Вы находитесь на странице: 1из 16

Los 14 Principios Administrativos de Fayol, a pesar de tener más de un

siglo, siguen siendo reconocidos y aceptados universalmente en la


actualidad. No importa cuánto avance la tecnología, o si la empresa es
grande o pequeña, conocer estos principios debe ser de interés para
todo administrador.

Estos son los 14 principios de la administración de Henri Fayol y la forma


en la que puedes implementarlos en tu organización:

(1) División del trabajo


Este principio nos dice que el trabajo debe dividirse en varias partes, y
que a cada individuo debe asignársele únicamente una parte del trabajo
de acuerdo con sus habilidades, en vez de darle todo el trabajo a una
sola persona.

Cuando un individuo en particular realiza el mismo trabajo repetidamente,


se convertirá en un experto realizando esa parte particular de todo el
trabajo. En consecuencia, la organización se beneficiará de la
especialización del trabajador.
Por ejemplo, una fábrica de muebles recibe una orden para producir 100
mesas. La fábrica cuenta con 5 trabajadores. Hay dos formas de
completar este pedido. La primera, es que cada trabajador complete 20
mesas.

La segunda forma puede ser distribuir las diferentes partes de la mesa,


como las patas, los soportes laterales, el top, el ensamblado y el
acabado a los 5 trabajadores, de tal manera que cada trabajador realice
la misma tarea para las 100 mesas. Lógicamente, este método es mucho
más eficiente que el primero.

El principio de división del trabajo no se aplica a los trabajadores


únicamente sino también a los gerentes. Por ejemplo, si un gerente pasa
un largo período de tiempo trabajando en las mismas actividades, se
convertirá en un experto en ese trabajo particular. En consecuencia,
podrá tomar más y mejores decisiones en menos tiempo.

Los efectos positivos de la especialización en el trabajo son la mejora en


la calidad del trabajo, aumento en la velocidad de producción y menor
gasto de recursos.

(2) Autoridad y Responsabilidad


De acuerdo con este principio, la autoridad y la responsabilidad deben ir
de la mano. Significa que solamente puede responsabilizar a un individuo
particular por un trabajo que se le asignó, si también le dio la autoridad
suficiente para descargar esa responsabilidad.
No es correcto responsabilizar a una persona por un trabajo en ausencia
de autoridad. De acuerdo con Fayol, “el resultado de la autoridad es la
responsabilidad. Cuando la autoridad se usa, la responsabilidad nace
automáticamente.”

Por ejemplo, el Gerente General de una compañía ha duplicado la meta


de ventas para el siguiente año. Para lograr este objetivo, debe darle
autoridad al Gerente de Ventas para contratar nuevos representantes de
ventas y realizar publicidad de acuerdo con la necesidad. Si la
autorización para llevar a cabo estas cosas no es proporcionada, el
Gerente de Ventas no puede ser responsabilizado por no alcanzar la
meta.

(3) Disciplina
La disciplina es esencial en cualquier trabajo exitoso. Fayol considera
que la disciplina significa obediencia, respeto de la autoridad y
observancia de las reglas establecidas.
La disciplina puede establecerse mediante una buena supervisión en
todos los niveles, una explicación clara de las reglas y la implementación
de un sistema de premios y castigos. Los empleados obedecerán solo si
reciben una buena dirección por parte de su gerente. Un gerente puede
dar un buen ejemplo a sus subordinados disciplinándose a sí mismo.

Por ejemplo, si los empleados rompen su promesa de trabajar a su


mayor capacidad, equivaldría a una violación de su obediencia. O si un
gerente tiene autoridad de realizar ventas al crédito, pero únicamente
ofrece esta facilidad a sus familiares y amigos, equivaldría a ignorar su
respeto por su autoridad.

(4) Unidad de Comando


De acuerdo con el principio de Unidad de Comando, cada empleado
debe recibir órdenes solamente de un superior a la vez, y ese empleado
debe responder únicamente a ese superior sin que existan otras líneas
de comando en conflicto. Si hay varios superiores impartiendo ordenes al
mismo empleado, éste no sabrá a cuál orden darle prioridad, generando
confusión.
Esta situación afecta negativamente la eficiencia de los subordinados.
Por otra parte, cuando hay varios superiores, cada superior quiere que se
les dé prioridad a sus órdenes. Este problema de egos crea la posibilidad
de un enfrentamiento con otros gerentes. En consecuencia, su propia
eficiencia puede verse afectada.

(5) Unidad de Dirección

La Unidad de Dirección significa que únicamente debiera haber una


cabeza para un plan para un grupo de actividades que tienen el mismo
objetivo. En otras palabras, debe haber un plan de acción para un grupo
de actividades que tienen el mismo objetivo y debe haber un solo gerente
para controlarlas.
Por ejemplo, supongamos que una empresa fabrica dos productos,
motonetas y automóviles. Por lo tanto, tiene dos divisiones. Como cada
producto tiene sus propios mercados y problemas, cada división debe
tener sus propias metas, y planificar de acuerdo a sus condiciones
específicas para lograr los mejores resultados.

Es necesario distinguir entre la unidad de comando y la unidad de


dirección. La unidad de comando significa que únicamente debe haber
un gerente dando órdenes a un empleado, mientras que la unidad de
dirección significa que únicamente debe haber un gerente ejerciendo el
control de todas las actividades hacia un mismo objetivo.

(6) Subordinación del interés individual al interés general


De acuerdo con este principio, el interés general o el interés de la
organización están por encima de todo.
Por ejemplo, si un gerente se encuentra en la posición de tomar una
decisión que podría dañarlo personalmente pero cuyo resultado beneficia
a la empresa, lo correcto sería que tome la decisión. Por el contrario, si
una decisión ayuda al gerente de manera personal pero resulta en una
pérdida para la empresa, dicha decisión nunca debería de ser tomada.

(7) Remuneración a los empleados


Si esperas que tus empleados sean disciplinados, quieres tener unidad
de dirección y comando, entonces debes remunerar a los empleados
para que se concentren en su trabajo en vez de estar pensando en irse a
trabajar con la competencia.
Fayol es de la opinión de que los empleados deben recibir una
remuneración justa para que tanto los empleados como los dueños se
sientan igualmente satisfechos. Es tarea del administrador asegurarse
que los empleados reciban una remuneración acorde a su trabajo.

Por el contrario, si los empleados no reciben una remuneración justa por


su trabajo, éstos no trabajarán con dedicación, honestidad ni a plena
capacidad. Como resultado, la organización terminará fracasando.

Una remuneración justa depende de varios factores como el costo de


vida, la demanda de trabajos y la habilidad del empleado. De acuerdo
con Fayol, para motivar a los empleados es necesario darles otros
incentivos además de la remuneración general, como bonos, premios y
reconocimientos.

Por ejemplo, supongamos que las cosas marchan bien y la compaña


está logrando buenos ingresos. En tal situación, la remuneración de los
empleados debiera incrementarse sin que éstos siquiera deban
solicitarlo. Si esto no se hace, los empleados dejarán la empresa a la
primera oportunidad y se tendrá que incurrir en gastos de contratación y
entrenamiento de nuevo personal que significarán una pérdida para la
empresa y una merma en la eficiencia.
(8) Centralización y Descentralización
La centralización es la cantidad de control que recae en las personas de
una organización. Si hay un grupo selecto de personas que tienen control
(por ejemplo en grandes corporaciones), entonces esto se conoce como
centralización. Por otra parte, si el control de la organización está en
manos de un porcentaje mayor de personas (como en las pequeñas
empresas), se conoce como descentralización.

Las organizaciones deben mantener un balance entre centralización y


descentralización, apuntando a una centralización efectiva en vez de
completa centralización o completa descentralización. Al hablar de
centralización efectiva, Fayol sugiere que los superiores mantengan la
autoridad de tomar las decisiones importantes, mientras que las
decisiones diarias y de menor importancia sean delegadas a los
subordinados.

Por ejemplo, las decisiones en cuanto a la determinación de objetivos,


políticas y expansión del negocio deben permanecer en manos de los
superiores. Mientras que la autoridad para comprar insumos y dar
permisos a los empleados debe ser delegada a los subordinados.

La mayoría de grandes empresas tienen unidades estratégicas de


negocios que también son una forma de descentralización. Estas
unidades estratégicas de negocios tienen su propio poder para tomar
decisiones. De manera similar, muchas empresas pequeñas comparten
la autoridad de manera descentralizada para realizar el trabajo más
rápidamente. Sin embargo, esto depende del negocio y el tipo de
industria.

Los efectos positivos de este principio son:

 Reducción de la carga de trabajo de los superiores


 Mejores decisiones son tomadas más rápidamente
 Mejora la iniciativa de los empleados

(9) Cadena escalonada

Toda organización tiene una jerarquía. La cadena escalonada se refiere


a una línea formal de autoridad que se mueve desde el rango superior
hasta el rango más inferior en una línea recta.

De acuerdo con Fayol, la cadena debe ser clara y seguirse de manera


estricta. Significa que las comunicaciones deben moverse desde el tope
hacia la base y viceversa en una línea recta. La condición importante es
que ningún nivel en la cadena de mando sea saltado durante la
comunicación.
Sin embargo, también es fundamental la comunicación lateral, siempre y
cuando los superiores la autoricen. Este concepto se desarrolló para que
empleados del mismo rango se puedan contactar en caso de emergencia
para evitar retrasos en la comunicación.

(10) Orden
El lugar de trabajo debe ser seguro y limpio para todos los empleados. El
principio de orden dicta que debe haber un lugar para cada cosa, cada
cosa debe estar en su lugar y la persona indicada debe estar en el lugar
indicado. Debe haber un orden para los materiales, las cosas y las
personas en la organización de modo a lograr mayor eficiencia y
coordinación.

El orden de las cosas es llamado Orden Material, y el orden de las


personas es llamado Orden Social. Si una organización no trabaja de
forma ordenada, habrá caos. Mantener el orden material y social asegura
que todos en la organización conozcan su lugar de trabajo, lo que cada
quien debe hacer y de donde debe obtener el material requerido.
Consecuentemente, todos los recursos en la organización serán
utilizados apropiadamente.
(11) Equidad
Al lidiar con los empleados, el gerente debe ser amable, justo y tratar a
todos los empleados por igual. La equidad crea equidad y devoción de
los empleados hacia la organización. El principio de equidad sugiere que
los gerentes deben ser imparciales, sin mostrar preferencias.

Una queja común entre los empleados es que sienten que otros
empleados son tratados de forma distinta, son mejor remunerados o son
promovidos a un mejor puesto a pesar de tener un rendimiento inferior.
Una organización justa es aquella en la que se mantiene la equidad para
todos. Si la compañía es ética, la equidad se conseguirá de manera
automática.

Fayol también nos dice con este principio que no debe haber un trato
igual hacia dos empleados cuyo desempeño es distinto. Si un empleado
trabaja muy bien y otro trabaja mal, el segundo debe ser tratado
severamente. Eso sería lo justo y equivaldría a equidad. Por esto mismo
Taylor sugirió su método de remuneración diferencial.

Por ejemplo, un obrero termina 10 unidades de un producto en un día.


Otro obrero que es pariente del supervisor completa solo 8 unidades,
pero recibe la misma remuneración que el primero. Esto viola el principio
de equidad. El segundo obrero debería recibir menos remuneración que
el primero.

(12) Estabilidad del personal


Los administradores deben realizar un esfuerzo por reducir la rotación de
personal. Naturalmente, si hay demasiada rotación, se perderá mucho
tiempo en capacitación y entrenamiento y subirán los costos. A los costos
de reclutamiento y selección se debe sumar el aumento en errores y
defectos en la producción y el sentimiento de inestabilidad en los
empleados. La retención de empleados productivos debe ser prioritaria.

Aunque puede tomar tiempo, los gerentes deben dar suficiente tiempo a
los empleados para asentarse en sus nuevos puestos, ya que éstos
deben aprender a realizarlos bien para volverse más eficientes. De
acuerdo con Fayol, los empleados deben sentirse seguros y estables en
su puesto ya que la inestabilidad lleva a la ineficiencia.

Si analizamos a las empresas exitosas, se toman la rotación de personal


muy en serio. Cuentan con varios procedimientos para asegurarse que
sus empleados no abandonen a la compañía, e incluso si lo hacen, la
gerencia realiza un gran esfuerzo para averiguar los motivos por los
cuales un empleado decide dejar la empresa. De forma similar, utilizan
tácticas para que sus empleados no se aburran e incentivos para
mantener su iniciativa.

Las organizaciones exitosas tienen un grupo de empleados estables.


Estos son algunos de los beneficios en pocas palabras:

 Entre menos rotación, mejores son las ganancias.


 Una alta rotación significa un aumento de los costos de
reclutamiento, selección, capacitación, entrenamiento, rechazos
por productos defectuosos.
 Si la rotación es baja significa que los empleados están contentos y
la empresa se desarrollará más rápido al contar con empleados
entrenados en todos los puestos.

(13) Iniciativa

Los empleados deben tener la suficiente libertad para planificar sus


labores y llevarlas a cabo, siempre dentro de los límites de la autoridad y
disciplina. Los gerentes deben abandonar su falso sentido del prestigio
para alentar la iniciativa en los empleados y animarlos a expresar nuevas
ideas. Esto motiva el interés y el involucramiento de los empleados, lo
cual crea un valor agregado para la empresa y termina por convertirse en
una fortaleza para la organización. La iniciativa brinda satisfacción a los
empleados y conlleva al éxito de la empresa.
Por ejemplo, un vendedor le sugiere al gerente de ventas que
implemente una nueva técnica de negocios. El gerente de ventas le dice
al vendedor que eso no es posible e ignora la sugerencia sin siquiera
pensarlo. En esa situación, el vendedor que fue menospreciado nunca
volverá a ofrecer alguna sugerencia porque su deseo de tomar iniciativa
ha sido suprimido.

Si por el contrario su sugerencia hubiera sido escuchada de manera


atenta (aunque no se hubiera implementado), la iniciativa del empleado
habría sido alentada y tendría el valor de ofrecer nuevas sugerencias en
el futuro.

Suena muy bien cuando escuchamos que una compañía ha innovado y


lanzado un producto nuevo al mercado. Pero muchas veces nos
preguntamos por qué las empresas no innovan constantemente. Si
analizas a las empresas más innovadoras te darás cuenta que son las
que alientan a sus talentos jóvenes y viejos para expresar sus ideas,
mostrando interés en ellas e involucrándose para motivar a esos
profesionales.

Google, Apple y Amazon son algunas de las empresas que han


implementado este principio de Fayol. En Google, los desarrolladores e
ingenieros tienen un tiempo para distraerse y relajarse mientras piensan
en ideas innovadoras que puedan convertirse en productos para Google.
Lo mismo sucede en Apple y Amazon. Al alentar la iniciativa de los
empleados, el nivel innovador de esas empresas es elevado.

Efectos positivos de la iniciativa:

 Incrementa el poder de pensamiento de los empleados


 Se logra la cooperación entre los empleados al implementar
decisiones
 Aumenta el sentimiento de apego hacia la organización

(14) Espíritu de equipo


De acuerdo con este principio, el administrador debe esforzarse
continuamente por desarrollar un espíritu de equipo, cooperación y
unidad entre sus subordinados. Para lograrlo, el primer paso es utilizar la
palabra “nosotros” en vez de “ustedes” al hablar con ellos.
El espíritu de equipo es la unión entre la gerencia y los empleados de la
empresa, que lleva a que una organización se sienta orgullosa de lo que
hace logrando lealtad de sus empleados y clientes. Contribuye a la
cultura organizacional y crea una atmósfera de confianza mutua y
entendimiento.

La cohesión entre los empleados es una fuente de gran fortaleza para la


organización y una cualidad en los negocios exitosos. El espíritu de
equipo le da una verdadera ventaja competitiva a la organización porque
significa que los empleados son entusiastas, están motivados y harán lo
que sea por la empresa o la gerencia.