You are on page 1of 3

Notas al pie capítulo XXII

1 “El tipo natural de interés sí, halla presidido por las ganancias comerciales (Profits of
trade) de los individuos.”(Massie, ob. cit., p. 51.)

2 Al llegar aquí nos encontramos en el manuscrito con la siguiente observación: “De la


trayectoria de este capítulo se desprende que es mejor, antes de pasar a investigar las leyes
de la distribución de la ganancia, empezar por exponer cómo la distribución cuantitativa se
convierte en cualitativa. Para encontrar la transición del capitulo anterior a esto, basta con
partir del interés como una parte cualquiera no precisada de la ganancia.” [F. E.].

3 "En el primer período que sigue inmediatamente a la época de depresión, el dinero


abunda sin especulación; en el segundo período, abunda el dinero y la especulación florece;
en el tercer período, la especulación empieza a ceder y el dinero es solicitado; en el cuarto
período, escasea el dinero y se inicia la depresión." (Gilbart, A Practical Treatise on
Banking, 5° ed., Londres, 1849, tomo I, p. 149.)

4 Tooke explica esto “por la acumulación de capital excedente, fenómeno que acompaña
necesariamente a la escasez de inversiones rentables en los años procedentes por la puesta
en circulación de reservas y la reanimación de la confianza en el desarrollo de los
negocios." (History of Prices from 1839 to 1847. Londres 1848. p. 54.)

5 “A un antiguo cliente de un banquero le rehusaron un préstamo a base de un título


(paper) por valor de 200.000 libras esterlinas; cuando se disponía a retirarse para anunciar
su suspensión de pago, le dijeron que no necesitaba dar este paso, pues teniendo en cuenta
las circunstancias concurrentes, el banquero le compraría el título por 150,000 libras.” (The
Theory of the Exchanges. The Bank Charter Act of.1844, etc. Londres, 1864. p. 80.)

6 Como el tipo de interés se determina en general por la cuota media de ganancia, puede
ocurrir con mucha frecuencia que la especulación extraordinaria vaya aparejada a un bajo
tipo de interés. Así ocurrió, por ejemplo, con la especulación ferroviaria en el verano de
1844. El tipo de interés del Banco de Inglaterra no se elevó al 3% hasta el 16 de octubre de
1844.

7 Así, por ejemplo, J. G. Opdyke, A Treatise on Political Economy, NuevaYork, 1851, hace
un intento completamente fracasado para explicar a base de leyes eternas el carácter general
del tipo de interés del 6%. Mucho más ingenuamente procede el señor Karl Arnd. en Die
naturgemässe Volkswirtschaft gegenüber dem Monopoliengeiste und dem Kommunismus,
etc., Hanau, 1845, dondo leemos: “la marcha natural de la producción de bienes, sólo hay
un fenómeno que –en países cultivados en su totalidad– parece estar destinado a regular en
cierto modo el tipo de interés: nos referimos a la proporción en que aumentan, con su
incremento anual, las masas de madera de los bosques europeos. Este incremento, com-
pletamente independiente de su valor de cambio. (¡Cuán cómico es esto de decir que el
incremento de los árboles es independiente de su valor de cambio!), 'presenta la proporción
del 3 al 4%. No es, pues de esperar' (puesto que el incremento del arbolado es
completamente independiente, en efecto, de su valor de cambio, por mucho que su valor de
cambio pueda depender de su incremento) 'que descienda por debajo del nivel que' (el tipo
de interés) 'presenta actualmente en los países en que más abunda el dinero' (p. 124 [l25]).
Podríamos llamar a esto el 'tipo forestal de interés'. Su descubridor se acredita más
adelante, en la misma obra, nuevos méritos en relación con 'nuestra ciencia' como 'filósofo
de los impuestos sobre perros' " [pp. 420 s].

8 El Banco de Inglaterra eleva y rebaja el tipo de su descuento, aunque siempre,


naturalmente, con vistas al tipo imperante en el mercado abierto, con arreglo a la afluencia
y al reflujo del oro. “Esto hace que las especulaciones con el descuento de letras de cambio,
adelantándose a las variaciones del tipo bancario, se haya convertido ya en la mitad del
negocio de las grandes cabezas del centro del dinero", es decir, del mercado financiero de
Londres (The Theory of the Exchanges, etc., p. 113).

9 “El precio de las mercancías fluctúa constantemente; todas ellas se destinan a distintas
modalidades de uso; el dinero, en cambio, sirve para todos los usos. Las mercancías,
incluso las de la misma clase, se distinguen por su calidad; el dinero contante tiene siempre,
o debe tener, por lo menos, el mismo valor. Así se explica que el precio del dinero, que
conocemos con el nombre de interés, posea mayor firmeza y uniformidad que cualquier
otra cosa." (J. Steuart, Princíples of Political Economy, trad. franc. 1789. IV, p. 27.)

10 "Sin embargo, esta regla de la distribución de la ganancia no puede aplicarse a todo


prestamista y prestatario en particular, sino a los prestamistas y prestatarios en general.
Cuando se obtienen ganancias notablemente grandes o reducidas, éstas representan la
remuneración de la habilidad o de la falta de experiencia en los negocios, no imputables en
lo más mínimo al prestamista, pues no resultando perjudicados por la segunda, no tienen
tampoco por qué beneficiarse con la primera. Y lo que decimos de los individuos que se
dedican a los mismos negocios, es también aplicable a los tipos de negocios distintos;
cuando los comerciantes e industriales que actúan en cualquier rama industrial o comercial
obtienen con el dinero recibido en préstamo una ganancia superior a la normal percibida
por los comerciantes o industriales del mismo país, la ganancia extraordinaria les pertenece
a ellos, aunque para obtenerla bastase con poseer la habilidad corriente y la experiencia
normal en los negocios, y no al prestamista que les ha suministrado el dinero. . ., pues el
prestamista no habría prestado su dinero para explotar un negocio en condiciones que no
garantizasen el pago del tipo general de interés, razón por la cual no tienen por qué obtener
más que éste, cualquiera que sea el provecho que se saque de su dinero." (Massie, An Essay
on the Governing Causes of the Natural Rate of Interest, Londres, 1750, pp. 50 y 5l.)

11

Bank rate [tipo de descuento del Banco de Inglaterra] 5 %

Marquet rate of discount, 60 days’ draft [descuento privado en letras a 60 3 5/8 “


días]

Ditto 3 months [ídem a 30 meses] 3½ “

Ditto 6 months [ídem a 6 meses] 3 5/16 “

Loans to bill–brokers, day to day [prestamos a corredores de Letras, exigibles 1–2 “


al día]

Ditto for one week [ídem por una semana] 3 “


Last rate for fortnight, loans, to stockbrokers [último tipo por 14 días, 4¾–5 “
prestamos a corredores de efectos]

Deposit allowance (banks) [intereses por depósitos (bancarios)] 3½ “

Ditto (discount houses) [ídem (cámaras de descuentos)] 3–3 ¼ “

Cuán grande puede ser esta diferencia en un mismo día lo revela la anterior enumeración de
los tipos de ínteres del mercado de dinero de Londres el 9 de diciembre de 1889, tomada
del artículo de la City del Daily News del 10 de diciembre. El mínimo es el 1%, el máximo
el 5 %. F. E