Вы находитесь на странице: 1из 5

ZHARICK MONTOYA

INTRODUCCION
En la legislación laboral colombiana existen dos tipos de incapacidades, la incapacidad por
enfermedad general y la incapacidad por enfermedad profesional. La primera está a cargo
de la entidad promotora de salud (EPS) a la que esté afiliado el trabajador y se encuentra
regulada por el Código Sustantivo del Trabajo en su artículo 277, mientras que la segunda
debe ser asumida por las administradoras de riesgos laborales (ARL) y se encuentra
regulada por la Ley 776 del 2002, artículos 2º y 3º. En materia de riesgos laborales, el
artículo 2° de la citada ley define la incapacidad temporal como aquella que, según el cuadro
agudo de la enfermedad o lesión que presente el afiliado, le impida desempeñar su
capacidad laboral por un tiempo determinado. Por su parte, el auxilio por incapacidad es el
reconocimiento de una prestación de tipo económico que hacen las EPS a sus afiliados
cotizantes no pensionados, por el tiempo en el que se encuentren inhabilitados física o
mentalmente para desempeñar en forma temporal su profesión u oficio1.

EL MANEJO DE UNA INCAPACIDAD TEMPORAL, PERMANENTE Y PROLONGADA,


LLEVÁDA A UNA CALIFICACIÓN DE PCL ESTABLECIENDO LA DIFERENCIA
CUANDO SON POR ORIGEN COMÚN Y POR ORIGEN LABORAL.

INCAPACIDAD TEMPORAL GENERALIDADES


El termino incapacidad, se refiere etimológicamente a la falta de capacidad, es decir a la
dificultad o imposibilidad de hacer algo. Su aplicación al mundo laboral, se traduce en la
dificultad o imposibilidad de trabajar o desempeñar el trabajo habitual.
Generalmente, durante la vida laboral, los empleados necesitan de algún tiempo para
afrontar eventualidades o recuperarse de enfermedades. En Colombia la incapacidad
temporal desde el punto de vista legal, está contemplada en el Código Sustantivo del
Trabajo, bajo las figuras de licencia e incapacidad. En los artículos 204 numeral 2ª, 230
numeral 1, 236, decreto 2351 del 1965 en artículo 16. El objetivo de la incapacidad temporal
es proporcionarle al trabajador el tiempo propicio para recuperar su estado de salud,
potencializar su capacidad laboral, adelantar parte de su proceso de tratamiento y
rehabilitación; recibiendo una prestación económica que le permita vivir en forma digna y
que será dada a los trabajadores cotizantes por las administradoras dependiendo del origen
de la incapacidad. La incapacidad temporal se refleja un certificado expedido en forma
autónoma por un profesional de la salud (médico u odontólogo), en un acto que debe estar
registrado en la historia clínica del paciente. En caso de que sea una incapacidad temporal
puede presentarse la documentación en cualquiera de los Centros de atención e
información de la Seguridad Social.
Para hacer la solicitud de incapacidad permanente debe haberse agotado el periodo
máximo de la incapacidad laboral temporal sin haber sido dado de alta, o bien encontrarse
en situación de incapacidad laboral previsiblemente definitiva que justifique el trámite
directamente. Las solicitudes pueden iniciarse de oficio: a petición de la Inspección de
trabajo o del Servicio de Salud, o puede presentarla el interesado en cualquiera de los
Centros de atención e información de la Seguridad Social.
Si las incapacidades son temporales, debe establecerse si existe concepto favorable de
rehabilitación del afectado. Si se expide tal concepto, las administradoras de riesgos
laborales deberán reconocerle al trabajador subsidios por incapacidad temporal durante
180 días, prorrogables por otros 180 días. Adicionalmente, si luego de este lapso se retira
el concepto médico favorable de rehabilitación, este lapso puede ser prorrogado por 360
días adicionales”, señala un fallo citado.
Tiempo máximo de incapacidad temporal
Se debe señalar que la incapacidad médica u odontológica, se prescribe por un número de
días calendarios máximo por cada certificado, así como por un tiempo total de días. El
tiempo de cada certificado de incapacidad temporal no podrá ser mayor a 30 días
calendario, guardando una correlación entre el estado clínico, la enfermedad y el número
de días prescritos por el tratante. El tiempo máximo acumulado de incapacidad temporal
es de 540 días, tanto para eventos de origen común como aquellos de origen laboral y
vencido este término deberá adelantarse el proceso de calificación de pérdida de capacidad
laboral.
El acumulado en días, no debe ser un obstáculo para la prescripción de incapacidad
temporal cuando exista pertinencia clínica, es decir que el hecho de que un paciente
acumule 90, 180, 360, 540 o 600 días de incapacidad no debe ser un motivo para su
prescripción cuando ésta es necesaria como parte del proceso de tratamiento y
rehabilitación. Caso que no debe confundirse con el paciente que acude a consulta médica
solicitando prorroga de incapacidad y en el cual posterior a la evaluación clínica se observa
que no existe modificación de su cuadro (se han instaurado secuelas) y se evidencia que
ya ha sido calificado con criterios de no invalidez (PCL menor al 50%). En eventos de origen
común, la existencia del concepto de rehabilitación favorable es lo que garantiza el pago de
la incapacidad mayor a 180 días por la Administradora de Fondo de Pensiones.
Incapacidad temporal: Es el estado de inhabilidad física o mental que le impide a un
individuo desempeñar de forma transitoria su oficio habitual. Lo anterior se ve reflejado en
un certificado prescrito en un acto médico u odontológico, que sirve para que el trabajador
excuse su inasistencia al trabajo y que genera el derecho a un subsidio económico para
salvaguardar su dignidad humana.
Incapacidad permanente parcial: Se considera incapacidad permanente parcial la perdida
permanente y definitiva de la capacidad laboral de una persona que por cualquier origen y
diagnostico se califica entre un 5% y menos de un 50%5.
Incapacidad médico legal: Tiempo en días que fija el médico forense como el requerido
para que un individuo se recupere del daño sufrido en su cuerpo o su salud por una lesión
personal. Solo tiene utilidad desde el punto de vista penal y no se tiene en cuenta el trabajo
o la ocupación de la persona.
En las incapacidades de origen profesional, frente a las incapacidades derivadas de una
enfermedad o accidente laboral, la administradora de riesgos profesionales asume el pago
de todas las prestaciones a que haya lugar desde el primer día, hasta que:
la persona quede integralmente rehabilitada y, por tanto, reincorporada al trabajo
se le califique su estado de incapacidad parcial permanente y en este caso se indemnice.
Se califique la pérdida de capacidad laboral en un porcentaje superior al 50%, caso en el
que se reconocerá su pensión de invalidez.
DECRETO 819 DE 1989
Artículo 1. Cuando la incapacidad ocasionada por enfermedad profesional o accidente de
trabajo exceda de ciento ochenta 180 días, el auxilio económico que venía percibiendo el
incapacitado seguirá siendo reconocido en la misma cuantía por la entidad de previsión
social, hasta cuando sea incluido en la nómina de pensionados o se le cancele la
correspondiente indemnización, si a ella hubiere lugar. En caso de enfermedad no
profesional, el empleado tendrá el mismo derecho señalado en el inciso anterior, hasta
cuando sea incluido en la nómina de pensionados o haya quedado en firme la calificación
del grado de incapacidad, si ella no es suficiente para tener derecho a la pensión
correspondiente.
DECRETO LEY 019 DE 2012.
Artículo 121. Trámite de reconocimiento de incapacidades y licencias de maternidad y
paternidad. El trámite para el reconocimiento de incapacidades por enfermedad general y
licencias de maternidad o paternidad a cargo del Sistema General de Seguridad Social en
Salud, deberá ser adelantado, de manera directa, por el empleador ante las entidades
promotoras de salud, EPS. En consecuencia, en ningún caso puede ser trasladado al
afiliado el trámite para la obtención de dicho reconocimiento. Para efectos laborales, será
obligación de los afiliados informar al empleador sobre la expedición de una incapacidad o
licencia.
Artículo 41. Calificación del Estado de Invalidez. El estado de invalidez será determinado
de conformidad con lo dispuesto en los artículos siguientes y con base en el manual único
para la calificación de invalidez vigente a la fecha de calificación
En caso de que el trabajador no esté de acuerdo con la calificación deberá manifestar su
inconformidad dentro de los 10 días siguientes y la entidad deberá remitirlo a las Juntas
Regionales de Calificación de Invalidez del orden regional dentro de los cinco (5) días
siguientes, cuya decisión será apelable ante la Junta Nacional de Calificación de Invalidez,
la cual decidirá en un término de 5 días. Contra dichas decisiones proceden las acciones
legales. El acto que declara la invalidez que expida cualquiera de las anteriores entidades,
deberá contener expresamente los fundamentos de hecho y de derecho que dieron origen
a esta decisión, así como la forma y oportunidad en que el interesado puede solicitar la
calificación por parte de la Junta Regional y la facultad de recurrir esta calificación ante la
Junta Nacional.
Cuando la incapacidad declarada por una de las entidades antes mencionadas (ISS,
Administradora Colombiana de Pensiones – Colpensiones, ARP, aseguradora o entidad
promotora de salud) sea inferior en no menos del diez por ciento (10%) a los límites que
califican el estado de invalidez, tendrá que acudirse en forma obligatoria a la Junta Regional
de Calificación de Invalidez por cuenta de la respectiva entidad. Para los casos de accidente
o enfermedad común en los cuales exista concepto favorable de rehabilitación de la Entidad
Promotora de Salud, la Administradora de Fondos de Pensiones postergará el trámite de
calificación de Invalidez hasta por un término máximo de trescientos sesenta (360) días
calendario adicionales a los primeros 180 días de incapacidad temporal reconocida por la
Entidad Promotora de Salud, evento en el cual, con cargo al seguro previsional de invalidez
y sobrevivencia o de la entidad de previsión social correspondiente que lo hubiere expedido,
la Administradora de Fondos de Pensiones otorgará un subsidio equivalente a la
incapacidad que venía disfrutando el trabajador.
FECHA DE ESTRUCTURACIÓN Ó DECLARATORIA DE LA PCL
Es la fecha en que se genera en el individuo una pérdida en su capacidad laboral en forma
permanente y definitiva. Para cualquier contingencia, esta fecha debe documentarse con la
historia clínica, los exámenes clínicos y de ayuda diagnóstica, y puede ser anterior ó
corresponder a la fecha de calificación. En todo caso, mientras dicha persona reciba
subsidio por incapacidad temporal, no habrá lugar a percibir las prestaciones derivadas de
la invalidez.
Las incapacidades médicas de origen común y de origen laboral
Son de origen común las que tienen como causa un accidente o una enfermedad cuya
ocurrencia no tuvo ninguna relación con el trabajo. Y son de origen profesional o laboral las
que, contrario sensu, se originan en un accidente de trabajo o en una enfermedad laboral.
Ahora bien, el reconocimiento de las incapacidades de origen común corre a cargo del
Sistema de Seguridad Social en Salud, pues así lo disponen los artículos 153 numeral 3 y
206 de la Ley 100 de 1993. El pago de las incapacidades generadas por causa laboral, es
asumido por el Sistema de Riesgos Laborales, tal y como lo establece el artículo 206 de la
Ley 100 de 1993.
Incapacidades de origen profesional o laboral.
Con el 100% del salario base de cotización (SBC) desde el día siguiente a aquel en que
ocurrió el accidente de trabajo y hasta el momento de su rehabilitación, readaptación o
curación, o de la declaración de su incapacidad permanente parcial, invalidez o su muerte.
Estará a cargo de la Administradora de Riesgos Profesionales, y se reconocerá y pagará
durante 180 días prorrogable por un periodo igual siempre que sea necesario para el
tratamiento o rehabilitación del afiliado.
Prórroga de las incapacidades de origen laboral o profesional.
La incapacidad temporal derivada de un accidente de trabajo o de una enfermedad
profesional no puede prolongarse indefinidamente, pues la ley establece un término de 180
días, el cual es prorrogable por un término similar cuando sea necesario para la
recuperación o rehabilitación del afiliado. Agotado este término deberá llevarse a cabo la
calificación de la pérdida de la capacidad laboral del incapacitado, salvo que exista
concepto favorable de rehabilitación, caso en el cual podrá aplazarse la calificación hasta
por 360 días adicionales. O sea que en total la incapacidad temporal podrá extenderse
hasta 720 días, siempre que se den las circunstancias reseñadas anteriormente. Cabe
advertir que según lo previsto el Artículo 3º de la Ley 776 de 2002, hasta tanto no se
establezca el grado de incapacidad o invalidez la ARP deberá continuar cancelando el
subsidio por incapacidad temporal.
Incapacidades de origen común. Con el 66% del SBC durante los primeros 90 días y el
50% durante los siguientes 90 días. Los primeros dos días los paga el empleador y a partir
del tercer día le corresponde a la EPS. Sin embargo, si el salario del trabajador es igual al
mínimo legal, la incapacidad se paga se paga con el 100%. La Prórroga de las
incapacidades de origen común, a partir del día 181 cesa para la EPS la obligación de pagar
la incapacidad, pero si como resultado de la valoración médica que se le haga al paciente
se advierte que existen posibilidades de su rehabilitación, la incapacidad se puede ampliar
hasta por 360 días más, tiempo durante el cual el trabajador recibirá un subsidio equivalente
a la prestación económica que venía percibiendo por la incapacidad. Si al término de esta
prórroga persiste la enfermedad, se deberá proceder a calificar la pérdida de la capacidad
laboral del trabajador, pues de ahí en adelante éste dejará de recibir dicho subsidio.
El valor del auxilio durante la prórroga de las incapacidades de origen común, como está
indicado en el monto del auxilio es igual al 50% del IBC. los primeros 90 días, el 66%;
durante los siguientes 90 días, el 50%; y durante los 360 días adicionales el valor del auxilio
es del 50% del IBC. La Calificación de la pérdida de capacidad laboral, el Artículo 142 del
Decreto 19 de 2012 señala que la Administradora Colombiana de Pensiones -
COLPENSIONES-, las Administradoras de Riesgos Profesionales - ARP-, las Compañías
de Seguros que asuman el riesgo de invalidez y muerte, y las Entidades Promotoras de
Salud EPS, deben determinar en una primera oportunidad la pérdida de capacidad laboral
del afiliado y calificar su grado de invalidez y el origen de estas contingencias.
.

BIBLIOGRAFIA
http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2013/T-876-13.htm
www.mintrabajo.gov.co/...Calificaciones.../7d224908-ef78-1b90-0255-f62a3e409e4c
http://ridum.umanizales.edu.co:8080/xmlui/bitstream/handle/6789/2129/Proceso%20de%2
0Calificación%20de%20Pérdida
https://www.gerencie.com/incapacidades-medicas-de-origen-comun-y-de-origen-laboral-
asi-se-pagan.html