Вы находитесь на странице: 1из 7

Al principio, solo estaba el mar único llamado Panthalassa de donde emergió una

masa continental compacta llamada Pangea, al final del paleozoico en el


Pérmico, hace 270 millones de años, que se comporta según narra la teoría de la
deriva continental de Alfred Wegener (Teoría de las placas tectónicas.
www.profesorenlinea.cl).El planeta Tierra sin embargo ya tiene 4467 millones de
años.
Pangea comenzó a fragmentarse entre finales del triásico y comienzos del
Jurásico hace 220 millones de años, en dos continentes: Gondwana (denominado
en 1885 por el suizo Suess) al sur y Laurasia al Norte, separados por el mar
circunecuatorial llamado mar de Thetis.
Supuestamente según la Teoría Orogenética de los geosinclinales, fue nuestra
cordillera andina, la que se solevantó primero de las cuatro formas del relieve
que tiene Chile, porque en esa época el país estaba bajo el mar. Tiene al menos
dos edades geológicas distintas de acumulación de materiales bajo el mar, una
mas nueva mesozoica jurásica en plena época de aparición del brontosaurio,
hace 180 millones de años atrás y la otra con una génesis anterior, durante todo
el periodo mesozoico hace 220 millones de años (Geología de Chile, Jorge Muñoz
Cristi, pág. 57) datación que corresponde cuando Chile se estaba formando y era
ya, en esta época parte de los procesos erosivos que acaecían en el continente de
Gondwana.
Pero hoy la teoría de los geosinclinales estaría obsoleta y se abordará también la
teoría de la tectónica de placas para explicar la formación de la Cordillera de los
Andes, manteniendo los periodos de tiempo en su elevación y plegamiento
entregados en la teoría de los geosinclinales, es decir en el periódo Cretácico y
en el Oligoceno, ocurridos entre 135 a 40 m.a. según el actualismo, que expresa
que los procesos geológicos que han actuado en el pasado son los mismos que
han actuado en el presente, es decir que los procesos que han originado
montañas como la Cordillera de los Andes, son los mismos que están hoy en
operación.
La nueva teoría de la orogénesis, correspondiente a la tectónica de placas o
teoría de la tectónica global, está basada en la observación que la corteza
terrestre sólida está dividida en unas 20 placas semirrígidas que pueden ser
continentales u oceánicas. Los Límites entre estas placas, son zonas con
actividad tectónica donde recurren seísmos y erupciones volcánicas. Estas placas
continentales se rompen, separan y chocan entre sí, lo que fue descubierto por
Alfred Wegener autor de la Teoria de la Deriva Continental, que en esencia dice,
que es el movimiento que experimentan los continentes que flotan sobre el manto
como un iceberg en el oceáno o rocas fundida, teoría que fue validado cuando
también observó que los bordes de los continentes, tenían formas que encajaban
entre sí. Además fue ratificada por la medición del paleomagnetismo de las rocas
presentes, en el momento de su creación que coincidió con la orientación del
campo magnético terrestre en dicha creación.
Posteriormente Wilson demostró en los años 50, la continuidad global de las
zonas de subducción y Hammond Hess señalaba, que si el fondo oceánico (que
son rocas jóvenes, que no superan los 150 millones de años, al contrario de las
continentales que pueden ser de edad superior a los 3500 m.a.) se separaba en
un lado del planeta o zona de divergencia, debía producirse subducción en otro
para compensar, porque de lo contrario la tierra no pararía de crecer. Ello
demuestra que esta relación es un ciclo constante de renovación del fondo marino
por el crecimiento de las dorsales oceánicas o zonas de divergencia, para ser
“consumido” por las zonas de subducción que absorbe los materiales que forman
las cadenas montañosas, lo que demuestra que el planeta Tierra aún es joven en
ciertas partes y en crecimiento y que los seres humanos todavía podemos
ayudarlo a mantenerse joven y “saludable”, evitando contaminarlo,
sobreexplotarlo más que nada respetar el desarrollo de sus ciclos naturales y
ecológicos.
Más adelante Robert Sinclair Dietz reconstruyó sobre la base de la teoría de la
deriva continental de Wegener, las posiciones de los continentes y de las placas
continentales desde la actualidad hasta 200 millones de años con lo cuál, la teoría
de la tectónica de placas ha sido extendida y probada.

Formación de la Cordillera de los Andes según Teoría de la Tectónica de


Placas.
En cuanto a la formación de la Cordillera de los Andes localizada en la vertiente
occidental del continente Sudamericano, con 7.240 de largo (4600 kms. son
chilenos), 241 kms. promedio de ancho y una altura media de 3.660 metros, según
esta teoría surgiría por la interacción que se produce bajo todo su borde costero
Sudamericano por el roce de dos placas tectónicas, una correspondiente al
continente llamado Placa Sudamericana, menos densa y la otra localizada en el
Océano Pacífico llamada Placa de Nazca, mas densa, que se introduce
formando un plano inclinado de unos 45° bajo la continental, en la llamada zona
de subducción, también conocida como fosas de Chile y de Perú, en el caso de
Sudamérica. Es precisamente, este proceso geológico que se produce en el borde
señalado de las placas, que dan lugar a la formación de un orógeno o cadena
montañosa o también arcos de islas volcánicas como lo son estructuralmente
Japón y Las Filipinas.

Estos orógenos son estructuras lineales en el límite entre una placa oceánica y
otra continental, o en la unión de dos placas continentales. En una cuenca
oceánica limitada por el continente, se acumulan los sedimentos. Posteriormente,
los movimientos convergentes de las placas adyacentes, producen la deformación
o plegamiento y el metamorfismo de los materiales. Cuando una placa se
introduce bajo la otra subduce y se funde (se hunde perdiendo volumen y peso) y
la corteza continental sufre un engrosamiento cuando hay ascenso de magma y
formación de volcanes, combinado con el plegamiento de los sedimentos y
emerge la cadena montañosa o orógeno (asciende para compensar) en el período
Cretácico superior y en período Oligoceno durante el terciario inferior, que se
incorpora al continente, funcionando según lo define la isostasia, que es la
condición de equilibrio que presenta la superficie terrestre de acuerdo a la
diferencia de densidad de sus partes. En esta orogénesis puede haber
manifestaciones volcánicas como en la formación de orogenos térmicos que es el
caso de la Cordillera de los Andes, que se identifica también como cordilleras
Perioceánicas o también por arcos de islas volcánicas como lo son Japón y las
Filipinas. Algunas veces, se producen “atascos” en la fricción de las placas,
acumulándose energía que se desatasca repentinamente, produciéndose sismos,
terremotos y también tsunamis cuando la energía se concentra en el fondo marino.
Aquí en estas zonas de subducción, se localiza el 95 % de la energía sísmica,
junto con la erupción de la mayor parte de los volcanes activos de la Tierra.
Al contrario en los orógenos de colisión o mecánicos no aparecen volcanes, pero
sí grandes mantos de pliegues y zonas de engrosamiento porque una placa
continental se sitúa sobre otra, es el caso de las cadenas de los Himalayas que
constantemente están creciendo en altitud por este motivo.
Para la explicación de la formación y datación de las rocas de la cordillera de la
costa, se menciona que las rocas más antiguas de Chile corresponderían a
formaciones Prepaleozoicas y Paleozoicas (entre 270 a 600 millones de años)
localizadas en la Cordillera de la Costa entre Taltal Y Chañaral (entre II y III
regiones), una pequeña porción en Tongoy (IV región, Coquimbo) y entre Navidad
y Concepción (VI y VIII regiones). Y rocas Paleozoicas y Precámbricas entre la VIII
región y la Península de Taitao,” Si suponemos que en Chile se encuentran rocas
Precámbricas como en Argentina donde descansa Cámbrico sobre formaciones
metamórficas indudablemente Precámbricas”, duda expresada por la obra ya
mencionada de Jorge Muñoz Cristi, pagina 1.
Formación de la Cordillera de Los Andes según la Teoría de los
Geosinclinales.
Efectivamente Gondwana comienza a desmembrarse en el Triásico inferior hace
220 millones de años dando origen a África, Sudamérica, India , Antártida y
Australia, generando transgresiones marinas que depositan sedimentos en las
cuencas, más efusiones de rocas volcánicas en la zona, constituyendo
posteriormente el geosinclinal andino (fosa tectónica submarina, que se llena de
sedimentos y efusiones de rocas volcánicas aumentando su profundidad que
luego por movimientos epirogénicos asciende su masa plegándose y formándose
cordilleras) el que abarca parte del antiguo geosinclinal Paleozoico, y también
varias áreas que en el Paleozoico se mantuvieron con características de tierra
firme, si consideramos la tesis que en Chile tenemos formaciones precámbricas,
geosinclinal andino que se extendería desde la provincia de Valdivia cerca de los
40 a 41 ° latitud sur hasta la provincia de Tarapacá en el norte.
En este geosinclinal se acumulan grandes cantidades de formaciones
sedimentarias y volcánicas durante casi todo la era mesozoica (hace 220 millones
de años) que se pliegan durante el cretácico superior o cenomaniense (hace 135
millones y dura aproximadamente 32 millones de años, la mitad del Cretácico
aunque su solevantamiento continua hasta el Cuaternario reciente), junto con la
aparición de mamíferos placentarios, plantas con flores y frutos ( angiospermas) y
la desaparición de ammonites y helemnites, constituyendo la cordillera andina
chilena central y norte, terminando en ese lapso la existencia del geosinclinal .
La otra sección de la cordillera andina es más posterior y se deriva del
geosinclinal de Magallanes localizada en el sur del continente sudamericano. La
proveniencia de la trasgresión marina de la cuenca, ha sido muy discutido y
habría llegado hasta la región de Bariloche por el norte, cercana al límite señalado
anteriormente con la provincia de Valdivia. Este geosinclinal se inició a fines del
Jurásico en el periodo Malm (hace menos de 180 millones de años), también en el
Mesozoico y desaparece con los movimientos de plegamiento, ocurridos 25 m.a.
después de la desaparición de los dinosaurios, durante el Terciario inferior en el
Oligoceno (hace 40 millones de años y duraría el plegamiento cerca de 15
millones de años, que corresponde a la extensión del Oligoceno)aunque su
elevación y plegamiento, como lo hemos mencionado, es un proceso continuo
hasta hoy día. El plegamiento andino Mesozoico, da origen a los primeros
indicios de conformación de la cordillera de la costa, según Jorge Muñoz Cristi,
probablemente la extensión mayor.
Ambas cuencas además de los sedimentos acumulados son atacados al
comienzo por grandes efusiones de lavas acidas de modo que el hundimiento y
las efusiones son fenómenos relacionados.
Junto con los plegamientos, tienen acción intrusiones de rocas plutónicas a gran
escala y profundidad que conformarían el batolito andino o basamento andino,
que se encuentran en todo el país conformando cerros, cumbres y cordones
montañosos cordilleranos.
Formación de la Cordillera de la Costa, Depresión Intermedia y Planicies
Litorales.
En el período Terciario (hace 70 millones de años), el descenso y ascenso de
bloques originaron trasgresiones y regresiones marinas. En el Norte, grandes
cantidades de materiales volcánicos arrojados, constituirían la llamada formación
riolítica conformando específicamente la Puna de Atacama y los cordones
occidentales de la Cordillera Andina. Junto con este fenómeno se formaron
cuencas endorreicas sin salida de aguas corrientes superficiales, que se
rellenaron dando origen a los Salares.
En este mismo periodo terciario se desarrollaron fuertes sistemas de fallas en el
continente, delineándose definitivamente la cordillera de los Andes y de la costa,
con el consiguiente solevantamiento de ellas, lo que en un sistema de fallas
normales se conoce como bloque de piso y el hundimiento del bloque central o
bloque de techo originándose la depresión intermedia
La cordillera de la costa: Tiene una extensión de 3.000 kms. y un ancho medio
de 30 a 50 kms. Localizado frente al litoral chileno desde el Cerro Camaraca (949
mts.) en la I región hasta el Cerro Tres Monte (762 mts.) en la Peninsla de Taitao
(Xi región). No es un elemento estructural geológico homogéneo sino que
depende de distintas edades, como la sección ya mencionada de edad
Prepaleozoica y Paleozoica entre Taltal y Chañaral, pero el grueso de ella, nace
con el plegamiento del geosinclinal andino mesozoico ya mencionado en el
cretácico medio y se dividiría en tres secciones distintas según su edad: Norte,
Central y Sur
Sección Norte: Presenta muchos bloques dislocados como consecuencia de fallas
y movimientos basculares originando depresiones interiores. Cadena abrupta en
contacto directo con el mar, destacando alturas máximas de 3030 metros y su
mayor ancho de 50 kms. Corresponde a una delas secciones mas antiguas
Prepalezoica y Palezoica, correspondiente al basamento de esta sección.
Sección Central: Se extiende entre 26° Sur en la III región hasta el norte de la VIII
región. Formación de areniscas y pizarras mesozoicas continentales con
superposición de rocas porfíricas (rocas con matriz de material más fino). Mas
hacia el sur el modelado es accidentado, recortado por valles transversales de
ríos andinos como Copiapó, Huasco, Elqui, Limarí, Choapa y Aconcagua. Sus
alturas superan los 2.200 metros en Valparaíso, descendiendo hacia el sur
superando apenas los 1.000 metros.
Sección Sur: Se extiende hasta la Península de Taitao. Formación de roca
metamórfica Paleozoica y Precámbricas, más sedimentos continentales y marinos
del terciario. Sus alturas apenas superan los 1.000 metros en la Cordillera de
Nahuelbuta, para rebajar su altura siendo cortada por valles fluviales como: Río
Tolten, Valdivia, Bueno y Maullín. Muere en la Cordillera de Piuchén con solo 500
metros de altura. (Oceanografía Geológica, Poseidón, 1999).
Depresión Intermedia: Se empezó a conformar ya en periódo terciario como se
ha mencionado por un sistema de fallas normales que levantó la cordilera de la
costa y la cordillera andina cayendo el bloque central o graben de la depresión
intermedia. Sin embargo su delineamiento y aspecto actual, es una consecuencia
de los procesos geomorfológicos que se desarrollaron en el periodo cuaternario
cuando se comenzó a rellenar por depósitos fluviales (las mas recientes de
edades Holocénicas menores de 10.000 años, localizados en playas y bancos de
ríos, deltas) , aluviales, piroclásticos (cenizas volcánicas, piedra pómez) y en
menor medida por depósitos eólicos y materiales glaciares.
Esta depresión se extiende desde el límite norte hasta Puerto Montt (X región),
aunque interrumpida por cordones transversales ente los Ríos Copiapó y
Aconcagua. Tampoco es homogénea estructuralmente distinguiéndose tres
sectores muy distintos.
Sector Norte: Esta localizado entre el límite norte y el Río Copiapó (III región).
Está conformada por Pampas como la del Tamarugal, Desierto de Atacama,
Pampa Ondulada, Pampa Transicional y por planicies y frecuentes cordones
montañosos y oblicuos en el Desierto de Atacama.
Sector central: Destacan los Valles transversales desde el Río Copiapó hasta el
cordón de Chacabuco en el norte de Santiago con excepcional presencia de
depresiones.
Sector Sur: Se extiende por 1.000kms. aproximadamente entre el cordón de
Chacabuco y Puerto Montt, y continua al sur sumergida en el seno de Reloncaví,
Golfo de Ancud, Golfo de Corcovado, Canal de Moraleda, Canal de Elefantes,
Laguna San Rafael culminando en el Golfo de Penas. Se caracteriza por una
parte con la presencia de cuencas tectónicas con relleno de sedimentos
glaciales, fluviales y volcánicos como la de Santiago y
Rancagua. Entre
Curicó (VII región) y el Río Biobío se ha rellenado con materiales fluviales y una
combinación de materiales fluvioglaciares y fluviovolcanicos conformando una
gran llanura aluvial de hasta 100 kms. de ancho Desde el Río Biobío toma forma
de planicie ondulada de origen probablemente morrénicos con suaves lomajes de
hasta 400 a 500 metros de altitud. Al sur del río Tolten se extiende como una
planicie sedimentaria confundiéndose hacia el mar con las planicies costeras.
Las Planicies Litorales: Se forman fundamentalmente por la acción de las
transgresiones y regresiones marinas ocurridas en el periodo cuaternario por
efecto de las glaciaciones donde intervienen procesos ligados al glacioeustatismo.
Se extienden entre el límite norte y el Canal de Chacao, con orientación este-
oeste. En el norte estas formas son interrumpidas por el farallón costero hasta
Taltal (II región) y seguir posteriormente continuamente hasta el límite sur
señalado. En su aspecto geomorfológico tienen forma de terrazas con número de
escalones y ancho variable. En Arica la plataforma de abrasión marina es muy
antigua con un ancho de 3 kms. En Mejillones se distinguen hasta 9 escalones
con un ancho de hasta 5 kms. cada una.
El mayor desarrollo de las planicies litorales se da en Carrizalillo (III región) y en el
sector de la Serena-Coquimbo donde alcanzan un ancho de 30 kms. y alturas de
hasta 110 metros. Al sur del Río Aconcagua (V región) las planicies alcanzan
alturas de hasta 200 metros y anchuras de 20 kms. siendo profundamente
disectadas por las quebradas locales que dan en el mar.
También en el sector de Bahía de Corral (X región) se encuentra una planicie de
200 metros de altura que se proyecta valle arriba hacia Valdivia compuesta
fundamentalmente de arenas fluviales características que se dan hasta la
provincia de Llanquihue. Aunque también pueden encontrarse planicies pequeñas
en la Isla Grande de Chiloé.
Sin embargo es en el periodo Cuaternario o Cenozoico, hace 2 millones de
años, que se siguió desarrollando la dinámica de la tectónica de placas y otros
procesos geomorfológicos perfeccionándose las formas actuales del país, la
cordillera de los Andes se solevanto aún más, la cordillera de la costa adquirió
su forma actual junto con la depresión intermedia que se fue rellenando por
sedimentos fluviales, aluviales, glaciales y volcánicos, conformándose también las
Planicies litorales por las trasgresiones y regresiones marinas y el
glacioeustatismo. En el Cuaternario hubo menos intervención del volcanismo a
excepción de la formación de los cordones de los valles transversales en el Norte
Chico entre los ríos Copiapó y Aconcagua.
Es destacable también en el Periodo Cuaternario la acción geomorfológica de las
cuatro glaciaciones (glaciación de Caracol, de Rio Llico, de Santa María y de
Llanquihue), intercalados con periódos mas calidos avanzando de la alta
cordillera andina al valle, desgastándose el relieve andino y la acumulación
posterior de los sedimentos y material de arrastre en la depresión intermedia de
los materiales erosionados. En el sur del país, estas glaciaciones se manifiestan
con la acumulación de materiales morrénicos al pie de los valles glaciares y en el
sector occidental de los grandes lagos, conformando paisajes geográficos de
colinas suaves y en las partes bajas represando aguas y dando origen a muchos
lagos y lagunas, como también las glaciaciones desgastaron todo el borde
costero, del sur de la región de Aysén y Magallanes, presentándose muchas
islas, islotes, penínsulas, canales, fiordos y tectónica de hundimiento en sistemas
de fallas ortogonales, especialmente al sur de Puerto Montt.
Quizás el análisis final de este artículo, permite meditar, la increíble variedad
natural de nuestro país, y el carácter “accidental” de su formación geomorfologica
que emergió del mar, para modelarse fundamentalmente sobre tres bloques, dos
que se solevantan y uno que se escalona bajando, recordando que
estructuralmente es un país joven, comparado con otras áreas del planeta, que
debe aceptar como modo de vida, los procesos naturales de evolución como
sismos, erupciones volcánicas, tsunamis como acciones que puedan ser
previamente detectadas en la medida que la ciencia lo permita, que puedan ser
aminoradas para beneficio del hombre, si hay una organización científica
estudiosa, responsable, creativa y planificada creada por el estado y la sociedad
civil, que además respete la naturaleza y no la agreda a nivel local y global,
contaminándola y atacándola de distintas formas, para así poder disfrutar de este
bello Chile y el Planeta llamado Tierra.

Atentamente:
Artículo escrito e Investigado por: Nelson Castro

Оценить