You are on page 1of 1

Nombre de la columna: PENSATORIO REPUBLICANO

Título del artículo: ¿Qué es la política?


Autor: Patrick Salazar Caso

Cargo u oficio: Joven Político

Artículo:

Probablemente lo primero que sintamos al escuchar la palabra ‘política’ sea asco o


repugnancia. Eso nos conduce inexorablemente al desinterés por el tema. A no querer
hablar de él. ¿Qué es la política? ¿Por qué nos da asco? ¿Es la política algo malo? ¿No
debemos hablar de política? Veamos.

Parafraseando a Robert Goodin (2001), la política puede ser entendida como aquella
actividad que implica el uso limitado o restringido del poder social. Así pues, la política
tiene que ver fundamentalmente con el poder: con alcanzarlo, con ejercerlo, con limitarlo
y —en contextos democráticos— con renovarlo cada cierto tiempo.

En efecto, la política suele estar bastante cercana a nosotros cuando tiene que ver con el
poder que se obtiene por medio de la representación popular; vale decir, a través de los
votos que ejercen ciudadanas y ciudadanos a través de una elección. Desde el
restablecimiento de la democracia en el Perú, en 2001, se ha tenido hasta la fecha cuatro
elecciones presidenciales en el país.

Del mismo modo, desde 2002, se han llevado a cabo cinco elecciones regionales en cada
uno de los departamentos del país y en la provincia constitucional del Callao. Y hace
relativamente poco, en octubre del año pasado, elegimos a los nuevos alcaldes, regidores,
consejeros y gobernadores regionales, quienes ya empezaron sus funciones en este mes y
ejercerán sus cargos hasta 2022.

La política es así, pues, cercana a nosotros, aunque generalmente lo es solo durante


temporada de elecciones. Pero luego de estas, ¿qué? Pues bien, atenta lectora, sorprendido
lector: déjame decirte que la política no es solo políticos, partidos y elecciones. La política
es algo que sucede todos y cada uno de los días de nuestras vidas, por el simple hecho de
que la pugna por el poder nunca deja de estar ahí.

¿Por qué se anhela el poder? ¿Qué se puede hacer con él? Pues, en principio, se busca
obtenerlo para ejercerlo al interior de una comunidad —un distrito, una provincia, una
región o todo un país— a través de la toma de decisiones para el buen funcionamiento de
esta y para el beneficio de las ciudadanas y ciudadanos que habitan en ella. Pero veremos
que no toda persona que accede al poder entiende la política así. En la próxima columna
ahondaré más sobre este último punto. Hasta entonces.