Вы находитесь на странице: 1из 4

1

LICEO MUNICIPAL DE MAIPÚ


“ALCALDE GONZALO PEREZ LLONA”
DEPARTAMENTO DE LENGUAJE
PROFESORA INGRID A. CONCHA SUAZO

GUÍA N° 5
LENGUAJE Y COMUNICACIÓN 4° MEDIO
UNIDAD I: Tradición y cambio

NOMBRE DEL ESTUDIANTE: ________________________________________ CURSO: ________ FECHA: ________


PUNTAJE IDEAL: PUNTAJE OBTENIDO: ______

OBJETIVO DE APRENDIZAJE
AE 01: Analizar e interpretar textos literarios de carácter reflexivo- argumentativo (ensayos, crónicas de opinión, columnas de
opinión, etcétera) de autores chilenos y latinoamericanos de los siglos XIX y XX.
AE 02: Identificar, definir y comparar las configuraciones (estructuras) típicas o ideales de los textos expositivos- argumentativos,
en particular respecto de las secuencias discursivas que incorporan: narrativa, descriptiva, explicativa, dialógica y argumentativa.
AEG: Escribir textos expositivos- argumentativos sobre los temas o lecturas propuestos para el nivel.

TEXTO 1

EL PACHUCO Y OTROS EXTREMOS

A todos, en algún momento, se nos ha revelado nuestra existencia como algo


particular intransferible y precioso. Casi siempre esta revelación se sitúa en la
adolescencia. El descubrimiento de nosotros mismos se manifiesta como un
sabernos solos; entre el mundo y nosotros se abre una impalpable, transparente
muralla: la de nuestra conciencia. Comienza el autor describiendo al mexicano
autóctono y al mexicano norteamericano o pachuco. Es cierto que apenas
nacemos nos sentimos solos; pero niños y adultos pueden trascender su soledad
y olvidarse de sí mismos a través de juego o trabajo. En cambio, el adolescente,
vacilante entre la infancia y la juventud, queda suspendido un instante ante la
infinita riqueza del mundo. El adolescente se asombra de ser. Y al pasmo, sucede
la reflexión: inclinado sobre el río de su conciencia se pregunta si ese rostro que
aflora lentamente del fondo, deformado por el agua, es el suyo. Prosigue Paz,
haciendo una analogía entre la búsqueda de identidad de un pueblo y la etapa
de la adolescencia. La singularidad de ser- pura sensación en el niño- se
transforma en problema y pregunta, en conciencia interrogante.

A los pueblos en trance de crecimiento les ocurre algo parecido. Su ser se


manifiesta como interrogación: ¿qué somos y cómo realizaremos eso que somos?
Todo pueblo antes de poder entregarse a un hacer concreto de su identidad
debe “despertar”, pasando por una etapa de reflexión. Despertar a la historia
significa adquirir conciencia de nuestra singularidad, momento de reposo reflexivo antes de entregarnos al hacer. Lo
importante para el escritor no son las respuestas ni la verdad de ellas, sino la posibilidad de interrogarse para
encontrarse. “Cuando soñamos que soñamos, está próximo el despertar”, dice Novalis. No importa, pues, que las
respuestas que demos a nuestras preguntas sean luego corregidas por el tiempo; también el adolescente ignora las
futuras trasformaciones de ese rostro que ve en el agua: indescifrable a primera vista, como una piedra sagrada cubierta
de incisiones y signos, la máscara del viejo es la historia de unas facciones amorfas, que un día emergieron confusas,
extraídas en vilo por una mirada absorta. Si bien es importante, el hacer la frase de reflexión para despertar a la
conciencia de ser es inevitable. Por virtud de esa mirada las facciones se hicieron rostro y, más tarde, máscara,
significación, historia.

Debiéramos, si escuchamos a Paz, revisar el quehacer de un pueblo: su arte, sus comidas, sus manifestaciones
populares para encontrarnos con rasgos de su identidad. Lo que nos puede distinguir del resto de los pueblos no es la
siempre dudosa originalidad de nuestro carácter –fruto, quizá de las circunstancias siempre cambiantes-, sino la de
nuestras creaciones. Pensaba que una obra de arte o una acción concreta definen más al mexicano –no solamente en
tanto que lo expresan, sino en cuanto, al expresarlo, lo recrean- que la más penetrante de las descripciones. Por lo ya
expuesto el poeta duda en algún instante acerca de la utilidad del reflexionar sobre la identidad. Mi pregunta, como
las de los otros, se me aparecía, así como un pretexto de mi miedo a enfrentarme con la realidad; y todas las
especulaciones sobre el pretendido carácter de los mexicanos, hábiles subterfugios de nuestra impotencia creadora.
2
Finalmente, y volviendo con la analogía de la etapa de la adolescencia, Paz expresa que es natural debido a lo vivido
por el pueblo mexicano, enfrentar una etapa de reflexión.

Pero, así como el adolescente no puede olvidarse de sí mismo –pues apenas lo consigue deja de serlo- nosotros no
podemos sustraernos a la necesidad de interrogarnos y contemplarnos. No quiero decir que el mexicano sea por
naturaleza crítico, sino que atraviesa una etapa reflexiva. Es natural que después de la fase explosiva de la Revolución, el
mexicano se recoja a sí mismo, y, por un momento, se contemple.

Se cierra esta parte introductoria del ensayo apostando a que en un futuro ya se habrá pasado a una etapa en la que
las preguntas relevantes para este momento no tendrán mayor importancia. Las preguntas que todos nos hacemos
ahora probablemente resulten incomprensibles dentro de cincuenta años. Nuevas circunstancias tal vez produzcan
acciones nuevas.

Octavio Paz, El laberinto de la soledad.


Santiago, Fondo de cultura económica, Chile S.A., 1994.
(Texto intervenido)

TEXTO 2

MI RELIGIÓN

Me escribe un amigo desde Chile diciéndome que se ha encontrado allí con algunos que, refiriéndose a mis escritos, le
han dicho: “Y bien, en resumidas cuentas, ¿cuál es la religión de este señor Unamuno?” Pregunta análoga se me ha
dirigido aquí varias veces. Y voy a ver si consigo no contestarla, cosa que no pretendo, sino plantear algo mejor, el
sentido de tal pregunta.

En el orden de la pura especulación filosófica, es una precipitación el pedirle a uno soluciones dadas, siempre que haya
hecho adelantar el planteamiento de un problema. Cuando se lleva mal un largo cálculo, el borrar lo hecho y empezar de
nuevo significa un no pequeño progreso. Cuando una casa amenaza ruina o se hace completamente inhabitable, lo que
procede es derribarla, y no hay que pedir se edifique otra sobre ella. Cabe, sí, edificar la nueva con materiales de la vieja,
pero es derribando antes ésta. Entretanto, puede la gente albergarse en una barraca, si no tiene otra casa, o dormir a
campo raso.

Y es preciso no perder de vista que, para la práctica de nuestra vida, rara vez tenemos que esperar a las soluciones
científicas definitivas. Los hombres han vivido y viven sobre hipótesis y explicaciones muy deleznables, y aun sin ellas.
Para castigar al delincuente no se pusieron de acuerdo sobre si éste tenía o no libre albedrío, como para estornudar no
reflexiona uno sobre el daño que puede hacerle el pequeño obstáculo en la garganta que le obliga al estornudo.

(…) Y me pasaré la vida luchando con el misterio y aun sin esperanza de penetrarlo, porque esa lucha es mi alimento y es
mi consuelo. Sí, mi consuelo. Me he acostumbrado a sacar esperanza de la desesperación misma. Y no griten ¡Paradoja!
los mentecatos y los superficiales.

Y lo más de mi labor ha sido siempre inquietar a mis prójimos, removerles el poso del corazón, angustiarlos, si puedo. Lo
dije ya en mi Vida de Don Quijote y Sancho, que es mi más extensa confesión a este respecto. Que busquen ellos, como
yo busco; que luchen, como lucho yo, y entre todos algún pelo de secreto arrancaremos a Dios, y, por lo menos, esa
lucha nos hará más hombres, hombres de más espíritu.

(…) Y como el hombre es terco y no suele querer enterarse y acostumbra después que se le ha sermoneado cuatro horas
a volver a las andadas, los preguntones, si leen esto, volverán a preguntarme: "Bueno; pero ¿qué soluciones traes?" Y yo,
para concluir, les diré que, si quieren soluciones, acudan a la tienda de enfrente, porque en la mía no se vende
semejante artículo. Mi empeño ha sido, es y será que los que me lean, piensen y mediten en las cosas fundamentales, y
no ha sido nunca el de darles pensamientos hechos. Yo he buscado siempre agitar, y, a lo sumo, sugerir, más que instruir.
Si yo vendo pan, no es pan, sino levadura o fermento.
Miguel de Unamuno

I. COMPRENSIÓN DE LECTURA: Contesta las preguntas sobre el ensayo “El Pachuco y otros extremos” de Octavio Paz.

a) ¿En qué etapa de la vida de los seres humanos se manifiesta la idea de que somos “particulares y únicos”?
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

b) ¿Cómo se manifiesta este acto de tomar conciencia de la propia singularidad?


3
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

c) ¿Qué función cumple el juego y el trabajo en la vida de los niños y los adultos?
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

d) El autor del ensayo, ¿con qué compara lo que les ocurre a los adolescentes?
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

e) Según el ensayo, ¿qué significa “despertar a la historia”? Explica.


___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

f) Explica con tus palabras la siguiente cita del ensayo: “Pensaba que una obra de arte o una acción concreta
definen más al mexicano –no solamente en tanto que lo expresan, sino en cuanto al expresarlo lo recrean”.
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

g) De las siguientes “acciones” elige, al menos dos que te parecen que expresan el ser chileno y completa el cuadro
indicando el aspecto de la identidad que expresan.

ACCIONES Aspecto de la identidad que expresan.

Fiesta de la Tirana.

Bailar cueca.

La minga.

Inaugurar tijerales.

- -

h) ¿De qué manera influye tu historia personal (tu familia, tus amigos, tu vida escolar) en la búsqueda de tu
identidad?
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

II. COMPRENSIÓN DE LECTURA: responde de acuerdo al ensayo de Miguel de Unamuno, “Mi religión”.
4

a) ¿Qué quiere decir Unamuno al afirmar: “no pretendo sino plantear algo mejor, el sentido de tal pregunta”?
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

b) ¿Qué es lo que nos hace ser hombres de más espíritu?


___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

c) ¿Por qué afirma que él no vende pan, sino levadura o fermento?


___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

III. SINTESIS DE INFORMACIÓN: completa el siguiente cuadro con elementos de la estructura de los ensayos leídos.

“El laberinto de la soledad”, Octavio Paz “Mi religión”, Miguel de Unamuno.

La identidad de los pueblos


TEMA

TESIS

ARGUMENTOS

IV. ANALISIS LOCAL: Analiza el siguiente fragmento del texto de Octavio Paz.

“El adolescente se asombra de ser. Y al pasmo, sucede la reflexión: inclinado sobre el río de su conciencia se pregunta si
ese rostro que aflora lentamente del fondo, deformado por el agua, es el suyo.”

a) ¿Qué quiere decir este texto?


___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

b) ¿Qué es el río de la conciencia?


___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________

c) ¿A qué se refiere al preguntarse si el rostro que aflora es el suyo?


___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________