Вы находитесь на странице: 1из 30

Libro de los Hechos de los Apóstoles

La Iglesia Naciente

Introducción (Hch 1:1 5: 42)

El conocimiento de la Palabra de Dios es entrar en intimidad con una persona: Dios.

La Iglesia nos recuerda constantemente que Cristo está vivo. En la Iglesia de hoy continúa la obra iniciada por Él.

Teniendo en mente estas ideas, el libro de los Hechos nos introducirá en la historia de los orígenes del cristianismo.

Dios quiere enseñarnos hoy a través de su Palabra, cómo fueron las comunidades cristianas primitivas para mostrarnos el camino que debemos seguir como Iglesia. Por ello es importantísimo que acudir al texto Bíblico e ir adentrándonos en su historia con cada uno de los versículos del tema.

Después de un breve Prólogo, el libro presenta dos secciones:

I.  «La promesa y la efusión del Espíritu» (Hch 1: 4 2: 41) que sirve como introducción teológica a todo el libro,

II. «La primera comunidad cristiana de Jerusalén, con su vida llena de fervor, sus pruebas y crecimiento (Hch: 42 5: 42).

Prologo (Hch 1: 1-3)

Leemos en Lc 1: 1 - 4, que es el prólogo del Tercer Evangelio, válido para éste y para el libro de los Hechos de los Apóstoles, ya que ambos libros constituían una misma obra, dividida en dos partes.

Leyendo (Hch 1: 1-2), vemos que estos versículos nos entregan un resumen de la actividad de Jesús hasta el día de su Ascensión.

Vemos cómo toda la vida de Jesús fue llevada bajo el impulso del Espíritu Santo.

Ahora, Jesús resucitado, hablará de cuál es su voluntad y da instrucciones a los Apóstoles por medio del mismo Espíritu.

El versículo 3 presenta a Jesús como «el viviente», y confirma a los Apóstoles como testigos del Maestro resucitado.

La promesa y la efusión del Espíritu Santo (Hch 1: 4 2: 41)

Siete magníficos acontecimientos

1. La promesa del Espíritu

2. La Ascensión de Jesús

3. El colegio apostólico

4. La elección de Matías

5. Efusión carismática del Espíritu Santo en Pentecostés

1

6.

Testimonio de Pedro con los Once: Proclamación de la Pascua de Jesús

7. La Iglesia naciente

1. La promesa del Espíritu Santo (Hch 1: 4 8)

Jesús hace tres recomendaciones a sus discípulos:

1)  No apartarse de Jerusalén, pues es la Ciudad Santa, escogida por Dios como punto de partida del mensaje de salvación.

2)  Esperar la Promesa del Padre, don enviado por el Padre a través de Jesús, tema que encuadra toda la obra de su vida. (Leer Lc 24: 36-49; Hch 2: 33; Hch 2: 39; Jn 14: 6; Jn 14: 26; Jn 16: 7)

3)  Esperar para ser bautizados en el Espíritu Santo, con la cual la misión de Jesús alcanzará su plenitud.

Los discípulos no comprendieron en ese momento las palabras de Jesús, y pensaban que se refería a la restauración de la monarquía davídica, así como la liberación nacional del pueblo judío.

Jesús dirige su atención hacia una realidad más importante: Recibirán el Espíritu Santo y se revestirán de la fuerza de Dios que los transformará en testigos de Jesús resucitado.

El Espíritu Santo que llenó a Jesús en su bautismo, será ahora la Fuerza Divina en la cual los Apóstoles podrán proclamar al mundo entero la Buena Nueva del Reino de Dios, a semejanza de Jesús.

El versículo 8 contiene una síntesis del Plan del libro: El Evangelio saldrá de Jerusalén, pasará por Judea y Samaría, y llegará hasta «los confines de la tierra», Roma.

2. La Ascensión del Señor (Hch 1: 9-12)

El misterio de la glorificación de Jesús, desde su resurrección hasta el envío del Espíritu Santo en Pentecostés, son acontecimientos que solo son captados por la fe. Para exponerlos, Lucas utiliza un género literario, recurriendo a textos inspirados para exponer una doctrina difícilmente expresable en términos humanos.

Jesús “fue llevado” al cielo, es el poder de Dios, Él lo levanta.

La nube es un elemento cargado de simbolismo bíblico religioso que acusa la presencia de Dios, que evoca de antemano, el retorno glorioso de Jesús «sobre otra nube».

“Los dos varones” vestidos de blanco son los ángeles que proclaman un mensaje solemne: el advenimiento glorioso del Señor en la Parusía

3. El colegio apostólico (Hch 1: 13- 14)

Lucas presenta por sus nombres propios, la lista completa del «Colegio Apostólico»: Los Once y Matías, el sustituto de Judas, para manifestar que sobre los Doce se levantará el edificio de la Iglesia de Jesús.

El versículo 14 es expresión de la concordia, la comunión de amistad y caridad entre los primeros discípulos: Se unían mediante la oración en una intención.

Lucas señala expresamente la presencia de María, madre de Jesús, que como en la Anunciación, será «cubierta» con el poder de Dios, junto con los Doce, en la natividad histórica de la Iglesia.

2

4.

La Elección de Matías (Hch 1: 15 - 26)

Aquí encontramos el primer discurso de Pedro en los Hechos de los Apóstoles, para buscar la sustitución de Judas.

Los Apóstoles debieron comprender a la luz del Espíritu, el contenido y significación teológica del grupo de los Doce elegidos por Jesús. Siendo así, eligen a Matías en sustitución de Judas, para que sea también testigo de la vida de Jesús y beneficiario del don del próximo Pentecostés.

Desde los orígenes del cristianismo, el Espíritu Santo iluminó a los creyentes para ver en los acontecimientos de la Iglesia primitiva el cumplimiento de las palabras de la Escritura.

5. La Efusión del Espíritu Santo en Pentecostés (Hch 2: 1 - 12)

La fiesta cristiana de Pentecostés, coincide con la fiesta judía de «Las Semanas» o fiesta de «La Siega», que se celebraba en un ambiente de descanso y alegría.

La fiesta se celebraba siete semanas o cincuenta días después del Sabbat que seguía a la Pascua.

En tiempos de Jesús, la fiesta de Pentecostés tenía ya, además, un significado conmemorativo del Éxodo, hasta convertirse en «conmemoración de la donación de la Ley y de la celebración de la Alianza», acontecimientos en los que nació Israel como «pueblo de Dios».

Ahora, en Pentecostés, Dios enviará su Espíritu por medio de Jesús glorificado, que lo derramará para que nazca la Iglesia, nuevo Pueblo de Dios, lleno de sus carismas y dinamismo para constituir a sus primeros testigos.

A. Bautismo en el Espíritu Santo (Hch: 1 - 4)

El primer versículo aclara que la venida del Espíritu Santo en forma solemne es el día de Pentecostés, sobre el pequeño núcleo de Apóstoles con María, reunidos en oración y concordia como «uno».

La venida del Espíritu Santo, se expresa mediante dos fenómenos:

Fenómeno Acústico: Fue el ruido de un viento impetuoso, que viene de arriba. El Espíritu Santo, como fuerza de Dios que lo llena todo, viene de Jesús que ha subido al cielo.

Fenómeno Visible: “Como lenguas de fuego”.

El Espíritu Santo es como fuego en el corazón y en los labios, para poder dar testimonio de Jesús. El Espíritu desciende sobre la “comunidad”, para indicar que nace un Nuevo Pueblo de Dios.

El Espíritu Santo «se posó» sobre los discípulos: es decir, que fueron llenos por Dios del Don prometido y enviado ahora por medio de Jesús.

El viento y el fuego son solo símbolos de la presencia real y personal del Espíritu Santo.

Así como Jesús fue bautizado en el Jordán, y el cielo se abrió y descendió sobre Él el Espíritu, ahora desciende sobre la pequeña comunidad de discípulos con los mismos elementos simbólicos que en el Sinaí, para indicar que nace el Nuevo Pueblo de Dios que vivirá bajo una Nueva Ley, la del Espíritu.

Invadidos por el Espíritu Santo y a su impulso, los discípulos empezarán a hablar en lenguas nuevas, con una finalidad: Proclamar las maravillas de Dios.

B. Testigos de Pentecostés (Hch 2: 5 - 13)

Al hacer mención de Jerusalén y la variedad de judíos de diversos orígenes que se encontraban ahí por las fiestas, Lucas pretende representar a la Ciudad Santa como la síntesis del universo humano.

3

Los Apóstoles transformados por el Espíritu, proclamaron inmediatamente la Buena Noticia de Dios a favor de la humanidad total, con un lenguaje nuevo.

Los judíos «piadosos» que se encontraban en Jerusalén para celebrar las fiestas, ante lo que ocurría, tuvieron reacciones encontradas:

Unos estaban admirados porque tenían un corazón abierto para recibir la luz del mensaje apostólico.

Otros en cambio, burlándose de los Apóstoles, dejan entrever un corazón cerrado.

a) Como resultado de esa efusión del Espíritu Santo, los Apóstoles comenzaron a hablar en “otras lenguas … El poder expresarse en lenguas diferentes es un don que regala el Espíritu Santo para poder proclamar las grandezas de Dios y dar testimonio de Jesús.

b) Si en el relato de Gen 11: 1 - 9 (La Torre de Babel) los hombres fueron “confundidos” en sus

lenguas y se dividieron, en Pentecostés Lucas muestra la contrapartida: Jesús nos regala una lengua nueva para comprender al otro, el lenguaje del amor.

La donación del Espíritu Santo fue acompañada de dos signos exteriores: el viento y las lenguas como de fuego.

La recepción del Espíritu en el interior de los Apóstoles y de María fue igualmente seguida de fenómenos sensibles: la locución en idiomas extranjeros y la proclamación de las grandezas de Dios.

Con estos prodigios sensibles, los Apóstoles pudieron comprender el misterio que Jesús les había anunciado y que ahora cumplía enviando la Promesa del Padre.

Jesús ha enviado su Espíritu como fuerza en el corazón de sus discípulos para transformarlos interiormente y constituirlos en testigos que llevarán su Nombre hasta los confines de la tierra.

6. Testimonio de Pedro con los Once: Proclamación de la Pascua de Jesús

(Hch 2: 14 - 36)

Pedro aparece ya como cabeza del Colegio Apostólico: es él quien habla en nombre de los once.

Este el primer testimonio apostólico sobre Jesús llamado “kerygma” (anuncio jubiloso) que constituye el eje temático de la Iglesia primitiva.

Este testimonio de Pedro es una admirable catequesis acerca de Jesús que aunque murió, ahora vive.

El relato como lo escribe san Lucas tiene tres partes:

1)  La efusión del Espíritu (Hch 2: 14 - 21): Pedro explica lo sucedido: Dios cumple lo anunciado por el profeta Joel (3:1-5) y Ezequiel (36:27). Dios ha derramado su Espíritu sobre los apóstoles y lo seguirá derramando en la humanidad y todo el que invoque el nombre de Jesús, alcanzará la salvación

2)  Testimonio sobre Jesús (Hch 2: 22 - 35): Subraya la condición humana de Jesús. Hombre acreditado por Dios mediante signos y prodigios, a la manera de los profetas enviados por Dios al pueblo de Israel. Este Jesús fue entregado a la muerte de cruz. Pero Dios le resucitó librándolo de la muerte. Una vez resucitado, Jesús fue glorificado y lleno del Espíritu para derramarlo y hacer nacer la Iglesia, nuevo Pueblo de Dios.

3)  Solemne declaración de fe (Hch 2: 36): Los que escuchan la proclamación apostólica han quedado tocados en su corazón y se han abierto a la gracia, quieren saber qué necesitan hacer para estar en tal estado de felicidad.

•  La respuesta de Pedro encierra los tres elementos de la iniciación cristiana:

4

Conversión: Al escuchar la Buena Nueva predicada se dirigen a Dios dejando a un lado la vida de pecado

Bautismo: Son bautizados en el nombre de Jesús, lo que supone un acto de aceptación y de fe en Cristo y su entrega a Él

Recibir el Espíritu Santo: Recibir la Promesa del Padre, Don de Dios para todos los que llame el Señor, judíos o gentiles. Una vez convertidos, bautizados en el nombre de Jesús y habiendo recibido el don del

Espíritu Santo, todos los que aceptaron el testimonio de Jesús se convierten en sus testigos. De esta forma,

el Evangelio de Jesús será llevado desde Jerusalén hasta los confines del mundo.

•  La Iglesia nació el día de Pentecostés por la fuerza del Espíritu, y la proclamación que los Apóstoles realizaron por medio de Él. •  Aquel día, comenta la Escritura, «se les unieron tres mil almas», símbolo de los efectos admirables de la efusión del Espíritu, para hacer nacer la Iglesia de Jesús.

Primera Parte La primera comunidad cristiana en Jerusalén

(Hch 2: 42 5: 42)

Descripción de la Comunidad (Hch 2: 42 - 47; 4: 32 - 37; 5: 1 - 16)

Para comprender mejor esta descripción de la forma en que vivía la primera comunidad de cristianos, es necesario leer primero este texto 42 Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones. 43 El temor se apoderaba de todos, pues los apóstoles realizaban muchos prodigios y señales. 44 Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo en común; 45 vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno. 46 Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón. 47 Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo. El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar.” (Hch 2: 42 47) y continuar leyendo 32 La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos. 33 Los apóstoles daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor Jesús. Y gozaban todos de gran simpatía. 34 No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta, 35 y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad. 36 José,

llamado por los apóstoles Bernabé (que significa: «hijo de la exhortación»), levita y originario de Chipre, 37 tenía un campo; lo vendió, trajo el dinero y lo puso a los pies de los apóstoles.(Hch 4: 32 37)

Y solían estar

todos con un mismo espíritu en el pórtico de Salomón, 13 pero nadie de los otros se atrevía a juntarse a

ellos, aunque el pueblo hablaba de ellos con elogio. 14 Los creyentes cada vez en mayor número se

hasta tal punto que incluso sacaban los

enfermos a las plazas y los colocaban en lechos y camillas, para que, al pasar Pedro, siquiera su sombra

cubriese a alguno de ellos. 16 También acudía la multitud de las ciudades vecinas a Jerusalén trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos; y todos eran curados.” (Hch 5: 12-16).

Parece que el relato se interrumpe Hch 5: 1-11 con la noticia de dos: El caso de Bernabé, que vendió un campo que tenía, trajo el dinero y lo puso a los pies de los apóstoles (Hch 4: 36 - 37) y el caso de Ananías

y Safira que pretendieron cometer un engaño y un fraude a la comunidad, y a través de esta historia el

y 12 Por mano de los apóstoles se realizaban muchas señales y prodigios en el pueblo

adherían al Señor, una multitud de hombres y mujeres. 15

5

Espíritu Santo presenta la triste consecuencia de preferir servir al dinero: la muerte espiritual. (Hch 5: 1-

11).

1. Características de la primitiva e ideal comunidad cristiana

Enseñanza de los Apóstoles: Existe en los creyentes una necesidad continua de conocer quién es Jesús.

Comunión: Designa una unión espiritual mutua de fraternidad, cuyo centro debe ser Jesús. Como manifestación de la comunión, se realizaba la voluntaria comunidad de bienes

Fracción del Pan: Se refiere al rito Eucarístico de la Cena del Señor (Divina Liturgia), que en un principio iba unida a una verdadera comida. Se celebraba como rito de comunión de unos con otros y con el Señor Jesús presente en medio de ellos.

Oraciones: Era una «asamblea» de alabanza, de acción de gracias y de plegarias, ya fuera en casas particulares o en el Templo.

2. Actividad Misionera de los Apóstoles y su Relación con la Comunidad (Hch 3: 1 5: 42)

Los capítulos 3-5 están dedicados a narrar diversas actividades de los Apóstoles, y el testimonio que daban mediante ellas y su palabra sobre Jesús:

1)  La curación de un tullido (Hch 3: 1-10): La sanación del tullido no tenía como fin la gloria de los Apóstoles, sino que es una prueba de la salvación que obra Cristo porque está vivo. El tullido solicitaba una “limosna”. La limosna significa la misericordia al que te la pide, unirte a la miseria de su corazón. La ayuda material podía ayudar al mendigo de momento, pero la riqueza que le ofrece Pedro en el nombre de Jesús, le da algo más grande de lo que había pedido: lo vuelve a la vida. Ante tal experiencia de Dios, el tullido “saltaba”, alabando a Dios.

Reflexión: El tullido es símbolo de la humanidad que no camina en libertad. En el nombre de Jesús, el cristianismo debe irrumpir en el mundo, “haciendo caminar a los tullidos”, anunciándoles que ha llegado la hora de caminar en libertad y saltar de alegría porque Cristo el mismo ayer, hoy y siempre sigue obrando maravillas en los hombres. El Señor nos quiere de pie, y nos da todos los días la oportunidad de tener una vida nueva. También a nosotros Dios nos ha restablecido en el nombre de Jesús. Salvar al hombre es mucho más que dar una limosna. ¿Qué sería de mí si Jesús por misericordia me hubiera dado nada más una «limosna»?

2) Discurso de Pedro y Juan al pueblo (Hch 3: 11 - 26): Como consecuencia de la sanación del tullido, Pedro puede pronunciar un discurso dirigido a los “israelitas”, que es una catequesis en torno a Jesús Profeta, el Mesías y Siervo de Dios, el Jefe de la Vida, muerto y resucitado en beneficio de todos. Los apóstoles no se glorían de lo que hicieron sino que proclaman a Jesús actuando. Los dos elementos más importantes de esta catequesis son: Jesús y la fe en Jesús. Los apóstoles actuaron igual que Jesús:

predicaron y actuaron, e invitaban a sus oyentes a convertirse. Los saduceos querían aprehenderlos, pues ellos negaban la posibilidad de la resurrección. 3) Pedro y Juan ante el Sanedrín (Hch 4: 1 - 22): El Sanedrín, máxima autoridad religiosa del judaísmo, estaba formado por saduceos, fariseos, el sumo sacerdote y algunos escribas. Estaban molestos

6

con los apóstoles por predicar la Resurrección de Jesús. La enseñanza de los apóstoles mediante su testimonio consiste en:

a) Jesús fue muerto pero ha resucitado por el poder de Dios.

b) Jesús es la piedra angular que sostiene todo, ha sido desechada por el pueblo de Israel. Jesús es la piedra angular, porque en su muerte y resurrección está nuestra salvación.

c) Para poder dar testimonio de Jesús es necesario haber tenido una experiencia, haber “visto” y

“oído”. 4) Pedro y Juan regresan a la comunidad (Hch 4: 2,-31): Lucas cierra el episodio con la solidaridad de la comunidad con Pedro y Juan, unidos en oración. La comunidad interpreta lo que está sucediendo a la luz de la fe. La persecución en contra de los Apóstoles es en realidad la persecución en contra de Jesús. Ante la persecución, los Apóstoles piden a Dios su ayuda para poder seguir predicando el Evangelio, sin pedirle los libere de la persecución. Para proclamar con audacia la Palabra de Dios, aún en medio de la tribulación, es necesario el auxilio del Espíritu Santo. 5) Prendimiento y liberación de los Apóstoles (Hch 5: 17-26): Las autoridades religiosas del judaísmo echaron mano de los Apóstoles por los actos con los que confirmaban su predicación. El Ángel del Señor, la Providencia de Dios, es quien obra la liberación de los Apóstoles y quien les llena de valentía para que puedan continuar su predicación sobre Jesús Vida. Conforme avanzaba la comunidad cristiana, crecía la oposición judía, temerosa de la cantidad de gente que seguía a los apóstoles. Lucas enseña la fuerza del Evangelio y la transformación que el Espíritu Santo fue logrando en los Apóstoles. 6) Pedro y los Apóstoles ante el Sanedrín (Hch 5: 27 - 42): Los apóstoles se mantienen en la obediencia a Dios dando testimonio de Jesús. Obedecer no es una renuncia pasiva de las propias ideas, sino la decisión de cooperar con lo que se escucha. Pedro vuelve a pronunciar un discurso kerygmático:

Jesús que fue muerto por judíos y romanos, pero que resucitó, ha sido constituido por Dios, «el Señor».

Gamaliel era rabino, maestro de Pablo. Tenía una tendencia más liberal en la interpretación de la Ley que sus contemporáneos, y era un fariseo de fe profunda. Las palabras de Gamaliel están llenas de sabiduría, no quiere oponerse a la voluntad de Dios: Si la obra realizada es de Dios, seguirá; si no, terminará.

Este tema es de gran actualidad hoy en la Iglesia: A pesar de los errores y pecados de los hombres, es voluntad de Dios que su obra continúe a través de ellos y a pesar de ellos. Los apóstoles continuaron predicando el Nombre de Jesús, y gozaban el poder “sufrir por su Nombre”. El Nombre de Jesús es inseparable de su persona, y es el nombre que ha recibido por su Resurrección: El Nombre que está sobe todo Nombre, ante el cual toda rodilla debe doblarse. El Nombre de Jesús es “el Señor”, el mismo título que se da a Dios. Así, el nombre mismo de Jesús se convierte en un nombre divino.

6 El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. 7 Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; 8 y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. 10 Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, 11 y toda lengua confiese que Cristo Jesús es SEÑOR para gloria de Dios Padre.(Filipenses 2: 6-11)

SÍNTESIS DOCTRINAL HECHOS DE LOS APÓSTOLES CAPÍTULOS 1-5

La última promesa de Jesús a los Apóstoles (Hch 1:5) fue que serían bautizados en el Espíritu Santo como fuerza de Dios, para poder dar testimonio de Jesús Cristo

El cumplimiento de esa promesa se realizó el día de Pentecostés (Hch 2, 1 - 4)

7

A la efusión del Espíritu Santo, siguió la transformación del corazón de los Apóstoles, los hizo hombres nuevos, llenos de luz y valentía; y sobre todo, les hizo comprender las «maravillas de Dios».

Los Apóstoles quedaron convertidos en testigos de Cristo, muerto y resucitado. Siendo así, no pueden menos que anunciarlo.

Pentecostés fue un don, un gran regalo de Dios que hace comprender el Misterio de Cristo Jesús a los Apóstoles y a la primera comunidad naciente en Jerusalén.

El Espíritu Santo llena a los hombres de decisión en la voluntad para entregarse al Señor, seguirlo, y colaborar con Él en la expansión del Evangelio, para edificación de la Iglesia universal de Jesús.

Segunda Parte Primeras Misiones

(Hch 6: 1 -12: 25)

La segunda parte del libro de los Hechos de los Apóstoles cubre la vida de la Iglesia entre los años 35 -

44. Durante estos años muchos judíos de origen griego se adhieren al cristianismo, y la Iglesia se vio

enriquecida con evangelizadores de origen distinto. La Iglesia naciente comenzó a ser perseguida en Jerusalén. Pero esa persecución será la ocasión para que muchos evangelizadores dejen la Ciudad Santa y se lancen a la conquista del mundo greco-romano. Lucas no pretende narrar todo lo que sucedió en ese período. Unos cuantos acontecimientos le bastarán para mostrar cómo el cristianismo se fue expandiendo, y nos irá llevando en el trayecto que siguió el Evangelio desde Jerusalén “hasta los confines de la tierra”.

Primeras Misiones:

1. La Institución de los Siete Ministros helenistas (Hch 6: 1 - 7)

2. Historia de Esteban (Hch 6: 8 7: 60; 8: 2)

3. La actividad de Felipe (Hch 8: 1 - 40)

4. Suablo de Tarso (Hch 9: 1 - 30)

5. Las misiones de Pedro (Hch 9: 31 11-18)

6. La Iglesia de Antioquía (Hch 11: 19 - 30)

7. Prisión y liberación de Pedro (Hch 12: 1 - 24)

I. La institución de los siete ministros helenistas (hch 6: 1-7)

En Jerusalén habitaban dos grupos de judíos: hebreos, judíos originarios de Palestina; y H

helenistas, judíos nacidos fuera de Palestina que residían en Jerusalén.

Los helenistas tenían sinagogas propias en Jerusalén, y ahí la Biblia se leía en griego.

Al multiplicarse el número de los discípulos, los Apóstoles pronto se vieron desbordados en sus tareas pastorales. Los helenistas sintieron que sus “viudas necesitadas” no eran suficientemente atendidas en la vida cotidiana.

Ante las quejas de los helenistas, los Apóstoles convocan al grupo de discípulos diciendo que ellos no podían dejar de proclamar el Evangelio para atender ese tipo de necesidades.

La Escritura nos manifiesta cómo empieza a nacer la diversidad de ministerios en la Iglesia.

La comunidad era quien debía señalar a aquellas personas en quienes encontrara virtudes o aptitudes específicas para el cargo.

8

Los ministros designados serán las cabezas de las comunidades judío – helenistas, “sirviendo las mesas” y evangelizando; y así los Apóstoles quedaban en libertad para proclamar la Palabra de Dios y entregarse a la oración.

Los ministros helenistas fueron: Esteban, Felipe, Prócoro, Nicanor, Simón, Pármenes y Nicolás.

Si la comunidad en oración los eligió, tocaría a los Doce establecerlos en su nuevo ministerio mediante la imposición de las manos.

II. La historia de esteban (hch 6: 8 7: 6)

Esteban es el primer mártir cristiano que nos presenta Lucas. El discurso que Esteban pronuncia antes de su muerte fue tan importante que toda la teología de Pablo se desarrolla en base a éste.

Esteban significa “coronado”. Él es el jefe de los ministros helenistas que ha percibido una problemática: el cristianismo es totalmente diferente al judaísmo; la Iglesia debe abrirse y no quedar estática.

Presiente que el verdadero Templo de Dios no es una construcción de piedras.

Comprende que la salvación nos viene por creer y entregar la vida por Jesús.

Todas estas ideas causaron gran escándalo entre los judíos, y por ello le dieron muerte.

El relato de su martirio (Hch 6: 8 -15; 7: 55 60; 8:2)

Primera parte (Hch 6: 8 - 15)

Esteban era un hombre “lleno de gracia”. Dios le había concedido el poder para obrar señales y prodigios.

Los “libertos” (de la Sinagoga de los Libertas de Roma, Cirene, Alejandría y Asia), se levantaron en una discusión contra él, con acusaciones y un proceso como el que padeció Jesús, incluidos los falsos testigos.

Segunda parte (Hch 7: 55 - 60)

Mientras lo apedreaban, levantó sus ojos al cielo como Jesús, y pide a Dios que perdone a sus enemigos. Entregó así su espíritu en manos de Jesús, y muere apedreado como el Maestro, por blasfemo.

Tercera parte: (Hch 8: 2):

Aparece por primera vez en Hechos el nombre de “Saulo”, judío fariseo, que aprobaba la muerte de Esteban.

Semejanzas entre el proceso y muerte de Jesús y de Esteban

Jesús

Esteban

Testigos Falsos» «Y no lo encontraron, a pesar de que se presentaron muchos falsos testigos». (Mt 26: 60)

Testigos falsos: «Presentaron entonces testigos falsos que declararon» (Hch 6:13).

9

Muere fuera de Jerusalén (Heb 13:12)

Lapidado fuera de Jerusalén: «Le echaron fuera de la ciudad y empezaron a apedrearle». (Hch 7: 58)

Se abandona en brazos de Dios: «Padre, en tus manos pongo mi espíritu». (Lc 23: 34.

Se abandona invocando a Jesús que reciba su espíritu. «Hch 7: 59)

46)

Reflexiones en torno al martirio de Esteban:

1) Como Jesús, Esteban estaba lleno del Espíritu, predicaba con autoridad; como Jesús anunciaba la destrucción del Templo al Hijo del hombre a la diestra de Dios. El proceso, muerte y sepultura de

2)

3)

Esteban son como los de Jesús. Esteban “tomo su cruz y siguió las huellas” del Maestro hasta el final. Jesús y Esteban personifican a la Iglesia, toman conciencia de la novedad del mensaje cristiano y de su diferencia con el judaísmo, introduciendo cambios en las costumbres de Moisés. Esteban fue como una antorcha tirada sobre Jerusalén, que incendió todo: Su muerte fue el principio de una persecución contra los cristianos que dio origen a la segunda fase de la historia del cristianismo: la expansión del Evangelio fuera de los límites de Palestina.

origen a la segunda fase de la historia del cristianismo: la expansión del Evangelio fuera de

4) Esteban no murió angustiado porque no convenció a su auditorio. No nos angustiemos cuando no podemos convencer a otros, sino que a imitación suya, confiemos en que Dios lleva su obra a término como y cuando Él cree conveniente.

Discurso de Esteban (Hch 7: 1 -54)

Es el discurso más largo del libro, en el que Lucas nos enseña un testimonio qué sólo puede darse con la fuerza y la sabiduría del Espíritu.

Presenta la historia de Israel desde Abraham hasta Salomón. Abraham rompió con sus lazos para ir en pos de Dios, también nosotros debemos salir de nosotros mismos para encontrarlo; Moisés fue un caminante infatigable en el desierto y lucha para llegar a una tierra nueva, ejemplo de cómo deberíamos luchar por conseguir el cielo.

Se remonta a la construcción del Templo de Jerusalén, y Esteban recuerda que antes de éste, Dios habitaba en medio de su pueblo.

Se detiene especialmente en Moisés, considerado como figura de Jesús, y luego pasa rápidamente a una requisitoria contra Israel. Los israelitas se opusieron en un principio a Moisés, resistencia al Espíritu Santo que hablaba por Él. Ahora la resistencia al Espíritu se ha manifestado en el rechazo a los heraldos del Evangelio.

El «Discurso de Esteban», obra literaria de Lucas puesta en labios del primer mártir de la Iglesia de Jesús, se divide en varias partes, y cita en numerosas ocasiones el Antiguo Testamento.

Hch 7: 1-8 Abraham:

Dios fue adorado en tierras extranjeras antes que en Jerusalén, así se manifiesta en la historia de Abraham

Esteban invita a los israelitas a no encerrase en la Ley; y a que entiendan que el cristianismo aunque nace del judaísmo, es distinto.

10

Hch 7: 9-16 José:

Esteban insiste en que Palestina ocupa un lugar relativo en la historia de la salvación

Egipto era un lugar pagano, en el cual Dios reveló su sabiduría a través de José, y en el cual el pueblo se multiplicó. Y Dios estaba con ellos.

Hch 7:17-43 Moisés:

El pueblo muchas veces tuvo un corazón cerrado con Moisés, el enviado de Dios.

Moisés fue como un forastero, y viviendo así en tierras extranjeras, en el desierto, fue cuando Dios se le reveló y le dio su misión

Esteban presenta a Moisés como tipo de Jesús: Fue enviado para liberar a su pueblo, realizando prodigios y señales; y como mediador entre Dios y su pueblo

Hch 7:17-43 Moisés:

Esteban descubre que antes del Templo, Dios prefirió habitar en la Tienda que fabricó Moisés.

En el cristianismo primitivo, la enseñanza y la fracción del pan no se realizaban en templos. El lugar no es importante más que por el hecho de ser el lugar donde se encuentra la comunidad que se reúne en nombre del Señor

Hch 7: 51-54 Dejarse tomar por el Espíritu:

Esteban sin hablar directamente de Jesús, habla de “Justo”

El discurso es un preámbulo para poner de manifiesto de qué manera la historia de la rebeldía del pueblo de Dios culmina con la muerte del Justo

Esteban no va contra la Ley ni los Profetas, pero sí en contra de quienes no cumplan con la ley. Precisamente son ellos los que en ese momento están juzgándolo

“Mientras lo apedreaban, Esteban hacía esta invocación: ‘Señor Jesús, recibe mi espíritu… no les tengas en cuenta este pecado. Y diciendo esto se durmió”. Saulo aprobaba su muerte. Aquel día se desató una gran persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, a excepción de los Apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y de Samaría.”

En adelante Lucas irá presentando la expansión del Evangelio fuera de tierras de Palestina

III.

La actividad de Felipe (Hch 8: 4 40)

Lucas narra tres acontecimientos sobre la actividad de Felipe con el objetivo de enseñar cómo el Evangelio sale de Jerusalén, pasa a Samaría, llega a Galilea y llegará hasta Antioquía.

Versículos 4-8: •También los samaritanos esperaban al Mesías. • Felipe predica a Cristo vivo • Ante el contacto con la Palabra de Dios el hombre sana y se renueva. • Felipe realizaba signos.

Versículos 9-13 • El Mago se hacía llamar “el gran poder de Dios. • Sin embargo la gente creyó a Felipe porque anunciaba el Reino de Dios y la persona de Jesús, invitando a todos a ser bautizados, sin distinción.

11

Versículos 14-17 • Los Apóstoles vigilaban que el Evangelio conservara su pureza inicial. • Aparece el Colegio Apostólico como responsable de la evangelización

Versículo15: • La efusión del Espíritu es vital para ser discípulo de Jesús en plenitud. • Los samaritanos se han bautizado pero no se ha manifestado la presencia del Espíritu.

Versículos 18-25 • El pecado de “simonía” es comerciar con las cosas santas. • Simón quería comprar el ministerio apostólico. • El Apóstol es aquel elegido y enviado por Dios y que responde con fe al llamado.

Felipe en Judea (Hch 8: 26 39)

Felipe es obediente a la voz del Señor que le ordena marchar

Etiopía estaba gobernado por mujeres llamadas “Candace”. El Eunuco era un alto funcionario que no podía entrar al Templo porque su castración era signo de impureza.

Pero estaba interesado en la Escritura, y leía el pasaje de Isaías 53, 7-8 sobre el Siervo de Yahveh que fue muerto por las rebeldías de su pueblo.

Felipe le explica la Escritura. Las Escrituras hablaban de Jesús, pero a Él sólo se le puede descubrir a la luz de su misterio pascual. Felipe aprovecha el momento para anunciarle a Jesús.

El eunuco acepta el mensaje, cree en Jesús y fue bautizado por Felipe

Felipe en Cesarea (Hch 8: 40)

«Felipe, que se encontró de pronto en Azoto, recorrió evangelizando todas las ciudades, hasta llegar a Cesarea».

Reflexiones en torno a la actividad de Felipe:

1) No podemos dejar de explicar y enseñar la Escritura. El que no la entiende no puede aceptarla. Y debemos explicarla siempre en torno al misterio de Jesús, muerto y resucitado; a la luz de su misterio pascual.

2) El Espíritu Santo es el alma y el motor de la evangelización. Felipe ha sido un dócil instrumente, y al impulso de su fuerza se convierte en un incansable proclamador del Evangelio. 3) En el pasaje del eunuco, Lucas nos enseña la libertad con la que obra Dios. La impureza de las personas no es obstáculo para su acción.

4)

cristiana Han ingresado judíos de Palestina, judíos helenistas, samaritanos, prosélitos y eunucos de Etiopía, Por designio de Dios, ellos han recibido y abrazado la fe en Jesús que murió y resucitó para salvarnos, y que vive; pasando por alto la Ley judía y sus preceptos. 5) Felipe es el prototipo del evangelizador de aquellas personas que, como los habitantes de Samaría, no tenían una idea verdadera de quién era Dios ni cuál su designio salvífico sobre la humanidad. 6) Muchos de ellos aunque adoraban a Yahveh y esperaban al Mesías, su creencia estaba acompañada

de prácticas paganas y de supersticiones, como muchos hermanos nuestro hoy, si no es que nosotros mismos. Al impulso del Espíritu Santo, Felipe llevó la Buena Nueva de Jesús. No utilizaba técnicas especiales, ni trataba de convencer a otros para sumarse a la Iglesia de Jesús, sino que demostraba una fe sencilla en Dios, explicando cómo lo anunciado en el Antiguo testamento se cumplía en Jesús, el Mesías.

7)

Lucas empieza a mostrarnos el proceso de la expansión cristiana y la admisión de los paganos a la fe

12

8)

El centro de la predicación de Felipe es Cristo Vivo, cuyo amor puede transformar los corazones.

IV. Pablo de Tarso (Hch 9: 1 30)

Pablo fue un instrumento escogido por Dios para llevar su mensaje de salvación hasta los confines de la tierra, desde Jerusalén hasta Roma, y de ahí a todo el mundo.

Junto con Pedro, fue el gran testigo de Jesús resucitado.

Su conversión es un evento importante, pues siendo fariseo amante de su religión, se dejó guiar por el Espíritu Santo.

En su evangelización se dirigía primero a los judíos que lo rechazaban; siendo así, se lanzaba a evangelizar a los gentiles.

Fundó varias iglesias y enterándose de las situaciones de cada una de ellas, les enviaba cartas para aconsejarles. Incluso estando preso, sigue predicando el Evangelio de Dios con toda libertad.

En el año 67 recibe el martirio por Cristo en Roma.

La vocación de Saulo

(Hch 9: 1 - 19; 22: 4; 26:

9 - 18)

En el camino de Damasco (Hch 9: 1 -9)

Persiguiendo a los cristianos de Damasco, Saulo fue encontrado con Jesús. La luz venida del cielo es un elemento clásico de las teofanías bíblicas.

Pablo sabe que está ante la divinidad por eso le llama “Señor”. Jesús se le revela: “Soy Jesús a quien tú persigues” Y le revela su dolorosa misión (cf 26:16-18): Ser instrumento de evangelización para los gentiles.

Saulo en la ceguera es símbolo de la necesidad que tenemos de los ojos nuevos de la fe para comprender a Jesús y las Escrituras.

En Damasco: La doble visión (Hch 9: 10 - 19)

Ananías era piadoso. En una visión Dios le pide encontrar a Saulo.

Tiene miedo de Saulo pues sabe que persigue a los “santos”

Dios interviene directamente y es Él quien va dirigiendo los acontecimientos paso a paso.

Anuncia a Ananías que Saulo es un elegido suyo para una misión difícil y dolorosa (cf. Hch 22:

14.16)

Ananías cumple la orden recibida. Va, entra en la casa e impone las manos a Saulo.

Saulo fue curado, pero sobre todo, fue lleno bautizado, lleno del Espíritu Santo

La conversión, el bautismo y el don del Espíritu Santo son realidades que constituyen la unidad del ser cristiano.

Primeras actividades de Saulo (Hch 9: 10b - 30)

Saulo permaneció unos días en Damasco. Estuvo unos días “en el desierto”; fue a “Arabia” el país de los nabateos, de donde regresó a Damasco.

13

Ahí predicaba a Jesús, el Hijo de Dios, el Mesías.

Los judíos tomaron la decisión de matarlo, y el etnarca del Rey Aretas IV, nabateo los ayudó en ese intento.

Los cristianos le ayudaron a escapar descolgándole por la muralla.

Saulo llegó a Jerusalén, pero todos sospechaban de él.

Bernabé intervino en su favor, lo presentó a Pedro y a Santiago el hermano del Señor

También los judíos de Jerusalén quieren su muerte y tiene que huir.

V. Las Misiones de Pedro (Hch 9: 31 11: 18)

Pedro recorría las comunidades fundadas y recién convertidas. En esos momentos la Iglesia gozaba de paz.

Por primera vez Lucas utiliza el término griego “ekklesía” o Iglesia para nombrar al conjunto de las comunidades cristianas. Iglesia quiere decir “la asamblea”, el grupo de creyentes reunidos en una comunidad nacida del testimonio apostólico, centrada en la fe en Jesús

La Iglesia se iba construyendo, se iba edificando a la manera de un edificio, con el deseo de alcanzar la perfección total.

Todos “caminaban en el temor del Señor”.

Caminar es sinónimo de vivir: vivían de acuerdo al beneplácito de Dios, cumpliendo su voluntad y observando sus mandamientos.

Misiones de Pedro

a) Pedro cura a Eneas el Paralítico

b) Pedro resucita a Tabitá en Joppe

c) Vocación de los Gentiles:

- La Doble Visión

- Pedro va a casa de Cornelio

- Testimonio de Pedro

- Bautismo de los primeros gentiles.

Pedro cura a Eneas el Paralítico (Hch 9: 32-35)

Pedro empieza su labor recorriendo las iglesias de los “santos”.

Una palabra será suficiente para devolver al paralítico la salud completa. “Levántate”

“Todos se convirtieron”: Los signos sirven para que nazca la fe cuando el Señor encuentra un corazón abierto.

Pedro resucita a Tabita en Joppe (Hch 9: 36 - 43)

Como Jesús, Pedro hizo salir a todos, pidió a Dios en oración, y le dijo Tabita: “levántate”, y ella volvió a la vida.

El milagro es un signo realizado en una persona, para bien de muchos, en vista de la expansión de la fe en Jesús.

14

Ahora Pedro tendrá la misión, de parte de Dios, de ir a los gentiles.

Vocación de los Gentiles (Hch 10: 1 11: 18)

La conversión del gentil “Cornelio” y su casa, rebasa los límites de lo individual y tiene repercusiones de valor universal: Los gentiles son llamados la fe.

La “visión” proclama que la iniciativa para la admisión de los gentiles a la fe vino directamente de Dios (Dios le mostrará a Pedro que debe aceptar la generosidad de un incircunciso, y que no hay nada impuro porque todo ha sido creado por Dios (alimentos).

El relato está escrito en cuatro secciones:

1. La doble visión (Hch 10: 1-33)

2. Testimonio de Pedro (Hch 10: 34 43)

3. Bautismo de los primeros gentiles: Irrupción del Espíritu Santo. (Hch 10: 44 - 48)

4. Pedro en Jerusalén (Hch 11: 1 - 18)

1.

La doble visión (Hch 10: 1-33)

Hch 10: 1-8: Es el relato de la visión de Cornelio

Era un centurión romano, “temeroso de Dios”, es en el relato el representante del paganismo.

Se le aparece “el Ángel de Dios”, expresión bíblica utilizada para manifestar una experiencia personal de Dios.

La oración y los actos de generosidad de Cornelio han sido escuchados por Dios quien lo toma como instrumento para dar un mensaje a Pedro.

Hch 10: 9-16: La visión de Pedro

Pedro representa al colegio apostólico.

La revelación se da en un ambiente de oración

La ley judía dividía a los animales en puros e impuros (Lev 11)

En una visión, Dios enseña a Pedro que debe superar las reglas de la pureza legal y ritual.

Todo es creado por Dios, por lo tanto, todo es bueno. Así Pedro comprenderá que todos los seres humanos son criaturas de Dios, y no puede tratar a los paganos de impuros.

Pedro comprenderá el mensaje, aceptará la hospitalidad de Cornelio y comerá con él.

En el relato, Lucas transparenta los problemas del principio del cristianismo: Había conflictos entre cristianos-judíos y cristianos-gentiles.

Hch 10: 17-33: Pedro va a casa de Cornelio

La voluntad de Dios que había sido manifestada en la doble visión a Pedro y a Cornelio se va cumpliendo.

La presencia del Espíritu Santo en las grandes encrucijadas de la Iglesia es a manera de guía, asistente y consolador.

Pedro no fue solo, lleva a otros para que sirvan de testigos.

La humildad y buena voluntad de Cornelio, y su delicadeza de corazón ante la Palabra de Dios son signo de la acogida dócil de los gentiles a la fe en Jesús de inicios del cristianismo.

2.

Testimonio de Pedro (Hch 10: 34 43)

Hch 10: 34b-43: Pedro va a casa de Cornelio

15

El discurso de Pedro es una síntesis del evangelio de Lucas: es el anuncio de la fe que constituye el kerigma”.

Pedro recuerda la presencia del Espíritu Santo en Jesús que lo ungió, lo bautizó, y le hace comprender su misión. Toda la predicación de la fe debe ser el anuncio de Jesús.

Pedro da un discurso, testimonio de Jesús en dos partes:

v. 34-35

v. 36-42

Dios no hace distinción de personas

Jesús Mesías, es el Señor de todos los hombres, y ha sido enviado a Israel, y fue ungido por Dios con el Espíritu Santo y con poder. Pasó por el mundo haciendo el bien

El hombre se hace grato a Dios por su conducta moral, no por los sacrificios que ofrece

Pedro y sus compañeros son testigos de cuanto hizo y dijo Jesús.

Los profetas habían anunciado que en la era mesiánica, el culto de los gentiles sería

Los judíos dieron muerte a Jesús, pero Dios lo resucitó al tercer día, concediendo manifestarse a los testigos que había elegido de antemano, ordenándoles dar testimonio de que ha sido constituido por Dios «juez de vivos y muertos»

agradable a Dios. (Leer Is 56: 7; Ml 1: 10-

11

 

El perdón de los pecados se obtiene por la fe en el Nombre de Jesús Mesías, muerto y resucitado. La salvación que se ofrece es para todo hombre, ya sea judío o pagano. Sin embargo, una fe viva y operante , don de Dios, es la condición que Dios pide al hombre.

3.

Bautismo de los primeros gentiles: Irrupción del Espíritu Santo. (Hch 10: 44 - 48)

El Espíritu Santo “cayó” sobre los gentiles: Pentecostés de la gentilidad.

Los apóstoles no bautizaban, delegaban esta función y se reservaban para el anuncio de la Palabra de Dios para los que ingresaban a la fe.

No olvidemos el proceso: Primero es el anuncio de Jesús, y después se recibía el bautismo.

El Espíritu Santo hace visible su presencia mediante fenómenos “carismáticos”.

“Hablar en lenguas” y “celebrar la grandeza de Dios” son expresiones que utiliza Lucas para relacionar el acontecimiento con el día de Pentecostés.

4.

Pedro en Jerusalén (Hch 11: 1 - 18)

Lucas no oculta los problemas de la Iglesia de aquellos días: los discípulos de Jerusalén, de origen judío, no aceptaban la idea del universalismo de la enseñanza de Jesús. Reclamaban a Pedro haber comido con un pagana, y trasgredir la Ley.

Vemos dos grupos de cristianos desde el inicio del cristianismo:

a)  Los que miran el Evangelio hacia adentro de la comunidad y se cierran a nuevas ideas. b)  El que mira el Evangelio hacia afuera

16

Pedro y los apóstoles proclaman que ellos cumplen con lo que el Espíritu Santo les ha hecho entender, y que a su voz no se puede poner obstáculos.

El Evangelio no puede ser detenido.

Reflexiones en torno a las misiones de Pedro:

Las primeras comunidades cristianas «gozaban de paz», fruto evidente de la presencia del Espíritu Santo que se manifestaba en ellas. Es importante no apagar el Espíritu que Dios ha puesto en nuestros corazones, pues sólo Él es fuente de gozo y de paz.

La Iglesia no es una simple institución, sino que es una «verdadera asamblea», el conjunto de creyentes en Jesús, que nace de la predicación apostólica y vive en comunión, centrada en la fe en Jesús resucitado.

La Iglesia de Jesús se ha ido construyendo poco a poco; se va edificando a la manera de un edificio, en el deseo de alcanzar su perfección total. En la edificación de la Iglesia, es necesario el testimonio de los discípulos de Jesús, que caminando en el crecimiento de la vida cristiana, colaboramos en ella ejercitando los carismas que Dios les ha dado.

Las primeras comunidades cristianas nos dan la razón por la cual los primeros creyentes eran admirados y atraían la razón de los demás: «caminaban en el temor del Señor», es decir, vivían de acuerdo a la voluntad de Dios, observando sus mandamientos.

La Iglesia progresa y se multiplica gracias a la acción poderosa del Espíritu Santo, que la guía, la consuela, la apoya y la asiste. Es necesario orar constantemente al Espíritu Santo para que continúe su acción en la Iglesia de hoy.

Así como Pedro comprendió en la visión que Dios le concedió que Él no hace distinción de personas y que es necesario superar las reglas de pureza ritual para no despreciar a nadie, es necesario que nosotros superemos el ritualismo de una religión externa, para convertirnos al Único Dios de todo corazón, y poder amar a nuestros hermanos, sin distinción alguna.

VI.

La Iglesia de Antioquia (Hch 11: 19 30)

La Iglesia de Antioquía fue fundada por los años 38-39.

Antioquía era la capital de la Provincia Romana de “Siria”.

Era la tercera ciudad en importancia después de Roma y Alejandría.

Es la primera ciudad en la que los discípulos de Jesús reciben el nombre de cristianos

Esta sección se divide en cuatro partes:

1.  Evangelización de los judíos (Hch 11:19)

2.  Evangelización de los griegos (Hch 11: 20-24)

3.  Saulo en Antioquia (Hch 11: 25-26b)

4.  Agabo, profeta del Espíritu (Hch 11: 27-30)

Evangelización de los Judíos (Hch 11:19): Los judíos helenistas que huyeron de Palestina llegan hasta Antioquía evangelizando a los judíos. Les predicaban a Jesús Mesías.

17

Evangelización de los Griegos (Hch 11: 20-24): Judíos helenistas de Chipre empiezan a evangelizar a los paganos. Predicaban “al Señor Jesús”. Dios los asistía. La misión de Antioquía fue coronada por un éxito sorprendente: muchos abrazaron la fe y se convirtieron al Señor. Bernabé es enviado por la Iglesia de Jerusalén a Antioquía al enterarse de la conversión de los paganos.

Saulo en Antioquía (Hch 11: 25-26b): Bernabé lleva a Saulo a Antioquía. Evangelizaron durante un año a los gentiles y logrando que muchos abrazaran la fe en Jesús, el Mesías e Hijo de Dios, el Señor. El versículo 26b menciona por primera vez el título de CRISTIANOS, apodo dado a los seguidores de Jesús, el Cristo. La aparición de este título hace pensar que en ese ambiente, la nueva religión ya no es considerada una secta, sino un grupo religioso nuevo e independiente.

Ágabo, profeta del Espíritu (Hch 11: 27-30): Ágabo era profeta (1 Co 14:3 profeta) iluminado por el Espíritu anuncia el hambre que hubo en el imperio romano de 46-48 d.C. Los profetas anuncian ciertos acontecimientos que interesaban a la vida de las comunidades cristianas. Bernabé y Saulo son enviados por la Iglesia de Antioquía, con recursos a los pobres de Judea, como signo de su «comunión» con las iglesias de Judea.

Prisión y milagrosa liberación de Pedro (Hch 12: 1-24)

Herodes Agripa I reinaba en Judea; había desatado persecuciones contra la Iglesia naciente, entre ellas, la que dio muerte a Santiago el “hermano del Señor”.

Ante los planes de los “poderosos”, Dios desbarata todo. Herodes pretende arrestar a Pedro y juzgarlo públicamente en la fiesta de la pascua, entre los años 41-44.

La comunidad se había unido en oración de confianza, y Pedro sale “milagrosamente” de prisión.

Pedro tendrá que dejar Jerusalén. Lucas no precisa a dónde se dirige; sólo hay una nota en el versículo 18 de que pasó por Cesarea y reaparece en el capítulo 15 para el Concilio de Jerusalén.

Morirá en Roma crucificado, en la época de Nerón hacia el año 64 d.C.

Tercera Parte Misión de Pablo y Bernabé

(Hch 13: 1 15: 35)

Lucas mostrará una fase más de la expansión del cristianismo; deja a Pedro y los apóstoles y pasa a ocuparse de Pablo.

El Evangelio parte ahora de Antioquía, supera las fronteras de Siria, y llega a los gentiles y a las provincias romanas de Panfilia, Pisidia y Licaonia, entre los años 45-49.

Bernabé y Saulo misioneros del Espíritu (Hch 13: 1-3)

En la Iglesia de Antioquía había:

1.  Profetas: hombre que hablaban en nombre de Dios bajo la luz del Espíritu Santo, explicando las palabras de la Escritura para descubrir el plan divino 2.  Maestros que transmitían una enseñanza moral o doctrinal a sus hermanos

El culto era en comunidad: oraciones, cantos y la fracción del pan.

18

Dios elige a Bernabé y Pablo para la misión

La Misión: Es una vocación, un don sobrenatural, gratuito y permanente de Dios que elige una persona para confiarle una obra. El Espíritu Santo dirige la evangelización.

La Palabra de Dios en Chipre (Hch 13: 4-12)

Juan es Juan Marcos, primo de Bernabé.

Pablo siempre se dirige primero a los judíos anunciándoles a Jesús el Mesías anunciado en las Escrituras.

El “mago” Bar Jesús o Elimas, falsedad en su nombre.

Lucas empieza a dar a Saulo su nombre romano: Pablo.

Pablo se opone a Elimas. La ceguera en la que queda Elimas es un signo que proyecta un doble mensaje:

•  Descubre el engaño y la maldad del mago •  Proclama la veracidad de la Palabra de Dios anunciada por Bernabé y Pablo.

El procónsul creyó más por la Palabra de Dios que escuchó, que por el prodigio obrado por Pablo, “creyó impresionado por la doctrina del Señor”.

Evangelización de Antioquía de Pisidia (Hch 13: 13-52)

Los misioneros llegan de Chipre a Antioquía de Pisidia

El sábado era el día de la enseñanza en las sinagogas de los judíos.

La enseñanza de los apóstoles empezó dentro del judaísmo y dentro de las sinagogas.

Las lecturas que se hacían eran en este orden:

1. La lectura de los Profetas

2. Se recitaba o se cantaba un Salmo

3. Se leía un texto de la Ley

4. Se hacía un comentario

Discurso de Pablo a los judíos (Hch 13: 13-41)

Es un resumen de su predicación a los judíos en dos partes:

Primero hace una síntesis de la historia de Israel en la que pretende mostrar que Jesús es el hijo de David, y es para Israel un Salvador.

En la segunda parte anuncia a Jesús: En Jesús se cumplieron las palabras de los Profetas que leen los sábados.

Jesús siendo inocente, fue condenado y muerto, pero Dios lo resucitó.

Pablo apoya su evangelización en textos de la Escritura (Sal 27; Is 55:4; Sal 16:10)

Sintetiza los beneficios de la obra de Jesús: Por Él es anunciado el perdón de los pecados; el que crea en Él será realmente justificado. (Justificación cf Ef. 2: 4-6; Ef. 2: 7-10)

Éxito de la Misión (Hch 13: 42-43)

Numerosos judíos y gentiles que “temían y adoraban a Dios” se adhirieron a Pablo y Bernabé. Ellos les exhortaban a perseverar en la gracia de Dios.

19

Evangelización de los gentiles (Hch 13: 44-52)

Los judíos llenos de envidia se rebelan contra los apóstoles; pero ellos dejando a los judíos, se dedicaron a los gentiles.

Evangelización de Iconio, Lystra y Derbe (Hch 14: 1 20)

de Iconio, Lystra y Derbe (Hch 14: 1 – 20) Iconio (Hch 14: 1-7) : La

Iconio (Hch 14: 1-7): La actitud de los judíos muestra que cuando uno no ha experimentado la Palabra de Dios y ve que otro sí lo ha hecho, empieza la envidia. Cuando se predica a Cristo se producen milagros, sobre todo el de la liberación del corazón

Lystra y Derbe (Hch 14: 8-20): La curación del tullido ocasionó que los Licaonios quisieran “adorar a Pablo y Bernabé” Pablo predica que es necesario abandonar los ídolos y volverse al Dios vivo, creador de todo, que permitió que cada nación siguiera su camino pero siempre se mostró a ellos mediante sus beneficios (lluvias, alimentos…)

Fin de la Misión (Hch 14: 21-28)

Hacer “discípulos” fue el mandato de Jesús “vayan y hagan discípulos en todas las naciones” (Mt 28)

En esa tarea evangelizadora, el que convence es Jesús, no la propia predicación, “yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”.

Los discípulos sufrían persecuciones, pero Pablo les animaba recordándoles que en la fe en Jesús habían encontrado la verdadera felicidad. El dinero, el placer y el poder no llenan el interior del hombre; sólo la Palabra de Dios puede llenarlo de vida y colmar sus anhelos.

Ante las caídas en la fe, es necesario perseverar y levantarse.

20

Cuarta Parte El Concilio de Jerusalén

(Hch 15: 1 35) (Gal 2: 1 10)

Lucas no teme mostrar las crisis que existieron en el cristianismo primitivo, pues fueron ocasión para la reflexión sobre la religión de Jesús. Así el cristianismo fue encontrando sus propios caminos para vivir independiente del judaísmo.

Tres fueron las crisis principales que tuvieron como respuesta la reunión del Concilio en Jerusalén hacia el año 51 de nuestra era:

1. El conflicto surgido entre los cristianos procedentes del judaísmo de Palestina y el judaísmo helenista (Hch 6: 1-6)

2. La admisión de Cornelio y su casa a la nueva fe, y la aceptación de Pedro de hospitalidad en casa de gentiles (Hch 10: 1 11: 18)

3. El ingreso franco de gentiles al cristianismo sin necesidad de la circuncisión, ni de la observancia de la Ley ´mosaica (Hch 11: 20s, Hch 13-14)

Controversia en Antioquia (Hch 15: 1 3; Gal 2: 1)

El problema tocaba principios fundamentales de la fe:

1)  Los judeocristianos de Judea exigían la circuncisión y la observancia de la ley de Moisés para alcanzar la salvación. 2)  Pablo y Bernabé pensaban que la salvación se alcanza únicamente por la gracia y por la fe en el Señor Jesús.

La Iglesia de Antioquía envía a Pablo y a Bernabé a Jerusalén para tratar el asunto con los Apóstoles y los Presbíteros.

Los acompañaba Tito, un griego que se había hecho cristiano sin haber pasado por el judaísmo.

Las asambleas de Jerusalén (Hch 15: 4 12; Gal 2: 2 10)

En reunión con Pedro, Juan y Santiago (el hermano del Señor (Ga 2: 9), Pablo expuso el Evangelio que había predicado entre los Gentiles.

Las autoridades de la Iglesia de Jerusalén participaban de la manera de pensar de Pablo y Bernabé:

para salvarse no es necesaria la circuncisión ni la observancia de la ley mosaica, sino sólo la fe en el Señor Jesús.

Pedro recuerda lo que ha vivido en casa de Cornelio: Exigir a los gentiles convertidos la observancia de la ley judía sería tentar a Dios, pues significaría reclamar de él signos milagrosos de su voluntad siendo que Él ya la ha manifestado al enviar sobre Cornelio y su casa el don del Espíritu Santo

El Concilio concluyó que dada la gracia que le concedió Dios, Pablo evangelizaría a los gentiles, sin olvidarse de los pobres de Jerusalén; mientras, Santiago, Pedro y Juan se dirigirían a los judíos.

Intervención de Santiago y Carta Apostólica (Hch 15: 13 35)

21

La intervención de Santiago toca un punto extraño a la circuncisión y la observancia de la ley de Moisés. Trata más bien de “reglas de comensalidad” en vista de la armonía mutua entre judeocristianos y gentiles convertidos; cuestión de orden práctico, sin consecuencias para la fe.

Santiago pide a los gentiles convertidos abstenerse de comer las carnes sacrificadas a los ídolos en su convivencia con judeocristianos, para que aquellos que habían nacido en el judaísmo, no vieran en esa práctica un motivo de duda o de escándalo.

El Concilio concluyó que dada la gracia que le concedió Dios, Pablo evangelizaría a los gentiles, sin olvidarse de los pobres de Jerusalén; mientras, Santiago, Pedro y Juan se dirigirían a los judíos.

Santiago envía una carta con Silas y Judas Barsabbás, personajes importantes de la Iglesia de Jerusalén con estas recomendaciones para la Iglesia de Antioquía.

La Iglesia de Antioquía recibió con gozo el aliento que brindaba la carta de Santiago. Judas regresó a Jerusalén, pero Silas se quedó en Antioquía.

Quinta Parte Segunda Misión de Pablo

(Hch 15: 36 18: 22)

Itinerario de la segunda Misión de Pablo (Hch 15: 36 18: 22)

De Antioquía a Atenas (Hch 15: 36 17:15)

• Encomendado a la gracia del Señor (Hch 15: 36-40)

• A través de Asia Menor (Hch 15: 41 16: 10)

• El Evangelio pasa a Europa (Hch 16:11 17:15): Filipos, Tesalónica, Berea.

El Evangelio en Atenas (Hch 17: 16-34)

• Primeros contactos (Hch 17: 16-21)

• Discurso en el Areópago (Hch 17: 22-31)

• Resultados del discurso (Hch 17: 32-34)

Fundación de la Iglesia de Corinto (Hch 18: 1-22)

• Primeros días en Corinto (Hch 18: 2-3)

• La Palabra de Dios en Corinto (Hch 18: 4-7)

• Crisis espiritual de Pablo y éxito de su misión (Hch 18: 8-11)

• Ante Galión en Acaya (Hch 18, 12-17)

• De Corinto hasta Antioquía (Hch 18: 18-22)

22

De Antioquía a Atenas (Hch 15: 36 17:15)

De Antioquía a Atenas (Hch 15: 36 – 17:15) 1. Encomendado a la gracia del Señor

1.

Encomendado a la gracia del Señor (Hch 15: 36-40)

Pablo invita a Bernabé a visitar las ciudades que habían evangelizado.

Bernabé quería llevar a Juan Marcos; pero Pablo se resistía porque éste se había separado de ellos en Panfilia (Hch 13:13). Los apóstoles se separaron, en adelante, el compañero de viajes de Pablo será Silas.

2.

A través del Asia Menor (Hch 15: 41 16: 10)

Pablo recorre Siria y Cilicia afianzando a las Iglesias en la fe.

Visitan Derbe y Lystra. Ahí conoce a Timoteo, hijo de madre judía y padre griego. Lo hace circuncidar en atención a los judíos de aquellos sitios, lo tomó consigo y sería hasta el final uno de sus colaboradores más fieles.

Visitó Iconio y después de atravesar Misia, llegó a Tróade.

Estando en Tróade, Pablo tiene una visión en la que Dios le envía a Macedonia

3.

El Evangelio pasa a Europa (Hch 15: 41 16: 10)

Filipos (Hch 16: 11-40) fue la primera ciudad en Europa que recibió el Evangelio de Jesús.

Pablo se dirige primero a la comunidad judía.

La primera evangelizada es Lydia, mujer griega a la que Dios le abrió el corazón para recibir la palabra de Pablo.

Pablo y Silas son encarcelados en un relato “increíble” que nos enseña como los apóstoles son azotados por el Evangelio y dan por ello gloria a Dios y como Dios intervino para liberarlos. •  El milagro fue un signo que provocó en el carcelero la fe en Jesús. Lucas narra la liberación de una esclava poseída por un espíritu.

Tesalónica (Hch 17;1 10ª): Pablo y Silvano atravesaron Anfípolis y Apolonia hasta llegar a Tesalónica, capital de la provincia romana de Macedonia.

Como era su costumbre se dirigieron primero a los judíos en las sinagogas enseñándoles, basado en las Escrituras, que Jesús era el Mesías que debía de sufrir y resucitar de entre los muertos.

23

Algunos judíos abrazaron la fe junto con algunos prosélitos, griegos y mujeres principales.

Pero los judíos llenos de envidia persiguieron a los misioneros, acusándoles de contravenir los decretos del César diciendo que había otro Rey: Jesús.

Los misioneros salen de Tesalónica, pero el Evangelio había quedado sembrado.

En Berea (Hch 17: 10b-15) convirtieron a algunos judíos y numerosos griegos.

Pero judíos venidos de Tesalónica alborotaron a la gente, y Pablo tiene que partir por mar hasta Atenas Silvano y Timoteo permanecieron en Berea

El Evangelio en Atenas (Hch 17: 16-34)

Pablo veía Atenas como el emporio de la ciencia, el arte y sobre todo de la sabiduría humana.

Debió sentir gran satisfacción de predicar el mensaje de Jesús en el centro intelectual del mundo. La ciudad que se creía la luz de la humanidad, recibiría finalmente la verdadera Luz de Cristo.

Pablo encuentra una ciudad llena de ídolos.

Se dirige primero en la sinagoga a los judíos y algunos “adoradores de Dios”.

Tuvo conversación con filósofos epicúreos (materialistas que decían que la felicidad se consigue obteniendo la mayor cantidad de placeres) y estoicos (panteístas, querían liberarse de lo sensible).

Finalmente Pablo es llevado al Areópago, colina situada al sur del ágora, el “Consejo Supremo” de Atenas.

Pablo pronuncia un discurso a la manera de los filósofos griegos y les anuncia a “el Dios desconocido” al que los paganos dedicaban altares.

Invita a los atenienses a conocer al Dios existente, único y verdadero, creador de todo. No pretende demostrarles la existencia de Dios, sino que aprovechando esos altares al Dios desconocido, les enseñará quién es ese Dios que no es como los dioses que ellos veneran y temen.

Temas del discurso de Pablo en el Areópago:

a. Dios el Señor de la historia y de todo orden moral.

b. Dios, creador de todo cuanto existe, es un ser que trasciende cielos y tierra y por tanto no habita en templos hechos por manos humanas.

c. Proclama la Providencia universal de Dios.

d. Afirma la unidad de todos los hombres en torno al Dios único.

e. Ese Dios determinó para cada pueblo su propio territorio; y señaló “los tiempos” en las que ha manifestado su acción divina.

f. Dios se manifiesta a todos los pueblos con la finalidad de que los hombres busquen la divinidad, no como investigación teórica de una causa primera, sino como un conocimiento de fe y de obediencia que conduce a un culto y a una moral. En síntesis, es una invitación para pasar de la idolatría a la verdadera religión.

g. Dios puede ser encontrado por el hombre, pues toda su vida se encuentra en dependencia de Dios. Dios no puede ser honrado como los otros ídolos, cosas muertas.

h. Pablo termina su discurso invitando a alabar la paciencia de Dios, a reconocer su invitación a la conversión interior; a reconocer el universalismo de la salvación; y a no olvidar que Jesús será al final de los tiempos el Juez universal.

24

Fundación de la Iglesia de Corinto (Hch 18: 1-22)

Pablo deja Atenas y se marcha a Corinto, capital de la provincia romana de Acaya. Corinto era una ciudad cosmopolita, y era la ciudad más importante de Grecia.

Todos los vicios tenían cabida en Corinto, sobre todo el culto a la diosa Afrodita Pandemos venida de los cultos fenicios, que era servida por mil prostitutas sagradas.

La corrupción en la ciudad era tal que la palabra “corintizar” se había convertido en un eufemismo para designar el vicio.

Primeros días en Corinto (Hch 18: 2-3) Pablo se encuentra con dos judíos, Aquila y su mujer Priscila que pertenecían al grupo de judíos que tuvieron que huir de Roma. Como coincidían en el oficio que practicaban, Pablo se quedó a vivir un tiempo con ellos.

La Palabra de Dios en Corinto (Hch 18: 4-7):

Los sábados Pablo se esforzaba por convencer a los judíos que Jesús era el Mesías. Al ser rechazado, sacude sus vestidos a la manera de los antiguos profetas de Israel y los deja.

Se retiró de la sinagoga, y entró en casa de Justo, adorador de Dios.

Silas y Timoteo regresaron con recursos para ayudar a Pablo.

Crisis espiritual de Pablo y éxito de su misión (Hch 18: 8-11)

Pablo sentía tribulaciones y desamparo por el el constante fracaso con sus hermanos de raza.

En esa noche espiritual, Jesús se le aparece en sueños y le dice: “No temas, sigue hablando”.

Pablo continuó su predicación, y muchos corintios creyeron y recibieron el bautismo. Pablo permaneció en Corinto un año y medio enseñando la Palabra de Dios.

Desde Corinto Pablo escribió sus dos cartas a los Tesalonicenses.

Ante Galión, pro-cónsul de Acaya (Hch 18: 12-17): El encuentro tiene lugar probablemente en la primavera del año 52. Los judíos presentan a Pablo ante Galión con argumentos que en nada interesan a éste; exponían cómo Pablo trasgredía la Ley mosaica. Ante eso Galión los despide, y Pablo queda en libertad para marcharse.

De Corinto hasta Antioquía (Hch 18: 18-22): Pablo parte con Aquila y Priscila rumbo a Éfeso. Al llegar ahí se separa de ellos y aprovecha la oportunidad para entretenerse con los judíos de la sinagoga y les promete volver. Desembarcó en Cesarea Marítima; subió a saludar a la Iglesia de Jerusalén y regresó a Antioquía. Era el otoño del año 52.

Sexta Parte Tercera Misión de Pablo

(Hch 18: 23 21: 27)

I. De Antioquía a Éfeso (Hch 18: 23 19: 40)

El tercer viaje de Pablo abarca de la primavera del año 53 a la fiesta de Pentecostés del año 58.

25

 Lucas cuenta que Pablo partió de Antioquía en su tercera misión, y que llegó

Lucas cuenta que Pablo partió de Antioquía en su tercera misión, y que llegó a Éfeso. Permaneció ahí dos años y tres meses, evangelizando la ciudad y otras ciudades de los alrededores.

1.

Pablo cruza el Asia Menor (Hch 18: 23): Saliendo de Antioquía, Pablo recorrió una tras otra las regiones de Galacia y de Frigia para fortalecer a los discípulos que había evangelizado en su misión anterior.

2.

La historia de Apolo (Hch 18: 24 - 28)

Apolo era un judío, originario de Alejandría, hombre elocuente y conocedor de las Escrituras.

Conocía la doctrina de Jesús, pero su instrucción no era completa. Aquila y Priscila le expusieron más exactamente “el Camino”.

De Éfeso Apolo fue a Corinto y tuvo allí mucho éxito (1ª Co 1:12; 3: 1 - 11. 22)

3.

Pablo llega a Éfeso (19: 1b): Éfeso era una de las más hermosas ciudades del imperio. Era un centro religioso, político y comercial. Era la capital de la provincia romana de Asia, pero era una ciudad que gozaba de cierta autonomía del imperio.

4.

Los discípulos de Juan Bautista (Hch 19: 1c-7):

Al encontrar algunos discípulos de Juan Bautista, Pablo debió echar de menos en ellos las manifestaciones sensibles de la presencia del Espíritu Santo.

Ellos afirman ni siquiera haber oído hablar del Espíritu Santo, pues nada más habían recibido el bautismo de Juan que era para la conversión.

Pablo les predicó la fe, ellos la aceptaron y fueron bautizados. Las manifestaciones carismáticas sensibles no se hicieron esperar.

5.

Evangelización de Éfeso y alrededores (Hch 19: 8-12)

Fundación de la Iglesia de Éfeso: Pablo se dirigió a los judíos y les habló del Reino de Dios durante tres meses; pero ellos no aceptaron el mensaje. Ante su rechazo, Pablo se dirigió a los griegos y evangelizó durante dos o tres años.

Las ciudades vecinas eran Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea. Hasta ellas llegó Pablo a anunciar la Buena Nueva.

6.

Los siete exorcistas judíos (Hch 19: 13-17)

Pablo había obrado varios signos que acompañaban y daban testimonio de su evangelización.

26

En oposición a su poder, aparecieron siete exorcistas judíos que intentaban echar fuera espíritus malos en nombre del Señor Jesús.

No aparece claro por qué un espíritu malo se resistió a ellos; tuvieron que huir, y el nombre del Señor fue glorificado.

Los magos efesinos (Hch 19: 18-20)

Entre los nuevos convertidos de Éfeso, muchos habían practicado la magia.

Al abrirse a la fe en Jesús, quemaron sus libros de adivinación llamados “Ephesia grammata”.

7.

Los proyectos de Pablo (Hch 19: 21-22): Pablo tomó la decisión de ir a Jerusalén pasando por Macedonia y Acaya, y quería visitar a los cristianos de la Iglesia de Roma.

8.

La revuelta de los orfebres de Éfeso (Hch 19: 23-40)

Las conversiones al cristianismo causaron bajas económicas a los orfebres de Éfeso que labraban en plata reproducciones del Templo de Éfeso en el que se veneraba a la diosa Artemisa (Diana) de la fecundidad.

Los orfebres hacen una revuelta contra Pablo simulando defender la veneración de la diosa.

La ciudad se alborotó y se volcó en el teatro. Pablo quiso entrar pero los cristianos se lo impidieron. Finalmente uno de los magistrados disolvió la revuelta.

9.

Relaciones de Pablo con las iglesias de Filipos, Corinto y Galacia

Además del libro de los Hechos de los Apóstoles, las epístolas de Pablo nos dan a conocer algunos otros

acontecimientos sucedidos en los años que duró la evangelización de Éfeso y sus alrededores:

1. Pablo sufrió grandes dificultades y fue encarcelado (2ª Co 11,23)

2. Desde la prisión en Éfeso escribió la Epístola a los Filipenses (Flp 1,7.13-14.25)

3. Entre la pascua y el otoño del año 57, Pablo vivió tremendos sufrimientos en medio de tremenda actividad:

Recibe una delegación de Corinto con preguntas para el apóstol (1ª Co 16,12)

Escribe 1ª Corintios; visita rápidamente Corinto; regresa y escribe Gálatas

Surgieron alborotos en su contra y se vio en peligro de muerte (2ª Co 1,8)

Pablo deja Éfeso y parte para Macedonia (2ª Co 2,12-13)

Desde ahí escribe 2ª Corintios

De Éfeso a Jerusalén (Hch 20:1 - 12)

Éfeso Corinto (20, 1-3ª)

Corinto Filipos (20, 3b-

6)

En Troas (Hch 20, 7-12)

Escribe Romanos en el año 58 sale para Filipos

Los judíos lo fuerzan a huir con varios compañeros, entre ellos Lucas.

La Eucaristía aparece como el punto central de la reunión cristiana

Llega a Filipos y pasa ahí la pascua

Pablo resucita a Eutico

En Mileto (Hch 20: 13-38)

De Mileto a Tiro (Hch 21: 1-6)

Desde Mileto mandó llamar a los Presbíteros de Asia.

Pablo y sus compañeros dejan Mileto y continuaron hasta Tiro. Ahí estuvieron 7 días.

27

Lucas pone en labios de Pablo un “Discurso de Despedida” que es como su testamento pastoral. En él les recuerda las responsabilidades y exigencia del servicio apostólico, y que todo depende de la gracia de Dios.

Los discípulos, iluminados por el Espíritu sobre la suerte que espera a Pablo en Jerusalén, le pedían que no subiese ahí.

El testimonio del Evangelio, la conversión, la fe, el sufrir por Jesús. El evangelizador es un instrumento del Espíritu a favor del Evangelio.

 

El Espíritu Santo regala los carismas para edificar la Iglesia.

 

De Tiro a Cesarea (Hch 21: 7-14)

 

De Cesarea a Jerusalén (Hch 21: 15-17)

De

Tiro

continuaron

por

tierra

hasta

De Cesarea a Jerusalén son dos días de camino.

Ptolemaida

y

llegaron

a

Cesarea,

hospedándose

en

casa

de

Felipe

el

 

evangelizador.

 

Agabo bajó de Judea y con una acción simbólica al estilo de los antiguos profetas, dio a entender a Pablo la suerte que le esperaba en Jerusalén.

Llegó a Jerusalén y los hermanos lo recibieron con alegría.

Pero él con valentía contestó: “yo estoy dispuesto a morir en Jerusalén por el nombre del Señor”.

En la última parte, veremos cómo Pablo es hecho prisionero en la Ciudad Santa.

Séptima Parte Pablo Prisionero por Cristo

(Hch 21: 18 18: 31)

En Jerusalén (Hch 21: 18 23: 35)

La historia de Pablo prisionero por Cristo constituye la última parte de los Hechos de los Apóstoles.

En estos capítulos, los discursos que Lucas pondrá en labios de Pablo desempeñan un papel esencial. En ellos dominan dos temas:

La esperanza en la resurrección de los muertos La misión que Dios ha confiado al Apóstol

Pablo y sus compañeros llegaron a Jerusalén para la fiesta de Pentecostés del año 58 (Hch 20:16)

Pablo visita a Santiago y a los presbíteros (Hch 21: 18-26) narrando las maravillas que por su ministerio Dios había obrado entre los gentiles.

Judíos venidos de Asia alborotaron al pueblo en contra de Pablo (Hch 21: 27-32)

El tribuno romano Claudio Lisias toma cartas en el asunto y arresta a Pablo (Hch 21:33-36)

Antes de ser encarcelado, Pablo pide permiso al tribuno para hablar al pueblo. Y Pablo da una apología personal en lengua aramea (Hch 22: 1-21):

28

- Narra su juventud llena de celo por Dios

- Cuenta su vocación en el camino de Damasco y su destino como testigo de Jesús

- Finalmente revela su misión a los gentiles

El tribuno convocó al Sanedrín (Hch 22:30 -23:11) ante los cuales Pablo pronuncia otro discurso mostrando su temperamento y su genio: Con su discurso en el que elocuentemente afirma su convicción de fe en la resurrección, se produce un altercado entre fariseos y saduceos. Pablo resulta inocente.

En la noche, Jesús se le aparece para reconfortarlo y le revela que irá a dar testimonio de Él hasta Roma.

Los judíos siguen maquinando un complot para matar a Pablo; el tribuno Claudio Lisias se interesa y lo envía a Cesarea al Procurador Félix. (Hch 23: 12-35).

En Cesarea Marítima (Hch 24; 1 26: 32)

Los sumos sacerdotes y Ancianos se presentan ante el procurador Félix para tratar el asunto de Pablo.

Después de la acusación formal, el procurador da la palabra a Pablo para que exponga su defensa. La reunión se disolvió sin veredicto.

A pesar de estar convencido de su inocencia, Félix lo mantuvo encarcelado durante dos años (58-60), duración máxima de una detención.

Pasados los dos años, al no presentarse nueva acusación, Pablo debería recobrar su libertad. Pero Félix quiso congraciarse con los judíos, y lo entregó a su sucesor, Porcio Festo.

Los judíos, aprovechando el cambio de gobierno, quisieron apoderarse de Pablo y darle muerte.

Pidieron a Festo que enviar a Pablo a Jerusalén para que fuera juzgado. Festo no aceptó; interrogó a Pablo y éste apeló al César.

Festo decide enviarlo al César.

Llegaron a Cesarea el rey Agripa y su hermana Berenice, hijos de Herodes Agripa I. Festo le comunica que tiene preso a Pablo, y Agripa manifiesta su deseo de escucharlo.

En un discurso ante el rey Agripa, Pablo da un testimonio de su carrera misionera. Ha hablado ya delante de la gente, ante el Sanedrín, ante los romanos, y ahora dará su testimonio de Jesús ante un rey (Hch 9,15). Algunos temas del discurso:

1)  Pablo confiesa la rectitud de su vida y subraya que es procesado por creer en la promesa que Dios hizo a los padres del judaísmo: la resurrección.

2)  Narra su conversión y cómo Jesús lo constituyó como ministro y testigo suyo.

3)  Obediente, Pablo ha predicado a judíos y gentiles que se conviertan a Dios haciendo obras dignas de conversión.

Viaje de Cesarea a Roma (Hch 27: 1 28: 16)

Pablo prisionero con Lucas y Aristarco se embarcaron en Cesarea hasta Sidón. De ahí se embarcaron hacia los mares de Cilicia y Panfilia, navegando hacia Creta por la parte de Salmone. Iban prisioneros.

Costeando por Creta, encontraron vientos que arrastraron la nave y se fueron a la deriva. A los 14 días llegaron a la isla de Malta. Pablo realizó una curación y Pablo debió proclamar el Evangelio

29

Tres meses después navegaron al puerto de Pozzuoli, 200 kilómetros de Roma. Llegaron a Roma en la primavera del año 61.

Pablo llegó a Roma por la Vía Apia donde Pablo se encontraría con los “hermanos”.

Convocó a los judíos más notables comunicándoles el porqué de sus cadenas: haber proclamado la esperanza de Israel, la resurrección de los muertos. Algunos judíos creyeron, otros no.

Pablo interpreta la dureza de los judíos como el cumplimiento de la profecía de Is 6: 9-10. El texto sirve para explicar a la luz de Dios el misterio del rechazo del pueblo judío de Jesús Mesías.

Lucas pone fin al libro de los Hechos con esta declaración solemne: “Ésta salvación de Dios ha sido enviada a los gentiles. Ellos escucharán”.

Pablo pasó sus dos años de cautividad bajo el régimen de “custodia militar”. Al no presentarse acusadores no se llevó a cabo ningún proceso y al término del plazo legal, recuperó su libertad hacia la primavera del año 63.

Durante su cautividad en Roma escribió las Epístolas a los Colosenses, Efesios y la Carta a Filemón.

Murió decapitado en Roma hacia el año 64-67.

30