Вы находитесь на странице: 1из 12

TEMA 3

RELACIONES CON EL PACIENTE

La noción fundamental, antes de cualquier cosa, es el respeto al enfermo.

Existe una carta de derechos y deberes del enfermo que precisa los derechos
del enfermo, dejando bien claro que la función hospitalaria es acoger y curar.

El enfermo ingresado en el hospital recibirá la carta de derechos y deberes.

El enfermo, se encuentra en un estado de dependencia que se acentúa con la


inseguridad de su futuro, la perdida de contactos exteriores, las incomodidades, el
nuevo ritmo de vida y los extraños ritos a los cuales estará sometido en lo
sucesivo.

1. El enfermo tiene derecho a conservar su personalidad.


Las formalidades administrativas, la multiplicidad de pruebas de
laboratorio, la actuación del personal tiende a despersonalizar al enfermo y
tratarlo como un objeto. Hay que evitar que el enfermo se convierta en un
número de cama.
El enfermo ha de conservar sus objetos personales.

2. El enfermo tiene derecho a mantener su dignidad.


- Es mejor hablarle de usted si es un adulto, llamándole señor o señora.
- Las peticiones han de ser corteses.
- Ayudarle a vestirse y desvestirse y a lavarse respetando su pudor.
- Actuar con educación, atención y autoridad.

3. El enfermo tiene derecho ser informado de su enfermedad.


Tratar al enfermo como persona es, ante todo, informarle, explicarle su
tratamiento, y la evolución de la terapia aplicada. No es el Sanitario de
Salud Mental el que debe informar, sino el médico.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


45
El enfermo debe saber quién le trata y qué terapia sigue. Es libre de
aceptar o rechazar un tratamiento, y por lo tanto es libre de marcharse si
lo desea.
A veces se informa más a los familiares que al enfermo, porque éste no
está en condiciones de recibir ciertas informaciones o se le quieren
mantener el mayor tiempo posible las ilusiones y esperanzas.
Es el médico quien debe decidir sobre las informaciones que se deben dar
sobre el estado del paciente.
El Sanitario de Salud Mental, sobre este punto, no tiene nada que decir y
ha de remitir al paciente al médico.
Aquí el médico no debe obedecer a reglas rígidas, debe tener en cuenta el
grado de lucidez del enfermo, su carácter, sus creencias y situación
familiar. Hay enfermos a los que no se puede comunicar una situación
grave de su estado, mientras hay otros que pueden afrontar la verdad.

4. El enfermo tiene derecho a comunicarse con el exterior en cualquier forma


compatible con su estado.
Tiene derecho a recibir a quien quiera y no hacerlo si no lo desea. El
personal sanitario no debe intervenir más que para acortar una visita
cuando canse demasiado a Los enfermos.
En algunos enfermos, debido a su gravedad se prohibirán las visitas cuando
el médico las juzgue fatigantes.
El Sanitario de Salud Mental advertirá al visitante sobre la situación. El
enfermo recibirá visitas a horas normales.

5. El enfermo puede leer periódicos, tendrá acceso al teléfono, también a la


televisión y a la biblioteca ambulante, siempre que su estado mental se lo
permita.

Todo esto se le permitirá evitando que se canse y canse a los compañeros


de habitación.
No se ha de tener en cuenta ni su raza, ni sus convicciones políticas y
religiosas, respetando totalmente sus creencias.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


46
Cómo puede responder el hospital a sus necesidades:

El hospital ha de hacerse responsable en él, desde el punto de vista


humano, técnico y administrativo:

1. Forma de la recepción.
- Reducir el tiempo de espera y simplificar los procesos administrativos.
- Dar al enfermo una información sobre los servicios del hospital donde es
admitido y sobre el personal que se ocupan de él.

2. Humanizar el hospital.
Los procesos técnicos no deben hacer descuidar el aspecto humano de los
cuidados.

El enfermo tiene a su familia que le da apoyo moral, pero tiene tanta


necesidad de medicamento e intervenciones quirúrgicas como de la presencia
física del personal sanitario.

La humanización del hospital se basa en un segundo nivel de relación:


enfermo-personal hospitalario, donde cada enfermo ha de ser tratado cómo si
fuese único. Es por tanto que el Sanitario de Salud Mental realiza muchas veces el
papel de Asistente Social además de su labor asistencial.

La humanización del hospital también depende de la evolución de su propia


organización estructural.

3. Responsabilización en los planos administrativo y técnico.


Es necesario intentar la humanización de la Administración y de acortar las
formalidades de admisión:
- Disminuir la espera en ventanillas.
- Disminuir la indiferencia aparente de los que atienden en ventanilla.
De todas maneras en casos de urgencia de admisión del enfermo se realizará
sin formalidades y los datos necesarios se tomarán más tarde. Tan pronto como
su admisión será visto por el enfermero/a o el interno de guardia.
La familia recibirá, antes de irse, una tarjeta precisando:
- La unidad en la que ingrese.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


47
- El nombre del médico que lo asiste.
- Nombre del Asistente Social que le puede ayudar a solventar los problemas
de carácter social o familiar.
Se informará a la familia los días y las horas en las que podrán ser recibidos
por el médico encargado deL paciente.

4. Recibimiento del enfermo (ADMISIÓN).


Después de pasar por la recepción, el enfermo queda hospitalizado.
El Sanitario de Salud Mental debe recibirlo e instalarlo. El recibimiento es el
primer gesto terapéutico del personal sanitario frente al enfermo que ingrese. El
recibimiento será tranquilizador para el enfermo y la familia.
El Sanitario de Salud Mental será el encargado de la acogida con benevolencia,
educación, y las máximas atenciones, intentando calmar las tensiones del
enfermo. El enfermo será encamado lo antes posible.

Si se trata de un enfermo que entra por urgencia psiquiátrica:


 Evitar riesgos de lesiones.
 Retirar objetos punzantes.
 Aplicar sujeción mecánica si es preciso siempre de ambas manos y pies no
dejando extremidades libres hasta su sedación.
 Restringir los estímulos (ruidos, luz, temperatura agradable).
 Recoger las pertenencias y objetos personales.
 Informar a los servicios auxiliares (cocina, lencería, etc.) del nuevo ingreso
y asegurarnos de que el paciente no lleva dietas especiales (diabetes,
colesterol, etc.) y si es así ponerlo en conocimiento de la cocina.
 Una vez el paciente se encuentre más relajado y si no ha sido posible, darle
una ropa adecuada y proporcionarle alimento o líquidos si lo precisa.

Si el estado del enfermo lo permite:


- Proceder a limpiarlo mediante baño o ducha tibia.
- Desvestido y vestirlo con ropa del hospital.
- Hacer inventario de los objetos personales y numerar el paquete
guardándolo en la mesita de noche los objetos personales y en el
armario la ropa personal.
- Asegurarse que el enfermo tiene la ficha administrativa.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


48
- Tomar el nombre y dirección de las personas a las que haya que
avisar.
- Recoger datos que den las personas que acompañen al enfermo:
hora, circunstancia, vómitos, pérdida de conocimiento,
recomendaciones religiosas.
- Recoger orina y deposiciones sospechosas.
- Comunicarle la situación del timbre, aseos y explicarle el reglamento
del hospital.
- Si es un enfermo grave aislarlo en una habitación individual.
- Escuchar atentamente las directrices que dé el médico o el Sanitario
de Salud Mental.

5. Actitud con las visitas.


Las visitas tienen lugar unos días y a unas horas previstas por el propio interés
del enfermo.
Suelen ser:
- Fuera del horario de las visitas médicas.
- Fuera del horario de las terapias.
- Fuera del descanso y de las comidas.

El Sanitario de Salud Mental vigilará discretamente las visitas y contestará a


las preguntas de los familiares respetando el secreto profesional.
Además vigilará que no lleven nada de comer u objetos peligrosos que pueda
perjudicar al enfermo.
El Sanitario de Salud Mental reprimirá el ruido, las conversaciones ruidosas, los
desplazamientos en la sala. Acortará las visitas que molesten y reducirá o
prohibirá con autoridad las visitas si el estado del enfermo lo exige.
Recomendará a un familiar del enfermo que guarde sus objetos de valor y
dinero. No dejará medicamentos al alcance de los niños.
Tornará precauciones indispensables cuando se trata de visitas de enfermos
mentales graves o en estado de crisis.
Intervendrá ante escenas ruidosas por parte de los familiares en interés de
otros pacientes.

6. La marcha del enfermo.


- Ayudará a vestir al enfermo.
- Recogerá sus objetos personales.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


49
- Preguntará al enfermo o familiares si han entendido los cuidados que
deberá seguir y si conservan las recetas.
- Dará las explicaciones necesarias y acompañará a secretaría donde se le
dará un informe médico con su situación.
- Guardará la historia clínica, deshará la cama y la desinfectará si fuera
conveniente.
- Si el enfermo se va del servicio en contra de la opinión del médico, será
responsable de haber contravenido la decisión del médico.
- Si el enfermo va a ser transferido a otro servicio u hospital, el Auxiliar se
preocupará del buen transporte, de la llegada de la ambulancia y de
enviarle la ropa así como la historia clínica.
7. Responsabilizarse del plan familiar.
El enfermo ignora la duración de la estancia y la gravedad de la enfermedad,
lo que aumenta el desconcierto.

El Sanitario de Salud Mental ha de ver que deseos tiene el enfermo en


relación con las visitas y ha de actuar con tacto, mesura y discreción manteniendo
un respeto absoluto sobre la vida privada del enfermo, sin ceder a ninguna
presión.

El Sanitario de Salud Mental escuchará con paciencia al enfermo si este tiene


necesidad de confiarse, de abrirse sobre las dificultades que provoca la
hospitalización. No emitirá juicios ni dejará traslucir cualquiera que sea su opinión
personal.

3.1. RELACIÓN CON EL PACIENTE Y PSICOLOGÍA DEL MISMO.

Se ha de transmitir sentimientos de cordialidad y aceptación para crear una


atmósfera de franqueza en la que el sujeto pueda comunicarse con libertad.

La cordialidad implica una cordialidad a la otra persona y la aceptación es la


capacidad de comprender el punto de vista del otro y respetar el derecho de cada
individuo a ser diferente.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


50
Cada persona en su trabajo manifiesta actitudes, puntos de vista y prejuicios
que son reflejo de sus antecedentes sociales y de su experiencia en la vida y
tendremos que valorar a los demás a la luz de nuestras experiencias.

Los profesionales en el campo de la salud han de aprender a comprender a los


demás a la luz de los antecedentes y experiencias de estas personas.
Es útil que el Sanitario de Salud Mental se dé cuenta de sus propias actitudes,
puntos de vista, prejuicios y que los intente modificar de cara los demás. Para ello
pueden ser útiles tener cursos de psicología para comprender su persona y las
diferencias individuales, además de los factores que motiven la conducta.
Al trabajar con personas de otras culturas y de medios sociales diferentes y al
conocer sus características individuales, también pueden modificar las propias
actitudes conscientes e inconscientes.

Aprender a escuchar.

En la comunicación entre el Sanitario de Salud Mental y el paciente, los


problemas, intereses, sentimientos y actividades de éste son el aspecto más
importante.
Para ayudar al enfermo, el sanitario de Salud Mental debe aprender a
escuchar.

La mayor parte de las personas se comunicarán ampliamente si cuentan con


un oyente atento que no les impone sus valores morales ni les da
recomendaciones que no quieren.

Se ha de aprender a escuchar con atención. Si se presta atención, el paciente


tiene la impresión de que se está interesado por su persona y se está dispuesto a
dedicar tiempo y energía a oír sus palabras.

3.2. RELACIONES CON EL ENFERMO.

La enfermedad desencadena en el individuo un estado especial, caracterizado


por reacciones emocionales de tensión o agitación:
- Ira.
- Ansiedad.
- Pena.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


51
- Culpabilidad.
- Desconcierto, etc.

El enfermo es muy susceptible ante cualquier situación relacionada con su


persona y sobre todo su enfermedad.
Esto es provocado por una serie de circunstancias nuevas para él:

1. Pérdida de contacto con el mundo exterior:


- Se aleja de su casa.
- Dificultad para moverse en el exterior.
- Dificultad para salir del hospital.
- Dificultad para comunicarse con sus familiares.
2. Ocio forzado: pasa de ser un sujeto activo a uno pasivo.

3. Actitud autoritaria del personal sanitario.

4. Drogas, sedantes, hipnóticos, etc.

5. Medio ambiente:
- Color y estado de paredes, techo y suelo.
- Muebles.
- Iluminación.
- Espacio.
- Visibilidad.
- Limpieza.
- Aspectos de otros pacientes.
- Ruidos.
- Olores.
- Temperatura, humedad y ventilación.

6. Rotura del vínculo con la sociedad.

Es por tanto, el deber de todo el personal que le rodea establecer


comunicación con el paciente, intentando restablecer el equilibrio psicológico y
afectivo, creando seguridad ante el enfermo u potenciando su autoestima.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


52
Necesidades emocionales del enfermo.

Sentirse integrado:
Necesita estar integrado en el medio que le rodea para no encontrarse
desplazado.
A veces intenta llamar la atención del personal sanitario de diferentes formas
para combatir el miedo al aislamiento.
Un rechazo tajante de esta actitud puede anular su capacidad de comunicación
y colaboración, sumándole en un estado de apatía y desinterés incluso para la
vida.
La actitud del Sanitario de Salud Mental; debe ser el apoyo e interés por el
paciente, facilitándole la comunicación.

Sentirse autosuficiente e independiente:


El enfermo es una persona que tiene derecho a disponer de sus propios actos
dentro del cuadro de la enfermedad y de las normas hospitalarias. Para evitar que
el paciente sea un objeto manejado, se debe potenciar su iniciativa y
autosuficiencia, dejándole decidir en todo aquello que no perjudique a su estado.

Necesidad de comprensión y afecto:


Cuando una persona es separada de su entorno y por razones de su
enfermedad es hospitalizado, sufre un vacío afectivo, que le impulsa a buscar una
relación de amistad o simpatía con otras personas.
El Sanitario de Salud Mental es el que más tiempo pasa con el enfermo y debe
mostrar comprensión y simpatía por él y saber escuchar sus problemas e
inquietudes. Debe ser comprensivo y atento.
La falta de afecto en un paciente hace que sufra una situación de soledad, y
repercute negativamente en su estado de ánimo y por lo tanto en su recuperación.

Respuesta del enfermo ante una nueva situación.

Ansiedad:
Es una sensación de miedo o temor general inespecífico que se crea en el
paciente ante determinadas situaciones como son, en el caso de enfermedad y
hospitalización, siendo las siguientes:

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


53
- Miedo a volverse loco o sufrir deficiencias psíquicas graves como
consecuencia de la enfermedad.
- Pérdida de su intimidad.
- Molestias ocasionadas por su tratamiento, dolor, etc.
- Soledad ante una situación desconocida, separado de su entorno.
- Imposibilidad de realizar los proyectos previstos, lo que origina una
incertidumbre ante su futuro.

Angustia:
Es un estado en el que la ansiedad provoca reacciones corporales que pueden
ser:
- Aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria.
- Alteración de la tensión arterial y temperatura.
- Piel fría, palidez y sudoración.
- Midriasis, sequedad de boca y poliuria.
- Temblores e insomnio.

Adaptación del enfermo a la enfermedad:

Ante la enfermedad la respuesta del enfermo será diferente:


1) Miedo a conocer el diagnóstico: el paciente no acepta la enfermedad y
reacciona con ansiedad o sensación de culpabilidad. El paciente ha de
aceptar su estado.
2) Aceptación de la enfermedad: el paciente se torna egoísta e introvertido,
preocupado por su enfermedad.
Puede reaccionar con quejas continuas sobre la asistencia que recibe y su
tratamiento.
3) Convalecencia: el paciente se resiste a dejar el medio hospitalario, donde se
encuentra protegido, y enfrentarse de nuevo a sus responsabilidades

Cómo se debe tratar al enfermo:

 Dirigiéndose a él por su nombre.


 Inspirándole calma y haciendo que adquiera confianza en el hospital y en
todo el personal que lo atiende.
 Tratándole con amabilidad y simpatía.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


54
 Dejando fuera del trabajo los problemas personales, evitando que se note
un mal humor o una actitud preocupada ya que el enfermo no tiene culpa
de los problemas del personal.
 No hablando con él de su enfermedad, para eso está el médico que le dirá
lo que crea conveniente y podrá informarlo mejor.
 No comentar a unos enfermos los datos que se conozcan de otros.
 Informar al enfermo de todo lo que se le va a hacer y el porqué de ello.
 Tranquilizarle en la medida de lo posible si está nervioso.
 Animarle en la medida de lo posible si está triste o deprimido.
 Acompañarle y hablar con él si se siente solo.
 Estimularle si se encuentra desprotegido o temeroso.
 Interés y dedicación para que se sienta atendido.

Cómo se debe tratar a las visitas:

Las visitas son necesarias al enfermo porque le permiten mantener el contacto


con el exterior y le aportan afecto y apoyo
El Personal sanitario ha de ser atento y amistoso con las visitas facilitando el
contacto entre ellos y el enfermo
Mientras que no molesten al enfermo y su estado lo permita se les dejara
plena intimidad para que su comunicación sea más rica.

Si los familiares molestan, cansan o agobian al enfermo por su situación o por


ser numerosos y alborotadores, el auxiliar lo comunicará al enfermero/a para que
se tomen las medidas necesarias

3.3. RELACIONES CON LOS FAMILIARES.

Tener actitud comprensiva con los familiares, ya que el ingreso de una persona
de una familia causa en ésta un trastorno emocional.

Ante una hospitalización la familia siente:


- Alivio porque el enfermo está atendido.
- Sentimiento de culpabilidad por transferir la responsabilidad del
enfermo a otras personas.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


55
La actitud hacia los familiares debe ser también de comprensión y al mismo
tiempo de firmeza.
Se les indicará el horario de visitas y el número de familiares que pueden
asistir simultáneamente.

Se les advertirá de la presencia y necesidad de reposo de los demás enfermos


para que se evite levantar la voz y el ruido excesivo.
El sanitario no debe proporcionar más información que la relativa a sus
cuidados si descansan bien, si tienen apetito, etc. No hablará de aspectos
médicos.

Advertirá y vigilará que no suministren alimentos traídos del exterior


explicando que pueden ser perjudiciales.

Puede además observar detalles de las relaciones entre paciente y familiares


que sean de interés por repercutir en la psicología del paciente.

CARPE DIEM ACTUACIONES CON EL PACIENTE CON ENFERMEDAD MENTAL


56