Вы находитесь на странице: 1из 10

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA JUNIN - Sistema

de Notificaciones Electronicas SINOE


SEDE NCPP CHUPACA (2DA. CUADRA DEL JR. ANDREA ARAUCO
N°230),
Juez:LUQUE PINTO JORGE RENE /Servicio Digital - Poder Judicial del
1 Perú
Fecha: 04/03/2019 14:05:41,Razón: RESOLUCIÓN JUDICIAL,D.Judicial:
JUNIN / CHUPACA,FIRMA DIGITAL

JUZGADO MIXTO - Sede Chupaca


EXPEDIENTE : 02654-2017-0-1512-JP-FC-01
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA
JUNIN - Sistema de Notificaciones
MATERIA : EXONERACION DE ALIMENTOS
Electronicas SINOE JUEZ : LUQUE PINTO JORGE RENE
SEDE CHUPACA (2DA. CUADRA
DEL JR. ANDREA ARAUCO
ESPECIALISTA : CASTRO VILLAR DONATA GLADY
N°230),
Secretario:CASTRO VILLAR
DEMANDADO : BONILLA GALVAN, ESTHER MARITZA
DONATA GLADY /Servicio Digital -
Poder Judicial del Perú
DE LA CRUZ BONILLA, HECTOR
Fecha: 04/03/2019 15:35:37,Razón:
RESOLUCIÓN DEMANDANTE : DE LA CRUZ SAMANIEGO, HECTOR EDGARDO
JUDICIAL,D.Judicial: JUNIN /

SENTENCIA DE VISTA

RESOLUCIÓN NRO. DIECISIETE


Chupaca, cuatro de marzo
Del año dos mil diecinueve

I.- PARTE EXPOSITIVA

1.1 Fundamentos de la demanda

En folios 35 a 40 HECTOR EDGARDO DE LA CRUZ SAMANIEGO interpuso


demanda de exoneración de alimentos en contra de ESTHER MARITZA
BONILLA GALVAN y HECTOR DE LA CRUZ BONILLA con el objeto que se le
exonere el descuento del 40% de sus haberes que viene sufriendo por
pensión de alimentos a favor de los demandados mediante sentencia
emitida en el expediente 59-1993-FC.

En la demanda refiere que, doña Esther Maritza Bonilla Galván, en su


condición de conyugue de ese entonces y a su vez madre de su hijo Héctor
De La Cruz Bonilla, le siguió un proceso de alimentos ante el Juzgado de
Paz Letrado de Chupaca, signado en el expediente N° 59-1993, en el cual se
fijo el 40% de sus ingresos mensuales, porcentaje que se le viene
descontando de la pensión como miembro de la policía en retiro. Que ha
seguido un proceso de divorcio, la misma que ha concluido con sentencia a
su favor, por el cual se encuentra disuelto definitivamente el vinculo
matrimonial y da por fenecido el régimen de sociedad de gananciales y
siendo el hijo mayor de edad sin objeto de pronunciamiento al respecto y no
se emitió pronunciamiento tampoco del cese de la pensión de alimentos
entre conyugues, atendiendo a que la demandada tenía una pensión de
alimentos fijada en un proceso judicial que continua vigente, por tanto
estando a la sentencia de divorcio que se adjunta a la presente, ha cesado el
derecho a la pensión de alimentos a favor de su ex esposa.

Así mismo indica que, la capacidad económica la demandada no se


encuentra incapacitada física o mentalmente para cubrir sus necesidades,
ya que trabaja como docente nombrada en la Institución Educativa “ La
Victoria” del distrito del Tambo, percibiendo un haber mensual de S/.
2.000.00 soles, además de contar con vivienda propia y que el segundo
beneficiario con la pensión de alimentos actualmente es mayor de edad y a
la fecha cuenta con 24 años de edad y pese a la mayoría de edad viene
apoyándolo económicamente.

Finalmente señala que, los demandados actualmente viven en las


direcciones señaladas, en consecuencia asumen cada uno la
responsabilidad de proveerse de lo necesario para su sustento, además de
2

ello se puede comprobar del Informe Médico que presento que el


demandante se encuentra delicado de salud, por lo cual tiene que estar
viajando constantemente para sus respectivos controles e incluso algunas
veces para hospitalizarlo.

con el demandado han sostenido un proceso de alimentos en el Ex. 00031-


2007-0-1512-JP-FC-01, seguido ante el Primer Juzgado de Paz Letrado de
Chilca, en el cual mediante resolución N° 08 de fecha 27 de junio del año
2007, se ha establecido el monto de S/. 100.00 soles (puesto que la
consignación es de S/.200.00 soles y se hizo a favor de sus dos hijos).

La demanda fue admitida mediante resolución número 02 de fecha


15 de agosto del 2017 habiéndose notificado a los demandados, la
demandada Esther Maritza Bonilla Galván contesto la demanda
mediante escrito de 19 de setiembre del 2017 y el demandado Héctor
De la cruz Bonilla contesto la demanda mediante escrito del 06 de
noviembre del 2017.

1.2 Fundamentos de la contestación de la demanda por parte de la


demandada Esther Bonilla Galván

La demandada refiere que, efectivamente se ha seguido un proceso de


prestación de alimentos con el demandante en el expediente N° 59-1993,
habiéndose fijado la pensión en forma mensual en el 40% de los haberes del
demandante como miembro de la policía nacional, así mismo señala que
se ha seguido un proceso sobre divorcio por causal que ha concluido
mediante sentencia judicial, declarando por fenecido el régimen de la
sociedad de gananciales.

Finalmente indica que, la afirmación del demandado respecto a la pensión


de alimentos es falsa toda vez que no ha sido abonado al día siguiente de la
notificación, sino desde el día siguiente de la conciliación, además que ha
abonado con un mes de retraso, cuando debería de abonar de manera
adelantada, por lo que no ha acreditado el pago de los alimentos, asimismo
con respecto al monto que percibe en la Institución Educativa “La Victoria”,
indica que percibe un ingreso mensual de S/. 1.713.85, del cual tiene la
responsabilidad de acudir con el pago mensual de pensión, alimentación y
cuarto de su hijo Héctor De La Cruz Bonilla, quien se encuentra cursando
estudios superiores de manera satisfactoria en la especialidad de Ciencias
de la Comunicación de la Universidad Privada del Norte de Lima y que el
demandante ha presentado un Informe Médico N° 97-2017 para sorprender
al Juzgado con fechas distintas con contenido sin valor judicial.

La contestación de la demanda por parte de la demandada Esther


Marta Bonilla Galván fue admitida mediante resolución número 04 de
fecha 18 de diciembre del 2017.

1.2 Fundamentos de la contestación de la demanda por parte del


demandado Héctor de la Cruz Bonilla

El demandado refiere que, efectivamente a la fecha cuenta con más de 18


años de edad, sin embargo sigue cursando estudios superiores en forma
3

satisfactoria en el octavo ciclo en la Universidad Privada del Norte- Lima, así


mismo señala que la presente demanda lo perjudica académicamente,
emocionalmente y económicamente en sus estudios, puesto que hace
presente el monto de dinero que se le viene descontando a su padre, no
cubre sus necesidades elementales para sus estudios, alimentación,
vestido, libros y otros gastos, que gracias a la ayuda de su madre se puede
cubrir.

Finalmente indica que, debe aclarar que la afirmación de su padre respecto


a la pensión de alimentos es falsa toda vez que no ha sido abonado al día
siguiente de la notificación, sino desde el día siguiente de la conciliación,
además que ha abonado con un mes de retraso, cuando debería de abonar
de manera adelantada, por lo que no habiendo acreditado el pago de los
alimentos.

La contestación de la demanda por parte del demandado Héctor de la


Cruz Bonilla fue admitida mediante resolución número 04 de fecha 18
de diciembre del 2017, seguidamente la audiencia única se llevo a cabo
el 16 de enero del 2018 y una audiencia especial el 18 de octubre del
2018, siendo expedida la sentencia con fecha 26 de octubre del 2018
misma que es objeto de apelación en la presente.

1.2 Fundamentos de la sentencia

En la sentencia recurrida se analizaron básicamente tres puntos


controvertidos determinar si concurren los supuestos para disponer la
exoneración de la pensión alimenticia, la exoneración respecto a la cónyuge
por haberse dispuesto la disolución del vinculo matrimonial y respecto al
hijo mayor de edad y establecer el monto de la pensión alimenticia que
corresponde a cada uno de los alimentistas del cuarenta por ciento fijado
en el proceso de alimentos.

- En cuanto a establecer el monto de la pensión alimenticia que


corresponde a cada uno de los alimentistas del cuarenta por ciento fijado
en el proceso de alimentos, se indico que, mediante sentencia se ha fijado
el monto de la pensión alimenticia en el "cuarenta por ciento del haber
total y otros beneficios que percibe en calidad de miembro de la Policía
Nacional", de los que tenemos que no se ha precisado en que porcentaje
corresponde a la madre y que porcentaje corresponde al hijo, siendo ello
así, y estando a que es una regla: Que, en los procesos de familia, como.
en los de alimentos, divorcio, filiación, violencia familiar, entre otros, el
Juez tiene facultades tuitivas y, en consecuencia, se debe flexibilizar
algunos principios y normas procesales como los de iniciativa de parte,
congruencia, formalidad, eventualidad, preclusión, acumulación de
pretensiones, en atención a la naturaleza de los conflictos que debe
solucionar, derivados de las relaciones familiares y personales, ofreciendo
protección a la parte perjudicada, ello de conformidad con lo dispuesto
en los artículos 4 y 43 de la Constitución Política del Estado que
reconoce, respectivamente, la protección especial a: el niño, la madre, el
anciano, la familia y el matrimonio, así como la fórmula política del
Estado democrático y social de Derecho, que regula la FLEXIBILIZACIÓN
DE LOS PRINCIPIOS DE CONGRUENCIA, PRECLUSIÓN Y
EVENTUALIDAD EN LOS PROCESOS DE FAMILIA, el cual constituye
precedente judicial vinculante, además de ello debe tenerse en cuenta
4

que: la Constitución no protege el derecho a la vida de las personas bajo


cualquier circunstancias o condición, sino que garantiza a ellas el
derecho a la vida con dignidad; para ello, el Estado debe promover las
condiciones materiales mínimas a fin de que la personas tenga una vida
digna que permita la realización de su bienestar. Por lo que en este caso
deberá de fijarse el porcentaje que corresponde a cada uno de los
alimentistas, para lo cual tendremos en cuenta que el hoy demandado
viene cursando estudios superiores en una universidad particular
abonando una pensión mensual de enseñanza, además de realizar otros
gastos, así mismo tenemos que el demandado ya no tiene otra obligación
alimentaria más que la suya propia y la de su hijo, hoy demandado, por
lo que el monto de la pensión alimenticia a favor de su hijo se fija en el
30% y de ex cónyuge demandada en el 10% .

- En cuanto a determinar si concurren los supuestos para disponer la


exoneración de la pensión alimenticia, se indico que respecto a la
cónyuge que la obligación de otorgarse alimentos entre cónyuges cesa
con la disolución del vínculo matrimonial, sin embargo, conforme a la
naturaleza del derecho alimentario, este se encuentra sujeto a las
variaciones que ocurran en el tiempo en cuanto a situaciones inherentes
al mismo, por lo que, a efectos de amparase o denegarse la pretensión de
alimentos entre ex cónyuges debe verificarse si la demandante se
encuentra en los supuestos considerados como excepciones al cese de la
obligación, referidos en el artículo 350 del Ccódigo Civil que establece:
"Por el divorcio cesa la obligación alimentaria ente marido y mujer, si se
declara el divorcio por culpa de uno de los cónyuges y el otro careciera de
bienes propios o de gananciales suficientes o estuviere imposibilitado de
trabajar o de subvenir a sus necesidades por otro medio, el juez le
asignará una pensión alimenticia no mayor a la tercera parte de la renta
de aquel. El ex cónyuge puede, por causas graves, pedir la capitalización
de la pensión alimenticia y la entrega del capital correspondiente. El
Indigente debe ser socorrido por el ex cónyuge aunque hubiese dado
motivos para el divorcio''. Siendo la primera excepción constituida por el
hecho de que se declare el divorcio por culpa de uno de los cónyuges y el
inocente careciera de bienes propios o gananciales suficiente o estuviera
imposibilitada de trabajar o de subvenir a sus necesidades por otro
medio, y en este caso no existe cónyuge culpable ni cónyuge inocente
conforme se tiene de las sentencias de fojas seis a fojas dieciocho de
autos. Que, en cuanto a la imposibilidad de trabajar, tenemos lo vertido
por el demandante y aceptado por los demandados así mismo se tiene
corroborado con las boletas de pago que obran a fojas 25 y 26 de autos,
de las cuales se advierte que es docente nombrado en el CEM La Victoria-
percibiendo un ingreso mensual. Siendo así es evidente que falta uno de
los requisitos objetivos para que la emplazada siga recibiendo la pensión
alimenticia por parte de su ex cónyuge, de conformidad a la
fundamentación legal invocada en los considerandos que anteceden o ya
mencionados de le presente sentencia como es el de acreditar el estado
de necesidad ya que viene desarrollando una actividad y percibiendo por
ello una remuneración para solventar sus necesidades, además de ello no
se ha acreditado que la demandada se encuentre inmersa en alguna de
las excepciones que establece la ley a efectos de mantener la pensión de
alimentos por parte de su ex cónyuge. Respecto al hijo se señaló que, el
artículo 424º del Código Civil, señala: “subsiste la obligación de proveer al
5

sostenimiento de los hijos e hijas solteras mayores de dieciocho años que


estén siguiendo con éxito estudios de una profesión u oficio hasta los 28
años de edad; y de los hijos o hijas solteros que no se encuentren en
aptitud de atender a su subsistencia por causas de incapacidad física o
mental debidamente comprobados”, así tenemos de autos que del Acta de
Nacimiento de fojas tres de autos se advierte que el demandado Héctor
De La Cruz Bonilla a la fecha cuenta con 26 años de edad, con lo que
queda demostrado que actualmente el demandado ha adquirido la
mayoría de edad. El demandado al absolver la demanda ha alegado entre
otros encontrarse cursando estudios universitarios en la carrera de
Comunicación y Publicidad, encontrándose cursando el 8vo ciclo, en la
Universidad Privada del Norte, para tal efecto de las documentales
obrantes de fojas 61 a 63 tenemos que el demandado ha ingresado a la
carrera de Comunicación y Publicidad en el semestre académico 2013-2,
advirtiéndose de la misma certificación de fojas 83 de autos de fecha
Julio del año dos mil dieciséis que el demandado había cursado el 6to
ciclo en el semestre académico 2016-1, lo cual nos lleva a concluir que
viene cursando sus estudios en forma continua y dentro del periodo
regular lectivo, pues respecto a que estos deben ser satisfactorios no
existen parámetros, lo cual se encuentra a criterio del juez, por lo que
estos deben ser realizados dentro de los márgenes razonables y
aceptables, tanto en lo que se refiere al periodo en el tiempo que se
requiere para efectivizarlos como a los resultados obtenidos, siendo así
en el presente caso tenemos que el demandado viene cursando sus
estudios superiores dentro de los plazos y en forma continua tal es así
que en diciembre de este año debe concluir sus estudios superiores, por
lo que continua su estado de necesidad.

- Finalmente se determinó que, en el caso de la demandada Esther Maritza


Bonilla Galván es amparable la demanda y respecto al demandado
Héctor De La Cruz Bonilla no resulta amparable a quien le deberá
continuar acudiendo el 30% de sus haberes.

1.3 Fundamentos del recurso de apelación de la demandante

La demandante Esther Maritza Bonilla Galván mediante escrito de fecha 31


07 de noviembre del 2018 interpuso recurso de apelación, indicado
resumidamente como fundamentos los siguientes:

1. El demandante en su pretensión de demanda no ha indicado el


monto dineral de las pensiones alimentistas que corresponde a cada
uno del 40% de la remuneración que percibe conforme la sentencia
del expediente 59-1993 por lo que no se ha cumplido con las reglas
establecidas y así mismo no se han valorado los medios probatorios
presentados.

2. Que su hijo Héctor de la Cruz Bonilla se encuentra cursando sus


estudios superiores en forma satisfactoria en la Universidad del
Norte y requiere el pago por concepto de alimentos, pasajes y otros
para sus estudios superiores y con el monto que otorga el actor no es
suficiente.
6

II.- PARTE CONSIDERATIVA

Primero: Uno de los principios de la administración de justicia lo


constituye la observancia a un debido proceso y la tutela jurisdiccional
efectiva, concebida ésta última como la posibilidad de acceder al órgano
jurisdiccional, ejercer el derecho de defensa, tener un proceso justo, una
decisión motivada y sustentada en derecho y la posibilidad de ejecutar la
resolución final, conforme lo prevé el inciso 3 de artículo 139 de la
Constitución Política del Perú.

Segundo: El Tribunal Constitucional al referirse al contenido esencial del


derecho a la motivación de resoluciones judiciales, señala que “Uno de los
contenidos del derecho al debido proceso es el derecho de obtener de los
órganos judiciales una respuesta razonada, motivada y congruente con las
pretensiones oportunamente deducidas por las partes en cualquier clase de
procesos. La exigencia de que las decisiones judiciales sean motivadas en
proporción a los términos del inciso 5) del artículo 139 de la Norma
Fundamental, garantiza que los jueces, cualquiera sea la instancia a la que
pertenezcan, expresen el proceso mental que los ha llevado a decidir una
controversia, asegurando que el ejercicio de la potestad de administrar
justicia se haga con sujeción a la Constitución y a la ley, pero también con la
finalidad de facilitar un adecuado ejercicio del derecho de defensa de los
justiciables”, en este sentido, la motivación de resoluciones judiciales
básicamente incluye la fundamentación fáctica, la fundamentación jurídica
y el razonamiento lógico adecuado para llegar a la conclusión o decisión en
el caso concreto, por otro lado, debe indicarse que el principio de
congruencia forma parte del derecho a la motivación de resoluciones
judiciales, principio que impone a juez los límites de sus pronunciamientos
ajustándose a lo estrictamente solicitado por las partes, principio que
igualmente se aplica en materia impugnatoria donde se debe emitir
pronunciamiento sobre los errores y agravios denunciados expresamente en
el recurso de apelación.

Tercero: Marco legal de la obligación alimentaria de hijos mayores de


edad

3.1 La obligación alimentaria si bien tiene sustento en los principios de


asistencia, solidaridad y colaboración frente a las necesidades de
subsistencia de un grupo familiar, la fuente de su exigibilidad se
sustenta estrictamente en la Ley, ahora bien, el Código Civil establece la
reciprocidad y prelación de la obligación alimentaria en los artículos
474 y 475 del Código Civil:

Artículo 474.- Se deben alimentos recíprocamente:


1.- Los cónyuges.
2.- Los ascendientes y descendientes.
3.- Los hermanos. (*)

Artículo 475.- Los alimentos, cuando sean dos o


más los obligados a darlos, se prestan en el orden
siguiente:

1.- Por el cónyuge.


2.- Por los descendientes.
7

3.- Por los ascendientes.


4.- Por los hermanos. (*)

3.2 De acuerdo a los dispositivos citados anteriormente, existe obligación


recíproca de prestarse alimentos entre “ascendientes y descendientes”,
siendo esta la fuente legal que sustenta la pretensión alimentaria
materia de la demanda que ahora pretende ser objeto de exoneración,
pues, el padre solicita que se le exonere el pago de la pensión de
alimentos que viene pasando a su menor hijo.

3.3 Por otro lado, en el caso de pretensiones alimentarias de personas


mayores de edad a diferencia de los alimentos para menores de edad, la
exigibilidad de la prestación alimentaria dispuesta por mandato legal, es
complementada con otro requisito legal especial que debe reunir el
acreedor alimentario, en efecto, en el caso de hijos mayores de edad la
ley exige por ejemplo que el alimentista siga con éxito estudios
superiores o un oficio y al igual de los cónyuges, se exige que el
solicitante de la pensión no se encuentre en aptitud de atender a su
subsistencia por causas de incapacidad física o mental debidamente
comprobadas, conforme lo prevé el artículo 473 del Código Procesal
Civil.

"Artículo 473.- El mayor de dieciocho años sólo


tiene derecho a alimentos cuando no se encuentre
en aptitud de atender a su subsistencia por causas
de incapacidad física o mental debidamente
comprobadas.

Si la causa que lo redujo a ese estado fue su propia


inmoralidad, sólo podrá exigir lo estrictamente
necesario para subsistir.

No se aplica lo dispuesto en el párrafo anterior,


cuando el alimentista es ascendiente del obligado a
prestar alimentos."

3.5 En cuanto al citado dispositivo, debe indicarse que la interpretación


normativa no ha sido uniforme, pues, por un lado se pretende limitar
su aplicación para el caso específico de los hijos mayores de edad, sin
embargo, del contenido del texto se observa que no se hace
especificación, precisión o delimitación en ese sentido, razón por la cual
se puede afirmar que no se puede hacer una interpretación normativa
haciendo esa diferenciación cuando la misma ley no la establece
expresamente, por lo que se considera que el dispositivo en cuestión si
resulta aplicable para las pretensiones alimentarias para los cónyuges
que corresponden a una parte de los acreedores alimentarios mayores
de edad, además de ello, otros argumentos orientados a corroborar lo
antes expresado, se refiere al hecho que en la última parte del
dispositivo se hace una precisión de la aplicación de ese artículo, al
señalarse que no se aplica el segundo párrafo cuando el alimentista es
ascendiente del obligado a prestar alimentos, lo cual implica
propiamente que si resulta aplicable para el caso que el acreedor
alimentario sea cónyuge o descendiente del obligado alimentario,
finalmente, otro argumento que corrobora esa afirmación es que la
8

limitación y requisitos para hijos mayores de edad que soliciten una


pensión de alimentos, tiene una regulación especial en el artículo 424
del Código Civil, donde se establece en su parte final el mismo texto del
artículo 473 del citado Código “Subsiste la obligación de proveer
alimentos … y de los hijos e hijas solteros que no se encuentren en
aptitud para atender a su subsistencia por causas de incapacidad física
o mental debidamente comprobadas”.

Subsistencia alimentaria a hijos mayores de edad


"Artículo 424.- Subsiste la obligación de proveer al
sostenimiento de los hijos e hijas solteros mayores
de dieciocho años que estén siguiendo con éxito
estudios de una profesión u oficio hasta los 28 años
de edad; y de los hijos e hijas solteros que no se
encuentren en aptitud de atender a su subsistencia
por causas de incapacidad física o mental
debidamente comprobadas."

3.6 En consecuencia, al analizar específicamente la exigibilidad del pago de


pensiones de alimentos para hijos mayores de edad, el marco normativo
exige que el hijo o acreedor alimentario siga con éxito estudios de una
profesión u oficio hasta los 28 años de edad o también, en el supuesto
que por incapacidad física o mental debidamente comprobada, éstos no
puedan atender su propia subsistencia.

Cuarto: Absolución del grado respecto al recurso de apelación


interpuesto por la demandante.

4.1 Respecto al primer fundamento de apelación la apelante señala que,


“El demandante en su pretensión de demanda no ha indicado el
monto dineral de las pensiones alimentistas que corresponde a
cada uno del 40% de la remuneración que percibe conforme la
sentencia del expediente 59-1993 por lo que no se ha cumplido
con las reglas establecidas y así mismo no se han valorado los
medios probatorios presentados”. Al respecto, se debe señalar que
conforme se aprecia del expediente acompañado 00059-1993-3-1512-
JP-FC-01 a folios 45 a 46 obra la sentencia de fecha 17 de octubre de
1994 se resolvió “…declarar fundada la demanda interpuesta por
Esther Maritza Bonilla Galván contra Héctor Edgardo de la Cruz
Samaniego sobre alimentos, habiendo ordenado que el demandado
acuda en forma mensual y por adelantada en el cuarenta por ciento del
haber total y otros beneficios que percibe en calidad de miembro de la
Policía Nacional la misma que regirá desde la notificación con la
demanda…”, es decir, la pensión de alimentos fue fijada en el 40% de
los haberes mensuales del demandado sin hacer distinción en el
porcentaje que correspondería para cada alimentista , ahora bien, el
actor al interponer la demanda ha solicitado la exoneración de pensión
de alimentos del cuarenta por ciento 40% de sus haberes totales como
miembro de la Policía Nacional dirigiéndola en contra de Esther
Bonilla Galván y Héctor Edgardo De la cruz Samaniego,
comprendiendo así el total del descuento que se le estaba realizando
pues en la sentencia emitida en el expediente acompañado numero
00059-1993-3-1512-JP-FC-01 no se hizo diferenciación alguna,
situación que fue advertida por la A quo al momento de emitir la
9

sentencia habiendo señalado en el fundamento 6 “Ahora bien,


procediendo a desarrollar cada uno de los puntos controvertidos
iniciaremos por el segundo punto fijado como Establecer el monto de la
pensión alimenticia que corresponde a cada uno de los alimentistas del
cuarenta por ciento fijado en el proceso de alimentos. tenemos que
mediante sentencia se ha fijado el monto de la pensión alimenticia en el
"cuarenta por ciento del haber total y otros beneficios que percibe en
calidad de miembro de la Policía Nacional", de los que tenemos que no
se ha precisado en que porcentaje corresponde a la madre y que
porcentaje corresponde al hijo, siendo ello así, y estando a que es una
regla: Que, en los procesos de familia, como. en los de alimentos,
divorcio, filiación, violencia familiar, entre otros, el Juez tiene facultades
tuitivas y, en consecuencia, se debe flexibilizar algunos principios y
normas procesales como los de iniciativa de parte, congruencia,
formalidad, eventualidad, preclusión, acumulación de pretensiones, en
atención a la naturaleza de los conflictos que debe solucionar, derivados
de las relaciones familiares y personales, ofreciendo protección a la
parte perjudicada, ello de conformidad con lo dispuesto en los artículos
4 y 43 de la Constitución Política del Estado que reconoce,
respectivamente, la protección especial a: el niño, la madre, el anciano,
la familia y el matrimonio, así como la fórmula política del Estado
democrático y social de Derecho, que regula la FLEXIBILIZACIÓN DE
LOS PRINCIPIOS DE CONGRUENCIA, PRECLUSIÓN Y EVENTUALIDAD
EN LOS PROCESOS DE FAMILIA, el cual constituye precedente judicial
vinculante, además de ello debe tenerse en cuenta que: la Constitución
no protege el derecho a la vida de las personas bajo cualquier
circunstancias o condición, sino que garantiza a ellas el derecho a la
vida con dignidad; para ello, el Estado debe promover las condiciones
materiales mínimas a fin de que la personas tenga una vida digna que
permita la realización de su bienestar. Por lo que en este caso deberá de
fijarse el porcentaje que corresponde a cada uno de los alimentistas,
para lo cual tendremos en cuenta que el hoy demandado viene
cursando estudios superiores en una universidad particular abonando
una pensión mensual de enseñanza, además de realizar otros gastos,
así mismo tenemos que el demandado ya no tiene otra obligación
alimentaria más que la suya propia y la de su hijo, hoy demandado, por
lo que el monto de la pensión alimenticia a favor de su hijo se fija en el
30% y de ex cónyuge demandada en el 10% “, por lo que la A quo
conforme sus atribuciones y en atención a los principios de
congruencia, preclusión y eventualidad en los procesos de familia ha
procedido a fijar el porcentaje que corresponde a cada uno de los
alimentista siendo a favor del demandado Héctor Edgardo De la cruz
Samaniego el 30% y a la demanda el 10%, situación que de ninguna
manera le causa agravio a la ahora apelante, quien en su caso debió
proceder a efectuar la observación sobre lo sentencia en el proceso
primigenio de alimentos y no alegar ello ahora como error u omisión
en la sentencia materia de apelación, teniéndose en cuenta además
que conforme se expresó en la resolución recurrida, no se acreditó en
el proceso que la demandada se encuentre inmersa en alguna de las
excepciones que establece la ley para mantener la pensión de
alimentos en su condición de excónyuge del obligado alimentario,
observándose que el cuestionamiento de la apelante en este extremo se
relaciona con un defecto formal de la primigenia sentencia en que se
fijó como pensión un porcentaje genérico a dos alimentistas, sin
10

embargo, esa omisión fue integrada al proceso como punto


controvertido y resuelto en la sentencia con los fundamentos
correspondientes para sustentar la decisión y que en su caso, no
afectan directamente el derecho de la apelante quien ya no tiene la
condición de cónyuge del obligado, en ese sentido no se aprecia la
existencia de agravio alguno en este extremo.

4.2 Finalmente como agravio señala que, “Su hijo Héctor de la Cruz
Bonilla se encuentra cursando sus estudios superiores en forma
satisfactoria en la Universidad del Norte y requiere el pago por
concepto de alimentos, pasajes y otros para sus estudios
superiores y con el monto que otorga el actor no es suficiente”. Al
respecto se debe señalar que si bien en el presente proceso son dos los
demandados, siendo uno de ellos la apelante Esther Maritza Bonilla
Galván y su hijo Héctor De la Cruz Bonilla actualmente mayor de
edad, y que si bien el proceso primigenio sobre alimentos la ahora
apelante actuó en representación de su en ese entonces menor hijo el
demandado Héctor De la Cruz Bonilla, este ha adquirió la mayoría de
edad dentro del proceso, motivo por el cual tiene calidad de
demandado siendo de su absoluta responsabilidad realizar las
defensas que crea correspondientes a fin de hacer valer sus derechos,
por lo que los argumentos vertidos por la ahora apelante no
corresponden a su situación legal en el presente proceso, sino
presente mediante el presente recurso alegar fundamentos respecto a
la situación de su hijo el demandado Héctor De la Cruz Bonilla quien
tiene la condición de demandado y de ser el caso debe interponer los
recursos correspondientes, en ese sentido no se evidencia la existencia
de agravios en este extremo de apelación.

4.3 En este sentido, se concluye que la resolución impugnada no contiene


los errores enunciados en el recurso de apelación, al haberse emitido
la sentencia analizando los puntos controvertidos fijados y los medios
probatorios admitidos en el proceso, resultando razonable la
declaración de exoneración de alimentos a la demandad Esther
Maritza Bonilla Galván al no mantener la condición de cónyuge del
demandado y no encontrarse en estado de necesidad, así como la
persistencia en la pensión a favor del demandado Héctor de la Cruz
Bonilla al haberse acreditado que persiste su estado de necesidad, por
lo que debe confirmarse la sentencia apelada.

III.- PARTE RESOLUTIVA

Por tales consideraciones:

SE RESUELVE:

CONFIRMAR la sentencia expedida el 26 de octubre del 2018 que declaró


fundada en parte la demanda de EXONERACION DE PENSION
ALIMENTICIA interpuesta por el demandante HECTOR EDGARDO DE LA
CRUZ SAMANIEGO contra ESTHER MARITZA BONILLA GALVAN, con todo
lo demás que contiene. SE DISPONE que se devuelva el expediente y
acompañado 00059-1993-0-1512-JP-FC-01 al Juzgado de origen, debiendo
cursarse el oficio respectivo. Tómese razón y hágase saber.

Похожие интересы