Вы находитесь на странице: 1из 28

¿Cómo diseñar objetivos, propósitos o competencias?

Uno de los retos a los que se enfrentan quienes están en contacto constante con la educación, es el de construir objetivos,
propósitos o competencias. Esto se debe en ocasiones a la inexperiencia, la falta de pericia o simplemente a que en cierto momento
las ideas no fluyen.
Ante esto, te presentamos la siguiente tabla, la cual te brinda una orientación sencilla y práctica con la que te puedes guiar para
redactar objetivos de aprendizaje, propósitos o competencias.
Como puedes apreciar a continuación, la tabla te muestra ejemplos muy útiles desglosados en: verbo, acción, procedimiento,
situaciones y finalidad.

Pasos a seguir:

 En la primera columna escribe un verbo en presente conjuntivo (puedes guiarte con la tabla de verbos de la taxonomía de
Bloom, revisada por Churches).
Taxonomía de Bloom para la era digital

 En la columna número dos redacta la acción, ésta debe ir en concordancia con el tema o contenido que vayas a ver en clase.
 En la tercera plasma a través de qué, cómo o mediante qué van a realizar la acción.
 La cuarta columna debe ir estrechamente relacionada con la anterior (fíjate que en algunas filas va en conjunto con la
tercera) ya que complementas la acción.
 Finalmente en la quinta incluye la finalidad o lo que esperas con todo lo anterior.
Con esta tabla puedes guiarte para poder construir objetivos, propósitos o competencias; recuerda que cuando los diseñes debes
tener en cuenta el nivel de dominio de tus alumnos respecto del tema o contenido, ya que ello te dará pauta para saber qué verbo
elegir.
¿Cómo elaborar rúbricas de evaluación? Formato guía descargable
Como todo proceso, el de enseñanza- aprendizaje debe ser objeto de una evaluación continua, ya que de esta manera podremos
realizar los ajustes necesarios para lograr mejorar. En este sentido, la evaluación es un insumo fundamental para promover el
aprendizaje de los estudiantes pues permite valorar el nivel de desempeño y el logro de los aprendizajes esperados; así como
identificar los orígenes de las dificultades que se traducen en aprendizajes no alcanzados.
Para esto, existen diferentes técnicas e instrumentos que podemos emplear para poder evaluar de una manera pertinente el nivel
de logro de los aprendizajes de los alumnos. Uno de los más recomendables es la rúbrica, perteneciente a la técnica del análisis del
desempeño.
La rúbrica es un instrumento de evaluación que se basa en una serie de indicadores que permiten ubicar el grado de desarrollo de
los conocimientos, habilidades y actitudes o valores, en una escala determinada. Es un instrumento muy completo, ya que nos
permite evaluar las tres dimensiones distintas de una competencia (saber, hacer, ser).
¿Cuál es la finalidad de una rúbrica?

1. Precisar lo que se espera del desempeño del alumno


2. Valorar su ejecución
3. Facilitar la retroalimentación con fines de mejora
El diseño de la rúbrica debe considerar una escala de valor descriptiva, numérica o alfabética, relacionada con el nivel de logro
alcanzado. Generalmente se presenta en una tabla que en el eje vertical incluye los aspectos a evaluar, y en el horizontal, los rangos
de valoración.
Formato genérico para elaborar una rúbrica:
Sólo es necesario llenar los criterios de acuerdo a lo que deseemos evaluar, así como redactar la descripción del desempeño en cada
nivel. (al final del artículo encontrarás el link de descarga de este formato).

Para elaborar una rúbrica es necesario:


-Redactar los indicadores con base en los aprendizajes esperados.
-Establecer el grado máximo, intermedio y mínimo de logro de cada indicador para la primera variante.
-Redactarlos de forma clara.
– Proponer una escala de valor fácil de comprender y utilizar.
Ejemplo: Rúbrica para evaluar un instructivo

Para concluir, es justo señalar que este instrumento de evaluación va de la mano con el enfoque formativo de la evaluación, ya que
nos da pautas muy puntuales para poder fomentar la retroalimentación en los alumnos con fines de mejora. Así mismo, su uso
sistemático y pertinente puede traer grandes beneficios al proceso de enseñanza aprendizaje, ya que a diferencia de otros
instrumentos como la lista de cotejo o la escala estimativa, la rúbrica nos permite ser más descriptivos y precisos en la escala de
valores, lo cual redunda en una evaluación más minuciosa y completa.
Diferencias entre Dislexia, Disgrafía y Discalculia
BY ACRBIO · 27 NOVIEMBRE, 2018
La dislexia y la disgrafía son dificultades de aprendizaje. La dislexia afecta principalmente la lectura, mientras que la disgrafía afecta
principalmente la escritura. Aunque son condiciones diferentes, son fáciles de confundir. Sus síntomas pueden coincidir. Esta sencilla
tabla puede ayudarlo a diferenciarlas.
Tanto la dislexia como la discalculia pueden obstaculizar que los chicos aprendan matemáticas. Aunque éstas pueden ocurrir al
mismo tiempo, son dificultades de aprendizaje muy diferentes. Y la relación entre ellas no es clara.
La evidencia sugiere que tienen en común ciertas deficiencias a nivel cerebral. Una diferencia fundamental es una limitación en
la memoria funcional, pero existen otros retos cuando los chicos tienen esas condiciones.
La dislexia ha sido más estudiada que la discalculia. Esa puede ser la razón de que algunas personas llamen a la discalculia
“dislexia de los números”. Sin embargo, ese apodo no es preciso. La discalculia no es dislexia en matemáticas. Esta tabla muestra las
diferencias entre la dislexia y la discalculia, y qué puede ayudar con cada una

Fuente: https://www.understood.org/
INFOGRAFÍA
¿Cómo diseñar rúbricas, listas de cotejo y diarios de trabajo? Ejemplos descargables
La evaluación es, dentro de la tarea docente, una herramienta fundamental que nos debe de proveer de información continua que
nos permita orientar el proceso de enseñanza-aprendizaje hacia las metas deseadas. Dentro de esta encomienda, en ocasiones nos
es difícil conocer con pertinencia, qué instrumentos de evaluación elegir para evaluar los niveles de logro de los aprendizajes en los
alumnos. Existen una gran cantidad de instrumentos dentro del abanico de la evaluación formativa, aunque tal vez no los
conozcamos a fondo y por consiguiente se nos puede dificultar su diseño e implementación.
En esta ocasión te presentamos tres de ellos, pertenecientes a las técnicas del análisis del desempeño y a la observación. Dichos
instrumentos de evaluación son: la rúbrica, la lista de cotejo y el diario de trabajo. Los tres son muy completos ya que te permitirán
evaluar las tres dimensiones de una competencia, es decir podrás evaluar conocimientos, habilidades, actitudes y valores.
A continuación te presentamos una descripción detallada de cada uno de ellos, así como ejemplos y links de descarga para que
puedas editarlos según tus necesidades.
Instrumento: Lista de cotejo Técnica: Análisis del desempeño
Es una lista de palabras, frases u oraciones que señalan con precisión las tareas, las acciones, los procesos y las actitudes que se
desean evaluar. La lista de cotejo generalmente se organiza en una tabla que sólo considera los aspectos que se relacionan con las
partes relevantes del proceso, y los ordena según la secuencia de realización.
Ejemplo de lista de cotejo:
Lista de cotejo Grado: 6º Bloque: IV
Aprendizaje Esperado: Comunica ideas, sentimientos y
sucesos a otros a través de cartas.
Nombre del alumno: _______________________________________

Criterios de evaluación S N
i o

Identifica las características y la función de las cartas


personales

Distingue las ventajas y desventajas entre la carta, el correo


electrónico y el teléfono

Comunica ideas, sentimientos y sucesos a otros a través de


cartas

Usa los elementos de una carta personal al elaborarla

Colabora de manera activa con sus compañeros de equipo

Muestra disposición para corregir sus producciones

Lista de cotejo para evaluar la carta Grado: 6º


Bloque: IV
Nombre del alumno: ____________________________________________

Criterios de evaluación Si No

Incluye todos los elementos (lugar, fecha, saludo,


destinatario, mensaje, despedida, firma)

Cumple con el propósito comunicativo (Se comprenden las


ideas expuestas en el texto; está organizado y cumple la
intención del tipo de texto requerido)

Existe una relación adecuada entre palabras y


oraciones

Hace un uso adecuado de los signos de puntuación

Hace un uso adecuado de las reglas ortográficas


Nivel de Valoración de los criterios Referencia numérica
desempeño

A Once criterios demostrados 10


Destacado

B Diez criterios demostrados 9–8


Satisfactorio Nueve criterios demostrados

C Ocho criterios demostrados 7–6


Suficiente Siete criterios demostrados

D Seis criterios demostrados 5


Insuficiente

Nombre del alumno: _____________________________


Grado: 6º Bloque: IV
Observaciones derivadas de las evidencias
y de los resultados:____________________________________________________________________________________________________

Propuestas de mejora:__________________________________________________________________________________________________
Link de descarga del ejemplo: https://1drv.ms/w/s!AmvKaTCUGwAzhGYlJzjN_ge5o35X
Instrumento: Rúbrica Técnica: Análisis del desempeño
La rúbrica es un instrumento de evaluación que se basa en una serie de indicadores que permiten ubicar el grado de desarrollo de
los conocimientos, habilidades y actitudes o valores, en una escala determinada. Es un instrumento muy completo, ya que nos
permite evaluar las tres dimensiones distintas de una competencia (saber, hacer, ser).
¿Cuál es la finalidad de una rúbrica?
a) Precisar lo que se espera del desempeño del alumno
b) Valorar su ejecución
c) Facilitar la retroalimentación con fines de mejora
El diseño de la rúbrica debe considerar una escala de valor descriptiva, numérica o alfabética, relacionada con el nivel de logro
alcanzado. Generalmente se presenta en una tabla que en el eje vertical incluye los aspectos o criterios a evaluar, y en el horizontal,
los rangos de valoración.
Para elaborar una rúbrica es necesario:
-Redactar los indicadores con base en los aprendizajes esperados.
-Establecer el grado máximo, intermedio y mínimo de logro de cada indicador para la primera variante.
-Redactarlos de forma clara.
– Proponer una escala de valor fácil de comprender y utilizar.
Ejemplo de una rúbrica:
Es justo señalar que este instrumento de evaluación va de la mano con el enfoque formativo de la evaluación, ya que nos da pautas
muy puntuales para poder fomentar la realimentación a los alumnos con fines de mejora. Así mismo, su uso sistemático y pertinente
puede traer grandes beneficios al proceso de enseñanza aprendizaje, ya que a diferencia de otros instrumentos como la lista de
cotejo o la escala estimativa, la rúbrica nos permite ser más precisos en la escala de valores, lo cual redunda en una evaluación más
minuciosa y completa.
Link de descarga del ejemplo de rúbrica: https://1drv.ms/w/s!AmvKaTCUGwAzhGWVjTM-uS14JDJg
Instrumento: Diario de trabajo Técnica: Observación
El diario de trabajo es un instrumento que elabora el docente para recopilar información, en el cual se registra una narración breve
de la jornada y de los hechos o las circunstancias escolares que hayan influido en el desarrollo del trabajo. Se trata de registrar
aquellos datos que permitan reconstruir mentalmente la práctica y reflexionar sobre ella en torno a aspectos como:
a) la actividad planteada, su organización y desarrollo;
b) sucesos sorprendentes o preocupantes;
c) reacciones y opiniones de los niños respecto a las actividades realizadas y de su propio aprendizaje; es decir, si las formas de
trabajo utilizadas hicieron que los niños se interesaran en las actividades, que se involucraran todos (y si no fue así, ¿a qué se
debió?), ¿qué les gustó o no?, ¿cómo se sintieron en la actividad?, ¿les fue difícil o sencillo realizarla?, ¿por qué?;
d) una valoración general de la jornada de trabajo que incluya una breve nota de autoevaluación: ¿cómo calificaría esta jornada?,
¿cómo lo hice?, ¿me faltó hacer algo que no debo olvidar?, ¿de qué otra manera podría intervenir?, y ¿qué necesito modificar?
Ejemplo de diario de trabajo:
Link de descarga del ejemplo del Diario de trabajo:
https://1drv.ms/w/s!AmvKaTCUGwAzhGfsHRmWMAJm46Yc

Técnicas e instrumentos de evaluación:¿Qué es evaluar desde el enfoque formativo?


El docente es el encargado de la evaluación de los aprendizajes de los alumnos y por lo tanto, es quien debe realizar el seguimiento,
crear oportunidades de aprendizaje y hacer las modificaciones necesarias en su práctica para así mejorarla. Así mismo, es el
responsable de llevar a la práctica el enfoque formativo e inclusivo de la evaluación de los aprendizajes.
¿Qué es el enfoque formativo de la evaluación?

El seguimiento al aprendizaje de los estudiantes se lleva a cabo mediante la obtención e interpretación de evidencias sobre el
mismo. Éstas le permiten contar con la información y el conocimiento necesario para identificar tanto los logros como los factores
que dificultan el aprendizaje de los estudiantes, para así brindarles retroalimentación y generar oportunidades de avance en sus
niveles de logro. Para ello, es necesario identificar las estrategias y los instrumentos adecuados al nivel de desarrollo de los
estudiantes, así como al aprendizaje que se espera.
Algunos de los instrumentos que pueden utilizarse para la obtención de evidencias son:
• Rúbrica o matriz de verificación
• Listas de cotejo o control
• Registro anecdótico o anecdotario
• Observación directa
• Producciones escritas y gráficas
• Proyectos colectivos de búsqueda de información, identificación de problemáticas y formulación de alternativas de solución
• Esquemas y mapas conceptuales
• Registros y cuadros de actitudes de los estudiantes observados en actividades colectivas
• Portafolios y carpetas de los trabajos.
• Pruebas orales o escritas
Definamos:
Estrategia de evaluación: Son el conjunto de métodos, técnicas y recursos que utiliza el docente para valorar el aprendizaje del
alumno.
Finalidad de las estrategias de evaluación:

 Estimular la autonomía
 Monitorear los avances
 Comprobar el nivel de comprensión
 Identificar las necesidades
Técnicas, instrumentos y dimensión de una competencia que puede evaluarse con cada uno:
Como se puede observar, cada técnica posee sus propios instrumentos. Pero no todos nos permiten evaluar las tres dimensiones
de una competencia, por ello es necesario que identifiquemos con pertinencia qué es lo que queremos evaluar y para qué vamos a
evaluar, así como las características de los alumnos.
De esta manera, desde el enfoque formativo, independientemente de cuándo se lleven a cabo, del propósito que tengan, o de
quienes intervengan en ellas, todas las evaluaciones deben conducir al mejoramiento del aprendizaje de los estudiantes y a un mejor
desempeño del docente.

¿Qué caracteriza a un docente que evalúa con enfoque formativo?

El concepto de evaluación formativa sigue siendo objeto de algunas dudas en cuanto al enfoque y la implementación que se le debe
dar en las escuelas. Es común que la evaluación, en muchas instituciones educativas, se siga limitando a proporcionar una
calificación numérica, dejando de lado el aspecto formativo, es decir no se proporcionan devoluciones con fines de mejora.
Para evaluar desde el enfoque formativo es necesario realizar un seguimiento sistemático del aprendizaje de los alumnos, a partir de
la recolección de evidencias relacionadas con su desempeño. Reunir dichas evidencias sin el análisis del desempeño y la propuesta
de mejora, no es parte del enfoque formativo de la evaluación porque no contribuye al logro educativo.
Una evaluación formativa brinda
A los alumnos:
-información para tomar decisiones sobre su propio aprendizaje
-Compromiso para mejorar sus aprendizajes
A los docentes:
-Comprensión sobre los procesos de aprendizaje de los alumnos para poder así identificar los apoyos que éstos necesitan
A los padres de familia:
-Conocimientos sobre el nivel de logro de los aprendizajes de sus hijos
-Orientaciones para apoyarlos
A las autoridades escolares:
-Conocimiento sobre la implementación del currículo
-Estrategias para focalizar apoyos
¿Qué caracteriza a un docente que evalúa con base en el enfoque formativo?
El docente que evalúa desde el enfoque formativo, reflexiona constantemente acerca de los aprendizajes esperados; los criterios de
evaluación; informa a los alumnos lo que quiere que aprendan y retroalimenta su trabajo; además de promover que supervisen su
desempeño.
A continuación le presentamos un listado con las acciones o prácticas que suele llevar a cabo un docente que evalúa con base en
el enfoque formativo:
-Organizar, planificar su trabajo, y evaluar lo que se enseña.
-Conocer, a partir de las evaluaciones, los avances de los alumnos y crear oportunidades de aprendizaje que conduzcan al logro de
los aprendizajes esperados.
-Definir y compartir con sus alumnos los criterios de evaluación que se utilizarán, y ofrecer retroalimentación de su progreso en el
aprendizaje para que los estudiantes conozcan su desempeño y cuenten con los elementos necesarios para mejorarlo.
-Analizar los resultados de sus evaluaciones para reflexionar y tomar decisiones conducentes a mejorar su práctica, de manera que
incida en el mejor desempeño de sus alumnos.
-Informar a las autoridades escolares y a las madres, padres de familia o tutores el progreso en el logro de los aprendizajes de los
alumnos, tanto en los momentos destinados para ello como cuando lo considera oportuno, con el fin de que todos contribuyan al
logro de los aprendizajes esperados.
-Poseer una conducta ética y promover una práctica profesional.
-Contar con capacidad analítica y autocrítica.
-Realizar en el aula una práctica reflexiva.
-Actualizarse de forma continua.
-.Utilizar diferentes instrumentos para recolectar evidencias.
-Fortalecer competencias interpersonales, como algunas habilidades de comunicación con diferentes audiencias; tener buen manejo
del tiempo; ser líder constructivo a lo largo del proceso; ser asertivo bajo presión; ser sensible para percibir conflictos, y ser
negociador y construir relaciones sólidas con sus alumnos y otros docentes.
-Promover que el aula y la escuela sean los espacios destinados a la formación de los alumnos, la convivencia respetuosa y
armoniosa.
-Promover en los alumnos la puntualidad, la asistencia y la limpieza en sus trabajos, pero no incorporar estos aspectos como parte
de la evaluación.
¿En qué grado soy un docente que evalúa desde el enfoque formativo?
Es conveniente, de igual manera, realizar una autoevaluación que le permita identificar fortalezas y áreas de mejora en cuanto a la
manera que usted evalúa en la actualidad. Para esto, le compartimos la siguiente lista de verificación, reflexione atentamente a cada
acción descrita y valore si la está llevando a cabo al momento de evaluar.
Ejemplo de lista de verificación para autoevaluarse:
A partir de los resultados de este diagnóstico, se sugiere reflexionar acerca de los atributos que aún faltan por desarrollar.
La evaluación formativa es un elemento indispensable que todo profesor, independientemente del nivel en el que se
desempeñe, debe incorporar a su práctica. Como se ha señalado, permite la mejora en el aprendizaje de los alumnos, al mismo
tiempo que favorece el perfeccionamiento de la intervención docente.
El cuaderno del alumno como instrumento de evaluación ¿cómo implementarlo?
Dentro de los instrumentos de evaluación del enfoque formativo, existe uno, el cual nos puede ser de gran utilidad, pero pocas
veces se le toma en consideración, éste es el cuaderno del alumno. Perteneciente a la técnica del desempeño, dicho instrumento,
como puedes apreciar en la imagen de arriba, nos permite evaluar las tres dimensiones de una competencia, esto es: conocimientos,
habilidades, actitudes y valores.
¿Qué es el cuaderno del alumno?
Se trata de un elemento que suele verse como el espacio en el cual el alumno realiza los trabajos que el docente indica. Para los
maestros, representa una evidencia de que el alumno trabaja y aprende; es decir, muestra lo que el docente espera de los
estudiantes. En este sentido, el cuaderno puede ser un instrumento de gran valor para el aprendizaje y la evaluación, un lugar en el
que se puedan reflejar las ideas, los pensamientos y la diversidad de los estudiantes.
Para que sea de verdadera utilidad en la evaluación formativa, se requiere que el cuaderno forme parte de un proceso planificado,
basado en los aprendizajes esperados, por lo cual, dicho plan debe ser compartido con los alumnos.
Como ya se ha señalado, el cuaderno es el lugar donde el estudiante registra el desarrollo de las evidencias de sus desempeños y
avances cotidianos y en el que el maestro puede dar seguimiento al trabajo de los alumnos, así mismo es un espacio propicio para
realizar realimentaciones que generen la reflexión y orienten para la mejora de los procesos. Para esto, el docente debe fomentar
que el alumno:
• Ordene y diferencie las notas y las actividades que realiza.
• Cuente con un espacio para escribir sus opiniones, ideas y reflexiones.
• Registre procesos de elaboración colaborativa.
• Anote sus reflexiones acerca de cómo aprende.
El maestro debe hacer realimentaciones que generen la reflexión y argumentación por parte de los alumnos,también debe
fomentar que el alumno revise sus producciones y lleve a la práctica las observaciones hechas por el docente, con el fin de volverse
más consciente de su desempeño e identificar lo que puede mejorar.
¿Cuáles son las características de una realimentación formativa?
-Involucra aspectos cognitivos y psicoemocionales de los estudiantes
-Se brinda en todas las evaluaciones porque es sistemática
-Se dirige hacia el futuro, pues analiza el pasado para que en el futuro haya mejores resultados
-Orienta sobre cómo mejorar el aprendizaje y la enseñanza
-Es descriptiva, clara y comprensible
Cinco aspectos que nunca debes perder de vista al realimentar:
– Valorar el logro del alumno.
-Establecer la brecha entre el aprendizaje logrado y el esperado.
-Explicar al alumno lo que llevó a cabo para aprender.
-Dar orientaciones para que el alumno analice su proceder.
-Llegar a acuerdos y dar orientaciones para lograr el aprendizaje
¿Cómo se aplica la evaluación formativa en el cuaderno del alumno?
Esta visión del cuaderno facilita enfocar la atención hacia la formación de cada individuo y no hacia la simulación (cantidad de
trabajos, por ejemplo), ya que permite dar seguimiento a los procesos de cada alumno mientras ellos elaboran un producto y
destacan sus progresos al desarrollarlo al mismo tiempo que visualizan áreas de oportunidad para mejorar su desempeño.
Para lograr mejores aprendizajes con el cuaderno, es importante utilizarlo en productos elaborados en situaciones auténticas, esto
es que se privilegie la reflexión y la comprensión por encima de la memorización o repetición,
Es necesario considerar que el proceso de construcción del aprendizaje esperado es más importante que el cuaderno en sí, pues este
es únicamente un contenedor. Es decir, se debe evitar considerarlo un medio –bonito, limpio y ordenado- para calificar a los
estudiantes, basándose en la idea de que todos los alumnos realicen los mismos trabajos, de igual manera y a un mismo tiempo.
Así mismo, al implementar el cuaderno como instrumento de evaluación se deben tener claros algunos aspectos como los son: el
nivel educativo, los elementos curriculares del programa de estudios, el tema y sobre todo el aprendizaje esperado que se desea
evaluar.
Indicaciones acerca de cómo emplear el cuaderno del alumno como instrumento de evaluación
• Debe ser elaborado de manera individual por cada alumno
• Tendrá la realimentación del docente.
Debe considerar que los alumnos incluyan los siguientes apartados:
• “Lo que debo recordar”, ahí anotarán las ideas centrales de los temas abordados.
• “Mis reflexiones” sobre conocimientos que consideren importantes para su vida.
• “Cómo le hice para”, en esta sección registrarán los procesos que identificaron durante la elaboración de los diversos trabajos.
• “Cómo trabajamos en equipo”, en este apartado registrarán los procesos de trabajo colaborativo.
• “Cómo puedo mejorar”, en este apartado deben realizar sus propias reflexiones considerando los comentarios del docente.
Ejemplo de realimentación formativa en el cuaderno de un alumno , el cual se está utilizando como instrumento de evaluación (se
muestran primero el nivel educativo, la asignatura, el tema y el aprendizaje esperado que se está trabajando) :
Nivel educativo: Primaria
Campo de Formación: Exploración y comprensión del mundo natural
y social.
Instrumento de evaluación: Cuaderno del alumno
Grado: 6º Asignatura: Ciencias naturales
Contenido o tema: Estilo de vida saludable: dieta correcta, consumo de
agua simple potable, activación física, descanso y esparcimiento.
Aprendizaje esperado: Analiza las ventajas de preferir el consumo
de agua simple potable en lugar de bebidas azucaradas.
Apartado del cuaderno del alumno: “Mis reflexiones”
Como se puede apreciar, la realimentación es formativa, ya que el docente da pautas al alumno para que mejore el aprendizaje a
través de la investigación; de igual manera le plantea situaciones auténticas, ya que en lugar de buscar definiciones o realizar
ejercicios memorísticos, invita al estudiante a la reflexión y a emplear lo que ya conoce para aplicarlo en su contexto.
El cuaderno del alumno es un instrumento de evaluación muy útil para implementar el enfoque formativo, permite la realimentación
con fines de mejora y favorece la metacognición. Solo es necesario reiterar que debe ser parte de un proceso cuidadosamente
planificado, teniendo siempre en cuenta el aprendizaje que se quiere lograr en los alumnos.
Inicio, desarrollo y cierre ¿Cómo diseñar una secuencia didáctica?
Uno de los aspectos fundamentales que un docente debe manejar en la práctica diaria es el diseño de secuencias didácticas que
favorezcan el aprendizaje de los alumnos. Esta parte del quehacer docente requiere que se tomen en consideración tres elementos
esenciales: las características de los alumnos, el contexto en el cuál se desarrolla la práctica y el plan de estudios vigente.
Entrando en materia, es importante que definamos lo que es una secuencia didáctica, Laura Frade la define así: “Es la serie de
actividades que, articuladas entre sí en una situación didáctica, desarrollan la competencia del estudiante. Se caracterizan porque
tienen un principio y un fin, son antecedentes con consecuentes” (Frade 2008).
Por su parte Sergio Tobón la señala como un “…conjunto articulado de actividades de aprendizaje y evaluación que con la mediación
de un docente, buscan el logro de determinadas metas educativas, considerando una serie de recursos”. (Tobón, et. al. 2010).
Podemos apreciar que ambos autores coinciden en la articulación de las actividades como un eje fundamental de una secuencia
didáctica, así como en la finalidad, la cual puede girar en torno al desarrollo de competencias y en la persecución de diversas metas
educativas.
Estructura de una secuencia didáctica
La elaboración de una secuencia didáctica debe concebirse como un proceso de planeación dinámica, donde todos los factores de la
planeación se afectan entre sí. Su punto de inicio es la selección de un contenido del plan de estudios con el que se esté trabajando y
la determinación de una intención de aprendizaje de ese contenido, ya sea ésta intención expresada en términos de objetivos,
finalidades o propósitos.
La secuencia didáctica puede dividirse en fases, cada una de las cuales cumple funciones distintas en el proceso de enseñanza-
aprendizaje y, por consiguiente, tiene características diferentes. Son diversos los autores que comparten esta idea de proceso y de
fases. Éstas son cíclicas ya que una vez preparado, impartido y evaluado un curso, una unidad didáctica o una clase, se planifica otra
nueva que debe tener en cuenta el que se ha terminado.
Las fases o momentos de una secuencia didáctica son, como todos sabemos, inicio, desarrollo y cierre. Aquí te mostramos una
tabla con los momentos, finalidades y la evaluación en una secuencia didáctica, la cuál te servirá como estructura guía para
diseñar una propia:

Estructura de una secuencia didáctica


Finalidades en la fase de inicio: Aquí se busca centrar a los alumnos en el tema, esto puede ser mediante alguna técnica de
animación. Posteriormente, es importante darle a conocer a los alumnos el propósito del curso, proyecto, clase o lección. Otras
finalidades del momento de inicio son el motivar a los estudiantes, dar a conocer los criterios de evaluación y, algo de suma
importancia, dar una visión preliminar del tema para así rescatar los conocimientos previos que tienen de éste.
Finalidades en la fase de desarrollo: En esta fase los alumnos procesan la información, esto puede ser mediante material que hayan
investigado o que haya sido provisto por el docente. De igual manera el docente pone en juego estrategias de enseñanza y
promueve en los alumnos estrategias de aprendizaje (en entradas anteriores de este blog puedes saber más sobre las estrategias de
enseñanza y aprendizaje ). Otras finalidades son el focalizar la atención y practicar ejercicios relacionados con el tema o contenido.
Finalidades en la fase de cierre: Revisar y resumir el tema o lección; transferir el aprendizaje, es decir relacionar los nuevos
contenidos con las experiencias y conocimientos que tiene almacenados previamente en la memoria. Otras finalidades de ésta fase
son demostrar lo aprendido así como realizar una retroalimentación para identificar avances y áreas de oportunidad.
Es oportuno señalar que la evaluación se realiza en los tres momentos o fases de una secuencia didáctica, ya que ésta debe ser
permanente, para así poder recolectar información que nos permita realizar los ajustes pertinentes y dar un acompañamiento
oportuno a los estudiantes.
En el inicio la evaluación es diagnóstica ya que nos permite conocer en qué grado se domina determinado aprendizaje antes de
iniciar el trabajo con él.
En el desarrollo es formativa ya que nos orienta, a partir de los avances y las dificultades de los estudiantes durante el proceso de
aprendizaje, sobre las decisiones que debemos tomar y los ajustes necesarios que debemos realizar con el fin de alcanzar las metas
de aprendizaje.
En el cierre es final o sumativa: Si es final se busca valorar la información recabada durante el inicio y en el desarrollo del proceso,
para vincularla con la que arrojan los resultados del cierre, con el propósito de identificar en qué medida se cumplieron las metas
establecidas al inicio. Y si es sumativa es para signar un valor numérico o alfanúmerico (calificación).
Recuerda tomar siempre en consideración para el diseño de las actividades de tu secuencia didáctica lo siguiente:
-Tener en cuenta el enfoque de la asignatura o materia, así como los principios pedagógicos del Plan de Estudios con el que estés
trabajando
-Incorporar de materiales, gustos y costumbres del contexto.
-Plantear situaciones de la vida cotidiana de los alumnos mediante juegos, casos, experimentos, problemas, visitas a diversos
lugares.
-Promover el trabajo colaborativo
-Incorporar ambientes propicios para el aprendizaje
-Promover la investigación
-Asumir como docente el rol de mediador y poner a los alumnos como protagonistas
-Emplear estrategias de enseñanza y aprendizaje.
-Elaborar productos tangibles o intangibles que promuevan y evidencien el logro de los aprendizajes
-Emplear la heteroevaluación, coevaluación y autoevaluación
Taxonomía de Bloom: Descarga ejemplos de objetivos, indicadores y actividades
En anteriores entradas hemos hablado acerca de que la evaluación debe ser parte esencial de la planeación. Planteándolo de
manera más sintética, los objetivos de aprendizaje deben plasmarse en indicadores de evaluación. Si quiero que el alumno
aprenda un concepto, un procedimiento, o adquiera una actitud determinada, debo tener una manera concreta de comprobarlo.
La taxonomía de Bloom continúa siendo uno de los referentes más utilizados para redactar objetivos educacionales, fue diseñada
por Benjamin Bloom en 1956. Consta de una clasificación de objetivos de acuerdo a diferentes niveles cognitivos del ser humano,
los cuáles parten de los más básicos, a los más complejos.
Al emplearlos se debe llevar una coherencia, esto es iniciar en los objetivos específicos con verbos de conocimientos básicos y de ahí
subir hasta los más complejos, es decir no podemos usar el verbo explicar que es de la categoría de análisis, sin antes haber
empleado verbos de las categorías conocer, comprender y aplicar.
El trabajo iniciado por Bloom ha sido objeto de algunas revisiones y modificaciones adaptándola al paso del tiempo. Aunque cabe
resaltar que éstas no han cambiado de manera radical los niveles de la taxonomía, simplemente la han enriquecido introduciendo
una serie de aprendizajes propios de los nuevos tiempos. Un ejemplo de esto es que se introdujeron acciones que deberían ser
realizadas por el alumnado tales como “hacer búsquedas en Google”, “subir archivos a un servidor”, “recopilar información de
medios”, “publicar” o “programar”.
Recordemos cómo se diseñan los objetivos de evaluación:
Como se ha señalado anteriormente, cuando un docente redacta los objetivos en su planeación, debe privilegiar la coherencia, para
esto se debe comenzar usando verbos de categorías básicas hasta llegar a las más complejas. Es justo señalar que para diseñar
objetivos de aprendizaje no existe una fórmula infalible, pero esencialmente constan de: Acción, contenido, criterio y condición.
Acción: Debe ir en infinitivo, por ejemplo dibujar
Contenido: Una cordillera
Criterio: señalando con claridad sus partes
Condición: en cartón reciclado
Observémoslo en una tabla
Acción Contenido Criterio Condición
(verbo)

Dibujar una cordillera con todas sus partes en cartón reciclado


¿Qué otros aspectos debes tomar en cuenta al redactar objetivos de aprendizaje?

 Los alumnos
 Los conocimientos previos
 El contexto
 Que presenten un reto alcanzable
 Que favorezcan el autoaprendizaje
 Que sean secuenciales
Recordemos cómo se diseñan los indicadores de evaluación:
1. Iniciar con un verbo operativo, que sea observable, cuantificable y ejecutable, se sugiere utilizar verbos correspondientes a los
niveles tres y seis de la taxonomía de B. Bloom (1953).
Aquí unos ejemplos: desarrolla, demuestra, evalúa, construye, defiende, sostiene una postura, ejerce, sustenta, fundamenta,
debate, define y aporta.
2.- Definir el contenido, tema, materia, aspecto sobre el cual se desarrolla la acción del verbo. Ejemplos: las obras teatrales, las
figuras geométricas etc;
3.- Definir la calidad o nivel de exigencia en que ese verbo operativo debe ser ejecutado. Ejemplos: con claridad y fluidez,
adecuadamente, pertinentemente, con precisión, con dominio, con argumentos, etc;
4.- Describir el contexto en el que se espera la acción, ya sea expresión de conceptos, procedimientos o actitudes. Ejemplos: frente
al grupo, en equipo, en colaboración, en el patio escolar, frente a una audiencia, en casa, etc;
Tabla guía para
redactar indicadores de evaluación desde
el enfoque
formativo

Verbo operativo Contenido Nivel de Contexto


exigencia

Selecciona información confiable de con precisión y en


diversas fuentes seguridad el salón
de clases

Dialoga a partir de preguntas con en equipo


orden
de
ideas y
fluidez

Analiza el impacto de frente a la clase


ambiental de manera
los procesos atenta
de y
obtención y reflexiva
consumo de
energía
eléctrica
¿Cómo diseñar objetivos, indicadores y actividades de evaluación usando la taxonomía de Bloom?
A continuación te mostramos ejemplos de cómo diseñar objetivos, indicadores y actividades de evaluación con cada nivel de
dominio cognitivo de la taxonomía de Bloom:
*Podemos observar que existe congruencia entre el nivel de dominio cognitivo, el objetivo, los indicadores de evaluación y la
actividad diseñada para evaluar.
¿Cómo diseñar rúbricas, listas de cotejo y diarios de trabajo? Ejemplos descargables
La evaluación es, dentro de la tarea docente, una herramienta fundamental que nos debe de proveer de información continua que
nos permita orientar el proceso de enseñanza-aprendizaje hacia las metas deseadas. Dentro de esta encomienda, en ocasiones nos
es difícil conocer con pertinencia, qué instrumentos de evaluación elegir para evaluar los niveles de logro de los aprendizajes en los
alumnos. Existen una gran cantidad de instrumentos dentro del abanico de la evaluación formativa, aunque tal vez no los
conozcamos a fondo y por consiguiente se nos puede dificultar su diseño e implementación.
En esta ocasión te presentamos tres de ellos, pertenecientes a las técnicas del análisis del desempeño y a la observación. Dichos
instrumentos de evaluación son: la rúbrica, la lista de cotejo y el diario de trabajo. Los tres son muy completos ya que te permitirán
evaluar las tres dimensiones de una competencia, es decir podrás evaluar conocimientos, habilidades, actitudes y valores.
A continuación te presentamos una descripción detallada de cada uno de ellos, así como ejemplos y links de descarga para que
puedas editarlos según tus necesidades.
Instrumento: Lista de cotejo Técnica: Análisis del desempeño
Es una lista de palabras, frases u oraciones que señalan con precisión las tareas, las acciones, los procesos y las actitudes que se
desean evaluar. La lista de cotejo generalmente se organiza en una tabla que sólo considera los aspectos que se relacionan con las
partes relevantes del proceso, y los ordena según la secuencia de realización.
Ejemplo de lista de cotejo:
Lista de cotejo Grado: 6º Bloque: IV
Aprendizaje Esperado: Comunica ideas, sentimientos y
sucesos a otros a través de cartas.
Nombre del alumno: _______________________________________

Criterios de evaluación S N
i o

Identifica las características y la función de las cartas


personales

Distingue las ventajas y desventajas entre la carta, el correo


electrónico y el teléfono

Comunica ideas, sentimientos y sucesos a otros a través de


cartas

Usa los elementos de una carta personal al elaborarla


Colabora de manera activa con sus compañeros de equipo

Muestra disposición para corregir sus producciones

Lista de cotejo para evaluar la carta Grado: 6º


Bloque: IV
Nombre del alumno: ____________________________________________

Criterios de evaluación Si No

Incluye todos los elementos (lugar, fecha, saludo,


destinatario, mensaje, despedida, firma)

Cumple con el propósito comunicativo (Se comprenden las


ideas expuestas en el texto; está organizado y cumple la
intención del tipo de texto requerido)

Existe una relación adecuada entre palabras y


oraciones

Hace un uso adecuado de los signos de puntuación

Hace un uso adecuado de las reglas ortográficas

Nivel de Valoración de los criterios Referencia numérica


desempeño

A Once criterios demostrados 10


Destacado

B Diez criterios demostrados 9–8


Satisfactorio Nueve criterios demostrados

C Ocho criterios demostrados 7–6


Suficiente Siete criterios demostrados

D Seis criterios demostrados 5


Insuficiente

Nombre del alumno: _____________________________


Grado: 6º Bloque: IV
Observaciones derivadas de las evidencias
y de los
resultados:_________________________________________________________________________________________________
_________________________________

Propuestas de
mejora:____________________________________________________________________________________________________
_________________________
Link de descarga del ejemplo: https://1drv.ms/w/s!AmvKaTCUGwAzhGYlJzjN_ge5o35X
Instrumento: Rúbrica Técnica: Análisis del desempeño
La rúbrica es un instrumento de evaluación que se basa en una serie de indicadores que permiten ubicar el grado de desarrollo de
los conocimientos, habilidades y actitudes o valores, en una escala determinada. Es un instrumento muy completo, ya que nos
permite evaluar las tres dimensiones distintas de una competencia (saber, hacer, ser).
¿Cuál es la finalidad de una rúbrica?
a) Precisar lo que se espera del desempeño del alumno
b) Valorar su ejecución
c) Facilitar la retroalimentación con fines de mejora
El diseño de la rúbrica debe considerar una escala de valor descriptiva, numérica o alfabética, relacionada con el nivel de logro
alcanzado. Generalmente se presenta en una tabla que en el eje vertical incluye los aspectos o criterios a evaluar, y en el horizontal,
los rangos de valoración.
Para elaborar una rúbrica es necesario:
-Redactar los indicadores con base en los aprendizajes esperados.
-Establecer el grado máximo, intermedio y mínimo de logro de cada indicador para la primera variante.
-Redactarlos de forma clara.
– Proponer una escala de valor fácil de comprender y utilizar.
Ejemplo de una rúbrica:

Es justo señalar que este instrumento de evaluación va de la mano con el enfoque formativo de la evaluación, ya que nos da pautas
muy puntuales para poder fomentar la realimentación a los alumnos con fines de mejora. Así mismo, su uso sistemático y pertinente
puede traer grandes beneficios al proceso de enseñanza aprendizaje, ya que a diferencia de otros instrumentos como la lista de
cotejo o la escala estimativa, la rúbrica nos permite ser más precisos en la escala de valores, lo cual redunda en una evaluación más
minuciosa y completa.
Link de descarga del ejemplo de rúbrica: https://1drv.ms/w/s!AmvKaTCUGwAzhGWVjTM-uS14JDJg
Instrumento: Diario de trabajo Técnica: Observación
El diario de trabajo es un instrumento que elabora el docente para recopilar información, en el cual se registra una narración breve
de la jornada y de los hechos o las circunstancias escolares que hayan influido en el desarrollo del trabajo. Se trata de registrar
aquellos datos que permitan reconstruir mentalmente la práctica y reflexionar sobre ella en torno a aspectos como:
a) la actividad planteada, su organización y desarrollo;
b) sucesos sorprendentes o preocupantes;
c) reacciones y opiniones de los niños respecto a las actividades realizadas y de su propio aprendizaje; es decir, si las formas de
trabajo utilizadas hicieron que los niños se interesaran en las actividades, que se involucraran todos (y si no fue así, ¿a qué se
debió?), ¿qué les gustó o no?, ¿cómo se sintieron en la actividad?, ¿les fue difícil o sencillo realizarla?, ¿por qué?;
d) una valoración general de la jornada de trabajo que incluya una breve nota de autoevaluación: ¿cómo calificaría esta jornada?,
¿cómo lo hice?, ¿me faltó hacer algo que no debo olvidar?, ¿de qué otra manera podría intervenir?, y ¿qué necesito modificar?
Ejemplo de diario de trabajo: