Вы находитесь на странице: 1из 23

Caña de azúcar.

Es el nombre común de esta especies de herbáceas, vivaces,


de tallo leñoso de un género (Saccharum) de la familia de las
gramíneas (Gramineae), originaria de la Melanesia y cuya
especie fundamental es Saccharum officinarum. Fue introducida
en Cuba por el año 1535 desde Santo Domingo. La caña de
azúcar se cultiva mucho en países tropicales y subtropicales de
todo el mundo por el azúcar que contiene en los tallos,
formados por numerosos nudos. Es un pasto gigante
emparentado con el sorgo y el maíz. La caña alcanza entre 3 y
6 m de altura y entre 2 y 5 cm de diámetro. El sistema radicular
lo compone un robusto rizoma subterráneo; El tallo acumula un
jugo rico en sacarosa, compuesto que al ser extraído y
cristalizado en el ingenio forma el azúcar. La sacarosa es
sintetizada por la caña gracias a la energía tomada del sol
durante la fotosíntesis con hojas que llegan a alcanzar de dos a
cuatro metros de longitud. En su parte superior encontramos la
panocha, que mide unos 30 cm. de largo.
de azúcar
Requerimientos edafoclimáticos

Temperatura: La caña de azúcar no soporta temperaturas inferiores a 0ºC. Para


crecer exige un mínimo de temperatura de 14 a 16ºC y la temperatura óptima de
germinación oscila entre 32-38ºC.
Humedad relativa: Para que el crecimiento vegetativo de la caña de azúcar sea
más rápido es necesario que la humedad relativa sea alta. En caso contrario (HR
baja), y si además los riegos son deficitarios, la planta tenderá a madurar.

Radiación solar: Es una planta que necesita y asimila la radiación solar llegando a
conseguir una transformación de hasta el 2% de la energía incidente en biomasa.
Por tanto, durante todo el ciclo este cultivo requiere de una buena iluminación si se
pretenden conseguir óptimos resultados. Dicho de otra forma: A mayor radiación
solar, mayor será la eficiencia de la fotosíntesis y en consecuencia mayor será
también la producción y la acumulación de azúcares.

Suelo: Prefiere los suelos ligeros para alcanzar sus mejores rendimientos pero sí
es cierto que no es un cultivo muy exigente en cuanto a suelo. Únicamente
presenta problemas en suelos ácidos y en calizos puede aparecer clorosis.
En definitiva, las mejores condiciones edafoclimáticas para obtener una mayor
cantidad de azúcar son: Clima seco, poca humedad, bastante luz solar, noches
frescas, precipitaciones o aportaciones hídricas reducidas durante la maduración,
amplitud térmica durante el día y suelo de naturaleza ligera.
Variedades

Mex 69-290. Tallos color verde crema cuando


están cubiertos por la vaina de la hoja y verde
claro cuando están expuestos al sol, corteza
suave, tallo moledero de 2.5 a 3.0 metros de
altura, con diámetros de 2.5 a 3.0 centímetros,
yema redonda, con presencia de pocos ahuates,
de bajo amacollamiento en ciclo planta, despaje
regular, las hojas se desprenden fácilmente, la
floración es nula o escasa. Se adapta a
condiciones de riego o temporal con una
precipitación anual de 1,200 a 1,500 milímetros y
altura de 0 a 1,200 metros sobre el nivel del mar.
El rendimiento potencial bajo condiciones de
fertirriego es de 160 toneladas por hectárea y en
temporal de 125 toneladas por hectárea. Tolerante
a las enfermedades carbón, roya y susceptible al
pokkah-boeng y mancha de ojo, es medianamente
tolerante a chinche de encaje y barrenador de
tallo. La maduración es media-tardía, el contenido
de sacarosa es de 14%.
Mex 79-431. El tallo es de color verde crema cuando está
cubierto por la vaina y verde amarillento en exposición al
sol; yema abultada en forma pentagonal, hojas arqueadas
color verde normal, la vaina es verde con tintes morados
en la base, presencia abundante de cera blanca y
ausencia de ahuates. Tiene buena germinación
amacollamiento y soqueo excelente, con despaje regular.
La floración es de escasa a regular, manifestándose
preferentemente en altitudes de 400 a 700 metros sobre
el nivel del mar. Su rendimiento potencial de esta
variedad bajo condiciones de temporal es de 120
toneladas por hectárea y en 38 Caña de azúcar Agenda
Técnica Agrícola COLIMA fertirriego de 155 toneladas por
hectárea. En localidades con alta humedad ambiental, se
presenta la enfermedad de la mancha de ojo y
ocasionalmente existen síntomas de mosaico. La
maduración es media, con un contenido de sacarosa del
14.1%.
Mex 68-p-23. Presenta tallo verde amarillento cubierto por
la vaina y verde con ligeros tintes violáceos cuando está
expuesta al sol, yema redonda abultada y hoja arqueada
de color verde normal, con poca presencia de ahuates. La
variedad presenta buena germinación y amacollamiento
rápido, desarrolla bien y despaja con facilidad. Se adapta
a condiciones de temporal de 900 a 2000 milímetros de
precipitación pluvial. Tiene buen comportamiento en
altitudes de 0 a 1,000 metros sobre el nivel del mar. La
floración es nula y tiene sensibilidad a algunos herbicidas.
El rendimiento potencial bajo condiciones de fertirriego es
de155 toneladas por hectárea y de 120 toneladas por
hectárea en temporal.

CP 72-2086: El color de la caña es verde amarillento, tallo


de diámetro medio, ciclo precoz, despaje regular,
presenta abundante floración, si retrasa su cosecha
después de la floración forma corcho en la parte superior
del tallo y presenta oquedad en la base, sacarosa 14% en
afines de diciembre, rendimiento 110 toneladas por
hectárea; susceptible a la enfermedad llamada mosaico.
Nuevas variedades de reciente introducción al campo
comercial

ITV 92-1424. Tallo blanco amarillento cuando está cubierto por


la vaina y verde con ligeros tintes violáceos si está expuesta al
sol; yema ovalada que no rebasa el cinturón de raíces. La hoja
es semi-erecta de color verde intenso, con escasa presencia de
ahuates y tallos de 3 a 4 centímetros de diámetro. Buena
germinación y amacollamiento, así como buen cierre de campo.
El despaje es regular. Tiene floración escasa (10 a 15%), se
adapta a condiciones de riego o temporal con una precipitación
anual mayor a 1,300 milímetros y altitud de 0 a 1,300 metros
sobre el nivel del mar. El rendimiento potencial bajo
condiciones de fertirriego es de 170 toneladas por hectárea.
Resistente a las enfermedades de carbón, roya café y mosaico,
medianamente susceptible al Pokkah-boeng y raya roja y
susceptible al barrenador del tallo.

La variedad ITV 92-1424 es de maduración precoz a media, el


contenido de sacarosa en caña de azúcar es de 16%, con una
pureza de jugos de 87% y fibra 14%.
Col Mex 94-8. Tallo color verde amarillento cuando está cubierto por la
vaina y verde con ligeros tintes violáceos al estar expuesto al sol. El
limbo de la hoja es de forma arqueada y de color verde, con pocos
ahuates. Los tallos de tres a cuatro centímetros de diámetro y la altura
promedio es de 3.35 metros. Presenta buena germinación y el
amacollamiento es rápido, desarrolla bien y despaja con facilidad. Se
adapta en altitudes que varían de 0 a 1,200 metros sobre el nivel del
mar, tiene rendimientos medios de 130 toneladas por hectárea bajo
condiciones de temporal de más de 1,200 milímetros de precipitación,
en riego su rendimiento potencial es de 160 toneladas por hectárea.

La floración es escasa a nula. Presenta tolerancia a las principales


enfermedades tales como roya café y carbón, así como a las plagas de
chinche de encaje y barrenador. Su ciclo de madurez es precoz hasta
los 900 metros de altitud, alcanzando su más elevado contenido de
sacarosa en caña (16%) entre los meses de noviembre y diciembre la
pureza de jugo de 86.6%. En alturas mayores a 900 metros sobre el
nivel del mar su ciclo de madurez es intermedio. Es tolerante a las
enfermedades carbón y Pokkah-boeng y susceptible a la mancha de ojo
y roya café. Características industriales: maduración tardía, el contenido
de sacarosa es de 15%.
Época de siembra

La siembra de la caña de azúcar en este ingenio se realiza


en dos periodos los cuales buscan aprovechar las mejores
condiciones de humedad y temperatura de suelo, para una
mejor brotación de yemas (plantas). La primera fecha
recomendada para las zonas de temporal está comprendida
entre el 15 de agosto y 15 de octubre. La segunda fecha
recomendada principalmente para los terrenos que disponen
de agua para riego, comprende del 15 de octubre y el 15 de
enero. Fuera de esta época la producción tiende a reducirse.

La caña que se va a utilizar como semilla deberá estar en lo


más posible libre de plagas y enfermedades y tener una
edad entre 8 y 10 meses y como óptimo nueve en caso de
variedades de ciclo intermedio y tardío y de ocho a nueve
meses para las de ciclo precoz o bien antes de que inicie la
floración
Cantidad de semilla por hectárea

La cantidad de semilla a utilizar por hectárea depende de


la separación entre los surcos, del peso de los tallos y del
método de siembra. En general se requiere entre 10 y 12
toneladas de caña para surco sencillo de 1.20 hasta 1.50
metros, mientras que para surcada doble tipo piña se
requieren 15 a 18 toneladas por hectárea.

Método de siembra

La caña se deposita en el fondo del surco en trozos de 50


a 60 centímetros de longitud que contengan tres yemas
por trozo; también se puede colocar la caña entera en el
fondo del surco sin eliminar el tlazole, en ambos casos a
cordón doble, evite dejar espacios vacíos, cruzando las
puntas de cada par de cañas por espacio de 10
centímetros de longitud, cuando deposita la caña entera
en el surco trozarla con machete en trozos de 3 a 4
yemas para evitar que las puntas se levanten y logren
depositar entre 12 y 15 yemas por metro lineal.
Tapado de semilla

Inmediatamente después de trocear la caña se procede a


cubrirla con una capa de tierra no mayor a cinco centímetros
en siembras de riego y para temporal la capa será de 10
centímetros. La actividad de tapado puede hacerlo de manera
manual con pala o con tiro animal. También se recomienda
hacerlo con maquinaria donde el terreno lo permita. El tapado
adecuado de la semilla es muy importante, ya que se han
observado que capas de tierra de más de 15 centímetros
retrasan emergencia de la planta o de plano no emerge.

Resiembra

Cuando la emergencia de plantas no es uniforme y quedan


espacios vacíos se recomienda realizar una resiembra con
planta que de preferencia deberá tener la misma edad que el
cultivo, para ello implementar un pequeño vivero un mes antes
de la siembra colocando una yema por bolsa o vaso de unicel.
Al realizar la resiembra en campo se coloca una planta cada
40 o 50 centímetros.
Riego

En riego rodado o por gravedad proporcionarlos con


periodicidad mensual en las partes más altas de la zona
de abastecimiento del ingenio donde la capacidad de
almacenamiento del suelo es mayor y reducir los periodos
en las partes de mayor temperatura y evaporación. Para
el sistema de riego por goteo suministrar semanalmente
el 75% de la evapotranspiración del cultivo.

Fertilización
Si no dispone de un análisis químico nutrimental para definir
específicamente los requerimientos de fertilización de acuerdo con las
necesidades del cultivo y disponibilidad en el suelo se recomiendan el
siguiente tratamiento: Para ciclo planta utilizar 400 kilogramos de la
fórmula 00-14- 21 400 kilogramos aplicándola en el fondo del surco al
momento de la siembra, posteriormente realizar un segunda aplicación
con 800 kilogramos de la fórmula 20-14-16 por hectárea aplicándola
incorporada al suelo con el cultivo. Posteriormente, cuando ya exista
humedad en el suelo por las lluvias aplicar 250 kilogramos de urea o 200
kilogramos de sulfato de amonio por hectárea; en este caso dependiendo
del pH que tenga el suelo.
Para los ciclos socas y resocas. Aplicar entre 800 y 1,000
kilogramos por hectárea de la fórmula 20-14-16 o bien de la 14-14-
14 tanto en temporal como riego dividiéndola en dos aplicaciones,
(50% después del subsoleo o descarne y 50% al existir humedad
en el suelo por efecto de las lluvias en ambos casos incorporado al
suelo, aquí también complementar con urea o sulfato de amonio en
las mismas cantidades que para ciclo planta.

Otros tratamientos obtenidos en pruebas experimentales que han


dado buen resultado son los siguientes: En siembras de temporal
en el ciclo planta aplicar 160 kilogramos de Nitrógeno, 80
kilogramos de Fósforo y 80 de Potasio. En socas 200-80-80. En
siembras de riego utilizar 200 kilogramos de Nitrógeno, 100 de
Fósforo y 200 de Potasio para ello realizar las conversiones
dependiendo de la fuente disponible a utilizar en la zona.

Con respecto a fuentes alternativas de fertilizantes como lo son los orgánicos y biológicos,
dependiendo de los contenidos nutrimentales de éstos se recomienda utilizar 50% de éstos
y 50% del químico en tanto no haya datos experimentales para hacer ajustes tanto en las
proporciones, compatibilidad, económicos y ecológicos. Durante su crecimiento la caña
requiere elevadas cantidades de nutrientes. Debido a su alta producción de biomasa, para
una producción de 140 toneladas por hectárea se necesitan 135, 112, 370, 31 y 28 kilos por
hectárea de Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio y Magnesio, respectivamente.
Sin embargo para una nutrición balanceada del cultivo se
recomienda realizar análisis de suelo previo a la siembra
y análisis foliar a los 4 meses de edad para conocer el
estado nutricional de la planta y calcular las cantidades
que se aplicarán de cada elemento de acuerdo con las
necesidades mencionadas anteriormente o mayores en
caso de que la meta de producción sea mayor a las 120
toneladas por hectárea. Mediante el análisis de
laboratorio se determinar si es necesaria la aplicación de
elementos menores como el Fierro, Zinc, Manganeso y
Cobre.

En riego por goteo se recomienda fertilizar a través del


sistema de riego a partir de los 30 días de germinada la
planta con una periodicidad semanal, cuando el pH del
suelo es elevado debe de aplicar una solución
acondicionadora o buffer (ácido fosfórico o sulfúrico), que
baje el pH del suelo en el área radicular para que la
planta pueda extraer en forma eficiente los nutrientes. Las
aplicaciones y dosis se harán de acuerdo a los resultados
del análisis del suelo, edad del cultivo y meta de
rendimiento.
Principales enfermedades y plagas

Fitoplasmas.- Son células más pequeñas con capacidad


de multiplicación independiente. Presentan membrana
celular con 3 capas. Viven confinados al floema de las
plantas; pueden causar enanismo, anormalidades
florales, proliferación de los brotes, necrosis del floema,
amarillamiento de las hojas y muerte de la planta. Son
procariotas de la clase Mollicutes que no crecen sobre
medios artificiales.

Hongos.- Son organismos heterótrofos, saprófitos o parásitos


que ocasionan daños por sustracción de sustancias nutritivas
o por la producción de toxinas, que causan a los hospedantes
trastornos del proceso fisiológico, el crecimiento y el
desarrollo. Su cuerpo es unicelular o pluricelular, con células
uninucleadas o plurinucleadas, cubiertas por una membrana
celulósica formada por micosina. Las células fungosas se les
conocen como “hifas” y al conjunto de hifas se le denomina
“micelio”, que constituye el cuerpo vegetativo de los hongos y
puede adoptar diferentes formas para adaptarse al sustrato.
Nematodos.- Son un grupo numeroso de animales
multicelulares. La mayoría de los fitoparásitos
vermiformes tiene longitud promedio de 1mm; algunos
miden 0.3mm y otros pueden alcanzar hasta 10mm.
Poseen sexos separados, dimorfismo sexual poco
destacado. Los fitoparásitos pinchan las células con un
estilete bucal, a través del cual exudan un fluido salival
que produce efecto tóxico o modificador del crecimiento.

Barrenadores del tallo.- Los que mayor incidencia tienen


sobre el cultivo de la caña de azúcar son insectos
pertenecientes al grupo de las mariposas y polillas (Orden
Lepidoptera), generalmente estos invaden cultivos
mayores de 7 meses, los daños entrenudos visibles.
Plagas chupadoras.- El grupo de plagas chupadoras
incluye aquellos insectos que al chupar la savia trasmiten
y diseminan virus causantes de enfermedades en el
cultivo. Debido a la trasmisión de virus y a la rapidez con
la cual se reproduce este grupo de plagas, el umbral
económico o el número de individuos por planta que
justifique aplicar un insecticida es muy bajo y se le refiere
en forma práctica como: “aplicar cuando se observen los
primeros adultos por planta”. Entre las plagas más
importantes de este tipo se puede mencionar el pulgón
amarillo de la caña de azúcar Sipha flava.

Plagas comedoras de follaje.- Estos insectos se


presentan en todas las áreas geográficas donde se cultiva
caña de azúcar, teniendo en cuenta el periodo de
desarrollo del cultivo, los insectos comedores de follaje se
pueden presentar durante la germinación o durante el
periodo de maduración de la caña. En este rubro se
encuentra la Donacivola saccharella (Familia
Elaschistidae) que afecta al follaje de la caña de azúcar.
Malezas: Son plantas que se desarrollan en lugares no
deseados por el hombre. Desde el punto de vista
agronómico, son aquellas que interfieren en el desarrollo
del cultivo, ya que compiten por agua, luz y nutrimentos.
En la caña de azúcar son comunes las de hojas anchas y
angostas, gramíneas y ciperáceas; estas últimas, cuando
se reproducen por rizomas son difíciles de controlar.
El desarrollo inicial de la caña de azúcar es lento, por lo
tanto, si en esta etapa no se eliminan las malas hierbas,
la población y la producción del cultivo puede reducirse
hasta 40%. Por el contrario, si el campo se mantiene libre
de malezas hasta que las plantas cubran la superficie del
suelo, la sombra que producen y el rápido crecimiento
impedirán que en la fase reproductiva aparezcan las
malas hierbas.

Control manual: se utiliza en explotaciones pequeñas de


difícil mecanización por la topografía del terreno, también
es usado en explotaciones medianas y cuando la
aplicación de productos químicos no ha sido eficaz.
Control mecánico: se basa en el efecto que sobre las
malezas ejercen los implementos acoplados al tractor.
Una buena preparación de tierras permite a la planta
emerger con muy pocas malezas, sin la necesidad de un
método efectivo de control, y puede llevar el cultivo al
cierre, es decir, cubrir la superficie con el follaje y
controlar las malezas por sombrío. Pases sucesivos de
cultivadores o labores de aporque ayudan también a
controlar las malezas. Este método de control se usa en
explotaciones que cuentan con maquinaria adecuada,
clima y topografía favorables.

Control químico: La gran mayoría de los productos


químicos requiere que las malezas estén comenzando su
germinación o estén en etapas iniciales de crecimiento, y
que haya suficiente humedad en el suelo para actuar
eficientemente. El producto o productos químicos a
utilizar deben ser seleccionados en función de los tipos de
malezas predominantes.
Cosecha

Se realiza cuando el cultivo alcanza su madurez óptima;


es decir la mayor concentración de azúcares en caña, (15
a 17% de Pol) lo cual ocurre en los meses de noviembre,
diciembre y enero para las variedades precoces
dependiendo de la fecha de siembra y corte y la altitud
sobre el nivel del mar. Las variedades medias y tardías
alcanzan la mayor concentración de azúcares entre
febrero y abril dependiendo también de la fecha de
siembra y cosecha así como, de la altura sobre el nivel
del mar donde se encuentren establecidas. La cosecha
puede ser realizada por cualquiera de los tres métodos
que enseguida se describen o la combinación de ellos:

Corte y alza manual. Este método permite un mayor


control de limpieza de la caña pero es más lento y de
mayor costo.
Corte manual y alza mediante cargadora mecánica. Éste
puede dañar cepas si no se controla el trineo de la
cargadora.

Corte y alza mecánica mediante cosechadora combinada.


Este método aunque incrementa el porcentaje de
impurezas en la caña es más rápido.
Cualquiera de las opciones es factible de utilizar
dependiendo de la pendiente del terreno y de la calidad
exigida de la materia prima y capacidad de molienda por
el ingenio.

Para el cultivo de caña de azúcar de ciclo soca y resoca


Inicia su manejo con el corte de los troncos que quedaron
después de la cosecha e incorporación de los mismos
junto con los restos de los residuos o utilizándolos bajo el
sistema de mínima o cero labranza.
Posteriormente si la humedad del suelo es buena o
dispone de riego efectuar un pase de rastra en los centros
de surco o bien un subsuelo a ambos lados de la cepa
aprovechándolo para fertilizar de acuerdo con las
indicaciones del apartado de fertilización. Resembrar las
áreas donde se hayan perdido plantas o cepas. Después
de las labores anteriores el resto de las actividades será
similar a las descritas en el ciclo planta.

Rendimiento esperado

Siguiendo las recomendaciones de este paquete es


factible alcanzar hasta 160 toneladas por hectárea en
sistema de riego y 100 de temporal, mientras que en
socas es de 120 y 90 toneladas por hectárea
aproximadamente.
Costos de producción
Bibliografía:
www.inifap.gob.mx/Documents/agendas_tecnologicas/08_Colima_2015_SIN.pdf

Похожие интересы