Вы находитесь на странице: 1из 1
vida feliz, gcmo puede ser feliz, afligido como esta por desdichas y dolores, el hombre a quien sobrevengan estas cosas, aunque sea virtuoso? No. Un estado asi podra ser feliz. y autosuficiente para los dioses; pero los hombres, que han asumido un elemento inferior adicional, es menester que busquen la felicidad propia del conjunto resultante, y no la de 20 una parte, ya que, como resultado del mal estado de una de las dos partes, forzosamente se entorpecerd el funcionamiento interno de la otra, de la superior, a causa del mal funcionamiento de la inferior. O si no, habra que extirpar el cuerpo o la sensacién del cuerpo para, de ese modo, buscar la autosuficiencia como medio para poder ser feliz. 6 La respuesta es que, si nuestra doctrina admitiera que el ser feliz consiste en no tener dolores, ni enfermedades ni desdichas y en no caer en grandes desventuras, nadie podria ser feliz en presencia de las cosas 5 contrarias. Pero si la felicidad estriba en la posesién del bien verdadero, zpor qué, prescindiendo de éste y de mirar a éste como criterio de vida feliz, hemos de andar en busca de los demas bienes, que no entran en la cuenta de la felicidad? Porque si la felicidad consistiera en un conglomerado de bienes y de cosas necesarias —y aun de innecesarias, pero reputadas aun éstas por bienes—, habria que buscar la presencia aun 10 de estas cosas. Pero si el fin debe ser uno solo y no muchos —so pena de buscar no un fin, sino unos fines—, es menester no tener en cuenta mds que aquél que, ademis de ser el iiltimo, es el mas precioso y el que el alma trata de estrechar en su regazo. Pero el objeto de esta busqueda, como el de la voluntad, no es el de no verse envuelto en estas cosas. No es la vo- 15 luntad misma de suyo, sino sélo el raciocinio, quien, en presencia de estas cosas, o las rehuye desapropiéndoselas o las busca apropiandoselas™*, Pero el deseo mismo va tras algo que lo transciende, conseguido lo cual, queda saciado y se aquieta. Y esta vida si que es el objeto real de la voluntad, mientras que la presencia de alguna de las cosas necesarias no puede ser objeto de la voluntad si se toma el término «voluntad» 20 en sentido propio y no se emplea abusivamente so pretexto de que reclamamos la presencia aun de estas cosas. Prueba de ello es que, en general, evitamos los males, y, sin embargo, tal evitacién no es, por cierto, objeto de la voluntad. Objeto de la voluntad es mas bien el que ni 462 Alusi6n al silogismo préctico (I 3, n. 36), que, ala luz de principios universales, se ocupa de lo particular y contingente, mientras la voluntad_ misma permanece fija en el bien universal e inmutable. 5] BRO de... tto./wwwlibrodotcom