Вы находитесь на странице: 1из 3

Un Hugonote ilustre, Francois HOTMAN, describe en su obra Francogallia la

historia francesa como la historia de unas asambleas representativas que se inician en


tiempos de los reyes merovingios, como reyes elegidos, formulando una teoría embrionaria
a la de la soberanía popular1. Un emigrado hugonote celebre, Pierre BAYLE, en su
diccionario histórico critico, desarrolla algunos de los temas centrales de la ilustración,
sobre la necedad de la intolerancia, la igualdad de los ciudadanos y libertad religiosa2.
Los hugonotes, en las propias instituciones seculares francesas, parlamento y cortes
de justicia, utilizan directamente los argumentos de los autores ingleses en su lucha contra
el absolutismo real, aunque en un mundo de gentiles muchas veces sin manifestar la
relación directa con el calvinismo de sus creencias. Después de la revocación del edicto de
Nantes por Luis XIV (1685) un gran numero de hugonotes emigran de Francia a Holanda,
Inglaterra y a las colonias americanas, y de ahí se traerán renovados los mismos temas y
problemática que desarrollan sus correligionarios calvinistas puritanos3. El Antiguo
Régimen en Francia es así una historia de rebeliones e intrigas protestantes, y a la vez de
marginación y persecución de los mismos, que van minando progresivamente un

1
VAN KLEY, the religious origins of the French revolution, Yale 1996, pag. 27., (trad.esp. Los orígenes
religiosos de la revolución francesa, Madrid 2002, Pág. 49) KINGDOM Myths about the St Bartolomew´s
day massacres, Cambridge Ma, 1988, explica que se publicó inicialmente en Ginebra y que el embajador
frances protestaría por su carácter sedicioso (Pág. 141). HOTMAN fue también un autor de una vida de
Coligny, y de una exposición hagiográfica de las matanzas de San Bartolomé (de furoribus gallicis) (pag 142).
HOTMAN estaba estrechamente ligado a CALVINO actuando de secretario del mismo en 1548 durante unos
meses (GILMONT, Jean Calvin et le livre imprime, Geneva 1997, Pág. 232). Hotman, Duplessis-Mornay, y
Beza, son considerados partidarios del tiranicidio esto es Monarcomacos, termino acuñado por William
Barclay, defensor del absolutismo real, que en su libro De Regno et Regali Potestate, publicado en 1600,
sostenía que los hugonotes pretendían tomar el poder político después de haber fracasado en su lucha contra la
Iglesia en Francia.
2
KLIBANSKY R prefacio a John Locke: epistola de tolerantia, Oxford 1968 Pág. X. Examina en detalle el
pensamiento de Bayle en relación o como precedente de John Locke. Locke y Bayle se habrían encontrado en
Rotterdam en 1687 o 1688 en casa del cuáquero Benjamín Furly (Pág. XXXII). Bayle, se hizo famoso por su
Dictionnaire historique et critique, influido por Locke, niega el pecado y es racionalista. La conciencia
aparece definida como "razón atenta" e informada por la idea natural de equidad "que ilumina a todo
hombre”. Ver también G. PAGANINI, Analisi della fede e critica della ragione nella filosofia di Pierre Bayle,
Firenze, 1980
3
La evolución paralela de los planteamientos teóricos y de las formas de organización religiosa y política se
explica porque autores franceses, holandeses e ingleses se han influido recíprocamente. La tolerancia religiosa
estaba extendida entre los calvinistas arminianos holandeses y allí la estudiaría John LOCKE durante su
exilio. La división interna del calvinismo en Holanda explica la génesis de la escuela del derecho natural en la
que Hugo GROCIO (1583- 1645) teólogo y jurista protestante, considerado fundador del iusnaturalismo,
calvinista de tendencia arminiana, condenado a la cárcel después del sínodo de Dordrecht, escribe de iure belli
ac pacis, busca un fundamento “natural” al derecho desacralizándolo, para poder fundar una unidad política
por encima de las ideas religiosas; ideas que son retomadas por el alemán Samuel PUFENDORF. Los
exilados ingleses en Holanda reelaboran luego sus teorías políticas desde este principio. El acento no se pone
ya en el derecho de resistencia sino en la necesidad de una organización que supere las diferencias
confesionales y se funde en el hombre como principio de la organización. Frente al Estado alemán luterano o
a la monarquía católica francesa o española, se presenta el pensamiento calvinista como esencialmente
localista y federal que tendría en ALTHUSIUS (1557-1638), profesor de Herborn, su primer gran teórico
secular, que funda la teoría política en un feudus o federación (MIEGGE, capitalismo e modernita, Torino
2005, con cita de TREVOR ROPER).
absolutismo real cada vez más anacrónico4. En base a las prerrogativas constitucionales
reconocidas al parlamento de Paris en la segunda mitad del siglo XVIII, muchos autores,
con independencia de su religión, afirman que el parlamento de Paris y los trece
parlamentos provinciales constituyen un solo parlamento nacional que puede lícitamente
oponerse al monarca e incluso deponerlo5.
La influencia del calvinismo inglés llega hasta la figura clave de la revolución
francesa: J. J. ROUSSEAU. ROUSSEAU, nacido calvinista y educado en Ginebra, está
influido especialmente por los planteamientos calvinistas de su ciudad natal, lector
apasionado de la Biblia, frente a la noción de fundación divina o derecho divino de los
reyes, desarrolla la concepción del contrato social, que toma de las lecturas de los
tratadistas calvinistas ya comentados (Locke, Grocio y Pufendorf); y da especial relevancia
a la ética y al comportamiento mas que a la dogmática6.

4 MERRICK, J., The desacralization of the French monarchy in the eighteenth century, Baton Rouge 1990,
la sociedad del Antiguo Régimen en Francia esta encuadrada por la Iglesia, LUIS XV podía ser un disoluto
pero reverenciaba la religión que sustentaba su corona y justificaba el derecho divino de los reyes; el
ciudadano francés se identificaba en el bautismo matrimonio y rito funerario, judíos y protestantes son sujetos
de segunda categoría, pues el no participar en los sacramentos eran marginados sociales (Pág. 32 y 35); la
monarquía se enfrenta entonces a la oposición del parlamento, jansenismo, clero y protestantes, y a una
creciente oposición popular a la que no sabe dar respuesta, la desacralización es el resultado de la ruptura
entre religión y política (Pág. X). J. D. WOODBRIDGE. Revolt in Pre-Revolutionary France: The Prince de
Conti's Conspiracy against Louis XV, 1755-1757, Baltimore, 1995. Tras admitir expresamente las ideas
desacralizadoras de MERRICK, presenta las controversias religiosas del XVIII francés como causa principal
de la caída de la monarquía y nos presenta como paradigma un intrigante príncipe CONTI, héroe militar y
devoto del jansenismo, defensor de los derechos del parlamento, contrario a Madame Pompadour,
conspirando con los hugonotes e ingleses, e implicado en el intento de asesinato de Luis XV por Robert-
Francois Damiens en 1757. Presenta a los protestantes, aunque manifiestan exteriormente su apoyo a la
monarquía, alentando la rebelión contra el rey, especialmente en el sur de Francia.
5
VAN KLEY, Los orígenes religiosos de la revolución francesa, trad.esp. Madrid 2002, en especial Pág. 22,
y Pág. 361 y sigs. Una importante tradición doctrinal defiende los derechos del parlamento frente al monarca,
la obra de LE PAIGE, domina el pensamiento parlamentario y sostiene que se debe obedecer a la voluntad del
soberano manifestada en las leyes fundamentales y no la voluntad momentánea del monarca (Pág. 299y sigs.).
DIDEROT, en el primero tomo de la enciclopedia, publicado en 1751, justificaba la autoridad en la ley
natural y el consentimiento de los gobernados; argumenta también que el reconocimiento de autoridad
absoluta a un hombre supone usurpar la soberanía divina (Pág. 357 y sigs.). Parece obvio que antes de la
conversión de Enrique IV y ante la perspectiva de que la corona de Francia pudiera acabar en manos de un rey
protestante, la supremacía del parlamento era sostenida también por autores católicos, y con posterioridad
muchos católicos se oponen al absolutismo real de corte galicano. Y al igual que sucedió en Inglaterra se
extiende por Francia el anticlericalismo, el indiferentismo religioso y el ateismo.
6
(ROSENBLATT, H. Rousseau and Geneva, Cambridge 1997, pig 10 y sigs., especialmente pag. 175). Su
razonamiento del hombre natural inocente que entra en sociedad es similar al discurso bíblico de naturaleza,
pecado y gracia, pero negando radicalmente la noción de pecado original (GOUHIER, Les méditations
métaphysiques de Jean Jaques Rousseau, Paris 1970, Pág. 46). Recientemente se reeditan los famosos trabajos
de QUINET (Le christianisme et la Révolution française, Paris, Fayard, 1984; y La Revolution, Lefort, Paris,
1987), que sostiene (igual que JELLINEK hablaba en Alemania) que la revolución francesa es la realización
de los ideales protestantes, aunque lamenta que por no haber existido en Francia previamente una reforma
religiosa no se llega a desarrollar una autentica libertad de pensamiento, ni librarse del clericalismo y sus
realizaciones son inmediatamente traicionadas por el absolutismo de Napoleón. KLEY (The religious origins
of the French revolution, Yale 1996), desde planteamientos confesadamente calvinistas, aunque sostiene el
carácter netamente protestante de las principales tesis revolucionarias, destaca la aportación católica a la
noción de soberanía popular especialmente por los autores Jansenistas o en oposición a la temida toma del
Diversas obras modernas ponen de manifiesto la peculiar relación de los filósofos
franceses de la ilustración con la Ginebra calvinista. Frente a una Francia en la que el
absolutismo real controla la edición y distribución de los libros, a fines del XVII y en
XVIII, la sociedad de Ginebra se ha vuelto mucho más liberal y circulan allí con libertad
las nuevas ideas reformadoras de los filósofos franceses, cuyos libros se agotan
rápidamente en las librerías. Ambiente en el que se educa ROUSSEAU. Resulta llamativa
la alabanza que Rousseau hace de Calvino en el contrato social, a quien elogia por su
sabiduría y como fuente de las leyes modernas7.

poder en Francia por un monarca protestante en los días de la entronización de Enrique IV y su dinastía
Navarra, sin llegar a tener presente que la teoría política católica del derecho popular de resistencia era mucho
mas radical que la protestante en la escolástica española.
7
M.C.PITASSI, De l’orthodoxie aux lumières, Genève 1670-1733, Genève, 1992; G. GARGETT, Jacob
Vernet, Geneva and the philosophers, Oxford 1994. Vernet, teólogo liberal calvinista, polemiza con Voltaire,
que acusaba a Calvino de intolerante en especial por el asesinato de Servet, pues llamaba a Calvino un Papa
protestante (en especial Pág. 303 y sigs); sin embargo Vernet tiene gran amistad con Montesquieu que pide su
colaboración para la revisión de su obra maestra el espíritu de las leyes (Pág. 74). NIETZSCHE cuando
desarrolla la genealogía de la moral ve en ROUSSEAU el representante de la corriente cristiana de esclavos
resentidos que realiza la revolución francesa con pretensiones igualitarias. Asi el mundo secular refleja las
mismas contradiccciones que el mundo religioso. La autoridad secular hereda la autoridad perdida por el
papado; en la autoridad secular se encuentra temporalmente la autoridad perdida por la Iglesia jerárquica.
Pero luego se niega la autoridad suprema del rey; la misma evolución religiosa de catolicismo-
presbiterianismo-congregacionalismo se observa en los siglos siguientes en la evolución de la teoría política
secular entre HOBBES (soberanía del rey), LOCKE (organización republicana), ROUSSEAU (organización
democrática).