You are on page 1of 1

[Escriba aquí]

El Retiro para los Millennials en México.

Hoy en día, la educación financiera ciudadana en mi país es un tema de mucha controversia; y más
cuando se tratan de las pensiones y jubilaciones para los millennials

Existen dos formas de pensionarse en México: la Ley de 1973 y la Ley de 1997. En la primera Ley,
se encuentran todas aquellas personas que cotizaron antes del 1° de julio de 1997 (año en que se
modificó la Ley). Para poderse pensionar bajo este régimen es necesario haber acumulado 500
semanas y tener 60 años. Por consecuencia, todas las personas que se retiran con esta Ley reciben
el 75% del salario base de los último cinco años (porcentaje que puede variar de acuerdo con la
situación del pensionado: si se encuentra casado o soltero, con hijos estudiando en escuelas
públicas, discapacidades, entre otras). Sin embargo, la esperanza de vida de los mexicanos
aumentó y por consecuencia era más difícil poder financiar todas las pensiones de los adultos
mayores; fue en este momento cuando la Ley de 1997 apareció, requiriendo como mínimo 1250
semanas de cotización. Gracias a esta modificación, la famosas AFORES formaron (hasta hoy en
día) un papel muy importante dentro la ciudadanía.

Estas empresas, encargadas de acumular todo el dinero que pueda generar desde que empiece a
trabajar benefician a trabajadores con sueldo fijo, sin embargo, con la llamada doble nómina (una
parte del sueldo es el dinero que el trabajador genera y la otra parte se paga por medio de vales
de despensa, incentivos o bonos) la aportación que se puede proporcionar a un fondo de retiro es
mínima y cuando llegue el momento de retirarse, se tendrá muy poco dinero.

La CONSAR, pide por medio de campañas publicitarias donaciones voluntarias desde los diez
pesos diarios que van al fondo de ahorro, sin embargo una jubilación de 144 mil pesos mexicanos
(más o menos el 30% de su salario actual) no es suficiente ya que todo va en aumento y el interés
de los millennials por ahorrar e invertir en algún AFORE es mínima, y si también consideramos que
en promedio un millennial no ha podido conseguir un trabajo estable ya somos la generación que
genera menos ingresos, la idea de retirarse con una cantidad digna” suena imposible.

La solución a una gran problemática que nos enfrentaremos los millennials, es cambiar la
estrategia de publicidad sobre los AFORES e informar sobre la triste realidad a la que nos
enfrentaremos. También inculcar desde muy pequeños la educación financiera por medio de
ahorro, y en un futuro mayor cuando se tenga una mayor noción sobre cómo se manejan los
AFORES y cual de estas empresas es la mejor opción, aportar mayores cantidades para poder tener
un retiro que permita vivir una vejes digna.

Podrán faltar muchos años para pensar en jubilarnos, pero debemos pensar en nuestro futuro.

Related Interests