Вы находитесь на странице: 1из 5

CUESTIONARIO 3

Anthony Bryan Cancho Garriazo

PREGUNTAS:

1. ¿Cómo define a los receptores sensoriales?

2. Explique como se produce la Visión Nocturna

3. Explique como un fenómeno sonoro finalmente se transmite al cerebro.

4. ¿Qué diferencia hay entre la sensibilidad epicrítica y protopática?

5. Realice un diagrama de los receptores táctiles y escriba sus funciones?

6. Haga un diagrama de la lengua y en donde se ubican las Papilas gustativas

1-

Receptores sensoriales son células situadas en lugares estratégicos de la superficie o el interior


de nuestro organismo, con porciones de su membrana especializadas en la transducción de
muy variadas formas de energía (electromagnética, térmica, mecánica o química). Algunos
autores han propuesto emplear el término sensor para referirse a la porción de la membrana
de una célula receptora, especializada en la transducción de los estímulos en excitación
nerviosa. Las células sensoriales se localizan a veces en estructuras complejas (por ejemplo, el
ojo o el oído) encargadas de facilitar el acceso hasta ellas del estímulo adecuado. Se habla
entonces de órganos sensoriales.

La estimulación de los receptores sensoriales conduce finalmente a impresiones sensoriales de


carácter subjetivo. La suma de diversas impresiones sensoriales constituye una sensación.

Pagina 73

2-

El proceso de fototransducción es posible gracias a la sensibilidad de los fotopigmentos a la


luz. Los bastones tienen un fotopigmento en las membranas de su segmento externo
denominado rodopsina. Este fotopigmento es entre 10 y 30 veces más sensible a la luz que los
fotopigmentos de los conos. Por esta razón la visión nocturna o con escasa iluminación está
mediada fundamentalmente por los bastones. Cada bastón tiene aproximadamente 109
moléculas de rodopsina en su segmento externo. Cada una de ellas tiene dos componentes, la
opsina y el retinal. La opsina es una proteína inmersa en las membranas del segmento externo.
El retinal es la forma aldehído de la vitamina A, y en la oscuridad está unido a la opsina.

Los conos y los bastones hacen sinapsis con las células bipolares, que a su vez conectan con las
células ganglionares. Las células horizontales hacen sinapsis conectando los fotorreceptores y
las células bipolares, mientras que las células amacrinas las establecen entre las células
ganglionares y las bipolares. Así pues, el flujo vertical de información está mediado por las
células bipolares y el horizontal por las células horizontales y amacrinas. Todo el proceso de
transmisión de información está basado en mecanismos de hiperpolarización o despolarización
celular diferentes según los tipos celulares. La despolarización de un fotorreceptor es lenta,
proceso que se va haciendo cada vez más rápido a través de las células de la retina hasta que
las células ganglionares generan potenciales de acción de corta duración. La conexión
horizontal y vertical de la retina hace que las células bipolares y ganglionares se vean afectadas
no sólo por la estimulación de los fotorreceptores directamente conectados con ellas, sino
también por receptores más alejados. En la retina hay muchas menos células ganglionares que
fotorreceptores, por lo que se produce un efecto de convergencia de varios fotorreceptores
sobre una misma célula ganglionar. En la retina periférica, cada célula ganglionar está
conectada a un número elevado de fotorreceptores, mientras que en la fóvea la relación es
casi uno a uno.

3.

El sistema nervioso central recibe información desde el sistema auditivo periférico; dicha
información procede del análisis de sonidos complejos (ruidos naturales, voz humana, etc.)
caracterizados por su espectro de frecuencias y su patrón temporal. Este análisis se realiza por
medio de diversos filtros situados en el receptor y en la vía auditiva, los cuales determinan el
poder de resolución espectral y frecuencial del oído, el análisis de la intensidad de la señal, la
localización espacial y la audición binaural, etc.

Los núcleos cocleares, primer centro de integración y análisis central del mensaje auditivo, se
encuentran situados en el límite bulboprotuberancial del tronco del encéfalo y se reorganizan
en dos regiones: dorsal (núcleo coclear dorsal, NCD) y ventral (NCV), este último tiene dos
regiones:

anteroventral (NCAV) y posteroventral (NCPV).

Las fibras de las neuronas del ganglio coclear constituyen el nervio auditivo (VIII par craneal), y
terminan en los núcleos cocleares del bulbo raquídeo.

La terminación de las fibras aferentes al alcanzar los núcleos


cocleares se distribuyen tonotópicamente:

-Las de la base coclear (tonos agudos) alcanzan regiones


profundas

-El ápex (tonos graves) se quedan en la superficie del bulbo.

El NCAV posee dos tipos neuronales típicos: neuronas


penachadas (bushy), que reciben contactos de las fibras
aferentes denominados bulbos de Held, y neuronas de axón
corto. El NCPV presenta también neuronas penachadas y
neuronas octopus y multipolares. En el límite entre el NCV y
el NCD se encuentran las neuronas multipolares grandes o
comisurales. Finalmente, el NCD tiene una estructura cortical
en cuatro capas, con neuronas fusiformes, neuronas granos
y neuronas gigantes. Las neuronas de los núcleos cocleares
presentan distintos tipos de respuestas que permiten el
análisis del mensaje auditivo primario procedente de la
cóclea. Algunas neuronas (neuronas penachadas, NCV)
mantienen una actividad frecuencial de tipo primario, similar
a la procedente del ganglio. El análisis comparativo binaural de estas actividades permite la
localización espacial del sonido. Las neuronas estrelladas responden a cambios de intensidad
del sonido, mientras que las neuronas octopus lo hacen al inicio del estímulo (respuesta on) o
al final del mismo (respuesta off). En el NCD existen neuronas de respuesta on, y otras de
respuesta compleja como las fusiformes. Las fibras emergentes de los núcleos cocleares
cruzan, en su mayoría, la línea media formando las estrías acústicas: 1) dorsal (o de von
Monakow), que va al complejo olivar y al colículo inferior, 2) intermedia (o de Held), que
alcanza los núcleos periolivares, y 3) ventral o del cuerpo trapezoides (o de Flechsig), que se
dirige al colículo inferior, enviando colaterales al lemnisco lateral

El complejo olivar superior Algunas de las fibras de los núcleos cocleares contactan con
neuronas del complejo olivar superior .Las neuronas de las olivas lateral y medial reciben fibras
de ambos NCAV, por lo que participan en la detección de diferencias de intensidad del sonido
en ambos oídos y, por tanto, en la localización espacial. Las neuronas del cuerpo trapezoides
modulan o inhiben la actividad procedente de los NCAV. Las fibras eferentes del complejo
olivar pueden:

1) constituir los sistemas eferentes lateral y medial que alcanzan la cóclea

2) agregarse para formar el lemnisco lateral. Colículo inferior y cuerpo geniculado medial La
mayoría de las fibras del lemnisco lateral llegan directamente al colículo inferior, el cuál
también posee una organización tonotópica. Las neuronas del colículo inferior se encargan de
la localización de la fuente de sonido en los ejes horizontal y vertical. Desde el colículo inferior
se proyectan fibras al cuerpo geniculado medial del tálamo ipsolateral , que está organizado
tonotópicamente y, a su vez, proyecta sobre la corteza auditiva.

La corteza auditiva Se localiza en la circunvolución temporal superior (áreas 41 y 42 de


Brodmann)

4.

Vías de transmisión de la sensibilidad consciente

Vía lemniscal o de las columnas dorsales

Se trata de vías sensoriales de conducción muy rápida que median la transmisión de


sensaciones de tacto fino, presión, vibración y algo de propiocepción. En general, transmiten
informaciones que son procesadas con un grado elevado de precisión; por ello se conocen
genéricamente con el nombre de sensibilidad epicrítica

Vía espínotalámíca

La vía espinotalámica se encuentra especializada en la conducción de la sensibilidad térmica,


dolorosa y de tacto y presión burdos. Debido a su reducida precisión, a este tipo de
sensibilidad se la conoce como sensibilidad protopática.

5.
6.

Bibliografía:
DERECHOS RESERVADOS © 2005, respecto de la tercera edición, por McGRAW-HILL
INTERAMERICANA DE ESPAÑA, S.A.U. Edificio Valrealty Basauri, 17, 1.a planta 28023 Aravaca
(Madrid)