Вы находитесь на странице: 1из 6

UNIVERSIDAD FERMÍN TORO

VICE RECTORADO ACADÉMICO

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y POLÍTICAS

ESCUELA DE DERECHO

El Domicilio como factor de conexión en el


Derecho Internacional Privado

AUTOR (A). Adriana Cuica

C.I N° V-25.177.362

Marzo, 2019
El Domicilio como factor de conexión en el Derecho Internacional Privado

A finales de la primera guerra mundial el debate sobre la nacionalidad y el domicilio como


puntos de conexión se hicieron cada vez más fuertes, sobre todo por las implicancias
políticas relacionadas con la nacionalidad. Frente a éstos surgieron los defensores del
domicilio como punto de conexión, quienes impulsaron su utilización en lugar de la ley
nacional, en especial porque consideraban que éste proporcionaba una mayor seguridad
jurídica en cuanto toda persona tiene un domicilio, aunque éste cambie según el interés de
las personas. El domicilio de una persona es el país que se considera por derecho ser el
centro de su vida. El lugar donde una persona reside en ese país puede ser: una casa
reconocida, un piso, una habitación única, o aún una tienda de campaña, una caravana, o un
barco. Para algunos el domicilio es un factor de conexión de fácil y objetiva determinación,
que no presente las complicaciones que si trae consigo el concepto jurídico de nacionalidad.
En cambio, la nacionalidad para ciertos autores puede ser en ocasiones difícil de
determinar, principalmente en los casos de polipatridia (nacionalidad múltiple) o cuando
una persona que nace en un territorio y es trasladado a otro país desde muy pequeño
probablemente sienta como suyas las leyes del lugar de su nacimiento. Existen dos teorías
que pretenden explicar la naturaleza de Domicilio. La Teoría Clásica: según la cual el
domicilio no es un lugar sino que una noción abstracta que supone una relación jurídica
entre el sujeto y el lugar, por lo cual a la persona se le considera siempre presente en dicho
lugar. La Teoría Concreta: estima que el domicilio es un lugar concreto en que la Ley
supone que la persona se encuentra siempre para los efectos jurídicos. Se desprende de esto
las Características: Fijeza: El domicilio, aunque no es inmutable, es la sede jurídica más
estable, en especial no varía con cualquier cambio de habitación o residencia. Necesidad:
En principio, todas las personas tienen domicilio, puesto que adquieren uno en el momento
del nacimiento y lo conservan mientras no lo cambien, pero, no obstante, la opinión
contraria de la mayoría de los autores franceses, hay personas que no tienen domicilio,
como lo admite implícitamente el Código Civil, al referirse a personas que no tienen
domicilio ni residencia. Unidad: A diferencia del Derecho Romano, el Código Civil
Venezolano, acoge el principio de la unidad del domicilio general, como lo demuestra la
definición de su Artículo 27, que se refiere al asiento “principal” de los negocios e
intereses, pero debe observarse que: A) Dicho principio no impide que una persona tenga
además de su domicilio general único, uno o más domicilios especiales; B) Dicho principio
tampoco implica que las decisiones judiciales sobre determinación del domicilio, lleguen a
tener fuerza de cosa juzgada con efectos absolutos "erga omnes". C) El principio de
referencia, esta temperado en el caso de las personas morales. El domicilio legal es el lugar
donde la Ley presume, que una persona reside de una manera permanente para el ejercicio
de sus derechos y cumplimientos de sus obligaciones, aunque de hecho no esté allí
presente. El Domicilio como factor de conexión en el Derecho Internacional Privado
constituye un medio de determinar el Derecho aplicable o la jurisdicción de los tribunales.
En el derecho internacional privado, el domicilio de las personas físicas debe entenderse
como el territorio del Estado en que tenga su residencia habitual, de manera que se pueda
ubicar el factor de conexión a los fines de determinar la jurisdicción aplicable. En cuanto
a los Factores de conexión. Son aquellos factores de relación que el Derecho Internacional
Privado reconoce con la finalidad de cumplir con su objetivo final, es decir, vincular a una
persona, cosa, situación, relación jurídica, etc, con un ordenamiento jurídico nacional
específico que las regule. También llamados puntos de contacto, o punto de conexión, entre
otros. La consecuencia jurídica de la norma determina el derecho aplicable, esta
característica propia de dicha consecuencia jurídica es una conexión y el elemento
integrante es lo que comúnmente se llama Factor de Conexión. Si la norma de colisión
conlleva dentro de su consecuencia jurídica un factor de conexión que declara aplicable el
derecho del Domicilio, o la legislación libremente escogida por las partes para regimentar
su contrato, sin embargo, está también el hecho de que se ordene aplicar la ley personal del
extranjero para determinar su estado o capacidad, en estos últimos supuestos el factor de
conexión será la Nacionalidad o el Domicilio (Artículos 19 al 27. LDIP). Los factores de
conexión tienen por función vincular la norma de conflicto con el derecho aplicable, es
decir, LEX FORI Y LEX CAUSSAE. Los diversos conflictos que plantean los factores de
conexión han generado la formación de determinado número de reglas de Derecho
Internacional Privado. Estas reglas son la consagración de ciertos principios generales de
dicho derecho, los cuales son producto de elaboración jurídica dejada por las Escuelas
estatutarias de algunos preceptos jurídicos de carácter consuetudinario y de la formación de
un derecho inter - estatal que se ha venido acentuando como consecuencia de la existencia
en estos últimos tiempos de una comunidad jurídicamente organizada. Existen cinco
factores de conexión atendiendo al hecho de que la relación jurídica verse sobre las
personas, los bienes o un acto jurídico cualquiera; de allí que los factores de conexión sean:

1) Referidos a la Persona (Nacionalidad y Domicilio)


2) Referidos a los Bienes (Ubicación y Distinción entre Muebles e Inmuebles) corresponde
a la regla lex rei sitae, porque allí es donde se encuentra la sede de la relación jurídica
3) Referentes a los Actos (Forma Externa de los Mismos)
4) Referentes a los Contratos (Principio de la Autonomía de la Voluntad).
5) Otra división de los factores de conexión, puede establecerse haciéndola basar en el
carácter que ofrece la conexión:
1) Acumulativa: • Igual: Cuando el factor de conexión, conecta con varios ordenamientos
jurídicos, los cuales dan cada uno de ellos una solución independiente, por lo cual sólo el
acuerdo de dichos ordenamientos permite una solución definitiva. • Desigual: Cuando se
aplica un solo derecho a la cuestión planteada, pero complementado por otro que regula la
calidad de máximo o mínimo al primer derecho.
2) No Acumulativa:
• Simple: Cuando la norma de conexión indica de una vez el derecho aplicable, cerrando así
la posibilidad de aplicar otra que podía ser competente.
• Condicional: Cuando, a diferencia de la anterior, da competencia a otras legislaciones,
pero en forma subsidiaria o alternativa.
El Domicilio como factor de conexión personal y como criterio atributivo de
jurisdicción: El domicilio como factor de conexión personal
Es aquel en el cual se indica el ámbito de aplicación del domicilio circunscribiendo su
aplicación a las personas físicas y para los casos en los cuales el domicilio constituye un
medio para determinar el derecho aplicable o la jurisdicción de los tribunales (15 LDIP).
Por otra parte el Domicilio como factor atributivo de jurisdicción El domicilio como
criterio atributivo de jurisdicción, es un criterio básico, ya que si llega el caso de un
problema legal es necesario conocer o saber del domicilio del demandado, y que los
tribunales del estado tendrán jurisdicción en juicios intentados contra personas que se
encuentren domiciliadas en el exterior. El domicilio del demandado es el ejemplo típico de
un criterio general atributivo de jurisdicción. Por lo que resulta apropiado para cualquier
tipo de litigio visto que en todo caso tendremos un demandado con un domicilio
determinado o determinable. En ocasiones, en la práctica, se presentan serias dificultades
para el establecimiento del domicilio, en particular cuando existe una pluralidad de
domicilios en un ordenamiento jurídico determinado o cuando este foro se califica a través
de conceptos jurídicos indeterminados como el de la residencia habitual. Ventajas y
desventajas del factor de conexión respecto a la nacionalidad. Tanto en el Derecho
romano como en el germánico, la consagración del ORIGEN de la persona, fue seguida por
una concepción del domicilio que varió entre domicilio de origen que perduró hasta el Siglo
XI y el de la efectiva residencia que perduró hasta el Siglo XIX, cuando MANCINI expuso
su doctrina de la Nacionalidad. Momento a partir del cual se inició una polémica que
alcanza hasta nuestros días. Más sin embargo la discusión entre los partidarios de la
nacionalidad y domicilio ha abandonado el perfil de enfrentamiento que antes tuvo,
viniendo a discurrir por los senderos de una mayor moderación y compromiso. Los autores
parecen conscientes de que todo absolutismo debe ser desterrado y que las ventajas e
inconvenientes que acompañan a una y otra noción son relativas y se contraponen. Así,
pudo afirmar muy gráficamente BENTWICH que la nacionalidad proporciona una ley
previsible, pero frecuentemente inapropiada en materia de estatuto personal, en tanto que el
domicilio proporcionaría una ley apropiada, pero frecuentemente imprevisible. Las ventajas
que tienen los venezolanos de que su factor de conexión sea en la propia Venezuela, es
que gracias a su nacionalidad tienen derechos con respecto al domicilio que extranjeros
no tienen, como los establecidos en los artículos 11, 12 y 13 de la Ley de Derecho
Internacional Privado, ya que según lo establecido en el artículo 14 de dicha ley; “Cuando
la residencia habitual en el territorio de un Estado sea resultado exclusivo de funciones
conferidas por un organismo público, nacional, extranjero o internacional no producirá los
efectos previstos en los artículos anteriores.” Las desventajas recaen cuando la persona
tiene sus factores de conexión en el exterior, o en caso de que sea un extranjero en el
territorio nacional, ya que por no tener la nacionalidad no tienen los derechos que una
persona nacida en el país si, estos los pueden adquirir al tiempo y a través de diferentes
tramites hasta adquirir la permanencia, es por esto que la nacionalidad es un factor muy
importante al momento de crear un factor de conexión, ya que depende de donde se
encuentre el domicilio. Nacionalidad: El carácter duradero que asegura el vínculo que
representa. A) La facilidad para su determinación. B) La coincidencia entre la nacionalidad
entre los diferentes miembros de una misma familia, lo que favorece soluciones coherentes
y unitarias. Domicilio: Refleja mejor la vinculación de la persona con el medio y con las
circunstancias socioeconómicas, en las que de hecho desarrolla su actividad. A) Facilita la
coincidencia de la jurisdicción y de la Ley aplicable, lo que lo hace más conveniente en los
países inmigratorios. B) Implica un mayor respeto a las alternativas e intereses de terceros,
quienes por lo regular habitan en el mismo lugar en el cual la persona tiene su domicilio. C)
El reconocimiento de derechos civiles a los extranjeros, hace que cada vez se atienda a la
vida privada de las poblaciones y no de colectividades abstractas formadas por nacionales.
En la actualidad, se observa una constante preferencia por el domicilio, siendo que la
tendencia es de calificarlo de manera autónoma como el lugar donde la persona física tiene
su residencia habitual. En tanto el Derecho Comparado. En el derecho y la doctrina
comparada se suele distinguir entre domicilio real y domicilio especial. En el primer caso,
se hace referencia al lugar donde la persona tiene el asiento principal de sus negocios e
intereses o el lugar donde tiene su residencia habitual; cuando se habla de domicilio
especial es aquel que las partes eligen en los contratos. También se habla de residencia del
demandado como sinónimo de domicilio, aunque en algunos sistemas se establecen
diferencias entre los conceptos jurídicos de domicilio, residencia, habitación, simple
permanencia. Etc. En tanto a la Utilidad del Domicilio como factor de conexión en el
Derecho Internacional Privado: Desde un punto de vista social el domicilio promueve la
adaptación de los extranjeros en el medio que habitan, pues elimina y combate los cúmulos
sociales por así llamarlos que se construyen en torno a grupos de personas reguladas por
leyes y costumbres extrañas al lugar en el que residen en forma habitual. Se resuelve
favorablemente el problema de las familias de nacionalidad mixta, que de aplicarse la
nacionalidad como parte de contacto estarían expuestas a una heterogeneidad legal.
También desvincula a personas desarraigadas de su país de nacimiento, tales como
refugiados, inmigrantes, perseguidos políticos, grupos étnicos cerrados, de ordenamientos
jurídicos con los cuales mantiene una relación formal, débil o nula en la realidad de los
hechos. Y facilita la vida internacional de las personas al reconocer como válidos los actos
jurídicos realizados al amparo del ordenamiento legal del lugar donde habitan. Una de las
modificaciones más importantes de la ley es la sustitución del principio de la nacionalidad
por el principio del domicilio, como factor de conexión decisivo en materia de estado,
capacidad y relaciones familiares y sucesorias. Se puede concluir que El Derecho
Internacional Privado no es un derecho de solución directa, sino más bien de remisión a la
legislación que resolverá el conflicto, y lo hace a través del medio técnico llamado factor de
conexión , que son circunstancias que vinculan un problema de derecho con un derecho
determinado, como es el caso del domicilio que en un principio se consideró como único y
luego como el principal factor de conexión en este ámbito, para luego dar paso a otros con
igual importancia y aplicación de acuerdo al sistema de solución que rige en cada país.
BIBLIOGRAFIA

https://cartasblogatorias.com

Código Civil venezolano

LEY DE DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO. Gaceta Oficial Nº 36.511 de 6 de


agosto de 1998.