Вы находитесь на странице: 1из 3

Ligamento Cruzado Anterior (LCA)

Introducción
La lesión del ligamento cruzado anterior es principalmente el resultado de un trauma directo o
indirecto, el cual puede ser unilateral esta ruptura puede ser completa o parcial. Esta lesión del
ligamento cruzado anterior (LCA) es una de las más importante que puede sufrir la rodilla de un
deportista de alto rendimiento, sino que también en personas que practican deporte
frecuentemente.
Hace unos años era una lesión de un pronóstico muy pesimista porque gran cantidad de deportistas
que sufrían esta lesión no llegaban a reincorporarse al nivel previo a la situación lesionada.
Actualmente hay técnicas quirúrgicas que han avanzado el diagnóstico el cual es más favorable
Después de la intervención quirúrgica (LCA) Tras los primeros días de hospitalización y ya con
el alta hospitalaria, la rehabilitación consiste en una duración de seis meses donde interviene un
fisioterapeuta con una serie de objetivos en mente: la mejora de la amplitud articular, aumento de
la fuerza y el tono muscular del cuádriceps. Para ello existen una serie de ejercicios que
permitirán obtener buenos resultados.

Objetivo
Identificar en que consiste la lesión de ligamento cruzado anterior, saber cuál es su diagnóstico,
síntomas, intervención quirúrgica y rehabilitación.
Ideas Principales
Dar a conocer que la lesión de ligamento cruzado anterior está situado en el interior de la
articulación de la rodilla, de pequeño tamaño, pero de gran importancia funcional.
El objetivo del tratamiento será evitar los episodios de inestabilidad articular que puedan
aparecer durante las actividades físicas.
En el caso de la reconstrucción del LCA esta debe tener un tiempo de recuperación de 6 meses
para conseguir niveles funcionales.

Cuerpo
El ligamento cruzado anterior (LCA), es una estructura intra-articular, con una disposición
postero-anterior. Se origina en el cóndilo femoral externo y se inserta a nivel antero-medial en la
espina inter-tibial medial. Su función principal es limitar la traslación anterior de la tibia sobre el
fémur, pero contribuye, además, a la estabilización en varo o valgo excesivo y limita la
hiperextensión (O´Connor, Sallis, Wilder, & Patrick, 2004). Esto se tiene en cuenta que las
causas y síntomas de una lesión del ligamento cruzado anterior suelen ser, un chasquido fuerte o
sensación de dolor intenso e incapacidad para continuar una actividad hinchazón que aparece a
las pocas horas, pérdida de la amplitud de movimiento, sensación de inestabilidad al levantar
peso (Moeller & Lamb, 1997, 2013., Silvers y Mandelbaum, 2007)
En cuanto a lo anterior, se determinar que la causa de los síntomas mencionados es una rotura de
ligamento cruzado anterior, es necesaria la realización de una serie de pruebas diagnósticas.
Estas podemos dividirlas en dos grupos, la exploración física, en la que el médico revisa la
articulación mediante pruebas de movilidad; y las pruebas de imagen, con las que el especialista
podrá ver si se hay más lesiones asociadas con la resonancia magnética, artroscopia diagnóstica
(Frontera .2008)

Durante el diagnóstico, pasa por la intervención quirúrgica, aunque son numerosos los factores
que influyen en la decisión de hacer un tratamiento quirúrgico, lo principal es el grado de
actividad y el tipo de deporte que realiza el paciente o desea realizar. Según López Capapé
(2006) en la sustitución del ligamento se utilizan tres tipos de injertos, los autoinjertos, los
aloinjertos y las plastias sintéticas.
La rehabilitación después de la intervención quirúrgica (LCA) Tras los primeros días de
hospitalización, el paciente deberá trabajar en su rehabilitación con una serie de objetivos en
mente: la mejora de la amplitud articular, aumento de la fuerza y el tono muscular del cuádriceps
Para ello existen una serie de ejercicios que permitirán obtener buenos resultados. Todos ellos
deberán ser realizados a diario haciendo 4 series de 12 repeticiones de cada uno de los ejercicios
durante seis meses. (Martin,2014)
Conclusión
La lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) es común, no sólo en atletas profesionales sino
también en personas que practican deporte regularmente el cual se esclarece el adecuado
abordaje terapéutico ante una intervención quirúrgica, estableciendo ejercicios claros que
promueven el desempeño muscular y la propiocepción en el paciente al mismo tiempo que se
disminuyen síntomas como el dolor, la rigidez y la estabilidad articular.
Para comprender mejor este tipo de lesión y de esta forma poder actuar mejor en su tratamiento y
rehabilitación, debemos contar con unas nociones básicas sobre qué tipo de mecanismos existen
para que se produzca esta lesión, además de las acciones de más riesgo en un deporte.

Referencias bibliográficas
 Ayala-Mejías, JD, García-Estrada, GA, & Alcocer Pérez-España, L. (2014). Lesiones del
ligamento cruzado anterior. Acta ortopédica mexicana, 28(1), 57-67. Recuperado en 26
de febrero de 2017, de
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2306-
41022014000100012&lng=es&tlng=es.
 Salvador. Cañadas J.M. (7 junio 2017) Readaptación deportiva en lesión de ligamento
cruzado anterior en futbolistas amateur. Blogs Prev. Y Rehabilitación de Lesiones.
Recuperado de: http://g-se.com/es/prevencion-y-rehabilitacion-de-
lesiones/blog/readaptacion-deportiva-en-lesion-de-ligamento-cruzado-anterior-en-
futbolistas-amateur
 López Capapé, D. (2006). Lesiones del ligamento cruzado anterior en el deportista.
Prevenir. Revista de la mutualidad general deportiva. (PDF) 24: 37-47.
 Avalos. Ardila. Carolin (2012). Rehabilitación de la lesión de ligamento cruzado anterior.
Revista Médica Universidad de Antioquia (IATREIA) vol. 26, Num .4-S Recuperado de:
http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/iatreia/article/view/17133
 Shelbourne, K.D. & Rowdon, G.A. Sports Medicine (1994) 17: 132. Recovered from:
https://doi.org/10.2165/00007256-199417020-00005