Вы находитесь на странице: 1из 2

ENSAYO ARGUMENTATIVO

Los 33 ¿Héroes o Víctimas?

Autor: Oscar Rey Ocampo

Es impresionante como un día normal de trabajo, se pude convertir en un hito


histórico de la sociedad, de sobrevivencia y valentía. Es así como éstos 33 hombres, padres
de familia, hijos, hermanos, que por circunstancias de la vida quedaron aislados y
atrapados, sin ayuda de nadie, y cuya única opción de sobrevivencia es la unidad,
cooperación y respeto por los demás, decidieron ayudarse sin individualismos,
estableciendo rutinas para poder tolerar tanto el deterioro de su salud física como mental.

Para logar superar esta gran barrera de la vida, se organizaron como un verdadero
equipo experimentado. Fuera de lamentarse por lo ocurrido, por los escasos recursos o
simplemente por su suerte, fueron considerablemente creativos, ingeniosos e inteligentes
para usar bien los medios que tenían disponibles.

Entre su desesperación y resignación, lo primero que hicieron fue gritar, golpear con
rocas, para ser escuchados, el deseo que en el exterior supieran que aún vivían, no se dieron
por vencidos, buscaron diversas opciones para dar señales de vida. Es así como una
pequeña máquina, denominada sondaje les dio una luz de esperanza, una vía de
comunicación y de sobrevivencia, aunque sabían que quedaba mucho para el rescate final.

Luego siguieron demostrando unidad, poder, valentía a la hora de su liberación, ya


que querían tener una participación activa y organizada de su propio rescate,

Queda demostrado, que es, en estas situaciones cuando el ser humano muestra su
auténtica naturaleza, de valentía, unidad, empatía y resiliencia, es decir ponerse en el lugar
del otro, sobreponerse a la adversidad. Fue de esta manera, que comenzaron un apoyo
único entre ellos, el más fuerte daba aliento, motivación y esperanza, no daban instancias
de debilidad, demostrando una fuerza interior superior a la de muchas personas.

Dichos acontecimientos, lleva a un gran cuestionamiento, son los 33 mineros


¿Héroes o Víctimas?. Si se ve desde el punto de vista de sobrevivencia, son unos
verdaderos héroes, fueron capaces de vivir a pesar de comer solo dos cucharadas de atún
cada cuarenta y ocho horas, supieron racionar sus recursos, tuvieron habilidad para
distraerse y no enfocarse en cuestionamientos personales y psicológicos. Pero si se toma
desde el punto de vista laboral, son simplemente víctimas de un sistema autoritario, en
donde el jefe siempre tiene la razón, no valorando en muchas ocasiones la vida de sus
trabajadores, poniéndolos en riesgo, un peligro sin mediar consecuencias, y en donde la
necesidad de trabajo lleva a tomar ese riesgo.
Asimismo, uno de los grandes cuestionamientos que generó éste accidente laboral,
fue acerca de las condiciones en que nuestros mineros están ejerciendo su trabajo, sus
medidas de seguridad, higiene, alimentación, en donde sus derechos han sido vulnerados,
transgredidos, en donde queda demostrado que los propios seres humanos somos los que
nos causamos daños entre nosotros, no valorando la vida de los demás, haciendo caso
omiso de las advertencias, de los llamados de atención.

Por último, este suceso nos lleva al cuestionamiento nuevamente: ¿Es necesario
poner en riesgo nuestras vidas, nuestra integridad física y mental, por las necesidades
económicas?, ¿Tan poco nos valoramos?, ¿Es necesario que ocurran estos accidentes para
conocer la realidad del minero-pirquinero en Chile?, ¿Dónde están los fiscalizadores?, son
tantas las preguntas, y muchas aún sin respuestas; Pero lo único importante es que los 33
mineros están vivos, con sus familias y con una gran experiencia de vida, que sólo los
valientes pueden sobrellevar.