You are on page 1of 9

Aplicación del CIF en trastornos de la voz

Abstracto
El objetivo de este artículo es describir como la clasificación internacional de funcionamiento,
discapacidad y salud (CIF) de la organización mundial de la salud puede ser adaptada para
describir las consecuencias de los trastornos de la voz. En primer lugar, se describen los
trastornos de la voz bajo los cuatro componentes claves de la CIF: Funciones Corporales,
Estructuras Corporales, Actividades y Participación, y Factores Contextuales (Ambientales y
Personales). A continuación, se describen las herramientas de evaluación y tratamiento de los
trastornos de la voz utilizando el marco de la CIF.
Finalmente, se presenta un ejemplo de caso que ilustra cómo la CIF enmarca la rehabilitación
de un individuo con trastornos de la voz.

PALABRAS CLAVE: Disfonía, funcionamiento, discapacidad vocal, discapacidad vocal,


comunicación funcional
Resultados del aprendizaje: Como resultado de esta actividad, el lector podrá: 1) describir los
trastornos de la voz utilizando los componentes clave del CIF; y 2) describir la evaluación y el
tratamiento de los trastornos de la voz en el marco del CIF.

Existen trastornos de la voz '' cuando la calidad, tono, volumen, o la flexibilidad difiere de las
voces de otros de edad similar, sexo y grupo cultural '' (Pág. 6). Pueden clasificarse en causas
orgánicas (que también incluyen causas neurogénicas), causas funcionales o una combinación
de dos. Los trastornos de la voz son comunes y afectan al menos al 6% de la población general.
Algo alarmante, en algunas profesiones, como los profesores, las tasas de prevalencia pueden
aumentar significativamente de 11% a 21%. Aunque los trastornos de la voz no son peligrosos
para la vida, pueden tener impactos significativos en el funcionamiento del individuo.
Se ha reportado que el alcance del impacto es similar al encontrado en individuos con
condiciones de salud que amenazan la vida como el cáncer. El objetivo de este artículo es
describir los trastornos de la voz utilizando el marco de la Organización Mundial de la Salud
(OMS) y su Clasificación Internacional de Funcionamiento, Discapacidad y Salud (CIF). El artículo
también discute cómo la CIF enmarca la gestión clínica de los trastornos de la voz.

LA CIF Y LOS TRASTORNOS DE LA VOZ

La CIF proporciona un lenguaje único y estándar para describir el funcionamiento y la discapacidad en


todo el rango de trastornos de la comunicación. La CIF es la versión modificada de la clasificación
original Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDDM). La CIF tiene dos partes
que cubren cuatro componentes: Parte 1 (funcionamiento y discapacidad), que comprende las
funciones y estructuras corporales, y actividades y participación; Y la Parte 2 (factores
contextuales), que comprende factores ambientales y factores personales. En las siguientes
secciones, los trastornos de la voz se describen en cada componente clave de la CIF. La Tabla 1
es un resumen de los códigos CIF que son relevantes para los trastornos de voz para cada
componente.
Tabla 1 Códigos CIF relevantes para trastornos de la voz

Componentes de CIF Códigos y descripción

Estructuras corporales S110 Estructura del cerebro


S1106 Estructura de los nervios craneales
S340 Estructura de la laringe
S3400 Pliegues vocales

Funciones corporales b126 Temperamento y Funciones de la personalidad


b152 Funciones emocionales
b310 Funciones de voz
b3100 Producción de voz
b3101 Calidad de la voz
Actividades y Participación d330 Hablando
d350 Conversación
d360 Uso de la comunicación dispositivos y técnicas
d3600 Uso de las telecomunicaciones Dispositivos
d845 Adquisición, mantenimiento y Terminar un trabajo
d850 Empleo remunerado
d920 Recreación y ocio
d9204 Aficiones
d9205 Socializar
Factores ambientales E125 Productos y tecnología para la comunicación
E225 Clima
E2250 Temperatura
E2251 Humedad
E250 Sonido
E2500 Intensidad de sonido
E2501 Calidad de sonido
E260 Calidad del aire
E310-e399 Apoyo y relaciones
E410-e499 Actitudes
E515 Servicios, sistemas y políticas de arquitectura y
construcción
E580 Servicios, sistemas y políticas de salud

CIF, Clasificación Internacional del Funcionamiento, Discapacidad y Salud.


Trastornos de la voz y funciones / estructuras del cuerpo

Bajo la CIF, los impedimentos de la voz se describen en términos de impedimentos de Estructuras


Corporales y de Funciones Corporales. Las estructuras corporales son las "partes anatómicas del cuerpo
como órganos, miembros y sus componentes" (p.10). Un ejemplo de deterioro de Estructuras Corporales
son los pliegues vocales con nódulos bilaterales. Los códigos relacionados con las deficiencias
estructurales de la voz se enumeran principalmente en el Capítulo 3 de Estructuras Corporales:
Estructuras involucradas en voz y habla, específicamente la sección Estructura de la laringe (s340). Los
trastornos de la voz neurogénica con alteraciones estructurales en el sistema nervioso (p. Ej., Parálisis del
pliegue vocal por lesión recurrente del nervio laríngeo) se codifican bajo Estructura de los nervios
craneales (s1106)
Las funciones corporales son las «funciones fisiológicas de los sistemas corporales (incluidas las funciones
psicológicas)» (p.10). Los códigos enumerados en el Capítulo 3 de Funciones corporales, Funciones de voz
y de habla (b3), específicamente Funciones de voz (b310), son los directamente más relevantes para las
alteraciones de la voz. Una persona con un trastorno de la voz puede demostrar deficiencias con la
producción de volumen de voz adecuado y apropiado (b3100) y de buenas cualidades vocales (b3101).
Las consecuencias psicológicas también se clasifican en el componente Funciones del cuerpo. Las
reacciones emocionales que el individuo disfónico experimenta a causa de los impedimentos de la voz
pueden codificarse bajo las funciones de temperamento y personalidad (b126) y funciones emocionales
(b152).

Trastornos de la voz y actividades y participación

Actividad se define como "la ejecución de una tarea o actividad por un individuo", y la participación se
define como la naturaleza y el alcance de la "participación de un individuo en una situación de vida" (p.10).
Actividades y Participación pueden expresarse negativamente como limitaciones de actividad y
restricciones de participación, respectivamente, para denotar discapacidades. Ma y Yiu4 aplicaron la
definición de la OMS de Actividades y Participación en los trastornos de la voz. Ellos definen las
limitaciones de la actividad vocal como las "restricciones impuestas a las actividades de voz", y las
restricciones de participación de la voz como "reducción o evitación de las actividades de voz por parte
de un individuo" (p.513). Las personas con impedimentos de voz pueden experimentar limitaciones en
diferentes actividades de voz tales como hablar (d330), tener conversaciones con otros (D350), llamar a
alguien por teléfono (Uso de dispositivos de telecomunicaciones, d3600), y socializar con amigos y colegas
(Socialización, d9205) profesionales de la voz cuya ocupación tiene altas exigencias vocales tales como
maestros y cantantes profesionales también pueden experimentar limitaciones en la realización de
actividades relacionadas con la ocupación de la voz. Ellos pueden considerar cambiar de trabajo porque
sus condiciones de voz no satisfacen las demandas vocales relacionadas con la ocupación (adquisición,
mantenimiento y terminación de un trabajo, d845; empleo remunerado, d850). La CIF propone que la
forma en que las personas experimentan los trastornos en el nivel de Actividades y Participación está
relacionada con las interacciones dinámicas entre los impedimentos y los Factores Contextuales. A lo largo
de esta línea, se ha documentado que los individuos disfónicos con parálisis del pliegue vocal (trastornos
vocales neurogénicos) experimentan mayores extensiones de limitaciones de la actividad vocal que
aquellos individuos disfónicos con trastornos funcionales de la voz asociados al fonotrauma.
Trastornos de la voz y factores contextuales

Factores Contextuales (parte 2 de la CIF) incluyen factores Ambientales y Factores Personales. Sirven
como influencias externas (Factores Ambientales) e influencias internas (Factores Personales) sobre el
funcionamiento y la discapacidad del individuo.

FACTORES AMBIENTALES

Los factores ambientales "constituyen el entorno físico, social y actitudinal en el cual las personas viven y
conducen su vida" (p.10). Un factor ambiental puede promover la comunicación (como facilitador) o
dificultar la comunicación (como una barrera). La comprensión de cómo los factores ambientales facilitan
o dificultan el funcionamiento de individuos disfónicos guía las direcciones terapéuticas sobre cómo se
deben modificar los ambientes para facilitar la participación en las tareas. La CIF proporciona una lista
completa de factores ambientales que se organizan en cinco capítulos. Algunos ejemplos que son
relevantes para los impedimentos de la voz incluyen los siguientes

 Capítulo 1 (Productos y tecnología): ¿Hay disponibilidad de amplificadores de voz disponibles para


personas con voz de bajo volumen (Productos y tecnología para la comunicación, e125)?

 Capítulo 2 (Entorno natural y cambios humanos en el entorno): Cómo la comunicación en


entornos de muy alta / baja temperatura (temperatura, e2250), bajo nivel de humedad del aire
(humedad, e2251), alto ruido de fondo (intensidad del sonido, e2500; Calidad de sonido, e2501)
calidad del aire contaminado (Calidad del aire, e260) impactan sobre la deficiencia de la voz
limitando, restringiendo las actividades vocales.

 Capítulo 3 (Apoyos y relaciones): ¿El maestro disfónico recibe apoyos del director de la escuela
para recibir permiso remunerado para el descanso de voz (Personas en posiciones de autoridad,
e330)?

 Capítulo 4 (Actitudes): ¿Cómo ve la sociedad a los individuos con disfonía espasmódica (actitudes
sociales, e460)?

 Capítulo 5 (Servicios, sistemas y políticas): ¿Existe alguna política de salud para la profesión
docente para prevenir el desarrollo de problemas de voz, tales como programas obligatorios de
atención preventiva de voz para profesores y entornos de enseñanza con buenas instalaciones de
aislamiento acústico, ¿Sistemas y políticas, e580)?

FACTORES PERSONALES

Factores personales se incluyen en la CIF para reconocer su contribución a descripciones completas de la


salud. Sin embargo, no se clasifican en la CIF debido a la gran varianza entre diferentes sociedades y
culturas. Existen factores personales antes del inicio de los trastornos. En otras palabras, no co-ocurren
con la condición de salud. Ejemplos de factores personales incluyen género, raza, edad, estilos de
afrontamiento, profesión, personalidad y experiencia pasada y actual. Los factores personales pueden
influir en cómo el individuo reacciona a las limitaciones. En el ámbito de los trastornos de la voz, no es
raro que un anciano jubilado que vive solo y tiene una personalidad introvertida podría experimentar
menos limitaciones de actividad y restricciones de participación que un estudiante universitario joven y
enérgico que tiene una personalidad extrovertida y disfruta de socializar con amigos. La profesión de un
individuo también puede influir en cómo se ve afectado por el trastorno de la voz. Generalmente se acepta
que los profesionales cuyos trabajos requieren mayores demandas vocales tienen mayores
discapacidades porque los problemas de voz tienen mayor influencia en el funcionamiento adecuado. Un
estudio reciente de Ma10 comparó los impedimentos de la voz, las limitaciones de la actividad y las
restricciones de participación en un grupo de profesores disfónicos y un grupo de no-profesores disfónicos
empleados. Los resultados revelaron que, aunque ambos grupos de participantes reportaron amplitudes
similares de limitaciones y restricciones en la realización de actividades de voz, la gravedad del deterioro
de la voz en los profesores fue significativamente menor que en los no profesores con quejas
vocales.

LA CIF Y EVALUACIÓN DE LOS TRASTORNOS DE LA VOZ

Una evaluación de la voz clínica eficaz debe documentar exhaustivamente los impactos de la
disfonía en el individuo. Las baterías tradicionales de evaluación de la voz se centran
principalmente en los impedimentos de las estructuras y funciones laríngeas, con poco énfasis
en los impactos funcionales sobre los individuos disfónicos y su calidad de vida. La CIF
proporciona un marco excelente para extender la evaluación de la voz desde un mero enfoque
de deterioro a un enfoque más holístico, tomando en consideración los cuatro componentes de
CIF: (1) Estructuras Corporales, (2) Funciones Corporales, (3) Actividades y Participación y (4)
Factores Contextuales (tanto ambientales como personales). Esta sección describe las
herramientas disponibles para evaluar cada componente. Los lectores pueden notar que aparte
de aplicar en la población con trastornos vocales, los procesos de evaluación también se usan
para evaluar las funciones del habla en los hablantes alaringeos (ver Eadie, 12).

DISCAPACIDADES VOCALES

La endoscopia y la estroboscopia son dos procesos clínicos comunes para examinar visualmente
cualquier anomalía estructural o patología de los pliegues vocales. Sin embargo, estos procesos
implican cierto grado de invasión que puede traer incomodidad al paciente. Otros procesos,
como la ultrasonografía (*ecografía), son relativamente no invasivos para evaluar las estructuras
corporales, pero son menos útiles que la endoscopia y la estroboscopia en el diagnóstico de los
trastornos de las estructuras corporales. Los impedimentos de la disfonía en las funciones
corporales son principalmente evaluados mediante la evaluación perceptivo-auditiva, que
comúnmente se considera como el patrón oro en la documentación de la gravedad del deterioro
de la voz. Los oyentes juzgan el tono (alto / bajo), la intensidad (alta / baja) y las cualidades
vocales (por ejemplo, aspereza y respiración). Sin embargo, la evaluación auditivo-perceptiva es
de naturaleza subjetiva y está influenciada por el sesgo del oyente. Por lo tanto, a menudo se
incluyen evaluaciones instrumentales objetivas incluyendo análisis de voz acústica, mediciones
aerodinámicas y mediciones fisiológicas (por ejemplo, electroglotografía, electromiografía) en la
batería de evaluación clínica para complementar la evaluación auditivo-perceptiva subjetiva. Los
trastornos de la voz de origen psicogénico pueden ser evaluados a través del historial de casos,
o remitidos a los psicólogos para la evaluación psicológica.
Con las evaluaciones del deterioro de las Funciones Corporales, se debe tener cuidado para asegurar que
el procedimiento de evaluación refleje el verdadero funcionamiento del plegamiento vocal. El uso de
expresiones simples, tales como prolongaciones sostenidas de las vocales o la lectura de una frase corta
en voz alta, no siempre reflejan las deficiencias en las funciones corporales. La evaluación de materiales
de discurso naturalistas como monólogos daría una evaluación más realista e la gravedad del deterioro
de la voz. Los médicos también pueden evaluar el funcionamiento vocal (por ejemplo, cualidades vocales)
bajo situaciones reales de comunicación (por ejemplo, en las aulas).

ACTIVIDADES Y PARTICIPACIÓN

La extensión de las limitaciones de actividad y las restricciones de participación experimentadas por el


individuo disfónico pueden obtenerse de la historia del caso simplemente preguntando al individuo: ¿En
qué medida su vida cotidiana (o trabajo, etc.) está limitada o restringida por su problema de voz? Los
clínicos también pueden usar cuestionarios estandarizados de auto-reporte, que se desarrollan para
cuantificar las extensiones de las limitaciones de la actividad vocal y las restricciones de participación
vocal. Algunas de las herramientas más populares se describen en las siguientes secciones. Los lectores
son referidos al artículo de Franic et al, para una revisión exhaustiva de las propiedades psicométricas de
estas herramientas.
 Índice de discapacidad de voz (VDI) es un cuestionario de autoinforme con tres items. La VDI fue un
primer intento para medir el impacto de los trastornos de voz en el trabajo, la vida social y la vida
familiar en individuos disfónicos.
 Índice de Incapacidad Vocal (VHI) es un cuestionario de autoinforme con 30 items. El VHI evalúa el
impacto de los trastornos de la voz en los dominios físico, funcional y emocional, con 10 ítems en
cada dominio. Ejemplos de elementos VHI son "Mi voz rechina y es seca" (dominio físico), "Uso el
teléfono menos a menudo de lo que me gustaría" (dominio funcional), y "Me siento avergonzado
cuando la gente me pide repetir "(dominio emocional). Para facilitar el uso clínico, la versión original
de 30 ítems del VHI fue modificada recientemente a una versión nueva de 10 ítems (VHI-10).
 Calidad de vida relacionada con la voz (V-RQOL) es un cuestionario de auto-reporte con 10 ítems.
Evalúa la calidad de vida en los dominios socio-emocional y de funcionamiento físico. Ejemplos de los
ítems V-RQOL son: "Tengo problemas para hablar en voz alta o ser escuchado en situaciones
ruidosas" (dominio de funcionamiento físico), y "a veces estoy ansioso o frustrado (por mi voz)"
(dominio social-emocional).
 Resultado Encuesta de Voz (VOS) es un cuestionario con cinco ítems y está diseñado específicamente
para pacientes con parálisis del pliegue vocal unilateral. Ejemplos de temas son "En las últimas dos
semanas, ¿en qué medida su voz interfirió con sus actividades sociales normales o con su trabajo?" Y
"¿Hasta qué punto su voz ahora limita su capacidad de ser entendida en una zona ruidosa?”
 El perfil de actividad y participación de la voz (VAPP) es un cuestionario de autoinforme con 28 ítems.
Se desarrolló sobre la base del anterior marco de la ICIDH-2. El perfil evalúa diferencialmente las
limitaciones de actividad y las restricciones de participación utilizando pares de preguntas. La primera
pregunta de cada par determina las limitaciones de actividad, y la segunda pregunta de ese par
determina las restricciones de participación. Se evalúan diez situaciones de comunicación en los
dominios de trabajo, comunicación diaria, comunicación social y emoción. Ejemplos de artículos en
el dominio de la comunicación diaria son '' ¿Su problema de voz afecta a la comunicación en entornos
ruidosos? '' (La determinación de limitaciones en la actividad) y '' En los últimos 6 meses, ¿ha evitado
tener conversaciones en entornos ruidosos debido a sus problemas de voz? ''Determinación de
restricciones de participación).
En el marco de la CIF, el componente Actividades y Participación se codifica con cuatro calificadores de
desempeño y capacidad: desempeño, capacidad (sin asistencia), capacidad (con asistencia) y desempeño
(sin asistencia). Los dos primeros clasificados son obligatorios, mientras que los dos últimos son
opcionales. Capacidad describe la capacidad de la persona para llevar a cabo una tarea en entornos
estandarizados, tales como salas de la clínica. Desempeño describe cómo las funciones individuales en las
situaciones reales de la vida. Por ejemplo, un profesor con nódulos vocales bilaterales que tiene
dificultades para hablar en voz alta en la enseñanza (Hablando, d330) puede codificarse como d330.32.
Ella experimenta un rendimiento muy reducido cuando usa su voz en entornos de enseñanza de alto ruido
de fondo (el primer dígito después del punto, que es 3, denota la clasificación de severas restricciones en
el rendimiento. Sin embargo, sus problemas de voz sólo se ven afectados moderadamente en una sala de
consulta tranquila y en una situación de conversación de uno a uno (el segundo dígito después del punto,
es decir 2, denota la calificación de limitaciones moderadas en la capacidad sin asistencia). La recopilación
de información sobre el rendimiento y la capacidad proporciona al clínico una evaluación más realista y
funcional del funcionamiento del individuo disfónico y las discapacidades.

Factores Ambientales y Factores Personales

La influencia de factores ambientales, ya sea como barreras de comunicación o facilitadores, sobre el


funcionamiento del individuo disfónico puede ser recogida por la toma de historia de casos y
observaciones clínicas. Los factores personales también pueden ser recolectados a través de
observaciones clínicas y toma del historial clínico.

LA CIF Y EL TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE LA VOZ

De manera similar a la evaluación, el tratamiento de los trastornos de la voz debe adoptar un enfoque
holístico dirigiendo cada uno de los cuatro componentes clave con un objetivo terapéutico. El
tratamiento para las deficiencias de la voz típicamente implica la introducción de terapia de voz
conservadora (no quirúrgica), que tiene como objetivo modificar los comportamientos vocales y
maximizar la eficiencia vocal. Se espera que la modificación de los comportamientos vocales reduzca la
lesión del pliegue vocal, con el potencial de mejorar las deficiencias estructurales de los pliegues
vocales. Los lectores son remitidos a Ramig y Verdolini y Pannbacker para detalles sobre los tipos de
diferentes técnicas facilitadoras vocales y la eficacia de los enfoques. Sin embargo, para las personas
que no responden bien a la terapia de voz conservadora, se pueden introducir intervenciones
quirúrgicas que se dirigen directamente al componente de estructuras corporales. Ejemplos son la
tiroplastia de medialización para pacientes con parálisis del pliegue vocal y la inyección de toxina
botulínica A (Botox) para pacientes con disfonía espasmódica.

Se supone generalmente que una reducción en el deterioro de la voz conducirá automáticamente a


reducciones en las limitaciones de actividad y restricciones de participación. De hecho, la rehabilitación
vocal puede apuntar directamente al componente Actividades y Participación. Los calificadores de
rendimiento y Capacidad proporcionan direcciones para la terapia derivada de este componente.
Refiriéndose al ejemplo anterior, el maestro con nódulos vocales bilaterales que experimenta severas
limitaciones al hablar en voz alta en entornos de enseñanza ruidosos (rendimiento) puede experimentar
limitaciones moderadas en el ambiente de la sala de la clínica (capacidad sin ayuda). La terapia de voz
puede implicar la práctica de técnicas de facilitación vocal (como la voz resonante) en la sala de la clínica
con ruido de fondo simulado que se aproxima al nivel acústico del aula en las situaciones reales. El
tratamiento dirigido al componente Factores Ambientales consiste en reducir las barreras y mejorar los
facilitadores para un uso efectivo de la voz. Los médicos pueden mejorar la comprensión y el apoyo de los
miembros de la familia del individuo disfónico educándolos sobre los problemas de voz. Modificación de
ambientes de trabajo tales como garantizar un nivel óptimo de humedad relativa en las aulas para evitar
la deshidratación de los pliegues vocales, instalación de amplificadores de voz en todas las aulas e
instalación de materiales insonorizantes (por ejemplo, alfombra del suelo y del techo) También se
aconseja la acústica en el aula. Las metas a nivel de la sociedad incluyen el endoso de leyes para límites
seguros de uso de voz, tales como fijar un número máximo de horas de enseñanza por día, o la provisión
de fondos para que los maestros compren amplificadores de voz.

EJEMPLO DE CASO

Mary es una maestra de secundaria de 36 años de edad, que enseña la educación física en la escuela. Se
le diagnosticó una disfonía hiperfuncional leve. La videoestroboscopía reveló nódulos vocales bilaterales
(estructuras corporales, *cuerdas o pliegues vocales, s3400). Su calidad de voz fue evaluada
perceptivamente con base en el habla *coloquial. Los resultados revelaron aspereza suave y dificultad
para respirar (funciones corporales; calidad de la voz, b3101). También expresó que solía ser una persona
extrovertida, pero ahora estaba preocupada e insegura (Funciones de temperamento y personalidad,
b126), y tenía altos niveles de estrés mental (funciones emocionales, b152) como resultado de sus
problemas de voz. Mary completó el Perfil de Actividad de Voz y Participación. Ella reportó severas
limitaciones al llevar a cabo actividades de enseñanza relacionadas con la voz tales como instruir a los
estudiantes en clases de educación física en un área abierta (Hablando, d330). También informó que ha
considerado cambiar de trabajo debido a los problemas de voz (Terminación de un trabajo, d8452). Ella
trató de evitar reunirse con amigos después del trabajo (socialización, d9205). La terapia de voz para Mary
apuntó a cada uno de los cuatro componentes de la CIF:
 Funciones y Estructuras Corporales. Se introdujo la Terapia de voz de Resonancia Lassac-Madsen
(LMRVT) 11. El programa LMRVT tiene como objetivo una configuración laríngea, que tiende a
producir la salida de voz más potente utilizando la menor cantidad de esfuerzo pulmonar y
coincide también con tensiones de impacto de dobles vocales relativamente bajas. El objetivo del
LMRVT es una voz clara y con buen funcionamiento que se puede escuchar en la mayoría de los
ambientes, y que se produce fácilmente, con un mínimo riesgo de lesión a los pliegues vocales.
 Limitaciones de actividad y participación. Las estrategias para mejorar las actividades de voz y la
participación fueron discutidas con María. Se le recomendó utilizar un sistema de amplificación
de voz para mejorar su desempeño vocal durante la enseñanza 26 Las estrategias compensatorias
que incluyeron acercarse a los estudiantes mientras enseñaba y usar gestos para transmitir el
mensaje también fueron introducidas.
 Factores contextuales. Se animó a Mary a hablar con la directora de la escuela sobre sus
problemas de voz. Ella recibió apoyo positivo del director de la escuela, y se le permitió tomar una
semana de licencia pagada para descanso de voz. En casa, su esposo compartió las
responsabilidades con María, tales como supervisar las tareas y contar historias y leer a su hijo,
Jacob, para maximizar los descansos de voz para María. Además, Mary también fue referida a un
psicólogo para asesoramiento y para desarrollar estrategias para el estrés relacionado con el
trabajo.

María recibió ocho sesiones de LMRVT sobre una base semanal. Los resultados de la terapia fueron
positivos y alentadores. Se creyó que su personalidad saliente desempeñó un papel importante para los
resultados positivos de la terapia. La evaluación post terapia reveló disminución en el tamaño de los
nódulos vocales y mejoría significativa en la calidad vocal. También reportó menos limitaciones en la
realización de actividades de enseñanza.
CONCLUSIONES

Los trastornos de la voz no son peligrosos para la vida. Sin embargo, las disfunciones diarias encontradas
por un individuo con disfonía no deben ser subestimadas. La CIF proporciona un marco excelente y
completo para el manejo clínico de individuos con trastornos de la voz. La aplicación de la CIF en la
disfonía, en las evaluaciones y tratamientos es esencial para lograr el objetivo final de mejorar la calidad
de vida del individuo.