You are on page 1of 11

TRABAJO VACACIONAL

Plan Lector: Cuentos Malévolos de Clemente Palma

1 DE ENERO DE 2019
MIGUEL ADOLFO TANTAVILCA TOLENTINO
3ro. De Secundaria
Plan Lector: Cuentos Malévolos
ACTIVIDADES:
Resúmenes
El príncipe alacrán
Macario y su hermano Feliciano sin unos gemelos una gran cantidad
de dinero heredado de sus padrea ya muertos, gracias a algunas
fábricas de inmuebles que aquellos tenían.
A Macario le inquietaba un fenómeno psicológico que tenían su
hermano y él. Por tener mismos rasgos, apariencia, entonación y
vestimenta; lo único que los diferenciaba eran sus gustos y
emociones, es decir, es como si una identidad estuviese
compartiendo los dos.
Macario siempre se ponía a pensar si él no era Macario sino
Feliciano, por eso un día los dos decidieron entrar a un notario
público y ponerse una marca que represente cual era Macario y cual
era Feliciano, pero para Macario no era suficiente, pensaba que al
ponerles sus marcas de identificación se habían equivocado.
Los dos hermanos siempre se calmaban de su fenómeno psicológico
bebiendo y, repentinamente, olvidaban lo que estaban pensado.
Macario estaba muy cansado así que se puso una dosis de morfina y
se fue a dormir, por la noche escuchaba desagradables sonidos, fue
a investigar y encontró un enorme alacrán negro que llevaba la
marca de una corona en su cabeza, lo extraño era que Macario
podía entender al alacrán, suplicaba por su vida, pero Macario no
dudo en matarlo, aliviado se recostó en su cama y se durmió.
De pronto una fuerte sensación lo hizo despertar, horrorizado vio
como varios alacranes lo rodeaban. Pidiendo suplicas para que no lo
maten, la reina alacrán se molesta y le respondió: “De la misma
forma que nuestro rey pidió suplicas, pero tú lo mataste sin piedad,
en cambio, te voy a dar una oportunidad nuestro rey buscaba la paz
en nuestros mundos así que la investigación que amaba mi rey del
mismo modo representare ese amor en ti.”
Macario despertó en la mañana siguiente y su hermano Feliciano
estaba a su lado; se levanta y va a confirmar si esta la mancha que
había dejado el rey al matarlo, sorprendido todo lo ocurrido esa
noche fue real, entonces, su hermano le comenta que por la
mañana cuando regresó vio a un alacrán grande y otro chiquito a
lado de su cama y los mató; Macario, molesto, le dice que esa era la
reina y su hijo, y que ahora vendrán por Feliciano, Macario recoge
sus cosas y se muda de casa, Feliciano se quedó con la casa paterna
y se le recuerda como un alcohólico hasta ahora.
El Nigromante
En un castillo de Suabia vivía un viejo conde, su mujer lo engaño con
un caballero cruzado y se fue con él, desde ese momento el conde
dejó encerrada a su hermosa hija en la parte más alta de su castillo
para que no pudiera ver el pueblo, el conde empezó a dedicarse
toda su vida a las artes oscuras y conexiones con el diablo. Había
una poción en específico que él deseaba, pero que los ingredientes
fueron empapados por un pequeño vaso de vino, esa poción que él
deseaba era el de la felicidad.
Deseaba esa opción para olvidar los recuerdos de su malvada
esposa que los llenaba de ira y odio, y eso le afectaba a su hija,
porque, cuando crecía se parecía cada vez más a su madre.
Un día, desesperado por encontrar los ingredientes restantes,
convoco al diablo y le pidió que les diera los ingredientes restantes y
él contesto: “Llama a tu hija que ella sabe la respuesta.”
De inmediato el conde llamó a su hija y le preguntó si sabía que era
la felicidad, ella respondió temblorosa: “no lo sé.” El conde molesto
respondió furioso con un que va a saber ella si es una copia exacta
su maldita madre.
Pasaron muchos años desde entonces, el conde está cada vez más
cerca de recrear la fórmula de la felicidad, pero de alguna u otra
forma no podía encontrar el ingrediente restante así que de nuevo
llamo al diablo y el diablo le contesto lo mismo que la última vez, el
conde llamo a su hija y le pregunto: ¿Qué era la felicidad? Y ella
segura respondió: “Ser madre de eso se trata la felicidad o del amor
a tus seres queridos, aunque el único tipo de amor que he oído es
de las historias lascivas que cuenta el escudero.” El conde muy
molesto respondió que vas a saber tú de ser madre si ni siquiera
tuviste una que te quisiera.
Después de algunos años más el conde se rindió por completo, así
que llamo de nuevo al diablo y el diablo le respondió de nuevo la
última vez que lo vio, el conde llamó a su hija y le pregunto de
nuevo: ¿Qué era la felicidad? Y ella con seguridad contestó: “La
felicidad es olvidarte de tu pasado querer a tu hija y perdonar a tus
nietos.” En eso el conde escuchó unos sonidos en la sala de herrería
eran dos niños jugando con los materiales, entonces, una niña que
se le acercó al conde y le preguntó si le quería contar una historia, el
conde con gusto respondió que sí.
Los Canastos
Marcof un buen hombre de familia que cuando llega la época de las
primeras nevadas cambia completamente su actitud trayendo el
mal consigo.
Un día un pobre hombre llamado Vassielich, que tuvo la mala suerte
de encontrarse en época de nevada, llevando unos canastos de
pescado para pagar su hipoteca y la comida de su familia, llegando a
un puente donde pasaba caminando Marcof.
En medio del puente, una de las ataduras se desató mientras el
hombre no se percataba, ya sea por estar sordo o por tener la
mente en blanco, todos los canastos se empezaron a caer en el rio
poco a poco.
Marcof presenciando tal desastre tenía dos opciones, dejar una
pequeña huella de humildad en memoria del beneficio o un grave
daño que haría un profundo recuerdo. Marcof sin dudarlo eligió la
segunda.
Mientras Marcof se contenía de la risa al ver los canastos cayendo al
rio, el pobre señor seguía caminando sin saber lo que pasaba,
entonces, Marcof riéndose le dijo al señor: “Sus canastos se caían
uno por uno en medio del puente yo le pude haber informado, pero
me parecía afortunado al verlo.”
El señor pálido vio como la mercancía se iba por el rio, llorando e
impotente soltó una mirada a Marcof con odio, pero no hizo nada y
con los pensamientos de que él y su familia estaban perdidos. Se
retiró del lugar y así en la época de nevada era un día casual de
Marcof.
En el carretón
En el carro mortuorio de los paupérrimos, recogieron a un pobre
diablo de estudiante y sin fortuna, creyendo que estaba muerto por
una pelea que tuvo esa noche en la taberna. El despertó rodeado de
una lóbrega oscuridad cuando el carretón avanzó, sintió que una
cabeza estaba recostada pesadamente sobre su hombro.
Él estaba ante sus vasallos, entre los muertos, entre sus buenos
amigos de la sala de disección, a quienes descoyuntaba los huesos,
abría las arterias, sajaba los músculos y arrancaban las vísceras con
colaboración de su camarada Karl y de su viejo maestro el profesor
Kauffmann.
Mientras el carretón avanzaba los muertos empezaron a charlar y
reírse, entre ellos estaba una cortesana que había muerto como la
amada de Raimundo Lulio, también un ladrón de caminos que
abrazaba con ternura un sacristán.
Mientras el pobre diablo añorando la tenue caricia de su novia ideal
la luna que Karl, su rival, le quiso arrebatar en un juego de fullero.
Entretanto él sabía hablar el lenguaje de los muertos se incorporó y
en peso a buscar con quien hablar y entre ellos encontró a Rob un
amigo guapo que siempre tenía una blusa y pantalón de pantalón
rojo, él le pregunto por qué estaba ahí y Rob riéndose como idiota
le contesto que su patrón el verdugo lo decapito por haber tomado
la mano de su hija.
La cortesana le pregunto al chico quien era y él le respondió: “No
me reconoces Lulú, soy yo el estudiante Heinrich y estoy vivo.”
De pronto a todos los muertos les dio una gran irritación y le dijeron
que si él no estaba muerto entonces ellos lo iban a matar, lo
empezaron a estrangular mientras uno de los muertos Pierrot se
empezaba a reír, entonces los portalones se abrieron y todos
regresaron a sus lugares en eso Pierrot se quedó pálido y él lo supo
de inmediato, Pierrot también amaba la luna entonces él se levantó
para ir a casa y el conductor del carretón se asustó y huyo el día
siguiente se levantó pensando en los acontecimientos de la noche
anterior y sintió ese horrible olor a muerto en su boca.
Los ojos de Lina
El teniente Jym de la armada inglesa había pasado muchos años de
su juventud en el país de noruega. Bajo el efecto de sus licores
favoritos, entonaba con voz poderoso hermosas baladas
escandinavas (una región del norte de Europa), que después
traducía, a los integrantes de la compañía Inglesa de Vapores. Antes
de que partiese a San Francisco, se le organizo una gran velada llena
de historia y aventuras, sazonadas con exquisitas bebidas. Y todos
contaban una historia.
Cuando le tocó el turno, el teniente Jym empezó a contar sobre los
sucesos de su romance, a los dieciseises años de edad con Lina,
“tenía los ojos más extrañamente más endiablados del mundo”.
Refería constantemente que cuando ella lo miraba, lo perturbaba
aterradoramente. Lina le pedía que le mirara a los ojos. Pero Jym, se
rehusaba, ella le decía, tienes algo Jym, algo te pasa, solo el que
tiene un peso en su conciencia, que, no se atreve a mirar de frente.
Jym, no quería mortificarla, y sentía vergüenza de esta necedad que
pasaba, y le confeso diciéndole que su mirada lo mata, lo
atormenta, Lina dejo la habitación llorando, y el teniente Jym se fue
a su casa todo esto había ocurrido Días antes de su matrimonio.
Al día siguiente Jym visito a Lina, ella había enfermado de angina, y
lo hicieron pasar a una habitación casi a oscuras, Jym tomándole de
la mano le hablaba de que juntos podían resolver este incidente, tal
vez usarían lentes, mas ella respondió ¡Bah, que tontería! –fue todo
lo que contestó.
Por veinte días Lina estuvo en cama, y por orden del doctor el
teniente Jym no ingresaba a la habitación, hasta que a unos días
antes de su boda, Lina lo mando a llamar, para mostrarle el vestido
de bodas y los regalos. Y ya había recibido infinidad de regalos.
En uno de esos regalos había una caja de cristal forrada de
terciopelo rojo. En ese momento ella le dice que ese es su regalo,
entonces el teniente Jym abre la caja de cristal y encuentra algo
muy desastroso, los ojos de Lina.
Sin embargo, el teniente Jym, mientras termina de contar la
historia, confiesa a sus amigos que lo contado era ficticio que la
invento al mirar el color verde cristal de su botella.
Reelaboración de cuento con final diferente:
La muerte certera
¿Estoy muerto? De ser así, ¿cómo fue que sucedió? pensé con
arrogancia ya que estaba muy confiado de mi situación entonces, es
decir, de lo que consideraba estable y cierto, fuera de duda, estaba
muerto. Al parecer estoy en una carreta.
Revisé mi uniforme y encontré una daga junto a la correa de mi
pantalón. Sostuve la daga con fuerza, no tenía la capacidad de
sentir, ni un sentimiento de miedo pasó por mi cabeza, entonces,
me corté un poco el brazo y vi como empezó a salir la sangre espesa
y putrefacta.
Entre bache y bache, la carreta estaba en un vaivén constante;
después de un rato, de tantas sacudidas, entró un pasajero al
carretón, era un joven como yo, al parecer había sido apuñalado en
su abdomen, tenía una gran mancha de sangre en su camisa blanca.
ꟷNo recuerdo nadaꟷ miró a su alrededor, me di cuenta de la gran
herida en su cabeza, parecía haber sido baleado en ella.
De inmediato le pregunté si me reconocía, pero como era de
esperar no sabía quién era él ni la forma en que había muerto,
empezamos a dialogar sobre nuestra situación, él estaba con
muchas dudas: “Estoy soñando, quizá sea una de esas famosas
parálisis de sueño que tanto aterrorizan a mis compañeros, no
puedo confiar en mis sentidos, ni en ti.”
De pronto, llegó un nuevo pasajero, era mayor que los dos y varias
partes de su cuerpo estaba en descomposición, lo habían recogido
sentado cerca de un restaurante muy elegante, al parecer, había
sido abandonado en ese lugar por semanas. No tenía marcas ni
nada inusual, excepto sus ojos vidriosos, casi gélidos.
Después de veinte minutos en el carretón, una sonrisa se dibujó en
su rostro, le pregunté por que sonreía en voz baja, él
inmediatamente me miró y, respondiéndome tranquilamente, dijo:”
Yo morí sabiendo que fui feliz, al parecer, ustedes no.”
Intuí que los sentimientos son absolutos en el momento de la
muerte, ya que, al igual que el anciano, un sentimiento profundo
me acompañaba al despertarme, y a mi allegado, una incertidumbre
profunda.
Da igual al parecer ya no me importaba estar muerto, debe ser por
mi confianza en lo que pasará en el otro lado o en los siguientes
minutos, ver cómo terminará la historia en los últimos momentos
de tu existencia es un buen castigo por mis crímenes, pero no sé la
razón por la que me afecta tanto; quizá otra persona, algún
escéptico o un espiritista, lo hubiera esperado.
Otro pasajero había arribado, pensé que estaría muerto. Me
observó fijamente, con una sorpresa en su rostro, tenía ojos
pequeños y una nariz aguileña, se podía observar el brillo de sus
ojos, fue extraño ya que el resto de los que estábamos ahí no tenía
tal brillo en sus ojos, es como si nuestros ojos consumieran la luz
lunar que rompe la oscura penumbra.
Él me reconoció de inmediato, me dijo que él y yo fuimos
compañeros, hasta se podría que fuimos alguna vez amigos, pero no
lograba recordarlo, aún a pesar de tener la certeza de haberlo visto.
ꟷY pensar que tenías razón en todo el proceso, pero siempre
llegando a una conclusión estúpidaꟷ dijo con despreció.
Yo quería saber más sobre mi pasado así que le pregunté su
nombre, él me dijo: “Porque te importaría saber mi nombre si ni
siquiera eres la persona que yo conocía, solo eres un muerto, ya
nada te pertenece por no estar vivo.”
Recapacité su respuesta, él tenía razón no tenía ningún derecho de
reclamar mi pasado, porque en realidad, simplemente, estoy
muerto y así me quedaré. El carretón paró para recoger un último
cuerpo.
Era un sacerdote, no tenía ningún rasgo de muerte física al parecer
había muerto por los años, su carne se deprendía de sus huesos.
Despertó lo primero que hizo fue mirar alrededor de él, de algún
modo pudo recordar, pero no me impresionó. Supuse varias razones
por las que pudo recordar, pero no importaba porque llegué a una
conclusión aún mayor.
Estaba contando como Dios lo ayudó a permanecer cuerdo en sus
últimos días de su muerte, arrepentirse de sus actos y ser sincero
con su pensamiento en todo momento.
Apreciar su actitud al relatar su historia, confirmó mi conclusión.
Siguió relatando de como la fe iba a salvarnos del pecado y como el
arrepentimiento ayudaría a nuestros espíritus a elevarse con
nuestro Dios, regresando e uniéndose con Él en la eternidad.
ꟷAhora ya no tiene sentido, ya fuimos juzgados mi señorꟷ tuve la
osadía de interrumpirlo.
El padre no me dijo ni una palabra solo se sentó y miro al cielo,
después, mi compañero salió del carretón sin antes decir: “Tengo
mucho que hacer, después de todo tengo la mala suerte de estar
vivo.”
Después de que mi compañero digiera esas palabras, estamos aquí
a sus pies contando lo que sabemos ya que con toda certeza le diré
que ya esperaba esto, que su conciencia es nuestra conciencia y que
cada momento de certeza que encuentra es poco ya que estamos y
somos animales confundidos, cada vez complicando las cosas sin
saber que nos gustaría estar muertos.
Preguntas del plan lector:
¿Quién ejerce un fuerte influjo en las obras de Clemente Palma?
El padre de Clemente Palma, Ricardo Palma, fue una fuerte
influencia en sus obras por la admiración que le tenía Clemente,
también, porque le gustaba desde pequeño leer muchos libros tanto
que escribió borradores para historias futuras.
¿De qué manera Clemente Palma rompió con la tradición literaria
peruana?
Al desarrolló su obra narrativa en perpetuo diálogo con la estética
decadentista del modernismo y con la tradición literaria, mitológica
y cristiana.
¿Cuáles son los temas de los cuentos de Clemente Palma?
Son historias horríficas como la del príncipe alacrán donde la reina
alacrán tiene un hijo con un humano, también críticas, por ejemplo,
en el hijo prodigo, demostrando una contradicción muy recurrente
con la moral cristiana.
¿Cómo son los personajes de sus obras?
Los seis relatos que conforman los cuentos malévolos tiene como
rasgo estilístico común la fantasía, pues presentan hechos cuya
explicación escapa el orden lógico y natural, es decir, son
acontecimientos cuyo desarrollo siempre es sobrenatural. Por
consecuente sus personajes son muy variados, pero conociendo en
que sus personajes son muy humanos, siendo muy complicados en
sus problemas psicológicos o en su situación social.

Related Interests