Вы находитесь на странице: 1из 3

ASTM C1074-11 Práctica para la estimación de la resistencia del concreto por el método de la

madurez.

Esta práctica proporciona un procedimiento para la estimación de la resistencia del concreto por
medio del método de la madurez. El índice de madurez se expresa en términos del factor
temperatura-tiempo o en términos de la edad equivalente a una temperatura especificada.

Esta práctica requiere establecer la relación resistencia-madurez de la mezcla de concreto en el


laboratorio y del registro de la historia de temperaturas del concreto para el cual se va a estimar la
resistencia

RESUMEN DE LA PRÁCTICA

La relación resistencia-madurez se desarrolla por medio de ensayos en laboratorio sobre la mezcla


de concreto que va a ser usada.

La historia de temperaturas de la muestra de concreto de la obra para la cual se va a estimar la


resistencia, se registra a partir del momento de colocación del concreto hasta el tiempo para el
cual se desea estimar la resistencia.

La historia de temperaturas registrada se usa para calcular el índice de la madurez de la muestra


de concreto de la obra.

Usando el índice de madurez calculada y la relación resistencia-madurez, se estima la resistencia


de concreto en la obra.

SIGNIFICADO Y USO

Este procedimiento puede ser usado para estimar la resistencia en el sitio del concreto para
permitir el inicio de actividades de construcción críticas tales como: (1) Remoción de formaletas y
reapuntalamientos; (2) Post-tensionamiento de tendones; y (3) terminación de la protección en
tiempo frio, o (4) habilitación al tránsito

Esta práctica puede usarse también para estimar la resistencia de especímenes de laboratorio
curados bajo condiciones de temperatura no normalizadas.

Las mayores limitaciones del método de madurez son: (1) el concreto debe mantenerse en una
condición que permita la hidratación del cemento; (2). El método no tiene en cuenta los efectos de
la temperatura en concretos a edades tempranas, en la resistencia última a largo plazo; y (3). Este
método necesita ser complementado por otras indicaciones de la resistencia potencial de la
mezcla de concreto.

La precisión de la resistencia estimada depende de la apropiada determinación de la función de


madurez para la mezcla de concreto usada en particular.

FUNCIONES DE MADUREZ

Existen dos funciones alternativas para el cálculo del índice de madurez a partir de la historia de
las temperaturas medidas del concreto.
A continuación, se presenta una de las funciones de madurez usada para el cálculo del factor
temperatura-tiempo.

EQUIPO

Se requiere de un dispositivo para monitorear y registrar la temperatura del concreto como una
función del tiempo, y para calcular el índice de madurez de acuerdo con las Ecuaciones (1) o (2)

Otros dispositivos alternativos, incluyen sensores de temperatura conectados a registradores de


datos o dispositivos digitales embebidos en el concreto que miden, registran y guardan los datos
de temperatura como una función del tiempo. Estos datos de temperatura se usan para calcular el
índice de madurez de acuerdo con las ecuaciones (1) o (2)

El intervalo de tiempo entre las mediciones de temperatura debe ser de ½ h o menos para las
primeras 48 h y de 1 h o menos para tiempo posterior. El dispositivo de registro debe tener una
aproximación de ± 1°C.

PROCEDIMENTO PARA DESARROLLAR LA RELACIÓN RESISTENCIA-MADUREZ

Se preparan por lo menos 15 especímenes cilíndricos de acuerdo con la Práctica (ASTM


C192/C192M) usando las proporciones de mezcla y los constituyentes similares a aquellos del
concreto al cual se le va estimar la resistencia usando esta práctica. Si se requiere de dos
amasadas para preparar el número requerido de cilindros, se moldea un número igual de cilindros
de cada amasada y se ensaya un cilindro de cada amasada a las edades de ensayo indicadas

Se introducen sensores de temperatura por lo menos a ± 15 mm de los centros de al menos dos


especímenes. Se conectan los sensores a los instrumentos de medición de la madurez o a los
dispositivos de registro de temperatura como registradores digitales de datos o registradores
continuos de cinta gráfica.

Los especímenes se curan en húmedo en un baño de agua o en un cuarto húmedo siguiendo los
requisitos de la norma (ASTM C511)

Se llevan a cabo los ensayos de compresión de 1, 3, 7, 14 y 28d de acuerdo con el Método de


ensayo (ASTM C39/C39M). Se ensayan dos especímenes para cada edad y se calcula la resistencia
promedio. Si el rango de la resistencia a la compresión de los dos cilindros excede del 10% de su
resistencia promedio, se ensaya otro cilindro y se calcula el promedio de tres resultados. Si un
resultado de ensayo es bajo debido a efectos obvios del espécimen se debe descartar ese
resultado.

Para cada edad de ensayo, se registra el índice de madurez promedio para los especímenes
instrumentados

Si se utilizan los instrumentos de medición de la madurez, se registra el promedio de los valores


mostrados

Si se utilizan los registradores de temperatura, se evalúa la madurez de acuerdo con las ecuaciones
(1) o (2). A menos que se especifique de otro modo, se usa un intervalo te tiempo de ½h o menos
para las primeras 48h del registro de temperatura. Se pueden usar mayores intervalos de tiempo
para la porción relativamente constante del subsecuente registro de temperaturas

En un gráfico se plotea la resistencia a la compresión promedio como una función del valor
promedio del índice de madurez. Se trata la curva que mejor se ajuste a todos los datos. La curva
resultante es la relación resistencia-madurez usada para estimar la resistencia de la mezcla de
concreto curada bajo otras condiciones de temperatura. La Figura 1 es un ejemplo de la relación
entre la resistencia a compresión y el factor temperatura-tiempo y la Figura 2 es un ejemplo de la
relación entre la resistencia a compresión y la edad equivalente a 20°C