Вы находитесь на странице: 1из 6

UNIVERSIDAD SAN CARLOS DE GUATEMALA

ESCUELA DE FORMACIÓN DE PROFESORES DE ENSEÑANZA MEDIA

PROGRAMA ACADÉMICO DE DESARROLLO PROFESIONAL DOCENTE


PADEP

LICENCIATURA DE EDUCACIÓN PREPRIMARIA Y PRIMARIA


INTERCULTURAL DOCENTE

CURSOS: COACHING EDUCATIVO


LICENCIADA: IDALIA MARIBEL MAZARIEGOS DE LEÓN.
SECCIÓN “B”

ROLES DEL COACHING

ESTUDIANTE: AURA MARIBEL DE LEON DOMINGUEZ


CARNÉ: 200642362

SAN MARCOS DE MARZO DE 2019

“ID Y ENSEDAD A TODOS”


LOS ROLES DEL COACH EN EL COACHING.

La aportación del profesional del coaching personal es tan rica que puede
desplegarse en cinco roles diferentes:

 Guía. El guiar es el proceso de dirigir a otra persona a lo largo del camino que
conduce desde donde se encuentra actualmente hasta donde quiere estar,
proporcionando un entorno seguro y de apoyo sin distracciones innecesarias ni
interferencias del exterior.

 Entrenador. El entrenamiento, en el ámbito del coaching personal, se


relaciona con la capacidad de ayudar a una persona a desarrollar
capacidades y habilidades cognitivas. Poniendo el énfasis en el aprendizaje,
el proceso se enfoca hacia la adquisición de habilidades generales, más que a
trabajar el desempeño en situaciones específicas.

 Tutor. El tutor proporciona comentarios conductuales específicos, con el fin de


ayudar a una persona a aprender o crecer. De esta forma, el profesional del
coaching personal guía al individuo para descubrir sus propias
competencias inconscientes y fortalecer sus creencias y valores, a menudo
a través de su propio ejemplo.

 Sponsor. El apadrinamiento implica crear un contexto en el que otros puedan


actuar, crecer y sobresalir. El patrocinador se ocupa del desarrollo de la
identidad y los valores centrales, el despertar y el potencial de salvaguarda
dentro de los demás. Este rol implica el compromiso de promover algo que ya
está dentro de una persona o grupo, pero que no se manifiesta en toda su
capacidad.

 Concienciador. Entendido en el sentido de despertar a la consciencia, es


el rol más importante de todos los que componen el coaching personal. El
despertar va más allá del entrenamiento, la guía la tutoría y el patrocinio para
incluir el nivel de visión, misión y espíritu. El profesional que adopta este rol pone
a otras personas en contacto con sus propias misiones y visiones y, por lo tanto,
debe conocer su propia visión, misión y propósito.
Los seis roles del coach son:

1.- Cuidador y guía: Un guía es alguien que te lleva por un camino que ya ha
realizado, aquí estriba la importancia de que el coach conozca el proceso como
coachee, que haya tenido la experiencia de haber sido acompañado en un camino
de crecimiento personal. Como cuidador, el coach dispondrá un entorno seguro y
que ofrezca apoyo para iniciar el proceso de coaching.

2.- Entrenador: Este es el aspecto más esencial del coaching, la preparación del
cliente para conseguir sus objetivos, mediante la extracción y refuerzo de sus
habilidades, partiendo de la toma de conciencia y la generación de autocreencia.

3.- Maestro: Un coach no es un formador, pero en ocasiones, la manera más


práctica de desarrollar capacidades cognitivas es ofrecer esquemas mentales
nuevos que puedan servir de referencia antes de explorar nuevas estrategias.

4.- Tutor y mentor: El cliente es agogido por el tutor de forma personal en un


proceso de aprendizaje orientado a su propio descubrimiento. Como mentor, el
coach influye a su cliente a nivel inconsciente mediante su ejemplo y modelado a
todos los niveles, pero especialmente en el de los valores.

5.- Patrocinador: esta función consiste en reconocer y aceptar la identidad de la


persona a la que se le ofrece coaching, animándole a superarse a sí mismo y
poniendo a su alcance recursos la para la consecución de sus objetivos.

6.- Despertador: el despertar en el coaching se produce en el nivel de la visión, la


misión y el espíritu. El coach ofrece contextos y recursos para esta experiencia y
acompaña con su propia integridad y coherencia, conectando sus propia misión con
la del cliente.

ROLES DEL ENTRENADOR

 Liderazgo. Trate de recrear por un momento en su mente la figura típica de un


entrenador. Seguramente imaginó a un hombre enérgico, corriendo por la banda
y gritándole al equipo lo que debe de hacer. Aunque un entrenador fuerte y
directivo es la imagen más conocida, lo cierto es que este estilo no siempre
resulta ser lo que cada equipo o deportista en particular necesita. Cada disciplina
deportiva, cada equipo, cada país o región, así como cada individuo, en función
de sus características particulares presenta un patrón de liderazgo del cual
podria beneficiarse más. Con independencia de su personalidad, los
entrenadores pueden aprender a flexibilidad su estilo de liderazgo para ajustarlo
a las situaciones cambiantes y así presentar un mayor impacto.

 Psicólogo: De manera común, los psicólogos deportivos preparamos a nuestros


equipos en el manejo de técnicas de autocontrol que les permitan hacer frente
al estrés de la competencia de manera más efectiva. Sin embargo, dado que son
pocas las ocasiones en las que el psicólogo puede acompañar al equipo en
competencia, pueden presentarse situaciones intensas e inesperadas que vayan
mas allá de lo que el deportista pueda manejar. En estas ocasiones el entrenador
constituye la figura más importante y de primera mano para apoyar a su
deportista. Por ello es importante entrenarlo en el manejo de las mismas técnicas
y otros recursos para influir a sus equipos positivamente en esos momentos.

 Motivador: Tanto en el entrenamiento como en competencia pueden


observarse bajas motivacionales como parte del proceso natural que presenta
esta compleja variable mental. Los entrenadores pueden aprender a preever
estas bajas motivacionales y prepararse para ellas. Asimismo pueden aprender
a dirigir la motivación de cada uno de sus deportistas empleando técnicas
sencillas de manera cotidiana en los entrenamientos, por ejemplo, ajustando la
manera en que dan retroalimentación a la técnica.

 Disciplina. Sin importar si se trabaja con niños o con adultos, los deportistas
pueden mostrar problemas disciplinarios de manera regular. Particularmente,
aquellos deportistas con excesiva confianza pueden subestimar el papel del
entrenador y omitir sus indicaciones. En estos casos, los entrenadores pueden
aprender a poner límites claros y hacerlos efectivos de manera positiva y
eficiente sin dañar la imagen de liderazgo que ejercen sobre el equipo.

 Estrategia y táctica. Cada deportista posee características de personalidad que


le permiten desempeñarse mejor bajo ciertas circunstancias. Por ejemplo: los
deportistas que poseen la extroversión como un rasgo de su personalidad
tienden a presentar un mejor desempeño ante el estrés pero pierden interés
cuando todo está en calma, en tanto que los deportistas con el rasgo de
introversión tienden a rendir mejor en situaciones relajadas. De esta manera, los
entrenadores de deportes de conjunto pueden elegir mejor a qué deportista
ingresar al juego en ciertos momentos claves (anotar un penal o mantener un
marcador estable cuando se lleva ventaja). Pero incluso cuando se trabaja con
deportes individuales requieren regular los niveles de tensión para favorecer el
desempeño de cada deportista.

EL ROL DEL CLIENTE

De asunción o asignación. Una persona adquiere un rol por asunción cuando lo


adopta voluntariamente, por decisión individual; por ejemplo, en el matrimonio las
partes contrayentes asumen los roles de esposa y esposo. Se asumen los roles
cuando uno decide seguir una profesión en lugar de otra, estudiar en la universidad
en lugar de buscar un empleo lucrativo, o solicitar la admisión a algún cargo en
determinados grupos. En los roles por asignación suele existir consenso por parte
de quienes asignan los roles y de las personas que los asumen.

En un momento u otro, cada individuo desempeña un determinado papel social en


cada uno de los diferentes grupos en que participa: familiares, educativos,
económicos, políticos, religiosos o recreativos.

Cada persona desempeña por lo menos tantos roles sociales como grupos en los
que participa. Dentro de un género clasificatorio hay que distinguir entre grandes
roles y roles subalternos; por ejemplo, dentro del rol correspondiente a la educación
una persona puede desempeñar el subrol de estudiante, docente, rector, decano;
dentro del rol político una persona puede ser elector, contribuyente ordinario o tener
que realizar alguna función asignada o elegida.

Si bien el rol más estimado en una sociedad puede ser aquel con el que una persona
realiza su actividad profesional, la situación concreta puede indicar otros roles
claves. El rol clave de un adulto puede ser económico, mientras que el de su hija o
hijo adolescente es el de estudiante y el de su mujer el de madre.

El político de profesión, el que tiene un cargo religioso y el deportista o entrenador


se ganan la vida en los diversos grandes grupos y sus roles claves se consideran el
político, religioso y recreativo respectivamente, más que el económico.
UNIVERSIDAD DE