Вы находитесь на странице: 1из 3

LEUDIS MANUEL FRIAS 2015-0970

FILOSOFIA DOMINICANA

El Santo Cerro y el Sermón de Montesino

Nuestra historia está llena de grandes batallas, revoluciones, héroes y luchas


constantes por la libertad. Tanta lucha naturalmente da para redactar una historia muy
nutrida. Por tanto, a tenido que a travesar muchos enfrentamiento, como fue la batalla del
Santo Cerro, ocurrida el 14 de marzo de 1495, donde el objetivo del ejercito españoles y
guerrero Taino comandado por Colon era sobre todo erradicar los creciente ataque indio
contra los españoles, por consiguiente otro acontecimiento histórico fue el sermón de
Montecinos dirigido por Fray Antón de Montecino, sin embargo, aquí se defendían a los
indígena como seres humano que tienen dignidad y derechos fundamentales, esto,
producto de que se le trataba como vestía salvaje específicamente por parte de los
españoles. A continuación, vamos a ver con más profundidad dichos acontecimientos
haciendo una relación entre lo mismo.

¿Qué hay de trasfondo en todo este debate? Detrás de todo esto hay un interés
tanto personal como comunitarios. Los problemas culturales y sobre todos los intereses
económico, fueron factores para que se efectuara estos enfrentamientos. Por un lado, el
Santo Cerro, se considera a esta como la batalla más decisiva de la ocupación y posterior
colonización de las fuerzas españolas en la isla. De modo que, el resultado de esta batalla
pudo haber incidido en el futuro de todo un continente. ¿Por qué fue en el Santo Cerro?
Los españoles eligieron el sitio de Santo Cerro, ya que proporciona una visión clara del valle del Cibao
y porque era relativamente fácil de defender Los indios en el grupo, probablemente superaban
en número a sus aliados españoles por lo menos tres a uno.

Los españoles pensaban que ya iban a ser vencido, sin embargo, Colón creó una
cruz de madera de un árbol de níspero, en la que todo le pedían por el enfrentamiento del
próximo día, por tanto, los españoles temían amanecer porque creían que lo iban a matar.
Varias derrotas fueron evitadas por una serie de milagros que ocurrieron. Sin embargo,
los indios enemigos trataron de quemar la cruz de los españoles, pero no lo lograron, a
pesar de toda la leña seca que apilaron a su alrededor. Sin éxito en quemar el odiado
símbolo cristiano, trataron de tirar la cruz hacia abajo, utilizando vides gruesas de la
planta de bejuco, pero no la pudieron derribar. Frustrados, intentaron cortar la cruz hacia
abajo con sus hachas de piedra, pero tampoco tuvieron éxito.
LEUDIS MANUEL FRIAS 2015-0970

Fray Juan Infante de la Orden de Mercedarias, era el confesor privado de Colón.


Fue testigo de un acontecimiento mucho más milagroso. A eso de las 9 pm, según él, vio
una luz descender y envolver la cruz, mientras que una señora vestida de blanco, con un
bebé en sus brazos, apareció en el brazo derecho de la cruz. Declaró que la Virgen de las
Mercedes ("La Virgen de las Bendiciones") había venido a salvar el día para los
españoles.

Mientras tanto el sermón de montesino, fue un discurso en defensa de los


derechos que tenían los indígenas. a los encomenderos sólo les interesaba el oro y más
esclavos para aumentar su riqueza. En su afán de conquista y explotación pretendían
refugiarse en la corona real y en la Iglesia, intentando que esta última les apoyara en sus
apetencias. Unos encomenderos se justificaban afirmando que los indígenas no eran seres
humanos, que no tenían almas, y por lo tanto podían explotarlos y someterlos a toda clase
de servidumbre; otros, se justificaban pensando que el bautismo ofrecido a los indígenas
les daba derecho a apropiarse de ellos. Parte del discurso de Montesinos decía de la
siguiente manera:

¿Estos no son hombres? ¿Con éstos no se deben guardar y cumplir los preceptos
de caridad y de la justicia? ¿Estos no tenían sus tierras propias y sus señores y señoríos?
¿Estos nos han ofendido en algo? ¿La ley de Cristo, no somos obligados a predicársela y
trabajar con toda diligencia de convertirlos?... Todos estáis en pecado mortal, y en él vivís
y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes1.

Podemos observar al narrar estos acontecimientos como los seres humano


producto de la falta de comprensión es capaz de llegar a cometer tantas cosas que van en
detrimento de nuestra propia existencia. Vemos cómo nos destruimos muchas veces por
buscar nuestros propios intereses, además, por no tener esa apertura al dialogo, por las
diferencias y por el racismo que muchas veces tenemos.

Producto de todas esas faltas de comprensión entre los seres humanos, es que hoy
día vivimos en un mundo llenos de incertidumbre, desigualdad social, pobreza,
delincuencia, deficiencia educativa, violencia, impunidad, destrucción y contaminación
del ambiente, pérdida de valores e identidad, no puede haber una convivencia humana
digna.

1
P. Juan Manuel, Estos ¿no son hombres?, Santo Domingo, R.D. 1984.
LEUDIS MANUEL FRIAS 2015-0970