Вы находитесь на странице: 1из 235

Revista de

Administración
Pública
Tr aducción

Mary Lap idu s


Fernanda Meraz
Araceli Car ran za

Corrección

Domingo Cabrera
Noé Pérez Bello

Diseño

Dom in go Cabrera

Hevrsta de Admin istración Pu bl ica


Pro c -ed ed d e ;
f nst -tuto N acional de Admin i stración Pub li ca
Ave. Coun t ry Club Núm . 208, M éx ico 2 1, D .F .
Te !. ; 5-49 · 10 ·19

Im p reso y hech o e n México I Pu nteo and ruede m Mexlco


INSTITUTO NACIONAL DE ADMINISTRACION PUBLICA

REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Director

Omar Guerrero

Asistente

Isabel Sánchez

Administración editorial

Javier Mu ñoz Oui roga


INSTITUTO NACIONAL DE ADMINISTRACION PUBLICA
Sección Mexicana del Instituto
Internacional de Ciencias Administrativas

CONSEJO DIRECTIVO

Luis García Cárdenas


Presidente

Ignacio Pichardo Pagaza


Isauro Cervantes Cortés
Vicepresidentes

Fernando Solana
Alejandro Carrillo Castro
José Chanes Nieto
Lidia Camarena Adame
Osear Reyes Retana, Jr.
Adolfo Lugo Verduzco
Manuel Uribe Castañeda
Consejeros

Yolanda de los Reyes


Tesorera
Coordinación de Investigación
José Luis Calderón A. Cipriano Flores Cruz
Secretario Ejecutivo
Coordinación de Docencia
Manuel Carrillo Poblano

Coordinación de Promoción Estatal


Laura Guadalupe Gutiérrez

Coordinación de Relaciones Internacionales


Erika Dóring Hermosillo

Coordinación de Difusión
Javier Muñoz Quiroga

Coordinación de Administración
Blanca Desentis de Zermeño
INSTITUTO NACIONAL DE ADMINISTRACION PUBLICA

MIEMBROS FUNDADORES:

Antonio Carrillo Flores Gabino Fraga

Gilberto Layo Jorge Gaxiola

Rafael Mancera Ortiz José Iturriaga

Ricardo Torres Gaytán Antonio Martinez Báez

Raúl Salinas Lozano Lorenzo Mayoral Pardo

Enrique Caamaño Alfonso Noriega, hijo

Daniel Escalante Manuel Palavicini

Raúl Ortiz Mena Jesús Rodríguez y Rodríguez

Rafael Urrutia Millán Andrés Serra Rojas

José Attolini Catalina Sierra Casasús

Alfredo Navarrete Gustavo R. Velasco

Francisco Apodaca Alvaro Rodriguez Reyes

Mario Cordera Pastor

CONSEJO DE HONOR:

Gabino Fraga Gustavo Martinez Cabañas Andrés Caso


CONTENIDO

Presentación 11

Uno de los Teóricos del México Independiente: Simón Tadeo Ortíz de Ayala
José Chanes Nieto 13

Discurso sobre los Perniciosos Efectos de la Empleo-Man ía


José María Luis Mora 61

Examen de la Organización General de la Administración Pública


Lucas Alamán • 69

El Derecho Administrativo. La Ciencia de la Acción y la Competencia


del Poder Ejecutivo
Teodosio Lares 79

Sobre la Administración Pública de México y Medios de Mejorarla


Luis de la Rosa : 111

Manual de Gobernadores y Jefes Poi íticos


Ildefonso Estrada y Zenea 135

APENDICE

Indices de la Revista de Administración Pública del Número 1 al 49 211


La revista de administración pública nú-
mero 50 se terminó de imprimir el dia 15
de abril de 1982 en los talleres de Impre-
siones Esther, S. A. de C. V., en Repúbli-
ca de Colombia núm. 6, México 1, D. F.,
Tel. 526-29-06. El diseño y cuidado de la
edición estuvo a cargo de la Coordina-
ción de Difusión deIINAP. El tirajefue de
2,000 ejemplares.
PRESENTACION

Una Institución. Así puede ser definida la Revista de Administración Pública. Después
de veintiséis años de existencia, hoy aparece el número 50 de una larga serie de entre-
gas que se remontan al año 1956. Una institución que ha sido capaz de vivir, permane-
cer; que fue apta para sortear el transcurso del tiempo, haciendo del tiempo su propia
existencia y forjando del tiempo su fuerza innovadora. En veintiséis años de vida la
RAP pudo adaptarse a las condiciones históricas, pero no de manera mecánica, ni arras-
trada por el torbellino de la desorganización, sino más bien, representando los cambios
a los que estaba sujeta y expresando en su contenido las cambiantes condiciones en las
que ella misma impactaba.

En más de dos décadas la Revista apareció primeramente de manera trimestral; des-


pués en forma tetramestral, no sin antes probar una seriación bienal e inclusive anual.
Llegó el momento en el cual infortunadamente cesó su aparición, para luego resurgir
con mayor fuerza y vital idad.

La Revista de Administración Pública ha sido el producto de los tiempos, ha refle-


jado las preocupaciones de los profesionales y los académicos de la administración pú-
blica; ha sido la ventana a través de la cual se ha asomado la rica variedad temática de
nuestra materia. Pero también ha sido la inspiración y el impulso para el discernimiento
teórico, el buen gobierno y las artes prácticas de la administración pública, así como la
alta dirección gubernativa. Ella ha sido el crisol en el que se fundió el pensamiento y
el quehacer administrativos, y produjo 'as más variadas y penetrantes exposiciones de
los grandes temas de la administración pública. Por medio de nuestra Revista se han
analizado los problemas del desarrollo, finanzas públicas, administración de personal,
empresas públicas, técnicas de gestión, historia de la administración pública, reforma
administrativa, teoría de la administración pública; comprendiendo también los grandes
acontecimientos de la teoría y acción administrativas las cuales a modo de seminarios,
convenciones, conferencias, mesas redondas, cursos, tanto en el nivel nacional como en
el internacional, han tenido en ella un digno foro para su expresión.

Pero la RAP no sólo ha sido continente y contenido de las formas intelectuales en


que la acción administrativa se plasma, sino también el medio de expresión del talento
de los administradores públicos mexicanos, de los mejores representantes de la profe -
sión y la academ ia administrativas en México. La lista de los colaboradores de la Revista
de Administración Pública incluye a las más destacadas personalidades, quienes con su
pensamiento y trabajo formaron la escuela mexicana de la administración pública.

veintiséis años de vida de nuestra institución derivan ahora en esta edición tan
especial. Por este motivo el número 50 de la RAP ha sido dedicado a pensadores mexi-
canos del siglo XIX. Conmemorar la historia es vivir en la historia. Por ello, al regresar
a la historia cuando evocamos el número 1 de nuestra Revista -en la cual Antonio
Carrillo Flores, Rafael Mancera Ortíz, Ricardo Torres Gaitán, Alvaro Rodríguez Reyes,
Práxedes E. Reyna Hermosillo y Catalina Sierra Casasus, fueron los primeros colabo-
radores- es comenzar con la historia y nuestra historia inmediata empieza con el Mé-
xico independiente , en el Cual se encuentran inscritos los nombres de Simón Tadeo
Ortíz de Ayala, José María Luis Mora y Lucas Alamán; con ellos, en la prelación se-
ñalada, comenzamos este número y en primer lugar José Chanes Nieto hace un com-
pleto y profundo análisis de los trabajos de ladeo Ortíz; reproducimos el discurso de
los perniciosos efectos de la empleo-manía de Mora, y el examen de la organización
general de la administración pública de Lucas Alamán. Continuamos con el trabajo de
leodosio Lares sobre la ciencia de la acción y la competencia del poder ejecutivo, y el
invaluable trabajo de Luis de la Rosa sobre la administración pública de México y me-
dios de mejorarla. Debemos expresar nuestro más amplio agradecimiento al doctor José
Chanes Nieto por habemos aportado su propio artículo sobre ladeo Ortíz, así como
los trabajos de Mora y Alamán; pero muy especialmente el de Luis de la Rosa el cual él
mismo encontró sepultado en el acervo de la Biblioteca Nacional. El número concluye
con un interesante trabajo : el manual de los gobernadores y jefes poi íticos, de IIdefon-
so Estrada y Zenea.

El Instituto Nacional de Administración Pública espera que los trabajos aquí inclui-
dos no solo incrementen la riqueza bibliográfica de los interesados en nuestra materia,
sino los ubiquen t ambién ante los precursores del estudio de la administración pública
mexicana.
UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTlZ DE AVALA
José Chanes Nieto

" Una administración previsora, aún cuando debe


transigir los negocias de l momento conforme a sus
circunstanci as. jamás olvida las generac io nes de los
siglos . y para que sus actos se reputen en to dos lo s
tiempos nacionales . han d e ir-m arcad o s con el sello
de la ju sticia dist rib ut iva. que dejando legados a
la poster idad, constit uye el pri ncipio "Vital V el fu n-
damen to de las creces de los impe rios ."

Tadeo Ortíz

La adm inist ración pública mexicana no nació nes, debates legislat ivos, co nsti t uyentes, en los
con nosotros en ningún sentido . Antes de la que la administ ración pú blica ha sido te ma
fu ndación de la aho ra Facu ltad de Ciencias cent ral o de ineludi ble referen cia.
Poi íticas y Sociales y dentro de ella la espe-
cialidad en ad minist ración pública, exist ía su A pesar de los esfuerzos realizados hasta
estud io a la luz de diferentes discipl inas, im- hoy, seguimos siendo dependientes en la do-
partidas en otras escuelas y facultades. Desde cencia, en la investigación y en la práctica ad -
los primeros d ías de vida independiente se han ministrativas de l e xterior. Los fenómenos
prod ucido libros, t ratados, ensayos, artícu los, administ rativos me xican os actua les se estu -
así COmo ot ro t ipo de aportaciones co nteni- dian, ana lizan y en no pocas ocasiones se tr ans-
das en discursos, mani fiestos, proc lamas, pia- forman a la luz, fundamenta lmente , de teor ía,
14 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

modelos y estudios provenientes del extranje- ñanza, para propiciar que suceda lo mismo en
ro, con menoscabo de sus peculiaridades y ano la acción cotidiana de la administración.
tecedentes, en tanto, entre otros factores, está
por estudiarse la historia de la administración Debemos de reaprender a observar, a volver
de México. Por esta cusa resulta difícil perci- sobre nuestros juicios, a descubrir la intensidad
bir el pasado aún presente en nuestra adminis- histórica de los tiempos actuales, a descifrar
tración y comprender la densidad histórica de la realidad administrativa, a comprender la
nuestras instituciones, que es un camino para organización de nuestra sociedad, tributaria
adquirir una mayor y mejor conciencia de los aún de añejas instituciones y prácticas, que
tiempos actuales y más capacidad para prever debe estar en aptitud de hacer frente a fuerzas
los futuros. nuevas, a imperativos de un próximo siglo.
Reconocer los impulsos contradictorios, apre-
El advenimiento de la ciencia adrnlnistrati- ciar la complejidad de los problemas presentes
va es signo de una transformación profunda en los diferentes ámbitos que exigen y requie-
en nuestra concepción de la administración, ren un cambio, distinguir lo nuevo de lo preté·
al desechar la pretensión que considera a sus rito, lo revolucionario de lo conservador, son
estructuras, normatividad y funcionamiento, tareas que facilita el estudio del pasado de las
fijados de una vez y para siempre. Desde 1821 instituciones, ideas y prácticas administrativas
la administración mexicana ha estado en re- existentes en México.
forma permanente y en su evolución actual se
requieren transformaciones radicales para En estas condiciones la historia se convierte
hacer frente a los cambios que experimenta en un auxiliar privilegiado de la ciencia adrni-
la sociedad mexicana y, mejor aún, para ga· nistrativa, al coadyuvar a describir y hacer
rantizar las transformaciones que exige. posible la comprensión de las mencionadas
transformaciones; es, la historia, la ciencia del
Los especialistas en la ciencia o ciencias ad- tiempo y el pasado es el fundamento del pre-
ministrativas, cada día estarán más obligados sente, presente que es pasado en las prediccio-
a ver con amplitud y lejanía; ver con amplitud nes y en el futuro. La historia de la adrninis-
es abrir su saber a cuestiones cada vez más vas- tración no es la mera superposición cronológica
tas; ver lejos significa desprender conclusiones de instituciones, ideas o prácticas que se suce-
del pasado y presente para proyectar y afron- den, es sobre todo su incorporación, su como
tar el porvenir. La ciencia administrativa pero binación, apoyándose las unas en las otras,
manece aún como intersección de múltiples consolidadas o renovadas en el tiempo. Al
disciplinas complementarias y se exige de ella igual que en nuestras culturas prehispánicas, la
sea capaz de mejorar la administración en el administración debe recurrir al método estra-
presente y estar preparada para responder al tigráfico para su estudio; sin el análisis de los
futuro. Debe, por lo tanto, revolucionar acti- estratos inferiores la solidez del que se ernpren-
tudes ancentrales en la investigación y la ense· de es incierta: sin la comprensión del pasado
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE~
SIMON TADEO ORTIZ DE AYALA 15

institucional es imposible pretender apreciar las libertades públicas; cuando se excitan la


los anacronismos del presente y, con mayor conservación del orden, el amor de las virtudes
razón, edificar bases para una prospectiva efi- sociales y el respeto a las leyes (que es la pri-
caz. Sin conocer las ideas que han animado su mera virtud de un pueblo libre), indicándose
transformación o que han pretendido detenerla los deberes de los depositarios del poder, las
O propiciarla es quimérico dominarla como es- obligaciones de los ciudadanos, y en resumen,
tudiosos o practicantes. cuando se explanan los medios más sencillos y
obvios para que todos los mexicanos concurran
La historia de nuestra administración es un cooperen a trabajar por su dicha y la gloria
soporte indispensable para conocerla y trans- de la patria, el examen de un escrito de esta
formarla, ya que está profundamente enraizada naturaleza debe ser, si no omisible, simple,
en nuestro pasado, en él encontramos sus ba- como es el juicio del hombre que viendo la
ses. Múltiples autores, aún inexplorados en el hora en el cuadrante para convencerse de la
campo del pensamiento administrativo, nos verdad que busca no necesita desmontar la
auxilian en estos propósitos. Para entender máquina" "
por qué la administración mexicana es lo que
es, puede o debe ser, lo que será o deberá ser, Su propósito de permanecer ignorado se
debemos recurrir a nuestros autores, entre cumplió hasta épocas recientes en que ha sido
ellos, como uno de los primeros, está Simón estudiado por Ricardo Delgado Román, Carlos
Tadeo Ortíz de Ayala. J. Sierra, Jesús Silva Herzog, Tarsicio García
Díaz y Ernesto de la Torre Villar.

El autor, Tadeo Ortíz, nació en el Valle de


Mascota, Jalisco, el 18 de octubre de 1788 y
EL AUTOR murió en 1833 a bordo de un buque que iba
hacia Estados Unidos. De 1808 a 1811 vivió
"¿Pero el autor? IEI Autor! ¿Qué importa a los en Europa. En México había estudiado "la
amantes de su patria saber si es un sabio o no, si
sus pensamientos son propios o ajenos, cuando se lengua latina y parte de la filosofía" y el obje-
enderezan al bienestar públ lec y no son contrarios to de su estadía era instruirse "de las costum-
ni a la moral sana ni al orden social7"
bres de los hombres" según asevera el propio
Tadeo Ort iz

"Aprovéchense los lectores de lo que encuen-


tran útil y benéfico sin investigar más, y asunto Ortíz, Tadeo. México considerado como nación indepen-
diente y libre. Prólogo por Ricardo Delgado Román y Bi-
conclu ído. Cuando no se trata de los dogmas bliografía de Simón Tadeo Ortíz de Ayala por Ramiro
de fe, ni de atacar, sino por el contrario de Villaseñor y Villaseñor. Biblioteca Jalisciense, núms. 5 y 6,
I.T.G., Guadalajara 1952, Tomo 1, pp. 5 Y 6. Las citas
sostener la independencia, las instituciones y sobre esta obra corresponden a la presente publicación.
16 REVlSTA DE ADMtNI5TRACION PUBLICA

Ortíz. En su viaje de retorno desde las eluda- cho, que después de haber contrariado la obra de
tantos afanes, juzgándonos conforme a sus depra-
des de Filadelfia y Nueva Orleans establece
vadas intenciones, apelaron al prurito acostumbrado
comunicación con dirigentes de la insurgen- de suponer haber hecho negocio y especulado con
cia nacional, Morelos y Rayón, quienes utili- las miserables cantidades que empleamos en un
zaron sus servicios en favor de la causa eman- país desierto de escasos recursos, a beneficio de los
cipadora. En 1813 parte a Sudamérica enviado cimientos de seis poblaciones que se fundaron en
por los próceres mencionados; los aconteci· Coatzacoalcos en medio de mil obstáculos, de re-
voluciones y persecuciones, saqueos, atropella-
mientos, circunstancias y documentos de esta mientos y amenazas que los opositores de los pro-
misión, constan en la obra de Ernesto de la gresos de la nación, eternos enemigos del orden
Torre Vi llar "Labor Diplomática de Tadeo social, y los hombres de bien, nos infirieron; y al
Ortíz".2 fin parece que cierta autoridad se dejó influir, ma-
nifestando muy poco mundo, y olvidándose de ser-
vicios auténticos, sin tener presente de 10 que es
El año siguiente al de la consumación de la
capaz la atrevida ignorancia escudada con el espí-
Independencia política aparece la primera obra ritu del sedicioso partido; mas con todo eso, firmes
de Ortíz: Resumen de la estadística del Impe- en nuestro modo de pensar y principios, a pesar de
rio Mexicano dedicado a la memoria del Sr. D. los desaires y prevenciones y de haberse desatendido
Agustín l., Emperador de México. 3 nuestros avisos y métodos convirtiendo lo hecho
en la obra de Penélope, despuésde haber atravesado
En los primeros años de la Independencia los mares con la mira de arreglar una empresa de
Tadeo Ort íz se empeñó en la colonización del colonización que preveíamos desgraciarse por des-
atender los consejos que la experiencia, la huma-
país, propósito en que insistiría hasta su
nidad y el interés nacional reclamaban, sin dejar
muerte. el renglón de la mano, expusimos al gobierno ge-
neral y a los de otros estados, desde el consulado
"Nosotros, es decir, algunos mexicanos, no hemos mexicano en Burdeos, diversas medidas sobre co-
cesado de trabajar sobre este asunto, y aun hecho lonización, y entre ellas nos referimos a las repre-
algunos sacrificios desde el año 1822, aunque por sentaciones que con fecha 31 de octubre y 30 de
una fatalidad que ha presid ido a estas empresas en noviembre de 1830 dirigimos al primer magistrado
México, con poco fruto y gratitud de los que, des- de la república, y a la que por conducto del señor
lumbrados con falsos informes, juzgan a los hom- diputado don Mariano Michelena, encaminamos
bres por el espíritu de la calumnia y la envidia de al augusto congreso de la unión en 4 de octubre
los adversarios, incapaces de hacer cosa de prove- de 1831, y se insertan al fin de este opúsculo para
conocimiento del oúblíco"."

2 De la Torre vtuer. Ernesto. Labor Diplomática de Tadeo


Las experiencias y documentos relativos a
Ortte. Colección del Archivo Histórico Diplomático Me- su labor colonizadora han sido expuestos por
xicano, Tercera época, Obras Monográficas 14, Secretaría
de Relaciones Exteriores, México 1974.
3 Ortíz de Avala. Tedeo . Resumen de la estad{stica del
Imperio Mexicano dedicado a /a Memoria del Sr. D. Agus·
trn t., Emperador de México. Imprenta de doña Herculana 4 Ortíz. México ... , Tomo 11, pp. 108 y 109. Vid., apéndice
del Villar y Socios. México 1822. de este Tamo.
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTlZ DE AVALA 17

Carlos J. Sierra en Tadeo Ortir de Ayala (via- respuesta a los rumbos que señala para su des-
jero y colonizador). 5 arrollo.

Posteriormente desempeñó el cargo de Cón- En la primera obra mencionada la estadís-


sul de México en Burdeos, Francia, ciudad en tica es sólo el punto de partida para proponer
que publicó en 1832 su obra fundamental: su primer plan de desarrollo económico y so-
México considerado como nación independien- cial de México e indicar "de paso los resortes
te y libre, o sean algunas indicaciones sobre que se pueden tocar con el de una administra-
los deberes más esenciales de los mexicanos. 6 ción independiente, equitativa y sabia"," La
Al año siguiente murió. obra está dividida en cinco partes destinadas
a tratar el medio geográfico, la población, la
capital del imperio, las fuentes de riqueza y
los problemas del gobierno.
EL TEORICO DE LA ADMINISTRACION
Más amplia y profunda es la obra México
considerado como nación independiente y
libre..., en la que Ortíz ofrece un "ensayo ...
1. Programa para el Desarrollo del País sobre los objetos que ... interesan a nuestra
patria ... que por los puntos que abraza exci-
" ... todo se ha quedado, como por desgracia sucede tarán el celo de nuestros sabios y hombres de
entre nosotros a cada paso, en proyectos". estado a su general desarrotlo"." Después de
Tadeo Ortíz
un discurso preliminar, en que realiza el diag-
nóstico poi ítico y administrativo del país a
Tadeo Ortíz en sus dos obras fundamentales partir de la consumación de la independencia
el Resumen y México considerado como ne- hasta 1832, propone un plan de desarrollo
ción independiente y libre, a partir de un diag- poi ítico, económico, social y administrativo,
nóstico del país en 1822 y 1832, respectiva- y uno específico para la ciudad de México,
en los once capítulos siguientes:
mente, presenta un programa de gobierno, de
creación y reforma de la administración, como
1. De la inviolabilidad de las institucio-
nes poi íticas y leyes fundamentales

5 Sierra, Carlos J. Tadeo Ortrr de Avala (vieja ro V coloniza-


dor). Sobretirc del Boletm Bibliográfico de la Secretaria
7 Or t rz de Avara. Tadeo Simón. Resumen de la estedistice
de Hacienda y Crédito Público, núms. 331 y 332 del 20
del imperio mexicano 1822. Estudio preliminar, revisión
de noviembre y 10. de diciembre, México 1965.
de texto, notas y anexos de Tarsicio García Dfaz , Nueva
6 O"IZ. Tadeo. Méx;co consideredo como necion indeoen- Biblioteca Mexicana. Núm. 10, UNAM, México 1968,
diente y libre, o sean algunas indicaciones sobre los debe- p. 8. Las citas a esta obra corresponde a la presente edi-
res más esenciales de los mexicanos, Imprenta de Carlos ción.
Lewaue Sobrino, Burdeos 1832. 8 Ort Iz. Méx;co ...• Tomo 1. p. 3.
18 RE V IST A D E A DM INISTR AC IO N PU BLI CA

11. De la neces idad de la econom ía ad - mo derno, sin dejar al acaso , siempre even t ual
min istrat iva y suje to a los cap richos de la fortun a y vicisi-
tudes , lo que puede trazarse co n líneas rectas
11 1. De las convenie ntes relaciones con y - red ucid o a combin aciones calcu lad as y
las potencias extranjeras exa ctas- emprenderse , iniciarse y con la per-
severancia , el trabajo y el transc u rso de l tiem-
IV. De la urgen cia de la inst rucción po - po qu e todo lo vence , lleva rse al cabo " .9
pu lar y enseñ anza gratu ita
La proposición de Ortíz es puesta en prac-
V. De los ben eficios del cultivo de las tica po r él mismo en las dos obras citad as,
cien cias y las artes comprendi endo la organ izac ión po i ítica de l
país acorde con sus peculi ar idad es, e l a rreglo
Vl. De los estab lec imient os de ben ef icien · de su adm inist ración , las med idas pa ra su de -
cia y corrección sarro llo económico y soci al, señ alando las de
caráct er administrativo qu e pr op o ne en cada
VII. Del fomento de la agricultura e in - caso , conc luyend o con una p ro pues ta especí-
dustria fica para la ciudad de México .

VIII. De la benéfica influe ncia del come r-


cio libre y funestas consecuencias del 11. Organización Poi ítica
sistema prohibitivo
" Un políti co sosti ene con m ucha razón que u l1
IX. De la utilidad de la apertura de los edif icio vasto y pesado (t al como el social d e Mé·
xtcol. si no se apunt ala con el arreglo y b uen orde n
caminos y canales fluviales de las co m bi nacio nes poi Itlce s y un perfecto eq ui-
librio en tod as sus partes , comtenz s por desmoro -
narse y aca ba con su ruina, (que l af ec ta (aun) a sus
X. De las ventajas de la colon ización de mismo s materiale s" .
las fronteras y riberas litorales
Tadeo On iz

XI. De la pol ic ía, salubridad y embelle ci -


mie nto de la ciud ad de Mé xico . In- En la parte final del Resumen , una vez qu e ha
clu y e un apénd ice destinado al esta- expuesto las pos ibilidades mate riales y huma-
blecimiento de un sistema de coloni- nas para e l d esar rollo de México , Ort íz se pre-
zación . gunta "¿Qué falta , pues, a un país dond e co n-
curre n naturalmente todas las circu nstancias,
Elabo rar un plan es para Ort íz " preciso , ne -
cesario y co nvenie nte", pues " los árbit ros de
los destinos de México " deben fijar "desde un
principio la piedra angular del edificio social 9 Op . c it .• p . 32 .
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTlZ DE AYALA 19

que los esfuerzos de la poi ítica y las casuali- La forma del Estado federal es la respuesta
dades solamente han podido combinar en otras a tales requeri mientas. De ahí que este siste-
naciones, que destinadas al anonadamiento ma "fue libremente pronunciado porel órgano
han llegado al colmo de su poder y grandeza a legal, en consonancia y arman ía con la opinión
costa nuestra 7". A su interrogante se responde: de la mayoría nacional y las exigencias de un
"Un gobierno justo, liberal, hábil, activo y vasto país difícil de administrarse regularmen-
regenerador, que atropelle todas las máximas te desde un punto céntrico matriz sin ceder
preocupaciones del que expiró, siguiendo cons- a los intereses y necesidades de las localidades
tantemente una marcha franca, noble e im- diseminadas algunos de sus principales atribu-
parcial y todo lo contrario del sistema gótico tos"."
que desapareció. Si el gobierno independiente
modela sus principios por estas bases, no sola- "Combinado el federalismo, exactamente nivelado
mente se consolidará sino que tendrá la gloria a las costumbres de los pueblos y modelado a las
de ejercer su influjo sobre los Estados de la necesidades locales, a las luces del siglo y a las exi-
América del Sur, desengañados de bellas teo- gencias del tiempo y circunstancias peculiares de
las naciones que de buena fe lo abrazan y ejercen,
rías impracticables a nuestras costumbres, há-
no es otra cosa, si bien se analiza, que la reunión
bitos y necesidades, seguirán un sistema bien legal de un grupo de provincias diseminadas en una
combinado, confederándose y relacionándose vasta región, aisladamente, pero ligadas por la sim-
con México; pero es preciso que este sistema patía de la vecindad, el origen, el idioma, los usos
tenga un equilibrio justo para que sea durade- y la religión, y aun por los hábitos e influencia del
trato común y cierta legislación; provincias que,
ro, mediante un poder intermedio entre la clase
sin embargo de tanta homogeneidad, considerán-
distinguida y el pueblo; seguro de que sin esta dose destacadas sucesiva y gradualmente por la
admirable institución de la política, y sin una distancia de un centro, y deseando mejorar su po-
sabia y equitativa administración, por una fa- sición con una administración local inteligente que
talidad si no se arde el imperio en guerras civi- les asegure ciertos goces sociales en armonía con
les, se devastará para ser presa de extranjeros los progresos a que brinda su situación particular,
sin aspirar a una separación absoluta ni dejar de
que lo attsban"."?
auxiliarse mutuamente, convencidas de sudebilidad
para sostenerse aisladamente cada una de por sí, se
Desde ésta su primera obra publicada, con obligan a buscar en su propia reunión y alianza una
mayor prolijidad en México considerado como fuerza o poder real y efectivo contra los peligros a
nación independiente y libre ... , Tadeo Ortíz que las expondría su flaqueza privada e individual.
Con esta convicción, sacrificando cada uno de los
insiste en la vinculación entre la organización
miembros de la confederación una pequeña parte
poi ítica y la administrativa, ambas condicio- de su independencia y soberanía a beneficio y se-
nadas por las circunstancias y potencialidades guridad de todo el cuerpo social, de que es una
del país. parte, o (explicándonos con más materialidad) reu-

10 Ortiz. Resumen ... , p. 55. 11 OrtíZ.México ... , Tomo 1, p. 34.


20 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

nidos diversos miembros dispersos o separados por \,~riman los vicegobernadores a sueldo y se dicte
el movimiento convulsivo de una revolución que la medida arriba indicada sobre no dar dietas a los
mutiló su tronco, vienen a soldarse en un punto diputados en las vacaciones, la administración de
dado y a constituir un cuerpo con cabeza, sin lo éstos será más económica, y los ahorros que resul-
cual, inermes o entorpecidas las diversas partes, ten se aplicarán a los objetos de educació1 y fo-
presentarían un monstruo. Conforme a estos prin- mento y al exacto pago de los contingentes-que el
cipios fundados en la naturaleza de las cosas, se pundonor y delicadeza de los estados exige, con-
establece el n~o contrato social por los represen- vencidos queUa federación no puede subsistir sin
tantes de todas las partes más considerables o d i- que las partes que la componen y representan con-
ferentes secciones de que Se compone un país gran- tribuyan por su parte al sostenimiento de su punto
de, autorizados al efecto, bien entendido que en céntrico -que tiene que cubrir los réditos y amor-
el acto que se sancionan estas transacciones, los tizar la deuda pública-, ellos no deben olvidar esta
individuos que forman el estado particular aban- máxima del profundo Maquiavelo: que las grandes
donan una porción de sus derechos naturales e sociedades no pueden permanecer privadas de una
individuales ~de obtener el objeto primordial cabeza p punto de unidad de acción fuerte sin ex-
deseado, esto es: ser protegidos y garantizados por poner~9. Un gran río (dice un filósofo moderno)
la comunidad de la grande asociación que se esti- que crece y se fortifica con la reunión de las aguas
pula para cada uno de por sí y para todos en gene- que le tributan los ríos adyacentes, formados de
ral, es decir: el goce de unos mismos derechos a los una infinidad de riachuelos, es la imagen de una
individuos, y la plenitud de la independencia en confederación bien combinada. Un río grande di-
cuanto a la administración interior, según se dis- vidido en muchos pequeños ríos escapándose de
ponga en la constitución general y en la particular su manantial o cabecera matriz se debilita sin cesar,
de cada Estado, vaciadas bajo el principio de la de- y al cabo se corta o se seca: esta es la verdadera
fensa y sostén de la soberanía y fueros con res- imagen de una sociedad egoísta, o de la confedera-
pecto a los ataques de dentro y fuera de la fede- ción sin equilibrio y de existencia quimérica".13
ració'!1. 12
"Los diversos departamentos o distritos que for-
Hace la defensa de la forma de Estado tede- man los estados (dirigidos antes de la independen-
ral con respecto a críticas elevadas en contra cia por una el ientela de favoritos ignorantes y ávi-
dos con el título de subdelegados, que reunían
de los estados miembros de la Federación.
monstruosamente las autoridades gubernativas de
policía, justicia y hacienda, sin dotaciones y con
" ..., si en la administración local de algunos estados el cien por ciento de los tributos que cobraban ve-
existen demasías con respecto a sus empleados en jatoria y arbitrariamente, constituyéndose en el
los tribunales de justicia y en el gobierno, redu- hecho tiranuelos 'f monopolistas absolutos de la
ciéndose -como es de esperarse- en los estados suerte y el sudor de los pueblos), en la actualidad
pequeños el número de los jueces superiores a cin- se administran por jefes y jueces letrados, indepen-
co, y en los grandes a siete; luego que se modifiquen dientes entre sí, pagados de los fondos públicos,
los códigos y se abrevien los procedimientos y trá- con absoluta prohibición de comerciar. Y todas
mites embrollados de la legislación española; se estas mejoras ese gozarían por ventura en México

12 OP. cn., pp. 38 y 39. 13 Op. cn., p. 63.


J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTIZ DE AVALA 21

sin la independencia y las instituciones federa- de la independencia) y las provincias de Coahuila


les?".14 y Texas, Que hacen parte de la intendencia de Po-
tosí, .ni progresarán ni se pondrán en estado de
Con gran visiónl9rtíz destacó que la ausen- defensa, sin colonizarse y sin una administración
local completa .. .',.16
cia de apropiadas medidas políticas, económi-
cas, sociales y administrativas llevaría al des-
Insiste en las bondades del sistema federal
membramiento del país y el sistema federal
y en rechazar el centralizador/al arguir que "el
era el apropiado para conservar y engrandecer
gobierno supremo peninsular nunca fue ni tan
los territorios del norte de México:
arbitrario ni tan injusto como el virreinallocal,
y esto prueba la imposibilidad de gobernar
.si por una fatalidad las fronteras de California,
Nuevo México y Texas continúan en el estado de con rectitud a la distancia; ... el sistema caduco
abandono en que yacen, a una enorme distancia antiguo en contradicción con la libertad, las
del centro de la población y los recursos, aislados, instituciones y el nuevo orden de cosas, es
sin comercio y sin vida, despoblados sus límites incompatible e imposible de sostenerse"."?
naturales, sus riberas y litorales desiertos, tarde o
temprano es inminente su pérdida porque dígase
Otra preocupación de Ortíz con respecto a
lo que se Quiera en cuanto a los derechos de pose-
sión, éstos serán ilusorios e insostenibles a la dis- la organización poi ítica es la de lograr la ar-
tancia, delante de la política y las aspiraciones de monía entre los poderes en tanto, "esencial-
la ambición del poderoso, siempre que una nación mente al tiempo crítico de constituirse, es ab-
naciente tenga la desgracia de que sus administra- solutamente un requisito necesario:\sin ella no
dores, por una ciega ignorancia y criminal apatía. hay administración posible ni un nuevo orden
no cuiden de proporcionar a los pueblos interesa-
de cosas;... ".' ~
dos y comprometidos dentro de sus propios Iimi-
tes, los medios más eficaces y necesarios a su de-
fensa combinados en los elementos naturales de la
población, de sus adelantos y mayor facilidad de
relaciones sociales y de tnterés.ljnediante el esta-
blecimiento de administraciones locales vigorosas, 111. Arreglo de la Administración
medidas liberales y la creación de un franco comer-
cio favorecido y protegido en fuerza de la actividad "Para ... inclinar la marcha de la revolución al bien
y creación de una regular marina que abrace y sos- procomunal, era indispensable adoptar desde un
tenga tamaños intereses" .15 principio medidas enérgicas. pero sólidamente apo-
yadas en principios luminosos y axiomas potítl-
cos ... "
"El Nuevo Reino de León, Nueva Santander
(que deberían llamarse provincias de la libertad y Tadeo Ortíz

16 Ort/z. Resumen ... , p. 58.


14 tdem., p. 64. 17 O rtrz.
. M'extco
.
... , Tomo l. pp. 104 y 105.
15 Oa. cit.. Tomo 11, op. 104 Y 105. 18 Op. ctt., p. 14.
22 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Tadeo Ortíz propone que ~entadas las bases, creadas por la independencia; evitar al hacerlo
determinados los principios poi íticos funda- las discordias y pretensiones privadas; garanti ·
mentales , se precisa crear una administración zar una sana economía administrativa o sea
acorde con los mismos y con los requerimien- determinar y lograr el cumplimiento de sus
tos económicos y sociales a que debe respon- deberes por los magistrados y empleados; ven-
der: cer los resabios y desconfianzas que dejan tr as
sí las vicisitudes de las revoluciones y cambios
"Todas las naciones modernas civilizadas al eman- poi íticos repentinos; simplificar una máquina
ciparse han adoptado en principio ciertas y deter - tan complicada y difícil de conducir.
minadas bases como permanantes e inalterables,
que constituyen los capitales puntos fundamenta-
"Despedazado el ominoso y carcomido cartón de
les del edificio social que debe regirlas, dejando
la conquista y echado po r tierra el mostruoso edi·
una libertad condicional o de raciocinio a los re-
ficio colonial po r el valo r, unión y perseveran cia
presentantes de las generaciones contemporánea s
de los mexicanos conducidos por el caudillo de
y venideras para alterar, modifica r o adicionar otros
Iguala; reivind icados los d erechos de la nación sin
puntos, que sin embargo de consignarse en el códi-
ningún auxilio extraño, con inmortal gloria de la
go elemental se reputan por ser menos graves y
patria, naturalmente se sustituyó al viejo sistema
esenciales a los principios constitutivos-orqánicos
de struido el fund amento y base esenc ia l de tod a
o reqlamentarlos, de cuyas reformas resultan a la
asociación poütíca legar, el principio imprescripti-
sociedad inmensos bienes, especialmente cuando
la revisión es legal y se sanciona de conformidad
ble de la soberanía del pueblo; mas como las coso
turnbres del país se resentían de los hábitos que
con las exig enc ias d el país y la ex periencia razo na-
imprime una administración despótica, rapaz y
da del transcurso de los tiempos" .19
desmoralizada, que en el dilatado periodo de más
de tres siglos había puesto toda su atención en
A fin de elaborar proposiciones tendentes clasificar y d ividir a los mexicanos en Otr as tantas
a la creación , transformación o mejora de la parcialidades cuantas eran las fisonomías de su
administración parte de una evaluación de ia origen, cuya discordancia accidental se fomentaba
que existió hasta el momento en que escribe con cie rtas distincion es y enemistad es impolíticas
por el espíritu de una legislación ambigua, que si
México considerado como nación indepen- por una parte afectaba amparar al débil por la otra
diente y libre ... , así como de los problemas lo degradaba con una tutela perpetua y vilipendio-
afrontados para su establecimiento. sa. que al paso que alejaba de los pueblos el desa -
rro llo de las luces e inst rucció n moral , con su rigu-
al Problemas para organizar administrativa- roso sistema de aislamiento, pupilaje y monopolio,
y el t er ror pán ico qu e infund ía un régimen monacal
mente al país: desterrar los vicios que dejó la
ceñudo y severo, y los horribles actos de un tribu -
administración colonial despótica, rapaz y nal impío de fuego y sangre, que hacía temblar a
desmoralizada; responder, mediante un réqi- los mismos dé spotas, no podían meno s qu e con-
men administrativo nuevo a las expectativas tribuir a dividir los ánimos y a desmoralizar y aba-
tir la razón ; y no siendo posible usu rpar sus d ere-
chos a voluntad de los hombres, a lo que sólo es
obra del tiempo. los primeros encargados de trazar
19 Op, cit.. Tomo 11 , pp . 2 16 y 217. los cimi entos de la asoci ación mod erna pa ra dirigir
J . CHANES NIETO UNO D E lOS PR IME ROS T EORICO S D EL MEX tCO INDEPE ND IE NTE :
SIMON TA DED O RTlZ DE AVA LA 23

los destino s de un pu eblo nuevo en la escena polí- nes de favoritos sin méritos ni serVICIOS: la
tica necesariamente de b ían t ropeza r a cada paso
toma de decis iones que recordaban el sistema
con graves esco llos e inconven ientes. a fin de com-
binar sobr e los esco m bros de l despot ismo y sus del desastrado y corrompido gob ierno de cuyo
fragmento s un regular régimen adm inistrativo q ue yugo los mexicanos acaban de escapar ; impo-
puesto en conso nancia co n el orden públ ico exigi- pularidad y debilidad de la administración ;
do im periosamen te po r la relajac ió n y la decad en- ausencia de un plan sabiamente combinado y
cia del vigo r de las leyes anexas a tod as las revolu - constantemente seguido por un ministerio
ciones, por puras y glor iosas q ue sean, no d esviase
su armon ía de los intereses co munes de las d iversas
ilustrado y·v igoroso; el abandono de las obli ·
clases, los derechos y exigenc ias de las masas d e gaciones y los deberes de las autoridades _que
un pu eblo genera lme n te abyecto , pero acreedo r .. . han pretend ido adm inistrar en tiempo de
por muchos t ítul os a tom ar parte pro po rcional y revolución y reformas sin salir de las máximas
relat iva en el nuevo o rden de cosas y aspirar con viejas que caducaron con el nuevo orden de
razó n a sus adelantos y mejo ras, y al goce de un a
cosas y exigen d istintas doct rinas y muy com-
libert ad rac ional que si la prudenc ia y equi dad no
se acuerdan a concilia r, faltando el equili brio, de - plicadas combinaciones . . .; carencia de una
genera en licencio sa an arq u ía y apod erán dose la constante diligencia y sol icitud al fomento de
sinraz ón de l giro de los negocios, la causa públ ica los ramos de la dm inistración , en suma falta
se co nvierte en escenas d ed isco rd ias y pretension es de adm inistración .
privadas, q ue repr od uciendo co mo po r encanto las
facc io nes co nst ituyen e l teat ro pat riót ico d e la Ii·
" Así fue q ue conside rándose la nació n eman cipa-
bertad , en un campo vasto de anarq uía y reaccio-
d a, en pleno goce d e su inde pendencia y soberan ía
nes d e mil cabezas y fo rmas, d e que a su vez se sabe
en el acto de la entrada t riun f ant e de l ejérc ito en la
apro vechar la t iránica amb ición con pr ete xtos t an-
ca pita l - cu yo hecho parec ía haber consumado su
to mas terri b les, cuanto Que por ser especiosas
rrustón-c, desde aque l momento céleb re se inst aló
pueden alucina r a los puebl os 'c ansados de los de -
bajo su influe ncia una ju nta gub ernativa provisio -
sórde nes qu e la licencia, abu sando de los sagrados
nal, co n un ap ara to y un min ister io tanto más che-
no mbres de libertad y pa tri a, susc ita" .20
ca ntes cuanto q ue hab iend o sido nombrados sus
miembr os co nfo rm e a los principios procl amados
b) Evaluación de la ad minist ración de la p ri- en Iguala, est o es, por su ca ud illo, sin la meno r in-
mera década de México Independient e : inca- tervenc ión del pueblo, recayó la elecc ión en indi-
pacidad para pro ceder al p ront o arre glo y me- vid uos q ue, en o pinión de mu chos , la mayo ría no
jora s de los diversos ramos de la adm inistración podía insp ira r co nfianz a al público ni por su capa-
cidad o mérit o personal, ni por sus ide as, y mucho
q ue el gob ie rno co lonial, al desaparece r, hab ía menos influir con .su firmeza y la sabid uría de sus
dejado en e l más com plet o y funest o deso rden , co nsejos en el ánimo d el primer jef e ltu rb ide, pues-
y agota dos los recursos de l er ario ; injust icia to a su fre nte , a fin de q ue los act os guberna t ivos
en la distribución de los emp leos y promocio- pr imar ios tend iesen al bien públ ico , al pronto arre -
glo y mejoras de los d iversos ramos de la ad minis-
tración que el gob ierno co lo nial, al desa parecer,
hab ía dejado en el mas co mpleto y funesto 'd esor-
d en, y agotados los recursos d el erar io, en unos
momentos en qu e más que nun ca depend ía del
20 Op , c.r.. Tomo 1, p p . 8 y 9 .
acierto de las pro videnc ias, rect it ud y ce lertdad de
24 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

los aetos, la prontitud y buena reputación de los trarios a la independencia-, y en último análisis
primeros empleados nacionales, a fin de contra- resulta una asamblea en su mayoría adicta a preo-
balancear el disgusto general suscitado con motivo cupaciones añejas, resentida del espíritu de las fac-
de las promociones extemporáneas de ciertos ta- ciones y opuesta a los verdaderos intereses nacio-
voritos que sin méritos ni servicios, de particulares nales y, por consiguiente, incapaz de constituir y
se transformaron como por encanto en generales y reformar a México". 21
ocuparon los puestos más importantes, con otros
incidentes y desaciertos no menos desagradables "Pero deslumbrada la majestad con los homena-
al público liberal ilustrado que perjudiciales a la jes de la servil tisonia y excesivos inciensos, en vez
nación. de esforzarse a fin de que la nación se constituyera
libremente y adelantara en la carrera de la civiliza-
"La junta que, por su institución malo bien cal- ción por medio de reformas saludables y represión
culada y por lo crítico de las circunstancias ya de los abusos perniciosos que la agobiaban, inspi-
complicadas, debió haber limitado sus funciones al rando desconfianzas, inició sus fastos con la perse-
simple acto del nombramiento de un gobierno in- cución de las ideas, atropelló el fuero de los dipu-
terina y al arreglo y promulgación de la convocato- tados y, transformado el atleta de la revolución en
ria para reunir perentoriamente el congreso general, gladiador de la libertad más racional, disolvió es-
y cuando más a dietar una que otra providencia del candalosamente el congreso y sin apelar a la nación
momento sobre el arreglo económico de los nego- lo reemplazó con un simulacro compuesto por los
cios de la administración más urgentes, usurpando miembros favoritos o débiles de la extinguida cor-
a su vez los atributos de la soberanía afectó legis- poración, en resumen: ocupado únicamente de su
lar, y ajando su dignidad con perjuicio de los inte- engrandecimiento y el de su familia, rodeado de
reses públicos y mengua de la popularidad y pres- unos consejeros inexpertos y parásitos, y distraído
tigio del generall!!urbide (constituido presidente con los homenajes pestíferos de una pretendida
del consejo de regencia), invistió y condecoró a corte ridícula y fútil, exigió honorarios incompa-
este jefe con títulos pomposos y dotaciones que tibles con la miseria de los pueblos y la desnudez
recordaban el sistema del desastrado y corrompido del soldado que había ofrecido premiar y no había
gobierno de cuyo yugo los mexicanos acababan de cumplido.
escapa!JSemejantes demasías no pudieron menos
que contribuir al descrédito del jefe a quien se pro- "Entre tanto los ramos productivos de la admi-
digaban y, atribuyéndose a su ambición particular, nistración decayeron espantosamente, y de error
excitaron desconfianzé!!Jque cierto partido (cono- en error el emperador improvisado, arrastrando
cidamente adversario del primer jefe) concitaba. con veloz carrera el Carro de su fugaz imperio a su
ruina, acabó pronto con precipitar a su desgraciado
"Para colmo de los males que se aglomeraban autor entre sus escombros.
en México, a los tres meses expidió la junta una
convocatoria mal combinada y mezquina que coar- "El pronunciamiento de Soto la Marina, acaecido
tando la libre voluntad de los pueblos en el único por aquel tiempo, reclamando la libertad y obser-
ejercicio directo de su soberanía, los obligaba a vancia de las leyes y las disposiciones de la masa de
nombrar sus representantes en dete-rminadas clases la nación para sacudir el pesado yugo doméstico,
y categorías que por la influencia del espíritu de
cuerpo, su posición y fueros, necesariamente habían
de recaer las elecciones entre los empleados influ-
yentes, muchos de ellos sin instrucción y los más
21 .
sospechosos a la libertad -cuando no fueran con- 0 'P. CIt., pp. 11 Y12.
g
26 REVIST A OE AOM INISTR AC ION PUB LI CA

hist ór icos más notables de nuest ra revolu ción con- están amagando e imp iden su marcha. Jamas un a
venc erá a los mex icanos que las cau sas graves qu e revo lución se ha emprendido sobre la tierra con
más han contributdo a extr aviar su ma rché incli- mot ivos más justos V plausibles qu e la de México ,
nándo la al provecho d e las facc iones y pe rsonas pero si esta revo lución d e justicia se perpet úa y no
con d et rimento de 10$ principios y la causa públ ica. t iene un tér mino legal y razonable , dege nerará
han sido: 1: el atraso fí sico y mo ral d el pu eblo en cada vez má s y más de su nobl e fin y o bjeto, y
consecu enc ia del sistema co lo nial aislado y d esmo - seme jant e a Satu rno devorará a sus hijos, expo nd rá
ralizado ; 2 : 10$ vicios de la legislación española, sus result ados, esto es: el hon o r, la libertad e inde -
complicad a, absurda y en co ntrad icción con los pende ncia de la pat ria, la dicha y bienestar del puco
pr inc ipios liber ales y el verd adero bienest ar d e un a blo ",24
soc iedad mod erna b ien const itu ida y emancipada
de la t ut ela; 3: la falta de pr incipios luminosos y
exactos procl amados en el acto de iniciars e la revo- IV Proposiciones Generales para el
lución , para darle garant ías y hacerla invu lne rable Mejoramiento de la Administración
a los tiros d e la amb ición y única mente provechosa
a la causa públ ica; 4 : las desmed idas pretensiones,
falta de cálculo y co mb inac iones de los d iverso s " .. , toda la atención del gobie rno se debe fijar hacia
las re formas y mejoras QUft las conven iencias y su
caudillos que la han d irigido e int entado apl icars e posición le exigen imperiosamente" .
sus benef icios, de jando a la nac ión sumergida en el
mismo aby ecto estado de una simpl e colo nia; 5 : la Tedeo Ortíz
marcha d e la adm inist rac ión, tend iendo siem pr e al
sistema colonial en pugna con los inte reses de una
1. Fijar los objetivos de la adm inistración , que
nación, por la d istancia que med ia entre las neceo
sidades d e una sim ple col on ia dominada por el go-
no son otros , para una administración laborio-
biern o más atrasado , y un a asociación qu e se eman- sa y perseverante, que constituir, y labrar la
cip a const ituye y coloca en el honroso rango de felic idad de sus comitentes mediante justas y
las demá s potencias de la tierra, evide nte me nte ace rtadas d isposiciones que abran la puerta
para ser más afortunada y dichosa; y en f in, la inob- del t rabajo , civilización, adelantos y mejoras
servancia de fas ley es, el trastorno de los princip ios,
sociales a los pueblos y que los gobiernos se
el descuido d e la inst rucción y ocupación del pue-
blo, las ninguna s mejor as po sit ivas y el abandono desengañen, esto no cons iste en teorías bellas,
de las obl igaciones y los deberes de las autor idad es, sino en medidas prácticas de indust ria y un
q ue olv ktand o o igno rando su d ifícil pos ición , han ejercicio continuado de ocupaciones, que a la
pret end ido ad minist rar en t iempo de revo luc ió n y par con los establecimientos de inst rucción
refor mas sin salir d e las má ximas viejas que cedu- pública, conduzcan a las naciones a la morali-
caron con el nuevo o rden d e co sas. y' exigen distin-
tas doctr inas y muy complicadas combinacion es, y
d ad y los pueblos, de infelices e inquietos,
sob re t odo una aplicac ió n constant e y cu idadosa a vienen a ser d ichoso s y ·subo rd inados a la ley;
la ob servancia de las leyes, y co nservació n a todo todas las providencias que se aparten de estos
trance del régimen est ablecido y el o rd en soc ial ob jetos sagrados, por brillantes que aparezcan ,
por la con cu rrenc ia eficaz de tod as las auto ridades,
En vista d e esto , la admin istr ac ión qu e se convenza
de lo absu rdo de estos pr incip ios y o bre en sent ido
inverso , acert ará y salvará a la nac ión d e las rep ro-
ducciones revo lucio narias que co nsta nteme nte la 24 OP. cit.. pp. 27 a 29.
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMQN TADEO ORTIZ DE AVALA 27

serán inútiles e ilusorias; es, pues, absoluta- estas cualidades perderán su reputación, y hacien-
mente conveniente y necesario proporcionar do desgraciados a los pueblos serán, a pesar de una
trabajo y hacer laboriosas a todo trance y a dignidad espúrea, el objeto del desprecio de su siglo
y el oprobio de la prosperidad, si es que no tienen
costa de sacrificios a las naciones. 25 un fin más trágico, y todo por el espíritu de ambi-
ción que los ciega, no querer escarmentar en cabe-
za agena y hacerse cargo de las dificultades de go-
2.LPesterrar de la administración el empirismo bernar bien en tiempos críticos de revoluciones y
y el "espíritu de rutina" que "es el más senci- partidos, aun por los pocos ciudadanos más instrui-
110 y cómodo" j dos y honrados, que por fortuna del género hu-
mano no suelen faltar cuando se busca el bien pro-
comunal. Los supremos empleos de un pueblo libre
no son premios ni homenajes; son cargas terribles
"Hubo un tiempo en que la nación se pudo dirigir que la patria exige del ciudadano instruido y vit-tu-
(porque gobierno nunca tuvo)k,mpíricamente, por so, que a la vez administre justicia con rectitud a
explicarnos así, y el pueblo obedecía por costum- sus compatriotas y haga honor a su patria".26
bre)pero esta época tan afortunada para los man-
datarios, como desdichada para sus subordinados
ya pasó, y el símbolo de la independencia exige 3.l.Pisponer de información para la toma de
otras combinaciones y la aplicación elemental de decisiones. La información es la "indispensable
l!-0s principios de ciertas ciencias auxiliares a la di- brújula de los gobiernos y la prenda más esti-
ficilísima de la administración; tales son, además mable del hombre de estado, porque sin co-
de las nociones del espíritu de legislación e institu- nocer a palmos el país, sus montañas, eminen-
ciones sociales, los conocimientos de la geografía
práctica, estadística descriptiva y economía polí-
cias, obras, encrucijadas, flancos o descubiertas
tica, sin las cuales (por el honor de las naciones y en sus fronteras, ríos, puertos y redes, y saber
en obsequio de la humanidad) no se deberla aspi- de memoria, si es posible, el número de sus
rar al mandQ,) y es casi seguro salir mal, especial- pueblos, habitantes, producciones y calidades,
mente en un país nuevo yen movimiento continuo, y hasta las necesidades, pasiones¡ inclinaciones
que se necesita crear casi todo Y. sin dejar de im-
y genio de sus vecinos, Zcórno será posible
pulsar, nivelar el movimiento convulsivo con las
inspiraciones y necesidades de los pueblo!J Algu- . administrar a los pueblos con acierto y recti-
nos pretend idos y falsos patriotas se persuaden que tud?".27 Para disponer de la información in-
en el hecho de haber prestado servicios a la patria dispensable, Ortíz, SlJgiere realizar las investi-
y llegado a ser ge.o.e,rales (como si lo primero no gaciones y los trabajos estadísticos de econo-
fuera un deber, y lo segundo un premio de sus ser- mía política, levantar un censo general exacto
vicios tan decantados) ya son acreedores de dere-
cho a las supremas magistraturas; PtUD se equivo-
de la República, establecer registros para sentar
can, pues sin la ciwcia y la vírrud, aun cuando los las partidas de nacimientos, matrimonios y
electores alucinados e ignorantes los elijan, sin

26 Op. ctt., pp. 136 _ 137,


25 Op, cit.. Tomo 11, p. 42. 27 taem. p. 136.
2B REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

muertos, con las formal idades que exigen la d iclal. allanaría much as dif icultades, facilitand o
adm inistración civil (registro civil), y elaborar los censos anuales, y además, en el caso de qu e se
incendien o extravíen algun os d e los archivos de
un mapa general de la República, un plano to-
las parr oqu ias no se perde rlan estos documentos
pográfico general astronómicamente trazado y t an necesarios en el curso de los negoc ios de la
descrito con exactitud y prol ijidad en la parte vida humana" .29
geológica y fís ica del país",
" Los co noc im ientos de qu e hace mos mér ito,
" Las investigaciones y los traba jos estadísticos d e como un requ isito indi spe nsable para gober na r con
eco no mía pol ít ica fu eron desconocidos en México, tin o y equidad, serán menos raros en México. cu an·
y no existen en sus archivos otros documentos so- do se sistemat ice la inst rucc ión en t od as 18$ clases,
bre tan importante mat eria, qu e los que en 1742 y entre tanto que los deposita rios del poder p ro-
se red actaron de orde n del virrey conde de Fuen- mueven con tenaz empeño todos los reso rtes nece-
clara ; mas como ellos se reducen a avaluar el núme- sario s; un o d e los más esencial es es el estudio de la
ro de fam ilias, só lo pud ieron servir a la obra de geografía descr iptiva, o sea la estadística aplicada a
aquellos t iempos escrita por Villaseñor. En 1794 la eco no mí a po lítica; su base es un plan gene ral
er ilust re americano virrey conde de Revillagigedo científico de qu e ca recemos; hasta aho ra no ex iste
emprendió en verdad esta dif ícil empresa; per o ninguno q ue merezca el nombre.
a pesar d el celo, act ividad y ext rao rd inarios ta len-
to s de este hombre de estado, qu e deberían to mar " La empresa de levanta r un mapa general de la
por modelo las autor idad es de la repúbl ica, el em- república y los par c iales de los distritos y estados
padronam iento gener al Que se intentó no se ter- es ard ua, pero no difícil; y aunq ue lo fuera, los
minó en J alisco, Veracru z y Coahu ila, e inco mpleto intereses d el gob ierno, las exigenc ias de la soci edad
no pu ede pasa r sino como un ensayo imperfecto y el hon or nac iona l demand an imper iosamente qu e
en los cálcu los, de los que saben las dificultades se inicie esta gran med ida; y el empe ño y la perseo
qu e una obr a de est a naturaleza of rece aun a las verancia que todo lo venc en , la te rm inar án . Una
nacion es más civilizadas, de una concertada pobla- ley formal d eber ía arreglarla , adjudicando los legis·
ción " .28 ladore s al ejecuti vo los arbitr ios y una est recha res-
po nsabilidad para ejecu tarla, po rque cuando se tra ta
"Entre tanto se verif ica un censo gen eral exacto de obras de t amaña natu raleza, ambos pod eres de-
en la república, sería conven ient e qu e el legislado r ben co ncurri r co n ce lo y eficacia ; al intento ind i-
adoptase par a faci litarlo la med ida legal usada en caremos un med io q ue nos p arece el más sencillo y
Francia y en todos los pa íses civilizados, de qu e se eco nó mico, siempre q ue no falt en, como espera-
estab lec iesen en los ayuntamientos registros par a mas, en la repúbl lea, diez ast ró nomos y geómetras.
sentar las partidas de nacim ientos, matr imonios y c inco nat uralist as y otros ta ntos bo tá nicos y d ibu-
mu ertos. co n las fo rmalidade s qu e exige n la adrn i- jant es. qu e divididos en ci nco secc io nes se d ist ri-
nistración civil, y sin perjuicio de qu e los eclesi ás- buy en : dos en los puntos ext remos del pa ís; una
t icos sigan la cos tumbre de llevar sus par t idas de en el cent ro y do s repart idas en el litoral del Pac i·
bautism o y ent ierros; est a prov idencia salvaría muo fico y At lánt ico. El col egio de minería Quizá pro-
chísjmos inconven ientes en la adm inistración ju- porcionaría los prim eros elem entos, esto es, [ óve-

28 Op . cit., p . 127 . 29 taem.• p . 135 .


J . CH A N ES NIETO UNO DE LOS PRIMER OS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE :
SIMON TADEO ORTIZ DE A VALA 29

nes auxiliares instruidos y los instrumentos; y si e idiomas vivos . .. . especialmente destinado a


los est ados se prestan (como no dudamos) act iva-
la inst rucción de la juventud en la geografía.
men te a la empresa ministr ando e impartiendo au -
xilios y co nocimien tos, en cuat ro o cin co años . y antigüedades e historia nacional . el derecho
eó n la suma de 230 mil pesos, contará la república const itucional . el de gentes. la estad ística y
co n u n buen plano genera l, y los mismos estados economía política y todos los elementos ne-
con el prop io respecnvo . cesarios para formar hombres de estado que
sepan gobernar por principios la república y
" Cada un a de las c inco secc io nes o comisiones
representar con honor a la nación en los paí-
se ha d e compo ner de t rece individ uos, un d irect o r
en jefe y un ayud ant e ast ró no mos (y con este ses extranjeros".33, Igualmente propone que
no mb re ya se sabe qu e él la pa r so n geóm etras y en el Colegio de San Ildefonso se imparta "un
matemát icos), y dos auxiliares; un naturalista apl i- curso completo de estudios diverso de l méto-
cado al desempeño de la pa rte geológ ica, zoológica do de instrucción elemental y selecto aplicado
y asp ect o fís ico ; un bo t ánico, a la de las pla ntas y a determinado número de jóvenes que. sin
producc ion es: un joven auxiliar a cada un o ; un d i-
bujante; un gua rda instr ume ntos; un méd ico y d os
abrazar la carrera de las letras en forma. nece -
escri bientes. Los escribien tes los costearán los es- sitan únicamente de ciertos principios y cono-
t ados d e sus oficinas duran te la inspecció n en cad a cimientos generales auxiliares e ind ispensables
estad o , sin salir d e sus límites. y los ayuntamientos .Eara poder desempeñar con honor y provecho
de los pueblos se encargarán, en virtud de un d e- de la repúbl ica ciertos encargos. com isiones y
creto de las legislatu ras, de ministrar los qu ias y ca -
puestos que sólo se podrán cumplir aprendien -
balgadur as necesaria s, así com o los curas exc itad os
por sus prelados, los alojamientos" .30
do ciertas máximas en una escuela por exce-
lencia nacional en sus formas y métodos " .34
"El con greso de la unión, las legislaturas de los
estad os, el gobie rno general y en suma, toda la ", .. no faltarían arbitrios para sostener los gastos
nación, est án int eresados en poseer un plano topo- del liceo nacional de la unión, amueblarlo, reparar-
gráfic o general astronómicamente trazado y d es- lo, darle biblioteca, gabinete o museo de instru-
crito con exact itud y prolijidad en la parte geoló- mentas científicos, planos, antigüedades y pro-
gica V f isjca del pa ís" .31 ductos naturales de los tres rein os, dotaciones de
maest ros de id iomas, dibujo, mús ica y ba ile, cate-
4. Formación y capacit ación de servidores d rátic os y demás gastos -económ icos a un gob iern o
hábil y laborioso que sabe move r todos los reso r-
púb licos "en las nociones más triviales de la tes que están en su ma no sin necesidad de gravar
difícil ciencia de la administración social". 32 a los pueblos; los mismos individuos qu e lo cornpo-
al respecto señala que "el gobierno de la un ión nen podrán min istrarlos-.
har ía un gran servicio a la nación creando un
liceo general de ciencias elementales. literatura " Cuando se refle xiona que en general todos los
go b iernos, ya sea por ego ísmo. conveniencia o por

30 Op . cn., PP . 137 Y seats.


31 taem., p. 136. 33 Idem .• p . 8 7.
3 2 Oo. cit ., Tom o 1, p 17. 34 taem., p . 88 .
30 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

una consecuencia necesaria de las afecciones natu - dad ! cuyos hijos deberán ent rar en competenc ia,
rales de los hombres de que es casi imposible des- satisfaciendo un estipendio lo más moderado que
prenderse,los más de los empleos de las secretarias. se pueda, a fin de atraer la concurrencia de la ju-
oficinas, com isiones y legaciones extranjeras se ventud de los estados, que por sus circunstancias
confieren a los parientes y ahijados de los emplea- no puedan emprender semejantes estebleciinien-
dos más influyentes en sus respectivos ramos y, tos".35
por la práctica, la costumbre y aun la utilidad que
hasta cierto punto resulta a la sociedad de que los 5. Necesidad de la econom ía administrativa,
hijos abracen la carrera de sus padres, ciertos des-
tinos son como una especie de patrimonio de los
o sea , de la aplicac ión de los magistrados al
magistrados y empleados resulta que, siendo por cumplimiento de sus deberes: garantizar todos
lo común los hijos y los padres de éstos los más be- los bienes sociales; desempeñar y cumpl ir sus
neficiados, ellos son tamb ién los que más se deben obligaciones a beneficio del pueblo; responder
interesar en la creación y sostén de este útil esta- no solamente por lo que hacen mal, sino por
blecimiento Y. por consiguiente, contribuir direc- el bien que dejan de hacer ; aplicarse a las me-
tamente a su fundación, dirección y costo, minis-
trando los medios, tanto más sencillos y fáciles de joras sociales.
realizarse, cuando que repartidos proporcional-
mente entre los empleados, cotizados por una junta "Luego que los hombres pasan del simple estado
adminístrativa elegida por ellos a su satisfacción, natural o del pupilaje a la emancipación y régimen
cada uno concurriría con $U cuota respectiva en social regular , reconocen como una de sus primeras
pequeño para formar la masa o el tesoro general necesidades el estab lecimiento de cierta autoridaq
en grande . Así es que reun iendo los altos poderes pública admin istrativa que , superior a todo poder,
de la un ión a sus empleados en forma al efecto dir ija la sociedad, asegure el libre ejerc icio de los
{cosa que también imitarían los estados). y autori- derechos y fueros de sus miembros y llene por su
zados para que de los sueldos que -erclben destinen parte los deberes inherentes a tan delicado encargo
el uno o el dos por ciento del total valor, recaudado resultando de este primer paso, base de toda aso-
y distribuido por su junta o consejo administrativo, ciación, la satisfacción recíproca de todos los hom
que también se encargaría de la dirección del liceo, bres reunidos. La legitimidad de esta autoridad,
creemos que si nadie se resintiese de la exhibición fundada en el interés común que precede a su
mediocre ind icad a. .se reunirían los fondos necesa- establecimiento. se apoya en la voluntad de los
rios para el licec de los varones y aun para otro de subordinados y -por una consecuencia necesaria-
niñas; pudiénoose a la vez exigir por una ley una en el pacto autént ico que resulta de la sanción de
mediana contribución al t iempo de librar 105 des- la constitució n fu ndamental, Que exige magistrados
pachos a los empleados, aplicada a los gastos de la y emp leados para SU custodia y la observancia y
biblioteca, gabinete y museo del establecimiento ; ejecución de las leyes emanadas de ella y sean las
cuyas ord enanzas formará la junta administrativa, que fueren las denominaciones de los ciudadanos
sin deja r al gobierno más intervención que el am- invest idos con el carácter público y sublime de
pliarlas, modificarlas y aprobarlas en uso del dere- ejecutores de las leyes y administradores de la jus-
cho de inspección general que por el de supremacía ticia, como garantes de todos los bienes sociales
se reserve. Al manifestar la idea de este liceo, no se
crea que opinamos por un establecimiento exclust-
va a los parientes de los empleados; al contrario:
deseamos que él. se extienda, conforme a los pr in-
cipios republicanos, a todas las clases de la sacie- 35 OP. cit.. pp . 89 v 90 .
J . CHANES NI ETO UNO DE LOS PR IM ER OS TEORICOS DEL MEX1 CO INDEPENDIENTE:
SIMON TAOEO O RTIZ D E A VA LA 31

dema nda n consideraciones, miramientos y una re- a los magistrados de la repúbl ica, les dispensaron
tribución ho nor ífica, propo rcion ada a sus servicios consideraciones y el honorar io correspond iente a
y a la eficacia y celo con que se su pone deben de- su rango y a los servicios inherentes al tamaño de
sempeñar sus dest inos, o - hablando co n más pro- su importancia, sin ninguna demasí a. Algunos ex-
piedad - sus deberes (puesto qu e fas depos itarios tra njeros, mal informados o prevenidos con t ra la
encargados del poder si cumplen con rect itud sus nació n, han supue sto en sus abul tadas relacio nes
grandes enca rgos, sin otros goces que la ob ligación abusos en esta parte, afirmando que los mex icanos
de llenarlos , primero contraen deberes positivos (más ávidos y aspirantes que patriot as) se distribu-
que derechos; al paso d e los de rechos de los otros yen el t esoro público con excesivas dot aciones y
ciudadanos son condiciones preexist ent es, aunq ue una client ela inconsiderada de empleados inút iles
correlat ivas a ciertas ob ligacio nes comunes, porqu e y pern iciosos a la admi nist ración ; llegando hast a el
los obt ien en directamente de la natu raleza, y las extremo de hace r la apo logía del siste ma co lonial,
autorid ades los reciben de la soc iedad q ue los eleva y como a preferir el ré9imen monstruoso y abso-
y sostiene ante todas cosas para que cumplan las luto de la de pendencia ignominiosa po r uno Que
obligaciones impuest as po r los asoc iados). otro desac ierto que en el ensayo de la libertad ha-
brá n not ado , sin advertir que todos los pueb los
en su infancia com eten er rores aun sin inte nción;
" Los jefes de las nac iones no recibe n, pues, el y en cuan to al punto de los sueldos crec idos de
ejercicio de funci ones para ostent aciones pompo- que inculpan a los mexicanos, están muy equ ivo-
sas y fútiles, sino 19,ara desemQefi~L~ . cumplir gra- cados: cotejen si no la lista civil de l gob ierno colo -
ves _y .í3_l:J9l:lst as .obllgaciones .a benañcio.del pueb lo... nial y enco nt ra rán que el sueldo de los virreyes
cuya reun ión y co nsentimiento si les co nfiere el montaba a sesent a mil pesos y muchas veces a
poder, la auto ridad y una legit ima recom pensa a oche nta mil, además de sus granjerías vergonzosas;
sus import ante s y útiles servicios tambi én les exige los presidentes comandantes generales, a ocho mil;
severos cargos, grandes retr ibuciones y mucha acti- los de los o idores e intendent es, a seis mil; al paso
vidad de acción en el obrar; porque los magistrados que la dotac ión de l pres idente de la repúb lica, con
no solament e son responsab les por lo que hace n superior dign idad y rango (como primer jefe de la
mal, sino por el bien qu e dejan de hacec..'Cuando nación), con respect o a la de un procónsul, no ex-
Telémaco descendió al reino de Plut ón (dice Fene- cede de tr einta y seis mil; el de s~s secretarios, de
Ión en su inmortal obra) a bu scar a Ullses, habiendo seis mil; y los gobernadores y comisar ios genera les
entrado al lugar del averno donde se castigaban los de los estados no reciben más de cuatro mil; y si
malos reyes, vio q ue muchos d e éstos eran severa- la combinación del sistema repub licano federal ha
mente ato rmentados no t anto po r los males qu e ex igido en su administración mayor núme ro de
hab ían inferido, sino precisamente por los bienes empleados , esto no es una invención de los mex ica-
. que había dejado de hacer. Los crímenes qu e co- nos; tod as las naciones emancipadas y co nst ltuktas,
meten los hombres (continúa el mismo autor) Que por su propio decoro, dign idad y conveniencias
provienen de la negligencia e inobse rvancia de las púb licas tienen precis ión de aumentar el número
leyes, se imputan a los reyes que no deben reinar, de sus magist rados y empleados subalt ernos y, por
sino co n el fin de qu e las leyes gobi ern en por su cons igu iente , de acrecentar sus gastos; pero en ge-
ministe rio' . Est a es una lección de moral aplicable neral est a necesidad no es un mal sino un benef icio,
a todos los magistrados de la t ierra. cuando los des t inos se calculan y nivelan con las
ventaj as y utilidades que resultan a la causa pública
" Los legisladore s de México no desconocieron y pueden repo rtar los pueb los. Es cierto que en los
estos principios en armonía con las máximas sanas tie mpos de ignominia y tr iste memoria la list a civil
de la moral y la política ; y al demarca r sus deberes y milita r se cubría con d iez y med io millones de
32 REVISTA DE ADM INISTRAC1DN PUBLICA

pesos, y en la actualidad Quizá asciende a más de "Respecto al sistema de percepción y economía


dieciséis millones; mas esto es consiguiente al esta- admin ist rativa , o aplicac ión de los mag istrados al
do de ~erra V al aumento del ejército, Que en cumplimiento de sus deberes, después de la ind e-
tiempo de la dominación no pasaba de d iez mil pendencia si no se ha mejorado mucho no pued e
hombres y ahora monta a cuarenta y cinco mi l; pero ser peor que el segu ido por el gob ierno co lonial,
del deficiente que resultaba entonces del producto que en sentir del célebre sabio barón de Humboldt
neto de las rentas de México, ascendiente a veinte montaba el costo del cobro de los imp uestos al ex -
millones de pesos, pasaban a las cajas de Madrid ceso de 25 por ciento (es decir, más del duplo de
seis millones, y tres y med io en clase de situados a lo que cuesta en Francia); y sob re los agentes es-
otros puntos ultrama rinos ; mientras Que con la pañoles continúa el mismo autor : ~ r a prod igiosa
independencia aun cuando se absuerban en los cantidad de empl eados, la oc iosidad más grand e en
sueldos de los empleados dom iciliados, Jos gastos los que ocupan los dest inos super iores, una extrema
de fas atenciones de la guerra y algún fomento a complicación en la administración de la hacienda,
los ramos de industria y educación, siempre quedan hacen el cobro de las contribuc iones tan lento y
en circulación y al fin aumentan y vivifican los ca- dif ícil, como vejatorio al pueblo mexicano.'
pi tales y la riqueza pública del país. No hay pues,
motivos fundados para inculparnos sobre este pun o " Es prec iso estar ciego pa ra suponer Que los me-
to ; y si ex isten en la administrac ión de la unión xicanos no han ganado nada con la ind ependenc ia
algunos empleados subalternos superfluos, son de cuando (además de haber sacudido un yugo ver-
aquellos mezquinos que el favorit ismo de algunos gonzoso y cub iértose de honor y gloria) rescataron
secretarios y jefes de oficinas han introducido. y cuenta con una patr ia cara, se gobiernan por sí
Estos empleados son en general inútiles y pernic io- mismos , y todos sus administradores a po rfia han
sos , porque además de que la mayoría de esos jó - aliv iado las pesadas e ignominiosas cargas, abollen -
venes soldados de a trescientos o qu inientos pesos do algunos tributos y muchas co nt rib uc iones y
igno ran hasta los rudimentos de la ortografía y gra - estancos anttpottt lcos y entieconóm lcc s qu e (como
mática, no se puede contar con ellos para cosa de los qu e agob iaban a la minería y embarazaban la
provecho, y distraen con sus disparates y atolondra- amalgamación de los metales pre c iosos, inventados
mientos la atención de los oficiales de las secciones; por la rapacidad del fisco de los españoles) han
reduciendo estos (empleados) o abol iéndolos, lejos desaparecido ; y a pesa r de que los atrasos consi-
de sobrar empleados faltan otros indispensables a guientes a toda revo luc ió n y la sal ida súb ita de más
los ramos de. fomento lCon estas econom íes y la de c ien m illones de pesos (que ha arrancado la
providencia de no gratificar con dietas a los diputa- igno ranc ia d e algunos y la ma la fe y te nac idad d e
dos y senadores sino durante el tiempo de sus se - otros del seno de la patria, y c irculan entre nuestros
siones, y con el arreglo y dism inución del ej ército enemigos o en países extranjeros) no han permitido
habrá recursos sobrados, tal vez sin necesidad de mayo res adelantos, lo cierto es que México ha me-
nuevas contribuciones, para formar d irecciones del jorado mucho , no obstante sus disensiones; y si sus
fomento de la industria, de la instrucción. pol ítica magistrados se apl ican a las mejoras social es y sos-
y estímulo de las c ienc ias, las artes y oficios, de la t ie nen el orden públ ico COn la observanc ia estricta
apertura de caminos y canales, de la co lon izac ión de la just icia y las leyes , lo s mexicanos no re trogra-
y afirmación en grandes de las fronteras y puntos darán como hub iera acontecido con la dependencia
litorales abiertos al comercio, del plantío de árboles de España". 36
y conservación de los bosques y en suma : de todos
aquellos objetos descuidados por el antiguo régi -
men.. y absolutamente necesar io a la prosperidad y
aun al honor de la nación. 36 Op , cit.• pp _5 7 a 61 .
J . CH A N ES N IETO UNO D E LOS PRIM EROS TEORI CO S D E L ME XI CO I N D EP ENDI EN T E :
SIMO N T ADE O ORTlZ DE AYA LA 33

6. Combatir la corrup ción y est imu lar las vir- quebrados y d ilap idad o res de los caudales público s
·tudes sociales en los servido res públ icos . Tar- y p r jvec o s, a los em pleados Que no haya n d esem-
peñado sus destinos legal y f ielm ente, a los tram-
sicio ' García Oíaz seña la sobre esta propuesta
po sos y a los pad res d e famil ia que aband onan sus
q ue : "Ortíz ataca con energía los vicios y las de beres , pr ivándol os te rm inanteme nt e de 105 dere-
ambicio nes personales de los fa lsos pol íticos, chos e lecto rales. act ivo s y pas ivos" .39
recl ama penas ejemplares pa ra los de lincuentes
y pide la reglamen tac ión severa de los requ isi- "A 105Que ca lumn ian a la naci ón, p intándola en
tos par a los pre ten d ientes a los prime ros pues- un a desrnorat izac ió n co mpleta, ya los mex icanos
incli nados exclu sivamente al vil int e rés de enriqu e-
tos de la ad ministra ción públ ica. Con sutileza
cerse a expensas de l tesoro pú blico, de snudos d el
advirt ió o tro peligro qu e se deriv a de la misma amor pat rio, de conocimie ntos y esp iritu nac ional ,
falta de ho nrade z de los gobernantes, y es que se les de be n po ner de frente a pec ho d escubi erto
el pueblo se acost umbrara a ver con ind iferen- las virt ud es y el d esp ren d imiento de la mayo r ía de
cia la causa púb lica " _37 Ort iz propone una ley los person ajes más inf luye ntes en el teat ro de nues -
de población, prem ios y fomento, aplicada a t ra revol ución, en cu yo cu rso (y esto se repíte co n
una satisfacc ión pura y q u izá única en la historia
los milita res y emp leados cesantes , q ue simul -
de los nu evos estados) ciertamente ninguno ha ate -
tá nea men te propiciaría la colonización . sorado . . . los más d e ellos han descuid ado su cor t a
fortu na, he red ad a de sus may or es, po r at ende r a
" Los legisladores V mag istrados de México al san- los ca rgos pú bl icos que les ha "co nferido la pat ria;
cio nar y ap licar las leye s no d eben ol vidar la máxi- y d igase lo qu e se qu iera po r los q ue no sabe n apre-
ma polí t ica irre futab le: qu e el temo r y la esperan - ci ar e l ho no r nac ional, . . 1" verdad es que el d inero
za so n los do s reso rtes del corazón humano y el no se puede ocultar qu e se cuente uno Que o t ro
gra n mó vil q ue lo est imula y hace o brar, y po r eso peculado mezquino;' qu e no falten ine pto s dilap i-
vem os c onfirm ado por la histo ria y la ex periencia dadores, discolos y ambic ioso', factores y pro vo-
q ue todo s los go biern os civilizados han decretado cado res de ason adas y saqueos, es c osa qu e se
pena s sever as pa ra cast igar el cr imen , especi alm ente comprende fácilmen t e por el filóso fo ob servador
de la nac ión , y reco mpensas para prem iar el mérit o q ue no igno ra qu e tod as las revoluciones t ienen sus
y la virtu d" .38 periodo s fe briles, sus páginas, su s fases y por últ i-
mo sus cris is".4 0
... .. La augus ta dignid ad d e repre sentantes de
una gran naci ón es y de be ser muy decorosa y " Al efecto (apl icar a los c iuda danos de fenso re s
honorí f ica , y por lo mismo ex ige a la par cierta de la patria al cultivo d e las t ier ras) indi camo s en -
independencia. ilustrac ión, labo rios idad , much a tre o tros medi os una ley d e pob lació n, premios y
ho nradez y pro b idad; y para imped ir qu e los rniern- fo me nto , apl icada exclus ivame nte a los mil itar es y
bros podridos V zánganos de la soc iedad pro fanen em pleados cesant es, y po r apé nd ice, a las fami lias
el santuar io de la ley, es prec iso excl uir a los entre- ext ranjeras y nac iona les útiles, q ue en fu erza de
gados a los vicios del juego y embriag uez, a los sus estimulas y a lic ientes .exc it e voluntariamente

3 7 Gar da D ia z, "ra-s tctc , en Or t iz . Res umen, p . 2 5 . 39 OIJ. cit.• pp. 49 v 50.


3 8 O rtiz _Méx ico .... To mo l . ~. 46. 40 Idem .• p p . 61 y 62 .
34 REVISTA OE AOMINISTRACION PUBliCA

a este génere de ocupaci ón honrosa y útil.a los que del gobierno responsable, que corra con el manejo
la adopten, y a la vez dé la más alta importancia y distribución de los caudales y el banco conforme
al reposo, prosperidad y garantías de la paz inte- a la ley; bien entendido que los fondos necesarios
rior, riqueza territorial e integridad de la república, para entregar de contado una tercera parte a los
colonos, gastos de viaje, habilitación de los objetos
"La ley de población y premios debe tener por enunciadosal poblador agraciado, de la administra-
bases la liberalidad y los incentivos para que surta ción de los distritos cultivables y el banco, y sus
el efecto que se proponga el legislador; así es que agentes deben designarse y administrarse indepen-
además de un terreno en eropiededprcporclonan- dientemente del gobierno, y graduarse competen-
do al grado y a los servicios hechos a la patria con temente al fomento de los militares, empicados y
arreglo a las épocas que se designen, sin más condi- familias extranjeras, a quienes se les habilitará a la
ción que su cultivo o población de ganados en de- par de las mexicanas concurrentes, con las mismas
terminado tiempo, a fin de excitar el laborío y be- cosas, y además se les costeará el pasaje desde el
neficio, se deben capitalizar los sueldoscon arreglo punto de su embarque en Europa o en América." 41
a las probabilidades de la vida, entregando una parte
del sueldo capitalizado, por ejemplo una tercera
a los interesados, luego que se suscriban, en el pun- 7.. Earticipaci ón ciudadana en la administra-
to que eligiesen o decida la suene, recibiendo en ción de las instituciones a las que aporten re-
el lugar de su residencia lo necesario para transbor- cursos, constituidos en juntas. .come sería tra-
darse con sus familias si las tuvieren, además del tándose del "Asilo para madres solteras", de
pasaje costeado si el viaje se emprendiere por mar, la "Casa de enseñanza para recoger a sordo-
una casa provisional con las provisiones necesarias
mudos", del "Hospital de Ciegos" y en general
de utensilios y víveres el primer año, reservándose
el gobierno el resto del capital para formar un fon- de los hospicios y los hospitales . ,"La adminis-
do, que a manera de banco haga circular en billetes tración " . de todos estos establecimientos,
de crédito con un corto interés, la cantidad que convendría encargarla ... , a juntas nombradas
adeuden los estados, obligándose éstos a satisfacer por el gobierno o los ayuntamientos, cuidando
exactamente los réditos a los tenedores, y parte se compongan a los menos de sesenta miem-
también emitiendo billetes de banco, designándoles
por hipoteca cierta cantidad de tierras. que aunque
bros, a fin de que sin perjuicio de sus obliga-
reguladas en un principio a un precio infimo como ciones personales estén expeditos para asistir
debe ser para inspirar confianza, ellas subirán de uno o dos diariamente, de pie, en los hospita-
estima a proporción de los adelantos del cultivo les y hospicios" .42
de los distritos en cuestión, bien calculado todo,
no dejarán de apreciarse en el mercado, siempre
8. Desconcentrar la administración nacional
que se paguen con puntualidad los intereses de un
tanto por ciento . al igual que la de la ciudad de México. En vir-
tud de que "La subdivisión o buenas adminis-
traciones en todos los ramos, es un objeto del
"Con el capital reservado y el producto del papel
de crédito, se atenderá a los pobladores mensual -
mente, hasta satisfacerles en cantidades parciales
el total de los sueldos en el término que prudente-
mente fije la ley, constituyendo una junta nombra- 41 OP. on., Tomo 11 , pp . 116 Y siguientes .
da por los interesados y presid ida por un agente 42 OP. cit., Tomo L p. 181.
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEOAICOS DEL MEX1CO INDEPENDIENTE:
SIMQN TADEO ORTlZ DE AYALA 35

mayor interés, tanto para la mejor adrninistra- giesen estos establecimientos útiles y sólo ca-
ción y progresos, como para el sostenimiento paces de hacer progresar pronto la agricultura,
de la tranquilidad interior y exterior Los pun- industria y comercio que exigen nuestras nue-
tos ... situados a una distancia enorme del cen- vas relaciones y crédito nacional. .. Es verdad
tro del gobierno supremo y de los jefes que lo que estas administraciones no sólo exigen suel-
dirigen, yacen en un completo abandono; ...',43 dos, sino capitales para los objetos de su cargo;
En consecuencia" '.'para labrar la felicidad de pero el gobierno puede tocar el expediente de
la patria y asegurar sus intereses más caros y un empréstito ... ", en tanto "rendirían al Es-
comprometidos,... los puntos (distantes) ... tado dentro de poqu ísimo tiempo muchos mi-
exigen a la vez una administración sistemada, lIones".46
uniforme y eficaz, que partiendo de un solo
. .
punto centrrco no se entra be ... " ,44 a t raves
• La creación de sociedades por el gobierno
de "agentes" de la administración nacional permitiría "la explotación de los metales pre-
establecidos en tales puntos. ciosos" y "de minas abandonadas o débilmen-
te trabajadas", "el establecimiento de posadas
En el caso de la ciudad de México reitera la cómodas y limpias", de "diligencias" y de
urgencia de desconcentrar su administración, "posta", "estos establecimientos ... no proqre-
en virtud de que "La policía y expedita adrni- sarán, ni serán exacta y fielmente desempeña-
nistración ordinaria de México exige una sub- das, si al principio el gobierno no los dirige,
división en cinco cantones grandes, ... que, in- aunque sea a expensas del Estado".47 Prevé
dependientes, administren precisamente en los Ortíz, expresamente, la constitución de em-
respectivos cantones .... la justicia ordinaria presas de participación estatal.
y demás atribuciones municipales a la par
que ... la policía que se advierte en todos los " ... el gobierno general y el particular de Guarra-
ramos".45 juato prestarían un gran servicio a la nación y a la
minería si por medio de los estímulos de los pri-
vilegios temporales, franquicias y demás resortes,
9.. Crsacron de empresas por el gobierno o
excitan el celo de una compañía a su explotación,
participación de éste en. ellas., "Un gobierno entrando los gobiernos a la empresa en calidad de
recién establecido que tiene que intervenir en accionistas".48
tantas y tan grandes empresas, si ha de sacar
de su abatimiento a la patria y hacerla florecer, " ... Una compañía que se reuniese bajo los aus-
debería crear nuevos empleos, para que diri- picios y distinguida protección de las autoridades
respectivas, a fin de explotar en debida forma las

43 OrtIZ. Resumen , p. 56. 46 Ortíz. Resumen ... , p. 43.


44 Ortiz. México , Tomo 11, p. 181. 47 Op. cit., p. 47.
45 Oo. cit., p. 158. 48 Ortiz. México ... , Tomo 11, pp. 31 y 32.
36 REVISTA DE ADMIN ISTRACIDN PUBLICA

minas de h ierro ... haría su negocio y a la vez un _"Los fondos necesarios para la ejecución de estas
alto servic io a la nación. y por consigu iente ella empresas (caminos) y el aprovecham iento de la
debería ser no solamente favorecida , sino auxiliada navegac ión de los dos que forman el sistema mixto
y aún hab ilitada en parte por los gobiernos intere- de cam inos y canales fluviales que no nos cansare -
sados, respecto Que este género de empresas son mos de recomendar. pueden proporcionarse en
por su n atur aleza, fin y objeto, verdaderamente parte y sin crear nuevas contribuc iones aum entan-
nacionales y patrióticas, puesto que tienden a aba - do un pequeño tanto a alguna de las menos gravo -
ratar una materia de primer orden y necesidad para . sas existentes, como el tabaco y el consumo de los
todas las artes .. :,49 licores fuertes. conforme se observa en Francia.
que cuando hay necesidad de fomentar estas em-
" ... Su apertura (de vías de comun icación) es presas , o por ot ra causa, se adic ionan con algun os
de una importancia tan grande, y tien e una rela - cé ntimos tales o cual es co nt ribucio nes : en Méx ico
ción tan íntima con los progresos y flor ecimiento sería casi insensible adic ionar alguno s octavos o
de Otomitas, Zacatecas, Nazas, Chihuahua, Sonora, granos más a las exacciones indicadas, o a aquellas
Sinaloa y Nuevo México o Aztt án. que no debemos que perjudicasen men os a la agricultura e industr ia
dudar de su pronto examen y ejecución, inte resa - nacional, y con esta med ida proporcionar un capi-
do s como están en ella el gobi erno general y los ta l suf iciente, sino pa ra llenar la total idad de los
refer idos Estados, cuya concurr encia y pat riot ismo costos de est as obr as, a lo meno s pa ra qu e el qc -
combinado y excitado por la ad m inist ració n, po - bierno se pus iese al fren te y an imar a a los particu-
niéndose al frent e del gob ierno de Pot osí, fac ilita- lares, qu e por medio d e compañías V acc iones me-
rían el capital necesario, med iante una compañía diocres proporc ionadas a las capacidades y haberes
fo rmal de gob iernos y ciudadanos acc icnistas em - de todo, se facilitara lo restante. y po r este med io
presarios, y en un momento examinar, trazar, em - reunir dos o tres compañ ías empresarias compues-
pezar y acaba r una obra que (,P rí a pi co lmo de la tas de la concu rrenc ia del gob ierno gene ral, de
fplir irl.ad!de los Estados boreales , y la prosper idad todos los gobi ernos de los estados, mun icipal ida-
y aumento de la riqueza de los habitantes de Poto- d es. co rpo racio nes, prelados y cofradías. en calidad
sí, const ítu ldoernporío de un vasto comercio qu e de accionistas, de todos los prop ietarios y hacen-
no tendrán comparación en la Repúbl ica. La cons- dados, de los comerciantes y mineros y cuanto ciu-
trucción de este camino, y el giro de un a embarca- dadanos pud iesen; a cu yas co mpañía s tocaría el
c ión de vapor de Tampico a Tama in, interesa in- co bro , conservación y manejo d el capital, nom -
med iatamente a los prop ietarios d e est e Estad o, brando ent re tod os al efecto un a junta d irecto ra
que se deben apresurar y pres tar los recursos nece- q ue entendi ese en todo, de jando al gobierno ún i-
sarios a fin de su pronta realización, seguros que cam ente la alta insp ecció n de los camino s, el exa -
con sólo esta obra adquirirán doble valor sus tierras men de los parajes y provisión de los ingenieros
y artículos ex ist entes, y que el producto de estos que pidiesen la dirección independiente en lo de -
valores apl icado a la agricultura de viñas, cáñamo, más, convencido el gob ierno como debe estarlo.
lino y otros ramos de exportación. por esta vía có- qu e el interés ind ivid ual es la gu ía más segura d e
moda podrían concurrir a los mercados extranje ros, las empr esas indus tria les y part icularment e las de
dejando ut ilidades de consideración a los gobi ernos. esta naturaleza , que reglamentadas se entorpecen
a los propietarios y empresarios" _50 y contradicen , y no pued e pertenecer o t ra cosa a
la administración que formenta las, estimularlas
y protegerlas" .51

49 OP. cít.• pp . 32 v 33.


50 Op _ cn.. pp . 88 V 89 . 51 Id em .• eo. 97 V 98.
J . CH AN ES NIETO U N O DE L O S PR IME ROS TE OR I CO S D EL MEX IC O IN DEPE N D I ENT E :
SIM O N l ADE O O R Tl Z D E A YA LA 37

10 . E l Senado de ber ía ser co nsej ero de la ad - má s alto , más sano y má s con ven iente d e los
m inist ración . una vez q ue estuviese in teg rad o su bu rb ios de la cj.wiad (de México ). para sit ua r
po r m iem b ros de u na su ma e xpe riencia y u n los grandes palaci os . . . de los tres pode res, de
acopio de luces y co no cim ien tos prácticos de la admin ist ración ., inst ruc ción, co modi d ad ,
todos los ra mo s d e la alta administración . embelleci miento y sa lu bri dad pú b lica . . .; pues
au nqu e e xisten algu nos d e es tos estab lec í-
.. . . . las cual idad es ex igid as a los senad o res debe n miente s q ue pu eden suplir pr ovisionalmente,
realza r se más, a f in d e que estos m iem bros respe- ni son d ignos ni proporcionados a la nación ;
tables lleven a tan ilustr e corporación un a su m a los que pertenecen a la humanidad doliente y
ex per ienc ia y un acop io de luces y conocim ien to s
p ráct icos de tod os los ramos de la alta ad min istra-
los de ed uc ació n están muy mal colocados y
ció n, por ma nera q ue el gob ierno pued a co ntar Co n dist ribu íd os ; y los de la admin istración son re-
u n verd ade ro co nsejo d e hombres d e estado. J?a ra du cid os y mez q u inos " .53
co nsultar en los casos ard uos lo s negocios difíciles
y del icados; y al intento co nvendr ía q ue fuesen
de u na edad más madu ra. y p rec isamente hub iesen
ejerc ido y d esem peñad o co n ho no r y legalid ad al-
v. Medidas Administrativas con Respecto a
guno de los p rimero s de st inos d e la repúb lica, en los Sectores que Incluye en su Plan de
la escala d e go bernador es d e lo s estados. d istritos y Desarrollo Económico y Social
t err itorios; secre tarios y oficiales m ayores d e los
m inist er io s, jud ica tu ra, com isarías. agencias diplo- ... . . si (e l) gobierno . .. se a plica . .. a las re fo rmas
mát icas y consu lados; generales d e b rigad a y d ivi· de su ad mi nist raci ón V mejo ras sociales . . . sin duda
sió n; co m andant es y cap it anes d e marina; empleo s co rr esponder á a las esp e ran zas V debido reco n o cí-
eclesiásticos en su juri sd icció n; los jefes super iores mi en to d e la nación .. ."

de las ad uanas marí t imas y co ntad ur ías de hac iend a Tadeo Orr íz
púb lica y de las corpo rac iones o juntas d e lo s ramos
de fo mento . de agricu ltura, de minería, indu str ia.
co merc io, educac ión e inst rucc ió n, y academ ias 1. Rediseñ ar la división política d el país. "Es -
de ciencias y artes; y en u na palabra, tod os los c iu- tudioso de la eco no m ía po iítica , - esc ribe Ta r-
d ad anos exper iment ad os po r sus d est inos y ca rrera sicio Garc ía D íaz - - no d ejó de señ alar la artifi-
magistral en lo s dive rsos y co m plicad os negocios ci osa divisió n geo gráfi co -poiítica d e la nación ,
d e la ad ministr ación d e la máquina soc ial d e un
resu lta nte d e ci rcu nst ancias h istóricas. Aco n -
vasto estado. q ue po r su magn itud d em anda un se ja q ue el país : necesit a de un a subdivisión
cúmulo d e luces y co noc im ient os oar a el mejo r
des emp eño d e las co sas púb licas" .52 lega l y razo nad a, aco mo d ada a la topograf ía
natural de su suelo , t razada en consonan cia
11 . Erigir una ciudad gu bernamental y adrni- con las ex igenci as y esen cia de l sistema fed e-
nist rat iva. " El gobie rno podría e legir el paraje ral ".54

53 Ortrz . Resumen ..., pp. 31 Y 32.


52 oo . cit., Tomo 1, p. 48. 54·Ga rcía Dial , T ar stc¡o. en Ortíz . Resumen . .. . p . 24.
38 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

"Si a la época de constituir a la nación SUs legisla- do México otras relaciones que las de comercio
do res se hubieran penetrado de la unidad y venta- con la mayor Parte d e Europa, ést as se deben limi-
jas que resultan a los pueblos V a la causa pública tar al fomento de este ramo mediante sus agentes
de una división trazada y combinada conforme a mercantiles, que resid irán con el ca rácter simple
la naturaleza de la topografía y construcción geo- de cónsules generales encargados de negocios, en
lógica del país, y a los principios del nuevo orden los puntos donde más convenga; y en los dem ás,
de cosas; si las grandes secciones de la federación los cónsules y vicecónsules pueden muy bien de-
hubi eran sido calculadas y estimadas en general sempeñar est as funciones, red uc iendo su pol ítica
con arreglo a la órbita de las antiguas intendencias en esta parte a la protección de su comercio, aban-
y a erigir uno, o cuando más dos estados V un t e- donando en lo posible el sistema prohib itivo, y
rritorio fuertes en los extremos boreales, para for- rebajando proporcionalmente la tarifa de los dere-
mar una barrera y fijar la 1ínea divisoria entre Mé· chos de entr ad a (qu e no sirven sino para fom entar
xico y los Estados de América, con algunas otras el contrabando, disminuir los consumos y el tesoro
mod ificaciones secundarias de localidades geog rá· público), combin ando éste de manera que no se
ñcas o beneficio de los pequeños estados (sin per- perjudique la industria del país".56
ju icio de la creac ión conveniente de los territor ios
y distritos en el ámbito de los puntos culminantes, 3. Elaborar un sistema "de instrucción razo-
front er izos y litorales más lrnportantes abandona-
dos, cuya población y fomento están íntimamente
nado, compacto y liberal" que incluya "un
ligados con los verdaderos íntereses d e la fed erac ión plan material de estudios, los métodos y los
entera), la grave cuestión que se examina parece- establecimientos que convienen y son necesa-
ría extemporánea y temeraria; mas habiéndose rios". y los medios para sostener estos plan-
adoptado una subdivisión acaso minuciosa y de- teles" y constituir "una academia de ciencias
jándose la puerta abiert a a otras por la Ley funda-
consaqrada a su cultivo, extensión y proteo-
mental, y aún confirmándose su necesidad en el
hecho d e haberse emancipado y const ituido últi- ción, con el cargo de dirigir la instrucción púo
mamente el novísimo estado de Sinaloa, no es ni blica y cuidar de las mejoras y fomento de los
peligroso ni inco nsecuen te inculcar otras, tal vez establecimientos científicos existentes y los
más importantes y eficaces para neutralizar la in- que convenga crear".
flu encia y poderío desmed ido de los estados más
grandes, y eludir los intentos de escisión y cisma
"Fácilmente se puede reconocer por el hombre
que ha provocado Yucatán" .5 5
menos refl,exivo, siendo palpables los vicios y el
abandono de la educaci ón, en México, la urgente
2. Fomentar las relaciones exteriores median - . necesidad y el justo deber que la confederación
te agentes mercantiles. mexicana tiene de colocar al lado de la libertad
reconquistada del yugo extranjero y doméstico, y
"Aunque un pueblo naciente necesita por su esta - el no m enos pesado y funesto de las preocupacio-
do infantil del apoyo y amistad de todas las nacio- nes de mil matices y formas que <d u rante tanto
nes para acreditarse, sostener sus derechos y man- tiempo han agobiado al pueblo mexicano, un siste -
tener la paz y buena arman ía con todas; no tenien- ma de instrucción razonado, compacto y liberal,

55 Ortíz. Mdxico ... , Tomo 1, pp. 50 V 51. 56 OP. cit .• p . 73 .


J. CHANE5 NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMDN T ADED DRTIZ DE AY ALA 39

que al paso que se generalice esté en armonía con nosotros de esta disputa en cuanto al primer pun-
el régimen poi ítico adoptado por la nación; sin cu- to (por cuanto creemos que México, por una como
yo desarrollo e inteligencia las instituciones libera- binación de circunstancias particulares parece no
les, en pugna Constante con los hábitos decrépitos, estar preparado a recibir una libertad absoluta de
no pasarán de bellas teorías; y ni la nación podrá educación, en un sentido tan lato que podría per-
amarlas, ni sostenerlas dignamente, ni representar judicarle, exponiéndose a-que alguna de las clases
y ejercer sus derechos de supremacía: V, en una más' influyentes de la sociedad se apoderase exclu-
palabra, mucho menos hacerse respetar y ponerse sivamente de ella e introdujese abusos e ideas per-
a nivel con el resto de las asociaciones cultas de niciosas a la libertad en la ment¡ de la juventud y
que se compone el mundo civilizado",57 las masas), nos ocuparemos de la segunda parte" .58

"De conformidad con estos principios, y con la 'El plan que voy a proponer, dice el señor Ata-
mira de ser útiles a la juventud mexicana, manifes- mán, se reduce a quitar lo superfluo y establecer
taremos algunas opiniones sobre un plan material lo necesario: a dedicar cada uno de los estableci-
de estudios, los métodos y los establecimientos mientos existentes a un ramo particular de la ense-
que convienen V son necesarios en el nuevo orden ñanza, y dar una dirección uniforme a ésta, En
de cosas, y los medios para sostener estos plante- efecto, el primer secretario de estado de la repúbli-
les; que si viciados antes de nuestra existencia po- ca, al detallar su bien concertado plan, hace una
lítica, con una administración extranjera Vsombría, distribución tan juiciosa y sensata de los colegios
aislados, sin protección y aun embarazados, pro- existentes en la ciudad federal, de los ramos a que
dujeron sabios V literatos eminentes, y más de 149 cada uno se debe apl icar y de los recursos con que
escritores entre clásicos, regulares y medianos, bajo se puede contar sin aumentar los gastos, que (tal
los auspicios de la independencia V libertad, con plan) con ciertas ampliaciones, algunas mejoras
un gobierno nacional protector y un plan y método materiales de los edificios, y el orden administra-
de estudios razonado y liberal, las ciencias, la lite- tivo interior, llenaría este objeto, planificado y
ratura, las artes y la moral construirán su emporio desarrollado por la junta de inteligentes que pre-
en México. fiere el expresado plan, cuya compañia, en nuestra
opinión, ser ía útil y ventajoso que se constituyese
"El proyecto de un plan de educación pública en forma de academia o instituto de ciencias, en-
razonado y aproximado a la perfección, ha sido en cargándose a la vez de la dirección de los estudios,
estos tiempos el objeto de grandes debates en algu- el cultivo y el fomento de las ciencias y literatura,
nas naciones de Europa que gozan del beneficio de adjudicándole un edificio propio y los fondos ne-
la libertad: la cuestión ha dividido las opiniones cesarios para estos objetos". 59
de los sabios, pensando unos que debe ser abando-
nada al público, y discurriendo otros, apoyados en "El número total de nuestros establecimientos
la práctica constante de los antiguos, que ella per- científicos V literarios (supuesto que del de escue-
tenece de derecho a los gobiernos, como tutores y las vulgares nada dice la memoria del ministerio de
custodios del edificio político, suponiendo nada justicia de 1830) comparado con el de los Estados
menos en los encargados del poder ideas sanas y un Unidos y Francia, debe alarmar y excitar a la vez
solicito interés en la extensión y circulación de las con ardor el celo patriótico de los mexicanos, a fin
luces y la moral idad de los pueblos. Prescind iendo

58 oo. cit., pp. 76 y 77


57 OP. cit., p. 75. 59 taem. pp. 82 y 83.
40 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

de que se aumenten, y cuando menos aspirar a religiosas, poseedoras de fincas urbanas y rústicas
establecer en todos los estados una biblioteca, un existentes en la capital, sin excepción de las cofra-
gabinete de lectura, una academia de nobles artes días y hermandades, regularizándola por una ca-
y aprendizaje de oficios mecánicos, un liceo ele- pitación de sus fincas y capitales impuestos, exi-
mental, una sociedad de fomento, un colegio y Un giéndoles un tanto por ciento del producto de sus
seminario" .60 utilidades percibidas en trimestres por una junta
general de beneficencia constituida y arreglada le-
"Concluiremos excitando a nuestros compatrio- galmente, compuesta de los ciudadanos más bene-
tas sobre la ne.esidad Que tiene la nación de reu- méritos y bien reputados, y de los mismos Indivl-
nir en forma y con autoridad legal un cuerpo de duos de las corporaciones religiosas (aun cuando
sabios y literatos, o sea el constituir una academia sean del bello sexo) y cofrad ías contribuyentes,
de ciencias consagrada a su cultivo, extensión y a fin de inspirar confianza y quitar toda duda en
protección, con el cargo de dirigir la instrucción la aplicación de este donativo piadoso, que inde-
pública y cuidar de las 'mejoras y fomento de los pendientemente del gobierno se debería invertir
establecimientos Científicos existentes y los que precisamente en el sostén y recta administración
convenga crear; y supuesto que en el párrrafo de de los hospitales y Casas de beneficencia, quedando
la instrucción gratuita se indicaron el edificio de bajo su responsabilidad, obligados a rendir sus
la Universidad y las fincas y rentas del colegio de cuentas al gobierno, y éste al público por medio
Santos y ex-inquisición para su morada y sostén, de la imprenta".62 •
nos ocuparemos de los establecimientos que más
falta hacen en la ciudad federal, y son indispensa- "Además de estos establecimientos, la metrópo-
bles y dignos de tomarse en consideración por una li de la confederación mexicana necesita de una
administración ilustrada y creadora".61 casa de maternidad o refugio para asistir y dar un
asilo discreto a los partos secretos, que por esta
falta y las preocupaciones fundadas o infundadas
4. Constituir la junta general de beneficencia
de la sociedad, el falso pudor, aparentando deseo-
encargada de la recta administración de los nacer las enfermedades de la flaqueza humana,
hospitales y casas de beneficencia, una casa de prefiere a veces los crímenes; crímenes horrendos
maternidad y asilo para madres solteras, una que interesa a la moral y a la poi ítica evitar a todo
casa de enseñanza para sordomudos y otra trance y sin consideraciones fútiles. El nefando,
detestable e impío delito de infanticidio no es
para ciegos.
extraño en México, como en todas las ciudades
populosas, y 105 rastros se perciben comúnmente
"Para reparar y utilizar estos edificios (los desti- por el hombre sensible en las acequ ías y cemen-
nados a hospitales), amueblarlos y sostener los gas- terios; con este establecimiento bien administrado,
tos de su administración, enseres y consumos, y al que convendría reunir a la casa de expósitos, mi-
mismo tiempo cubrir el deficiente de los existentes nistrándole el edificio del colegio de niñas (una vez
de San Andrés, San Antonio Abad y San Lázaro, el que al tratar del arreglo de estas casas de educación
alto gobierno debería recabar una contribución, o se reúnan todas en uno), cuyo edificio proporcio-
sea donativo perpetuo de todas las corporaciones naría todas las comodidades y ventajas conducen-
tes; y para gastos de sus atenciones y dirección, la

60 tbidem., p. 112.
61 oo. cit., p. 163. 62 taem., pp. 176 Y 177.
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE
SIMON TADEO ORTIZ DE AYALA 41

autoridad del congreso podría imponer por una ley cantidad de terreno que cultivan",64 además
especial una contribución exclusiva y por capita- de que los propietarios deberían "mejorar su
ción a todas las personas cél ibes acomodadas, sin administración económica". Para coadyuvar a
distinción de sexo ni edad, en atención a que po-
estos propósitos propone la creación de una
drán soportarla en clase de extraordinaria, pues no
teniendo ni las obligaciones ni los gastos de los pa- "sociedad de agricultura e industria" que a
dres de familia, rueden contribuir a esta grandiosa través "de medidas legislativas, alicientes efi-
obra de equidad y rigurosa justicia, cuya percepción caces y oportunos" propiciara que la gente de
manejo y distribución lo desempeñarán ellos mis- campo "saliese del empirismo, ignorancia y
rnos reunidos en una junta especial compuesta de
pupilaje en que yace parásita por falta de pro-
Jos individuos de más confianza y probidad. El
hospicio, o casa de enseñanza para recoger a los tección, estimulos y conocimientos". "Además
sordomudos, aplicando los principios del inmortal de estas atribuciones podía encargarse esta
y filantrópico abate de l'Epée, de que carece Méxi- sociedad del establecimiento formal de escue
co, y hace mucho tiempo que existe en los Estados las rurales", difundir técnicas modernas "entre
Unidos de América, puede establecerse, lo mismo
las clases pobres que podían ser habilitados
que el de los ciegos a nativitate. en los antiguos
hospicios de San Jacinto y Santo Tomás, para sub- de ellas a costo y costas y al crédito, a fin de
venir a los gastos de su dirección y el sostenimiento extenderlas", dotándolos también de "catecis-
de estos niños, que la nación debe adoptar como mos agrónomos fáciles y razonados pero com-
sus hijos predilectos, se puede imponer una contri- pendiados".
bución sobre los caballos y criados de lujo, como
pajes y demás, aumentando los establecidos de co-
"Estas consideraciones manifiestan el alto interés
ches, la que recayendo sobre los consumos no pro-
y el deber sagrado que deben excitar a las autorida-
ductivos y las clases de la sociedad más acomoda-
des de la unión y los estados a proteger el ramo de
das, no puede dejar de ser útil y fácil su recaudación
la agricultura, y su mayor extensión por todos los
al cargo de una junta compuesta de los mismos
medios que estén en sus facultades y alcances; pero
contribuyentes, que debería cuidar y dirigir tan
sin reglamentar, ni más incumbencia que los ali-
filantrópicos establecimientos, adjudicándoles otros
cientes de las habitaciones, estímulos del premio, y
arbitrios y una contribución en las herencias en
el incentivo de las franquicias y abastecimiento de
que no sean los herederos forzosos, y sobre todo
las semillas y plantas nuevas brindadas gratuita-
cuando éstas recaigan en personas extranjeras resi-
mente; y al intento nos parece conveniente y aun
dentes fuera de la República, a los que se les au-
indispensable que además del banco de avío ya
mentara la tasa a proporción".63
establecido, y que desearíamos ver más en grande
con mayor capital disponible en beneficio del fo-
5. En el Resumen se pronuncia Ortíz por el mento, se crease en debida forma una sociedad de
reparto de "los terrenos baldíos y los incultos agricultura e industria, compuesta de todos los
por un convenio con los dueños, hipotecando propietarios y capitalistas residentes en la ciudad
sus réditos sobre las rentas del Estado y ha- federal, constituyendo las subalternas o correspon-
sales respectivas en las capitales de los estados y
ciendo propietarios a los arrendatari os de cierta
territorios, organizados de suerte que en fuerza de

63 Oo. cit., pp. 178 y 179. 64 Ort rz. Resumen ...• p. 41.
42 REV!STA DE ADMINISTRACION PUBLICA

sus trabajos, experimentos, observaciones y descu- influencia en las hidrofobias, opizoot ias y otras
brimientos, por su influencia, actividad y celo, avi- enfermedades que se experimentan en los ganados
vasen y existasen en toda la república la extensión V quizá no dejan de tener parte en las epidemias
y los adelantos agrícolas e industriales, proveyendo crueles del matlazaquat V demás dolencias a que
los medios para sus mejoras, y el aprovechamiento contribuyen esos estanques corrompidos, situados
y aplicación paulatina y gradual de los preceptos en los contornos de las casas de las granjas y en no
de los mejores geopónicos, como Herrera, Rossier, pocos pueblos del norte y oriente de México y de
Columela, y otros inventos modernos que. se han algunos de los estados de Cholula y Oaxaca, que
hecho respecto de la eco no m la rural y fabril, por por desgracia, expuestos a los reverberos del sol a
Dahmuel (sic); distribución de los trabajos y ma- causa de la falta de árboles, están en la horrible
quinaria para el cultivo, sin omitir la enanza de usanza de beber de ellos a la vez las gentes y los
los ganados y mejoras de las razas, y en una pala- animales, sin tomar ninguna precaución,
bra: excitar a la gente del campo a remediar su
suerte con medidas legislativas y alicientes eficaces "Para local de sus reuniones, trabajos, oficina y
V oportunos, a fin de que saliese del empirismo, depósito de su archivo, librería y museo de esta
ignorancia V pupilaje en que yace parásita por falta sociedad, pues deberá reunir las maderas, fósiles,
de protección, estímulos V conocimientos. tintes, semillas, muestras, modelos de máquinas V
utensilios, se le ~estinará alguno de los edificios
"Además de estas atribuciones podía encargarse públicos V podía convenirte uno de los departa-
esta sociedad del establecimiento formal de escue- mentos de la casa del estado, pues importa mucho
las rurales, de la dirección de un periódico semanal que estas compañías tengan un alojamiento propio
o mensual para publicar sus actas, transacciones V o designado, a fin de radicartas. porque compo-
todos los inventos e instrucciones que facilita el niéndose de hombres, es bien sabido que éstos se
uso V la construcción de las máquinas más sencillas aficionan de sus propiedades y manifiestan apego
V económicas, como las de desgranar el maíz, lim- al lugar de su mansión; y para ayuda de gastos,
piar el arroz, despepitar el algodón, prensarlo V puesto que sus individuos deberán contribuir por
limpiar y acomodar las lanas, el uso de los molinos su parte conforme a la práctica de todas las socie-
del viento V la perfección de los de agua, casi des- dades de este género, con una pequeña suma men-
conocidos entre las clases pobres que pod ian ser sual para formar su tesoro particular, el conqreso
habilitados de ellas a costo V costas V al crédito, haría un servicio a la nación imponiendo una con-
a fin de extenderlas, así como todos los procedi- tribución personal a todos los individuos que pose-
mientos sencillos de la agricultura, esquilmos, sis- vendo fincas rústicas y urbanas en la república,
temas de podar, injertar V conservar las frutas V existen en países extranjeros, sean o no mexicanos,
cultivar las plantas de jardinaje, proporcionándoles a no ser que estén empleados por el gobierno, re-
catecismos agrónomos fáciles V razonados, pero cargando de dos tantos más a los forasteros respecto
compend lados: la práctica V el uso de los pozos de los nacionales. Constituida esta sociedad por
artesianos en los parajes v haciendas escasas de una lev especial, con facultades de atender ella
aguas V manantiales, este benéfico invento, que se misma a la formación de sus estatutos y nombra-
había creido costoso, se acaba de demostrar últi- miento de un consejo administrativo, económico y
mamente en París, que no excederá de 1,500 pesos directivo amovible, que aprobará el gobierno, te-
V si se introduce en México en los terrenos sucepti- nemos esperanzas fundadas de los adelantos y flo-
bies, evitará el pernicioso uso de esos pestilentes recimiento de la industria rural y fabril de la repú-
aljibes, que envolviendo miasmas V efluvios malig- blica, y mucho más si se enlaza V pone en armonía
nos V pestíferos en las aguas represas, especialmen- con la interesante y patriótica junta del banco de
te en la estación de las secas, deben tener grande avío, cuyos celosos y activos miembros merecen
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEOR1COS DEL MEXtCO INDEPENDIENTE:
SIMON TAOEO ORTlZ DE AVALA 43

ya, por SUS ensayos y trabajos, bien de la patria; y sobre las labores del campo y el establecimien-
si a los individuos de su consejo, y a toda la corpo- to de escuelas rurales con el fin, seguramente,
ración se les acuerdan ciertas consideraciones ho-
nor ificas que nada cuestan y las más veces excitan
de elevar el nivel cultural de los labriegos".
a los hombres a la virtud y al desempeño de las
obligaciones contra Idas y a formar una noble emu- 6. En materia de comercio destaca la necesidad
lación y el espíritu del cuerpo, que son los princi- de erradicar "los vicios de una administración
pios vitales de estas congregaciones inmortales y y legislación monstruosa, trazados con todas
útiles en el más alto grado, cuando son bien diri-
las bisarrias de los principios góticos, feudales
gidas, al género humano y a los adelantos sociales.
Una medalla de oro, plata o cobre, con emblemas y monarcales del siglo XV ... "67 "El floreci-
y símbolos oportunos, gravándose el nombre del miento y orden económico y administrativo
autor o inventor de una memoria, máquina o cosa del importante ramo del comercio, exigen im-
semejante, un retrato estatua o busto colocado en periosamente a la vez un código y una corpo-
un salón, recordando al público el servicio hecho ración, cámara o tribunal que los represente
por un hombre de talento o por la munificencia y
y administre en sus casos de expedita justi-
generosidad del pudiente, una obra clásica distri-
buida y el panequico correspondiente en los actos cia ... "; una escuela o liceo de comercio, un
públicos y en los diarios, son los incentivos de que "banco aviador de crédito ... para el impulso
un gobierno ilustrado y fomentador se vale para del comercio activo interior y exterior" y la
excitar los talentos, la aplicación de las compañías desaparición de aduanas interiores.
y la dicha y bienestar de los pueblos".65
"El florecimiento y orden económico y adminis-
En opinión de Jesús Silva Herzog,66 "para trativo del importante ramo de comercio, exigen
el desarrollo de la agricultura propone Ortíz imperiosamente a la vez un código y una corpora-
una serie de medidas entre las cuales hay un ción, cámara o tribunal que los represente y adrni-
nistre en sus casos de expedita justicia, a fin de
buen número que seria deseable aplicar en
suplir la falta que hace a esta clase respetable de
nuestros dias. Ve claramente la necesidad de la sociedad los extinguidos consulados, adoptando
otorgar créditos; modernizar los métodos de al efecto lo mejor de las ordenanzas de Bilbao y de
cultivo; perforar pozos artesianos que sustitu- las cámaras y tribunales de este comercio de Fran-
yen a los aljibes, causa de las enfermedades cia; la creación de estas corporaciones compuestas,
tanto de los trabajadores agricolas como de elegidas y renovadas periódicamente por los mis-
mas comerciantes reunidos sin más intervención
los ganados. Propone además el empleo de
que una ley que los constituya y la aprobación de
maquinaria; la utilización de molinos de vien- los gobiernos del tribunal que se elija por ellos, será
to; la difusión de conocimientos modernos de benéfica influencia y con ella ese espíritu mer-
cantil, casi extinguido entre nosotros, avivaría el
comercio y auxiliaría a la administración con sus
conocimientos, sin dejar de ayudar y aun de habi-
65 Ortíz. México ... , Tomo 11. po 23 a 26

66 Silva Herzoq. Jesús, El Pensamiento económico, social V


oottnco de México 1810-1964. Primera reimpresión. FCE"
Mé xico 1974, p. 134 67 Orriz. México ... , Tomo 11. p 54
44 HEVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

litar el giro y las empresas mercantiles que las cor- dustria del hombre son también una verdadera
poraciones saben por su propio honor e interés riqueza, y además el fundamento de la pros-
impulsar; igualmente podría ocuparse en la redac-
ción de su código de comercio razonable. Con esta peridad de las naciones ... ",69 reclama la aten-
med ida tendremos estados exactos de los progresos, ción del Estado y los empresarios con el fin de
importaciones y exportaciones anuales del comer- mejorar la situación de los trabajadores, prin-
cio; una escuela de este arte, para que la juventud cipalmente de los mineros y domésticos, vis-
se instruya en ella y pueda aplicar, auxiliada de los
lumbrando la seguridad social para ellos.
principios teóricos, los conocimientos a la práctica;
y en una palabra, para cooseguir que los hijos de
los comerciantes sigan con este aliciente la carrera Para los primeros, los trabajadores mineros,
de sus padres. Para los gastos de oficina, la admi- pide la regularización del establecimiento de
nistración gratuita de esta corporación y el soste- hospitales especializados, cuyo mantenimieno
nimiento de la escuela o liceo de comercio, dotada
se aseguraría mediante una pequeña cuota por
de maestros de todos los idiomas modernos que se
hablan en los países con quienes la república tiene parte del trabajador y donativo impuesto sobre
o puede tener relaciones, y profesores de las cien- los capitalistas.
cias auxiliares y necesarias al comercio que se en-
señarán elementalmente, la m ísma ley deberá pre- "La administración haría también un gran servicio
venir que los individuos de esta carrera se matricu- a la clase de los mineros de escasa fortuna, si por
len y registren anualmente, y al ejecutarlo contri- los arbitrios que están a su disposición y los que se
buyan los individuos clasificados conforme a la pueden reunir del cuerpo de los mineros, volvién-
opinión de sus fortunas, con una módica cotiza- dolos a formar en compañía o corporación, en
ción; también útil que se exigiese legalmente a los cuanto sea compatible con las instituciones fede-
corredores y agentes de plaza un derecho de patente rales, se establecen bancos de avío y rescate que
proporcionado a sus utilidades, renovado todos los habiliten sobre hipotecas y con un corto premio
años, aplicada a igual objeto, y si hubiese sobran- a los que, careciendo de capital, se ven obligados
tes; con ellos y otros arbitrios que el celo y labo- a abandonar o suspender sus labores, o a malbara-
riosidad de los comerciantes, reunidos en corpora- tar a vil precio sus pastas para atender a sus rayas.
ción, facilitaran, se puede aspirar al establecimiento Los estados mineros prestarían también un gran
de un banco aviador de crédito, a la manera del servicio a la humanidad si se ocupasen de las me-
que ofrece por modelo en el ilustrado pueblo de joras sociales y de la hospitalidad que reclaman las
Hamburgo, puesto que estos establecimientos con- inapreciables clases que se emplean en los trabajos
tribuyen al impulso del comercio activo interior materiales y procedimientos metalúrgicos, que por
y exterior" .68 su naturaleza, y aun cuando el clima sea salutífero,
no dejan de afectar en edad más temprana a estos
7. Persuadido Ortiz de "que no es solamente operarios, de ciertas enfermedades que en nuestro
país natal llaman cascarse, y es una afección al
el oro y la plata riqueza efectiva, como vulqar-
pecho que suele parar en tisis, como resultado de
mente se supone, si no que el trabajo y la in-
las repentinas variaciones atmosféricas y el tránsito

68 Op. cit., pp. 71 y 72. 69 taem., p. 50.


J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTIZ DE AYA LA 45

súbito del calórico al fresco, o de un ambiente me- parte de sus salarios, adelanten en cuanto a
fítico a otros ventilado y puro. Una hospedería los goces sociales y contraigan nuevas necesi·
erigida para ciertas edades, o los que se imposibili-
dades para hacerlos más aplicados, laboriosos
tasen para el trabajo, donde se les ministrasen todos
los recursos que reclama la humanidad, una escuela y menos pródigos de sus cortos ahorros".
gratuita para la enseñanza de sus hijos, y un hospi-
tal para curar especialmente las enfermedades con- "El servicio doméstico, mueble indispensable por
traídas en los trabajos de las minas, llenaría tan desgracia, necesita arreglarse en México; esta falta,
laudables objetos y colmarían de bendiciones a los a pesar de la genial docilidad y fidelidad de las ele-
promovedores, fundadores y directores de estos ses que lo desempeñan, que son los ind ígenas y
útiles y necesarios establecimientos; y para costear mestizos, es decir las mejores gentes del país, au-
en parte los gastos y erogaciones que exigen los mentan el desorden y ningunas conveniencias y
edificios materiales y su servicio y sostén, quizá no economía que comúnmente se notan en el seno de
seria difícil conseguir que estas gentes reunidas las familias; cuando la administración de policía se
formasen un banco de ahorros, y bajo ciertos re- ocupe de este interesante objeto, contándose con
glamentos contribuyesen semanalmente con una las buenas disposiciones de los sirvientes mexica-
pequeña cantidad, cubriendo el resto Una contribu- nos, mejorará mucho. Convendrá, pues, que una
ción a manera de donativo impuesto sobre los ca- junta auxiliar de la prefectura de policía compues-
pitalistas y accionistas mineros, recaudada y distri- ta de ciudadanos patriotas entienda en este nego-
buida por ellos mismos, como directores de los cio, y en nuestro concepto se conseguirá, reunien-
establecimientos, puesto que los gobiernos no de- do en congregación o grem ia a todos los sirvientes
berían tener otra intervención que una inspección de ambos sexos y bajo un reglamento (para) pro-
protectora y benévola, y excitar su creación bajo curar sus adelantos, y cierto método para que nin-
un plan ilustrado, liberal y filantrópico".70 guno sea admitido al servicio a no ser que se renun-
cien los malos resultados, sin el conocimiento y
garantías de una junta compuesta de los sirvientes
Al proponer la reglamentación del trabajo
de conocida probidad, y el certificado del consejo
de los servidores domésticos, sugiere la creación directorial disponiendo que cada patrón provea, al
de "una junta auxiliar de la prefectura de la recibirlos, de Cama y utensilios domésticos nece-
policía ... para procurar sus adelantos. Para sarios al aseo, por su cuenta, y por la del sirviente
gastos de escritorio y formar un fondo a bene- un vestido decente si le hiciere falta, y que preci-
ficio de los domésticos ..., sus patronos, auto- samente se calcen. Para gastos de escritorio del
consejo directorio y formar un fondo a beneficio
rizados por la ley, deberán reservar mensual-
de los domésticos, especialmente consagrado a es-
mente cierta pequeña cantidad de los salarios timular el matrimonio entre ellos, sus patronos,
vencidos ... (que) se impondrán en masa en autorizados por la ley, deberán reservar mensual-
un banco de ahorros u otro establecimiento mente cierta pequeña cantidad de los salarios ven-
de los que pagan premios". cidos, que bajo su responsabilidad entregarán a la
junta directorlal y se impondrán en masa en un
banco de ahorros u otro establecimiento de los que
Apoya, además, el establecimiento del pagan premios. Iguales o semejantes medidas se
"banco de ahorros y previsión, que ha indicado
el secretario de relaciones desde 1830", en
tanto "permitiría aspirar un día a que todos
los obreros mexicanos ... , economizando una 70 Op. cit., on. 38 y 39.
46 REVISTA OE AOMINISTRACION PUBLICA

pod ían adoptar con los cargadores, aguadores y ciudad federal necesita ennoblecerse con un mo-
aun con todos los obreros, contándose con los ca- numento digno de la generosidad nacional, que
bezas o dueños de los talleres mecánicos; y con proporcione asilo seguro, cómodo y decente a los
estos principios se llegaría al feliz resultado de beneméritos ciudadanos que han expuesto su vida
mejorar de suerte, acostumbrándolos por grados a y derramado su sangre en obsequio de la indepen-
la sobriedad, honradez, economía, y aun a excitar dencia y libertad de la patria común, quedando
la instrucción y placeres honestos, puesto que no inutilizados en su servicio. El gobierno deberá,
sería difícil inclinarlos a reunirse los domingos y pues, promover sin tardanza este gallardo estable-
celebrar una fiesta anual al santo patrón que adop- cimiento bajo las bases sólidas y dignas de su fin
ten, sencilla y reducida a una simple función de y objeto, pidiendo a los religiosos de San Francisco
iglesia, a donar a los hospitales y encarcelados una el convento casi desierto de San Cosme, cuya re-
limosna, y a regocijarse con banquetes y baile el colección quizá está por demás, existiendo las de
resto del día, alquilando en el campo entre todos San Diego y San Fernando, que dan cabida sobra-
los sirvientes y artesanos un edificio destinado a da a estos religiosos; y no se podrá emplear mejor,
este objeto, y aun gabinete de lectura para Que los aun cuando permanecieran all í los dos o tres reli-
domingos y las noches se instruyan los que supie- giosos que demoran, y podían encargarse de su
ren leer. custodia y de la edrninistración espiritual y culto
divino de la casa de inválidos. Para su sostenimiento
"El banco de ahorros y previsión, Que ha indica- decoroso y dirección, debería contribuir propor-
do el secretario de relaciones desde 1830, debería cionalmente toda la oficialidad de plana mayor,
efectuarse por la saludable tendencia que resulta a mediante una junta que ellos mismos podrían
las clases jornaleras, en orden a contraer el hábito nombrar, y encargarse de su administración, su-
de la economía, y aspirar un día a que todos los pliendo el gobierno del resto y los gastos de uten-
obreros mexicanos, como todos los de los países silios y demás enseres y amueblamientos,Quedeben
cultos, economizando una parte de sus salarios, ser decentes y sólidos, para que correspondan al
adelanten en cuanto a los goces sociales y contrai- útil establecimiento, en donde deberán regir el
gan nuevas necesidades para hacerlos más apl icados, buen orden, la sabiduría y la policía".7 2
laboriosos y menos pródigos de sus cortos aho-
rros".71
8, Construcción de vías de comunicación te-
Considera conveniente, también en este ca- rrestres y más fluviales mediante el cobro de
, y de "posad as grandes y seguras ,,73
pasajes ,
so, el establecimiento de una junta para admi-
nistrar "la hospedería de inválidos para mili- con la participación estatal en estas empresas.
tares, es de desearse que no quede en proyecto
olvidado", 9, El establecimiento de una junta para el cui-
dado y fomento de árboles y bosoues.?"
"La hospedería de inválidos para militares es de
desearse que no se quede en proyecto olvidado, y
sea cual fuere el origen de esta idea grandiosa, la
72
Ortiz. México ... , Tomo 1, p. 180.
73 Op. cit., Tomo I L p. 96.
71 OP. cit., pp. 156 a 158. 74 Idem., p. 95.
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE'
SIMON TADEO ORTIZ DE AVALA 47

10. En materia hacendaria considera que es facciones y llevar la desolación y el terror al seno
impostergable "una administración moderada, de las familias, usurpando a nombre de la patria,
económica y juiciosa ... (que se regule) con- Que está Clamando por el orden y la felicidad, el
poder supremo, depositado por el pacto social y
forme a los principios sólidos de la difícil
la voluntad de los pueblos en los magistrados lla-
ciencia de la econom ía poi ítica, calculándose mados por la ley, que todos los ciudadanos (no
(la imposición) a proporción de los haberes de importa sus grados y jerarquía) deben respetar
los ciudadanos, sobre bases módicas y sencillas siempre que cumplan sus obligaciones, y en casos
que faci liten su exacción y ... que su aplicación contrarios apelar no a la fuerza armada, sino a los
medios que las leyes y la razón demandan, y que
sea a cosas de conocida utilidad pública, de
si son fundadas las quejas, no serán desatendidas
que se debe informar a la nación por medio de por los representantes del pueblo elegidos con sen-
la imprenta y las autoridades ... '', 75 satez y garantías positivas de probidad y justicia.

11. Tratamiento especial recibe el Ejército por "Cuando en un país 1ibre se trata de sostener nu-
parte de Tadeo Ortíz; postula la reducción del merosas legiones, pasado el peligro en que la patria
pudo exigir este sacrificio a los ciudadanos, además
nú mero de sus miembros, en tanto éste debe de ser un gasto superfluo de dinero y gentes, es
ser proporcionado "a las necesidades y medios nocivo y pernicioso por cuanto la milicia fuera de
de sostenerse", en consecuencia "es preciso los casos de la defensa de la patria que es uno de
que el gobierno se ocupe de un plan en grande los deberes más sagrados del hombre, esteriliza la
para convertir a estos bravos (los militares) en industria general, empobrece las naciones, y ha-
otros tantos grandes propietarios", proporcio- ciéndose difícil cubrir las atenciones del soldado
con puntualidad, falta la estricta disciplina, y la
nándoles "los medios de trabajar con utilidad desmoralización en el consiguiente; a mayor abun-
y provecho". Además considera conveniente damiento, no siendo poi ítico ni conveniente man-
la formación de "guardias cívicas, nacionales tener un grande ejército reunido, por necesidad
de todos los ciudadanos" que reforzarían al hay que diseminarlo, y a la distancia en un vasto
pequeño Ejército que propone. suelo como el nuestro, es casi imposible hacer
cumplir la obediencia pasiva que prescriben las or-
denanzas a las autoridades públicas, especialmente
"Consolidadas nuestras instituciones, y el espíritu en medio de un pueblo naturalmente tranquilo,
de quietud y orden social establecido, los deposi- que en fuerza de repetidas asonadas puede llegar a
tarios del poder deben tratar, y la nación y aun los contaminarse del mayor mal de las sociedades, la
mismos militares convencerse, que en una repúbli- insubordinación; todas estas causas persuadirán a
ca bien ordenada sienta mal un ejército superior a nuestros sensatos compatriotas de la necesidad y
las necesidades y medios de sostenerse y sobre todo conveniencia de modificar el ejército, conveniencia
amenazante, considerado como el más eficaz ali- que se puede conciliar con utilidad de la patria y
ciente de la tiran ía, y el expediente que a cada el interés de nuestros juiciosos militares, que en
paso se vale la ambición con pretextos aparentes general, tan valientes como pundonorosos, la mayor
indignos de un pueblo libre, para dar pábulo a las parte de la oficialidad y casi todos los soldados es-
tán tan distantes de haberse desviado de la senda
del honor y cumplimiento de sus obligaciones, que
en obsequio de la justicia afirmamos nos constan
75 Op. cit., p. 197. sus nobles sentimientos y aspiraciones a dejar la
48 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

carrera que por ideas generosas, y no por espíritu predisposiciones naturales de la oficialidad y sol-
de ambición y mucho menos de inclinación a vivir dadesca a dejar la carrera, según hemos demostrado
sobre el país, abrazaron cuando la patria los nece- y lo acredita la continua baja del ejército y la re-
sitó; y está predisposición se manifestó en 1823 pugnancia de los ind ígenas y mestizos, que son los
cuando se trató de colonizar a Coatzacoalcos, para que por la costumbre forman el ejército de la repú-
cuya empresa se suscribieron con entusiasmo innu- blica, no tiene duda que nuestras legiones se redu-
merables oficiales de todas graduaciones, y no cirán al número efectivo de 12 a 15 mil hombres,
tiene duda que si el gobierno hubiera favorecido el que, cuando más, convienen y se necesitan para
proyecto activamente, habrjan cumplido su pala- atender las fronteras, los presidios y las pocas pla-
bra, y a su ejemplo seguido otros muchos que en zas de armas y puertos que contamos; y si en una
1826 se nos brindaron en México, Puebla y Jalapa, monarqu ía constitucional amagada por la siniestra
porque d ígase lo que se dijere del carácter de los poi ítica del despotismo extranjero, dijo un célebre
mexicanos, no existe sobre la tierra pueblo más mariscal que en materia de ejército no es la canti-
dócil y bien dispuesto cuando se le sabe conducir dad, sino la calidad la que se debe apreciar, que el
a su bienestar, cuya inapreciable condición y vir- ejército mexicano reducido a su tipo verdadero y
tud, por desgracia de la nación, hasta ahora ninguna correspondiente a un pueblo libre, se encamine a
administración ha sabido estimar y sacar partido; la mejor y más exacta disciplina y moralidad del
pero es evidente que no habiendo degenerado de soldado, proporcionándole todas las conveniencias
tan bellas cualidades, siempre sufrida, bondadosa de educación e instrucción, y enseres de campaña
y amante de su felicidad, la providencia que vela de que hasta ahora ha carecido, en lugar de ese ex-
por sus destinos, le deparará un genio, un solo tremado y ridículo lujo y ostentación que algunos
grande hombre- que saque partido de tan brillantes espíritus superficiales y vanos pretenden imbuirle,
prendas y la conduzca a su dicha y bienestar; y y él seguirá prestando servicios especialmente si se
este secreto no es un misterio; consiste en propor- consigue aplicarlo a la apertura de caminos y obras
cionarle los medios de trabajar con utilidad y pro- públicas, a ejemplo de Jos romanos, y cuando más
vecho, bajo un método liberal y generoso: no hay a adoptar en sus uniformes exclusivamente los ca;
pues motivo para desmayar, y contándose con las lores nacionales.
disposiciones e idoneidad de los militares de todas
clases, es preciso que el gobierno se ocupe de un "Pero los partidarios de la permanencia de un
plan en grande para convertir a estos bravos en grande ejército replicarán que esto no puede ser,
otros tantos grandes propietarios, distribuyéndoles porque estando la nación en guerra con España, y
en propiedad, y libres de toda carga y gabela, los asestada de los tiros de los déspotas de Europa,
baldíos de mejor calidad de la provincia de Texas, correría un gran peligro la independencia y liber-
Californias y riberas de los ríos Bravo y Zaguanas, tad; mas aun cuando esto sea cierto respecto a lo
habilitándolos de los recursos necesarios a su culti- primero, es necesario que los mexicanos se conven-
vo y transporte. 76 zan de sus fuerzas materiales y que en virtud de
ellas y de la consolidación de sus instituciones,
"Con una providencia de esta naturaleza, que en mantenimiento del orden público y observancia
su espíritu y esencia lejos de perjudicar premia y de las leyes, su independencia y libertad son irrevo-
beneficia a los servidores de la patria, reunida a las cables, y todos los esfuerzos de su natural enemiga
y adversarios serán en vano, si estas apreciables
circunstancias se consiguen; pero sin ellas inútiles
serían puede ser, considerables ejércitos, y tarde o
temprano sin orden ni leyes sucumbiríamos, cuan-
76 OP. cn.. pp. 113 Y siguientes. do no al ignominioso yugo extranjero, a uncimos
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTlZ DE AYALA 49

con la dura coyunda de la tiranía doméstica, y en- lento, el empeño y la perseverancia del gobierno
vilecidos quizá arrastraríamos cadenas doradas. nacional, si no hubiera carecido de un verdadero
Reúnase la nación, amalgámense los partidos de secretario de marina, mucho habrían adelantado,
buena fe, y ella, con el conocimiento de su fuerza, y no que después de enormes gastos y sacrificios
adquirirá los sentimientos de confianza y genero- nos encontramos sin marineros y con los buques
sidad, y entonces las virtudes y el patriotismo for- abandonados o por perderse".78
marán su antemural, y un enjambre de legiones de
los ciudadanos más interesados en su independencia
y libertades públicas, serán los más firmes apoyos 13. Ortíz, que hizo de la colonización su
del orden social y las instituciones. Apélese por principal preocupación y ocupación, considera
una ley formal a la institución más republicana, conveniente y útil establecer una sociedad co-
que a la vez ofrece mayores garantías que un gran- lonizadora con "el encargo especial de ayudar
de ejército a la causa pública, y a los magistrados al gobierno en los asuntos económicos y dis-
verdaderamente liberales que deben regir un pueblo
tributivos de los establecimientos coloniales,
libre; fórmense, decimos, guardias, cívicas nacio-
nales de todos los ciudadanos que cuentan con formar su estadística general, y llevar una co-
algo, tienen que conservar y contribuyen a las car- rrespondencia instructiva con el gobierno, con
gas públicas, y la nación contará con más de medio las sociedades extranjeras y los comisionados
millón de soldados que desde luego vigilarán como en los estabtecímíenros"."?
centinelas alerta del orden y policía de las grandes
poblaciones, y en el campo de la seguridad de los
caminos, sin pesar al pueblo, y sin perjuicio de la Al tratar esta materia, la colonización del
agricultura y población, conforme se practica en país, incluye varias medidas políticas y admi-
los Estados Unidos y con particularidad en Francia, nistrativas que además de cumplir con el obje-
cuya guardia nacional puede servir de modelo a to de poblar al país contribuirían a la conser-
México".77
vación de los territorios del norte. Entre ellas
están "constituir algunos distritos inmediata-
12. La creación de la Secretaría de Marina
mente dependientes del gobierno federal bajo
para fomentar los puertos, pues por su falta, a
un plan sistemado y combinado de adminis-
pesar "de enormes gastos y sacrificios nos
tración, población, fomento y fortificación en
encontramos sin marineros y con los buques
los principales puntos del ámbito de la línea
abandonados o por perderse". fronteriza ... "

"En todas épocas se ha considerado en México co-


" ... a mi juicio ni la integridad de la república será
mo superflua e inútil la marina, y no es extraño
estable, ni el gobierno podrá poner a cubierto su
que esta mal fundada opinión, prevalida del falso
inmensa responsabilidad ... sin constituir algunos
principio de que no contamos con puertos forma-
distritos inmediatamente dependientes del gobier-
les, por desgracia haya influido en el periodo corri-
no federal bajo un plan sistemado y combinado de
do de la independencia al descuido de su fomento,
que aunque por los reducidos elementos pudo ser

78 oo. cu., p. 123.


77 On. cit., pp. 118 Y 119. 79 taem., p. 188.
50 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

administración, población, fomento y fortificación tercera de la constitución, él es, pues, quien única-
en los principales puntos del ámbito de la 1ínea mente debe gobernar las fronteras para cumplir
fronteriza, que desde la bahía de Sabinas hasta el esta disposición fundamental; y como el congreso
cabo de San Sebastián, sobre el litoral del Pacífico, general por la facultad cuarta, sección quinta, pue-
nos circunda con una nación solícita, que con el de admitir nuevos territorios o distritos (pues el
mayor empeño adelanta sus establecimientos y nos nombre poco importa). es evidente que quien ad-
cerca con una masa de población creciente y activa, mita está en actitud de crear y constituir los distri-
que aun cuando no traspasara sus límites, cosa que tos que se juzguen convenientes, rigiéndolos por
sería difícil evitar en tan remotas y desiertas co- leyes excepcionales privileqiadas, puesto que apli-
marcas, si con tiempo no se opone igual contrapeso cadas a un nuevo objeto que se le va a dar existen-
de poblaciones, nos estrecharía de tal manera, que cia, a nadie pueden perjudicar las franquicias tem-
por la influencia de su preponderancia en toda la porales concedidas, y, en último resultado, refluirán
vasta extensión limítrofe, del tráfico que por ne- en beneficio de toda la sociedad, circunstancia por
cesidad y conveniencia forzosamente emprendería la que se debe exigir la cooperación de ciertas cta.
en nuestros puertos de Californias y Texas, de los ses de ciudadanos, imponiendo el congreso una
incidentes que los acontecimientos, las cuestiones contribución general en los estados consagrada a
frecuentemente suscitadas entre pueblos vecinos y los gastos de un n':!gocio grave de utilidad común
otras razones políticas que no faltarán, pondrían conocida".S1
aquellas vastas regiones tan a la devoción de los
Estados Unidos del norte, que la supremacía e "Cinco son los distritos que calculo por ahora
independencia de México sería ilusoria y nominal, como indispensables para asegurar la integridad de
y en el caso de una guerra, aquellos distritos aban- la república. Los gastos de su administración, co-
donados a una suerte efímera, en contacto con una lonización, fomento, establecimiento, fortificación,
población vigorosa y aspirante, ya demasiado com- guarnición militar y marina, no se pueden graduar
prometidos por los constantes esfuerzos y tenden- en general sino con proporción aproximada, y
cia de una potencia marítima, aspirando a la vez a conforme al plan que me proponga pod ía convenir
la supremacía mercantil y predominio del océano la organización siguiente a su administración y go-
de Californias y seno mexicano, correrían inminen- bierno.
tes peligros, y la libertad de nuestro comercio de
cabotaje sucumbiría" .SO "Sección de administración: un inspector gober-
nador poi ítico y de hacienda; un ayudante auxiliar;
"Comprendidas estas inapreciables ventajas de un secretario; un oficial; dos escribientes; un por-
un interés general, se deduce por ellas mismas: 10. tero ordenanza. Sección de justicia: un juez asesor
la necesidad absoluta y exclusiva de la dependencia de primera instancia; un escribano de oficio auxi-
de estos países del gobierno de la unión; 20. de liar. Sección de culto Y educación: un vicario; un
su inspección general, y 30. su régimen adminis- capellán castrense auxiliar; dos sacristanes sirvien-
trativo excepcional, franco y privilegiado para fo- tes de iglesia; un maestro de primeras letras; un
mentarlos, supuesto que siendo el gobierno federal ayudante. Sección de fomento: un agrimensor; un
el principal encargado responsable de la conserva- auxiliar ingeniero; un dibujante; un médico; un
ción de la integridad y sostén de la independencia boticario director de la botica; un ayudante de
nacional, conforme a la sección cuarta, facultad ídem; un proveedor de víveres; un director de la

so OP. cit.. pp. 189 Y 190. 81 Idem., pp. 196 y 197.


J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
51MON TADEO ORTIZ DE AYALA 51

finca normal; otro ídem del vivar de animales útiles; "Guiado por estos principios voy a copiar las ba-
un mayordomo de hospital; un alguacil o carcelero; ses diseminadas en esta y en mi anterior exposición,
cuatro mozos auxiliares para estos establecimien- las que adicionadas o modificadas por el congreso
tos; dos jardineros; un arquitecto; tres carpinteros; y el gobierno con su sabiduría acostumbrada, for-
tres herreros; tres albañiles; un sobrestante; guar- marán el complejo.
dabodegas. Sección de edificios públicos, gastos
por una sola vez: una capilla; una casa de gobierno; "10. Establecimiento de distritos emancipados
otra idem del común para alojamiento de transeun- de los estados y territorios respectivos; 20. admi-
tes; otro dicha (sic). Para el vicario: otra idem. Para nistración conforme al régimen uniforme y general
la escuela: otra idem. Para empleados: un presidio que indico; 30. libertando a los nuevos pobladores
o edificio de corrección; un cuartel; un hospital; por diez años de toda carga y contribución, sin
una cárcel; una bodega; un edificio para la hacien- excepción; 40. concederles los derechos poi íticos
da o finca normal; uno ídem para el vivar; otro de la ciudadanía en el momento que se establezcan
idem para alojamiento y oficinas de los artesanos y levanten casa, coordinen su propiedad territorial,
y obreros de la administración. o cuenten con un taller, oficina industrial, o mer-
cantil; 50. que se les dé a sus hijos una educación
"La plan illa o estado que adjunto, instruye sobre primaria en castellano a expensas del gobierno en
el costo de los diversos sueldos de estos empleados, los primeros años, y se les administren gratis los
a mi juicio absolutamente indispensables en unos sacramentos y el pasto espiritual, y la justicia en
nuevos establecimientos que situados a inmensas los tribunales; 60. que se les distribuyan tierras en
distancias del gobierno, en unos distritos incultos, propiedad con la precisa condición de su cultivo
diseminados de hordas de salvajes, y regidos por en determinado tiempo, y con proporción al nú-
una ley especial, necesitan concentrar dentro de mero de familias y sus propios capitales, y en aten-
sus propios límites todos los resortes de una admi- ción a sus oficios; 70. que se pague el pasaje, a lo
nistración local vigorosa, combinada con las miras menos a las familias concurrentes los tres primeros
y objetos de su instituto, para que puedan ex istir y años a las poblaciones que forme el gobierno; 80.
florecer en términos que correspondan a los sacri- que se habilite a las más necesitadas de los indis-
ficios, y se constituyan lo más breve en otros tan- pensables utensilios de labranza por una sola vez,
tos estados de la federación. Los costos de la guar- y de una ración de víveres de primera necesidad
nición, que en mi concepto debe dotarse en cada por un año en los climas fríos, y por seis meses en
distrito con un batallón de infantería, un escuadrón los templados; 90. que los presidiarios les presenten
de caballería y un pequeño estado mayor divisio- la mano para levantar sus casas y primeras cosechas;
nario, con un cuerpo de artilleros e ingenieros fa- 100. que en sus enfermedades se les proporcionen
cultativos, que formado en academia cuide de la auxilios médicos y hospital gratuitamente; 110.
instrucción y arreglo de la guarnición (a la que que se estimulen entre ellas con premios los ramos
convendrá también aplicar a la agricultura y crías de la agricultura, especialmente el cultivo de lino,
de ganados, distribuyéndoles tierras en propiedad cáñamo, olivos, viñas, moreras, colmenas, y la pro-
y fomentando en general los matrimonios y ade- pagación de los merinos, gusanos de seda y cabras
lantos del soldado); así como también los gastos de lana fina, proporcionándoles las simientes, plan-
del fomento de la población, los de los presidios, tas y animales al intento, bajo ciertas condiciones;
fortificaciones, parques de artillería y marina, pues
a lo menos se debe dotar a cada distrito con dos
paquebotes o bergantines a fin de facilitarles co-
municaciones mensuales regulares con el gobier-
no ... " 82 82 Qp. cit., pp. 199 Y siguientes.
52 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

120. que puedan libremente introducir sus muebles nacerán en sus relaciones por inmediato jefe; 3)
y equipajes, sin sujetarse a registros de aduanas ni inspeccionará todos los ramos de colonización, go-
a los aranceles; 130. que luego que se reúnan en bernará en lo político, administrará la hacienda
congregación trescientas familias, de las que una pública del distrito y nombrará los alcaldes de los
tercera parte estén acomodadas en domicilio fijo, pueblos nuevos o los principios".Bj
nombren un consejo municipal, sujeto a la aproba-
ción del jefe de las colonias; 140. que este consejo "Se trata ... de constituir en la república otras
elija un consejero o diputado general para formar secciones o miembros poi íticos que fortifiquen el
en el lugar de la residencia del gobierno colonial cuerpo social, no nuevos en su género ni extraños
un consejo general, que presidirá el jefe de la admi- en la esfera y el modelo del régimen federal, pero
nistración, y entenderá sobre la policía, agricultura, que acaso convendrían al fin y objeto de su insti-
comercio, y en general sobre puntos de prosperidad tuto y al desarrollo de los principios vitales de unos
y fomento de las colonias; 150. que el principal planteles que se van a crear, para cimentar su exis-
puerto de cada establecimiento se declare franco a tencia con solidez, y acelerar las creces de uno de
lo menos por diez años; 160. que se autorice al los más interesantes y vastos imperios del Nuevo
gobierno para fomentar compañ ías de coloniza- Mundo, diferencias de la jerarquía y administración
ción, cediéndoles una parte de los baldíos para de los territorios; puesto que las secciones en cues-
poblarlos, y guardada proporción relativa a las fa- tión, consideradas en su estado naciente, no necesi-
milias que envíen, costeándoles el viaje o pasaje, tan de representación, y exigen en su cuna además
posean una tercera o quinta parte en propiedad, de una administración patriarcal característica,
para venderla o cultivarla e indemnizarse de los franquicias, tutela y una protección distinguida de
gastos que anticipen a las familias; 170. que sólo los supremos poderes de la unión, de cuya depen-
estas compañías y los mexicanos tengan el privile- dencia inmediata no se desprenderán hasta que
gio exclusivo por algunos años de la caza de pieles, cuenten con cierto número de población y riqueza
pesca y bucea de perlas, coral, concha de nácar y para poder colocarse en el rango de los estados o
carey, y el derecho de establecer factorías y trafi- en la categoría de los territorios.
car en los nuevos puertos; 180. que las tierras bal-
días de las fronteras se adjudiquen discrecional- "La práctica de los Estados Unidos de Norte
mente al gobierno, y éste las divida en tres partes: América, cuyo modelo invocamos con razón a cada
1) una destinada a sus establecimientos y las con- paso, es el más firme apoyo de estos establecimien-
cesiones que tenga a bien estipular con empresarios tos, y ella debe servir de guía y norma a los repre-
particulares de colonización; 2) otra para distri- sentantes de los de México, convencidos de que a
buirla entre los mexicanos que presten O hayan virtud del desarrollo de estos principios motores,
prestado distinguidos servicios a la patria, y a las aplicados en el norte con un sistema de combina-
compañías que se formen; 3) ésta se reservará el go- ción .perseverante y previsor a las diversas secciones
bierno para irla vendiendo conforme vaya adqui- que sucesivamente han formado, deben aquellos
riendo valor, e indemnizarse de los gastos que anti- estados tan asombrosos engrandecimientos, y el
cipe a la formación de los establecimientos, y para haber convertido aquellos desiertos de trece estados
el fomento de los ramos de educacián y beneficen- que compusieron en su origen el cuerpo social,
cia pública de la federación, los estados y territo- hasta treinta y tres, cuadruplicando su población,
rios; 190. al jefe de cada uno de los establecimien- sus relaciones y riquezas y asegurando sus frente-
tos se le facultará: 1) pata proponer los empleados
de la administración de su distrito a la aprobación
del gobierno, y para proveerlos cuando vacaren
provisionalmente; 2) todos los empleados le reco- 83 OP. cít., pp. 210 y siguientes.
J. CHArlES NIETO UNO OE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTIZ DE AVALA 53

ras en meros de la mitad de una centuria, siendo 14. Finalmente se pronuncia sobre lacreación
de notarse que los establecimientos que se afirma- de "direcciones" destinadas al "establecimien-
ron recientemente a la derecha del Misisipi, y el to y fomento de la agricultura, de las minas,
último establecido en 1822 en las márgenes del
río Columbia sobre el litoral del grande océano
industria y manufacturas".85 Reitera esta su-
en el mar de Californias, tienen mucha analogía gerencia al señalar en 1832 la conveniencia de
por su administración, el fin y objeto de su funda- "formar direcciones del fomento de la indus-
ción, con los distritos en cuestión que demandan tria, de la instrucción. policía y estímulo de
imperiosamente el fomento y la seguridad de Mé-
las ciencias. las artes y oficios. de la apertura
xico; y como por otra parte, por la facultad cuarta,
sección quinta, el congreso mexicano puede admitir de caminos y canales. de la colonización ... y
en el cuerpo social nuevos territorios, aplicando puntos litorales abiertos al comercio. del plan-
esta denominación a los nacientes distritos, pues el tío de árboles y conservación de los bosques.
nombre importa poco a la esencia del objeto, no y en suma: de todos aquellos objetos descui-
cabe duda que la actual asamblea tiene autoridad dados por el antiguo régimen y absolutamente
para ello, lndlsputablemente constitucional; agré-
gase a esto una obligación grave encomendada al
necesarios a la prosperidad y aun al honor de
gobierno general, pero muy difícil de cumplir en la nación".86
el estado actual de la división y jurisdicción de una
parte la más expuesta e importante de nuestras
fronteras, que es la provincia de Texas, y de otros VI Plan General para la Ciudad de México
distritos fronterizos que como el Nuevo México y
Californias existen destacados y a una suma dis-
tancia, aislados del centro y ángulos principales de
la república y el resorte activo de la administración, " ... Ia ciudad de México necesita .. de un nuevo y
arreglado orden de cosas .. ."
y sin aplicárseles en sus puntos extremos abando-
nados y desiertos a los más de ellos un sistema que Tadeo Ortíz
desarrolle su población y riqueza y asegurar su de-
fensa local, el gobierno general no podría llenar
debidamente en el caso de una guerra la sagrada Ortíz manifiesta la urgente necesidad de un
obligación de sostener y defender la integridad e "plan general de la ciudad, que debe levantarse
independencia de la nación, que la previene en la y seguirse sin variar una línea" 87 y propone
sección cuarta, facultad tercera, la constitución. su propio proyecto en el último capítulo de
Es, pues, conveniente a los más Caros intereses de
la patria y conforme a los principios federales y al
"México considerado como nación indepen-
tenor y espíritu de este sistema fundamental y la diente y libre ...... en el que " ... considera ne-
práctica de los fundadores de este sistema, la crea- cesario realizar reformas y levantar nuevas
ción de nuevas secciones o distritos en la república
por una ley constitucional, ya sea por vía de una
adición a la constitución, o bien por una ley co-
mún, y el congreso mexicano actual tiene autoridad
legal e interés grande para darla".84 85 Ortíz. Resumen , p.47.
86 Ortíz. México , Tomo 1, p. 60.

84 OP. cir., pp. 218 y siguientes. 87 Oo. cit., Tomo 11, p. 165.
54 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

ccnstrucciones CDn el fin de hacerla más esté- dócil y predispuesto a los adelantos de la industria
tica y funcional: su confianza en el rápido y la civilización.
proqreso de la nación ID hace prever para el
futuro de una gran capital y así, su primera "En esta intel iqencia, creemos conveniente y aun
necesario que el poder legislativo, al tratar de arre-
observación es para IDs legisladDres, pide una glar la administración del gobierno del distrito, bajo
ley que reglamente su administración tornando una ley sabia y vigorosa, considere que se trata de
en cuenta: que se trata de los intereses y desti- los intereses y destinos futuros de una población
nos futu ros de una población que con el tiem- que con el tiempo aglomerará millones de habitan-
po aglomerará millones de habitantes, y, que tes, y que no muy tarde abrazará una área extensa,
que si no se combina y arregla a propósito, por
no muy tarde abrazará una área extensa"88 más que sus cimientos sean ya magníficos en su
centro, por una criminal apatía y descuido se ha
En materia administrativa considera que dejado desfigurar en algunos de sus barrios, ." que
sólo desconcentrado las funciones de la auto- no se ha seguido un plan regular y ordenado, se
ridad central se podrá hacer frente a los pro- han cerrado muchas calles y permitido edificar sin
orden y simetría, como en la edad media, desfi-
blemas y realizar los proyectos que enuncia.
gurando una de las más coordinadas y hermosas
poblaciones que pudieron fundarse o reedificarse
"La policía de la capital de la federación, para po- en el siglo XVI, cuyos abusos importan mucho a la
der sostenerse inalterable y aun aspirar a sus mejo- salubridad, policía y embellecimiento de sus habi-
ras progresivas, necesita de una admin istración espe- tantes, y aun al buen gusto, dignidad y honor na-
cial, que separada de las atenciones de la adminis- cional, reparar oportuna y gradualmente".89
tración política y municipal cuide únicamente del
buen orden, salubridad y embellecimiento de una "Además de esto, la ciudad de México necesita
población destinada por su situación geográfica de nuevos establecimientos públicos indispensables
y posición política, a ejercer un grande influjo en a su fomento, salubridad, comodidades y embelle-
el mundo civilizado, como centro de la cultura, cimiento, y en suma, de un nuevo y arreglado or-
cabeza y señora de un vasto imperio. Al tratar de den de cosas, considerado como la metrópoli de
este importante objeto, no se Crea que hacemos una nación independiente y libre, residencia de las
mérito del establecimiento de una policía de espio- autoridades supremas y ministros extranjeros, cen-
naje hostil a las libertades públicas e indigna de un tro de las ciencias, artes e industrias que es preciso
pueblo libre, nos referimos a la creación de una cultivar; y una sola mano o gobernador ya dema-
magistratura más noble y sublime, compatible con siado ocupado en los negocios poi íticos, es imposi-
nuestras instituciones y las exigencias de las mejo- ble que pueda atender a tan interesantes y compli-
ras sociales, que está demandando imperiosamente cados objetos; y más si prevalece el favor en la
el nuevo orden de cosas, a fin de reprimir poco a elección de una autoridad que es indispensable reú-
poco los abusos introducidos por la administración na a la actividad e instrucción, el buen gusto, celo,
versátil y provisora colonial, y tender al aseo, con- conocimiento del mundo y la instrucción de los
veniencias, moralidad y aplicación de un pueblo
viajes, tan raros entre los cortesanos parásitos de

88 García Dfaz, Tarsicio, en Orr¡e. Resumen ... , p. 25 89 Ortíz. México ... , Tomo 11, oo. 152 V 153
J. CHANES NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEOR1COS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTlZ DE AYALA 55

México, que en general acostumbrados a ciertas principales atribuciones será la seguridad pública y
preocupaciones, si no repiten el proverbio que des- el desarrollo de los medios más eficaces para evitar
pués de México el cielo, y del cielo una ventan ita robos y la radicación de gentes viciosas y vagabun-
para ver a México, incapaces de poder formar jui- das, la extirpación del juego y mitigación de la em-
C'IOS de comparación, se exceptúan a don Francisco briaguez, y en suma: la corrección severa de todos
Molinos y don Melchor Múzquiz, que desplegaron los vicios y escándalos públicos, y el destierro de la
actividad, y a don Francisco Fagoaga, que trasladó juventud no emancipada legalmente de los cafés y
las imágenes de las calles a los templos, demolien- casas públicas, a no ser que vayan acompañados
do ciertos edificios que consagrados al culto eran los niños con sus padres, parientes o personas de
guaridas de criminales;dando pruebas de buen gusto las casas de familia; cuidar del orden de estas casas
y aun aspirando a reformas promovió el arreglo de y hospederías para que en ellas no se abuse, se con-
los paseos y jurisdicción de las parroquias, los de- dimenten los manjares con viandas frescas, prohi-
más nada han adelantado, y aun antes bien, según biendo las confecciones y procedimientos con
examinamos y nos informan los diarios, todo ha utensilios que no sean de barro o hierro colado, y
ido en decadencia en cuanto a policía, seguridad y en las vinaterías y pulperías que no se alteren los
embellecimiento, no obstante los adelantos y flo- licores y caldos, y que en estas casas, sentinas de
recimiento material de la ciudad federal; en obvio vicio y estafas, no expenda al menudeo, ni se reci-
de estos males, y sin perjuicio de que las autorida- ban prendas, ni se abran los domingos y fiestas, ni
des supremas dediquen toda su atención y solicitud por la noche en la semana".90
en orden a la elección del gobernador del distrito,
constituyendo este interesante destino únicamente
para los mexicanos activos, instru ídos y aficionados "La policía y expedita administración ordinaria
a las reformas sociales, ciencias y artes de buen de México exige imperiosamente una subdivisión
gusto, indicamos la creación de un prefecto supe- en cinco cantones grandes, además de los treinta y
rior de policía, y un consejo de ediles aplicados a dos cuarteles menores existentes, el aumento de
las mejoras de la administración de salubridad, po- ocho alcaldes y un tercio de regidores, por manera
licía, seguridad, fomento y embellecimiento de la que cada cantón cuente con dos de los primeros y
capital, que imparta sus atenciones con el ayunta- el suficiente número de los segundos, compartidos
miento a quien debe presidir en todo lo concer- en cinco secciones que, independientes. adminis-
niente a estos ramos, que se deberán dirigir inde- tren precisamente en los respectivos cantones; es
pendientemente del gobernador territorial. decir, ero el centro, oriente, norte, sur y occidente,
la justicia ordinaria y demás atribuciones munici-
"La prefectura de poi icía con su correspondiente pales, a la par que los subprefectos que arriba indi-
secretario y oficina, deberá ser tan considerada y camos, la policía que se advierte en todos los ra-
bien dotada como la administración poi inca. y a mos ... ".91
mayor abundamiento impartir sus tareas con cua-
tro subprefectos de delegados auxiliares en los can- "La salubridad de la ciudad federal necesita que
tones o barrios de los cuatro vientos de la ciudad, la administración proporcione a cada cantón o
y el consejo de ediles que como en Roma vigile cuartel una botica, médicos, cirujanos, comadres o
sobre el fomento de la policía, salubridad, cons-
trucción y conservación de los edificios, canales,
calzadas, paseos, acueductos, fuentes, plazas, ce-
menterios, lonjas, mercados, bazares, baños, la-
vaderos, empedrados, teatros y circos, y el embe- 90 QP. cit., pp. 154 Y siguientes.
llecimiento y mejoras de la capital. Una de sus 91 Idem., pp. 158 Y 159.
56 REVISTA DE ADMIN1STRACION PUBLICA

parteras precisamente avecindados en dichos cuar- perseverancia, espera fundadamente ver en


teles, a fin de que los vecinos cuenten con estos breve restablecido el orden legal y la tranqui-
auxilios a la mano pronta y eficazmente, y para
conseguirlo deber ían demarcarse las casas de ha-
lidad y fijadas sus instituciones; si su gobierno,
bitación, excitando a los médicos y demás faculta- consolidado en el interior y vigorizado en el
tivos a que se presten a este arreglo, a tener una exterior por las nuevas relaciones que va a
campana y un portero en sus casas, imponiendo a contraer, afianza la paz exterior; si en la her-
los contraventores multas a beneficio de la poli-
mosa perspectiva que se le brinda economiza
cía, o negando a los renuentes la autoridad de ejer-
cer su oficio. También sería conveniente a la hu-
y se aplica a restablecer su crédito, a las refor-
manidad que la autoridad constituyese una junta mas de su administración y mejoras sociales; y
consultiva de médicos en cada cuartel, que aten- si, por último, con mano firme despliega me-
diese gratuitamente, como acontece en Burdeos y didas enérgicas y sistemadas para poblar y
otras ciudades de Francia, a los enfermos que lo fortificar sus fronteras, sin duda corresponderá
soliciten. A propósito, ya que tratamos de un ob-
jeto que interesa a la humanidad: las autoridades
a las esperanzas y debido reconocimiento de
de los pueblos deben esforzarse a fin de sostener, la nación, a la reputación honorífica que jus-
mediante suscripciones corrientes de las municipa- tamente se merece en el extranjero, será res-
lidades, empleados y ciudadanos, médicos habili- petado y considerado y asegurará la integridad
tados de boticas en sus poblaciones, con la mira de la República"93
de desterrar el empirismo que a tantas gentes ase-
sina, puede ser de buena fe, por el descuido y falta
de celo de los que no deben omitir nada en obse-
La contribución de Ortíz al logro de su pro-
quio de los pueblos y la humanidad; ellos deben yecto, contenido en sus obras y documentos,
estar persuadidos que si se empeñan, no faltarán es evaluada por el propio autor: "puede ser
médicos como sucede en Europa. En los estados que estos principios y muchas de las máximas
eclesiásticos existe en todas laspoblaciones, además que recomendamos repugnen a algunas gentes,
de un preceptor y un organista, un facultativo sos-
que demasiado timoratas o avezadas en las
tenido de los fondos públicos".92
antiguas preocupaciones y hábitos no se pue-
den avenir con el siglo en que viven; y como si
los tiempos y las circunstancias no hubieran
cambiado la faz de la nación, los deberes de
CONCLUSION los magistrados y las obligaciones de los go-
biernos y exigencias de los pueblos, aspiran a
un imposible, cual esadministrarlos sobre rosas
Tadeo Ortíz concluye en su comunicación del y con máximas añejas; pretenden detener o
30 de octubre de 1830: "Si pues el pueblo paralizar la marcha de las luces, sin considerar
mexicano, por sus esfuerzos, aplicación y que los tiempos de la apatía, ilusiones y res-

92 Ibidem., pp. 160 Y 161. 93 Oo. cit., p. 189.


J. CHAN~ NIETO UNO DE LOS PRIMEROS TEORICOS DEL MEXICO INDEPENDIENTE:
SIMON TADEO ORTlZ DE AVALA 57

tricciones volaron, V que viven en medio del acaso, siempre eventual V sujeto a los caprichos
torrente de las revoluciones físicas V morales, de la fortuna V vicisitudes, lo que puede tra-
que pasando sobre los hombros excitan otras zarse con líneas rectas y -reducido a com-
ideas V demandan con empeño irresistible binaciones calculadas V exactas- emprender-
otros métodos V formas para dirigirlo V sacar- se.. ."97 "M'as para IIegar a consegu .I r tan bri-
se partido de un mal V un bien mezclados, 11antes resultados, indicados por la naturaleza
pues al fin una V otra cosa son el producto del de su situación V los vastos elementos de opu-
movimiento V las agitaciones sociales cuya lencia general que poseemos sin réplica, es
resistencia V oposición exageradas, lejos de ser preciso que los que rigen los destinos de la pa-
un lenitivo, agravan los males V empeoran la tria trabajen V combinen los medios, que se
suerte de las naciones que han comenzado a desvelen, V sin embriagarse o alucinarse con el
moverse invocando mejoras sociales"94 simple goce de su independencia aislada V es-
téril, sepan meditar V apreciar en su verdadero
"La esencial base de un sistema nuevo, ra- valor a la par la dignidad nacional V el desem-
zonable V filosófico para que sea sólido, esta- peño de sus grandes obligaciones contra ídas
como directores de una asociación interesante,
ble V digno de una patria tan favorecida del
cielo, debe delinearse V esculpirse con líneas persuadiéndose que tan inapreciables ventajas
grandiosas V caracteres indelebles en el ánimo de nada o de poco servirían al bien público sin
de todos los mexicanos, V las máximas nobles que los hombres las sepan aprovechar, V que si
de sus magistrados, aplicarse V dirigirse cons- no se cumplen o se retardan por negligencia
tantemente al bien público, V únicamente al de las primeras autoridades, éstas llevan sobre
bien público V a la gloria y prosperidad de la si una inmensa responsabilidad de la que les
patria"95 hará cargos terribles la severa posteridad, por
cuanto como fundadores de un vasto imperio
En consecuencia "toda la atención del go- están en la precisa obligación de sanjar sus ci-
bierno se debe fijar hacia las reformas V me- mientos con solidez V magnitud"98
joras que las conveniencias V su posición le
exigen imperiosamente"96
Por ello recomienda: "iMexicanos exami-
Un provecto social sólo podrá llevarse a nad COn escrupuloso cuidado las inclinaciones
cabo "fijando desde un principio la piedra an- V cualidades de las personas que elegís, para
gular del edificio social moderno, sin dejar al que os representen V defiendan vuestros de-
rechos e intereses con honor V probidad, olvi-

94 op. cü.,
- Tomo 1, pp. 103 y 104.
97 _
95 Idem., p. 32. OP. c.t., Tomo 1, p. 32.
- M-ex/ca
96 O rtrz. - ... , Tomo ll, p. 178. 98 Op. -
CIt., Tomo 11, po. 11 y 12.

58 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLlCf,

dándose si es posible de los suyos! i Exigidles de los límites de esta República, mandadas
garantías en el cumplimiento de sus deberes, y imprimir por acuerdo de la Cámara de Diputa-
demandad les cuenta de su buena o mala con- dos del 27 de enero del corriente año. Impreso
ducta, para premiarlos o reprobar el bien o el por J. Mariano Lara, México 1840.
mal que hayan hecho o dejado de hacer a la
patria y a vuestro bienestar l " .s9 Exposición al Excmo. señor Vicepresidente
en ejercicio del Poder Ejecutivo de los Estados
Unidos Mexicanos. Burdeos 31 de mayo de
1831. Problemas Agrícolas e Industriales de
BIBLlOGRAFIA México, vol. 11, núms. 3-4, México 1950.

De la inviolabilidad de las instituciones pol i-


labras de Tadeo Ortíz ticas y leyes fundamentales. Cuadernos de
Causa Núm. 5, Centro de Documentación Po-
lítica A.C., México 1977.
Resumen de la estadística del Imperio Mexica-
no 1822. Estudio preiiminar, revisión de texto, Bases sobre las que se ha formado un plan de
notas y anexos de Tarsicio García Díal. Nueva colonización en el Ysmo de Hoazacalco o Te·
8iblioteca Mexicana Núm. 10, UNAM, México huantepec. Imprenta Nacional del Supremo
1968. Gobierno, México 1823.

México considerado como nscton indepen- Documentos de Tadeo Ortíz contenidos en la


diente y libre. 8iblioteca Jalisciense núms. 5 obra "LABOR DIPLOMATlCA DE TADED
y 6, Ediciones del I.T.G., Guadalajara 1952. DRTlZ" de Ernesto de la Torre Villar:

Representaciones dirigidas al Primer Magistra· Memoria de los heroicos sucesos de la Revolu-


do de la República y al Soberano Congreso a ción de México ... , Buenos Aires 4 y 16 de
que nos referimos. Apéndice a México consl- septiembre de 1818. Aparece en el apéndice
derado como nación independiente y libre, 111.
Burdeos 31 de octubre y 30 de noviembre
1830, Marsella 4 de octubre de 1831. Memoria sobre el proyecto de crear una como
pañía auxiliadora para la liberación definitiva
Exposiciones dirigidas al Supremo Gobierno de América, Buenos Aires 28 de abril de 1819.
por Don Tadeo Ortíz, relativas a la seguridad Aparece en el apéndice 111.

Memoria de Don Tadeo Drtíz acerca de la Re-


volución Mexicana. Buenos Ai res 8 de mayo
99 taem., p. 61. de 1819. Aparece en el apéndice V.
J. CHANES NIETO UNO DE LaS PRIMEROS TEOF-.ICO~ DEL MEXICO iNDEPENúIENTE:
SIMON TADEO ORTIZ DE AYALA 59

Comunicaciones de Don Tadeo Ortíz al Dipu- 11 Obras Sobre Tadeo Ortíz


tado de las Provincias Unidas en Sudamérica y
al Supremo Director del Estado, Buenos Aires
16 de abril, 12 de marzo y 4 de mayode 1819. Belgrano, Mario. Don Simón Tadeo Ortiz y
Aparecen en el apéndice VI. Avete, comisionado de Méjico (sic) en Buenos
Aires (1818-1819), Ex.: Humanidades, 25,
Documentos de Tadeo Ort u reproducidos por 301-314, Buenos Aires, 1936.
Carlos J. Sierra en "Tsdeo Ortir de Ayala
(viajero y colonizador)": Castañón Rodríguez, Jesús. Un diplomático
mexicano ignorado: don Simón Tadeo Ortiz.
Estadística. Memoria en borrador que el comi- Boletín Bibliográfico de la Secretaría de Ha-
sionado para los reconocimientos del río Goa- cienda y Crédito Público, núms. 110 y 111,
zacoalcos presenta al Supremo Gobierno de la del 10. y 15 de junio, México 1957.
República Mexicana. Paso de la Fábrica, Vera-
cruz 7 de octubre de 1824. De la Torre Villar, Ernesto. Labor Diplomática
Continuación de los reconocimientos del bajo de Tadeo Ort Iz. Colección del Archivo Histó-
río Goazacoalcos desde el Paso de la Fábrica rico Diplomático Mexicano, Tercera época,
hasta el estero dei Naranjo, distante veinte y Obras Monográficas/4, Secretaría de Relacio-
nueve o treinta leguas de la barra. Paso de la nes Exteriores, México 1974.
Fábrica 22 de noviembre de 1824.
De la Torre Villar, Ernesto, México y su poli-
Continuación de los reconocimientos de Goa- tica interamericana. La misión de Tadeo Ortiz
zacoalcos en la parte alta del Río. Tehuantepec en la América del Sur. Editorial Font, México
28 de enero de 1825. 1968.

Reconocimiento del istmo, sobre el litoral del De la Torre Vi llar, Ernesto. La politice emeri-
Océano Pacífico paralelo a la parte navegable canista de Fray Servando y Tadeo Ort iz, en:
del rio Goazacoalcos. Paseo de la Fábrica sobre Estudios de Historia Moderna y Contemporá-
el río Goazacoalcos 4 de abril de 1825. nea de México, Instituto de Investigaciones
Históricas, Vol. VIII, UNAM, México 1980.
Terrenos baldíos que se encuentran sobre las
riberas del río Goazacoalcos y países adyacen- Delgado Román, Ricardo. Tadeo Ort iz, Esbozo
tes pertenecientes al Estado de Veracruz. Mé- biográfico y crítico, en México considerado
xico 29 de agosto de 1825. corno na.,;ón independiente y libre, Instituto
Tecnológico de Guadalajara, Biblioteca Jalis-
Remitido del Sr. Tadeo Ort íz, a los editores ciense, núms. 5 y 6, Guadalajara 1952.
del Censor de Veracruz. Burdeos 31 de marzo
de 1831 Flores D., Jorge. Documentos para la historia
60 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

de Baja California, notas preliminares de ..., de Artes y Oficios del Estado, Guadalajara
Talleres Gráficos de la Nación, México 1940. 1911.

Garela D íaz, Tarsicio. "Estudio preliminar, Santoscoy, Alberto. "Simón Tadeo Ortíz",
revisión de texto, notas y anexos", en Resumen escrito, en el Diario de Jalisco, Guadalajara
de la Estadística del Imperio Mexicano. Nueva 1898.
Biblioteca Mexicana núm. ID, UNAM, México
1968. Sierra, Carlos J. Tadeo Ortíz de Ayala (viajero
y colonizador). Sobretiro del Boletín Biblio-
García Díaz, Tarsicio. "Tedeo Ortíz, un crio- gráfico de la Secretaría de Hacienda y Crédito
110 frente a la problemática del México nacien- Público, núms. 331 y 332, del 20 de noviem-
te", en Anuerio de historia núm. 11, UNAM, bre y 10. de diciembre, México 1965.
México 1962.
Silva Herzog, Jesús. El Pensamiento Económi-
Necrología de Tadeo Ortíz. Boletín Bibliográ- co, Social y Político de México 1810-1964.
fico de la Secretaría de Hacienda y Crédito Capítulo Séptimo: La preocupación por los
Público del 10. de enero, México 1967. problemas de la tierra y de la producción agrí-
cola es constante desde 1810 hasta fines de la
Pérez Verdía, Luis. Historia particular del Es- primera mitad del siglo. De Tadeo Ortíz a
tado de Jalisco, desde los tiempos que hay Luis de la Rosa y Oteiza. F.C.E., la. reimpre-
noticias hasta nuestros días. Tip. de la Escuela sión, México 1974.
DISCURSO
SOBRE LOS PERNICIOSOS EFECTOS DE LA EMPLEO-MANIA*

José María Luis Mora

Ad m in istrado res, hacendado s , po l í tic o s . toga"


dos, c c r tesan os , mi litar e s . todos p re te nd e n satis fa-
ce r el lujo por empleo s lucrativ os. T odos Qu iere n
d o m in ar a servi r al p úb li co , secó n di cen, y n ad ie
Quie re se r d e e ste pú bli co; lo s abu sos c rece n y todo
se empeo ra .
D'argenso n, M em.

La mala onteligenc ia que se ha dado al prmci - la ignorancia ocupar lugar al lado de la cien cia
P'O de la igualdad legal ha sido casi siempre el y la miseria tener el mismo ascendiente que la
origen de innumerables disgustos y de pésimos riqu eza. Partiendo de tan errado y perjudicial
resultados en los pueb los que han adoptado el principio. se ha creído debían multiplicarse
sistema representati vo. El título de hombre se todos los empleos hasta el grad o que fuese
ha que rido que sea suf ic ien te para ocupa r posible , para contentar la ambi ción de todos
todos los puestos públicos, se ha pretendido los que quisresen pretenderlos y satisfacer con
pasar el nivel por todos los individuos de la su posesión el derecho qurrn énco de la igual-
especie humana y a la igualdad de derechos dad absoluta. La propensión insaciable del
hombre a mandarlo todo y a VIVir a costa ajena
con el menor trabajo posible, auxiliados de
Parte de un nutr ido lib ro titu lado Obra s suel tas. este ar-
t ículo apare ce publicado con m últiples y variados traba ja s se ha sustituido la de condiciones, sosteniendo
de Mora en 18 3 7 en la ciudad de París. N . del O . que la virtud debe descender al nivel del ViCIO,
62 R EVISTA DE ADMIN ISTRAC IO N PU BLIC A

estas absurdas y an tisoci ales doc trinas , lejos sufr i r la acció n de todos los otros; así es q ue
de di srmnu rrse.co n el aumen t o proqresivo de no pudie ndo ser el hombre sm o una fracción
los puest os pu blicas y la creación de n uevos pequeñ ísima de la sociedad, ob raría poco y
emp leos a lJ UI' aspi rar, ha adqui rrdo nuevas padecería mucho O por mejor deci r, sus goces
fuerzas y h ~ hech o de la adminis t ración un no tend rían comparaci ón con sus padecim ien -
campo abierto al favor , a las in trigas y a los tos.
más viles manejo s, introdu ciendo un tráfoco
escandaloso e In mo ral ent re los d ispensado res Un gobiern o es tan t o más li beral, cuanto
de las gracias y los más vi les cortesanos . menos in fl uye en la person a del ci udad ano y
ést a es tan to más libre, cuanta menos relación
Una Nación que ha llegado a este grado de tiene con los agentes del poder. Hacer pues a
corr upci ón, no sólo está muy pr óxima a ser los ciudadanos dependien tes & 1 Go biern o
el teatro de las más grandes mal dades, sino más de lo que debe ser y aumentar considera-
que com prome te tam bién las libertades publ i - blemente el Influjo min ister ial, es socavar las
cas, que no pueden sostenerse smo por las bases del sistema y éste es el result ado necesa-
id eas de Independencia person al y li bertad del no de esa tendencia a vivi r de empleos cuando
ci udadano ., por el amor al t rabajo personal y se hace general en una nación , La ernp leorna-
al lu cro que pro po rci ona la in dustria y po r las n ía, por la creación de los empleos , pone a
Virtudes que produce el desprendim iento de disposición del pod er, siem pre enemigo de la
los fo cos de la intri ga y la amortiguación de las libertad, una gran masa de fu erza con que
propension es ambi ciosas. op rimi rla; y al mi smo ti empo degrada a los
ciudadanos, los envi lece y desmorali za Asi es
La verdad era libertad no consiste en rnan- cómo el vigor de la autoridad por una part e y
darl o tod o y vivir a expensas del tesoro p úbli - la debili dad del súbdito po r otra , hacen venir
ca, sino en estar remoto de la acción del pod er a t ierr a los Si stemas de gobi ern o más bien cal-
y lo menos somet ido que sea posible a la auto - culados y que a pr imera vista parec ían sólida-
ridad . El homb re ensancha su li bert ad, no mente const ruidos sobre bases incont rastables,
cuando domina más, sino cuand o es menos
dom in ado. cuando sus facultades t ienen menos
trabas y cuand o ha log rado remo ver un n úrne- Que todo gobie rno, cualq uiera que sea su
ro mayor de los obst áculos que se opinan al clase, po r su esencia y naturaleza tienda a la
goce y posesión del fruto de su tra bajo y de dest rucción de la li bertad de los pueblos, es
su Industria. Hacer consist ir la li bertad en el una verdad tan paten te que nadie puede du-
ejercic io del pode r y en la parn cipacr ón de la darl a; el amo r del pode r y el deseo de su acre-
autoridad , es una cosa t an pern iciosa com o cen tamien to no pueden ser est acronan os, ob-
im pract icable; cada uno en est a sup osici ón ten ido un grado de fuerza y aut or idad se piensa
obraría sobre los demás en razón de su acti vi· en adqu irir otro nuevo; así pues, si no se en-
dad, es decir, muy poco ya su vez tend r ía que cuentr a una tenaz y posit iva resistenc ia que
J. M. L. MORA SOBRE LOS PERNICIOSOS EFECTOS DE LA EMPLEO-MANtA 63

opon ga un d ique a la acción siempre progresiva masa de fuerza con que oprim ir las libertades
del poder, los ciudadanos quedarán en todo públ icas,
dependientes de él y sujetos a la voluntad de
sus depositari os. Tod o lo que sea aumenta r la
En efecto, ge los medios de influjo que se
in flu encia del q ue manda, más allá de lo que
conocen entre los hombres, los más poderosos
exrqe el orden y tranquilidad para el sostén
son los de la gratitud y ob ligaciones que pro -
de la sociedad, es pon er en grav ísim o peligro
ducen las gracias, favores y beneficios . 'El que
los Intereses y derechos de los puebl os,
puede dar mucho está seguro de mandar, pues
sus cri atu ras y dependi entes q ue le son nat u-
¿ y quién puede dudar que la propensión de ralmente adictos, por el orden natural de las
los ciudadanos a ocupar los puestos públicos y cosas y por los prin cipios de acci ón que todos
mu lt ip licarlos Sin térmi no hay a de dar necesa- conocen en el co razón human o, jam ás podrá n
narnente ese resultado? Lo que la masa de una separarse de su voluntad. Ella será la regla y
na ci ón qu iere, bueno o malo, útil o perjudicial, norma que tendrá siempre a la vista para obrar.
es necesario que sea ; pod rá enhorabuena la La esperanza de obtener nuevo. adelant os en
voluntad pública no ser conforme con las re· su fortuna o de mantenerse en el puesto y el
glas del orden, de la justicia y de la prosperidad temor de ser separados de él o castigados de
púb lica y esto eslo que sucede cuando la pero o t ra manera por su se ñor, serán ot ros tantos
versrdad ha logrado extraviarla; pero no por motivos que unidos a los de gratitud estrecha-
est o es menos cierta y segura Su eficacia, Así rán de un modo indi so luble a ést os con aquél,
pues, SI el esp íritu y las Ideas populares que Identifi cando absolutamente sus opiniones e
dominan en una nación , son las de vivrr y Intereses.
buscar la subsistencia y consideraci ón en los
emp leos, éstos se multi pli carán de un modo Este mal que en los part iculares de grande
prodigioso sm arbrtno ninguno para evitarlo. fortuna se halla neutralizado por la acción de
Los cuerpos leqislatrvos decretarán su creaci ón, la auto ridad públi ca, no puede tener en ésta
los ci udadanos mtluir án a to das hor as y po r correc t iv o cuand o el co loso de la adminis t ra-
todos los medios rrnaqinables en los represen- ción ha sentado el pie en todos los puntos
tan tes para conseguirlo y los agentes del go- del territor io y se hall a consolidado y robus -
bierno aplaud irán una cond ucta que les pro - t ecido con un a serie de depend ientes, ligados
porciona ascensos y cotocacrones . Cada uno todos entre s í por Ideas comunes e mtereses
verá en la creación de un nuevo puesto ensan- recíprocos y estrechamente adheridos al poder
chada la esfera de su esperanza y no om iti rá que recon ocen po r cent ro y ún ico exc lUSIVO
dili qencia para darle más arnohtud . De este
modo al mi smo tiempo que se excita la arnbr- Desde que el Gobierno puede extender su
ció n . se procuraron los medros de satisfacerla m t luencia a las eleccio nes populares y hacer
y éstos pondrán en manos del poder una gran obtengan en ellas sus adictos y partidarios . las
64 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

libertades públicas perecieron o están en riesgo la mayor y más reprensible vileza los intereses
muy próximo de acabar, SI los jueces natos de nacionales, Este ejemplo y sus funestos resul-
la autoridad, si IDS que han de castigar sus ex- tados repetidos con demasiada frecuencia, de-
cesos y enfrenar sus arbitrariedades se eligen y muestran del modo más claro y evidente lo
escogen entre sus amigos, es tan claro como temible que se hace el Gobierno cuando la
la luz del mediodía, que seacual fuere la forma empleo-man ia, por constituir el espíritu pú-
de gobierno, el despotismo quedará entroni- blico de una nación, le presta armas tan pode-
zado y la libertad destruida. Ahora bien, .R.ste rosas. Se empieza por halagar las pasiones y
mal es infinitamente temible con la multipli- procurar la comodidad de algunos, y se acaba
cidad de empleos repartidos por todas partes por destruir la libertad de todos,
y con el aspirantismo cuando éste ha penetra
do en la masa de la Nación: los primeros con
halagos O amenazas y tal vez con abiertas y ¿Pero es probable, se nos dirá, esa propen-
positivas Violencias, obligan a un pueblo tími- sión en casi todos los hombres para multipli-
do e Incauto a sufragar por los suyos, es. decir, car los empleos y para obtener uno de ellos
por aquellos de quienes nada puede temer la que proporcione el brillo y la subsistencia? En
autoridad, Esta seducción tiene un efecto más ciertas circunstancias no solamente es verosí-
seguro cuando el derecho de sufragio se con- mil, sino enteramente segura. Cuando un pue-
cede a las clases más infelices, cuyos hábitos blo ha sacudido el yugo de la opresión y de
han sido de la obediencia más servil, a los que los privilegios que estancaban la administración
despliegan más audacia y atrevimiento: enton- pública en pocas y determinadas manos; cuan-
ces es seguro el triunfo de los agentes del po- do los puestos de influjo y de poder han de-
der, as í como la Impunidad de sus atentados jado de ser el patrimonio de algunas familias o
y crímenes, por haberse hecho ilusorios los clases; últimamente cuando se ha abierto la
medios de contener aquéllos y castigar éstos. carrera a la virtud y al mérito admitiendo a
todos los que sean aptos, sea cual fuere su clase
Mas no sólo los que ocupan los puestos, y condición, al ejercicio de la autoridad, en-
sino también los que aspiran a ellos y tienen tonces es cuan do más se corre ese riesgo, 'Las
esperanza de obtenerlos, se venden al Gobier- naciones no por mudar de gobierno cambian
no, ocultan sus dilapidaciones y se prestan a inmediatamente de ideas; las que se recibieron
sus miras ,Mi I veces ha sucedido, especialmente del régimen opresor subsisten por mucho tiem-
entre las naciones que no exiqen la propiedad pOJasí es que, como en éste el único medio de
como condición indispensable para el ejercicio hacer fortuna y adquirir consrderación era la
de los derechos poi iticos. que los represen- ocupación de los puestos que estaban reserva-
tantes de los pueblos, haciendo traición a sus dos a las clases privilegiadas, en la variación
deberes por optar un destine al concluír su de sistema no se procura adquirir importancia,
ccrnisión. se prostituyesen cobardemente a sino apoderándose de ellos y como los que'
proyectos de ambición ajena y vendiesen con :mtes existían, aunque pocos en número, bas-
J. M. L. MORA SOBRE LOS PERNICIOSOS EfECTOS DE LA EMPLEO·MANIA 65

taban a satisfacer la ambición de los que pre- hacerlos odiosos a los dispensadores de las
tendían, por ser éstos la clase menos numerosa gracias, fomentando chismes y enredos, alte-
de la sociedad, no era necesario multiplicarlos rando por mil caminos la buena armonía que
sin término; mas cuando ha podido aspirar a debe reinar entre los ciudadanos y perturban-
ellos la multitud y cada cual se cree no sólo do el reposo y el orden de las fami lias. Este
con facultad sino también con derecho de ob- bosquejo imperfecto de lo que es un aspiran-
tenerlos, para contentar a todos es indispensa- te, pues el entendimiento humano es incapaz
blemente precisa la creación de nuevos desti- de seguirlo en todas sus sendas tortuosas, ni
nos, sin necesidad ninguna de la administración contar el número indefinido de sus extravíos,
y con positivo perjuicio del Estado. intrigas y maldades; este bosquejo, repetimos,
podrá en alguna manera conducir al conoci-
La falta de moralidad en los hombres es la miento de lo que será una nación compuesta
ruina de las nacionesicuando los vicios destru- de una muchedumbre de ellos. zOué clase de
yen la fuerza y el temple de un alma varonil Instituciones ni sistema podrá plantearse con
ocupando el lugar de las virtudes, la libertad hombres inmorales? ¿Ni cómo podrá aspirar
no puede sostenerse mucho tiempo. ¿Y qué ningún pueblo a los gloriosos días de Roma en
virtudes pueden esperarse de un pretendiente que las virtudes de Camilo, de los Scipiones,
que en su alma abatida abriga todos los vicios? de Quinto Fabio, Cincinato y Catón sostuvie-
El es eterno y constante adulador de aquél de ron la libertad, cuando se halla encorvada bajo
quien espera su colocación; jamás tiene opinión el dominio de hombres pose ídos de todos los
propia, pues acostumbrado a mentirse a sí vicios, que forman el carácter distintivo de los
mismo y a los demás y a tener en perpetua eunucos en los tiempos más bajos del imperio?
contradicción sus ideas con sus palabras, calcu- La libertad es una planta que no puede germi-
la lo que le conviene manifestar y cambia de nar sino en terreno vigoroso; el fango y la in-
opiniones y de conducta con la misma facili- mundicia son incapaces de nutrirla
dad que el camaleón de colores; ingrato por
principios olvida los servicios que le han he- .El trabajo, la industria y la riqueza son las
cho cuando llega entender que su benefactor que hacen a los hombres verdadera y sólida-
no puede serie ya útil o teme que las relaciones mente virtuosos, ellas poniéndolos en absoluta
con él contraídas puedan disminuir el afecto independencia de los demás, forman aquella
de aquel a quien consagra de nuevo sus adula- firmeza y noble valor de los caracteres, que
ciones y bajezas, y de quien recibirá con la resiste al opresor y hace ilusorios todos los
más constante resignación toda clase de veja- conatos de la seducción, El que está acostum-
ciones y desprecios mientras pueda necesitar- brado a vivir y sostenerse del fruto de su tra-
lo. Enemigo por necesidad de todos los que le bajo, de sus rentas y capitales sin necesidad de
hacen sombra, está siempre pose ído del odio abatirse ante el poder, ni mendigar de él su
y de la aversión, no omitiendo diligencia para subsistencia, es seguro que jamás se prestará a
desacreditar a sus contrincantes, procurando secundar miras torcidas, ni proyectos de des-
66 REVISTA DE AOMINISTRAC ION PUBLICA

organ ización ni tiran ía. Ahora bien , estas tres tre los magistrados, hombres laboriosos muy
fuentes de la Independencia personal y de las diqnos de toda consideración por sus notorios
VI rtudes sociales son necesariamente obstruidas y constantes servrcros, por la pureza de su
por el aspirantismo y empleo-man í~ manejo y que en raz ón de la independencia en
que se hallan de la autoridad, jamás pueden
No hay ciertamente cosa más opuesta a la amenazar a las libertades públicas , que por el
laboriosidad del hombre , que el deseo o la cont rario apoyan y sostienen; no son éstos
ocupación de los puestos ; todos ellos se consi - ciertamente los empleados de que hablamos,
deran y son efectivamente un medio de sub - sino de esa turba despreciable que en todos
sistir sin afanes y pasar como vulgarmente se t iempos y ocasiones no ha tenido otra ocupa -
dice una vida descansada. El empleado, aun ción que oprimir y vejar a los pueblos soste-
el más cargado de ocupaciones , trabaja infini - niendo todas las iniqu idades de sus amos, for-
tamente menos que el artesano o labrador más mando partidos exagerados y causando sedi-
descansado; Goma al fin del mes o año se le ciones y alborotos en los lugares que sin ellos
ha de acudir con su asignación, haya hecho permanecerían pacíficos y tranquilos . .Est os
mucho, poco o nada y como ésta es fija, sin son ciertamente no sólo enemigos del trabajo ,
aumento ni diminuci ón, carece del verdadero sino también destructores de la industria.
est ímulo que im pele al hombre a trabajar, a
saber el adelanto progresivo de su fortuna y En efecto , la observación más constante
el aumento de sus goces. Todas las miras de manifiesta que cuanto más fuerte es el esp íri -
un empleado se reducen a procurarse algún tu de ambición, tanto más débil debe ser el de
ascenso o jubilación que deje vacante el puesto la industria. Una misma población no puede
para otro que lo pretende, y a él lo exima de estar al mismo tiempo animada de propensio-
las comodísimas obligaciones que debe desem- nes tan contrarias, y el deseo de los empleos
peñ~r Si no obtiene lo uno o lo otro , se desata excluye las cualidades necesarias a la industria.
en quejas amargas, en críticas infundadas y Es digno de notarse hasta qué punto la cos-
en murmuraciones descomedidas ; el favor que tumbre de viv ir de sueldos destruye la capaci -
se le ha hecho en ocuparlo y proporcionarle dad de invención y de perfectibilidad. Se ve
los medios de subsistir con un descanso que con mucha frecuencia entre hombres de ta-
no le habría sido fácil procurarse en otra par - lento y de excelente disposición aspirar a con -
te, lo considera como un mérito extraordina- seguir un puesto y sentir profundamente la
rio que debe ser prem iado; finalmente, las pérdida de un empleo, que estaba muy lejos
ideas que tiene de sí mismo son tan erradas y de darles lo que hubieran podido adquirir fá-
tan perniciosos los hábitos que contrae, que cilmente por el ejercicio de una profesión in-
ellos solos bastan para arruinar una nación , si dependiente ., La posibilidad de adqu irir un
ésta clase llega a ser la preponderante . caudal por el uso y ejercicio acnvo de sus fa-
cultades , no equivale en concepto de éstos, al
Es verdad que no faltan, especialmente en- sueldo corto, pero fijo y seguro que han per-
J. M. L. MORA SOBRE LOS PERNICIOSOS EFECTOS DE LA EMPLEO-MAN1A 67

dido; no sufren la idea de tener que deber a debe tener por destruida y lo es efectivamente.
sí mismos su existencia, de hallarse compeli- Ahora, pues, no hay cosa que menos produz-
dos a hacer esfuerzos para asegurarla y con ca que los empleados innecesarios, ni hay cosa
facultades reales y poderosas no saben cómo que más aumente su creación que el aspiran-
obrar para socorrer sus necesidades, semejan- tisrno y empleo-man ía. Que la prosperidad púo
tes a las aves criadas en el cautiverio que si blica no pueda sostenerse sin la existencia de
llegan a adquirir su libertad no saben buscar los capitales, es una cosa bien clara. Cuando
el alimento ni proveer a sus necesidades y pe- faltan los medios de pagar los gastos públicos
recen en medio de las mieses. y de dar ocupación al jornalero, no puede ha-
El gusto pues de los empleos altera profun- ber administración que contenga los crímenes
damente las facultades activas de un pueblo, que necesariamente deben multiplicarse. La
destruye el carácter inventivo y emprendedor, razón es sencill [sima: la necesidad imperiosa
apaga la emulación, el valor, la paciencia y de la subsistencia diaria es absolutamente in-
todo lo que constituye el esp íritu de industria. declinable, superior a cuantas pueden Imagi-
Mas no son éstos los únicos golpes que ella narse y la primera de todas. Aquél o aquéllos,
recibe; innumerables brazos ocupados innece- pues, que no alcancen a satisfacerla por los
sariamente, unos en la administración públi- medios legales, necesariamente se han de valer
ca y otros en aspirar a tener parte en ella y de los il ícitos y convertirse en malhechores que
que podrían darle Impulso por la creación y en tiempos revueltos formarán cuadrillas y
multiplicidad de efectos que aumenten la ma- tomarán un carácter poi ¡tICO.
sa de la riqueza público, se constituyen en la
más perniciosa y permanente inacción y ade- Véase pues hasta dónde pueden llegar los
más perjudican al progreso de los capitales efectos de la empleo-man ía y cuánto tiene
pues no bastando los empleos necesarios a que temer una nación sus perniciosos resulta-
contentar tanta ambición, se crearán otros dos. Los pueblos deben convencerse de que
inútiles y gravosos que entorpezcan los mo- así como todo lo pueden y nada es capaz de
vimientos de la sociedad, turben sus trabajos resistir a su voluntad, es también cierto que
y retarden el adelanto de las riquezas. ésta no es siempre justa y acertada. SI se quie-
re contrariar la naturaleza de las cosas, si se
En efecto, todo lo que sea retirar capitales
intenta que todos SIrvan y gobiernen a un pue-
de la circulación y destinarlos al consumo, es
blo y nadie pertenezca a él, SI se pretende es-
secar en su origen las fuentes de la riqueza
tablecer la libertad y el orden por los medios
nacional y derrocar las bases de la prosperidad
que la destruyen, éstos se pondrán en acción
pública La creación de empleos innecesarios
sin que nadie pueda Impedirlo; pero su efecto
exiqe dotaciones cuantiosas, éstas no pueden
será contrario al que se pretende obtener, pues
hacerse efectivas sin el aumento de contribu- las leyes invariables del autor de todo lo crea-
ciones que causa la destrucción de los capita-
do podrán siempre más que el capricho del
le~. Desde que una cantidad cualquiera de n-
agente.
queza se destina a un uso improductivo, se
EXAMEN DE LA ORGANIZACION GENERAL DE LA ADMINISTRACION PUBLICA.

Lucas Alamán

La corni sion nombrada para reparar las bases todavia más que si de una vez no se acomete,
y distri buir los trabaj os relativos á la organiza· im posible será que la República, pueda salir
cion gral. de la ad mon .·· pub lica, apenas ha jamás de las d ificultades en que hoy se en -
puesto mano en tan importante negocio, se ha cuentra, y el Gobno. luchando siempre con
persuad ido de la necesidad de e mprender si- ellas, tampoco podrá desempeñar sus altas
mu lta neamente la ref orma de todos los ramos , funciones con e l decoro que e xige la di gnida d
pues ligados ent re sí con tanta inm ediacion , de la nacion.
seria im posi ble reformar el un o deja nd o sub-
sist ir los ab usos é inconvenie ntes qu e se toquen Desde que lograda nuestra fehz amancipa-
en los otros . Bien conoce la comision cuan cion comenzaron á introducirse reformas par-
vasta y dificil es esta e mpresa, pe ro conoce ciales en el Sistema administrativo que an tes
regia demasiado alterado ya por el estable-
cimto . de la Constitucion Española se ernpe-
zó á notar un desconcierto gra l., resultado
* Este estud io f ue enc ont rado, sin t ít u lo, en el Archivo No · necesario de la variacion que habian sufrido
r iega. El d ocumento t ue elaborado por Luc es Alam án en algunas partes del Sistema, sin establecer la
1838 . N. del O.
• • Alam an es dado a a b rev iar . como en est e caso. V en o tros necesaria armonia entre todas ellas, y co mo
m as Que en co n trara el l ec to r . N . de l D . desde ento nces hemos cam inado de revol ucion
70 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

en revoluci ón, cada una no ha hecho mas que bierno de sostenerle á todo trance y con toda
empeorar este estado de cosas. Este ha sido la enerqra que sus deberes y juramentosex igen :
el mal , no solo de nuestra Repubca . sino de Nunca ha podido dudar la comision que tales
todas las que se han formado en los paises sean los principios que sigue el digno Presidte.
Hispano Americanos: en todos ellos se ha de- que se halla á! frente de la Repca. y cuando
sorganizado el antiguo sistema que regia, por no se tratase del cumplimto. de un deber to-
el establecimto. de otros nuevos, sin regulari- davia la comision podria presentar en apoyo
zar segun cada uno de ellos ID ex iqia lodos los de la base que ha asentado, mul titud de razo-
ramos de la admon. en consonancia con la lei nes de conveniencia pública y gral. Nunca en
fundamental que se habia adoptado, y como efecto pudieran ser de tan funestas consecuen -
sin esto és imposible que ninguna forma de cias como en la epoca presente las turbaciones
Gobno . subsista, se ha atribuido á defectos é á que darian lugar nuevas variaciones poi íticas
inconvenientes de los sistemas politices. lo que vendrian á consumar los males inmensos
que no era mas que falta de medios de ejecu - que han acarreado á la nacion las que por des-
cien para llevarlos ál cabo., Entonces se ha gracia se promovieron á principios del año de
ocurrido á nuevas revoluciones, aprovechando 1832.
la ocasion los que por miras particulares pro-
mueven siempre estas, y como és mas faci I Esto , pues, supuesto, y en la necesidad en
escribir nuevas constituciones que organizar que la comision se halla de Ir tocando uno por
efectivamente Gobiernos, se ha tomado aquel uno todos los ramos administrativos, ha debi-
partido en vez de enprender la obra de arreglar do escoger pa. dar principio a sus operacion es
la adnurustracron: obra ciertamente ardua, aquellos puntos mas esenciales, y mas inme-
trabajo prolijo, y que requiere constancia, te- diatamente ligados con el actual estado de las
san, conocimtos. mas bien prácticos que teo- cosas, para Hender á lo mas urgente é Ir apli-
ricos y sobre todo, un plan bien concebido y cando primero remedios á los males mas eje-
seguido con uniformidad, cuya ultima circuns- cutivos, dejando para la continuacion de sus
tanc ia no ha podido llenarse aun menos que operaciones aquello que admite mayor demo-
ninguna otra por gobiernos efímeros, constan- ra. La carrera que se propone correr és larga, y
temente atacados por facciones, y que mas un sistema que vá á abrasar todos los ramos de
que en gobernar, no han podido pensar mas la adrnon . era menester dar principio por lo
que en defender su mal segura existencia, que mas inmediatamente es causa del estado
dificil en que la Repubca. se encuentra; ~sí
Mas como todo debe partir de un principia es, que ha escogido en los cuat ro depart arnt os.
firme y estable y este no puede ser otro que del Gobno. los puntos sigtes. para que de pre-
el sistema politice que hoy existe, la comision ferencia se ocupen de ellos la; respectivas
asienta pro base de sus trabajos de organi zacion comisiones y son los que pasa á esponer al
la necesidad en que se está por parte del go- Consejo.
L. A LAMA N EX A ME N DE L A ORG AN IZACION G EN ERA L DE LA A DM IN IST RACIO N PUBL ICA 71

MINISTERIO DE GUERRA que se presentaren a con tonuar su serVICIO en


los termonos y con las con di ciones que fueren
conven tes.
Las circ unstanc ias h acen mas que nunca nece o
sana, una fue rza efectiva y bien o rganizada 3 0 . Que po r efecto de una y ot ra medida se
de que e l Gobno . pueda dispo ner, tanto .Eara levan ten con la posib le brevedad , d iez rrul
las atenci ones exter iores, com o .o a, las in te r io- ho mbres, y que estos no se d istribuyan en too
res' , n as esto no pued e lograrse sin una bu en a dos los cuerpos del eje rcrt o, son o que se des ti -
ley de reclu tamto . y sin organ izar y co mple tar nen a completar aquell os que e l Go bo . ten ga
algunos cue rpos. Hay en la actualidad rnu ltr- por convemente y de cuya perfecta o rgamza·
tud de estos que estando todos muy ba jos de cr on se CUIdará de p ref er enc ia.
fuer za hacen que pa ra re unir un nume ro de
tropa sufi ciente pa ra cua lqu iera operacion , se a 40 . Que la rrusrna corrusion , presente e l
p reciso acumu lar muchos de aque llos, resul- plan de fuerza total de que e l e je rci to deba
tanda de aqu í sumamente cos toso el mo verlos constar, ar mas quevdeban compone rlo y dis-
pues és men ester pagar muchas plan as rnavo- tnbucron q . deba darse le .
res , muchos bagages de oficia les y o tros gastos
cons iquren tes. para un co rto número de so lda- 50 . Q ue se rest ablezca la deno rrunac ron de
do s. Hallase adem ás la con tabilidad de los los cuerpos pe rmanen tes po r n úm er os en lugar
cue rpos en un estado extraord ina rio de con fu- de los n ombres qu e ahora llevan .
sion , y las ordenanzas ta nto las gene rales como
las par ticu lares de algunas armas com plicadas 60. Que para Simplificar la co ntabilidad de
co n d isposiciones que ya nó pueden consrde- los cuerpos, dejando pa. mas ade lante los aius-
rarse como vigentes supuesta la mde pen den - tes de est os, se les abran nu evas cue ntas desde
era y la variacion de sistem a. La comision de la ep oca que la co rrusion proponga , la cua l de -
o rganizac ion propone pues, para atender a ber á consul ta r tarn bien e l modo de lle varlas
estas urgentes necesid ades lo srqte : con clari dad en lo suce sivo, y el Siste ma de
pagos que co nvenga sequrr,
10 . O<le la Comrsion de guerra presente m-
meríratamente una rru cratrva pa . una ley de
recluta mien to qu e repa rta equrtanvamsnta 70 . -Que se revise la ordenanza gral. y los
la con t nb ucron de hombres y la haga pronta reglamentos particu lares de las armas q. los
y e fectiva p ropo ruend ose en la misma, las me - tienen , no pa. fo rma r nu evas ordenan zas, Sino
dulas conducen tes 'para evrtar y co rregir la para suprimir to do lo que ha verudo quedar a
desercron en e llas in util, é ontercalar en sus lugares res-
pectrvos las drsposrciones post eriores y viqen-
20 . QUe por la misma comrsron s e presente tes , ha crendose una nueva ed rcron de e llos en
una rrucr anv a de arnrustra pa ra los desertores la forma espresada.
72 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

80. Que para poder ejecutar estos trabajos es terminante y nunca debio haberse perdido
con la prontitud que su importancia requiere, de vista: pero muy lejos de verificarse asi, se
~ pongan á drsposicron del presidente de la hacen indebidamente pagos que no están en el
Cormsion de guerra, aquellos gefes y oficrales presupuesto del año actual, solo por que estu-
que crea aptos por sus conoctmtwpara auxr- vieron en algunos de los años pasados, y de
liarle, y se pasen al Consejo las rrncranvas q. aquí resulta, que mientras que no se pagan los
estaban formadas por el ultimo Sr. MInistro sueldos corrientes á empleados que se hallan
del ramo sobre vanos de estos puntos con en la miseria, se satisfacen sueldos atrasados
todos los documentos que pueda ser necesario por favor y predileccion á los que acaso no
tener a la vista. estan en igual necesidad. Siéntese pues por re-
gia, que no se ha de pagar cosa alguna en
cuenta de sueldos anteriores al mes de Julio
HACIENDA del año pasado en cuyo dia 10. comenzó á
correr el año economico: prevengase así a las
oficinas pagadoras, advirtiendo á sus gefes
La atencion preferente qe. este ramo exige ha que sera punto de responsabilidad el hacer lo
fijado como era necesario la de la comisiono contrario, cualquiera que sea la orden que al
En medio de la escaces que sufre el erario na- efecto se les dé pues que siendo tales pagos
cional~ desorden en q. se halla es tal, que la contra ley, ninguna orden los puede poner á
comisión encuentra que el desorden, és toda- cubierto de la infraccion de esta, y como la
via mayor q. la escaces, y que es menester co- cormsion tiene entendido que se han mandado
menzar pro corregir aquel para conseguir re- hacer recientemente exiviciones en cuenta de
mediar esta) La comision pasa á proponer al- sueldos atrasados, pasese inmediatamente la
gunos puntos que le ocurren para que se to- orden preventiva de suspender todo cuanto
men en consideracion por la comisión respec- sea contrario á los principios que van asentados
tiva, sin detenerse en mayores explicaciones procediendose á liquidar las cuentas de los
y reservandose á dar verbalmente en la deli- sueldos de los empleados hasta fin de Junio
beracion las q. convenga. del año anterior, y quedando como crédito á
su favor lo que se les estuviere debiendo y lo
1o.l§ I presupuesto anual no es mas que una mismo se hará en los años sucesivos si no se
cuenta que se le abre ál Gobo. autorizandosele pusieren- en corriente los sueldos, hasta tanto
a gastar' aquello, y nada mas que aquello que que se propongan medios y se designen fondos
el presupuesto contien0 Terminado el año pa. para el pago de lo que por este título se que-
que este se fijó, la cuenta debe cerrarse en el dare debiendo, estableciendose que en lo de
estado en que está, y no hacerse en el año si- adelante no se hará pago alguno sino por me-
guiente gasto alguno que no esté señalado en sadas ó partes de mesadas de los años comen-
el nuevo presupuesto, aunque haya estado tes á cada oficina sin que pueda mandarse ha-
comprendido en los anteriores. Esto es claro, cer algun payo extraordo. en favor de algun
n

n
74 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Que en los cuerpos del ejercito '" verifique que tengan creditos contra el gobno. que no
tambien la separacion de todos los oficiales sean procedentes de las deudas que se estan
agregados, no quedando mas q. los propios de satisfaciendo con el 15 y 17 por ciento de los
los cuerpos. productos de las Ads. maritimas ó de libranzas
y otros créditos flotantes sobre la Tesoreria, o
60. Y como la espedisjon de certificados de por alcances de sueldos, los hayan de presentar
sueldos atrasados dá lugar á multitud de abu- dentro de un termino señalado en la Contadu-
sos, que todos son en perjuicio de los emplea ria mayor, la que tomando razon de ellos, los
dos, la comisión propone que no se espidan devolverá á los interesados con la constancia
ningunos mas en lo de adelante, ni se paguen correspondte. cuidandose al mismo tpo, por
los q. se hubieren expedido y que no hubieren los S~ S. Ministros de la Tesora. de hacer que
rendido todavía los empleados. se enteren en ella Sin demora los créditos que
hayan hecho parte de contratos con el Gobno.
La comision de Hacienda al tomar en consi- y que no hayan sido enterados todavía.
deracion todas estas medidas podra proponer
todas las demas q, sean conducentes al objeto La comision de Hacienda podrá pedir al MI~
de aprovechar mejor lo que hay, y de hacer nisterio del ramo, no solamente todos los datos
pagar con ecsactitud aunque no sea mas q. al que le sean necesarios sino tambien las manos
guna parte del sueldo de los empleados sin auxiliares que juzgue útiles.
mas preferencia que la de la mayor Ó rneuor
importancia de las oficinas en que prestan sus
servicios.
DEPARTAMENTO DE LO EXTERIOR
La misma comisión deberá ocuparse de pre-
ferencia de proponer todas las medidas que
puedan conducir a la formacion de un Sistema SI en todos los Departamentos se han hecho
arreglado de Hacienda, y segun el plan que se sentir de una manera funesta los pasados des-
formare para este irá uuciando sucesivamente. ordenes en ninguno han sido de una trascen
las nuevas contribuciones que es indispensable dencia tan funesta como en el de lo exterior.
establecer para llenar el deficiente que ahora Il,as relaciones de la República con las poten-
se encuentra pa. cubrir los presupuestos. aSI cias estrangeras, que hablan llegado á adqui nr
como la supresron de las que tuviere por per un grado notable de consistencia y respetabi-
judiciales. lidad, han quedado reducidas á reclamos de
una naturaleza muy desagradable y compro-
La corrusion de orqaruzac. propondrá en metida y puede decirse que nuestra posrcion
otra vez sus ideas acerca del arreglo del crédi- actual con respecto á las otras potencias és
to pubco. mas como paso previo, se deberá con las unas hostilidad y desagrado. manifiesto
prevenir por avisos ál publico. que todos los y con las otras una frialdad indiferencia tal,
é
l. AlAMAN EX AM EN D E LA ORGANIZACION G ENERAL OE LA ADMINIST RAC ION PU BLICA 75

que no se n os considera m as que bajo el punto consula res, cu yo eje rc ic io ha venido á ser u n o
de vi sta del pro vech o que pu ede dar de si n ues- de los ma s frecuentes mo tivos de rec larna cio -
t ro comercio . Es menester pues salir de un es- nes.
t ado t an penoso y degradan te y á esto deben
di rigi rse los esfuerzos del Gobno. y los de la 30. Y como que uno de los motivos q ue
co m ision de lo e xterior . mas ha co n t ri b u id o a en torpecer el progreso
de nuestras relaciones exteriores y al descredi ·
10. La comisi ón de organizacion pren sa q . to d el Gobno . ha sid o el ret ard o ext raordo . q ,
es muv urgenteí restabl ecer bajo un pi e de paz han esperime n t ado pa. su ap rov acion los t ra-
y de armo n ia las rel aci on es que han sido tur - tad o s celeb rad os con diversas po te nci as, ser ia
badas de una m anera desagrada b le con algunas muy con ven ien t e se obtuviese del Congreso
potenciasv que para esto , debe n de toda ore - que apro vada po r el la pauta que se propone
fer enci a exa minarse los motivos de desavenen - en e l ar t o ,' preceden te pa . los tratados q . en lo
era que han sobrevenido , pesar con la m ayor SUceSI VO hayan de celebrarse , en todos los q ,
bu en a t é la justi cia de los reclamos q e, se ha- estuviesen li teralm t e. conformes con ella, no
cen y en todos aquello s en q. la h ub iere Ó en h ub iese de re querir se n uevo e x ame n y ap ro o
q ue sin desdoro de la nac ion convenga ceder , vaci on del ,cuer po Leqistati vo al cua l so lo hu-
hacerl o p ro nta y fran camen te en obVIO de m a- bi esen de presentars e aq uellos articu las q .
y ores m ales. van asen de la norma gra l. lo cual en manera
alguna repugna a lo q . se h alla pre venido por
20 . Mas para evuar en lo de adelante los 111· la co nsti t uci on ':
conven ien t es q. aora h an sobrevenido y las di '
frcuttades co n qe , esta m os luchando , es me- 4 0 . Rem ediados po r los medios ar ri ba espe -
nest er qui ados por lo q . ha sucedid o evi tar la cifrcad os l os males q. hoy no s aque j an nuestr as
ocas ion de su repenci on , para est o la con usion relaci ones ex t eri ores saldran del af ren t oso y
pr op on e 10.{'lue se exa mi nen cui d ad osamen te t rrste ci rc u lo á que ho y se hal lan reduc idas , y
to dos los rn o t rvo s de reclame q. se han otro- cu ando se hay a logrado este Im po rt an t e objeto
co do para tenerlos presen tes en los tra tad o s es menester pen sar en darles la ex tension y
qe. en l o sucesivo se celeb ren pre cavien dolos diqni dad q . el d ecoro de la nacion requiere
con estrp u laci ones claras y te rm inan tes, 20 . siendo el punto esencial est rech ar nue stra
Oue para est o se forme un proyecto de tra t ado un ió n co n las demás potencias h ispano Ame ·
qu e venya á ser la n orm a de todos cuant os en ncanas, y fija r n uest ra fro n tera por el lad o de l
lo sucesivo hay an de celeb rarse ecep tuan d o Sur hacien dola respetar pr . el del No rte , n ada
los casos particulares que reuu ieran algun a de l o cual p uede lograrse en tre tan t o no se ven -
estrpul acron especial. 30 Qu e se cele b ren con - zan las d i ficul tades en que h oy nos hallamos.
vern os particula res con las na cion es co n q uie -
nes ten emos rel aci ones pa ra establ ecer por 50. Habiendose t ocado el punto de la segu ·
medi o de ellos cual es deban ser las facul tad es rid ad de la fro n te ra del Norte la co rmsion de '
76 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

be manifestar que en su concepto, nunca po- guerra y hacienda es/!! arreglo de la admon.
drá esta resguardarse suficientemente sino és interior. Sin esta en efecto ni pueden colectar-
oponiendo á la invasion iguales medios de se bien las contribuciones, ni evitarse el con-
repulsion, pues el uso constante de fuerzas trabando ni corregirse el robo, ni hacer efec
militares es tan inadecuado como gravoso. tivo al reclutamto., ni tampoco corregir la
deserción sino con una buena policia interior.
Seria pues necesario pensar enL!:,stablecer La Constitucion ha dado facultades á los Go-
un sistema de colonizacion que de garantias á bernadores, pero nó les ha señalado medios
la nacion y pa. hacerlo de una manera formal eficaces para hacerlas efectiv~ y por otra
y solemne seria muy convente. celebrar trata- parte estas facultades aplicadas a la organiza-
dos especiales a este fin con aquellas potencias cron de la policia usandose aisladamente van
europeas de donde pueden sacarse colonos produciendo en cada Depto. reglamentos muy
mas uti les" desemejantes que acabaran pro causar grande
embarazo y confusion en el Gobno. Como
60. Para realizar todas estas Ideas es preciso
que este Departamto. es el que requiere tra-
contar con q. la nacion este digna y suficien-
bajos mas extensos la comision de orqanrza-
temte. representada entre las estrangeras no
cion se contentará pro aora con indicar los q.
pudiendo dudarse q. muchos de los males q.
pueden ser el principio de las tareas de la co-
hoy padecemos, no hubieran llegado al grado
mision respectiva.
en q. los vemos, si desde el año de 1833 no se
hubiese visto por lo general con tanta indife-
rencia este ramo importantisirno. Debe pues 10 Bevisar todos los reglamentos de poli-
ser objeto muy rnmediato y muy preferente era q. se han ido dando por los gobnos. de di-
de la comision de lo esterior el ocuparse de versos departamtos: confrontandolos entre sí
las mejoras de q. sea suceptible la organizacion y con otras disposiciones anteriores pa. formar
de ntras. legaciones, fijando cuantas y cuales un proyecto de reglamento general extensivo
deben ser estas y arreglando al mismo tiempo á toda la Repca. salvas aquellas Circunstancias
el servicio consular. locales que deben ser del resorte particular del
Gobno. de cada Departamento. Este regla-
70. Una parte no menos esencial de este mento deberá comprender aquellas medidas
arreglo es el de la Sria. del Despo. de este ramo
,acomodadas á los tiempos de paz y de tran
de cuyo punto volverá á ocuparse la cormsion
quiidad y otras mas estrechas que robustezcan
al tratar del Depto. de lo interior.
la autoridad del Gobno. I?ara usarlas en los
casos estraordinarios de turbaciones é inquie-
DEPTO_ DE LO INTERIOR tudes públicas,

El medio necesario para hacer practicables to- 20. Un proyecto de reglamto. pa. la forma-
das las medidas concernientes á los ramos de cien de presidios en el interior de la Repca.
L. ALAMAN EXA MEN DE LA ORGANIZACION GENERAL DE LA ADMINISTAACION PUBLICA 77

destinados a la mejora de los caminos y soste- ramo de justicia y neqocros e clesiást icos que
nidos con los peages que en estos se establezca. tenia Secretaria particular. A esta han pasado
hoy todos los ramos del Interior quedando en
30 . El establecirnto . de una fuerza de poli- aquella solo los nego cios del exterior; mas co-
cia dependte. de los Gobes. de los Dptos. des- mo no se ha hecho en la planta y en el perso-
tinada esclusivamte. á \i¡segura r la tranquilidad nal de ambas la varia cion que era una cense -
mterion de estos organizada pro el estilo q . lo cuencia indispensable de esta alterac ion , una
estaba la antigua Acordada. y otra han quedado inadecuadas para sus res-
pecnvos objetos, y siendo indispensable para
40 . La continuación de los trabajos esta- el buen serví cro, que este punto se arregle ,
di sticos aprovechando en cuanto a fi ncas y sus debe el ser materia del examen preferente de
valores de los trabajos q, se han adelantado pro las respect ivas comi siones.
la Direcci ón de contribu ciones directas.
Tal es la primera idea q. la comision de oro
50.~n proyecto de organizacion rnunicipal ganizacion puede presentar de lo que en su
explicand o las funciones de los Ayuntamtos opinion debe ser materia de los trabajos pre-
y asignando fondos á estos. . fer entes de cada co rnision en particular. Este
prospecto vasta para indicar lo mucho que
60 . .1-os proye ctos de ley qu e la con usion hay que hacer pero q. como se ha dicho a l
ju zgue aproposito presentar so bre las ref ormas principio de este dictamen es Indispensable se
mas urgentes e n la admon. de Justici!Jlq. va- haga si se qui ere que la Republica llegué á dis-
yan conduciendo á la c o mpilacio n de los codr- frutar, tranqui lidad estable, orden seguro,
gas de qu e debe ocuparse mas adelante la co - abundancia y prosperidad en el interior asi
mision pid iendo los auxilios q. crea necesarios como co nsi deracio n y aprecio en el exterior.
para este y los demas t rabajos irnportantisirnos
de q . va a ocuparse. La comi sion al pres entar el primer resultado
del importante trabajo q . se le ha encargdo.
La antigua Secretaria de rela cion es e xterro- pro el Consejo , ce lebrará haber llenado las rm-
res é inte rio res, abrazaba como su títu lo lo ras de este ofreciendo a su deliberacion los
ind ica ambos departamentos, á ecepcron del puntos e xpuest os.
EL DERECHO ADMINISTRATIVO

La Ciencia de la Acción y de la Competencia del


Poder Ejecutivo'

Teodosio Lares

EL DERECHO ADMINISTRATIVO entre nosotros, y de la mas alta importancia


para el acierto en la administración pública,
hablo del derecho administrativo, por cuya
perfeccion se han hecho tantos esfuerzos en
Honrado por el Ateneo con el diploma de só- la Francia, hasta llegar á elevarlo á una teoría
cio de número, he querido contribuir á las verdaderamente científica, estableciendo prin-
nobles miras de esta sociedad filantrópica, cipios positivos, necesarios é incontestables,
dando lecciones de una ciencia poco cultivada de que pudieran deducirse rectas y seguras
consecuencias para el bien y mejora en la ad-
El r rro!o y subtitulo del articulo, aunque convencionales, ministracion de los pueblos. Cormenin y Ma-
hacen referencia ex pi icita a la definición del derecho ad- carel en 1818, han sido los primeros que han
ministrativo como "la ciencia de la acción y de la compe-
tencia del poder ejecutivo". según lo establece Lares en
dirigido en Francia la práctica de este derecho,
las primeras páginas de sus Lecciones de derecho adminis- aquel en sus Cuestiones de derecho adminis-
trativo, publicarjo originalmente en 1852 por la Imprenta
de Ignacio Cumplido. Aqu í se han publicado las cinco
trativo, y esté en sus Elementos de jurispru-
primeras lecciones de esta obra. N. del D dencia, Gerando en 1819, y Foucart en 1841,
80 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

han dignamente abierto el camino á la ense- El derecho administrativo, considerado co-


ñanza de este interesant ísimo ramo del dere- mo ciencia, es de un orígen moderno. En todas
cho, cuyos elementos, ántes esparcidos, ha épocas, y donde quiera que haya habido un
sabido coordinar Laferriere, y cuyos principios gobierno, ha habido instituciones administra-
ha procurado establecer Chaveau Adolphe, tivas. No puede concebirse gobierno sin admi-
con claridad y precisión, á fin de fijar esta nistración, ni ésta sin reglas destinadas á diri-
ciencia bajo sus verdaderas bases. gir á los funcionarios en los diversos ramos ad-
ministrativos. En todos tiempos y por los
El derecho administrativo, así considerado, diversos gobiernos de las naciones, se habrán
es la ciencia de la acción y de la competencia formado reglamentos, exped ídose órdenes,
del poder ejecutivo, de sus agentes, y de los librándose circulares sobre los diversos objetos
tribunales administrativos, en relación con los de la administración pública; el conjunto de
derechos é intereses de los ciudadanos, y con estas órdenes habrá formado las instituciones
el interes general del Estado. ¿Mas cómo po- administrativas de los diversos pueblos; mas
dria comprenderse la accion de un poder, sin el derecho administrativo, no era aún consti-
conocerlo? ¿Ni cómo se conoceria si no se tuido.
estudia su organizacion, sus atribuciones, y
sus relaciones con los otros poderes sociales? El célebre jurisconsulto Gallo, habrá co-
La ciencia de los principios de la organizacion mentado el título de publicanis del edicto del
de la sociedad civil, es lo que constituye al de- pretor urbano; Callistrato habrá hecho un libro
recho público, que aplicado á las atribuciones de jure tisci: Ulpiano habrá formado algunos
de los poderes constituidos de un Estado, tratados acerca Del ofissio del proconsul y de
forma el derecho constitucional del mismo. los censos, y en el Digesto se encontrarán va·
De aquí el íntimo enlace del derecho adrninis- rios títulos acerca de las rentas del estado, de
trativo, con el público y constitucional. No los caminos púbWtos, de los rios, y del régimen
quiere decir esto que el derecho administrati· municipal, y sin embargo, Roma no ha tenido
va no deba distinguirse realmente del derecho derecho administrativo, y en lugar de transrni-
público. Esta distincion, dice Laferriere, es tirnos un cuerpo de doctrina, como en mate-
esencial. Basta reflexionar que el derecho púo ria civil, nos ha transmitido algunas reglas que
blico, es la ciencia de la organizacion de los formó para ciertos objetos de administracion.
poderes sociales, mientras que el derecho ad- Estas reglas no reposaban sobre principios del
ministrativo solo comprende la accion de uno órden racional, base indestructible de la cien-
de ellos, la del ejecutivo, para advertir desde cia, sino que se derivaban de las instituciones
luego que, si ambos derechos se apoyan en poi íticas. Por eso cuando estas fueron destruí-
una misma base científica, á saber, la de los das por la invasión de los bárbaros, lo fueron
principios filosóficos nacidos de la naturaleza también las leyes administrativas; mientras
del hombre y de la sociedad, difieren esencial- que el derecho civil, que era una ciencia, pero
mente en su objeto y relaciones. maneció y llegó á ser primero la ley del ven-
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 81

cedor, y luego la de casi todas las naciones acción administrativa y combinacion de las
de Europa. atribuciones del poder público, en los intereses
y derechos de los particulares, como el resú-
En la Francia, durante la antigua menar- men de la ciencia. No son ya como en Roma,
qu ía, dice Laferriere, la ciencia del derecho y en la antigua monarqu ía, las instituciones
administrativo no pudo constituirse. Ni la reu- las que dominan; son los principios del órden
nion sucesiva de las provincias, ni la interven- racional apoyados en la naturaleza del hombre,
ción de los Estados generales, ni la accion y de la sociedad. Las instituciones administra-
poi ítica de la monarqu ía, ni la acción adminis- tivas, son la realización ó las consecuencias de
trativa de los parlamentos, del consejo de Es- los principios.
tado, ni de otros tribunales, pudieron producir
un sistema uniforme de administracion, y mé· De los adelantos que esta ciencia ha hecho
nos se reconoció un principio general, que en Francia, ha comenzado á aprovecharse la
pudiera llegar á ser la base científica del dere- España en estos últimos tiempos. En vano se-
cho administrativo. ria buscar la ciencia de este derecho en la ad-
ministracion de los siglos medios; el feudalis-
Este comenzó verdaderamente en Francia, mo y la prepotencia de los señores era la base
en la época de la asamblea constituyente. Es- del sistema, los vasallos no sabian si tenian
tableciendo la unidad nacional, establecia algunos derechos. Las municipalidades ~on sus
igualmente la unidad administrativa, y procla- fueros, y los derechos y privilegios de las loca-
mando los derechos del hombre y los princi- lidades, se sostuvieron despues contra las pre-
pios de la razón que habian de ser realizados rogativas de la corona, y no podía haber unidad
por las instituciones administrativas, zanjaba en la administracion, que es una de las bases
los fundamentos de la ciencia. El primer cón- de la ciencia. Los esfuerzos de los reyes cató-
sul, aspirando despues á la centralización del licospor uniformar la legislacion, y centralizar
poder, y restaurando el consejo de Estado, el gobierno, dándole una dirección marcada y
daba mayor fuerza y energía á la unidad ad- fija, principiaron á dar á conocer las ventajas
ministrativa. Y las cartas de 1814 y 1830, de la unidad administrativa. La adopción de
dando á reconocer los derechos poi íticos de los gobiernos representativos, la organización
los ciudadanos, establecian la alianza entre el de los poderes públicos bajo las bases de llber-
poder público y los derechos de los particu- tad, y el respeto debido á los derechos del
lares, y hé aqu í las tres fuentes de que ha na- hombre y del ciudadano, han debido necesa-
cido el derecho administrativo en Francia, y al riamente hacer conocer la necesidad de com-
mismo tiempo los tres caracteres que lo han binar la acción de los poderes públicos con
elevado al estado de ciencia. los derechos reconocidos, y el Sr. Burgos, de-
sempeñando el ministerio del interior, fué el
Principios racionales, como fundamento del primero que en 1834 ofreció en el Estamento
Derecho. Unidad como fundamento de la de Próceres presentar un proyecto de ley que
82 REVISTA DE ADM1NISTRACION PUBLICA

contuviese la orqanización de los Tribunales extraña califica sus actos, y los poderes se em-
administrativos. Este pensamiento no se llevó barazan recíprocamente en el ejercicio de sus
á cabo, y hasta 1838 el Sr. Si/vela, celoso di- atribuciones.
putado, presentó á las córtes un proyecto de
ley sobre tribunales administrativos. Al fin, en No distinguiéndose en los negocios de la
6 de Julio de 1845, se expidió el reglamento administracion los que son puramente admi-
del consejo real, y en 10. de Octubre del mis- nistrativos, de los contencioso-administrativos,
mo año, el de los consejos provinciales, que los derechos de los ciudadanos se perjudican,
conocen de los negocios contenciosos de la sufren sus intereses, careciendo de remedios
administracion segun los principios de la cien- saludables, sin quedarles otro arbitrio que el
cia. En 1847 el Sr. Rico y Amat ha dado á luz inseguro, y por lo comun ineficaz, de la res-
bajo, el nombre de jurisprudencia administra- ponsabilidad; los errores de la administracion
tiva, una coleccion de las competencias que no se corrigen, y la energía en la accion del
sobre distintos puntos de admin1stracion han ejecutivo, es la ruina de aquellos sobre los
sido ya decididas. Y el Sr. Pelaez del Pozo, en cuales se ejerce.
1840, ha enriquecido á la ciencia con su Tra-
tado de procedimientos en materias conten- En vano seria buscar en la legislacion vigen-
cioso-administrativas. Entre nosotros se ha te un recurso que proporcionara la reparacion
cultivado muy poco ó casi nada la ciencia del de tan graves perjuicios. La ley 38. tito 15.
derecho administrativo, y nuestra administra- libro 20. Recop. Ind., reconoció el principio
cion se resiente naturalmente de esta falta. de que el mismo gobierno debia decidir si un
Nuestras instituciones administrativas, ó lo negocio era de administracion, ó de justicia;
que es lo mismo, nuestro derecho adminis- mas la 35 del mismo título y libro, atribuye á
trativo, se encuentra disperso en los diversos las audiencias el conocimiento de la apelacion
reglamentos, órdenes, decretos, circulares, ofi- en aquella clase de negocios, confundiéndolos
cios é instrucciones, espedidos por los qobler- así con los de justicia. Y la misma confusion
nos sobre los diferentes ramos de la adrninis- se hace en la cédu la del 29 de agosto de 1806,
tracion pública. En todos estos actos no do- que reiterando lo dispuesto en las leyes cita-
minan los principios fijos de la ciencia, y por das, concede á las audiencias la cal ificacion
esto se observan disposiciones contradictorias del grado en las apelaciones de los negocios de
sobre un mismo objeto, segun las ideas del gobierno. La ordenanza de intendentes dividió
respectivo agente de la administracion, y segun los negocios de su conocimiento en causas de
las circunstancias poi íticas en que se han ejer- justicia, policía, haciénda y guerra; pero esta
cido tales actos. distincion de nada puede servir para el fin que
se propone la ciencia del derecho administrati-
vo, que es combinar en la acción del gobierno.
Confundidos los negocios contenciosos del el interes general con los intereses y derechos
órden administrativo con los del órden civil, de los particulares. De suerte que, ciertos vis-
se enerva la accion del gobierno, una autoridad lumbres de derecho administrativo que se ad-
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 83

vierten en algunas disposiciones legales, sirven todos interesados. No hay uno solo sobre el
apénas para dar á conocer cuán atrasada se ha- que no se haga sentir la acción de la adminis-
llaba la ciencia en la época en que se'dictaron. tracion. Ni las personas, ni los bienes pueden
estar escentos de ella. Administrar, es obrar, y
Hecha nuestra independencia, los actos de la accion del gobierno se ha de ejercer precisa-
la Administración se han ejercido sin un plan mente sobre las cosas y los individuos. Combi-
fijo, sin un sistema general y uniforme, que nar en la acción el interes público con los de-
basado sobre los fundamentos de la ciencia, rechos é intereses de los particulares, de tal
abrazase los diversos ramos de la Administra- manera, que aquél prefiera, sin herir ni ofen-
ción pública. Y esta falta absoluta de los prin- der á éstos, es el gran problema de la adminis-
cipios de la ciencia acerca de los objetos más tración, y su resolucion comprende toda la
esenciales de la administración, como son el ciencia administrativa. Ciencia en que todos
tesoro público y los presupuestos, nos hubie- tenemos un grande y particular interes, porque
ran precipitado en un abismo, si el inminente de ella depende que el gobierno al administrar
peligro no nos hubiera hecho apelar á tales la cosa pública, lo haga sin atacar nuestros de-
principios. La ley de 17 de Abril de 1850, es rechos, ni perjudicar nuestros intereses.
la primera que los ha reconocido espresarnen-
te. Por ella se mandó que la Corte de Justicia Por fortuna, el estado que guarda actual-
no pueda despachar mandamientos de ejecu- mente el Derecho administrativo, no es el que
ción, ni dictar providencias de embargo contra en opinión de Cormenin, guardaba en 1818 en
las rentas públicas; y que el gobierno no veri- Francia. "No es un amontonamiento incohe-
fique pagos, aunque se determinen por el po- rente de artículos, en que están mezclados lo
der judicial, si no están incluidos en el presu- que es de principio, y lo que es de reglamento,
puesto. Por más que esta ley se resienta toda- lo transitorio y lo definitivo, lo derogado y lo
vía de las trabas que la constitución ha esta- vigente." La opinión de este hombre eminente,
blecido sobre esta materia, y no haya podido ha sido calificada por Chaveau Adolphe como
adoptar por esto los principios administrativos peligrosa y ecsagerada, y ha procurado demos-
en toda su estensión y consecuencias, es á lo trar en su obra de la Competencia y jurisdic-
menos fuera de toda duda que ha fijado en este ción administrativa, que el Derecho adrninis-
punto los límites del poder judicial, dejando trativo de Francia puede presentarse como
libre y espedita la acción administrativa; y ha una ciencia, marchar con sus teorías, sus prin-
distinguido la discusion judicial sobre la deu- cipios incontestables, y aparecer á todos tan
da, del pago administrativo de ella. sencillo, y aun más que las otras partes de la
legislación.
Así es como la necesidad de la ciencia se
hace sentir en los casos graves y complicados Nosotros siguiendo los principios de Adol-
de la administración. Debemos, pues, todos phe, espondremos en estas lecciones la doctri-
aspirar á su desarrollo, porque en él estamos na de la ciencia del Derecho administrativo
84 REVISTA DE ADMINI5TRACION PUBLICA

bajo las dos bases de competencia y jurisdic- dos principios de competencia y jurisdiccion;
cion. Siendo el Derecho administrativo la justo es que comencemos la presente por es-
ciencia de la accion, y de la competencia del pi icar lo que entendemos por competencia
poder ejecutivo, hablar de la medida del po- administrativa; mas antes de hacerlo, preciso
der, que es la competencia, sin hablar de la ju- es observar que siendo nueva la ciencia del De-
risdiccion, que es el medio de eccion, seria recho administrativo, los que han escrito acerca
establecer el principio en abstracto sin practi- de ella, han tenido la necesidad de crear un
ca aplicacion; y querer hablar de la accion, sin lenguaje especial, ni podía ser de otra manera,
suponer la competencia, seria pretender hacer pues que siendo nuevas las ideas, nuevas debian
la demostracion sin el principio, Asi es que ser las palabras que las espresasen. La falta de
jurisdiccion y competencia administrativas, conformidad en su significación es la que con
formuladas en principios de que se deduzcan frecuencia ha causado la confusión en la cien-
rectas y claras consecuencias, revelarán al De- cia, y lo que ha hecho nacer seriasdificultades.
recho administrativo en estado de ciencia ver- El Derecho civil tiene su lenguaje propio, y
dadera. un titulo espresamente dedicado á esplicar la
significacion de las palabras: en materia admi-
y no omitirémos en cuanto nos sea posible, nistrativa la falta de esta esplicacion y de un
hacer aplicacion de los principios á nuestras vocabulario legal, hace no pocas veces, dificil
disposiciones administrativas, á fin de que la inteligencia de los autores que atribuyen
comparando la ciencia con la legislacion, pueda significaciones del todo diferentes á unas mis-
esta obtener alguna vez las mejoras reclamadas mas palabras. Autoridad administrativa. --Po-
por aquella. der administrativo. - Via administrativa.-
Derecho. -Jnteres -Gracioso. -Contencioso,-
He concluido, Sres., por ahora, esponiendo VOces son en cuya acepcion no estan confor-
el plan que me propongo seguir en estas lec- mes los mismos escritores que las usan.
ciones; y me lisonjea la esperanza, que si fuere
de vuestro agrado, asistireis á ellas, y las escu- Los progresos de la ciencia, se han natural-
chareis con toda la benevolencia con que me mente retardado por no encontrarse en parte
habeis escuchado en la presente. alguna el lenguaje de que debiera servirse. Los
genios inmortales, que han logrado con sus
esfuerzos y meditaciones profundas elevar el
Derecho administrativo al estado de ciencia
verdadera, no han podido producir su doctrina
GOBIERNO Y ADMINISTRAClON
sin descubrir antes la espresion mas conve-
niente para comunicar sus pensamientos. In-
justo seria el reproche que por esto se les hi
En la leccion pasada dijimos que espondriamos ciera. Regularizar la ciencia, darle un caracter
la ciencia del Derecho administrativo bajo los reconocido, formar de ella un conjunto com-
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 85

pleto, y colocarla en medio de los demas ra- sociedad no podria conservarse, y el poder
mos del Derecho, en vano hubiera sido preten- público seria una quimera. El ejecutivo, por
derlo, sin inventar las palabras que espresasen nuestra constitucion puede oponerse con el
las nuevas clasificaciones que habian de ence- Veto á la promulgación de las leyes que estime
rrar toda la doctrina. Asi lo ha hecho el autor perjudiciales ó nada convenientes al fin de
cuyos principios seguiremos. Principios que la sociedad, devolviendo los proyectos á las
no quiere imponer á nadie; pero que nadie cámaras, dentro de los diez días que señala el
tampoco pudiera comprender sin estar de an- artículo 55; mas discutidos de nuevo, yapro-
temano acorde con él mismo, sobre la signifi- bados en la forma que establece el 56, no hay
cacion de las palabras de que ha usado al es- escusa para dejar de publ icarios.
ponerlos. Nosotros nos serviremos de su no-
menclatura y de sus fórmulas; pero cuidando Bien podrá suceder que el poder legislativo
siempre de esplicarlas. viole la constitucion; en tal caso, si en ella no
se encontrase el remedio para tan grave mal,
Pasemos ahora de esta observacion á las no queda otro que el de procurarlo, no por
preliminares, sobre la competencia adminis- sacudimientos y medios violentos, sino por el
trativa. La competencia en general, es la medi- pacifico de la reforma en la organizacion so-
da de las facultades concedidas por la ley á cial. Por nuestro derecho constitucional, el
cada uno de los funcionarios públicos. La senado puede declarar la nulidad de las leyes
competencia administrativa, es la medida de de los Estados que ataquen la constitucion ó
las facultades del poder ejecutivo, y compren- las leyes generales. Y estas pueden ser recla-
de el deslinde de todas ellas, así como las reglas madas como anti-constitucionales ante la Su-
que determinan la naturaleza de este poder, su prema Corte por el presidente, de acuerdo con
acción y sus atribuciones. Puede el ejecutivo su ministerio, o por diez diputados ó seis se-
ejercer éstas libremente y desarrollar aquéllas, nadores, ó tres legislatu ras: la mayoría de éstas
con tal que respete los límites que lo separan hace la declaracion, y la Suprema Corte la
del poder legislativo, y del poder judicial. publica.

Los actos que emanan del poder legislativo, Para determinar de una manera esacta la
ecsigen por su naturaleza la mas fiel y esacta naturaleza del poder ejecutivo y los límites
ejecucion. La competencia administrativa no de su acción. preciso es definirlo y dividirlo.
les concierne, ni admiten reclamacion ni re- El poder social a quien se ha concedido la alta
curso. Una vez sancionadas y publicadas las mision de ejecutar las leyes, se llama poder
leyes, aun cuando ofendan los intereses de los ejecutivo. Este se divide en poder ejecutivo
particulares, ó hieran algunas veces sus dere- puro, ó propiamente dicho, y poder adminis-
chos, el deber de todos los ciudadanos es obe- trativo, ó Administracion activa.
decerlas, sacrificando sus intereses y sus dere-
chos al interés general. De otra manera, la La palabra gobernar, revela al poder ejecu-
86 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

tivo propiamente dicho, la palabra administrar, por medio de órdenes y reglamentos. La Ad-
á la Administracion activa. La accion del go- ministracion activa puede tambien espedir re-
bierno se manifiesta en los reglamentos, decre- glamentos; mas es facil comprender la diferen-
tos y órdenes que espide para el mejor cumpli- cia entre el poder ejecutivo propiamente di-
miento de la constitucion y ejecucion de las cho, y la Administracion en lo que concierne
leyes, en los reglamentos generales de órden, y á los reglamentos. En el primer caso, los actos
seguridad pública, en las negociaciones diplo- del poder son primordiales, generalizadores;
máticas, tratados y convenciones militares, en en el segundo caso, los actos de la Administra-
la correspondencia oficial con sus agentes, en cion son secundarios y especiales. Un ejemplo
los nombramientos, retiros y licencias de los bastará para hacer notar la diferencia: se da
diversos empleados públicos, y en otros actos un reglamento dictando las medidas generales
de órden, disciplina general, y alta política. y necesarias para el cumplimiento de una ley;
En todos estos casos, se dice con toda propie- es un acto del poder ejecutivo puro: se espide
dad, que el poder ejecutivo gobierna. La Ad- un reglamento de aguas, ordenando su distri-
ministracion activa, se manifiesta en la proteo- bucion y uso entre muchos particulares; es un
cion de los intereses generales de la sociedad, acto de la Administracion activa.
vigilando la accion de cada ciudadano. Yen-
tonces se dice que el ejecutivo administra. Seria limitar las atribuciones del poder eje-
cutivo, decir que se distingue del legislativo,
No hay administracion sin accion, y esta se en que esto no obra sino por decisiones gene-
ejerce sobre las personas ó sobre las cosas de rales y permanentes mientras que los actos del
los individuos. Si la Administracion activa toca poder ejecutivo no son sino decisiones parti-
á sus intereses, provoca sus reclamaciones, y cu lares, relativas a lasci rcunstancias y variables
se llama entonces Poder gracioso,· si hiere sus como ellas. Esta distincion, que se ha estable-
derechos, da lugar a un recurso contra sus de- cido alguna vez entre las leyes y los reglamen-
cisiones, y se denomina, Poder contencioso. tos, no parece esacta. El poder ejecutivo tiene
Esta es la regla general; mas si la ley, en el caso muchas veces que completar la ley, como v.
de un interes ofendido, concede un recurso, g., si el legislador establece únicamente las
o lo deniega cuando la Administracion ataca bases, y previene al ejecutivo Que las desarro-
un derecho, habrá entonces una escepcion lle, los actos de este poder son entónces tan
concedida por el legislador, que lejos de des- generales y permanentes como la ley misma.
truir, confirmaria el principio que hemos esta-
blecido. No sólo el poder ejecutivo tiene el derecho,
ó más bien el deber de procurar la ejecucion
Ecsaminemos, pues, conforme á estos prin- de las leyes por medio de reglamentos; este
cipios, las atribuciones del poder ejecutivo deber es tambien de la competencia de los
propiamente dicho. Una de las primeras, es sin agentes de la Administracion, colocados al
duda la de proveer á la ejecucion de las leyes frente de cada una de las demarcaciones, en
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 87

que esté dividido el territorio nacional. No penas? Objetos son estos que no son de la
siendo posible que la Administracion por sí competencia administrativa, sino propios y es-
sola atienda á los diversos objetos que le están elusivos del poder legislativo.
encomendados, y se encuentran esparcidos
por toda la extension del territorio de l. na- ¿Mas no se trata sino de velar por la segu-
cion, la division de este territorio' en demar-
ridad, por el órden y salubridad públicas, pro-
caciones, y la colocacion al frente de las divi-
curando el cumplimiento de la constitucion, y
siones y subdivisiones, de agentes directos que la ejecucion de las leyes? Es el poder ejecutivo
puedan igualmente expedir reglamentos sobre el que puede y debe hacer los reglamentos que
los objetos de su incumbencia, son los únicos obligan á todos los ciudadanos. Estos regla-
medios de organizar la Administración pública. mentos, sigujendo los principios esactos de la
division de poderes, no pueden establecer
Los reglamentos, órdenes y decretos que pena alguna: en el Código penal es donde de-
para el cumplimiento y ejecucion de las leyes, ben determinarse las penas contra los infrac-
expide el poder ejecutivo, son obligatorios en
tores de las disposiciones reglamentarias.
todo el territorio nacional, así como se limitan
á la respectiva demarcacion los de los agentes
que las presiden. Mientras mas grande sea la responsabilidad
del Ejecutivo, más libertad de accion debe
Proveer a la ejecucion de las leyes por me- acordarsele; pero sin que pueda traspasar los
dio de reglamentos, es un acto que emana na- límites de la ejecucion de las leyes. Suele el
turalmente en la cualidad misma del poder poder legislativo, como hemos indicado, en-
ejecutivo. Entre las atribuciones del legislador, cargar al ejecutivo que complete el sistema
que no debe descender nunca á detalles, y las que se propone en la ley, expidiendo los regla-
del poder ejecutivo, que no debe invadir el mentos convenientes; así no es raro que el
dominio de la ley; delicada es la linea que las legislador use de esta locución: "el gobierno
separa, y es sin embargo muy importante co- proverá a tales y cuales objetos especiales al
nocerla, porque ni los Tribunales judiciales, reglamentar la presente ley." No puede enton-
ni los administrativos, tienen obligacion de ces el gobierno, al cumplir con tal encargo,
obedecer á reglamentos ilegales. Para juzgar traspasar los I imites que se le señalan.
de la constitucionalidad del acto del poder
ejecutivo, bastará atender á las atribuciones Mas ya sea que el ejecutivo expida los regla-
que le están concedidas y á la materia que re- mentos por encargo especial del legislativo
glamenta. zSe trata de establecer impuestos, para completar la ley, ya sea que lo haga en
de determinar los limites del territorio, de virtud del deber que tiene de procurar su eje-
arreglar el ejercicio de los derechos civiles y cucion, todos estos actos son propios del poder
poi íticos, la posesion de los bienes, los efec- ejecutivo puro, y por lo mismo no admiten
tos civiles de los convenios, ó de establecer revision, reclamacion, ni recurso.
88 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Establecerémos antes de concluir, dos irn- Territorios, que son las partes integrantes de
portantes escepciones de la doctrina que aca· la nacion. Mas la administracion interior de
bamos de sentar. Sea la primera: todas las ve· los veintiun Estados de que se compone, se
ces que un reglamento general, expedido no ejerce por sus respectivos poderes, en razon de
por encargo del legislador, sino en uso de las ser los Estados, en todo lo que á ella toca es-
atribuciones naturales del ejecutivo; contiene c1usivamente, soberanos, libres é independien-
una disposicion especial que ofende á un inte- tes. La Administracion interior de los Territo-
res privado, Ó hiere algun derecho, las partes rios de Colima, Tlascala y California, se arregla
quejosas tienen expedita la via graciosa ó el á los estatutos que expidan sus respectivas
recurso contencioso, pues que en ambos casos diputaciones. Y la del Distrito federal, se halla
el reglamento pierde el carácter de general. exclusivamente bajo la jurisdiccion del qobier-
no general, ejerciéndose inmediatamente la
Sea la segunda: que no deben confundi rse autoridad poi ítica por el gobernador, y obser-
las disposiciones de los reglamentos, con la vándose la ley de 23 de Junio de 1813, en
ejecucion que de ellos hacen los agentes de la todo lo que no se halle derogada.
Administracion; pueden estos dar lugar á actos
que sean reclamables por la via graciosa, Ó por Para la administracion general de los neqo-
el recurso contencioso, aunque las disposicio- cios de la federacion, se ha dividido la repú-
nes en general no puedan reclamarse. blica en quince distritos de hacienda, sujetos
á una seccion de la Tesorería general. Las etri-
En resumen, los reglamentos generales para buciones administrativas de los gefes de estos
la ejecucion y cumplimiento de las leyes, no Distritos, son las mismas que tenian las corni-
son actos administrativos, son actos del poder sarías, á escepcion de las relativas al servicio
ejecutivo propiamente dicho; y por lo mismo militar, para el que se ha establecido una co-
no son susceptibles de recurso ni reclamacion misaría general y cuatro sub-comisarias.
alguna. La competencia administrativa no les
concierne. El presidente de la república, gefe del poder
ejecutivo, por medio del secretario del despa-
Al hacer aplicacion de estos principios á la cho del ramo correspondiente, expide todos
Administracion de nuestra república federati- los reglamentos y órdenes necesarias para la
va, debe distinguirse cuidadosamente la Ad- ejecucion de las leyes, en ejercicio de las atri-
ministracion general de la federacion, de la buciones que le concede el artículo 102 de la
Administracion particular de los Estados. constitucion. Los reglamentos que pueden
formar los ministros para la mejordistribucion
Reconocida la unidad nacional por nuestra y giro de los negocios de su cargo, necesitan
constitucion, está igualmente reconocida la la aprobacion del congreso.
unidad de su territorio, que comprende el de
todos y cada uno de los Estados, Distrito y Establecida así la division del territorio na-
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 89

cional, y la manera con que el poder ejecutivo fuera del dominio de los Tribunales asi admi-
ejerce sus atribuciones, se advertirá desde lue- nistrativos como judiciales. Estan colocados
go que la accion del gobierno se hace sentir en la misma línea que los actos legislativos; y
en cada uno de los Estados de la federacion, como estos se hallan al abrigo de todo recurso
por medio de los reglamentos con que procura particular.
en todos ellos la fiel y esacta ejecucion de las
leyes generales, y que la accion de la adminis- Esta doctrina obra con toda su fuerza res-
tracion general, se ejerce en todos y cada uno pecto de los tratados que celebre el presidente
de los Distritos de hacienda, por medio de sus de la república con las potencias estrangeras,
agentes, sin ofender la administracion interior cuya ratificacion no puede prestar, ni negar,
de los Estados. sin aprobacion del congreso general. El valor
y subsistencia de los tratados, segun nuestra
Pero aún no es tiempo de ocuparnos de los constitucion, depende de ~un acto legislativo,
actos administrativos: en esta leccion sólo se y los actos del legislador no admiten reclama-
ha querido considerar los actos del gobierno cion alguna. Si en un tratado se arreglase la
que no admiten recurso, comenzando por los manera con que ciertas personas deberian ser
reglamentos. Otros actos hay todavía del poder por algun motivo indemnizadas, ninguna de
ejecutivo que no son reclamables, como los ellas podria reclamar el tratado, á pretesto de
tratados y convenciones diplomáticas que serán que en él no se le habia debidamente conside-
el objeto de la leccion siguiente. rado.

Mas los efectos de los tratados diplomáticos,


y su ejecucion, muy bien pueden ser, como
LOS ACTOS DE L EJECUTIVO (1) cualquiera ley, objeto de discusiones, adminis-
trativas, graciosas, ya contenciosas; ora tam-
bien judiciales, segun la materia que se verse
en el debate. La reclamacion de una suma de
Los tratados celebrados por el poder ejecutivo dinero, que en virtud de un tratado diplomáti-
con las naciones, no son actos puramente ad- co se hiciera por un particular al Estado, y
ministrativos y de ejecucion, son actos de so- cuya cantidad pretendiera el tesoro público
berania, y de la mas alta importancia, para haber pagado, entraria en el domin io de la
que pudieran ser objeto de reclamaciones par- autoridad administrativa.
ticulares. Preciso es sin embargo distinguir los
tratados diplomaticos, considerados en sus Las reclamaciones serán graciosas ó conten-
relaciones con el derecho internacional y el ciosas, segun que los reclamantes apoyen sus
interes publico, de sus efectos y ejecucion. La pretensiones en un simple interes, ó en algun
ecsistencia, valor, interpretacion y aplicacion derecho primitivo ó adquirido. Así, por ejem-
de los tratados bajo aquellas relaciones, estan plo, la demanda en que algun nacional, sin
90 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

reclamar contra la interpretacion dada á los los Tribunales civiles como los simples parti-
tratados por el ministro, con respecto á los culares. Mas no así cuando el poder ejecutivo
gobiernos estrangeros, ó á los particulares súb- obra como administrador; y menos cuando
ditos de otras potencias, pretendiera única- representa al Estado, y gobierna á nombre de
mente el pago de obligaciones, que sostuviera la unidad nacional, de cuyas diversas fisono-
habían quedado á cargo del gobierno, á virtud m ías nos encargaremos despues al caracterizar
de alguna convencion hecha con el estrangero: los actos admin istrativos. 8asten por ahora
esta demanda bajo de tales límites considera- estas indicaciones sobre la diversa personalidad
da, seria de la administracion contenciosa. El del poder ejecutivo, que es necesario tener en
consejo de Francia lo decidió así en 5 de Di- cuenta, cuando se traten de apreciar los efec-
ciembre de 833, en el negocio de Perret y tos de los tratados en que pueda ser interesado
compañía. como propietario.

Son judiciales, las que tienen por objeto in- Un ejemplo acabará de poner en claro esta
tereses privados, á los cuales el gobierno es doctrina: á consecuencia de un tratado, y me-
estraño. En tal caso, los Tribunales ordinarios diante una permuta particular, la nacion ha
tienen no solamente el derecho de aplicar los adquirido ciertos bienes; el tratado queda sin
tratados, sino también de interpretarlos, como efecto, y se reclaman los bienes permutados,
lo hacen con las leyes para poder aplicarlas. éde qué se trata? Unicamente de si ha de sub-
sistir ó no el contrato de permuta, una vez
En una discusión suscitada entre dos par- que el tratado no ha tenido efecto. Y como
ticulares, para saber á cuál de ellos debia apli- los contratos que se celebran á nombre del
carse el beneficio de un tratado; el valor y los Estado como propietario de sus bienes, son
efectos políticos de este, no se discuten, el Es- del resorte de los Tribunales, la cuestion á
tado no tiene interes alguno, y los Tribunales ellos les pertenece.
serian competentes para decidir. Supongamos
que en el tratado se dispone que tales bienes Pero si el gobierno está interesado como
se devuelvan á los propietarios; si dos disputan administrador de la cosa pública, y no como
la propiedad, la cuestion es puramente civil; propietario, la materia será entonces adminis-
no se trata de saber sino quién sea el dueño de trativa, y no pertenecerá á la competencia de
los bienes, para que goce del beneficio del los Tribunales.
tratado, ó para hacer que este tenga su efecto.
Si por un tratado se manda levantar el se-
Aun cuando el gobierno fuera interesado en cuestro de ciertos bienes, y el gobierno entien-
la discusion, si lo era como propietario de los de que en la cláusula respectiva no está com-
bienes pertenecientes al dominio del Estado, prendida tal cosa de que ha dispuesto como
la cuestion no dejarla por eso de ser judicial, suya, por un acto administrativo; si esta cosa
porque el Estado propietario responde ante se reclamase por un particular á virtud del
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 91

tratado, la cuestion no se lIevaria á los Tribu- del congreso general, si contienen disposiciones
nales civiles, porque estos cesan de ser compe- generales; oyendo al senado, y en sus recesos
tentes luego que el gobierno interviene á nom- al consejo de gobierno, si versaren sobre nego-
bre y en representacion del Estado, como uni- cios particulares ó gubernativos; y á la Corte
dad nacional; y romo tal contesta el sentido Suprema de Justicia, si se hubiesen expedido
que quiere darse al tratado. sobre asuntos contenciosos. Dos son los obje-
tos con que se ha concedido al gobierno esta
Lo que hemos dicho de los tratados, debe facultad; es el primero, para que en uso de la
entenderse igualmente de las convenciones di- proteccion que deba á los cánones cuide de
plomáticas. Es exclusiva del poder ejecutivo que las bulas, breves y despachos, tengan pun-
propiamente dicho, la mision de apreciar el tual ejecucion, evitando al tiempo de ella todo
valor de estas convenciones. Y este mismo perjuicio ó desasosiego público; y es el segun-
principio rige á las capitulaciones militares. do, para que sólo les dé el pase, en cuanto no
Las reglas ordinarias del derecho civil, y aun se opongan á las regal ías, concordatos, cos-
aquellas á que está sometida la Administracion tumbres, leyes y derechos de la nacion, ó no
activa, serian insuficientes para resolver las induzcan en ella novedades perjudiciales, gra-
cuestiones á que pudieran dar lugar; solo el vámen público, ó de tercero, como se expresa
gobierno puede valorizarlas. una de nuestras leyes.

Los actos del poder ejecutivo que se refieren En la consecución de estos nobles y elevados
íntimamente á las relaciones de la nacion con fines, el gobierno ejerciendo sus altas atribu-
las potencias extrangeras, se llaman actos de ciones constitucionales, no administra los in-
alta poi ítica, y no pueden ser objeto de discu- tereses públicos, cuida sí, de los derechos emi-
siones puramente administrativas ni conten- nentes de la nacion; y tales actos están por lo
ciosas. La razon de estado es la que en ellos mismo fuera de toda reclamacion ó recurso.
domina, y la salud del pueblo, la suprema ley
á que se arreglan. Debe el poder ejecutivo velar para que nin-
gun acto de una potencia extrangera, tenga en
La concesion ó denegacion del exequatur á la nacion su cumplimiento, sino en tanto que
los decretos conciliares y bulas pontíficias, es sea conforme á la constitucion y á las leyes. Y
uno de estos actos importantes. Debe el poder á él solo corresponde apreciar la conveniencia
ejecutivo cuidar de que las regal ías de la na- de la extredicion, cuando la pida ó se le de-
cion, su constitucion y sus leyes, no sufran mande. Así, pues, la extradicion de un extran-
perjuicio ni detrimento alguno. Por nuestro gero ó de un nacional, pedida ó rehusada, no
derecho constitucional es facultad expresa del puede dar lugar ni á reclamacion, ni á recurso.
presidente de la república, conceder el pase ó y menos cuando la extradicion es acordada ó
retener los decretos conciliares, bulas pontifi- denegada á virtud de tratados diplomáticos.
cias, breves y rescriptos, can consentimiento Doble es entonces el motivo para rechazar
92 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

cualquier recurso que se intente, ya sea ante atribucion del gobierno; mas ella en determi-
la autoridad administrativa, ya sea ante la ju- nados casos es absolutamente necesaria; la
dicial. razon de estado lo exige, salus populi suprema
lex esto. Solo que es preciso no abusar de esta
Pudiera suceder que un acreedor seopusiera sagrada máxima, que pudiera llegar á ser desas-
á la extradicion de su deudor, y que quisiera trosa por el abuso. El órden público, con el
retenerlo, aun en virtud de auto ó sentencia cual se juzgue incompatible la presencia del
que se hubiera ya pronunciado en su contra: extrangero, es la ley suprema; pero la palabra
por grande que fuera el interes, y aún el dere- orden, diremos con M. Sirey, significa arma-
cho que el acreedor tuviera para oponerse, su nía, conservacion del conjunto, concierto uni-
reclamacion deberia ser rechazada, porque en versal. El órden público en la sociedad, es,
este caso existe lo que se llama rszon de esta- pues, el conjunto de las instituciones funda-
do, que como explica bien un autor moderno, mentales que garantizan los derechos de la na-
"no viene á ser otra cosa, mas que la urgente cion y de los ciudadanos, la estabi lidad y la
importancia que en momentos dados toma el ermanie conservadora de todos estos derechos;
interes general sobre el interes, y aun sobre el y por consiguiente el primer objeto del órden
derecho particular" (Pelaez del Pozo). público, es la conservacion de las leyes de ó

las reglas del derecho y del poder. Se ataca el


La extradicion, es un acto de tal manera órden público, cuando se violan las leyes por
propio del poder ejecutivo, que si acordada la actos destructores de los derechos. El verda-
de alguno que estuviera acusado ante los Tri- dero órden público, es el reinado armonioso
bunales ordinarios, este opusiera la excepción del poder y del derecho, que siempre deben
de que la extradicion no habia sido regular- ser conciliados, y nunca desunidos. Mas si con
mente acordada, el Tribunal debería sobreseer, este órden, no puede de manera alguna con-
hasta que el gobierno, única autoridad compe- ciliarse la presencia de un extrangero, la salud
tente, hiciese la declaracion correspondiente. pública exigirá entonces su expulsión, como
Si la autoridad judicial persistiese en conocer una medida de alta política administrativa.
del crímen ó delito imputado á la persona de
cuya extradición se trata, se expondría á un En Francia, esta facultad del ejecutivo res-
desaire, y á un escándalo necesario que debe pecto á los extrangeros, es fuera de contesta-
evitar, pues que el poder ejecutivo haria efec- ción. Segun el artículo 7 de la ley de 19 de
tiva la extradicion, dejando sin efecto la deci- Octubre de 1797, todos los extrangeros que
sion judicial. viajan en el interior de la Francia, ó que resi-
den en ella sin tener una mision diplomática,
El acto de expulsion de un extrangero del ó sin haber adquirido el título de ciudadano,
territorio nacional, entra esencialmente en el están puestos bajo la vigilancia del gobierno,
dominio del poder ejecutivo propiamente di- que puede recogerles sus pasaportes, y obli-
cho. Delicada y peligrosa es en demasía esta garlos á salir del territorio frances, si juzga su
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 93

presencia capaz de turbar el órden y tranqui- expulsion del extrangero aún autorizado, es
lidad pública. Esta disposición ha sido repro- urgente al interes de la policía, puede ser de-
ducida por el articulo 272 del código penal en cretada por el ministro del interior, con obli-
cuanto á los extrangeros que hayan sido de- gacion de ratificarla Ó revocarla dentro del
clarados vagos, por sentencia, los cuales por término de dos meses, pasado el cual, la me-
órden del gobierno pueden ser conducidos dida deja de tener. efecto. Hemos querido ha-
fuera del territorio frances. El artículo 20. de cer mencion de la legislacion francesa sobre
la ley de 21 de Abril de 1832, previene respec- este punto, para que se vea que la nuestra está
to á los extrangeros refugiados, que el gobier- conforme con la de la nacion mas civilizada
no pueda obligarlos á salir de la Francia, en de Europa, que ha proclamado la república, y
el mismo caso de que juzgue á su presencia adoptado los principios mas liberales en su
capaz de turbar la tranquilidad pública; y la administracion.
ley de 10. de Mayo de 1834, castiga con la
pena de uno á seis meses de prision al extran- Segun nuestras leyes, los extrangeros intro-
gero refugiado que no obedeciese la órden de ducidos a la república, sin pasaporte del go-
salir del territorio, Ó que habiendo sido expul- bierno general, que no se hubieren presentado
sado, volviera á entrar sin autorizacion. á la primera autoridad poi ítica del lugar de su
residencia dentro del término de diez dias que
Despues que la nueva revolucion de Francia señaló el artículo 3 de la ley de 12 de Marzo
ha cambiado la forma de gobierno, y ha susti- de 1848, pueden ser expelidos de la república.
tuido la república á la monarqu ía, toda la le- Por el artículo 9 de la ley de 6 de Abril de
gislación relativa a los extrangeros residentes 1830, se prohibió en la frontera del Norte la
en Francia, ha sido refundida en la ley de 3 de entrada á los extrangeros bajo cualquier pre-
Diciembre de 1849. Segun esta ley, el ministro testo, sin estar provistos de un pasaporte ex-
del interior puede obligar por medida de poli- pedido por los agentes de la república en el
cía, á todo extrangero, viagero ó residente en punto de su procedencia. Y finalmente, el de-
Francia, á que salga inmediatamente del terri- creto de 22 de Febrero de 1832, declaró que
torio frances, haciéndolo conducir á la fron- en las facultades del gobierno está expedir
tera. Los prefectos de los departamentos fron- pasaportes, y hacer salir del territorio de la
terizos, tienen la misma facultad respecto á república á cualquier extrangero, no natura-
los extrangeros no residentes, con obligación lizado, cuya permanencia califique perjudicial
de dar cuenta inmediatamente al ministro del al órden público, aun cuando aquel se haya
interior. Si se trata de un extrangero que haya introducido y establecido con las reglas preso
tenido autorizacion para establecer su domici- critas en las leyes.
lio en Francia, esta autorizacion puede ser re-
vocada ó modificada por el gobierno, con pa- La legislacion, segun se ve, no autoriza sino
recer del Consejo de Estado. El cumplimiento la expulsión del extrangero; el arresto por la
de estas formalidades, exijen tiempo; y si la via administrativa no podrá emplearse á este
94 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

respecto sino como medio coercitivo para ejecutivo, no pueden quedar sujetos á discu-
obligarlo á salir del territorio, y cualquiera sion, quejas, ni recurso alguno.
detencion prolongada, ó que tuviera otro ob-
jeto, seria una detención arbitraria. Aplicando estos principios de la ciencia, po-
dremos decir que del acto del presidente de la
república, en que conforme á la ley de 16 de
La expulsión de los axtranqeros. puede Ile-
Abril de 1850, dispone que los cabildos para
gar á ser en ciertos casos un casus belli; son
la provision de obispados, le envien una se-
casi siempre piezas diplomáticas ó de policía
gunda lista de propuestos, o de la eleccion que
secreta, las que prueban la necesidad en que la
haga entre estos de alguno para presentarlo á
autoridad administrativa se encuentra para to-
Su. Santidad, nadie puede entablar recurso, ni
mar esta medida extrema; y todo concurre á
hacer ninguna reclamación. Pudiera suceder
establecer que el acto de expulsión es propio
que desaprobada por el gobierno la persona
y exclusivo del poder ejecutivo, y que en su
propuesta por el ordinario para provisor, ó ex-
contra, no cabe absolutamente ningun recurso
cluidas algunas para la provision de canongías
administrativo.
y curatos, conforme á las leyes de 22 de Mayo
de 1829, y 16 de Mayo de 1831, los excluidos
Tampoco pertenece á la Administración se estimarán ofendidos en sus intereses ó dere-
activa la sancion ó alta aprobacion que el go- chos, no podrian sin embargo, segun los prin-
bierno tiene que prestar á ciertos actos de la cipios sentados, entablar ningun recurso, por-
autoridad eclesiástica. Mi ras mas nobles y ele- que esos intereses, y aun esos derechos parti-
vadas, que las de una pura administración, se culares, deben en estos casos determinados,
ha propuesto el legislador en la intervencion sacrificarse al In te res general del Estado y de
que ha querido dar al poder ejecutivo en el la Iglesia. Nos hemos fundado únicamente en
nombramiento de los obispos y provisores, los principios de la ciencia, porque en el estado
provisión de vacantes, y otros actos de la ju- que guarda nuestro derecho administrativo,
risdicción eclesiástica. La proteccion justa- no tenemos aún ley expresa que as í lo deter-
mente debida á la iglesia, la unión y recíproco mine, ni práctica que lo autorice. Mas en el
auxilio de las potestades espiritual y temporal, caso que tales cuestiones se suscitasen, preci-
la justa defensa de los límites de una y otra, el so fuera resolverlas por los principios de la
amparo y sostenimiento de los derechos de los ciencia, que son los de la razón, por más que
ciudadanos, y el cuidado en prevenir los daños careciesen de práctica autoridad.
y evitar los abusos perjudiciales á las regalías
de la nación, sin ofender los derechos de la Aún nos resta que hablar de otros actos que
iglesia, son los motivos de las disposiciones no son de administracion, sino propiamente
que han reservado al gobierno la mision de in- gubernativos; pero de ellos nos oc.rparérnos en
tervenir en los actos referidos. Los que en de- la leccion siguiente, si tuviéreis la bondad de
sempeño de esta elevada mision ejerza el poder atenderme.
T. LARES E L OERECHO ADMIN ISTRATIVO 95

lOS ACTOS DEl EJECUTIVO (11) Expedidos una vez los oficios, instrucciones
y circulares, deben desde luego ser obedecidas
y puestas en ejecucion por los respectivos
Uno de los caracteres esenciales de las funcio- agentes, á qu ienes se comuniquen . Que sin
nes administrativas es la unidad, y esta no suspender la ejecucion de la medida ordenada,
puede lograrse sin la dependencia gerárquica el funcionario público advierta á su superior
y gradual que los agentes de la adm inistracion inmediat o de las consecuencias ó de los resul-
deben tener de la autoridad superior respecti - tados de su eje cuci ón, es su deber; mas nunca
va. Esta dependencia, ligada ínt imamente con podrá declarar ni aun provisionalmente , que la
la responsabilidad ministerial , exije que e l med ida es inoportuna, é ilegal; si tal hic iera
agente inferior obedezca al superior, y que si cometeria una falta grave, subrogaria su volun -
no le parece conveniente obedecer, haga luego tad en lugar de la del principal agente respon-
su dimis ion . Para mantener esta union y con- sable , y volveria ilusoria la respo nsabilidad
seguir est a un idad en el órden administrativo, ministerial.
los agentes superiores se ven en la necesidad
frecuente de ilustrar á sus su bo rdi nados, por Por nuestras leyes de 16 de Noviembre de
medio de oficios, circul ares é instrucciones. 1824, y 24 de Febrero de 1851, se permite á
Estos oficios , circulares é instrucciones , no los ministros de la tesorería y comisarios de
son actos administrativos, son actos de gobier- guerra que representen al gob ierno, cuando
no, prop ios del poder ejecut ivo, y por lo mismo este mandare hacer algun pago que no est é
no pueden ser atacados por los ciudadanos. comprendido en el presupu esto; pero que si
el gobierno insistiere en que se verifiqu e curn-
Cuando el gobierno d icta las medidas que plan ca n la órden , quedando de ella respon-
estima oportunas para las mejoras morales y sable únicamente el ministro respectivo .
material es, en la direccion de los negocios pú -
blicos, no se ocupa especialmente de co mbi- Dos observaciones muy importantes deb en
nar los intereses y derechos de los particulares tenerse presentes , que enci erran la materia
con el interes comun, y por lo mismo no ad- que examinamos en sus verdaderos I im ites. Es
min istra; sus actos son pu ramente guberna- la primera, que las instrucciones ministeriales
tivos. Mas para que sean de este carácter las no. importan una decisi ón, ni pueden produ-
circulares é instrucciones, es preciso qu e ten - cir el efecto de cosa juzgada, de manera que
gan el de generalidad, que sirve siempre para imp idan á las pa rtes interesadas el ocurrir á
distinguir al poder ejecu tivo , de la Admin istra - quien de derecho corresponda. Tales medidas
ci o n activ a. Si las inst rucciones no son gene- son simples in st rucciones á los subord inados ;
rales, sino relativas á un negocio especial, per- sacándolas del círculo dentro del cual ejerce
tenecen entonces á la Admin istracion activa , y su jurisdicción el agente de quien dimanan , no
pueden da r lugar á recursos, de q ue nos ocu - pueden tener el carácter de decisiones , ni fuer -
paremos en el lugar oportuno. za de cosa juzg ada . Así, el minis tro de hac ien-
96 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

da expide una instruccion sobre la manera con puede reclamar el acto de la autoridad, ni re-
que debe hacerse el asiento de las cuotas de husarse la instalacion del funcionario por la
una contribucion, asignadas individualmente, corporacion á que se destine; mas esto á con-
este reglamento no priva á los contribuyentes dicion que el gobierno se haya arreglado al
de reclamar ante quien corresponda, lascuotas hacer el nombramiento á lo que prevengan las
que crean no ser conformes á la ley. leyes, y no se haya excedido de sus atribucio-
nes. Si así fuere, ningun recurso, ni contencio-
La segunda observacion es, que no deben so-administrativo, ni judicial, puede admitirse
confundirse las circulares, ó instrucciones con contra el acto del poder ejecutivo. Lo que hace
la ejecucion de las mismas. Aquellas no pueden uno de los poderes dentro de la órbita de sus
reclamarse; pero si en su ejecucion se han dic- facultades, no puede sujetarse al exámen y
tado medidas que ofenden los intereses, ó hie- aprobacion del otro. Si el poder legislativo ó
ren los derechos de alguna persona, las vias de el judicial, apreciasen el nombramiento para
la reclamacion ó del recurso, Ie estarian siern- anularlo, la separación é independencia de los
pre abiertas. Nadie puede reclamar contra la poderes quedarian destruidas. Posible es que
circular del ministro, en que manda formar el el ejecutivo se haya engañado en cuanto al
censo de la poblacion; pero si para ejecutar derecho que el nombrado tenga al empleo, ó
esta circular, se dictan medidas que perjudican en cuanto á su capacidad para desempeñarlo;
á persona determinada, esta podrá quejarse pero este error no puede jamas producir un
contra el acto de ejecucion. caso de competencia judicial, ni prestar mé-
rito para entablar recurso alguno. El ministro
Los nombramientos de todos los empleados queda sin embargo sujeto á responder ante las
de la Administracion pública son tambien ac- cámaras, y dar cuenta de cada una de sus ac-
tos que están reservados al poder ejecutivo. ciones. Las cámaras pueden censurar el acto
Por nuestra constitucion es facultad expresa ministerial y aun negar la aprobacion al fun-
del presidente de la república hacer estos cionario nombrado, en los casos que se requie-
nombramientos. ra, como por nuestro derecho constitucional
se exije la del senado para el nombramiento
Los límites y condiciones impuestas al po- de los gefes de las oficinas generales, comisa-
der ejecutivo para el nombramiento de los di- rios y demas funcionarios que expresa la atri-
versos empleos públicos, deben estar trazados bucion 6 del artículo 110.
en las leyes y decretos, de manera que se veri-
fique el que su elección sea libre y expedita, Así, pues, si el gobierno nombra un emplea-
pero con sujecion á las leyes. do en alguna oficina, un juez, un promotor;
si aprueba el nombramiento de un provisor,
Una vez hecho el nombramiento del em- ó rehusa su aprobacion, el acto no es admi-
pleado por el poder ejecutivo, sin traspasar el nistrativo, y por lo mismo no es susceptible
límite de sus facultades, ningun individuo de recurso ni de reclamacion individual.
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 97

En cuanto á los grados mi lita res, deben es- Donde , como en F rancia, la administracion
tos disti nguirse de lo s empleos , ó del servicio ha hecho tan grandes ade lan tos , donde todos
que deben pres tar los que los obtienen . Si la sus ramos es tán en el mayor arreglo, y donde
ley nada d ispusiese acerca de los grados, sino la se rie de actos y de disposiciones, forma ya
que fuese un acto d iscreci onal de l gobierno e l una ju risp rudencia cierta y segura, c asi no
concede rlos, entónces si el oficial recla mase pued en ofrecerse cues tiones, cuya reso lucion
el grado por que creyere que se habian despre- no se a fáci l á la legislacion , á la jurisprudencia,
c iado sus méritos, antigüeda d y serv icios, su ó á la cienc ia.
reclamacion no se ad m itir ia; el acto del go -
bierno como propio de l pode r ejecutivo, no Allá es sabido por repetid as deci siones del
podri a ata carse. Mas si la ley fijase la a ntiq úe - consejo, que el recurso co nte ncioso no se ad ·
dad, y determ inase los méri tos y servicios neo mite contra las deter minacion es de los minis-
cesarios para obtener el grado, en tal caso el tros que rechazan las de ma ndas de los of icia-
oficial por voluntad de la ley , habrá adquirido les dimisionarios, qu e piden ser re inte grad os
un derecho cierto á la colocacion de l grado, y en sus em ple os ; allá, si se tr at a de pena s disci -
si el gobierno se la reh usare, este acto podrá plinares, la misma ley t iene establecidas las
ser reclamado po r medio de l recurso co nt én- fo rmas que deben obs ervarse en su aplicacion,
cioso , como cualquie r otro de l pode r ejecu ti - y po r lo mismo si se falta á e llas en los cast igos
va, que hiera d irec ta ó ind irectamente un de - discip lina res, co mo estos tien en tan gran de in-
rec ho adqui rido . fluencia en los ascensos y aun en los grad os , el
recu rso conte nc ioso ser ia pe rmitid o co nfor me
Mas si la discip lina militar no se ha de des- á los principios de la cien cia, en el caso en q ue
or ga niza r, preciso es distinguir el grado de l la ley no se observase.
emp leo ó servici o que deb e desempeñar e l que
lo obti en e. Si aque l de be estar colocado bajo Mas al aplicar entre nosotros estos pr inci-
la protecc ion de las leyes, este debe quedar pios, es necesario ante todo tener en cue nta
ente ramen te á la discreción del poder ejecu- nuestra legislacio n milita r, y las prevencion es
tivo. En Francia, disponer de IDS empleos en consti t ucionales. Segun el las, el pre side nte de
el ejército, y pon e r á los ofi ciales en no acti vi- la república no puede dar ret iros, conceder
dad por el retiro ó suspension de sus empleos , licencias, ni arregl ar las pension es de lo s mi li-
es facu lta d d iscrecional del gobierno, conce- tares, sino con forme á las leyes. A esta s, pues,
dida por la ley de 19 de Mayo de 1834 . Por debe ate nde rse de preferencia , en la decision
es ta razon no fue adm itida en 184 0 la recta- de los casos que se presenten . Pasemo s á ha-
macion de un ca pitan con t ra el nombram iento bla r de l emp leo de prof esor es.
que se hizo, des tiná ndol o al mando de la 7a.
co mpa ñía de ve te ran os; y por lo mismo no se Las leyes, ó las órdenes y decr etos , de ben
adm it ió en 184 2 e l recurso de otro, que fué arre glar las condiciones de apt itu d para e l pro -
puesto en no actividad . fesorado . El ind ividu o que se ha some t ido á
98 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

las formas establecidas, ha adquirido un de- Por el artículo 81 de la ley de 23 de Mayo


recho, cuya violacion produciria el recurso de 1837, se mandaba que el supremo gobierno
contencioso. Segun estos principios, si el can- expidiese el fiat correspondiente á los escriba-
didato tiene los requisitos que las leyes exijen, nos que habian sido creados por los Estados; y
si ha sufrido los exámenes necesarios y obteni- la circular de 23 de Octubre de 1841, suspen-
do la aprobacion, si en fin, ha cumplido por dia á los que no hubieran ocurrido por dicha
su parte con todas las prescripciones legales, autorizacion. Restablecido el sistema federal,
y el gobierno se niega á instituirlo profesor, este acto de gobierno es propio del de los Es-
el recurso contencioso le será admitido. Así tados, respecto de los escribanos que hayan
como careceria de él si la institucion fuere de ejercer su oficio dentro de sus territorios.
enteramente libre de parte del gobierno.
Para concluir este punto sobre nombramien-
Si el nombramiento se hiciere por presen-
tos, debemos sentar por regla general, que
tacion, en terna ó sin ella, y el poder ejecutivo
todos aquellos actos del poder ejecutivo que
rehusare admitirla, atacaria el derecho de pre-
priven al ciudadano de un derecho inherente
sentar, y el ofendido tendria expedito el re-
á su persona, son reclamables por la via con-
curso.
tenciosa. La denegacion del gobierno á reco-
En buena administracion, corresponde al nocer como válido un certificado obtenido
poder ejecutivo expedir el fiat á los escribanos conforme á la ley para acreditar la aptitud
públicos, puesto que no es mas de la autoriza- para el empleo; el rehusarse á expedir el des-
cion para el ejercicio de un empleo. Y en esa pacho, título, ó diploma, despues de las prue-
autorizacion debe señalarse el distrito en que bas y formalidades requeridas por las leyes,
el funcionario debe ejercer su oficio. Mas esta órdenes ó decretos, la inadmision de la solici-
autoridad no debe estenderse hasta cambiar á tud de alguno que reuniese las condicioner
su arbitrio las residencias una vez fijadas. Una prescritas en la convocatoria, actos serian del
decision semejante violaria derechos adquiri- poder, que ocasionarian un perjuicio real en
dos, destruiria clientelas, y atacaria la propie- la opcion de los empleos, y que prestarian mo-
dad de los oficios. La via del recurso estaria tivo suficiente para el reclamo contencioso.
abierta en favor del escribano cuya residencia
Del principio que el poder ejecutivo tiene la
arbitrariamente se cambiase.
facultad de nombrar todos los empleados pú-
Si el mismo escribano la variase á su volun- blicos, no se infiere la consecuencia de que
tad, no hay duda que careceria de recurso tenga tambien el derecho absoluto de desti-
contra la órden en que se le mandase volver á tuirlos, revocar sus nombramientos, y expe-
la que se le tenia señalada, así como si quisiese dirles su retiro.
sostener que se hallaba dentro de su demarca-
cion, tal cuestion seria del dominio de la ad- Para determinar con exactitud las facultades
ministracion contenciosa. del poder ejecutivo, relativas á la destitucion
T, LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 99

de los empleados, se hace necesario distinguir ses á los empleados de la federacion infracto-
en ellos funciones amovibles, funciones inmo res de sus órdenes y decretos.
vibles, y funciones de las cuales resultan dere-
chos adquiridos. De la suspension de los funcionarios amo-
vibles, no habrá recurso contencioso como no
Las funciones amovibles son administrati- lo hay de su destitucion ó revocacion. Ni tam-
vas, y tales deben ser por eso las de los minis- poco del acto que manda ponerlos en reti ro.
tros, procuradores generales, prefectos, sub- En este punto debe recordarse lo que ya de-
prefectos, y demas agentes principales directos jamos dicho, con relacion á nuestro derecho
y auxiliares de la administracion; y lo mismo constitucional, y es, que el presidente no puede
debe decirse de los institutores primarios, mé- dar retiros ni conceder licencias, sino con arre-
dicos, cirujanos y farmaceúticos de los hospi- glo á las leyes. De manera, que si el retiro se
tales y casas de beneficencia; geómetras é in- diere contrariándolas, se atacará el derecho
genieros designados para el servicio de lasobras que de ellas mismas nace, y segun los princi-
públicas. La destitucion ó revocacion de estos pios de la ciencia habrá luqar al recurso.
diversos agentes es un acto del poder ejecutivo
propiamente dicho, y no pueden dar lugar á Hay ciertos servicios públicos, cuya garantía
debate alguno contencioso-admin istrativo; solo consiste en la inamovilidad de los funcionarios
que la destitucion ó revocacion debe ser hecha que los desempeñan. Inamovibles deben ser
por la misma autoridad que tiene el derecho por esta causa los magistrados y los jueces, los
de nombrar ó de instituir. individuos del tribunal de cuentas, los profe-
sores de las cátedras y los oficiales de mar y
En cuanto al ejercicio de ciertas profesiones, tierra, y otros funcionarios. El ciudadano in-
como la de institutor primario, es necesario vestido de funciones, cuyo carácter es la ina-
distinguir el grado y cualidad de profesor, del movilidad, no puede ser destituido ni retirado
ejercicio de la profesion, y derechos que le re- por el poder ejecutivo, sino en la forma indi-
sultan de su nombramiento. Sin duda que el cada por la ley. El decreto del gobierno que la
retiro del diploma ó título de profesor abriria infringiera, ordenando la destitucion ó el retiro
un recurso contencioso; mas la revocacion de de un funcionario de esta clase, heriria su de-
las funciones es un acto puramente ejecutivo, recho, el de la inamovilidad; y el acto pertene-
que no admite reclamación. ceria á lo contencioso-administrativo.

Es evidente que el mismo poder que tiene Si el gobierno no puede atacar directamen-
'el derecho de revocacion ó destitución. puede te la inamovilidad de los funcionarios, prohi-
con mayoría de razan suspender de sus fun- bido debe estarle igualmente el hacerlo de una
ciones á los agentes que le están subordinados. manera indirecta. No podria, respetando el
Por nuestra constitucion el presidente de la carácter de juez, ó de profesor, trasladar á su
república puede suspender hasta por tres me- voluntad de un tribunal á otro, ni de un lugar
100 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

á otro diverso, á los que se hallan revestidos vigente, los magistrados y jueces que forman
de tal carácter, porque ser juez ó profesor, la corte, tribunales y juzgados, en quienes re-
como observa muy bien M. Sirey, no consiste side el poder judicial de la federacion, no son
solamente en tener carácter indeleble, una es- funcionarios del órden administrativo, ni pue-
pecie de aptitud vaga indefinida, para admi-
é den ser suspensos, ni destituidos, sino en los
nistrar justicia, ó para ejercer el profesorado, términos y casos prescritos por las leyes, y
sino en ser durante la vida, y mientras no re- especialmente en la de 24 de Marzo de 1813.
nuncie ni sea depuesto, miembro de tal corte, Fácil seria demostrar la asimilacion necesaria
de tal tribunal, de tal juzgado, de tal facultad. entre la inamovilidad de los magistrados y la
Las traslaciones arbitrarias atacan, pues, la de los profesores de las facultades, porque
inamovilidad prometida á estos funcionarios, como dice Ahrens, "el profesorado, investido
y pueden oponerse á ellas, y reclamarlas por de la alta magistratura de la inteligencia, que
la via contenciosa. tiene la mision de dar á conocer la verdad sin
un doble objeto, sin consideraciones de perso-
Solo el poder legislativo tiene facultad de nas ó de partidos, presenta una analogía sensi-
suprimir tribunales, porque esta supresion ble con la magistratura jurídica, establecida
afecta á la posicion de magistrados inamovi- para el ejercicio independiente de la justicia".
bles. Hay iguales razones para las otras funcio- Mas estas investigaciones nos lIevarian muy le-
nes inamovibles, y debe darse respecto de ellas jos del objeto que nos hemos propuesto. Bas-
la misma resolucion. El mismo poder legislati- tará el indicar que la independencia y dignidad
vo, no podria con desprecio de la constitucion, del profesorado, no es compatible con la fa-
violar ni aun indirectamente la inamovilidad cultad que el gobierno tuviera para destituir
por ella establecida. á los profesores. Su inamovilidad, debe estar
de tal manera garantizada por las leyes, esta-
Estas máximas, se hallan expresamente re- tutos y reglamentos, que ni indirectamente
conocidas por la constitucion federal de la pueda ser atacada por el poder ejecutivo. La
república. Solo la ley puede establecer y or- ley sola es la que debe arreglar la enseñanza,
ganizar los juzgados de primera y segunda ins- para que no suceda que el gobierno destitu-
tancia, que han de conocer de los negocios ya á un profesor, suprimiendo su enseñanza.
reservados á la federacion, segun el artículo . Si así lo hiciera, tocaria la inamovilidad y el
19 de la acta de reformas de 1847, Y solo al recurso contencioso seria permitido.
congreso corresponde, conforme el artículo
50, atribucion 23, crear ó suprimir empleos Por desgracia, entre nosotros es esta una de
públicos, señalar, aumentar ó disminuir sus las materias mas descuidadas en la legislacion.
dotaciones, retiros y pensiones. No se ha reconocido aún toda la dignidad é

importancia del profesorado. Esta noble ins-


Segun las bases de nuestro sistema consti- titucion se encuentra asimilada á la categoría
tucional, y disposiciones de nuestra legislacion de los empleados que ejercen sus atribuciones
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 101

bajo la dependencia de sus gefes. El ejercicio rigidaexclusivamente á su objeto: los oficiales


de tan elevadas funciones, se ve como princi- ú oficinistas que los sirven, contraen enlaces,
pio de una carrera para proporcionarse mejo- Sin mas seguridad que la de su empleo; las es-
res destinos; y las cátedras no se sirven sino peranzas de su familia en él reposan, y de él
mientras estos se presentan. Imposible es asi, esperan sus hijos el pan de cada dia; el servicio
que el profesorado cumpla con la mision su- en fin, que el empleado presta por la recom-
blime de ilustrar la inteligencia, ni que la en- pensa sueldo que se le tiene señalado, es el
ó

señanza se desarrolle con la regularidad que único medio que tiene para satisfacer sus nece-
es necesaria, para aue puedan realizarse sus sidades, la única condicion de su conservacion
grandiosos destinos. y la de su familia. Este medio, esta condicion,
es su propiedad, es su derecho. Sin medios de
Mas volviendo á las funciones de los emplea- existencia, medios que constituyen la propie-
dos, hay algunas para las cuales el nombra- dad, el hombre no podría vivi r; y el empleado
miento hace adquirir un derecho de propiedad, no tiene otro medio que los servicios que pres-
de que no se puede privar al empleado sino en ta en su destino. Mas la conservacion de este
los casos previstos por los decretos, órdenes y derecho reposa sobre garantías cuya base es
reglamentos que les conciernen. Tales son las la lealtad, y el cumplimiento de los deberes
funciones de los oficiales públicos de las ofi- del empleado. Mientras el oficial no prevari-
cinas. ¿Puede el gobierno destituir libremente que, mientras no se le haya conocido incapaz,
á estos empleados? Hé aquí una cuestion que mientras cumpla fiel y exactamente con todas
entraña necesariamente la de la propiedad de sus obligaciones, tiene derecho para ser con-
los empleos, tan debatida en diversos sentidos, servado en el destino de que vive; hé aquí todo
y que por lo mismo no puede resolverse sin el derecho de propiedad en los empleos, segun
decidir antes esta: ¿cuál es la naturaleza de la nosotros la hemos podido comprender, conci-
propiedad ó del derecho que tienen los em- liando los principios generales de la propiedad
pleados en sus destinos? con los de la administracion pública. Esplica-
da así la naturaleza de la propiedad de los em-
En esta cuestion, por interesante que sea, pleos, allanado queda el punto sobre destitu-
solo nos limitaremos á exponer lo suficiente cion.
para preparar la resolucion de la anterior, que
es la que principalmente nos ocupa. Los empleados de las oficinas pueden ser
destituidos; pero esta destitución no puede
Los empleos de que hablamos, son aquellos hacerse sino con sujecion á las formalidades
auxihares y de pura ejecucion, que absorven exigidas por las leyes y reglamentos. Las con-
toda la vida y todas las facultades de los em- diciones y requisitos que las leyes deben esta-
pleados, y que casi se confunden con las pro- blecer para que el poder ejecutivo pueda usar
fesiones ordinarias. Ellos, cama observa bien de la rigurosa facultad de destitucion, son las
Macarel, axijen una educacion especial, y di- garantías que el derecho de los empleados tie-
102 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

ne, y cuyas garantías como dijimos, han de en los casos previstos por las leyes. Si el eje-
reconocer por fundamento la capacidad del cutivo las retirase, la apreciacion de los moti-
empleado y la exactitud en el cumplimiento vos seria propia de la adrnirustracron conten-
de sus deberes. ciosa. Estas patentes son por lo regular perso-
nales, y por lo mismo el negar, v. g., á una
SI el gobierno, faltando á las formalidades viuda la continuación de la patente concedida
de la ley, á la vez limitativas y conservadoras, á su marido, no prestarla fundamento al recur-
destituyere á los empleados, habria doble mo- so contencioso.
trvo para el recurso contencioso: la violación
de un derecho adquirido, y el exceso de poder. Todos los agentes del poder ejecutivo, de
El recurso no resultaria de la inamovilidad de cualquier carácter que sean, se hallan sujetos á
que carecen los empleos de que hablamos, los actos de disciplina que el gobierno puede
sino del derecho que han adquirido los que los ejercer sobre cada uno de ellos. La disciplina
sirven para no ser privados de sus funciones es administrativa, militar ó judicial; se ejerce
mientras ellos mismos no se coloquen por su la primera sobre los empleados de la adminis-
conducta, en una posicion que los ponga á tracion , la segunda sobre los militares, y la
discreción del poder ejecutivo. tercera sobre los funcionarios del orden judi-
cíal.
Reclamada la destitucion por el empleado,
el debate no deberá versar sobre los méritos Los actos de disciplina cuando hieren á un
intrínsecos que haya habido para la destitu- agente amovible, están al abrigo de todo re-
cían, pues que esto debe quedar á juicio del curso; pero si ofenden la inamovilidad, ó la
ejecutivo, sino únicamente sobre si se han ob- propiedad de los cargos ó de las patentes, pue-
servado las formalidades que las leyes tengan den entónces ser atacados por medio del recur-
establecidas. De esta manera se concilian todos so contencioso. Este recurso sin embargo, no
los intereses. Por una parte, los principios ga- puede apoyarse en otro motivo, ni fundarse
rantizan la seguridad de los empleados, ponién- en otro mérito que en la violacion de la ley ó
dolos al abrigo de una destitucion arbitraria y en el abuso del poder. Entablado el recurso, la
violenta, y por otra parte dejan al gobierno en discusion administrativa no tiene mas objeto
libertad de poder usar del arma terrible de la que averiguar si en el acto disciplinar se han
destitucion, para mantener en la observancia Infringido las leyes, ó ha habido exceso de po-
de sus obligaciones á todos los empleados en der; el mérito intrínseco para aplicar v. g., la
las oficinas. pena de disciplina, jamas se aprecia por el tri-
bunal administrativo.
Hay profesiones que sin ser empleos, la
buena administracion exrqe que no puedan SI la ley ha consentido á los '_ribunales judi-
ejercerse sino mediante una patente ó conce- ciales la imposición de la pena en algun caso
sion. Estas patentes no pueden retirarse sino de disciplina administrativa, no debe entónces
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 103

ser permitido el recurso contencioso ante la ADMINISTRACION ACTIVA


autoridad administrativa; bien que pueda que~
darle expedito el conocimiento qracroso. Al
poder disciplinar corresponde disponer de la
guardia nacional para el servicio, y de estos Para comprender claramente la distincion que
actos no es permitido recurso alguno. hay entre el poder ejecutivo, y la administra-
cían activa, preciso es no olvidar el pensamien-
to indicado en la leccion segunda, y desarro-
llado en las siguientes, á saber: que el poder
En materia de dlsci plina judicial debe ob- ejecutivo no se ocupa casi nunca de los indi-
servarse, que por la constitucion corresponde viduos, no arregla sino las generalidades, mien-
al presidente cuidar de que la justicia se admi- tras que la Administracion activa aplica siem-
nistre pronta y cumplidamente por la Corte pre el interes gen~ral á los casos especiales en
Suprema, tribunales y juzgados de la federa- oposicion con una accion individual.
cían, y de que sus sentencias sean ejecutadas
segun las leyes. Estas no han determinado la
manera con que el presidente debe ejercer efi Para dar á cada uno de los atributos de la
cazmente esta Importante atnbucion, Sin ofen- Admmrstraclon activa un carácter distinto y
sa de la Inamovilidad é independencia de los propio, la hemos dividido en poder gracioso V
magistrados y jueces. Puede tarnbien el presi- poder contencioso, segun que ofende los inte-
dente disponer de la milicia local, para conser- reses ó hiere los derechos de los individuos.
var la seguridad interior; mas para usar de ella En el primer caso, la Adrninistracion obra y
fuera de sus respectivos Estados ó territorios, razona para Ilustrarse y determinar lo mas
necesita previamente obtener el consentimien- conveniente á los Intereses generales; en el se-
to del congreso general. gundo. forma averiguaciones para juzgar y de-
cid", combinando el interes general con el
derecho de cada uno, Sin dañar á este derecho,
ó sacrificándolo si así fuere indispensable.
Hemos concluido el exámen de los actos
del poder ejecutivo propiamente dicho, y an-
tes de considerar los de la adrninistracion acti- Las dos palabras, interes V derecho son,
va, debemos observar por conclusion, que pues, la llave de la competencia administrativa;
todos estos actos del poder ejecutivo, empe- comprenden toda la doctrina sobre lo gracioso
ñan la responsabilidad de los ministros, de y contencioso, y con su ausilio pueden resol-
suerte que aunque no produzcan recurso con- verse todas las dificultades que no estén deci-
tencroso. expedita queda la aceren individual, didas pOI el legislador, porque en esta materia,
para reclamar aquella ante las cámaras, y pro- como en cualquiera otra, las decisiones de la
vacar su correspondiente aplicacion. ley no admiten controversia posible: no es la
104 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

doctrina, es entónces la misma ley la que ha- be claramente que la administracion puede
bla. Si esta manda que se admita ó que Se re- ofender este interes, rehusando lo que se le
chace un recurso, aun cuando su admision ó pide, sin que este acto produzca un debate
denegacion contrariase los principios de la contencioso.
ciencia apoyados sobre la teoría del interes ó
del derecho, la ley estableceria una excepcion La acepcion de la palabra derecho, no varia
que deberia obsequiarse. en la ciencia administrativa; solo que es nece-
sario considerar dos especies de derecho, el
Antes, pues de entrar en mas amplios desa- propiamente dicho ó primitivo, y el adquirido.
rrollos, debemos precisar lo que con M. Adol- Llamamos derecho primitivo, al que es inhe-
phe entendemos por estas palabras, interes, rente á la cualidad de propietario de una cosa,
derecho yexcepcion. Esta explicacion es tanto raiz ó mueble, corporal incorporal,
ó ó á la
mas necesaria, cuanto que comunmente se cualidad de natural ó ciudadano. En todo go-
abusa en el lenguage administrativo de las pa- bierno civilizado está prohibido tocar á los de-
labras interes y derecho, y confundiendo al rechos de los nacionales por la via discrecional;
uno con el otro, se declara abierto el recurso si el bien comun exije que se toquen estos
contencioso, cuando solo el interes ha sido derechos, es preciso acordar el recurso conten-
herido. Confusion que se encuentra aun en los cioso. Así, pues, todo acto administrativo que
autores, que parece admiten la distincion doc- destruya, modifique altere estos derechos,
ó

trinal que hemos establecido. es un acto que puede reclamarse por la via
contenciosa.
En derecho administrativo, la palabra inte-
res, no tiene la misma acepcion que en el de- El derecho adquirido, nace de los actos ad-
recho civil. Cuando segun este derecho se dice ministrativos puramente discrecionales. Como
que algun individuo tiene interes en una suma, segun los principios del derecho natural, dar
en un contrato, ó que está interesado en que y retener no vale, se sigue que si la administra-
tal accion se introduzca, las palabras interes, cion puede rehusar el favor que se solicite,
interesado, expresa el derecho que pueden una vez concedido, el objeto de esta con ce-
hacer valer los individuos ante los tribunales sion, ya sea corporal incorporal, llega á ser
ó

civiles. En derecho administrativo, es al con- la propiedad del que lo obtuvo. Es un nuevo


trario, hay interes cuando no hay derecho. derecho que ha nacido de la concesión. y este
derecho adquirido es tan respetable, como
En materia administrativa se llama interes á cualquiera otro derecho primitivo.
aquella ventaja, comodidad ó conveniencia
que puede sacar tal individuo de una medida Importante es en gran manera la distincion
administrativa, de la consecucion de una gra- entre el derecho primitivo y el adquirido que
cia, de un favor que desea obtener para su uti- dejamos establecida, para poder determinar la
lidad particular. En todos estos casos se perci- competencia de las autoridades que deban
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 105

apreciar los derechos primitivos y los adquiri- habrá una excepcion del principio que lo con-
dos. Estos como que nacen de un acto admi- cede. Si por el contrario, en algun otro caso
nistrativo, deben con frecuencia necesitar de en que solo se versa un interes ofendido, la ley
una interpretacion, ó de una aplicacion, y seria concediere el recurso, habrá tambien una ex-
contrario á los verdaderos principios de la di- cepcion de la regla que lo deniega.
vision de poderes, encargar estos actos á los
tribunales civiles , Los principios relativos á la separacion de
los poderes judicial y administrativo, están
En todas las legislaciones, las reglas no son sujetos en su aplicacion á ciertas excepciones
de tal manera generales , que no admitan excep que hacen administrativa una materia esencial-
cion alguna. Fácil seria en derecho civil, enu- mente judicial, ó judicial la que es esencial-
merar mu Ititud de casos en que las reglas sufren mente administrativa, La leyes la única que
excepciones, sin ser por eso ménos generales, puede hacer tales declaraciones.
firmes y const antes. Regla es, por ejemplo,
que la apelacion se admita en los dos efectos; Estas excepciones de los principios de la
mas luego se presenta la excepcion de los jui- ciencia administrativa, lejos de darle una fiso-
cios sumarlsimos , que solo la permiten en uno nomía extraña, desigual y arbitraria, no hacen
solo; y como esta, hay otras muchas excepcio- ciertamente sino reproducir una de las necesi-
nes que restringen los principios generales. En dades sociales, con las cuales no puede avenir-
derecho administrativo, cuya doctrina no es se , una absoluta uniformidad legislativa,
por lo comun sino el reflejo de los principios
del derecho civil , sucede lo mismo , Es regla Preciso es observar sin embargo, que si bien
general que la violacion de un derecho, ya sea la leyes la única que podría declarar adminis-
primitivo Ó adquirido, produce un recurso trativa Ó judicial una materia que fuera con -
contencioso, y que este recurso no tiene lugar tenciosa, no habria inconveniente en que el
si solo un interes ha sido el ofendido; mas la poder ejecutivo acordara una garantía de dis-
ley puede modifica r esta regla, y á estas modi - cusion pública, á simples intereses, que podria
ficaciones llamamos excepciones. Excepciones arreglar por la via graciosa. Mas por el contra -
que lejos de ofrecer dificultades en la ciencia rio, si una órden ó decreto declarase graciosa
administ rat iva, antes bien las allana y resuelve una materia por su naturaleza contenciosa, tal
la legislacion. La razon de estado revela mu- declaracion no impediria de manera alguna el
chas veces al legislador la necesidad de dero- recurso contencioso.
gar en ciert os casos las reglas generales de la
materia, y estas son las excepciones legales. Hechas estas observaciones generales, pase-
mos á examinar en particular las atribuciones
Pueden ser de dos naturalezas. Si en algun de la Administracion activa, así como lo hemos
caso, tratándose de la violacion de un derecho, hecho en las lecciones anteriores con los ac-
el legislador prohibiese el recurso contencioso , tos del poder ejecutivo propiamente dicho,
106 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Los autores que han escrito acerca del dere- Tiene la administracion activa que sacrificar
cho administrativo, están conformes en distin - con frecuencia el interes particular al interes
guir en la administracion, en cuanto al fondo general. Muy grande puede ser el interes par-
el poder gracioso del contencioso; mas no ticular; mas por inmenso que sea debe ceder
convienen en la denominacion que conv iene sin discusion al interes comun. Solo al derecho
dar al primero; ya se le llama arbitrario, dis- se satisface discutiéndolo.
crecional, gracioso; ya se le dice administracion
pura, administracion activa, administracion La administracion graciosa no toca, pues, ni
voluntaria, denominando á las materias y ac- á un derecho prim itivo, ni á un derecho adqul -
tos que le pertenecen, materias puramente ad- rido. Estos principios así enunciados simple-
ministrativas, actos puramente administrativos. mente , tal vez no serian bastantes á hacer
Ni la ciencia, ni la legislacion, como dijimos comprender la doctrina, que puede animarse
en la leccion primera, han fijado todav ia de con la misma variedad de especies que produ-
una manera decisiva, el lenguage administrati- ce la accion administrativa.
vo, y los escritores tienen que adoptar las pa-
labras que expresen con mas propiedad y Así en la especie de una concesion pura-
exactitud sus ideas, lo que no debe producir mente voluntaria, si no obstante la antigua , se
confusion alguna, si antes se cuida de explicar hiciese otra nueva, ningun derecho se tocarla,
su verdadero sentido. Y esto es lo que procu- y un interes seria únicamente el ofendido. Tal
rarémos hacer siempre que, como ahora, sea seria el caso en que teniendo un impresor con-
preciso . cedido únicamente por honor el privilegio de
hacer las impresiones del gobierno, se otorga -
se á otro esta concesion .
La administracion , ya sea que las materias
sobre que se ejerza admitan discusion ó que Deben las leyes consagrar el principio de la
no la admitan, es en ambos casos activa, y por libertad de profes ion é indust ria; las restr iccio-
lo mismo nos parece que esta palabra no pue- nes que autorizan tienen por objeto la utilidad
de adoptarse para expresar exclusivamente general é intactos dejan los derechos de los
una de las cualidades que la caracter izan; sino particulares. Si la ley ha establecido el requi-
antes bien, considerándola siempre activa la sito de las patentes para el ejercicio de ciertas
llamamos graciosa ó voluntaria, si se ocupa de profesiones; y dejando al arbitrio del ejecutivo
algun interes particular, y contenciosa si tiene fijar el número de aquell as, si una vez fijado
que discutir el interes comun en contacto con admitiese á algun supernumerario al ejercicio
algun derecho privado. de la profesi ón. este acto no puede herir de
ninguna manera los derechos de los que han
y encarqándonos desde luego de sus atribu- obtenido de antemano igual concesión, y por
ciones en la cualidad de graciosa, el interes mas interes que tengan en la anterior limitacion
ofendido es el signo característico de todas de concesiones, no podrian reclamar la última
ellas. por la via contenciosa.
T. LARES EL DERECHO ADMINISTRATIVO 107

Las concesiones ú autorizaciones, son espe- cesion resulta el derecho á una indemnizacion,
cies que corresponden á la administracion gra- habrá que distinguir si los daños causados con
ciosa; pero con distincion. Las acordadas por perpetuos ó temporales; en el primer caso,
el poder legislativo no admiten recurso, no habrá expropiacion, y corresponderia fijar
porque sean de la administracion graciosa, si- la indemnizacion á la autoridad designada por
no porque contra ley no hay recurso posible. la ley; en el segundo caso, el derecho declara-
y la misma razon existe si el ejecutivo las do haria la materia, propia de la administracion
otorga en virtud de expresa delegacion del contenciosa.
legislador. Fuera de estos casos, y del en que
la autorizacion envuelva un privilegio exclusi- Al principio del interes herido, están tam-
vo, las concesiones que hace la administracion bien subordinados los actos de la autoridad
para que se levante un puente, se abra un ca- superior que deniega la aprobacion ú horno-
nal, se establezca un camino de fierro, aunque logacion de ciertos actos administrativos que
necesariamente deban causar un grave perjui- importan concesion ó adjudicacion, y para
cio á los concesionarios de otros puentes, ca- cuya perfeccion se necesita el que sean apro-
nales y caminos, no producirian un recurso bados préviamente, y es clara la razon, porque
contencioso: inmenso podria ser el interes de un acto imperfecto no puede dar un derecho
los antiguos concesionarios; pero no tendrian que supone la perfeccion del mismo acto.
derecho, que es el único que puede abrir la
puerta al recurso. Y es la razón. porque en las Así, si verificado un remate, el gobierno
concesiones que se hacen, no puede nunca niega su aprobacion y admite la postura del
enagenarse el derecho de hacer nuevas conce- que ofrece mas; si en otro caso el rematador
siones, esencialmente inherente á la adminis reclama indemnizacion, por un contrato que
tracion. Los concesionarios deben, pues, con- por su parte comenzó á ejecutar antes de ser
siderar que sus autorizaciones llevan consigo aprobado; si á otro postor no se le admite la
la necesaria y absoluta condicion de que el postura por falta de abono, ni el primer pos-
poder ejecutivo podrá conceder otra nueva tor, ni el rernatador, ni el licitante sin abono,
siempre que así lo exija la buena direccion de pueden quejarse de lesion en su derecho, por-
la viavilidad pública que le está encomendada, que ninguno tiene los dos primeros antes de
facultad que el poder ejecutivo, aun cuando que la adjudicacion sea aprobada, ni el último
quisiera, no podria enagenar. para que se le admita su postura sin abono. En
todas estas especies, un interes es el herido, y
En las concesiones en que se hubiere esti- por lo mismo no tiene lugar el recurso con-
pulado un privilegio exclusivo, las cuestiones tencioso.
que se suscitaran sobre si se habia otorgado ó
no tal privilegio, indudablemente serian de la La adjudicación. una vez aprobada, consti-
competencia de la autoridad administrativa, y tuye sin duda un derecho adquirido en favor
si ella declarase que del acto primitivo de con- del rematador; pero respecto a los postores
108 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

que fueren excluidos, la aprobacion es un acto Todos los actos de la administracion, que
de administracion graciosa que no podrán re- por sus consecuencias directas, próximas ó re-
clamar sino en el caso que se hubiere faltado motas, pueden disminuir el valor intrínseco de
á las formalidades legales; seria entónces el una propiedad sin causar un daño material, no
exceso del poder el que fundaria el recurso pueden ser contenciosos. Si este principio no
contenci oso. se admitiera, los actos de la administracion se
verían frecuentemente atacados, á pretesto de
La aprobación del gobierno en los remates que disminuirian el valor de las propiedades, y
de los bienes que pertenecen al erario federal, la acciori de la admínistracion se enervaria de
es un principio reconocido por nuestra admi- tal manera, que Ilegaria á hacerse del todo ine-
nistracion; y se ha dado ya el caso de haberse ficaz. Podrá suceder muy bien que bajen los
declarado por la misma administracion nulo arrendamientos de las casas en la plazuela á
un remate por falta de este requisito. El juez donde el gobierno juzgue conveniente trasla-
de hacienda de Sombrerete adjudicó en almo- dar las ejecuciones de muerte, porque no haya
neda pública unas casas y huerta, pertenecien- muchos que quieran vivir en tal lugar, los due-
tes al Banco nacional, y el supremo gobierno ños de las fincas no tendrian derecho para
general, en órdenes dirigidas á la tesorería, de oponerse por la via contenciosa á la determi-
10 Y 22 de Septiembre de 1842, y 29 de No- nación del gobierno. Muy interesados pueden
viembre del mismo año, declaró nula la adju- estar los dueños de ciertas fincas en que la
dicacion, por haberse hecho sin conocimiento fuente pública esté situada en tal lugar; mas
ni noticia de la tesorería, y por no haberse sí la administracion acuerda trasladarla á otro,
obtenido la aprobacion del gobierno, mandan- tampoco tendrian derecho para hacer conten-
do se hiciesen nuevas almonedas, y que la te- cioso el acto administrativo. Si los particulares,
sorería diese al efecto las prevenciones que en estos casos pudieran hacer tales reclamos,
estimara necesarias. El artículo 73 de la ley de una ciudad intentaria tambien su queja por la
17 de Abril de 1B37, prevenia que todas las vía contenciosa, porque se mandase trasladar
compras que se ofrecieran por cuenta del erario á otra un colegio algun otro establecimiento
ó

y pasaran de quinientos pesos, se hiciesen pre- público, y exigiria indemnizacion por el daño
cisamente con junta de almoneda, y que con que podria causarse á su prosperidad. Nada
sus actas se diera cuenta al supremo gobierno. podria hacer la administracion sin contienda.
Allá nos conduciria la confusion del interes
A las especies de interes herido pertenece con el derecho. Ningun derecho tiene la ciudad
tambien la prohibicion de vender un remedio para oponerse por la via contenciosa á la tras-
secreto. Esta venta no podria hacerse sino á lacion de los establecimientos, ni los dueños
virtud de una autorizacion. Antes de esta, por de las casas a la de las fuentes o lugar de las
grande que fuera el interes que se tuviera para ejecuciones; y el interes que puedan alegar
vender, no habria derecho en que poder apoyar será considerado por la administracion, de la
el recurso contra la prohibicion. manera establecida para las materias graciosas.
T . LA R ES E L D ER EC H O ADM IN IST R ATI V O 109

Por los mismos principios, la autorizacion la admin istracion graciosa , que se e nt iende no
para a brir nuevos teatros no dar ia lugar al re- haberla aceptado sino con esta condicion. La
curso contencioso, no obstante que otros tea- razon es, porque no habiendo duda acerca del
tros primeramente ex tablecidos, tuvieran que objeto de la suscricion , y habiendo los suscri-
sufrir po r la concurrencia. tares contribuido simplemente sin otras con -
d iciones , es muy cla ro que su fin no es emba-
Respecto de los ta lleres insalubres é incó- razar las atribuciones de la adm inist racion, sino
modos, es tan gran de el inte res que los vecinos únicamente ayudar la para el socorro que de be
t iene n en qu e no se est ab lezcan , que ser ia con - á los desgraciados. Si el objeto de la suscricion
veniente el que la ley , como sucede en Francia , es erij ir un monumento, const rui r una fuente,
cons iderara este int eres como un derecho, y ó cualqu iera otra obra de utilidad comun, no
concediera el recurso contencioso . En tal caso , se les puede negar el derecho que ind ividual-
el mismo recurso habria cuand o el gobierno mente tien en para exijir que las sumas con
quisiera estab lecer un taller de igual natura le- que han contribu ido se apliquen al objeto á
za, v. g., una fábrica de pó lvora. Si la conve - que las han destinado ; sus reclamaciones da -
niencia ó la necesidad púb lica fues e tal qu e rian entónces lugar á un a d iscusio n contencio-
exigiese el esta blecim ient o de la fábric a dentro sa. Si se tratase de la susc ricion hecha en una
de la pobl aci ón , podr ian entó nces los vecinos muni cipal idad, y el ayuntam iento quisiese em -
reclamar una indem nizacion por daños even - plear la suma en otro obj eto, los suscr itores
tuales, cuya liquidacion deberia reservarse á podrian reclamar ante el gobierno , para que
la adm inist racion . en virtud de su poder de tutela, impidiera la
diversa aplicacion.
Las suscri ciones particulares vienen muchas
veces á au xiliar al Esta do , á los dist ritos, y aun Mas delicada es todavia la cuestion respect o
á las municipalidad es para aliviar á los desgra - del derecho de los suscritores , una vez q ue el
ciados, levantar monu mentos, y aun co nst ruir fin de la suscricion se ha llenad o, y que el mo -
grandes ob ras púb licas; cua l sea el derecho n ument o el edifi cio han pas ado al dominio
ó

que en tales especies tengan los susc rito res por público . ¿Conservará cada uno de los suscrito-
la cantidad co n que han contribu ido , es una res para siempre un derecho indiv idual á la
cuestion de bastante gravedad; pero qu e podrá propiedad de este monumento de este edifi -
ó

resolverse si se consideran con atencion é im- cio? Parece claro qu e no . Pues que si han con -
parcialidad los principios sobre que se funda tribuido llanamente sin reserva de ninguna es-
la buena ad minist racion del Estado. pecie , lo han hecho sabiendo que la obra una
vez concluida debia pasar al dominio público ,
Si con motivo de una peste ó de cualquiera y por lo mismo no podia quedar en el de los
o tra calamid ad ó desgra cia, se ha form ado po r particu lares. Razones de órden públi co, y aun
suscricion un fondo para so correr al info rtu- de seguridad pública, pueden obligar á la ad -
nio, fa d ist ribucion de esta suma pertenece á ministracion á d estru ir el monumento, y los
110 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

suscritores no tendrian derecho para oponerse. continué la tolerancia; mas nunca se le admiti-
Mas si el precio de los materiales del monu- ria el recurso. Si así no fuera, se pondría á la
mento destruido excediese a los gastos de su administracion en un estado de no conceder
demolicion, podrian repetir el exceso á prora- nunca permisos, y de no tolerar nada, supues-
ta. de la cantidad con que contribuyeron. Así to que encargada de la conservacion de los in-
como en el caso de que el monumento no se tereses generales, aquellos habian de ser un
hubiera levantado, nadie les negaria el derecho obstáculo para cumplir con un deber tan sa-
de repetir las sumas que habian desembolsada. grado. La discusión y el recurso contencioso,
Si alguno dejase en su testamento un legado están igualmente prohibidos al propietario
para que precisamente se construyese tal obra, que ha obtenido el permiso de edificar, mien-
v. g., una fuente, ó se invirtiese determinada- tras se abre un camino, ó mientras se estable-
mente en la instruccion pública, los herederos ce un mercado. Mas si en la autorizacion no
del testador tendrian el derecho de pedir y de se hubiere expresado condicion ninguna, sino
vigilar que se cumpliese, invirtiendo la canti- que el permiso hubiese sido puro y sencillo,
dad legada en la obra señalada por el testador. llegando la vez de abrir el camino ó de estable-
Las dificultades que sobre esto se suscitaran cer el mercado, el caso seria de expropiacion,
serian del dominio de la autoridad contencio- por causa de utilidad pública.
so-administrativa. Los permisos y tolerancias
de la administracion, no constituyen derecho Para reconocer, pues, en los permisos y too
alguno de parte de las personas á quienes se lerancias el verdadero carácter del acto admi-
permite ó tolera el que hagan o practiquen al- nistrativo, es preciso atenerse. á la condicion
guna cosa. Es el poder administrativo un poder impuesta al individuo autorizado, condicion
benévolo y protector que acuerda permisos que patentizará la justa libertad en que queda
y tolera; mas si los retira, no hiere ningun de- la administracion para hacer suprimir las obras,
recho, aunque se ofendan, á veces, grandes in- luego que lo juzgue á propósito.
tereses.
Es tan ingenioso el interes particular para
Puede la administracion conceder á algun disfrazarse en diversas posiciones, que no seria
individuo el permiso de que construya un edi- difícil multiplicar las especies de permisos y
ficio dentro del radio de una plaza situada, ba- tolerancias, en que solo el interes particular se
jo la condicion expresa de que habrá de demo- . compromete, sin que haya derecho que pueda
lerlo á primera intimacion que se le haga; éen reclamarse; pero creyendo bastante los ejem-
qué podría fundar este individuo un recurso plos que se han puesto de una doctrina clara y
contencioso contra la intimacion? Obtendrá evidente en sí misma, darémos fin á este puno
tal vez por reclamaciones graciosas, que se le too


SOBRE LA ADMINISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA*

Luis de la Rosa

(PROEMIO) cion. Todo hacia creer que la nación, cansada


ya de disensiones y discordias, iba á disfrutar
los inmensos beneficios de una civilizacion
siempre creciente. El espíritu de empresa co-
Yo escribí esta obra, y aun comence a impri- menzaba á reanimarse; no se hablaba ya sino
mirla en circunstancias en que todavía se podía de caminos y telégrafos, de navegacion por
esperar que la paz y el órden se conservarian medio del vapor, de esposiciones industriales,
por materiales, en fomentar la instruccion pú- de fundacion de hospicios y penitenciarias, de
blica y en morigerar todas las clases de la so- mejoras en todos los establecimientos de ins-

• ciedad por medio de una buena administra- truccion pública, de construcción de nuevos
teatros, dentro y fuera de la capital, de intro-
duccion al pais de nuevas máquinas, de ins-
trumentos agrarios industriales; y, en fin, las
ó

Publicado originalmente en 1852 por la Editorial Prospec- artes de la paz comenzaban á florecer, y hacian
to. Ha sido reproducido parcialmente -incluye veintinue-
ve de las noventa páginas que comprende el original-, esperar al país un porvenir muy lisonjero. Pero
pero abarca los puntos sustanciales, orntttendose una gran todas las previsi ones han fallado, todas las es-
cantidad de información sobre temas de colonización y
geografía considerados accesorios para esta edición. N.
peranzas se han desvanecido, y sobre los es-
del D. combros de las instituciones ya destruidas,
112 REV ISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

irán cayendo una por una esas obras de utilidad de los que me propongo combatir. Pero sí
pública, esas mejoras administrativas que se creo que hemos cometido grandes errores en
habian realizado ya , ó que se iban planteando materias de administracion; ó por mejor decir,
cada dia. que nos hemos obstinado en conservar y sos-
tener muchos errores administrativos del go-
Yen estas circunstancias, zpodrá ser de uti- bierno colonial. Tambien es un hecho que
lidad una obra sobre la administracion pública? nuestras interminables disensiones poi íticas
¿Habrá personas dotadas de bastante calma y han puesto al pais y á su gobierno en la im-
serenidad para leer un escrito sobre la adm i- posibilidad de formar y realizar un sistema
nistracion pública en el que no se puede hablar completo de administracion. Las cuestiones
sino de mejoras y adelantos, de civilizacion y poi íticas todo lo han invadido, todo lo han
de progreso? envenenado; los mejores talentos de nuestro
pais se han ocupado del ecsámen y discusion
Confieso que al meditar sobre esto, he du- de esas cuest iones que irritan el espíritu y es-
dado si deberia continuar la ímpresion de esta travían las mas nobles pasiones. Los gobiernos
obra, y poseido de desaliento mi corazon, mas no han podido pensar sino en sostener á toda
de una vez he dejado la pluma, y he puesto á costa su efímera autoridad, y el tesoro se ha
un lado mis manuscritos, considerándolos es- consumido estérilmente en pagar con dificul -
temporáneos Ó inoportunos en la época des- tad los intereses de una deuda, que una buena
graciada en que vivimos. Pero despues he re- administracion amortizaria tan fácilmente, y
flecsionado , que no pudiendo ecsistir ninguna en sostener un ejército escesivamente nume-
sociedad poi ítica sin una regular administra- roso, escesivamente costoso para nuestro país.
cion , todo lo que es relativo á ella debe tener Muy poco, pues, ha podido hacerse en clase
un grande interes para todas las clases del Es- de mejoras administrativas, desde que se con -
tado, sean cuales fueren las instituciones polí- sumó la independencia nacional hasta nuestros
ticas, y aun cuando no haya en el país mas ins- días ; y sin embargo, cuando se compara el es-
titucion que un poder absoluto, ni otras leyes tado actual de nuestra administracion con lo
que la voluntad del hombre que ejerza aquel que era bajo el sistema colonial, se necesita
poder. Esta consideracion me ha reanimado , y mucha ceguedad para no ver nuestras mejoras
resuelto á continuar la impresion de mi obra, y progresos . Este es tambien un hecho que
voy á dar una idea sucinta de ella, esponiendo creo quedará demostrado en este escrito.
cuál es su objeto, y la distribucion de materias
que en ella he ecsaminado. El tiene por objeto establecer los verdaderos
principios de una buena administracion, espo-
Estoy lejos de creer que la administracion ner las opiniones mas fundadas sobre materias
pública de México haya empeorado después administrativas, que aun no están bien diluci -
de consumada la independencia; y este error, dadas; reasumir, en fin, las doctrinas de los
sostenido solo por espíritu de sistema, es uno escritores mas eminentes que en nuestra época
L. DE LA ROSA SOBRE LA ADM1NISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 113

han comenzado á formar con sus escritos una saba presentarla como un programa, segu~ el
nueva ciencia, la ciencia de la administracion. que me proponia dirigir la administracion pú-
Pero no he considerado en este Ensayo la ad- blica de Zacatecas, si llegaba á tomar posesion
ministracion como una pura teoría, sino como del gobierno de aquel Estado: por eso en algu-
una ciencia que tiene una aplicacion práctica nas páginas hablo de este escrito como de un
al estado de cada país. Al tratar sobre cada ma- programa administrativo, aplicable principal-
teria, asiento los principios que creo mas segu- mente al Estado de Zacatecas. Habiendo cam-
ros, y hago luego su aplicacion á la situacion biado completamente las circunstancias poi í-
actual de México. ticas del país, he dado, por decirlo así, mas
vuelo y amplitud á mis ideas, ecsaminando
El S. D. Teodosio Lares ha publicado recien- en esta obra, no los intereses particulares de
temente una obra bajo el título de: Lecciones un solo Estado, sino los intereses generales de
de derecho administrativo. * Entre esta obra y toda la nacion.
el Ensayo que yo voy á publicar, hay esta di-
ferencia: la obra del Sr. Lares ecsamina las He dividido este Ensayo en ocho grandes
materias legales relativas á la administracion: secciones, que he subdivldldo en parágrafos.
yo me propongo ecsaminar la teoría de la ad- La 1a. seccion contiene ideas generales sobre
ministracion pública en su aplicacion á la la edministrscion pública, sobre su importan-
moral y á la economía. La obra del Sr. Lares cia para el bienestar de las sociedades, sobre
será consultada principalmente por los tribu- la diferencia que debe establecerse entre el
nales y por todos los que se ocupan en cues- gobierno y lo que propiamente se llama la
tiones jurídicas de administracion. Mi Ensayo administracion.
podrá ser consultado con algun provecho por
los funcionarios y agentes de la administracion La seccion 2a. trata de la administracion
pú blica, siempre que se trate de reformas é general de la república, y como correspondien-
innovaciones, de mejoras y adelantos en ma- tes á ella se ecsaminan las materias siguientes:
terias prácticas de administracion. Sin embargo Enagenacion de tierras públicas, colonizacion
de estas diferencias entre uno y otro escrito, y emigracion estrangera.-Division territorial
yo he encontrado en las Lecciones de derecho de la república; espíritu de escision y de des-
administrativo del Sr. Lares, escelentes doctri- membracion que predomina en nuestro país;
nas, de que me he aprovechado al escribir el dificultades que hay que vencer y considera-
Ensayo que voy á publicar. ciones que deben tenerse presentes para hacer
una division territorial, la mas conveniente al
Cuando comencé á escribir esta obra, pen- interes general de la república. * -Censo y po-

Ver artículo precedente, que comprende la reproducción De fa Rosa solo logró publicar hasta este capítulo de la
de las lecciones l-V de la obra de Lares. N. del D. sección 2a. N. del D.
114 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

blacion de México. Dificultades que se presen- tas: necesidad de civilizar á la raza indígena de
tan para la formacion del censo; considera- México; medios adaptables para acelerar su
ciones sobre las causas que impiden el rápido civilizacion.-Necesidad de establecer un mi-
aumento de la poblacion de México.-Del ca- nisterio del interior, encargado de todo lo re-
tastro general del país, y medios de formarlo; lativo á la adrnipistracion general de la repú-
intereses que se oponen á la formacion del blica.-De la centralizacion administrativa, sus
catastro ó apreciacion general de todos los ventajas y sus inconvenientes.
ramos de riqueza.-Medios que el gobierno
nacional puede adoptar para fomentar eficaz-
mente la agricultura, las artes y la industria, y La seccion 3a. trata de la administracion
para conciliar los intereses de estos diversos interior de los Estados; de los caminos perte-
ramos de riqueza.-Del comercio y la navega- necientes á cada Estado, y medios de mejorar-
cion; medios de mejorar los caminos generales los; del fomento que cada Estado debe dar á
de la república; empresas de caminos de fierro, la minería, á la agricultura y á la industria y
puentes y calzadas, telégrafos, correos, líneas el comercio.-De los establecimientos de ins-
de diligencias; carestía de los carruajes1m Mé- truccion secundaria.-Del establecimiento de
xico; navegacion fluvial y marítima; arsenales penitenciarías y casas correccionales; de hos-
y astilleros; medios de fomentar la navegacion picios, hospitales y otras instituciones de ca-
en México. Faros; lanchas de salvamento. Es- ridad y beneficencia; de la policía de seguridad
cuela de marina.-Necesidad de uniformar en pública.-De la fundacion de nuevas poblacio-
la república los pesos y medidas; arreglo de nes en los Estados.
todo lo relativo al ensaye, apartado y amone-
dacion; graves inconvenientes que resultan de La seccion 4a. trata esclusivamente de la
poner en arrendamiento estos ramos impor- administracion particular del Distrito federal
tantes de la administracion.-Necesidad de V territorios de la república.
una ley general sobre quiebras y bancarotas;
inutilidad de los tribunales mercantiles.-Esta- En ia seccion 5a. se trata de la administra-
blecimientos generales de educacion y de en- cion municipal, y como ramos pertenecientes
señanza, sostenidos por cuenta del erario fede- á esta administracion, se ecsaminan las mate-
ral. Necesidad de fomentar y protejer la litera- rias siguientes: Necesidad de abolir en todas
tura, las bellas artes y las ciencias.-Comercio sus partes el sistema' de abastos, establecido
de la república con las tribus salvajes; idea bajo el gobierno colonial. De los mercados,
general de estas tribus; su barbarie, su carácter, alhóndigas y casas de matanza.-De los acue-
índole y costumbres, sus invasiones desastro- ductos y fuentes públicas.-De los hospitales,
sas en las fronteras de la república. Antiguas comentarios, baños y lavaderos públicos; de
misiones y presidios colonias militares; nuevas la vacuna y su propagacion.-De las cárceles y
poblaciones que conviene fundar en la fronte- casas de correccion; de la policía municipal.-
ra.- Temores fundados de una guerra de cas- De la instruccion primaria y escuelas de pri-
L. DE LA ROSA SOBRE LA ADMtNISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 115

meras letras.-De la policía de ornato y recreo. primera entrega está ya impresa. Al recibir
-Necesidad de conceder á las municipalidades cada entrega los suscritores, pagarán el irnpor-
toda la posible independencia en el ejercicio te de ella. Toda la obra se publicará en 10 en-
de la autoridad municipal, y asegurarles fondos tregas."
y recursos suficientes para mejorar en todos
sus ramos la administracion local.- Orqaniza-
Por ahora solo se reciben suscriciones á esta
cion de los ayuntamientos. Necesidad de sepa-
obra en la alacena de D. Antonio de la Torre,
rar á estas corporaciones de toda intervencion
esquina de los portales de Mercaderes y Agus·
en negocios poi íticos.
tinos
La seccion 6a. trata de la Estadística consi-
derada como base de una buena edministre-
cion. En esta seccion espongo los principios
fundamentales é invariables de la estad ística, IDEAS GENERALES SOBRE LA
tomados de las ciencias fisicas y de las ciencias ADMINISTRACION PUBLICA **
naturales.

En la seccion 7a. se ecsamina lo relativo á la


orqenirecion del ejército, de la marina V de la Un gobierno tiene por principal objeto defen-
guardia nacional, y al sistema de defensa mili- der y conservar la nacionalidad é independen-
tar en toda la república. cia del país, mantener inviolables sus institu-
ciones poi íticas y proteger al pueblo en el goce
de sus derechos, si la constitucion es popular,
La seccion 8a. y última trata de la moral Ó sostener las prerogativas é inmunidades de
pública, V del catolicismo en sus relaciones las clases privilegiadas, si el gobierno es una
con la administracion. aristocracia. La administracion pública tiene
por único objeto satisfacer las necesidades mas
imperiosas y ecsigentes de toda sociedad; la
Por apéndice á este Ensayo, se publicarán seguridad personal y de las propiedades, y el
varios manuscritos inéditos y curiosos sobre la
administracion pública bajo el gobierno colo-
nial.
Aunque al final de la obra existe una nota manuscrita que
señala que "no se publicó más", de autor desconocido,
La obra contendrá como cuatrocientas pá- probablemente existan las fichas de trabajo y los manus-
ginas en un volumen en 4. Se publicará por critos del Sr. de la Rosa. Como entre las páginas 39 y
40, Y páginas circundantes, no se señala terminación de
entregas de 40 páginas cada una, cubierta con un volumen ni el comienzo del otro, de ello se infiere que
forro de papel de color, é irá adornada con la primera entrega fue doble. N. del D.
** Esta sección, la Primera, fue publicada íntegramente en la
una litografia que representa una hermosa vista época de De la Rosa, integridad respetada en esta edición.
interior de la penitenciaría de Filadelfia. La N. del D.
116 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

decoro y honor de las familias: la salubridad esto dé por resultado la abundancia de todas
é higiene pública, la abundancia de recursos las cosas indispensables para la vida. Son nece-
necesarios para la subsistencia, la moralidad y sarios hospicios y otras casas de caridad para
buenas costumbres, la instruccion pública; el acoger en ellas á la indigencia desvalida, para
socorro de las miserias y calamidades á que inspirar all í mismo á los indigentes amor al
están sujetas las clases mas menesterosas de trabajo y hábitos de sobriedad y econom ía.
la sociedad, y si es posible, el goce de todos Son necesarios hospitales, lazaretos ó enfer-
los beneficios, de todas las comodidades y merías y otras benéficas instituciones, dirigi-
ventajas proporciona al hombre la civilizacion: das todas con inteligencia, para hacer que el
tales son los grandiosos é importantísimos ob- país esté constantemente en un buen estado
jetos de la administracion, y para llenarlos sanitario, ó que se remedien, se reparen ó dis-
cumplidamente se necesita un vasto conoci- minuyan hasta donde sea posible los estragos
miento de los recursos y necesidades de un de las pestes ó epidemias. Son necesarias es-
país, de su clima y producciones naturales, de cuelas, colegios y academias para instruir á la
la naturaleza y configuracion de sus terrenos, juventud y á la niñez de uno y otro secso; para
de su mayor ó menor poblacion, de los usos, darles, á unas de los conocimientos que ilus-
costumbres y carácter de las diferentes clases tran su razon, la enseñanza moral que rectifica
de la sociedad, y del estado de rudeza ó de el corazon y la enseñanza religiosa que realza
cultura y civilizacion en que se encuentran. el carácter del hombre, elevaado su alma sobre
Una acertada administracion, para cumplir los las miserias y pequeñeces de la tierra. Son ne-
benéficos objetos con que ha sido establecida, cesarios una buena policía y un buen sistema
necesita desarrollar todos los gérmenes de correccional para reprimir los vicios y poner
prosperidad de un país, poner á la sociedad en un freno á la inmoralidad para conservar las
un estado de animacion, de vida y de progreso, buenas costumbres, ó restablecerlas cuando se
hacer multitud de obras y crear multitud de han relajado, y sobre todo, para reprimir el
instituciones, sin las que las sociedades viven funesto ejemplo que da á la sociedad el vicio
durante siglos en un estado de rusticidad, so- escandaloso, el vicio que corrompe y que in-
metidas hasta cierto punto á las necesidades y sulta en cierto modo, haciendo ostentacion de
privaciones de la vida salvage. Son necesarias su impunidad y sus escesos. A mas de esto, si
cárceles, presidios ó penitenciarias, casas de una sociedad quiere salir de su rusticidad y
correccion y una buena policía para dar garan- rudeza primitiva, quiere desembarazarse de to-
tías á la vida de los hombres, á sus propiedades dos los usos, instintos y costumbres de la vida
y al honor de sus familias. Es necesario fo- salvage, es necesario crear establecimientos,
mentar la agricultura, proteger la industria construir obras y monumentos públicos, que
manufacturera, abrir caminos, espeditar los dén elevacion al carácter y al espíritu del hom-
medios de comunicacion y de trasporte, faci- bre, que le inspiren ideas de belleza y de buen
litar el comercio y librarlo de toda especie de gusto, que introduzcan la urbanidad y la bene-
trabas y de inútiles restricciones, para que todo volencia en todos los usos y costumbres de la
L. DE LA ROSA SOBRE LA ADMINISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 117

vida, es preciso, en fin, que la administracion consumo, ó por la escasez y carestía de las pri-
fomente ó promueva por lo menos todo lo meras materias, el comercio está entorpecido
que puede contribuir al ornato y embelleci- por un mal sistema tributario, ó por falta de
miento de un país, así en el campo como en caminos y medios de conduccion, ó por trabas
el interior de las poblaciones. y restricciones mezquinas y por vejaciones
odiosas, en cuya invencion son tan fecundas
Conociendo, pues, cuanta es la importancia las malas administraciones. En medio de este
de una buena administracion, no parecerá es- atraso general, la carestía de víveres, las ham-
traño decir que una sociedad puede subsistir bres, vienen con frecuencia á diezmar la indi-
como nacion durante siglos, y aún hacerse gente sociedad: los mendigos pululan por to-
respetar en lo esteriar por medio de alianzas ó das partes, como plagas que aparecen á devorar
convenciones diplomáticas, viviendo, no obs- el fruto que ha cosechado con fatiga el hombre
tante, bajo un gobierno mal organizado y bajo laborioso; y como no hay establecimientos de
instituciones poi íticas convenientes a la digni- caridad en que recoger á los indigentes y de-
dad ó á la libertad del hombre; pero bajo una dicarlos á algun trabajo productivo, la men-
mala administracion, bajo una administracion dicidadad se hace un oficio, un arbitrio, una es
torpe y negligente, desacertada en sus dispo- peculacion, y los mendigos agotan los escasos
siciones ó corruptora por su inmoralidad, los recursos de la sociedad y la inficionan con sus
Estados decaen de su prosperidad, retrogradan vicios, can su inmoralidad, con su suciedad
en civilizacion, é inevitablemente vuelven á la repugnante y con el espectáculo de su impú-
barbarie primitiva de las sociedades, aún cuan- dica desnudez. A los estragos de la hambre
do sus instituciones pol íticas se consideren co- siguen inevitablemente las pestes desastrosas,
rno las mas libres y perfectas. Bajo una mala y como nada hay preparado para esta nueva
administracion se agotan y esterilizan todos calamidad, como ni hay hospitales, ni enfer-
los manantiales de la prosperidad y de la ri- merías, ni recursos acopiados en tiempo para
queza; tal vez con un clima benigno y en un socorrer á la muchedumbre enferma y desva-
suelo fértil y fecundo el pueblo está meneste- lida, las pestes se ceban primero en las clases
roso y las clases mas numerosas de la sociedad mas indigentes, y despues el contagio alcanza
plagadas de miseria; los campos están incultos aún á las clases opulentas, como si Dios qui-
y la tierra árida, desnuda de árboles y privada siera castigarlas ó por su falta de caridad, ó
de los adornos de la vegetacion, comarcas en- por su falta de prudencia, y por su imprevision
teras están desiertas, y no se ven en ellas sino en el modo de ejercer la beneficencia. En me-
una que otra choza de un campesino, y una dio de esta comun desolacion de la sociedad,
que otra cabaña de pastores, todo en fin está todo lo que constituye la civilizacion se desa-
como esterilizado, todo es improductivo; la tiende se abandona enteramente, y los vicios
ó

agricultura descuidada, ó torpemente dirigido mismos se ejercen entónces con impunidad y


el cultivo de las tierras; la industria está lán- con franqueza: ¿quién piensa entónces en las
guida ó por falta de inteligencia, ó por falta de artes y en las ciencias? ¿quién en la educación
118 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

y enseñanza moral y religiosa de los presos? grandiosa de administracion puede ejecutarse


équtén en fundar ó sostener escuelas para la sin la espontánea é ilustrada cooperacion de
instruccion y educacion de la niñez? ¿quién todas las clases del Estado. El gobierno manda
en adornar y embellecer las poblaciones, en y se hace obedecer; la administracion mas bien
construir monumentos ú obras de ornato y de que mandar dirige á la sociedad, y la conduce
buen gusto? ¿quién en la gloria de su patria y á su engrandecimiento y prosperidad por la
en el porvenir que se le aguarda? Cuando las persuasion y el convencimiento. Una buena
miserias son generales, cuando afligen y ponen administracion se apoya principalmente en la
en estado de duelo aún á las clases mas opu- discusion franca é ilustrada, pero pacífica y
lentas de la sociedad cuando las quiebras y decorosa, de todo lo que concierne á los gran-
bancarotas de algunos poderosos arruinan á des intereses de la sociedad; se apoya en la ins-
millares de familias; cuando la usura, semejan- truccion y en la inteligencia, en la inteligencia
te al buitre, devora hasta las entrañas de sus é instruccion del que dirige los negocios admi-
víctimas, los hombres se concentran en sí mis- nistrativos, del que da el primer impulso, del
mos y aislándose de los demas, creen hacerse que concibe en grande las medidas de interes
superiores á la comun adversidad, reduciéndose público y los planes bajo los que han de ejecu-
al abandono y á la indolencia. Entónces los tarse, en la instruccion é inteligencia de los
estrangeros mismos no van á aquel país des- talentos ausiliares, de los agentes superiores
venturado sino para hacer grangería de las ne- y subalternos de la misma administracion, y
cesidades de los pueblos y especular con su mas que todo en la ilustracion del pueblo. De-
miseria. Y todavía ... idichoso entónces aquel dúcese de aquí que una buena administracion
país, si á lo ménos no pierde su fé en la Provi- léjos de buscar arrimo en el oscurantismo y
dencia, y aquella esperanza con que la religion la ignorancia, debe emplear y aprovechar en
consuela siempre las cuitas y miserias de los beneficio público todos los talentos, debe bus-
hombres! Tales son y serán constantemente car por todas partes como ausiliar la capacidad
las consecuencias inevitables de una mala ad- y la instruccion, debe promover las ciencias y
ministracion. la difusion de todos los conocimientos útiles,
y debe considerar la educacion y la enseñanza
iY cuán difícil es por otra parte establecer popular como el medio mas eficaz de preparar
una administracion adecuada á las necesidades la sociedad á las pacíficas mejoras y reformas
y á los intereses de los pueblos! Un mal gobier- que en dias mas felices ejecutará un gobernan-
no puede sostenerse mucho tiempo por solo te benéfico é ilustrado.
la fuerza y el terror, por solo los hábitos de
obediencia ciega que el pueblo haya contraído, Un gobierno inmoral puede subsistir por
por solo el temor de los pueblos á las conse- largo tiempo aún al frente de una poderosa
cuencias desastrosas de las convulsiones poi í- nación, siendo intrigante y astuto para con to-
ticas. Pero una buena administracion no puede dos, cauteloso y sagaz para no contraer com
fundarse en la fuerza, porque ninguna medida promisos con los fuertes, y falso, injusto y
L DE LA ROSA SOBRE LA ADMINISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 119

desleal para con los débi les, moderado para El hombre que dirija la administracion pública
con aquellos que pueden reprimir su osadía, y de un Estado, por vasta que sea su capacidad,
osado, ambicioso y agresor para los que no no podrá sino concebir en grande los planes
pueden resistirle. Pero una buena administra- administrativos y dictar medidas generales
cion jamas puede apoyarse en la inmoralidad, para su ejecucion; necesitará siempre, necesi-
porque uno de sus principales objetos es hacer tará indispensablemente; por el bien mismo
respetar la virtud y la probidad, aún cuando de la sociedad, numerosos agentes cooperado-
sea débil, reprimir el vicio aún cuando sea res y ausiliares, á quienes encomiende el desa-
fuerte y poderoso, evitar el crímen y corregir rrollo y ejecucion de los planes administrativos
á los culpables inspirándoles ideas y hábitos en cada ramo; necesitará sobre todo hombres
de moralidad que no habian conocido. La ad- peritos, hombres especiales y versados en cada
ministracion pública tiene bajo su proteccion uno de los ramos que corresponden á la adrni-
la inocencia de la niñez, la sencillez é inespe- nistracion, agentes dotados de toda la instruc-
riencia de la juventud, la debilidad de la muo cion, esperiencia y aptitud necesaria para el
ger, la buena fé y lealtad de todos los hombres desempeño de su deber; necesitará, en fin,
en sus transacciones civiles, el honor de los empleados, ausiliares, agentes y oficinas, un
hombres de bien y el decoro y reputacion de numeroso personal esclusivamente dedicado al
las fami lias. ¿Qué seria de todo esto si la ad- servicio de la administracion. Pues bien: todo
ministración fuese inmoral, si fuese corrupto- este personal de la administracion debe ser
ra, como algunas veces podría serlo, si dejase remunerado, y debe serlo competentemente,
subsistir y aún fomentase la disolucion y el debe disfrutar sueldos ó gratificaciones corres-
escándalo del vicio, si tolerase y disimulase la pondientes á la importancia de sus servicios y
inmoralidad de las cárceles y presidios, si viese á la capacidad é instrucción que se necesita
con indiferencia la vergonzosa desnudez del para desempeñar un destino con acierto. En
pueblo, si no procurase sustraer á lo ménos á todos los países mas civilizados del mundo los
la juventud de los estragos del juego y la disi- agentes superiores y subalternos de la adminis-
pacion, si dejase impunes las estafas y raterías, tracion están ampliamente remunerados, y lo
si faltase ella misma á la buena fé y á la lealtad están principalmente los empleados en el ramo
en sus transacciones, y si convirtiese á la poli- de policía. Ecsigir que todo el servicio público
c ía en un espionaje político y en un instru- de la administracion se haga gratuitamente, y
mento de opresion y tiranía? Y tales son sin como decimos comunmente, por carga con-
embargo los resultados inmorales de las pro- cejit, es desconocer del todo los verdaderos
videncias desacertadas de una mala adrninis- intereses de la sociedad, desconocer tambien
traci on. el corazon del hombre que no se mueve á con-
sagrar su tiempo y su capacidad á ningun tra-
Una de las grandes dificultades para el esta- bajo, á ningun servicio, sea el que fuere, sino
blecimiento de una buena administracion con- con la esperanza, ó mas bien con la seguridad
siste en los cuantiosos gastos que ella ecsige. de una competente remuneracion. Muy caro
120 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

ha costado á nuestro país en todos tiempos el que desaparezca la mendicidad con su repug-
servicio gratuito de los hombres públicos. No nante aspecto é inmoralidad, miéntras no se
es una econom ía sino una mezquindad, ruino- establezcan hospicios en que se recoja á los
sa para los intereses públicos, un resultado de indigentes; no para especular ni permitir que
la incapacidad y negligencia de los gobernan- otros especulen con su trabajo (porque esto
tes, lo que ha introducido en nuestro pa ís las seria indigno de una buena administracion);
cargas concejiles, ese sistema de vejaciones pero no tampoco para que vivan en aquellos
arbitrarias, y que el capricha ó la venganza establecimientos entregados á la holgazaneria,
hace pesar muchas veces sobre unos cuantos, y fomentando con la ociosidad las mas viciosas
y de cuyo gravámen se libran comunmente propensiones, sino que debe recogérseles all í
los mas fuertes. Como es mas fácil imponer para inspirarles amor al trabajo, vergüenza á
cargas concejiles que hallar recursos para cos- la mendicidad, hábitos de órden, de sobriedad
tear los gastos públicos de la administración, y economía, y sobre todo orgullo y dignidad;
los gobernantes negligentes ó ineptos han pre- aquel orgullo que inspira al hombre la consi-
ferido á las dificultades de crear y organizar deracion de que se basta á sí mismo por medio
las rentas públicas, los inconvenientes y malos del trabajo, y que se hace por su industria y
resultados del servicio gratuito en materia de su talento tan independiente como puede serlo
administracion. Imposible es que en un país de la voluntad y del arbitrio de otros. Imposi-
haya abundancia, si no se fomentan la agricul- ble sera que haya seguridad en nuestro país
tura y las artes mas indispensables para las ne- para las personas y para las propiedades, rnién-
cesidades de la vida; si no hay caminos y toda tras las cárceles sean lo que fueron siempre
clase de medios para las conducciones y trans- desde el tiempo del gobierno colonial; miéntras
portes. Imposible es que haya una higiene pú- haya presidios que son una escuela horrible
blica y que disminuyan los estragos de las pes- de corrupcion; miéntras no se establezcan
tes, si no hay un cierto grado de comodidad y penitenciarías y otros establecimientos carce-
bienestar en las clases mas numerosas de la larios adecuados para el castigo, pero tambien
sociedad, si no hay, por otra parte, hospitales para la correccion y enmienda de los culpables;
y enfermerías; si no se conservan las poblacio- miéntras subsista el castigo ignominioso, y por
nes constantemente en el mejor estado posible lo mismo ineficaz de los trabajos públicos for-
de aseo y limpieza; si no se construyen alba- zados y en calidad de correccion; miéntras no
ñales y se desecan los estanques y pantanos; si haya una numerosa y bien organizada policía,
no se procura que en el campo los jornaleros tendida como una red sobre todo el país y
tengan habitaciones sanas y de bastante capa- pronta en todas partes para evitar el crímen
cidad para el albergue de toda una familia; si ó para aprehender á los culpables; miéntras
no hay, en fin, una inspeccion de higiene y haya, en fin, caminos desiertos y grandes des-
policía sanitaria que consulte al gobierno y poblados. Imposible es que deje de haber una
que lo ilustre en materias que son verdadera- grande inmoralidad y disolucion en las coso
mente científicas y facultativas. Imposible es tumbres, miéntras no se generalicen aún mas
L_ DE LA ROSA SOBRE LA ADMINISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 121

de lo que están ya, las escuelas de primeras galidad y economía. En materia de administra-
letras, y miéntras no se castigue en las casas cion, si no siempre se pueden hacer los gastos
correccionales á los jóvenes delincuentes y á con econom ía, hay la circunstancia de que un
los hombres que se entregan á los vicios de ecseso en estos gastos (como no haya mala
una manera escandalosa. Imposible es, en fin, versacion), es siempre provechoso á los inte-
que los lugares de segundo órden atraigan ha- reses de la sociedad por la importancia y nece-
cia si la poblacion superabundante de las gran- sidad de los objetos en que los fondos públicos
des ciudades, hasta que en los pueblos y villas se invierten. Así, por ejemplo, si se habia de
á mas de otros establecimientos de utilidad haber construido con cierta cantidad y bajo
pública, se construyan baños, acueductos y un plan sencillo y económico un puente, un
fuentes públicas, empedrados y embanqueta- acueducto, un hospicio ó una escuela, y si
dos, alumbrado, arbolados y paseos, y cuanto sucedió que los directores, escediéndose de
mas pueda hacerse para hermosear las locali- presupuesto, construyeron obras suntuosas y
dades y paras hacerlas cómodas, salubres y de un gran mérito arquitectónico, se habrá
agradables. Mas para construir todas las obras faltado sin duda á la econom ía; pero el lugar
de utilidad y de beneficencia pública, para eri- donde aquellas obras se han construido tendrá,
gir y sostener todas las instituciones que ecsi- á mas de unas obras de pública utilidad, unas
gen las necesidades de la sociedad, y para re- construcciones de ornato y de buen gusto que
munerar á todos los empleados y funcionarios lo embellezcan. Puede decirse en general que
que deben dirigir ó administrar aquellas insti- los gastos hechos por una buena administra-
tuciones, son necesarios fondos muy cuantio- cion, principalmente en las grandes obras de
sos; estos fondos no pueden salir sino de las utilidad y de ornato público, en que se ocupan
contribuciones, y en muy corta parte de los tantos jornaleros, artistas y menestrales, son
donativos de algunos hombres generosos. Se- unos gastos fecundos para la sociedad, que la
r ia en vano esperar que la caridad y beneficen- animan y vivifican, léjos de empobrecerla.
cia pública bastasen á todas las atenciones de
la administracion. Es escaso, y sobre todo de- A estas consideraciones se opone comun-
masiado precario y eventual este recurso para mente el ejemplo del gobierno español, que se
que una administracion inteligente y previsora dice era muy económico en los gastos de ad-
pudiese fundar en él la esperanza, y mucho ministracion. Lo era, en efecto, y mas bien
ménos la seguridad de realizar grandes mejoras. que económico era avaro y ruin, aún cuando
se trataba de proveer á las ecsigentes necesida-
En materia de gastos, una buena adminis- des de los pueblos. Pero yo pregunto ¿qué
tracion no puede hacer mas que proveer á las había en México bajo el gobierno colonial que
necesidades de la sociedad con el menor gravá- se pareciese á una buena administracion? Des-
men posible de los contribuyentes, y cuidar pues de tres siglos de haber esplotado los ina-
sobre todo de que los fondos públ icos sean gotables tesoros de México y de haber acumu-
administrados con pureza é invertidos con le- lado en el erario, con horrorosas vejaciones y
122 REVISTA DE AOMINISTRAC10N PUBllCA

gabelas, millones sobre millones, ¿qué mejoras mente; el comercio embarazado por todas par-
materiales ó morales hizo aquel gobierno á tes con los numerosos monopolios y especu-
nuestro país con las rentas públicas? ¿En qué laciones del gobierno; con las alcabalas, con
estado se hallaban con respecto á su adminis- los impuestos y reglamentos municipales, y
tracion municipal los principales pueblos y con el funesto sistema de abastos; la minería
villas y aún algunas ciudades de México, al era el único ramo de riqueza que recibia pro-
consumarse la independencia nacional en teccion, muchas veces á costa de las demas
1821? _.. Todo lo que hizo aquel gobierno en especulaciones y de la agricultura principal-
clase de mejoras administrativas, es de muy mente. En lo municipal todo era un caos, una
poca monta, comparado con el mucho tiempo constante malversacion y bancarota de los
que duró su dominacion, con la paz no inte- caudales públicos. En la capital de vireinato y
rrumpida de cerca de tres siglos en que se en algunas capitales de provincia habia hospi-
mantuvo la colonia, y con los inmensos recur- cios, hospitales y otros establecimientos de
sos de que aquel gobierno pudo disponer. Al caridad erigidos los mas por la caridad de los
consumarse la independencia nacional, apénas obispos y de otros benefactores de la humani-
habia los puentes y caminos mas indispensa- dad; muy pocos de aquellos establecimientos
bles; la mayor parte del país estaba inculto y habian sido costeados ó eran sostenidos por el,
despoblado; comarcas inmensas de las provin- gobierno_ En los principales pueblos, villas y
cias fronterizas no tenian mas habitantes que aún ciudades no habia ni hospitales, ni casas
los salvages y las fieras. En lo interior del país, de pobres, ni fuentes, ni acueductos, ni alum-
el pueblo, la muchedumbre que constituye la brado, ni limpiezas; no eran, en fin, aquellas
verdadera esencia de la sociedad, estaba des- poblaciones sino unas grandes rancherías. La
nuda, indigente, horriblemente trabajada y instruccion primaria de la niñez estaba casi
abatida, hambrienta, en fin y llena de lacérias. enteramente abandonada. Las cárceles, tales
Las hambres venian con frecuencia y hacian como por desqracia las vemos todavía, focos
estragos espantosos en la poblacion: un gobier- perpetuos de corrupcion moral y de epidemias.
no obstinado en sus errores, torpe y negligente ¿y esto podia llamarse una administracion? ..
en su administracion, no podia preveerlas, ni y lo que he dicho son hechos que están com-
evitarlas, ni reparar sus consecuencias. A las probados con el testimonio de historiadores y
hambres seguian los tumultos que se reprimian cronistas contemporáneos, y lo que es mas,
con el terror de la muerte; á las convulsiones están justificados con documentos oficiales,
de un pueblo hambriento, ecsasperado, seguian principalmente con lo que podria llamarse los
las epidemias que se cebaban en él horrorosa- antiguos Misterios de México; con las instruc-
mente. La agricultura estaba descuidada y li- ciones reservadas que los vireyes dejaban á sus
gada con prohibiciones de todo género; las sucesores.
artes estaban ligadas tambien con los reglamen-
tos de los gremios y con otras restricciones; la No podia ménos de estar en este horrible
industria fabril estaba casi prohibida entera- desórden todo lo relativo á la administracion
L. DE LA ROSA SOBRE LA ADMINISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 123

pública de México bajo el gobierno colonial. abusos V desórdenes de la administracion. El


Aquel gobierno no empezó á manifestar ideas gobierno tenia la manía de querer arreglar los
esactas de administracion, hasta que sancionó negocios de la administracion tan minuciosa-
á fines del siglo anterior las ordenanzas de in- mente, que casi no dejaba á sus agentes V fun-
tendentes. En esas ordenanzas fué donde el cionarios sino la simple V literal ejecucion de
gobierno colonial comenzó á abandonar, aun- sus mandatos. Para la mas sencilla resolucion
que todavía con reserva y timidez, sus errores se formaba un grande espediente: se oía en él
económicos y administrativos, aquellos errores á los fiscales V á los empleados de diferentes
que habian prolongado como un martirio el ramos; se tropezaba en todo con los obstácu-
malestar V la miseria del país durante tanto los que presentaban los privilegios, las preemi
tiempo. Pero hasta entónces el gobierno espa- nencias V fueros de las corporaciones: años
ñol no habia concebido plan alguno de admi- enteros se acumulaban cuadernos V cuadernos
nistracion para un país tan vasto como Mé- en cada espediente; se abrian nuevas discusio-
xico. nes V todavía el cumuloso espediente quedada
sin concluir, por falta de informes V docu
Conviene tanto mas formarse una idea esac
mentas que siempre se pedian V que casi nunca
ta de lo que era la administracion pública bajo
daban las oficínas V empleados subalternos.
el gobierno colonial, cuanto que los errores de
Al fin se ponia un término á tantos trámites, á
aquella administracion están arraigados toda-
tantas moratorias; pero era una vez cuando
vía, V son á mi modo de ver uno de los obs-
habia va pasado la oportunidad de arreglar al-
táculos que mas fuertemente se oponen á los
gun grave negocio concerniente á los intereses
adelantos de los pueblos.
de los pueblos; V todavia sucedia muchas veces
que la mas ligera cavilesidad introducia una
Habíanse distribuido todos los negocios ofi-
duda, V daba lugar á que el espedíente pasase
ciales del vireinato en cuatro ramos, que los
á España al Consejo de Indias, donde quedaba
oficinistas de aquella época llamaban las cuatro
como otros mi 1, sepu Itado en los archivos como
ceusas: de justicia, gobernacion, guerra y ha-
un monumento de los errores de aquella épo-
cienda. Bajo el nombre de gobernacion se
ca. Puede formarse una idea de lo que era
comprendia todo lo que ahora conocemos por
aquella administracion V de los embarazos que
administracion pública, inclusa la administra-
ella misma presentaba á los progresos del país,
cion municipal. Todos los negocios del virei-
cuando se considera que aún para el arreglo
nato se despachaban por una misma secretaría
de los mas urgentes negocios de la administra-
y por un mismo secretario: pero en cada ramo
cion municipal, se ocurria á México á pedir
se o ían V eran consultadas, aún para los mas
pequeños pormenores, diversas juntas que se licencia V autorizacion de los vireves, V cuando
formaban de oidores V fiscales, V de empleados esta licencia se llagaba á obtener, vanoecsistia
habituados á sus rutinas, embrollones los mas, la necesidad á que se trataba de proveer, ó la
ritualistas V formularios, V mas ó ménos inte- calamidad que se queria remediar habia hecho
resadas en evitar reformas y en conservar los va todos sus estragos.
124 REVISTA DE ADMtNISTRACION PUBLICA

El personal de la administracion, la gerar- grangerías, causaban estorsiones enormes y


qu ía de sus empleados estaba arreglada de este eran una verdadera calamidad para las pobla-
modo: no habia inspecciones ó direcciones es- ciones. Eran a un mismo tiempo jueces, encar-
pecialmente encargadas de dirigir Ó inspeccio- gados de la policía y régimen interior de los
nar los principales ramos de la administracion, pueblos, y recaudadores del tributo y otras
y de preparar los trabajos del gobierno; habia rentas.
solo, como hemos dicho, juntas consultivas
formadas de empleados en las oficinas. Muy El gobierno vireinal habia confiado la segu-
tarde fué cuando se establecieron los consula- ridad pública á unas cuadrillas de genízaros
dos y el tribunal de mineria. Estas corporacio- capitaneados por lo que se llamaba el Juez de
nes que manejaban fondos muy cuantiosos, la Acordada. Estos agentes armados de la po-
comunmente .los malversaron y cubrieron sus licía, cometian en los caminos y despoblados
dilapidaciones con cohechos y con donativos y aún en los pueblos, todo género de escesos y
hechos al gobierno. Ejercían á un tiempo ju- arbitrariedades, á pretesto de perseguir á los
risdiccion como tribunales y facultades ad- miserables como medio de esoeculacion para
ministrativas y económicas en asuntos de mi- subsistir, pues esceptuando el gefe de la Acor-
nería y comercio. Estaban siempre llenas de dada, ni sus cuadrilleros, ni sus soldados esta-
pretensiones y animadas de aquel espíritu de ban remunerados por el erario; todos servian
cuerpo que hace al hombre olvidar enteramen- y se ofrecian á servir por carga concejil.
te los intereses públicos de su país por el deseo
de engrandecer la clase á que él mismo perte- Establecidos los intendentes y los subdele-
nece. Casi siempre estaban de choque ó etique- gados, en lugar de los antiguos corregidores y
ta aquellas corporaciones con el gobierno, y alcaldes mayores, se comenzó á ver en México
por lo mismo fueron de muy poca utilidad á lo que era una administracion. Las ordenanzas
la administracion. El tribunal de minería cons- de intendentes contenian todavía muchos
truyó y formó el colegio de minas, y los con- errores económicos y administrativos, muchas
sulados hicieron los pocos caminos ó carreteras medidas mezquinas en materias de fomento;
que hubo en México bien construidos bajo el pero al fin los objetos de la administracion se
gobierno colonial. habian clasificado y deslindado con alguna
claridad, y se habian criado funcionarios capa-
Los vireyes comunicaban, pues, sus órdenes ces de dar en cada provincia alguna direccion
casi siempre directamente á los corregidores y algun impulso á la administracion interior
de provincia y estos á los alcaldes mayores. del vireinato.
Cualquiera que haya le ído la historia de Méxi·
co sabe lo que fueron esa especie de bajás que No obstante, Revillagigedo que gobernaba
por economia no tenian asignado sueldo algu- cuando se establecian las intendencias, nunca
no; pero que estando autorizados para hacer pudo plantear un completo sistema adminis-
en los pueblos todo género de monopol ios y trativo; hizo reformas importantes, principal-
L. DE LA ROSA SOBRE LA ADMINISTRAClON PUBLICA D~ MEXICO y MEDIOS D~ MEJORARLA 125

mente en la capital; pero ninguna medida de hecho innovaciones y mejoras importantísimas


grande trascendencia pudo realizar por los en la administracion pública, así de la metró-
obstáculos que le ponian por todas partes un poli como de sus colonias, nosotros nos obs-
mal sistema tributario, la pereza, negligencia tinamos en sostener todavía las alcabalas y
é ineptitud de los empleados, el espíritu de gabelas municipales, el sistema de cargas con-
embrollo y cavilosidad que dominaba en el cejiles, las prohibiciones, los monopolios, la
país, la ignorancia casi general sobre todas miserable renta de naipes y las loterias, como
las materias científicas y económicas que tie- recurso del gobierno; el desórden y prodigali-
nen conecsion con los asuntos administrativos; dad en la venta ó distribucion de las tierras
las restricciones y prohibiciones impuestas por públicas, la ilimitada adquisicion de tierras
las leyes á todo género de industria, y sobre por las manos muertas, la complicacion de lo
todo, la rutina, que comienza por negarse á poi ítico con lo municipal, el pupilaje de los
ecsaminar toda innovacion, toda mejora, y ayuntamientos en el manejo de los bienes de
que arrai ga los errores de tal manera en el es- las municipalidades, las leyes bárbaras é ine-
píritu del hombre, que renacen sin cesar y se ficaces sobre ladrones, el fatal sistema de abas-
reproducen como el pólipo, que vuelve á apa- tos, y tantos otros errores que en su mayor
recer cuando se creía ya esterminado. parte ha abjurado la España en su administra-
cion interior como en la de sus colonias. No
Tal fue la administracion pública de México solo se han hecho en España grandes é impor-
bajo el gobierno colonial; esa administración tantes innovaciones y mejoras administrativas,
que todavía tiene panegiristas y admiradores sino que muchos escritores españoles de nues-
en nuestros dias. Los errores y desaciertos de tros dias han ecsaminado é ilustrado en escri-
aquella administracion no deben admirarnos. tos generales ó tratados especiales de adrninis-
Por una parte el carácter mismo del gobierno tracion, la teoría de la administracion pública,
colonial se oponia á que la colonia desarrollase que es ya una nueva ciencia y que se enseña
con amplitud y libertad todos sus recursos na- como cualquiera otra en España y aún en Cu-
turales, á que se ilustrase profundamente sobre ba, como deberia enseñarse en la República'
sus intereses, y á que llegara á bastarse á sí
misma, satisfaciendo sus necesidades sociales No diré que en los códigos y leyes antiguas
con independencia de la metrópoli. A mas de de España no haya algunas disposiciones ad-
esto, los errores y preocupaciones del gobierno ministrativas dignas de conservarse ó adoptarse
español en materias de administracion, eran
hasta mediados del siglo anterior, casi genera-
les en las naciones mas ilustradas de la Europa:
Al imprimirse esta parte de mi programa, han salido á luz
Lo que admira es ver que cuando la España,
las Lecciones de derecho edministrenvo, dadas en el Aten-
nuestra maestra é institutora en todas materias eo Mexicano y publicadas después por el Sr. Lic. D. Tea-
ha abandonado ya los errores económicos y doro Lares, que puede tener la sattstaccton de haber sido
el primero que haya escrito el") México una-obra compteta
administrativos de su antiguo régimen, y ha sobre esta importante materia,
126 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

nuevamente, pero querer sostener que el siste- é instituciones administrativas de Francia, de


ma administrativo del gobierno colonial era Bélgica, de España, de Inglaterra y de los Esta-
una obra completa, una obra acabada, un mo- dos--Unidos, y de todo he adoptado lo que
delo de perfeccion, es querer sostener una me ha parecido mas adaptable al estado físico
paradoja. y moral, y sobre todo á la civilizacion actual
de Zacatecas. Con respecto á las instituciones
administrativas de los Estados-Unidos, al ver
La ciencia de la adrninistracion, como todas la frecuencia con que me refiero á este país,
las ciencias morales y económicas, se ha ido se creerá acaso que es porque haya adoptado
formando con el tiempo, y se ha ido perfec- ciegamente como bueno en sí y como adapta-
cionando lentamente segun que las teorías de ble á nuestra patria cuando constituye la ad-
esta ciencia han sido confi rmadas ó desmen- ministracion pública en aquella nacion. Estoy
tidas por los hechos. Por otra parte, la ciencia léjos de creerlo así; y si hablo con frecuencia
de la administracion, aunque notablemente de los Estados-Unidos en este escrito, es por-
perfeccionada ya, no es ni será jamas una cien- que ellos son el único pa ís estrangero que yo
cia tan esacta y segura como la geometría. Un haya visitado y que haya podido estudiar de-
hombre que se vea en la necesidad de dirigir tenidamente. Admirador como el que mas, de
prácticamente la administracion de algun esta- muchas de las leyes é instituciones administra-
do, deberá, pues, estudiar profundamente la tivas de aquellos Estados, estoy léjos de creer
ciencia; pero deberia estudiar tambien las que all í la administracion pública haya llegado
antiguas teorías de la administracion, la histo- á su perfecciono Todo lo relativo á la adrninis-
ria económica y administrativa de las naciones tracion general de aquella república está casi
mas adelantadas en civilizacion, y las institu- en embrion, y solo eje poco tiempo á esta par-
ciones administrativas que han planteado esas te se ha llegado á conocer all í que el gobierno
mismas naciones ó que están actualmente en- debe dirigir la administracion; que no debe de-
sayando; deberá sobre todo tener presente jarse el arreglo de los grandes negocios admi-
que las mas seguras teorías de la ciencia admi- nistrativos á solo el interes individual, al curso
nistrativa deben modificarse hasta cierto pun- comun de las transacciones de los hombres; y
to por la grande influencia que ejercen en cada en fin, que debe haber un plan general de ad-
país, el clima, la configuracion y naturaleza ministracion, y todas las oficinas y empleados
del terreno y sus producciones naturales, bien necesarios para preparar y ejecutar las medidas
entendido de que esta influencia no debe ser administrativas. Con el objeto, pues, de .siste-
ecsagerada, como lo ha sido muchas veces. Yo mar la administracion general de aquella repú-
he consultado, pues, al formar mi programa, blica se ha criado recientemente en ella el
las teorías mas seguras de la administracion ministerio del interior.
espuestas principalmente por escritores espa-
ñoles y franceses, he procurado tambien for- Una circunstancia hay en nuestra época que
marme una idea esacta de los principales planes ecsige del que gobierna los mas profundos
L. D E LA ROSA SOBRE LA ADMINISTRAC ION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 127

cá lcu los y los mas variados conocimientos para u na b uen a admin istracion, han aparecido tam o
d irigir la administracion pública con p revis i ón bien las teorías absurdas, in mo rales y an árqui-
y co n acier to . La multitud de inven ciones y cas del socialis mo y del comun ismo, la inven-
descu b rim ientos que mejoran cad a dia el bie - cio n de los talleres públicos establecid os por
nes tar de las naciones, y la ce lerida d con qu e cuenta del gobierno, las especulaciones de los
se su ce de n es as inn ovacio nes, deben tenerse falsos filá nt ro pos , y las empresas irrealizables
mu y en cu enta por el qu e gob ierna , y deben de los c ha rlat anes, co n qu e ta ntas veces se ha
es tu d iarse pro fu nda me nte, por un a pa rte, pa ra e nga ñad o á los gob iernos; em p resas de colon i-
pone r á los pu eblos al ni vel del progreso á qu e zacio n y de cami nos de fie rro , por eje mplo , en
llegan los d e mas , y por otra, para qu e los qo- las que los gobiernos lo ponen todo, y los sao
biernos no sea n el jug ue te de los es pe culadores gaces e mp resa rios no dan n i las garant ías sufi -
y charlatan es proyec tile s. Un gran número de cientes para cu mplir sus co nven cio nes, empre-
antiguas teo rías admi n istrati vas se han falsi fi - sas qu e después d e h ab er perj udi ca do de m il
cado ó se h an hecho absolutamente inú tiles modos á los in te reses d e los pueblos, se con-
desde qu e se ha n de scubierto y ado p tado en vie rten al fin e n vegigas de viento.
la econom ía indus t ria l e l vapor como motor
cas i u nive rsal, las bo m bas hidráuli cas movidas Un a bu ena adm in istraci on de be con d uci rse
por aque l agente poderoso, las f onteora-rnin as co n un a pr udencias ume pa ra int ro d uci r e n un
ó pozo s ar tes ia no s, los ca m inos de hie rro y los pa ís todas las iiWenci on es y mej oras co n qu e
te légraf os magné t ico s, el elect ro-rnaqnetismo, ot ros pu e b los se han enriqu ecido , sin de jarse
e l da gue rreo t ipo y los para-rayos perfecciona - so rp rende r ni fascin a r por los charlata nes y
d os , e l alu mb rad o por gas, el nuevo sistem a por los qu e especu la n con empresas imag ina -
ad o pta do par a la co nst rucc io n de las carrete- rias, útil es pa ra e llos y ru inosas para los pu e-
ras, los pu entes co lgados, y tantas otras inven - bia s.
cio nes que seria difícil refer ir ... En lo inte lsc -
t ual y m or al tambie n icu ántas inn ovacion es y
mejoras! Las escu elas lancasterian as, las esc ue -
las de sordo -m udos y de ciegos , las esc uel as ADMINISTRACION GENERAL DE LA
dom in icales, las cajas de ahorro, las soci edades REPUBLlCA
de templ an za, los so corros dom icil iar ios á lo s
en fer mos é indigen tes , las casas de parto, las
casas de muger es a rre pe nt id as, el nu evo sistema
de cá rce les, las pe n itenciarías y e l sistema co - Ad o ptado el sis te ma fede ra l co m o base de la
rrecciona l .. . organizaci on po lítica d e Mé x ico, ha sido pre-
ciso d ivid ir la adm in ist racion pública e n d os
ram os pri ncipales : ad m in istraci o n general de
Per o a l lad o de to das estas me jo ras, de t odos la n ac ion y ad m in istracio n pa rt ic ular é inter io r
estos adelant os q ue debe coste ar Ó fom en ta r de lo s Est ad os. Se han des lind ado h ast a cie rt o
128 REVISTA DE ADMINISTRACtON PUBLICA

punto los objetos que corresponden á cada los principios mas generalmente reconocidos
una de estas administraciones; pero hay toda- de la estadística y de la ciencia de la adminis-
vía mucha confusion de ideas y de principios tracion.
con respecto á este, y generalmente hablando,
las leyes de la federacion son en esta materia Ha sido tanto mas difícil arreglar esta ma-
absolutamente defectuosas. Este es un mal teria y deslindar con toda claridad lo que per-
muy grave, porque el arreglo de la administra- tenece á la administracion general de la nacion
cion interior de los Estados, y aún de muchos y lo que toca esclusivamente á la administra-
ramos de la administracion municipal depende cion interior de los Estados, cuanto que Mé-
en gran parte del arreglo que previamente ha xico y los Estados-Unidos son las únicas na-
debido hacerse de todo lo concerniente á la ciones que por su organizacion poi ítica están
administracion general de la república. Hasta en la necesidad de organizar dos diferentes
aqu í, casi todo lo relativo á esta administracion administraciones, la general del país, íntima-
ha sido un caos, porque no ha habido unidad mente ligada con la independencia y unidad
de plan, ni unidad de accion, ni principios nacional, y la administracion interior de los
generalmente reconocidos á que atenerse en Estados, en la que consiste su individualidad
medio de tantas cuestiones de administracion poi ítica. En las cuestiones relativas á la adrni-
general á que ha dado lugar el choque frecuen- nistracion pública no hay, pues, otro ejemplo
te del interes general del país con el particular que imitar ó á que atender que el de los Esta-
de algunos estados, Ó la oposicion de intereses dos-Unidos. La confederacion suiza, la confe-
entre dos ó mas Estados de la confederacion. deracion germánica, la confederacion indefi·
Esas cuestiones, en su mayor parte, han que- nible de Buenos-Aires, y la confederacion ya
dado indecisas, y se presentan por todas partes destrozada de Centro-·América, no tienen ni
como obstáculos insuperables al progreso del semejanza ni analogía con la federacion esta-
país. Han quedado indecisas esas cuestiones blecida primitivamente en los Estados-Uni-
administrativas porque los debates poi iticos, dos, ni con la federacion mexicana, calcada,
las discusiones apasionadas sobre el poder pú- por decirlo así, sobre aquel modelo primitivo.
blico y la libertad, sobre las teorías y sistemas Un gran número de circunstancias locales, que
poi íticos, han absorvido nuestra atencion du- establecen una enorme diferencia entre Méxi-
rante mucho tiempo, y nos han hecho olvidar co y los Estados-Unidos, hacen que México
los asuntos vitales de la administracion. Las no pueda adoptar sino con graves modificacio-
cuestiones administrativas no tienen atractivo nes los principios administrativos de aquella
ni para los corazones apasionados, ni para las república. Mas no habiendo otro término de
imaginaciones enardecidas; porque estas cues- comparacion, la analogía ó casi identidad de
tiones no granjean á los que las resuelven ni nuestras instituciones políticas con las de los
prestigio ni popularidad, no halagan el espíritu Estados-Unidos, me hará citar con frecuencia
de partido, y por otra parte no pueden resol- los principios administrativos adoptados en
verse ni por teorías, ni por sistemas, sino por aquel país, como los mas seguros para resolver
L. DE LA ROSA SOBRE LA ADMINISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 129

cuestiones de administracion pública, que en Tierras Públicas. Colonizacion. Inmigración


nuestro país están por decidirse todavía. Estrangera

Conforme á las disposiciones adoptadas por


la constitucion federal, todo lo relativo á la Desde los dias de la conquista hasta la consu-
administracion general de la república puede macion de la independencia nacional, todo lo
dividirse en los ramos siguientes: arreglo del relativo á la venta de los terrenos realengos,
comercio interior, á sea del comercio de los ahora nacionales,' estuvo siempre en el mas
Estados entre sí y del comercio que se haga completo desárden bajo el gobierno colon ial.
con las tribus de indios salvages: estableci- Era dilatadísima la estension de los terrenos
miento de un sistema uniforme de pesos y que España habia conquistado en México la
medidas en toda la nacion: uniformidad en venta de estos terrenos á muy ínfimos precios,
toda la república, en todo lo relativo á la amo- pero hecha con arreglo, con prevision yeco-
nedacion igual uniformidad en lo relativo á nomía, no solo habria producido el erario mu-
las leyes sobre bancarotas; apertura de caminos chos millones de ingresos, sino que de ella ha-
á canales pertenecientes á la federacion; bases bria resultado en beneficio inmenso de que el
para la colonizacion del país; proteccion á la país se hubiese poblado y cultivado, y de que
ilustración pública, fomento de los principales la propiedad territorial hubiera sido distribuida
ramos de la riqueza nacional. entre mi llenes de propietarios. Pero el gobierno
colonial jamás Ilegá á ocuparse seriamente en
Hay, á mas de esto, ciertas atribuciones de arreglar de una manera estable este ramo im-
los poderes federales, que son verdaderas atri- portantísimo de la administracion y de la ha-
buciones poi íticas, aunque íntimamentes li- cienda. Poco tiempo despues de la conquista,
gadas con las cuestiones relativas á la admi- todos tomaban para sí á distribuían entre
nistracion. tal es la organizacion de la milicia otros las tierras públicas, con la mayor prodi
nacional, la facultad del congreso general para galidad, con el mayor desorden. Distribu ían
segregar una parte á seccion de un Estado y tierras los vi reyes, las audiencias, los adelanta-
hacer de ella un nuevo Estado soberano é in- dos y otros gefes militares y aún los ayunta-
dependiente. Sobre todos esos puntos de adrni- mientos, y comunmente no se conocia ni la
nistracion general, que quedan especificados, estension, ni la calidad, ni el valor, y ni aún la
y sobre otros que tienen con ellos una íntima ubicacion de los terrenos distribuidos. Las or-
conecsion, voy á presentar algunas observacio- denanzas que se daban para reprimir de algun
nes que creo de interes, mas bien para hacer modo este desórden, introducian nueva confu-
conocer las dificultades que presenta esta ma- sion en el repartimiento de las tierras. Al prin-
teria, que para fijar principios conforme á los cipio se repartian por estancias, terrenos que
que puedan resolverse. Recorreré estos puntos los ganaderos podian disfrutar, abandonándo-
en el órden en que me parece se pueden ecsa- los cuando ya hubiesen talado sus montes y
minar mas claramente. sus pastos, y pasando á otros terrenos á hacer
130 REVISTA DE ADMINI5TRACION PUBLICA

en ellos igual devastacion. Segun las ordenan- precio. Así se facilitó por pura negligencia la
zas primitivas, los terrenos mercenados ó ven- acumulacion de la propiedad territorial en
didos se debian medir en forma circular, la muy pocas manos. Los miserables, y princi-
ménos á propósito para hacer una arreglada y palmente los indios, que bajo otro órden de
económica distribucion de tierras. Esto no fué cosas habrian entrado por millares á la clase
solo una disposicion de las ordenanzas, sino de propietarios, adquiriendo pequeños terrenos
que de hecho as! se midieron los terrenos que para su cultivo, quedaban como siempre, redu-
primitivamente se mercenaron ó vendieron. cidos á formar una muchedumbre de siervos,
De aquí resultó como era necesario, que entre una muchedumbre proletaria é indigente.
dos, tres ó mas terrenos medidos en forma cir-
cular, quedasen muchos huecos, que por largo Esto era lo que pasaba en las provincias mas
tiempo fueron objeto de cuestiones y litigios_ centrales de la colonia, los financieros, los
De cuando en cuando algun oidor era comisio- economistas de la época, conocían el mal y se
nado para vender terrenos realengos con el lamentaban de él, pero no acertaban con los
título de juez de tierras yaguas, y este juez medios de remediarlo. En las provincias fron-
nombraba agrimensores que midiesen y entre- terizas el desórden era mas grande todavía, Ó
gasen los terrenos á los que los denunciaban por mejor decir, la administracion habia aban-
como realengos. Pero no se trataba entonces, donado all í las tierras públicas al arbitrio del
como parecia regular, de hacer un deslinde primero que quaria disfrutarlas y poseerlas.
general de los terrenos que pertenecian á la Como jamas conoció el gobierno colonial
corona, de levantar planos de estos terrenos; cuales eran al norte de Texas los límites de
de formar una descripcion de ellos que hiciese México, nunca pudo ni aún formarse una idea
conocer su calidad y cuantas circunstancias aprocsimada de la estension y valor de los te-
podian hacerlos mas ó ménos valiosos, de dis- rrenos que all í poseía la corona. Se formaban
tribuirlos en sitios ó caballerías y ponerlos en en aquellas comarcas misiones y presidios; se
venta al mejor postor, ó de cualquier otra ma- demarcaban algunos terrenos como pertene-
nera. Todo esto habria sido una operación cientes á cada mision, ó como egidas de las
muy difícil y prolija para una administracion nuevas poblaciones; lo restante de aquellos
tan negligente y tan inepta como lo fué casi inmensos terrenos se disputaba á fuego y san-
siempre la administracion colonial de México_ gre entre los colonos y salvages. Se cometió
La comision de los jueces de tierras yaguas se aún el error de no permitir que los soldados
limitaba á medir las haciendas de campo de presidiarios se hiciesen colonos, y que adqui-
los particulares para conocer por esta medida riendo en propiedad algunos pequeños terre-
qué terrenos realengos habian ido tomando á nos, los cultivasen, estableciendo en ellos á
su arbitrio los propietarios, para dar mas am-' sus familias. Esto les fué espresarrente prohi-
plitud á sus posesiones, y se entraba en arreglo bido, y Revillagigedo se lamentaba con razon
ó composicion con dichos propietarios para de un error tan funesto. Nadie, pues, podia
venderles aquellos realengos á muy ínfimo calcular ni la estension ni el valor de los terre-
L. DE LA ROSA SOBRE LA ADMINISTRACION PUBLICA DE MEXICO y MEDIOS DE MEJORARLA 131

nos de Texas. ¿Quién recorrió, ni conocio base de la organizacion social; si para propagar
jamás ese vasto terreno que en los mapas an- all í la civilizacion y el cristianismo se hubiese
tiguos de México se denominaba la Apache- comenzado por cimentar aquella nueva socie-
rie? .. En Nuevo-México ni aun llegaron á dad en la propiedad territorial, en la distribu-
distribuirse las tierras en propiedad particular; cion de las tierras en cortas posesiones, entre
no hubo allí jamas verdaderos propietarios; no muchos millares de propietarios.
se conoció all í esa fuerte adhesion, ese vivo
amor al país, que solo inspira la propiedad, y La España, pues, no supo jamas aprovechar
principalmente la propiedad de un terreno en México el inmenso tesoro de tantas tierras
que el hombre ha desmontado ó cultivado, en que habian sido adquiridas por el valor de los
el que ha visto morir á sus padres, nacer á sus conquistadores y á costa de su sangre. No llegó
hijos y regocijarse á su familia á la sombra de siquiera á conocer lo que era y lo que valia
árboles que habian plantado sus antepasados. aquel rico tesoro, lo prodigó, lo disipó sin
En Nuevo-México se demarcó á cada nueva conocerlo. El último acto de prodigalidad de
poblacion que se formaba una cierta estension España con respecto á las tierras públicas de
de terreno que todos los ganaderos disfrutaban México, fué la cesion de los grandes é indeter-
en comun; y ved aqu í por qué aquel pueblo minados terrenos de Texas, á los aventureros
nunca llegó á un alto grado de civilizacion, que se ofecieron á colonizarlos, acto de irnpre-
nunca fué siquiera agricultor, sino un pueblo vision y necedad, que condujo á México á tan-
pastoril, un pueblo ganadero. Consecuencia tas desventuras coma hemos lamentado.
precisa del comunismo de las tierras, que es-
torbó tambien durante siglos la civilizacion Nosotros hemos sido en esta parte dignos
de todos los indígenas de México. En las Cali- herederos de los errores y de la negligencia de
fornias tampoco se llegaron a distribuir las tie- nuestros padres; hemos prodigado como ellos
rras en propiedad bajo el gobierno colonial; se las tierras de la nacion, el mas rico patrimonio
iban estableciendo misiones, y los misioneros que nOS dejaran nuestros antepasados, y na
asignaban á su arbitrio terrenos comunes á hemos sabido siquiera lo que valdrian esos te-
cada misiono Esta fué la causa principal de la rrenos, que á manos llenas hemos disipado.
despoblacion y rudeza de aquel país; sus mi- Todas nuestras disposiciones relativas á la dis-
sioneros, á costa de muy grandes esfuerzos tribucion de tierras públicas han llevado con-
introdujeron alll en muy corta estension el sigo este carácter peculiar: el de disponer de
cultivo del trigo, de la viña y del olivo, y esta un objeto cuyo valor no conociamos: el de ce-
fué cuanta mejora pudo hacerse allí durante der y enagenar por todas partes. grandes terre-
tres siglos. Las Californias, cuyos indígenas nos, que no habian sido medidos, ni deslinda-
son apacibles por carácter, se habrian poblado dos, ni fijada su ubicacion, ni aún calculado
y cultivado y habrian tenido una organizacion aprocsimadamente su valor. No los hemos co-
poi ítica aunque imperfecta, ni no se hubiese nocido siquiera por planos y por mapas que
establecido all í la teocracia como único go- de ellos se hubiesen formado; ni aún hemos
bierno, la mancomunidad de tierras como podido calcular con vista de estos planos y de
132 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLiCA

la descripcion de los terrenos, si convendria que ocuparse en todo país la administracion,


cederlos á los proyectistas de colonizacion, ó consiste en hacer una division poi ítica del te-
formar en ellos nuevas poblaciones de orígen rritorio, que concilie, hasta donde sea posible,
nacional, distribuirlos por sitios
ó ócaballa- el interes general de la nacion con los diversos
rías, bajo cualquiera otra forma para facilitar
ó intereses de las localidades. Del acierto en esta
su enagenacion entre muchos millares de pro- materia depende que la accion de la adminis-
pietarios. No hemos llegado á conocer que bajo tracion pública sea pronta, fácil y económica:
un buen arreglo hecho para la enagenacion de que los funcionarios que dirigen la administra-
aquellas tierras, el valor de ellas habria bastado cion en cada una de las grandes secciones del
para amortizar tres veces nuestra deuda. Así país, conozcan á fondo las necesidades y re-
ha sucedido, que siguiendo la conducta .1egli- cursos de las poblaciones que la forman, y que
gente é imprevisora del gobierno colonial, he- estas poblaciones obtengan con el menor cos-
mos enagenado mi llares de leguas cuadradas, to posible todos los beneficios que deben es-
hemos disipado esa riqueza territorial que no perar de una buena administracion. Una mala
se reproduce como las demas riquezas, sin division poi ítica del territorio de un país,
haber sacado provecho alguno de esta disipa- entorpece todos los trabajos de la administra-
cion. Y iojalá y el mal estuviera solo en no cion, hace costoso para los pueblos el servicio
haber sacado provecho de ella l Nuestra impre- público, y dificulta todas las mejoras y progre-
vision ha sido tal, que en cada enagenacion sos. Por otra parte, la administracion pública
que hacemos de una parte de los terrenos de se facilita estraordinariamente cuando al ha-
la nacion, ponemos mas en peligro la indepen- cerse la division politica de! territorio de una
dencia y la nacionalidad de México. Y entre- nacion, se ha adoptado por base la homoge-
tanto que nosotros seguimos así obstinados nidad de intereses de todas las poblaciones de
en los errores de nuestros antepasados, la re- que se ha de formar cada seccion, ya sea que
pública vecina, la república que hemos adop- esta seccion se denomine Estado, provincia,
tado por modelo al formar nuestras institucio- departamento. ó que tenga cualquiera otra de-
nes, nos está enseñando con su ejemplo por nominacion.
qué medios tan senci 1I0s y económicos se pue-
de lograr que las tierras públicas, distribuyén- Bajo el gobierno colonial, jamas llegó á ha-
dose entre muchos millares de propietarios, cerse en México una buena division poi ítica
sean al mismo tiempo un raudal de riqueza del vasto territorio que formaba la colonia. La
para el erari o. primera division fué en provincias, pero for-
madas al acaso, y sin haber adoptado por base,
ni la configuracion del país, ni la manera con
que en él estaba distribuida la poblacion. Pos-
División Territorial de la República teriormente se dividió el territorio de la Nueva
España en provincias, gobiernos ó corregimien-
tos, subdivididos estos en partidos ó alcaldías
Uno de los trabajos mas dificiles de que tiene mayores.
L. DE LA RO SA SOBRE LA ADMIN ISTR AC IO N PUBLI CA DE M EX ICO y MEDI O S DE M EJOR ARL A 133

Tiempo es ya de buscar una base sólida en ó por las costas, por el perfil de las serran ías
ó

qu e apoya rse para hacer una buena d ivision ó co rd illeras de que están circundados nu estros
pol ít ica del territorio nacional, una division valles. Habrá sin duda casos escepcionales en
que at ienda y favore zca, hasta donde sea po - que será preciso separarse algo de esta base ;
sib le, los intereses loc ales de cad a poblacion ; pero en lo gene ral nos parece la mas ad aptab le,
per o en la que se sacrifi quen tambien estos la ma s co nfo rme á los verdaderos intereses de
intereses cuando el bien gene ral lo hiciere nuestras mas nume rosas poblaciones , y la mas
necesario. Al hacer defin it ivamente esta di- independ iente de l cap richo y de las veleidades
vision te rr itor ial, será preciso no atender j las de los hombres.
rivalidades mezq uinas, á la, miserab les antipa-
t ías de que están an imad as entre sí , no algu· Cua ndo en un pa ís se ha he cho una divis ion
nas pob lacion es, sin o los partidos po lít icos po i iti ca de su terr itorio , tan ajustada como ha
que en ellas se han fo rmad o , los partido s que sido posible á la division natural del mismo
asp iran solo á dom inar las localidades, mo no- pa ís, resu lta qu e todos los hab itantes de cada
polizando los empleos públ icos y los sueldos y grande seccion, de cada coma rca natural, vi-
grange rí as de esos em pleos. Tomar por base ven bajo un mismo clima, disfrutan de unas
la po blaci on para igualar con respe cto á ella mism as produccio nes naturales, tienen una s
las grande s secciones en que se ha de dividir mism as necesidades , una s mismas costumbres
el país, parece á p rimera vista la mas conve - y un os mismos intereses.
n iente ; per o esta bas e tan recomendada por
Mr. Humbo ldt , es ina dmisible en un pais como Si llegara á adoptarse el principio que hemos
Méxi co , cuya po blac ion está distribuida con propuesto, como base fundamental de una
tan ta desig ua lda d y desproporciono nueva division poi ítica del territorio de la re-
pública, este importantísimo trabajo no podría
Nos pa rece , pues, que la base mas sól ida, la ser preparado sino por un cuerpo científico,
mas estable, la mas inva riable que puede ado p- que reuniese los vastos conoc imientos de esta ·
tarse en esta mater ia, es la de dividir e l te rrito- d íst ica y geo grafía fís ica, que son necesarios
rio en tantas seccion es, á poco mas ó men os, para e l acie rto en materia de tan grave irnpo r-
cua ntas sean las grandes coma rcas qu e la m is- tanci a . Esa co rporac ion no podria ser otra que
ma na turaleza ha formado en nuestro sue lo, y la Sociedad de geografia V estedistice, tan
que está n demarcadas por rios ó profundos acre di tada ya por su s tareas científicas.
barrancos, po r grandes grupos de mo ntañas,
ó
MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTlCOS*

IIdefonso Estrada y Zenea

INTRODUCCION denes y disposiciones que tienden á facilitar


el despacho y á poner en manos aun de los
ménos versados en materia de oficinas, los me-
dios de proveer con inteligencia, equidad y
A toda autoridad conviene tener á la mano en justicia en los asuntos que directa é inmediata-
un solo volúmen no sola la doctrina que co- mente dependen de las facultades de que se
rresponde á su empleo, sino todas aquellas ór- halla investida.

Esta consideracion nos ha movido á escribir


esta obra que, á semejanza del "Manual de Se-
cretarios" que, en otra época, dimos á luz,
acaso pueda prestar algun servicio á los fun-
Documento histórico de enorme relevancia en su época
-fue publicado en 1878 por la Imprenta de I.V. Villada-, cionarios, á quienes tenemos la honra de dedi-
~oy reproducimos mteqrarnen te dos de las tres partes que carla.
Integran el Manual de Gobernadores V Jefes Potiticos de
Ildefonso Est reda y Zenéa, la llltima comprende extractos
de la Constitución de 1857, de las constituciones de las No nos creemos maestros, ni pretendemos
entidades federativas, que aunada a las precedentes, suma
enseñar á los que seguramente pueden darnos
más de las páginas publicadas dentro de los limites de ésta
Revista. N. del D. más de una lección en la materia.
136 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Nuestra tarea, es la del compilador que se que han de proporcionar el desarrollo y el fo-
propone traer á la mano, y por eso hémos ti- mento de todos los ramos que constituyen la
tulado nuestro libro Manual, todo aquello que riqueza del territorio encomendado á su ilus-
precísamente por la misma razón de que es tración, á su honradez y patriotismo.
conocido de los que gobiernan, les complace
tener bajo una cubierta para no mortificarse El nombramiento de Gobernador que, se-
en recorrer muchos volúmenes el dia que ne- gun la ley, ha de ser de eleccion popular, debe
cesiten comprobar la autoridad en que descan- recaer en persona que reuna las condiciones y
sa su doctrina, ó bien que quieran justificar virtudes que se requieren para el desempeño
sus disposiciones. de un cargo que siendo el de mayor categoría
y responsabilidad, presupone en quien le ejer-
En tal concepto, creemos hacerles un servi- ce, la posesion de todas las cualidades que han
cio positivo coleccionando todo cuanto pue- podido determinar á los ciudadanos á conce-
den tener necesidad de consultar, y añadiendo derle sus votos y á otorgarle un nornbrarnien-
de nuestra propia cosecha las observaciones to de tanto honor y consideración.
que nos sujiere nuestra buena intención y el
fin á que encaminamos la obra. Las buenas intenciones y deseos de los pue-
blos se hallan, pues, representadas en sus ele-
Si, desgraciadamente, el libro no llenase sa- gidos; porque indudablemente nadie deposita
tisfactoriamente su objeto, servirá al menos su confianza, sino en quien considera digno de
para que otros, con mayores luces y mejores merecerla.
elementos de los que podemos disponer, se
dediquen á perfeccionar una obra que noso- iJúzguese, pues, cuál ha de ser el descon-
tros no hacemos mas que iniciar. Febrero, tento y la indignación que debe producir en el
1878. ánimo de un pueblo, el que se falsee su voto y
que, por esas evoluciones que aconseja la poi í-
tica de los que para sostenerse en sus altos
puestos necesitan contar con el apoyo de au-
CUALIDADES Y CONDICIONES toridades subalternas, ven colocados al frente
PERSONALES QUE DEBEN TENER de su gobierno y representando sus intereses
LOS GOBERNADORES de toda clase, á hombres que no solamente no
hacen aprecio de aquellos, sino que son capa-
ces de sacrificarlos por complacer á los que á
su vez los sostienen en sus puestos, ó que les
El Gobernador ó Jefe poi ítico de un Estado ó han hecho ofrecimiento de empleos mayores!
territorio, es el centro hácia el cual converjen
todos los intereses de sus gobernados y á la En cambio iqué satisfaccion tan grande pa-
vez el foco de donde parten las disposiciones ra el que se encuentra rigiendo los destinos de
1. ESTR ADA Y Z ENEA MANU AL DE GO BERNADOR ES Y JEFES POLlTlCOS t37

un Esta do por el voto libre de sus conci ud ada - Para hacer mas perceptibles estas cua lida-
nos y que correspon de al favo r y á la honra des, 6 mejor dicho, para poder fijarnos mejor
que éstos le han concedido , pro moviend o to- en ellas, las ind icare mos en cap ítulos apjlrtes,
da reforma úti l y dictando toda medi da que comen zando por aquella que es el eje de to-
tie nda al engrandeci miento y á la prospe ridad da s, y en la que indudablemente descansan las
del puebl o, á cuya felicidad aspi ra y en cuyo demás.
porvenir se inte resa!

IDichoso el pueblo que tiene al frente de Educaci6n


su gobierno á su e legido, y mas dichoso el que
t ierie la satisfa cci ón de haber obten ido los vo-
tos de sus co nc iudadanos pa ra goberna rles! Como la educacion es la que forma ó rejenera
el hombre, bajo las tres fases en que hay que
De esta mútua correspo nde ncia de est ima- conside rarla para obtener la perfectibilidad
cio n, de ap recio y de gratitud, es de don de ún- humana , hasta donde es pos ible alcanzarla,
nicamente pueden nacer la paz, la prosper i- conform e se haya atendido al cultivo de la
dad , el engrandec imiento y la fel icidad de ca- cond icion tisics, moral é intelectual del indivl -
da Estado, que es lo que const ituye la paz y la duo, as í será el mayor 6 menor grado de des-
felicidad de la nac i ón. Atenta, pues, con tra los arrollo y de perfeccion que ellas hayan adqui-
mas caros intereses del pa ís, to do el que in- rido . Indudablemente aquel que mejor educa-
mizcu án dose e n las elecciones de los Estad os, cio n haya recibido, mayores cual idades habrá
falsea el voto de ésto s y pone al frente de su alcanz ado , y ellas, colocándole desde luego en
Gobie rno á los que , prec ísamente por acep ta r la esfera superior que la educacion coloca al
estos nombrami ent os subrepticios, de mues- hombre y que es lo que principalmente esta-
tra n carecer de to das las cualidades qu e hacen blece desemejanzas en la especie humana, po -
digno y aprecia ble un Gobernador. drán servirnos de gu ía para salvar los escollos
que se presentan en el revuelto mar de las amo
Convin ien do, pues, en que cada Estado de - biciones, en que cada cual procura satisfacer
be ser el árbi tro de su propio desti no y que sus d eseos, aun á costa de la fe licidad y el bie-
sob re él ún icamente debe recae r la responsabi- nestar de sus compatriotas.
lidad de su elecc ion, pa ra que esta sea la mejor
posible y á fin de que proceda en ella con el En el órden iisico, la gallarda persona, las
mayor acierto , no guiándole otro no rte q ue el buenas maneras, el rostro afable, la voz du lce
de las virtu des que concurren en su ca ndidato, y pe rsuasiva, son prendas naturales que previ -
séame lícito indica r las cualidades de todo gé- niendo favorablemente al pueblo respecto al
nero que debe n adorna r al ciuda dan o en quien magistrado, le conquistan desde luego las sim-
el pue blo fije su atenc ion para encomen da rle patías de los que, para serie adictos, solo es-
la direccion de la nave de l Estado. peran que las demas cualidades correspondan
138 REVISTA DE ADMINI5TRACION PUBLICA

á las que tan favorablemente se han anticipa- nasterio de Pampliega, en donde murió el
do á prevenir la opinion, de un modo lisonjero. año de 687 .

En todas épocas los gefes, es decir, los que Si nuestras costumbres republicanas recha -
han ejercido algun mando ó autoridad han zan el esplendor y el fausto conque en las
cuidado de vestir trajes hermosos que realzan - monarqu ¡as se reviste al príncipe, téngase,
do la figura, imprimiesen cierto aire de gran- sin embargo, presente, que la democracia no
deza al soberano, porque esto indudablemente está reñida con el bien parecer y que la senci-
les atra ía el respeto y la consideracion de sus lIéz de las costumbres, como muchos se pero
súbditos. suaden, no consiste solo en llevar un traje
modesto, que á veces toca los límites do lo
No reconocen otro origen las grandes cabe- mezquino ó lo rid ículo. pues si bajo ese frac
lleras que en lo antiguo usaban los reyes y se oculta un corazon en que alientan las mis-
muy particularmente los gallos, quienes cuida- mas ó peores pasiones que las de los reyes,
ban y conservaban sus cabellos como una se- t~o lo demócrata no estará sino en el traje,
ñal de honor y de distincion . mientras que aristocráticamente todos los vi-
cios nos harán comprender que es una farsa
Entre los francos solo era permitido á los la que se representa.
príncipes de la familia real, el llevar los cabe .
1I0s largos y flotando sobre la espalda; y algu- Deseamos, pues, que aparte de las eondi-
nos autores. añaden que se conocia por la ciones varoniles que la educacion físic-a pro .
cabellera, los diferentes grados de nob leza de porciona á los que han tenido la fortuna de
cada uno . Cortar los cabellos á un príncipe ó á seguir los preceptos en que aquella descansa
cualquier franco, era no solo degradarlo y se- el alejami ento así de toda rid ícula afem ina:
pararlo de su familia, sino tambien excluirlo cion, como de toda extravagancia en el ves."
de la nacion ó de la clase de ciudadano, pues tir , perm ita siempre á la autoridad presen -
solo los esclavos llevaban la cabeza raída . tarse de la manera digna y decorosa que co-
rresponde á su rango y que esto sea de modo
Parte de estos usos parece que no fueron ta l, que no llame la atencion hácia su persa-
exclusivos de Ios francos, pues en España ve· n~, po.r cualquiara de los extremos á que pu-
mos que el cortar el cabello á un príncipe le diera Inclinarse. pues, como dejamos dicho
inhabilitaba para reinar . Por esta razon en la cualquiera de los dos podrá per judicarlo. '
historia de aquel reino se cuenta que Ervigio,
al intentar derribar del trono á Wamba. le
dió una bebida soporífera que le privó del Moralidad
sentido por algun tiempo, durante el cual le
hizo cortar el cabello, y que al volver en sí,
Siendo notorias las buenas costumbres del
Wamba renunció la corona y se retiró al rno- ciuda dano , en qui en la atención del pueblo
!. ESTRADA Y ZENEt, MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 139

se fija para concederle sus votos, no puede ne la necesidad de intervenir en todos los
dudarse que tambien cumplirá con los de- asuntos que propenden á la ilustracion y á la
beres que le imponga el cargo para cuyo des- cultura del pueblo, debe ser tan esmerada co-
empeño se le llama y que en él tendrá oca- mo se requiere, para que jamás llegue á po-
sion de demostrar la generosidad de sus sen- nerse en rir! ículo manifestando una absoluta
timientos, la pureza de sus intenciones, la ignorancia en materia de ciencias, literatura
lealtad de sus afectos, la grandeza de su alma y bellas artes. Si bien es cierto que no se ne-
y todas cuantas bellas cualidades constituyen cesita que un Gobernador sea ni sabio, ni
el digno magistrado que depura su moral y la artista, ni poeta, debe por lo menos tener
nobleza de su corazon en el crisol de su em- conocimientos generales en todos los ramos
pleo. del saber humano para que pueda apreciarlos
cual corresponde y alentar y premiar á los
Tal es como debe considerarse esa ocasion que á ellos se dedican y que demuestran ma-
que se presenta á unos para elevarse ante el yor aprovechamiento é instruccion.
aprecio y la consideracion pública, que con-
quistan por su modestia y la bondad de sus
acciones y á otros para hundirse arrastrando Hablando el ilustrado D. Mariano Alanzo,
tras sí el ódio, el desprecio y la mala volun- de los conocimientos que debe tener un Jefe
tad de todos los que vieron heridos por su al- poi ítico; decia: "ha de saber la historia del
tivéz, por su orgullo, por su ignorancia, por país que manda; sus conocimientos en las
sus malas pasiones, que se desarrollaron ciencias naturales deben ser latos; las mate-
cuando encontraron modo de tomar el satá- máticas han de serie familiares; debe conocer
nico impulso que siempre ambicionaron ... la práctica en la delineacion y formacion de
Hé aqu í por qué se ha dicho siempre y con planos y cróquis; yen la historia de las socie-
razon: 'para conocer un ruin, darle un car- dades económicas, en las de las municipalida-
go." Que vosotros, ioh elegidos del pueblo! des y en las condiciones de estos cuerpos
por contrario imperio, como dicen los abo- debe estar ilustrado; en la maquinaria, con-
gados, tengais la ocasion de demostrar las viénenle estudios, y en la agricultura, le son
virtudes que os adornan, al desempeñar el útiles extensos conocimientos, así como en
empleo para que fuisteis elegidos por el voto el comercio y la mineralogía. Ha de tener del
de vuestros conciudadanos. mismo modo instrucción en la historia y en
la física, y sobre todo, en el corazon huma-
no: porque las autoridades encargadas de
Instruccion morijerar los pueblos y guiarlos á la prosperi-
dad, mal pudieran hacerlo sin este auxilio,
sin esta palanca, porque manda y domina
La educación intelectual de aquel que por el ciertamente las voluntades, guiándola insen-
distinguido y elevado puesto que ocupa, tie- siblemente por el camino de las reformas."
140 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Despues de este programa de materias de Un hombre, ó mejor dicho, un juez que


que el Sr. Alanzo manifiesta que un Jefe po- no cumple con sus obligaciones y que falta á
Iitico debe estar en posesion y con el cual se su palabra, que es lo que hace el que carece
completa el cuadro de conocimientos que de honradez, no puede ser sino constante
nos dán el tipo del hombre educado bajo las motivo de quejas y de murmuraciones entre
fases que comprende su triple naturaleza, sus gobernados, los cuales, persuadidos de
continuaremos detallando cada una de las que la autoridad, es venal, caprichosa é in-
cualidades que deben adornarle, á fin de rna- consecuente, no solo no han de respetarla, si-
nifestar las conveniencias y ventajas que se no que no pudiendo tener confianza en sus
desprenden de cada una de ellas. fallos ó decisiones, se ven privados del apoyo
que el ciudadano encuentra en la ley cuando
es regido por una autoridad digna y honrada.

Honradez Véase, pues, cuán indispensable es la hon-


radez en todo magistrado y cómo debe ser
esta la primera cualidad en que deben fijar su
De todos los conceptos ó títulos que enalte- atencion los ciudadanos, á fin de que no dén
cen al hombre, ninguno como el de honrado sus votos sino al que teniendo justificado el
puede recomendarlo para el desempeño de concepto de que se trata, les ofrezca las ga-
un cargo en que no solo por la circunstancia rantías necesarias para e! gobierno, puesto
del manejo de fondos públicos que á veces le que siempre ha de obrar conforme á sus obli-
concierne, sino por la seguridad de que el di- gaciones y que habrá de cumplir su palabra
nero no ha de estimularlo ni corromperlo, se en todo.
necesita que acompañe á aquel en quien la
mas lijera duda sobre un particular de tanta
trascendencia, seria bastante para nulificarlo. Afabilidad

La honradez, que segun la definicion del


diccionario de la lengua castellana, es "aquel Es la afabilidad, aquella natural expresión de
género de pundonor que obliga al hombre de suavidad y de dulzura que hace agradable y
bien á obrar siempre conforme á sus obliga- desear el trato de los que se hallan en pose-
ciones y á cumplir su palabra en todo," es sion de esta cualidad estimable del carácter.
cualidad tan necesaria en el que ha de ejercer
un cargo público, que, como se deduce de la Como quiera que á toda autoridad, á la
definicion que hemos citado, sin ella, un ma- vez que le importa alcanzar el respeto de sus
gistrado seria una verdadera calamidad y el subordinados, no ménos [e interesa obtener
mayor enemigo del pueblo y de las institu- su cariño, es bien que sepan que el medio
ciones. más seguro de alcanzarle no es otro que el de
1. ESTFlAOA y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLITICOS 141

mostrarse afable con las personas, cualquiera las autoridades, en aquellas demostraciones
que sea su clase y condicion, que tengan la de franqueza encontraban un verdadero mo-
necesidad de acercarse á ellas. tivo de mortificacion y sufrimiento. Bien se
ha dicho siempre, que todo extremo es vicio-
Un semblante adusto, la voz severa, un so y que en un justo medio consiste la virtud.
lenguaje de monosílabos y el alejamiento de
toda manifestacion de urbanidad y de corte-
san ía, en que muchos hacen descansar la ma- Audiencias
jestad de su empleo, no sirven sino para
enajenarles el cariño hasta de aquellos que
fueron sus más íntimos amigos ántes de que Hé aqu í que queremos tratar este asunto en
ocupasen el puesto que, inflando su vanidad, capítulo aparte, precisamente para demos-
les hizo alzarse en alas de su orgullo para flo- trar toda la importancia que le concedemos
tar sobre los espacios de su arrogancia y de y que realmente tiene respecto á las autori-
su necedad, dades.

El carácter de la autoridad se refleja en el Si, como dijimos al principiar nuestra


semblante de sus subordinados. Cuando la obra, el Gobernador (ó Jefe poi ítico) es el
autoridad es grosera, áspera, incivil y despó- centro hácia el cual converjen todos los inte-
tica, el semblante de los que tienen que estar reses de los ciudadanos, y éstos no encuen-
en contacto con ella se manifiesta adusto, tí- tran sino muy de' tarde en tarde, ó acaso
mido, receloso y encubierto, y el pueblo nunca, la ocasion de acercarse al que gobier-
todo llega á tomar en su presencia una expre- na y de exponerle de viva voz sus pretensio-
sion de descontento y malestar que desde nes, sus proyectos en beneficio del pa ís, ó
luego revela los pocos ó ningunos vínculos sus reclamaciones y sus quejas, es evidente
de afecto que existen entre el que manda y que la autoridad no existe para ellos sino pa-
los que obedecen. ra lo adverso y nunca para lo favorable.

No pretendemos ciertamente que las auto- Muchas veces los que gobiernan han cre í-
ridades desciendan,como hemos visto á algu- do que esquivando su presencia, que rehu-
nas que torpemente han creído que de este yendo el trato, que negando el oído, no solo
modo alcanzaban popularidad, á mezclarse se hacian más respetables y eran considera-
á todas horas en las reuniones y fiestas del dos mas dignos y mas graves, sino que de
pueblo, tuteando y tomando del brazo aun á este modo evitaban compromisos y mortifi-
aquellos ciudadanos que acaso veían por la caciones, sin fijarse en ,que todos los empleos
primera vez y que, por la humildad de su ofi- y dignidades tienen obligaciones que llenar,
cio, por la pobreza de su traje y por la natu- y que así como hasta los obispos tienen la de
ral timidéz del que jamás se 'ha acercado á echar contínuamente bendiciones, por más
142 REV ISTA DE ADMIN ISTRACION PUBLICA

que de flojera 6 por cansancio la mano se que se gobierna, es volver la espalda á la so-
niegue á este constante ejercicio ; así los que ciedad que habla, y el Gobernador (6 Jefe
gobiernan tienen que oír la voz de sus gober - poi itlco) no debe olvidar que los pueblos son
nados, por más que el lenguaje torpe, vaci- parecidos á los rios caudalosos, mansos en la
lante, incorrecto 6 tímido del que desconoce superficie, aparentemente serenos en su co-
el trato y las formas palaciegas, atormente á rriente, pero vigorosos en el fondo , y con
los que están obligados á escuchar las mani- cu ya marcha impetuosa fácilmente arrancan
festaciones del pueblo. cuanto se les opone.

El empleo del que gobierna, aunque hono- Pero todavía peor que negar las audiencias
rífico, se paga, y todo el que recibe paga por 6 escasearlas es el hecho de concederlas á
ejecutar un acto cualquiera, tiene la obliga- unos y de negarlas á otros, haciendo ostensi-
cion de desempeñarle, aunque le imponga bles preferencias irritantes y privilegios odio-
mortificaciones y sacrificios; y esto es tanto sos que no deben existir, porque son irnpro-
más cierto, cuanto que , si en su mano está pios de una República y de un Gobierno
renunciarle y no lo hace, no puede honrada- democrático.
mente prescindir de sus obligaciones.
Muchas veces hemos visto en la antesala
Entre éstas, la primera de toda autoridad de una autoridad una multitud de personas
es la de recibir á todo el que tiene necesi- que tenian la necesidad urgente de hablarle
dad de acercarse á ella para tratar de cual- sobre negocios de vital interés. Algunas de
quier asunto. ' '' EI que busca á la autoridad, esas personas que por razon de sus ocupa-
dice un célebre escritor, para quejarse de un ciones no pueden perder el tiempo en antesa-
daño que sufre, y pide justicia" de~anda las inútiles, habian solicitado préviamente la
dos cosas á un tiempo, Y son: soatencie y re-
audiencia y estaban all í citadas por la misma
paracion. Si la autoridad le escucha atenta-
autoridad, esperando que se les llamase .
mente; si se penetra de la razon que asiste al
administrado, y si pronto dá sus 6rdenes pa-
Despues de dos ó tres horas de haber esta -
ra corregir el mal denunciado, es tal conduc-
do esperando y de haberse pasado aquella
ta la mejor perorata, la sonrisa más agradable
para la cual se les habia citado, han tenido
que puede mostrarse al pretendiente."
que retirarse sin haber podido manifestar su
necesidad.
Mas adelante dice el mismo autor :
Es un precepto constitucional (art . 8, frac .
"No conceder audiencia es un principio de 2.) que á toda peticion debe recaer un acuer-
tiranía' no conceder audiencia es un signo de do escrito de la autoridad á quien se haya
ridfcula presuncion; escasear las audiencias dirigido, y ésta tiene oblioecion de hacer co -
es mostrarse indiferente á la voz del pueblo nocer el resultado al peticionario.
1. ESTR AD A Y ZE NEA M AN UAL D E GOPERN AOOR ES y JEFES PO Ll Tl COS 143

Algunas autoridades no so lo descui dan el tr imo nio de todo ho mbre bien ed ucado, y
cumplimiento de este precepto, sino qu e, que en consecu en cia, t ienen que ser tambien
despues de una multitud de citas que suel en del dominio de los que gob iernan, alejen de
dar al pretendiente, le man ifiestan qu e el los pretendientes la cortedad y el tem or que
ocurso se ha extraviado y que tiene que naturalmente inspira la presencia de un ma-
reponerlo, sin considerar que este hecho de s- gistrado á los que no tienen la costumbre de
co nce pt úa la administracion , pu es por lo mé - estar en ella .
no s man ifiesta el desorden qu e hay en ella y
el po co aprecio que se hace de los intereses Por mas qu e indigne y mortifique el hecho
de los ci udadanos, quienes muchas veces sue- de que se le niegue aud iencia, al que de ella
len acompañar á sus oc ursos, para just ificar t ien e nec esidad par a exponer sus qu ejas ó sus
sus méritos, documentos de suma importan- pretension es, es mil veces preferible no ver á
cia pa ra ellos. la autoridad, á que ésta rec iba con t ono y
ademanes descompuestos á los que, en este
No queremos entrar en más pormenores ni caso , consideran un a verd adera desgracia te -
descende r á las consideraciones á q ue esta ner q ue habl arle y que procuran siempre evi-
co nd uc ta se presta; queremos únicamen te tar esta oc asi ón, de miedo de verse tratados
qu e las auto rida des se penetren de la conve- de una manera ind igna y grosera .
nienci a q ue resulta de conocer- las necesida -
des del pu eblo, oy éndolas de boca del pue- Jam ás deben las autoridades, q ue son de
blo m ismo, y qu e jamás permitan, - á fin de nom bramiento ó elecc ion popular , olvidarse
qu e aqu el no presuma que las palabras liber- de q ue tal vez al vo to del mas infeliz de los
tad é igualdad son quimeras, y qu e por más ciudadanos deben el puesto que ocupan, y
qu e esta sea una Repúbl ica democrática, se que en consecuencia, ya que no otro gén ero
conservan en ella pr ivilegios y d ist incio nes de co nside rac iones, la gratitud deb e o bligar-
qu e nu estra Constituci ón no consien te , - q ue las á tr at ar á cada uno de los ci udada nos
las pu ertas de la autoridad para unos esté n com o si á él part icu larment e deb iesen el t ít u-
co nst anteme nte abiertas y para otros siem- lo con qu e se ho nran y de q ue acaso se enva-
pre cerredss. necen .

Por otra parte, las buenas man eras y los


Maneras finos modales, que son los testimoni os pr i-
meros que recibimos de la buena educación
de un a pe rso na , no solo sirven para at raer-
Conv iniendo en qu e la autoridad debe recibir no s la consideracion y el respeto de los qu e
á sus 'go bern ados, siempre que éstos ten gan nos tratan , sino que á la vez honran a l pa ís,
la necesidad de hablarle , es indispensable que en cuyas autor idades concu rren esas pre ndas
las man eras afa bles y corteses, que son el pa- est imables.
144 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Esfuércense, pues, las autoridades en reci- Para seguir el plan que nos hemos propues-
bir con afabilidad, con atencion y cortesanía to en esta obra, las iremos indicando separa-
á todos los que á su despacho concurren y damente, lo cual servirá para que con mayor
con particularidad á los extrangeros, quienes facilidad pueda encontrarse en el capítulo
segun la manera con que son tratados por las respectivo, cualquiera idea ó doctrina de las
autoridades de un pa ís, así es la buena ó ma- que en él hayamos consignado.
la opinión que de él se forman y las noticias
que trasmiten luego al suyo, siendo así como
se va formando el concepto de las naciones, Instruccion Pública
al cual, antes que el pueblo mismo, contri-
buyen sus gobernantes que son los primeros
con quienes generalmente se ponen en con- Esta verdad, sobre la cual no hay discusion
tacto los extranjeros. posible, entraña desde luego la necesidad de
dar á la instrucción pública la conveniente
No insistiremos mas sobre este punto; por- direccion, pues de ella exclusivamente de-
que materias hay que basta simplemente penden los resultados que el pa ís debe pro-
indicarlas para comprender su conveniencia; meterse sobre una particular que tan directa-
y quien á la simple indicación no las acepta, mente influye en su destino.
en vano será que para persuadirlo, se escriba
un volúmen entero. Un ilustradísimo escritor decía. y nosotros
participamos enteramente de su opinión,
"que toda nacion "se compone de tres pue-
blos dentro de uno mismo, y "son: el pueblo
PRINCIPALES ATENCIONES niño, cuyas primeras afecciones se llevan "en
DE LA AUTORIDAD la carrera de la vida; el pueblo joven, cuyas
virtudes "ó vicios es preciso sostener en el
primer caso y "corregir en el segundo; y el
pueblo viejo, á cuyas "máximas se han debi-
Despues que hemos reseñado las cualidades y do las buenas y las malas costumbres "de
condiciones que recomiendan á un Goberna- grave influencia en el porvenir."
dor ó Jefe poi ítico, creemos conveniente
hacer algunas indicaciones á propósito de Bajo tal concepto, las escuelas de párvu-
aquellos ramos de la administracion pública los, las escuelas de adultos, los hospicios de
en que estas autoridades deben fijar prefe- pobres y las casas de beneficiencia, así como
rentemente su atencion, pues que son el las academias de bellas artes, los talleres, los
barómetro por donde puede juzgarse así de liceos y el teatro, demandan de parte de las
la cultura del Estado, como del interés y autoridades, una constante inspiracion que,
de la ilustracion de sus gobernantes. unida á la intellqenciav al celo por el bien
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POL!TtC05 '45

público, que en ellas es de suponerse, pro- cesidad que se hace sentir con tanta fuerza
duzca los benéficos resultados que debemos que por mas rutinarios que sean los que di-
prometernos de las constantes reformas que recta é inmediatamente intervienen en su
en esos establecimientos deben introducirse destino, no pueden resistir al poderoso
hasta que llenen satisfactoriamente su obje- empuje de las reformas y vemos que éstas,
to, respondiendo á las necesidades de la épo- aunque de cierta manera vergonzosa y clan-
ca, y colocándose á la altura de los adelantos destina, van penetrando en los establecimien-
que la ciencia ha alcanzado en nuestros dias. tos de educacion, donde la enseñanza objeti-
va y los estudios enciclopédicos, levantarán
La escuela primaria, esa, esa es la que de- la juventud, trasformándola de un todo y po-
manda una completa dedicacion de parte de niéndola en posesion de un interesante cau-
las autoridades, á fin de desterrar de ellas las dal de conocimientos, acaso en la cuarta
rutinas y de procurarle todos los elementos parte del tiempo que antes necesitaba para
que la ciencia pedagógica ha producido, así adquirir las que eran simplemente nociones
para despojarla de la aridéz que acompaña á elementales.
los primeros principios, como para que los
niños, ,á la vez que cultivan su inteligencia y Dedúcese, pues, de lo dicho, que debiendo
desarrollan sus facultades, conserven en todo correr parejas el desarrollo físico con el inte-
su vigor la salud, la robustéz del cuerpo y la lectual, la gimnástica tiene que ser una de las
alegría del alma, á cuyo precio era como has- primeras necesidades de la moderna educa-
ta ahora alcanzaban la fraseología que enco- ción, y que los Kindergarten (Jardines-Escue-
mendaban á la memoria, sin que nada de lo las) son los que tienen que responder á esta
mismo que decian se fijase en su inteligencia. exigencia, determinando á los que en su
mano tienen el mejorar la educación, á esta-
Otro es el sistema de educacion que se si- blecer cuanto antes estos planteles en que los
gue actual mente en aquellos pa íses que, co- niños aprenden jugando, y en donde sin ator-
mo la sábia Alemania, se fijan en todo lo que mentar el espíritu, la inteligencia ni el cuer-
conviene al bienestar y á la felicidad de los po, adquieren los tres el desarrollo que co-
pueblos y que procuran que, desde los pri- rresponde á cada uno.
meros años de su vida, el hombre adquiera
todos los elementos que pueden contribuir á Sobre la enseñanza objetiva, sistema racio-
la perfectibilidad de las tres naturalezas que nal de educación. cuya importancia todo el
en él concurren y que deben marchar un íso- mundo comprende, harto hemos dicho en el
nas á fin de conservar el equilibrio que tiene Manual de profesores, que sirve de Gura á las
que existir entre las tres. Cajas enciclopédicas, que para él hemos com-
puesto, y nada tenemos que anotar en esta
Que la instruccion primaria demanda en- obra porque seria ofensivo á la ilustracion de
tre nosotros una reforma radical es una ne- los Gobernadores y Jefes poi íticos, tratar de
146 REVISTA DE ADMINI5TAACION PUBLICA

manifestarles la conveniencia de un hecho ser correspondido por aquella, vistiéndose de


que está al alcance aun de los ménos versa- gala y ostentando al pecho las medallas y
dos en materias pedagógicas. condecoraciones que por su inteligencia y su
valor habia conquistado en los campos de ba-
Respecto á la gimnástica, el hecho de que talla, se presentó en la casa del banquero y le
el Gobierno tiene establecida esta clase en pidió la mano de su hija.
todos sus establecimientos, prueba lo conven-
cido que se halla de su utilidad, solo que ni Luego que aquel se enteró de su preten-
la enseñanza objetive ni la gimnástica, cuen- sion, le dijo: Muy bien, caballero, pero deseo
tan en ningun establecimiento con los me- saber qué oficio tiene vd.
dios suficientes para que una y otra den los
resultados á que debemos aspirar, y que to- iCómo oficio! le contestó un tanto amos-
davía el primer Kindergarten en donde una y tazado el Coronel, zpues no le dice á vd. mi
otra tienen que encontrar su asiento, está traje, cuál es mi empleo?
por establecerse.
Si, señor, respondió el banquero;compren-
L1énese de gloria aquella autoridad que do por su uniforme que es vd. coronel, y un
primero dé vida á ese instituto benéfico de valiente además, segun lo manifiestan las
donde ha de partir la reforma radical que de- condecoraciones que adornan su pecho; pero
manda la eseuela primaria, y nosotros la no le preguntaba yo á vd. de su empleo, sino
aplaudiremos con toda el alma por los bene- del oficio, con el cual, el dia que no sea vd.
ficios inmensos que con ello proporcionará á coronel, podrá mantener á mi hija y á los sé-
la juventud. res que resulten de su matrimonio, por cuya
razon he resuelto que ésta no se case sino
con quien tenga un oficio.
Talleres de Artes y Oficios
Piensa vd. bien, dijo el coronel, y como yo
no tengo ninguno, me retiro, pidiendo á vd.
El conocimiento de un arte ú oficio, es tan perdon por haberle importunado. El banque-
necesario, y de esta verdad se hallan tan pe- ro saludó cortesmente al militar y éste salió
netradas algunas personas que, en justifica- precipitadamente con .a resolucion que hubo
cion de esto, no puedo dejar de copiar aqu í de inspirarle su amor por la que era objeto
una anecdota que leí hace tiempo en un pe- único de sus pensamientos.
riódico extranjero.
Al tropezar con la primera ebanistería que
El Coronel de un regi miento se enamoró encontró al paso, penetró en ella, y dirijién-
ciegamente de la hija de un banquero de dose al maestro, le dijo: ¿En cuánto tiempo
Londres. Una vez que tuvo la seguridad de me enseña vd. su oficio? El maestro, un tan-
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTlCOS 147

to sorprendido de la pregunta, dijo: Esto de- Así como la enseñanza primaria se ha de-
pende, señor, del tiempo que emplée vd. en clarado obligatoria en la mayor parte de los
él y de su aplicacion y constancia. Pues pue- Estados de la República, del mismo modo
do emplear cuatro horas diarias y comenzar debe declararse el aprendizaje de un oficio
desde el momento. que tanto corno aquella, y quién sabe si aca-
so mas, puede contribuir á la felicidad de la
Pues así, mucho puede adelantarse. Con- juventud.
venido, dijo el coronel, y prévio el ajuste de
la enseñanza, se quitó el uniforme y se puso A parte de que no todos los hombres na-
á trabajar.
cen para el estudio de las ciencias, muchos
A los tres meses de puntual asistencia al hay que tienen disposiciones favorables, para
taller, el coronel pudo escribir al banquero la el aprendizaje de los oficios que constituyen
siguiente carta: Muy señor mio: El coronel las artes mecánicas, y es la vanidad y el orgu-
H., ebanista, tiene la honra de remitir á vd. llo de los padres, unidos á la poca proteccion
esa cuna, obra de sus manos, que dedica al que los gobiernos dispensan á los artesanos,
primer fruto de su amor, si vd. se digna con- que todos aspiran á que sus hijos emprendan
cederle la mano de su hija, que respetuosa- estudios y á convertir en malos médicos, pé-
mente solicita. simos abogados, legistas embrollones ó ern-
pleados ineptos, á los que pudieran ser inteli·
El banquero contestó de este modo al co- gentes artesanos y hombre útiles, que habrian
ronel, encantado de aquel rasgo: Muy señor de contribuir al engrandecimiento de la pa-
mío: tengo el mayor gusto en conceder á vd. tria y á su buen nombre, evitándole la necesi-
la mano de mi hija, pues veo que es vd. un dad de acudir al extranjero para el desernpe-
buen ebanista; ni á ella ni á sus hijos habrá ño de obras que podrian salir mejor y mas
de faltarles nunca el pan, porque tiene por baratas, habiendo quien las hiciese en el país.
esposo un hombre honrado que ademas de
ser coronel, es poseedor de un oficio con el Cumple, pues, á los Gobernadores, el que
que en todo tiempo podrá atender á las nece- alienten y protejan las artes, estimulando la
sidades de la familia. juventud al aprendizaje de los diversos ofl-
cios y prometiendo premios y recompensas
Inútiles son los comentarios que se des- á los que mas sobresalgan en ellos.
prenden de la anécdota anterior. Ella nos di-
ce toda la importancia que tiene el saber un Para esto proponemos un plan, que la
oficio, y cuánto más vale éste que los brillan- práctica nos ha demostrado ser el mejor,
tes empleos que á la mejor ocasion se pier- oponiéndonos desde luego á la existencia de
den haciendo la escaséz y la miseria mucho las Escuelas de Artes V oficios, así de horn-
mas insoportable para los que no estaban bres como de mujeres, porque, ademas del
acostumbrados á sufrirla. inmenso gasto que ocasionan al Gobierno, son
148 REVISTA OE AOMINISTRACION PUBLICA

verdaderamente inútiles, pues no sirven más El plan que nosotros proponemos para el
que para alimentar la vanidad nacional, que á aprendizaje de las artes y oficios, es: que el
impulsos del espiritu de imitación establece Gobierno pague por la enseñanza de los que
todo lo que sabe que en otros lugares existe, quieren dedicarse á ellos, celebrando un con-
sin atender que á veces lo que en una parte trato con los maestros respectivos, á fin de
es útil, en otra es perjudicial y que cada pue- que los aprendices concurran á los talleres de
blo, segun su índole y sus costumbres, acep- aquellos, bastándoles el nombramiento de un
ta ó rehusa las instituciones extranjeras. inspector que de ordinario los visite y ante el
cual se presenten los aprendices en revista se-
Treinta V dos mil pesos! cuesta al año, manal, para examinarlos y enterarse del trato
(segun se ve en el presupuesto.) el sosteni- que reciben y de las quejas que tengan que
miento de la Escuela Nacional de artes y oti- exponer.
cios para varones, que existe en esta Capital,
y si fueran á contarse los centenares de miles El corto número de jóvenes que asiste á la
de pesos que en ella se han gastado, desde su escuela de artes nos dice la facilidad que pue-
creacion has.ta el dia, comparándolos con el de tener el Gobierno para colocar en los di-
número de artesanos que ha dado al país, ve- versos talleres de la ciudad y bajo la respon-
ríamos la enorme suma que han costado al sabilidad de los maestros mas acreditados,
Gobierno los que ella ha producido si es que esos jóvenes que nunca, por mas que digan,
produjo alguno. podrán salir de la Escuela de artes, mas ins-
truidos, ni en menos tiempo que si de su
Si el refran nos enseña que: enseñanza se encargase un Pedro Mendoza,
un Pinzon, un Suarez, un Herrera, un Arro-
"Para los toros de Atenco yo, etc., carpinteros, herreros, pintores, sas-
Los caballos de allá mesrno," tres, etc., que en sus propios hijos han justifi-
cado que no hay necesidad de ir á la Escuela
tambien podemos asegurar de Artes, y aun al contrario, para adquirir
con perfeccion el conocimiento de un oficio.
"Que nadie un oficio enseña
Como aquel que lo profesa."
En muchos países aquel es el sistema que
y como por otra parte, cada arte tiene su se sigue. El Gobierno, con la intervencion de
existencia particular, su tecnicismo, sus cos- los padres ó tutores, celebra un contrato con
tumbres, y éstas son las que positivamente los maestros del oficio que desean aprender
constituyen al maestro; all í se aprenderá me- los jóvenes, y ni siquiera tiene que abonarles
jor un oficio donde todo á él se refiera y nada, dándose los maestros por recompensa-
donde nada permite al aprendiz divagarse de dos con el trabajo que hace el aprendíz,
su enseñanza. mientras lo tiene en su poder.
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLITICOS 149

El Subdelegado del Gobierno y nosotros, rresponde á la Escuela de Bellas artes, que


tuvimos la honra de desempeñar este empleo afortunadamente nada deja que desear; quere-
en la Isla de Cuba, es el que interviene en es- mos ver roperos, mesas, consolas, balcones.
tos contratos siendo la autoridad encargada Queremos ver sombreros, zapatos, monturas;
de hacerlos cumplir y de dirimir las cuestio- queremos ver, por último, obras de tapicería,
nes que pueden suscitarse entre los aprendi- de herrería, de latonería; todo aquello en fin,
ces y los maestros ó con los padres de aque- que es el producto de las artes mecánicas para
llos. que fueron establecidas esas escuelas.

A los dos años, el aprendíz es examinado El actual Director de la Escuela de Artes y


para recibir el título de oficial, y á los cuatro Oficios ha tenido la idea de establecer una im-
el de maestro. prenta, una litografía y hasta la de crear un
periódico, redactado por los alumnos, al cual
En el primer año, el maestro tiene que ma- acompañasen patrones y modelos para la
nifestar si el aprendíz es ó no apto para el construccion de toda clase de muebles; bellas
aprendizaje del oficio; si lo declara apto está utopías que demuestran las buenas intencio-
obligado á presentarlo al segundo de oficial, nes, las ilustradas ideas y el patriotismo de
siendo de su obligacion pagarle el jornal de aquel celoso funcionario, pero al cabo utopías,
tal; si al examinarse no lo encontraron los exa- que no sirven sino para justificar lo que deci-
minadores acreedor al título, hasta que lo sea. mos: que la Escuela de Artes y Oficios no está
á la altura de su mision, y que planteando
Para la instruccion primaria de estos jóve- aquellas reformas, aun estaria mas distante.
nes aprendices, el Gobierno tiene establecidas
las Escuelas nocturnas á que concurren con Como al esternar nuestras opiniones sobre
toda puntualidad, estando los maestros obliga- cualquiera de los particulares que comprende
dos á presentar al Inspector la lista de asisten- nuestra obra, no querríamos que se presumie-
cia. se que nos guiaba un espíritu apasionado, ó
que algun interés mezquino nos estimulaba á
Anualmente se celebra una Exposicion pú- la censura de lo que real y positivamente no
blica en que los aprendices exhiben sos traba- podria pasar sin ella, nos place siempre ver
jos siendo verdaderamente primorosas las confirmadas nuestras ideas y por eso traere-
obras que all í se presentan. mos siempre en nuestro apoyo los escritos de
otros para que mejor se comprenda la i rnpar-
zSucede esto con nuestras escuelas de artes cialidad de los nuestros.
y oficios? Si suprimimos las macetas y otros
artefactos menos dignos, (tendrán los alum- Así al tratar de la Escuela de Artes y Ofi-
nos alguna otra cosa que exhibir? No se nos cios, que siempre hemos considerado inútil,
hable de dibujos y pinturas, porque esto co- no podemos prescindir de copiar lo que acerca
150 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

de estos establecimientos dice en el "Monitor Como es probable que hasta hoy no se ha-
Republicano" del dia 27 de Marzo del corrien- yan puesto medios propios para conseguirlo,
te año, el ilustrado escritor Sr. D. Juan P. de sin que parezca una inculpacion al Gobierno
los Rios. Hélo aquí: actual que no ha tenido todavía el tiempo
suficiente para desarrollar su programa admi-
nistrativo, nos permitimos volver á indicarle la
"A propósito de enseñanza:
necesidad de ocuparse desde luego de atender
preferentemente á la formacion de una buena
Revisando la prensa extranjera hemos en-
estad ística como el mejor fundamento de la
contrado en El Deber, periódico que como
administracion.-J. P. de los Rios."
otra vez hemos dicho, se publica en Valparai-
so; una crónica parlamentaria en la que se Dejamos, pues, demostrado, con vista de lo
consigna: propuesto en Valparaiso y de lo que indica el
Sr. Rios, que nuestra opinion, como la de
Que habiendo puesto á discusion la partida aquellos señores, no tiene por objeto sino el
relativa á la Escuela de Artes y Oficios, uno de bien público, y que si para conseguir éste, tie-
los representantes hizo indicacion para que se nen que sacrificarse algunos intereses priva-
suprimiera dicho plantel, alegando como cau- dos, el espíritu patriótico de los mismos que
sa, que la instruccion dada en ese estableci- directamente puedan resultar perjudicados les
miento era demasiada cara para el Estado, hará reconocer la conveniencia de una medida
pues que gastándose anualmente cuarenta mil que no solo proporcionará grandes economías
pesos, solo se conseguiria obtener la educa- al erario, sino que redundará en bien de la ju-
cion de diez alumnos por año, lo cual hacia ventud, pues es una verdad que se halla en la
subir el costo á cuatro mil pesos por discípulo. conciencia de todos que de las Escuelas de Ar-
tes y Oficios no saldrá ni un solo artesano y
No podemos averiguar sobre qué datos se que si alguno saliere, la educacion de éste cos-
apoyó el opinante al decir esto; pero nosotros, tará al Gobierno tanto como podria costar la
tomando en cuenta esa observacion y supo- de ocho ó diez jóvenes á quienes se hiciese via-
niendo que esa opinion proceda de exactos jar por el extranjero.
datos estad ísticos, deseamos saber si entre no-
sotros se podria averiguar con la misma certe-
za que parece haber en Valparaiso, cuántos Bellas Artes
alumnos completamente aprovechados se ob-
tienen en nuestros planteles de educacion;
porque ese seria sin duda alguna, el mejor me- En un pa ís como el nuestro, en que todos na-
dio de comprobar la relacion en que está el cen artistas, el establecimiento de escuelas y
aprovechamiento de los alumnos con los sacri- de Academia de Bellas Artes es una necesidad
ficios que hace el Gobierno. á que deben proveer las autoridades, porque
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 151

ellas tienen por objeto, al mismo tiempo que Las bellas artes que los pueblos cultivan so-
cultivar la natural aficion de la juventud, enca- lo cuando alcanzan cierto grado de civiliza-
minar el gusto por medio de los modelos mas ción y de cultura contribuyen á suavizar las
acabados y evitar el que aquel se estravíe, costumbres, á dulcificar el carácter, y á pro-
cuando se le permite divagar, sin otra gu ía que porcionar al espíritu ciertos goces de que se
el de la propia inspiración. ven privados aquellos pueblos que aún se en-
cuentran en la infancia de su juventud.
La Academia de Bellas Artes de esta capi-
tal que, sin disputa, es uno de los estableci- Bien comprenderá una autoridad ilustrada
mientos que mas honran á Méjico, y en la cual los beneficios que debe prometerse de estas
se han formado verdaderos artistas, prueba academias, y en tal virtud, debe dedicarse á
nuestro aserto, y las obras mejicanas que all í fomentarlas y á protejerlas, despertando en la
existen y que dán nombre á una escuela, pue- juventud una doble emulacion por medio de
den llenarnos del mas legítimo y justificado prémios anuales, para recompensar á los auto-
orgullo. res de las mejores obras que se presenten a las
exposiciones que en ellas deben celebrarse.

No siendo posible que todos los jóvenes Nuestros compatriotas, para formarse gran-
que en los Estados demuestran su aficion por des artistas, no necesitan ir á beber la inspira-
cualquiera de las bellas artes, vengan á hacer cion en otro suelo; basta que aqu í se les pro-
sus estudios á esta capital, seria muy conve- porcionen los elementos necesarios para que
niente que en el Instituto de enseñanza supe- se desarrolle el génio con que quiso dotarlos
rior de cada uno, se destinase un local para su la naturaleza, pues aspirando las bellas artes
aprendizaje, donde se reuniesen los mejores á la fiel imitacion de ésta, y no teniendo nada
modelos que en ellos puedan encontrarse y que envidiar á otros pa íses, en cuanto al deli-
otros que, aun á costa de algunos sacrificios, cioso aspecto con que la obra maestra del
debe proporcionar el gobierno, ya sea que se creador puede presentarse á los ojos de los
trate de obras de pintura, ya de las de escul- que se dedican á su estudio y á su contempla-
tura. cion, basta que con exactitud se cópie aquella,
para que ella haga el encanto de los que, den-
tro y fuera del pa ís, tienen la aptitud necesa-
Estas Academias, á la vez que proporcio- ria para apreciar estas obras y tributar á los
nan á la juventud la adquisicion de un arte artistas el homenaje debido á su talento.
útil, que puede darles honra y provecho, y
que le ofrece una honesta ocupacion y agra-
dable recreo, contribuyen adamas á apartarla Academias Literarias
de sociedades y de reuniones perniciosas, en
que generalmente se pervierte. Estos círculos en que se reunen todas las per-
152 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

sanas amantes del saber, entre las cuales reina poseer tambien aquel grado de ilustracion que
el cariño, la franqueza, las simpatías y estima- le hace participar de los goces intelectuales de
cion que engendra el tener los mismos gustos que disfruta quien se halla en condiciones fa-
y las propias inclinaciones, son de suyo tan vorables para comprenderlos.
benéficas y de tal manera influyen en la civi-
lizacion del país, que cuando los particulares Tambien en estas Academias, como en las
no los establezcan, la misma autoridad debe de Bellas Artes, deben celebrarse anualmente
promoverlos. certámenes y adjudicarse premios á los auto-
res de las obras que mejor hayan sabido tratar
La literatura, enemiga de la poi ítica, es un los ternas propuestos.
medio eficaz y poderoso para atraer á aque-
llos hombres que ávidos de gloria y deseosos Estos premios pueden consistir en medallas,
de formarse un nombre y una reputacion, en en flores de plata V de oro, en diplomas y cer-
ella encuentran el modo de satisfacer sus de- tificados que se adjudicarán por manos de la
seos, y que cuando no disponen de este ele- hermosura en una fiesta solemne que debe
mento, buscan por caminos peligrosos el aura presidir la autoridad, y á la cual debe conce-
popular que los embriaga y que es su sola aspi- dérsele toda la importancia que realmente tie-
raciono ne.

Donde quiera que existen Liceos y Acade- Nosotros, que hemos tenido la satisfaccion
mias Literarias vemos congregarse á todas de haber obtenido esos premios en diferentes
aquellas personas para quienes la discusion es certámenes literarios; que tuvimos la honra de
la vida, y la trasmision de las ideas la mas im- que la ilustre poetisa Gertrúdes Gómez de
periosa de sus necesidades y el mas grato de Avellaneda colocase en nuestro cuello la me-
sus placeres. dalla de plata en que consistia el premio acor-
dado á la mejor "Oda á la muerte del gran
Los talentos, mútuamente estimulados, poeta Ouintana.t-« ó uno de los temas pro-
producen obras apreciables con que se enri- puestos para los Juegos Florales que celebrase
quece la literatura de las naciones. El estímu- el Liceo de la ciudad de Matanzas, en la Isla
lo, esa palanca poderosa del corazon humano, de Cuba- y que hoy, sin temor de que se nos
hace cada vez mayores los frutos del talento tache de inmodestos, podemos hacer aquellas
y de la imaginacion. reminiscencias, porque los años nos han dado
el verdadero valor de aquellas zarandajas; bien
Dar, pues, impulso y vida á los Circulas li- podemos asegurar la influencia que ellas tie-
terarios y á las Academias cientificas es un de- nen para la juventud, á quien levantan y en-
ber de toda autoridad que se interesa por la grandecen, haciéndola cobrar tan alta estima-
prosperidad del país, que desea la mejor repu- cion de sí misma que esto solo es una garantía
tacion para éste y que á su vez demuestra para asegurar lo imposible que es el que des-
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 153

cienda á acciones indignas y villanas que pue- Supongamos que solo la mitad ó una cuarta
dan empañar la gloria de que ella presume que parte contribuyan, siempre tendrémos ocho
se halla en posesiono mil volúmenes; pero ¿quién duda que no sea
igual el número de los que en vez de un volú-
men contribuyan con obras que se compon-
Bibliotecas y Museos gan de cuatro, seis y hasta de diez tomos? Y
así sucedió en efecto.

Como no todos los particulares pueden dispo-


Un respetable comerciante, entre otros, vi-
ner del dinero necesario para la compra de li- no y nos dijo: "Todos mis libros están en ale-
bros, y aun los más acomodados tampoco mán; pero aqu í tienen ustedes esta órden para
pueden á veces adquirir aquellas obras que por que, en la librería que ustedes quieran, tomen
lo subido de su precio se hallan fuera de sus
las obras que crean mejores hasta la cantidad
alcances, todo Gobierno i lustrado debe procu-
de quinientos pesos."
rar satisfacer esta necesidad, creando por lo
menos una Biblioteca pública en toda pobla-
Una apreciabil ísima señora, viuda de un ju-
cion que cuente más de cinco mil almas.
risconsulto distinguido, al recibir nuestra invi-
tacion nos contestó diciendo: "Aquí está la
Las Bibliotecas públicas son tan necesarias
biblioteca que era de mi esposo; mi hijo tiene
como las fuentes que abastecen de agua á las
dos años, mientras pueda aprovecharse de es-
ciudades, porque á ellas acude el pueblo á sa-
tos libros, si es que sigue la misma carrera de
ciar la sed de saber que le devora.
su padre, mucho tiempo ha de pasar, en el
cual bien podrán aprovechar su lectura otros
Para crear una Biblioteca pública, all í don-
jóvenes que tienen ya la edad suficiente, y así
de el Gobierno sea pobre ó que no pueda dis-
como mañana mi hijo puede aprovecharse en
traer sus fondos sino en los ramos de primera
la Biblioteca pública de las obras que otros re-
y absoluta necesidad de la población. puede
galen, que los demás se aprovechen tambien
acudir á un recurso que á nosotros nos dió el
de estos libros que en su nombre ofrezco á la
mejor resultado cuando nos propusimos refor-
ciudad en que encontró su cuna. Envíen uste-
mar la de la ántes citada ciudad de Matanzas,
des, pues, por todas estas obras de que hago
cuya direccion se nos encomendó.
donacion á la Biblioteca."

Nosotros dijimos: ¿Quién hay tan pobre


que no pueda disponer de un volúmen? Pues Eran cuatro mi I volúmenes.
si hacemos un llamamiento al patriotismo de
la poblacion, y cada vecino contribuye con un Saben ya, pues, los señores Gobernadores y
libro, es claro que siendo treinta y seis millos Jefes poi íticos cómo se puede levantar una Bi-
vecinos de la jurisdicción, podrémos dotar con blioteca pública, sin necesidad de gastar di-
treinta y seis mil volúmenes la Biblioteca. nero.
154 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Lo mismo que decimos de las Bibliotecas rninistrativas: toda importante mejora; toda
decimos de los Museos. En esta clase de esta- idea que en sí envuelve un proyecto de utili-
blecimientos, cuya importancia y utilidad son dad para el país, halla su asiento en el seno de
notorias, todo es principiar. esas sociedades que, como la económica ma-
tritense, produjo la Ley Agraria del inmortal
Hecha la primera donacion, sigue á ésta la Jovellanos, y como la de la Habana, el Plan
segunda y despues la tercera, y cada cual su- de Estudios del Instituto Cubano del sábio
cesivamente se hace la obligacion de regalar D. José de la Luz Caballero.
algo al Museo, y en poco tiempo se forma una
coleccion escogida y numerosa de objetos. Ya
Nuestra apreciada Sociedad Mexicana de
sabemos que muchas gotas de cera forman un
cirio Pascual.
Geografía y Estadística, cuyo ilustrado pare-
cer muchas veces ha solicitado el Supremo
Gobierno en materias puramente científicas,
puede darnos una aproximada idea de lo que
Sociedades Económicas son las Sociedades Económicas á que nos con-
traemos y cuya creacion recomendamos á los
ciudadanos Gobernadores.
Las sociedades económicas son unos cuerpos
consultivos que por componerse de personas
ilustradas en todos los ramos del saber huma- Hablando de estas sociedades, que en mu-
no, á las cuales acompañan además las virtu- chas partes se titulan de amigos del pa/s, dice
des que las hacen dignas de pertenecer á ellos, un ilustrado escritor. "Mire siempre el Gobier-
han prestado siempre útiles servicios al Gobier- no en las Sociedades Económicas de Amigos
no, y en consecuencia al pa ís, cuyo engrande- del Pa ís su más fuerte y eficaz apoyo. En es-
cimiento y fomento son el principal objeto de tos respetables cuerpos puede su autoridad en-
estas patrióticas corporaciones. contrar provechosos avisos; all í verá talentos
que le digan noblemente cuáles son las sendas
Todo proyecto que necesita ser estudiado y que conducen á la felicidad del Estado, por-
discutido ántes de su sancion, se pasa siempre que las Sociedades Económicas tienen consig-
á la sociedad económica, la cual á su vez lo en- nadas en las páginas de su honrosa historia, el
comienda á la comision especial del ramo, desinterés y la buena fé conque solicitan el
cuyo parecer oído, permite á la sociedad in- bienestar y la abundancia de sus compatriotas.
formar, demostrando las ventajas é inconve- El Jefe poi ítico que no consulte siempre sobre
nientes que presenta, á fin de que la autoridad, puntos de mejoras del pa is con las sociedades
pesando unas y otros, provea lo que crea más expresadas, será como un general en tierra ex-
oportuno. tranjera, sin la carta geográfica que le diga el
terreno que pisa y los escollos que le pueden
Todas las materias, pues, contenciosas y ad- hundi r en una vergonzosa derrota."
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 155

Periódicos y Publicaciones el periodismo una profesión como las demás,


y exigiéndose para todas, los estudios especia-
les que demanda cada cual, del mismo modo
Todos los Estados deben tener y tienen efec- no debiera permitirse ser redactor de un perió-
tivamente un periódico que, siendo el conduc- dico á quien no hubiese justificado primero
to por el cual la autoridad se comunica con tener los conocimientos necesarios en quien
sus gobernados, podrá darles á conocer sus pretende abrogarse el titulo y las facultades
disposiciones, establecer un verdadero lazo de de director de la opinion pública, ó por lo me-
unión entre los ciudadanos, supuesto que en nos el de su consejero.
él se ventilan las cuestiones de interés general
que á todos atañen, y que los intereses par- Dos profesiones, precísamente de las más
ticulares de cada uno tambien encuentran por importantes, habian venido hasta ahora im-
este medio el apoyo que necesitan en cuanto pro visándose, sin tener necesidad de otros an-
á la publicidad que algunos hechos demandan. tecedentes que el de la voluntad de los que á
ellas querian dedicarse: el Profesorado y el Pe-
Considerándose todo periódico como el eco riodismo.
de la opinion pública, y juzgándose general-
mente por ellos de la ilustracion y moralidad Afortunadamente, á la primera se ha puesto
de la poblacion en que se publican, bien se coto, estableciendo las Escuelas Normales á
comprenderá el criterio, la mesura y dignidad que tienen que concurrir los que en ellas han
que deben presidir á la redaccion sobre todo de aprender á enseñar que es lo que constitu-
de los que afectan un carácter oficial. ye la ciencia pedagógica, y exigiéndose á todo
el que pretende ponerse al frente de un esta-
En consecuencia, la direccion de estos pe- blecimiento de educacion, el que se halle pro-
riódicos no debe encomendarse sino á perso- visto del correspondiente título.
nas que por sus cualidades y por su ilustracion
pueden dar la más favorable idea del país y La segunda, y esto nos ha servido de gran
del Gobierno que los envía, del mismo modo satisfaccion, por lo que de exagerada ó exigen-
los periodistas que, sin necesidad de salir al te hubieran podido encontrar algunos nuestra
extranjero, por medio de lo que consignan en idea, vemos que tambien sigue el camino de la
las páginas de esas hojas volantes que circulan primera y que se pretende hacerla entrar en el
por todo el mundo dan el tamaño de la civili- órden natural de las cosas, pues acaba de esta-
zacion que cada pueblo alcanza, deben ser ele- blecerse en Lóndres una escuela especial para
gidos de entre aquellos ciudadanos que, por los que se dedican al periodismo.
las razones ántes dichas, puedan más satisfac-
toriamente desempeñar tan árduo cometido. La importancia que aquel tiene para noso-
tros se demuestra en el siguiente artículo que
Siempre hemos tenido la idea de que siendo sobre él publicamos y que creemos convenien-
156 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

te reproducir ahora que tratamos de este engañe respecto á la hora, ni dé más campana-
asunto. das que las indispensables, á fin de que se
comprenda que la máquina marcha bien y que
Periodismo la campana y la muestra, Ó sean la palabra y
el pensamiento, van de acuerdo.
"La palabra es la espresion del pensamiento.
Si Dios, que es la verdad absoluta, hizo al
La palabra es la cualidad que distingue al hombre donacion de un medio tan eficaz pa-
hombre de los irracionales. ra comunicarse con sus semejantes y para
esplicar sus mas ocultas sensaciones, claro es
La razon es un destello de la Divinidad. que para que la palabra conserve toda la inte-
gridad y fuerza de su origen, que es la verdad,
y la Divinidad es la verdad." jamás debiera contribuir al triunfo de la meno
tira, y cuando esto sucede, el hombre no solo
De deduccion en deduccion llegamos á ofende á Dios, sino que á sí propio se hace
comprender que la palabra, que es cuanto de daño.
grande, de sublime y útil pudo el Creador con-
ceder á la criatura, no solo es el atributo mas De la mentirá nace el error; el error condu-
hermoso del sér humano, sino que al propio ce al engaño, el enqaño es la ignorancia, Ó al
tiempo es un testimonio de la inmensa bon- menos la creencia de un concepto no verdade-
dad de Dios, que no contento con habernos ro y las equivocaciones de concepto y el enga-
hecho á su imagen y semejanza, quiso residir ño, los errores y la mentira son contrarios á la
en nosotros bajo su propia y verdadera for- humanidad, que corre incesantemente tras la
ma: la palabra. El verbo es Dios. luz que ha de disipar las tinieblas que la en-
vuelven y la ofuscan.
Dueño el hombre de esta facultad, que á
tanta altura le eleva sobre los demas séres de De la verdad no se desprende sino la verdad
la creacion, no le es lícito abusar del sublime misma: ella disfruta el privilegio de la Divini-
privilegio que le fuera concedido y es respon- dad, que es ser única y, por lo tanto, lo mas
sable además de todos los actos de su palabra; que puede hacer es lo que aquella: reproducir-
porque ella, coma signo esterior, no debe ser se.
sino la revelacion del hombre interior.
Comparad pues, la inmensa distancia que
La palabra hace en el hombre el mismo ofi- vá de la verdad, á la mentira, y vosotros, los
cio que la campana en el reloj. De manera que propagadores de palabras, que otra cosa no
no solo importa que suene, sino que es necesa- son los escritores, meditad en el perjuicio que
rio que lo haga en el tiempo conveniente y ocasionan las falsas ideas, puesto que tienden
con las vibraciones precisas para que no nos á desorientar á los que ávidos de conocimien-
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES y JEFES POLITICOS 157

tos se lanzan en pos de la verdad, por los sen- cuestiones de interés general, todo esto con el
deros de la mentira para dar mas tarde en el fin de mejorar los destinos de la humanidad:
abismo sin fondo de la ignorancia á que los tal es la mision del periodismo.
guia muchas veces la malicia.
En nuestros días los periódicos satisfacen
La pluma en manos del escritor es un cetro además las exijencias que la misma civilizacion
que rije los destinos de la humanidad. Ella ha creado.
puede indicarle el camino de salvacion; puede,
como una estrella, ser su guia. El escritor público! iQué sacerdocio mas
digno! iQué mision mas importante! Pero
Pero tambien suele convertirse en rayo que cuánta responsabilidad! Sobre todo, la respon-
fulmina, si las pasiones la encienden yentón- sabilidad de la conciencial
ces la humanidad perece; pero sobre sus rui-
nas se levanta el imperio de Satán y la luz y la ¿y los periódicos? La representacion de los
tranquilidad y la concordia gimen pesarosas y múltiples clarines de la fama! Los heraldos de
se cubren con las manos el semblante para no !a civiíizacionl Los centinelas avanzados del
ver á la hija de Dios, convertida en instrumen- progreso, que dan el "alerta," apenas sienten
to del demonio. el mas ligero ruido ó movimiento en las filas
inmensas de la humanidad.
La escritura es la hermosa cadena, que enla-
za la humanidad. Por ella se habla el habitan- i Cuánta importancia la de un periódico!
te de las rejiones apartadas del Norte, con el
hijo ardiente de los trópicos; por ella se estre- iCuántas reputaciones levanta!
chan mas y mas los v íncu los socia les y, por
ella en fin, entablan sus relaciones amistosas
ICuántas ha destruido!
y despiertan los afectos entre los hombres á
quienes una inmensa distancia tiene aparta-
Arqu ímedes demandaba un punto en que
dos.
poder apoyar su palanca y aseguraba conmo-
ver el mundo.
iQué maravilloso poder el de la plumal

iQué don tan sublime el de la palabra! Guttemberg, señaló ese punto y desde en-
tónces cambió el destino de la humanidad.
iQué irresistible encanto el de la elocuen-
cia! Pero como el hombre todo lo bastardea, la
invencion de la imprenta no pudo libertarse
Propagar las verdades útiles; anunciar los del contagio y la santa mision del periodismo
descubrimientos importantes; dilucidar las fué profanada!
158 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Los inmortales caracteres se convirtieron en De un periódico tampoco sacan ellos otra


instrumentos de maldad y la prensa, dando cosa.
tortura al pensamiento, al ver como se heria á
mas de un corazon honrado, gimió, porque la Pero el periódico y el puro tienen que ser
dedicaban á hacer gemir; gimió, porque de buenos para que no se les arroje al instante de
propagadora de la luz la convertian en ausilia- las manos.
dora de las tinieblas; gimió, porque en vez de
propender al triunfo de la verdad, la dedica- El escritor público, el periodista, aparte de
ban al servicio de la mentira; gimió, en fin, las consideraciones que merece como hombre,
porque la hacian cómplice de la maldad y de como obrero de la inteligencia, como manu-
la calumnia iá ellal que habia nacido para ha- facturero de la literatura, si quiere alcanzar
cer eternas las alabanzas de la virtud! una justa estimacion, debe redactar aquellos
conforme á los preceptos de la moral y de las
De sentir es que de tal modo haya podido leyes; cuidando sobre todo, de no atropellar
bastardearse el mas útil de los descubrimien- los fueros de la conciencia.
tos, la mas importante de todas las conquistas
de la inteligencia, puesto que de ellas han to- Respecto á la forma de sus escritos, puede
mado oríjen la mayor parte de los inventos darles la que crea mas conveniente, ataviando
que honran y de los cuales se enorgullece la las ideas con el traje de la época. Sabido es
humanidad. que hasta en el estilo reina la moda.

Pero de lo que principalmente debe cuidar


El periódico es el amigo que pone en comu- el escritor, es, de que su mercancía no se des-
nicacion al escritor y al público. Por él gana ó prestigie por falsa.
pierde el primero sus simpatías con el segun-
do; por él llega á entablarse ese recíproco Acreditada la fábrica, la ganancia es segura.
cambio de afecciones que hace que el uno
busque las obras del otro y que éste no viva
Los fabricantes de mentiras pronto se desa-
sino con los aplausos y la aprobacion de aquel.
creditan y cuando anuncian una verdad, les
sucede lo que al pastor de la fábula: todos du-
El proporciona con su lectura una agrada- dan que lo sea.
ble ocupación á aquellos individuos que no
tienen negocios, que no se ocupan de poi íti- Si el periódico es, pues, el eslabon que enla-
ca, que no son mas que lectores de periódicos. za al escritor con la sociedad, cuyos aplausos
solicita, respétese ese vínculo sagrado, respéte-
Para ellos un periódico es como un puro. se el decoro y la estimacion que el hombre
debe á la sociedad y que se debe á sí propio,
De un puro no se saca mas que humo. y cuando la sociedad comprenda que solo el
l. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES y JEFES POLlTICaS 159

esclar ecimien to de la verdad, que la causa de el desprecio, el odio y la animadversio n de los


la civilizacion únicamente ponen la pluma en que comprenden que ellos á su vez, por con-
manos del per iodista , el la sabrá reco mpensar qu ista rse la vo luntad del que gobiern a, se pi e-
sus esfu erzos. gan dó ciles á sus mandatos, emp leando mu -
chas veces de su parte, mas rigor y mayor
Con qué placer y con cuán legít i mo orgullo crueldad de la que la misma auto ridad d ispuso
oire mos esclamar ent ónces: i Ho nor á los d ig- q ue se ejerciera con los que t uviero n la desgra-
nos escritores' cia de provocar su enojo.

i Hon or al peri odi smo! y téngase en cuent a que solo me refi ero á
los q ue públ icamente son agentes de poli c ía
y que vist iendo el un if o rme qu e dá á cono cer
al pueblo estos empleados, ejercen sus funcio-
Pol icía
nes á la luz del dia , por mas q ue á ell a les vea-
mos descargar sendos mand obles sobr e los
ciudadanos que, por haber infrinjido cualquie-
La seguridad ind ividual, la hig iene y el ornato
ra de los pr ecept os del bando, ti enen que ir á
público, son los tres ramos que justifican la
descargarse de su culpa ante el ju ez respectivo.
necesidad y conveniencia de ese cuerpo de
emp leados que en todas part es se destina á ha-
En manos de los agentes de po li c ía no hay
cer cumplir las disposic iones de la auto ridad
para qu é poner armas que pu edan esgri mi r
en materi as de tanta uti lidad y trascendencia .
contra el puebl o, por mas que, tratándose de
la aprehension de crimi nales, se nos diga que
En los pa (ses en que el ci udadano se acos-
aquellas son necesarias para que los emplea -
tumbra á respe tar la ley y en los cuales esto se
dos se def iendan cuando pueden se r agredidos
enseña por los padres, por los maestros y por
por aquellos.
todos los que á su cargo ti enen la educacion
de la juventu d , en el mas subaltern o de los
En ese caso, el número de los empleados
empleados de policía, todos ven al guardian
que pueden reunirse á una señal de l guarda ,
de la ley, y en consecuencia se le mira no solo
seria suficiente para capturarlo.
con respet o, sino hasta con la debi da conside-
raciono
Tratándose de aprend er á un cr imina l ó

AII í donde no hay mas ley que la arbitrarie - malhechor, todo ciudadano es pol icía, porque
dad y el capricho, los agentes de pol ic ía, no todos, en benef icio del procomu n, deben im -
son sino los instrumentos de q ue se vale la au- pedir que se infri nj a la ley .
toridad para ejercer su tiran ía sobre el pueblo
y entónces, aquellos d ignos funcion arios, tras- En los Estad os-Unidcs el Po/ishmen , no Ile·
f ormados en verdadero s cicotentes , se capt an va sino una varita de fierro en la mano que ha-
160 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

ciandola sonar sobre el pavimento, dá la se- cia de rodearse de esa canalla que, en su opor-
ña de alarma cuando se trata de hacer una tunidad y sin escrúpulo de una conciencia que
aprehension y jamás se ha visto que el crimi- de tal modo han relajado, sabrá tambien trai-
nal haya escapado, porque todos se hacen el cionar al mismo á quien sirven.
deber de detenerlo.
Tratando esta interesantísima cuestión. di-
A veces, porque un hombre ha pegado una ce un célebre publicista:
bofetada á otro, el guarda, que se ha creído en
el deber de correjir aquella falta, si el agresor "Las autoridades que 'han menester cercar-
ha tratado de justificarse y no ha querido se- se de bayonetas, diseminando ajen tes que es-
guirle, sacando el sable le ha abierto la cabeza tén en perpetua escucha, siempre en busca de
de un golpe. Pues qué, ¿la policía está autori- crímenes, creo yo, sin que pretenda que mi
zada para hacer aun mas de lo mismo que tra- voto sea infalible, que dan una idea muy po-
ta de evitar ó de corregir? bre de sus recursos intelectuales y de su ascen-
diente sobre el pueblo".
Nada quiero decir de aquellos esbirros des-
preciables que, como los buhos, ejercen sus La inteligencia, la honradez, la moralidad
funciones en la oscuridad y en las tinieblas, y de los jueces, no consiste en mostrarse severos
que son eso/es y ajentes secretos de la autori- é inexorables en aplicar las penas para casti-
dad á quien delatan y ante quien acusan, no gar los delitos: el mérito consiste en saber evi-
solo á los que alguna falta cometen, sino á los tarlos, poniendo todos los medios posibles al
que son sus enemigos, Ó á los que por miras de efecto. Con castigar á un ladren, por ejemplo,
interés particular tratan de perjudicar, acaso la sociedad no gana tanto como cuando se im-
para desalojarles del puesto que ocupan y al pide el que el robo se efectúe. Aquel será me-
cual aspiran. jor país, y sus autoridades tendrán justificada
su aptitud, no donde se cuelgue á los ladrones,
Esos miserables, ni siquiera comprenden sino donde no se cometan robos.
que, aunque la autoridad se aproveche de sus
avisos, ciertos ó calumniosos, incurren en el La autoridad que, contra lo que previenen
desprecio de quien en tan vil tarea los ocupa; las leyes, 'se vale de capciosidades y de extra-
desprecio que es tanto mayor, cuanta mayor tagemas para arrancar una confesion cierta ó
es la astucia, la sagacidad y la infamia que em- mentirosa; porque esto depende de los resor-
plean para desempeñar mejor su cometido. tes que se muevan y que con mayor facilidad
responden al llamamiento que se les hace, tal
Pero mejor que increpar á esos desgracia- como sucede con el amar patrio y con el amor
dos, que no tienen aptitud para ganarse la vida propio; ni está á la altura de su mision, ni
por medios mas honrados, es hacer que las cumple con su deber, logrando acaso con esta
mismas autoridades conozcan la inconvenien- conducta, que nada tiene de prudente, perju-
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES y JEFES POLlTICOS 161

dicar á más de un hombre honrado y hacerse El agua, el aire, la luz, la ventilacion, el aseo
de enemigos entre los que le eran adictos y á de las plazas, mercados y habitaciones y muy
quienes la mala fé de un envidioso y de un particularmente el de las cárceles, inclusos
perverso logra desprestigiar. ¿y quién puede hospitales y cuarteles todos aquellos lugares,
calcu lar lo que se pierde en un amigo, sobre en fin, en que se aglomera; gran número de
todo, cuando no se tienen muchos? personas, demandan una atencion particular,
pues por la infraccion de los preceptos higiéni-
Desgraciada la autoridad que presta oídos cos, pueden convertirse en otros tantos focos
á las manifestaciones de aquellos que por la de infeccion, no siendo otra la causa que reco-
buena voluntad con que se prestan al desem- nocen las epidemias que en díversas épocas
peño del papel de delatores, tienen justificada han diezmado las poblaciones.
su infamia, su desmoralizacion y su bajeza, y
más desgraciada todavía el dia en que se per- Como al tratar de esta materia no debemos
suada de que, víctima de las sugestiones de considerarla sino bajo el punto de vista que
un perverso, ha procedido con injusticia y corresponde al objeto de nuestra obra, no nos
obrado con ligereza. detendremos en otras consideraciones que las
que cumplen á nuestro propósito, pues supo-
nemos que cada cual, conociendo los precep-
El paralelo que á solas haga entre las cuali- tos de la higiéne, en lo ,que al individuo se
dades del acusador y el acusado, entre el ver- refiere, procurará contribuir por su parte á lle-
dugo y la víctima, le hará conocer, aunque nar sus indicaciones, supuesto que del bienes-
tarde, los males que resultan de escuchar los tar y de la salud particular, se forma el bie-
consejos de un mal intencionado delator. nestar y la salud general, que es de la que úni-
camente debemos ocuparnos.

Higiéne "Siendo, como dice un célebre higienista,


los hormigueros humanos llamados ciudades,
las localidades mas funestas para la salud y la
La necesidad de proporcionar á los habitantes longevidad," importa en consecuencia, fijar la
de una ciudad todos los elementos que son in- atencion en ellas y combatir todos los elemen-
dispensables para la vida y para la conserva- tos productores de las enfermedades que all í
cion de la salud, alejando todo lo que es nocivo se padecen.
á la existencia, porque produce enfermedades,
tal es lo que se entiende por higiéne pública y Los preceptos que se dictan para el indiví-
bien se comprende que este cuidado corres- duo en particular, y que son del dominio de la
ponde á la autoridad, pues á ella toca dictar higiéne privada, tienen la misma aplicacion
las medidas necesarias para cumplir con las in- tratándose de la sociedad; quiere decir, que si
dicaciones de aquella ciencia. la higiéne doméstica cuida de las condiciones
162 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

que han de tener las casas; la higiéne pública cia en que se encuentran muchas de las calles
se ocupa de las que corresponden á las ciuda- mas céntricas de esta ciudad, que consideran
des. un modelo en todo, y esto es tanto mas sor-
prendente cuanto que á pocos pasos de aqueo
En unas y otras la limpieza ó el aseo es el 1I0s focos de enfermedades y de epidemias se
punto capital de la cuestiono encuentran las superabundancias del lujo en
todo su explendor.
La limpieza, como es sabido, constituye
la mitad de la vida y de la robustez, y así co-
mo la falta de aseo ocasiona multitud de La constante inspeccion de los estableci-
enfermedades á los individuos, esta misma cir- mientos de víveres para impedir la venta de
cunstancia es la que hace enfermizas muchas sustancias alimenticias descompuestas y el
ciudades, en donde se descuida asunto tan imponer severos castigos á los que especulan
principal. con la salud pública, adulterando las bebidas
y los alimentos, logran evitar muchos accidsn-
El empedrado de las calles, á fin de evitar tes que no reconocen otro or igen.
los lodazales y depósitos de aguas corrompi·
das que ocasionan tantas enfermedades; el Los hoteles, las fondas y otros estableci·
riego y el barrido de las calles y de las plazas, mientas análogos, exigen la misma inspecciono
por mañana y tarde; la limpieza de los comu-
nes, sumideros y atarjeas; el blanqueo y pintu- No tenemos la necesidad de recomendar el
ra de los edificios, que debe de verificarse por alejamiento del centro de la poblacion de los
lo menos una vez al año y que si bien corres- establecimientos insalubres, peligrosos ó mo-
ponde al ornato público, de que despues nos lestos porque esto se halla consignado en
ocuparemos, no por eso es menos atendible todos los Reglamentos de Policía; nuestra re-
bajo el aspecto higiénico; todas estas y otras comendacion se limitará pues á que aquellas
disposiciones que la ilustracion y celo de las disposiciones tengan el debido cumplimiento.
autoridades deben dictar para el bien de sus
gobernados, son las que corresponden al inte- Terminaremos estas lijeras indicaciones con
resante ramo de la higiéne y de la salubridad la recomendacion que hace un ilustrado hiqie-
pública que no impunemente se descuidan. nista á propósito de la limpieza que, como es
sabido, es la base de la salud. Un pueblo lirn-
Nuestra capital, bajo ese punto de vista, de- pio, es decir, que tiene el hábito del aseo, no
ja mucho que desear, y la reputación de nues- solo disfrutará las ventajas que esta buena cos-
tras ediles sufre rudos ataques de parte de los tumbre proporciona; sino que, á la vez, impri-
forasteros que por primera vez vienen á Méxi· mi rá á la poblacion una fisonom la que la haga
ca, pues verdaderamente se sorprenden del es- recomendable dándonos de sus habitantes la
tado de suciedad, de abandono y de inmundi- mas favorable idea.
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 163

Bajo este punto de vista, no hay pueblo consuno en el aseo de las poblaciones. El pri-
comparable al vuceteco, en donde casi todos mer magistrado que en Francia tuvo el encar-
sus habitantes, ademas de la limpieza que os- go especial de cuidar de su policía urbana, el
tentan en su traje, tienen la costumbre de ba- presidente del Parlamento le manifestó los de-
ñarse por mañana y tarde. beres de su magistratura con estas tres solas
palabras: "claridad, seguridad, "L1 MPI EZA_"
Hé aqu í lo que acerca de los baños dice el Este sencill ísimo programa deben aplicarse á
autor á quien nos referimos. cumplir nuestras autoridades.

"El que no puede tomar un baño general ti-


bio cada mes ó cada quince dias, procure to- Ornato Público
mar uno siquiera á la entrada de cada esta-
cion."
Así como el aspecto de una casa bien cons-
"Digno, muy digno fuera de la caridad pú- truida, elegantemente decorada, amueblada
blica el proporcionar baños gratuitos á los jor- con la debida proporcion y riqueza, nos dá
naleros y á los menesterosos. Hay sociedades desde luego la idea de la posición. del buen
filantrópicas para la instruccion de los párvu- gusto y de la inteligencia de sus moradores;
los, para la educacion de los niños, para alivio del mismo modo una ciudad conforme al as-
de los presos, para socorro de los pobres, para pecto de hermosura, de elegancia y de limpie-
auxilio de los enfermos... zpor qué no ha de za que presente, revelará tambien al que á ella
haber tambien para la limpieza y aseo de los llegue por primera vez, no solo la cultura sino
proletarios? hasta las condiciones particulares de su carác-
ter.
"A millares se encuentran los individuos
que en su vida han tomado mas baño que el Un ilustrado escritor decia: "Parecerá una
del bautismo, yesos infelices, sobre incomo- aprension, pero no es sino una realidad que en
dar á la sociedad por su asqueroso aspecto y las ciudades limpias, blancas, empedradas, con
por su mal olor, son las víctimas de toda es- jardines, huertas, paseos, plazas, fuentes, obe-
pecie de enfermedades cutáneas y el pasto Iiscos, son sus moradores alegres, festivos, fe-
primero y pronto de todas las epidemias y cundos, de semblante agradable, de imagina-
contagios." cion templada; son en fin sociables, porque
como todas las impresiones mas agradables se
Despues que tanto hemos insistido acerca reciben por la vista, llegan al alma afectos tan
de la importancia de la limpieza en el invidi- gustosos que la hacen sin limitacion risueña."
duo; escusado es decir ahora que no menos
importante se hace la limpieza pública. La co- Corresponde á las autoridades que por el
modidad, el ornato y la salud se interesan de buen nombre de los pueblos se interesan, el
164 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

procurar que éstos tengan el aspecto de her- "En el ornato público de una poblacion, di-
mosura y de elegancia que, conquitándoles las ce el ilustrado D. Mariano Alonso, se compren-
simpatías de los que los visiten, logren, si no de la diligencia, que el Jefe poi ítico debe te-
atraerlos, por lo menos el que conserven un ner para inculcar á los Ayuntamientos ideas
recuerdo agradable debido' á su aspecto físico, de buen gusto, excitando á que desaparezcan
dado que su corta permanencia en ellos no les las monstruosidades que en la parte de arqui-
haya permitido apreciar las otras cualidades tectura se manifiestan en muchas ciudades, vi-
que les recomienden. llas y lugares donde hay edificos menguados,
otros ruinosos, muchos apuntalados: vense na-
La construcción de alamedas, plazas, pa- cimientos de aguas potables y medicinales per-
seos, jardines, parques, bosques artificiales, didas en balsas y lagos, cuando el ornato
así como la de fuentes, estatuas. grutas, y se- público deberia recojerlas, y en pilares, y en
nadores, con que aquellos se embellecen, son arcas, y en saltadores de elegante gusto, así
otros tantos medios de comunicar á las pobla- como en casas de baños, pudieran hacerse, no
ciones un aspecto agradable, risueño y encan- tan solo sitios agradables y de recreo, sino ma-
tador que, por otra parte, sirve, como antes nantiales de riqueza, de esa riqueza en que
hemos dicho, para dar una idea favorable de tanto abundamos pero, que á manera del oro
sus habitantes y tambien de las autoridades á que está en las entrañas de la tierra, se hace
quienes generalmente se debe la iniciativa de preciso trabajar para explotarle y beneficiar-
estas mejoras. 1e. "

Los edificios que se dedican á los estable- No debe, pues, consentirse en las poblacio-
cimientos nacionales, á la vez que contribu- nes nada de cuanto pueda comunicarlas un as-
yen á la mayor respetabilidad de los mismos pecto de fealdad, de ridiculéz ó de inconve-
y á dar de la ilustracion del gobierno una bue- niencia, que de cualquiera manera perjudique
na idea, sirven para embellecer las ciudades y á su ornato.
para proporcionar trabajo á los artesanos, que
es otro de los puntos en que todo gobierno
Pero al mismo tiempo, las autoridades de-
debe fijar su atencion.
ben procurar que esto no perjudique los inte-
reses de los ciudadanos para quienes cierta-
Donde los artesanos tienen trabajo, y mas si
mente el ornato no debe anteponerse á las ne-
es en obras en que el orgullo nacional se inte-
cesidades de la familia y del estómago.
resa, ni se piensa en revoluciones, ni hay aque-
llos vicios que enjendra la ociosidad, ni tam-
poco se cometen esos crímenes que la mayor El talento de las autoridades consiste en es-
parte de las veces no reconocen otra causa que tablecer un perfecto equilibrio entre los
el hambre y la miseria que agobian al jornale- intereses particulares y los de la poblacion en
ro cuando le falta el trabajo. general.
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLITICOS 165

Ahora mismo, por ejemplo, el Ayuntamien- El día que se quiten de los ángulos del Zó-
to ha prohibido á los libreros que comercia- calo, los kioskos para avisos, que nosotros tu-
ban en las "cadenas" el que establezcan más vimos el gusto de establecer en esta capital,
sus puestos en aquel lugar; porque siendo indudablemente habrán de echarse de menos,
aquel punto el más transitado de la poblacion, por la costumbre que ya tenemos de verlos
no parecía bien que all i se fijaran esos tendu- all i.
chos, formados de cajones y cubiertos con pe-
tates ó cañamazos que, realmente contrastan [Ojalá que el Ayuntamiento, tomando en
y afectan el decoro de una capital. cuenta nuestra indicacion, conceda á los paci-
ficas y laboriosos libreros de las cadenas, la
Pues bien, el Ayuntamiento, respetando las manera de volver á emplear á sus familias, fa-
costumbres y las conveniencias que la misma cilitando á los estudiantes pobres, la adquisi-
poblacion encontraba en esos puestos, podria cion de las obras de texto, por un precio infi-
no impedir que se establecieran en el lugar en nitamente menor que el que tienen en las
que tantos años han subsistido, sino disponer librerías.
por su cuenta, ó la de los interesados, que se
construyeran unas pequeñas alacenas cuyas La cuestion de ornato público debe combi-
hojas, sirviéndoles de resguardo, permitieran narse siempre que se pueda, con los intereses
colocar en ellas una tabla á manera de mos- de los particulares; porque, aun cuando por
trador para la venta, y que al cerrarse dejaran razon de éste, puede emplearse el derecho de
en seguridad los efectos. expropiecion forzosa, siempre debe hacerse
de esta facultad, como de todas las que aten-
Estas alacenas, por su uniformidad y por la
tan á las garantías individuales, el menor uso
elegancia de su construccion, así como por su
posible.
pintura, lejos de afear, podrian contribuir al
embellecimiento del sitio que deban ocupar,
entre uno y otro de los postes que sustentan
las cadenas, que dán nombre al sitio, y que en El Juego. Rifas y Loterías
realidad son las que debieran quitarse de all i;
siquiera fuese por alejar el recuerdo de escla-
vitud, que tanto afecta la imaginacion de un
pueblo libre. Dos causas poderosas habrán de oponerse
siempre á la extincion de las Rifas y de las Lo-
Cuando la vista se acostumbra á la presen- ter/as, que son los dos únicos juegos de azar,
cia de un objeto, el dia que desaparece de su que, entre nosotros, disfrutan el privilegio de
lugar, si no se reemplaza con otro, el vacío que no les comprenda la prohibicion que pesa
que se nota produce en el áni mo cierto desa- sobre los demás, no obstante que les acompa-
brimiento difícil de explicar; pero que todos ñan las mismas circunstancias ·que justifican
comprenden. aquella medida de prudencia y de moralidad.
166 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Las dos causas á que nos referimos, son: la ilustracion de las autoridades de la República.
decidida afición de nuestro pueblo por el jue- En dicho proyecto nos proponemos hacer del
go y la utilidad natural que de esta concesion vicio virtud, procurando que la Ioter/s, que
reporta el Gobierno. Una y otra, sin embargo, hasta ahora no es sino altamente perjudicial
envuelven un principio de inmoralidad y de al pueblo, le proporcione un gran beneficio
corrupcion, y el Gobierno siempre es el res- valiéndonos de los mismos elementos que cau-
ponsable de los males que de ella se originan. san su daño: de los billetes.

Recomendar á las autoridades el celo que Al hablar de las loterias, decia el Sr. Pita Pi-
deben desplegar en la persecucion de los jue- zarro, antiguo é ilustrado ministro de hacien-
gos prohibidos, seria en primer lugar, dudar de da en España, que no eran sino medios estu-
su moralidad y de su honradéz, y en segundo, ciosos de estafa, defraudacion y sustrsccion
pretender enseñarles á cumplir con sus obliga- de trabajo, á lo que el Dr. D. P. J. Monlau,
ciones, de lo que estamos muy léjos: porque añadía, y todo lo que nos incita á GANAR
ni tenemos autoridad para ello, ni es este el SIN TRABAJAR, se constituye manantial fe-
programa de nuestra obra, en la que, como he- cundo de todas las c'esdichas domésticas y so-
mos dicho al principio, no hacemos mas que ciales.
consignar doctrinas generales que pueden en-
contrar su aplicacion en este y en cualquier Para que se vea el ascendiente que el juego
otro país, si bien en beneficio de las autori- toma sobre el pueblo, cuando se permite, dire-
dades del nuestro, hemos compilado las leyes mos que lo que en España se llama renta de
que directamente se relacionan con la admi- Loteris , segun datos oficiales que tenemos á
nistracion pública y que particularmente les la vista, producia al Estado el año de 1836, un
atañen. líquido de 12 millones y diez años despues,
esto es, en 1846, este producto ascendia á...
Por otra parte, ponernos á disertar sobre los i26.300,000 rs. de vellon! Quiere decir que
inconvenientes del juego, materia tan vieja y habia ascendido á más del doble en 10 años.
tan bien tratada ya por los mas afamados mo-
ralistas, á quienes ha prestado material para Pero volvamos á nuestro proyecto que es
toda clase de obras, seria presumir que habria- muy sencillo.
mos de poder decir algo que aquellos no dije-
ron, ó que habriamos de alcanzar más de lo Imprimiéndose para todos los sorteos que
que ellos alcanzaron. se juegan en el año una cantidad tal de bille-
tes que reunidos forman materialmente mon-
En consecuencia, como ninguna de aquellas tes de papel y que, al dia siguiente de la juga-
pretensiones nos asiste, hacemos de este pun- da, son completamente inútiles, pues desechos
to caso omiso; y pasamos á desenvolver el pro- pasan inmediatamente al basurero, á que los
yecto que queremos someter al criterio y á la condena la rabia y la desesperacion de los que
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 167

nada sacaron con ellos, pudieran aprovechar- segura, sin tener que apelar á la loteria y con-
se éstos, ya que cuestan el dinero á los juga- fiar al azar la adquísicion de una fortuna que
dores, de manera que si no producen la utili- pueden labrar con sus propias manos.
dad del premio que prometen antes de la juga-
da, despues del sorteo diesen un producto mas Mediten bien los empresarios de loterías so-
positivo que el que entraiia su primer destino. bre nuestro proyecto: y ya que el Gobierno
no quiera ó no pueda, tomar un participio di-
Constando cada billete de diez y seis avos ó recto en esta interesante cuestión. sean los
partes, y procurando que á aquellos se dedi- mismos interesados en esta especulacion, los
que un papel de mejor calidad que el que hoy que, dando una forma nueva, útil y conve-
se emplea en esas ilusiones impresas, como lla- niente á los billetes, no solo logren el mayor
mó un amigo nuestro á los billetes, si se irnpri- expendio de éstos, por la instruccion que con-
misese al respaldo de cada uno una leccion tienen, sino que de enemigos del pueblo, que
instructiva para el pueblo, ora fuese de gramá- no son otra cosa en el dia los loteros, se trans-
tica, ora de ortografía, ora de aritmética; ya formarán en verdaderos amigos, esparciendo
de historia, ya de geografía, bien de historia en las masas, de que extraen sus ganancias, la
natural, de geometría y de tanta y tanta otra instruccion que les conviene adquirir en todas
materia como interesa al pueblo conocer y es- las materias cient íficas de que pueden sacar
tudiar, los billetes, á semejanza de las cajetillas tanto provecho.
de cigarros y de las de cerillos, bien que de
una manera mas metódica y completa, satisfa-
iOjalá lleguemos á ver un dia realizado un
rian dos necesidades á la vez: la del vicío que
proyecto cuyos benéficos resultados no pue-
sustenta á los padres, es decir, el juego; y la de
den ponerse en duda I
la virtud que aquellos tíenen la obligacion de
inculcar á sus hijos: el estudio.

Como cada billete entero es un pliego, el


que satisfaciese su importe, siempre caro, ob- Estadistica
tendría, aun cuando nada sacase de premio,
diez y seis páginas de impresion de una buena
obra, con lo que, insensiblemente y haciendo La importancia de la Estadistica está ya tan
menor su pérdida, siquiera en lo que aquellas demostrada en nuestros días que seria verda-
páginas tienen de precio, podria ir formando deramente inútil detenernos en recomendar-
una biblioteca para sus hijos, los cuales en el la: sí nos permitiremos indicar que á nadie
vicio de los padres podrian encontrar los me- tanto como á los que gobiernan interesa el
dios de ser virtuosos, adquiriendo todos aque- conocimiento de los resultados que ella ofrece
llos conocimientos en que el hombre puede li- y que tampoco nadie como las autoridades
brar su subsistencia y que traen una ganancia pueden aprovecharse de sus beneficios.
168 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

La estadis tice , que es la que dá los tama- 60. Para determinar en cantidades y valores
ños de una poblacion bajo todos sus aspectos, los productos de la agricultura y de la indus-
es el faro que en el revuelto mar de la admi- tria que renuevan sin cesar la fortuna pública.
nistracion pública guía á las autoridades evi-
tando que tropiecen en los escollos en que
70. Para apreciar el movimiento del comer-
seguramente se estrellarian, si no fuera por la
cio, y buscar las dificiles condiciones de su
luz que les ofrece.
prosperidad.

El ilustrado estadista Miguel C. de Siles, de- 80. Para ampliar y restrinjir la accion repre-
tallando el vasto campo que la estad ística siva de la justicia, centinela vigilante del órden
comprende, dice que es indispensable: social.

"10. Para hacer constar en todos sus ele- 90. Para favorecer en sus progresos á la iris-
mentos la poblacion de un país, origen pri- truccion pública que debe hacer mejores á los
mordial de su poder, riqueza y gloria. hombres, ilustrándolos.

20. Para mejorar el territorio, despues de 10. Para guiar á la administracion en las dis-
haberlo explorado por operaciones que hacen posiciones que sobre los establecimientos de
conocer su fertilidad, sus comunicaciones, sus beneficiencia y recojimiento se proponga dar
medios de defensa y la salubridad de sus carn- en beneficio de las clases inferiores.
pos y poblados.
11. Y finalmente para aclarar con verdades
30. Para arreglar, como es debido, el ejerci- nuevas, Ó mas exactas, otra porcion de objetos
cio de los derechos civiles y políticos, adquirí- que cada dia conmueven la opinion pública,
dos por fuerza de tantos sacrificios por esa llenan las discusiones parlamentarias y vienen
generacion que bien pronto ya no existirá. á formar problemas, cuya completa solucion
tan solo la estad istica puede darla."

40. Para fijar y sostener por el sistema de


reemplazos establecidos, las fuerzas militares Todos estos detalles que la estadística com-
de que constan los ejércitos que deben garan- prende, como se vé, no son del interés de este,
tizar la independencia del pa ís. ni de aquel Estado; son los intereses de todos
los paises y los de la sociedad en general que
50. Para establecer y repartir equitativa- desde las mas remotas épocas ha necesitado
mente los impuestos con que se atiende á las del apoyo de la estadistica, acaso antes de que
necesidades del Estado. se huhiese inventado el nombre con que hoy
,. ESTR AD A Y ZENEA MANU A L DE GOBERN AD ORES y JEFES PO Ll TlCOS 169

se la desíg na, para q ue los gue rrer os y los con - sents tivo de una sociedad, y que este cuadro,
qui sta d o res conociesen la estension y las ri- pa ra ser perfecto, necesita de todas sus pro -
quez as de sus dominios. porci ones, lí neas tr azos , perfiles, so mbras y
co lores, pues de otro modo seria un ma l bos-
La historia así nos lo refiere, y Alejandro quejo que apenas daria una imperfect a idea
que llevaba tras si quien midiese yes plotase del original ."
los pa íses co nquistados, y Augusto que con su
propia m ano ano taba las riquezas del impe rio ,
Term inaremos este capítulo man ifestando
el núm e ro de los ciudadano s y aliados que po- la necesidad que tiene todo el que gobierna,
d ían man eja r las ar mas; de las naves de guer ra, de ded icarse á est ud iar to dos y cada uno de
de los tributos y otras re ntas pú blicas, de los los elemen tos que constit uye n la vida de l Es-
gastos or d inarios y de las gratificaci ones he - tad o puesto ba jo su diereccion; pues así como
chas al puebl o, son los p rime ros estadistas que
el que vive prendado de una hermosura , en
reconocie ndo la neces idad de valorizar las ri-
fuerza de la consta nt e observacion que hace
quezas del imperío, pusier on los fun damentos de ella llega á conocer to das sus perfecc iones
de es ta cien cia que antes que ellos se reg istra
y defe ctos, del mismo modo, una autoridad
en la Biblia, pues desde los tiempos de Moisés
debe saber lo que encierra d e bueno y de malo
los he breos pose ían da to s estad íst icos relati -
el te rritorio que gob ierna. Lo primero le ser-
vos á su pueblo .
virá de sat isfaccion, lo segundo le estim ular á
á pone r los med ios para corregirlo á fin de que
El emperado r de la China, YÚ , 2642 años nada alte re la belleza fí sica y mor al de l Estado
antes de nu estra era, ord enaba hacer la esta- cuya pros peridad es su constante anhelo .
dística de sus vastos estad os, con la misma
precision que hoy nos enseña una ciencia, de
la que no hemos hecho mas que fijar los prin-
cipios; por que lo que es em pí r icamen te se ha Museo Nacional Militar
venido siem pre siguiendo.

Nuest ro ilustrado amigo el C. Gener al José Los cora zo nes patriotas siempre t ienen un la-
M. Perez Hernan dez en el curso de ested/stics t ido que responde á toda idea, á todo pensa -
de que es autor, y qu e nosotros nos co mp lace- miento ó proyecto qu e se dirije al engrande-
mos en recomendar, po rque en él se man ifies- cim iento y al buen nombre de l país. Por eso
ta toda la impo rtancia y conveniencia de su los ilustrados y dignos redactores de " El Por-
est ud io , sosp echando que álguien pueda con- venir" concedieron el puesto de honor al ar-
siderar de masiado csten so el campo que la t ículo qu e sobre el estab lecimiento de un
conce de , dice : "aun cuando á la simple vista "Museo nacional militar les remit í y que vió la
aparezca que ex igimos de masiado, tén gase luz en las co lum nas de su estimab le pe rió d ico
present e que la estad ist ica es el cuadro repre- el dia 9 de Juli o de 187 5.
170 REVISTA DE ADMINI5TRACION PUBLICA

Aquellos señores llevaron su celo por el pendencia, y tras estos, los de su dignidad, de
bien de la patria hasta recomendar al Supre- su alt ívez y de su honra.
mo Gobierno de la nacion el pensamiento que
iniciamos y que desde luego nos prometimos Libros abiertos son los Estados de la Re-
que no dejarla de encontrar eco en cuantos as- pública en cuyas páginas se registran los nom-
piran á que en México exista todo lo que en bres gloriosos de sus hijos que con sus herói-
los demas países contribuye á darles el título cas acciones, con su saber y sus virtudes die-
de cultos y de ilustrados. ran honra y gloria al suelo que los vió nacer.

Pero no es solamente bajo el prisma de tan Es por consiguiente todo México un "Mu-
digna aspiracion que la idea de promover el es- seo" donde la tierra, el cielo, el aire, los árbo-
tablecimiento de un Museo militar se ha levan- les, los edificios y los hombres, muertos y
tado vigorosa y potente en el fondo de nues- vivos, dan testimonio de que en los países que
tra alma. México no seria ni mas culto, ni los tiranos riegan con la sangre de sus vícti-
menos civilizado, porque entre tanta y tanta mas, el árbol de la libertad crece fecundo y
bella institucion como le honra y le enaltece sus ra íces, una vez que se nutren con la sábia
no tuviese el Museo militar á que nos referi- de aquella sangre, no se desprenden de su sue-
mos. Un pensamiento patriótico, no un pensa- lo por mas que los déspotas luchen y emplen
miento de vanidad y de presuncion, nos gu ía toda su fuerza para arrancarlo.
únicamente en este proyecto.
Hemos dicho que un pensamiento patrióti-
Si el orgullo, que tan atrevidos pensamien- co y no la vanidad, es quien ha despertado en
tos enjendra en los que son bastante fuertes nosotros la idea del "Museo nacional militar"
para ser altivos y bastante altivos para no con- de que tratamos. Y con efecto. Si los mexica-
cebir sino pensamientos elevados; si el orgullo, nos en todos tiempos han combatido en de-
decimos, fuera el móvil de la idea que nos agi- fensa de su territorio, de su libertad, de su
ta, en este caso, dando rienda á esa pasión independencia y de sus instituciones, y si, en
que no reconoce límites en las almas que so- todas partes salieron siempre triunfantes de
juzga, precísamente diriamos que aqu í no ne- sus enemigos, all í donde alcanzaran las victo-
cesitamos Museo; porque en México, todos los rias que el Dios de los Ejércitos concede siem-
Estados que constituyen la federacion, son pre á los que combaten en nombre de la razon
como otras tantas galer ías del gran Museo que y de léI justicia, es claro, como antes dije, que
esta nacion heróica representa, dado que no la tierra, el cielo, el aire, las aves, los edificios
hay tal vez un solo pedazo de tierra en todo el y todo cuanto ha sido testigo presencial de los
vasto territorio que ella ocupa, que no esté titánicos esfuerzos de este pueblo heroico, de
regado con la sangre de sus hijos que á tan al- su abnegacion, de su constancia, de sus sufri-
to precio compraron los mas bellos títulos mientos y de sus penalidades, es objeto digno
para un pueblo: los de su libertad y su inde- de la veneracion de los que saben rendir culto
1. ESTRA DA Y ZENEA MANU AL DE GOBE RNAD ORES y JEFES POLITI COS 171

al valor y al hero ísmo, ora sea este objeto un Y o estoy íntimamente persuadido de que
cestillo, como el de Cbepultepec regado con la todo el que en su poder tuviese alguno de esos
sangre de los alumnos del Colegi o milirar ; de preci osos ob jet os, cuyo valor no consiste en
aquellos héroes niños que supieron sacrificar su precio material, sino en el que le dá su sig-
su vida por la patria; or a sea un árbol, como el nificacion. desde luego se haria un deber en
ne la noche tris te, bajo el cual sen ta se el heroe remit ir lo al Museo, do nde jamás perderl a el
que, valiente hasta quemar sus naves para qui- derecho á su propiedad, aun cuando entrase
tar á su gent e toda esperanza de ret roceder en el do mini o de la Nacion, cuya glori a es de
ant es de dejar consumada la conquist a, no pu- todos,
no menos que entristecerse y aflijirse al ver
desf i lar los cort os restos de su mutil ado ejér- El Supremo Go biern o desti nado por su par-
cito. te alguna suma para la adqu isició n de objet os,
que aun cuando los poseedores los donasen,
Coleccio nar todo cuant o ha servido para la siemp re ocasionarian gasto s para su traslación.
conquista de nuestros mas gloriosos títulos ; estoy seguro de que entraria en posesion de
presentar á la adm ir acion y al respeto de pro- apreciabil ísimas prendas que, un a vez colec -
pios y de extraños t od o cuanto relacio nándo - cionadas, duplicar ian y aun tri pli carian su va-
se con nuestros héroes ha sido de su dominio lor; facilitándonos además la manera de adqui-
y pertenencia, Ó que de alguna manera parti - rir otra s nuevas po r medio de los cambios de
cipa de aquel barn íz de est i macion que los du pli cados que verifi can los museos entre sí.
grandes hombres comunican á todo cuanto á
ell os se ref iere ; es ante s que t odo dar un test i-
moni o públi co de gratitud á los qu e sacrificán - Sabida es la es t imacion que en Euro pa ti e-
dose por nosotros, supieron mostrarnos el nen todas las cosas que proceden de las Amé-
camino del honor y del deber ; es demostra r al ricas, y es seguro que, aunq ue para nosot ros
mundo que sabemos apreciar, cual correspon - no puede ten er mérito, sino lo que hemos
de, aquellos rasgos heroicos de los que, al conouistsdo, bajo el punto de vista hist órico y
combat ir en defensa de la pat ria, jam ás t uvie- cient ífico, mucho nos im por t a poseer lo que,
ron en cuenta el número ni la calidad de sus debido á los estudios y á las investigaciones de
enemigos; es po r último, t rib uta r un culto pú- los sábios son y a, no sim pl es obj etas de curi o-
blico y sol emne á nuestros héroes, levant ando sidad y de est imación. sino "in strumentos"
un altar á su memoria en ese templo que con que nos sirven para proceder á la averiguacion
razon se podrá titul ar de el hero tsmo V la vic- de la verdad , que es el princ ipal ob jeto de la
torie, pues na otra cosa seria el Museo en Hist oria .
cuyas paredes podriamos colocar tan dignos y
glo rioso s t rofeos co mo aquellos. de que acaso Cuando tengamos establecido este Museo,
con menos títulos se envanecen y muestran que la grat it ud de la patria levantará en honor
orgullosas otras naci ones. de sus héroes, él será sin duda como el resú-
172 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

men de las páginas gloriosas que, por toda la sido indiferente á esta necesidad, sino que
República se encuentran esparcidas, y cuando ha creado en una de sus secretarías una sec-
vengan á visitarnos algunos extranjeros, al lle- cion que espresamente se consagra á todos los
gar á México, en lugar de ir á Ouerétero , como proyectos que tienen por objeto la coloniza-
hacen muchos para contemplar el cerro que, cion.
por una coincidencia tan casual, como signifi-
cativa, anticipadamente se tituló de las Cam- En la mayor parte de los países de Europa
panas; porque en él se debía de tocar á muerte sucede prec ísamente al revéz que en el nues-
al terminar la última tentativa de dominacion tro, es decir, que hay mas gente de la que pue-
extrenjere en México, á la par que la interven- de mantener la tierra y aqu í tenemos tierra
cion de Europa en los asuntos de América; les que puede dar de comer á la Europa entera,
bastará dirijir sus pasos al Museo nacional mi- pero que existe inculta y abandonada por fal-
litar, donde podrán ver algo que importa mas ta de brazos que la trabajen.
que el mismo cerro: la corona del imperio á
los piés del Aguila de Anáhuac,- el cetro de Atraer, pues, á nuestro suelo cuanta gente
Maximiliano hecho pedazos, y formado con sea posible, es una razon de conveniencia so-
los trofeos tomados al enemigo en distintas cial, porque segun decia la Direccion de Colo-
épocas, este letrero que tan alto pregona la nizacion al Ministerio de Relaciones, en la
gloria de nuestra patria: .. iViva la Libertad" memoria presentada en 1852, sobre el estado
.. iViva la independencia! iHonor al pueblo y que en el año anterior guardaba aquel ramo y
al Ejército mexicano! el de industria, "los inmigrantes establecidos
por todo el interior, diseminados y sin formar
grandes cuerpos, aumentarán la poblacion sin
I nmigracion temor de desmembracion del territorio y ha-
brán de impulsarla y de mejorarla y dar mayor
estension á los consumos aprovechando tierras
La necesidad de atraer á nuestro pa ís gente hoy eriazas é improductivas."
útil y trebejsdore que estableciéndose en él
contribuya al desarrollo de todos los ramos de Por otra parte, todo el mundo sabe lo que
riqueza que posee y que no se esplotan, ora el cruzamiento de las razas contribuye al em-
por nuestro carácter poco ambicioso, ora por bellecirniento de las mismas, y que la duracion
la indolencia, ora por las puras necesidades de de la vida es mayor en los individuos de raza
la raza ind ígena, que es la que por lo general cruzada que entre los que pertenecen á las ra-
se dedica á la agricultura; aquella necesidad zas puras en que todo tiende al desperfeccio-
que reconoce por base la con veniencia de po- namiento y á la destruccion; porque el tipo
blar la inmensidad de territorio de la Repúbli- que no se mejora, indudablemente dejenera.
ca, ha fijado siempre la atencion de los buenos ¿Necesitaremos traer ejemplos en apoyo de
patricios y el Gobierno mismo, no solo no ha esta verdad?
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES PQLlTICOS 173

En la época á que se refiere la Memoria de y el eso/rito de localismo que reina aún entre
la Direccion del ramo de Colonizacion, que aquellas personas de mayor i1ustracion, que
hemos citado, la falta de vías de comunica- no titubean en consignar en los periódicos
cion por mar y tierra, era el principal obstácu- aquellos sentimientos; son refractarios á la
lo que decia oponerse á la inmigracion euro- buena disposicion, á los mejores deseos, al ca-
pea y así consta en aquel documento. riño mismo conque los enmigrados vienen al
pa ís que adoptan por patria; y aquella mala
Para remover aquel obstáculo se pensó has- voluntad, aquel ódio que se advierte aún en
ta ien la canalizacion del Atoyacl las clases mas elevadas de la sociedad, las cua-
les, sin temor, sin escrúpulo, sin refleccion
Hoy tenemos ya la vía férrea que une á Ve- lanzan al rostro del que no nació en el pa ís la
racruz con México y el viaje se hace en horas. palabra extranjero como un epíteto injurioso
y denigrante, determina á unos á no venir, y
Tenemos tres líneas de vapores, inglesa, á los que vinieron á buscar la primera oca-
francesa y americana que hacen la comunica- sion propicia para abandonar la tierra, que así
cion con todas las grandes naciones de Euro- les amarga el pan que adquieren con su traba-
pa, rápida, frecuente y económica. ¿Por qué jo, y dirijirse á cualquiera otro de aquellos
sin embargo, no ha aumentado la inmigra- pa íses en los que no se le pregunta á nadie,
cion? ¿Por qué los trabajadores irlandeses, de dónde viene, sino á qué viene.
franceses, alemanes, belgas, suizos, por qué los
isleños de Canarias, se dirijen á los Estados Esto es lo que ha hecho grande á los Esta-
Unidos del Norte y á Cuba y á Puerto Rico dos Unidos del Norte de América, pues en
costeándose su viaje á aquellos puertos, y no ellos real y positivamente se recibe al foraste-
vienen á México? ro como hermano, y esto aun cuando por
razon de raza, idioma, religion, tradiciones y
Mucha mortificacion nos causa decirlo; mu- costumbres, sea verdaderamente extraño al
cha el tener que consignarlo en letras de mol- pais, que es lo que propiamente quiere decir
de; pero nada importa el veneno cuando junto extranjero.
está la triaca y como no nos mueve un espíri-
tu de censura que podria hacer ofensiva, y Pero entre nosotros zno se llaman extren-
odiosa la manifestacion; sino al contrario, nos jeros á los españoles, nuestros padres? ¿No se
persuadimos de que de este modo contribui- llaman extranjeros á los cubanos, nuestros
remos á que vaya desapareciendo el mal que hermanos? Pues qué, el hecho de independi-
deploramos; sin embozo, sin escrúpulo y con zarse de la patria potestad y de poner casa
entera lealtad y franqueza lo diremos. aparte, destruye los lazos de la familia?

La mala voluntad, el ódio qua á cada ins- Si México no hubiera hecho su independen-
tante manifiesta el pueblo por los extranjeros, cia; zpodria llamar extranjeros á los cubanos?
174 REVISTA DE ADMINI5TRACION PUBLICA

Cuiden las autoridades de cuantos modos los periódicos que si no hay mexicanos que
les sea posible, de ir desterrando del pueblo puedan desempeñarle?
esas absurdas ideas, esas preocupaciones vul-
gares, esos conceptos erróneos, que la verda-
dera ilustracion rechaza, que un ignorante y Pues qué, desde el momento en que se na-
mal entendido patriotismo aconseja, y procu- cionalizan no son iguales los derechos de los
ren ellas mismas mostrarse benévolas, propi- unos y de los otros?
cias, indulgentes y amistosas con los que por
haber nacido un poco mas acá ó mas allá de Ojalá que así fuese! Por ahora solo son me-
donde ellas nacieron, no son por cierto menos xicanos los que aqu i nacieron y las cartas de
dignos de estimacion, si es que por sus prendas naruralizacion no representan otra cosa que el
personales lo merecen. poco aprecio que los mismos funcionarios pú-
blicos hacen de este titulo legal tan ilusorio
iQué jamás la palabra extrsnjero se pro- como tantos otros preceptos de la Constitu-
nuncie en son de agravio, ni como epíteto cion que ellos mismos nulifican y que en con-
injurioso! iQue jamás se establezcan esas divi- secuencia, no es posible que preste garantías
siones entre individuos que tienen las mismas á la inmigracion.
aspiraciones y tendencias y por fin único el
engrandecimiento de la patria, y que si la pa- Esto teniamos escrito cuando llegó á nues-
labra pernicioso es motivo bastante para tras manos el periódico "La Libertad," en el
arrojar del territorio á un extrenjero (que aca- que encontramos el siguiente artículo, que
so no lo es tanto como muchos de los mismos nos complacemos en reproducir, porque ocu-
que en él nacieron) que el calificativo de útil pándose precísamente de esta cuestion y con-
las determine á apreciar, á querer, á conside- teniendo las mismas ideas emitidas por noso-
rar y á ser generosos y agradecidos con los que tros, viene á justificar cuanto á cerca de ella
traen al país su ciencia, su inteligencia, su la- dejamos dicho, y como su autor es el ilustra-
boriosidad, su honradéz y el contingente de do escritor mexicano Sr. F. G. C., no sola-
su trabajo de que todos participan y que á to- mente no puede ser sospechoso, sino que á la
dos aprovecha. vez nos proporciona la satisfacción de poder
demostrar que si, como él mismo dice, hay es-
Aun queda una razon más que exponer. critores poco avisados que se empeñan en in-
¿Por qué si la Constitucion reconoce como fundir en las masas aquel/as preocupaciones,
mexicanos á los que se nacionalizan conforme no faltan otros que, como el sellar C. tienden
á las leyes del país, se sigue llamando extrenje- á que desaparezcan esos ódios injustificados
ros á los que se sabe que han cumplido con es- que, á la vez que demuestran la poca ilustra-
te requisito y se pone el grito en el cielo, en el cion de los que abrigan sentimientos tan
momento en que se les concede un destino mezquinos, destruyen todo proyecto de colo-
por insignificante que sea y se pregunta por nizacion y hacen de México segun la expre-
1. ESTRADA Y ZE NEA M ANU A L D E GOBERN ADO RES Y JEFE S POLl TI COS 175

sion de l señ o r C. el pária de las naciones civi- mérit o qu e su nacrrruento, it nst es mentes
lizadas. para desempeñar empleos que deben estar re-
servados solo á la ca pacidad !
Hé aq u í el men cionado artículo.
" Debido á esta preo cupacion qu e alguno s
" La p luma li bre. - Este periódico de C órdo - escrit ore s poco avisa dos se emp eñ an en conti-
ba, q ue no brilla por e l ta lento co n qu e está nu ar difundi en do en las masas, México es el
red actado, se perm ite en un parrafete de gace· pá ria de las naciones civilizada s, y los horn-
t illa ata car á Flo rencia Suza rte , sec ret ari o de l bres de méri to se cuidan bien de ven ir aq u í
Tribun a l Sup erior de Vera cruz por el nefando á prestar el contingente de su inteligenc ia y
del ito de ser cuban o. Sepa e l col eguita qu e de sus esfue rzos.
Suzarte es de mu ch os a ños atrás ciudadano
mexica no, y qu e el empleo q ue desem pe ña es " En este pa ís, por de sgracia de él, de nada
debido á su in telige ncia , á su instrucci ón y á sirve qu e un hombre nacido en ot ra parte le
su honradez . La Const itucion exije q ue en consag re su vida que por med io de su trabajo
igualdad de circunstanc ias se prefi er a á los me-
le sea verdader am ente út il, mas útil la mayor
xicanos para oc upar los pues tos pú blicos . pa rt e de las veces q ue los mismos me xicanos.
¿ Los redacto res de la Pluma Libre han conocí-
Siem pre será el extranj ero, el intruso, el horn -
do á m uc hos mexicanos q ue esté n en igualdad
bre q ue reci be de los me xican os el favor de
de circunstanc ias qu e Suza rte , qu e es uno de
ser ad miti do en su seno.
los jó venes de más mé rito qu e hayam os cono-
cid o ? Po r ot ra pa rte ; ya dijimos q ue Suzarte
es mexicano y q ue nuest ras ley es le reconocen "L y q ué clase de favor es ést e ? Exam ínese
co mo ta l. bien y se ver á qu e el favor ecido es e l pa ís y no
el extr a njero. Al extranjero deb e la Repú blica,
"E sta t orpe ma n ía qu e en México se obser- en gra n part e, su civil ización, su ind ust ria, su
va enue cier tas personas de pocos alcances, de comer cio . Colonias ext ranje ras hay , por ejern-
ec har en ca ra á los q ue nacier on fuera del pa ís, plo, la francesa, que ha n prestado al país e rni-
su o ríge n, co mo si fuera un crim en, deno ta nentes ser vicios . Nuest ras ideas, nuest ras
un a ru indad de sen ti mie ntos ind igna de horn - insti tucion es , nues tro modo de sér pol ít ico y
bres de cor azon y de inte ligenc ia . socia l, se deb e absoluta mente á la infl ue nc ia
ex t ran jera .
" El ex t ran jero q ue, como Suzarte, ha ven i-
do á México á pon er su inteligencia y su apt i-
tud al servicio del paí s, vale veinte veces má s, " i y no es doloroso q ue ese no mbr e de ex -
y es más acree d nr A )CUDar un puesto, qu e in· tranjero sea arrojado siem pre como un ins ulto
finidad de mexicanos q ue con vierten á la pa- al rostro de un ho mbre qu e no ha hech o ma s
tri a en gran jería y que no pueden alegar o t ro qu e bene ficios al pa ís.
176 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

"Un extranjero viene á México, y con su es- Los extranjeros


píritu laborioso y lleno de iniciativa establece
una industria que dá trabajo á millares de bra- "Con motivo de una cuestión, destinada á ha-
zos mexicanos. Pues este hombre no consigue cer gran ruido tanto dentro como fuera del
borrar la deshonrosa distincion que se estable- pa ís, se han suscitado acaloradas polémicas en
ce entre él y los hijos del país. Para su esposa, la prensa, cosa muy natural en todo conflicto
para sus hijos, para sus compañeros, para de ideas ó de intereses. Partidarios de la mas
aquellos que han vivido de la industria que el amplia libertad en la discusion, vemos con
creó, siempre es el extranjero que bien puede gusto que ésta se ha llevado hasta sus últimos
marcharse de un país á donde nadie lo ha lla- límites, sin cuidarnos del carácter ni de la pro-
mado, á donde vino á enriquecerse con perjui- cedencia de las personas que en ella toman
cio de los mexicanos. parte, porque si algo hay universal y cosmopo-
lita es la ciencia y la razon, y porque estamos
"Esto, además de estúpido, es infame. ciertos de que el único medio para que la opi-
nion se ilustre, es que se debatan públicamen-
"Es además poco poi ítico. El secreto de la te las cuestiones que á todos interesan, pues
grandeza de los Estados Unidos está en su in- ha llegado á ser un proloquio vulgar que de la
mensa emigracion, y esto consiste en que all í discusion brota la luz. Sin embargo, para que
no hay distincion de extranjeros y nacionales, esas tuchasoe ideas produzcan un buen resul-
en que allí es ciudadano del país todo hombre tado, es preciso descartar de ellas todo lo que
que trabaja y que le es útil con su inteligencia tenga por objeto herir á la persona, sea ata-
y con su actividad.-F. G. C." cándola directamente, ó bien tratando de
imponerle silencio por medio de la amenaza ó
Apropósito de este mismo interesante asun- de reproches que nada tienen de conducentes
to publicó nuestro estimado amigo el ilustra- al punto que se ventila.
do escritor Señor J. M. Vigil en el periódico
"El Porvenir," el siguiente brillante artículo
que reproducimos con gusto, tanto por contri- De aqu í procede la extrañeza que siempre
buir por medio de la elocuente y persuasiva nos ha causado el ver que en algunas polémi-
voz de aquellos dignos mexicanos á la extin- cas, como en la que al principio señalamos, se
cion del mal que lamentamos cuanto para jus- haga valer como razon toral en contra de un
tificar que si hay hombres de mezquinas ideas adversario, la de que sea extranjero, dispután-
y de sentimientos raqu íticos que demostran- dole y hasta negándole el derecho que tenga
do la poca ilustracion que les acompaña, para emitir su opinion en cuestiones que afec-
perjudican al país por su ódio sistemático á tan á nuestra poi ítica interior. Un reproche de
los extranjeros, no falta quien á impulsos de esta naturaleza, no solo nos parece contrario
un patriotismo ilustrado, salga á combatir á la razon, contradictoria al espíritu de nues-
aquellas ideas, que son la rémora de nuestra tras libres instituciones, sino que tiende á
prosperidad. favorecer una preocupacion perjudicial, que
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 177

todos los escritores ilustrados, especialmente Efectivamente, la circunstancia de que


los que pertenecen á la escuela liberal, deben una persona sea extraña á nuestras cuestio-
procurar combatir, porque ella forma uno de nes domésticas, la coloca en una condicion de
los muchos resabios que nos quedan del retro- imparcialidad, que hace presumir que su juicio
ceso y del fanatismo. sea mas desapasionado, y que en consecuencia
se acerque mas á la verdad y á la justicia. Su-
Vivimos, en efecto, en un tiempo en que la cede en esto lo mismo que pasa en los nego-
palabra extranjero no tiene ya la significacion cios de particulares. ¿Se cree por ventura que
que quiere dársele en medio de un acalora- el miembro de una familia juzgue con mas cal-
miento irreflexivo. El espíritu de nuestra civi- ma y con mas acierto las cuestiones que direc-
lizacion, los progresos adquiridos, no permi- tamente re afectan, que una tercera persona
ten ya echar en cara á un hombre su orígen ó que no tiene liga alguna con las partes conten-
su procedencia, oponiéndoseles como un obs- dientes? Esto explica ese interés particular
táculo para que manifiesten con entera fran- con que todos vemos las apreciaciones que la
queza su modo de sentir sohre cualquiera prensa extranjera- hace de nuestros hombres y
materia. Si su juicio es errado, si es injurioso, de nuestras cosas; porque cualquier juicio
nada tiene que ver en ello la cuestion de ex- favorable que en ella encontramos, tiene para
tranjería, porque esos son defectos en que nosotros un doble valor, puesto que es mas
todo hombre puede incurrir, sea cual fuere el imparcial, mas severo, y por consiguiente, mas
pa ís en que ha visto la luz primera, y en tal libre de toda preocupacion.
caso quedan las armas de la razon y de la lógi-
ca para batir y vencer al que de ellas se ha se-
Verdad es que solo nosotros los mexicanos,
parado, sin necesidad de apelar al pobre
por orígen ó por naturalizacion, tenemos el
substerfugio de alegar cualidades accidentales
y que afectan únicamente á la persona. indispensable derecho de dirimir nuestras con-
tiendas, segun nuestras necesidades ó nuestros
Se nos dice tal vez que un extranjero no caprichos. Esta es una regla á la que no pone-
puede tener al pa ís el mismo afecto que un mos limitacion de ninguna clase. Pero de aqu í
mexicano, ni interesarse de la misma manera á pretender que nadie mas que nosotros tenga
en su porvenir, ni conocer con toda exactitud derecho á formular un juicio sobre nuestras
nuestros antecedentes y nuestras necesidades; cuestiones hay una distancia inmensa. Cual-
podrá ser todo eso, pero de ahí no se infiere quiera objeccion que sobre este particular pu-
de ninguna manera que el extranjero cometa diera hacerse, está ya contestada de antemano
una falta que merezca tachársele, al expresar por los defensores de la libertad del pensa-
libremente sus opiniones. Nosotros discurri- miento. ¿Qué mal puede seguirse de que una
mos de otra manera, pues creemos que esos persona á quien la suerte hizo nacer en lejanas
defectos prueban precisamente lo contrario tierras, que habla distinto idioma ó profesa di-
de lo que se pretende, como no nos será difí- versas ideas á los que entre nosotros dominan,
cil demostrarlo. se exprese en este ó aquel sentido respecto de
178 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

nuestras cuestiones interiores? ¿Se teme el jui- jor nos acomode; trabajemos en real izar una
cio que de nosotros pueda formarse en el ex- verdadera hospitalidad en vez de hablar de
tranjero? Pero esto seria abrigar muy poca fé ella: este es en nuestro concepto, el medio
en la justicia de nuestros actos: porque si ellos mas seguro de marchar por la vía de ese pro-
SDn buenos, todas las calumnias del mundo no greso positivo, que es el único que puede lle-
bastarán para desvirtuarlos; y si SDn errados, var á la patria al apogeo de la civilizacion."
ni el silencio ni las alabanzas harán cambiar
sus necesarias consecuencias. ¿Se cree que
esta clase de apreciaciones produzcan algun
conflicto que comprometa la paz pública? Es- Agricu Itura
to seria tener muy poca idea de nuestro pue-
blo y de nuestra sociedad, que han dado sufi-
cientes pruebas de cordura para demostrar Si á trueque de ser orijinal hubiese de privar á
que ningun peligro encierra la mas absoluta li- mis lectores de IDs sábios y prudentes consejos
bertad de la prensa. que un ilustrado economista, el Sr. Alonso,
daba en cierta ocasion á los jefes pDI íticos de
Concluyamos: cuando en la conciencla de su país, apropósito de la necesidad que les en-
todos los mexicanos progresistas, existe la carecia de fomentar la agricultura; seguramen-
convicción íntima de que una de nuestras ma- te no procedería yo en este caso, CDn la leal-
yores necesidades es el aumento de poblado- tad y con la buena fé conque me he dedicado
res, y que ésta solo puede satisfacerse á escribir este libro, en que positivamente no
atrayendo del exterior una inmigracion abun- aspi ro á otra cosa que á prestar á las autorida-
dante, no es el mejor medio de estimular el des de mi país todos IDS servicios que me sean
echar en cara al que viene de fuera el ep íteto posibles, lo que habré de conseguir, sin duda,
extranjero, comenzando por disputarle un de- trayendo á este mercado el fruto del cercado
recho natural que nuestras leyes reconocen. ageno, cuando me penetre que en el de mi
Ya que nuestra pobreza nos impide el poner huerto no concurre la bondad que se necesita
en práctica IDS grandes medios que nuestros para presentarlo al consumo.
vecinos emplean para atraer á IDS emigrados,
ofreciéndoles toda clase de recursos y venta- PDr otra parte, aquellas razones que se ha-
jas, á fin de que se arraiguen en nuestro suelo, llan al alcance de todo el mundo, adquieren
procuremos al rnénos no alimentar la preocu- mayor autoridad cuando se escuchan en boca
pacion que en México se abriga ódio y mala de personas respetables que no tienen mas
voluntad contra los extranjeros, ID que nece- interés que el del bien á que aspiran y que no
sariamente alejará de nuestras playas esos pueden menos que inspirarnos la mayor con-
brazos yesos capitales que tan grandes bienes fianza, supuesto que no las estimula otro inte-
producirían á la patria. Oigamos con calma á rés que el amor de la patria y el bien de sus
todo el mundo, á reserva de hacer ID que me- concludadanos.
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GDBERNADORES y JEFES POllTICOS 179

Aplicando á las autoridades de nuestro país esta necesidad no ha podido escapar á su inte-
las recomendaciones que á las del suyo hacia ligencia sostiene una Escuela de Agricultura
el Sr. Alonso, se verá que no hay por mi parte que, en mi humilde opinión. es como muchas
tampoco la presuncion de querer enseñar á de nuestras instituciones: verdadera cuestion
nadie por creerme mas entendido, supuesto de lujo.
que, como anteriormente tengo dicho, seria
verdaderamente rid ículo y pedantesco preten- Sentados estos precedentes, oigamos ya al
der dar lecciones á aquellos de quienes indu- Señor Alonso. Dice éste:
dablemente puedo recibirlas.
"Para fomentar la agricultura de una mane-
En este libro no me propongo mas que con- ra eficaz y directa, conviene que un Jefe Poi í-
signar toda saludable doctrina que pueda ser tico conozca todas las exigencias de ella; que
provechosa á los que gobiernan, los cuales al se penetre por principios de que las fatigas del
enterarse de ellas, si las encuentran conformes labrador sostienen todas las comodidades de
con sus convicciones, tendrán una verdadera la vida, desde el palacio de los reyes hasta la
satisfaccion al verlas confirmadas: si alguna cabaña del pastor; veamos como en el cultivo
idea nueva encontrasen y creyesen convenien- de las hilazas están las preciosas y delicadas te-
te adoptarla, me seria grato y satisfactorio, las que envuelven nuestros cuerpos desde el
pues á este fin la propongo; y si no estuviesen momento de nacer: mirad esas lonas y jarcias,
de acuerdo con lo propuesto, entre lo que yo producto de aquella cosecha, cuál dan movi-
digo y lo que ellos piensan, se establecerá una miento y seguridad á nuestros buques, á nues-
discusion in pectore, de la que siempre brota- tras escuadras.
rá la luz, que no es mas que el convencimien-
to y la seguridad que se desprende del análisis. "Es la agricultura la que nos proporciona
en la cria de ganados lanares, esos ricos paños
Si creyesen erróneas ó absu rdas algunas de que ostentamos en nuestros vestidos, que lu-
mis indicaciones, seguramente que no las se- cimos en nuestros tapices: las maderas de
guirán y no habré de enojarme por ello; construcción, las preciosas para artículos de
lujo, el mantenimiento, en fin, de todos los sé-
zAcaso pretendo ser infalible? res, vienen de los productos del campo, y en
ellos vive el comercio, por ellos andan las fá-
La necesidad de fomentar la agricultura se bricas: las ricas y lujosas telas vienen de la tie-
hace sensible en todas partes, pero acaso en rra donde se cria la morera que dá alimento al
ningun pa ís como en el nuestro sea esta una laborioso gusano de seda; por esto quisiera ver
de las necesidades mas imperiosas por razones en los jefes poi íticos el amigo del honrado
tan palpables, que ni siquiera me creo en la labrador, al cual le estarian muy bien ciertos
necesidad de indicarlas; el Gobierno bien lo premios, ciertos privilegios, toda vez que per-
comprende y para dar un testimonio de que feccionase sus cosechas, y cuando se vé que
180 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

los labradores rebajan el precio de algun fru- de la revolucion, gente dedicada al arado,
to por haberse dado todos á su cultivo y por cambiaron la esteva por el fusil esterminador."
consiguiente atraídose la abundancia, cumple
á la autoridad protectora escitar á los coseche- "Conozca, en fin, un jefe poi ítico que la
ros para que se dediquen á otros cultivos, y agrícultura es el alma del comercio y de la in-
aqu í está el tacto, aqu í el saber de semejantes dustria y que, sin ella, es decir, sin protejer en
autoridades, á fin de proponer premios y dis- la nacion aquella, forzosamente los otros ra-
tinciones para fomeñtar y protejer á los culti- mos para vivir y medrar han de buscar en efec-
vadores de terrenos, llevando las recompensas tos extranjeros sus elementos de giro."
hasta á la escension de tributos por tiempo da-
do, pues gana el tesoro público mucho mas Demostrados los beneficios que provienen
dispensando á veces estos privilegios, que im- de la agricultura, importa á nuestras autori-
poniendo contribuciones. Deber de un jefe dades poner de su parte todos los medios
poi ítico es tener en cuenta, para separarlo de posibles para fomentarla, supuesto que favo-
sí, aquel equivocado sistema que administra- reciendo aquella se favorecen á la vez los inte-
ciones erróneas establecieron dispensando al reses de la industria y del comercio, es decir se
comercio y á la industria únicamente cuantos favorecen los intereses generales del pa ís.
favores han sido inmajinables en premios y
franquicias altamente perjudiciales al labra-
Una de las cosas en que de preferencia debe
dor, como si el comercio y la industria fuesen
fijar su atencion toda autoridad verdaderamen-
las únicas fuentes de la riqueza pública, sin co-
te ilustrada, es en desterrar las rutinas que son
nocer que para la agricultura, ó mejor dicho,
las enemigas naturales del progreso.
contra la agricultura se fulminaron los mas
onerosos tributos, saliendo de la gente del
campo las contribuciones y pechos mas duros, En el perfeccionamiento de los instrumen-
porque ellos tambien han surtido con sus bra- tos de labranza y en el sistema de cultivos
zos las fuerzas militares durante tantas gue- consisten principalmente los adelantos de la
rras, pues pocas veces pueden librarse de la ciencia agrónoma; pero, cuánto trabajo nos
suerte de soldados, y así viéramos que en to- cuesta el convencer á un labrador de que debe
dos los apuros en que la nacion se encontrara, abandonar su viejo arado de bueyes para sus-
si de dinero fuesen, las intendencias han teni- tituirle por el moderno de ruedas y de vapor!
do por mas segura la contribucion del labra-
dor y por los pueblos han derramado aquellas Ocasion es esta de que llamemos la aten-
autoridades sus alocuciones y sus pedidos con cion de nuestras autoridades sobre en particu-
mas perseverancia que por las ciudades, en las lar interesantísimo por la influencia directa
cuales han sido y son siempre muy cuantiosos que tiene en las tareas agrícolas y en el fomen-
los atrasos en todo género de débitos; y las re- to de las crías, ora sea que se trate de la raza
petidas quintas decretadas en las diversas fases bovina, ora del ganado caballar y mular.
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 181

Me contraigo á la necesidad de impedir por bien mantenido, á las que acompañan al que
medio de multas y hasta de prision, si fuese de suyo es raqu ítico y que además está ham-
necesario, el trato cruel y brutal que se dá á briento, débil y maltratado.
los animales, de los cuales se exije mas de lo
que razonablemente es posible, sea que se tra- Raro es el buey, caballo ó mula, de los que
te de aprovechar sus fuerzas, sea que se explo- en dichos Estados se destinan á las faenas rús-
te su resistencia. ticas y particularmente al tiro de las carretas
ó carretones del campo, que tenga la cola ó el
Es bien sabido que en Europa existen socie- rabo entero.
dades protectoras de los animales, y que en
los Estados Unidos del Norte, aunque no hay ¿Yen qué consiste esto, se me dirá?
estas sociedades, los animales reciben un trato
bondadoso y compasivo en que estriba el En que aquel es el punto en que los infeli-
secreto del desarrollo y hermosura que osten- ces animales reciben el castigo.
tan en aquel pa ís todas las especies y muy par-
ticularmente las de la raza caballar y bovina. Para hacerlos andar, los aurígas con la rna-
no izquierda les toman la cola, la doblan fuer-
En algunos Estados de nuestra República temente en forma de arco y pegándoles sin ce-
los animales reciben un trato tan cruel que sar, en la parte convexa con un pequeño palo
aun me horripilo al recordar las escenas que que llevan en la derecha, los azotan no solo
he presenciado y las narraciones que los labra- hasta hacerles una llaga en aquel punto, sino
dores ind íjenas me hacian de los medios ern- hasta quedarse, como nosotros lo hemos visto
pleados para conseguir la domesticidad de los mas de una vez, con la mitad de la cola en la
animales. mano.

En tal virtud, diríjome particularmente á Si el pedazo de rabo que les queda resiste
las autoridades de aquellos para que, en bene- una segunda operacion, vuelven á quebrárselo
ficio de la agricultura y particularmente de los del mismo modo y cuando queda muy peque-
mismos intereses de los hacendados, se dirijan ño, no por eso dejan de doblárselo para que el
á éstos recomendándoles prevengan en sus dolor intenso que esperimenta el animal le
respectivas haciendas á los mayordomos yen- obligue á arrastrar al triste armazon de huesos
cargados de ellas, la mayor vigilancia posible á que se halla reducido.
para que los ani males se traten de la manera
piadosa y conveniente que es necesario, no Cuando se le abre el narigon á los bueyes,
solo para su conservacion sino para que pue- los tienen colgados por él á un árbol tres dias
dan prestar mejores servicios que los que pres- sin comer, ni beber, para que se amansen.
tan, atendidas á que no son iguales las condi-
ciones de un animal fuerte, robusto, sano y A los toros que envisten les cosen los pár-
182 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

pados y as í los tienen en el campo hasta que Piedad para los animales
se amansan.
En los países cultos, los dueños de cabalgadu-
ras, animales de tiro y otros que ocupan para
Cuando van á ordeñar las vacas, les 1ían las
sus trabajos y les ayudan á formar sus capita-
cuatro patas y lo primero que hace el ordeña-
les y á pasar la vida, se empeñan en alimentar-
dor es arrimar un monten de piedras para
Ios y en cuidarlos bien, demostrando con esto
pegar en la boca á los becerros luego que in-
que conocen su interés personal.
tentan acercarse para mamar, de que resulta
que quebrándoles los dientes y dejándoles
Da gusto ver en los Estados Unidos, en Eu-
adoloridas las quijadas despues, aunque estén
ropa, y especialmente en sus ciudades, los her-
sueltos maman poco.
mosos caballos que usan los carreteros y hasta
las gentes mas pobres que se dedican á las mas
Nosotros, vimos una tarde una vaca que en- humildes ocupaciones. Esos animales se en-
tre cuatro indígenas arrastraban por la calle cuentran lozanos, lustroso el pelo por el aseo
donde viviamos: el animal era precioso, robus- y sus arneses en el mismo estado, pues que sus
to, la piel pintada de blanco y negro: pero la dueños comprenden que todo eso contribuye
sangre que la teñía, materialmente ocultaba á proporcionarles una subsistencia segura. Los
bajo de ella la piel del animal. carros están atendidos con el mismo cuidado,
untados en sus ejes, para que los animales con
Uno de los conductores traía en hombros el menos trabajo los puedan llevar, y todo en el
becerrito, precioso como la madre, pero este- mejor órden.
nuado, jadeante y casi muerto de fatiga. La
vaca traía 10 leguas de camino y sus mujidos Causa pena ver entre nosotros, por lo gene-
y los saltos que daba cada vez que le tomaban ral, que sucede lo contrario con los que se de-
la cola ya casi desprendida de su maslo á fuer- dican á ocupaciones semejantes. Los veículos
za de palos, partian verdaderamente el cora- y arneses se hallan en el peor estado; las mulas
zon. Al llegar la vaca á la esquina se echó, ó y caballos flacos, estropeados, demostrando
mas bien cayó, cuando por última vez quisie- el hambre y hasta con mataduras ó llagas, que
ron doblarle la cola, aquella se quedó en la son la prueba mas grande del criminal abando-
mano del bárbaro que la azotaba, éste se puso no, '1 del desconocimiento de los intereses
á discurrir nuevo modo de castigarla, pero ya propios.
era innecesario. La vaca estaba muerta.
A esos animales que se hallan en tan fatal
Con referencia á este asunto, dijo el Siglo estado, se les hace soportar una carga superior
XIX y reprodujo El Imparcial de Chiapas en á sus fuerzas, Ó se les obliga á tirar un pesadí-
su número del 10. de Marzo de este año, lo simo carro de cuatro Ó dos ruedas que se en-
siguiente. cuentra bajo las peores condiciones, y si es de
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLITICOS 183

estos últimos, la carga se coloca toda, arrimán- no pueden llevar un carro superior á sus fuer-
dola sin inteligencia ó en la parte anterior, ó zas y en el que se hallan además lo objetos
en la posterior, sin que guarde el conveniente que conducen, malamente acomodados.
equilibrio sobre el eje, por lo que en el primer
caso, las mulas del tronco tienen que soportar Causa pena recordar que los soldados fran-
la mayor parte del peso de dicha carga, ade- ceses en tiempo de la invasion, nos daban
más de hacer el tiro para arrastrar el carro. En ejemplos del cuidado y esmero con que deben
el segundo caso, esos mismos animales casi es- atarse los caballos y toda béstia de carga.
tán levantados por el cincho con que se hallan
sujetos, porque el peso que lleva el carro en la Entre nosotros, recordamos, que á semejan-
parte de atrás, levanta las varas á que están un- za de lo que se practica en otros pa ises civili-
cidas las cabalgaduras, que con un inconve- zados, se estableció en esta capital para favo-
niente de esta clase tienen mayores dificultades recer la conservacion de los animales y vigilar
para desempeñar el trabajo á que se les desti- á cerca de que los trabajos que desempeñan,
na, viéndose forzadas á no poder andar espe- sean de una manera conveniente, una sociedad
cialmente cuando encuentran en las calles ó que tenia por objeto esa vigilancia con la sufi-
caminos la multitud de baches que tambien ciente autorizacion para remediar los males.
por abandono no se tapan. Nos parece que á los principios, esa reunion
de personas benéficas dió un buen resultado,
En ese momento los bárbaros conductores pero despues no hemos sabido á qué atribuir
usan del chicote, del palo donde está adheri- el aumento del mal que deploramos, sin que
do, de las piedras y de cuanto se halla á su haya quien lo contenga.
alcance, para obligar á los pobres animales á
que anden enmedio de los inconvenientes con A nuestro juicio basta, en casos extraordi-
que tropiezan por la ignorancia de sus verdu- narios, la simple acción de una buena policía,
gos. para evitar esas hechos escandalosos de barba-
rie de los conductores de carros, que en vez de
alimentar á sus animales y por cuyo trabajo
El menos avisado comprenderá que es im- ellos comen, no se les permita descargar esa
posible que una mula ó caballo haga el tiro lluvia de golpes y de blasfemias que ofenden
fijando en el suelo sus cuatro piés con firmeza altamente la moral y atacan las buenas cos-
á la vez, que levanta el cincho á que está liga- tumbres, imponiéndoseles tambien una multa
do en las varas, porque la carga se halla atrás porque obligan á conducir á dos acémilas un
del carro y éste ha perdido su equilibrio. peso que apenas seria soportable para seis.

En medio de esa descarga de golpes, se oye En una sociedad bien organizada, disposi-
otra de blasfemias y desvergüenzas, que sin ciones como la de que hablamos, se fundan
respetar al público, á las señoras y á los niños, en los sentimientos naturales de humanidad,
profieren los carreros, contra los animales que en la justicia, en el conocimiento del buen
184 REVISTA DE ADMINISTAACION PUBLICA

proceder y en la conservacion del árden pú- público que cuanto es posible hacer para que
blico, del que depende el bienestar social." el servicio se verifique con la debida regulari-
dad, tanto se hace, asi por parte del jefe supe-
rior que le administra, cuanto por la de los
Esperamos que se nos haga la justicia de activos é ilustrados empleados que eficazmen-
creer que no nos mueve un malicioso esp iritu te secundan sus acertadas disposiciones, nos
de critica ni de murmuracion, pues en este limitaremos á recordar á los Gobernadores y
caso harto tiempo hace que hubiéramos podi- Jefes Poi íticos la obligacion que tienen de ha-
do ocuparnos de escribir en aquel sentido; pe- cer que á la correspondencia pública se le
ro as i como no lo hemos hecho hasta ahora, guarde todo el respeto que ella demanda y
porque no teniamos por qué, ni para qué, que de todos y cada uno de sus gobernados
creeriamos faltar á la intencion que nos gu ia comprendan este mismo respeto; por que, no
al redactar este libro, si pasáramos en silencio, hay razón, ni circunstancia alguna que discul-
hechos que tienen necesidad de un pronto co- pe la criminalidad de la violacion de lo que
rrectivo en beneficio de los interes de aquellos propiamente es un sagrado, pues nada es mas
Estados, que diariamente progresan y en don-
grave entre los hombres que el secreto de sus
de la civilizacion encuentra terreno propio y pensam ien ros.
abonado.

"Llevan los correos, dice un autor, intereses


Correos de honor, de gloria, proyectos de especulacion,
contratos de suma trascendencia á las familias,
á los pueblos, á la nacion entera y todo esto
Aunque afortunadamente este es uno de los puede atacarlo un reducido número de gentes,
ramos de la administracion que mejor servidos si, abusando de su autoridad, atacan la corres-
se encuentran entre nosotros, merced á la em- pondencia."
peñosa solicitud que en su mejora tiene de-
mostrada el digno y pundonoroso administra- El nombramiento, pues, de empleados para
dor general Sr. D. Pedro de Gerev y Garay, no un ramo de tanta trascendencia y responsabi-
habremos de pasar por alto una materia que, lidad, debe recaer en personas de notoria vir-
por su misma importancia nos impone la obli- tud, honradez y moralidad; porque estando en
gacion de consignarla siquiera sean unas cuan- poder de un malvado la facultad de intervenir
tas lineas, para que conste que no se nos en tan delicado asunto y de apoderarse de los
oculta todo el valor que tiene y la atencion secretos de todos, especialmente si se trata de
que suponemos han de concederle las autori- individuos ambiciosos y revolucionarios, que
dades. no se detienen ante ning}Jn obstáculo y que
por medrar, son capaces de sacrificarlo todo,
Siendo, pues, irreprochable la marcha que incluso su propia reputación y concepto, bien
este ramo sigue y estando en la conciencia del fácil es comprender cuántos son los daños que
1. ESTR AO A y ZENE A MAN UAL D E GOBERNADOR ES Y JEFES POll TlCO S 1as

puede oca sio na r y cuanta la inconveniencia de ' menos cantidad que se paga por el porte, sino
un emp leado de ta les cond iciones. de que la carta no cer t ificada se pone en lista
y puede sacarl a cualquiera, de intento ó por
Tan gravemente conte mp lo yo los correos, equ ivocacion ; ó bien, si la lleva el cartero , por
di ce un entend ido escrit or, cuan to qu e qu isie- venir dom iciliada, éste la de ja en manos de
ra para sus se rvidores otras p ru eb as que las cua lqu ier individuo de la casa, qu ien, por cua l-
exijidas hasta hoy, p ruebas de pública virtu d, quier acc ident e pue de ext raviarla ; en tanto
prue bas de secreto , al mismo tiempo que caso que la carta cert ificada, como no se entrega ,
tigos eje mplares para los infracto res ." sino previo recibo de la perso na para quien
viene, no hay temor alguno de que se pierda,
y mas adelan te dice el mismo "l os empleos : pues lo mas que pued e suceder , si no hay
de l ra mo que nos oc upa, conferirse deben con quien quie ra recibirla, es que vue lva al punto
tal det enimiento y circu nspeccion , que el solo de donde partió .
hecho de t itularse emp leado de co r reos, sea la
que qui era la ca tegoría en ellos, llevase en sí En esto de las cartas hay. como en todo,
desde luego la ejecut oria de una pública con - quien especu la á costa del daño ajeno , es de-
fianz a. cir, que no falta quien se ejercite en extraer
cartas que no les corresponden, bien por aproo
Una o bservacion qu e, trata nd o de este piarse los valores que algunas cont ienen, bien
asunt o , hizo el ilustrado Sr. D. M. Alon so, ha- por recibir la grat ificacion que mu chos int ere-
bíase me ocu rrido ta mbien á m í y la hu biera sados of recen po r recibir la carta q ue desean
consignado en este libro co n la ruda franqueo con ansiedad .
za de l que no pretende ofender, sino que trat a
de mejo rar, á no ser por qu e habien do hablado Fíjese la autoridad en esta clase de especu-
en lo particula r con el men ciona do Sr. Garay lad ores y castigu e con mano fuerte á los q ue,
y Garav, que tan entend ido es e n la materi a, po r el ce bo de una mezquina grat ificacion, no
se me d ió una esplicacion qu e me de jó de l se det ienen ant e la criminalidad que envu elve
to do sat isfecho . e l hecho de vio lar la co rrespondencia pública
y de penetrarse de asu ntos y de secretos aje-
Me refiero á la cuestion de cer t i f icados. nos.
Cho cábame el qu e yendo en una misma balija
las ca rtas certificadas y las que no se certifi - Por no hacer mas ext enso este cap ítu lo no
can , so lo se diese al pú blico segur idad por las inserta mos en él agunas de las disposiciones
un as y no po r las otras, es dec ir, q ue se garan· que en distintas épocas ha d ictado el Gobier-
tize la ent rega de las que p agan ma s y no la de no para e l mejora miento del ser vicio de
las que pagan menos. Per o e l Sr. Garay tuvo la co rreos y muy particula rment e la de fecha 12
amabi lidad de hacerme comprender que la se- de Agosto de 1871 escrita po r el Sr. Castillo
guridad de la entrega no de pende de la mas ó Velasco que con tiene este préambulo .
186 REVISTA DE ADMINISTRACION PU8L1CA

"El C. Presidente de la República ha fi ja- La d isposicion que hemos citado, se publi-


do su atencion en las repet idas quejas que la có el año de 1871 y en el de 1872 entró á
prensa dirije contra el servicio de correos y co- desempeñar el cargo de administrador general
mo quiera que este ramo se halla por la ley al el Sr. Garay y Garav, desde cuya época, fué
cuidado y proteccion del Supremo gobierno, que principiaron á publicarse las memorias
y siendo por lo mismo un deber de éste no so - que anualmente dan cuenta del estado de
lo vigilar por que se observe en él la mas aqu ellas rentas.
estricta seguridad en la conduccion de la co -
rrespondencia, sino tambien fomentar su des - Aque l celoso y apreciable funcionario en la
arrollo con la plantacion de aquellas medidas Memoria presentada a l ministerio.efe Gober-
que den por resultado su mejora en bien del nacion relativa al estado administrativo v eco -
público, ha. querido entrar en el exámen, de l nómico del correo en el año fiscal de 1875 á
estado que en la actualidad guarda el correo 1876 refiriéndose á este particular dice :
con el fin de dictar las providencias de su re-
sorte á fin de desterrar los abusos que pudiera "Por último, la noticia marcada con el n ú-
haber y conseguir al mismo tiempo algunas mero 9 es una reseña , á que me he contraído
mejoras en este importante ramo de la Adrni - en el cuerpo de este informe y que se contrae
nistracion . á los casos de intercepcion y violacion de la
correspondencia por las fuerzas sublevadas.
Triste es consignar en un documento público
" Con este motivo, considerando el C. Pre- de tanta circulacion como lo es la memoria
sidente que la seguridad de la correspondencia de esa secretaría, hechos que argull en un esta-
es lo primero que debe procurarse, obsequian -
do de semi -barbarie y el desprecio de todo
do de este modo el precepto constitucional
respeto á la moral y á la ley; pero con ese
que la sanciona ; que al declararse por la Cons -
documento que solo es la recoleccion de los
titucion inviorable la correspondencia pública
partes que se han estado publicando en el pe-
que circula por las estafetas, lo hizo de una
riódico oficial, la administracion de correos
manera absoluta, y que , por lo mismo, bajo
contesta á los cargos lijeros é injustificables
ningun pretexto puede hacerse en ella ningun
que se le hacen en lo particular y por la pren-
registro, sin cometer un grave atentado."
.sa, á causa del extravío de correspondencia
debido á fuerza mayor y que no entraña res-
Vemos con gusto que el Supremo Magis- ponsabilidad para los empleados de las oficio
trado de la Nacion al fijar su atencion en el nas, ni para los conductores de balijas ."
importante ramo de correos su primer cuida-
do ha sido recomendar la seguridad en la con - De estos desgraciados muchos han sido ase-
duccion de la correspondencia y en la ínvi o la- sinados y as í consta ta mbien en el propio
bilidad de aquella, reco mendada en lo absoluto documento en que el expresado señor adrni-
por nuestra bien meditada Constitucion. nistrado r general dice :
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 187

"Al elevarlos al Supremo Gobierno, (los es- tracion que le acompaña, y solo encuentra es-
tados que acompañan á la Memoria) es por cusa en la aberracion y los atentados á que
demas espresar!e la pena y el desagrado que conduce la exaservacion de las pasiones poi í-
no puede menos de inspirar á un funcionario ticas.
sol ícito en el cumplimiento de sus deberes,
el cuadro lastimero que la actual revolución Hablando el Sr. D. Guillermo Prieto, á
ha trazado del correo, enzañada especialmente quien el ramo de correos de esta República ha
contra él, convirtiendo una institucion de pro- sido deudor en otra época de grandes y de im-
greso, civilizadora y benéfica, prospera y flo- portantes reformas, sobre la manera con que
reciente ayer, en mala arma de partido, caida se atiende á este servicio la vecina república,
en descrédito y empobrecida hoy, cuadro do- dice en su obra "Viaje á los Estados Unidos,"
blemente desconsolador y siniestro, si de su pág. 237, lo que sigue:
fondo sombrío se destacan las figuras sangrien-
tas de algunos administradores, agentes y con-
"El servicio de la ciudad (San Francisco de
ductores de balijas, asesinados como lo han
California) se hace por pequeñas cajas de fie-
sido en algunos lugares, por solo el buen servi-
rro, fijas en las columnas que sostienen los fa-
cio que unos y otros han prestado, no á la
roles del gas. Tres veces al dia recojen la corres-
politica, sino á la sociedad."
pondencia de esos buzones los carteros, y tres
veces reparten las cartas con la mayor puntua-
Cumple á las autoridades para quienes escri-
lidad.
bimos, ya que otra intervencion no tengan en
este ramo que cuenta con empleados propios
y que se rije por ordenanzas y leyes especiales, "La proteccion al correo es decidida; no
que se han dictado para conseguir su mejora- hay circunstancia alguna por grave que sea,
miento y perfeccion, el que se manifiesten que embarace su tránsito, y cuando el cerco es
severas y castiguen con todo el rigor de la ley mas vigoroso, por ejemplo, en un incendio, el
á los que interceptan las balijas y roban la co- correo se abre paso con solo anunciarse."
rrespondencia pública, pues no menos crimi-
nales que los plajiarios son los que violan el "A veces, mejor dicho, con mucha frecuen-
sagrado de la correspondencia en que tantos cia, se llenan las cajas ó buzones de la corres-
y tan importantes intereses se encierran. pondencia que está en las calles; el público no
se detiene por eso, continúa poniendo cartas y
En el cuadro á que el Sr. Garay se refiere periódicos sobre la tapa de la caja, á la vista y
se registran 423 robos y violaciones de co- al alcance de todo el mundo, sin que se dé el
rrespondencias habidos desde el mes de Julio caso de que se pierda una carta, ni de que na-
de 1875 á Junio de 1876. Esto es verdadera- die se atreva á tocar aquellos papeles, puestos
mente triste y desconsolador para el pa ís que, bajo el sagrado de la confianza pública. Este
por otra parte, tiene justificada toda la ilus- solo rasgo hace la apologia de un pueblo."
188 REVISTA DE ADM INISTRACION PUBLICA

Asilos de Pobres Aquel grupo de enfermos, d e mancos, cie -


gos, cojos, y tullidos, envueltos en sábanas
puercas y malolientes, recostados en sillas
Sabido es que la mendicidad pública no solo que, volteadas, toman el aspecto de camas y
es un testimonio de la incuria y de la apatía literas, cuyas súplicas y aves lastimeros dañan
de los que gobiernan, sino una constante ame- los oídos y afectan el corazon de los devotos;
naza contra la paz y las instituciones, siendo aquel grupo decimos éno dá el mas fehaciente
el verdadero foco de donde parten todas las testimonio del indiferentismo de las autorida -
ideas disolventes que tienden á la desorganiza- des y de que la policía no cumple en este caso
cion de la sociedad, á quien reprocha la des- con el mas importante de sus deberes?
igualdad que se advierte en el reparto de la ri-
queza , Esta desigualdad sensible es la que pre- Pero ¿á dónde, se nos dirá , quereis que la
tende reformar la comuna. policía conduzca á esos desdichados? ¿Tene-
mos acaso algun asilo á donde puedan encon-
Si los particulares, al penetrarse de las nece- trar sus necesidades pronto y eficaz remedio?
sidades y miserias que afli jen á los que se ven
en la dura necesidad de mendigar su sustento, Pues si no tenemos ese asilo; si no ha y un
á impulsos de sus sentimientos piadosos y ca- verdadero Hospicio de pobres, he aqu í que
ritativos, se esfuerzan en aliviar aquellas mise- hay que t ra baja r con todo empeño en levan-
rias y socorrer tan apremiantes necesidades, tarle; porque la mendicidad pública no puede
éc ómo el Gobierno, que tambien t iene su rno- tolerarse, c ualq uie ra que sea el punto de vista
ral, y que, como padre del pueblo, tiene que bajo el cual se la considere, sin que cedan en
interesarse en su suerte, puede ser insensible desprestigio de las autoridades las considera-
á sus dolores y volver la espalda, cerrando los ciones que nacen de la existencia de esa plaga
oídos á sus lamentos? social.

¿Puede haber un espectáculo mas repug-


nante que el de esos pobres tullidos, que á ma- La miseria ó es positiva ó es ficticia . En el
nera de béstias se arrastran por el suelo; que primer caso, hay que socorrerla, en él segun-
interrumpen el tráfico de las gentes y que se do, hay que castigarla.
hallan expuestos ellos mismos á cada paso, á
perecer bajo las patas de los caballos ó estro- Bien sabemos que en todas las grandes ciu -
peados por las ruedas de un coche? dades el mendigar es un oficio y que hay orga -
nizadas sociedades de mendigos, que saben
y ¿qué diremos del cuadro que se ofrece á finjirse ciegos, y figurarse llagas y aparentar
la vista á las puertas de los templos, particular- ser cojos, con otras mil supercherías para esci-
mente á las de nuestra Catedral en los dias de tar la caridad y hacer mas abundante la limos-
fiesta? na .
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 189

El poeta Espronceda, al pintar "El Mendi· Así, por ejemplo, los pobres del Hospicio
so." con su natural escepticismo nos puso de de San Bernardino se ven en Madrid cuidando
manifiesto en una sola cuarteta la moral y la de las si lIas que existen en las Iglesias y que se
filosofía de los pedigüeños de profesion. arriendan en beneficio de los pobres, llevando
un mechan encendido en la mano para prestar
"Mio es el mundo: como el aire libre, en las calles y en los paseos lumbre á los fuma-
Otros trabajan por que coma yo; dores, quienes, por este servicio, les retribu-
Todos se ablandan si doliente pido, yen con alguna pequeña moneda y en cuánto
iUna limosna por amor de Dios!", a los talleres que dentro del Hospicio ecsisten,
se hacen verdaderos primores en juguetes de
Bajo este punto de vista, que es el segundo madera y otros artefactos que rinden una pin-
bajo el cual puede ser considerada la rnendici- güe renta al establecimiento. Y ¿porqué no
dad pública, esto es, cuando el pillaje y la hol- habría de hacerse lo mismo entre nosotros?
gazaneria hacen de ella un ejercicio, y un
ejercicio criminal, supuesto que los bribones ¿Quién seria capaz de calcular lo que entre
que á tal industria se entregan, privan del pan nosotros podrian producir las mil curiosidades
de la caridad á mas de un desdichado que real- para las que nuestro pueblo es especial y úni-
mente tiene necesidad de la limosna, se hace ca?
indispensable encerrar, que ya no socorrer, en
el Hospico, á individuos que todavía fuertes, La estimacion que tienen en el extranjero
sanos y robustos, como mas de cuatro que co- las curiosidades mexicanas, si de ellas se esta-
nacemos y que mis lectores de la Capital bleciese depósito en las principales plazas rner-
conocen, pasan la vida pidiendo por no querer cantiles, darian resultados verdaderamente
trabajar, cuando todavía podrian ganarse hon- satisfactorios.
radamente la vida empleándose en tareas en
que hasta los que realmente están baldados Las figuras de barro y las de cera son tan
pueden ocuparse. apreciadas, que nosotros hemos visto pagar
doscientos pesos por una corrida de toros que
Los Hospicios, cuando están bien monta- se componia de doce grupos.
dos, por virtud de los talleres que en ellos se
establecen, no solo producen para sostenerse, Confeccionándose estas obras decididamen-
sino que á veces suelen dejar un sobrante que te para el extranjero se trabajarian con todo
se reparte entre los mismos asilados. esmero y ellas, al par del resultado pecunario,
producirian otro mayor respecto al crédito
En los Hospicios á todos los pobres que en que traerian al país, contribuyendo á su buen
ellos se recojen se les dá qué hacer y ocupa- nombre; porque hablarian muy alto, no ya del
cion, conforme á su posibilidad; pero todos talento y del genio artistico de los mexicanos,
trabajan, lo cual quiere decir que todos pro- que es bien conocido, sino de su laboriosidad
ducen. y de su inteligencia.
190 REVISTA OE AOMINISTRACION PUBLICA

En este, como en otros muchos de los pro- Para los unos y para los otros conviene que
yectos que hemos venido consignando en este la autoridad, siquiera sea de una manera indi-
libro, para poderlos llevar á término solo se recta, ya que no las promueva, procure, hasta
necesita, pero indispensablemente, una cosa: donde le sea posible, fomentar las diversiones
querer. lícitas y oponerse á aquellas que son perjudi-
ciales ó que contrastan con la civilizacion y
iQue la mendicidad pública, pues, desapa- la cultura de la época.
rezca cuanto antes de entre nosotros, porque
ella verdaderamente es contraria al buen con- Las corridas de toros, contra cuyo bárbaro
cepto y á la reputación á que deben aspirar espectáculo se ha pronunciado ya la opinion
todas las autoridades celosas de su buen nom- pública y que en España misma, vá perdiendo
bre y del bien del pa ís, y que para obtener cada dia el concepto que recomendaba al gus-
este resultado veamos levantarse en cada Esta- to del pueblo una diversion que llegó á carac-
do un Hospicio para pobres, dotado de todos terizar aquel país; las corridas de toros, que
los elementos que pueden hacer apreciable es- son actualmente combatidas por los mismos
tas instituciones. escritores españoles, que comprenden todo lo
que á la civilizacion y al buen nombre de la
península daña aquella fiesta, que pudo ser
Francia, Inglaterra, Holanda, tienen hospi-
buena en otros tiempos y entre otra clase de
cios modelos, cuya historia, si nuestras auto-
gentes, tales como los moros, sus autores,
ridades las han leido, pueden darles á conocer
pero no entre pueblos cultos y de instintos
lo que deseamos, y si no, su lectura les sumi-
menos feroces; deben encontrar de parte de
nistrará un caudal de conocimientos que,
nuestras autoridades, si no una negativa abso-
unidos á los especiales que ellas tienen de la luta para que se verifiquen, por lo menos
localidad, las llevará al planteamiento de esta
cuantos inconvenientes y obstáculos pueda
útil mejora con las condiciones que en ella
irlas haciendo irrealizables, hasta que se extin-
han de concurrir para que llenen su objeto.
gan por completo entre nosotros.

y no me detendré por cierto en enumerar


Diversiones Públicas todos los inconvenientes de esta diversion; por
que harto han declamado ya contra ella plu-
mas mejor cortadas que la mia, y á la ilustra-
As í como hay pueblos que por su natural ca- cion de las autoridades no han podido escapar
rácter son inclinados á las fiestas y diversio- aquellos, persuadiéndome de que, solo en
nes, hay otros, de suyos tétricos y sombríos, fuerza de compromisos ineludibles y de no
que alejados de todo honesto y sencillo pasa- querer chocar abiertamente con las costum-
tiempo, buscan su solaz y le encuentran solo, bres de los pueblos, hayan tenido en determi-
ya en el juego, ya en la bebida, ya en otras no nadas ocasiones que conceder permiso para
menos perjudiciales distracciones. que se verifiquen.
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTlCOS 191

La prensa periódica, por recomendacion de verian á concurrir á estas fiestas; los bailes
las mismas autoridades, debe combatir sin des- cancanescos desaparecerian para dar lugar á
canso ese horripilante espectáculo. aquellos que en todas partes se ha considera-
do no solo como una diversion honesta y 1íci-
Mil otros medios tiene el pueblo para diver- ta, sino además higiénica. iCuánto distan, por
tirse, sin necesidad de que, para que unos rian, cierto, de seria esas desveladas de los Maville
tengan tal vez otros que llorar al ver que un y Capellanes, así de Europa como de Amé-
buen padre de familias, un hermano cariñoso, rica!
un buen ciudadano pierden la vida entre las
astas del toro y que por mas diestros que se De todas las diversiones en que el pueblo
consideraban no pudieron libertase del enojo puede encontrar solaz y contentamiento, nin-
de la fiera de quien creyeron que impunemen- guna como el Teatro influye en las costum-
te habrian de burlarse. Pero... ibasta de to- bres y hasta en el carácter de las poblaciones
ros! y he aquí precísamente porqué creemos con-
veniente que la autoridad intervenga en las
Despues de las festividades civices , que en- representaciones de las piezas dramáticas, no
tre nosotros toman un aspecto tan imponente para ejercer sobre ellas una censura estúpida
y tan grave, que en vez de darnos cuenta de la y reprobada, sino para fomentar el arte, pro-
alegría del pueblo, mas bien parece que son curando á la vez que aquel llene satisfactoria-
un duelo, ó que se conmemora algun aconte- mente el concepto de que
cimiento triste; los bailes son los que mas des-
"No es el Teatro un vano pasatiempo,
piertan el entusiasmo popular; pero aun esta
Escuela es de virtud y útil ejemplo."
diversion de tal manera ha dejenerado, que
acaso se dá en cada año uno, que merezca este La creacion de un Teatro verdaderamente
nombre, mientras que en la época del carnaval nacional en que solo se representen las obras
y fuera de ella, en Maville y Capellanes, nom- de autores mexicanos, en mas de una ocasion
bres importados uno de Francia y otro de Es- ha preocupado los ánimos de los que se inte-
paña, verifícase eso que tambien se llama bai- resan en el brillo de nuestra literatura dramáti-
le, pero que, en realidad, no es otra cosa que ca y aun el Gobierno mismo auxiliando á los
la fuente de muchas desgracias, la completa fundadores del Conservatorio de artes, y sub-
perdicion de la juventud y la causa de mil ac- vencionando á algun Director de Compañía
cidentes que solo sirven para dar que hacer á para que pusiese en escena exclusivamente
la policía y despues á los Tribunales. obras mexicanas, han demostrado su empeño
de contribuir por este medio al doble objeto
Si se establecieran sociedades que ofrecie- de procurar al pueblo el goce de diversiones
sen á la juventud aficionada á esta diversion, cultas y de espectáculos dignos, á la vez que
bailes decentes donde la careta no tuviese que de propender al fomento del arte y de la lite-
cubrir el rostro de los que sin ella no se atre- ratura dramática.
192 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Por causas que no son del caso mencionar Señálanse premios para recompensar á los
aquí, aquellos proyectos fracasaron. El Go- autores cuyas obras mas satisfactoriamente
bierno retiró la subvencion acordada al Direc- cumplan con los requisitos señalados, y el tea-
tor que debia poner en escena exclus ívamente tro se levantará entre nosotros, y la patria,
obras mexicanas y el entusiasmo que entre to- que produjo un Gorostiza, un Peon, un Cuen-
dos los autores dramáticos se despertó cuando ca, un Ortiz, un Manterola, un Mateas, un 00-
la inteligente y bondadosa artista Doña Maria minguez y otros no menos apreciables auto-
Rodriguez se propuso representar de prefe- res, aumentará el catálogo de sus hijos que
rencia toda obra mexicana y que dió vida á darán á su escena el brillo y la reputacion que
varias piezas que expresamente se escribieron otros le han conquistado en las aulas, en el
para ella; pronto desapareció, debido á la po- foro y la tribuna.
ca concurrencia que asistia á las representacio-
nes, á los cortos de estas y á la ninguna pro- Concluiremos este capítulo referente á la
teccion que el gobierno dispensó á la estimable necesidad que tienen las autoridades de fo-
artista que motu-propio y sin ningun compro- mentar las diversiones públicas recordando lo
miso ni estimulo oficial, quiso dar esta prueba que decia un erudito y estimable escritor: "en
de estimacion y de deferencia á los autores el campo, en la pradera, en el baile y en las
mexicanos y á muchos que sin haber antes es- funciones públicas, se concertan los matrimo-
crito para el Teatro, quisieron hacer sus ensa- nios, se arreglan las enemistades, se reconci-
yos que fueron mas Ó menos felices; pero que lian las familias y hasta las opiniones poi íticas
sirvieron para justificar que cuando hay es- ceden su encono en momentos de función."
tímulo y proteccion nunca falta quien trabaje.
El rey Don Alfonso el Sábio recomendaba
la necesidad de divertir á los pueblos y de pro-
Procuren las autoridades el establecimiento porcionarles soláz, porque decia "ca la cosa ca
de sociedades de autores dramáticos; dispen- alguna vegada non fuelga non puede mucho
san al Teatro su mas ámplia proteccion, durar. "
teniendo en cuenta que la mejor escuela para
el pueblo es esta; recomiende á los presiden-
tes y directores de las dichas sociedades, que V ías de Comunicacion
al juzgar las obras exijan no solo la mejor
correccion en el estilo, la mayor pureza en el
lenguaje, el tino en la eleccion de los argumen- Antes de que los caminos de fierro vinieran á
tos; sino la moralidad que debe concurrir en ejercer su influencia bienhechora en los países
obras que han de representarse en público y que tienen hoy la fortuna de contar con esta
a las que asisten la inocencia y la virtud, á importantísima mejora, que tanto contribuye
quien nadie, bajo ningun concepto, debe á su grandeza y bienestar; la primera y mas
escandalizar. importante de las atenciones de los Gobiernos
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 193

era expeditar las vías públicas y cuidar de que debemos procurar que nada entorpezca ni em-
así las carreteras y caminos reales, como los barace en éstos el trasporte de los productos
transversales, facilitasen las comunicaciones agrícolas é industriales, que son la verdadera
entre los pueblos. sangre de los pueblos, dado que sin ellos pe-
recerian; así como si el cuerpo no recibiera las
Despues que los descubrimientos científi- sustancias que producen y robustecen esa mis-
cos, cooperando al desarrollo de la industria, ma sangre.
nos dieron en el vapor ese agente poderos ísi-
moy eficaz de la civilizacion, que en vertigi- En consecuencia, debiendo de toda prefe-
noso torbellino arrastra á la humanidad de un rencia contribuir las autoridades al estableci-
lado para otro y que, ayudado de su herma- miento de las v/as férreas; ya sea que de su
no el telégrafo apénas éste manifiesta una construccion se ocupen empresas nacionales,
necesidad urgente cuando aquel corre, Ó me- que serian de preferirse porque los ricos del
jor dicho, vuela á remediarla; la conservacion pa ís en nada podrian emplear mejor sus capi-
de los caminos y calzadas parece como que tales que en tan útiles expeculaciones; ya fa-
ocupa un lugar secundario en la atencion de voreciendo las compañ/as extranjeras, que de
las autoridades. su cuenta quieran tomar la construccion de
nuevas vías, de que materialmente quísiéra-
Pero hé aqu í precisamente que donde el fe- mas ver cruzada toda la inmensidad del terri-
rrocarril no haya hecho sentir su influencia torio de la República; porque los ferrocarriles
bienhechora, es donde deben redoblarse los tienen la propiedad de ir produciendo ciuda-
esfuerzos para que la única vía de comunica- des y poblaciones por donde quiero que pa-
cion disponible, el camino carretero, cumpla san; no deben descuidarse los caminos reales
satisfactoriamente con su destino y no ofrez- (hoy nacionales) por donde han de circular así
ca, por virtud de su mal estado y abandono, los pasajeros como las mercaderías que por
una nueva ocasion de retardo, sobre las que ellos se dirijen á la v/a férrea que ha de condu-
naturalmente emanan de las propias condicio- cir los unos y los otros á los principales cen-
nes de esta clase de vías. tros mercantiles é industriales.

Así como en el cuerpo humano hay arterias El célebre Herodoto dice que el cuidado de
principales que reciben y llevan la sangre á los caminos entre los lacedemonios estaba á
otros vasos inferiores, establecíéndose entre cargo de los reyes. En Aténas cuidaba de ellos
todos la circulacion que activamente sostiene el senado; y en Tebas y otros pueblos de la
la vitalidad y que dá fuerzas á la economía; Grecia confiaban este encargo á los hombres
del mismo modo, considerándose la v/a férrea mas eminentes. Sin embargo de esto, no pare-
como la aorta á que afluyen los vasos mas pe· ce que entre los griegos este ramo hybiese ade-
queños, trayendo el contingente del líquido ó lantado poco con proporcion á los otros en
sustancia preciosa que ha de nutrir aquella; que tanto aventajaron á las demas naciones,
194 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

como resulta claramente de un pasaje de importa atender y que realmente nulifica la


Estrabón. Este autor dice en el libro 50, que bondad de éstos, pues si ella no concurre, al
los griegos miraban con negligencia tres obje- par de las demas condiciones que los reco-
tos por los que los romanos no perdieron miendan, de nada serviria el que su pavimento
tiempo ni fatiga, á saber: la construccion de hiciese de cada uno una verdadera via romana,
las cloacas, de los acueductos y de los caminos si precísamente all í donde mas hermoso se os-
ó vías públicas. tenta el lugar, si donde mas bella y pintoresca
aparece la campiña, un grupo de bandidos vie-
Los monumentos ó vías que nos quedan to- ne á dar el alto á los pasajeros y á quitarles la
davía de ellos, despues de tantos siglos, son un vida por apoderarse de los efectos que condu-
testimonio incontestable de su poder y de su cen.
gloria. El primer camino que construyeron es
considerado como el mas hermoso de cuantos La seguridad, pues, es el asunto á que nos
fabricaron: este es la via Apia, así llamada de referimos porque Zqué camino quereis que pa-
Apio Claudia. En seguida hicieron construir la rezca bueno, al que á cada paso teme el ser
vía Aureliana; luego la Flaminia; á las que aña- sorprendido y despojado de lo que lleva y que
dieron otras muchas, de suerte que los cami- sabe que la menor resistencia hecha al ataque,
nos espaciosos, sólidos y adornados de milla ha de pagarla con la vida, no siendo posible
en milla de columnas de mármol, se estendian por otra parte, resignarse á contemplar impasi-
en todas direcciones desde las estremidades ble los atentados y depredaciones que se
occidentales de la Europa y del Africa, hasta cometen por los forajidos, si desgraciadamen-
el Asia Menor, en una distancia de mil leguas te las señoras forman parte del botin que
francesas. aquellos se reparten?

Los grandes caminos de los romanos tenian Atañe, en consecuencia, á las autoridades
sesenta piés de ancho (20 varas.) el redoblar sus esfuerzos para que desaparez-
ca el temor que por aquellas circunstancias,
Actualmente, entre nosotros, á la repara- tienen muchos de viajar por la República,
cion y mantenimiento de los caminos se atien- pues una vez que se sepa que pueda cruzarse
de con la debida inteligencia, constancia y de un lado para otro, sin ser víctima de cual-
asiduidad, y el Ministerio de fomento, de quiera oe esos acontecimientos, que con tanta
quien directamente depende este servicio, cui- frecuencia se rejistran en las crónicas de viaje
da de que se verifique lo mas esmeradamente de nuestros desgraciados comerciantes del in-
posible, pues al afecto provee de cuanto pue- terior y que tan al vivo hemos visto represen-
de contribuir al resultado que se apetece. tadas en las láminas con que algunos litógrafos
han querido dar á conocer, las que ellos han
Pero hay un asunto que acaso mas que á las titulado costumbres de México; entonces se-
mismas condiciones materiales de los caminos rán mas frecuentes las autoridades y cuando
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLITt COS 195

no por necesidad; por recreo, se complacerán sas, que de tantos brazos necesitan y que des-
muchos en visitar el interior de la República piertan mil géneros de industrias desconocidas
en que además de las espléndidas escenas con antes de establecerse la vía férrea en los luga-
que la naturaleza quiso embellecer esta tierra res que atraviesa y á los que indudablemente
privilegiada, hay tanto y tanto que ver y que hace cambiar de aspecto y de fisonomía.
no puede menos que ser interesante, ora bajo
el punto de vista histórico, ora bajo el de la Despues de los cam inos de fierro, y de los
ciencia, que aun no ha esplotado las inmensas generales y transversales que establecen la co-
riquezas y los tesoros que encierra el país, vír- municacion entre los pueblos, así como de las
gen en su mayor parte, á las investigaciones de ltnees urbanas que en reemplazo de menos có-
los viajeros y de los sábios. modos, rápidos y económicos carruajes, no
solo facilitan grandes comodidades á los tran-
Que las autoridades, con los elementos de seuntes, sino que hacen subir el valor de las
que pueden disponer y con la eficacia y la in- propiedades rústicas y urbanas de los pueble-
teligencia que les dicte su celo por el bien pú - cillos inmediatos á las grandes poblaciones, en
blico y en honra del Estado que gobiernan, que todos buscan la mejor temperatura, la ma-
persigan á todo trance el bandidaje y garanti- yor amplitud y econom ía en las habitaciones,
cen la seguridad de que deben disfrutar los la franqueza y demas circunstancias que les re-
viajeros en los caminos. Los esfuerzos particu- comiendan y hacen agradables; despues de los
lares de cada una, constituyendo la seguridad puentes, que dan paso sobre los ríos, ó que ha-
de todos, hará que el pa ís conquiste la con- cen desaparecer las barrancas; la construccion
fianza y el bienestar que se disfruta, cuando el de las calzadas que rodean las grandes ciuda-
ciudadano sabe que tiene garantidos sus inte - des y que son como el paramento Ó vestidura
reses. con que aquellas se engalanan para hacer sim-
pático su acceso á los que á ellas llegan, cual-
Para esto lo mejor es trabajar sin descanso qu iera que sea el rumbo por el cual se acer-
en el aumento de las vías férreas; porque si los quen; es otra de las necesidades á que debe
caminos de fierro, como ya hemos dicho, tie- prestarse atención: porque las calzadas, ha-
nen la virtud de ir sembrando poblaciones, no ciend o accesible los suburbios no solo á los
menos poderosa es su influencia en la extirpa- moradores y forasteros, sino á las mismas auto-
cion del bandolerismo, no solo por la mayor ridades, al par que de embellecimiento, con-
dificultad que ofrece asaltar un tren, respecto tribuyen á que desaparezcan las inmundicias,
á una diligencia; por la veloci dad con que mar- los basureros y demas focos de infeccion que
cha y el número de pasajeros que conduce; si- se crian en los Jugares menos expuestos á la
no porque muchos que se dedican al robo y al vista de los paseantes y de los que á su cargo
pillaje , acaso por no encontrar los medios de tienen la policía de la Ciudad .
proveer á sus necesidades en el trabajo honro-
so , hallan destino y oc upacion en esas empre- Por ot ra parte los árboles de que se las ro-
198 REVISTA DE ADM IN IST RA CION PUBLICA

dea y que contribuyen á su embellecimiento, conveniencia, sino á los que no cargan, la rna-
purificando la atmósfera, extienden sobre la nera de evitarse las molestias que ocasionan
c iudad su influencia bienhechora y atenúan los bultos en que los ind ¡ienas traen al merca ·
en gran manera las emanaciones pestilenciales do las verduras, frutas y legumbres en que
qu e se desprenden de todos los lugares en que comercian! Estamos persuadidos de que unos
se aglomera la poblacion y donde existen mul- y otros aceptarian con gust o la medida resul-
t itud de establecimientos mas ó menos per ju- tanda tutti contenti, y la empresa con mavo-
diciales é insalubres: res rend imientos en sus ganancias.

Las calzadas son además un gran refugio No nos esforzaremos en recomendar la neo
para los que no pudiendo ir al campo, as í por cesidad y conveniencia de que las autoridades
sus ocupaciones, como por otras muchas cau- presten toda su atenc ion al ramo irnportant ísi-
sas, en ellas encuentran algo de lo qu e en el mo de caminos, procurando toda clase de vías
campo ex iste : ampl itud, ambiente vivificador, de comunicacion rápidas, cómodas y seguras ,
tranqu ilidad y hermosas y agradables persp ec- y conclu irémos este cap ítulo recordando lo
t ivas, que no ménos que el ejercicio que a l que sobre e l particular decia un célebre eco-
recorrer las se hace, contribuyen á la salu d y á nomista español ,
las conveniencias que responden á las necesi-
dades reco mendadas por la higiéne. " Nada importa á una nacion su mas esqu isi-
ta feracidad y abundancia, si ca rece de carni-
En este sentido, venimos observando con nos reales y transversal es, (y hoy de ferro -ca'
gusto en la Capital , la especial dedicacion que rriles) puentes y calzadas ; porqu e de la misma
la Secretaria de Fomento viene prestando á manera que el cuerpo humano muy lleno de
toda clase de mejoras materiales y con sspecia- sangre necesita para su vida una fácil y rápida
lidad á la construccion de calzadas y plantea- circulacion , así del propi o modo, los puebl os
miento de arbolado , particularmente por aislados en su abundancia viven fatigados y al
todos los puntos en que se estie nden las líneas fin mueren por su propia obesid ad. "
del ferrocarril urban o al que, dicho sea de pa-
so, ha procurado tambi én dicha Secretaría
dictar toda clase de pre venciones úti les así pa-
Hospitales, Cárceles y Cuarteles
ra los viajeros, como para la misma em presa.

[Ojalá que ésta por su parte , en beneficio Tod os los ed ificios destinados á contener gran
de la clase pobre y pr incipalmente de la ind í- número de personas, deben cu idar las auto ri-
gena , ya que no le sea posible ó conv en iente dades de que reunan las condiciones qu e la
reduc ir el precio del pasaje, estableciese un higiéne recomienda, á fin de que no se com o
Wagon de tercera en que conduciendo al pasa- prometa la vida ó la salud de los que tienen
jero con su carga, no solo facilitase á éste esa que ocuparlos.
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 197

En consecuencia, la capacidad, la luz, la resinoso cuya procedencia jamás hubieran po-


ventilación. el asco y sequedad, son cualida- dido sospechar los condenados á tomar aquel
des que indispensablemente deben reunir y brevaje.
que si no precedieron á su construcción, han
de ser motivo de las reformas que en ellos de- Con el alimento de los presos y con el ran-
be introducir la autoridad, en cuyas facultades cho de la tropa, han engordado muchos, mien-
esté la de proporcionar á los enfermos, á los tras que presidarios y soldados, por medio de
presos y á los soldados cuanto pueda contri- la languidéz del semblante y de la demacra-
buir á dulcificar la existencia de los que ven cion de las carnes, demostraban que si la vigi-
pasar sus dias entre los dolores, las lágrimas y lia es medio de reconciliarse con Dios y de
los sufrimientos. obtener la entrada al para (so, las puertas de la
gloria estaban de par en par abiertas para
Dado, pues, que el local reuna las condicio- ellos, no habiendo de ser una indigestion
nes apetecidas y que ningun temor inspire, ba- quien los matase.
jo el punto de vista higiénico; la alimentacion
es uno de los puntos que mayor vigilancia re- Siendo, pues, los alimentos los que mas re-
qu iere, puesto que se sabe lo que con ella se cursos brindan á los que sin miramiento algu-
especula y que mientras mas hambre pasan los no á las miserias de la humanidad, se propo-
presos, los soldados y los enfermos, mejor nen medrar á costa de las amarguras y de los
provista aparece la mesa de los encargados de sufrimientos de los que por desgracia se ven
alimentarlos. en la dura necesidad de buscar amparo en un
hospital, ó á quien su mala suerte condujo á
Nosotros sabemos de un cocinero de hospi- una cárcel ó un cuartel; las autoridades, cuyos
tal que tenia hechas de madera cuatro gallinas filantrópicos sentimientos no les permiten vol-
que imitaban perfectamente las naturales, y al ver el rostro á la situacion que aflije á aquellos
par de las cuatro que hervian en el puchero desdichados; deben no perder de vista un solo
completaban las ocho que diariamente debían dia tan importante asunto y vigilar la conduc-
comprarse para el caldo de los enfermos. ta de los que al celebrar la contrata ó proceder
al remate, llaman por antonomasia alimenta-
Al llegar el visitador, aquel tomaba con el cion de los presos ó de los soldados, á lo que
caso cada una de las gallinas y las iba sacando simple y sencillamente no es sino la manera de
á la superficie para justificar que eran ocho las producir el vec/o en los estómagos sin necesi-
que había comprado. dad de recurir á la máquina neumática.

Las cuatro gallinas naturales soltaban la sus- De las condiciones que han de concurrir en
tancia que constituia el alimento de los enfer- los hospitales, á fin de que en ellos encuentren
mos; pero las de madera se la absorvian, la salud que solicitan y no se agraven los males
comunicándole á la sustancia el sabor acre y de los que tienen la necesidad de acojerse á
198 REVISTA DE ADMINISTRACION PU8L1CA

tan piadosa lnstitucion, responden los faculta- partido, ni en cuanto á su perfeccion moral,
tivos, á quienes corresponde informar sobre ni en cuanto á su trabajo, ni su inteligencia
este punto, que es de su exclusiva incunven- que nulificó por completo; no podremos re-
cia. En la parte administrativa es donde las au- comendar otra cosa, sino lo que ya se ha ini-
toridades deben fijar especialmente su aten- ciado y no sin fruto en algunas partes, esto es,
cion, pues en ella es en la que pueden come- que se establezcan escuelas y talleres en todas
terse toda clase de abusos, y hacer que cambie las prisiones, para que los que por desgracia
por completo el destino de estos estableci- están en la ignorancia, que hubo de arrastrar-
mientos, que debieron su orijen á la caridad los al crimen, all í se ilustren y vuelvan á la
cristiana, por mas que algunos supongan que sociedad arrepentidos y morijerados; y que los
los chinos, á quienes por su antigüedad siem- que saben un oficio, por medio de su trabajo
pre se les atribuye, la iniciativa en la mayor y sus ahorros, á la vez de remunerar al gobier-
parte de los inventos, fueron los primeros en no los gastos que hace por él, se formen un
erijir estos lugares de asilo para los viejos en- pequeño capital con que ganar la subsistencia
fermos, unos 2270 años antes de J. C. cuando recobran su libertad y aun auxiliar á
su familia desde su mismo encierro.
Pero ni aquellos asilos, ni los nosocomios,
ni el Pritaneo, en que se daba de comer en Respecto á los cuarteles, cuando redactába-
Aténas á los que habien hecho servicios emi- mos "La Milicia," publicamos en aquel perió-
nentes á la patria, nada tienen de comun con dico el siguiente artículo, en que consignába·
los hospitales que debieron su origen y su mas mas nuestras ideas sobre el particu lar y cuya
perfecta organizacion á los Santos Gerónimo, reproduccion nos parece conveniente atendi-
Isidro, Lorenzo y Juan de Dios, que á ellos se do á que siendo nuestras ideas fijas, no ten-
consagraron con el fervor que les inspiraban driamos ahora nada nuevo que agregar a lo
sus piadosos sentimientos. que entonces dijimos.

En cuanto á las cárceles, mientras que el sis-


Hélo aquí:
tema de penitenciarías no sustituya entre no-
sotros esos lugares en que se ultraja á la
humanidad y se degrada y vilipendia al hom- "Los cuarteles, lugar de alojamiento para
bre, que entra en ellas acaso inocente ó por las tropas y punto habitual de la residencia de
un delito y que sale de esa abominable univer- los señores gefes y oficiales, no corresponden,
sidad del crimen con los conocimientos y las ni con mucho, á la importancia de su Objeto.
disposiciones necesarias para cometerlos to-
dos, sin haber alcanzado la sociedad ninguna Si algunos de ellos cumplen con las prescrip-
ventaja del encierro y de la ociosidad á que ciones de la higiéne, ninguno satisface las exi-
condenó á un hombre por uno ó muchos años gencias del decoro que han de guardar aquellos
en que tuvo que mantenerlo, sin sacar ningun locales en que se custodian las insignias de la
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 199

patria y en que pasan la mayor parte del dia de guardia, mientras ésta dura, tengan en que
los que son sus defensores y guardianes. pasar el tiempo de una manera útil y proveo
chosa.
El cuarto de banderas, el del caballero ofi
cial de guardia; el de recepcion para el C. Mi· Cuando esto se haga, no solo habrán gana·
nistro de guerra y demas gefes que diariarnen- do mucho los cuarteles en elegancia y comodi-
te les visitan, ¿qué aspecto presentan, qué dad, sino que se habrá demostrado que se
decoro guardan, cuál limpieza los recomien- guarda al ejército toda la consideracion, todo
da? el aprecio de que es digno. Los mismos eluda-
danos gefes y oficiales se gozarán en el presti-
Respondan para nosotros los mismos que á gio de que entrarán en posesion, y ellos mis-
ellos concurren, y cuya dignidad sin duda ha mas alejarán de sí la idea, en que abundan
de resentirse al ver el lastimoso aspecto de muchos que visten el honroso uniforme de los
aquellas habitaciones. defensores de la patria, de que éste trae consi-
go tácita indiferencia y menosprecio.
Cualquier particular medianamente acorno-
Refórmense los cuarteles y se reformará la
dado, para guardar á sus amigos y demás pero
oficialidad; refórmese la oficialidad y se re-
sanas que le visiten, aquellas consideraciones
formará tambien la idea que en general abrí-
que la sociedad exije, decoran lo mas decente-
gan éstos de que no son mirados en sociedad
mente posible la habitacion que destinan para
de la manera digna á que son acredores.
recibirlos.
Los hombres arreglan sus acciones y su con-
y en los cuarteles éno podrá prepararse si- ducta, conforme al lugar en que se encuen-
quiera sea un modesto salan para cuarto de tran: los que diariamente están en un billar,
banderas y de recepcion, con su alfombra, con no proceden lo mismo que los que están en
los muebles mas indispensables, cuando no de una biblioteca; los que concurren á una pul-
lujo, al menos decentes, donde haya un buen quería, no hacen lo mismo que los que asisten
bufete con su escriban ía; cuyas paredes adoro al café de Fulcheri ó á la pastelería. El local
nen una coleccion de cuadros, ora sea de las influye en el ánimo, en la moral y por consi-
batallas mas célebres, ora de los uniformes ó guiente en las acciones del individuo.
trajes militares de todas las naciones, ora sea
por último, con los retratos de los capitanes Observad si no al patan que pisa sobre al-
célebres ó con los de los jefes de nuestro ejér- fombras, está todo encogido y hasta parece
cito nacional? que teme moverse. Ponedlo entre el polvo ó el
lodo de la calle y recobrará su libertad.
En esos despachos debe haber una peque-
ña biblioteca con las obras mas interesantes Acostumbrad al hombre á la limpieza, al
á todo militar, para que los señores oficiales decoro y á la dignidad de un salan, y sus
200 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

movimientos, sus acciones, su conducta, ad- Los cuarteles, siguiendo el destino que ha
quirirán toda aquella moderacion, toda aque- cabido á nuestra patria, se resienten del espí-
lla compostura que revela la educacion de los ritu atrabiliario de la época y del carácter de
que tienen por costumbre todo ese decoro, to- transitorios que han afectado siempre nues-
da esa dignidad que inspiran las habitaciones tros gobiernos; pues transitorio es todo aque-
decentemente preparadas. llo que se siente combatido, supuesto que si
no se defiende, sucumbe, y que si á su defen-
¿ Podremos esperar- que en este sentido, se sa se dedica, claro es que no puede ocuparse
reformen nuestros cuarteles? Creemos que de otra cosa.
sí."
Solo es estable un gobierno, cuando tran-
Insistiendo sobre el mismo asunto deciamos quilo marcha por la senda que le trazan las
en otro de los números del citado periódico lo instituciones y sin oposicion, se dedica á reali-
siguiente: zar todas aquellas mejoras que reclama la pa-
tria, y muy particularmente las que tienen por
"Cuando al fabricar un cuartel solo se atien- objeto el bienestar y la felicidad del soldado.
de á darle la seguridad debida para que no se
escapen los soldados; á arreglar bien sus cua- Ahora bien: desde coronel abajo, hasta el
dras, para que la tropa disfrute en ellas las último soldado inclusive, hay que pensar que
comodidades y las conveniencias que reco- tienen séres racionales, todos los individuos
mienda la higiéne; cuando por último, se ad- que tienen por única vivienda el cuartel, con
vierte que únicamente las exigencias materia- mas ó menos exigencias, porque esto depende
les y las que emanan de la profesion de las de la educacion y de las costumbres, tienen
armas, han preocupado á los constructores; necesidades intelectuales que satisfacer, y que
entonces bien puede decirse que solo se ha no pudiendo ir á buscarlas á la calle, es nece-
tratado de constituir una leonera. sario proporcionárselas all í donde están obl i-
gados á vivir.
Pero si al disponer la construccion de un
cuartel viéramos que, ademas de las condicio- La ilustracion de muchos de los ciudadanos
nes primeras y esenciales á su destino, no se gefes que en la actualidad gobiernan los cuer-
han olvidado el gimnasio, el baño, el salan pa- pos del ejército nacional, comprendiendo
ra la escuela, la sala de esgrima, la biblioteca y estas necesidades y sintiéndolas, han procu-
el gabinete de lectura, en este caso, un cuartel rado atender á ellas hasta donde no solamente
seria una academia, y al penetrar en ellos se les ha sido posible, sino lícito.
percibiria el perfume que esparce la ciencia
donde quiera que se le erije un altar. El interés con que hemos visto á muchos
procurar establecer en sus cuarteles, ya que
No sucede esto en el dia. no otra cosa, siquiera una escuela para la ins-
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTlCOS 201

truccion de sus subordinados, justifica nuestro éCuál es aquí el cuartel que satisface las ne-
aserto. cesidades de su objeto? Ninguno.

Pero no queremos que esto sea obra solo de


Limitémonos simplemente á la cuestion de
los ciudadanos coroneles, ni que dependa de
decoro. ¿ Dónde esta el cuarto de banderas,
la mayor ó menor ilustracion ó voluntad de és-
tos el que los cuarteles tomen la fisonom ía
cuva decencia corresponda á la respetabilidad
y estimacion que pertenecen á las insignias de
que les corresponde y representen á los ojos
la patria? Ved, si no, dónde se custodia, no ya
de la sociedad un papel muy distinto del que
en los cuarteles, sino en Palacio, la bandera
se les encomienda en el dia.
naciona I del cuerpo que dá la guardia de ho-
nor. En el zagüan, en el armero en que se
Es innegable que los individuos del ejército,
además de la educacion militar que les corres- colocan los fusiles y donde todo el mundo pa-
ponde, deben estar en posesion de la educa- sa por delante de ella, sin acordarse siquiera
que debe descubrirse por respeto al pabellon
cion social que ha de recomendarlos y con-
en que vinculan tantas glorias!"
quistarles toda la estimacion, todo el aprecio
de que son tan dignos.

El uniforme, pues, debe mostrar desde lue- Esto escribiamos el año de 1873 y confor-
go un hombre de armas, es decir, un militar, me lo presentiamos, no resultaron estériles
y á la vez un ilustrado y cumplido caballero. nuestras indicaciones pues en todos los cuar-
teles de la capital comenzaron á hacerse útiles
Esto ciertamente no podrá alcanzarse mien- reformas en el sentido de aquellas man ifesta-
tras no se dé á los cuarteles la debida organiza- cienes, y si bien es cierto que no se introduje-
cion; mientras no se sustituya á la cantina, la ron todas las comodidades y conveniencias
escuela; al billar, la biblioteca; al boliche, el que indicamos, mucho hubo de adelantarse,
gimansio; en suma, á la holganza, el trabajo; á sobre todo, en la cuestion de aseo.
la ociosidad, el estudio; al vicio, la virtud.
En aquella época, mis buenos amigos los
Los ciudadanos gefes y oficiales del ejército CC. General Yepez, que mandaba el 10. de in-
nacional ¿de qué conveniencias, de qué goces, fantería, guardia de los Supremos Poderes;
de qué comodidades disfrutan hoy en sus Coronel Filomena López Aguado que manda-
cuarteles? y no nos referimos por cierto á los ba el 10. del Distrito; Coronel Francisco de P.
cuarteles de los Estados, improvisados casi to- Mendez, que mandaba la 4a. brigada de Arti-
dos ellos en edificios que no fueron construi- llería, residente en Tacubaya; no solo estable-
dos para el objeto y que desde luego se resien- cieron en los cuerpos de su mando escuelas de
ten de esta circunstancia: hablamos de los de instruccion primaria para la tropa, cuya direc-
esta capital. cion tuvieron la bondad de encomendar aque-
202 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

1I0s jefes, si no á mi suficiencia, al ménos á mi Educacion de la Raza Ind íjena


entusiasmo por la ilustracion y el bienestar de
la clase militar; sino que en cuanto á los cuar-
teles, con gusto vimos que tomaban el decoro- La educacion de la clase indljena, hé aqu í la
so aspecto porque suspirábamos y que en ellos primera, la mas patriótica, la mas esencial, la
se hicieron reformas y mejoras de verdadera indispensable atencion de toda digna é ilustra-
utilidad é importancia. da autoridad mexicana.

La clase ind/iene es lo que propiamente


Desde entonces los cuarteles de nuestra Ca- constituye nuestro pueblo. De su seno han sa-
pital han venido mejorando, constantemente lido, salen y tendrán que salir siempre, no so-
y si los CC. jefes de los cuerpos tuviesen mas lamente nuestro ejército, es decir nuestros
libertad de accion y no se vieran en la necesi- hombres de armas; aquellos á cuya bravura y
dad de tener que consultar á la secretaría de patriotismo debemos nuestra independencia
Guerra los gastos mas precisos é indispensa- nacional; sino tambien nuestros primeros y
bles y de esperar una resolucion, que á veces mas dignos Magistrados; nuestros escritores,
no llega, ó que llega tarde; seguros estamos de nuestros jurisconsultos, nuestros literatos y
que aquellos locales cambiarian totalmente de poetas. A su natural ingenio, á sus luces natu-
aspecto y afectarian la elegancia y el decoro rales, han debido solo, los que elevarse pudie-
de que han menester. ron, los altos puestos que llegaron á ocupar en
la República, y cuenta que ocuparon hasta el
mas elevado de todos: el de la Suprema magis-
Hoy que el C. General Manuel Gonzalez tie- tratura de la Nacion! Despues de este hecho
ne á su cargo la Secretaría de Guerra y que, zserá preciso indicar las conveniencias, la ne-
segun vemos, se propone visitar los cuarteles cesidad absoluta que hay de dedicarse con
para disponer cuanto es necesario respecto á esmero, con asiduidad y constancia, á propa-
sus comodidades y conveniencias; al mismo gar la ilustracion entre esa clase que una vez
tiempo que la mayor parte de los Estados tie- educada tanta honra y tanta gloria puede con-
nen al frente de su Gobierno jefes militares quistar para el país, así en las ciencias, en las
ilustrados y patriotas, creemos que así en la artes y en las letras, como es la que ha sabido
Capital, como en aquellos, los edificios desti- conquistar en la doble carrera de las armas?
nadas al alojamiento de los militares alcanza-
rán las condiciones que los recomiendan á su ¿ Hasta cuándo nuestras autoridades con-
objeto y tanto por el beneficio inmediato que sentirán que lo que propiamente constituye
de ello ha de reportar el soldado, como por la el pueblo mexicano, es decir, la raza indfje-
honra que esta reforma ha de proporcionar al na; los nobles y legítimos descendientes de
pa ís, nos alegramos sinceramente de que cuan- los heróicos Cuautemoc V Moctezuma, en el
to antes se lleve á efecto esta mejora. seno mismo de nuestras poblaciones, en el
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 203

centro de nuestras ciudades arrastren los hara- que sus libertadores con mano prepotente ras-
pos y ostenten la miseria, la abyeccion y el garon los densos velos que le ocultaba la
abatimiento á que sus desgracias les redujeron verdadera luz, trayéndola á disfrutar de las
y en que nuestra incuria y abandono los man- ventajas que supieron conquistar para ella.
tiene? iDesgraciados indígenas!
El dia que no veamos mas atravesar nues-
Escuelas! Escuelas y Academias para ellos tras calles esos séres desgraciados, abatidos,
en todas partes! hambrientos y casi desnudos, que no ya en los
caminos reales, ni por los pueblos, sino en el
Escuelas en la Capital; escuelas en las pobla- centro mismo de nuestra rica y opulenta Capi-
ciones de segundo órden; escuelas en las Villas tal; en el Zócalo; á las puertas de nuestros
y las Aldeas; escuelas en los campos; y por la templos y teatros; en todos los sitios pues, en
tarde y por la mañana y por la noche y en los que pretendemos hacer ostentacion de nuestra
Domingos, ¡Escuelas' para que cada cual al- civilidad y cultura, vienen á establecer el con-
cance el pan intelectual en el dia yen la hora traste que forman nuestras pretendidas con-
que le sea posible tomarle. quistas y nuestras ilusiones con la realidad que
á la vista ofrecen esos cuadros estupendos de
incuria, de abandono, de inhumanidad, de mi-
Dignos magistrados, si algun cariño os debe
seria y sobre todo, de falta de patriotismo de
el nombre del insigne filósofo y poeta Neza-
parte de los que en su mano tienen cambiar la
hualcoyotl; si algun respeto y veneracion te-
suerte de la raza ind íjena; ese dia habremos
neis á la memoria del integérrimo magistrado,
hecho una gran conquista para la patria; ese
del ilustre patricio, del nunca bien llorado C.
dia habremos prestado al país un eminente
Benito Juarez; que el recuerdo de sus virtu-
servicio, y ese di a, la autoridad que á ello haya
des, que la nobleza de sus sentimientos, que la
cooperado con eficacia, habrá engastado en su
sabiduría de sus consejos, que los méritos de
corona el mas bello floran y alcanzado para su
aquellos dos grandes hombres os impulse á
nombre y su memoria el mas hermoso galar-
consagrar á su nombre y su memoria los plan-
don á. que pueden aspirar los que gobiernan:
teles de educacion que en la República deben
la gratitud y el cariño de los pueblos.
erijirse para que la clase ind íjena, siguiendo las
huellas de sus dos grandes maestros, alcance la No desmayemos. Que la clase indijena sea,
debida educacion, á fin de que de ella surjan si no el único, el primero y mas constante de
esas entidades que no ya solamente dan nom- nuestros pensamientos; su educacion y su cul-
bre á su país natal, sino que alcanzan la esti- tura, nuestra constante aspiracion; en ella ex-
macion de todo un continente; que no sola- clusivamente está la gloria, el porvenir y la
mente honran la patria, sino á la humanidad felicidad de la patria: los pueblos son grandes
entera, á quien ésta debe al par de su libertad mientras mas esparcidos se encuentran en
poi ítica, la del pensamiento, que entre las nie- ellos los jérmenes del saber y de la virtud: la
blas del error y del fanatismo se agitaba hasta ciencia no es si puede ser el patrimonio de
204 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

unos pocos, y un país no puede aspirar al títu- jado de ocuparnos hasta ahora y no porque
lo de ilustrado, porque haya producido unos desconociésemos su importancia, sino porque
cuantos sábios, si la masa comun del pueblo rijiéndose el uno y el otro por ordenanzas y
permanece en el estado de ignorancia en que leyes especiales en que se consignan su régi-
aun vemos la raza ind íjena entre nosotros. men y la manera de resolver las cuestiones que
de entrambos pueden surgir; debemos limitar-
Nuestro abandono en este punto es tanto nos únicamente á recomendar á las autorida-
mas criminal, cuanto que si se tratara de un des la necesidad que tienen de hacer que aque-
pueblo estúpido, en su propia torpeza é idio- llas leyes se respeten y de vigilar su mas exacto
tismo encontrarian las autoridades una escusa cumplimiento; porque de su infraccion no so-
á su constante abandono; pero cuando son no- lo se resienten los intereses particulares, sino
torias las claras luces, el despejado talento y los generales de la sociedad. Me refiero al
las felices disposiciones que á aquella acompa- aprovechamiento de las aguas y á la explota-
ñan, así para el estudio de las ciencias, como cion de la industria minera.
para el de las letras y las artes, á que especial-
mente se muestra tan aficionada; en este caso,
Al hablar de las aguas, dice el inteligente é
no hay nada que disculpe aquella incuria y de
ilustrado publicista Sr. D. P. Madrazo:
las revueltas poi íticas y de los otros males que
constantemente nos aflijen, nuestras autorida-
"El agua es uno de los elementos indispen-
des no se lamenten, pues saben que á nadie
sables para la vida. Las aguas aunque fertilizan
sino á ellas mismas tienen que culpar de los
los campos y contribuyen al desarrollo de las
desórdenes que suceden y que, cuentan siem-
producciones, no tienen relacion solo con la
pre con el apoyo de una masa crecida, á quien
agricultura; la tienen tambien con los dere-
su ignorancia y su misma miseria, unidas á las
chos rec íprocos de los pueblos por donde pa-
condiciones felices que le acompañan para la
san y merecen llamar la atencion de la adrninis-
guerra, hacen propicia á todo el que se propo-
tracion por su importancia; pues que al tratar
ne levantar el estandarte de la rebelion que,
de su aprovechamiento, es preciso aplicar los
muchas veces no proclama otro principio que
principios del derecho administrativo y del de-
el de la rebelion misma, dado que con ella en-
recho público, que se encuentran en nuestras
cuentran la ocasion de medrar los que faltos
leyes y en la razon universal de todas las na-
de educacion, no tienen Los medios de propor-
ciones. Casi todos los objetos pueden sujetarse
cionarse la subsistencia en el seno de la paz.
al dominio privado, porque situados en un
punto Ó transportables á nuestra casa son sus-
ceptibles de ocupacion. Las aquas por el con-
Repartimiento de Aguas. Minería trario, se escapan á la aprehension, son dif íciles
de ocupar y es por consiguiente difícil fijar los
principios por los cuales se adquiere la pose-
De dos particulares de interés sumo hemos de- sion y el dominio de las aguas y las reglas á
l. ESTRADA Y ZENEA ~ANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 205

que este dominio está sugeto. Pero al mismo sumo cuidado es preciso tener en su aprove-
tiempo que sirven las aguas de alimento al chamiento, concentrando los ramales que
hombre y á los animales; que fertilizan los
campos y mantienen la salud pública; que fe- deben formar cuerpo con las acequias, riachue-
cundan la industria y la agricultura; y sirven los ó rios, porque las aguas perdidas es dinero
de vías de trasporte, pueden ser viciadas y derramado por el suelo sin utilidad nacional y
anuladas en su uso y convertirse en un terrible mas de una vez, dejando de hacer la monda de
azote de la humanidad, ya desvastando los algunos cauces, derraman sus corrientes, que
campos si se desbordan, ya llenando el aire de arruinan poblaciones y tambien los caminos
miasmas maléficos. De aqu í la necesidad de reales á transversales que inundándolos suelen
que la autoridad administrativa intervenga en ser la sepultura de los transeuntes y causa de
la policía de las aguas que corren en las orillas la detencion de los correos con daño de la co-
del mar, en los lagos, en los estanques, en los rrespondencia pública."
rios yen los canales; policía que se ejerce bajo
diversas formas y que dá lugar á no pocas difi- La cuestion de aguas, si en todas partes me-
cultades." rece la mayor atencion de parte de las autori-
dades, en nuestra capital tiene que ser objeto
de un estudio y de una dedicacion especial, ya
Otro no ménos ilustrado escritor, tratando sea que se trate de las potables, de que se
del propio asunto y con el fin de recomendar abastece la poblacion y que en estos momen-
á las autoridades la necesidad de que tienen de tos han producido un grave conflicto entre el
consagrarse al estudio y al conocimiento de la Ayuntamiento y el propietario de unos ma-
legislacion que á las aguas se refiere, de su nantiales de que se surte la ciudad; ya sea que
aprovechamiento y de la ciencia relativa á la nos ocupemos de las de los lagos que constan-
construccion de acueductos y canales, se ex- temente nos amenazan de inundacion y que
presa de este modo: son la espada de Damocles suspendida sobre la
cabeza de los que vivimos en esta inmensa olla
que puede ser colmada el dia menos pensado
"Las aguas son indudablemente una riqueza de una cantidad de agua superior á la que pu-
de primer árden: si ellas dan fertilidad á la tie- diéramos necesitar para calmar la sed.
rra, mueven tambien máquinas, sirven para
nuestros alimentos, limpian la miseria, compo- A este respecto, el Ministerio de Fomento
nen las medicinas, nos templan en el baño los acaba de construir un monumento en la pla-
ardores del estío y mitigan tambien nuestras zuela de Palacio, frente á la calle del arzobis-
dolencias; y ese deslinde de las que son medi- pado, que tiene por objeto determinar cons-
cinales de las potables; de aquellas que sirven tantemente la altura que guarda el agua de los
de fuerza motríz á las que destinamos para va- lagos, respecto al nivél que en él se ha señala-
rios oficios, es muy conveniente hacerles y así do y del cual, si oportunamente podemos
206 REVISTA DE ADM IN ISTRACIDN f'UBLlCA

hacernos de las noticias que hemos sol icitado, influir en sus destinos, como en el de la mujer
daremos una exacta descripcion al fin de este influye su hermosura, bien podria hacernos es-
capítulo. clamar, no como el poeta:

"iAy infeliz de la que nace hermosa!" sino


Sobre las aguas potables nos permitiremos con la amarga conviccion del que conoce to-
indicar que, en nuestra opinión, muchas de las dos los males que un cúmulo de circunstancias
enfermedades que se padecen en esta ciudad, recomendables pueden acarrear así á los par-
particularmente los cólicos y la anémia y la ticulares, como á los pueblos que de ellas se
clorósis no reconocen otro or íjen, aparte de hallan en posesion:
las inmundicias que las aguas arrastran, que la
circunstancia del material de que son las ca- iPobre del pueblo que se llama rico!
ñerías por las cuales se las hace correr. Si las
cañerías en vez de ser de pIorno, fuesen de fie- Pero ya que no sea posible impedir la exis-
rro, léjos de producir la anémia y la clorosis, tencia de una cualidad ó circunstancia que,
la curarían. pues sabido es que para esta clase por otra parte, hace el territorio tan recomen-
de enfermedades no hay otro remedio que los dable como codiciado, cuiden las autoridades
que reconocen por base el fierro. que en el ramo de mineria se observen con la
debida exactitud las ordenanzas que para esta
La limpia, pues, de los canales y de las ace- industria rijen, y oigan lo que sobre ella dice
quias reclama particularmente la atencion de un estimable jurisconsulto:
nuestras autoridades de la capital y el H.
Ayuntamiento, á quien creemos que este ra- "En todo tiempo la riqueza mineral ha sido
mo corresponde, reconociendo toda su impor- objeto de la vigilancia de la administracion pú-
tancia debe prestarle toda su atencion. blica y ha reclamado una legislacion especial,
que al mismo tiempo que la constituye en una
Considerando lo ya escrito mas que sufi- propiedad especial, toma las medidas necesa-
ciente en lo relativo á las aguas, pasaremos á la rias para su conservacion. En esta legislacion
no menos importantísima cuestion del labo- se consignan al lado de los buenos principios
reo de las minas, es decir, á todo lo que se re- de administracion, todos los adelantos de la
laciona con lo que en términos generales se ciencia, dando á los descubridores y á los pro-
designa con el nombre de industria minera. pietarios de esta riqueza todas las garantías y
seguridades que tienen derecho á exijir del
Esta que es indudablemente una de las pri- Gobierno y conservando á éste la suprema ins-
meras y mas recomendables condiciones de peccion y vigilancia para que .1i se defrauden
nuestro pa fs, que ha surtido incesantemente al los intereses del Estado, ni traspase el interés
viejo mundo del codiciado metal que guarda particular los límites que le marcan la razon
en sus entrañas y que, acaso tanto ha podido y la equidad."
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 207

CONCLUSION cias de la virtud, tanto se han detenido en la


pintura del vicio, que su tarea, escandalizando
á la inocencia é instruyéndola en particulares
que antes no conocía. ha dado un resultado
Hemos procurado, hasta donde nos ha sido contraproducente.
posible reseñar en esta obra no solo las condi
ciones personales que deben adornar á los ciu- Un apreciable escritor español, movido de
dadanos llamados á rejir los destinos de los su celo en favor del pa ís y deseoso de estimu-
pueblos; sino tambien los ramos de la adrninis- lar á las autoridades para que con todo ernpe-
tracion pública en que de preferencia deben ño se consagrasen á mejorar los caminos reales,
fijar su atencion, por ser ellos la base en que hace la siguiente pintura, que tan triste idea
descansa el porvenir y la felicidad de los pue- dá de la civilizacion y de la suerte de los pue-
bias encomendados á la paternal solicitud con bias á que se refiere, y aunque en todo lo que
que toda autoridad debe cuidar de la suerte de dice campea la mayor fidelidad y exactitud y
sus gobernados. de ello somos nosotros mismos testigos, que
esos lugares hemos atravesado, la verdad es
Pero, si bien nos hemos permitido hacer al- que una pintura de tal naturaleza, perjudica
gunas indicaciones y proponer algunos pro- bajo todos conceptos el pa ís y hace que los
yectos y reformas de que anteriormente nos extranjeros se retraigan de visitarlo.
habiamos ocupado, ó que al correr de la plu-
ma, se nos han ocurrido; de intento hemos si- Debemos sin embargo manifestar que la
lenciado algunos particulares, no solamente descripcion que hace el escritor á quien aludi-
porque á la ilustracion y á la experiencia de mas (Retrato de un Jefe Poi ítico pág. 19 y
nuestras autoridades gubernativas no han po- 20,) se refiere á una época anterior y con mo-
dido escapar los inconvenientes que de ellos tivo del establecimiento del ferro-carril, la faz
emanan; sino porque teniendo que poner de los caminos reales en España ha cambiado
aquellos de manifiesto, y retratarlos con los por completo, desapareciendo las historias de
vivos colores que eran necesario emplear para los bandidos de Sierra Morena y los tipos de
que apareciesen con toda su deformidad; un Jaime el Barbudo, ó de un Diego Corrien-
nuestro libro hubiera afectado un carácter de tes, terror de los turistas ingleses.
crítica y de censura, distante de nuestro pro-
pósito, y que si bien se escudaba con el deseo Dice aquel escritor.
de la reforma, siempre nos imponia la sensible
obligacion de externar las faltas y las necesida- "Discurramos por esos pueblos de España,
des del pa ís. que es el defecto en que han y nos entristecerémos cuando tengamos que
incurrido casi siempre los escritores que de cambiar nuestro rumbo para salvar aquellos
esta materia han tratado, bien así como los precipicios á que exponerse pueden los carrua-
moralistas que para recomendar las convenien- jes y caballerías en que vayamos viajando. AI~
208 REVISTA DE AOMIN ISTRACION PUBLICA

berguémonos en esas ventas y posadas de sus sos con el fin de ocupar en provecho del pa ís
tránsitos y tendremos que preguntar si tales esa parte de poblacion perdida y hasta nociva,
asilos estan destinados á la especie humana. porque nociva es en un Estado la gent e aban-
Oe aqu í esa pereza fundada para correr al otro donada y sin vínculos soc iales.
lugar, donde asuntos de interés nos llaman ; de
aqu í esa paralizacion que se observa en las pla- Así podremos decir, que si hubo jefes polí-
zas de comestibles; de aquí ese aislamiento en ticos en la Mancha desmentirlo pueden los po-
que los pueblos viven-sin cruzarse, sin relacio- bres del lugar llamado La Guardia, qu ienes
nes, llegando tal entredicho hasta el caso de con importunas plegarias af lijen a l viajero. Si
mirarse unos y otros tan rivales, por inrnedia- en las provincias de Alicante, Murcia y Valen -
tos que estén, como si los separasen distancias cia hubo jefes poi íticos lo niegan aquellos ch l-
inmensas, cos de varias aldeas, célebres por sus alimañas
para mover la piedad de los transeuntes; y hé
Oe este modo la arriería del tráfago ó eleva aqu í en semejantes poblaciones esos perpe-
el precio de sus mercancías á un grado e xcesi- tuos planteles, de tanto mendigo como inqre-
vo, ó deja en completa horfandad á los pue- san en las poblaciones grandes, si es que no
blos menos practicables; y por eso vemos ejercen su lazan ía en las ardas de bandidos
aldeas cuyo olvido mercantil tienen reducidos que alguna vez llenan de terror y luto los ca-
á sus habitantes á la vida salvaje. Los que no minos de España,"
hayan viajado por los caminos de la Serran ia
de Ronda ; los que aquellas poblaciones no hu- Como se vé, la descripcion que hace aquel
biesen visto así como varios lugares en las pro- escritor de los caminos de España, es una pino
vincias de Granada, Almeria, Murcia, Salarnan - tura de doble efecto; porque en ella se vé á
ca y otros, podrán creer exajeradas aquellas España y tambien á México, por lo que la he·
descripciones, mas por desgracia son ciertas, mos trasladado íntegra por aquello de que á ti
llegando en algunos puntos á tan alto grado te lo digo, Juan,' para que me entiendas, Pe-
tamaños males, cuanto refluyen de una mane- dro.
ra directa en la moral pública y aun haciendo
dudar que tales aldeas villas se hallen en el
ó Pues équ é mas que los otentotes de España,
centro de una provincia culta; y si no, recor- á quienes aquel escritor se refiere, quereis que
demos las muchas que, á manera de otentotes, sean nuestros desgraciados indígenas, convertí-
vense salir de sus guaridas ó cuevas para inva- dos no ya solo en otentotes, sino en acémilas
dir los caminos, esos desgraciados séres de am o que cargan al par de las béstias en cuya corn -
bos sexos y de distintas edades, cuyas carnes pañía viajan?
desnudas ofenden el pudor, y con cuyos
lamentos 6 algazaras acusan vivamente á las Ya en uno de nuestros a rtículos anteriores
autoridades que tal cons ienten que no bus-
ó
nos hemos ocupado de esta materia y creemos
can medios para proponer al gob ierno recur o escusado insistir ; no porque nos falten ni nue-
1. ESTRADA Y ZENEA MANUAL DE GOBERNADORES Y JEFES POLlTICOS 209

vas razones, ni una incansable perseverancia ramo á que con especialidad se consagran los
para tratar de un asunto en que á nuestro jui- que tienen la conviccion de que en él puede el
cio, se halla la solucion de todos nuestros ma- Estado prometerse no solo mejorar de presen-
les; sino porque tememos fastidiar y all í don- te sus condiciones materiales, sino afianzar su
de el escritor sospeche que pueda el fastidio suerte para pi porvenir. Esto vemos que suce-
asaltar á su lector, all í debe suspender inme- de en Yucatán, respecto al cultivo del tiene-
diatamen te la pluma, porque desde ese punto quen y en Tabasco y Campeche, con el palo
se hace ya inútil su tarea. de tinte.

Asaltándome, pues, este temor, creo llega- Pero respecto á este último Estado, en que
do el momento de poner fin á mi obra. tuvimos la satisfaccion de residir algun tiem-
po, donde el nacimiento de una de nuestras
En ella, si no he dicho todo lo que debiera, hijas queridas hizo mas ricos los afectos y mas
he procurado al ménos indicar todos aquellos estrechos los vínculos de nuestro cariño por
puntos sobre los cuales me pareció convenien- que aquella simpática poblacion, donde tantos
te llamar la atencion de nuestras autoridades. y tan buenos amigos tenemos; abrigamos la
Estas, si realmente tienen la intencion de me- presuncion de que no es por cierto el palo de
jorar la suerte de los pueblos, cuyo destino se tinte el que haya de mejorar su condicion y de
les ha encomendado, no tendrán que fatigarse aliviar su suerte, levantándolo del abatimiento
mucho para conocer cuáles son sus primeras y de la postracion en que se halla.
necesidades y aquellos ramos de su agricultu-
ra, de su industria ó su comercio, que mas Las construcciones navales, que de tanta
decididámente reclaman la proteccion que es- utilidad como de honra y de gloria habrian de
tán obligadas á dispensarles. ser para la República, es en nuestro humilde
concepto, no solamente la primera, sino la
Pero no siendo iguales las condiciones que á única atención que debiera fijar la mente de
cada uno de los Estados acompañan en tanto las autoridades de aquel Estado, que tiene to-
que los Gobernadores de Guanajuato, Zacate- das las condiciones necesarias para ser el erse-
cas, Jalisco, Chihuahua, Sonora, Sinaloa y nal de nuestro pa ís, á quien podria proporcio-
otros fijarán de preferencia su atención en la nar el mas importante de los elementos que
industria minera, que constituye su principal hacen grande á una nacion: la marine.
elemento de vida; los de aquellos otros en que
la agricultura es la fuente principal de su ri- Si á los esfuerzos de particulares, como un
queza, se dedicarán á fomentarla y á favorecer- D. Miguel Nevero, un D. José Ferrer y otros,
la de cuantos modos les sujiera su ilustracion se ha debido el que cada año un buque nuevo
y su patriotismo; siendo innecesaria toda par- flotase sobre las limpias aguas de aquel mar
ticular recomendacion supuesto que con gusto azul que baña las playas de San Roman ó de
vemos que en cada uno de ellos florece aquel Guadalupe y que aquella multitud de calafates
210 REVIST A DE AoMINISTRACION PUBLICA

y carpinteros de rivera encontrase la manera bello de los presentes con que vuest ro amor é
de ganar la subsistencia con los oficios en que ilustracion pudiera obsequ iarla: la const ruc-
son tan hábiles, ¿cuánto no podria prometer- cion incesante de buques que, dando ocupa-
se aquel Estado en propio beneficio y el de la cion á ese pueblo de inteligentes y esfo rzados
República, si el Gobierno, tomando por su marinos, que en esa útil ocupacion encontra-
cuenta estas construcciones, á imitacion de ria la manera de ganar el pan para el sustento
aquellos buenos ciudadanos, dispusiese cada de sus familias , tanto habria de contribuir á la
año celebrar los dias de la patria, poniendo á grandeza de la patria.
flote una embarcacion que, siquiera con el ca-
rácter de mercante, llevase orgullosa á pasear Hacedlo, y sobre los plácemes y las felici-
nuestro pabellon por todos los mares y á que taciones mas entusiastas de los que aman este
visitase todos los puertos, donde hoyes to- pa ís con el afecto de que es tan digno, escu -
talmente desconocido ? chareis los calurosos victores y los ardientes
aplausos que os habrá de tributar vuestro sin-
Gobernadores de Campeche : á vosotros es cero y leal amigo .
á quienes corresponde hacer á la patria el mas
APENDICE
INDICES DE LA REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA DEL NUMERO 1 AL 49

Número 1 enero-marzo 1956 Estudios Sobre Administración Pública


en México
Catalina Síerra Casasus 63
I N D ICE
Admin istración Pública en México
José A ttotini 69
La Adminis tración Públi ca de México 3
Estatutos del Instituto de Administra-
El Instituto de Administración Pública ción Pública 77
de México
Antonio Carrillo Flores 5

La Administración Pública en los Planes Número 2 abril-junío 1956


de Desarrollo Económico
Rafael Mancera Ortíz 9
I N D ICE
La Poiíti ca Financiera de la Revolución
Ricardo Torres Gaitán 17 .
México en el Seminario Internacional de
La Formación de Funcionarios Públicos Administración Pública de Montevideo 3
Alvaro Rodríguez Reyes 37

El Presupuesto Fiscal y la Economía Na-


Comisión Nacional de Valores cional
Práxe des Reina Hermosillo 49 Ra~elManceraOrtú 5
212 REVISTA DE ADM1NISTRACIONPUBL1CA

El Seminario Internacional de Adminis- Fundamentos para una Reforma Admi-


tración Pública nistrativa
Daniel Escalante 21 Fernando Cuén Barragán 43

El Presupuesto en la Adm inistración Púo Comisión Nacional de V alores


blica Práxedes Reina Hermosillo 53
Alvaro Rodríguez Reyes 33
Tesis para Evitar la Doble Tributación en
Comisión Nacional de Valores el Campo Internacional en Materia del
Práxedes Reina Hermosillo 39 Impuesto Sobre la Renta Basada en la
Teoría de la Fuente del Ingreso Gravable
El Instituto Internacional de Ciencias Hugo B. /I/Iargáin 77
Administrativas 63
Legislación Administrativa Mexicana
zSon Fuente de Derecho las Prácticas César Augusto Izaguirre Rojo 111
Administrativas?
Ernesto Valderrama H. 73

Hacia la Creación de un Capítulo Titula-


do "La Legislación Administrativ a Mexi · Número 4 octubre-diciembre 1956
cana"
César Augusto Izaguirre Rojo 77
I N Die E

Número 3 julio-septiembre 1956 Tendencias de la Administración Pública


Contemporánea
Gabino Fraga 5
I N D ICE
El Marco Constitucional de la Adminis ·
tración Pública Mexicana
La Administración Pública Durante la Ricardo Torres Gaitán 13
Dictadura Santanista
José E. Iturriaga 7 La Función Di rectiva
A lvaro Rodríguez Reyes 23
Filo sofía de la Organización
A lvaro Rodríguez Reyes 17 La Eficacia del Presupuesto de Ejecución
Hip ólito Camacho C. 33
El Estatuto de los Trabajadores al Servi·
cio de los Poderes de la Unión Comisión Nacional de Valores
Anton io Lun a Arroyo 21 Práxedes Reina Herm osil lo 39
INDI CES DE LA RE VIST A DE A OM IN IST RAC ION PUBLICA 21 3

El Pensamiento Político del Constituyen- Ley para el Contro l por parte del Gobier-
t e de 1857 no Federal de los Organismo s Descentra-
César Augusto Izaguirre Rojo 59 lizados y Emp resas de Participación Es-
tatal 71

Núm ero 5 enero-marzo 1957


Número 6 ebrit-junio 1957

I N O ICE
I N D ICE

Comisión de Inversiones
Banco de México, S. A.
Raúl Salinas Lozano 7
Pedro Astudillo V Ursúa 5

Nacional Fi nanciera, S. A . Or ganización


Com isión Nacional Bancaria
y Funcionam iento
Felipe Cárdenas 17
Osear Frausto 19

Com isió n Nacional de Va lores


Comisión de T ari fas de Electricidad y
Práxedes Reina Hermosillo 25
Gas
Tomás Vilchis 29
Banco Naci onal de Crédito Ejidal, S. A.
de C. V.
Com isión Nacion al de V alores
Agust in Luna Olmedo 33
Práx edes Reina Hermosillo 37

Banco del Pequeño Comercio del Distri -


Comisión Nacional del Café, Orqaniza-
to Federal, S. A. de C. V.
ción y Funcionam iento
Diego López Rosado 41
Miguel Ange l Cordera Jr. 49

Banco Nacional del Ejército y la Arma -


Empresas de Particip ación Estatal , Alma·
da, S. A. de C. V.
cenes Nacional es de Depósit o, S.A. Or qa-
Gral. de Div. Gilberto R. Limón 49
nización y Funcionamient o
René Carvajal 55
Dire cción de Pension es Civiles
Nicolás Pizarro Suárez 55
Comi sión de Fom ento Minero. Or ganiza·
ció n y Funcionamiento Banco Nacion al Hipotecario Ur bano y de
Osvaldo Gurria Urgel 63 Obras Públicas, S. A.
Manuel Barros Sierra 61
El Institu to Naciona l para la ln vestiqa-
ción de Recursos Min erales Aseguradora Mexicana, S. A .
Salvador Cortés Obregón 71 Alfonso Cortina 67
214 REVISTA DE AOMINISTRACION PUBLICA

Númerol enero-marzo 1958 Dos Criterios para una Reforma Adm i -


nistrativa del Gobierno
Fernando Zamora 13
I N O ICE
La Socioplaneación y la Admin istra ción
Pública
Informe al Consejo Directivo del Insti - Hugo Rangel Couto 21
tuto
Gabino Fraga 5 Técn icas del Manejo de Personal en la
Administración Pública Mex icana
Problemas Fiscales de las Compañías que Guadalupe Ri vera Marín 41
Operan en Méx ico
Hugo 8. Margáin 9 Presidentes de México
José E. Iturriaga 59
Educación y Gasto Público
Ifigenia Martínez de Navarrete 2S La Poi ítica Intervencionista del Estado
Mexicano
Comisión Reorgan izadora de la Secreta - Horacio Castellanos Coutiño 73
ría de Hacienda y Crédito Público, 1927-
1928 Com isión Nacional de Valores
CésarAugusto Izaguirre Rojo 41 Práxedes Reina Hermosillo Bl

Estructura Jurídica de Petróleos Mexica- " Ley, Reglamento y Dispos iciones Diver-
nos sas del Presupuesto General de Egresos
Alfonso Muñoz Orozco 49 de la Federación,"
César Augusto Izaguírre Rojo 93
Legislación Petrolera 1857-1955 71

Núm ero 9 julio-septiembre 1958


Número 8 abril-jun io 1958

I N D ICE
I N D ICE

Mesa Redonda Organizada po r el Institu-


Admin istración Internacional 3 to Internacional de Ciencias Admin istra-
ti vas en la Ciudad de Lieja (B ~ lgica) del
Las Finanzas Públ icas y el Desarrollo 27 de Jun io al 3 de Ju lio de 1958, Re-
Económico de México sumen,
Alfredo Navarrete 5 Gabino Fraga 5
INDICES DE LA REVI STA DE AOMINISTRAC10N PUBLICA 2t5

Algunos Prob lemas de la Administración Comentarios a la Ley de Secretarías y


Púb lica en México . El Análisis del Presu - Departamentos de Estado de 24 de Di-
puesto en la S.C.O.P. ciembre de 1958. Vigente a Partir del lo.
Andrés Caso 9 de Enero de 1959
Horacío Castellanos Coutiño 23
Comisión Nacional de Valores
Práxedes Rein a Herm osillo 25 Comisiones de l Senado de la República
en la Estructuración de la Ley en Vigor
El Proceso Presupu estal en México (sus Puntos de Vistal 41
Agust in López Mungu fa 33
Leyes de Secretarías y Departamentos de
Resumen de Antecedentes y Factores Estado de México Independiente, 1821·
Determinantes del Aumento de Personal 1958 49
en Petróleos Mexicanos Durante e l Lapso
Comprendido Entre 1938 y 1957 Invitación al X I Congreso Internacional
Armando Noriega Moreno 55 de Ciencias Administrativas 167

Legislación Administrativa Mexicana. El


Tribunal de Arbitraje , su Funcionarnien -
to y Legislación Número 11 enero-merzo 1959
César Augusto Izaguirre Roio 65

Estatuto de los T rabajadores al Servicio I N D ICE


de los Poderes de la Unión 70

Derechos Individuales Públicos Recono·


Número 10 octubre-diciembre 1958 cidos por la Ju risprudencia en el Derecho
Administrativo
Hugo B. Margáin 5
I N D ICE
Historia de la Secretaría de Hacienda I
Jesús Castañón R. 15
Antecedentes de la Ley de Secretarías y
Departamentos de Estado de 23 de Di-
ciembre de 1958 Historia de la Secretaría de Hacienda y
Carlos Sierra 5
Crédito Público 11
Carlos Sierra 55

Legislación Adm inistrativa Mexicana. La


Nueva Ley de Secretarías y Departamen · La Hacienda Pública y sus Funciones
tos de Estado Económicas
César Augusto Izaguirre ño¡o 11 Rosa Ma. Tirado de Ruiz 69
216 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Legislación Administrativa Mexicana. El Número 13 octubre-diciembre 1959


Tribunal Fiscal de la Federación
César Augusto Izaguirre Rojo B3

Leyes Vigentes de la Secretaría de Ha- I N D ICE


cienda y Crédito Público 95

Informe del Presidente del Instituto In-


ternacional de Ciencias Administrativas 5

Número 12 julio-septiembre 1959 Informe del Di rector General 8

I N D ICE ¿Que es la Racionalización de la Admi-


nistración Pública?
Jaime Fuenzalida Dublé 15

Informe del Lic. Gabino Fraga, Ante la


Tercera Asamblea Ordinaria del Propio Como Entendemos la Racionalización de
la Administración Pública
Instituto 5
Asar ías Herrera Ferrada 19

Informe del Lic. Daniel Escalante Sobre


el XI Congreso Internacional de Ciencias La Ley de Parkison 29
Administrativas 11

La Responsabilidad de la Administración
Organización de la Justicia Administrati- Pública
va en México Francisco Ruiz de la Peña 37
Hugo B. Margáin 23

Proyecto de Ley de Carrera Administra-


La Administración Pública en México
tiva para el Personal al Servicio del Esta-
Delfina Solana Yáñez 31
do de la República de Venezuela 49

La Naturaleza Intrinseca de la Función


Administrativa Ley del Instituto de Seguridad y Servicios
Joaqu ín Carrillo Patraca 39 Sociales de los Trabajadores del Estado 73

La Enseñanza Superior de las Ciencias


Administrativas en América Central, In- Iniciativa de Ley Adicionando el Artícu-
dia, Polonia, Turquía, Gran Bretaña, Es- lo 123 de la Constitución Política de los
tados Unidos, U. R.S.S. 57 Estados Unidos Mexicanos 110
INDICES DE LA REVISTA DE ADMINISTRAC ION PUBLICA 217

Número 14 enero-marzo 1960 tración Pública


Gustavo Alanís F_ 39

I N D ICE Ley Forestal 51

Reglamento de la Ley Forestal Bl


Las Empresas Privadas de Interés Público.
Nuevas Formas de Asociación en el De- El Imperio de la Ley en la Práctica Coti-
recho Administrativo Mexicano diana 143
Andrés Serra Roias 5
Encuesta Sobre el Imperio de la Ley 147
El Problema de la Interpretación de las
Leyes Fiscales
Ernesto Flores Zavala 27

Número 16 enero-marzo 1964


La Interpretación de la Ley Tributaria
Jorge l. Aguilar 43

I N Die E
Ampliación de la Esfera de la Adminis-
tración Pública
Gustavo Alanís F. 53
Diagnósis Administrativa del Gobierno
Federal
Ley Federal de Radio y Televisión 57
Alvaro Rodríguez Reyes 7

El Derecho en los Planes de Desarrollo


Número 15 sbrit-junio 1960 Económico
César Sepúlveda 43

I N D ICE El Estado y el Desarrollo Económico


Jesús Reyes Heroles 57

Garantías Jurídicas de los Administrados Algunos Aspectos Sobre el Informe Ge-


Frente al Poder Ejecutivo neral de la Tercera Reunión Interameri-
Sabino Alvarez Gendin 5 cana de Ministros de Educación. Prólogo
de
El Abuso del Poder Administrativo en el Manuel Bravo J. 69
Brasil
Caio Tácito 15 Planes, Programas y Bases Financieras
del Desarrollo
Ampliación de la Esfera de la Adminis- Gustavo Martínez Cabañas 100
218 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

Lista de Miembros Actuales del Instituto Número 18 agosto 1965


de Administración Pública 108

I N D ICE

Número 17 diciembre 1964 El Control Contable en la Planeación


Económica
Sealtiel Alatriste 7
I N D ICE
Planeación como Condición del Desarro-
llo
Fernando Zamora Millán 31
La Administración Pública como Instru-
mento para el Desarrollo Económico Planeación de la Infraestructu ra Econó-
Ricardo Torres Gaitán 3
mica. El Caso de las Inversiones en Vías
Terrestres
Reforma Administrativa del Gobierno Rodolfo Félix Valdés 59
Federal
Alvaro Rodríguez Reyes 16 Desarrollo Económico y Planeación Re-
gional
Reestructuración Administrativa
Eliseo Mendoza Berrueto 87

Javier Barros Sierra 30


Planeación Administrativa para el Oesa-
rrollo Económico
Planeaci6n y Reforma Administrativa Alvaro Rodríguez Reyes 113
Ernestina Vidal 33

Reforma Administrativa y Relaciones


Públicas Número 19 julio-agosto 1970
Antonio García Valencia 49

I N D ICE
Base Institucional de la Reforma Admi-
nistrativa
María García Díaz 60
Administración y Desarrollo
Andrés Caso 7
Dictámen de la Comisión de Estudio So-
bre los Sistemas y Procedimientos de la Educaci6n Básica y Desarrollo
Administración Pública 66 Mario Aguilera Dorantes 15
INDICES DE LA REVISTA DE A D M I N IST R AC IÜ N PUBLICA 219

Demanda de Nuevas Carreras Profesiona- La Ocupación de Mano de Obra en el


les en el Sector Público Campo
Enrique González Pedrero 29 Augusto Gómez Villanueva 35

Investigación Cient ífica y Desarrollo Ocupación y Desarrollo Industrial


Eugenio Méndez Docurro 39 Julián Diaz Arias 43

El Desarrollo y la Reforma de la Educa - Mensaje Poi ítico del Sexto Informe del
ción Superior Presidente Gustavo Diaz Ordáz 51
Horacio Flores de la Peña 53

Educación y Desarrollo
Manuel Bravo Jiménez 63

Industrialización con Justicia Social Número 21 noviembre-diciembre 1970


Luis Echeverria 83

I N O ICE

Número 20 septiembre-octubre 1970

Schema Introductif
I N O ICE Francis de Baecque 7

La Préparation de la décision administra -


El Empleo como Objetivo del Desarrollo tive
Económi co Henri Rosan 11
Andrés Caso 7
La Prise de décision
La Ley Federal del Trabajo como Instru - Henri Rosan 13
mento de Desarrollo
Guillermo Hori Robaina 15 Essai de Definition de la décision admi -
nistrative
Modernización de la Industria sin Desem- Louis Boulet 15
pleo
Samuel Terrazas Zozaya 21 Les Methodes et les techniques:
Louis Boulet
El Contrato Colectivo como Instrumento De la préparation de la Décision 17
de Administración de Personal Dans L'acte de Choix 19
Osear Reyes Retana 27 Le controle de I'exécution de la décision 19
220 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

Communication sur le controle de I'exé- Les problérnes de la planification regio-


cution de la décision nale au Mexique
Francis de Baecque 21 Gustavo Esteva I 45

Pouvairs conférés par la loi au pouvoir La planification sectorielle au Mexique


exécutif pour la prise de décisions Arturo del Castillo 47
Adolfo Lugo 23
Les processus des décisions au niveau
local
Pouvoirs discrétionnaires et pouvoirs co- Ignacio Pichardo 49
difiés du titulaire du prouvoir exécutif
quant á ses décisions
Horacio Castellanos Coutiño 25 Programme de réformes de I'administra-
tion publique
Gustavo Martlnez Cabañas et
L'administration publique au service du Alejandro Carrillo Castro 51
développement
Andrés Caso Lombardo et
Luis Garcia Cárdenas 27

Les mécanismes de consultation pour la


préparation des projets de lois dans le Esquema Introductivo
contexte du pouvoir Executif Francis de Baecque 63

Pedro G. Zorrilia Martinez et


José Chanes Nieto 29 La preparación de la Decisión Adminis-
trativa
Utilisation des sistémes d'information Henri Rosan 67

dans de processus de prises de décisi ons


Mlle. E/vira Avalos Vil/arreal et La toma de Decisión
Alejandro Posadas Espinosa 35 Henri Rosan 69

Les niveaux et les domaines de décentra- Esquema para una definición de la Deci-
lisation pour la prise de décisions et le sión Administrativa
role assumé par les svstérnes d'informa- Louis Boulet 71
tion
Miguel Duhalt Krauss 39
Los métodos y técnicas:
Louis Boulet
Notes pour un modele analytique de la De preparación de la decisión 73
décision En el acto de elección 75
Fernando Solana 43 Del Control de la ejecución de la decisión 75
P

P
I
222 REVISTA DE ADMINISTRACIDN PUBLICA

Organización y Administración Escolar La Fonction de Controle dans L'Adm i-


Roger D íaz de Coss ío 67 nistration Publique Mexicaine:
Présentation schématique du théme traité
La Reforma Administrativa en el Sector par la Délégation Mexicaine
de Comunicaciones Alejandro Carrillo Castro 11
Juan Pérez Abreu 77
Le Controle de la Légalité dans L'Admi-
La Función de Control en la Reforma nistration Publique
Administrativa Jorge Gabriel García Rojas 21

José López Portillo y Pacheco 87


Le Controle de Légalité et de Cohérence
Administrative
Francisco de Baecque 25

La Fonction de Controle dans L'Admi-


Número 23 enero-diciembre 1972 nistration Publique
Ramón Aguirre 29

1 N D ICE
Coordination et Controle des lnvestisse-
ments Publics
Edmundo Victoría 39
Las Propuestas de Reforma de la Admi -
nistración Pública Venezolana (1972)
AI/an R. Brewer Carías 41
Le Controle Financier
Bertrand Labrusse 43

Operación e Incompetencia
Guy F, Erb 55
La Fonction de Controle du Pouvoir Le-
gislatif
Humberto Hiriart 47

Congrés des Etats Unis du Mexique:


Número 24 enero-abril 1973 Chambre des Députés - X LV 11I Législa-
ture
Humberto Hiriart 51

I N D ICE Le Controle Politique de L'Administra-


tion Publique
José Chanes Nieto 57

Le Controle dans L'Administration: Relations entre le Parlement, L'Opinion


Plan Général relatif a sa justification, ses et l'lnstitution Supérieure Chargée du
modalités, les difficultés qu'il implique Controle Financier
Francis de Baecque 7 Bertrand Labrusse 61
INDICES DE LA REVISTA DE ADMINISTRACION PU8L1CA 223

Le Contróle au Niveau de l.'Etat et de El Control de la Legalidad en la Adminis-


la Municipalité: tración Pública
Séminaire Franco-Mexicain sur la Fonc- Jorge Gabriel Garc ia Rojas 115
tion de Contróle dans L'Administration
Publique El Control de Legalidad y de Coherencia
Jorge Laris Casillas 63 Administrativa
Francis de Baecque 119
Le Budget de Dépenses de L'Etat du Me-
xique La Función de Control en la Administra-
Jorge Laris Casillas 67 ción Pública
Ramón Aguirre 123
Le Controle Hiérarchique
Jean Costet 77
Coordinación y Control de las Inversio-
nes Públicas
Le Contróle des Entreprises Publiques au
Edmundo Victoria M_ 133
Mexique
Alfonso Yáñez R- 81
El Control Financiero
Bertrand Labrusse 135
Les Achats Gouvernementaux
Gustavo Cortés Fuentes 83
La Función del Control del Poder Legis-
La Fonction de Contróle dans L'Admi- lativo
Congreso de los Estados Uni dos
nistration Publique Résumé et Conclu-
Mexicanos:
sions
Cámara de Diputados - XLVIII Legisla-
Gustavo Cortés Fuentes 85
tura
Humberto Hiriart 143
Liste des Participants au Séminaire Fran-
co-Mexicain Sur la Fonction de Contróle Control Poi ítico de la Administración
dans L'Administration Publique Pública
Gustavo Cortés Fuentes 93 José Chanes Nieto 149

El Control en la Administración: Relaciones entre el Parlamento, la Opi-


Plan General sobre su Justificación, sus nión y la Institución Superior Encargada
Modalidades, sus Dificultades del Control Financiero
Francis de Baecque 101 Bertrand Labrusse 153

La Función de Control en la Administra- El Control a Nivel Estatal y Municipal:


ción Pública Mexicana: Seminario Franco-Mexicano sobre la
Presentación Sintética del Tema de la Función de Control en la Administración
Delegación Mexicana Pública
Alejandro Carrillo Castro 105 Jorge Laris Casillas 155
224 REVISTA DE ADMINISTRACION PUBLICA

El Presup