrada en la Ha intentado quitarle
las hijas
En varias le hacialsiempre contento conmigo odenuncia
que luego noisea no darle motivos para que recuerdo
el m e maltratara an ustia de las hijas
1 Entrevis-
1 tada
Maltrato con ~ a r e i a
Pensamientos y emociones

Significado de la situación
(O pensaba que eran niñerias que no
i e queria realmente que una persona
i
Sobre sí misma
1

l
sobre los otros
l
I
ISentimientos
1

l
l
i
-
Esperanzas a futuro
1

ue me trataba asi no me podia querer


ero igual ahi estaba I
1 I
I
I

ara mi era como normal aunque no lo La autoestima que nunca subio y las
ubiera vivido en m i casa situaciones que se daban la mantenian l
reia que la mujer tenia quelasi enojo
guantarse soportarlo todo porque e r a s e sintio usada era la sirvienta la1
I plan de la mujer su rol mama que cuida valla y lleve a
abia muchas cosas que no Se comenzo a considerar utilj
~ m oviolencia hasta que por el a hacerse sueños e/
)Ileto que le dieron a su hija
i/o misma m e vivia engañada/hombre cuando el quiera asi
ensando que estaba bien sentia un objeto un objeto
--
nada mas ,novio
Me sentia asi como tan insignificantel
me sentia tan poquita cosa no se l Seguia soñando
muchas veces m e senti que si era Odiaba a todo el Siempre penco en poder
cierto que a m i no me buscaban los mundo a la mama estudiar ser profesional

i n el caso mio era muy dificil


ue era violencia para la casa para el esposo y para que en determinadoiles iba bien trabajar tener su casa su
abia vivido en un circulo hijos entonces practicamente eso momento se iba a topar l Mucha negocio y un hombre bueno
fa
- normal
- --para m i lo que sentia y lo
-que
- yo hacia c o n alguien
-- bueno idescon&za - apoyandola
7

I
l
1 Yo m e case ilusionada
iesperanzada con suenos
3
Ayudaba a su esposo en lo
que podia para que el tuviera
El marido no la protegia y 'trabajo y vivieran bien poder
Yo andaba como comprandole el ella no tenia a quien tener casa propia algun dia
ariño rec~irrir Miedo 'Esperaba que el la hiciera1
n ese momento no se percato porque No tenia derecho a reclamar Se preocupaba mucho por Enojo feliz y se casaran por la1
e habituo a eso No valoraba lo que era lo que fueran a pensar los Acorralada iglesia de blanco como se lo1
-tenia
10 - -a-quien
- recurrir
- - -
S-
A
e creia las ofensas Ldemas_- A a d a_ --LP!?metio- l
1 1 CUADRO 7 11
Vida actual 1

Patrones de conducta
l
!

.--_ !
l
Entrevistada Cambios realizados Resoluci6n de conflictos Efectividad percibida
1 No está tan re ocupada por lo que va a hacer, porlCon
. , la avuda de gente: amistades. hijos.
- I " L ~ respuesta
la he sentido de Dios
l l e i e m ~ l ocon ios ofic;os dohésticoc. ]pide la avuda cuando la necesita. /y de todas mis amistades. por esel
"Me Liento libre en muchos aspectos, porque él eralcon la aiuda de Dios. liado no me he sentido1
) Con. la venta de -.
las pinturas del esposo. ~_ /desprotegida".
Garse de todo lo que le hace daño. i
.

!
-4
sistir a los grupos de apoyo, en los cuales se siente!
a otras mujeres. l
1
l
Haberse fortalecido, valorado y el haber sabido que;
enía derechos.
1
! i
ntes a todo le decía que sí. ahora no.
1
'Considera que no ha resuelto del todo IasDice no haber llegado todavía a los
Darse a respetar sus espacios. situaciones, sino que se encuentra en eliresultados, se ve apenas en el
2 Tener amigas. -- Lproceso. -
-

"Yo tuve el poder y él tuvo que hacer lo que yo le pedí(


al juez".
Dice haber llegado al punto n que tiene que ver la
realidad respecto a su esposo e hijas. i 1

Ha tratado de quitar la mujer tolerante, que todos


pisoteaban.
Aprendió en la iglesia que no tiene que tolerar,/
1 1
aguantar; porque Dios no quiere eso; a conocer un
Dios de amor, no de castigo; a valorar más a lai
l
amilia. I M e está costando, oiga,
'He aprendido a encontrar fortalezas donde no lasuso de leyes, juzgado y PANl. pero voy a salir adelante".
3 A ~ o firmeza
n y autoridad. ni-. se!
Siempre gano y él es el que pierde".,
-- tenía". - -
-
p.
- -p.. - --
~
1 CUADRO 8
Vida actual
Pensamientos y emociones
l
,
l
i
l l l
1
1 tada Sobre sí misma Sobre los otros I Sentimientos ~s~ecto
por
s modificar ,Cómo lo haría
Muy sola
I
1
1
l
l
Culpable por estar pensado en 1
otra posible pareja y lo que va al I
1
decir la gente
Pienso que soy una mujer que1 I

valgo que siempre lo vali pero


que se m e mutilo de muchas l I
cosas l
Quedan secuelas I
Honrada franca muy puntual I
Comienza a reconocerse susi 1 Arreglar su situacon economica El caracter a impaciencia a l
cualidades y a creerse valiosa, Usualmente tiendo a pensar1 le irse a Mexico impulsividad
como ser humano 'bien de la gente es muy raro1 I ~ n c o n t r a run amigo Vestir mejor I

He sido irrespetada porque melque piense mal , El vicio del cigarro

A
deje irrespetar ya no quiero Pide que la respeten y le den su/Liberada de un
seguirlo permitiendo
- es acio -
l I
en un lugar donde se Reforzar la
Trazandose metas
Terminar de romper
autoestima

i )que m e une a mi esposo esas


1
1
cadenas

Sigue viendo que hay personas


1 1 ; ~ e ha costado hacerse1
Irespetar y valer por su madre!
malas pero tambien
personas buenas
hay,I 1
Sigo manteniendo la esperanza y otras personas Tratar del
d e tener un negocio de poder un poquito mas en si
Prefiere rodearse de personas estudiar de poder sacar
Se ve linda importante y capaz deque han sufrido lo mismo que adelante a mis hijos Apoyarse en su amigo
lograr muchas cosas ella porque se siente en1 ~ i e n e como meta formar u n l ~ l contar su problema y1
Reconoce la violencia que vivio 'confianza mas liberada que
pueden comprender mas 12
que ha grupo de violencia domestica en ayudar a otras personas
s u comunidad Hacerse valer or su mama
CUADRO 8 (continuación) 11
Vida actual 1
1

Entrevi!
1 Sentimientos
tada Sobre sí misma l ~ o b r elos otros

~ i
Aspectos por modificar !cómo lo haría
Levantar su autoestima
S u s miedos
!
i 1
Cuidar ancianos
Aprender a defender
SUI
derecho, su lugar su espacio
y su tiempo
l Hacerse de una buseta y llevar a Que el valore a su familia, a
110sviejitos a pasear sus hijas, que las aprecie y 1
A
~ s t u d i a r quiere sacar leyes oivea que son seres humanos'
criminologia valiosos y que le duela no1
Cada uno es responsable de lo veces se enoja consigo Quiero tener tiempo para m i ltenerlas cerca
que hace y lo que dice misma por permitir tantas poder pasear yo no m e quiero Esperar que le den
A veces buscan algo a cambio porcosas por no haberse cerrar las puertas en nada ( ) yo poquito
el cariño dado oportunidades por Bajar de peso y verse mejor
No le importa lo que los demas pensar en los demas por No se como voy a hacer pero
piensen pues nadie conoce suesperar que los demas le yo se que Dios m e va a dar
Que yo soy fracasada porquedolor y nadie estuvo para ayudarladieran lo que ella misma fuerzas para sacarlo
luise porque m e dejé dominar cuando lo necesito no se daba Reconociendo las debilidades
- 1
ANEXO 9:

S~NTESISDE ENTREVISTAS
E S P E RTOS

LO l . Sinte revista a profksionales en Trabajo


-- Soci

1 Cogniiiones
Profesihn Esplicacihn de Iii 1 Patrones d e
1 cf'c.cti\ os
Piitrones (le
~ 0 I l t l u ~ t i i n0
cfcct ¡\.os
1 ~)ositi\ i i ~ !
1

Trab;!iodor:i * iiiedia iiiiiclin ciilpa * iiiiiiic~o * Iii;lii1ciicr


social pocicióii de 1 dc los dcrcclios 1
* fiili:i de iiigrcsos propios * i \ c11ci:1
\ siiiiiisióii.
dc los "1i;iccrsc i1iiicli:is I
dcrcclios ¿iIfoiiibro" coglllCIoI1cs l
* eiiipc/nr * p:inili/:irsc 1 iicgnti\ns \ el
1 I r;ibqi:ir ¿iiilc el 1ciiior proposilo
ccoi1óliiic;i * dcpciidciicin c;iiiibi;irlos
ccoiióiiiici
Trab:!iodor;i * pnlologin soci¿il qiic qerccr * Dqi;irsc
soci;1l ;irr:istrniiios coiilrol de Ilc\rir por la dcrcclios
* roles que sc iiiciilc;tii ( siis propias iiiniiipiilacióii o \ c r qiic \ a l e i ~
por iiicdio de la culriira 1 \.idas cli:~ii~;i~c de I:I
* sc copiaii iiiodc~os cii 1 ~;irqi;i * \ c r qiic piicdcii 1
padres 1
* rc:ifiriiiacióii de lo qiic 1 por si iiiisiiiiis 1
1
1
* iiiii.icrcs qiicdaii
ciitr;tiiip¿id;is cii el circiilo
dc ioleiicin
*
-. ---- - - -
CLr ADR > ..- 1 a pr-ofesioiiales e -
1 : Síntesis de entre~ist I Trabajo Social (continuac i n ) - ---
Cogriiciones ncgiiti~as Emociones Tbcnic;is utili~iitliis Resu1t;itlos ohtcn itlos Prohlcni;is en 1;i
p.p-.

Monicnto 1
irnplerncntiición de idóneo 1);ii'a
tbcnicüs triih;!iiir con
ellas l
* Toda sociali/acióii de * ciio.jo - ira. * coiitciicióii ! ;ipo!o Todas soii iiiipactados cii * Se \ aii ! iio -L¿i -----crisis.
- porque
lo qiic rcprcseiita ser t;iiilo oculto * rcco~iociiiiiciito de :iIgiiiii~iiicdid:~.pero iio \ uc1\ cii se eiiciieiitraii eii 1
Iioiiibre o iiiiqcr (deprcsióii) coiiio dcrcclios pcrsoiiiilcs todas lo poiieii cii (dcscrcioii) coiidición 1
* Siifiiiiiiciilo iiiaiiificslo * desciilp:ibiIi~iicióii pnicticii. sc di111c;iiiibios Persoiias iiiii! \ llilcrilbIc ! 1
* Scn icio / ob1ig:icióii. * iiiipotciicia coiiliriiia eii apio\iiiiadaiiic~iteiiii diiii¿id,is! qiic iio ssláii iiiás 1
t;iiito cotidiiiiio coiiio * cii1p:i * iiiforiiiiicióii ! c\;plic:icióii ,Yi"<i de ellas qLIicrci1 rc;lli/;lr 1;is rcccp~i\as. I
1
scsii;il del problciiio ¿reti\idadcs
* Llitos dc lo que es iiira * desiiiiiilicar el probleiiia
b~iciiaiiiikjcr * rees~riictiiracióii de
* Pcrdoiiar sieiiipre cslcrcolipos
* Síiplicn * ciitrcii;iinic~iloeii Iíiiiitcs
* i i i \ alide/ * idciitific:icióii !
\.alidncióii dc seiii iiiiiciitos
* ;i~iloestirii~i
( rccstnicliirncróii cogiiiti\ :i)
* rcl:!jacioii

* 110 s i n o * iiiiedo * Eii scgiiiiiiicrito sc No Iic lciiido [>o crisis. i


* so! iiii estorbo * Irislc/;i ;i~ilocslilii¿i \ cri iiiii! for1:ilccidas. se
* ira 1 * :ilid:icioii dc ¿1111111i111 ¿1 1o111í1r
* ciio.jo seilliiiiicillos decisioiics
* dolor I * irab:ijo de griipo
1 * reglas
('LIAI)KO 3 : Siritesis de entrevista a profesionales en Psiquiatría
- -- -- -- --

Exl)crto Profesión L u ~ ; i rdc Exl)liciiii6n tic Patrones tic X t r o n e s tlc Cogniciones


trah;~jo I;i ~)roblemiític;i conduct;~efi.cti\.os coii(luct;i no ~)ositi\.;is
efi.cti\.os
C Psiqui:iir;i Hospital * problciii;~ * \alid:ir pcrdcrse * sciilirsc cap:iL
pri\ ado ciiltiir;il coiidiict~is qiic Ics dciiiro dc sil rol de i-eso11cr 121s
* siirgc del rol Ii¿iii sido de gciicro siiii:icioiics
de gciicro d~scalillciidiis * coiiciciiii/:irsc
( iiii!lercs para * rcnliL;ir Itis o crccrsc siis
s c n ir ! coiidiiclas qiic las ;ispccíos posili\ os
:igiiaiil:ir) Iiaccii sciitirsc bicii. * rcfoi'/:ti-
rc;ili/adas posi~i\~;iiiiciilccii
lo qiic ell;is b:is:iii
Sil :iiilocsliiii:i
I>siqrii¿iir;i Hospi1;il * probleiii:~ * Ncccsid¿idcs * Tciiiorcs de * C'oiiiprciidcr
de 1: qiie se ;irraslr;i :i iiiiilcri:ilcs iio podci- qiic soii c:ip;iccs de
C'CSS ír:i\ cs de 1 : * Tr:ib:!jo Sciis:icióii de b;isí;irsc : si
1iislori;i rc~niiiici-;ido: iiiipolciiciii iiiisiiiiis
dcfiiiicióii de rcsfiriiia 1;) * Aiiiocsliiii;~ * Moii\ ¿iciÓii por
roles ! iiiisióii c:ip;icid;id de I:isi iiii;id:i los Iii.jos
dc In iiii!lcr prodiici i (pocos rcciirsos Cosas por I;is
* proceso de * .4ii1o~ifiriii:iciói1 psicológicos) cii:~Ics\ 1111-
sociali/;icióii * Picrdeii iciiior dc
* SC 1i¿i qiic Ics cliiliiiicii
:irr;iig;ido csíc pri\ ilcgios
p:iii-Óii ciiIiiir:il
* ;iI crecer bajo
iiii perfil de
doiiiiiio

dc poder cii 1:i

-- - --. -
CUADRO 2: Síntesis de entre~ristaa profesionales en Psiquiatría (continuación)
G)
Cogniciones Emociones iitilizittliis Prohlem;i$ en I;i Moinento idóneo
I negativas obtenidos iml)lemeiitacií,n de
tCcnica\
piti-ii tr-;iba,jai- con

de.jar de \ crse: * transferciicia/ * iiiodclaiiiiciito de relncioii de Biieiios * Liiiiitacioii de


de-ja de peiisar cii coiitratraiisfcreiicin cqriidad espacio
ellas ! siis deseos ! * eiiipatia * refor/:iinieiito positi~o de * Dispoiiibilidnd
opiiiioiies. * eiio~o cunlidndcs ! iispectos sobre los qiic * Tieiiipo
* dolor b,isnii su ¿iiitoestiiii;i * Difcrei~ci;~~
* fnistrncioii * abordale iiidi~idiinl ! griipal iiitelcctiin les !
(terapeuta ! * tratar In sesioii coiiio si fiicia la capacidad de
cliciitc) iilliiii<i ciiieiidiiiiieiito
* Iilteres liacin el
grupo
* iiiiportaiitc * dctcccióii eii coiisiiltn c\teriia Ha! de todo * M¿iridos que Moiiiciito eii qiie se
ciiidnr los * pre\ eiicióii eii iiiños !;idolcsceiitcs * se da toiiili de iiiteiiiriii bloqiie¿ir detcctnii parti
c\trciiios apatia ! * griipos sciiiaiialcs cerr:idos de 10 dccisioiies cii el los pioccsos prc\ ciiir iniiclias
dcpicsioii 1 cstndo scsioiics: las dos priiiieras soii iiioiiieiito qiie ell,i * Lleg'ir coii iiiiios cosns qiie \ iciieii
dc c-~citnbilid:id i:ifori!i;:!i\:is. eii las deiiihs sc trab:!j:i cstc preparada :i 1,) sesioii despries
* biisc:ir el ¿iiitoestiiiia. dcrcclios. oportuiiidades. \ * caiiibio iiciie que
¿ispcctoslegales \cr coii qiie
* sc d:i seg~iiiiiiciito n las que lo coiisig¿iii trab,!l,ir !
rcquicniii logreii iildc-
* iiinrcar los Iiiiiitcs por qeiiiplo qiie pciideiicia
sc coiiipreii ropa cll:is CcolloIlllCil
* prcpararsc tina ceiia Sieiiipre es positi\ o.
* rcciicnto dc los cosns que liaceii porqiie algo les
iiccoiioccr ticiiipo q ~ i cse dcdic:iii ¿i si q~icda.!a qiie
- iiiisiiins)
:ibsorbeii iiiiiclio
CUADRO 3 -
Sintesis le entrevista a pr-ofesionales en P: cologia (cnntin acií~n)
-
Emociones Resultiitlos
p.--p

Prohlcm;is cn Iii Momento 1


utili~iidas ohtenitlos implcmciit;icií,n itlOnco oarii 1
(le técniciis t r;il)qiai. con 1
Illc1¿1S Me \ ;i Niiiic;~Iic tciiidc
i 1 piicdo 1
rcsigii~icióiicoii poqiiii:is
( pera rcl¿iti\aiiieiitc problciii:is. c;iso
* \ O 110 SO! dolor): !o iio iilciitadores bicii Toiii:ir cii ciiciit;~ Trabalar cii
ii,id:i siii el piicdo Ii¿iccr * pruebas dc A\ aiice es (1iiccCI dcb;iic sitiincioii
(crcciici;~ de ii:id;i rcnlid:id ciii~~odcr~iiiiiciilo rcqriierc cierl:i dcseiic;idcii;iiite.
qiic iicccsiio * dcprcsióii * dcb:itc se da IIIIC\ ;]S cip:icidnd porqric SI 110 sc
:ilgiiicii par;] rncioiisl- oportiinidadcs il~lclcciil;~l. ciifri:i
ser algiiicii) ciiciibicrlo ciiioli\ o
* ir;iiiqriilidad * cIIS;1'0
* ;ilegri,i coiid~ictiial coi1
rcror/;iiiiiciilo re\ crsióii tlc
* despcrtai roles
sciltiiiiiciilos * iiiodclniiiieiito
po\iti\ os de qiic * "dar
so11 c¿ip;ICcs pcriiiiso" :
Iinccrlcs cr qiic
csl;iii bicii o soii
;idccii:idas por
qciliplo las
ciiiocioiics o

1 soii \.alioais cii crisis


Rnsicniiiciitc el
ciiipodcraiiiiciiio
Sc ir;iia de iiii
iiiodclo
T;;n;dóui l
qiic ¿iiiiiii;iii n briscnr 1
* scg~iiiiiiciito par:i 1011i;ii \ti5 rcspoiidc iiiii! ;I) iid;i. (101-eso
por los :ictos
dc los dciii:is
* Crccrsc
iiiicdos (cslar
sola qiic dirnii)
¡lid¡\ idiial
(iiiclu!c ploii de
ciiicrgciici;I.
propias
dccisioiics. lo
lograii las qiic
bieii es iiiipor1:iiitc 1;i
Sc pr"ci1i;iil :iiciicióii qiie se
liiiiii:icioiics cii Ics briiidc.
i
11

rcspoiiviblcs * ScIltIII~IcIlto redes de npo!o. pcrsc\ cr:iii eii el C i i ~ i i l l O:1:


de la de poca \ nli;i biisqiicd;~ dc ~)ioccso * cS~1:ICIo !
\ iolciici;~ pcrsoiial solricioiics) rcciirsos
* tristc/ii .\ griipos de * \ isióii dc
dcprccioii (se ;ipo! o p;lr¿l iiiiicli;i gciile
dcbc iriibylar cl roiiipcr el de "las
silciicio ! el fciiiiiiisi:is qiic
:iisl¿iiiiiclilo. \ scp;ir;iii
* iiiiio dc qiic 1 crc:ir rcdcs dc 1iog;ires"
iiciic qiic ser 1 apo! o
perfecta se Ir:ib:!ja
ciiipodcr;iiiiiciiio
bicii cii los griipos
* ciio-jo (li:i'
.---
CLIAORO 3: Síritesis de eritr-evista a profesionales eri Dei-echo
-- -- -. A .

E\ pcrto Profesif n Lugiii- tlc Explicacifn de 1i1 Patrones (le contluctii Piitron~s
ti-;ihi,,io ~)rol)lcni.'t'
.i ~ c i i cfcctij os contluctii
e f e c t i ~os
G Abogada 1 Ju~glido * problciii6tica se d:i * Tciicr coirciciicia * I i i \ isibili~:~r los
~iic/ii Coiitra\ciicioii~il por iiiniidnios socialcs de si iiiisiiia problciii¿is. \ ;ilidar
de Violciici;~ iiiii! Siicrtcs * Dcsciibrirsc siis qiic los problciiins
Doiiikslic;i * iiir!jcr debe cst:ir cii iiccesid;idcs 1i:i! qric "dcj:irlos
Siiiicióii de los dciirhs * Rccoiioccrsc coiiio c~iicdiios"
* iio sc da ioiii:i dc iiiii~jcrcs. coiiio * Lcgitiiii;ir el
coiiciciicia dc sí pcrsoii:is. coiiio scrcs doiiiiiiio (coiilrol)
ii11siii;i coiiio ser liiiiiiaiios rcspecto de ellas
Iiiiiiiaiio
se crcaroii Ic!cs !
jri~gndos. pero se I
ol\ idnroii de In
Soriii:icióii pnrn I;i \.ida
* se qiicbraroii los
csqiiciiias (iiii!jcr sale
:i inib¿!iar). pero iio
cniiibió cl pnr:idigiii:i
la iiii!jcr quedó coii
doble carga.
H Abog:id:i 1 Jii/gndo * coiitcxto ciiliiinil: * ciiipodcniiiiicii(o: * lo ccoiióiiiico
~iic~n Coiitra~~circioii;tI iiii!lcr rccriiiiiiiad¿i ! 1i:isi:i csc iiioiiiciiio * Cili:~ de
dc Violciici¿i Iin iciiido qiic ~;III;II.SC pricdeii cilipcL;ir coi1 opori~iiid;ldcs
Doiiiksiic:~ sil 1iig;ir cl caiiibio * Iii.jos
discriiiiiiiacióii * salir dc la iii\:iliclcL iii:iiiipiil:icióii ! 1
* ;igrcsióii siciiiprc
1i;i csisiido. es iiii
kiióiiiciio social !
;iprciidid:i
* siipcr;ir
codcpciideiici:i. !:i sea
1:i i
ciilliirnl poiiiciido rcglns o
* c por c S s:iliciido de la rcl¿icióii
Ic! es :ipo!o dc pcrsoii;is

p~
.-----.A--.
cqiiilibrio
CUADRO 4: Siritesis de entrevista
------ ---
a profesionales en Derecho (continuaci011)
--- - -- - --- - -

1
E\~crto Cognicioncs [)ositi\-as Cogniciones ncgati\.;is Emociones
G * 1dcritilíc;ir los creciici;i de c;is;irsc para ser icli/ ! siii * ir-isicL;i
1 iii;iiid;itos. dcscifr:irlos ! probieiiiirs * fri~slr;~ciol~
1 1 rccoiistruirlos 1
* iio csiar preparadas para \ c r I:I fiiiiiilia 1* dcrrola 1
1 1 1
coiiio iiiiii ciiipre~;icii la qiic c:id¿i iiiio ;ipori:i
* Iioinbrc coiiio c;ibc/:i qiic loiii;t dccisioiie5
1* iiiipoiciici:i 1
\ cll:i soliiiiiciitc iiiforiiiii
* creer qiic iio Ii;i! olrii foriiis qiic cl
iiiaiid;tto social

l
I 1 pcqiicn;is coiiqiiisl¿ls
/H 1* siibir ;iiiiocsli~ii;i 1 codcpciidciicia ( \ ; i l i ; t :t partir del olio) 1 Diir:iiitc el ciclo
* \ e s qitc c\isIc c s p c r ; ~ ~ i /*; ~ ~ i ~ ~ o c s ~b i i i ii ~d c t i c I I c c r o * II.ISIC/;I
\ el-) iiiipotciicin
aspecto religioso: Iciigo qlic cargar coi1 i i i i dcscspcraii/:t
crii/ * ciio~jo
;ispccto social: qiiC di rriii * ciilpiibilid:id
;ilgiiiias se coiisider;iii iiierccedoriis de lo
qiic rccibcii Al s:ilir.
\ S i c 1 : o 1 ; i i ~ ~ i roo . 1 1 : o r * ;ilcgrcs
foriiia de \ ida * :ii~iiii;~d;is
* csperaii/a dc caiiibio del Iioiiibre ci~lpii
"cgocciilrisl:ls"
(dedic:irsc iiiiiclio :i
cll:i. ;i \ cces sc ciic
eii cl c\ccso)
~~

hslcrioriiicii le. si scr piir;i ! por cl otro


Iiacc iiii:i I l r i \ i n di * rccoiioccrsc coiilo pcrsoII;I
ideas ;iccrcn de coiiic (;iiiiiI;~rsc\ rs opiiiiir- ;ictii;ir)
lodo cslc ;iprcildi/;i~i * tciicr qiic pedir pcriiiiso ;iI * rccoiiociiiiiciilo dc \;ilorcs !
irillii! c cii el esposo \ irtiides
coiiiporltiiiiieiito * lo c o i i ~icrieii ¿i iiiio cii títcrcs * d;ir rcspoiisnbilid;id qiic
represión iio pciisar. iio corrcspoiidc :i c;id;i qiiicii
opi iiar. iio decidir
* dcslriiccióii dc iiiio. lo ;iiiiil;iii
* idciitidad se pierde. se
coii\ ierlc eii "I;i cspos;i de
* siirgcii los iiiitos
* se \ iicl\ cii s c n ilcs
* iii:iiidatos: soii biiciias
eiisciiaiiLas. dziii \ ;ilorcs. soii
buciios porqiic iiic Iiicicroii ser lo
qiie so!
se d;i iiii clioqiic porcliic :I
ellos iio los crínii bicii.
tlcscqiiilibrio cii el tr;iio
* bíisqiicda de ;iprobacióii dc
los dciii;ís
iio sc 1inbl:iii Iits cosas ! los
-
problciiias
-p.p---- ~ --
Fccli;i I O de 1101 iciiibrc del 2004
Lriyii 'L1iiiiicip;ilid:id de Al:ijiicl,i
t>:irticip¿iiilcs X iiii!lcrcs sobre\ i \ iciitcs

Las iiii!icrcs se distriicii C'rcciicios- \ rcaccioiics :iiilc el * Violciicia


iiiiiclio diir:iiitc cl 1;illcr. ! -i.i i : i I l r ~ : dirigid;^ 1i;ici:i iiii:i
al Iiiiccrsclos x r . cll:is ;i) Pnrn iiii Tiie iiiiri silii;icióii iiiisiii:~.
iii~iiiificst:iii ;ibicrtaiiiciitc terrible Fiic \.iolciici;i * Pcrdoii;irsc ;i si
qiie cl iii:iltr:rIo coii sii ciiiocioii;il J psicológic;~.fiic 1:) 1iiisiii;i
p;wc.jn es algo dc lo qiie peor porqiic los golpcs rilgiiii;~ Violciicia 1i;ici:i
iio Ics grist;i 1i;ibl:ir. coiiio \ e / s;iii:iii. Al tciicr iiii \.id:] los Iii.ios / :idcciiadii
IIII;Iroriii;~dc de.j;irlo a1r;is I lcii:i dc \ iolciici:~.!o de\ ol\ i:i cdiic;icióii
o iiiteiitrir borr;irlo. lo iiiisiiio coiiti;~iiii ! Ii;iciii los * Aiiiiiciitar ;iiiior
dciii<is. Es de\ :istador. es iiii propio 1 :iiilocsliiii;i
cstrido de tcriiiiii;icióii par;) 1;) * Colloccr \
p¿irqi:i. para los Iii.jos L.:] ;icci-c:ii-se :i i i i i Dios
\ iolciiciri :icab;i igii:il qiic iiii de ;iiiior.
caiiccr ! \ ;i cii ¿iiiiiiciilo J iio * Valor propio.
s;iii:i. sc rorl:ilccc J dan:) lo * Aiiiil:icióii r\
biieiio Dcla I;is scciiclris iiiás rccoiiociiiiiciilo.
doloros:is. Sc ncccsit:~ iiiiicli;~ Aiitoiioiiiía.
:i! iidn ! :iiiior propio. Y 5obrc * Lociis de coiiti-ol
lodo crccr cii Dios. c\tcriio \ rs iiilcriio.

b) Lo n i i i i l n i i :i iiiio de iiii:i
iiitiiicrri qiic Ilcgii a ser iiii
iiiecliiclrcfe. No \ ale iiiia coiiio
pcrsoii;~.coiiio ser 1ii11ii:iiio.110
piicdc escoger iii lo qiic se
coiiic. La Iicridii iio siiiia. iio \ :i
:i dcs:ip:ireccr. iiiio ticiic qlic
;iprciidcr n \ i \ ir coii eso. Es i i i i ; ~
tciiipcst:id. Sc \ ¡\.e coi1 el
inicdo. iiiicdo ;i qiic se liicro. a
iio poder. ;i1 qiic dir5ii.

c ) 1,;) \~ioleiicir~piir;i iiii es no


sólo los golpes J lo gritos. siiio
I:i coiiip:ir;icióii coii oti;is. El
dano psicológico. cs b:!i:iriiic 1:)
:iiitocstiiiia. es li:iccriiic sciilir
ciilp:iblc por todo lo qiic pasaba
cii In c;isa ! cii el ir;ib:ijo de cl.
Qiic si algo Ic pasaba !o iciií;i
1ri ciilpa. de qiic cl tciii:i r¿i/óii.
piics iiic Iii/o sciiiir 1oiii:i ! siii
\ ;ilorcs ! siii dcrcclios.

d ) Prir;~ iiii I;I \ ~ o l c ~ i c es


i ; ~1111
problciiin iiiii! dií'ícil. sc piicdc
cii diPcrciilcs -.
S I ~ ~ I ¿ I C I O ~ I Ci iSi :d i \ idiiiil. COI] 1 ~ i
pareja. eii 1;) I>tiiiili:i. cii I;is
iiiiiigas. Yo creo qiic es paric
iiiiiclias \ cces clc. la iiial;icri;iii/.:i
cii sí Sc agrcdc iiiio iiiisiiio
coiiio por c.jeiiiplo golpeairdo sil
parte dc dolor tniiibiéii. Y
coiitra eso ol\.id:ir es lo iii<jor. 1
1
e) Piciiso qiic I;i \~iolciiciocs el
peor de los iiicdios qiic I:i
liiiiiiiiiiidad ericoiitró para
rcsol\.cr siis dilerciicins. C'rco
qiic 1:i \ iolci1ci;i es
ii~jrisiilic:ible. rciiii. dctest:iblc.
cte. No da b~iciios resiiltndos
piies 1 1 \ iolciici¿i ~ C I I C I . ; ~
\ iolciici;~.L;i iolciicin iio cicbc
existir.

1
1 La 1 iolciicia de parcia iio
debe darse. !a qiic de cs;i
ili¿iiicr;i iio IIcg;1111os IIilI1c;l :1
iiiiigiiii ¿iciierdo. Rccordciiios
qiic 1:i \ iolenci:i cría 1 iolciicia !
qiic :i pesar d i iiiizi dc 1;)s de la
csccii;~debe tciicr cordiii;~ Es
Iniiieiitoblc qiic si iiii Iioiiibrc ic
dice qiicrcr. te pcgiic.

3 ) L;i \ ioleiici:~Icsioiia iiiiesirns


1 idas. Lo \.iolciici:i piicdc
prodiicir 1s iiiiicrtc físic;i !
\iol;icióii de los Dcreclios de
las Hiiiiiaii:is. Eii 1:i rclscióii de
pnrcji: Icsiori:~ I;i digiiidad !
¿iiitocsliiiia de las pcrsoii:is.
Prodiicc csclo\,itiid. 1 iolacióii :i
los dcreclios !descspcraii/;i Se
"1 i\ c cii terror'.. I;istiiiiaiido n
todos los iiiiciiibros de l ~ i
kiiiiilin.

11) Uii:i Soriii:~cic ~ i ~ ~ i ~ lde ~ i iio


rlo.
toiiiarlo cii cii;iiit:i. de iio
i l o r i L : ~ r l o . Foriiios de iio
toiiiar cii ciiciitn qiic l;is otras /
pcrsoii:is iiciicii irtiidcs !cos;is 1
iiiii! bcllns qiic ~iiicdacoiiip:irtir
sea Iioiiibrc o iiii~jcr.Soiiios dos ,
pcrsoiias dil'crciiics coi1
crcerici:is iiiu! distiiitiis.
iciiciiios qiic eiiipc/:ir ;i
coiiipreiideriios ! tciicr iii~i! cii
cliciil¿i qiic iciiciiios qiic
I
- -
rcspci;iriios.
-. .--
L;I ---
l:ili;i dc
--
di:ilogo.] -
~ --- -
-

Sc rciiiiicroii cii círciilo ! Rcaccioiics aiitc lo \ i o l c i i c ~ * Recoiiociiiiiciito


I:i qiic qiiisicrii rccord:ib:i coii\ llg:ll de dcrcclios dentro !
I:is priiicipnlcs raiccioiics * --L¿is iiidag:icioiics iiicdicn: fiici:~del 1ioy;ir
3c I:is pcrsoiias ;riitc 1: * Redes de ' i p o o
r iolciici:~ (agresor. !o fiii a trabajo sociol por
pcrsoiia iigrcdida. S:iiiiilia rcfcrciicio dcl iiiédico. No sabía
i sociedad) qiic cra :igrcdid:i. Me ¿iteiidic
iiiui psiquinlr;~.cll;i Siic grosera.
pcro iiic Iii/o \.cr lo ngrcdida !
daiiiid;i qiic cst:ibn. Nccesitabn
qiic iiic saciidicr:i".
* Fniiiilia Ic clccia qiic la
dcj:ir:i. dcspiics dc qiic lo Iii/o
todos 111 ;ipo!:iroii ! di-jcroii "!;i

* Eii los grupos :iprciidió qiic


1i:ibiaii dcrcclios cii 1;) cnai
* Los coiiipaiicros lo
"c:irboiieaboii" ! Ic rccord;iboii
todo lo qiie el podi;i Iiaccr por el
Iicilio dc Ilc\ os diiiero 211 Iiognr

sc qiiitn I:i \ ciid:i ! piicdc \ cr


* P:isó iiiiiclio ticiiipo niitcs de
qiic nlgiiiia biiscara :i!iid;i !
fiicra coiiciciite de qiic 1:)
iicccsitnbo.
El iiiicdo es difcrciitc del
-- -. -.
respeto. - --
Círculo tl( Colocadac cii circiilo sc * No qiicrcr pciis;ir. recordar o * Vciicer iiiicdos !
cmocioncs c\plor;iii los 11;ibl;ir del I ~ I I I ; ~ . tr;ibas qiic elliis
scii1iiiiicii1os \ * Dcsco de borrar todo. iiiisiiias sc poiieii.
pc~isan~~ciilos pcrsoiiolcs ol\.idarlo. dcinrlo atnis: pcro es * S;iii¿ir el p:is:ido.
rccoiiocidos diir:iiitc cl coiiio i i i i ; ~ Iiiiclln. iiiia cic¿itri/ 1ii 1icrid:i.
1;illcr qiic iio se logra borr;ii * Aprciidcr ;I
* Es recordar dolor rccordiir siii dolor.
* Se dcbc iipreiidcr ;i rccordiir iiiir:iiidolo coiiio riii;i
siii dolor cxpcriciici:~ iii;is de
I;i qiie se piicdc
sncnr....pro\ cclio.
--p-p--.
'I .91.LER d 7 P O R T A L E L A S 1' NECESIDADES
Fcclia: 2 0 de iio\ iciiibrc del 2004.
Liigiir: Miiiiicipiilid;id de Ali~iiiclii.
P;irticip;iiiics: 9 iiii!jcrcs sobre\ i \ iciiícs

Producción grupa1 Tcni;is


i-cle!,iiritcs
Ciiriict. positi\,as Por inc.jor:ir
- - Cóiiio
-- lo lograría

* Las cli;irlas dc ,* L A ~ iiiroriiincióii Iii * El dcsciibrir qric * Dcrcclios


scgiiridiici
coiiiiiiiit;irin
* El ;ipo\ o iecibido
11
]le\ aria ;i liis
p;irclas ciioiido sc
\i i c i s r p
tciigo d c
qiic iiic liicroii
1
iicgados
r

1
c c

dc rcdcs de
~ ~ * ~

por .~-rnbi~,o Social 1


qiic iio \ nllaii n / / iipo!o
cii los griipos dc 1
cicgns. esto a 1 1 Apro\ ccliniiii
creciiiiiciilo.
11
iiiiibos
* Ciiiiibi;ir lii le! de
ciistigo cii cu;iiito
11 1 pcrsoi1;il

Mqorni i i i i coiiccptos cióii iiscrti\ n


coIIlIIIlIc;IcIoI1 * Scgriir cii terapias * Pcrsc\crar
* Ser iii;ts sciisiblc * Poiicr cii pr3clic;i * Rci11i~;ir.
* Scgiiir ciiiiibiiir cii lo
pcrsc\~cr;iiido coiicrclo. iio
I /* ~ i i cstig:ir
\ / sólo cii lo

110 esI;~~~c;irsc
So\ socinblc * Caiiibiaiido de * Peiisiiiiiieii-
* L2riclindor:i * / ~ i e d iil
o dolor 1 iictitiid 1 tos
Viiliciilc cii cicr1;ts 1 Iiiscgiirid:rd 1* PidiCiidolc ;i Dios 1 disiorsioii~ido

Hoiir:id;r s;ibidiirin ! \ nlor \.id;id)


* Ordciinda Asisiiciido a * I~ise~i~ri-ci;id 1
* Aiiiiiblc cliiirlns ! talleres tciiior
* Me giistit iiiiiclio piir;~;)si subir iiii * Reco110e1-
1i;iccr ore\ ¿iiilocsliiiia iiiiciiio de iiii
Dios de iiiiior.
qiic ii! iid;i ii
siirgir
* Utili/.aciOii
de los
-...p.--.-

* So! iiiii! sciicill¿i


SO\ aiiiistusii
t1 *
Iiiipiilsi\id:id
~icdo 1
-----
o foitiilci
~ o i dihcip~iiiii
i
-J
1*
/
rcciirsos
Coiiti-01de
iiiipii~sos
Me giist:i :i! iidiir 1 Dejar de ;idn iiuir * Coii a! iida 1* Pc~isi~iii~c~i-
* So\ fiicrtc ! CI riiti~i-o qiic * Siciido iiiás diira tos
Iiicliiidor;i siciiiprc es trngico * Coii el aiiior de distorsioiiado
* Hiiiiiildc Ser inas fraiica ! 111is11i.ios (U***)

* Aiiiablc SI iiccrii * Hoiicstidad


* Soliti;iri:i * Dcjiir de eiitrcgat Il¿ici¿i1iii:i
taii iiiipiilsi\ n- iiiisiii;i ! los
iiiciitc dc111;is
* Tciicr qiic pedir Dcpciidcii-ciii
pcriiiiso o rciidir física.
ciiciitiis ccoii~iiiic~l \
Cariñosu
-- - --
hlc siciito scgiii-a Mi tristc/:i * Sieiiiprc pciisaiido
de 1111IIIISIII:I Mi soledad qiic Dios iiic Accptncióii
Me ngr~idn iidani de si iiiisiiin !
11111c111s1111o
:i' iidir. scn ir :I
los dciiuis

'
Poco iiic ciio~o
So' nlcgrc

*
sofi:idoci
Los crirsos ! --t.Liso dc los
Biiscnr el cóiiio
terapias que 110s csludiar rccrirsos !
Pcrsc\ eras rcdcs dc
:ipo\ o
scgiiir odcl:iiitc Desorrollo
* Los tcstiiiioiiios pcrs0ii:il e11
1:)s hrc¿isqtic
\ :iliciilcs Ics iiitcrcs;~
* El pcrtciicccr a Mctns 1
este griipo pro' cctos
* Ser positi\o
* Rriscnr :i! tida
* Podcr p:irticipar El iiiicdo
cii los tallcrcs qiic * PCI~S¿IIIII~II-
iiic Ilci1:iii tos
dislorsioii:ido
S

--- -
* Mc giistii :i' ~idnr:i

*
*
los dciii:i,
Alcgic
P,irticip:ili\ a *
COS¿iS positi\
1111¿1S
Mqoraiido
:is
'
positi\ o qiic
se poscc
e\ idciiciar-lo
¿ipro\ccliaiido las * Aiitocstiiiin
cosas biicii;is dc la * C'oiilrol de
\ ida iiiipiilsos
ANEXO I l

cuí^ D E R E T R O A L I M E N T A C I ~ N

Me agradaría mucho conocer t u opinión acerca de este manual; por lo que presento a

continuación una guía de preguntas para conocer cuán efectivo resultó y poder mejorar sus

aspectos débiles:

14. Qué esperaba usted de este manual cuando lo comenzó a leer?

1 5 . En qué aspectos considera que el manual cumplió lo que usted esperaba?

J 6. En qué aspectos el manual no cumplió lo que usted esperaba?

17. Fue fácil o difícil comprenderlo? Qué partes y por qué?

18. Le pareció aburrido? Por qué sí? Por qué no?

i 9. Le pareció cansado? Por qué sí? Por qué no?

20. Cuál o cuáles actividades le gustaron más y por qué?


ri. Cuál o cuales actividades no le gustaron y por qué?

22. En qué aspectos le ayudó a mejorar su vida?

23. Existen aspectos importantes de su fortalecimiento emocional que no fueran

contemplados por el manual? Cuáles son esos aspectos?

14. En forma general, ¿qué le pareció el manual?

25. Como mejoraría usted el manual?

26.Le recomendaría a alguna amiga su lectura?

MUCHAS GRACIAS
Ab~isotiijico:
---p. -
- -
es cualquier acción que lleva a un daño tlsico interno o externo, o que puede llevar- a

la muerte; incluve todas las acciones que ponen en peligro la integridad tísica de la otra

persona.

.4buso psicológico;
~p
- también llamado maltrato o abuso emocional, incluye conductas o acciones

que tienen como propósito denigrar, controlar y bloquear la autonomía de otro ser humano.

Abuso sexual: cualquier conducta sexual, directa o indirecta, que se realice en conti-a de la

voluntad de la otra persona o cuando ella no está en condiciones de consentir.

Autoeficacia:
---- -.
-. capacidad de logro personal

Autoestima: se trata del concepto, valor, aprecio o estinia subjetivo que se tiene acerca de uno(a)

niisrno(a).

.4utoprote~erse:capacidad de cuidar la integridad personal; cuidar de sí niismo(a).

Carencia emocion- implica descuido afectivo. falta de contacto fisico y caricias, la t'alta de

interés y de comunicación.

-'oznicic-nes: "eventos" verbales o gráficos en la corriente de conciencia.

Conduc1.a:
-- toda actividad observable y medible de una persona. Puede ser ~ e r b a l(hablar, gritar,

etc.), o no verbal (gestos, moviniientos, respiración, etc.).

C'onduct~ial:
.-- que tiene que ver con la conducta.

Consanguinidad: vínculo, relación o unión por parentesco natural o biológico.


-
.

Conseci~encias:resultado que esta conectado a una acción, su objetivo es controlai- la conducta.

Pueden ser de dos tipos: positivas, cuando es de recompensa, privilegio o algo que le guste
a la persona, v fiinciona coriio retorzador de la conducta; o negativas, cuarido so11 cosas
desagradables o que no le gusta a la gente, promueve la modificación de la conducta

Empírico: 1-elativoa la experiencia o furidado en ella.

Esquemas coqnitiv~s:actitiides, supuestos o patrones cognitivos relativamente estables con que se

interpreta un determinado conjunto de situaciones.

Estatus:
- - rango, nivel.

Estereotipos: opinión o concepción muy simplificada de algo o alguien.

Estimulo: elemento, situación o evento que desencadena una reacción. Puede ser condicionado,
--

cuando desencadena una reacción que ha sido aprendida; o incondicionado, cuando

desencadena una reacción que no ha sido aprendida

Exhibicionismo: mostrarse total o parcialmente desnudo.

Gratificació- recompensa o remuneración, obtener algo deseado.

Hostigamiciito:
- - pcrscg~iir.acosar o molestar a Lina persona.

Impulsivo: persona que actiia sin previa reflexión, y se deja llevar por sus enlociones y pasiones.

Innato que se trae de nacimiento. que le es propio.

Masoc!uistas:
- que sienten placer por el dolor fisico y la humillación.

Mitos: creencias falsas acerca de algo.

Ne~ligencia: comportamiento de descuido, desatención y abandono, cuando la persona no puede

valerse por sí misma; ademas incluye el no proveer las necesidades básicas de

sobrevivencia, como son la aliinentación, vestido y vivienda.

Omisión: abstenerse de hacer o decir algo


--

Pensamietltos irracionales: tipo de pensamientos o cogniciones que iiiipide a las personas alcanzar
-.

sus metas y propósitos básicos.


I)eiisaiiiientos
p
. - .. tipo de pensaniieiitos o coyiiciones qiie aj~udaiia las personas a alcan~ar
racio~iale~,

siis iiletas \. pi-oposito~básicos

Perpetiia~dai- a las cosas una lar-=a d~iracion.

Racional; tierie qiie c.er con el pensaiiiierito. los procesos mentales o racionales, las cognicioiies.

Refoi-zadoi. elemento o consecuencia que permite la apar-icioii de iina conducta. Tiene qiie vei-

con cosas agradables y placeiiteras.

Terapia ~(~I~~~LI~I~: enfoque de tratarniento, de la disfuncioii clinica y de la condiicta

desndaptativa. Su principal característica es que se trata de ilii inodelo basado en la

conducta y el api-endiza-le

Violencia
. doiiiéstica.
- - --- - acto ii oniisi6n que resulta en iin daño a la integridad tisica. se.;iial.

eiiiocioiial o social de i ~ i iser- Iii~tiia~io,


e11 d~>iideiiledie iin viiiciilo faniiliar o intirlio er1ti.e

las personas iri\~oluci-adas.

1
Fuetites Diccion--ic~ de la lengua espafiola ( 1990) Grupo Editorial Oceaiio h/le\ico, D F \,

C'lai-amiirit (200 1 )