You are on page 1of 5

EL MODELO ESTADO-CÉNTRICO Y LA DOBLE COOPTACIÓN: UNA MIRADA A LA TRAYECTORIA DEL ESTADO

EL MODELO ESTADO-CÉNTRICO Y LA DOBLE COOPTACIÓN: UNA MIRADA A LA


TRAYECTORIA DEL ESTADO.

constituyéndose poco a poco en Estados-nación.


Las élites liberales, conservadoras, centralistas y
GUILLERMO MARÍN VARGAS 1 federalistas, comenzaron procesos de lucha por la
conquista del poder de los nacientes gobiernos
nacionales. En algunos casos mediante métodos
I.- PRESENTACIÓN de competencia institucional democrática,
En este trabajo se presentará una reflexión en mientras que en otras, mediante formas violentas,
torno a las formas que han adquirido los Estados con guerras civiles entre élites.
Latinoamericanos desde su formación. Se
De esta forma se comienzan a constituir los
explorarán algunos elementos de sus inicios, en
diferentes sistemas de partidos, donde se
especial se configuración elitaria, para
organizan los diferentes sectores aristocráticos de
posteriormente analizar los cambios que produce
las nacientes élites criollas. De manera transversal
la inclusión de nuevos actores al escenario
en la región, los sectores agrarios fundaron
político.
partidos conservadores, vinculados a ideas
Se observará cómo el giro hacia lo “social” le católicas y contrarias a las de modernización
cambia la cara a las formas de relación política- industrial-capitalista. Mientras que por otro lado,
pueblo, y se genera –a través del modelo Estado- se fundaron partidos con ideas liberales, cuyas
céntrico- un régimen de doble cooptación entre élites se vinculan más al comercio y a zonas
Estado y sociedad civil organizada. urbanas, con ideas de separación entre Estado-
Iglesia y con convicciones de desarrollo del
Posteriormente se reflexionará en torno a las comercio y de avanzar en formas de desarrollo
implicancia de este modelo y se propondrán capitalista.
algunas preguntas para el debate actual en torno
a qué modelo debiese tener Chile en este nuevo A través de estas luchas entre élites aristócratas
ciclo histórico. pasan los primeros años de los Estados nacionales
latinoamericanos. En algunos casos, la formación
II.- EL SIGLO ARISTOCRÁTICO. de los sistemas de partidos es más bien estable,
hay elecciones consecutivas, se respetan las reglas
Tras los respectivos procesos de independencia en y los partidos son parte fundamental de los
América Latina, los diferentes territorios gobiernos. Sin embargo en otros, no se logra
distribuidos por los colonizadores fueron constituir de manera temprana un sistema de
partidos, donde las élites se obliguen a competir
bajo reglas democráticas, y por el contrario, optan
por formas violentas de disputa, donde cada élite
1
regional posee su propio ejército que lo pone a su
Cientista Político Universidad Alberto Hurtado, servicio a la hora de resolver conflictos. Un factor
Santiago de Chile.
Búsquedas Políticas |55
Guillermo Marín

transversal en este marco, es la participación de productos primarios de exportación y el cierre de


los militares en los gobiernos. En algunas algunas salitreras.
ocasiones ocupando puestos en ministerios, en
otros incluso, siendo presidentes de la república. Esta situación derivó en el despido de
trabajadores y el aumento de la cesantía. La salida
Este siglo fue el de la inauguración de los Estado, de trabajadores de las salitreras y en otros rubros,
el de la germinación. En el caso del siglo que hizo que la gente se trasladara a lugares urbanos,
viene, se producen serios cambios, en los haciendo explotar las ciudades.
escenarios, los actores y los temas que se debaten
en la esfera pública. En la escena social, con un costo de vida que iba
en aumento, y con un salario que se hacía
III.- DEL MODELO ARISTÓCRATA A LOS insuficiente, se iniciaba un movimiento
huelguístico, que no respondía solo a la
ESTADOS NACIONAL-POPULARES
conciencia de una clase “asalariada”, sino que
En Chile, desde comienzos del siglo XX, eran también mostraba una fase importante de
evidentes los signos de la decadencia política que politización, que abarcaba un importante número
propiciaba las formas que había adquirido el de obreros, trabajadores e intelectuales. Era la
sistema político aristócrata. Acompañado de lucha de la clase oprimida contra la clase opresora,
corrupción y de agotamiento de la clase política, que explicarían la asociatividad popular
materializada en la debilitación de la clase rectora, (mancomunales y mutuales), tan característica de
se mostraba el declive de esa “vitalidad principios del centenario.
aristocrática” (Vial, 2009), que tanto había
Debido a la multiplicación de los establecimientos
caracterizado al siglo XIX.
educacionales, esta nueva mesocracia – consiente
En ese contexto el General Ibáñez comienza su y educada- , poco a poco va irrumpiendo en
ascenso, destacándose como un personaje espacios, como por ejemplo la novelística y las
polémico y de fuerte personalidad. Con la artes plásticas. Aumentaron las librerías, y así
renuncia del presidente Figueroa, asume como también el número de usuarios de ella, signos de
Vicepresidente de la Republica, y se consolida en que se había generado un hábito de lectura en la
la presidencia el año 1927 con un 98% de los población. Personajes como Baldomero Lillo,
votantes. Su mandato se enfocó principalmente Mariano Latorre, Gabriela Mistral, y el joven
en el desarrollo económico y en la fiscalización, Neruda, logran romper con la hegemonía de la
fortaleciendo así las estructuras del Estado. oligarquía en estos espacios (Rinke, 2002).
Aumentó el rendimiento de los impuestos
Si bien nos encontramos frente a un aire de
internos, reestructuró las entidades públicas,
agitación social, en donde se promueven reformas
recuperó la venta del salitre, y fomentó la
sociales y políticas, este giro también se ve
infraestructura con el desarrollo de grandes obras
plasmado en la ciudad. La idea del Chile a la
públicas (Vial, 2009).
europea, propició la modernización de los centros
La situación económica de principios de siglo fue urbanos de Santiago y de otras regiones, en los
próspera. Sin embargo, el impacto que tuvo la cuales se construyeron nuevos edificios, se
Primera Guerra Mundial, sumado a la competencia pavimentaron calles, y se promovieron distintas
que le dio el salitre sintético al nitrato natural, traía políticas públicas relacionadas con la higiene y la
consigo la disminución de los ingresos fiscales. Se organización de la ciudad (Rinke, 2002).
sumaba a esto, una caída en los precios de los

56 | Número 3, Mayo 2014


EL MODELO ESTADO-CÉNTRICO Y LA DOBLE COOPTACIÓN: UNA MIRADA A LA TRAYECTORIA DEL ESTADO

Los enclaves mineros y los trabajos también un ciclo de reformas sociales las que tienen como
vieron el camino a la modernidad. Se prometía un horizonte la construcción de estados que
alto nivel de sueldos, una alta calidad en la garanticen derechos civiles, políticos y sobre todo
vivienda y estándares de seguridad de primer sociales.
nivel. Sin embargo, estos nuevos avances,
mostraban solo una cara de la modernización. Los Este ciclo de reformas se compone de ciertos
trabajadores hablaban de otras condiciones, como elementos transversales: pretende la integración
por ejemplo: rutinas agotadoras, desolación, social y regulación de conflictos mediante la
discriminación, enfermedades, hacinamiento, etc. implementación de servicios sociales universales y
homogéneos. Se constituye un Estado que
El comienzo del siglo XX también fue protagonista financia y ejecuta programas sociales; que a pesar
de la cuestión social (Correa, 2001). La que se de su interés por abarcar todos los sectores de la
entendió como las malas condiciones de la vida sociedad, impacta en mayor medida a capas
material, de una explosión demográfica que tenía medias y sectores populares organizados,
una tasa de mortalidad altísima, una de las más cooptados por los actores políticos apoderados
altas del mundo. Era la migración campo-ciudad, del poder estatal.
la desprotección laboral, el alcoholismo, la
insalubridad, las epidemias, algunos de los En esta nueva matriz de relaciones de poder existe
elementos que se manifestaron. La urgente una interdependencia entre el Estado, el cual
solución de estas necesidades, movilizaron a necesita de la legitimidad de los sectores antes
algunos partidos, e incluso al Ejecutivo a señalados para llevar a cabo su programa,
desarrollar políticas que respondieran a esta mientras que los actores sociales necesitan del
demanda. Estado, pues les provee de acceso a información,
poder político y servicios sociales. En el centro de
En este nuevo contexto, la pobreza y exclusión se estos regímenes está la dinámica de doble
convierte en temas relevantes para las agendas de cooptación entre Estado y actores sociales
los gobiernos. En las décadas de los 50 y 60, tras la organizados (Paramio, 1991).
inclusión de sectores históricamente
invisibilizados a la lucha electoral, los problemas Esta dinámica condiciona el cómo reciben los
derivados de la desigualdad estructural y las ciudadanos los programas sociales estatales. Claro
asimetrías de poder entre ciudadanos, configuran está que aquellos ciudadanos con vínculo político
las demandas y banderas de lucha de amplios y/o social con los sectores que apoyan a los
sectores sociopolíticos vinculados a la izquierda, movimientos políticos en el poder logran un
centro-izquierda y sectores nacional-populares del mayor acceso a los beneficios de los programas.
subcontinente. De esta forma, a pesar de que en Chile existe
educación gratuita, son los sectores medios y
Estos nuevos actores logran construir mayorías acomodados los que se benefician en su mayoría
electorales que les permiten acceder al poder a de este derecho, dejando de lado a los sectores
través de partidos políticos de izquierda en históricamente excluidos.
algunos casos y nacional-populares en otros. En su
transcurrir histórico, estas nuevas élites logran Para sostener este modelo las naciones
generar interpretaciones y cierto relato en torno a latinoamericanas adoptaron modelos
las soluciones para disminuir los problemas antes macroeconómicos que hacen énfasis en el
señalados. Se produjo una generación de desarrollo hacia dentro sustituyendo las
expresiones políticas en el poder que inauguran importaciones por la producción nacional. En

Búsquedas Políticas |57


Guillermo Marín

teoría, esta forma económica permitiría el IV.- REFLEXIÓN EN TORNO AL MODELO.


desapego de las economías latinas de las grandes
potencias, y con ello, produciría un desarrollo En el contexto actual, nuestra región nuevamente
industrial con formas de intercambio Sur-Sur. ha entrado en un proceso de definiciones en este
Toda esta institucionalidad económica tiene ámbito. El ciclo de reformas neoliberales ha traído;
vínculo directo con las dinámicas de poder antes por un lado, progreso económico sostenido y
descritas. El modelo nacional-popular estabilidad política (a excepción de algunos
latinoamericano fomenta la producción interna casos); pero por otro, no ha logrado solucionar las
manteniendo cooptados a sectores de burguesía profundas desigualdades que los otrora
emergente, pero también estos sectores capturan movimientos políticos de los 60’s denunciaran.
al Estado, pues de ellos depende el triunfo o no Esta última situación ha llevado a que la
del sistema. ciudadanía latinoamericana desconfíe cada vez
más de sus instituciones políticas y se dé el
Algunos valorizan al Estado de esta etapa como fenómeno inverso al de modelo populista: El
uno vigoroso y de gran envergadura. Sin Estado y la política ha perdido su legitimidad.
embargo, el Estado no era demasiado fuerte, sino
que había llegado a ser demasiado grande (para En este contexto hay quienes han renovado el
sus posibilidades financieras reales) precisamente interés por generar modelos populistas y dotar
porque era demasiado débil, es decir, porque nuevamente al Estado del poder suficiente para
carecía de la autonomía necesaria, respecto de los provocar el doble vínculo cooptador. Las banderas
actores sociales, para corregir los espacios de estatistas han seducido a parte de la izquierda
desigualdad estructural de sus sociedades. El latinoamericana, en especial, a aquellos que no
Estado no era dirigista, sino seguidista: arrastrado han logrado superar la derrota pasada. Sin
por la dinámica de la sustitución de embargo, es de vital importancia reflexionar en
importaciones, era cautivo de los actores sociales torno a los errores del ciclo de reformas anterior y
surgidos de esta, y crecía para satisfacer sus no volver -con terquedad- hacia modelos que no
demandas, no según un proyecto autónomo de provocaron los resultados esperados.
sociedad o de crecimiento económico (Paramio,
1991). Con sociedades que no sólo demandan bienes y
servicios, sino que también autonomía y
Es sabido cómo fueron los resultados de la participación, parece poco adecuado pensar en
aplicación de dicho modelo en la región. En Chile, aquel retorno. El otrora Estado grande y débil ha
el fin del ciclo de reformas estadocéntricas estuvo sido reducido en muchos casos a formas
marcado por un golpe de Estado y la posterior pequeñas y sin recursos de coerción para frenar
instauración de una junta militar que aplicó un abusos. Es por esto que se debe repensar desde
nuevo ciclo de reformas que tenían como objetivo esos mismos sectores que provocaron un cambio
reducir el Estado a su mínima expresión y cortar en la etapa anterior, en cómo es posible avanzar
de raíz el régimen de doble cooptación. Otros en generar un modelo de desarrollo con una
países de América Latina realizaron estas reformas ciudadanía autónoma, un Estado fuerte (no
en contextos de crisis económicas con el retorno necesariamente grande) que garantice derechos,
de la democracia. sin embargo, que estos derechos puedan ser
ejercidos por todos sin excepción, y con esto
revalorar la política y sus instituciones como ejes
de cambio y bienestar social.

58 | Número 3, Mayo 2014


EL MODELO ESTADO-CÉNTRICO Y LA DOBLE COOPTACIÓN: UNA MIRADA A LA TRAYECTORIA DEL ESTADO

Tras el reciente triunfo de los sectores, Vial, G. (2009). Chile cinco siglos de historia : desde
socialdemócratas, socialistas, comunistas y los primeros pobladores prehispánicos.
socialcristianos, bajo el liderazgo de Michelle Zigzag.
Bachelet, es de esperar que las reflexiones en
torno al modelo de desarrollo vuelvan al espacio
público. Se dice en los medios de comunicación
que con este gobierno se inicia un nuevo ciclo
histórico.

La pregunta relevante en este caso es de qué se


compondrá este ciclo, qué Estado se construirá y
cómo se reconstituirán los lazos perdidos entre lo
social y lo político. ¿Se volverá al modelo de doble
cooptación? ¿Se mantendrán el modelo neoliberal
de despolitización? ¿O se logrará avanzar hacia un
Estado más fuerte, pero que a la vez garantice
autonomía de la sociedad civil? Estas preguntas
deberán ser tratadas por los actores políticos que
surjan en este nuevo ciclo. Sin embargo, es
relevante –tal como se menciona en los párrafos
anteriores- el aprender del pasado y no volver
hacer lo mismo esperando resultados diferentes
debe ser una de las claves de los debates
venideros.

Bibliografía

Correa, S. (2001). Historia del siglo XX chileno :


balance paradojal. Editorial Sudamericana.
Knight, A. (2005). Revolución, Democracia y
Populismo en América Latina. Santiago:
Centro de Estudios Bicentenario y Pontificia
Universidad Católica de Chile.
Paramio, L. (1991). El final de un ciclo y la crisis de
los actores: América Latina ante la década de
los 90. Revista de Esludios Poliiicos (Nuevo
Época).
Rinke, S. (2002). Cultura de masas, reforma y
nacionalismo en Chile : 1910-1931. DIBAM.
Sottoli, S. (2002). La política social en América
Latina: diez dimensiones para el análisis y el
diseño de políticas. Papeles de Población.

Búsquedas Políticas |59