You are on page 1of 2

Ricardo González Guachavez

Lectura y Escritura
Profesor: Luis Arleyo Cerón
Licenciatura en Literatura y lengua castellana
Universidad Del Cauca
l- Semestre
La Reseña: No importa que llueva cuando estemos en la biblioteca

Es trágico y maravilloso a la vez pensar en cómo ciertas personas y sobre todo los
niños y niñas que han vivido o viven hoy por hoy un conflicto armado puedan
sacar a relucir una gran imaginación ante las atrocidades que los rodean,
estimulando esa creatividad con la lectura en una zona de difícil acceso en donde
escasean los recursos más básicos. Es aquí en donde nos encontramos con esta
maravillosa historia que nos relatan Samuel y a la vez Celina la bibliotecaria una
mujer de Bogotá, pero que ha viajado a los más recónditos lugares de
Villavicencio a dar esperanza a los niños como en este caso a Samuel que no se
cansa de soñar pero que inclusive él tiene sus miedos que no lo dejan vivir
tranquilo como es el caso de la serpiente que siempre la recuerda con mucho
miedo ya que fue la que devoro a su papá cuando él apenas tenía tres años de
edad según le contaba su mamá que le decía a él y a sus hermanitos que se
quedaran calladitos y se escondieran debajo de la cama para que no los
encontrara esa serpiente tan temerosa. Que hasta la misma Celina con los años
que habían transcurrido miraba las atrocidades que llegaba a cometer esos
monstruos que rondaban por la zona, como la desaparición de niños que con los
años aparecían cargando un fusil.

Además de que en la biblioteca móvil los niños pueden ver películas y


entretenerse con toda clase de libros siempre dejando plasmado en ellos algo
bueno y significativo para sus vidas, que los hacen olvidar de las duras situaciones
de las que padecen.
En conclusión esta historia es una inspiración para muchos y algunos pocos ya
que nos coloca ponen en la situación de si seguir luchando por un país que quiere
alcanzar la paz o seguir en guerra otros cincuenta años.
BIBLIOGRAFIA

CARREÑO, Adriana. No importa que llueva cuando estemos en la biblioteca, El


Espectador.