Вы находитесь на странице: 1из 2

Acto Jurídico y Personas

Equipo: 7
22/02/19
Diferencia entre Matrimonio y Sociedad de Convivencia.

El consentimiento de convivir en una amistad útil y placentera sin procrear genera una
unión que puede disolverse unilateralmente por cualquiera de los cónyuges, y que puede
denominarse unión afectiva o de reciproco afecto. Esto es lo que el Código Civil del Distrito
Federal denomina matrimonio civil, y que jurídicamente no es mas que un convenio
privado.

de acuerdo con la naturaleza del amor humano, el consentimiento matrimonial es la


voluntad reciproca entre un varon y una mujer de unirse física y jurídicamente en amistad
honesta, abiertos a la procreación, por toda la vida. El matrimonio es la unión resultante de
ese consentimiento, que tiene como características propias el ser vitalicia, exclusiva (entre
un solo varon y una única mujer), y abierta a la procreacion; como es unión física y a la vez
jurídica, subsiste aun cuando falte la primera o la convivencia.

Matrimonio como unión natural. Responde a las aspiraciones naturales de una persona
/diferentes tipos de uniones afectivas error llamarlas a todas matrimonio

Sociedad de convivencia

Es una sociedad voluntaria que se constituye exclusivamente entre dos personas, que pueden ser de
diferente o del mismo sexo. El objeto de esta asociación es establecer un "hogar común, con voluntad de
permanencia y ayuda mutua" (artículo 2o.). Sólo pueden asociarse personas mayores de edad, con plena
capacidad jurídica, que no estén unidas en matrimonio, concubinato o en otra sociedad de convivencia y
que no sean parientes consanguíneos en línea recta, sin límite de grado, o en línea colateral hasta el cuarto
grado (artículo 4o.).

las sociedades de convivencia sólo sirven para uniones entre personas del mismo sexo que quieran
establecer "un hogar", es decir que quieran vivir en un mismo domicilio, con cierta voluntad de permanencia
y de ayuda mutua. Esta finalidad está presente en la mente del legislador, aunque no la expresa claramente.
Por eso en algunos artículos (18 y 21-I) la ley se refiere a "las o los conviventes", es decir dos mujeres o dos
varones "conviventes"; si otra fuera la intención habría expresado también las relaciones entre "la y
el convivente".

Jorge Adame Goddard establece que el consentimiento matrimonial es la voluntad


recíproca entre un varón y una mujer de unirse física y jurídicamente en amistad
honesta, abiertos a la procreación, por toda la vida. Por lo que el matrimonio es la
unión resultante de ese consentimiento, que tiene como características propias el
ser vitalicia, exclusiva (entre un solo varón y una única mujer), y abierta a la
procreación; como es unión física y a la vez jurídica, subsiste aún cuando falte
la primera o la convivencia.
Acto Jurídico y Personas
Equipo: 7
22/02/19
Asimismo, puntualiza que existen diferentes tipos de uniones afectivas y es un error
llamarlas a todas matrimonio; por ejemplo: el consentimiento de convivir en una
amistad útil y placentera sin procrear genera una unión que puede disolverse
unilateralmente por cualquiera de los cónyuges, y que puede denominarse unión
afectiva o de recíproco afecto. Esto es lo que el Código Civil del Distrito Federal
denomina matrimonio civil, y que jurídicamente no es más que un convenio privado.

Mientras que una Sociedad de Convivencia para Adame Goddard; es una sociedad
voluntaria que se constituye exclusivamente entre dos personas, que pueden ser de
diferente o del mismo sexo. El objeto de esta asociación es establecer un "hogar
común, con voluntad de permanencia y ayuda mutua". Sin embargo, afirma que la
finalidad está presente en la mente del legislador, aunque no la expresa claramente.
Por eso en algunos artículos (18 y 21-I) la ley se refiere a "las o los convivientes",
es decir dos mujeres o dos varones "convivientes"; si otra fuera la intención habría
expresado también las relaciones entre "la y el conviviente".

Sólo pueden asociarse personas mayores de edad, con plena capacidad jurídica,
que no estén unidas en matrimonio, concubinato o en otra sociedad de convivencia
y que no sean parientes consanguíneos en línea recta, sin límite de grado, o en
línea colateral hasta el cuarto grado. La sociedad de convivencia, en principio, sólo
obliga a los socios, aunque surte efectos contra terceros si está debidamente
registrada.

Última consulta el 21 de febrero de 2019 recuperado de: