Вы находитесь на странице: 1из 10

ALUMNO : Magaño Quispe Gonzalo Fabricio

AREA: Derecho Financiero y Presupuestario

DOCENTE: Luis Enrique Calla Rodriguez

AREQUIPA
2019
INGRESOS PUBLICOS

Los ingresos públicos son los recursos que capta el sector público para realizar sus
actividades. Desde un punto de vista cuantitativo, los impuestos suelen constituir el
principal componente de los ingresos públicos. Otro componente importante es
la producción realizada por las empresas públicas propiedad de los Estados o
los rendimientos obtenidos del alquiler o uso de propiedades o servicios públicos.
También existen otras vías más excepcionales de obtener recursos públicos, como por
ejemplo, la venta de determinados activos y la privatización de empresas o la captación
de recursos mediante el endeudamiento en el mercado financiero internacional.

CLASES DE INGRESOS PUBLICOS

El Estado desarrolla un conjunto de actividades económicas en favor de sus ciudadanos,


para lo que necesita disponer de recursos con los que sufragar los gastos que conllevan
estas necesidades, que cada vez adquieren mayor volumen. La actividad desarrollada
por el sector público produce, como cualquier agente de producción, de recursos que
genera su propia actividad económica. Servicios que prestan el Estado actualmente
como transporte, suministro de agua, enseñanza, etc. generan ingresos que pueden
cubrir, según el caso, la totalidad o solo una parte de los costos de producción de estos
servicios. El Estado también es propietario de bienes como terrenos, edificios, empresas,
obras artísticas, etc. de los que obtiene ingresos derivados de su explotación. De forma
añadida el Estado puede obtener ingresos de pedir dinero prestado. El Estado además
puede captar recursos de forma coactiva vía impuestos, amparándose en su cualidad de
representante máximo de los intereses ciudadanos y exigiendo a los ciudadanos la
participación en la financiación de los proyectos de gasto público.
INGRESOS VOLUNTARIOS : El sector público también cuenta con ingresos voluntarios
tales como serian donaciones de los individuos al sector público. Los ingresos
voluntarios también son ingresos que las personas no están obligados a pagar como:
derivados de la venta de bienes y servicios, rentas del patrimonio público (alquileres de
edificios públicos), Derivados de las ventas de activos patrimoniales (ventas de edificios
públicos), derivados de la realización de operaciones de crédito.
INGRESOS COACTIVOS : Estos son los ingresos que Adam Smith denominaba derivados
del poder de coacción que el Estado tiene sobre los particulares. Son obtenidos a partir
del poder penal y del poder fiscal. Son los impuestos, las tasas y las contribuciones
especiales.
IMPUESTOS :

Los impuestos son obligaciones generalmente pecuniarias en favor del Estado, regidos
por derecho público, que no requieren contraprestación directa o determinada por
parte de la administración pública. En la mayoría de legislaciones surgen exclusivamente
de la "potestad tributaria del Estado", con el objeto principal de financiar sus gastos. Los
impuestos son actualmente la principal vía de ingresos públicos y representan al menos,
entre el ochenta y cinco y noventa por ciento del total de los ingresos.
La causa de los impuestos, según los tratadistas de la economía pública es recaudar los
ingresos que el Estado y los entes públicos necesitan, mientras que sobre su fundamento
se distinguen dos teorías, la teoría del interés o beneficio y la teoría de la capacidad de
pago.
TASAS: Las tasas son los tributos que el estado cobra por la realización de un
determinado servicio o actividades en régimen de derecho público. Actualmente no
tienen en si una finalidad recaudatoria sino más bien de racionalizar y limitar el uso de
los servicios públicos.
CONTRIBUCIONES ESPECIALES : Las contribuciones especiales son contribuciones de
mejora ocasional por la realización de una obra pública o de un servicio público,
realizada en interés público, pero que proporciona ventajas concretas o beneficios
especiales a determinados individuos.
INGRESOS CONTRACTUALES:
Son los denominados por Smith como ingresos originarios y que el Estado puede obtener
igual que podría derivarlos un individuo particular. Encajan dentro de este apartado los
procedentes de prestaciones de bienes y servicios por el Estado mediante negocio o una
relación contractual.

PRECIO : Dentro de los ingresos contractuales se incluyen los distintos tipos de precios,
distinguiéndose:

 Precio privado
 Precio cuasiprivado
 Precio público
 Precio político

DEUDA PUBLICA : La deuda pública es el conjunto de deudas que mantiene


un Estado con los particulares u otros países. Supone una forma de obtener recursos
financieros por el Estado. Se puede materializar mediante emisiones de títulos de
valores.
INGRESOS PUBLICOS DESDE OTRA PERSPECTIVA:

Los recursos (ingresos) públicos son las diversas formas de agrupar, ordenar y presentar

los recursos (ingresos) públicos, con la finalidad de realizar análisis y proyecciones de

tipo económico y financiero que se requiere en un período determinado.

Características del Ingreso Público.

Un tributo es una modalidad de ingreso público o prestación patrimonial de carácter

público, exigida a los particulares, que presenta los siguientes rasgos Importantes e

indispensables: Tributo a; homenaje a algo especificado.

Clasificación de los Ingresos Públicos:

Ingresos Ordinarios e Ingresos Extraordinarios, Tributarios y no tributarios, Ingresos

Ordinarios y de Derecho Privados e Ingresos Derivados o de Derecho Público.

El criterio financiero los clasifica en ordinarios y extraordinarios, tomando en

consideración la regularidad o periodicidad de los ingresos, y las características de la

fuente que los genera. De esta forma, los ingresos ordinarios son aquellos que el Estado

recibe en forma periódica, puede repetir su recaudación período tras período, y su

generación no agota la fuente de donde provienen ni compromete el patrimonio actual

o futuro del Estado y sus entes. Es decir, son ingresos cuya recaudación tiene la

posibilidad de ser repetida año tras año, porque provienen de la administración del

patrimonio estatal, o de tributos que son pagados por los particulares de manera

rutinaria. Los ingresos ordinarios deberían ser suficientes para cubrir los gastos públicos

ordinarios que debe efectuar el Estado en el cumplimiento de sus diversas funciones.

Por su parte, los ingresos extraordinarios presentan como característica distintiva que

la fuente que los genera no permite su repetición continua y periódica, y afecta o

compromete la disminución del patrimonio del Estado en el presente o en el futuro. Tal

es el caso de la venta de los bienes que son propiedad del sector público y de la

realización de operaciones de crédito público, ya que en ambos casos se genera un

ingreso público y como consecuencia el patrimonio se ve reducido (venta de bienes), o


se compromete hacia el futuro (crédito público), situación que no permite que este tipo

de ingresos sean susceptibles de ser repetidos continuamente y de manera indefinida.

También es el caso de situaciones especiales en las que el Estado percibe un ingreso por

un período limitado de tiempo, en virtud de alguna legislación temporal que lo autoriza

para ello. Se recomienda que los ingresos extraordinarios se utilicen para hacer frente a

situaciones imprevistas que conllevan a la ejecución de gasto público extraordinario; sin

embargo, en el presente los gobiernos suelen acudir a este tipo de ingresos para

financiar sus gastos rutinarios.

La clasificación de ingresos ordinarios y extraordinarios suele presentarse también bajo

la denominación de ingresos corrientes (correspondiente a los ordinarios) e ingresos de

capital (extraordinarios).

Ingresos Originarios e Ingresos Derivados.

Cuando los ingresos provienen de la actividad que realiza un ente público al administrar

sus bienes propios se trata de ingresos originarios; por ejemplo, la actividad económica

de una empresa propiedad del Estado que vende libremente bienes y servicios a la

colectividad, genera un monto de ingresos que se consideran originarios, ya que para

obtener este tipo de entradas de dinero el Estado no necesita obligar a los particulares

a que adquieran su producto, simplemente actúa como un oferente más dentro del

mercado.

Por su parte, para obtener ingresos derivados el Estado interviene coactivamente la

actividad económica de los particulares, obligándolos a contribuir con el financiamiento

del gasto a través del pago de tributos como los impuestos. Esta intervención estatal

está fundamentada en el régimen jurídico vigente en cada sociedad (legislación

tributaria).

Ingresos Tributarios e Ingresos No Tributarios.

Los ingresos tributarios, como su nombre lo indica, provienen directamente de la

recaudación de tributos. Dentro de los tributos se identifican tres grupos principales de

ingresos públicos: impuestos, tasas y contribuciones.


Comúnmente, la mayor cuantía de los ingresos recaudados por el Estado proviene de

los tributos, y suele ser abundante la legislación que regula esta variable financiera del

tesoro público; de allí la importancia de su estudio detallado.

Los ingresos considerados como no tributarios, son aquellos conceptos por los cuales el

tesoro público recibe ingresos diferentes a los recaudados por los tributos. Dentro de

esta categoría de ingresos se estudian los que provienen de las siguientes actividades:

empresas públicas, privatización, emisión monetaria, cambio de divisas, crédito público,

legados, donaciones, sanciones.

Principales ingresos no tributarios.

Ingresos patrimoniales.

Patrimonio del Estado lo conforman diferentes tipos de bienes de dominio público y

dominio privado. Aún cuando los bienes de dominio público suelen ser utilizados por la

colectividad en forma gratuita, no se descarta la posibilidad de que el Estado pueda

recibir ingresos por ser el propietario y administrador de éstos.

Por su parte, los bienes de dominio privado presentan mayores posibilidades de generar

ingresos públicos, cuando el Estado recibe alguna contraprestación monetaria por

permitir su uso y disfrute. Tal es el caso de las concesiones para explotación petrolera y

minera, y también el caso de las empresas propiedad del Estado, entre otros ejemplos.

Ingresos de la actividad empresarial del Estado: servicios públicos, industriales,

comerciales, monopolización. La privatización.

Los ingresos que se perciben por la actividad empresarial del sector público pueden

considerarse ingresos patrimoniales de dominio privado, ya sea que el Estado sea el

propietario de la totalidad de una empresa (empresas públicas), o comparta su

propiedad con el sector privado (empresas mixtas). Son diferentes los conceptos por los

cuales pueden generarse estos ingresos empresariales, entre los cuales cabe mencionar:

el precio cobrado por los bienes y servicios que producen las empresas públicas

(destinados total o parcialmente a cubrir los costos y gastos de la empresa en cuestión),

los superávit o ganancias que pudieran obtenerse de esta actividad, los ingresos
recaudados al realizarse la venta total o parcial de alguna unidad empresarial

(privatización), entre otros.

Otro renglón de ingresos públicos empresariales es la privatización de bienes propiedad

del Estado. Las empresas públicas o mixtas pueden ser vendidas total o parcialmente al

sector privado, y el monto obtenido por esa venta constituye un ingreso para el tesoro

público. Además de constituir una fuente de ingresos (una fuente agotable, claro está),

la privatización suele ser vista como algo positivo en la gestión fiscal de un gobierno por

diferentes razones, se reduce el gasto público destinado a cubrir los déficit de empresas

públicas privatizadas, se incrementan los montos de inversión privada destinados a la

actualización y repotenciación de esas empresas, se incrementa la eficiencia en el uso

de los recursos, entre otras.

Ingresos de la actividad monetaria: emisión monetaria, cambio de divisas, crédito

público.

Al estar en manos del Estado el control del sistema monetario (en el caso venezolano se

encarga el Banco Central de Venezuela, las actividades derivadas de esta función pueden

proporcionar algún tipo de ingreso al tesoro público. Entre las distintas categorías de

ingreso pueden mencionarse: la emisión de dinero y el cambio de divisas.

La emisión de dinero corresponde una función de los bancos centrales, pero no siempre

representa un ingreso público. Como lo establece la Ley del Banco Central de

Venezuela en su artículo 101, el BCV solo puede colocar dinero en circulación (o

retirarlo) cuando se cumplen las condiciones allí señaladas: compra (venta) de oro y

divisas. Es decir, la compra de moneda extranjera se traduce automáticamente en la

entrega de bolívares al sistema monetario, en una emisión monetaria, que no afecta las

finanzas públicas del Estado venezolano. Si el gobierno recibe bolívares del BCV, es

porque ha entregado a cambio moneda extranjera u oro, o ha realizado alguna otra

operación contemplada en la ley. Pero el BCV no está autorizado a emitir dinero para

destinarlo al financiamiento del gasto público.


En cuanto al cambio de divisas, si el sistema cambiario del país también es controlado

por el Estado, la comercialización de moneda extranjera proporciona un margen de

utilidad que ingresa al tesoro público. Este margen de utilidad proviene del diferencial

existente entre los precios de compra y venta de las divisas, y en el caso venezolano es

una actividad propia del BCV.

Crédito público, Empréstito y Deuda pública.

El crédito público es la capacidad que tiene un Estado de contraer deudas basado en la

confianza, por parte del acreedor, de que el mismo está en condiciones de cumplir con

el compromiso contraído al obtener el crédito.

Con relación al empréstito es el uso del crédito público mediante la emisión de bonos,

los cuales traducen el deseo del Estado de recurrir al ahorro de terceros, creando al

efecto una relación jurídica y económica.

La deuda pública, traduce las obligaciones contraídas por el ya referido Estado, para

atender el servicio de la misma, mediante su amortización y el pago de intereses.

En resumen, “…el crédito público señala una expectativa de poder adquirir un

empréstito basado en la solvencia moral y económica del Estado, mientras que la deuda

es la obligación ya asumida, al obtener los recursos a través del referido empréstito”.

Cabe destacar que el término empréstito es sustituido frecuentemente en la legislación

venezolana por la expresión “operaciones de crédito público”, al hacer referencia a la

ejecución de operaciones que generan un ingreso y que dependen de la capacidad que

tiene el Estado de generar confianza en el pago futuro del dinero recibido y los intereses

asociados a cada operación.

Clasificación de la Deuda Pública.

La deuda pública es consecuencia de la ejecución de operaciones de crédito público, y

se encuentran los criterios de clasificación de la deuda pública:

– Deuda externa y deuda interna.

– Deuda flotante y deuda consolidada.


– Deuda directa y deuda indirecta.

La deuda pública externa es aquélla que corresponde al crédito público del exterior y se

caracteriza… porque el acreedor o acreedores, son extranjeros, ya se trate de un Estado

o extranjeros que ceden unidades de su propio poder adquisitivo, a cambio de tales

valores. La deuda pública externa… es aquélla que se encuentra formada por

empréstitos emitidos en moneda extranjera, colocada en mercados financieros del

exterior y pagadera en ellos mediante una transferencia de valores… La deuda externa

puede estar suscrita por personas de la misma nacionalidad del país emisor, como la

interna puede estarlo por inversores extranjeros.

La deuda pública interna se produce cuando el gobierno pide prestado

domésticamente, vendiendo sus valores a sus propios-ciudadanos, es la formada por

empréstitos en monedas del país, emitidos en su mercado de capitales, según su

régimen legal.

La deuda pública también se clasifica en deuda flotante y deuda consolidada. La deuda

pública flotante es aquella que se contrae para ser cancelada en el corto plazo, mientras

la deuda pública consolidada se contrata para ser reembolsada en un período de

tiempo largo (mediano o largo plazo).

La deuda pública directa es la que contrata el mismo Estado (en el nivel nacional, la

República) y que está obligado a pagar afectando su patrimonio. La deuda pública

indirecta la contraen otros entes públicos, como estados, municipios, institutos

autónomos y, empresas del Estado, en los cuales este último tiene un interés social y

económico, y por los que han servido como fiador o garante.

Normativa jurídica del crédito público y la deuda pública en Venezuela.

La realización de operaciones de crédito público y contratación de deuda pública están

reguladas por diferentes instrumentos legales.

Otros ingresos públicos no tributarios: recursos gratuitos (legados, donaciones),

sanciones.
Entre otras fuentes de ingresos de menor importancia se pueden mencionar aquellos

que se obtienen sin que el Estado procure su recaudación (recursos gratuitos), y los que

provienen de la ejecución de sanciones. En el primer grupo se encuentran

las donaciones que reciben los entes públicos y que permiten financiar total o

parcialmente sus operaciones. También se presenta el caso en que los bienes de algún

ciudadano que fallece pasan a manos del Estado por carecer de herederos que reclamen

tales bienes (legados). En cuanto a las sanciones, se refieren a las penalizaciones que

deben pagar los ciudadanos por infringir las leyes.