Вы находитесь на странице: 1из 5

Sociedad Civil: constitución y responsabilidades

Es una persona jurídica que se constituye para ejercer una actividad profesional, oficio o
práctica común entre los socios.

Puede ser ordinaria o de responsabilidad limitada. En la ordinaria, los socios responden


de manera personal y subsidiaria por las obligaciones de la empresa. Esto quiere decir
que primero se paga con el patrimonio de la empresa y, si este no alcanza, responden los
socios. El capital se constituye con aporte en bienes o dinero, pero es posible que
algunos socios aporten servicios o su trabajo, con lo cual sus utilidades se determinarán
sacando un promedio de las utilidades de los socios capitalistas.

Puede ser ordinaria o de responsabilidad limitada. En la ordinaria, los socios responden


de manera personal y subsidiaria por las obligaciones de la empresa. Esto quiere decir
que primero se paga con el patrimonio de la empresa, y si este no alcanza, responden los
socios. El capital se constituye con aporte en bienes o dinero, pero es posible que
algunos socios aporten servicios o su trabajo, con lo cual sus utilidades se determinarán
sacando un promedio de las utilidades de los socios capitalistas.

Al igual que en el caso de la EIRL, para la constitución de una sociedad, las personas
extranjeras requieren contar con una visa de negocios o un permiso especial de la
Dirección de Migraciones. También pueden constituir la sociedad a través de
apoderados, lo cual será indispensable si se trata de una persona jurídica extranjera.

Cabe señalar que si una persona jurídica extranjera forma una sociedad en el Perú,
estaríamos ante la figura que se conoce como subsidiaria, que se diferencia del caso de
una sucursal que veremos a continuación.

Si ya has tomado la decisión de emprender un negocio, es muy probable que en


ocasiones decidas contar con el apoyo de algún socio, ya sea capitalista o trabajador.
Existen distintas formas societarias, pero quizá una de las más sencillas, sea la Sociedad
Civil. A lo largo del artículo iremos desvelando sus principales características y
consecuencias.

La Sociedad Civil, en sí misma no tiene personalidad jurídica, sino que se trata tan solo
de un contrato privado, entre un mínimo de dos personas, las cuales quieren realizar de
forma conjunta una actividad con ánimo de lucro, con el objetivo de repartirse los
beneficios. Los socios pueden ser capitalistas, aportando tan solo dinero o algún bien al
proyecto, o industriales aportando su fuerza laboral, eso sí, bajo esta forma de
asociación, ambos deberán estar dados de alta en el régimen de autónomos.

Como ya comenté anteriormente, la Sociedad Civil carece de personalidad jurídica, por


lo tanto no es una sociedad mercantil y no tributa por el impuesto de sociedades sino
que los socios de la misma tributarán en el IRPF en función de su participación
acordada en la misma. Sin embargo la reforma fiscal publicada en junio de 2014
contempla que las Sociedades Civiles con objeto mercantil tributen en el Impuesto de
Sociedades a partir de enero de 2015.

¿Qué tengo que hacer para constituir una Sociedad Civil?

Los trámites para la constitución de una Sociedad Civil son más sencillos que en el caso
de otro tipo de sociedades mercantiles como la Socieldad Limitada o Sociedad
Anónima. Unicamente se requiere la formalización de un contrato privado, por lo tanto
no es necesario elevar el contrato de la sociedad a escritura pública.

Los pasos serían los siguientes:


Redacción del contrato de constituciónSolicitud del NIF provisionalLiquidación del
impuestoInscripción en el Registro de Sociedades CivilesSolicitud del NIF
definitivoAlta en el IAE

Por último cabe comentar, que los socios deben estar dados de alta en Régimen Especial
de Trabajadores Autónomos, excepto los socios meramente capitalistas. Esto lo
realizaremos en la Tesorería de la Seguridad Social, tal y como se explicó en un anterior
artículo.

¿Qué responsabilidad tengo frente a terceros en la realización de mi actividad a


través de una Sociedad Civil?
En el caso de las Sociedades Civiles, la responsabilidad, al igual que en la figura del
autónomo, es ilimitada, por lo tanto toda deuda u obligación que contraiga la sociedad,
será respondida con todos los bienes presentes y futuros de los participantes en ella.
Además, esta responsabilidad será mancomunada, por lo que si tras liquidar los bienes
del negocio, no se cubren las obligaciones, se recaerá sobre el patrimonio de los socios
indistintamente, si uno se declara insolvente, se irá a por el otro. Por lo tanto el hecho de
estar en sociedad lo convierte más arriesgado, pues responderemos por los actos de
nuestros socios.

Como ya comentamos en anteriores artículos, es muy importante cubrirse en aspectos


de Prevención de Riesgos Laborales, por lo tanto conviene dejar en manos de un
profesional aspectos tan esenciales y que nos pueden traer enormes quebraderos de
cabeza.

Por último, es muy recomendable cubrir todos los posibles riesgos derivados de nuestra
actividad empresarial a través de seguros exclusivos para Sociedades Civiles. De este
modo tendremos a buen recaudo el patrimonio personal, en lugar de poner en riesgo
nuestro futuro si se produce un siniestro.

Sociedad civil

Es una persona jurídica que se constituye para ejercer una actividad profesional, oficio o
práctica común entre los socios.

En tanto son personas jurídicas, las opciones para adquirir estas empresas organizadas
como sociedades pueden configurarse de las siguientes formas:

• Transferencia de activos

Nos remitimos a los comentarios ya indicados para la transferencia de activos de una


EIRL, pues en el caso de las sociedades el tratamiento es idéntico. Se pueden adquirir
los activos o activos y pasivos, a través de operaciones contractuales.

Consideramos reiterar que en este tipo de operación, lo que se está adquiriendo es,
únicamente, la propiedad sobre los activos que se adquieran en virtud a los contratos
celebrados, con lo cual, la sociedad como persona jurídica, se mantiene igual y sus
socios mantienen también su calidad de tales.

• Transferencia de acciones

Como hemos indicado, en el caso de las formas societarias de la sociedad anónima y


sociedad anónima cerrada, el capital está representado en acciones que son susceptibles
de ser transferidas.

El caso de la sociedad anónima abierta no será tratado en este informe pues su


operatividad es distinta, al tener sus acciones sujetas a las reglas del mercado de valores.
Para las sociedades anónimas y anónimas cerradas, la transferencia de acciones se
realiza mediante la celebración del contrato que corresponda, en función al acuerdo
entre las partes.

Así, la transferencia puede realizarse en virtud a una compraventa, una donación, una
permuta, una dación en pago, etc. En función de cada operación, se deberá cumplir la
formalidad respectiva.

Por ejemplo, en la compraventa, no existe formalidad obligatoria, siendo posible quese


haga incluso en forma verbal. Pero al tratarse de una operación importante, se sugiere
que el contrato conste por escrito.

Dependiendo de la negociación del contrato, situación de las acciones, intereses de las


partes, y otros aspectos, el contrato podrá contener los pactos que consideren necesarios
las partes.

Una vez celebrado el contrato, el transferente, el adquirente o ambos, deben


comunicarle a la sociedad, a través de una comunicación simple, que se ha producido la
transferencia de las acciones a fin de que la sociedad anote dicha transferencia en el
libro de matrícula de acciones. El responsable por la veracidad de las anotaciones es el
gerente general.

Si bien la transferencia surte efectos desde el momento de su celebración entre las


partes, la Ley General de Sociedades exige que para que la transferencia sea oponible a
la sociedad se le deba comunicar la operación y que se haga la anotación
correspondiente en el Libro de Matrícula de Acciones.

En las demás formas societarias, en las que el capital social no se divide en acciones,
sino en participaciones, la ley nos impone como formalidad obligatoria que el acto
conste por escritura pública otorgada ante notario. Luego, la transferencia se debe
inscribir en los Registros Públicos.

• La fusión y la escisión

En el caso de las sociedades, existe una opción adicional para adquirir la empresa o
negocio.

Se trata de los mecanismos de la fusión y escisión, que son figuras de reorganización


societaria.

Estas figuras no aplican a las personas naturales con negocio ni a las EIRL, salvo, de
manera excepcional para esta última, cuando el titular de dos EIRL deciden fusionarlas,
pero como se trata del mismo titular, carece de relevancia para el análisis hecho en este
informe pues nuestro interés es ofrecer las opciones para que distintas personas puedan
adquirir negocios o empresas.

Por la fusión dos a más sociedades se unen para dar lugar a una sola, constituida o por
constituir.
De acuerdo con el artículo 344 de la Ley General de Sociedades, la fusión puede
realizarse de dos formas:

- La fusión por incorporación, que implica la unión de dos o más sociedades para
constituir una nueva sociedad incorporante, originando la extinción de las
sociedades incorporadas y la transmisión en bloque, y a título universal de sus
patrimonios a la nueva sociedad.

- La fusión por absorción, que implica la absorción de una o más sociedades por
otra sociedad existente, originando la extinción de la sociedad o sociedades
absorbidas. La sociedad absorbente asume, a título universal, y en bloque, los
patrimonios de las absorbidas.

A diferencia de la fusión, la escisión es un procedimiento de reorganización en el que no


se persigue unir o juntar los recursos de dos o más sociedades, sino que se busca dividir
el patrimonio de una sociedad para colocarlo en una o más sociedades y tratar de darle
un mejor aprovechamiento.

La escisión es un procedimiento de reorganización societaria a través del cual una


sociedad segrega de su patrimonio uno o más bloques a fin de transferirlos a otra u otras
sociedades, ya constituidas o por constituirse, de forma tal que estos bloques
patrimoniales pueden consistir en un conjunto de activos y pasivos que formen una
unidad de negocio, produciéndose así la transferencia a favor de la sociedad que recibe
el bloque patrimonial.

Оценить