Вы находитесь на странице: 1из 1

Los filósofos de la ciencia han reconocido, desde hace ya varias décadas, que una de las principales actividades de la práctica

científica normal
consiste en la construcción y aplicación de modelos. Una descripción de estas prácticas de la ciencia, que son tanto teóricas como
experimentales, muestra que hay numerosos tipos de modelos científicos, entre otros, mapas, maquetas, íconos, prototipos, sistemas de
ecuaciones y simulaciones computacionales. Un modelo, por consiguiente, puede ser tanto un objeto concreto como uno abstracto. Además, es
evidente que los modelos desempeñan funciones muy diversas, que van desde la predicción teórica hasta la enseñanza de la ciencia. La función
heurística de los modelos se admite de manera casi unánime. La capacidad explicativa de los modelos, en cambio, ha sido más discutida. En
cualquier caso, la finalidad con la que se construyen los modelos depende de los intereses de los usuarios de tales modelos. Un mismo modelo
puede desempeñar varias funciones a la vez en un mismo contexto de aplicación, así como migrar, usualmente luego de sufrir modificaciones,
de un contexto a otro, e incluso de una disciplina a otra diferente.

La concepción predominante de los modelos ha procurado comprenderlos en función del concepto de representación. De esta manera, los
modelos se han concebido como representaciones (idealizadas o simplificadas) de los fenómenos, de modo que el carácter representativo sería
la propiedad esencial que los diferentes tipos de modelos tienen en común. Sin embargo, el concepto mismo de representación, que proviene
de la filosofía del lenguaje y de la mente, ha sido refractario al análisis filosófico, por lo que no existe una teoría de la representación científica
que tenga consenso en la comunidad los filósofos de la ciencia. Frente a esta dificultad, se ha intentado elaborar una concepción no
representacionista de los modelos, que todavía es incipiente.

dependiendo de las funciones que pudieran tener existen diversos tipos de modelos científicos. Un modelo en términos científicos puede ser
un objeto determinado, como también impreciso.

Los modelos realizan funciones diversas que pueden ir desde la formulación de una teoría hasta la educación en el ámbito de la ciencia. La
función de descubrimiento que tienen los modelos es aceptada por toda la comunidad científica. En cambio, la capacidad explicativa de los
modelos científicos ha sido muy debatida.

Sin embargo, la finalidad que tiene la construcción de los modelos dependerá de los intereses de quienes usen el modelo. Adicionalmente, un
modelo puede realizar diversas funciones dentro de su mismo contexto de aplicación. Así como también, luego de sufrir transformaciones
puede migrar de un contexto a otro.

En el campo de la ciencia se dedica mucho tiempo en la construcción, comprobación, cotejo y revisión de los modelos científicos. Por lo tanto,
gran parte de la investigación en la ciencia se concentra más en los prototipos que en la realidad, esto se debe porque al estudiar un modelo se
comprueban hechos y se hacen descubrimientos de las características del sistema que el modelo representa.

Modelos Físicos

Es una representación a escala de un prototipo, para estudiar cómo se comporta su estructura o parte de ella, bajo ciertas condiciones para de
esta manera, perfeccionar su diseño. También puede ser un modelo matemático de un sistema físico.

Un modelo físico puede referirse a una construcción teórica (modelo matemático) de un sistema físico. También a un montaje con objetos
reales que reproducen el comportamiento de algunos aspectos de un sistema físico o mecánico más complejo a diferente escala (modelo
material en miniatura). El término aparece con diferentes acepciones en el ámbito de la física o en el de la física aplicada, como la ingeniería.

Los modelos físicos teóricos a veces se plasman en forma de un hamiltoniano efectivo o hamiltoniano modelo: aquel hamiltoniano que no
considera explícitamente todas las variables del sistema, sino que las resume en un pequeño número de interacciones. Aunque sus funciones
propias sólo contienen una pequeña parte de la información necesaria para una descripción completa, se busca que las diferencias entre
sus valores propios se corresponden exactamente a las diferencias entre las energías reales, por lo que pueden usarse para racionalizar
propiedades medidas experimentalmente. Su objetivo es comúnmente una descripción simplificada del problema, en la que se estudia de
forma rigurosa el efecto de un fenómeno concreto, usando una descripción implícita del resto de fenómenos. Estrictamente, hay diferencias
sutiles entre los hamiltonianos efectivos y los hamiltonianos modelo, derivadas de la forma de parametrizar las interacciones. Se usan
hamiltonianos modelo como herramienta auxiliar en un amplio rango de campos de la física, incluyendo la física de la materia condensada,
la óptica y la física nuclear.

https://www.clasificacionde.org/tipos-de-modelos-cientificos/