Вы находитесь на странице: 1из 5

'Water Systems', Environmental History and the Deconstruction of Nature

Author(s): TERJE TVEDT



Source: Environment and History, Vol. 16, No. 2 (May 2010), pp. 143-166
Published by: White Horse Press
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/20723773
Water Sistems, Enviromental History and the Deconstruction of Nature
Terje Tvdedt
“La historia medioambiental debería no solamente buscar un mejor entendimiento de como
los humanos impactan en la naturaleza sino también como los diferentes medios ambientes
crean diferentes posibilidades y restricciones para el desarrollo social” 144
Naturaleza deconstruida
El autor es explícito en que su aproximación a la deconstrucción del concepto de naturaleza
no tiene que ser confundido con aproximaciones posmodernas antirealistas (es decir, que el
discurso construye la realidad que es percibida) sino que desde una aproximación realista del
mundo físico (es decir, da por hecho que existe un mundo externo) quiere dar precisión al
estudio de la naturaleza para dar viabilidad metodológica y teórica a la investigación
empírica.
El problema fundamental que ve el autor es que términos tales como naturaleza y medio
ambiente abarcan demasiadas variables como para poder hacer un estudio empírico
sistemático. De ahí que se vuelve necesario replantearse como abordar la relación humano
naturaleza aislando algún elemento, porque dependiendo de que elemento se estudie distintas
posibilidades de conocimiento van a darse.
“La idea no es proponer un sustituto para la investigación de las relaciones entre sociedad y
naturaleza, pero si argumentar en favor de una aproximación analítica alternativa que al final
quizás pueda ser un mejor fundamento para el entendimiento de la relación naturaleza
sociedad en general.” 145-146
¿Por qué agua?
El agua es un elemento extremadamente complejo en tanto sus múltiples posibilidades de
darse en distintos ambientes, específicamente el autor habla del ciclo hidrológico y sus
variabilidades que afectan las distintas formas en como las sociedades desde sus
conocimientos técnicos, religiosos y culturales se aproximan al agua.
El agua es un elemento social que ha sido fundamental en las transformaciones más
importantes de la historia de la humanidad además de ser un elemento parmente en su
historia. El agua tiene la cualidad de ser dual, es decir, es universal (en tanto todas las
sociedades necesitan del agua y han hecho usufructo de ella) y particular (en tanto como las
sociedades se han aproximado a ella cambia en cada caso según las circunstancias del ciclo
hídrico y además las sociedades en particular).
El concepto de “sistema de agua”
El concepto de sistema de agua consiste en tres diferentes niveles analíticos y comprensivos
de análisis de la relación sociedad/naturaleza siendo estas interdependientes.

1
1. La forma física y el comportamiento del agua en la medida que es relevante para las
sociedades: Esto incluye el ciclo de lluvias y las especificadas de los cursos de ríos.
El argumento de este nivel es que el espacio físico y sus especificas diferencias
importan para el desarrollo histórico y los tipos de las prácticas sociales que van a ser
explicadas.
2. El segundo nivel analítico concierne dos aspectos de la relación humanidad/agua,
incluyendo las modificaciones actuales sobre el nivel físico del paisaje acuático y
otros artefactos relacionados con el agua. Entonces, los sistemas de aguas no son solo
físicos sino también reflejan la habilidad o n determinación de las sociedades para
manipular o usar el agua a lo largo del tiempo, estos son artefactos materiales que
influyen en el mundo material y cultural del agua. “Estos esfuerzos por controlar el
agua deben ser analizados siendo localizados en su contexto físico, social, político y
cultural del paisaje acuático.” 147
3. El tercer nivel es el nivel es la dimensión institucional y conceptual del sistema de
agua. Este incluye las prácticas de manejo del agua y los “hábitos del pensamiento”
sobre el agua y su control, el significado espiritual/religioso, y otras
conceptualizaciones sobre el agua que se han desarrollado a lo largo del tiempo en
diferentes contextos humanidad/agua. “Entonces, el concepto sistema de agua
engloba la importancia y permanencia de las practicas del manejo del agua en todas
las sociedades, y aboga por las diferentes y muchas veces en competencias
concepciones del agua y como estas ideas sobre el agua a lo largo de siglos han sido
influencias en diferentes grados por el contexto físico e hidrológico en el que los
actores operan”. 148

Que la realidad física esta mediada por lo social (entendiendo por esto lo cultural, político,
económico, etc) es dado como una tesis confirmada. Pero esto no quita que es una condición
necesaria para estudiar la realidad cultural del agua conocer a cabalidad la realidad física de
esta.
Es fundamental no concebir los sistemas de agua como se entiende literalmente el concepto
sistema, como un conjunto que tiende al optimo, en tanto, el agua por su realidad misma es
un elemento que está en constante flujo siempre cambiante. “En vez de ver al ecosistema
operando de acuerdo a ciertas leyes naturales o procesos, el concepto sistema de agua se
enfoca en la relación entre naturaleza y agencia que quizás sea casual o accidental o en ambos
casos” 148
La idea fundamental del paper es que al deconstruir la naturaleza y llevar a términos
analíticos en lo que se estudia una variable es posible estudiar la relación entre sociedad y
naturaleza y entre los elementos naturales y el sistema social diacrónicamente y
sincrónicamente.
Aproximaciones analíticas
“La aproximación del sistema de agua argumenta por un reduccionismo extendido mediante
la recuperación del espacio físico como una categoría social relevante, pero en un nuevo

2
contexto. Deconstrutye la noción de la naturaleza en orden de permitir un análisis inclusivo
del mundo natural y social, además de los factores culturales; hace posible englobar tanto la
dimensión física y la socio-cultural de las transformaciones históricas. Gracias a la
deconstrucción de la naturaleza y seleccionando una variable natural que refleja y resume
muchos otros aspectos de la naturaleza, se hace también posible estudiar más grandes
unidades sociales en general, tanto en perspectiva diacrónica como sincrónica.” 149
Existe una tradición del pensamiento sobre los estudios medio ambientales que hace un
quiebre temporal con el advenimiento de la modernidad. Con esta, supuestamente se concreta
la subyugación de la naturaleza rompiéndose el equilibrio “natural”, por ejemplo, véase el
pensamiento cartesiano que ve al mundo como un depósito de materiales que deben ser
apropiados para el desarrollo de la humanidad. En cambio, el agua desde siempre ha sido un
factor que ha sido usado instrumentalmente en todas las sociedades a lo largo del tiempo.
Debido a que el concepto sistema de aguas rompe con las dicotomías tradicionales entre
humanidad y naturaleza, tiene otras consecuencias metodológicas y teóricas. En primer lugar,
a pesar de que la aproximación de cada sociedad al agua es variable lo cierto es que la
naturaleza misma del agua, H2O, no cambia nunca. A diferencia de otros bienes de primera
necesidad que se agotan al ser usados, el agua nunca deja de ser agua y por esto mismo nunca
puede ser totalmente subyugada por la humanidad, se escapa en las particularidades y
contingencias del ciclo hidrológico.
En este mismo sentido, el autor discute a dos autores que han influenciado fuertemente a la
historia ambiental. El primero es Bruno Latour, con quien discute la necesidad de superar la
distinción sujeto/objeto, específicamente sociabilizado la naturaleza y naturalizando la
sociedad. Por otro lado, Ulrich Beck apelaría la imposibilidad de estudiar la naturaleza que
sea “natural” ya que toda la naturaleza en alguna u otra medida ya se encuentra sociabilizada.
Pero como ya planteo el autor, ambas ideas para el agua no aplican., tanto porque por su
naturaleza física siempre va a ser H20 (más allá de la aproximación social específica de cada
grupo) y porque nunca está totalmente dominada por el hombre (si podemos influir sobre el
ciclo hidrológico en ciertos niveles pero estamos lejos de controlarlo totalmente).
La aproximación del sistema de agua quizás también sea provechosa para reincorporar el
facto del espacio y la escala dentro del estudio de las ciencias sociales, que en muchos casos
habían sido dejado de lado en tanto supuestamente en el mundo contemporáneo la sociedad
se autonomiza de la dependencia a la naturaleza. Pero el paisaje acuático define cada espacio
habitable en la tierra. El agua siempre está en todos lados (universal) pero en cada parte de
manera distinta (particular) por lo siempre tiene implicancias específicas que varían en las
posibilidad de espacio en espacio el ambiente físico, pero también a través de las
modificaciones sociales y culturales en las posibilidades de las especificidades en la
tecnología, la ropa, arquitectura, etc. “Las características de un paisaje de acuático particular
y la forma en como es armado en un sistema de agua será una influencia fundamental en la
historia de ese espacio y su desarrollo.
Sistemas de agua, teoría de la estructuración y estructuras

3
Explica la teoría de “estructuración” (no se si se traducirá así al español) de Giddens, que en
el fondo es un punto intermedio para interconectar la agencia de los individuos con las
estructuras. El autor termina por demostrar que la teoría de Giddens no sale de la tradición
de la teoría social dominante en la que se explican los factores sociales mediante otros
factores sociales.
La dimensión física del sistema de agua constituye una estructura dinámica que trabaja detrás
de los humanos, y que moldea restringiendo, empoderando o influyendo opciones. En tanto,
los sistemas de agua han producido y reproducido diversos patrones de comportamiento
social. De ahí que existiría una dicotomía entre una estructura social no material y la
estructura material del agua, que ambas pueden estructurar la acción humana.
La agencia también puede guiar tanto la reproducción como la transformación de la sociedad.
Si Giddens tenía el concepto de “monitoreo reflexivo” que consistía en la capacidad de los
agentes de evaluar la efectividad de sus actos. El problema reside en que en los sistemas de
agua los controles de las acciones por parte de los agentes están siempre mediadas por
factores externos a ellos como son el ciclo hidrológico (por ejemplo, las estructuras que
enmarcan las acciones no son creadas por esas acciones) y la flexibilidad del agua que impide
su apoderamiento completo. “Los paisajes acuáticos continuamente producen y reproducen
estructuras que fundamentalmente impactan en la arena de la agencia humana, y lo acción
humana produce y reproduce sistema de aguas que estructuraran la agencia humana
nuevamente”. 156
“La combinación entre estabilidad (la circularidad propia de toda de todo fenómeno natural)
y flujo (el agua es particularmente afectable por circunstancias particulares que cambian
radicalmente su manifestación en un paisaje en particularidad) hace del agua una fuerza
dinámica de continuación y cambio en cada sociedad” 156
En la página 157 ahonda en todas estas conceptualizaciones sobre las nuevas posibilidades
que ofrece el enfoque de los sistemas de agua.
Agua, tiempo y duración
Debate contra lo que llama la escuela nomotética (corriente anglo que planteaba que la
historia debía plantear leyes universales) y la escuela ideográfica (microhistoria) en tanto
ambas terminan por anular la dimensión temporal, la primera porque la niega y la segunda
porque no logra abarcar periodos de tiempo de larga duración. “Ambas escuelas están mal
equipadas para analizar la relevancia de las estructuras sociales y naturales, y aún menos los
elementos estructurantes como los sistemas de agua, en tanto estos son una variable
estructurante universal en su variabilidad, y es un objeto de control humano universal que al
mismo tiempo ha sido controlado en muy distintas formas y en diferentes partes y periodos”.
158
Aborda la teoría de la triple temporalidad de Bruadel y destaca que la intemporalidad
relacionada al factor de la naturaleza en su obra, el Mar, explicaría porque en su modelo la
larga duración tiene esa dinámica, pero si aplicamos al sistema de aguas la triple temporalidad
la situación cambia notablemente. En tanto, la temporalidad del sistema de agua se
caracteriza por ser eminentemente la del flujo en constante movimiento y que se caracteriza

4
por ser fuertemente influenciable tanto en el largo como en el corto plazo por humanos y por
la naturaleza. “El rol del sistema de agua entonces atraviesa las tres dimensiones y
distinciones hechas por Braudel (…) AL enfocarse en el agua o en un fenómeno natural o
factor geográfico no implica una adherencia particular a ninguna de las tres escalas” 159,
depende siempre del objeto estudiado en el caso específico.
“Los sistemas de agua quizás ilustren la utilidad de la noción de escalas simultaneas de
Braudel, pero desde un nuevo Angulo. El ciclo hidrológico y la estructuración de los roles
del agua y patrones de rio hacen que combinados con la presencia del pasado, el presente y
el futuro del agua un importante aspecto de la vida social. El modo presente en el manejo del
agua reflejara los sistemas del agua del pasado, tanto las capas físicas como las hechas por el
hombre, así también expresan las ideologías dominantes entorno al agua. Además, de que
todos los esfuerzos por controlar, mover o cambiar la vida agua, su habilidad simultanea de
adaptación y a largo plazo las implicaciones estructurales” 160
Al enfocarse en los sistemas de agua entonces hace la distinción entre los tiempos
geográficos, sociales e individuales más complejos. El tipo de simultaneidad dual ilumina de
una nueva forma el tema de la temporalidad. La perspectiva del sistema del agua permite la
integración de la larga duración, así como en el corto plazo, creando nuevas estructuras. “La
continua relación dialéctica entre las actividades humanas y el fenómeno natural se
manifiesta en si mismo tanto en el paisaje actuantico como en la sociedad en periodos
definidos y distintos a lo largo de la historia (…) La perspectiva de los sistemas de agua
cambia la idea de la irreconciliable divergencia entre el tiempo natural y el histórico. Es
precisamente este hecho, que la naturaleza cíclica y al mismo tiempo direccional de la
naturaleza del agua existe independientemente de las concepciones humanas sobre elle y al
mismo tiempo es una influencia social y humana sobre las percepciones y cambios a lo largo
del tiempo” 160-161